Tejedoras - para cuidar nuestra espalda


Yoga - Streching

Vídeo de YouTube


  • en cualquier momento
  • en cualquier lugar
  • sin aparatos
  • sin restricción de edad ni condición física

-   para corregir la postura de nuestro cuerpo
- para relajar el cuerpo
-  para calmar dolores de espalda
-  para conocer nuestro cuerpo  
-  para recuperar flexibilidad  
-  para controlar y/o mejorar la respiración
- para mantener la elasticidad de los músculos
- para estimular la circulación sanguínea
- para ejercer la voluntad de hacer ejercicios
- para aumentar la belleza del cuerpo, del rostro, de la piel y de los movimientos
- para reducir la fatiga y la pesadez
- para proporcionar una sensación de energía y ligereza física
- PARA RETRASAR EL PROCESO DE ENVEJECIMIENTO

efectos benéficos
flexibilidad      elasticidad      relajación      voluntad      respiración      circulación        percepción física        belleza      energía      ligereza
potenciar la juventud
 
. percibir las articulaciones principales y sus partes blandas 
. automasajear las zonas con tensiones o dolores



Los ejercicios sugeridos son simples y están divididos en rutinas cortas. 
Hacerlos después de estar mucho tiempo tejiendo o realizando una misma actividad ayuda a evitar o aliviar dolores.
Lo más recomendable es participar de alguna clase grupal/individual de yoga o de ejercicios de estiramiento de los músculos.


Permanecer por lo menos 20 segundos en cada postura.En cada ejercicio relajar la espalda.

Comenzar sentada, uniendo los pies como en la primer figura, balancearse hacia los lados. 
-Balancearse sobre la cadera y estirar el torso sobre las piernas
 - Estirar la espalda y girar la cabeza a ambos lados
 - Estirar bien los brazos
 - Estirar el torso sobre una pierna
 - Luego sobre la otra pierna

- Finalmente sobre las dos







 -Sentada, enderezar la espalda, girar el torso hacia el lado de la pierna cruzada, tratando de mirar hacia atrás.
 -Acostada, tomando los tobillos con las manos, levantar la pelvis.
 -Estirar bien le cuerpo, tirando de los brazos en el sentido contrario de las piernas.

 - Llevar las piernas hacia atrás de la cabeza.


 - Ayudando con las manos, subir las piernas apoyándonos en los hombros.


Siempre son buenos algunos abdominales.
     Acostada de panza contra el piso, apoyar los brazos y levantar el torso.
 Acostada de espalda, llevar la pierna izquierda hacia la derecha y girar la cabeza hacia la izquierda.
Luego, para el otro lado.
Acostados, con piernas dobladas unidas por los pies, relajarse y sentir la respiración.