LOS MITOS: PICHICHI, ZARRA e IRIBAR

RAFAEL MORENO ARANZADI 'PICHICHI'

Un 23 de mayo de 1892 nace en el 3º izquierda del portal 10 de la calle Santa María, en el Casco Viejo de Bilbao, Rafael Moreno Aranzadi "Pichichi", aficionado a jugar al "foot-ball" desde pequeño. Unos dicen que empezó a conocérsele con el apelativo de "Pichichi" como derivación de `pichón', `pichín' o `pitxintxu', para referirse de manera cariñosa a personas allegadas de escasa estatura; otros aventuran que un ojeador del Athletic pasó por la legendaria `Campa de los Ingleses' y se fijó en un joven jugador al que anotó como `pichichi'; incluso hay una tercera versión que sostiene que el apelativo se lo puso el propio público que al verle correr la banda exclamaba «¡Ahí va ese Pichichi!». Hijo de Joaquín Moreno Goñi, alcalde de Bilbao en 1896 y 1897, era sobrino del escritor Miguel de Unamuno. Mal estudiante en el colegio de los Escolapios, en la Universidad de Deusto no aprobó ni una asignatura en su primer año de Derecho.

Fue un pésimo estudiante, un tormento para su abnegada madre. Tan peligroso con el balón en los pies como con el bolsillo lleno. «Travieso, díscolo y enredador», le definió un tío cura. Fue el primer ídolo de San Mamés, también el primer futbolista increpado por La Catedral.

Debuta en el Athletic el 17 de marzo de 1913 en una semifinal de Copa contra el Real Madrid disputada en un campo ubicado en la calle O'Donell de Madrid, partido que ganaron los rojiblancos por 3-0. En este partido 'Pichichi' inauguró su casillero oficial como goleador a los 2 minutos de iniciarse el partido, repitiendo gol a los 11 minutos. Poco después marca el primer gol de la historia de San Mamés en el partido inaugural del estadio frente al Racing Irún el 21 de agosto. Su imagen con un pañuelo atado con cuatro nudos en la cabeza es mítica.

Consigue los títulos de Copa de 1914, 1915, 1916 y 1921. Internacional en 5 ocasiones, marca un gol a los Paises Bajos y consigue la medalla de plata olímpica con la selección española en los Juegos de Amberes de 1920.

Jugó de interior, cuando los interiores eran casi delanteros, y fué un fubolista de mucha fuerza, disparo potentísimo, muy buen de regate y mucha velocidad. Era el jugador más completo y no fallaba los penaltis.

Despechado, se retiró muy joven, en 1921, con apenas 28 años, y se pasó al arbitraje, del que también salió trasquilado. Muere el 2 de marzo de 1922 de tifus dejando mujer e hija, a los 29 años, por ingerir unas ostras en mal estado según rezaba la versión oficial; los excesos de la mala vida, reconocen hoy abiertamente sus descendientes. Pero antes de sumir a Bilbao en un luto profundo, Rafael Moreno Aranzadi, Pichichi, se las ingenió para labrarse una leyenda, la primera del fútbol.

En 1926, y como homenaje a "Pichichi", el Athletic colocó un busto en su recuerdo en San Mamés, detrás de lo que hoy se
llama "portería de ingenieros" (Tribuna Norte). Con el tiempo se traslado a la ubicación actual, junto al palco de autoridades. Tradicionalmente todos los equipos que por vez primera juegan en San Mamés depositan un ramo de flores en su busto como homenaje al gran jugador que fué. Incluso el capitán de la Selección de Brasil hizo su ofrenda en el partido que les enfrentó al Athletic en los actos del centenario, siendo ésta la primera vez en la historia que el combinado brasileño se enfrentaba a un equipo de club.

El 18 de febrero de 1953, la Delegación Nacional de Deportes, presidida por el General
Moscardó, autorizó a la Federación Española de Fútbol a instaurar un premio que se llamaría
"Pichichi", cuya creación fue iniciativa de los periódicos Marca y del ya desaparecido Arriba, que premiara al máximo goleador de cada temporada. El Trofeo "Pichichi" se entregó por primera vez la temporada 1952-53, siendo Zarra, que es el que más veces ha logrado el galardón, el primer ganador.

Con posterioridad, Marca ha reconocido simbólicamente como ganadores del Trofeo "Pichichi" a todos los futbolistas que fueron máximos goleadores de la liga antes de la temporada 1952-53, empezando por la 1928-29.

En la temporada 2002-03, con motivo
del 50º aniversario del trofeo y la 75ª edición de la liga española, Marca entregó un premio especial commemorativo, "Pichichi" de oro, a Zarra y Enrique Castro "Quini", por ser los dos futbolistas españoles, vivos, con más goles en la Primera División.

Zarra (temp. 1946/47, 34 goles en 26 partidos - 1,31 goles por partido; temp. 1950/51, 38 goles en 30 partidos - 1,27 goles por partido), Mariano Martín (temp. 1942/43, 32 goles en 26 partidos - 1,23 goles por partido), Hugo Sánchez (temp. 1989/90, 38 goles en 35 partidos - 1,09 goles por partido) y Cristiano Ronaldo (temp. 2010/11, 41 goles en 38 partidos - 1,08 goles por partido) encabezan la lista de mejores goleadores de la Liga en una temporada.

TELMO ZARRAONANDIA MONTOYA 'ZARRA'

Telmo Zarraonandía Montoya (estación de Asúa, Erandio, Bizkaia, 20 de enero de 1921 - Bilbao, 23 de febrero de 2006), conocido como Zarra, fue un futbolista mítico. Jugaba de delantero y desarrolló la práctica totalidad de su carrera profesional en el Athletic.

Era el 7º hijo de 10 hermanos de un jefe maquinista llamado Telmo Zarraonandía Salazar y de Tomasa Montoya, ambos de etnia gitana. Su hermano mayor fue el portero Tomás Zarra, quien fuera Trofeo Zamora en la temporada 1930-1931.

Comenzó con 13 años jugando en el equipo de su barrio, Asúa, luego en el Pietoberexe y una temporada en la S.D. Erandio Club, tras la que fichó por el Athletic. Debutó en la Primera división española el 29 de septiembre de 1940 en el partido Valencia C.F. - Athletic (2-2), marcando Zarra ambos goles.

Con el Athletic ganó el trofeo "Pichichi" al máximo goleador en seis ocasiones. Marcó más goles que ningún otro jugador en la historia del fútbol español (253). Mantiene el récord de mayor número de goles en una temporada, 38 en la 1950-51, empatado con el mexicano Hugo Sánchez que igualó el récord de los 38 goles en la temporada 1989-1990 con el Real Madrid C.F., aunque este último disputó ocho partidos más.

A pesar de este récord, sólo jugó con la selección española en 20 ocasiones, en las que hizo 20 goles, cuatro de ellos en el histórico partido en el que España derrotó a Suiza por 6-3 el 18 de febrero de 1951. Debuto con la selección el 11 de marzo de 1945 en el partido Portugal-España (2-2). Fue el autor de uno de los goles más importantes de la selección en su historia, el conocido como «gol de Zarra». Zarra marcó el 1-0 ante Inglaterra en Río de
Janeiro en el Mundial de Brasil 1950, lo que permitió a la selección acceder a semifinales, la mejor clasificación de la selección española en un mundial.


Con el Athletic ganó una Liga española y cinco Copas del Rey. Formó una de las delanteras más famosas del fútbol español, junto con Rafael Iriondo, Venancio, Panizo y Piru Gainza. Ya tras dejar el Athletic en 1955, jugó un año con la S.D. Indautxu y otro con el Barakaldo C.F. antes de retirarse y dedicarse a la venta de ropa deportiva en una tienda del centro de Bilbao.

En total jugó 295 partidos en la Primera división española.

Murió el 23 de febrero de 2006 a la edad de 85 años por un infarto. El día 27 de febrero de 2006 se celebró su funeral y un día antes, el Athletic le tributó un último homenaje en el encuentro en San Mamés que enfrentó al Athletic con el Villarreal C.F. El diario deportivo Marca creo en 2006, en su honor, el Trofeo Zarra para premiar al máximo goleador español de cada temporada del Campeonato Nacional de Liga.
En su poder están los siguientes records: mayor goleador de la historia de la Primera División de España (253 goles); mayor número de goles en una sola temporada (38 goles en 30 partidos); mayor goleador de la historia de la Copa del Rey de fútbol (83 goles); mayor goleador de la historia del Athletic (334 goles); jugador con más Trofeos Pichichi conseguidos (6).

Pero la figura de Zarra, más allá de su calidad como jugador, destacó sobre todo por la sensación de gran persona que dejó entre los que le conocieron. De hecho, él mismo negaba ser de una gran calidad técnica, sino más bien que sabía aprovechar las oportunidades. Al hablar del famoso gol que narraba Matías Prats para los españoles, reconocía que no fue un gran gol, sino que lo marcó con el tobillo.

Obtuvo una insignia de oro y brillante del Málaga CF, ya que en un partido local, el portero Arnau cayó lesionado y Zarra sólo ante la portería vacía, optó por echar la bola fuera para que atendiesen al jugador. Algo similar le sucedió frente al RCD A Coruña pero con un central. En la temporada 51-52 se lesionaba él mismo por evitar lesionar al portero ya que siempre aplicó la idea de “mejor lesionarme yo, que lesionar a otro”.

Jugó siempre de delantero centro, y destacó por su excepcional remate de cabeza. A lo largo de su carrera sufrió varias lesiones graves, de clavícula, hombro y pierna, que le mantuvieron largo tiempo alejado del fútbol.

El busto de Zarra, el máximo goleador de la historia del Athletic y de la Liga española, vigila desde diciembre de 2005 la cantera rojiblanca al ser reubicado en la parte alta de Lezama. La iniciativa correspondió a 25 peñas rojiblancas encabezadas por la peña Deusto. El busto de Zarra que se erigió en 1998, como homenaje al legendario jugador internacional, se encontraba hasta entonces ubicado en el pabellón cubierto de Lezama.

JOSE ANGEL IRIBAR KORTAJARENA 'TXOPO'


José Angel Iribar Kortajarena nació en Zarautz, el 1 de marzo de 1943, en el caserio "Makatza", recibe el mote de "El Txopo", por su estilo bajo palos y su inconfundible figura. Se inica muy de niño en el fútbol playero de la villa que no abandonó en toda su infancia. Ingresó en el colegio La Salle y más tarde en la "Escuela de Maestría de los Antonianos" donde aprendió el oficio de tornero que ejerció durante algún tiempo en una pequeña empresa. A los doce años había empezado a jugar en La Salle infantil, luego en los Antonianos y después en el juvenil del C.D. Zarautz.

En 1961 la Real Sociedad le hace una prueba pero descartan su fichaje y recala en el C.D. Baskonia, que aún no era filial del Athletic, por 8.000 pts. y la pensión pagada. Sus actuaciones en su debut con el Indautxu, en la eliminación en esa temporada (61/62), en la Copa del Generalísimo, del Atlético Madrid, y a lo largo de toda la temporada, a pesar del descenso de categoría del C.D. Baskonia, le abren las puertas de equipos como el Valencia, el Real Zaragoza o el Athletic. Por recomendación de su "aita" ficha por el Athletic y el C.D. Baskonia recibe 1 millón de pesetas por su traspaso, un récord para la época.

En la temporada 62/63 apenas juega 3 partidos en Liga y 3 en Copa. El 23 de septiembre de 1962, en La Rosaleda, una lesión de Carmelo, el portero titular indiscutible del Athletic, le dió la oportunidad de debutar y jugar diez minutos.

El 13 de octubre de 1963, frente al Valencia C.F., con Carmelo lesionado, Iribar se hace con la portería del Athletic y no la abandonará hasta 1979.

En 1964, cuando el equipo bilbaíno disputó en La Coruña el Trofeo Corpus, el partido finalizó con una igualada. Se apeló el sistema de los penaltis para dilucidar el título e Iribar detuvo cuatro de los cinco que le lanzaron mientras el último se estrellaba en el poste. El público, en creciente emoción, tributó una ovación a Iribar.

El 11 de marzo de 1964 debuta con la selección española en un partido de clasificación de la Eurocopa frente a Irlanda. Tras  49 partidos como titular indiscutible de la selección, el 24 de abril de
1976 disputa su último partido internacional frente a Alemania, en la fase de clasificación de la Eurocopa, superando la leyenda de Zamora.

Aparte del histórico triunfo con España en 1964 al ganar la Eurocopa, en la historia de toda leyenda del deporte siempre hay una fecha clave. La actuación memorable que abre las puertas de la inmortalidad para Iribar fue el 29 de mayo de 1966. Aquella tarde la historia cambió, el Athletic se jugaba el título de Copa ante el Real Zaragoza en el Santiago Bernabéu. El conjunto vasco llegaba a la cita diezmado por las lesiones, lo que obligó al técnico "Piru" Gainza a improvisar un once inédito. Enfrente, estaba el Zaragoza y todo apuntaba a que vapulearían a los leones, pero la lógica no contó con el factor Iribar. Los Maños se pasaron los 90 minutos bombardeando la portería defendida por el de Zarautz. El público del Bernabéu presenció un recital de paradas de lo más variado. Iribar volaba entre los tres palos convirtiéndose en un muro casi infranqueable. El Zaragoza se llevó el título al imponerse a su rival por 2-0, pero mientras los maños daban la vuelta con el trofeo... ¡Iribar salía a hombros del estadio madrileño!

Iribar se caracterizaba por empliar una indumentaria muy peculiar de color negro, en honor a su ídolo la legendaria "Araña negra" Yashine, maravilloso portero Ruso. Por su semblanza que siempre transmitía serenidad, su imponente altura, grandes habilidades y peculiar vestimenta Iribar rapidamente se convirtió en un ícono de las masas dentro y fuera de Euskadi.

En la temporada 1969-1970 se convirtió en el portero menos goleado de la Liga española y recibió el Trofeo Zamora al recibir tan solo 19 goles en 29 partidos disputados. En su carrera guarda un lugar de privilegio tres momentos con la camiseta del Athlétic, las 2 Copas conquistadas, en 1969, ante el Elche, y la otra en 1973, cuando el Athlétic se impuso al Castellón. El tercer momento es el de la temporada 1976-1977, cuando el Athlétic realizó un extraordinario torneo en Copa UEFA, perdiendo la final ante la Juventus de Turín. En esa misma temporada el Athlétic llegó también a la final de Copa, en la que cayó ante el Betis en la tanda de penaltis donde Iribar y Esnaola se batieron en un duelo épico que termino perdiendo "El Txopo" en muerte súbita.

Otro momento histórico en la vida de "El Txopo" fue el partido frente a la Real Sociedad que se celebró en Atocha el 5 de diciembre de 1976, Iribar fue uno de los jugadores que sostuvo la aún ilegal ikurriña ante el público

Hay que añadir a los encuentros anteriores los jugados en la Selección Vasca. Uno de ellos contra el Atlético de Madrid en homenaje a Eulogio Gárate y que terminó con la victoria de los jugadores vascos por 3-2. Fue el 6 de junio de 1977. En el partido jugado por la Selección Vasca en San Mamés el 16 de agosto de 1979, Iribar ocupa la portería de la Selección Vasca en los minutos iniciales. Y en un acto, que encierra emocionante simbolismo, cede su puesto y el brazalete de capitán con la ikurriña a Luis Arconada. En 1978 había recibido el trofeo al mejor deportista vasco del año.

Su último partido con el Athletic fue el 12 de diciembre de 1979, en una eliminatoria de Copa frente al Getxo.

Iribar es el jugador que más partidos ha disputado con la camiseta del Athletic, 614 (466 de Liga, 93 de Copa, 6 de Recopa y 49 de UEFA).

Tras retirarse del Athletic pasó a formar parte del cuerpo técnico y entrenó a las categorías inferiores del club y en la temporada 86/87 dirigió al primer equipo. En 1988 dirigió, junto a Xabier Expósíto, a la selección de Euskadi frente al Tottenham Hotspur. Desde 1993 ha sido junto a Xabier Expósito (1993 - 2001) y Mikel Etxarri (desde 2003), seleccionador nacional vasco de forma continuada, cargo que deja en diciembre de 2010 tras derrotar a la selección de Venezuela por 3-1. Además es el representante "diplomático" del Athletic en todos los eventos del club.

El 23 de septiembre de 2012 el Athletic y su afición le rindió en San Mamés un sentido y merecido homenaje en los prolegómenos del partido de la 5ª jornada de Liga Athletic - Málaga CF (0 - 0) con ocasión de los 50 años de su debut en la portería rojiblanca en la 2ª jornada de la Liga 1962-63, en el partido CD Málaga - Atlético Bilbao (2 - 0) pero en aquella ocasión en el viejo estadio malacitano de La Rosaleda.