31 de mayo de 1998
ATHLETIC CLUB 1 - BRASIL 1

Athletic: Valencia, Lacruz, Carlos García (Larrazabal min 55), Ferreira, Lasa, Javi González (Bermejo, min 78), Nagore, Urrutia, Alkiza (Huegun, min 72), Jorge (Sendoa, min 88) y Ziganda (Urzaiz, min 50).
Brasil: Taffarel, Cafú (Zé Carlos, min 57), Aldair, Junior Baiano, Roberto Carlos, Giovanni (Denilson, min 76), César Sampaio (Leonardo, min 66), Doriva, Rivaldo, Ronaldo y Bebeto (Edmundo, min 68).
MARCADOR: 1-0, min 20, Carlos García. 1-1, min 49, Rivaldo.
ÁRBITRO: David Elleray (Inglaterra).
INCIDENCIAS: Partido amistoso disputado en San Mamés el 31 de mayo de 1998, como colofón a las celebraciones del centenario del Athletic.

El año 1998 fue muy especial para el Athletic. No era para menos, pues el conjunto bilbaíno celebraba los cien años de su fundación. El club organizó diversos actos para tan señalada ocasión. El tenor Luciano Pavarotti abrió las celebraciones con una actuación en San Mamés, una caravana itinerante recorrió todos los pueblos de Bizkaia y se celebró un multitudinadio congreso de Peñas en el Parque Etxebarria de Bilbao. En el ámbito puramente deportivo, el plato fuerte era la visita de la entonces tetracampeona del mundo, la selección de Brasil.

Los hombres dirigidos por Luis Fernández llegaban tras cuajar una excelente campaña. Dos semanas atrás habían logrado el subcampeonato de Liga venciendo al Zaragoza, lo que les dio acceso a la ronda previa de la Champions League. El buen año de los leones hizo que cuatro jugadores fueran convocados por Javier Clemente para disputar el Mundial de Francia que estaba a la vuelta de la esquina. Etxeberria, Guerrero, Alkorta y Roberto Ríos no pudieron alinearse frente a la canarinha.

El partido lo tenía todo para ser un homenaje al Athletic y sus seguidores. El día acompañó. El sol brillaba con intensidad en el cielo del 'Botxo' aquella tarde del 31 de mayo de 1998. El rival, de enjundia. Brasil era, por aquel entonces, el mejor combinado del planeta. Los brasileiros defendían título y eran los máximos favoritos para volver a levantar el dorado trofeo.

Ronaldo, Rivaldo, Roberto Carlos, Cafú, Taffarel, Bebeto... Aquella selección transpiraba calidad por cada tejido de su mítica zamarra canaria. Y el histórico Zagallo, técnico de la seleçao, no se guardó nada para lo ocasión. Bien es cierto que se trataba de un choque amistoso, festivo, con un ambiente jovial que invitaba a sumarse a la fiesta. Los sudamericanos usarían los 90 minutos para dar un paso más en su puesta a punto para la Copa del Mundo. Eso sí, ese partido quedará marcado en la historia de la selección del país de la samba, pues era la primera vez (y única hasta la fecha) que la auriverde se enfrentaba a un club.

Antecedentes contra selecciones

El Athletic ya tenía experiencia en enfrentarse a combinados nacionales. Brasil era la quinta selección con las que se veían las caras los leones en sus cien años. Abrió esa nómina Uruguay en 1924. La celeste disputó dos partidos amistosos en La Catedral, saliendo victoriosa de ambos (1-2 y 0-2). Un cuarto de siglo después, fue México la que rindió visita al estadio rojiblanco. Los centroamericanos se llevaron un contundente 6-3 en contra que hizo disfrutar de lo lindo a la parroquia local.

Inglaterra fue la tercera selección en medirse al Athletic. Sucedió en 1982. Ante la proximidad del Mundial de España, y teniendo en cuenta que los Pross tenían que disputar los tres encuentros de la primera fase en Bilbao, el equipo comandado por Ron Greenwood aceptó jugar el partido homenaje a Txetxu Rojo. Era la primera vez que la selección inglesa se medía a un club. Kevin Keegan y Noriega fueron los goleadores del choque, que terminó en tablas.

El mismo año, fue Polonia, tercera en el Mundial, la que visitó San Mamés en un partido de homenaje al Socio (1-4). Más recientemente, en 2010, Paraguay también se mediría con el Athletic de Caparrós. Los sudamericanos se llevaron la victoria con claridad (1-3) ante un conjunto rojiblanco repleto de canteranos.

El gol de Carlos García

Luis Fernández solo alineó a tres titulares habituales de inicio. Sin embargo, el rendimiento de sus hombres no se resintió. Los primeros 45 minutos resultaron más accesibles para los leones de lo que podía pensarse a priori. Bien es cierto que Brasil no parecía estar muy por la labor de darlo todo, aunque calidad le sobraba. La posesión del balón pertenecía al Athletic, pero el primero en probarlo fue la seleçao. El árbitro inglés David Elleray anuló un tanto de Giovanni por fuera de juego, que culminó la mejor jugada de Brasil en el primer acto. Gran pase de Ronaldo buscando el desmarque de ruptura de Rivaldo. El jugador del Barça la puso en el segundo palo donde Giovanni solo tuvo que empujar.

La primera aproximación al área de Taffarel acabó en el zurrón bilbaíno. El guardameta brasileño erró intentando despejar un disparo de falta de Javi González, y Carlos García cazó el balón en el área pequeña, alojándolo en las mallas. Júbilo en San Mamés. A partir de ahí el Athletic se echó atrás, y las ocasiones más peligrosas llegaron del bando amarillo. Cafú, Rivaldo y Ronaldo se toparon con un fenomenal Juanjo Valencia. Gracias, sobre todo, al trabajo del guardameta donostiarra el marcador no se movió antes del descanso.

No pudo hacer mucho, sin embargo, la primera vez que Brasil se acercó al área tras la vuelta de los vestuarios. Lasa perdió el control del esférico ante la presencia de Cafú. El lateral derecho, raudo, enfiló hacia el arco y se la entregó a Giovanni. Éste, al borde del área, la entregó más a la izquierda, donde esperaban Ronaldo, Bebeto y Rivaldo. Fue el último el que controló, se giró y la cruzó rasa al palo contrario.

El empate apagó la contienda. Ambos entrenadores movieron el banquillo en esta segunda parte, realizando hasta diez sustituciones, con la bajada de tensión y ritmo que esto conlleva. Brasil lo volvió a testar un par de veces desde lejos sin gran convicción. Ya con el tiempo cumplido, Urzaiz se topó con Taffarel, que sacó una espléndida mano abajo, pegada al palo, en respuesta al cabezazo picado del delantero navarro.

Al final, tablas y satisfacción en el seno rojiblanco. Habían plantado cara al mejor equipo del planeta. “Intentamos tomárnoslo en serio, haciéndolo lo mejor posible, y creo que estuvimos a la altura del partido”, declaró Luis Fernández al término del choque.

En el bando brasileño quitaron hierro al empate y elogiaron al Athletic y su afición. “San Mamés ha estado como yo esperaba, ya les dije a mis compañeros que la gente aquí sabe de fútbol y se comporta correctamente”, comentó Roberto Carlos. El presidente de la FIFA, Joao Havelange, por su parte, afirmo sentirse “muy orgulloso” de haber acudido a Bilbao: “ha sido un grandioso espectáculo acorde con la categoría de un club centenario”.

Fuente: Egoitz Ingunza (VAVEL.com)