FUTBOLISTAS DE LEYENDA QUE PISARON SAN MAMES
(1988 - 2013)
(excluida La Liga)

1988: Chris Waddle (Tottenham Hotspur); Neville Southall, Peter Reid, Kevin Sheedy y Graeme Sharp (Everton); Michael Laudrup, Alessandro Altobelli y Antonio Cabrini (Juventus).
En mayo de 1988, San Mamés fue escenario de un compromiso de Euskadi ante el Tottenham Hotspur, en donde brillaba la calidad de Chris Waddle. Y en agosto, el Everton tomó parte en el Homenaje a Sarabia ante el Athletic de Howard Kendall, con quien el club inglés había vivido sus mejores años, incluyendo dos títulos de Liga y una Recopa. Cuatro ‘supervivientes’ de aquella gesta europea disputaron el encuentro de Bilbao: el portero Neville Southall, el jugador que más partidos ha vestido la camiseta de los ‘Toffees’ (751), Peter Reid, Kevin Sheedy y Graeme Sharp. El choque acabó 3-2, idéntico marcador que el que se produjo en noviembre ante la Juventus en la UEFA, con dos goles de Andrinua y otro de Uralde, aunque no sirvió para pasar de ronda. En la escuadra juventina, dirigida por Zoff, ya despuntaba Michael Laudrup y había dos campeones del mundo ya consagrados, el atacante Alessandro Altobelli y el lateral izquierdo Antonio Cabrini.

1992: Jorginho, Thomas Helmer, Mehmet Scholl y Olaf Thon (Bayern Munich, Alemania)
En los albores de los años noventa, con motivo del partido de Homenaje al Socio, los primeros invitados de lujo que acudieron a La Catedral fueron el Bayern Munich y el Borussia Dortmund, los dos clubes finalistas de la última Champions League. El equipo muniqués atravesaba un periodo de crisis que en la campaña anterior, la 1991/92, le había llevado a obtener solo cinco puntos más que los que habían descendido en la Bundesliga y, además, en la siguiente temporada los bávaros cayeron eliminados en la segunda ronda de la UEFA ante el Norwich City, el único club inglés que le derrotó en el antiguo Olympiastadion en competiciones oficiales. Pese a todo, el 18 de agosto de 1992 se presentaron en Bilbao futbolistas de la clase del lateral derecho Jorginho, campeón del mundo con Brasil en 1994, así como una serie de ilustres jugadores como el defensa Thomas Helmer y los centrocampistas Mehmet Scholl y Olaf Thon, aunque este último acabó reconvertido a la posición de líbero en el tramo final de su carrera. Un gol de Carlos García bastó para doblegar a aquel conjunto inmerso en plena transición.

1993: Matthias Sammer, Michael Zorc, Stephane Chapuisat, Stefan Klos y Karl Heinz Riedle (Borussia Dortmund, Alemania); Fernando De Napoli, Stefano Eranio, Daniele Massaro, Zvonimir Boban, Roberto Donadoni, Marco Simone, Giováne Elber y Franco Baresi (Milan, Italia)
Al verano siguiente, el Borussia Dortmund acudió con un plantel que sería el embrión del equipo campeón de la Copa de Europa en 1997. Bajo el liderazgo de Matthias Sammer, el más destacado en el triunfo alemán de la Euro’96 que le valió adjudicarse el Balón de Oro ese mismo año, la expedición ‘borusser’ incluyó al gran capitán Michael Zorc, quien jugó toda su carrera en el club de Dortmund, desde 1981 hasta 1998, al goleador Stephane Chapuisat, único suizo junto a Ciriaco Sforza que sabe lo que es ganar una Champions League, al meta Stefan Klos y al excelente rematador de cabeza Karl Heinz Riedle, autor de los dos primeros goles en la final de la Copa de Europa de 1997 ante la Juventus. En aquel amistoso disputado el 17 de agosto de 1993 en La Catedral, el hermano menor del gran Karl Heinz Rummenigge, Michael, abrió un marcador que concluyó 0-3. Ocho días más tarde, se conmemoró el 80 aniversario de San Mamés con la visita de una entidad con solera como es el Flamengo brasileño, que empató a dos en el amistoso, y en octubre, en un partido de homenaje póstumo al periodista José María Múgica, el Everton de Kendall superó al Athletic de Heynckes (0-2).

Unos meses antes, el 18 de febrero de 1993, con motivo del Trofeo Centenario de Pichichi, el campeonísimo Milan de Berlusconi, a las órdenes de Fabio Capello, accedió a disputar un amistoso en Bilbao. Pese a las significativas ausencias de Van Basten, Gullit, Rijkaard, Papin y los internacionales italianos Maldini, Lentini, Costacurta y Tassotti, la escuadra ‘rossonera’ alineó a futbolistas de la talla de Fernando De Napoli, Stefano Eranio, Daniele Massaro, el croata Zvonimir Boban, Roberto Donadoni, Marco Simone, el brasileño Giováne Elber y sobre todo, el gran capitán Franco Baresi, uno de los mejores líberos de la historia, que tuvo la mala fortuna de marcar en propia puerta en San Mamés. Baresi quiso ceder atrás pero en su trayectoria hacia Sebastiano Rossi, el balón impactó con una bola de papel de aluminio que despistó al meta milanista. El Athletic Club logró la proeza de vencer a la escuadra ‘rossonera’ con sendos goles en los minutos 87’ y 90’, ante el delirio de la entusiasmada afición que llenó La Catedral hasta la bandera. De esta manera, los leones rompieron la fantástica serie de imbatibilidad de los de Capello que sumaban 55 partidos sin perder, incluyendo partidos oficiales y amistosos.

1994: Peter Beardsley (New Castle United, Inglaterra); Néstor Sensini, Dino Baggio y Gianfranco Zola (Parma, Italia)
Aquella plantilla rojiblanca estaba dirigida por Heynckes, que en la temporada siguiente dejó el Club tras cumplir su contrato de dos años, y lo hizo clasificándolo para la Copa de la UEFA. Javier Irureta tomó las riendas del equipo y en el torneo europeo, que comenzó con una eliminatoria apretadísima ante el modesto Anorthosis chipriota, se emparejó en dieciseisavos de final con el Newcastle United. Bajo la dirección técnica de Kevin Keegan, las ‘urracas’ se habían convertido en el equipo de moda en Inglaterra al situarse en lo más alto en su Liga. En San Mamés, un gol de Ziganda supuso el pase a la siguiente ronda ante un equipo, cuya figura indiscutible era el internacional inglés Peter Beardsley, que llegó a la cúspide de su carrera en las filas del Liverpool.

En la siguiente eliminatoria, a los leones les tocó en suerte el Parma, que a la postre resultaría ser el vencedor del torneo. En cualquier caso, los italianos, dirigidos por un emergente Nevio Scala, cayeron derrotados en La Catedral (1-0, Ziganda) con un once en el que destacaban el argentino Néstor Sensini, Dino Baggio, y un mago del balón, Gianfranco Zola, reconocido como uno de los mejores talentos que han surgido en el país transalpino. Zola, que dirige hoy en día al Watford, acabó triunfando en su periplo en el Chelsea (1996-2003) anotando goles impresionantes.

1997: Sinisa Mihajlovic, Juan Sebastián ‘La Brujita’ Verón (Sampdoria, Italia); Mark Bosnich, Steve Staunton, Stan Collymore, Savo Milosevic y Dwight Yorke (Aston Vila, Inglaterra)
En la siguiente participación europea en la temporada 1997/98, otro conjunto italiano se cruzó en el camino europeo del Athletic Club, la Sampdoria del entrenador César Luis Menotti. Los jugadores de Luis Fernández pasaron el trámite (1-2 en Génova y 2-0 en Bilbao) ante un equipo que presentó caras muy conocidas como el serbio Sinisa Mihajlovic, famoso por su alto porcentaje de goles en los lanzamientos de falta, el argentino Juan Sebastián ‘La Brujita’ Verón y Jürgen Klinsmann, aunque el delantero alemán sólo jugó en el estadio Luigi Ferraris. Posteriormente, el Aston Villa acabó con las ilusiones rojiblancas. Las gradas de San Mamés vieron en acción al meta australiano Mark Bosnich, que un año antes había sido sancionado al realizar un saludo nazi a los espectadores del Tottenham Hotspur, al lateral irlandés Steve Staunton, a los delanteros Stan Collymore y Savo Milosevic, quienes más tarde recalaron en la Liga, y al habilidoso atacante de Trinidad y Tobago, Dwight Yorke, que adquirió fama mundial tras su paso por el Manchester United (1998-2002).

1998: Taffarel, Cafú (Zé Carlos), Aldair, Junior Baiano, Roberto Carlos, Doriva, Sampaio (Leonardo), Giovanni (Denilson), Rivaldo, Bebeto (Edmundo) y Ronaldo (Brasil); Francesco Totti (Roma, Italia); Angelo Peruzzi, Edgar Davids, Angelo Di Livio, Zinedine Zidane y Didier Deschamps (Juventus, Italia); Gica Hagi (Galatasaray, Turquía)
El año del Centenario del Athletic Club siempre será recordado, además, por el partido conmemorativo que se organizó contra la selección de Brasil. Nunca se vieron tantas estrellas del balón juntas sobre el césped de La Catedral. El combinado dirigido por el histórico Mario ‘Lobo’ Zagalo aceptó con agrado la invitación de jugar el 31 de mayo de 1998, diez días antes del inicio del Mundial de Francia, en el que quedó finalista. Estos fueron los integrantes de la ‘canarinha’ que saltaron al ‘verde’ rojiblanco: Taffarel, Cafú (Zé Carlos), Aldair, Junior Baiano, Roberto Carlos, Doriva, Sampaio (Leonardo), Giovanni (Denilson), Rivaldo, Bebeto (Edmundo) y Ronaldo.

El propio Cafú, que en 1995 recaló en el Zaragoza aunque no llegó a pisar La Catedral con los maños, volvió a vestirse de corto en un amistoso celebrado en Bilbao en agosto de 1998 con los colores de la Roma (1-0), al igual que el delantero Francesco Totti, alma de los ‘giallorossi’. ‘Il capitano’ de 37 años sigue a día de hoy en las filas del club capitalino y esa longevidad futbolística, unida a su capacidad goleadora, le ha encaramado al segundo puesto de los goleadores históricos de la Serie A, justo por delante del sueco Gunnar Nordahl (225 goles) y por detrás de Silvio Piola (274). Tampoco el lateral brasileño fue un futbolista cualquiera. En la selección pentacampeona del mundo nadie ha alcanzado aún sus 142 internacionalidades, establecidas en el periodo 1990-2006, y posee un palmarés incomparable con 25 títulos, que incluye dos mundiales, una Copa de Europa, dos Copa de Libertadores, dos Intercontinentales y una Copa Mundial de clubes. En 2002 se convirtió, además, en el primer jugador en participar tres veces consecutivas en una final de la Copa del Mundo. Cafú volvió en dos amistosos más a San Mamés, de nuevo con la Roma en 2002 y con el Milan en 2007.

La efeméride tuvo otro de sus momentos álgidos cuando el cuadro rojiblanco se proclamó subcampeón de Liga, lo que proporcionó a los pupilos del francés Luis Fernández el acceso a la Champions League. En la Fase de Grupos, los leones se toparon con la temible Juventus, que con Marcelo Lippi (seleccionador campeón del mundo en 2006 con Italia) en la dirección técnica, no pudieron doblegar ni en Bilbao (0-0) ni en Turín (1-1) al Athletic Club con una escuadra plagada de internacionales con todo tipo de títulos a sus espaldas al acabar sus carreras deportivas. Los más insignes de aquel fabuloso equipo que saltó a competir al césped bilbaino fueron el portero Angelo Peruzzi, los centrocampistas Edgar Davids, Angelo Di Livio, Zinedine Zidane y el vasco Didier Deschamps, así como los delanteros Alexander Del Piero y Filippo Inzaghi. Y otro de los rivales de este torneo, el Galatasaray, también permitió la vuelta a San Mamés de Claudio Taffarel, el portero que más veces ha vestido la camiseta de la selección brasileña, y Gica Hagi (antes con el Real Madrid y FC Barcelona).

Josep Guardiola y Antonio Cassano, viejos conocidos de la Liga, figuraba el argentino Gabriel Batistuta
A principios del siglo XXI, como ya se ha citado, la Roma de Capello repitió visita y en sus filas, además de Cafú y Josep Guardiola y Antonio Cassano, viejos conocidos de la Liga, figuraba el argentino Gabriel Batistuta, que neutralizó el gol de Julen Guerrero (1-1). Con 56 goles, ‘Batigol’ sigue siendo el máximo realizador de la historia de la ‘albiceleste’ con un promedio de 0,72 dianas por encuentro. En mayo de 2006, la selección vasca perdió por 0-1 en un amistoso contra País de Gales en La Catedral. Aquel combinado se presentó con toda una institución en el mundo del fútbol: Ryan Giggs. El veterano jugador, que cumplirá 40 años en noviembre, fue el autor del gol del triunfo. Actualmente ejerce a la vez de segundo entrenador y jugador del Manchester United, con el que contabiliza más partidos que nadie en su historia. Giggs, que jamás ha sido expulsado, posee la marca mundial de títulos oficiales con 35 entorchados. En el banquillo galés de La Catedral, un jovencísimo Gareth Bale estaba calentando motores para lo que iba a ser su estreno oficial con el combinado británico seis días más tarde ante Trinidad y Tobago, con tan solo 16 años y 315 días, convirtiéndose en el debutante más joven de su selección.

Hubo que esperar hasta octubre de 2007 para ver en acción a uno de los mejores defensas de todos los tiempos, Paolo Maldini, que dos años después colgó las botas con casi 41 años. Además, el que fuera símbolo del fútbol italiano en esa década, tuvo el detalle de ceder su camiseta rojinegra al Museo del Athletic Club tras el amistoso sin goles disputado entre los rojiblancos y el Milan del técnico Carlo Ancelotti, flamante campeón de Europa. Cafú y Alessandro Nesta también entraron en el once milanista.

Las últimas estrellas de equipos no pertenecientes a la Liga que desfilaron por nuestro ya desaparecido campo en el tramo final de su vida, lo hicieron en la participación rojiblanca en la UEFA Europa League 2011/12. Repitió Ryan Giggs (que también donó su camiseta al Museo) con el Manchester United de Alex Ferguson y con él se alinearon el defensa internacional Rio Ferdinand y sobre todo, la gran figura de los ‘diablos rojos’, el atacante Wayne Rooney, que marcó un gol tanto en Old Trafford como en San Mamés. Más tarde, el fútbol le brindó a Raúl (otro jugador que regaló la camiseta a nuestro Club) la oportunidad de volver a pisar el césped bilbaino con el Schalke 04 en los cuartos de final, así como al delantero holandés Klaas-Jan Huntelaar, también con pasado madridista. El moderno San Mamés espera ya a los ‘cracks’ del futuro.

(Fuente: Athletic Club)