LA HISTORIA DEL BILBAO ATHLETIC

LAS RAICES DEL BUQUE INSIGNIA DE LEZAMA

En noviembre de 2015, Carlos Terrazas, entrenador del Mirandés y director deportivo de Lezama en los 90, con más de 100 partidos al frente del Bilbao Athletic, manifestó públicamente que el equipo dirigido por José Ángel Ziganda, es el buque insignia del mejor centro de formación de jugadores del mundo, que es la Escuela de Lezama. Decía Terrazas que los datos ahí están, para justificar tan categórica afirmación.

 Y en efecto están. El Bilbao Athletic –que transitaba 19 años después por 2º División ‘A’, siendo el único filial que compite en la llamada categoría de plata- puede presumir de una historia que se remonta de forma oficial a 1964, cuando el Club, presidido entonces por Javier de Prado, inscribe en la segunda regional de Vizcaya, al llamado entonces Athletic Aficionados y que comenzó a competir el 13 de septiembre de 1964, ganando 4-0 al Sporting Lutxana en el campo de Etxebarri.

Desde entonces y hasta hoy (17/12/2015), el Bilbao Athletic ha disputado 2032 partidos oficiales en todas las categorías de ámbito nacional, con excepción de 1º División, además de Copa del Rey, Copa de la Liga y promociones de ascenso a 3º y 2º División. Por su banquillo han desfilado 24 entrenadores, siendo Iñaki Sáez con 290 partidos quien en más ocasiones ha dirigido al equipo filial.

Han vestido la camiseta del equipo filial 585 jugadores de los cuales ha sido el portero Patxi Iru con 187 partidos quien más encuentros ha disputado con los cachorros y Félix Zubiaga con 97 goles quien más tantos ha anotado.

Sin embargo, la historia del Bilbao Athletic tiene su origen en años anteriores a su nacimiento oficial. Es más, prácticamente desde su fundación, el Athletic tuvo un equipo de principiantes, surgido de distintos torneos para menores de 17 años que anualmente convocaba la entidad rojiblanca. Uno de los mayores auges del equipo de aficionados del Athletic llegó en los primeros años de la postguerra, cuando el club se vio obligado a recomponer el equipo mayor sobre jóvenes promesas del futbol vizcaíno, toda vez que el gran Athletic de los años 30 se encontraba en el exilio enrolado en las filas de la Selección de Euskadi. De aquel equipo filial de 1938 emergieron los grandes leones de los años 40, entre ellos Piru Gainza o el gran Panizo.

Durante los años 40 fue el Arenas de Getxo quien ejerció de filial del Athletic; Y no fue hasta los primeros años 60 cuando el club no tomó las riendas de dirigir de primera mano a sus futuros jugadores. Fue precisamente en 1961 cuando se crea el primer Athletic Juvenil, dirigido por José Luis Garay, que se proclamó Campeón de Copa, con un equipo integrado por quienes dos años después conformaron la primera plantilla del Bilbao Athletic.

(El Athletic Juvenil con la Copa de Juveniles en 1961)
PRIMERAS TEMPORADAS: 2 AÑOS, 2 ASCENSOS

El primer entrenador del Bilbao Athletic en segunda regional vizcaína fue Piru Gainza quien una temporada más tarde -1965/66- se hizo cargo del primer equipo. Aquel primer año, los cachorros ascienden a primera regional tras proclamarse campeones de la categoría con 48 puntos. Jugaron 26 partidos y ganaron 23, empataron 2 y perdieron 1. Marcaron 139 goles y recibieron 12. Los partidos como local los jugaron en el Campo de San Ignacio de Bilbao, con excepción del primero que lo hicieron en Etxebarri.

El único equipo que logró derrotar a los de Piru Gainza fue curiosamente el primer equipo al que se enfrentaron a domicilio el 4 de octubre de 1964: La Arboleda 3 Bilbao Athletic 1.

El segundo año en competición -1965/66- se consumó con un nuevo ascenso, primero a categoría nacional (3º División) tras volver a quedar campeones, esta vez de la primera regional de Vizcaya. El equipo dirigido por Rafael Iriondo sumó 51 puntos y jugó 30 partidos resueltos con 24 victorias, 3 empates y 3 derrotas. Marcaron 108 goles y recibieron 32. Los tres equipos que ganaron a los cachorros fueron el Bermeo, el Sodupe y el Deusto, éste último fue además el primero en toda la historia que venció al Bilbao Athletic en su campo. Para más inri, la victoria de los tomateros se produjo el 3 de marzo de 1966, fecha en la que el Bilbao Athletic jugaba su primer partido como local en San Mames.

De aquellas dos primeras plantillas que jugaron con el Bilbao Athletic en Regional, cabe destacar nombres de jugadores que fueron muy importantes posteriormente en el primer equipo como Txetxu Rojo, Félix Zubiaga, Luis María Zugagaza, Nico Estéfano, Raúl López o Lavín, además de los porteros Juan Antonio Deusto y Víctor Marro.

LOS CACHORROS DESEMBARCAN EN LA ÉLITE

El Bilbao Athletic tardó 18 años en llegar a la élite del futbol. Tras las dos primeras temporadas en Regional, el filial rojiblanco comenzó su andadura en categoría nacional en septiembre de 1966 y llegó a 2º División ‘A’ en mayo de 1983 tras proclamarse campeón de grupo en 2ºB y subir directamente y dar paso así a la Edad de Oro del Bilbao Athletic que analizaremos en próximos capítulos.

Desembarcar en la élite no fue fácil. Desde 1966 hasta 1983 trascurrió un peregrinar de ascensos que incluso llevó al filial a jugar una campaña esporádica en la división de plata, pero en la que su mayor logro fue consagrarse en 2º División B tras su ascenso en 1977 con Txutxi Aranguren en el banquillo; Sin obviar, tal y como ocurre en la actualidad, que el constante triunfo del equipo es su constante aportación de jugadores al primer equipo. Dicho de otra forma: la formación.

El primer año en 3º División -1966/67- fue arrollador. De la mano de Rafa Iriondo y manteniendo la escuadra de años anteriores, el filial se proclama campeón y disputa la promoción de ascenso a 2º. En la primera eliminatoria, un gol de Orue II en San Mames sirve para eliminar al Huesca. Sin embargo, en la eliminatoria definitiva el Badajoz logra el ascenso tras ganar a los cachorros 2-0 en El Vivero, superando el 2-1 conseguido en La Catedral por el Bilbao Athletic.

El primer ascenso de los cachorros a la división de plata se produjo dos años después –temporada 1968/69- tras quedar campeón de grupo y eliminar en la promoción de ascenso al Orense primero y al Alavés después, de la mano de Poli Bizcargüenara.

DRAMA EN EL BERNABEU

El primer año de los cachorros en 2º división fue accidentado. El entrenador Poli Bizcargüenara deja el cargo en la jornada séptima. Le sustituye José María García de Andoaín quien también lo deja en la jornada trece, haciéndose cargo del equipo Ignacio Izaguirre. El equipo entra en puestos de promoción de descenso jugando una durísima eliminatoria contra el Villarreal. Tras ganar los cachorros 2-1 en San Mamés y lograr el Villarreal el mismo resultado en El Madrigal, ambos clubs se juegan el descenso el 7 de julio de 1970 en el Estadio Santiago Bernabeu de Madrid en un dramático partido de desempate. La victoria fue para los amarillos por 2-1, logrando Doro el gol de los cachorros. El Bilbao Athletic formó ese día con Marro, Doro, Beitia, Gómez, Aurre, Biritxinaga, Fortea, Carlos, Ormaza, Lavín y Platas.

Durante estos años realiza una labor encomiable en Lezama, Ignacio Izaguirre que logra dirigir a los cachorros 284 partidos en los que consiguen 451 goles. Izaguirre cedió el testigo a Iñaki Sáez que a fecha de hoy es el entrenador que más encuentros ha dirigido al Bilbao Athletic con 290 partidos y 425 goles.

SAEZ Y CLEMENTE FORJAN UN EQUIPO PARA LA HISTORIA

La 3º división fue el vial de los cachorros hasta su ascenso a 2º División B en 1976/77 de la mano de Txutxi Aranguren. En esa categoría se mantuvo durante cinco temporadas más, hasta que en la campaña 1982/83, los cachorros alcanzan la élite. Un equipo forjado por las manos de Iñaki Sáez y Javier Clemente –que dirigió al filial la campaña 1980/81, antes de tomar las riendas del primer equipo- se proclama campeón de 2ºB con 59 puntos -7 más que el Tenerife que fue segundo y 12 más que el Burgos que fue tercero- y una cifra de goles impresionante con 91 a favor y 35 en contra. En aquel equipo, emergía la figura de Julio Salinas como delantero centro.

El Bilbao Athletic llegó a la élite arrollando. Un equipo donde brillaban nombres como Andrinúa, Ruben Bilbao, Elguezabal, los hermanos Salinas, Jon Aspiazu, Murua, Patxi Iru…  Un equipo llamado hacer historia. Y la hizo la temporada siguiente, cuando logró el ascenso a primera división tras quedar segundo, tras el Castilla, filial del Real Madrid y formado por la Quinta del Buitre. Pero eso merece un capítulo aparte.

AÑO 1984. CAMPEONES DE SEGUNDA ‘A’.

Si una temporada merece un capítulo específico en este recorrido histórico de lo que significa el Bilbao Athletic en el conjunto del tiempo, es la 1983/84. Un año para la historia. Esa temporada –año en el que nuestro primer equipo ganó Liga, Copa y Supercopa de la mano de Javier Clemente- el filial logró quedar Campeón de Segunda A, empatado a puntos con otro filial, el Castilla. Ambos conjuntos dictaron cátedra en la división de plata. Los merengues capitaneados por la famosa Quinta del Buitre y los cachorros, dirigidos desde el banquillo por José Ángel Iribar, con un bloque integrado por nombres que con el tiempo fueron parte de nuestra leyenda: Andrinua, Pizo Gómez, Patxi y Julio Salinas, Joseba Aguirre, Patxi Bolaños o Félix Sarriugarte.

Todo cuanto protagonizó aquella plantilla deberá quedar inscrito con letras de oro en la historia del Athletic. Ascendieron a primera el Hércules, el Elche y Racing, equipos que acabaron la liga en tercera, cuarta y quinta posición. A cinco, seis y siete puntos de diferencia de los 50 que alcanzaron Bilbao Athletic y Castilla. Hay que añadir otro dato: Julio Salinas se proclamó pichichi de la categoría, firmando 22 dianas.

Recién ascendido de 2ºB, el filial estrenaba entrenador. Iribar relevaba a Iñaki Sáez y mantenía el grueso del equipo que había arrollado la temporada anterior. Un bloque tipo donde el mayor protagonismo del curso lo tuvieron el portero Patxi Iru que jugó los 38 partidos y donde pasaron de 28 encuentros jugadores como Joseba Aguirre, Rubén Bilbao, Fernando Arteaga, Julio Salinas, Pizo Gómez, Jon Aspiazu, Edorta Murua y Genar Andrinua, sin olvidar a otros como Juanjo Elguezabal, Luis Fernando, Oscar Vivanco, Eguileor, Kortajarena o Ricardo Arrién.

A pesar de comenzar perdiendo en Linares por 3-1, la primera vuelta de los cachorros fue espectacular: 9 victorias, 7 empates y 3 derrotas. Entre las victorias destacaron un 1-4 al Racing en El Sardinero el 2 de octubre de 1983 con tres goles de Julio Salinas, un 3-2 al Tenerife quince días después en San Mamés con doblete del mayor de los Salinas o 3-0 al Castellón con goles de Elguezabal, Arrien y Patxi Salinas. Entre las derrotas, la del 3 de diciembre de 1983 en el Santiago Bernabeu, 1-0, frente al Castilla, con el cartel de ‘No hay Billetes’ colgado en la taquilla.

(Bilbao Athletic 1984 en el Santiago Bernabéu)

La segunda vuelta fue igual de espectacular o más y no exenta de una polémica que aún recuerdan a fecha de hoy los integrantes de aquella plantilla. Una segunda vuelta con 11 victorias, 3 empates y 4 derrotas. Hubo victorias memorables como un 0-1 al Tenerife en el Heliodoro Rodríguez López con gol de Andrinua, un 1-2 al Hércules en el Rico Pérez con goles de Rubén Bilbao y Pizo Gómez, un 0-2 a Las Palmas en el Insular con dianas de Julio Salinas y Andrinua, sin olvidar un 1-0 al Celta en San Mamés con gol de Pizo Gómez.

Sin embargo, el empate final a puntos se debió a dos factores. Por un lado, los merengues vencieron el gol average tras empatar 2-2 en San Mamés el 22 de abril de 1984. Domingo de Resurrección. San Mames casi se llenó para un partido vital, una jornada donde más de 20.000 athletitzales estaban en Valencia en el trascendente partido Valencia 1 Athletic 2 –goles de Dani y Noriega- que sirvió para sumar 2 puntos esenciales de cara a la consecución del título de Liga.

Los que se quedaron en Botxo acudieron a San Mames. El Bilbao Athletic jugó aquel día con Iru, Pizo Gómez, Rubén Bilbao, Bolaños, Andrinua, Aspiazu (Eguileor), Kortajarena, Luis Fernando, Julio Salinas, Joseba Aguirre y Arteaga (Sarriugarte). Los dos goles los marcó Julio Salinas frente a un Castilla que aguantó el empate.

Por otro lado, hubo un factor más determinante. Mediada la segunda vuelta los cachorros vencen al Cartagena 3-1 en San Mamés. La Federación dictamina que se repita el partido por alineación indebida de Patxi Salinas al que consideraban que ya había jugado más de 10 encuentros con la primera plantilla. El Athletic recurrió aduciendo que los 10 partidos no los había jugado en Liga sino alternando Liga y Copa. No se atendió la apelación y el partido contra el Cartagena hubo de repetirse en campo neutral. Se jugó el 18 de abril de 1984 en Vallecas. Empate sin goles final. De no producirse ese hecho, los cachorros hubiesen concluido líderes en solitario.

“En ese partido nos robaron el título de Liga en Segunda A, digo robar porque así me lo pareció. Fue otro mal trago en mi carrera”, recuerda Julio Salinas en su blog personal. “Mi hermano había jugado 10 partidos entre Liga y Copa y la normativa hablaba únicamente de partidos de Liga. No sé si el Athletic protestó lo suficiente pero yo lo hubiera llevado a los tribunales. La verdad es que nadie lo comentó, quizás porque tampoco interesaba mucho para ellos el hecho de quedar primeros o segundos en esa competición. A nosotros sí que nos interesaba ya que era una rivalidad que venía de juveniles”, insiste el de San Adrián.

Al concluir, 50 puntos. 20 partidos ganados, 10 empates y 8 derrotas. 69 goles a favor y 31 en contra. Junto a los cachorros, el Castilla. Otros 50 puntos. 19 victorias –una menos que el Bilbao Athletic-, 12 empates y 7 derrotas. Números históricos. Nunca más en la historia del futbol español se ha producido un hecho semejante. Una exhibición de la cantera sin precedentes.

Temporada 1994/95

1984-1996: LOS AÑOS DORADOS

La etapa más brillante del Bilbao Athletic a lo largo de su historia fueron los doce años que transcurrieron entre 1984 y el 19 de mayo de 1996 en Lleida cuando nuestro filial descendió a 2ºB para no recuperar la categoría hasta el pasado 28 de junio de 2015. Y fueron los años más fructíferos porque durante ese periodo, los cachorros se consagraron en la división de plata hasta hacerse un clásico de la categoría. No fueron años deslumbrantes pero de mucha regularidad en la que desfilaron por el filial, jugadores fueron la columna vertebral del primer equipo durante años

Tras quedar campeón en 1984, los cachorros consolidaron su status en 2º División A los siguientes años de la mano de José Ángel Iribar. En 1984/85 concluyen en mitad de la tabla con 34 puntos y 12 partidos ganados. Fue un año de transición en el que destacaron nombres nuevos en el equipo como Patxi Ferreira, Andoni Aiarza, Iñigo Lizarralde o Ayukar que llegaron a reforzar a los más vetera

nos como Sarriugarte o Luis Fernando. El siguiente curso, también con El Txopo en el banquillo, el filial realiza una buena campaña concluyendo con un 7º puesto. Un equipo aquel capitaneado por Joseba Aguirre y donde aterrizaron en el equipo nombres como Ander Garitano, Rafa Alkorta o Ritxi Mendiguren.

A ese trio de cachorros –Garitano, Alkorta y Mendiguren- se unieron en la temporada 1986/87 otros como Josu Urrutia, Andoni Lakabeg, Borja Aguirretxu o Jon Uribarrena. Iribar se hizo cargo del primer equipo, Txetxu Rojo llegó al banquillo del filial. Aunque las sensaciones fueron buenas, el equipo queda antepenúltimo y no desciende por una restructuración de grupos en 2ºB.

Un descenso que no puede evitar un año después tras quedar en el puesto 17 empatado a puntos con el Deportivo de la Coruña que salvó la categoría en la última jornada tras ganar 2-0 al Racing en Riazor y perder los cachorros 2-0 en el viejo campo de Chapín en Jerez. Año accidentado. Iribar había vuelto al banquillo del filial, subiendo Rojo al primer equipo como segundo de Howard Kendall. El Txopo es cesado en la jornada 14 tras perder en San Mames con el Barcelona At por 1-2. Le sustituyó Iñaki Sáez en su segunda etapa como entrenador del filial.

El paso de los cachorros por 2ºB fue efímero y espectacular. En junio de 1989 el Bilbao Athletic llegaba de nuevo a 2ºA tras quedar campeón de grupo norte de la división de bronce con 59 puntos. La estructura del equipo estaba formada por Garitano –que ese mismo año subió al primer equipo reclamado por Kendall- Xabi Eskurza, José Manuel Galdames, Jesús Merino, Izurza, Julen del Val, el goleador Moska o el portero Josu Lobato.

El Bilbao Athletic regresó a la categoría de plata por la Puerta Grande. Iñaki Sáez seguía en el banquillo y en la temporada 1989/90 los cachorros quedaron 3º con 45 puntos, solo detrás de los dos equipos que ascendieron que fueron el Real Burgos y el Real Betis. Un año de gran regularidad en el que Moska y Uribarrena se convirtieron en un ataque letal. El siguiente año, Iñaki Sáez es reclamado para el primer equipo tras el segundo cese de Javier Clemente y su puesto en el filial tras la jornada 27 lo ocupa Fidel Uriarte. El equipo concluyó en el puesto 13º con 36 puntos.

Las dos siguientes temporadas llega al banquillo de los cachorros Blas Ziarreta. Su primer año, el equipo queda en el puesto 13 y el segundo en el 15. Se estaba gestando una nueva generación de cachorros formada por Aitor Huegun, Lekumberri, Carlos García, Txutxi, un paso efímero de Julen Guerrero que únicamente jugó 12 partidos antes de deslumbrar en la primera plantilla, Gontzal Suances, Aitor Karanka o Lambea.

En 1993

es un histórico –Koldo Aguirre- quien se sienta en el banquillo del filial. Y un año más tarde José María Amorrortu hasta que tiene que ascender al primer equipo en 1995 tras el cese de Irureta y hacerse cargo del equipo Manolo Sarabia. Dos temporadas sin sobresaltos donde los jóvenes cachorros se defienden en mitad de la tabla. Fueron años de solidez. Nombres como Sergio Corino, Oskar Vales, Mikel Kortina, Ruiz Otxoa, daban empaque al equipo.

Sin embargo, en la temporada 1995/96 una primera vuelta nefasta donde los cachorros no puntuaron hasta la jornada 8 acabó de condenar al Bilbao Athletic que perdió la categoría. Un equipo que nunca se rindió. Edu Alonso, Gaizka Garitano, Jon Bolo, Álvaro Pérez, el portero Imanol Etxeberria, eran algunos nombres de aquel equipo que llegó con vida hasta la última jornada en la que perdió 1-0 en Lleida y descendió junto con el At.Marbella, el Getafe y el Sestao.

(Fuente: www.lacanteradelezama.com)