FEDERACIÓN COLOMBIANA DE PATINAJE




La era del hielo del patinaje colombiano

Baena, Caicedo y Ramírez tienen como meta los Olímpicos de Invierno 2014.

La zozobra en la que se ha visto envuelto el patinaje de ruedas con miras a su incursión en el ciclo olímpico de verano ha hecho que algunas de las principales figuras de esta actividad del país tomen un nuevo rumbo con un objetivo claro: los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi (Rusia) 2014. El patinaje en hielo es la alternativa más clara que tienen Cecilia Baena y Jénnifer Caicedo -pionera de esta actividad desde el 2008- para cumplir su sueño de competir en una cita olímpica. "No quiero retirarme sin intentarlo. Por eso le pasé un proyecto al director de Coldeportes, Jairo Clopatosky, llamado Wheels to Ice, que es el programa de transición de ruedas al hielo. A él le interesó mucho y ya estamos trabajando para tratar de conseguir un convenio con el Comité Olímpico de EE. UU, y Canadá para poder viajar a finales de este año, al menos, a empezar a entrenar y mirar como podemos conformar la Federación para competir por nuestro país", dijo Baena. Y es que el tema pasa a ser interesante cuando el 74 por ciento de las medallas del patinaje sobre hielo de EE. UU., en los Juegos Olímpicos de Invierno han sido conseguidas por deportistas que practicaron primero el patinaje sobre ruedas. "Las zonas de entrenamiento, la preparación, la tecnología, el aporte científico, la manera como se corre hacen de este proyecto algo osado, que queremos hacer", señaló. Entre tanto, Jénnifer Caicedo, la pionera es esta modalidad sigue representando, por el momento, a Argentina, pero ahora desde Holanda. "Llevo casi tres años y apenas ahora le estoy tomando el tirito. No es nada fácil: la técnica sigue siendo lo más complicado de esto", afirmó la antioqueña que se recupera de una hernia discal. Ramírez, otra de las cartas Jorge Ramírez emigró a Londres (Inglaterra), al lado de su mamá, Gloria Salazar, en busca de nuevas oportunidades hace 14 años. Hoy, con 26, este patinador, oriundo de Anserma (Caldas) decidió dejar el patinaje artístico en hielo, al que se dedicaba desde los 5 años, para enfocarse en las pruebas de fondo, distancia corta -1.000, 3.000 y 5.000 m- del patinaje sobre hielo. "Actualmente hago parte del club Berlín, en Alemania. Y a pesar de que tengo la nacionalidad inglesa, estoy a la espera de que Colombia formalice una Federación, porque mi mayor problema es que sin eso, no puedo participar en ninguna competencia de carácter internacional y la verdad, es que sueño con representar a mi país", dijo Ramírez. 'Jay', como lo llaman sus entrenadores, ha venido financiándose desde hace dos años con los ahorros que logró acumular de su trabajo como gerente de ventas en el sur de Inglaterra. "Es duro, porque los ahorros se van acabando y no encuentro un patrocinador", afirmó. Y es que una temporada en patinaje sobre hielo no es nada barata. Por ejemplo, el entrenamiento, el hospedaje, la alimentación y el derecho a utilizar la pista vale cerca de 18 mil euros, sin el equipo, que está en el orden de 1.200 el par de patines y unos 300 euros el traje, hecho en microfibra y carbono Ramírez ha encontrado en el embajador de Colombia en Londres, Mauricio Rodríguez, un gran apoyo. "Él ha hablado con algunas empresas en Colombia para ayudarme con los patrocinios", dijo. ANDRÉS BOTERO B. - REDACTOR DE EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Deportes
Fecha de publicación
18 de septiembre de 2011
Autor
ANDRÉS BOTERO B. - REDACTOR DE EL TIEMPO





El patinaje de Colombia ante el mundo

La primera participación mundialista de nuestro país ocurrió en 1966 durante el campeonato orbital de ruta en Mar del Plata (Argentina). El cuarto puesto obtenido por Dagoberto Mateus en los diez mil metros fue la posición más destacada para nuestros deportistas.

Con el tiempo fueron apareciendo nuevas figuras que lograban posiciones importantes en los Mundiales, pero que no lograban la consolidación definitiva con una medalla. Luis Guillermo Lombana, cuarto en los mil metros del Mundial de Argentina, Hugo Moya, Humberto Triana y Manuel Sarmiento aparecen en ese grupo.

A sus 16 años, en 1987, Guillermo León Botero (q.e.p.d) consiguió para Colombia las primeras preseas en un Campeonato Mundial de Patinaje. Era juvenil, pero competía en la categoría mayores, cuando logró dos medallas de plata en los 1.500 y 10.000 metros durante el certamen disputado en Cassano D ada (Italia).

El municipio de Bello (Antioquia) acogió la cita mundialista de 1990, en la que Colombia comenzó a sonar fuertemente dentro del círculo de países importantes para el patinaje.

La Selección Colombia para ese Mundial, una de las más recordadas de todos los tiempos, estuvo conformada por Luz Mery Tristán, Viviana Calle Escobar, Claudia Ruiz, Jenny Duarte Peromo, Guillermo León Botero, Luis Hernando Montaño, Sergio Pinto y Libardo García.

Claudia Ruiz consiguió primera medalla de oro para el país en los 300 metros, tras superar a 36 competidoras, entre quienes se encontraban las campeonas orbitales Giovanna Troldi y Luana Filia.

En los últimos 100 metros, después de la última curva, Ruiz sorprendió a sus rivales con un gran remate que dejó sin aliento a los asistentes a la prueba.

Colombia se quedó en el tercer lugar del tablero de medallería de aquel Mundial, luego de las otras dos preseas doradas que obtuvieron Guillermo León Botero y Luz Mery Tristán, en una actuación inolvidable para los nuestros.



Reseña Histórica de los Campeonatos Mundiales de Patinaje
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

La historia nos lleva al año 1937 en Monza, Italia, donde tuvo lugar el primer campeonato del mundo de circuito que se disputó sólo para varones y un año después se repitió, debido al connotado éxito obtenido, tanto en lo deportivo como en lo organizacional.

En Londres se realizó el primer campeonato del mundo de pista para varones en 1938, por lo que esta modalidad adquirió nivel de competencia mundial un año después del circuito. La segunda Guerra Mundial interrumpió la actividad y luego de diez años, sería Italia nuevamente la que organizara un total de ocho torneos de características internacionales, las mujeres comenzaron a competir sólo hasta 1954 en Bari, Italia.

En 1960, los mundiales de circuito cambian de casa, ocupando las ciudades de Welteren, en Bélgica, Gujan Mestras y Nantes, en Francia, y Madrid en España, que estrenaron este deporte y lograron expandirlo por toda Europa. En Pamplona se disputó la vigésimo cuarta versión en varones y la vigésimo segunda para damas.

En 1954 las mujeres se unen a las pruebas mundialistas y desde entonces han sido habituales animadoras y compañeras inseparables de la historia del patinaje, disputándose en Barañáin la vigésima cuarta edición de un mundial de circuito femenino.

En Mar del Plata, Argentina, se realizan por primera vez los Mundiales en 1966 dando un salto de continente y la expansión llegó a Suramérica. Sólo África y Asia no han organizado mundiales de patinaje en circuito ya que Masterton, Nueva Zelanda, Adelaide y Perth, Australia, son los representantes de Oceanía. La expansión mundial del patinaje a lo largo de la historia, ha colmado de miles de practicantes las pistas y se acerca el día en que el deporte del patinaje de velocidad llegue a los Juegos Olímpicos.

El deporte del patinaje tiene una historia irregular donde la competición mundialista no ha sido organizada por algunos periodos, lo que ocasionó un tardío resurgir de las diferentes modalidades de la competición. De 1939 hasta 1948 la Segunda Guerra Mundial y la posterior crisis económica no permitieron pensar en patinaje, pero se reemprendería la marcha gracias al impulso de Italia. Los años 1952, 1955 y 1959 no tuvieron mundiales, pero a partir de entonces, el resto de años sí se ha cumplido la cita mundial, en la que se cimentado para siempre la emoción y afición de las masas por este deporte con la emoción, técnica y táctica de sus participantes en interesantes pruebas de competición.

Este año la ha tocado a Colombia que, consciente de la importancia de organizar un Mundial de patinaje, ha puesto todo el pundonor y la esperanza deportiva en una camada de jóvenes deportistas quienes han soñado con la conquista para el país de su primer campeonato Mundial, logro que los pone en la historia mundial de este deporte.

El último evento orbital fue organizado en Chile, el turno correspondió a Colombia, que conquistó con creces el mayor número de oros y ahora sólo espera defender su campeonato en Francia en la próxima cita mundial para la modalidad.





HECHO POR : LEONARDO SALAZAR 


 

Comments