Sanación

MEDITACIONES PARA LA SANACIÓN

Hay que empezar por "casa" por eso, sanemos nuestro ser a través de practicas definidas de la meditación,lo cual nos permitirá encontrarnos en mejor situación para desempeñar nuestra labor cotidiana de servicio.

Consideramos al hombre como una entidad espiritual, divina e inmortal,cumpliendo dentro de una estructura perecedera la personalidad una labor de aprendizaje y servicios en la Tierra. Nuestra parte espiritual no Necesita ni es posible ser curada o sanada, mientras que nuestro cuerpo material se puede beneficiar de dicho trabajo. En cuerpo material, en aras de entender su estructura y la forma de trabajar con ella, la dividimos en tres partes: la mente, la emoción y la forma física, aunque sabemos que esta división no es real pues las tres partes interactúan constantemente y se encuentran en estrecha y permanente relación lo cual las hace inseparables.
Por el hecho de estar acostumbrados a hablar de nuestro organismo físico, como el "cuerpo" físico, nuestros niveles de expresión de la mente y de las emociones pueden ser entendidos de la misma forma. Llamarlos entonces "cuerpo emocional" y "cuerpo mental". Y al cuerpo físico ampliénmosle su nivel de alcance, llamándolo "fìsicoetèrico", reconociendo que el mismo está formado, además, por redes sutiles de energía que han sido denominadas "red estética" y por estar en intima y constante relación con el cuerpo físico, son en realidad parte de este ultimo.

Meditación de Auto-curación para el cuerpo físico. Busque un lugar cómodo y tranquilo, donde sepa que no va a ser interrumpido. Durante algunos minutos, dedíquese a observar como respira, notando si lo hace de forma abdominal o torácica ( si se levanta el abdomen al inspirar o lo hace el tórax),si hace pausa entre la inspiración y la espiración, y si la hace al final de la espiración. Luego de ello, póngase a respirar en cuatro tiempos, de forma abdominal, y siempre con la misma duración (es decir, si dura tres segundos inspirando, debe durar los mismos tres segundos en la pausa, en la espiración y en la otra pausa), Generalmente al principio este lapso es corto y, con el tiempo, se puede hacer que cada tiempo sea mas largo. Cuando lleve algunos minutos en esta respiraciòn, centrando toda su atención en ella (esto puede ser logrado por las personas generalmente luego de varios intentos, así que no se desanime), pronunciemos en nuestra mente la vocablo “oooommm” y posteriormente en voz baja; en su mente visualice que al inspirar se llena de una luz violeta (si no puede visualizar el violeta, utilice el blanco que es mas fácil).

Durante la pausa, distribuya esta luz por todo el cuerpo. En la espiración, expúlsela, y descanse en la segunda pausa, Lo importante es que, durante la visualización, usted siempre vea la energía (manifestada el color) fluye, está activa y en movimiento y nunca estática. Si en la pausa, usted observa que la energía no se distribuye por completo, o llega en menor cantidad, utilice este periodo para lograr que llegue a todo el cuerpo en forma uniforme. Y si en la espiración no logra limpiar toda zona que usted mismo coloco, dedique la atención a la espiración, hasta limpiarla por completo. Termine el ejercicio cuando logre ver que la energía fluye sin obstáculos y no quedan residuos en el cuerpo. Termine el ejercicio dando las gracias “Padre omnipotente” y pronunciando la invocación para la salud.


Consideraciones importantes, No dure al principio mas de 15 minutos en en el ejercicio. Y si tiene ya experiencia, no pase de 30. No piense en órganos sino en corrientes de Energía sin importar un árgano esté enfermo. Si usted se concentra sobre un órgano o enfermedad, corre el riesgo de sobre estimular la zona y agravar el proceso. Si siente malestares o sensaciones extrañas, apunte todos sus síntomas , descanse unos días del ejercicio y reinicie con menos tiempo. Si estas sensaciones persisten, consulte a alguien con experiencia.


Hacer este ejercicio rutinariamente favorece el convertirse en un instrumento viable para permitir que energías superiores (del alma y del cosmos), puedan pasar a través del suyo. Suerte, paciencia y constancia.

El Poder de la mente