6.9 Historia de la medicina en Chile (precolombina y colonial hasta el siglo XVIII)

Expositores                :   Felipe Vargas, Ninoska Cardenas, Cristina Delgado , Byron Carrillo

Fecha exposición      :   viernes 13 de mayo de 2011

Tema tratado               :   Historia de la medicina en Chile (precolombina y colonial hasta el siglo XVII)

Objetivos de la clase :  Comprender cómo se fue desarrollando la medicina en Chile desde sus inicios hasta el siglo XVIII.

Introducción:

Desde nuestros inicios la medicina a estado presente en nuestras vidas , y esta no fue la excepción para los primeros pueblos que habitaban Chile , éstos  tenían una medicina principalmente mágica ,hasta que llegaron los españoles a colonizar y junto  con esto fundaron hospitales y vinieron médicos especializados y objetivos. Es así que el encuentro entre ambas culturas tuvo muchas consecuencias  y una de ellas fue el hecho de que se desarrolló y evolucionó la medicina en Chile hasta nuestros días. A continuación veremos como partieron los primeros pueblos y como evolucionó este tema en el país.

Desarrollo

 

La época de las culturas andinas 

Medicina en los pueblos primitivos.


Los primeros indicios sobre la medicina nos llevan hasta las civilizaciones del Neolítico alrededor de 10.000  a 5.000 A.c. donde comienzan a generarse las diferentes hipótesis sobre lo que puede ser una enfermedad. La medicina tubo un origen instintivo ya que las primeras respuestas ante síntomas de una enfermedad desconocida eran por ejemplo el cuidado maternal o la adoración a los muertos fueron para el hombre de esa época señales claras del concepto de enfermedad.

 

Características

 

-       Se generan hipótesis sobre el concepto de enfermedad.

-       Orientación de la terapéutica.

-       Nacen los curanderos.

-       La situación social del enfermo incide en el tratamiento de su enfermedad.

-       Las características de la cultura local es fundamental para la visión que se le da a la enfermedad.

 

El concepto de enfermedad comienza a girar en torno a lo mágico y sobrenatural ya que el hombre no encontraba otra respuesta a esta manifestación que se daba en las personas, por esta razón decidieron dar causas al por qué de estos trastornos en la gente, los cuales podían ser:

 

-       Infracción a un tabú.

-       Hechizos dañinos.

-       Posesión de espíritus malignos.

-       Pérdida del alma.

 

Podemos ver que en la medicina primitiva no se separa del concepto de enfermedad lo sobrenatural pero todo esto sigue siendo algo netamente orgánico y biológico.

En todas las culturas siempre existió un hombre encargado de todo lo relacionado con enfermedades éste tuvo diferentes nombres como: hechicero, curandero, chamán etc. El cual tenía dos formas de actuar o tratar alguna enfermedad estaba la forma empírica y mágica. 

-Empirismo: Se basa en el uso de remedios, que podían ser plantas medicinales que eran utilizadas para tratar al enfermo, estas ya habían sido aplicadas en otras personas por lo cual ayudaba a confiar en este tipo de método.

-Magia: Era aplicada por hechiceros, se utilizaba cuando los fenómenos sobrenaturales atacaban al hombre, la manera de controlar este fenómeno era por medio de diferentes ritos.

El hombre primitivo tomaba diferentes actitudes frente a una enfermedad, si esta era leve se recurría a la forma empírica, si era grave a la forma mágica.          

Medicina de los aborígenes Australes.

Se sabe que los primeros cazadores llegan al extremo austral de nuestro a país a fines de la primera glaciación (10.000 años atrás). Éstos se desempeñaban como cazadores y pescadores creando así diferentes culturas.

Con la llegada de Magallanes a estos pueblos se les asignaron diferentes nombres según las características que estos poseían como: Yaganes, Alacalufes, Selknam, y Tehuelches.

 

      Alacalufes: Eran pescadores nómadas. Vivían en los canales y solo se alimentaban de peces, mariscos y lobos marinos. Su arte médico estaba basado en los cuidados instintivos de las madres a sus hijos y de los ancianos, los cuales aplicaban hierbas y hongos para usos medicinales. No se sabe si existía algún curandero.

 

      Yaganes: Eran un poco más desarrollados que los alacalufes, tenían características físicas parecidas, se alimentaban de algas, pescado, mariscos etc. Existía un chaman que utilizaba ungüentos, masajes, succiones etc. Para sacar el espíritu que estaba dentro de la persona.

 

Medicina de los antiguos araucanos

Los araucanos ocupaban el territorio central del país desde Copiapó hasta Chiloé. Era un pueblo de agricultores y ganaderos que abandonaron la vida nómada. Vivían en rucas, las mujeres tenían a sus bebes en los ríos, ya que no existía una medicina pediátrica para tratar a los recién nacidos y niños en general solo estaba su madre para cuidarlos. 

La medicina y enfermedades de este pueblo era manejadas por un grupo de hombres uno de ellos era el  “El Machi” medico- sacerdotal

que atendía enfermedades del cuerpo y el alma de los adultos. Los conocimientos anatómicos que estos poseían eran muy simples ya que solo conocían ciertos nombres como:

 

-       Cuerpo (anca).

-       Costillas (cadivora).

-       Útero (coigüe).

-       Ojos (ge)

-       Hígado (pana)

-       Garganta (pal)

-       Corazón (pinque)

-       Dientes (vora)

-       Estomago (que)

 

También describieron ciertos síntomas  como: fiebre, fatiga, vómitos, calambres, indigestión.

Los araucanos tenían tres tipos de médicos: Los ampiver, los vilues y los machis.

 

      Los ampiver: Utilizaban el empirismo, eran los mejores de todos, usaban curas simples basadas en hierbas, estos  tomaban el pulso de las personas y luego daban su diagnostico.

 

      Los vilues: Médicos metódicos, que decían que las enfermedades eran producidas por insectos o gusanos, su función era combatir las epidemias.

 

      Los machis: Los mas supersticiosos, creían que las enfermedades podían ser producidas por fenómenos sobrenaturales, usaban el machi Tun como método curativo.

 

Estaban también los cirujanos:

 

      Los gutarve: Eran traumatólogos y curadores de heridas.

 

      Los cupove: Los cuales habrían los cadáveres para encontrar el veneno mágico, estos eran anatomistas. 

Se encontraban también los hechiceros los cuales tenían un rango más importante que los demás, ya que eran vistas como personas sagradas que tenían comunicación con los espíritus, eran profetas y a la misma vez artistas. Vivían en cuevas en las montañas.

 Las lesiones mas frecuentes podían ser heridas, envenenamientos, fracturas, dislocaciones y contusiones.

 Los remedios mas utilizados eran las sangrías y las plantas además de aguas minerales o fuentes termales las cuales eran importantes para distinto a tratamientos.

Uno de los métodos de sanación más utilizados por esta cultura era el machi Tun el cual consistían en iluminar la habitación donde se encontraba el enfermo y en un rincón de ésta se colocaban ramas de laurel, se usaban gruesas ramas de canelo de la cual pendía el tambor mágico, estaba también un carnero el cual estaba listo para ser sacrificado. El machi hacia cantar a las mujeres al ritmo de ciertos tambores, luego éste inciensa la habitación tres veces con humo de tabaco, luego le saca el corazón al carnero y le chupa la sangre una ves hecho esto deja el corazón en el canelo, se acerca al enfermo y fingiendo abrir si vientre

observa donde se encuentra el veneno, toma después el tambor mágico y canta alrededor del enfermo, posteriormente cae al suelo moviéndose de forma extraña terminado así con la expulsión del espíritu. Cuando esta ceremonia fracasaba el paciente terminaba muriendo.

 Las principales razones de muerte de los araucanos era por accidentes, infecciones no hay registros de epidemias que hayan producido la muerte de estos.

 

 

Las plantas medicinales chilenas

 

Introducidas al país en la época de la colonia europea, la variedad de plantas encontradas formaban parte de un arsenal farmacológico como tranquilizante, diurético, analgésico. Entre las plantas más importantes podemos encontrar la cachanlagua, la retamilla, el paico, la viravira y el árbol de canelo.

 

      La cachanlagua: Planta propia de la región de Chiloé, se encuentra principalmente en las costas, mide unos 20 cm y combate el mal de costado además un purgante, fortifica el estomago, elimina las lombrices, y destierra las infecciones.

 

      El paico: Crece entre Coquimbo y Valdivia, es utilizada para dolores de estómago, las indigestiones y también para la menstruación en mujeres.

 

      La retamilla: Sirve para tratar fiebres intermitentes.

 

       La viravira: Utilizada para resfriados.

 

El canelo era el árbol medicinal mas importante de Chile, para los araucanos era sagrado, utilizado como tónico, estimulante y para las heridas de la piel además de ser importante en rituales como el machi tun.

Las fuentes de aguas minerales

Gracias a las características geográficas de nuestro país se puede encontrar una cantidad abundante de aguas termales. Los primeros en descubrir estas fuentes de agua fueron los indígenas que mas tarde las utilizaron como baños termales de uso medicinal. Las aguas termales chilenas son consideradas como baños curativos y como bebidas medicinales, estas son hipertermales ya que su temperatura va desde los 20° a los 60°.

Las termas mas antiguas que podemos encontrar son las de Colina Peldehue que están a 30 km de Santiago y a 900 m de altitud, estas eran utilizadas por los indígenas a la llegada de los españoles.

 

La medicina de las culturas andinas.

Según los estudios arqueológicos se dice que las culturas precolombinas comienzan  a desarrollarse hace unos 5.000 años atrás, entra las mas destacadas podemos mencionar la cultura incaica la cual fue quien alcanzo un mayor desarrollo que las demás.

Las culturas andinas mas importantes del norte de Chile fueron los aimaras, los atacameños y diaguitas. Una de las medicinas mas destacadas era la atacameña la cual se basaba en lo mágico, además del uso de pequeñas cirugías para curar fracturas, las infaltables plantas medicinales para ciertas anomalías.

Para prevenir las enfermedades utilizaban amuletos mágicos denominados lloques, este se colocaba en la muñeca todos los años para el mes de agosto, si la persona se enfermaba se cortaba el amuleto para después de un año colocar uno nuevo. Se sabe que existía una alta tasa de mortalidad infantil producida por enfermedades respiratorias (bronconeumonias) también sean identificado cierto microorganismo como: estreptococos, salmonella, neumococo entre otros.

Se ha podido encontrar en momias tuberculosis y hasta cáncer.

La primera medicina formal conocida de las culturas andinas comienza con los mochicas, en esta cultura los curanderos tenían un alto poder social además eran excelentes cirujanos, trataban fracturas, diferente tipos de heridas, usaban también prótesis, realizaban amputaciones y trepanaciones craneanas.

Luego de esta cultura tan destacada en el aspecto médico nace la cultura incaica la cual hereda todos estos conocimientos y por ser uno de los pueblos de mayor desarrollo logró  perfeccionar todo esto. Toda su medicina tenía como base a los dioses empezando por viracocha (el sol) que envía a su hijo Ymaima para enseñar a los hombres el uso de las hierbas medicinales y las técnicas quirúrgicas. Adoraban a manacocha para no caer en enfermedades, sus diferentes médicos tenían pre conocimientos anatómicos, conocían lo mas general a pesar de su ignorancia, existían varios tipos de médicos de los cuales se destacan:

-       Los Hacariques: predecían las curas de las enfermedades.

-       Los Callahuales: eran los yerbateros.

-       Los Ancachic: curaban las enfermedades por medio de la confesión de pecados.

-       Los Sirkac: eran los cirujanos.

-       El Kompi camazac: médico experto en platas medicinales.

 

Los médicos incásicos no tenían claro el concepto de enfermedad, solo hacían la descripción signos y síntomas así describían por ejemplo: 

-       Nanay (dolor)

-       Quepanay (vomito)

-       Quechay (diarreas)

 

-       Sepritay (hemorragia)

-       Llaquy (melancolia)

-       Colo (bocio)

 

La época del renacimiento y de la reforma (siglo XV)

La medicina del Renacimiento europeo

Durante el siglo en que los españoles iniciaron su conquista, Europa vivió el desarrollo de la época del Renacimiento. En forma resumida en esta época surgieron los grandes revolucionarios médicos, Vesalio, Serveto, Paracelso y Paré. Aquí se crearon escuelas de medicina, se fundó la anatomía y fisiología científicas etc.  A comienzos del siglo XVI, los médicos europeos básicamente seguían las doctrinas de Hipócrates (4 humores)

En la época del Renacimiento los profesionales de la salud estaban divididos en médicos y cirujanos, los primeros eran teóricos, ellos diagnosticaban principalmente y tenían una alta posición social y los segundos  se dividían en cirujanos mayores (practicaban cirugías)y cirujanos menores(los llamados artesanos sacamuelas).                                                                        En 1477 los reyes Católicos dictaron una ley que regulaba estas profesiones de la salud y les daban reconocimiento y garantías, pero en 1501 los reyes establecían una discriminación religiosa, es decir los judíos no podían ejercer la profesión médica .Esta ley iba a tener gran trascendencia en Chile en el siglo XVII.

 

En Europa se desarrollaron innumerables enfermedades contagiosas como las pestes, tifus, etc.  las cuales se transmitieron a América, donde iban a desempeñar un rol decisivo en el despoblamiento del Nuevo Mundo.

 

Medicina española en la conquista de América

Durante el renacimiento España comenzó a vivir una época de oro en su desarrollo como estado-nación, bajo la conducción de sus poderosos monarcas Carlos V y Felipe II.

Los reyes españoles impulsaron la conquista de América, y enviaron junto a sus soldados y sacerdotes a sus médicos y cirujanos, en la gran empresa de colonización de las nuevas tierras.

En la primera mitad del siglo XVI, la medicina española estaba en su apogeo, algunos que destacaron fueron Luis Mercado (llamado Hipócrates español), Francisco Valles (médico del rey Felipe II), Francisco de Arceo y Dionisio Daza (reformaron la cirugía)y Juan Valverde( autor del primer texto castellano en la anatomía moderna “Historia de la composición del cuerpo humano”)

En aquella época los médicos eran formados siguiendo a Hipócrates, en las universidades de Salamanca u otras. Estos médicos atendían solo a la nobleza y los cirujanos atendían al ejercito. 

La monarquía española creó una  política sanitaria para aplicarla a los pueblos del nuevo por lo tanto  en los primeros años de colonización se fundaron hospitales junto a las iglesias. En 1541 Carlos V obligó a que en cada ciudad fundada se debía construir un  hospital. Obviamente el encuentro entre los aborígenes americanos y los españoles produjo un gran impacto sanitario y demográfico, ya que los afectaban enfermedades autóctonas y además genéticamente ambos eran distintos. Es por esto que los americanos no estaban preparados para enfrentar a los nuevos microorganismos, ya que los indígenas  no tenían las defensas en contra de éstos.En la colonización no todo fue negativo, ya que naturalistas, médicos y sacerdotes desarrollaron importantes trabajos de investigación de los recursos naturales de América. En el área de la medicina se describieron las plantas medicinales y nutritivas. La obra más famosa del siglo sobre las plantas medicinales americanas fue “Cosas de nuestras indias Occidentales que sirven al uso de la Medicina” escrita por Nicolás Monardes otros también escribieron a cerca de este tema, todos ellos trataron medicamentos americanos como la coca, la quina, curare, etc.En 1578 en  la ciudad de México se fundó la primera escuela de medicina en el nuevo mundo.  A partir de 1570 se comenzaron a publicar los primeros libros de medicina en México, como “Opera Medicinalis”y libros de cirugía de Alfonso López. Mientras tanto en Sudamérica, en el virreinato de Perú la colonización estaba atrasada, este proceso tuvo problemas por la Guerra de Arauco, mientras todos los avances estaban en México, en chile ni siquiera había un hospital médico.

 

La época de los descubridores en Chile

El territorio chileno fue explorado por Diego de Almagro y Pedro de Valdivia, sólo en las expediciones de Magallanes y de  Almagro había médicos o cirujanos que no contribuyeron en cuanto a medicina con los habitantes .Es por esto que en el periodo de descubrimiento no hay ningún avance. En la expedición de Hernando de Magallanes llevaba embarcado a un cirujano, Juan de Morales, el cual fue el primer médico que pasó por chile, de él lo único que se sabe es que trató a la tripulación ya que fue atacada por escorbuto.

Cuando Valdivia fue nombrado gobernador de Chile, éste trae  a Gonzalo Bazán, quien era el primer médico que se avecindaba en Chile. Cabe destacar que aún no había hospitales e iglesias, pues las ciudades fundadas,  La Serena y Santiago, eran solo campamentos militares. En 1552 Valdivia decide fundar un hospital en Santiago en honor de la Virgen del Socorro.

En 1552 se presentó ante el cabildo de Santiago, Hernando de Castro, licenciado en medicina, a solicitar autorización para ejercer, por lo tanto en el gobierno de Valdivia hubieron 2 médicos y se estableció una botica, en estos años el cabildo desarrolló actividades para mejorar la situación de salud. Comenzó controlando los títulos profesionales, la botica y los precios de los medicamentos.

           

La época fundacional de la medicina hispánica en Chile (1554-1580)

Después de la muerde de Valdivia se nombraron sucesivamente a varios gobernantes y aún seguía la guerra de Arauco, a pesar de esto se fundaron algunos hospitales.

El gobierno de García Hurtado de Mendoza (1557-1561) fue muy efectivo ya que fundó Cañete y Osorno y pacificó el territorio de la Araucanía, por lo tanto en cada ciudad fundó iglesias y hospitales. Muchos de los médicos y cirujanos españoles que estaban en Perú decidieron venir a instalarse a Chile. Los que llegaron fueron Alonso de Villadiego, Alonso Pacheco, Hernán Pérez Bartolomé Ruiz y Diego Cinfontes .Por lo tanto ya en este periodo Chile contaba con 7 médicos.

Algunos profesionales de la salud como se mencionó anteriormente fueron:

      Cifontes: trabajó en el hospital del Socorro como médico y boticario hasta 1587, era considerado el más destacado profesional en Santiago.

      Alonso de Villadiego: fue nombrado protomédico (examinador, en lo tocante a cirugía)

      Alonso de Castillo: fue cirujano del hospital, para curar a heridos y enfermos, el iba 2 veces por semana aunque además tenía que estar cuando hubieran urgencias ya sea de día o de noche. Además él atendía a los indígenas. En 1576 él pudo ejercer en el hospital como médico, cirujano y boticario.

      Bartolomé Ruiz Correa: era barbero y cirujano a quien el cabildo autorizó para hacer sólo curaciones menores, sin permiso para cirugías mayores.

      Doña Isabel Bravo: en 1568 fue autorizada a ejercer como partera, ya que dicha profesional tenía un titulo concedido por el protomédico del Perú  Francisco Gutiérrez.

En 1575 hubo un terremoto que afectó a Valdivia, Osorno, y Castro , por esto y sus consecuencias se produjo una epidemia de viruela. Todos estos acontecimientos impedía el normal progreso de la colonización.

Dentro de este panorama aparece Sir Francis Drake( cometió asaltos a las costas chilenas),él entró por el estrecho de Magallanes y fue aquí que por una tempestad, su capitán Juan Winter se separó de él , éste recorre las costas del estrecho y descubre el árbol canelo, cuya corteza usó para hacer infusiones y curar el escorbuto que aquejaba a su  tripulación.

El segundo gobierno de Rodrigo Quiroga (1575-1580) pese a los desastres naturales continuó desarrollando actividades sanitarias y médicas de progreso para la vida de Santiago, como el implemento de agua potable. En el año 1577 el virrey de Perú Francisco de Toledo fundó el hospital de Arica.

Con la muerte de Quiroga en 1580, finaliza la época de grandes conquistadores. 

Fundación de los primeros hospitales (1544-1577)

 

En las Leyes de India se establecía la obligación de que al fundar ciudades también se debían construir hospitales. Sin embargo en Chile no había en el siglo XVI todos los hospitales requeridos.

El primer hospital de cual se sabe es el de Nuestra Señora de la Asunción, fundada en 1559 en la Serena, éste serviría para atender a los indios naturales, cristianos y españoles; éste se financiaría con la obtención del oro de Andacollo y sería dirigido por el Cabildo, sin que se entrometieran ni frailes, clérigo etc. Aquí ejerció como medico Villadiego. En esta misma ciudad en 1567 nació Juan Guerra de Salazar, quien iba a ser el primer chileno (criollo) en recibir en Lima el grado de bachiller en medicina y tener el título de médico.

Cuando don García Hurtado de Mendoza llegó a concepción en 1559, fundó el Hospital de Nuestra Señora de la Misericordia, aquí trabajaron algunos médicos como Mendieta y Cifontes de Medina.

En 1551 Valdivia fundó La Imperial, y se funda el hospital San Julián (1557), su primer médico conocido en ejercer aquí fue Hernando de Castro que provenía de Santiago.

Don García de Mendoza al fundar Osorno(1558) también implementó el hospital San Cosme y San Damián.

El ultimo hospital fundado en Chile durante el siglo XVI fue el de San Juan de Dios, en Arica.

Cabe señalar que todos los hospitales eran destruidos ya sea por la reconquista araucana o por terremotos, pero después se volvían a reconstruir.

Paradójicamente, en el contexto de la fundación de los primeros hospitales  chilenos, no hay mención directa de la fundación del Hospital De Nuestra Señora  del Socorro, en Santiago, que inicia sus actividades en 1552.Ésta era una construcción clásica de un piso con muros de adobe y techo de paja, tenía una capilla lateral, su capacidad fue de 50 camas. Se cree que el personal estaba compuesto por un mayordomo (Diego de Cinfontes De Medina fue el primero) que dirigía el hospital apoyado de un médico y un cirujano, y varios practicantes.

El problema principal en la existencia de los hospitales coloniales era económico ya que no tenía fondos propios como las iglesias, por lo tanto los únicos recursos de los hospitales eran los mineros y agrícolas, ya que le daban tierras cuando eran fundadas, posteriormente, las leyes Indias daban participación a los hospitales en el diezmo obtenidos por el patronato real sobre la iglesia, el hospital recibía un 8,2% del total del diezmo del obispado. 

Asentamiento de la medicina hispánica en Santiago ( 1580 -1602)

El rey  Felipe II dio la orden de colonizar Tierra del Fuego .En 1584, el Sarmiento  de Gamboa fundó el hospital de la Misericordia en Nombre de Jesús, destinado a atender a los 300 colonos. Desgraciadamente,  debido a la rigurosidad del clima y el aislamiento, dicha colonización fracasó y toda la población murió por hambre , enfermedades y guerras contra los indígenas patagones.

Las expediciones corsarias de los holandeses tenían propósitos comerciales y científicos. En la expedición de Simón de Cordes en 1599, viajó el médico Bernardo Janson, quien realizó estudios de ciencias naturales y antropológicas en Tierra del Fuego .En su diario de viaje consigna datos sobre la medicina de los fueguinos y la curación de las enfermedades por procedimientos mágicos que fueron publicadas en sus memorias en 1602.Estos serían los primeros estudios científicos y de ciencias naturales efectuados en Chile.

Como se mencionó anteriormente en 1593 llegó  a Chile Juan Guerra Salazar, primer chileno en obtener el título de médico. Lo que ocurrió fue que Ormero que era protomédico, alcalde y examinador mayor de Perú, le preguntó sobre la anatomía del cuerpo humano, como también de llagas, heridas y otros males, a los cuales Guerra respondió  de forma correcta. Por lo tanto le dieron el titulo y posteriormente volvió a Santiago, donde solicitó permiso para ejercer como médico en Chile, lo cual se le aprobó.

Al terminar el siglo XVI se había producido la reconquista araucana(se destruyeron ciudades) y el retroceso de la conquista española , básicamente de las 12 ciudades fundadas hasta ese entonces solo 2 quedaban en pie que era La Serena y Santiago. El fracaso de la colonización en el sur obligó a que se concentren todos los recursos en Santiago, lo que provocó que aquí se produjera el funcionamiento de la medicina hispánica.

 

Medicina en la sociedad chilena en 1600.

 La medicina hispánica encontró, en el valle del río Mapocho, un lugar seguro para forjar las raíces de  la medicina de la nueva nación chilena, surgida de la fusión de los pueblos Hispánicos y andinos.

Ya hemos descrito cómo los médicos y cirujanos hispánicos encontraron en el cabildo la institución que aseguraba sus derechos y su posibilidad de trabajar, en las medidas sanitarias y de higiene para proteger la salud de los castellanos, los aborígenes y los esclavos, se les regulaba sus aranceles, salarios y responsabilidades. Se debe mencionar la brecha tecnológica  y científica entre los médicos mexicanos y peruanos, y los chilenos, era pues de dos siglos. Mientras el modesto Juan Guerra recibía su título en Lima, los médicos mexicanos entre 1570 y 1579 recibían sus títulos y escribían libros.

Durante la segunda mitad del siglo XVI la medicina hispánica  se caracterizó por ser laica, ya que era dirigida por el gobernador y el Cabildo, sin que la iglesia se entrometiera. En 1600 ya había más de 150 religiosos en Santiago, pero ninguna de estas órdenes estaba preparada para hacerse cargo de los hospitales. La primera orden hospitalaria llegaría a Chile en 1616.


La edad de la razón y del Barroco (siglo XVII)

La medicina en la edad de la razón

El impacto del renacimiento y de la reforma se hizo sentir en el siglo XVII, produciendo un profundo cambio en la evolución del pensamiento filosófico científico y médico con la apertura de la inteligencia europea a una edad de la razón y al sentido artístico del barroco. Con esto los hombres buscaban nuevas formas de vida tratando de modernizar la sociedad de la época mientras se producían cambios políticos en las potencias europeas. El siglo XVII fue un siglo de transición en el que la potencia imperial de España sufrió una decadencia absoluto, también surgió como gran líder europeo Francia, bajo el reinado de Luis XIV. La sociedad europea sufrió los efectos de una gran depresión con la guerra de los treinta años. Este contexto produjo un daño a la evolución de la historia de la medicina en los países afectados por la crisis. España y su imperio  estaban en una decadencia plena de la hegemonía además con la intolerancia de la inquisición producía un sin número de barreras que evito el progreso científico y médico.

En el siglo XVII, la medicina completó la observación de los fenómenos naturales con la introducción de métodos experimentales a los que dieron validez los cómputos matemáticos. Estos avances fueron posibles gracias a las proposiciones inductivas de Francisco Bacon (1561 – 1626). Fue Rene Descarte el que negó que los métodos empíricos naturales condujeran al descubrimiento de leyes generales, y propuso el método deductivo de la razón, como método de conocimiento. Descarte fue el creador de la idea “pienso luego existo” , la base de su filosofía influyo considerablemente en el desarrollo de la medicina científica durante los siglos XVII y XVIII. Sin embargo la historia reconoce que el  método científico  lo invento Galileo Galilei .Las bases de la ciencia moderna en los siglos XVII y XVIII fue forjada con la utilización del método experimental y la invención de instrumentos de medición como el microscopio(1604) , telescopio (1610), el termómetro (1631)y el barómetro ( 1643).

La aparición de una clase de personas dedicadas al estudio de las  ciencias y de la filosofía creo el ambiente perfecto para la creación de un gran número de academias en las cuales se producirían  un gran avance en el desarrollo de las ciencias y la filosofía. Como consecuencia comenzaron a salir las primeras revistas destinadas al ámbito científico. Entre la que estaba la primera revista médica que fue publicada en 1679 en Paris. Todo este progreso científico creo un ambiente espiritual e intelectual favorable para que  los médicos  se orientaran más favorablemente al proceso de investigación clínica y experimental. En el siglo XVII se vio la aparición de los primeros grandes médicos científicos como William Harvey, Marcello Malpighi, Thomas Sydenham y Francesco Redi  entre otros.

Además de importantes contribuciones al progreso de la medicina en el siglo XVII se originaron numerosas nuevas disciplinas médicas y se descubrieron importantes partes del cuerpo humano.

 En general la situación de la educación médica y de los médicos y cirujanos, varió poco durante el siglo XVII. La enseñanza de la medicina estaba dominada por Hipócrates, Galeno y Avicena. Las facultades de  medicina de países como Holanda, Alemania, Inglaterra y Suecia progresaron más que las de Italia Francia y España, ya que la enseñanza médica de aquellos países se estudiaba química física y anatomía.

El acontecimiento médico  más importante de este siglo fue la introducción terapéutica por drogas de actividad específica, provenientes de las nuevas plantas descubiertas en América, entre las que destacaron la quina y la ipecacuana. El crédito del acontecimiento médico más importante es atribuido a las culturas andinas y a los médicos  sacerdote americanos que en América identificaron las drogas y gracias a eso fue posible exportarlas a Europa.

 

La medicina del barroco en el imperio español

El siglo XVII se caracterizó por ser una época de decadencia de España y de su imperio, y por destatuir  el dominio y expansión del absolutismo  de la hegemonía de la iglesia católica y de la inquisición. En España el espíritu de la época del seiscientos forma la esencia del barroco, etapa cultural en la cual se rompen los esquemas clásicos grecorromanas del renacimiento, caracterizado por el triunfo de la razón, lo cual es cambiado por el barroco que abre camino a los sentimientos.

El período barroco, del siglo  XVII al XVIII, coincide con la época cumbre del desarrollo intelectual en España, en las artes, la literatura y la filosofía, pero trae agrietamiento y la crisis del ideal político, y la decadencia militar y económica.

Dentro de este ambiente de decadencia imperial, que se fue acentuando a lo largo del siglo XVII, la medicina española se vio muy afectada y no pudo progresar, al quedar aislada de los descubrimientos de la época de la razón en Europa, debido a las normas reales que censuraban libros. Sin embargo el colapso científico de España no afecto a los virreinatos de México y del Perú, que continuaban el desarrollo con la fundación de nuevos hospitales, escuelas de medicina, edición de libros médicos, descubrimiento y exportación de medicamentos americanos a Europa.

 La asistencia hospitalaria en el nuevo mundo continuó expandiéndose gracias a los esfuerzos locales de los cabildos y de las órdenes religiosas especializadas en la tarea de la salud.

Durante el siglo XVI, la orden de la caridad de hermanos de San Juan de Dios, administró una amplia red hospitalaria en México, Colombia, Perú y Chile. En total llegaron a 36 hospitales, durante el siglo XVIII, los que atendían a miles de enfermos y se encontraban establecidos mayoritariamente en México y en Perú. En Chile, estas órdenes  religiosas dirigieron los hospitales de concepción y Santiago y más tarde el hospital de Valdivia.

 La enseñanza de la medicina en España y América mejoro  gracias a Felipe II, entre 1603 y 1621, que hicieron más riguroso el examen de pregrado .En algunos lugares de España las la interrogación de los candidatos se realizaba de manera pública estos eran evaluados  de forma muy rigurosa sobre los libros clásicos de Hipócrates, Galeno y Avicena .Después había un examen práctico. Se exigía una práctica previa de dos años y de cuatro para los cirujanos. En el nuevo mundo la escuelas de medicina se fueron creando a lo largo del siglo XVII, las primeras fueron en Lima (1635), en Bogotá y Nueva Granada (1636), Guatemala (1681), y en Quito (1693). En estas escuelas hubo muy pocos alumnos ya que había limitación de ingreso por linaje, raza y fortuna. Por otro lado  la carrera de medicina era considerada apta solo para personas de bajo estatus social.

 En el siglo XVII los misioneros o médicos comenzaron a evaluar las plantas medicinales del nuevo mundo. Dos de estas plantas la corteza de quinaquina  y la ipecacuana, fueron considerados  medicamentos específicos contra la fiebre terciaria y la diarrea, y sirvieron para revolucionar la historia de la farmacología, destruyendo los conceptos galénicos de la terapéutica.

 

Fundación de la medicina colonial religiosa

El comienzo del siglo XVII en Chile significó un completo cambio de escenario para su historia, pues pasó del período de la conquista al de colonia. En Chile en esta época habían guerras entre  el reino de Chile, los indígenas y los corsarios protestantes, además de estas guerras también habían catástrofes naturales como terremotos, inundaciones, sequias, epidemias, que diezmaban la población. Todos estos acontecimientos afectaron la evolución de la medicina hispánica en Chile, impidiendo su progreso científico y desarrollo como en otras regiones de América y de Europa.

 

 Los acontecimientos militares y políticos, establecieron en Chile condiciones especiales que determinaron una medicina hispánica religiosa, lo que le dio un total dominio de la medicina a agrupaciones religiosas, entre las que destacaba la Compañía de Jesús.

Durante el gobierno de Alonso Ribera, Santiago tenía un buen número de médicos. El principal de ellos era Juan Guerra Salazar, quien fue nombrado médico de la ciudad de Santiago en 1604, y cirujano mayor en 1611. Cuatro años más tarde el gobernador Ribera lo designo protomédico del reino de Chile, como culminación de su carrera profesional y por ser el Primer médico nacido en Chile.

 En 1600 se habían avecindado en Santiago los médicos Francisco Rendón y Gabriel de Colmenares. Solamente en 1607, Rendón fue aceptado por el cabildo abierto para ejercer como médico del hospital del socorro.

En esta época comenzaron a ejercer como médicos prácticos algunos sacerdotes que abandonaron la carrera sacerdotal. Así el presbítero Manuel Fonseca, jesuita portugués llego a Chile en 1604, y después de ser capellán de la real audiencia y el ejército, se secularizó y fue nombrado por Alonso de ribera el 21 de agosto de 1614 como mayordomo del hospital del socorro.

 La influencia religiosa en la medicina colonial alcanzó un alto grado a fines del gobierno de Alonso de Ribera, cuando éste determinó que los centros hospitalarios debían ser administrados por especialistas. En efecto, el Cabildo con los diputados del hospital no podían dirigirlo adecuadamente, y siempre se presentan quejas por mala atención de enfermos y de administración, debido a los altos gastos que tenía su mantención. Ribera decidió traspasar la administración a una orden hospitalaria de prestigio. En 1615, a través del corregidor Pérez de Urasandi, que viajo a Lima , solicito al superior de la hermandad de San Juan de Dios, fray Francisco López  , que enviara un equipo de hermanos de la orden para hacerse cargo de los hospitales públicos de Santiago y Concepción . Esto trajo como consecuencia que finalmente el hospital del socorro pasara a una administración totalmente religiosa, además el hospital del socorro se pasó a llamar hospital San Juan de Dios. Sin embargo el cabildo aún tenía el poder de contratar o despedir médicos y cirujanos  además del control de las donaciones y supervigilar el financiamiento del establecimiento.

 Los Jesuitas  establecieron su sede en Santiago, y fundaron el colegio Máximo de san Miguel, pusieron en uno de sus  patios interiores una botica para proveer de hierbas y medicamentos a su población .la fundación de esta botico fue en el año 1613 y al cabo de unos años alcanzo gran notoriedad porque se convirtió en la botica más importante de Santiago.

En estos años el cabildo comenzó a preocuparse de nuevo por los nuevos  problemas sociales y médicos de la población. Así en una sesión del año 1623, comisiono al capitán Francisco de Fuenzalida para que informara y tomara cuenta de los entierros realizados, para así poder tomar control de ello y el pago de las exequias. De esta manera el cabildo comenzó la vigilancia de los entierros que se hacían en las iglesias y conventos de la ciudad, pues no había aun cementerio general.

El cabildo continuó con sus actividades consistentes en dar licencias profesionales, combatir la borrachera de los indígenas, cuidar el derecho de los enfermos en los hospitales, dictar cuarentenas y coordinar lucha contra epidemias. Las epidemia que se destacan son la viruela y el sarampión ambas tenían una altísima mortalidad en la época.

Pese a la existencia de un cuerpo médico establecido en Chile la atención médica a los españoles era deplorable, sobre todo en Concepción, donde en ocasiones no había ningún médico y cirujano en actividad.

 

Medicina chilena bajo la inquisición

Varios sucesos fueron  factores que  influyeron en la pérdida de la supremacía que tenía España en Europa, España se sumió en un periodo de decadencia  lo que hizo que  la corona española se aferrara a la Iglesia Católica, esta unión respaldaba la unión política y religiosa contra los protestantes.

 En este periodo tan crítico Chile vivió una época muy desfavorable, ya que era sometido a continuos ataques de los corsarios protestantes, además de los ataques enemigos tubo una serie de epidemias que mataron a un alto número de población.

 Los médicos hispanos solo podían ser  católicos, los médicos judíos y mahometanos estaban excluidos de la profesión médica. Para que estos pudieran ejercer la profesión debían aceptar la religión católica como la que ellos profesaban.

 En 1644 la botica de los jesuitas que actuaban en forma privada se transformó en una farmacia pública, al unificarse con una botica privada del boticario Andrés Ruiz Correa. El cabildo intervino en 1646 controlando sus precios.

 El terremoto de 1647 destruyo los hospitales haciendo que los médicos que estaban en ese entonces abandonaran el país.

 La falta de médicos acreditados  causo que algunos hermanos de la Orden de san Juan de dios realizaran labores  de cirujanos menores y curanderos. De este modo se inició la asistencia hospitalaria en el escenario de una nueva medicina hispánica sacerdotal, fundada históricamente en la gran tradición andina de la teogonía de los incas y la teocracia de las antiguas culturas americanas

 

Decadencia y miseria de la medicina hispánica en Chile

 

 En marzo del año 1668 arribó a Chile el marqués  Navamorquende , esto fue un gran acontecimiento en la historia de la medicina chilena ya que llegó acompañando al nuevo gobernador , Antonio Carneaceda y Castro que era médico, cirujano y boticario , aprobado por la real Universidad de San Marcos . El nuevo primer médico fue recibido con gran aprecio por el cabildo y la población, y se hizo cargo de la atención medica en el hospital San Juan de Dios, terminando así el periodo del colapso medico hispánico en la ciudad de Santiago y en el reino de Chile.

 Varios sacerdotes se destacaron en la práctica de la medicina y en investigaciones médicas , entre estos se destacan el padre Nicolás Mascardi el Fray  Pedro Homepezoa y el padre Álvaro Torres de viveros .

 El final de esta época de decadencia se comienza a vislumbrar en los cuatro últimos años del siglo XVII, cuando empezaron a llegar a Santiago nuevos médicos.

 Los hospitales a fines del siglo XVII  al sur del Bio-Bio  se encontraban destruidos por los indígenas mapuches estos hospitales no pudieron ser reconstruidos por los Españoles. Solamente el hospital de  Valdivia pudo ser reconstruido de manera modesta. El hospital Nuestra Señora de Asunción de la Serena era muy modesto y fue destruido por piratas en 1680. Comenzó a ser reedificado en 1683 pero las obras se paralizaron y fue terminada su reparación en el siglo XVIII. El hospital de concepción, administrado por los hermanos de San  Juan de Dios, este hospital tenía condiciones bastante precarias, además fue destruido en dos ocasiones por terremotos. El hospital de Arica tampoco tenía un médico y era administrado por los hermanos de San  Juan de Dios. Sin médicos y sin hospitales, la salud del pueblo chileno estuvo todo el siglo XVII bajo la protección de los santos de la iglesia católica. De esta manera podemos decir que el Hospital San Juan de Dios de Santiago se transformó en siglo XVII en el único bastión de la medicina hispánica en desaventurado reino de Chile.

 

El siglo de la Ilustración (siglo XVIII)

La medicina en el siglo de la ilustración (Europa)

Durante el siglo XVIII  se produjo en Europa un movimiento de secularización de la cultura, en que el afán del saber y el interés por la filosofía, la economía y la política, condujeron a la sociedad occidental a la idea ilustrada de progreso científico ilimitado, a la expansión económica y a cambios radicales en la estructura tradicional de la sociedad, que culminaron a fines de siglo con la revolución francesa.

El impulso cultural estuvo guiado por un racionalismo escéptico y empírico que estimuló la herencia Barroca en las ciencias matemáticas, físicas y químicas. Las ciencias naturales fueron enriquecidas con los descubrimientos de las expediciones científicas efectuadas en ese siglo, que influyeron notablemente en el desarrollo del nacimiento de la medicina moderna.

Podemos decir que fue una época de tentativas y errores, que abrieron el camino a las fuerzas intelectuales de la inteligencia y del espíritu, para sobreponerse a las de la ignorancia, superstición y temor que predominaron el siglo anterior.

Para los filósofos de la época, las tinieblas de la ignorancia fueron reemplazadas por el “siglo de las luces”, mejor llamado la de la Ilustración.

Las críticas culturales de la época se opondrán a la religión y la monarquía. Frente a estos desafíos los monarcas reaccionarán con el “despotismo ilustrado” que busca un equilibrio entre la tradición y el espíritu reformista. Se puede comprender de qué se trató esto con una frase que describe este despotismo: “Todo por y para el pueblo, pero sin el pueblo”

El primer tercio del siglo XVIII corresponde al final del período Barroco y a la transición hacia la época del despotismo ilustrado y el período de la ilustración entre los años 1740 y 1800.

Las bases de la ilustración radican en el trabajo de los grandes filósofos europeos del siglo que crean y determinan las formas sociales, políticas y económicas de la civilización europea, y que llegan a diferentes países.

El siglo XVIII es un período crucial en la historia de la medicina, ya que se echaron los fundamentos del actual desarrollo médico en todas las especialidades de las ciencias de la salud.

También fue importante el desarrollo de:

·         Química moderna: para la farmacología y la terapéutica.

·         Física moderna

·         Botánica moderna

·         Ciencias naturales

Este ambiente fue privilegiado para la creación de academias de medicina como la Real Academia de Cirugía de París (1731), La Real Academia de Medicina de Madrid (1732), y la Real Academia de Medicina de Bruselas (1772).

La medicina de la ilustración intenta superar los sistemas del Barroco mediante el empirismo racionalizado.

 

Uno de los descubrimientos más fundamentales de la medicina en la época de la ilustración fue la demostración de la existencia de una correlación entre las observaciones anatomoclínicas (signos clínicos de una enfermedad) y sus lesiones anatomopatológicas que describe Giovanni Battista Morgagni (1682-1771) considerado el fundador de la anatomía patológica como ciencia y especialidad.

 

 

El auge de la Medicina Hispanoamericana (siglo XVI)

Con el inicio del reinado de Felipe V (1700) llegó un época de crecimiento para el imperio español.

En 1713 la guerra de la sucesión española terminó con el predominio de Inglaterra, dejando abierto a las influencias europeas al éste imperio en América. Esto permite a Hispanoamérica recibir en la segunda mitad del siglo todas las corrientes renovadoras de la Ilustración, los que impulsarían el desarrollo y auge de la medicina en el Nuevo Mundo.

El desarrollo de estos países fue posible gracias a que los reyes y gobernadores de ésta época fueron buenos gobernantes.

Como se vió en los capítulos anteriores, al inicio del siglo XVIII la medicina en España y por lo tanto en Chile, estaba sumida en una profunda decadencia, aislada del progreso científico de Europa. Con la llegada de la influencia francesa esto comenzó a revertirse con la aparición de médicos extranjeros y españoles que renovaron la medicina y cirugía.

 

El resurgimiento de la medicina colonial en Chile (1700-1738)

 El auge cultural de Hispanoamérica también se extendió hasta Chile, permitiendo que esa pobre colonia pasara en forma progresiva de un período de colapso y decadencia a un resurgimiento de sus niveles de bienestar social y cultural, al recibir las nuevas luces de la civilización europea.

 Este proceso de cambio se realizó lentamente en el primer tercio del siglo XVIII en Chile, época en la cual se fueron transformando las costumbres y la mentalidad chilenas, coloniales, clásicas y religiosas en una nueva cultura más abierta a las influencias renovadoras francesas y europeas.

 A partir de 1704 se inicia una influencia comercial e intelectual europea, mediante la llegada de barcos franceses. Es aquí cuando comienza una influencia más directa con la llegada de médicos y cirujanos franceses, ingleses, italianos, alemanes y judíos.

 En 1738 se crea la Universidad de San Felipe en Santiago de Chile, por la presión que hubo de otros países al ver el poco progreso que había en el país. Con esto se inicia el periodo de Ilustración en el cual el auge intelectual y prosperidad material y social permitirán a la medicina colonial alcanzar los mayores niveles de progreso de su historia.

 

Este resurgimiento ocurre también durante el gobierno de Juan Andrés de Ustariz quien construye un nuevo edificio para el Hospital San Juan de Dios.

 

En 1717 con la llegada de un nuevo gobernador, Cano de Aponte, mejoraron las actividades médicas y sanitarias. Pese a esto en este periodo se desencadenaron varias epidemias:

 

      Disenteria en 1718 y 1724

      Tifoidea en 1724

      Viruela en 1720

Y varias más que fueron combatidas por las autoridades y el cuerpo médico de Santiago.

Más adelante en el año 1803 el rey Carlos IV financio la “expedición de la vacuna” que consistió en combatir las epidemias de viruela en sus colonias del mundo, cuando ésta llegó a Chile, un médico de

apellido Chaparro ya había vacunado a más de 5.000 personas, puesto que la vacuna llegó más rápido al país que la embarcación que anduvo durante 7 años.

Con la muerte del gobernador de este periodo terminaba una época de gran progreso cultural y de renacimiento de buena administración colonial en Chile y se abrirán los cimientos para construir una era de prosperidad hispánica y auge de la medicina chilena al amparo de los grandes reyes ilustrados, Fernando VI y Carlos III.

 

Época fundacional de la medicina ilustrada (1738-1769) 

 En el segundo tercio del siglo XVIII la época colonial alcanzó su máximo apogeo en los ámbitos social, político, económico y cultural.

 Se comienzan a fundar las capitales de las provincias de la zona central y con esto se inicia el proceso de migración del campo a la ciudad.

 

La medicina creció y se desarrolló con la creación del protomedicato y de la enseñanza médica en la U. de San Felipe.

Fue además un periodo marcado por la llegada de médicos extranjeros al país en busca de prosperidad, esto permite nuevos conocimientos y desarrollo intelectual y académico en la nueva Universidad real.

 En 1756 se creó la cátedra de medicina siendo dirigida por Domingo Nevin, quien también asumiría en 1764 el cargo de protomédico del reino chileno. Nevin encabezó durante 15 años, hasta su muerte la dirección intelectual del progreso de la dedicina Ilustrada en Chile. Formó varios estudiantes, asesoró al gobierno en varios informes sobre higiene, policía sanitaria, cuarentenas, epidemiología, control de medicamentos y aranceles de farmacia y como protomédico supervisó a médicos, cirujanos, boticarios y parteras. Nevin fue considerado el mejor médico de su época, y atendió a todos los pacientes chilenos desde el gobernador y los jesuitas hasta los indigentes en el Hospital San Juan de Dios.

 Éste en 1767 decide prohibir la práctica médica a los sacerdotes y hermanos franciscanos por no tener título profesional.

 En ese mismo año el auge médico se vio opacado con la expulsión de la Compañía de Jesús del dominio español, así en todo este imperio fueron exiliados todos los jesuitas hacia países europeos. Este es un acontecimiento trágico para la historia de Chile por la injusticia del procedimiento y por destruir la cabeza de la comunidad cultural e intelectual de la nación.

 La consecuencia más grave de esta expulsión fue el desmantelamiento de la botica de los Jesuitas, que era el establecimiento médico y farmacéutico científico más importante del país, donde los médicos y las autoridades iban a buscar alivio para sus enfermedades y donde la cultura colonial tenía su biblioteca ilustrada más completa.

 Además de esta tragedia, le sigue el fallecimiento de Domingo Nevin el 6 de julio de 1770 en donde desaparece el mejor médico del país, profesor y protomédico del reino de Chile.

 

La medicina chilena en la era de la prosperidad colonial (1770-1800)

 

El último tercio del siglo XVIII fue un periodo de esplendor material y de drama cultural en la historia de Chile.

Comenzaron a actuar los precursores de la Independencia. Pero en cuanto a la educación superior en la U. de San Felipe la educación médica quedó frustrada y detenida formando escasos médicos latinos de muy bajo nivel profesional. La medicina no pudo entrar en un proceso de modernización para recibir libremente las influencias de la Ilustración europea. Ésta solo pudo alcanzar un desarrollo libre y normal muy avanzado el siglo XIX con la llegada de la era republicana.

 Además en esta época fallece el sucesor de Nevin, un acontecimiento grave ya que no había reemplazantes adecuados para los cargos.

 

La medicina en la sociedad chilena del siglo XVIII

 

 Los médicos de la época realizaban visitas simples, a medianoche y a los campos en las cuales cobraban entre 1 a 4 pesos y para los campos cobraban según la distancia. Los médicos practicantes de Santiago no pasaban de cinco a siete disponibles para consultas privadas. La atención médica llegaba solo a las clases superiores. El pueblo continuaba con su medicina a tradicional de yerbas medicinales, sahumerios y chamanes.

 Podemos observar que la cantidad de médicos era escasa ya que en Chile en un periodo de 50 años solo se graduaron 7 de 38 matriculados, esto debido a que la carrera se miraba como indigna y los sueldos designados por el Cabildo eran muy bajos.

 

 

Conclusión:

 

En el desarrollo de éste informe se ha visto el desarrollo de la medicina en Chile desde los primeros indicios hace 10.000 años atrás con un comienzo mágico, religioso y empírico. En donde las enfermedades hasta la llegada de los colonizadores, eran tratadas por medio de cultos y medicamentos a base de yerbas. Con la llegada de los españoles alrededor de 11.500 años después comienza un nuevo periodo para la medicina de nuestro país en la que poco a poco el imperio español comienza a desarrollar los países bajo su imperio, pero en el área de la medicina no se va a ver un progreso significativo hasta el siglo XVII en donde comienza la llegada de médicos extranjeros que vienen con ideas actualizadas en medicina de la época. Además se comienza a comercializar con países europeos y se crea una influencia directa en variados ámbitos, como lo que sucede con la llegada de la Ilustración.

Chile se va a destacar por la botica de los jesuitas que se encontraba al mismo nivel de una europea pero en cuanto a desarrollo propio de medicina, este fue casi nulo y la carrera de medicina que daba la universidad de San Felipe no tuvo el desarrollo que se esperaba y fue deficiente. Estos variados acontecimientos nos llevan a conocer sobre los comienzos de la medicina en nuestro país a lo largo de más de 11.000 años.

 

Bibliografía:

 

     Cruz-Coke, Ricardo, 1995, Historia de la Medicina Chilena, Editorial Andrés Bello

     http://www.dibam.cl/patrimonio_cultural/pdf_revistas/RPC%2048%20version%20final%20ok.pdf


Reflexiones

En origen de la medicina en chile abarca principalmente desde pequeños indicios rústicos los cuales podemos ver ejemplificados en la cultura de nuestros aborígenes, la cual se regía principalmente por una medicina rudimentaria enfocada principalmente a creencias espirituales, que en conjunto con diversas plantas representaban a la medicina de la época. La llegada de los españoles jugó un papel fundamental promoviendo de este modo el intercambio de conocimientos entre estas culturas predominando la española, producto de su conquista.

Esta colonización y el pensamiento influido por Europa promovieron a la aparición de los primeros cirujanos y médicos, que se encargaban de las enfermedades de ese entonces. A medida que pasaban los años la medicina se fue asentando a medida que el pensamiento político  se iba desarrollando, permitiendo de este modo el desarrollo como tal de la medicina.

Este desarrollo estuvo promovido a partir de diversos personajes que pusieron cada uno un grano de arena, las nuevas tecnologías permitieron a su vez sanar enfermedades que antes no tenían tratamiento. La creación de los primeros hospitales y la masificación de la medicina jugaron un papel fundamental el cual fue de la mano con los distintos procesos a los que el país se enfrentaba.

ANEXOS

La lucha contra las epidemias

Durante la Colonia las enfermedades y epidemias causaron grandes tragedias. La población indígena del continente sucumbió por millones frente a las enfermedades infecciosas de los conquistadores. Durante el resto de los siglos coloniales epidemias de disentería, tifoidea y sobre todo la mortal viruela, causaron estragos en los campos y ciudades de Chile. En torno a esta dramática realidad, surgió la medicina colonial, su enseñanza, su práctica y se formaron los médicos y cirujanos.

En el siglo XVI el único que podía llamarse establecimiento hospitalario era el de Nuestra Señora del Socorro, más tarde Hospital San Juan de Dios. El Hospital del Socorro fue el primero de una serie de centros hospitalarios, algunos mantenidos por órdenes religiosas, en cuya labor también destacaron los enfermeros a cargo de los pacientes más pobres.

Las leyes españolas controlaban el ejercicio de la medicina a través de un funcionario denominado protomédico, quien debía examinar a los boticarios, médicos y cirujanos, y establecer con exactitud sus conocimientos. En 1566, el cirujano Alonso de Villadiego inauguró la marcha de esta institución en el país. El primer médico nacido en estas tierras que ocupó dicho cargo fue Juan Guerra Salazar, en 1615.

En el curso del siglo XVII sobresalió como médico Manuel de Fonseca, jesuita secularizado, quién dirigió con acierto el hospital de Santiago hasta 1617, fecha en que el establecimiento quedó a cargo de los Hermanos de San Juan de Dios. Según algunas fuentes, al promediar la centuria se practicaban en Santiago varios procedimientos médicos ceñidos a las normas prescritas por los mejores tratadistas y en conocimiento de reconocidas obras europeas sobre medicina.

Con la creación de la Universidad de San Felipe se iniciaron los estudios oficiales de medicina, la mayoría de cuyos alumnos pertenecía a la orden de San Juan de Dios. Entre ellos destacó fray Pedro Manuel Chaparro, doctor en medicina en 1772, quién, con motivo de una de las pestes con carácter de epidemia que asoló el país, aplicó con éxito, al mismo tiempo que en Europa, la “variolización”. Otra figura fue el farmacéutico y jesuita bávaro José Zeitler.

En Chile, en la medicina casera era muy frecuente el uso de hierbas. La fama de sus facultades curativas llegó hasta España y en 1783 se enviaron palqui, trébol, culén, paico y otras hierbas destinadas a la botica del Rey. Una de las plantas medicinales más apreciadas era la cachanlagua, hierba que el Conde de la Conquista envió a Carlos III.

 

 

Comments