Necesidad


Dr. Manfred Hidalgo Esquivel, Farmacéutico Comunitario

 

Más que un nuevo libro:  Una nueva visión

¿Por qué un Índice del Boticario?

Sobre el Autor

Archivos de interes

Vínculos

Opinión

Agradecimiento por la entrega del Premio Hans B. Raven 2006 al farmacéutico de comunidad (debe permitir su descarga completa antes de visualizarlo)

 

 

 

 

La creciente oferta de medicamentos, tanto nacionales como extranjeros que se ofrecen en el mercado nacional ha tornado la práctica profesional de los médicos y de los farmacéuticos cada vez más difícil de manejar pues sus componentes prescriptivos y dispensadores se transforman en un constante recordar de las marcas comerciales y de sus composiciones; las cuales constantemente están cambiando y mientras son descontinuadas unas fórmulas, también son introducidas otras más.  Cito a la Organización Mundial de la Salud cuando digo que el exceso de la oferta de medicamentos no se traduce en mayores índices de salud, sino más bien en mayor confusión en los prescriptores y la proliferación de medicamentos de dudosa calidad.

 

Se necesitaba de una herramienta que permita a los profesionales sanitarios acceder a la información de la presencia o ausencia, a la composición, a las formas farmacéuticas dosificadas y adicionalmente a la denominación de los medicamentos en los que a diario nos vemos inmersos.  Esto con el fin de que se éstos profesionales se puedan concentrar en las características técnicas y éticas de la administración de medicamentos y no tanto en otros aspectos más “superfluos”; es decir que el profesional deba preocuparse menos de cómo se llaman las marcas comerciales de los medicamentos y profundice más en conocer sobre sus indicaciones, limitaciones, dosis, etc.

El Índice del Boticario responde a esta necesidad debido a que está compuesto de todos los medicamentos del Arsenal Terapéutico Nacional, los cuales incluyen la Lista Oficial de Medicamentos de la Caja Costarricense del Seguro Social, los nombres de los remedios homeopáticos más comunes, los medicamentos ayurvédicos registrados en nuestro país, la mayoría de los “productos naturales” que se adquieren en las farmacias y por supuesto las especialidades farmacéuticas éticas y de venta libre.