1930: El primer doblete


FECHA
CAMPO CIUDAD
1 de junio de 1930
(16:30 h.)
Montjuic
(63.000 esp.)
Barcelona

ARBITRO:  Guillermo Comorera Gatuellas
(Colegio Catalán)

EQUIPOS GOLES ALINEACIONES
ATHLETIC CLUB

(Frederick
Beaconsfield
Pentland)
3

Lafuente (1')
Iraragorri (45')
Lafuente (115')
Blasco, Castellanos, Urkizu, Garizurieta, Muguerza, Chirri II, Lafuente, Iraragorri, Unamuno I, Bata, Gorostiza.
REAL MADRID CF

(Lippo Hertzka)
2

Lazcano (15')
Triana (65´)

Vidal, Torregrosa, Quesada, Prats, Esparza, J.M.Peña, Lazcano, Triana, Gaspar, Rubio, Cosme, Luis Olaso

ATHLETIC CLUB (1930)

  REAL MADRID CLUB DE FUTBOL (1930)
El Athletic tumbó al Madrid en la prórroga con medio equipo lesionado.

El profesionalismo llegó al Athletic de la mano de su presidente Manuel de la Sota en una época donde la entidad rojiblanca lloró la doble pérdida de Sesumaga y Larraza y, mientras algunos clubes desaparecían, el bilbaino se fajó en atar a las mejores promesas vascas tirando de la buena vista de Máximo Royo, su secretario técnico. Así aterrizaron nombres tan ilustres como Urquizu, Bata, Uribe, Unamuno o Gorostiza. A las órdenes del equipo, el nuevo máximo rector, Manuel Castellanos, recurrió otra vez a Pentland, que no titubeó a la hora de dejar el banquillo del Atlético para regresar a Bilbao.

Tras alzarse con la Liga sin perder un solo partido (12 triunfos y 6 empates, con 63 goles a favor y 28 en contra), en Copa el trayecto fue más exigente. Sobre todo después de que en la primera eliminatoria frente al Racing de Santander los leones se vieran obligados a remontar en San Mamés un 3-0. Obraron la gesta con un 5-1 que les posibilitó medirse a la Real Sociedad en octavos (4-1 en La Catedral y 1-1 en Atocha). Ya en cuartos se apeó al Real Unión tras el 3-3 en Irun y el 4-0 en la capital vizcaina, mientras que las semifinales contra el Barcelona necesitaron de un tercer envite: el 2-1 en el feudo rojiblanco fue contrarrestado en suelo azulgrana con un 4-3; el desempate, librado en Zaragoza, se resolvió con un contundente 4-0 a favor del Athletic. Esperaba el Real Madrid... y el doblete.

Sucedió en Montjuïc la tarde del 1 de junio de 1930, con la importante baja en las filas bilbainas de Roberto Etxebarria, pero apenas tardó la tropa de Pentland 38 segundos en adelantarse con un gol de Unamuno. La felicidad no fue completa ya que el delantero de Bergara se lesionó y tuvo que permanecer sobre el campo todo el partido porque todavía no existían los cambios. Lazcano igualó para los blancos e Iraragorri situó de nuevo en ventaja a los leones. Para colmo, éste último también cayó dolorido, lo mismo que su compañero Lafuente, por lo que el Athletic encaró gran parte de esta segunda mitad prácticamente con ocho jugadores, circunstancia que el Real Madrid no desaprovechó y empató por medio de Triana cuando todavía faltaban 25 minutos para la conclusión. Gorostiza se lastimó el tobillo y la empresa se transformó ya en hazaña en la prórroga.

Con apenas Bata sano en el terreno de juego, la resistencia dio sus frutos en el minuto 115: nadie sabe cómo, pero Unamuno sacó fuerzas de flaqueza para asistir un balón a Lafuente, quien, aturdido, lo depositó en la red entre la consternación y la desolación madridista. Cuentan que el genial extremo rojiblanco