Mini pavlovas con arándanos y pistachos

Ingredientes para seis pavlovas de unos ocho centímetros de diámetro cada una

- 4 claras de huevo.

- Una pizca de sal.

- 200 gramos de azúcar glas.

- 1 cucharada sopera de maizena.

- 1 cucharada sopera de zumo de limón.

- Nata para montar.

- Arándanos congelados.

- Pistachos.


En un bol limpio, batir las claras a velocidad media, una vez que empiecen a montarse, agregar la mitad del azúcar glass y seguir batiendo hasta que se empiecen a formar picos suaves. Mezclar el resto del azúcar glass con la maizena y se lo agregamos a la mezcla sin dejar de batir. Añadir también el zumo de limón y seguir batiendo hasta que el merengue esté brillante y forme picos consistentes.


Colocar el merengue en una manga pastelera con una boquilla de estrella (yo utilicé la 1M de Wilton). En la bandeja del horno se coloca un papel de horno y dibujamos unos círculos para que las pavlovas queden del mismo tamaño. Podéis ayudaros de un cortapastas.


Con la manga pastelera se da forma a la pavlova, primero la base y luego se pone merengue a los lados de tal forma que quede hueco por el centro, que es donde va a ir el relleno.


Precalentar el horno a 100º y llevar las pavlovas al horno durante una hora y media (tienen que estar secos y crujientes). Apagar el horno y dejar las pavlovas dentro hasta que estén frías por completo, así no se romperán por el cambio de temperatura.


Con cuidado ir despegándolos del papel de horno, hay que ir con cuidado porque son muy frágiles. Ya están listos para decorar.


Con ayuda de unas varillas, montar la nata con un poco de azúcar. Una vez tengamos la nata montada poner una cucharada en el centro de nuestras pavlovas. Añadir los arándanos congelados y coronarlos con pistachos pelados y un poco machacados.


Podéis poner la fruta que queráis quedan muy ricas con algo de chocolate, vosotros elegís.


Conservar en la nevera hasta que momento de servirlas.

Comments