6.- Aplicación social

¿Para qué queremos que nuestro alumnado haga una investigación?

  • Por un lado, para su desarrollo personal.
  • Por otro lado, para que su investigación le pueda ser útil en su vida real, para que pueda ser aplicable.  Buscamos que el aprendizaje y la vida no sean mundos desconectados.
Ciertamente investigar ya es de por sí un aprendizaje significativo si se hace de forma creativa, crítica y rigurosa, pero además puede ser un aprendizaje útil si lo diseñamos de tal manera que, desde el principio, el alumnado tenga como uno de los objetivos del trabajo aplicarlo en su entorno social cercano (familia, grupo de amigos, barrio, instituto, ...).


Esta aplicación social va a dotar al trabajo de un nuevo componente de motivación y de significados plurales para el alumnado pues supone sacar el aprendizaje de las aulas y llevarlo a la sociedad en la que pretendemos que el estudiante se inserte de forma crítica y creativa (siguiendo a Perrenoud):


Construir competencias

Por otro lado, muchas veces nos preocupamos para que los trabajos que encargamos al alumnado no sean simplemente un copia y pega.  Pensamos que este enfoque de aplicación social puede, también,  ayudarnos a obligar al alumnado que diseñe su investigación poniendo algo de su parte porque tendrá que realizar, como ejemplo, alguna de las siguientes tareas:

  • Relacionar el trabajo de investigación con alguno de sus contextos sociales: haciendo un pequeño análisis de dicho contexto en relación a la investigación.
  • Elegir algún tipo de actuación en dicho contexto (realizar un folleto divulgativo, convocar una charla informativa, hacer un grupo de trabajo, ...).
  • Realizar la actuación.
  • Analizar la experiencia.


Comments