17 de junio de 2007
ATHLETIC CLUB 2 - LEVANTE UD 0

Athletic: Aranzubia, Expósito, Casas, Ustaritz, Sarriegi, Yeste (Gabilondo, min. 65), Iraola (Tiko, min. 72), Etxeberria, Murillo, Urzaiz y Javi Martínez (Aduriz, min. 55).
Levante: Molina, Alecis, Ettien (Mino, min. 69), Riga, Berson (N'Diaye, min. 77), Tommasi, Rubiales, Serrano, Reggi (Meyong, min. 67), Robert y Descarga.
MARCADOR: 1-0, min. 60, Serrano (p.p.). 2-0, min. 76, Gabilondo.
ÁRBITRO: Velasco Carballo. Amonestó a Sarriegi, Iraola, Tiko, Ettien y Tommasi.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 38ª jornada de la temporada 2006/2007 disputado en San Mamés.

El Athletic se enfrentaba al momento más complicado en sus 109 años de historia. Nunca antes se había visto en una situación tan delicada. Un solo partido,  90 minutos, que decidiría su futuro: si seguir en la élite o bajar, por primera vez en más de un siglo, a Segunda División.

El club rojiblanco se vio en esta encrucijada después de disputar una temporada irregular con sólo nueve victorias en su haber y que habían sido duplicadas por las derrotas. Estos resultados hicieron que el último encuentro, contra el Levante, se convirtiera en trascendental.  

Una victoria aseguraba una plaza en Primera División para el siguiente año independientemente de los resultados de terceros. El problema vendría si los pupilos de José Manuel Esnal, “Mané”, no lograban los tres puntos. Si empataban, necesitaban que el Betis perdiera contra el Racing y que el Celta no ganara en Getafe ya que el Athletic tenía perdido el goal average con los andaluces y gallegos. Las tablas también les servían a los rojiblancos si la Real Sociedad vencía, el Celta empataba y el Betis  no perdía.

Intensidad desde el principio

Conscientes de la importancia de la cita y ante su público, los futbolistas salieron desde el minuto uno en busca de ese gol que abriera la lata en San Mamés. Disfrutaron de infinidad de ocasiones en la primera mitad y la falta de acierto de los rojiblancos y la buena actuación del portero granota Molina impidieron que el Athletic marcara algún tanto. Ismael Urzaiz fue el jugador que puso en más aprietos al cancerbero con dos cabezazos aunque también tuvo otras dos oportunidades. En la primera de ellas, cruzó demasiado el esférico a la media vuelta y en la segunda, no controló el balón cuando se quedaba solo ante el guardameta rival.

El Levante, por su parte, tuvo dos ocasiones para meter el miedo a la afición rojiblanca. Las jugadas de peligro se produjeron a balón parado pero ninguno de ellas consiguió perforar la meta defendida por Aranzubia. Con el empate a cero se llegó al descanso y en ese momento el Athletic era equipo de Primera Divisiín. Los empates del Betis, del Celta y de la Real Sociedad así lo aseguraban.

La llegada de la tranquilidad

A pesar de que los resultados provisionales mantenían al equipo rojiblanco en la élite, los futbolistas volvieron con la misma fuerza en la segunda mitad. Cercaron la meta rival y en el minuto 60 llegó la tranquilidad cuando Serrano marcó en propia puerta el primer gol después de cortar un centro de Etxeberria que iba dirigido a un desmarcado Urzaiz.

Con la victoria momentánea, el Athletic buscó un segundo gol que ampliara el marcador y cerrara las posibilidades de descender. Poco tardó en llegar esa segunda diana.  A falta de un cuarto de hora para el final del partido, Gabilondo cabeceó a las redes un esférico tras un centro de Etxeberria que recibió un pase en profundidad de Urzaiz.

Poco sucedió en los minutos que quedaban. Cuando  el árbitro de la contienda, Velasco Carballo, pitó el final, San Mamés estalló ya la afición nunca había vivido  una situación de características similares y se quedaban un año más en Primera División. Fue el término de una época conocida como el “bienio negro” y a partir de ahí, los éxitos deportivos volvieron de la mano de Joaquín Caparrós.

La sombra del amaño

El Athletic ya había logrado su objetivo pero meses después, en diciembre de 2008, este partido volvió a ser noticia por un posible amaño. Iñaki Descarga, capitán del Levante en aquel momento, admitió que hubo amaño en una conversación con el presidente del club, Julio Romero, que sacó a la luz Popular Televisión en Valencia.

A pesar de que otros jugadores del conjunto valenciano como Ettien y Rubiales negaron esa situación y declararon que tenían la conciencia muy tranquila, en enero de 2009 el tema pasó a manos de la Fiscalía General del Estado quien dijo que no veía “mucho recorrido penal” y no fue a más.

Fuente: Iraia Hermosilla (VAVEL.com)