La Felicidad

La Felicidad

DIOS ES FELICIDAD Convierte tu vida en una experiencia extraordinaria.

DEFINAMOS EL CONCEPTO DE FELICIDAD?

Para Platón (428-347 a.C.): La felicidad contempla la esencia de las cosas, es decir las ideas de Dios, la identificación con el mismo practicando la virtud y para ser feliz hay que parecerse a la Divinidad lo más posible Platón afirmo que la felicidad consistiera, no es el placer y en cambio, la consideró relacionada con la virtud. «Los felices son felices por la posesión de la justicia y de la temperancia, son denominados felices «los que poseen bondad y belleza». Pero justicia y templanza son virtudes y la virtud es, según Platón, nada más que la capacidad del alma para cumplir su propio deber o sea, dirigir al hombre de la mejor manera posible. De tal manera, también la noción platónica de la felicidad se refiere a la situación del hombre en el mundo y a los deberes que le competen. En cuanto a Aristóteles, complementa la definición de la felicidad en su grado eminente, o sea en la satisfacción personal, dio a la felicidad una noción más extensa, definiéndola como «determinada actividad del alma desarrollada conforme a la virtud», la cual no excluye y por el contrario incluye, la satisfacción de las necesidades y de las aspiraciones mundanas.
Es cierto, sin embargo, «que los bienes exteriores, como todo instrumento, tienen un límite dentro del cual cumplen su función de ser útiles, como medios, pero fuera del cual resultan perjudiciales o inútiles para quien los posee. Y en cambio los bienes espirituales, cuanto más abundantes son más útiles». Pero en general se puede decir que «Cada uno merece tanta felicidad según la virtud, sentido y capacidad de obrar que posea y se puede acudir al testimonio de la divinidad, que es feliz y beata no por los bienes exteriores sino por sí misma, por lo que es por naturaleza». Por lo tanto, la felicidad es más accesible al sabio, que se basta a sí mismo con mayor facilidad, pero a ella deben tender en realidad todos los hombres y las ciudades.
Para Platón la felicidad es la vida misma; por lo tanto, si bien pertenece a todos los seres vivientes, pertenece en el grado más eminente a la vida más completa y perfecta que es la de la inteligencia pura. El sabio, en quien se realiza tal vida, es un bien por sí mismo y no tiene necesidad más que de sí mismo para ser feliz, no busca las otras cosas o, por lo menos, las busca sólo por ser indispensables a las cosas que le pertenecen (por ejemplo, al cuerpo) y no a él mismo. La felicidad del sabio no puede ser destruida ni por el fracaso, ni por enfermedades físicas y mentales ni por ninguna circunstancia desfavorable, como no puede ser aumentada por las circunstancias favorables por lo tanto, es la misma satisfacción personal.

Para Aristóteles (384-322 a.C.), las personas felices deben poseer las tres especies de bienes, especies que se pueden distinguir según sean bienes externos, del cuerpo y del alma. Aristóteles afirma: la felicidad es un fin común, un resultado final de todas las consecuencias de los actos que realiza una persona en el transcurso de su existencia. Todos nuestros actos están ligados con nuestra capacidad de razonar, pero en algunas ocasiones nos dejamos llevar por los sentimientos y las pasiones y actuamos por instinto para lograr algo más. Aristóteles decía que un hombre feliz es aquel que tiene todo lo que necesita, para poder desarrollar todas sus potencialidades, y en ese desarrollo de las potencialidades es que se logra alcanzar la felicidad plena, es decir que un hombre feliz es aquel que no quiere tener nada más, y se enfoca más en la parte racional que en la material. Aristóteles concluye: la felicidad consiste en algún tipo de actividad, con la exclusión de l placer por el placer, que no es una actividad sino una sensación. A esa actividad conduce la razón, en cuanto la misma se busque y consiga por sí misma, basándose en la prudencia para alcanzarla. La verdadera felicidad consiste en hacer el bien” “La verdadera felicidad está en el libre ejercicio de la mente”.

OTROS GRANDES SABIOS QUE HAN REALIZADO PENSAMIENTOS SOBRE LA FELICIDAD. VEAMOS ALGUNOS:

Para Tales de Mileto (¿640-547 a.C.?), “la felicidad del cuerpo se funda en la salud, la del entendimiento en el saber”, Para Confucio (552-479 a.C.), una de las claves fundamentales de la felicidad, es servir a nuestros semejantes de una forma desinteresada, ayudando siempre que podamos sin olvidarnos de nosotros mismos. Para Parménides (504-450 a.C.): La verdadera felicidad se halla en la contemplación del Uno (algo parecido al ser) Es la contemplación de la realidad. Para Demócrito (Siglo V –a.C.), el fin último de la vida es la felicidad. En la Torá (Pentateuco): Se enseña que no se debe buscar la felicidad mediante factores externos, sino que debe depender de nosotros mismos. Para Epicuro (341-270 a.C.), “la felicidad se reduce al placer y a la ausencia de dolor”. Para Sócrates (470-399 a.C.) : No existe felicidad sin virtud, ella conduce a su logro. Para Zenón de Citio (fines del siglo IV a .C.) y su escuela: el objetivo de la conducta humana es la felicidad, estado que se alcanza con la fidelidad a la naturaleza y a la razón. El Talmud: “Estaremos felices y alegres contigo (Dios), con tu Torá” Para Séneca (47-65 d.C.), “si quieres vivir feliz, no te importe que te crean tonto” Para San Agustín (354-430 d.C.), la felicidad verdadera y el objetivo último del comportamiento humano es la sabiduría que se halla en el interior de uno mismo, que nos muestra a Dios y nos revela la conciencia. Para Maimónides (1135-1204), “todo enfermo tiene el corazón agobiado y todo sano rebosa de felicidad”.”Hacer justicia (tzedaká) , es una ley (mitzvá) a través de la cual se adquiere mérito, felicidad y paz espiritual.” Para Descartes (1596-1650), “la felicidad es el fin de la vida humana”.La verdadera riqueza y felicidad es saber que: “sólo nuestros pensamientos nos pertenecen”.Para Pascal (1623-1662) : “la felicidad es un artículo maravilloso, cuanto más se da, más le queda a uno”. “Estando siempre dispuestos a ser felices, es inevitable no serlo alguna vez” “La felicidad total del hombre consiste en disfrutar de la estimación de los demás”. Para Locke (l632-1704), “los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias”.Para Leibniz (l646- 17l6), “La felicidad es la adecuación de la voluntad humana a la realidad.. La perfección es ser feliz y esa felicidad radica muy fundamentalmente en el amor”. Para Hume (1711-1776), “el fin último del acto humano es la felicidad”. Para Kant ( 1724-1804), “es el estado de un ser racional , al cual en su vida todo le va bien, según su deseo y voluntad” “La felicidad no brota de la razón, sino de la imaginación”. Para Hegel (1770-1831), la felicidad, el gozo o la satisfacción, no son el principal objetivo del hombre, y ella no se encuentra en los grandes acontecimientos. Los momentos felices de la historia fueron páginas en blanco. Para A. Comte (1798-1857) , “vivir para los demás no es solamente una ley de deber, sino también una ley de felicidad”. Para John Stuart Mill (1806-1873), La felicidad es la satisfacción entre otros, de los placeres superiores.”Pregúntate si eres feliz y dejarás de serlo”. Para Kierkegaard (1813-1855), “la puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla, si uno la empuja, la cierra cada vez más”. Para Nieztsche (1844-1900), “el destino del hombre está hecho de momentos felices, toda la vida los tiene, pero no de épocas felices” “La felicidad consiste en el placer asociado a la fuerza vital que hay en uno y se experimenta cuando lucha”. Para Bertrand Russell (1872-1970), “carecer de algunas cosas que uno desea, es condición indispensable de la felicidad”. Para Sartre (1905-1980), “la felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace”. Para Hermán Lozano 1947…… “ la busqueda de la felicidad es el fin supremo del hombre, la cual sólo se alcanza mediante un aprendizaje coordinado”.

La vida feliz es, por tanto, la que está conforme con su naturaleza, lo cual no puede suceder más que si, primero, el alma está sana y en constante posesión de su salud; en segundo lugar, si es enérgica y ardiente, magnánima y paciente, adaptable a las circunstancias, cuidadosa sin angustia de su cuerpo y de lo que le pertenece, atenta a las demás cosas que sirven para la vida, sin admirarse de ninguna; si usa de los dones de la fortuna, sin ser esclava de ellos. Comprendes, aunque no lo añadiera, que de ello nace una constante tranquilidad y libertad, una vez alejadas las cosas que nos irritan o nos aterran; pues en lugar de los placeres y de esos goces mezquinos y frágiles, dañosos aún en el mismo desorden, nos viene una gran alegría inquebrantable y constante, y al mismo tiempo la paz y la armonía del alma, y la magnanimidad con la dulzura, pues toda ferocidad procede de debilidad.

De todo lo anterior nos dá claridad que la felicidad resulta el ideal de un estado de felicidad, al depender de condiciones y circunstancias objetivas, además que de las actitudes del hombre, no puede pertenecer al hombre en su singularidad, sino al hombre en cuanto miembro de un mundo social. El encuentro de la felicidad no se logra sino con el conocimiento de interno de nuestros valores; es decir que la verdad universal sólo se encuentra dentro de nosotros mismos y la proyección hacia los demás de una fraternidad humana como mensajeros de Dios Amigo, está unido al gozo que produce una vida de buenas relaciones con Dios y con los hombres, lo cual se concretiza en la vivencia de los VALORES HUMANOS,

Tres caminos hacia la iluminación de la Felicidad

Mirando hacia atrás, todo lo que ha sucedido anteriormente son necesarios y perfectos. No existen en realidad los accidentes. Todo accidente conduce a un nivel más elevado. Henry Miller decía “No hay que ordenar el mundo, porque el mundo es la encarnación del orden”.

Imagina la vida como tres caminos ascendentes:

  1. Iluminación a través del sufrimiento: Te preguntas porque a mí? Cuando ocurre algo doloroso difícil. Ejemplo la ruptura de una relación. Ves que esa experiencia te ayuda a avanzar y pasar a otra experiencia vital. Debería experimentar ese dolor a fin de trascenderlo. Después de la oscuridad viene la luz.

Hay que ser conscientes de la bondad de la experiencia para avanzar o si no estaremos condenados seguir repitiendo lo mismo. Para estas personas que se quedan en la pregunta porque a mi” es inalcanzable la realidad divina.

  1. Iluminación a través de resultados: Es necesario trascender la pregunta porque a mí ? y pensar que “No hay accidentes, todo lo que experimento es de algún modo necesario para que pueda avanzar a la siguiente etapa” te puedes preguntar Que hay en esta experiencia que en esta yo pueda utilizar adoptas una actitud mas positiva. para mi beneficio, aun cuando no comprenda en estos momentos para que ocurre”.

En lugar de compadecerte, optas una actitud más positiva. Cuál será el resultado en relación conmigo? Son estas las personas con objetivos, concentradas en derechos y ambiciones concretos con vistas a los cuales trabajan de manera asidua, ven oportunidades donde hay dificultades. Vivir para los resultados es muy superior que vivir para los sufrimientos. Elimina prácticamente el dolor que nace de la autocompasión. Estas personas centradas en los resultados adquieren altos niveles sin embargo no alcanzan a experimentar la realidad divina.

  1. Iluminación a través del propósito: “Nada puede ayudar más a una persona a superar o soportar los pesares que la conciencia de tener una tarea en la vida”.

Aprender que tienes una misión heroica y ponerte a la altura de esa misión mensajero de Dios, es el tercer paso que recomienda para cuando empieces a introducir realidad divina en tu vida. A este camino lo llama “Iluminación a través del propósito”. Todo el universo tiene un propósito.

Los siete principios:

a.- Relación de justicia entre los hombres.

b.- Relación de mutuo amor entre padres e hijos.

c.- Conjunto de deberes entre el hombre y la mujer.

d.- Observancia de las normas comportamiento, basadas en la edad (ancianos-jóvenes).

e.- Relación de lealtad entre los amigos.

f.- La fraternidad entre los hombres y pueblos.

g.- La practica de la Meditación como principio de iluminación y consevación de la vida mediante la sanación. Estas siete condiciones es la puerta a la felicidad que se ofrece a todos. Es el nacimiento de la NUEVA ALIANZA.

Muestra Relaciones nos dan Felicidad

La calidad de nuestras relaciones que encontramos es el caso de las personas más satisfechas en sus relaciones, más conectadas a otros, su cuerpo y su cerebro se mantienen saludables por más tiempo", señaló el académico estadounidense.

"Una relación de buena calidad significa una relación en la que te sientes seguro, en la que puedes ser tú mismo. Claro que ninguna relación es ideal, pero esas son cualidades que hacen que la gente florezca".

"¿Estoy haciendo cosas que tienen un significado para mí? ¿Estoy haciendo cosas que me hacen sentir que importo en el mundo? Éstas son las preguntas que nos planteamos cuando hablamos de felicidad", señaló Waldinger.

Las personas con relaciones de buena calidad mantienen el cerebro más saludable

"Las personas que están más satisfechas con sus relaciones, las que están más conectadas a otras personas, son aquellas que mantienen el cerebro saludable por más tiempo".

Waldinger explica que una relación de buena calidad es aquella en la que puedes ser tú mismo y sentirte seguro: "Claro que ninguna relación es ideal, pero esas son cualidades que hacen que la gente sea feliz".

La fama o el dinero no dan la felicidad

El estudio determina que, pese a que "hay gente famosa feliz y gente famosa infeliz", la fama y el dinero no aseguran la felicidad: "Más allá de un nivel en que nuestras necesidades están cubiertas, un aumento en el ingreso no necesariamente nos hará más felices".

Por lo tanto, para ser feliz y mantener una vida saludable, lo recomendable es mantener amistades profundas y saludables, pues ayudarán al cerebro a no deteriorarse con el paso de los años.

Lo importante para mantenernos felices y saludables a lo largo de la vida es la calidad de nuestras relaciones. "Pero la fundamental, que vemos una y otra vez, es que lo importante para mantenernos felices y saludables a lo largo de la vida, es la calidad de nuestras relaciones".

"Una relación de buena calidad significa una relación en la que te sientes seguro, en la que puedes ser tú mismo. Claro que ninguna relación es ideal, pero esas son cualidades que hacen que la gente florezca".

"Me di cuenta que mis relaciones me dan energía cuando invierto en ellas, cuando les dedico tiempo. Se vuelven más vivas y no agotadoras", agregó.

Lo llaman Hygge y es un concepto 100% danés: se dice que éste hace a los hogares más cálidos y a la gente más feliz. Pero ¿qué es exactamente el hygge? y ¿es posible exportarlo a otros países?

Si le preguntamos a un danés qué es hygge, responderá que "es sentarse frente a la chimenea en una noche fría, vestido con un greso suéter de lana mientras bebes un vino caliente con azúcar y especias y acaricias a tu perro echado a tu lado".

Hygge también es comer galletas de canela hechas en casa, mirar la TV bajo un edredón, tomar el té en una taza de porcelana china a la reunión de la familia en navidad.

Se pronuncia "hu-ga" y a menudo se le traduce como "lo acogedor". Pero tal como dicen los que saben, hygge es mucho más que eso: es una actitud total ante la vida y es lo que ha ayudado a Dinamarca a superar a Suiza e Islandia como el país más feliz del mundo.

La idea es relajarse y sentirse "en casa" tanto como sea posible, olvidándose de las preocupaciones de la vida.

"El resto del mundo parece estarse dando cuenta gradualmente de lo que los daneses han sabido durante generaciones: que pasar un tiempo relajado y acogedor con amigos y familiares, tomando café con pastel o bebidas, puede ser bueno para el alma", afirma Helen Russell, autora del libro "The Year of Living Danishly: Uncovering the Secrets of the World's Happiest Country" (El año en que vivimos a lo danés: Descubriendo los secretos del país más feliz del mundo).

Pasos para alcanzar la felicidad

Primer paso: "Calma tu mente a travéz de la meditación"

La meditación y la conciencia plena son buenas para nuestra salud mental. Realizando un corto ejercicio colectivo de respiración puede iniciarse en la meditación. Las personas deben encontrar formas sencillas de tomar pausas durante el día y de ser conscientes de nuestra respiración. "Si resulta demasiado difícil, entonces no pienses en nada por un momento".

Cientificamenete se ha podido comprobar por algunos investigadores los cuales aseguran que el l estrés, lograda mediante la meditación, podría ayudar a reducir los efectos del envejecimiento, es decir la prolongación de la vida.

Si practicamos la Meditación con regularidad, finalmente lograremos eliminar las pertubaciones mentales, lo mismo que la causa de todos nuestros problemas y sufrimientos. Aquí es necesario destacar que enfrentar la depresión y la ansiedad mediante la meditación es necesariamente lo mismo que impulsar la felicidad.

De esté modo disfrutamos de paz interna permanente a partir de entonses en el día, noche y el resto nuestra vida. Solo experimentaremos felicidad.

Segundo paso: "Lleva un registro de momentos alegres"

Simplemente, mientras degustas un buen café, te ríes del chiste de un amigo o compras la camisa que querías, dite a tí mismo: "¡Tengo un momento de alegría!. Se debe hacer un balance positivo y concluir que fue un día feliz.

Tercer paso: "Deséale felicidad a otras personas"

Los pensamientos altruistas nos benefician porque dar nos proporciona una gran alegría, incluso más que recibir.

El bailar genera 'niveles de alegría' superiores que hacer actividades voluntarias o benéficas".

Origen de la NUEVA ALIANZA

Con el Nacimiento de la Iglesia de la Hermandad Universal en Colombia da origen a un nuevo movimiento Universalista Religioso en el mundo denominado “La NUEVA ALIANZA” donde creemos en la existencia de un solo Dios Amigo, en donde el hombre es el mensajero de Dios; todos partimos de Dios y volvemos él; en el estado de existencia global compartida. Los hombres, sin importar su raza, sexo, nacionalidad, creencias posee los mismos derechos y deberes inalienables de su propia naturaleza, posee la libertad de pensar, hablar, escribir libremente sus propias opiniones, de escoger sus propias creencias religiosas y su realización.

Cuarto paso: Recarga de energía tu cuerpo

Existe en el cuerpo humano centros energéticos que se ha demostrado que entre el ser humano y el planeta tierra interactúan campos magnéticos. Todo nuestro organismo se armoniza literalmente con el campo magnético terrestre y regula nuestros ciclos de vida y nuestro reloj biológico.

Nuestro cuerpo está relacionado con una capa del aura, y tienen una función determinada que se encuentran conectados directamente a los canales y meridianos de nuestro organismo, por ello son tan importantes, ya que nutren de energía a los órganos e influyen en nuestro sistema nervioso.

La energía juega un papel muy importante en nuestra salud, por ello es interesante utilizar ayudas externas como colocar algún metal metal como el talismán de la fraternidad que toca nuestro cuerpo con lo cual se activa los centros energéticos para mantener la energía de nuestro cuerpo lo más equilibrada posible.

Acuérdate de que puedes recargar tus energías de la forma mas sencilla :

-Utilice un talismán de cualquier material, son muy importante las figuras del metal.

date un baño agregue máximo 9 gotas alguna esencia puede ser de canela o otro

vete a un parque y siéntate

camina descalzo sobre la tierra caliente

observa el verde de los árboles

planea un día entero, o un fin de semana, en el que puedas visitar el nacimiento de algún río, unas pozas, hacer una senda de montaña, etc.

Recuerda las simples 5 reglas para la Felicidad:
1. Libera tu corazón de odio.
2. Libera tu mente de preocupaciones.
3. Vive humildemente.
4. Da más.
5. Espera menos.

RUMBO A LA FELICIDAD: LA FELICIDAD COMO CRITERIO MORAL. La felicidad es el fin último de cada ser y todo lo que realizamos durante nuestra vida apunta siempre a eso, a ser felices. La felicidad del ser humano en la sociedad es colectiva, es decir que es el fin último de todas nuestras acciones y formas de actuar y consiste en "una actividad del alma en consonancia con la virtud". Aristóteles define la felicidad como un bien supremo, ya que solo al estar felices, alcanzamos la plenitud de nuestra existencia, pero para poder alcanzar dicha plenitud debemos dar lo mejor de cada uno, explotar al máximo todas nuestras potencialidades, pero de una manera justa y honrada, para poder saber que lo que hemos logrado lo logramos con merito propio y no con trampa e injusticia.

Pero si el fin último de cada Hermano Universal es alcanzar la felicidad plena para sentirse realizado y a plenitud, entonces qué es la felicidad?.

La felicidad es lo que buscamos con todos y cada uno de nuestros actos, es un estado de ánimo placentero, que dota a la persona de una infinita tranquilidad y paz interior.

La felicidad es el fin común de todos los Hermanos Universales y todos luchan para lograr dicho fin, pero la felicidad va ligada a unos principios éticos y morales como lo son la honestidad, la justicia y la saludable para ti, sino que también fomentará el bienestar de aquellas personas con las que estás conectada.

Los integrantes de la Hermandad Universal debe:

1. Cultiva la gratitud, la fraternidad y bienestar de las personas que te rodean.

2. Destierra el mal humor Encontrar la felicidad es darle espacio al juego y a la alegría en cada uno de tus días. La risa es una medicina que no tiene efectos secundarios, puede llegar a ser el gran tranquilizante de nuestra vida. Cuando ríes, el cerebro libera endorfinas que aumentan la sensación de paz y serenidad; incluso se regula la digestión, la presión sanguínea y la función de inmunidad.

3. El dinero no compra la felicidad amor y alegría.

4. El matrimonio hace feliz. Los investigadores encontraron que las personas casadas son más felices, seguidas por las personas que conviven, las relaciones estables y las relaciones ocasionales. Las personas sin pareja, según el informe, tienen los niveles más bajos de bienestar y felicidad.

5. Mantente conectada emocionalmente. Tener una relación no es suficiente, pues también debes fomentar una fuerte conexión emocional con tu pareja debido a que esta es la clave de la felicidad conyugal.