PODER DECISIVO

  DIOS AMIGO IRRADIA MAGNETISMO HACIA NOSOTROS EN FORMA PRÁCTICA.

Los repetidos fenómenos de telequinesia, telepatía, hipnotismo, magnetismo, visualización, escritura automática, visualización y sus similares, nos demuestran concluyentemente que el hombre existen fuerzas muy superiores a las que se manifiestan por medio de las facultades normales. Esas fuerzas dan posibilidad de que cada persona pueda disponer de lo que llamamos “UN PODER DECISIVO”  el poder de la mente, que permite conseguir lo que las disposiciones físicas no proporcionan. Cada uno de nosotros podemos desarrollar al máximo las disposiciones que facilitan ese poder; capaz de desarrollar ese poder decisivo y permitiéndonos su conocimiento y la actualización consciente de dichas fuerzas y su aplicación a diversos propósitos.

En gracia a la brevedad y buena compresión del tema que nos ocupa, comenzaremos explicando que es “PODER DECISIVOel poder de la mente,  a que nos referimos no es más que la extensión de ciertas facultades existentes en todos los seres humanos, pueden ser desarrolladas a un grado más o menos intenso, por el mismo procedimiento que es posible desarrollar cualquier músculo de nuestro cuerpo. Dependiendo el poder del ejercicio de determinada facultad a desarrollar, cuando se manifiesta por medio del sentido de la vista, aparecen las maravillas de la visión con innumerables poderes, es ahí donde surge las percepciones simétricas; en los casos en que se expresa por el fluido nervioso o la proyección del pensamiento obtendremos la radiestesia, la fascinación, la sugestión o el hipnotismo, ola expresión numerológica de los valores matemáticos. En todos los casos, como quiera que cada persona tiene más sensible una de sus facultades, y lo que unos consiguen por medio de la vista , los otros lo logran, por medio del oído, es lógico deducir que el ejercicio de ese poder está condicionado por las disposiciones naturales que se posean, la adaptación y desarrollo del sistema que mejor complemente esas disposiciones.

El primer paso a seguir es escoger entre las diferentes ramas de la meditación la que más armonice con las disposiciones de su facultad física más activa, es indudable que más tarde o más temprano, con mayores o menores esfuerzos podrá canalizar las fuerzas que viven en usted y hacer de ellas un verdadero “PODER DECISIVO” para alcanzar su propia felicidad.

Escogido el sistema, amaestrada la voluntad mediante la Meditación, combinada con ejercicios de respiración y desarrollada la aptitud, su PODER DECISIVO el poder UNIVERSAL de la mente, solo tendrá limitaciones que imponga la confianza que usted deposite en el, pues en rigor, todo lo que el hombre hace está precedido por su creencia en la posibilidad de hacerlo, y ni siguiera intente aquello que supone que es superior a sus fuerzas “hace todo lo que cree poder hacer, no hace lo que no cree que no puede realizar” sin un debido entrenamiento. Y si bien cierto que no establecer límites de la capacidad humana, está perfectamente comprobado la “creencia” dimana de la posibilidad, y si creemos poder hacer una cosa es porque en realidad disponemos de medios para ello, mientras dure el tiempo, estaremos convencidos de nuestra incapacidad para realizar otra, con razón o sin ella, no podemos llevarla acabo. Como quiera que la “confianza” en la posibilidad solo puede ser obtenida por medio del “conocimiento”, que da la certidumbre.