1956: "¡Nos conoce hasta el Papa!"


FECHA
CAMPO CIUDAD
24 de junio de 1956
(18:00 h.)
Santiago Bernabeu
(125.000 esp.)
Madrid

ARBITRO: Julian Arqué
(Colegio Aragonés)

EQUIPOS GOLES ALINEACIONES
CLUB ATLETICO BILBAO

(Ferdinand Daucik)
2

Artetxe (37') Maguregi(70')
Carmelo, Orue, Garay, Canito, Mauri, Maguregi, Artetxe, Markaida, Arieta I, Uribe, Gainza.
CLUB ATLETICO DE MADRID

(Antonio Barrios)
1

Molina (25')


Pazos, Martín, Herrera,Verde, Hernández, Cobo, Miguel, Peiró, Molina, Agustín, Collar(exp.89').


CLUB ATLETICO BILBAO (1956)


CLUB ATLETICO DE MADRID (1956)

Artetxe y Maguregi doblegaron al Atlético del getxotarra Barrios días antes de que el plantel rojiblanco fuera recibido en audiencia en el Vaticano por Pío XII.

La promesa de Daucik llegó a buen puerto y el Athletic se lanzó con éxito hacia el doblete. Primero, conquistando la Liga a tres jornadas para la conclusión tras vencer al Barcelona en San Mamés (1-0) y después de que se desplazaran a Mendizorrotza hasta 20.000 aficionados rojiblancos, una avalancha que obligó a aplazar dicho envite al lunes. En la Copa todo salió a pedir de boca. Tras apear a la Cultural Leonesa (3-0 y 2-3) y a Osasuna (4-1 y 2-2), tocó dejar en la cuneta al Real Madrid. Tras el 2-2 en el Bernabéu, los leones vencieron 3-2 en La Catedral bajo la agonía, dado que los blancos marcaron en los minutos 80 y 89. Artetxe y Arieta fueron los artífices de plantarse en otra final, nuevamente frente al Atlético.

En una tarde gris pero bochornosa y con más de 100.000 espectadores en Chamartín, el once bilbaino que se cantaba de carrerilla en cada rincón tuvo que encarar un partido áspero ante un rival al que dirigía Antonio Barrios, el getxotarra que había entrenado al Athletic y que contaba con jugadores como Collar y Peiró, pero con el reparo de tener que jugar con la camiseta blanca, la de su máximo adversario. El gol de Molina en el minuto 25 hizo que el encuentro se le atragantara a los de Daucik, que no reaccionaron hasta el filo del descanso. Arqué anuló un tanto de Mauri por presunta falta de Arieta a Pazos y eso enrabietó a los vizcainos, que acto seguido igualaron con un cabezazo de Artetxe a centro de Gainza. Con otro testarazo, en el minuto 70, Maguregi selló el triunfo y el entorchado. Los colchoneros carecieron luego de capacidad para levantarse y poner complicadas las cosas. Nada marcharía ya como ellos intuyeron.

... Y LA COPA DE EUROPA. El Athletic había conseguido además clasificarse por vez primera para disputar la Copa de Europa, si bien antes fue el turno de la Copa Latina, donde se cayó ante el Milan, aunque para el recuerdo quedó, en la víspera de San Fermín, la audiencia con el Papa Pio XII, que extendió sus alabanzas a un club emblemático y hasta entonó el alirón. Sus palabras quedaron esculpidas en La Catedral en una placa de mármol y por eso se empezó a decir en San Mamés que "jugando al fútbol, ¡nos conoce hasta el Papa!". El mito de los once aldeanos fue creciendo y ni los Di Stéfano y compañía ocultaban el aura de los rojiblancos, que de la mano del eslovaco se elevaron a la gloria.

En ese barco estaban también la directiva encabezada por Enrique Guzmán y el ayudante de Fernando, Patxi Garate. Este fue uno de los Athletic más brillantes de la historia, un bloque compensado en todas sus líneas, con un portero excepcional, una defensa segura, la espectacular media y una delantera que empezaba en el genial Artetxe y que terminaba en el legendario Piru