Dios

UNIDAD DE DIOS

La Creencia en la unidad absoluta de Dios y la consideración del él como Amigo del Hombre moderno.

El Dios de la Iglesia de la  Hermandad Universal, no es un Dios de "Ustedes no hagan, no toquen o no beban". Dios en el de la Hermanda Universal no controla como ustedes se visten, adonde tienen que ir ni como, ni cuando, ni donde usted le rinde o no le rinde culto, No es un Dios que 'negocia' bendiciones a cambios de diezmos, ritos o sacrificios. En cambio es un Dios que se preocupa por todo lo virtuoso que, progresivo y lo bueno que usted es. será exaltar al Dios vivo mediante cultos de adoración inspiradores, fortalecer la fe de los creyentes por medio de una enseñanza sólida y un compañerismo sano, siendo nuestro Dios un ser amigo y benevolente en cual posee las siguientes cualidades:

  1. Dios no condena ni mete miedo.

  2. Dios es Sabiduría, Amor y Lógica.

  3. Dios no tiene favoritos y no discrimina en base de nacionalidad, sexo, raza o clase.

  4. Dios trata a los humanos con dignidad y respeto.

  5. Dios no es un capataz de esclavos, ni un déspota abusando de sus 'siervos'.

  6. Dios es el Aliado y Hermano en Alma del humano.

  7. Dios no es celoso, Iracundo, ni Vengativo.

  8. El humano no es pecador, caído ni depravado.

  9. Dios no tiene ningún contrincante y el cielo y el infierno son estados mentales y maneras de ser.

  10. El Humano a sido creado para llegar a ser similar a Dios éticamente y para eliminar el error y el mal del Cosmos en alianza con Dios.

DIOS AMIGO

Dios Amigo, es el Ser supremo, a quien se considera el único Dios e indivisible, creador y origen de todo cuanto existe, Uno en su unidad, el único eterno sostenedor, que ni engendró ni fue engendrado y es inigualable; creer en el poder que tiene sobre todo el universo; conocer y creer en sus atributos cuales son perfectos, su infinitud, inmutabilidad, eternidad, amor, bondad, virtud, justicia, compasión, verdad y lealtad, conocimiento (omnisciencia) y poder (omnipotencia). Dios es tan diferente de los seres mortales que debe ser considerado en esencia como un misterio más allá de la capacidad de comprensión humana. Es posible un conocimiento limitado de Dios a través de la meditación, en términos de atributos divinos y trayectorias de conocimiento. La concepción filosófica y de meditación de "Dios” se le debe tener en cuenta como “el Dios Amigo", que es una realidad viva, experimentada y la superioridad de su conocimiento de Dios a las demostraciones racionales de su existencia y de los atributos. Dios como la "causa del ser" y el "interés último".

Los atributos principales de Dios pueden ser concebidos como trascendente (por encima del mundo), haciendo hincapié en su "calidad de otro", su independencia absoluta y su poder sobre el orden mundial; o como inmanente (habitando en el Universo), resaltando su presencia y participación dentro del proceso del mundo; debe ser concebido como impersonal o supra personal., Dios debe ser venerado como lo Uno, es la unidad suprema que abarca o ha creado todas las cosas y en la trascendencia divina.

Dios debe ser entendido tanto desde una perspectiva trascendente como inmanente. Dios no tiene aspectos personales, su aspecto es impersonal, o también que sólo él es auténticamente personal dentro de su existencia y que en el ámbito de la finitud hay sólo una aproximación imperfecta al ser personal. Dios sólo puede ser comprendido a través de una meditación profunda adquirida por medio del aprendizaje. Estas formulaciones sugieren que la lógica del discurso sobre Dios es diferente por sí misma a la lógica que se aplica a las entidades finitas. Dios es concebido ante todo en términos de trascendencia, personalidad y unidad.

Dios es creador es decir que el mundo es creado, significa que no es independiente de Dios o una emanación de Dios, pero sí es externo a Él, un producto de su voluntad, por eso Él es Señor de todo el universo y la creación del ser humano fue hecho a imagen de Dios; por ello. Es representado como rey, amigo, juez y pastor. Como Dios, a pesar de su condición antropomórfica, es una divinidad viva. Es verdad que el nombre de Dios, es entendido como "Yo soy el que es". Dios es único y su mandato es supremo.

Como Padre de todas las cosas creadas, su amor es infinito para los seres creados por él y cuidado más que en su poder. Dios es el orden finito. Ambas expresiones es la presencia inmanente y la actividad de Dios en la creación, por la que lucha para conducirla a la perfección. 'El Dios'. Es personal dentro de su existencia, trascendente y único. Su voluntad es absoluta, y todo lo que ocurre depende de ella, El Dios personal y amigo logrado por los practicantes de meditación mediante una disciplina de aprendizaje llegan al mayor acercamiento a Dios, la idea de un Dios absoluto impersonal o supra-personal es el Ser Sagrado lo convierten en el ser Supremo como su mejor amigo y aliado. Su realidad única eterna, absoluta, que abarca todo lo que es, de modo que el mundo que cambia es sólo la apariencia exterior (encargados de la creación, la preservación y la destrucción), en el camino de la meditación personal, la conciben para llegar al acercamiento máximo con Dios y a si alcanzar la felicidad humana mediante la armonía con las cosas y seres que los rodean. La realidad última o Ser Sagrado, constituye el orden cósmico impersonal, considerados seres cósmicos. el sentido de Ser Sagrado y Amigo debe difundirse por todo el Universo y no el Dios castigador, vengador. Alcanzamos el Dios Amigo mediante la practica de la Meditación Universal. En su aspecto se concibe como trascendente y personal, trascendencia y la inmanencia., se resalta la inmanencia y naturaleza impersonal del Ser. Dios es el fundamento u origen del ser y no simplemente otro ser, aun el ser supremo o más elevado que concebirse pueda, entonces no existe en el sentido en que se encuentran las cosas en el mundo. Creer en Dios amigo es tener fe en el fundamento último del ser, o confiar en la racionalidad última y la virtud de la disposición completa de las cosas, de la trascendencia e inmanencia, ser personal e impersonal, entre otras. El fundamento principal para creer en Dios debe encontrarse en la meditación y la experiencia. Hay muchas experiencias en las que la gente ha sido consciente del Ser Sagrado que afecta a sus vidas —experiencias conseguidas a través de la meditación, de experiencias místicas, conversión, una sensación de presencia, a veces visiones o locuciones— y que pueden sentirse con la fuerza de una revelación alcanzada mediante la meditación. Junto a estas experiencias logradas por medio de la meditación profunda en donde se alcanza la felicidad en sí misma hay otras en las que la gente llega a ser consciente de una profundidad o una finalidad que ellos llaman Dios (experiencias morales, relaciones interpersonales, sensación de belleza, la búsqueda de la verdad, la conciencia de finitud, incluso la confrontación con el sufrimiento y la muerte). A veces se producen las llamadas situaciones límite, porque aquéllos que sufren tales experiencias parecen chocar contra los límites de su propia existencia. Al hacer esto, sin embargo, llegan a ser conscientes de un ser que trasciende de su propio ser, con el que todavía sienten tanta diferencia como afinidad. Llegan a ser conscientes del misterio que produce a la vez temor y fascinación.

Es por lo tanto es posible que por medio de la meditación alcancemos el conocimiento de la existencia del Ser Sagrado el cual sea racional y esta posibilidad ha llevado a algunos creyentes a buscar en base de la meditación racional para sostener su fe en Dios con la confirmación de su propia experiencia. Numerosos intentos se han llevado a cabo para probar la realidad de Dios. La misma idea de un ser de quien nada más perfecto puede ser concebido supone su existencia, pues la existencia es en sí misma es un aspecto de la perfección, un ser que posea la más alta sabiduría la necesidad de la existencia de Dios como el soporte o garante de la vida moral, sobre todo en conjunción con la evidencia de la experiencia en la meditación, la creencia en Dios es, como muchas otras creencias importantes, un acto de meditación, una fe que tiene que estar enraizada en la experiencia personal y alcanzada mediante la meditación.

1) La creencia en Dios es, como muchas otras creencias importantes, un acto de meditación, una fe que tiene que estar enraizada en la experiencia personal y alcanzada mediante la meditación.

2) Creer en los Arcángeles y ángeles: son seres existentes en el mundo inmaterial que representan un ejemplo sublime de sumisión y adoración a Dios en este mundo invisible.

3) Creer en los Mensajeros de Dios: son los Maestros y mensajeros desde Adán hasta el último de ellos, la paz sea con todos ellos- que Dios envió para que sirviesen de ejemplo y guía a sus pueblos y los sacasen de las tinieblas a la luz, mediante el desarrollo de la mente humana (Poder Mental); pero los hombres en sus intereses los elevaron a los altares y los adoran como dioses. Inclusive le dieron una concepción divida.

4) Creer en el Destino: es la ordenación que Dios dispuso para todo lo creado por El, según un plan definido; El sabe desde la eternidad todo lo que va a suceder:

El hombre hecho a semejanza de Dios, teniendo libre albedrío para distinguir Tanto lo bueno como lo malo. Esta creencia en la meditación ha sido y será la misma desde la creación del primer hombre hasta el fin del mundo y a la absoluta adoración de un Dios Único.

NO HAY MAS DEIDAD QUE DIOS. Es primordial de la creencia absoluta en la Unidad de Dios, predicada por todos los maestros. No hay más Deidad que Dios.

CONOCIMIENTO DE DIOS No se puede conocer a Dios sino por medio de la meditación y esto se llevará a cabo mediante el intelecto y una experiencia, que se basa en fundamentos firmes, a través de las cosas que nos rodean. Así podemos llegar a conocer los atributos de Dios, y nuestro intelecto llegará a comprender que:

a) No hay acto sino por la existencia de Dios. Los que dicen que todo lo hecho existe por si solo y evoluciona según las influencias de los factores naturales, afirman algo falso, ya que dichas influencias y factores no se dan si no hay una causa que los produzca, ya que la nada no produce nada.

b) Todo acto nos indica el poder y atributos de un Dios. El hombre los percibe a lo largo de su vida mediante la consecución de lo necesario, su relación con el medio que le rodea y el aprovechamiento de las fuerzas y frutos naturales.

c) Dios tiene poder para hacer; quien no posee algo, no puede darlo. Ciertamente la comprensión de esto por medio de la meditación nos hace pensar lógica e imparcialmente en las criaturas que nos rodean y que no han sido originadas de nada, sino que han sido creadas por el prudente, el prudente, el omnisapiente, el poderoso, el omnividente, el viviente... : Dios.

Así, hemos comprendido que mediante la meditación, esta experiencia de los maestros y su fiel transmisión de los relatos de nuestros antepasados, la misión de los maestros, y son ellos mismos quienes han incrementado nuestra creencia, nuestra Fe y nuestro conocimiento de Dios, aparte de que nuestra naturaleza innata nos dice que hemos sido creados por un Creador poderoso al que imploramos en nuestras necesidades y agradecemos en nuestro desahogo y felicidad.

Por todo esto, creemos en el poder de Dios -altísimo sea- y en su existencia. Afirmamos que es el creador de todo el universo y de todo lo que el universo contiene.Por eso tenemos la obligación de meditar en todo lo que hay en los cielos y en la tierra, así como en las evidencias de Dios para aumentar nuestra fe y creencia; de esta forma, no hay duda de que mediante todo esto llegaremos a grabar firmemente en nuestro corazón, verdades, y no teorías sin demostración de que el creador de todas ¡as criaturas y del Universo existe y es el único Señor de todas las cosas, y así, con la mente clara y una dedicación en la meditación podremos llegar a comprender algunos secretos de la naturaleza que Dios, con su infinito poder, nos facilita.

Ciertamente que nuestro conocimiento limitado de algunas cosas y nuestra ignorancia de la mayoría de ellas nos indica la insignificancia de nuestro conocimiento frente al de Dios. Pero a través de la meditación nos podemos acercar a Dios Todo esto nos lleva a la continua reflexión en la ciencia y en los demás campos, de la vida para fortalecer nuestra creencia en el Creador y reconocer su poder a través de sus criaturas.

Rogarnos a Dios -altísimo sea- que ilumine nuestros corazones con ciencia y conocimiento. En cuanto a la limitación de nuestro conocimiento, se debe al poco poder que poseemos para conocer las cosas que nos rodean, ya que nuestra capacidad para reflexionar y conocer, por muy grande que sea, es mínima, pues el intelecto humano, a pesar del progreso en todos los campos científicos, aún no ha salido del círculo del conocimiento de sí mismo y de algunas de las cosas que le rodean, deteniéndose en su investigación muchas veces nada más empezarla. ¿Cómo podría hacer frente a los grandes misterios del Universo y de todas las criaturas de Dios? ¿Y cómo llegaría a comprender la esencia de la divinidad? Solo lo podemos alcanzar mediante la práctica de la meditación.

ESENCIA DE DIOS MEDIANTE LA MEDITACIÓN

El conocimiento de los atributos divinos por medio de los sentidos y la razón no es Completo, si practicamos la meditación profunda podremos acercarnos a la comprensión de su realidad Divina y no está grabada en el corazón ni el espíritu los discierne claramente; solamente mediante el conocimiento total podrá llegar a ver muchas de las realidades de su existencia.

CAPACIDAD DE COMPRENDER LA ESENCIA DE DIOS MEDIANTE LA PRÁCTICA DE LA MEDITACIÓN.

El hombre jamás llegará a comprender la verdadera esencia divina ni su naturaleza, Podrá acercarse a comprenderlo y convertirlo en su amigo por medio de la meditación.

Que el hombre debe capacitarse y meditar para comprender la esencia y naturaleza de Dios, no quiere decir que Dios no exista. El hecho de que uno sea incapaz de comprender las cosas, no implica que tales cosas no existan.

De todas formas, la existencia de la esencia divina es evidente e indiscutible para los que razonan, ya que la sentimos, percibimos y comprendemos en todo lo que nos rodea y en nuestra propia vida.

Algunas cualidades de la esencia divina son:

No tiene fin, no es semejante a nada, es viviente y nunca muere, cuando quiere algo su mandato es "sea", y la cosa es.

Los maestros de Dios -la paz sea con él-, nos dicen:

"Meditar en la creación de Dios para indagar en su naturaleza, porque vosotros llegaréis a comprenderla y compartirla con él mediante una meditación profunda y el desarrollo de la inteligencia del hombre"