1.- Diseño del proyecto de investigación

La importancia del diseño del proyecto de investigación

Foto de Saguayo en CC (CC, BY)


Seguramente en muchas ocasiones hemos improvisado y mandado al alumnado que hiciese una investigación sobre un tema determinado.  Les hemos dejado libertad para que ellos organicen su investigación y nos expongan los resultados.  Nuestra experiencia nos dice que, la mayoría de las ocasiones, nos hemos llevado un gran chasco porque el proyecto de investigación estaba muy mal organizado o no lo estaba en absoluto.  Ello, también en muchas ocasiones, nos ha llevado a una evaluación negativa de la actividad investigadora.

.
En nuestra opinión la experiencia anterior nos indica dos cosas:
  1. El alumnado no puede estructurar bien una investigación si antes no ha practicado, dado pequeños pasos;  si no tiene un modelo de referencia.
  2. El profesorado nos equivocamos si "echamos la culpa al alumnado" en este caso.  Quizá al alumnado le encante investigar (seguramente).  Lo que falla es que hemos improvisado demasiado, lo que falla es que no hemos diseñado el proyecto de investigación con suficiencia y, por lo tanto, no hemos podido guiar al alumnado en su experiencia investigadora.

La metodología para investigar requiere de unos procesos complejos y de encadenar muchos pasos en su orden lógico.  Es, por lo tanto, una enseñanza compleja que hay que ir adquiriendo con la práctica de múltiples subrutinas, con la referencia constante de modelos que se irán completando poco a poco con el desarrollo evolutivo del alumnado.

Por lo tanto, la fase en la que el profesor dedica horas a diseñar la actividad de investigación es imprescindible y de ella depende, en buena medida, el correcto funcionamiento de todo lo posterior.  En otras palabras, somos los primeros responsables del resultado de la investigación de nuestro alumnado.

¿Qué hay que diseñar?

Son muchas las cuestiones que hay que tener en cuenta para realizar un diseño completo:

  1. Objetivos.
  2. Identificar las capacidades que el alumnado ha de trabajar y aprender.
  3. Metodología de trabajo.
  4. Qué evaluar.
  5. Cómo evaluarlo.
  6. Cuándo evaluar.
  7. Temporalización y objetivos / contenidos parciales.
  8. La relación profesor-alumnado.
  9. Prever las rúbricas (documentos que el alumnado ha de realizar para ser evaluados).
Acerca de los objetivos

Jordi Adell propone el Modelo TPACK para el diseño de actividades de aula. Este modelo aúna los conocimientos relacionados con la disciplina, las TIC y la pedagogía. Pensamos que es imprescindible tener en cuenta los tres ámbitos al realizar investigación en el aula.  


Comprobar el proyecto

En muchas ocasiones nos sorprendemos al ver que una tarea sencilla (a nuestro juicio) es muy dificultosa o casi imposible para el alumnado.  Por ello pensamos que una buena práctica puede ser comprobar nosotros el proyecto una vez diseñado para ver en qué puntos puede el alumnado tener dificultades, sufrir despistes, retrasarse...

Con ello conseguiremos una evaluación previa del proyecto que nos podrá acercar a que sea más adecuado a las capacidades reales del alumnado.


Si la propuesta es atractiva, los resultados nos sorprenderán

Cuando una propuesta de investigación es atractiva y los formatos son interactivos, el alumnado nos sorprenderá con resultados increíbles. No subestimemos a los alumnos.

Uno de estos ejemplos es el trabajo de un grupo de alumnos del IES Bisbal del Baix Empordá que realizaron un proyecto de investigación llamado Meteoteko8 mediante el cual hicieron fotos de la estratosfera. Sus resultados fueran tan increíbles que fueron portada de periódicos nacionales e internacional.



Comments