Video

Comentario Bíblico

 
 

¡LA IGLESIA DE LA GLORIA DE DIOS!

de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

“En aquel tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto del país para grandeza y honra, a los sobrevivientes de Israel.” (Isaías 4:2).

A lo largo del Antiguo Testamento, el renuevo que es mencionado no es otro mas que Jesucristo, el Señor de gloria. De acuerdo con Isaías, habrá una iglesia en donde Él aparecerá bello, excelente, hermoso. Ellos estarán apasionadamente enamorados de un Hombre a quien ellos ven como glorioso.

Ahora mismo existe una iglesia remanente que no desea nada mas que Cristo. Él es el centro de atracción y la gente está totalmente enfocada en Él. Estos son aquellos a quien Isaías se refiere como “sobrevivientes de Israel” (mismo versículo). Inclusive, la iglesia de los últimos tiempos que será llenada con la gloria de Dios es más que una iglesia perdonada. Dicha iglesia es santa, una que ha sido purgada por el fuego consumidor de la Palabra de Dios. Santidad y pureza caracterizan a este pueblo. Isaías añade, “... el que se quede en Sión...será llamado santo: todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes.”(versículo 3).

La mejor evidencia de que aquí Isaías se está refiriendo a la iglesia de los últimos tiempos se encuentra en el versículo 5: “Y creará Jehová sobre toda la morada....nube y oscuridad de día, y de noche resplandor de llamas de fuego.” (Isaías 4:5).

Isaías esta prediciendo que Dios creará un nuevo pilar y una nubre para cubrir a Su pueblo. Nosotros sabemos que cuando Isaías profetizó esto, el pilar y la nube en el desierto ya habían acontecido. Obviamente, esto era algo que tenía que ser creado -¡una cosa nueva!

La nube tiene que ver con dirección y confort, con el ser preservador de la maldad y del terror, y con la guianza. Esto significa que el remanente de Dios en los últimos tiempos tendrá una dirección clara.

Dios está diciendo, “¡Yo te voy a guiar. Aún en la peor tormenta, tú tendrás una clara dirección de mi parte porque yo te daré un pilar de fuego para guiarte así como lo hice con Israel en el desierto!”

    LA IMPORTANCIA DE LA GLORIA DE DIOS

    de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

    “...y habrá un resguardo de sombra contra el calor del día, y un refugio y escondedero contra la tempestad y el aguacero.” (Isaías 4:6). La gloria de la presencia del Señor será nuestro refugio del calor. La palabra hebrea para calor significa, “sequía, desolación. infertilidad;” y aquí ésta es empleada como un tipo de juicio de parte de Dios hacia una sociedad malvada.

    En Apocalipsis 16, al cuarto ángel del juicio le es dado poder, “...le fue permitido quemar a los hombres con fuego. Los hombres fueron quemados con el gran calor y blasfemaron el nombre de Dios...” (Apocalipsis 16:8-9).

    La gloria de Dios es nuestra defensa, nuestra cobertura - “...un refugio...contra la tempestad y el aguacero” -y así nosotros descansaremos en la fresca sombra de las alas de Jesús. Ahora mismo nosotros estamos viendo tanto a la lluvia del Espíritu Santo siendo derramada como a los juicios de Dios. Las nubes tempestuosas se están juntando, pero gracias a Dios habrá una cobertura sobre Su santa iglesia remanente.

    Usted podrá decir, “Yo no atiendo ninguna iglesia donde esté presente la gloria. Todo lo que encuentro son iglesias centradas en el hombre. ¿Dónde está mi cobertuda del calor y de la tempestad?”

    Su morada es la gloria de Dios en su corazón. Si Jesús está presente en usted, manifestándose Él mismo en usted, entonces su cobertura está completa. Si usted dirige sus corazón y ojos hacia Él, permitiendo que Su Palabra lo examine, le dé convicción y lo corrija, Él se le revelará a sí mismo. ¡Él lo ha prometido!

    "El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él." (Juan 14:21).

    Dios dice, “Yo estaré contigo. No importa cuán difícil sea la situación que enfrentes, yo te sacaré adelante. ¡Yo nunca de dejaré, nunca te abandonaré!”

     

    DIRIGIDO POR EL ESPIRITU SANTO

    de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

    El Señor tiene a un pueblo que no está confundido en medio de estos tiempos de poca claridad. Ellos están tan entregados a Jesús - tan enamorados de Él, tan separados de la maldad de esta época - que ellos saben los caminos y la obra del Espíritu Santo. Ellos saben lo que es puro y santo, y lo que es carnal e insensato.

    “ Y sobre todo, la gloria del Señor, como un dosel” (Isaías4:5). En el hebreo original lo anterior se lee: “Sobre todo deberá haber una cobertura de gloria.” En esencia, esto significa, “sobre cada uno de este remanente habrá un manto, un dosel, un escondite - ¡la cobertura de la gloria de Dios!”

    Recuerde que una nube de gloria cubrió el tabernáculo en el desierto: “Entonces una nube cubrió el Tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el Tabernáculo.” (Éxodo 40:34).

    En Isaías 4, se nos promete que en los últimos días el Señor creará una gloria que cubrirá a Su remanente. La gloria de Dios llenará cada corazón y cubrirá cada casa, y nosotros alabaremos bajo el dosel de la gloria de Dios - la cual es la manifestación de la presencia de Jesucristo, el hijo de Dios.

    "... el Hijo... que es el resplandor de su gloria” (Hebreos 1:2-3). La gloria no puede convertirse en más brillante que la manifestación misma de Cristo a usted. Aquí la palabra manifestación significa “tomar con su mano.” En otras palabras, cuando la presencia de Jesús llena un lugar, ésta es tan real, tan evidente, que sus manos espirituales pueden tocarla, sus ojos espirituales pueden verla. Dicha manifestación es tan real como el aire que usted respira.

    Yo quiero ver un avivamiento donde la presencia de Jesús sea tan poderosa y gloriosa que el ”fruto” (conversiones) sean excelentes (ver Isaías 4:2) Yo quiero ver un avivamiento donde la gente traspase las puertas de la iglesia, en llanto, quebrantada ante el Señor y ellos sabrán que verdaderamente han sido cubiertos por la gloria de Dios.

     

    LA IGLESIA SOLAMENTE DEL PERDON

    de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

    Isaías 4 empieza con una concisa y trágica descripción de lo que yo llamo, “la iglesia solamente del perdón.”

    “En aquel tiempo, siete mujeres echarán mano de un hombre, diciendo: «Nosotras comeremos de nuestro pan y nos vestiremos de nuestras ropas. Solamente permítenos llevar tu nombre.
    ¡Quita nuestra deshonra!»” (Isaías 4:1).

    Creo que estamos viviendo en los últimos días y que este capítulo en Isaías es una de las profesías más claras acerca de cómo será la iglesia previa a la venida del Señor.

    Las siete mujeres que Isaías menciona son claramente un tipo de los muchos congregantes que habrán en la iglesia de los últimos tiempos. Ellos buscan echar mano de un hombre, quien yo considero ser Cristo. Sin embargo, estas mujeres no están interesadas en amarle. Por el contrario, ellas solamente tienen una cosa en sus mentes - ¡quitar el reproche! “Nosotras comeremos de nuestro pan y nos vestiremos de nuestras ropas. Solamente permítenos llevar tu nombre.
    ¡Quita nuestra deshonra!»”

    El número siete es empleado para referirse a estas mujeres con la finalidad de recordarnos que en cada iglesia existe esta clase de personas. Ellas intentan “echar mano de un hombre” -Cristo- para obtener solamente alivio de su culpa y condenación por sus pecados. Ellas no desean tener intimidad con Él. Ellas no quieren nada más que perdón, que remover la deshonra del pecado. A esto le llamo “la iglesia solamente del perdón.”

    Estas mujeres centradas en sí mismas no tienen el deseo de someterse a la autoridad de su esposo. Ellas no quieren conocer Su corazón y no tienen cuidado de las preocupaciones de su cónyuge. De la intimidad con Jesús, nosotros recibimos discernimiento, dirección, un conocimiento de lo que es correcto e incorrecto -y de lo que es santo y puro. La intimidad con Cristo nos da la firmeza para no ser movidos por cada viento doctrinal. Permanezca cerca de Él para que usted tenga discernimiento acerca de la insensatez que nos rodea.

     

    INUNDADO POR LA TORMENTA

    de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

    ¿Está usted enfrentando problemas en su negocio o profesión? Conforme usted lea los siguientes versículos, recuerde que la gente enfocada en su profesión y la gente de negocios aquí son gente de mar que se encuentra navegando en barcos. Las grandes aguas significan el gran mundo de competencia, un océano de actividad.

    “Los que descienden al mar en naves y hacen negocio en las muchas aguas, ellos han visto las obras de Jehová y sus maravillas en las profundidades, porque habló, e hizo levantar un viento tempestuoso que encrespa sus olas.... Tiemblan y titubean como ebrios, y toda su ciencia es inútil.” (Salmo 107:23-27).

    Estas personas son los amados santos de Dios. Ellos están intimidados por su grandeza y poder, pero una tormenta irrumpe y ésta se encuentra fuera de su control. Esto no es juicio por pecado, sin embargo, repentinamente las olas los inunda, al tragarse su barco. Ellos estan estupefactos por los problemas que tienen por todos lados, y parece que su barco está hundiéndose. De pronto, ellos están confundidos y perplejos: “Sus almas se derriten con el mal” (versículo 26).

    Mucha gente enfocada en su profesión me ha dicho, “Esto está mal. No sé qué sucedió pero de repente estoy hecho un desastre.” Ellos fueron capaces de resolver sus propios problemas en el pasado, y escapar de una crisis tras otra. Con esta prueba, sin embargo, parece que no hay escape. Ellos están mental y físicamente exhaustos.

    Qué rápido nosotros olvidamos que nuestro amoroso Padre celestial es nuestro socio en nuestro trabajo, a pesa rde nuestra profesión o llamado. Incluso, nada nos sucede sin su involucramiento. Él tiene el poder sobre todas nuestras dificultades y Él tiene una razón y propósito detrás de todas ellas.

    ¿Qué puede hacer usted cuando su socio de negocios no tiene consejo y consultores no pueden ayudarle? ¿A quién acude usted cuando su esposa, pastor, mejor amigo no tienen nada que decirle? Yo no soy un hombre de negocios pero puedo dirigirlo a los hombres de mar en Salmo 107:

    “Entonces en su angustia claman a Jehová, y él los libra de sus aflicciones. Cambia la tempestad en sosiego y se apaciguan sus olas. Luego se alegran, porque se apaciguaron, y así los guía al puerto que deseaban.” (Salmo 107:28-30).

     
     
     

    DESOBEDIENCIA A LA PALABRA DE DIOS

    de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

    “Algunos moraban en tinieblas y en sombra de muerte, aprisionados en aflicción y en hierros, por cuanto fueron rebeldes a las palabras de Jehová...Por eso con el trabajo quebrantó sus corazones; cayeron, y no hubo quien los ayudara. (Salmo 107:10-12).

    Ellos estaban atados a la aflicción porque se rebelaron en contra de Dios y rehusaron su consejo (ver versículo 11) Amado, ¿puede este ser usted? Usted se ha sentado bajo predicación santa y el Espíritu Santo le ha dado convicción pero usted todavía se siente miserable y continúa en pecado.

    Cuando una persona voluntariamente desobedece la Palabra de Dios, su tendencia es ocultarse y encogerse de miedo. Él puede sentir que todo se ha acabado y piensa, “Dios no me puede usar.” Cuando usted se encuentra en esa condición, el diablo le suspirará, “No hay liberación para tí. Tu eres una de esas personas que nunca cambia. Dios ya tuvo suficiente contigo - tu pecado a causado que Él oculte su rostro.”

    Satanás lo bombardeará con Escrituras, malinterpretándolas todas. Cuando usted se siente en la iglesia, escuchará solamente juicio, no la misericordia de Dios -porque usted está bajo mucha culpa, condenación y temor.

    Yo no me estoy refiriendo a gente que se oculta de Dios porque ama su pecado. Por el contrario, yo estoy hablando acerca de los cristiano que han caído pero aún tienen arrepentimiento y odian su pecado. Algo dentro de ellos clama, “Yo he lastimado a Dios.”

    A este cristiano, la Palabra de Dios promete: “ Luego que clamaron a Jehová en su angustia, los libró de sus aflicciones; los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte, y rompió sus prisiones. ¡Alaben la misericordia de Jehová y sus maravillas... porque quebrantó las puertas de bronce y desmenuzó los cerrojos de hierro.” (Salmo 107:13-16).

    Dios nunca ha ocultado ni ocultará su rostro de uno de sus hijos en llanto. No importa cuan lejos usted haya caído o cuantas promesas usted le haya hecho a Dios y las haya roto, Él siempre escuchará su clamor por ayuda y lo traerá a una relación cercana con Él .

    Correo electrónicoConservar como no leídosAñadir etiquetas
      08/03/2012 (hace 2 días)

      EL INSENSATO QUE TRAE PROBLEMAS SOBRE SI MISMO

      de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

      “Fueron afligidos los insensatos a causa del camino de su rebelión y a causa de sus maldades; su alma rechazó todo alimento y llegaron hasta las puertas de la muerte.” (Salmo 107:17-18).

      De acuerdo con el diccionario, un insensato es quien carece de juicio y sentido común, alguien que hace cosas tontas sin pensar en las consecuencias.

      ¿Qué será más insensato e impensable que satisfacer una actividad sexual con una persona desconocida? El mundo entero sabe que el SIDA es un problema internacional y aún gente alrededor del mundo lo sigue contrayendo. Las personas simplemente rehúsan a ser alarmados. Mujeres arriesgan sus vidas y hombres intercambian su futuro por una hora de placer carnal.

      Muchos están sufriendo serias consecuencias por sus actos absolutamente insensatos. Ellos hablan sobre el terror que sintieron cuando sintieron por primera vez algo extraño en su cuerpo. Ellos sabían que algo no estaba bien y de repente, una memoria cazadora vino a ellos -un recuerdo de un acto insensato del pasado, ya sea sexual o relacionado con drogas. Sucedió cuando ellos estaban viviendo en pecado, jugando a lo tonto.

      “Fueron afligidos los insensatos a causa del camino de su rebelión y a causa de sus maldades” (versículo 17). La desesperanza de muchos de estos cristianos es indescriptible. Ellos se sienten impotentes, al borde de darse por vencidos. Un hombre dijo, “Yo siento que mi vida está acabada. No hay nada que yo pueda hacer. Yo sólo espero la muerte.”

      “....y llegaron hasta las puertas de la muerte.” (versículo 18). Amado, usted no tiene que vivir sin esperanza. ¡Dios le ha dado a usted su Palabra de que Él no hace a un lado a insensatos!

      “Pero clamaron a Jehová en su angustia y los libró de sus aflicciones. Envió su palabra y los sanó; los libró de su ruina.” (Salmo 107:19-20).

      El Señor conoce que hay cosas que nosotros no podemos cambiar, palabras que hemos hablado que nosotros no podemos borrar. Sin embargo, Él no nos está pidiendo hacer penitencias o promesas. Todo lo que Él pide es que nosotros clamemos a Él en nuestra desesperación. Él quiere sanar, prolongar vida y proveer gracia supernatural.

        ¡VE A MIS HERMANOS Y DILES !

        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

        Cuando Jesús se le apareció a María Magdalena en el jardín donde se encontraba el sepulcro, ella suposo que Él era el jardinero. Su corazón estaba pesado y ella clamó, “Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo llevaré.” (Juan 20:15).

        “Jesús le dijo: —¡María!Volviéndose ella, le dijo: —¡Raboni! —que significa: «Maestro»” (versículo 16). Jesús sabe los nombres de aquéllos que lo aman - y Él llamó a María por su nombre.

        Jesús entonces le dijo a ella, “Suéltame” (versículo 17). Jesús sabía que María no lo dejaría ir. Su corazón estaba clamando, “¡Ya te perdí una vez, pero nunca más voy a volverte a perder!”

        Debió haberle tomado mucho valor a María hacerle caso a las palabras de Jesús. Usted observa que Él le dijo a ella que Él iba a partir por un tiempo y que ella debía ir con los otros y “...diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.”(versículo 17).

        María rápidamente fue con los discípulos quienes habían regresado a casa después de ver que Jesús no estaba más en el sepulcro. Estos simples pescadores estaban reunidos en un cuarto, tal vez limpiando su equipo de pescar. Ellos no eran teólogos pero ellos habían sido entrenados durante tres años a los pies del Maestro.

        ¡Fue María, sin embargo, quien tuvo la revelación! Estos hombres tuvieron que sentarse y escuchar a una mujer que había escuchado de parte de Jesús. ¿Puede usted imaginar esta escena? “¿Qué dijo Él? ¿Qué apariencia tenía?” María simplemente contestó, “Todo lo que yo sé es que yo lo ví a Él. ¡Y Él me dijo que viniera aquí y les dijera algo!”

        Yo amo escuchar a hombres y mujeres devotas de Dios decir las palabras que María dijo: “¡Yo he escuchado de parte de Él y tengo algo que decir!” El clamor de mi corazón todo el tiempo que preparo una predicación es, “Señor, si tú no me vas a hablar, ¡yo no voy a hablarles a ellos!” Como María Magdalena, nosotros todos debiéramos tener un corazón tan entregados al Señor que Él nos da su mente y dice, “¡Ve a mis hermanos y diles!”

         

        UNIDAD

        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

        Yo creo que cuando Jesús lavó los pies de los discípulos, Él estaba enseñando una profunda lección acerca de cómo lograr unidad en el cuerpo de Cristo.

        Al acercarse Jesús a Pedro para lavarle sus pies, el discípulo se alejó y le preguntó con asombro, “Señor, ¿tú me lavarás los pies?...No me lavarás los pies jamás.” (ver Juan 13:6,8). Jesús le respondió, “Si no te lavo, no tendrás parte conmigo.” (versículo 8) En esencia, Jesús estaba diciendo, “Pedro, si yo lavo tus pies, nosotros tenemos terreno para una preciada camaradería, una base para verdadera unidad.”

        Después de que Jesús lavó los pies de los discípulos, Él les preguntó, “Entienden lo que yo he hecho” Si ellos hubieran comprendido la significancia espiritual de lo que justo Él había realizado -quitado toda mancha y culpa por su pecado - esto hubiera producido una profunda gratitud en ellos.

        ¿Qué hizo Jesús en usted cuando Él lo limpió? Él quitó toda su culpa y lo hizo a usted limpio y completo. Él puso gozo en su alma y lo llenó con tal amor por Él que usted lo seguiría a cualquier lado y haría lo que fuera por Él.

        Amado, este es el secreto de la unidad. Cuando usted toma su manto de misericordia para dárselo a un hermano que se encuentra en dolor, que ha caído, usted lo exhorta al abrazarlo en su pena. Al lavar los pies de esa persona, usted construye un cimiento firme para un compañerismo glorioso y de verdadera unidad. Ustedes son hechos uno por su experiencia en común.

        Este mensaje es para mí más que para nadie más. Recientemente yo he llegado a este convincente conocimiento acerca del verdadero significado del lavado de pies. Y por la gracia de Dios, yo tomaré mi manto de misericordia, junto con otros, y buscaré a aquéllos que están en dolor y cuyos pies necesitan ser limpiados.

        Jesús dijo, “ Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros...Si sabéis estas cosas, bienaventurados sois si las hacéis.” (Juan 13:14, 17).

        Ahora que nosotros, “sabéis estas cosas”, como Jesús dijo, nosotros podemos hacerlas. Yo le pregunto: ¿Está usted dispuesto y listo a tomar su manto por amor?”

        Correo electrónicoConservar como no leídosAñadir etiquetas
           

          AMABLE Y PACIENTE

          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

          “Antes sed bondadosos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” (Efesios 4:32).

          Si usted quiere ser misericordioso -tomar su manto para restaurar a su hermano o hermana -usted no necesita saber detalles de cómo la persona se “ensució.” Jesús no le preguntó a Sus discípulos, “¿Cómo se ensuciaron ustedes los pies?” Él solamente quería quitar de ellos el polvo. Su amor por ellos fue incondicional.

          De la misma manera, aquéllos que caminan en la plenitud de Jesucristo deben de tener una actitud de amor hacia las personas con pies sucios. No estamos para preguntar detalles. En su lugar, nosotros debemos decir, “Déjame lavar tus pies.”

          Muy seguido cristianos quieren ahondar en todos los detalles morbosos de una situación. Ellos vienen a un creyente que tiene pies sucios diciéndole, “Yo quiero lavar tus pies. Pero dime, ¿qué sucedió? ¿cómo te ensuciaste?”

          En cierto punto de la historia de fracaso, el curioso consolador se percata, “¡Oh, esto es peor de lo que pensaba. Yo no puedo resolver esto.” Y después de unos pocos detalles, él llega al límite de su endeble misericordia humana. Él juzga a la persona como muy malvada, más allá de ser auxiliada, y tira el manto y se aleja.

          Amado, usted no puede lavar pies portando un manto de juez. Usted tiene que quitarse sus mantos de rectitud antes de que pueda hacer cualquier limpieza. Pablo dice que nosostros debemos de ser amables y pacientes con toda la gente: “porque el siervo del Señor no debe ser amigo de contiendas, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido. Debe corregir con mansedumbre a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad.” (2 Timoteo 2:24-25)

          Pablo está diciendo, “Tú debes ser misericordioso con todos, deseoso de lavarles los pies. Dios tendrá misericordia de ellos y los librará de su pecado.”

          Correo electrónicoConservar como no leídosAñadir etiquetas
             

            DEVOTO A JESUS

            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson
             

            Permítame compartir con usted lo que yo llamo “la vida devota para gente que viaja diariamente a su trabajo y para personas que viajan en metro.” Es una forma simple de guiar a cristianos ocupados a que tengan una vida devota, práctica y profunda, sin nada de misticidad.

            La devoción a Jesús significa confiar en Él solamente para suplir cada necesidad de nuestro cuerpo, alma y espíritu. Esto significa renunciar a cualquier persona o recurso para que supla esas necesidades. Mucha gente soltera dice, “Yo estoy cansado de estar solo. Necesito a una pareja. ¡Si solamente Dios pudiera darme a alguien!”

            No, una pareja nunca será capaz de suplir tal necesidad. De hecho, una pareja posiblemente podría hacerle doblemente miserable pues ¡usted no solamente tendrá sus propios dolores de cabeza sino tambiénlos de él (o ella)! Hasta que Jesús sea su enfoque, hasta que usted lo vea a Él como su única verdadera satisfacción, usted se hundirá más y más profundo en desesperación.

            Hasta cierto punto, Jesús quería probar a Sus discípulos que Él estaba por encima de cualquier situación. Por tanto, Él llamó a Pedro a que saliera del bote y caminara sobre el agua para encontrarse con Él. Pedro obedeció - y mientras él permaneció enfocado en Jesús, él estaba por encima de todo, inclusive, ¡caminando sobre agua! Pero cuando el discípulo empezó a enfocarse en su entorno, él empezó a hundirse. (ver Mateo 14:28-31).

            La lección aquí es elemental. Sin embargo, yo le pregunto: ¿qué hace usted cuando siente que se va a hundir? ¿llama usted a un amigo por ayuda? ¿o mantiene sus ojos enfocados en Jesús y clama, “Señor, sálvame”?

            La novia de Cristo será constatada por aquéllos que han renunciado a buscar ayuda, consuelo o satisfacción en cualquier cosa en esta tierra. Ellos han aprendido a depender totalmente en Aquél que ellos aman para satisfacer toda su hambre y sed.

            ¿Tiene usted esta experiencia con Jesús? Yo le insto a que mantenga sus ojos enfocados en su Novio. Espere Su venida en cualquier momento y no busque en nadie o nada que lo llene.

             

            ¡UNA PENA DOBLE!

            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

            La primera parte de la “pena doble” de Dios se refiere a cuando nosotros pecamos en su presencia en contra de su luz y amor. El pecado por sí mismo no le afecta a Dios, pero sí el hecho de que Él conoce sus consecuencias. Dios sabe que nuestro pecado nos producen dolor y miseria.

            La segunda parte de la “pena doble” de Dios se refiere a que nuestro pecado hace que Él tenga que cumplir Su Palabra sobre la necesidad de juzgarnos. Dios se para frente a nosotros como un padre amoroso y escucha nuestro clamor angustiante, al mismo tiempo que nos corrige -todo esto con el propósito de producir en nosotros un carácter santo.

            En alguna ocasión yo tuve una profunda crisis. Calumnias fueron dichas acerca de mí y mientras éstas se esparcieron por algun tiempo, yo empecé a recordar la Palabra de Dios:

            • “El testigo falso no quedará sin castigo, y el que dice mentiras perecerá.” (Proverbios19:9).
            • “El malo presta atención al labio inicuo y el mentiroso escucha la lengua detractora.”(17:4).

            Después de un tiempo, yo clamé en desesperación: “¡Oh Dios, por cuánto tiempo permitirás que esta situación continúe! Las mentiras siguen cambiando. Ni siquiera sé de qué se tratan éstas ahora. Tú eres mi defensor, Señor, y tú dices que tomas la venganza de tu pueblo. Pero yo no veo que tú estés ejerciendo ninguna justicia.”

            Mientras pensaba en todas las calumnias que venían en mi contra, recordé las batallas peleadas por otros pastores y siervos. Hasta la fecha, ellos son gente recta que ha soportado pruebas terribles, pues palabras malvadas han sido proclamadas en su contra.

            “¿ Por qué Señor?” oré. ¿Por qué permites que tu pueblo se duela?”

            El Señor me contestó, “David, yo soy misericordioso, piadoso y tardo para la ira porque me duele tener que ejercer mi justicia. Si tú pudieras sentir mi pena, tú, nunca, jamás, desearías ver mi juicio caer. Tú comprenderías por qué yo espero extensamente para ejercutarlo. Tú sabes cuán doloroso es disciplinar a tus hijos. Lo mismo sucede conmigo. Me duele corregir a quienes amo!”

             

            DIOS NO LO ABANDONARA

            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

            El Salmo 107 ha sido llamado “el festín del amor del Antiguo Testamento.” Es uno de los pasajes más esperanzadores en toda la Palabra de Dios, es para aquellos con necesidad de perdón, liberación o restoración. El último versículo promete al lector un entendimiento de quién Dios verdaderamente es: “Quien sea sabio y guarde estas cosas, entenderá las misericordias de Jehová.” (Salmo 107:43).

            “Alabad a Jehová, porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia. Díganlo los redimidos de Jehová, los que ha redimido del poder del enemigo y los ha congregado de las tierras, del oriente y del occidente, del norte y del sur. Anduvieron perdidos por el desierto, por soledad sin camino, sin hallar ciudad en donde vivir. Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos.” (Salmo 107:1-5).

            Aquí se encuentra una clasificación de gente que alguna vez ha conocido la plenitud del Señor y que en cierto punto de su vida, descubrió gloriosa liberación. Ahora, aunque ellos están en un desierto solitario, deambulando solos, ellos no pueden encontrar la ciudad.

            “La ciudad” en el Antiguo Testamento siempre es Sión, que representa a la verdadera iglesia de Dios. Actualmente, ésta significa el verdadero cuerpo de Cristo, aquéllos que alaban en espíritu y verdad pero que parece no pueden encontrar “la ciudad.” Ellos no asisten más a la iglesia, se rehúsan a alabar con el cuerpo de creyentes - porque encuentran poca o ninguna realidad espiritual.

            Inclusive, hoy en día existen multitudes de cristianos hambrientos que van de iglesia a iglesia tratando de encontrar su lugar. Al final, incluso ellos se rinden a buscar una buena iglesia porque concluyen que ésta no existe. Tal vez usted dice, “Hermano Dave, yo no puedo encontrar en mi zona una iglesia centrada en Cristo, que busque la santidad. Yo no puedo encontrar la ciudad.”

            Amado, Dios ha provisto una solución. “Entonces clamaron a Jehová en su angustia y los libró de sus aflicciones. Los dirigió por camino derecho, para que llegaran a ciudad habitable.” (Salmo 107:6-7).

            Dios dice, “Yo te enseñaré el cuerpo - yo te guiaré directamente hacia ellos.” Descanse confiado, Jesús tiene a Su cuerpo de creyentes alrededor del mundo y si usted clama a Él, Jesús milagrosamente le traerá cristianos que piensen como usted.

            Correo electrónicoConservar como no leídosAñadir etiquetas
               

              MARIA MAGDALENA

              de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

              María Magdalena epitomiza a la novia cuyo corazón está completamente entregado a Cristo. La vida de esta mujer está marcada por su amor y afecto por Jesús.

              María Magdalena no fue un gran teólogo. Cuando los discípulos se juntaron para discutir asuntos profundos acerca de la cruz, ella probablemente permaneció en silencio, pues las mujeres en ese tiempo rara vez hablaban en público sobre cuestiones espirituales en la presencia de los hombres. Sin embargo, ella tenía algo que ellos no poseían - ¡ella tuvo una revelación!

              “El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro, y vio quitada la piedra del sepulcro.” (Juan 20:1). María vino a la tumba mientras otros todavía dormían. Cuando ella encontró la piedra removida y el cuerpo de Jesús desaparecido, ella corrió para encontrar a Pedro y a Juan.

              Cuando los discípulos llegaron al sepulcro, ellos entraron y vieron los lienzos bien doblados - pero no el cuerpo. Ellos comprendieron claramente que Jesús no estaba allí. Entonces, la Biblia dice de los dos discípulos “...vio, y creyó” (versículo 8) Ellos recordaron las palabras de Jesús hacia ellos acerca de Su resurrección en el tercer día. Dos versículos adelante leemos, “Y volvieron los discípulos a los suyos.” (versículo 10) Ellos estuvieron satisfechos al saber que Jesús ya no estaba más allí, por tanto regresaron a sus labores diarias.

              ¿Acaso no es esta la iglesia de hoy? Muchos cristianos dicen, “Yo he visto el poder del evangelio, entonces, por supuesto que yo creo.” Ellos identifican su relación presente con Jesús por mero conocimiento mental. ¡No sucedió eso con María! Conocimiento no fue suficiente para ella. Ella quería a Jesús mismo y ella no se iba a mover “Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro” (versículo 11).

              El espíritu de María estaba clamando, “Este mundo es intolerable sin Él. No me puedo ir a casa.” Ella simplemente amaba al Señor y tenía la determinación de pararse en esa tumba hasta que su quebrantado corazón encontrara respuestas. Pronto, el corazón devoto de María le trajo una visitación divina.

              “...mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro, y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto.” (versículos 11-12).

              Mientras los otros discípulos regresaron a su casa, María estaba viendo lo que nadie más pudo haber visto -porque su corazon estaba entregado a Jesús.

              ESPERANDO SU VENIDA

              de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

              En Mateo 24:44 Jesús dice, “Por tanto, también vosotros estad preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora que no pensáis.”

              Una característica de la novia de Cristo es la expectación a Su pronta venida. La novia de Jesús vive con una expectación continua y gozosa ante Su inmimente regreso -porque Él
              puede regresar en cualquier momento.

              Sin embargo, Jesús advirtió que en los últimos días ministros malvados infiltrarán en la iglesia con el propósito de poner a domir a la novia. Ellos interarán robar su corazón lleno de amor por el novio argumentando, “Mi señor tarda en venir” (versículo 48). Este evangelio es predicado por aquellos que no quieren pagar el precio para obedecer los mandamientos de Cristo. Ellos realmente no quieren que Jesús regrese porque ellos tienen hábitos pecaminosos y llevan una doble vida. De hecho, ellos han preparado una doctrina para justificar su continuidad en el pecado. ¿Cuál es el resultado de esta falsa enseñanza? Primero, ésta termina en mundanidad porque aquéllos que creen en ella quieren disfrutar del éxito y prosperidad del mundo.

              ¡Amado, no ceda a esta doctrina de retraso! Si usted es parte de la novia de Jesús, usted estará tan enferma de amor por su Señor que no será capaz de caer en dicha doctrina. En su lugar, usted gritará, “Mi Señor dijo que yo debo estar lista en todo momento para Su regreso. Yo sé que Él
              está cerca - yo lo puedo sentir. Mi corazón clama dentro de mí ‘¡He aquí, el novio está por llegar!’”

              La primer iglesia estaba ampliamente despierta, presta de atención a las palabras de Jesús. Sus lámparas estaban en buena condición y flameantes; y ellas tenían un buen abastecimiento de aceite. Pedro resumió el espíritu de la primer iglesia de esta manera: “esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios..., Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva” (2 Pedro 3:12-13). De igual forma, Pablo dice: “...de tal manera que nada os falta en ningún don mientras esperáis la manifestación de nuestro Señor Jesucristo” (1 Corintios 1:7).

                 

                ¡PIES SUCIOS!

                de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                “Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros,” (Juan 13:14).

                Los discípulos fueron doce hombres amados por Dios -preciados ante Sus ojos, llenos de amor por Su hijo, puros de corazón, en completa comunión con Jesús. Y aún así, ¡ellos tenían pies sucios!

                En esencia, Jesús, les estaba diciendo a estos hombres, “Sus corazones y manos están limpias pero sus pies no. Estos se han ensuciado durante su camino diario conmigo. Ustedes no necesitan lavar todo su cuerpo, solamente sus pies.” La suciedad que Jesús menciona nada tiene que ver con la suciedad natural. Se trata del pecado- de nuestras faltas, fallas, de nuestra caída en tentaciones.

                No importa cuán sucias y empolvadas hayan estado las veredas de Jerusalén, ninguna época ha estado tan sucia como la nuestra. Me pregunto, cuántos de ustedes que se encuentran leyendo ahora mismo este mensaje tienen alguna suciedad colgando. Tal vez esta semana pasada usted cayó en tentación o le falló a Dios de cierta forma. No se trata de que usted le haya dado la espalda a Dios. Por el contrario, usted ama al Salvador más apasionadamente que nunca, pero usted falló y ahora está lamentándose porque sus pies están sucios.

                Las Escrituras nos dicen: “Hermanos, si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.” (Gálatas 6:1). Aquí la palabra griega para falta significa “una caída, un pecado.” Nosotros debemos restaurar a todo cristiano que cae en pecado si éste cuenta con un corazón arrepentido.

                El lavar los pies, en su significado más profundo, tiene que ver con nuestra actitud ante la suciedad que vemos en nuestro hermano o hermana. Entonces le pregunto: ¿qué hace usted cuando se encuentra cara a cara con alguien que ha caído en pecado o transgresión?

                Debemos tomar el manto de la misericordia de Dios y dirigirnos hacia la persona herida. En el amor especial de Jesús no debemos juzgarle, ni exponerle, ni darle un sermón o tratar de encontrar su falta. En su lugar, nosotros debemos de comprometernos a ser su amigo. Nosotros debemos conducirle a la salvación al compartirle sobre la guianza, la sanidad, la limpieza y el consuelo que nos ofrece la Palabra de Dios.

                   

                  QUITARSE EL MANTO

                  de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                  En un conocido pasaje de Juan 13, Jesús toma su manto, una vasija y le limpia los pies a sus discípulos. Él les dice a ellos, “Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros, porque ejemplo os he dado para que, como yo os he hecho, vosotros también hagáis.” (Juan 13:14-15).

                  Algunos cristianos devotos han tomado literalmente este versículo. Ellos han hecho como costumbre el ofrecer el servicio de “lavar los pies.” Esto es loable, pero se queda como un mero ritual y se pierde el verdadero significado de lavar los pies.

                  Después de que Jesús lavó los pies de los discípulos, Él se puso de nuevo su manto, se sentó y les preguntó, ¿Saben lo que yo he hecho por ustedes?” En otras palabras, “¿Comprenden el significado espiritual de lavar los pies?”

                  Yo creo que la pregunta del Señor es para nosotros también. ¿Comprendemos nosotros la profundidad de lo que Él hizo al lavarles los pies a sus discípulos? Sobre todo, algo muy poderoso y profundo está sucediendo. Cristo les estaba enseñando a su iglesia una de las lecciones más importantes.

                  Jesús no estaba instituyendo una regla que debía cumplirse por la iglesia durante siglos, como la santa cena o el bautismo en agua. De ser así, Él lo habría instituído desde el principio del entrenamiento de los discípulos. Él mismo se habría sometido al lavado de pies como lo hizo con el bautismo en agua. Yo creo que Jesús nos estaba dando un ejemplo de manifestación física de lo que Él más desea, “quitarse el manto.”

                  Yo creo que si nosotros comprendemos lo que Jesús hizo al lavarles los pies a los discípulos, entonces comprenderemos los conceptos de servicio y sumisión. Lo anterior nos permite observar que el servirnos los unos a los otros en amor y sumisión, y con temor de Dios significa mucho más que recibir órdenes o rendir cuentas a una autoridad mayor. Estas verdades gloriosas son expuestas solamente en el contexto de “quitarnos el manto.”

                     

                    PIEDRAS PRECIOSAS

                    de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                    Lea esta profecía de Isaías:

                    “«¡Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo!
                    He aquí que yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo
                    y sobre zafiros te fundaré.
                    Tus ventanas haré de piedras preciosas;
                    tus puertas, de piedras de carbunclo,
                    y toda tu muralla, de piedras preciosas.
                    Todos tus hijos serán enseñados por Jehová,
                    y se multiplicará la paz de tus hijos.
                    Con justicia serás adornada;
                    estarás lejos de la opresión, porque no temerás,
                    y lejos del temor, porque no se acercará a ti.
                    (Isaías 54:11-14).

                    ¡Qué maravillosa profecía! Las “piedras sobre carbunclo” mencionadas en el versículo 11 son joyas. Si usted tiene conocimiento sobre joyas, sabe que en algún momento el diamante fue una pieza de carbón que fue trabajada durante años por elementos químicos . La Palabra de Dios nos está diciendo: “¡Tus aflicciones te van a transformar en algo hermoso -algo preciado para mí!”

                    Las “ventanas de piedras preciosas” mencionadas aquí, son un tipo de cuarzo hecho cristalino por el fuego. El aspecto de las “ventanas” tiene que ver con los ojos o visión. Dios nos está diciendo que al confiar en Él durante nuestras aflicciones, Él nos dará una clara visión y discernimiento. Las aflicciones nos permitirán ver lo invisible tan claro como un cristal transparente.

                    Muchos eruditos creen que la frase “puertas de cristal” se puede interpretar mejor como “puertas de perlas.” Las perlas son formadas de un grano de arena que se ubica en el vientre de una ostra. El grano es inyectado con fluído, después es rallado e irritado hasta convertirse en una perla.

                    Medite en todo el proceso de rallado y de irritante fricción en su vida. ¿Qué es lo que Dios está haciendo? ¡Él está creando una perla! Toda perla es un recuerdo de sufrimiento, dolor y fricción.

                    Yo creo que en este pasaje Isaías está hablando de la belleza de Jesucristo. En otras palabras, cuando la presencia de aflicción es permitida con el objeto de alcanzar un propósito, ésta hace que la gente sea transformada a semejanza del bello carácter de Cristo. La aflicción nos hace más y más como Jesús.

                     

                    TU LIBERACION ESTA A LA PUERTA

                    de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                    Dios le había dado a Moisés y a Israel promesas inquebrantables acerca de su liberación. Por tanto. Moisés fue con el pueblo para darle las buenas nuevas. Él hizo señales frente a ellos y las Escrituras nos dicen que ellos creyeron: “Fueron, pues, Moisés y Aarón, y reunieron a todos los ancianos de los hijos de Israel. Aarón les contó todas las cosas que Jehová había dicho a Moisés, e hizo las señales delante de los ojos del pueblo. El pueblo creyó, y al oír que Jehová había visitado a los hijos de Israel y que había visto su aflicción, se inclinaron y adoraron.” ( Éxodo 4:29-31).

                    Era un tiempo de esperanza y regocijo. Todos gritaron, “¡Aleluya¡ ¡Finalmente estamos libres! Dios ha escuchado nuestro clamor y nuestra esclavitud ha llegado a su fin. ¡Alabado sea Él!”

                    Sin embargo, ¿qué sucedió después? Cosas peores. La esclavitud de Israel se volvió insoportable. No se les daría más paja para hacer ladrillos, lo que implicaría una labor extenuante para ellos. Inclusive, Faraón les gritaba a los líderes de Israel, “¡Aléjense de mi vista! ¡Regresen a trabajar!”

                    Moisés no podía creer el cambio tan terrible de las circunstancias. Él clamó, “Dios, ¿por qué estás tratando a tu pueblo de esta manera? Tú no nos ha liberado. De hecho las cosas parecen haber empeorado como nunca antes. No has guardado tu Palabra y tu promesa no está aconteciendo.”

                     

                    LA BATALLA ES DEL SEÑOR

                    de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                    No importa cuál sea su problema en estos momentos, usted simplemente no puede salir de él en sus propias fuerzas.

                    Para poder comprender cómo el Señor nos libra de nuestras aflicciones, debemos estudiar cómo Él libró a Israel de su esclavitud. La Biblia dice: “Todas estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, que vivimos en estos tiempos finales.” (1 Corintios 10:11).

                    Todo lo que le sucedió a Israel -su esclavitud, sus pruebas, y liberación de Egipto -son testimonios y ejemplos para nosotros hoy día.

                    El Señor le dijo a Moisés, “Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus opresores, pues he conocido sus angustias. Por eso he descendido para librarlos . . .” (Éxodo 3:7-8).

                    La Palabra de Dios dice claramente, “he conocido sus angustias.” Amado, si esto no le da consuelo en su aflicción, nada lo hará. El Señor está diciendo, “Yo sé por lo que tú estás pasando, pero no es tu batalla. ¡El diablo, es demasiado para tí, así que yo he venido para librarte!”

                    “Yo soy Jehová. Yo os sacaré de debajo de las pesadas tareas de Egipto, os libraré de su servidumbre y os redimiré con brazo extendido y con gran justicia. Os tomaré como mi pueblo y seré vuestro Dios. Así sabréis que yo soy Jehová, vuestro Dios, que os sacó de debajo de las pesadas tareas de Egipto. Os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob. Yo os la daré por heredad. Yo soy Jehová.” (Éxodo 6:6-8).

                    Intente con todas sus fuerzas librarse a sí mismo -sueñe, planee, manipule - pero al final, Dios dice, “¡Este es Mi trabajo!”

                    Cuando David vino en contra del gigante, él dijo: “Y toda esta congregación sabrá que Jehová no salva con espada ni con lanza, porque de Jehová es la batalla y él os entregará en nuestras manos.” (1 Samuel 17:47).

                    David no tomó este asunto con sus propias manos y dijo, “Yo voy a levantar el arma y pelear esta batalla con mis propias fuerzas.” ¡No! Él sabía que ésta era la batalla del Señor.

                       

                      ¡APRENDIENDO A TRAVES DE LAS AFLICCIONES!

                      de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                      El salmista escribe, “Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos.” (Salmo 119:71). Usted. como yo, se preguntará, “¿Qué clase de teología es ésta? ¿Acaso es bueno ser humillado?”

                      En este contexto, la palabra hebrea referente a aflicción significa “rebajado, escarmentado, humillado, debilitado, deprimido.” Cuando usted coloca estos significados en el versículo anterior, usted lee: “Es bueno para mí ser rebajado, escarmentado, humillado, debilitado, deprimido - para que pueda aprender los estatutos del Señor.” La palabra estatuto significa, “ley grabada.” El salmista está diciendo, “Es bueno que yo haya pasado por estos problemas porque en el proceso, Dios estaba grabando Sus leyes y caminos en mi corazón.”

                      El Señor permite que tribulaciones lleguen a nosotros para probarnos, pero éste no es el propósito primordial. Por el contrario, nuestras aflicciones nos enseñan a caminar rectamente delante de Él. La Biblia nos dice: “Muchas son las aflicciones del justo,. . .” (Salmo 34:19). De acuerdo con el salmista, la finalidad de nuestras aflicciones es aprender de ellas.

                      Una de nuestras parejas misioneras nos escribió acerca de la situación que vive una nación de Africa donde ellos están ministrando. Este es uno de los países más pobres de la tierra. Su situación ha empeorado grandemente gracias a la guerra civil.

                      Misioneros recientemente transitaron por dicho país en un camión junto con otros cristianos de un país aledaño. Ellos estaban entregando recursos de abastecimiento y planeaban asistir a una reunión por la noche en la zona fronteriza. Apróximadamente cinco millas de la frontera, el camión empezó a pararse. El conductor continuaba presionando el pedal del auto pero éste se movía lentamente. El grupo de misioneros estaba desalentado al ver que el auto frente a ellos empezaba a alejarse. Finalmente, ellos arribaron a la frontera e instáneamente la máquina del auto murió. Simplemente dejó de moverse. Todos se preguntaron, “Señor, ¿qué está pasando?” De repente, los guardias fronterizos empezaron a gritar, “¡Hubo una explosión en la frontera, no lejos de aquí! Una de las facciones en guerra explotó un carro que acababa de pasar por aquí.” El grupo de misioneros se dio cuenta que el carro que había sido atacado era justamente el que se encontraba frente a ellos. Si el carro de los misioreros hubiera funcionado correctamente, ellos hubieran sido atacados.

                      A la mañana siguiente, el conductor del grupo misionero trató de encender el auto - y éste arrancó de inmediado. De hecho, funcionó perfectamente durante el resto del viaje. Ellos reconocieron que los propósitos de Dios habían sido cumplidos a través de un aparente percance.

                       

                      EL ESPIRITU DEL ANTICRISTO

                      de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                      Hoy nuestro Salvador existe como un hombre glorificado. Él es una persona viviente -de carne, hueso, cabello, ojos - aunque Él es Dios. A pesar de encontrarnos en la tierra, Su Espíritu habita en nosotros: “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: «¡Abba, Padre!»” (Gálatas 4:6).

                      Existe otro espíritu en el mundo - el espíritu del antricristo. Así como Cristo nos ha dado Su Espíritu, también existe el espíritu del anticristo en el mundo preparando corazones para la venida del Hombre de Pecado.

                      “...y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y éste es el espíritu del Anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo." (1 Juan 4:3). Aquí Juan está diciendo, “Tú has escuchado acerca de la venida del anticristo. Esto ha sido predicado y enseñado, y tú esperas su llegada. Pero, ¡amado, despierta porque el espíritu del antricristo ya está en acción!”

                      Comprenda que el anticristo no aparecerá repentinamente en escena y abrumará a la humanidad. Por el contrario, su espíritu está misteriosamente obrando ahora mismo, estableciendo su reino, y haciendo que corazones se enfríen. Cuando finalmente el antricristo aparezca, ¡él será públicamente revelado al mundo, el cual ya ha sido preparado para él y revelado a corazones que él ya posee!

                      Ahora mismo nosotros vemos un creciente sentir del anticristo, pero pronto éste se convertirá en un fluir, y eventualmente, en un vasto oceáno. Inclusive el espíritu del anticristo ya está invadiendo los corazones de muchos cristianos apóstatas. “Pero, ¿ahora?, ¿por qué ciertos cristanos se tornarán al anticristo?” usted se pregunta. Porque ellos cuentan con la misma manera de pensar que él.

                      Juan escribe: “No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él, porque nada de lo que hay en el mundo —los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida— proviene del Padre, sino del mundo. ...Hijitos, ya es el último tiempo. Según vosotros oísteis que el Anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo.” (1 Juan 2:15-18).

                      Juan nos está alertando que aquéllos que aún aman las cosas de este mundo se han expuesto a ellos mismos al espíritu del anticristo. Él nos está diciendo, “¡Tú sabes que éstos son los últimos días porque muchos están llenos de codicia, del espíritu del anticristo!”

                      Él SE DELEITA EN LA MISERICORDIA  

                      de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                      “Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que por medio de ella han sido ejercitados.” (Hebreos 12:11).

                      Aquí Dios está hablando acerca de su propio corazón así como del nuestro. Para Dios, el disciplinarnos no le produce gozo sino tristeza y dolor. Sin embargo, cuando Él juega el rol de juez, Él permanece a lado de sus hijos mientras los disciplina. Inclusive Él espera la más mínima señal de arrepentimiento para terminar con su juicio y disciplina. Él anhela decir, “Suficiente - no más. Me duele mucho corregirte.”

                      Amado, usted debe estar de acuerdo con este asunto sobre el dolor de Dios. Cuando otros tratan de lastimarlo, usted debe traer sus pensamiento cautivos, y decir, “¡O Dios, déjame orar por mis enemigos, por aquéllos que están tratando de herirme.”

                      Dios ama al más malvado, al pecador más vil que vive en la calle, y si Él ama a esa persona, ¿cuánto más Él ama al cristiano que lo hiere a usted y que se ha hecho su enemigo?

                      Tal vez usted ya tiene idea de cuan lejos estamos del corazón de Dios. Todavía tenemos mucho que aprender sobre Su corazón. No, Él no se deleita en enjuiciar. Él no encuentra placer en la destrucción del malvado, ni en la corrección de Sus hijos. Por el contrario, el hacer esto le provoca un terrible dolor.

                      Déjeme decirle a usted en lo que el Señor se deleita:

                      "¿Qué Dios hay como tú, que perdona la maldad y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en la misericordia. Él volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades y echará a lo profundo del mar todos nuestros pecados.” (Miqueas 7:18-19).

                      Gracias a Dios por su gran compasión disponible para todos. ¡Él se deleita en la misericordia!

                        AMANDO LA VERDAD

                        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                        Pablo le agradece a Dios por un pueblo que permanece firme en los tiempos de dificultad. Este remanente santo se levantará en contra del espíritu del anticristo y se mantendrá firme. Dicho remanente nunca será vencido. Por el contrario, ¡es pueblo que vencerá al mundo, a la carne y al maligno!

                        “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros... de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación... Así que, hermanos, estad firmes y retened la doctrina que habéis aprendido...Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones y os confirme en toda buena palabra y obra.” (2 Tesalonicenses 2:13-17).

                        Este remanente santo ama la verdad y no tiene miedo a ser desaprobado. Ellos se examinan a sí mismos a la luz de la Palabra de Dios, dejando que ésta los perfore hasta lo más profundo. Amado, si usted mantiene su corazón abierto a la verdad- si usted continúa enamorándose de la Palabra de Dios - el Señor se establecerá en usted.

                        “Los que confían en Jehová son como el monte Sión, que no se mueve, sino que permanece para siempre. Como Jerusalén tiene montes alrededor de ella, así Jehová está alrededor de su pueblo desde ahora y para siempre. No reposará la vara de la impiedad sobre la heredad de los justos; no sea que extiendan los justos sus manos a la maldad.” (Salmo 125:1-3).

                        El espíritu del anticristo tiene una vara que simboliza autoridad. Pero su poder y dominio no estarán sobre usted porque es parte del remanente santo de Dios.

                        “Os he escrito a vosotros, porque sois fuertes y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno." (1 Juan 2:14).

                        “...porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y ésta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.” (1 Juan 5:4).

                        Deje que el espíritu del anticristo venga. Usted no será movido porque se encontrará firmemente establecido en la verdad de la Palabra de Dios. Usted será encontrado en la casa de Dios, alabándole con un corazón puro, y su fe vencerá todo lo que el enemigo atente contra usted.  

                        VISLUMBRE DEL DOLOR DE DIOS

                        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                        “Entonces Jehová dijo a Moisés: —Anda, desciende, porque tu pueblo, el que sacaste de la tierra de Egipto, se ha corrompido...se han hecho un becerro de fundición, lo han adorado, le han ofrecido sacrificios... —Yo he visto a este pueblo, que por cierto es un pueblo muy terco. Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira contra ellos y los consuma... (Éxodo 32:7-10).

                        “Entonces Moisés oró en presencia de Jehová, su Dios, y dijo: —¿Por qué, Jehová, se encenderá tu furor contra tu pueblo, el que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte?...Vuélvete del ardor de tu ira y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo. Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo habría de hacer a su pueblo.” (versículos 11-14).

                        Al leer este pasaje, muchos cristianos erróneamente le atribuyen más gracia y misericordia a Moisés que a Dios. Ellos piensan, “Moisés está suplicándole a Dios tener una misericordia mayor sobre Israel mientras que Dios se encuentra listo para destruirlos.” Nada podría estar más lejos de la verdad. La única razón por la cual Moisés podía orar como lo hizo, fue porque él conocía el corazón misericordioso de Dios.

                        La justicia de Dios demandaba que la gente fuera consumida, pero Moisés sabía que Dios se dolería mucho al destruir a Sus hijos. Por lo tanto, él le suplicó a Dios, “Yo sé que tu justicia está clamando ser ejercida y que este pueblo terco debiera ser destruído. Pero también sé que tú no serás capaz de manejar el dolor provocado si lo destruyes. Dios, yo conozco tu corazón, y sé que tú no puedes destruir a Israel -porque le amas."

                        La Biblia dice que Dios se “arrepintió,” lo que significa que Él cambió su mente referente a cómo juzgar a Israel. Él no la iba a destruir, en su lugar, la gente sería echada al desierto. A pesar de que durante los siguientes treinta y ocho años Israel continuaría provocando dolor en el corazón de Dios por su incredulidad, Él aún los protegería, guiaría, alimentaría, vestiría hasta el día de su muerte.

                         

                        ¿CONTINUAREMOS EN PECADO?
                         

                        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                        Cuando Pablo enseñó la verdad de la justificación por la fe esto sacudió a la iglesia. Fue una noticia increíble en ese momento. De hecho, algunos teólogos respondieron: "Si soy perdonado, si Dios es tan misericordioso que me perdona gratuitamente solo por la fe, ¡déjame pecar aún más, para que Dios pueda disfrutar de darme más gracia!" Los teólogos no entendieron el Evangelio.

                        Debido a la cruz, Dios considera todo lo relacionado con nuestro viejo hombre en la carne eliminado. Pablo preguntó: "¿Continuaremos en pecado para que abunde la gracia?" (Romanos 6:1) y con rapidez continúa: "¡Por supuesto que no!" Yo creo que Pablo estaba diciendo, "¿Por qué podría un cristiano, después de haber sido liberado de tal muerte, volver atrás y revivir el cadáver? ¿Por qué volver a una vida de pecado, cuando Dios quiere quitar toda la culpa y la condenación y darle seguridad y paz? Ahora, debido a la cruz, puede servir al Señor con gozo y alegría y obedecerle en una nueva obligación llamada amor."

                        "Entonces", Usted se pregunta, "¿simplemente tomados por fe la justicia de Jesús?" ¡Sí, por supuesto! Eso es de lo que la vida cristiana se trata: descansar por fe en lo que Jesús hizo.

                        Nuestro viejo hombre ha muerto, y el nuevo hombre es Jesús. Cuando ponemos nuestra fe en Él, Dios nos acepta totalmente. Nos considera justos, escondidos en el regazo de su amado Hijo. Así que cada vez que peque o falle, corra rápidamente a su abogado, su Defensor; confiese sus faltas a Él y descanse en su justicia.

                        Usted puede preguntar: "¿No tienen las buenas obras cabida en esta doctrina?" Por supuesto que sí, pero con esta condición: Las buenas obras no pueden salvar, justificar o hacerle justo ni aceptable delante de Dios. ¡Lo único que salva es la fe en lo que Jesús hizo!
                        ¿Qué hizo Jesús? Él lo salvó, lo perdonó y aceptó. Dios lo ve ahora solamente en Jesucristo y por eso tenemos que llegar a nuestro Salvador, cada vez que caemos. La sangre que nos perdonó y limpió la primera vez que vino a Jesús, es la misma sangre continúa manteniéndonos limpios hasta que Él vuelva.

                        Junto con esta seguridad viene una obligación mayor de hacer todas nuestras obras en su fuerza y poder en lugar de tratar de hacerlo por nuestra cuenta. "Si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis" (Romanos 8:13).

                         

                        SALVOS SOLO POR FE

                        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                        Cuando recién llegamos a la fe en Cristo, confiamos en que nuestros pecados fueron perdonados. Creímos que fuimos aceptados, que podíamos dejar toda culpa y miedo y decir: "Soy salvo por la fe en lo que Jesús hizo por mí en la cruz."

                        Luego, a medida que avanzábamos en nuestro caminar con Jesús, cometimos nuevos actos de desobediencia, fuimos aplastados por nuestros pecados y rápidamente perdimos la visión de la cruz. Tratamos de trabajar por nuestra propia justicia para volver a ganar el favor de Dios, tratamos duro, pero la vida se convirtió en una pesadilla, un circulo sin fin de pecado y confesión - pecado y confesión.

                        A veces actuamos como si tratando duro por nuestra propia cuenta podríamos ser salvos. Pensamos que si pudiéramos reformar la carne por nosotros mismos, Dios se complacería. Pronto estamos trabajando constantemente en nuestro viejo hombre, dándole forma para un caminar cristiano victorioso.

                        Algunos cristianos pueden decir: "He pagado un alto precio por la victoria que he conseguido. Pasé por mucho dolor y sufrimiento. Yo ayunaba, oraba, y con éxito doblegué todas mis pasiones y deseos pecaminosos. ¿Todo mi esfuerzo por obedecer no vale nada para Dios? ¿Considera Él todo mi justicia, todo mi trabajo como trapos de inmundicia? "¡Sí! Es todo en la carne y nada de eso permanecerá delante de Él. ¡Sólo hay una justicia y es la justicia de Jesucristo!

                        "Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios" (Romanos 10:3).

                        La única manera de conseguir la buena gracia de Dios es admitir la verdad: "No hay ninguna cosa buena en mi carne, nada hay en mis buenas obras para merecer mi salvación. No puedo llegar a ser justo a través de ninguna cosa que haga en mi propia fuerza. Mi justicia esta solamente en Cristo", dice Pablo del don de la justicia: "…mucho más reinarán en vida por medio de un Hombre, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia." (Romanos 5:17)

                        Posted by

                         

                        LA HERENCIA

                        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                        Pablo nos da una lista de aquellos que no heredarán el Reino de Dios:

                        "Ni los fornicarios, ni los idólatras, no los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios" (1 Corintios 6:9-10).

                        Pero luego, el apóstol añade: "Y esto erais algunos de vosotros, pero ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios." (Versículo 11).

                        ¿Cómo estas personas que fueron salvadas de tan horribles pecados llegaron a ser justas delante de Dios? ¿Qué hicieron para no ser más malvados sino más bien, aceptados por Dios?

                        En primer lugar, Dios no hace acepción de personas; no es en absoluto impresionado por el título de una persona o sus honores en la tierra, ya sea un rey, una reina, un presidente o un primer ministro. Y en segundo lugar, Dios no es cautivado por ninguna bondad en nosotros: Largas oraciones, el ayuno, el diezmo, los estudios bíblicos, las buenas obras, nada de eso nos hace justos o aceptable delante de Dios. Incluso nuestra "bondad" en la carne: buen carácter, palabras, pensamientos y actos son un hedor a Su nariz si se utiliza como un alegato en favor de nuestra propia justicia.

                        Cuando Jesús fue a la cruz, Él crucificó nuestro "hombre viejo" de la carne. Sólo queda un hombre, uno sólo con quien Dios quiere tratar: su Hijo. Cuando Jesús terminó su obra en la tierra y se sentó a la diestra del Padre, Dios dijo: "A partir de ahora solo reconozco un hombre, el único hombre justo. Cualquier persona que viene a mí, debe venir a través de Él: a través de Mi Hijo. Todos los que quieran ser justos deben aceptar su justicia, ¡y ninguna otra!"

                        Somos aceptados en los ojos de Dios por la fe en Cristo y su obra: "nos hizo aceptos en el Amado" (Efesios 1:6).

                        ¿Puede ver ahora lo importante que es permanecer en Jesús y venir a Él rápidamente cada vez que falla? Tiene que aprender a correr hacia Él, clamando, "¡Jesús, te he fallado! no puedo resolver esto. No importa lo que haga, nunca podré ser reconocido ante el Padre ¡a menos que vaya hacia Él en ti!" 

                         

                        ENCONTRANDO SU DESCANSO

                        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                        "y hallarán descanso para su alma; porque mi yugo es fácil, y mi carga es liviana."(Mateo 11:29-30).

                        Sólo conozco una manera de entrar en el descanso del que Jesús está hablando. Si la comprende y se apropia de esta verdad, le llevará a la paz más gloriosa posible en este lado del cielo y terminarán todos los sentimientos de inseguridad.

                        Esta verdad fundamental sobre la cual todos las demás se construyen es la doctrina de la justificación por la fe. Es la doctrina que usted debe entender si tiene la esperanza de entrar en el descanso que Jesús ofrece.

                        Sólo puedo referirme a los aspectos más destacados de la magnífica verdad de ser justificados por la fe. Sin embargo, creo que Dios quiere guiar a su iglesia aun más hacia esta divina verdad para darnos la fuerza fundamental que nos mantenga en los próximos días.

                        Lamentablemente, cuando se menciona el tema de la doctrina, muchos cristianos hacen un gesto de desaprobación. Ellos dicen: "No quiero escuchar todas esas cosas profundas y pesadas. ¡Sólo denme a Jesús!" Sin embargo, lo que realmente quieren decir es:" No quiero disciplinarme a mí mismo o pasar tiempo aprendiendo lo que Jesús hizo en la cruz."

                        Demasiados cristianos llegan a involucrarse emocionalmente con la cruz, pero nunca la estudian. He oído a muchos predicadores entregar emocionales llamados acerca de Jesús y la cruz, los latigazos, la corona de espinas sobre su cabeza, los clavos atravesando sus manos. La predicación de la cruz es eso, pero mucho más, se trata de la victoria de la cruz y lo que hizo Jesús para toda la humanidad.

                        Para los que desean "aprender de Él", los que quieren entender el trabajo maravilloso de Jesús en el Calvario, voy a tratar de explicar este concepto de la justificación por la fe.

                        Hay dos cosas que están involucrados en nuestra justificación por la cruz de Jesucristo:

                        • En primer lugar, tenemos el perdón de todos nuestros pecados. Cuando Jesús fue a la cruz, Su sangre nos perdonó de toda culpa.
                        • En segundo lugar, somos aceptados por Dios como justos en Cristo, por la fe. Esto significa que Dios nos acepta por los méritos de lo que hizo Jesús en la cruz y no por nuestras obras o buenas acciones.

                        "¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica" (Romanos 8:33).

                         

                        COMO CONVERTIRSE EN UN JUDÍO, UN CRISTIANO O UN COMUNISTA

                        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                        "Pues es Judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no procede de los hombres, sino de Dios."(Romanos 2:29).

                        No todos los hombres nacen siendo Judíos.
                        No es un Judío quien sólo lo es en lo externo.
                        No es un Judío que niega al espíritu,
                        La tradición, el llamado de un Judío;
                        Sin embargo, es un Judío quien lo es interiormente
                        Por la fe, convirtiéndose en su corazón.
                        Este es el camino de toda la vida.
                        Un cristiano es alguien que recibe el espíritu de Cristo,
                        Por la fe, convirtiéndose de corazón.
                        Un comunista no tiene que llevar una tarjeta
                        Para serlo.
                        Puede negarle al mundo que es comunista,
                        Sin embargo, si por dentro abraza el espíritu,
                        La tradición, la vocación, de un comunista
                        Él es en lo interior.
                        Lo que un hombre es no puede determinarse
                        Por las palabras y las alabanzas de los hombres,
                        Sino por lo que Dios ve en el corazón.
                        Como un hombre piensa en su corazón,
                        ¡Así es él!

                        JUSTIFICADO DELANTE DE DIOS

                        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                        Imagínese parado delante del trono de Dios sin excusa ni coartada. Satanás, su adversario legal, se encuentra leyendo una lista de cargos en contra suya, con tiempos, lugares, y vegonzosos detalles. Él le hace acusaciones sobre su orgullo, falta de oración, avaricia, infidelidad. Ante todo esto, su corazón lo golpea pues tiene que admitir, “Sí, ese soy yo. Yo hice todo esto.”

                        Lo anterior parece desesperanzador. Usted sabe que los ojos de Dios son demasiado santos como para mirar su pecado y que la justicia de Dios demanda que usted pague por sus crímenes en contra de su santidad. Usted sabe que no cuenta con tal capacidad.

                        Pero de repente, viene a usted su Abogado, su Defensor. Él muestra sus manos perforadas y usted sabe que algo está por suceder. Él le sonríe y le susurra, “No tengas miedo; ninguno de estos cargos procederán. Tú vas a salir de esta corte libre y completamente perdonado. Cuando yo termine, ¡tu acusador no tendrá ningún cargo levantado en contra tuya!”

                        Lo mejor de todo es que su Abogado le dice a usted que Él lo ha adoptado como su hermano. Posteriormente, su Abogado le dice que Él es el Hijo del Juez, y por tanto, ¡usted ahora también pertenece a la familia del Juez!

                        Sin embargo, aún existe un asunto de justicia por abordar. ¿Qué pasará con los cargos en su contra? Usted escucha con maravilla la apelación de su Defensor sobre su caso:

                        "Juez, Usted sabe que he cumplido con la ley al vivir una vida sin pecado. Tomé el lugar de esta persona y adopté el castigo por sus crímenes. A través de estas manos y torso perforados, sangre fue deramada para que fueran perdonadas todas sus transgresiones. Todos estos cargos fueron puestos en mi espalda y yo pagué el castigo por cada uno de ellos.”

                        Su Abogado mira a su acusador y dice, “Satanás, no tienes ningún fundamento para acusar a mi hijo. Cada uno de sus pecados fueron depositados en mí y yo he perdonado por completo cada uno de ellos. Él no es culpable porque su fe en la victoria de mi sacrificio le da completo perdón. ¡No tienes ningún caso que presentar!”

                        Mientras el diablo sale de la corte de Dios, usted puede escuchar al Señor clamar: “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.” (Romanos 8:33). 

                        Páganos bautizados [VIDEO]

                        Páganos bautizados [VIDEO]

                        de Lumbrera de lumbrera

                        Adrián Rogers

                        El que practica el pecado es del Diablo

                        La verdadera salvación

                        Páganos bautizados

                        Lo que hacemos no es el problema, el problema radica en lo que somos.

                        Un hombre no es mentiroso porque miente, miente porque es mentiroso.

                        Un hombre no es un ladrón porque roba, roba porque es un ladrón.

                        El problema está en el corazón humano, porque como lo dijo el profeta jeremías “Engañoso es el corazón mas que todas las cosas, y perverso”.

                        El pecado es la transgresión de la ley de Dios y nuestras rebeliones prueban nuestra pecaminosidad.

                        Cuando una persona nace hereda característica de sus progenitores, por eso cada padre y madre, en cuanto mira a su hijo recién nacido, buscará en él semejanzas. Cuando una persona nace en el espíritu, este acontecimiento cambia su vida, tiene vida nueva y una nueva didamia. Y no es que esa persona, una recién nacida en cristo, se esfuerce por ser diferente, sino que el ser distinta a la gente del mundo, es algo natural, porque es una persona nueva, al haber tenido un nuevo nacimiento, sus deseos han cambiado. La Biblia es clara cuando dice “Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado”.

                         
                         

                        “A Abraham tenemos por padre”

                        “A Abraham tenemos por padre”


                        Todo ser humano posee una consciencia que le grita sobre sus maldades y esto es un mecanismo ordenado por Dios para que no podamos escapar del juicio universal. Por supuesto que ninguno de nosotros queremos enfrentarnos a la ira que vendrá, cuando Dios derramara sus terribles juicios sobre los moradores de la tierra, haciéndoles reconocerlo irremediablemente. Hoy muchos de burlan de la promesa del su advenimiento. ¿”Donde está la promesa de su advenimiento?”. Muchos hombres no creen que llegara el gran día de la ira de Dios sobre los moradores de la tierra. Estos impíos se burlan y aun hablan cosas duras contra Dios. Esta burla y altanería contra la divinidad es tomada en cuenta y será retribuida aquel día:

                        Judas 1:14 “14. De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares,15. para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él.

                        LA ACTITUD DE UNA VIBORA RELIGIOSA.



                        El profeta Juan se refirió a los maestros religiosos de su tiempo como “generación de víboras”.


                        ¿Qué quiere decir este desagradable apelativo aplicado a los líderes religiosos de su tiempo? Jesucristo nos explica que el apelativo “víbora” se aplica al hipócrita, al que sabe que está mal, pero finge que está bien:

                        Mateo 23:23. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.
                        24. ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!
                        25. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia.
                        26. ¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio.
                        27. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.
                        28. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.
                        29. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos,
                        30. y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas.
                        31. Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.
                        32. ¡Vosotros también llenad la medida de vuestros padres!
                        33. ¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?


                        Cualquier víbora HUYE del fuego…y los líderes religiosos del tiempo de Jesús querían evitar el fuego o la ira de Dios, pero eran incapaces, porque eran víboras:

                        ¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?


                        Es decir, no podían escapar del juicio sencillamente a causa de su condición: porque no dejaban la hipocresía. ¿”Como escapareis si son tan hipócritas?...un hipócrita no puede escapar del juicio de Dios, porque solamente hay una vía para escapar: Arrepentirnos de nuestros pecados y actitudes malas.

                        Ellos se jactaban y confiaban en su abolengo. “Abraham es nuestro Padre”. Pero esta paternidad no les salva…

                        “Ustedes dicen somos hijos de Abraham…y me quieren matar. ¡!!Hipócritas, son hijos del Diablo y sus deseos quieren hacer!!!.

                        Un hipócrita no puede escapar del juicio, sencillamente porque no quiere humillarse ni arrepentirse, aunque sí quiere escapar del juicio de Dios,pero no puede porque vive a su antojo y se confía en su posición o su abolengo.

                        La única vía de escape para un líder espiritual hipócrita es dejar de ser una víbora, es decir, poner los pies sobre el suelo y reconocer su condición pecaminosa. La solución es caminar humillado delante de Dios, haciendo las obras de un hijo de Dios, a saber, justicia, misericordia, perdón.
                        ( Miqueas 6:8).

                        Cualquier víbora huye del fuego, pero no por esto deja de ser una víbora. El mensaje pues del profeta a los líderes religiosos encumbrados y cegados por las glorias humanas es este:


                        “¿Quieren huir de veras? Haced pues frutos dignos de arrepentimiento, y dejen de confiar en su abolengo, templos, éxito o fama. Amigo mío, si tu eres un líder espiritual no te confíes en tus logros, éxito, fama, potencia económica, tu gran iglesia u organización, tu "mesianismo" religioso,tu membresia a una iglesia, etc...


                        Exequiel 33:11 “Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?


                        La única forma de escapar de la ira que vendrá es arrepentirnos de nuestros malos caminos y caminar humillados delante de Dios, y sencillos delante de nuestros hermanos. La buena noticia es esta: Podemos arrepentirnos hoy mismo.

                        Si tú eres un líder religioso y estas en pecado, hoy mismo puedes dar marcha atrás, abandonar ese pecado y venir humillado a Dios, el cual será amplio en perdonar. Aun podemos arrepentirnos y dar esos frutos dignos de arrepentimiento, únicamente porque Dios es grande y bueno, y para siempre es su misericordia. No desaprovechemos este día.

                        hombredfe

                        COMO PODEMOS ENTENDER LAS PROFECIAS DE DIOS

                        CLAMA A MI, Y YO TE RESPONDERE, Y TE ENSEÑARE COSAS GRANDES Y OCULTAS QUE TU NO CONOCES. Jer 33:3

                        Estas palabras fueron dirigidas a un profeta de Dios, cuando se encontraba en la necesidad de comprender los misterios proféticos. Estos son los hechos y el porqué de esta cita tan famosa, el “clama a mí” o el llamado teléfono de Dios. 3,3,3 de jeremías.

                        Los babilonios tenían sitiada a Jerusalén y el profeta que lo había profetizado estaba en la cárcel. Pero estando en el patio de la cárcel le vino una palabra profética, extraña para él por cuanto aparentemente contradecía sus primeras profecías contra
                        Jerusalen.
                        Jer. 32:
                        6." Dijo Jeremías: Palabra de Jehová vino a mí, diciendo:
                        7. He aquí que Hanameel hijo de Salum tu tío viene a ti, diciendo: Cómprame mi heredad que está en Anatot; porque tú tienes derecho a ella para comprarla.
                        8. Y vino a mí Hanameel hijo de mi tío, conforme a la palabra de Jehová, al patio de la cárcel, y me dijo: Compra ahora mi heredad, que está en Anatot en tierra de Benjamín, porque tuyo es el derecho de la herencia, y a ti corresponde el rescate; cómprala para ti. Entonces conocí que era palabra de Jehová.
                        9. Y compré la heredad de Hanameel, hijo de mi tío, la cual estaba en Anatot, y le pesé el dinero; diecisiete siclos de plata.
                        10. Y escribí la carta y la sellé, y la hice certificar con testigos, y pesé el dinero en balanza.

                        Notamos que jeremías es obediente y cuando su sobrino viene a ofrecerle en venta la heredad de su tío, el comprende que lo que recibió en revelación sí venia de Jehová. Jeremías firma el contrato con los testigos que correspondían al mismo y profetiza así:

                        11. Tomé luego la carta de venta, sellada según el derecho y costumbre, y la copia abierta.
                        12. Y di la carta de venta a Baruc hijo de Nerías, hijo de Maasías, delante de Hanameel el hijo de mi tío, y delante de los testigos que habían suscrito la carta de venta, delante de todos los judíos que estaban en el patio de la cárcel.
                        13. Y di orden a Baruc delante de ellos, diciendo:
                        14. “Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Toma estas cartas, esta carta de venta sellada, y esta carta abierta, y ponlas en una vasija de barro, para que se conserven muchos días.
                        15. Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Aún se comprarán casas, heredades y viñas en esta tierra”.

                        Jeremías es un profeta obediente a la palabra de Jehová, pero la duda lo atormenta. “¿Cómo es posible que Jehová primero me diga que profetice destrucción contra Jerusalén y luego me haga hacer un contrato de compraventa para profetizar en figura que todavía se compraran casas en este lugar?. Inmediatamente de profetizar aparentemente una contradicción y de dar órdenes sobre la figura profética (guardar el contrato en vasija de barro) el profeta se vuelve en oración a Jehová para desentrañar la duda que le carcomía el alma. Incluso, emite un cierto reclamo a Dios respecto de la aparente contradicción profética que había puesto en sus labios:

                        16. Y después que di la carta de venta a Baruc hijo de Nerías, oré a Jehová, diciendo:
                        17. ¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti;
                        18. que haces misericordia a millares, y castigas la maldad de los padres en sus hijos después de ellos; Dios grande, poderoso, Jehová de los ejércitos es su nombre;
                        19. grande en consejo, y magnífico en hechos; porque tus ojos están abiertos sobre todos los caminos de los hijos de los hombres, para dar a cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras.
                        20. Tú hiciste señales y portentos en tierra de Egipto hasta este día, y en Israel, y entre los hombres; y te has hecho nombre, como se ve en el día de hoy.
                        21. Y sacaste a tu pueblo Israel de la tierra de Egipto con señales y portentos, con mano fuerte y brazo extendido, y con terror grande;
                        22. y les diste esta tierra, de la cual juraste a sus padres que se la darías, la tierra que fluye leche y miel;
                        23. y entraron, y la disfrutaron; pero no oyeron tu voz, ni anduvieron en tu ley; nada hicieron de lo que les mandaste hacer; por tanto, has hecho venir sobre ellos todo este mal.
                        24. He aquí que con arietes han acometido la ciudad para tomarla, y la ciudad va a ser entregada en mano de los caldeos que pelean contra ella, a causa de la espada, del hambre y de la pestilencia; ha venido, pues, a suceder lo que tú dijiste, y he aquí lo estás viendo.

                        25. ¡Oh Señor Jehová! ¿y tú me has dicho: Cómprate la heredad por dinero, y pon testigos; aunque la ciudad sea entregada en manos de los caldeos?

                        Evidentemente el profeta se encuentra consternado por la duda, y le pregunta a Dios con respeto, pero con energía respecto de este asunto. Podemos ver en este relato que la palabra profética no pertenece en modo alguno a los hombres, es decir, no es un asunto de ellos, sino de Dios. Jeremías es tan ajeno a lo que se debe decir, que cuando descubre una contradicción hace su correspondiente reclamo. ¡!!!Que precioso y especial es el don de profeta!!!. (Ni siquiera el codicioso de Balaam hablaba de su propia cosecha). Aquellos profetas que “profetizan de su propio corazón” pertenecen a otro nivel espiritual: son pequeños de espíritu. La soberbia los ha arropado y han sido engañados por su propia condición.

                        Pero vamos al punto. Jehová le explica a su consternado profeta que nada hay imposible para Dios. Pero que si desea desentrañar este misterio, debe entrar a otro nivel en su propio espíritu:

                        26. Y vino palabra de Jehová a Jeremías, diciendo:
                        27. He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?
                        28. Por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí voy a entregar esta ciudad en mano de los caldeos, y en mano de Nabucodonosor rey de Babilonia, y la tomará.
                        29. Y vendrán los caldeos que atacan esta ciudad, y la pondrán a fuego y la quemarán, asimismo las casas sobre cuyas azoteas ofrecieron incienso a Baal y derramaron libaciones a dioses ajenos, para provocarme a ira.
                        30. Porque los hijos de Israel y los hijos de Judá no han hecho sino lo malo delante de mis ojos desde su juventud; porque los hijos de Israel no han hecho más que provocarme a ira con la obra de sus manos, dice Jehová.
                        31. De tal manera que para enojo mío y para ira mía me ha sido esta ciudad desde el día que la edificaron hasta hoy, para que la haga quitar de mi presencia,
                        32. por toda la maldad de los hijos de Israel y de los hijos de Judá, que han hecho para enojarme, ellos, sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes y sus profetas, y los varones de Judá y los moradores de Jerusalén.
                        33. Y me volvieron la cerviz, y no el rostro; y cuando los enseñaba desde temprano y sin cesar, no escucharon para recibir corrección.
                        34. Antes pusieron sus abominaciones en la casa en la cual es invocado mi nombre, contaminándola.
                        35. Y edificaron lugares altos a Baal, los cuales están en el valle del hijo de Hinom, para hacer pasar por el fuego sus hijos y sus hijas a Moloc; lo cual no les mandé, ni me vino al pensamiento que hiciesen esta abominación, para hacer pecar a Judá.
                        36. Y con todo, ahora así dice Jehová Dios de Israel a esta ciudad, de la cual decís vosotros: Entregada será en mano del rey de Babilonia a espada, a hambre y a pestilencia:
                        37. He aquí que yo los reuniré de todas las tierras a las cuales los eché con mi furor, y con mi enojo e indignación grande; y los haré volver a este lugar, y los haré habitar seguramente;
                        38. y me serán por pueblo, y yo seré a ellos por Dios.
                        39. Y les daré un corazón, y un camino, para que me teman perpetuamente, para que tengan bien ellos, y sus hijos después de ellos.
                        40. Y haré con ellos pacto eterno, que no me volveré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí.
                        41. Y me alegraré con ellos haciéndoles bien, y los plantaré en esta tierra en verdad, de todo mi corazón y de toda mi alma.
                        42. Porque así ha dicho Jehová: Como traje sobre este pueblo todo este gran mal, así traeré sobre ellos todo el bien que acerca de ellos hablo.
                        43. Y poseerán heredad en esta tierra de la cual vosotros decís: Está desierta, sin hombres y sin animales, es entregada en manos de los caldeos.
                        44. Heredades comprarán por dinero, y harán escritura y la sellarán y pondrán testigos, en tierra de Benjamín y en los contornos de Jerusalén, y en las ciudades de Judá; y en las ciudades de las montañas, y en las ciudades de la Sefela, y en las ciudades del Neguev; porque yo haré regresar sus cautivos, dice Jehová.

                        Jeremías continua queda perplejo. El está preso por profetizar destrucción y destierro y encima Jehová le manda profetizar algo incongruente y le hace comprar una heredad. El profeta no acierta a ordenar sus pensamientos y la duda continua en su mente. Entonces viene de nuevo la palabra de Jehová para invitarlo a otro nivel de entendimiento. Pero este nuevo nivel debe venir a través del clamor a Dios.
                        Jeremías 33
                        1. Vino palabra de Jehová a Jeremías la segunda vez, estando él aún preso en el patio de la cárcel, diciendo:
                        2. Así ha dicho Jehová, que hizo la tierra, Jehová que la formó para afirmarla; Jehová es su nombre:

                        3. "Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces".

                        4. Porque así ha dicho Jehová Dios de Israel acerca de las casas de esta ciudad, y de las casas de los reyes de Judá, derribadas con arietes y con hachas
                        5. (porque vinieron para pelear contra los caldeos, para llenarlas de cuerpos de hombres muertos, a los cuales herí yo con mi furor y con mi ira, pues escondí mi rostro de esta ciudad a causa de toda su maldad):
                        6. He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad.
                        7. Y haré volver los cautivos de Judá y los cautivos de Israel, y los restableceré como al principio.
                        Con lo que, amable lector, en este relato yace un secreto para que podamos adentrarnos y avanzar en el estudio de la profecía bíblica. Para entender las palabras de los profetas es necesario ser humildes, no ser necios, no ser tardos de corazón para creerles a ellos, debemos esperarnos a ser invitados al secreto de Dios, e incluso, debemos clamar y aun Llorar para entender la profecía bíblica. Pero siempre sera mucho más fácil adoptar las ideas propias y ajenas, en lugar de ir a la fuente para pedirle que nos enseñe.

                        Curiosamente, la confusión en los temas proféticos proviene de la condición de nuestro espíritu ante lo que dijeron los profetas. Ellos estaban en una frecuencia que nos es difícil alcanzar a nosotros, aunque no es imposible.

                        Hermano mío, ¿Clamaras y lloraras para entender un asunto profético?. Si no nos humillamos ante el dueño de la palabra profética, los misterios persistirán insolutos delante de nosotros.

                        HOMBREDFE Visionesyrevelacionesamlamies.blog

                        APRENDED DE MI

                        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                        Jesús dijo, “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí...” (Mateo 11:28-29, RV1995). Aquí Cristo nos dice de manera directa: “¡No intentes caminar conmigo hasta que tu alma se encuentre en reposo!”

                        Si usted no cuenta con la maravillosa certeza de lo que la Palabra de Dios dice que Jesús hizo por usted, entonces Su yugo no será fácil o ligero. Por el contrario, usted pasará tiempo luchando en su carne para agradar a Dios. Usted irá de caliente a frío, viviendo con culpa y vergüenza innecesaria.

                        Yo creo que la clave de este versículo radica en las palabras, “aprended de mí.” Jesús está hablando aquí de la disciplina que debemos tener sobre aprender quién Él es y lo que Él consiguió en la cruz. Jesús nos está diciendo, “Tú debes tener conocimiento de lo que yo he hecho por tí. De esta manera tu alma entrará en reposo, podrás tomar mi yugo y, posteriormente, ¡aprenderás de mí.!”

                        Nosotros no queremos este tipo de disciplina. ¡Nosotros preferimos el camino fácil! Somos como niños en la hora del recreo escolar que no quieren regresar al salón de clases.

                        Tal vez hoy usted dice, “Yo estoy leyendo mi Biblia y orando un poco todos los días. ¡Estoy esforzándome por mejorar!” Todo esto está bien, pero le aseguro que lo que está haciendo no lo sustentará en la tormenta venidera. No es suficiente el intentar esforzadamente, el hacerle promesas a Dios, y el querer hacer las cosas de una mejor manera. Ni tampoco es suficiente decir, “Soy más diligente ahora que antes.” No, ¡todo se basa en la revelación de lo que Jesús hizo por usted en la cruz!”

                        Algo debe clamar dentro de todos nosotros: “Jesús, tu Palabra dice que yo puedo vivir en total reposo, paz y seguridad. Yo no tengo que luchar en mi carne o ser dominado por culpa y temor. Tú has puesto delante de mí la promesa de una vida en descanso pero no cuento con él. ¡Oh, Señor, yo anhelo con todo mi ser tu reposo! Enséñame a través de tu Espíritu -yo quiero aprender de tí.”

                        YO TE DARÉ REPOSO

                        de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                        Dios le ha prometido un glorioso reposo a su pueblo, un reposo que incluye paz y seguridad para nuestra alma. El Señor ofreció este maravilloso descanso al pueblo de Israel. Dicho descanso significa una vida abundante de gozo y victoria, sin temor, culpa o condenación. Hasta el tiempo de Jesús, ninguna generación de creyentes caminó completamente en esta bendita promesa. ¿A qué se debe esto? La Biblia deja muy claro que ello es resultado de la incredulidad. “Y vemos que no pudieron entrar a causa de su incredulidad.” (Hebreos 3:19).

                        Por su incredulidad, el pueblo de Dios - durante el periodo de reyes y profetas de la generación de David- experimentó una vida miserable, llena de dudas, temor y sin paz. En cada generación el reposo fue prometido pero éste fue rehusado -éste nunca fue adquirido ni comprendido.

                        De ahí que cuando leemos Hebreos 4, encontramos que esta gloriosa vida de fe aún no ha sido reclamada: “Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios” (versículo 9).También leemos que: “...puesto que falta que algunos entren en él. . ." (versículo 6). La Biblia amonesta a los creyentes del día de hoy con la siguiente advertencia: “Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.” (versículo 1). Miles y miles de creyentes sostienen que han sido llenados con el Espíritu de Dios, no obstante pocos han entrado en su promesa de reposo. Muchos son envueltos por vientos y olas doctrinales, conducidos por agitación y culpa, y sin seguridad en lo que Cristo Jesús dijo, “Yo te daré descanso pues mi yugo es fácil y ligera mi carga.” (ver Mateo 11:28-30).

                        Mi oración es que hoy usted entre en el reposo que Dios tiene para usted. ¡Tómelo por fe y recíbalo pues éste es un regalo gratuito de parte de Dios!

                        Correo electrónicoConservar como no leídosAñadir etiquetas
                          19/01/2012 (hace 5 días)

                          ¡UNA FE VIOLENTA!

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          Génesis nos relata que entre más se multiplicaba la humanidad en la tierra, más violenta ésta llegaba a ser. “La tierra se corrompió delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y vio que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.” (Génesis 6:11-12).

                          Existe otro tipo de violencia aconteciendo en estos últimos tiempos. Observo a hombres y mujeres de Dios ejerciendo una fe agresiva. Este remanente santo está lleno de Jesús, lo ama con todo su corazón. Estos creyentes ven al diablo malvado atacándolos con todo su poder y saben que aún tienen que enfrentar mucho más del infierno que cualquier otra previa generación.

                          Jesús dijo: "...el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan." (Mateo 11:12). Este remanente se va a levantar y a decir, “Yo no voy a permitir que el diablo me robe el gozo y la paz. No le permitiré que plante semillas de rencilla, muerte, odio o de violencia en mí. ¡No! Me voy a levantar a través del poder de Jesús y vivir victoriosamente ante toda impureza demónica.”

                          ¡Querido santo, Dios quiere que usted pelee! Si usted se ha sentido culpable de este tipo de violencia, arrepiéntase rápidamente delante del Señor y obedezca su Palabra. Eso es todo lo que Él pide. Permita que Dios ponga en usted un sello santo y una fe que vayan más allá de lo que usted nunca antes haya conocido. Él quiere que usted sea capaz de pararse firme en contra de las huestes malvadas de Satanás.

                          El único espíritu de violencia que vamos a tener es el de una fe violenta. Ésta será fuerte, santa y vendrá con gran fuerza en contra de las puertas del infierno y las ataduras del enemigo. ¡Y por el poder de Dios, nosotros las derrotaremos todas en el nombre de Jesús!

                           

                          NUEVAS CADA MAÑANA

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          “Que por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias; nuevas son cada mañana. ¡Grande es tu fidelidad!” (Lamentaciones 3:22-23).

                          Todos estaríamos consumidos
                          Por nuestra maldad,
                          Si no fueran por las misericordias de Dios.
                          Nuevas son cada mañana.
                          Misericordioso y clemente es Jehová;
                          lento para la ira y grande en misericordia
                          Y de gran bondad.
                          Tierno es su corazón antes aquellos que se arrepienten,
                          No retuvo para siempre su enojo,
                          porque se deleita en la misericordia.
                          Perdonando la iniquidad.
                          Él no se deleita en la muerte de los malvados,
                          Sino ofrece misericordia universal
                          A todo transgresor;
                          Pero establece que todo aquél que recibe misericordia,
                          Sea misericordioso.
                          Bienaventurados los misericordiosos,
                          porque alcanzarán misericordia.

                           

                          UNA RESERVA DE AGUA VIVA

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          "Bendito es el hombre que confía en el Señor, Cuya confianza es el Señor. Será como árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces junto a la corriente; no temerá cuando venga el calor, y sus hojas estarán verdes; en año de sequía no se angustiará ni cesará de dar fruto."(Jeremías 17:7-8).

                          Considere al que confía en Dios en situaciones difíciles: "Bienaventurado el varón que confía en el Señor, y cuya confianza es Jehová" (v. 7).

                          Este cristiano es "plantado". Él tiene sus raíces, estabilidad, en un depósito de agua viva. Él siempre está "extendiéndose", fructífero y verde con una vida nueva. La Escritura dice: "[Él] no se inquieta [temor] en el año de sequía..." (v. 8). Cuando las cosas se ponen intensas y molestas, ¡no tiene miedo!

                          Esta persona dice: "Jesús, renuncio a buscar cualquier persona para sacarme de mi prueba. Tú eres mi única esperanza. ¡Pongo mi mirada en ti para sacarme de esto!". El Señor desea esta clase de fe de nuestra parte en los asuntos cotidianos. Usted puede objetar: "Pero, Hermano David, aun estoy sin empleo, aun tengo problemas."

                          Le exhorto a creerle a Dios cuando dice: "¡Confía en mí, y te bendeciré!" Usted puede responder: "¡Pero no sé que voy a hacer, mi situación es desesperada y no veo ninguna señal de ayuda o de liberación!" A todas estas cosas Dios aun dice: "¡Confía en mí, hijo mio, y te bendeciré!"

                          No importa si su trato es con su familia, negocio, o provisión. Si usted pone su confianza total en Su Palabra y Su fidelidad, Dios ha prometido bendecirle y, ¡Él no puede mentir! Cuando venga el calor, ni siquiera se molestará. Cuando el viento venga, usted estará parado fuerte, porque habrá aprendido a confiar en Él. Usted va a ser un árbol verde que lleva abundante fruto de confianza y todos a su alrededor le darán esperanza y ánimo al contemplar su reposo en confianza.

                          NUEVAS CADA MAÑANA

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          “Que por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias; nuevas son cada mañana. ¡Grande es tu fidelidad!” (Lamentaciones 3:22-23).

                          Todos estaríamos consumidos
                          Por nuestra maldad,
                          Si no fueran por las misericordias de Dios.
                          Nuevas son cada mañana.
                          Misericordioso y clemente es Jehová;
                          lento para la ira y grande en misericordia
                          Y de gran bondad.
                          Tierno es su corazón antes aquellos que se arrepienten,
                          No retuvo para siempre su enojo,
                          porque se deleita en la misericordia.
                          Perdonando la iniquidad.
                          Él no se deleita en la muerte de los malvados,
                          Sino ofrece misericordia universal
                          A todo transgresor;
                          Pero establece que todo aquél que recibe misericordia,
                          Sea misericordioso.
                          Bienaventurados los misericordiosos,
                          porque alcanzarán misericordia.

                           

                          UNA RESERVA DE AGUA VIVA

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          "Bendito es el hombre que confía en el Señor, Cuya confianza es el Señor. Será como árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces junto a la corriente; no temerá cuando venga el calor, y sus hojas estarán verdes; en año de sequía no se angustiará ni cesará de dar fruto."(Jeremías 17:7-8).

                          Considere al que confía en Dios en situaciones difíciles: "Bienaventurado el varón que confía en el Señor, y cuya confianza es Jehová" (v. 7).

                          Este cristiano es "plantado". Él tiene sus raíces, estabilidad, en un depósito de agua viva. Él siempre está "extendiéndose", fructífero y verde con una vida nueva. La Escritura dice: "[Él] no se inquieta [temor] en el año de sequía..." (v. 8). Cuando las cosas se ponen intensas y molestas, ¡no tiene miedo!

                          Esta persona dice: "Jesús, renuncio a buscar cualquier persona para sacarme de mi prueba. Tú eres mi única esperanza. ¡Pongo mi mirada en ti para sacarme de esto!". El Señor desea esta clase de fe de nuestra parte en los asuntos cotidianos. Usted puede objetar: "Pero, Hermano David, aun estoy sin empleo, aun tengo problemas."

                          Le exhorto a creerle a Dios cuando dice: "¡Confía en mí, y te bendeciré!" Usted puede responder: "¡Pero no sé que voy a hacer, mi situación es desesperada y no veo ninguna señal de ayuda o de liberación!" A todas estas cosas Dios aun dice: "¡Confía en mí, hijo mio, y te bendeciré!"

                          No importa si su trato es con su familia, negocio, o provisión. Si usted pone su confianza total en Su Palabra y Su fidelidad, Dios ha prometido bendecirle y, ¡Él no puede mentir! Cuando venga el calor, ni siquiera se molestará. Cuando el viento venga, usted estará parado fuerte, porque habrá aprendido a confiar en Él. Usted va a ser un árbol verde que lleva abundante fruto de confianza y todos a su alrededor le darán esperanza y ánimo al contemplar su reposo en confianza.

                           
                           
                           

                          LAS LIMITACIONES DE LO MILAGROSO

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          Nadie nunca ha visto tantas obras sobrenaturales como Israel. Dios realizó milagro tras milagro para ellos, y sin embargo, cada obra tuvo como resultado a un pueblo sin fe y más incrédulo que antes. Se podría pensar que las diez plagas de Egipto pudieron producir fe en los israelitas. Cuando Egipto se vio afectado por las moscas, éstas no se encontraron en el campamento de Israel. Cuando Egipto cayó bajo la oscuridad total, no había oscuridad en Israel. Sin embargo, ¡ninguna de estas plagas produjo fe de ninguna clase!

                          Incluso después de que Dios abrió el Mar Rojo, la fe de Israel duró sólo tres días. Las Escrituras dicen: "No se acordaron de la muchedumbre de tus misericordias, sino que se rebelaron junto al mar, el Mar Rojo" (Salmo 106:7).

                          El salmista está diciendo aquí: "¡Incluso dudaron de Dios en el Mar Rojo, el lugar donde Él realizó su milagro más grande!"

                          Somos tan parecidos a Israel. Queremos que Dios hable una palabra y nos conceda una liberación milagrosa, que supla rápidamente nuestras necesidades, y elimine todo nuestro dolor y sufrimiento. De hecho, usted puede estar diciendo ahora mismo: "Si Dios me sacara de este embrollo, si Él me concediera este milagro, ¡yo nunca dudaría otra vez!" Sin embargo, ¿qué pasa con todos los milagros que Él ha realizado para usted? ¡Acaso éstos no han producido la fe para ayudarle con su problema actual!

                          Dos hombres preciados de Dios, de la tribu Zulu, en Africa visitaron un día la iglesia de Times Square. Un avivamiento increíble estaba teniendo lugar entre los ocho millones de zulúes ,y Dios estaba haciendo grandes milagros entre ellos.

                          Sin embargo, dichos hombres no compartieron sobre esto. Más bien, lo que más les impresionaba del avivamiento eran los "vencedores zulúes," aquéllos que estaban en pos de Cristo quemando libros de brujería y testificando con valentía, a pesar de estar atravesando severas pruebas. Estas personas fueron alguna vez malvadas, con espíritu homicida y ahora ¡estaban siendo transformados a la imagen de Jesús!

                          Creo que la gran señal o prodigio para el mundo en estos últimos días no es una persona que ha resucitado de entre los muertos. No, lo que realmente tiene un impacto en la mente y en el espíritu de los impíos, es el cristiano que permanece con una fe sólida ante todas las pruebas, las tormentas, el dolor y el sufrimiento. Tal creyente emerge de sus problemas más fuerte de carácter, en su fe y en Cristo.

                           

                          SIN AGUA PARA BEBER

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          "Entonces toda la congregación de los hijos de Israel emprendieron su viaje desde el desierto de Sin, según el mandamiento del Señor, y acamparon en Refidim, pero no había agua para que el pueblo bebiera.... y el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: "¿Por qué nos sacaste de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y nuestro ganado?" Entonces Moisés clamó al Señor, diciendo: '¿Qué haré con esta gente? Un poco más y me apedrean"(Éxodo 17:1-4).

                          Dios había guiado a Israel por los lugares más secos en todo el desierto. Era un lugar de prueba, sin arroyos, ni siquiera un hilo de agua. Lo más desconcertante de todo es que Israel fue llevado allí "conforme al mandamiento del Señor" (v. 1).

                          Dios mismo había permitido a su pueblo tener sed: "Y el pueblo tuvo allí sed de agua" (v. 3). Los bebés lloraban, los niños se lamentaban, los abuelos tenían la garganta reseca. Los padres miraban a sus familias y pensaban: "En pocos días estaremos todos muertos". Por eso, se tornaron en ira contra Moisés, gritando: "¡Danos agua para beber!" ¡Todavía estaban dependiendo del hombre, de la carne!

                          Quiero detenerme aquí para señalar algo. En primer lugar, Dios tomó a Israel desde Migdol por el mar para probarlos, y ellos fallaron porque no confiaban en Él. A continuación, les llevó a Mara, donde había otro plan de liberación, pero ellos volvieron a fracasar. Ahora los condujo a Refidim para pasar por más pruebas.

                          ¿Observa usted el patrón? Si no aprende a confiar en el Señor con fe sencilla e infantil cuando está en la prueba, Él le traerá de nuevo a otro campo de pruebas.

                          Una vez más, Israel se encontraba en uno de esos lugares. Ellos tenían calor, sed y enojo. Pero, ¡Dios ya tenía un plan! Él no iba a dejarlos morir. Había elegido de antemano hacerles caminar hasta el monte Horeb a un depósito de agua que se había preparado mucho antes. Y esa fuente no iba a durar sólo un día, una semana o un mes, sino ¡treinta y ocho años!

                          Sin embargo, Dios estaba esperando una respuesta de fe de Israel. Él estaba diciendo: "Te he tomado a través de todas estas cosas, pero te has reusado a aprender. ¿Vas a confiar en mí ahora? ¿Cuántos problemas más tengo que permitir en tu vida antes de que confíes en mí?"

                          Nuestro amoroso Padre celestial nunca llevaría a sus hijos a un desierto seco sólo para dejarlos morir de sed, especialmente cuando Él tiene una reserva en una roca cercana. Dios siempre ha tenido un plan para su pueblo. Y Él tiene un plan para usted en este momento para librarle de sus problemas actuales.

                           

                          AL PUNTO DE LA LOCURA

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          "Los que descienden al mar en naves y hacen negocio sobre las grandes aguas, han visto las obras del Señor y sus maravillas en lo profundo. Pues El habló, y levantó un viento tempestuoso que encrespó las olas del mar. Subieron a los cielos, descendieron a las profundidades, sus almas se consumían por el mal. Temblaban y se tambaleaban como ebrios, y toda su pericia desapareció. "(Salmo 107:23 -. 27).

                          En este salmo, la expresión "y toda su pericia desapareció" nos habla de marineros que no encuentran su sabiduría de hombres de mar; que están en la cubierta del barco en un mar agitado por la tormenta, donde las olas gigantes llevan la nave hasta el cielo y luego la dejan caer hasta el fondo; donde los fuertes vientos lanzan el barco hacia adelante y hacia atrás, y ellos se tambalean por la cubierta como borrachos.

                          Las velas del barco están rasgadas y andrajosas. Poderosas olas, una tras otra, se estrellan contra la cubierta. Los marineros tienen que luchar sólo para mantenerse de pie. Parece ser que los marineros han llegado a su final y se encuentran en total desesperación. Están indefensos, vulnerables ante el poder de la naturaleza, no pueden detener la tormenta. Son incapaces de salvarse a sí mismos.

                          Estos marineros han llegado al estado de ánimo conocido como “al punto de la locura.” Esta enfermedad afecta a todos los cristianos en un momento u otro. Simplemente significa: "Perder o agotar cualquier planeación o ejecución posible que conlleve a una salida a un conflicto." En resumen, no hay escape, no hay ayuda, no hay liberación, mas que en Dios mismo.

                          "En su angustia clamaron al Señor, y él los sacó de su aflicción. Cambió la tempestad en suave brisa: se sosegaron las olas del mar. Ante esa calma se alegraron, y Dios los llevó al puerto anhelado."(Salmo 107:28-30).

                          ¿Cuándo fue detenida la tormenta para los marineros en el Salmo 107? ¿Cuándo Dios los llevó al puerto seguro que deseaban?


                          Primeramente, los marineros llegaron al punto de la locura y renunciaron a toda esperanza o ayuda humana. Ellos dijeron: "No hay manera de que podamos salvarnos a nosotros mismos. ¡Nadie en la tierra nos puede sacar de esto! "

                          Segundo, ¡ellos clamaron al Señor en medio de sus problemas y recurrieron solamente a Él!

                           

                          EL MILITANTE CRUCIFICADO

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          "Fue oprimido y afligido,
                          Pero no abrió Su boca.
                          Como cordero que es llevado al matadero,
                          Y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda,
                          El no abrió Su boca."
                          (Isaías 53:7).

                          Cristo fue un verdadero militante:
                          Luchando por los derechos de otros hombres,
                          echando fuera del templo de de Dios a los cambiadores de dinero
                          Y dejando en libertad a los oprimidos;
                          sin embargo, él mismo fue oprimido. . .
                          y afligido,
                          Incomprendido y rechazado.
                          Le fueron negados sus propios derechos:
                          Un jurado lo perjuró.
                          Los sacerdotes suscitaron el silencio de la mayoría
                          con mentiras y verdades a medias.
                          Fue llevado como un cordero al matadero.
                          Ellos arrancaron su barba
                          Y escupieron su rostro.
                          El más alto tribunal de la tierra
                          Tenía prejuicios contra él;
                          Sin embargo, este poderoso militante
                          No abrió su boca
                          Y en su dolor no reclamó ningún derecho.
                          Él derramó su vida
                          Como una ofrenda
                          Para justificar los derechos de todos los hombres.

                           

                          LA ENFERMEDAD SIN NOMBRE

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          "¿Por qué te abates, alma mía? ¿Y por qué te turbas dentro de mí? . . . ¡Oh mi Dios, mi alma está abatida dentro de mí "(Salmo 42:5-6).

                          Los eruditos no están seguros sobre quién fue el escritor de este salmo. Lo que sabemos con certeza es que algo le estaba molestando. Su alma está profundamente perturbada y ¡él no puede explicar por qué!

                          Este salmista está en el fuego de Dios. El “brama” por El Señor de la manera en que un ciervo brama por las aguas (Cf. versículo 1) -sediento de Él, anhelando intimidad. Él pregunta, "¿cuándo vendré y me presentaré delante de Dios?" (V. 2).

                          No hemos aprendido cuál es la enfermedad del salmista. ¿Alguna vez ha experimentado este tipo de melancolía inexplicable, este inesperado malestar espiritual sin nombre? Esta muy bien caminar sin pecado conocido en la vida. Pero un día Usted se despierta con esta alteración profunda en su alma. Algún tipo de depresión se ha apoderado de usted y no puede poner su dedo en la llaga.

                          Tengo buenas noticias para usted: ¡Esta es una enfermedad de los justos! Y golpea sólo los que tienen hambre de Jesús. No hemos de tener miedo de tal enfermedad porque el Espíritu Santo tiene parte en ella.

                          Tengo la suficiente experiencia de vida como para saber que llega un momento en que esto le sucede a cada cristiano. Pero no debemos tratar de entender ¡porque no podemos! El salmista nunca consigue respuesta a su "por qué”. Y no hay un libro, un consejero o un psicólogo en la tierra que le pueda decir por qué una enfermedad sin nombre ha llegado a Usted.

                          Creo que esta enfermedad rara es "el gemido del Espíritu Santo" dentro de nosotros. Él esta dejándonos saber qué se siente al estar sin Dios, por nuestra propia cuenta, sin consuelo, sin esperanza ni orientación ¡El nos permite experimentar sólo una muestra de esa horrible, terrible condición!

                          Nuestros cuerpos son Su templo y El ha sido enviado para prepararnos como una novia pura para Cristo. Él sabe lo que se necesita para mantenernos sin mancha para el Esposo, Él sabe lo importante que es para nosotros clamar diariamente a Dios por fuerza y poder.

                          Simplemente no podemos estar firmes en este momento a menos que permanezcamos en intimidad con el Señor, confiando en Él plenamente, y corriendo constantemente a su presencia.

                           

                          UNA RELIGIÓN DE LA CARA

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          Cuando permitimos que Jesús sea Señor de todo, cuando echamos toda nuestra ansiedad sobre Él, confiando totalmente en Su Palabra y descansando en su amor, nuestro aspecto debe someterse a un profundo cambio. Una tranquila calma debe empezar a irradiar desde nuestro rostro.

                          La Escritura nos da muchos ejemplos al respecto: cuando Ana dejó su carga ". . . su rostro ya no estaba triste "(1 Samuel 1:18).

                          Cuando Esteban se puso delante de los hombres hostiles e iracundos del Sanedrín, [ellos] ". . . vieron su rostro como el rostro de un ángel "(Hechos 6:15) ¡Esteban estaba entre los no creyentes con el brillo de Jesucristo y la diferencia era evidente para todos!

                          Estoy convencido de que tenemos el deber de dejar nuestro rostro hablar de la fidelidad de Dios en nuestras vidas. Pero el problema es que nuestros rasgos faciales y lenguaje corporal ¡suele decir todo lo contrario! El rostro de muchos creyentes dice: "¡Mi Dios me ha fallado! Él no se preocupa por mí. Tengo que llevar todas mis cargas y problemas solo, porque Dios no viene a través de ellos a ayudarme"

                          Puede que conscientemente Usted no se diga esas cosas a si mismo pero, se ven en su cara. Yo quiero mostrarle a partir de la Palabra de Dios que lo que Usted está atravesando no es nuevo. Otras personas han estado exactamente dónde Usted se encuentra:

                          "Mi mano se extendió en la noche sin cesar, y mi alma no quiso ser consolada. . . . Me quejé, y mi espíritu estaba agobiado. . . . Estoy muy preocupado porque no puedo hablar. . . . ¿Rechazará el Señor para siempre? ¿No mostrará más Su favor? ¿Ha cesado para siempre su misericordia? ¿Su promesa ha fallado? . . . Y yo dije: Esta es mi angustia "(Salmo 77:2-10).

                          Sin embargo, el salmista finalmente sale de su problema con su rostro felizmente restaurado. ¿Por qué? Es porque él dice, "Yo clamaba a Dios con mi voz. . . en el día de mi angustia busqué al Señor "(Salmo 77:1-2).

                          Si esto lo describe a usted, le ruego: el día de hoy, en este mismo día, busque un lugar a solas con el Señor y clame a Él! Dígale que se encuentran al extremo de su cuerda, que no se puede sostener más y que ya está listo para dejar todo sobre Sus hombros. Y allí, entregue todo a Dios.

                           

                          UNA CIRUGÍA FACIAL HECHA POR EL ESPÍRITU SANTO

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          David declaró con audacia: " pues lo he de alabar otra vez ¡El es la salvación de mi ser, y mi Dios!" (Salmo 42:11). Y repite la misma declaración en el Salmo 43:5. La mejor traducción del hebreo original de estos dos versículos es: "¡Dios es la salvación de mi cara!"

                          Yo creo que David está diciendo algo importante aquí: su cara es un cartel que anuncia lo que está pasando en su corazón. Toda la alegría o la confusión que lleva dentro se refleja en su rostro. Cuando hablo de rostro, estoy hablando de la expresión facial, lenguaje corporal, tono de voz.

                          Por ejemplo, cuando mi mente está cargada con las preocupaciones de nuestra iglesia, sermones, finanzas, relaciones, tengo la tendencia a encorvarme. Luzco preocupado, mi frente se arruga, algunas personas incluso me dicen que luzco triste.

                          Un día estaba caminando por la calle, totalmente absorto en asuntos de la iglesia y, probablemente, muy encorvado. Me encontré con una casa de crack donde una mujer se sentó en la entrada con una sonrisa de oreja a oreja. Yo podía ver que estaba hundida en el crack. Ella vio que yo me le aproximaba y mientras más me acercaba, ella dijo: "Señor, no puede estar tan mal."

                          ¡Quede pasmado! Y pensé: "Aquí está esta mujer llevada por el crack y aquí estoy yo, un hombre de Dios. Ella sonríe y luce bien y yo estoy encorvado otra vez, como si no tuviera esperanza. "¡Fue un reproche para mí!

                          Doy gracias a Dios por Su gran salvación –por redimir nuestra alma, nuestro espíritu e incluso nuestro cuerpo. Sin embargo, ¡muchos de nosotros necesitamos lograr la salvación de nuestra cara! Necesitamos que El Espíritu Santo nos haga una cirugía facial, porque ¡la cara está dando el mensaje equivocado al mundo!

                          Una joven entró a nuestra casa de recuperación con las líneas del pecado profundamente grabadas en su rostro. Su rostro era muy duro, sin embargo, dos semanas después de ser salva, nadie podía creer el cambio, ni siquiera la reconocían.

                          ¿Qué fue semejante cambio de rostro? "La sabiduría del hombre ilumina su rostro y hace que la dureza de su rostro cambie. " (Eclesiastés 8:1).

                          Tomo "sabiduría" en este verso para significar a Jesucristo. De hecho ¡la presencia de Cristo en su corazón tiene un impacto directo en su cara! Esto afecta su caminar, su hablar y hasta el tono de su voz.

                           

                          ¡LA LIBERTAD NO ES UNA LICENCIA!

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          "Hermanos, ustedes han sido llamados a la libertad, sólo que no usen la libertad como pretexto para pecar; más bien, sírvanse los unos a los otros por amor." (Gálatas 5:13).

                          El rebelde grita libertad
                          Para los oprimidos negros,
                          Las tribus indígenas olvidadas,
                          Los ilegales mexicanos y vendimiadores de la costa oeste.
                          Ellos claman por libertad en los campos
                          Para las colonias y las naciones emergentes.
                          Se comportan como si la libertad
                          Fuera su descubrimiento y creación,
                          Pero Dios dice:
                          El hombre está llamado a la libertad
                          Divinamente destinado y llamado.
                          Sólo que la libertad no debe ser usada como una licencia
                          Para calmar la carne,
                          Para entregarse en debilidad al placer y la sensualidad
                          Como símbolo de libertad.
                          Pero el hombre está llamado a la libertad
                          Solo a ser libre de sí mismo para servir a los demás,
                          Por amor, sirviendo unos a otros
                          Pacíficamente y sin violencia;
                          Porque si los rebeldes continúan mordiendo y devorando
                          Con el pretexto de la libertad,
                          Solamente se consumirán unos a otros.

                           

                          DIOS AMA CELOSAMENTE

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          "…porque yo, el Señor, soy un Dios celoso. Mi nombre es “Dios celoso”." (Éxodo 34:14).

                          Sí, es posible que nosotros provoquemos a Dios a celos: “¿O provocaremos a celos al Señor?" (1 Corintios 10:22). Pablo esta preguntando: "Has testificado que lo amas, Incluso has tomados su Nombre. Sin embargo, ¿alguien o algo ha robado tu corazón?"

                          Usted puede decir que ama a Jesús, usted puede ir a la iglesia cada vez que las puertas están abiertas. Pero, ¿Usted lo busca en su tiempo a solas? ¿Cuántos libros, revistas y periódicos Usted devora? ¿Cuánta televisión y radio llama su atención y, sin embargo, no cruza por su mente la idea de pasar tiempo con Cristo?

                          Los predicadores buscan en la Biblia para preparar sus sermones, maestros de escuela dominical para sus lecciones. Pero ¿por qué no recurrir a ella como lectura recreativa y para ser renovados por el Señor? ¿Por qué no la abrimos para aprender de Él, para amarle a Él?

                          ¡La Biblia es Jesús – la Palabra de Dios! Es la revelación completa de su corazón, todo acerca de Él se desenmascara en ella. Yo pienso que si Usted realmente lo ama, si va a pasar la eternidad como su novia, entonces ¡Usted quiere aprender todo lo posible acerca de Él!

                          Nuestro Señor nos anhela, Él quiere nuestro tiempo y atención. Sin embargo, Él nos ve pasar todo nuestro tiempo con otras personas y en otros asuntos y eso ¡le pone celoso! Se acerca el día cuando sus celos "arderán" en contra de quienes acuden a los ídolos vanos (Deuteronomio 29:20). ¡Estallarán en llamas de juicio!

                          Amado, cuando llegue ese día, sé que quiere que Jesús le tome de la mano y susurre: "¡Por fin estamos juntos. Me has deseado tanto. Me has dado lo mejor de tu vida, tu tiempo, tu atención. Ven, ahora seremos uno! "

                          ¿Cómo podrá estar delante de su presencia en ese día? Todo en este mundo se va a quemar, pero, ¿qué acerca de su intimidad con Él? ¿Será Usted capaz de estar delante de Él, sabiendo que Usted se separó del mundo y clamó que todo lo que deseaba era conocerle?

                           

                          30 Principios de vida

                          de Lumbrera de lumbrera

                          Principio 1

                          Nuestra intimidad con Dios, que es su prioridad para nosotros, determina el impacto que causen nuestras vidas. Génesis 1.26

                          Principio 2
                          Obedezcamos a Dios y dejemos las consecuencias en sus manos. Éxodo 19.5

                          Principio 3
                          La Palabra de Dios es ancla inconmovible en las tormentas. Números 23.19

                          Principio 4
                          Estar conscientes de la presencia de Dios nos da energías para desempeñar nuestro trabajo. Deuteronomio 20.1

                          Principio 5
                          Dios no nos demanda que entendamos su voluntad, sino que la obedezcamos aunque nos parezca poco razonable. Josué 3.8

                          Principio 6
                          Cosechamos lo que sembramos, más de lo que sembramos, después de sembrarlo. Jueces 2.1-4

                          Principio 7
                          Los momentos sombríos durarán solo el tiempo necesario para que Dios lleve a cabo su propósito en nosotros. 1 Samuel 30.1-6

                          Principio 8
                          Libremos nuestras batallas de rodillas y siempre obtendremos la victoria.
                          2 Samuel 15.31

                          Principio 9
                          Confiar en Dios quiere decir ver más allá de lo que podemos, hacia lo que Dios ve.
                          2 Reyes 6.17

                          Principio 10
                          Si es necesario, Dios moverá cielo y tierra para mostrarnos su voluntad.
                          2 Crónicas 20.12

                          Principio 11
                          Dios asume toda la responsabilidad en cuanto a nuestras necesidades, si lo obedecemos. Job 42.7-17

                          Principio 12
                          La paz con Dios es fruto de nuestra unidad con Él. Salmo 4.8

                          Principio 13
                          Escuchar a Dios es esencial para andar con Él. Salmo 81.8

                          Principio 14
                          Dios actúa a favor de quienes esperan en Él. Isaías 64.4

                          Principio 15
                          El quebrantamiento es el requisito de Dios para que seamos útiles al máximo.Jeremías 15.19

                          Principio 16
                          Todo lo que adquirimos fuera de la voluntad de Dios termina convirtiéndose en cenizas. Ezequiel 25.6, 7

                          Principio 17
                          De rodillas somos más altos y más fuertes. Daniel 6.10, 11

                          Principio 18
                          Como hijos del Dios soberano, jamás somos víctimas de nuestras circunstancias.Oseas 3.4, 5

                          Principio 19
                          Todo aquello a lo que nos aferremos, lo perderemos. Amós 6.6, 7

                          Principio 20
                          Las decepciones son inevitables; el desánimo es por elección nuestra.
                          Habacuc 3.17-19

                          Principio 21
                          La obediencia siempre trae bendición consigo. Lucas 11.28

                          Principio 22
                          Andar en el Espíritu es obedecer las indicaciones iniciales del Espíritu. Hechos 10.19

                          Principio 23
                          Jamás podremos superar a Dios en generosidad. 2 Corintios 9.8

                          Principio 24
                          Vivir la vida cristiana es permitir al Señor Jesús vivir su vida en y por medio de nosotros. Gálatas 2.20

                          Principio 25
                          Dios nos bendice para que nosotros podamos bendecir a otros. Efesios 4.28

                          Principio 26
                          La adversidad es un puente que nos conduce a una relación más profunda con Dios. Filipenses 3.10, 11

                          Principio 27
                          No hay nada como la oración para ahorrar tiempo. 2 Tesalonicenses 3.1

                          Principio 28
                          Ningún creyente ha sido llamado a transitar solitario en su peregrinaje de fe.
                          Hebreos 10.24, 25

                          Principio 29
                          Aprendemos más en nuestras experiencias por el valle de lágrimas que en las de la cumbre del éxito. Santiago 5.10

                          Principio 30
                          El deseo ferviente del regreso del Señor nos mantiene viviendo productivamente.Apocalipsis 22.12

                          Fuente: IT


                             

                          ¡LA IGLESIA DEL ESPIRITU SANTO!

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          Usted nunca debe ir a la iglesia sin antes haber orado, “¡Dios, dame oídos del Espíritu Santo para escuchar. Ayúdame a escuchar y a aplicar tu Palabra en mi vida!” Así como el Espíritu Santo unge la lengua del pastor para que hable, así Él unge sus oídos para que escuchen.

                          En la iglesia del Espíritu Santo siempre escuchará un clamor desde las entrañas por arrepentimiento. De hecho, usted no puede ser una persona llena del Espíritu Santo hasta que no “clame desde sus entrañas”. ¡Y esto es algo que Salomón nunca hizo!

                          La iglesia del rey David no era perfecta. Incluso, ésta se asemeja a la iglesia de Corinto. David cometió adulterio, mató a un hombre inocente, caminó por una etapa de horrible decepción. Sin embargo, tras haber pecado, David pronunció este agonizante clamor desde lo más profundo de su ser:“¡Lávame más y más de mi maldad y límpiame de mi pecado!, porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti sólo he pecado...No me eches de delante de ti y no quites de mí tu santo espíritu.” (Salmo 51:2-4, 11).

                          ¡Un clamor desde el corazón es lo que distingue a la iglesia del Espíritu Santo! Por supuesto, existen personas en esta iglesia que fallan y viven en decepción. Pero como David, éstas han llegado a ser tan sensibles a la obra y al mover del Espíritu Santo, que no necesitan a un profeta que les diga que han pecado. ¡Ellas se arrepienten antes de que un profeta se les acerque - porque se sienten heridos por su pecado!

                          David expresó sobre su pecado: “Me rodearon los lazos del seol.Tendieron sobre mí lazos de muerte. En mi angustia invoqué a Jehová, a mi Dios clamé...Envió desde lo alto y me tomó. Me sacó de caudalosas aguas. Me libró de un poderoso enemigo, y de los que me aborrecían...” (2 Samuel 22:6-7, 17-18).

                          ¡Dios conducirá a la ruina a la iglesia de Salomón y resucitará a la iglesia de David! Esta iglesia del remanente se lamentará ante el pecado. ¡Ésta clamará en angustia y arrepentimiento y será completamente dependiente del Espíritu Santo!

                          “Después de esto volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; y repararé sus ruinas,y lo volveré a levantar” (Hechos 15:16).

                           

                          ¡LA IGLESIA DE SION!

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          La fuerza motora detrás de la iglesia de David fue una total dependencia del Espíritu Santo. He aquí lo que distinguió a David:

                          "Samuel tomó el cuerno del aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. A partir de aquel día vino sobre David el espíritu de Jehová." (1 Samuel 16:13).

                          Cuando David se encontraba en su lecho de muerte, él le expresó a su hijo Salomón: “Quiero decirte por qué Dios me ha bendecido. Quiero compartir contigo el secreto de mi ministerio.” Escuche las últimas palabras de David dirigidas a su hijo: “El espíritu de Jehová habla por mí, su palabra está en mi lengua.” (2 Samuel 23:2).

                          David estaba diciendo: “Yo no confié en conocimiento y ni sabiduría. Yo no confié en ninguna parte de mi carne. ¡Yo fui un hombre débil - pero dependí del Espíritu Santo! Toda palabra que yo pronuncié fue bajo Su unción. ¡Sus palabras llenaron mi boca!”

                          Cuando abrimos las puertas del ministerio de Teen Challenge en Nueva York, nuestro motto fue, “¡Aquí el Espíritu Santo está a cargo!” No fue, “cómo podemos predicar” para salvar a miembros de pandillas. Los pandilleros no se postraron en sus rodillas porque nosotros les predicamos sermones concisos. Ellos no sintieron la convicción del Espíritu a través de ilustraciones claras o historias cotidianas. ¡No! Estos ex-drogadictos testificaron ante sus amigos, “¡Un día yo estuve en la calle, como tú. Pero mírame ahora! ¡El Espíritu de Dios me ha cambiado!”

                          Salomón habló de árboles, hisopos, bestias, peces, insectos. Pero David habló sobre la intimidad con el Señor, sobre quebrantamiento y sobre tener un espíritu contrito. David obtuvo convicción y transformación mediante su propia predicación. Él valoró tanto la presencia del Espíritu Santo en su vida que le pidió al Señor que Su Espíritu nunca se apartara de él. ¡David sabía que no era nada sin el Espíritu Santo!

                          Pablo dijo,“y ni mi palabra ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.” (1 Corintios 2:4-5).

                          “De estas cosas hablamos, no con palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” (vv. 13-14).

                           
                           

                          LA IGLESIA DE SALOMON

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          “Salomón hijo de David fue afirmado en su reino, y Jehová, su Dios, estaba con él y lo engrandeció sobremanera.” (2 Crónicas 1:1).

                          La iglesia actual de Jesucristo ha sido fortalecida y bendecida por Dios. Provisión ha sido dada para todo tipo de actividades. Considere los grandes y hermosos edificios que han sido contruídos. Considere también las grandes bendiciones financieras que han recibido las iglesias. Millones son gastados en tele-evangelismo, libros, discos, cassettes, misiones, instituciones, universidades y ministerios de todo tipo.

                          Cuando todas estas obras empezaron, cada uno tenía parte de la unción de Dios. Inclusive, la mayoría iniciaron con las mismas bendiciones que Dios derramó sobre Salomón. Salomón era bien organizado y más culto que su padre, David. Él hizo todo con mayor alcance y mejor que generaciones previas pudieron haber concebido.

                          El motor detrás de Salomón fue la sabiduría y el conocimiento. Éste fue el clamor de su corazón ante Dios: “Dame ahora sabiduría y ciencia, para que sepa dirigir a este pueblo; porque ¿quién podrá gobernar a este tu pueblo tan grande?” (2 Crónicas 1:10).

                          ¿Acaso esta oración no es maravillosa? Suena muy bien. Dios estaba complacido con Salomón pues él no había pedido egoístamente. Sin embargo, existe un problema: ¡Su oración estaba centrada en el hombre! En esencia, este rey talentoso, seguro de sí mismo estaba diciendo, “Solamente dame las herramientas, Dios, y yo haré terminaré la obra. Dame la sabiduría y el conocimiento, y yo pondré orden en este pueblo. ¡Yo lo lograré todo!”

                          La oración de Salomón no fue la oración de su padre, David, un hombre conforme al corazón de Dios. No, la oración de Salomón fue la de una nueva generación -un pueblo culto, con ideas y habilidades nuevas. Su clamor fue, “¡Yo necesito sabiduría y conocimiento!” Yo creo que Salomón representa al espíritu y naturaleza de los últimos días de la iglesia de Laodicea. ¡Esta iglesia se caracterizaba por la misma perdición que Salomón enfrentó!

                          Salomón tenía una cabeza llena de sabiduría y una boca llena de cantos. Él podía predicar y enseñar con una habilidad increíble. Él operaba con excelente organización y con líderes talentosos. Todo en su iglesia parecía decente y en orden. Pero todo lo que Salomón hizo terminó con esta frase, “Miré todas las obras que se hacen debajo del sol, y vi que todo ello es vanidad y aflicción de espíritu.” (Eclesiastés 1:14)

                          La iglesia de Salomón tenía todas las respuestas. ¡Luce maravillosa por fuera pero está absolutamente sin vida! Y ésta termina en vanidad, idolatría, sensualidad, vacío y desesperanza.

                          CONTINUE ENAMORADO

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni principados ni potestades, ni lo presente ni lo por venir, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.”
                          (Romanos 8:38-39)

                          La muerte es profunda y oscura.
                          La vida es vanidad e irrita al espíritu.
                          Principalidades y potestades son inamovibles,
                          Cosas presentes son inciertas:
                          Cosas venideras son desconocidas.
                          Existen misterios en las alturas y profundidades
                          De este universo,
                          Sin embargo ninguno de ellos nos podrá separar
                          Del amor de Dios,
                          Que es en Cristo Jesús, Senor nuestro.
                          ¿Quién podrá separarnos de Su amor?
                          ¿Tribulación o aflicción?
                          ¿Persecución o hambruna?
                          ¿Desnudez, peligro, o espada?
                          ¡No! Pues Dios es amor.
                          Su amor, sobrepasa todo entendimiento—
                          Unión perfecta—
                          Así que camine en Su amor.
                          Aquél que habita en el amor
                          Habita en Dios —
                          Y Dios en él.

                           

                          ¡ORANDO COMO EL MUNDO NUNCA ANTES HA CONOCIDO!

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          Un misionero habló en mi iglesia acerca de los grandes despertares alrededor del mundo. En cada caso, el “espíritu de oración” estaba relacionado con la última cosecha. En Vietnam, China, Siberia, las Amazonas, Africa, y otros lugares más, el pueblo de Dios está orando fervientemente y con fogacidad -sollozando y clamando a Dios, buscando Su rostro, tratando con el pecado y decidiendo caminar en santidad.

                          Usted no puede forzar a que este tipo de oración suceda. Esto es el resultado del Espíritu de súplica - como Dios lo prometió en Zacarías 12:10. ¡Y estos creyentes ya lo estaban experimentando!

                          No hace mucho tiempo, nostros hicimos un llamado a orar en Times Square Church e igualmente experimentamos una prueba pequeña del derramamiento del Espíritu. Inclusive, podemos decir que existe una medida de fuego y diligencia a orar en toda la nación. Sin embargo, ¡nosotros no hemos experimentado el derramamiento del Espíritu de súplica!

                          Dios me está mostrando que aún el deseo e inclinación a orar deben provenir del Espíritu Santo. Ahora mi dilema es: Dios nos ha prometido derramar un Espíritu de súplica en Su iglesia y yo quiero ser parte de este genuino mover de Dios. Entonces, ¿qué puedo hacer para estar seguro de recibir este derramamiento?

                          La respuesta se encuentra en Zacarías 10:1: “Pedid a Jehová lluvia en la estación tardía. Jehová hará relámpagos, y os dará lluvia abundante y hierba verde en el campo a cada uno.” (Zacarías 10:1).

                          ¡Nosotros debemos pedirle al Señor este Espíritu de súplica! Los relámpagos que se mencionan en ese versículo se refieren a “rayos y tormentas.” ¡Dios nos ha prometido lluvia! Él nos está diciendo en Zacarías, “¡Pide y te daré esta carga del cielo. Pero tú deberás buscarme!”

                          Es tiempo de que empecemos a pedirle al Señor, “¡Oh, Dios, derrama tu Espíritu Santo sobre mí para que yo aprenda a orar! Abre la fuente. ¡Permíteme ser parte de tu cosecha final!”

                          Una vez que Su espíritu de súplica llueva sobre nosotros, usted se encontrará orando por santidad, rectitud, pureza. Usted intercederá por sus seres queridos, sollozará por este mundo en decadencia. Pero usted tiene que pedirle al Espíritu Santo que haga esto en usted -y posteriormente debe confiar en Él.

                          ¡HACIENDO QUE EL PUEBLO DE DIOS SE POSTRE ANTE Él!

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson
                           

                          "Mirarán hacia mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por el hijo unigénito, y se afligirán por él..." (Zacarías 12:10). Observo en la profecía de Zacarías una visión nueva acerca de la cruz de Jesús.

                          Ahora mismo, el Espíritu Santo está haciendo justamente esto en Israel. Multitudes de judíos se reúnen en el muro de los Lamentos para clamar la venida del Mesías. Pero muy pronto, ¡Dios removerá el velo y ellos conocerán a Jesús por quién es Él y se lamentarán por haberle crucificado!

                          Existe otra aplicación a este versículo que tiene que ver con la iglesia. Prontamente vendrá un toque muy personal del Espíritu Santo. La iglesia de Jesucristo ha caído en tal rotundo pecado -aunque encubierto y sobrellevado - que cuando el Espíritu sea derramado a través del espíritu de oración, Él traerá al mismo tiempo una purga. Habrá lamento, luto, quebrantamiento - ¡una realidad de cómo nuestro pecado lastima el corazón de Dios!

                          El Espíritu Santo se moverá de esta forma no solamente en las congregaciones, sino también en las familias y en los individuos: “Esta tierra se lamentará, familia por familia; la familia de la casa de David por su lado, y sus mujeres aparte..." (Zacarías 12:12).

                          ¿Qué regalo más grande podría darle Dios a Su iglesia justamente antes de su regreso que un poderoso y persuasivo mensaje en contra del pecado? ¡Él traerá una convicción tan grande que no seremos capaces de tolerar todo aquello que no es santo ni puro en nosotros!

                          En resumen, aquí encontramos cualidades y signos del derramamiento del Espíritu en los últimos tiempos:

                          1. Un enfoque en la cosecha final de almas.
                          2. Un espíritu de gracia que conduce al arrepentimiento y a la santidad.
                          3. Un espíritu de súplica que resulta en rendición y en una urgencia de orar en el Espíritu.
                          4. Un hambre de Jesús. Luto, quebrantamiento y lamento por el pecado. ¡Solamente tras este trato del Espíritu la verdadera bendición llegará!

                          ¡Yo no quiero perderme este último derramamiento de parte de Dios! He estado orando a Él para que me haga parte de este. Y le exhorto a usted a que haga lo mismo. Ore conmigo ahora: “¡Necesitas dármelo! Dame tu carga por las almas perdidas, pon el lamento de tu Espíritu en mí. Tú eres mi única esperanza. Por tanto me rindo por completo a tí. ¡Yo haré todo lo que tú me digas y dependeré de tí solamente para todo! ”

                           

                          LA LLUVIA DEL ESPIRITU SANTO
                           

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          No importa qué tipo de manifestaciones usted pueda observar en lo que se conoce como avivamiento. ¡Un mover de Dios será verdadero a menos de que este se encuentre enfocado en la cosecha! La lluvia del Espíritu Santo siempre cae para producir el rescate de almas perdidas.

                          Dios derramó su Espíritu en el Pentecostés para preparar la tierra y suavizarla con el objeto de que la semilla del evangelio fuera plantada. Creyentes llenos del Espíritu fueron enviados desde el aposento alto a todo el mundo para que hicieran discípulos de Cristo Jesús.

                          La iglesia ha visto casi 2,000 años de siembra y crecimiento, y hoy, ¡es tiempo de cosecha! Todos aquellos que han muerto en Cristo hoy representan los primeros frutos de la primer cosecha. ¡Jesús no ha regresado aún porque Él ha estado esperando pacientemente por su última y poderosa cosecha!

                          “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.” (Santiago 5:7).

                          En la primera parte del siglo pasado, el “Movimiento de la Lluvia tardía” inició en Canadá. Tuvo una duración de cuarenta o cincuenta años. Hoy, solamente pocas iglesias de la “Lluvia tardía” permanecen, aunque aquellas que formaron parte de este movimiento estaban convencidas de que estaban experimentando el derramamiento maravilloso y final del Espíritu. Muchos dijeron, “¡Este es! ¡ Estamos viendo pasar lo que dice Zacarías 12:10!” Pero el movimiento se disipó y otros más han venido y se han desvanecido igualmente. ¿Por qué? ¡Porque éstos no estaban enfocados en la cosecha!

                          Muchos de los llamados movimientos del Espíritu Santo han desaparecido rápidamente porque estaban centrados en el hombre - ¡enfocados en los dones, en la superación personal, en alcanzar la felicidad individual, y no en alcanzar a las almas perdidas y moribundas en este mundo!

                          Jesús relacionó a la cosecha con las almas perdidas al decir, “Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.” (Mateo 9:38).

                          Cualquier verdadero derramamiento del Espíritu Santo se enfocará en esta oración hecha por Jesús. Los pocos avivamientos considerados genuinos fueron bendecidos con grandes cosechas de almas.

                          EL ESPIRITU DE GRACIA

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          La Biblia dice que el Espíritu Santo será derramado como un “. . . espíritu de gracia y de oración” (Zacarías 12:10).

                          El libro de Tito nos habla que la gracia nos es dada como poder sobre el pecado, para darnos la capacidad de vivir vidas sobrias y santas: “La gracia de Dios se ha manifestado para salvación a toda la humanidad, y nos enseña que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, mientras aguardamos la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. (Tito 2:11-13).

                          Desde el Pentecostés ha habido una maravillosa medida de esta gracia en el pueblo de Dios. El Espíritu Santo ha traído convicción del pecado sobre todas las naciones, enseñando a creyentes de toda raza y lengua cómo hacer a un lado las cosas que están lejos de Dios y la lujuria de este mundo. El resultado ha sido un pueblo que vive sobria y rectamente en el mundo actual, y que se encuentra expectamente a la venida de Jesús.

                          Yo creo que Zacarías 12:10 profetiza que en la última hora, el Espíritu Santo caerá poderosamente sobre el pueblo de Dios como un espíritu de gracia que lo aleja completamente de todo lo referente al mundo, al pecado. ¡Este producirá en ellos un clamor por un corazón puro!

                          Un querido hermano en el Señor, cabeza de un ministerio, me llamó para decirme que líderes de su ministerio se habían estado reuniendo para buscar juntos al Señor. El Espíritu Santo empezó a exponer sus pecados y varios de ellos tuvieron que abandonar el ministerio. Este hermano me dijo, “Ahora que el Espíritu Santo ha venido, existe una presión por hacer lo correcto.”

                          Sus palabras me impactaron y no pude hacerlas a un lado: presión por hacer lo correcto. Cuando el Espíritu Santo viene y expone el pecado, aquéllos que han sido tibios o que han abierto sus puertas al pecado reciben convicción en su corazón. Ministros serán despertados a una verdadera “predicación de la gracia”, aquélla que trae convicción a la gente sobre sus pecados ocultos.

                          ¡Amados, la presión para alejarnos del pecado y hacer lo correcto va a ser muy ferviente y pesada en los últimos tiempos de la iglesia de Dios!

                          EL ESPIRITU DE SUPLICA

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          La palabra oración en el contexto de Zacarías 12:10 se refiere a súplica o ruego. Ésta nunca es utilizada en la Biblia a excepción para denotar un clamor y una oración en voz alta. En otras palabras, no es privada o meditativa. ¡Una súplica tiene que ver con la voz!

                          La palabra hebrea para súplica significa “rama de olivo envuelta en lana, o algún tipo de textil, ondeada por un individuo que ruega para buscar paz y rendición.” Es decir, son banderas que significan un clamor de total e incondicional rendición.

                          Imagínese a un soldado cansado, agotado, abrumado, atrapado en la trinchera de su voluntad propia. Se encuentra completamente solo, cansado, demacrado. Él ha llegado al abismo. Él rompe una rama de un árbol, la amarra a su camisa interior blanca, la levanta, sale gateando de su trinchera y suplica, “¡Me rindo!”

                          ¡Ésta es una súplica! Dice, “¡Me rindo! No puedo pelear más la batalla. Estoy perdido y desesperado.”

                          Una súplica no significa clamar a Dios para hacer lo que usted desea. No es mendigar o abogar para que Él le ayude con sus planes. Por el contrario, ¡es una rendición total de su voluntad y de sus caminos!

                          Por siglos, cristianos llenos de voluntad propia han clamado a Dios, “Oh Dios, envíame aquí, envíame allá, dame esto, dame aquéllo.” Pero en los últimos días, el Espíritu Santo caerá con gran poder para producir una sensación de bancarrota espiritual. Nosotros despertaremos al hecho de que aún teniendo todo el dinero, toda la inteligencia, todos los programas, los ministerios, los planes, no hemos alcanzado a este mundo. La verdad es, la iglesia ha pedido el piso y se ha convertido en débil y lamentable.

                          ¡Debe de haber rendición! Nuestro clamor debe estar acompañado de deseo por entregar todo lo que tenemos en esta vida que no se asemeja a Jesucristo.

                          La oración de Daniel demuestra lo que significa una súplica: “Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración y los ruegos de tu siervo, y haz que tu rostro resplandezca sobre tu santuario asolado, por amor del Señor. Inclina, Dios mío, tu oído, y oye; abre tus ojos y mira nuestras desolaciones y la ciudad sobre la cual es invocado tu nombre; porque no elevamos nuestros ruegos ante ti confiados en nuestras justicias, sino en tus muchas misericordias.” (Daniel 9:17-18).

                          SATISFECHO CON JESUS

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          No es suficiente para Jesús conquistar su corazón. ¡Él tiene que ser la satisfacción de su corazón! Sin embargo, hay muchos creyentes que nunca han estado satisfechos con Jesús. Ellos siempre cambian de ánimo dependiendo de sus circunstancias.

                          Ésta no es una novia adecuada para este novio. No, una belleza especial debe adornar a su novia para que lo atraiga: "deseará el rey tu hermosura." (Salmo 45:11). Pero ¿qué belleza?

                          Usted probablemente ha cantado sobre la belleza de la santidad: “Adorad a Jehová en la hermosura de la la santidad” ( Salmo 29:2). Esta belleza se contempla en los ojos de Dios. Es aquélla que Jesús ve en nosotros y que le atrae.

                          El Espíritu Santo le dice a la novia de Cristo, “¡Si haces a un lado todo, te olvidas de los otros y te adornas solamente para Él, entonces Él deseará tu belleza!” ¡Esto significa que ningun trabajo, persona, relación puede intervenir entre ustedes dos!

                          Yo escuché a una esposa santa decir, “Entre más se acerque mi esposo a Dios, éste es más atractivo para mí”. De esto se trata el matrimonio. De la misma manera, entre más se entregue usted en devoción al Señor, usted le será a Él más atractiva y bella.

                          "...y deseará el rey tu hermosura . . ." (Salmo 45:11). Qué pensamiento tan increíble: ¡Jesús no podrá estar lejos de usted! De hecho, el significado de belleza en hebreo se refiere a un deseo profundo. En otras palabras Jesús se acercará a usted -¡ estará lleno de un deseo por usted!

                          A lo largo de mi vida, yo he sido ministro en muchas bodas. Y nunca ha habido un novio que no le sonría encantado a su novia, y piense, “¡Ella es toda mía!” Amado, ésta es la belleza de la que estoy hablando. Nuestro novio se regocija y le dice a su novia, “Yo soy la niña de sus ojos. Ella pasa más tiempo conmigo que con nadie más. ¡Y esto la hace hermosa ante mí!”

                          La novia de Cristo tiene una belleza interna que se refleja en su exterior. Ella es ". . . Toda gloriosa. . ." (Salmo 45:13) porque es devota a su novio. Él no duda al pensar “¡ella es toda mía -devota solamente a mí! Ella me alaba a mí y se somete a mí. Yo soy el único en su vida, el único centro de su atención. Ella aparta tiempo para estar conmigo y se regocija en mi presencia, y desea estar conmigo continuamente.” Qué hermosa devoción.

                           

                          LA NOVIA DE CRISTO

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          El Salmo 45 nos brinda una imagen hermosa de Cristo y Su novia. Un gran matrimonio está por ocurrir y el autor se encuentra “rebosando” de éxtasis y entusiasmo: "Rebosa mi corazón palabra buena; dirijo al rey mi canto; mi lengua es pluma de escribiente muy diestro. . ." (Salmo 45:1).

                          ¡El salmista difícilmente puede contenerse! ¡Él está describiendo algo que contempla en su mente -una increíble ceremonia, un novio maravilloso y glorioso, y una hermosa novia revestida de oro!

                          En 1981, el mundo entero se cautivó ante la boda real en Inglaterra. Millones de personas alrededor del mundo no se despegaron de sus televisores para ver cómo la princesa Diana y el príncipe Carlos se casaban. Fue una de las bodas más glamurosas y célebres de la historia moderna.

                          Canales de televisión tenían “imágenes a todo color” que describían a detalle todo lo que estaba aconteciendo. Cápsulas informativas demostraban la vida real de Carlos - su participación en competencias de polo, sus reponsabilidades como príncipe, su herencia como el próximo rey de Inglaterra, su trono, sus riquezas, su palacio.

                          Los comentadores también describieron con exquisito detalle todo acerca de la princesa Diana. El relato fue increíble: su peinado, su vestido de novia, su comitiva, sus zapatos, sus ornamentos, su anillo, sus flores, su carruaje real. Inclusive durante la ceremonia nupcial, mientras la pareja se paraba frente al altar, el comentador suspiraba en su micrófono: “¿Acaso la novia no es hermosa? Observe su vestido, sus zapatos y sus flores.”

                          Fue romántico, nos quitaba el aire -un príncipe y una princesa unidos en matrimonio santo “hasta que la muerte los separare.” Toda la gente alrededor del mundo lloró al ver esta imagen. Sin embargo, fuimos testigos de cómo este matrimonio se desintegró. ¡Fue la ruptura más sórdida que ha habido en la faz de la tierra!

                          Por el contrario, el matrimonio descrito en el Salmo 45 es una unión mucho más gloriosa y magnífica. Está llena de romance, belleza, majestuosidad -pero es un matrimonio que nunca terminará. ¡Es por la eternidad! ¡Este salmo habla sobre Jesús y su novia! El novio es nuestro rey y Señor, Jesucristo, y la novia es su iglesia -creyentes que se han preparado a sí mismos para su venida, que están expectantes de su regreso, y cuyos corazones están sin arruga y sin mancha.

                           

                          LOS BUENOS TIEMPOS DEL PASADO

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          Nunca digas: «¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos?», porque nunca hay sabiduría en esta pregunta.” (Eclesiastés 7:10).

                          ¿Fue la década de los “noventa” verdaderamente de homosexuales?
                          ¿Fue la década de los “veinte” realmente de ingenuos?
                          ¿Hubo buenos tiempos en el pasado?
                          ¡No pregunte!
                          No es sabio,
                          Porque en esta vida
                          nadie sabe lo que es un hombre bueno.
                          No hable de tiempos de homosexuales,
                          Pues el corazón de los sabios está en la casa del luto,
                          mas el corazón de los insensatos, en la casa donde reina la alegría.
                          No hable del tiempo pasado cuando había canto y danza,
                          Mejor es oír la reprensión del sabio
                          que la canción de los necios,
                          No hable de los días donde había ley y orden
                          Pues ha habido un tiempo donde un hombre gobernó
                          por encima de otro.
                          No hable de los días donde el trabajo era honesto
                          Pues toda obra del hombre sale de su boca,
                          Y su apetito no es satisfecho.
                          Este día es nuestro.
                          Por tanto yo percibo que no hay nada mejor
                          Que un hombre se regocije en sus propias obras,
                          Pues éstas son solamente una porción de la vida.
                          ¿Quién lo traerá para que observe
                          Aquello que vendrá después de él?
                          Nuestro días serán envidiados
                          Por aquéllos del mañana.

                           

                          LA MISION DE LA IGLESIA: VIVIR PARA LOS DEMAS by Gary Wilkerson

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          Una forma simple para atestiguar si usted ama de verdad es examinar cuánto usted vela por los intereses de los demás.

                          Como pastor he tenido que forjar una visión inamovible para realizar esto. Dios me ha otorgado un llamado a agitar a mi gente para que actúe y para que incesantemente persiga la misión que él nos ha dado. La verdad es que yo puedo ejecutar esto de dos maneras: a través de mi propia ambición, presionando para alcanzar mis metas individuales; o adoptando el corazón de Cristo y haciendo del amor mi misión.

                          Si mi iglesia crece diez mil veces y yo no tengo al amor como mi visión...si nuestra iglesia manda a 1,000 misioneros pero no tienen amor...entonces estamos fallando a nuestro llamado como cuerpo de creyentes. Nosotros estamos criando a falsos embajadores y exportando una cristiandad ligera y débil, investida de otro poder que no es amor.

                          ¿Cuál es su situación? ¿Sus oraciones o ambiciones espirituales están centradas en su propio mundo, en sus necesidades y deseos? ¿Se molesta o irrita cuando las necesidades genuinas de los demás afectan sus metas?

                          ¿Cuál es el remedio para la ambición personal? Pablo escribe en Filipenses 2:3, “con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo.” Pablo no habla de alimentar su autoestima, su visión, su misión en la vida. Pero él sí expresa que otros tienen visión, propósito y misión. Si usted aprecia a los demás, usted no solamente los estará ayudando en su llamado -y tal vez impactará muchas vidas.

                          Piense en el poder de la afirmación de Pablo. Imagine qué pasaría si cada cristiano obedeciera radicalmente esta verdad. Todos nosotros tendríamos un profundo impacto mundial en los intereses del prójimo - y ninguno estaría inmerso en sus metas individuales. El cuerpo completo de Cristo estaría tan centrado en los demás que nos investiríamos de poder los unos a los otros en lo referente a nuestros diversos llamados.

                          Si cada unos de nosotros está velando solamente por sus propios intereses, nuestro testimonio está limitado al por mayor. Pero si nosotros, en amor, buscamos edificar a los demás, toda misión puesta por Dios tendrá más allá que un ampio apoyo para ser lograda.

                          Esto es lo que llamo una forma de vida. Es una campaña que quiero empezar hoy -vivir para, estar en y servir a aquéllos que están a mi alrededor para la gloria de Dios.

                          ¿QUIEN SOY YO?

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          “Aun siendo yo íntegro, él no me tomaría en cuenta,
                          ¡despreciaría mi vida!” (Job 9:21).

                          Dios parece tan maravilloso y grande;
                          Yo parezco muy pequeño e imperfecto.
                          Él le ordena al sol que salga;
                          Yo me rompo en mil pedazos en medio de la tempestad.
                          Él tiene dominio sobre los cielos y camina sobre el agua,
                          Pero Él va conmigo, aunque no le vea.
                          Él controla las constelaciones estelares.
                          Si yo clamo a Él
                          Y Él contesta,
                          Aún yo no creeré que Él escuchó mi voz.
                          Siento que Dios me ha herido
                          Sin razón.
                          Él es el Juez,
                          ¿Pero quien apelará por mí?
                          Cuando trato de justificarme a mí mismo,
                          Mi propia boca me condena.
                          Los sentimientos crecen
                          Incluso, de ser perfecto,
                          Yo no lo sabría
                          Yo despreciaría mi vida
                          Porque nosotros somos del ayer
                          Y no sabemos nada,
                          Pues la vida es una sombra.

                           

                          EL PODER LE PERTENECE by Gary Wilkerson
                           

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          “Reuniendo a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios y para sanar enfermedades.” (Lucas 9:1).

                          Jesús le dio a sus discípulos poder no porque ellos eran ambiciosos, sino porque ellos le pertenecían a él. Al ser propiedad de Cristo el recibir su poder no es negociable. El poder nace de la pertenencia. Esta última trae consigo poder real.

                          Muchos cristianos viven vidas sin poder -realizan cotidianamente prácticas pecaminosas, cuentan con un testimonio pobre, una vida espiritual débil; carecen de fervor, de una vida radical de oración y de oraciones contestadas.

                          ¿ Se siente usted sin poder? Este corto versículo está lleno de palabras poderosas:

                          Jesús llamó a estos discípulos, lo que en esencia excluye nuestra propia agenda, dirección, voluntad propia, o recurso de poder.

                          “Reuniendo”— este poder no se encuentra contenido en vasijas individuales sino en una comunidad para que éste actúe en los propósitos del reino.

                          “Discípulos”— aquéllos que abandonan todo para seguir la vida, la enseñanza y la dirección del maestro.

                          “Dio”—demuestra que no podemos hacer nada a menos de que Jesús nos dé el poder para realizarlo.

                          “Poder”— no es lo que nosotros deseamos, trabajamos o luchamos por, sino que es aquél que proviene sola y exclusivamente a través de Su provisión. Nosotros nunca podremos tener el mando de esta parte de nuestra historia como cristianos. A todo seguidor de Jesús le ha sido encomendado esperar hasta que reciba poder de lo alto.

                          ¿Le hace a usted falta poder? No hay otra forma de obtenerlo mas que le sea dado por el único al que le pertenece. Jesús tiene el poder para darle a aquéllos que son total y completamente suyos.

                          No luche por obtener poder. Desee pertenecer -completa, apasionada, humilde y ambiciosamente a aquél que su corazón anhela. Entonces un poder que va más allá de su imaginación vendrá sobre usted.

                          ¡CONOCIMIENTO SOBRE LOS CAMINOS DE DIOS!

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          ¡Estamos enfrentando un tiempo en el cual la palabra liberación tendrá un significado completamente nuevo! En el pasado, cristianos relacionaban principalmente a la liberación con sanidad física, pero ¡pronto la máxima liberación será del temor y terror!

                          La liberación en este tiempo significará tener una “palabra clara del cielo.” Jesús dijo que los corazones de los hombres les fallarían por temor al ver cosas terribles suceder en esta tierra (ver Lucas 21:26) Incluso, gente clamará por conocer lo que Dios hará en el futuro. Caminarán en distintas direcciones queriendo escuchar la voz de alguien tranquilo, pacífico y no loco. Ellos clamarán, “¡Por favor dime! ¿Es este el juicio de Dios? ¿Cuándo va a acabar todo?”

                          ¿Y quién cree usted que tendrá las respuestas? ¡Usted! ¡El cristiano ordinario que ha estado en comunión con Dios! Usted estará lleno de calma y paz mientras todo a su alrededor está cayéndose en pedazos, pues Dios está con usted y usted está escuchando palabras del cielo. ¡Él le advirtió que esto sucedería y Él prometió protegerlo!

                          Yo creo que Dios va a utilizar a un remanente santo en los últimos días para agitar a multitudes, para avivar a pastores y despertar a iglesias. Este ejército tornará los corazones de la gente a Dios, trayéndolos al arrepentimiento -a través de la oración y de la reprobación del pecado.

                          Cuando hablo de un remamente santo en entrenamiento no significa de un ejército de predicadores, evangelistas y misioneros. Estoy hablando de santos ordinarios, amantes de Jesús quienes ellos mismos serán señales y maravillas de paz y calma en este mundo. Dios no quiere un ejército profesional y entrenado por métodos del hombre. ¡Él quiere hombres y mujeres entrenados en oración por medio del Espíritu Santo! Dios está buscando a creyentes que se encierren con Él, que preparen sus corazones delante Él, y que aprendan a escuchar Su voz.

                          ¿Lo anterior lo describe a usted? ¿Es su vida ahora testimonio ante un mundo temeroso y agitado? Le exhorto a que pase tiempo a solas con Dios y deje que le hable. Pídale que le revele su pecado en su vida. Deje a un lado todo aquéllo que el Espíritu Santo traiga convicción de pecado. Póngase a Su disposición al encomendarse a la oración. De esta manera, usted será un soldado listo para formar parte de Su gran ejército de los últimos tiempos.

                          EL MINISTERIO DE CONSOLACION

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          El apóstol Pablo dijo, “[El Señor] el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.” (2 Corintios1:4).

                          Hoy en día, uno de los ministerios más necesitados en la iglesia de Jesucristo es el de consolación - dar consuelo a aquéllos que están enfrentando problemas y afflición. Muchos creyentes en su dolor simplemente no saben a dónde ir.

                          Cuando yo estoy padeciendo dolor, cuando me encuentro sufriendo profundamente, no quiero leer un libro que me diga los diez pasos a seguir para obtener la victoria o no deseo acudir a un gran evangelista para que me auxilie. Nada de lo anterior me ofrece una respuesta - ¡porque ninguno alcanzará la raíz de mi sufrimiento! ¡No- yo quiero hablar con un santo común y corriente que ha padecido abundantemente y que ha sobrepasado todo alabando a Dios, que ha sido consolado y que cuenta con plena fe!

                          Es la gente bajo sufrimiento aquella que recibe consolación y confort de parte del Señor. Ellos conocen la compasión de Jesús porque Su voz habla palabras de consuelo en sus tiempos de oscuridad. Estas personas con dolor se convierten en ricos recursos espirituales. Ellos desarrollan una confianza que nace al haber resistido tribulaciones y pruebas. ¡Lo mejor de todo, Dios les da influencia que de otra forma no podrían haber obtenido!

                          Yo pienso en Corrie Ten Boom y de la maravillosa experiencia que fue para las miles de personas que se sentaron y la escucharon hablar sobre Jesús. Muchos pastores y líderes de todos los Estados Unidos fueron confortados y exhortados por esta mujer desconocida -pues todo su sufrimiento produjo un rico conocimiento acerca del Señor. ¡Ella obtuvo de parte del Espíritu Santo consuelo y confort en abundancia - y ella lo utilizó para contar con influencia al hablar de Jesús!

                          Pablo fue capaz de regocijarse ante todas las tribulaciones porque él sabía que sus sufrimientos eran para el beneficio de otros. Él vió sus pruebas como una manera de entrenamiento. Él podía decir, “¡Dios tiene un propósito en esto porque me está preparando! ¡Habrá personas que necesitarán el confort y el consuelo que yo he recibido durante mi sufrimiento!”

                          No nos sorprende por qué Pablo se refirió a su Padre celestial como, “Padre de misericordias y Dios de toda consolación” (2 Corintios 1:3).

                           

                          SU LENGUAJE ES LA ALABANZA
                           

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          Personas que han resistido sufrimiento y han probado la fidelidad del Señor son fuertes, tranquilas y pacientes. Ellas tienen la mansedumbre de Cristo. ¡Yo amo estar rodeado de estas personas! ¡Ellas alientan mi espíritu!

                          ¡Usted pasará por su prueba y será de gran ayuda para otros si confía en el Señor durante ese tiempo! Usted verá esto suceder en su trabajo, en su familia, en su iglesia. ¡La gente se sentirá atraída a usted porque sabe lo que usted ha pasado y ha testificado su victoria a través del poder único de Dios!

                          Muchos creyentes que sufren nunca aprenden de ello. Como resultado, estos individuos nunca conocen a Dios como consolador. Al escucharlos hablar, usted pensaría que Dios fue duro, malicioso y sin cuidado. Ellos preguntan, “¿Por qué yo?” Posteriormente ellos dudan del amor de Dios y empiezan a alejarse de Él. Ellos gimen, se quejan y murmuran, y todo su gozo se desvanece. Pronto, ellos serán amargados y duros de corazón.

                          Tengo un amigo pastor que por muchos años tuvo gran éxito en su ministerio con gente en conflicto. Pero hoy él está bajo gran pecado, es drogadicto y se encuentra totalmente alejado de Dios. Su esposa lo abandonó y ahora tiene como pareja a una mujer drogadicta.

                          Cuando usted le pregunta qué sucedió, él le hecha la culpa a quienes lo abandonaron: a su esposa, a Dios quien no contestó sus oraciones, a ministros que lo decepcionaron. Él expresa, “Yo realmente intenté, pero no pude soportarlo. Habían muchas presiones, mucha gente hipócrita. Fui juzgado falsamente y no supe manejarlo.”

                          El apóstol Pablo, inclusive en los peores momentos de sufrimiento, bendijo en el nombre del Señor. Él sabía que su Padre era lleno en misericordia y el recurso de todo consuelo. Él nunca cuestionó a Dios o dejó que amargura creciera en él. De hecho, ¡Pablo alabó a Dios en medio de todo!

                          Los mejores maestros en cualquier iglesia no son los del púlpito. Por el contrario, éstos son aquellos sentados a su lado -gente que ha sufrido y que aún alaba al Señor. ¡El lenguaje de aquéllos que aprenden a través del sufrimiento es la alabanza!

                           

                          AL FINAL DE TU LIMITE
                           

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          Pablo escribió “. . . para que no confiáramos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos.” (2 Corintios 1:9). En esencia, él dijo, “El Señor me llevó al extremo de toda ayuda humana, al borde de la muerte. Fue un lugar de desesperanza. ¡Solamente el poder resucitador de Dios pudo haberme rescatado!”

                          ¡Qué maravilloso lugar es estar al final de tu límite! ¡Yo siempre he dicho que cuando te topas con el fondo del abismo te encuentras con Dios! Sin embargo, si usted escucha a muchos cristianos en medio de su sufrimiento, usted oye, “De alguna forma lo lograré. Ahí la llevo. Vivo un día a la vez.”

                          Desde la niñez hemos sido alimentados con cuchara del concepto de autosuficiencia: “¡Enfréntalo como un hombre! ¡Los hombres no lloran!” ¿Cuántas veces usted ha tratado de solucionar sus problemas? ¿Qué tan seguido usted ha sido inundado con tentaciones que lo abruman?

                          Por favor no me malentienda. Yo creo que Dios quiere que peliemos la buena batalla de la fe, pero el Señor tiene una manera de ejercer una “presión sin medida.” Nada de lo que usted intente le funciona. Nada de lo que usted ha leído parece ayudarle. Ningún consejo de los demás tiene sentido. De repente, usted se ve forzado a entrar en una crisis que elimina toda la confianza en sí mismo. Usted no tiene esperanza, excepto que rendir toda su esperanza humana. Usted es forzado a confiar en Dios -y ¡usted observa que el único camino es la confianza!

                          Pablo claramente nos está diciendo, “Tengo la sentencia de muerte sobre mí. He sido probado sin medida, hasta el límite de toda esperanza. Esto ha sido todo. ¡No puedo confiar más en mí mismo! ¡Tengo que voltear mi mirada hacia Dios, con fe en que Él solamente podrá salvarme de todos mis sufrimientos!”

                          “No os ha sobrevenido ninguna prueba que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser probados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la prueba la salida, para que podáis soportarla.” (1 Corintios 10:13).

                          ¿Cuál es este camino de escape? ¡Es el llegar al límite de su fuerza y de voltear su mirada completamente hacia Dios! Es decir, como Pablo, “¡No confío más en mí!”

                          El camino de escape es sencillo, una fe de niño en Dios. Es confiar totalmente en que Él lo sacará adelante, renunciando a usted mismo y afirmando, “¡Dios, te entrego todo a tí!”

                           

                          AGUA PROFUNDA

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          “Estoy hundido en cieno profundo,
                          donde no puedo hacer pie;
                          he llegado hasta lo profundo de las aguas
                          y la corriente me arrastra.”
                          (Salmo 69:2).

                          Sálvame, oh Dios,
                          Pues mi alma está inundándose
                          De necedad.
                          Mis pecados no están ocultos delante de ti.
                          Me estoy hundiendo
                          Sin un lugar dónde sostenerme;
                          Me encuentro en aguas profundas.
                          Ríos se desbordan frente a mí.
                          Yo espero a que Dios me rescate.
                          Mi garganta está seca
                          De clamar a Él.
                          Sollozo y escarmiento mi alma,
                          Me mofo de mi propia debilidad.
                          Escúchame rápido, Dios,
                          No escondas tu rostro.
                          Necesito un consolador:
                          Voltea a mí con tierna misericordia.
                          Líbrame de este enredo.
                          No permitas que naufrague.
                          Sálvame de esta agua profunda:
                          Estoy en un serio problema-
                          Peligro.
                          No permitas que la profundidad me consuma.
                          No permitas que el abismo tenga dominio sobre mí.
                          Apresúrate, oh Dios,
                          No te tardes;
                          Tú eres mi ayuda
                          Y libertador.

                          ESCUCHE Y CONSIDERE

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          “Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo....Entonces vino a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras y habló conmigo, diciendo: «Ven acá, te mostraré la desposada, la esposa del Cordero.»” (Apocalipsis 21:2, 9).

                          ¡Ésta es una imagen hermosa de la iglesia de Jesucristo en los últimos tiempos! La gran ciudad santa que descendió del cielo es su novia sin mancha -la iglesia vencedora sentada a su diestra en lugales celestiales. Esta iglesia está cimentada en las verdades del evangelio de los doce apóstoles. Y se encuentra rodeada por murallas y puertas que alejan todo aquello que es impuro y que no debe tener cabida. ¡La reina se para frente al novio, la boda está por comenzar, y de pronto se escucha la voz de un tercero! La reina revestida de oro es honrada, favorecida, bellamente decorada, y ahora se para a la diestra de su Amado. El matrimonio está por llevarse a cabo. Pero antes de que la ceremonia inicie una voz le suspira una advertencia a la novia: “¡Oye, hija, mira e inclina tu oído!..." (Salmo 45:10).

                          Yo creo que esta voz es la del Espíritu Santo, advirtiéndoles a todos aquellos que son llamados en Su nombre. Él le está hablando una palabra a los vencedores - a aquéllos que están muy enamorados de Jesús - “Escucha, considera.” Esta voz viene a la novia en los momentos finales, justo antes de que el matrimonio sea consumado.

                          Ahora, usted debe comprender que la reina ya ha sido escogida. Su corazón ha sido conquistado por el novio. Ella ha abandonado su hogar, su familia, su país, y se ha comprometido con Él. Ella está llena de gozo porque ama apasionadamente al Rey.

                          Entonces, déjeme preguntarle: ¿Usted se considera escogido por el Señor? ¿Es usted la niña de Sus ojos, redimida y cubierta con su sangre? ¿Lo ama con todo su corazón? ¿Ha dejado al mundo entero, a su pasado, por Él? “Él es mío y yo estoy comprometida con Él. ¡Señor, yo te amo con todo mi corazón!” ¿Puede usted decir esto?

                          Mi punto es este: Si usted quiere ser la novia de Cristo, a usted le debe importar más allá de escapar simplemente del infierno. En su lugar, ¡usted debe desear no estar ausente del gran día de la boda! Usted debe estremecerse con el puro pensamiento de no ser Su novia- de no ser estar con Él, de no pasar la eternidad con Él.

                          DEJA A UN LADO Y OLVIDA

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          El mensaje del Espíritu Santo a la novia de Jesucristo en el Salmo 45 fue: “También olvida a tu propia gente y a la casa de tu padre” (v. 10). La pequeña y calmada voz susurra: “No es suficiente que dejes a un lado tu pasado. También debes olvidar todo- sacarlo de tu mente - ¡todos los amantes pasados y las distracciones!”

                          Aquí el mensajero está diciéndole a la novia, “¿Estás considerando el costo a pagar mientras te preparas para unirte a Él? ¿O le darás a Él una entrega meramente verbal después de la boda? ¿Has iniciado un compromiso que estás dispuesta a llevar hasta el final o tu mente juega con imágenes del pasado, viejos amigos, hábitos, amantes? Si usted se compromete con este matrimonio, usted no solamente debe hacer a un lado su pasado, ¡usted debe olvidarlo por completo!”

                          Cuando Jesús habla de aquéllos que “no renuncian a todo lo que poseen” (Lucas 14:33), Él está refiriéndose a los individuos que le dan la espalda y se agarran de sus ídolos. Un ídolo es cualquier cosa que se convierte en el enfoque de nuestra devoción -todo lo que domina nuestro tiempo, nuestra atención, dinero, amor, interés.

                          Muchos esposos pueden afirmar que son buenos proveedores. Ellos trabajan con esfuerzo y por largas horas, no malgastan el dinero, y pasan tiempo de calidad con sus familias. Pero ¿cuánto tiempo le dedican a Jesús? ¿Acaso ellos tienen lo que llamo “momento de apartarse y hacer a un lado” - un tiempo donde ellos abandonan mentalmente todo lo demás y se encierran a solas para pasar un momento con Jesús? Es un instante en el que todos los pensamientos sobre el trabajo, la familia, los hijos son hechos a un lado y decimos, “¡Este es tu tiempo Jesús. Soy solamente tuyo en este momento!”

                          El problema no es el negocio, la familia o nuestra carrera profesional. Mas bien es el “merodear” - el vagabundear y perder el tiempo. Multitudes en el pueblo de Dios pasa infinidad de tiempo merodeando -pasa horas con los amigos o sentado frente al televisor. ¡Perdemos horas preciadas y rechazamos a nuestro Señor y Salvador!

                          Ahora quiero hablarle a las esposas: Ustedes les han dado a sus esposos e hijos los mejores años de sus vidas. Ustedes han trabajado esforzada y fielmente, y han tenido buen cuidado de su familia. Sin embargo, ¿cuántos “momentos de apartarse y hacer a un lado” les están dedicando a Jesús? ¿ Cuántas horas a la semana se encierran con el Señor y se acercan a Él?

                          Cuán celoso ha de estar el Señor de todos sus amantes, de todas las cosas que consumen su tiempo y atención. El viejo dicho es verdadero: “No es lo “malvado” lo que es enemigo del cristiano, sino lo “bueno.” La familia, la carrera, el trabajo, los hijos. No obstante, estas cosas por sí mismas no se interponen entre usted y el Señor. No - ¡es el merodear!

                          Hoy el Señor se para frente a nosotros y nos pregunta: "...¿me amas más que estos? (Juan

                           

                          Charles Spurgeon y John MacArhur sobre la predicación

                          Charles Spurgeon y John MacArhur sobre la predicación

                          de Lumbrera de lumbrera
                          A una (1) persona le gusta esto.

                          Para poder ver mejor la cita de la imagen, de click encima de ella.

                          Otras citas citables, pulsando en este mismo enlace.


                           

                          ¡LA OSCURIDAD NO PUEDE DETENER A LA LUZ!

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          Cuando inicié este ministerio, yo prediqué en muchas iglesias alrededor de América alertándolas sobre el declive moral que vendría a esta nación. En Iowa, Oklahoma y en todos los estados del sur, prediqué que las drogas permearían en cada rincón de su territorio. Traficantes de drogas se harían presentes en las escuelas y en los parques. Yo alerté sobre una homosexualidad descarada, sobre desfiles con desnudos que acontecerían en las ciudades, y profeticé que desnudez y actos sexuales serían transmitidos por televisión en horas pico.

                          Mucha de la gente que me escuchó predicar me miraba como si hubiera venido de Marte. Pastores me reprendieron y cristianos sinceros vinieron a mí diciendo, “¡No puede ser! Dios nunca permitirá que esto suceda en América.” Hoy, algunas de estas personas son abuelos. Ellos se sientan frente a la TV a ver las películas categoría R que yo profeticé, y sus nietos son adictos a las drogas y al alcohol. La oscuridad que yo alerté ha llegado.

                          ¿Puede usted imaginarse cuánta oscuridad habrá en diez años, habrá el Señor de demorarse?

                          Entonces, le pregunto: así como usted observa a la oscuridad permear por todas partes, ¿aún usted cree que ésta sobrepasará la luz del Evangelio? ¿Tiene usted temor de que la oscuridad lo oprima, lo extinga?

                          ¡No -nunca! El pueblo de Dios nunca debe ser intimidado por la oscuridad y la furia del enemigo. ¡La Biblia dice que Jesús se levantará y brillará sobre la oscuridad no importando cuan oscuro el mundo llegue a ser! “El pueblAlign Lefto que andaba en tinieblas vio gran luz; a los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.” (Isaías 9:2).

                          Nosotros vivimos en un tiempo donde predomina la muerte y la oscuridad. Pero Dios dice que es en estos tiempos cuando Él brillará con Su luz más deslumbrante: “Guiaré a los ciegos por un camino que no conocían; los haré andar por sendas que no habían conocido. Delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré y no los desampararé.” (Isaías 42:16).

                          ¡Ninguna oscuridad podrá apagar la luz de Dios! ¡Así que quita tu mirada de la oscuridad, del pecado, de la furia de gente violenta, y cree que el Señor vendrá con Su resplandor y efusiva luz!

                          LISTO PARA EL AVIVAMIENTO

                          de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                          ¿Podemos estar listos para el avivamiento si creemos que no hay más esperanza -que hemos rebasado el tiempo de gracia y que no hay nada más almacenado que el juicio? ¡Amados, no podemos tener fe de que acontezca un avivamiento hasta que estemos convencidos de que Dios aún quiere derramar Su Espíritu sobre nosotros!

                          ¿ Por qué América no ha sido juzgada? ¿Por qué Jesús aún no ha venido? Esto se debe a que todavía existe una gran cosecha y Dios “...no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” (2 Pedro 3:9).

                          Observamos esta gran misericordia del Señor en un pasaje de Isaías donde Dios le ordena al profeta decirle a Judá: “¿Qué es de la carta de repudio de vuestra madre, con la cual yo la repudié? ¿O quiénes son mis acreedores, a quienes yo os he vendido? He aquí que por vuestras maldades habéis sido vendidos y por vuestras rebeliones fue repudiada vuestra madre. ¿Por qué cuando vine no hallé a nadie y cuando llamé nadie respondió? ¿Acaso se ha acortado mi manopara no poderos rescatar? ¿No tengo yo poder para librar?” (Isaías 50:1-2).

                          Dios ya había repudiado a Israel al darle “una carta de repudio” (Jeremías 3:8). Pero ahora su atención estaba puesta en Judá, un pueblo que le había sido infiel y que se había apartado de Él. Dios todavía amaba a Judá y Él vino a ella clamando por la carta de repudio (ver Isaías 50:1). El estaba diciendo, “¡Enséñame la carta de repudio! Pruébame que te alejé de mí. ¡Fuiste tú quien se apartó de mí! Yo no hice nada para lastimarte. Yo siempre te amé. ¡Yo vine a tí y te llamé!”

                          Amados, esto es exactamente lo que observo que Dios está haciendo ahora mismo en América. Él nos está diciendo, “¡Enséñame la carta de repudio! ¡Muéstrame que yo me alejé de tí! ¡Yo aún no he quitado a mi Espíritu Santo! Por el contrario, ¡yo continúo obrando sobre toda la nación -aún atrayendo, llamando, viniendo a tí!”

                          El Señor está hablando lo anterior en púlpitos alrededor de esta nación. Él está hablando a través de hombres y mujeres de Dios que dedican tiempo preciado buscándole a Él. ¡Dios está llamando a América al arrepentimiento - a regresar a su propio corazón!

                          ¡Nosotros tenemos que estar completamente persuadidos de que todavía hay tiempo y esperanza, y mientras estemos orando, el Espíritu está obrando en todos los niveles de la sociedad, llamando, atrayendo a gente a Él!

                             

                            ¡LA LLUVIA TARDIA!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “En aquel día yo procuraré destruir a todas las naciones que vengan contra Jerusalén. »Pero sobre la casa de David y los habitantes de Jerusalén derramaré un espíritu de gracia y de oración. Mirarán hacia mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por el hijo unigénito, y se afligirán por él como quien se aflige por el primogénito.” (Zacarías 12:9-10).

                            Esta profecía de Zacarías habla de un llover especial del Espíritu Santo que tomará lugar en los últimos días. Un llover similar al descrito en Joel 2, el cual creo que se refiere al Pentecostés. Este pasaje dice: “Después de esto derramaré mi espíritu sobre todo ser humano, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. También sobre los siervos y las siervas derramaré mi espíritu en aquellos días” (Joel 2:28-29).

                            ¡Esto es exactamente lo que sucedió en el día del Pentecostés! El Espíritu Santo vino como un río de espíritu profético en el Aposento Alto de Jerusalén.

                            Este “gran llover” también se convirtió en un derramamiento continuo del Espíritu Santo a través de los siglos. Durante aproximadamente 2,000 años, Dios ha derramado como un río su Espíritu Santo sobre Su pueblo. Diariamente su Espíritu Santo llueve sobre Su iglesia y la protege. Isaías hace referencia de esto: “Aquel día cantadle a la viña del vino rojo. Yo, Jehová, la guardo; a cada momento la regaré; la guardaré de noche y de día para que nadie la dañe.”(Isaías 27:2-3)

                            Los dos lloveres del Espíritu son conocidos como la primer (o temprana) lluvia y la última (o tardía) lluvia: “Si obedecéis cuidadosamente a los mandamientos que yo os prescribo hoy, amando a Jehová, vuestro Dios, y sirviéndolo con todo vuestro corazón y con toda vuestra alma, yo daré la lluvia a vuestra tierra a su tiempo, la temprana y la tardía, y tú recogerás tu grano, tu vino y tu aceite.” (Deuteronomio 11:13-14).

                            Las temporadas de siembra y de cosecha en Israel son opuestas a las nuestras. Las primeras lluvias, las cuales suavizan el suelo, acontecen de octubre hasta finales de diciembre, justo antes de la temporada de siembra. Las últimas lluvias hacen madurar a la cosecha y éstas se presentan de marzo a abril, justo antes de la cosecha.

                            Es importante tomar en cuenta que ambos lloveres siempre han estado vinculados con la cosecha. ¡La obra del Espíritu siempre está enfocada en la cosecha de almas!

                             

                            LA RAIZ DEL TEMOR

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “si alguna iniquidad hay en tus manos, pero la apartas de ti,
                            y no consientes que more en tu casa la injusticia,
                            entonces levantarás tu rostrol impio de mancha,
                            serás fuerte y nada temerás.” (Job 11:14-15).

                            Todo temor puede ser relacionado
                            con una mancha
                            De pecado o iniquidad secreta
                            Existente en el corazón del hombre.
                            Él tiene el poder en su mano
                            De hacerlo a un lado.
                            Dejando las riquezas de la gracia de Dios,
                            Su.... paciencia y gran misericordia,
                            Él continúa en su camino malvado,
                            Permitiendo que en su propia vida entre
                            Aquello que condena en las vidas de los demás,
                            Y así convirtiéndose ésto en la regla de su vida.
                            Él busca ser la excepción del favor de Dios
                            Para escapar de su ira y tribulación.
                            Pero Dios no hace distinción de personas,
                            Juzga a todos por igual,
                            Prometiendo gloria, honor y paz
                            A todos aquellos que hacen a un lado la maldad.
                            Y después él levantará su cara sin mancha.
                            Él estará firme
                            Y no temerá,
                            Pues sólo dónde el pecado cae a la puerta
                            El hombre teme.

                             

                            ¡CONOCIENDO LA VOZ DEL SEÑOR!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson
                             
                             

                            Por el pecado del sacerdocio y del pueblo, Dios había dejado de hablarle a Israel. La Biblia dice, “...en aquellos días escaseaba la palabra de Jehová y no eran frecuentes las visiones” (1 Samuel 3:1). Sin embargo, en medio de una sequía de la Palabra, el Señor se le apareció al joven Samuel: “Jehová llamó a Samuel.... (quien) no había conocido aún a Jehová, ni la palabra de Jehová le había sido revelada.” (1 Samuel 3:4, 7).

                            Samuel tenía solamente doce años y, aunque era un niño devoto, él no reconoció la voz del Señor. Por tanto, Dios fue a la habitación de Samuel y lo llamó con voz audible. En un principio, Samuel pensó que Elí lo estaba llamando; él no sabía que había sido entrenado para discernir voces - ¡para escuchar directamente a Dios!

                            Dios no le estaba hablando al sacerdore Elí, quien ahora era sordo a Su voz. De hecho, pareciera que en ese entonces solamente había un profeta que estaba escuchando a Dios- el hombre de quien no conocemos su nombre pero que alertó a Elí acerca de que Dios lo desecharía. (1 Samuel 2:27-36).

                            Escuchar a Dios implica más que pasar un tiempo a solas con Él. Es más que simplemente decir, “¡Habla Señor, tu siervo te escucha!” No existe una fórmula para escuchar a Dios; no hay diez pasos a seguir. Antes de que usted pueda escuchar a Dios, Él tiene que hablarle primero a usted - y Él le habla a aquéllos que tienen sus corazones listos para escucharlo.

                            Samuel no tuvo ningún conocimiento teológico acerca de Dios cuando Dios le habló por primera vez. Pero él tuvo un corazón tierno, puro, devoto y abierto al Señor. Por tanto, ¿qué piensa usted que el Señor le enseñó primero a Samuel tras haber hablado con él?

                            El Señor le dijo a Samuel, “¡Yo juzgaré a Elí porque él sabía de la maldad de sus hijos y no hizo nada para detenerlos! Ellos debieron haberse quitado sus vestimentas y se les debió decir, ‘¡No pueden acercarse al lugar Santo!’ Ahora Samuel quiero mostrarte mi odio al pecado que habita en mi casa. Te quiero enseñar lo que implica escuchar mi voz y caminar conmigo.” (ver 3:11-14).

                            No es para menos por qué la Biblia dice que Samuel habló dichas palabras con firmeza - ¡él había escuchado la voz del Señor! Él pasó mucho tiempo en su presencia, orando, buscándole, y Dios le habló claramente en todo tiempo.

                            Hoy en día existen personas que han sido entrenadas para conocer la voz de Dios. Estos santos devotos a la oración derraman su corazón ante Él - y en respuesta, ¡Él se manifiesta en ellos!

                            EL NACIMIENTO DEL REMANENTE DE LOS ULTIMOS TIEMPOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            El profeta Samuel es un ejemplo del remanente santo de los últimos tiempos -un cuerpo de creyentes preparado que emerge de la vieja y decadente iglesia.

                            Ana, la madre de Samuel, le dio nacimiento con lágrimas de amargura y mucha oración. “Ella, con amargura de alma, oró a Jehová y lloró desconsoladamente.” (1 Samuel 1:10).

                            Intente imaginar la escena: Ana acudía al templo todos los días, de rodillas ante el altar, contrita y quebrantada, pues no podía concebir hijos. Mientras sollozaba, su adversaria -la otra esposa de su esposo- se burló de ella. “Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola porque Jehová no le había concedido tener hijos.” (1 Samuel 1:6).

                            En este pasaje existen tres aspectos importantes que me gustaría recalcar:

                            • Primero, el remanente que Samuel representa nace bajo lamento e intercesión.
                            • Segundo, aquéllos que oran y se duelen conforme el corazón del Señor, serán irritados por sus adversarios.
                            • Y tercero, ¡el remanente de Dios siempre será malinterpretado

                            Note qué le aconteció a Ana mientras oraba:“Mientras ella oraba largamente delante de Jehová, Elí observaba sus labios. Pero Ana oraba en silencio y solamente se movían sus labios; su voz no se oía, por lo que Elí la tuvo por ebria. Entonces le dijo Elí:--¿Hasta cuándo estarás ebria? ¡Digiere tu vino!” (1 Samuel 1:12-14). Eli y sus hijos representan a la iglesia moribunda y corrupta que ha olvidado el camino del Señor. Eli estaba fuera de contacto - tan muerto en su espíritu- ¡que pensó que Ana estaba embriagada!

                            Cuando Ana estaba orando, fue llenada de dolor y agobio por su deseo de dar nacimiento a un hijo. Todo lo que ella podía hacer era mover sus labios pues su Espíritu estaba gimiendo. Ana oró, “si te dignas mirar a la aflicción de tu sierva, te acuerdas de mí y...das a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida” (1 Samuel 1:11).

                            Aquí encontramos dos cosas que distinguirán al remanente santo de Dios:

                            • Ellos oran como Ana. Su carga es pesada y sus corazones están agitados por la maldad presente en la casa de Dios.
                            • Como Ana, ellos se encomiendan a orar todos los días de sus vidas.

                            Dios quiere transformarle de esta manera. Él quiere que usted sea capaz de tocarlo y escucharlo. Él quiere darle a usted un ministerio enfocado hacia su prójimo, hacia personas que acudirán a usted con sus cargas y tribulaciones. ¡Y conforme usted ore por ellos, Su Palabra vendrá a usted!

                            EL EJERCITO PODEROSO DE DIOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Algo muy poderoso y maravilloso está aconteciendo actualmente en nuestro mundo -algo más allá de nuestro entendimiento- algo que afectará al mundo entero en estos últimos tiempos.

                            Dios está preparando a un pequeño pero poderoso ejército de cristianos, el ejército más comprometido en la faz de la tierra. El Señor tomará el comando de dicho ejército para que éste ejecute proezas. Él concluirá estos tiempos con un puro, devoto y valiente remanente.

                            Toda mi vida yo he escuchado historias acerca de nuestros antepasados que vivieron en santidad y despreciaron el pecado. Estos hombres y mujeres conocían la voz de Dios y pasaron horas, incluso días en ayuno y oración. Ellos oraron sin cesar y tuvieron el poder y la habilidad para resistir con éxito la inmoralidad de sus tiempos.

                            Dios está en el proceso de levantar otro ejército, y en esta ocasión, Sus guerreros de Sión no serán solamente ancianos, padres y madres con cabello canoso. Este nuevo ejército estará integrado por nuevos y viejos creyentes, cristianos ordinarios jóvenes y ancianos que dependen de Dios. ¡Un nuevo ministerio está por venir!

                            El sistema de denominaciones de la iglesia parece llegar a su fin. Casi no tiene influencia en el mundo secular, no cuenta con ningún poder en Cristo. Algunos me acusan de ser “duro” con los pastores. Pero yo estoy en contacto con muchos pastores rectos delante de Dios que también se duelen al ver el actual declive del ministerio. Existe un remanente santo de pastores y le doy gracias a Dios por cada uno de ellos. Sin embargo, es un hecho que más y más ministros van en declive al estar comprometiendo su fe. ¡La Biblia nos alerta a no inquietarnos! Dios tiene un plan el cual está siendo manifestado. Dicho plan se encuentra descrito claramente en la Escritura, principalmente en los primeros cuatro capítulos de Primera de Samuel.

                            El profeta Samuel es un ejemplo del remanente de Dios en los últimos tiempos. El Señor lo escogió en medio de los peores tiempos y lo entrenó hasta que llegó el momento en que Él manifestaría algo nuevo. Dios le dijo a Samuel, “Yo haré una cosa en Israel que a quien la oiga le zumbarán ambos oídos.” (1 Samuel 3:11). ¿Qué cosa maravillaría y zumbaría a todo aquél que la escuchara? ¡Ésta se refiere al juicio de Dios sobre el descarriado sistema religioso y el emergente, entrenado, ungido y santo remanente!

                            Lo que hizo Dios en el tiempo de Samuel, Él lo hace en cada generación. Inclusive, en cada generación ha habido un remanente, un pueblo de oración y conforme a Su corazón.

                            NO SOLO DE PAN VIVIRA EL HOMBRE

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Si usted se considera un individuo demasiado ordinario como para ser usado por Dios, lea con detenimiento lo siguiente: Dios no va a realizar su obra en los últimos tiempos a través de evangelistas o pastores afamados. ¡Estos no serán capaces de sobrellevar el gran mover de Su Espíritu! El hecho es que Dios va a necesitar a cada ama de casa, a cada joven, adulto mayor, y a todo aquél que lo ame, para llevar a cabo su obra poderosa. El ejército de los últimos tiempos estará conformado por cristianos que han dejado de alimentarse sólo de pan. Permítame explicar este punto.

                            Dios le dijo a Moisés: “...no sólo de pan vivirá el hombre, sino de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre.” (Deuteronomio 8:3).

                            El pan significa todo lo natural, las cosas materiales necesarias en esta vida - comida, hogar, vestimenta, trabajo, salario. El pan representa nuestra vida diaria -todas aquellas cosas que necesitamos que no son malévolas por sí mismas. Sin embargo, muchos cristianos viven de ellas - ¡estos viven solamente de pan!

                            Jesús nos enseñó a orar: “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.” (Mateo 6:11). Pero antes de ello, Él nos enseñó a clamar, “Venga tu reino. Hágase tu voluntad” (v. 10). Necesitamos estar enfocados primeramente en los intereses de Dios - ¡orando para que Su voluntad sea hecha!

                            ¿En qué ha usted estado pensando más en los últimos seis meses? ¿ Qué ha consumido la mayor parte de su tiempo y oraciones? ¿Acaso han sido principalmente asuntos sobre el “pan” - necesidades personales?

                            Si usted solamente se enfoca en el pan, entonces ¡usted no tendrá vida! Usted está viviendo en el desierto, justo como lo hizo el pueblo de Israel. Ellos se levantaron diariamente clamando por pan - por sus necesidades personales - ¡todos los días durante cuarenta años!

                            Amado, ¡esto es penoso! Dios nunca tuvo la intención de que sus hijos vivieran de esa manera. En su lugar, Él le dijo a Israel, a través de Moisés, “¡Ustedes deberán de vivir de toda palabra que sale de mi boca! Sí, yo te dije que te daría pan, pero esto no termina aquí. ¡Muévete! Te he dicho que hay una tierra donde fluye leche y miel, con ríos, árboles, bosques, pastizales verdes -¡yo quiero que este lugar sea para tí!”

                            En esta última hora, Dios está levantando a gente que está enfocada en su voluntad. Ellos están cansados de vivir en el desierto bajo un estado de supervivencia. Todo lo que ellos quieren es conocer y hacer la voluntad de Dios. Cada miembro de este ejército de los últimos tiempos debe estar listo y preparado en su corazón - ¡porque Dios está listo para dar a conocer Su gran y último derramamiento!

                            DIOS ES INTEGRACIONISTA

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “Si alguno dice: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es mentiroso, pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de él: «El que ama a Dios, ame también a su hermano».” (1 Juan 4:20-21)

                            Nunca crea lo que un hombre dice acerca del amor,
                            Si éste se aparta de un hermano
                            de cualquier color o raza,
                            Pues en el amor no hay temor.
                            El perfecto amor echa fuera el temor
                            porque el temor lleva en sí castigo.
                            ¿Cómo uno puede decir una persona que ama a Dios
                            Y cree en la equidad,
                            Al mismo tiempo que es atormentado
                            por el temor que siente ante su hermano
                            en quien desconfía o le desagrada?
                            Si un hombre no puede amar a su hermano
                            a quien puede ver,
                            ¿Cómo puede él amar a Dios
                            A quien no puede ver?
                            Dios le ha ordenado a todo hombre
                            a amar a su hermano
                            así como Dios lo ha amado a él -
                            Porque Dios es amor.

                             

                            CONOCIENDO LA MENTE Y LA VOLUNTAD DEL SEÑOR

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “El deseo de los humildes oíste, Jehová; tú los animas y les prestas atención” (Salmo 10:17).

                            En este versículo David presenta un sencillo plan conformado por tres pasos para conocer la mente y la voluntad de Dios en su vida:

                            1. Preséntele a Dios su petición (ore)
                            2. Prepare su corazón para escuchar Su voz
                            3. Él le permitirá conocer - el Espíritu Santo le hablará

                            Muy pronto, Dios va a derramar de su gloriosa copa la porción más grande del Espíritu Santo que el mundo haya visto jamás. Una gran convicción del Espíritu Santo tocará a muchos de sus vecinos, compañeros de trabajo y miembros de familia aún no salvos.

                            Gente por todas partes se encontrará herida y dejará de asistir a iglesias muertas en busca de unas que caminen con Dios. ¡Estos individuos estarán desesperados por encontrar a alguien cuyo corazón esté listo!

                            Dios va a utilizar a miles de siervos ordinarios para su obra en los últimos tiempos, en particular para ministración de persona a persona. Entonces le pregunto: ¿está usted preparando su corazón ahora mismo para que Su obra sea hecha, en y a través de usted?

                            Confiésele hoy a Dios: “¡Oh, Señor, yo quiero que cuentes con mi vida! Sé que ahora mismo solamente me alimento de pan -en un desierto de desesperanza. Pero ¡yo quiero vivir!”

                            Sumérjase en Su Palabra. Aprenda a buscarle diariamente. ¡Existe un poder revolucionario para la preparación de su corazón! Es a través de esta preparación que el significado y la plenitud vendrán a su vida. ¡Sus sentimientos y personalidad cambiarán, y el poder será derramado en usted!

                            Cuando Dios vea que usted se encuentra listo, Él le traerá grandes oportunidades para que participe en Su obra. Usted incluso no tendrá que dejar su hogar. ¡Dios le traerá las necesidades a su puerta!

                            El poderoso Dios al que servimos está preparando a Su pueblo en este mismo momento para su grandiosa obra.

                            “Jehová saldrá como un gigante y como el de un guerrero despertará su celo; gritará, dará su grito de guerra, prevalecerá sobre sus enemigos.” (Isaías42:13).

                            ¡Prepare su corazón para encontrarse con Él! ¡Llegue a ser un siervo listo, equipado y preparado para su gran derramamiento de los últimos tiempos y Su gloria vendrá a su vida en esta hora final!

                             

                            MAS QUE PREDICACION Y ENSEÑANZA

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Yo creo que el evangelio debe ser acompañado del poder y de la manifestación del Espíritu Santo - ¡obrando milagros, demostrando que el evangelio es verdadero!

                            Pablo sostuvo con firmeza, “y ni mi palabra ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder” (1 Corintios 2:4). En griego aquí se refiere a tener “prueba.” Pablo está diciendo, “Yo predico el evangelio con prueba. ¡Dios y el Espíritu Santo me respaldan con señales y prodigios! Hebreos 2:4 dice que Dios en efecto confirmó el mensaje de Pablo con señales y prodigios: “testificando Dios juntamente con ellos, con señales, prodigios, diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.”

                            Los creyentes del Nuevo Testamento tenían una oración: “mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades, señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús” (Hechos 4:30). Estos apóstoles fueron por todas partes predicando el evangelio completo.

                            “Sobrevino temor a toda persona, y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles.” (Hechos 2:43). “Por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo... Los que creían en el Señor aumentaban más, gran número de hombres y de mujeres... ” (Hechos 5: 12, 14).

                            He aquí uno de los versículos que resumen todo lo anterior -que demuestra que un evangelio predicado por completo debe incluir señales y prodigios: “Sin embargo, se detuvieron allí mucho tiempo, hablando con valentía, confiados en el Señor, el cual daba testimonio de la palabra de su gracia, concediendo que se hicieran por las manos de ellos señales y prodigios” (Hechos 14:3). Este versículo habla sobre los apóstoles que ministraron con audacia durante mucho tiempo, predicando gracia y arrepentimiento, y posteriormente, Dios les concedió que ejecutaran señales y prodigios con sus manos.

                            De la iglesia de los últimos días se dirá “ Ellos saliendo, predicaron en todas partes, ayudándolos el Señor y confirmando la palabra con las señales que la acompañaban” (Marcos 16:20). Esto es lo que Dios tiene previsto para nosotros.

                            Los milagros de la iglesia de los últimos días serán genuinos, indisputables, innegables, y aún así, éstos no serán muy conocidos. Sin embargo, éstos serán realizados por manos de santos ordinarios y separados a quienes Dios conoce y que tienen intimidad con Jesús.

                            Estos creyentes emergerán de closet secreto de oración -un pequeño ejército preparado, lleno de fe y con ningún otro deseo más que el hacer la voluntad de Dios y de glorificarle. Ellos no tendrán miedo y serán poderosos en oración. ¡Ellos abrirán naciones enteras al evangelio y Dios confirmará Su Palabra a través de maravillosos milagros!

                            LA “PREDICACION COMPLETA” DEL EVANGELIO

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            El apóstol Pablo le dice a su generación: “todo lo he llenado del evangelio de Cristo.” (Romanos 15:19). Y él describe “llenado” del evangelio como algo más que palabras. ¡Es un evangelio de palabras y obras! “... porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí, para conducir a los gentiles a la obediencia. Y lo he hecho de palabra y de obra” (v. 18).

                            Aquí Pablo estaba diciendo, “¡Los gentiles se convierten a Cristo no por mi sola predicación sino porque mis palabras van acompañadas de obras milagrosas!”

                            “...con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.” (v. 19).

                            Si Pablo hubiera predicado y enseñado sin señales y prodigios, su mensaje no hubiera tenido un gran impacto. ¡No hubiera predicado el evangelio completo! Él le dijo a los corintios, “Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, señales, prodigios y milagros” (2 Corintios 12:12)

                            Observe las palabras de Pablo en este versículo: señales, prodigios y milagros. ¡La mayoría de los cristianos hoy en día se avergüenzan al escuchar estas palabras! ¿ Por qué? ¡Porque éstas se han convertido en abominaciones por culpa de predicadores y maestros sin escrúpulos y hambrientos de poder! La gran tragedia es que estas distorsiones han hecho que pastores, evangelistas y creyentes en general, temerosos de Dios, se alejen de la verdad existente en el evangelio predicado en su totalidad.

                            Amado, Dios es aún Dios - y ¡Él es poderoso para obrar milagros y prodigios! ¡Él aún es nuestro sanador y Él quiere mostrar su fuerza a todos los que confían en Él! Grandes obras sobrenaturales y sin distorsiones toman lugar en la iglesia del Nuevo Testamento- sin publicidad, protagonismo, o sin individuos clamando poder y autoridad. El ministerio de Pablo es un claro ejemplo:

                            En Troas, mientras Pablo predicaba un largo mensaje, un hombre joven se quedó dormido al encontrarse sentado en una ventana y se cayó desde el tercer piso. La Biblia dice que este joven “fue levantado muerto”(ver Hechos 20:9-12).

                            Cuando Pablo se acercó al joven, silenció a todos los que allí se encontraban. Y de pronto, así como Elías actúo, lo abrazó y repentinamente éste revivió. El joven había sido resucitado -¡levantado de los muertos! ¡Qué poderoso milagro!

                            Después de este suceso, Pablo no envió a nadie a que esparciera las noticias del milagro que acababa de suceder. No, esto no es lo que aconteció. Todos los presentes simplemente regresaron al tercer piso, tomaron comunión, y Pablo continuó predicando. La Escritura ni siquiera menciona a este joven nuevamente. ¿Por qué? ¡Porque la iglesia se encontraba en espera de que obras sobrenaturales sucedieran! Ellos predicaron todo el evangelio - ¡con la presencia de señales y prodigios!

                            LA IGLESIA DE LOS ULTIMOS TIEMPOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Yo creo que la visión de Dios respecto a la iglesia de los últimos días se basa en Su Palabra revelada, pues la Biblia claramente presenta lo que la iglesia de Jesucristo será previamente a Su venida.

                            La iglesia en América está lejos de ser lo que Dios tenía previsto. En su mayoría, denominaciones enteras hoy día operan sin la guianza del Espíritu Santo. Éstas se han desprovisto de la presencia de Jesús y han puesto en quiebra todos los dones espirituales. Éstas han practicado una forma de religión sin poder, convicción o mensaje de salvación. Dichas denominaciones se han conformado al mundo y se han vuelto más políticas que espirituales. Éstas mitigan el pecado, le guiñan al divorcio y ridiculizan lo sobrenatural, al mismo tiempo que hacen a un lado toda enseñanza sobre el cielo, el infierno, el arrepentimiento y el juicio.

                            ¡La iglesia del Nuevo Testamento hace a los demonios temblar! Ésta echó legiones de demonios al abismo, hizo que puertas de prisión fueran abiertas por medio de la oración, y que gobernantes temblaran de miedo. Aquellos creyentes tenían tales fe y poder que discapacitados fueron sanados, y mendigos se convirtieron en evangelistas. Ellos creyeron en lo sobrenatural y le abrieron los ojos a los ciegos, sanaron oídos sordos y todo tipo de enfermedades. Incluso, ¡ellos resucitaron muertos!

                            Con esto, no estoy diciendo que la iglesia de Dios de los últimos días será una copia o repetición de la iglesia del primer siglo. No- lo que estoy expresando es que ¡dicha iglesia será aún más grande que la primera! Será aún más poderosa, fuerte, con una revelación aún mayor de Jesús. Tendrá una unción del Espíritu Santo como nunca antes - ¡más grande que el Pentecostés! ¡Dios siempre guarda el mejor vino para el final!

                            El profeta Daniel confirma lo anterior. Él sostiene que ciertas verdades proféticas están cerradas y solamente serán reveladas en los últimos días: “pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin... y ninguno de los impíos entenderá; pero los entendidos comprenderán”(Daniel 12:9-10).

                            Actualmente el Espíritu Santo está revelando estas cosas espirituales a los santos con discernimiento. “Antes bien, como está escrito: “Cosas que ojo no vio ni oído oyó ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que lo aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios” (1 Corintios 2:9-10).

                            El Señor está preparando a un ejército poderoso y humilde de pastores confome a su corazón y también a un remanente de ovejas hambrientas quen han dejado atrás la mortandad y el pecado de la iglesia moderna. La escena está puesta para aquella iglesia ardiente y no tibia - y que hará temblar los cimientos propios del infierno. ¡Ningún poder en la tierra será capaz de ignorarla o menospreciarla!


                            DIOS NO HA DESFALLECIDO

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “¿No has sabido, no has oído
                            que el Dios eterno es Jehová,
                            el cual creó los confines de la tierra?
                            No desfallece ni se fatiga con cansancio,
                            y su entendimiento no hay quien lo alcance”
                            (Isaías 40:28).

                            Existe una ignorancia de Dios
                            Que presume que Él no se revela más a sí mismo
                            en los momentos de crisis y necesidades del hombre-
                            Que presume que Él está muerto o dormido,
                            Incapaz de monitorear o guiar los pasos del hombre.
                            Pero, ¿quién es el hombre para evaluar a Dios?
                            ¿Quién se le asemeja
                            o con quién se le compara?
                            ¿No has sabido,
                            no has oído?
                            El Dios eterno,
                            El Dios que creó los confines de la tierra,
                            No se duerme.
                            Él no desfallece,
                            Ni se fatiga.

                            Mas los que esperan en Él
                            Tendrán nuevas fuerzas
                            Levantarán alas como las águilas
                            Correrán y no se cansarán,
                            caminarán y no se fatigarán.

                            DEJE DE COMPARARSE

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “... y temió el pueblo delante de Jehová....Ellos fueron y comenzaron a trabajar en la casa de Jehová de los ejércitos, su Dios” (Haggai 1:12, 14) Los israelitas se dieron cuenta de que estaban enfocados en sus propios intereses y regresaron a reconstruir el templo. Ellos acudieron al lugar donde deberían de estar - ¡construyendo la casa de Dios!

                            Ellos se pararon frente a los cimientos del templo y observaron cómo las murallas empezaban a edificarse. Pero algo estaba mal pues ¡muchos de los ancianos empezaron a sollozar! ¿Por qué? Porque hace sesenta y ocho años ellos habían visto el esplendor del templo de Salomón y el templo actual no le llegaba a la medida. ¡Este último no era nada!

                            Le gente empezó a hablar de la pasada gloria diciendo, “Este templo no tiene arca, ni propiciatorio o querubin. No hay fuego consumidor en el altar, ni shekinah cayendo gloriosamente sobre la casa. Después de todo nuestro trabajo, de todo nuestro sacrificio y obediencia, de haber puesto los intereses de Dios primero, simplemente ¡este templo no está a la altura! Éste no se compara al que vimos con anterioridad. ¿Por qué seguimos luchando, por qué seguimos en esto cuando vemos pocos resultados ante lo mucho que hemos hecho? ”

                            ¡Hoy día, un ejército del pueblo de Dios se está dando por vencido porque piensan que nunca estarán a la altura! Como los israelitas, ellos han regresado al Señor, lo han puesto a Él como su prioridad, buscan Su voluntad, construyen Su casa. Pero cuando observan sus vidas, ellos dicen, “¡Después de todas mis luchas tengo muy poco qué mostrar! Poseo muy poco de la santidad de Dios, muy poco de su gloria en mi vida. Comparado con otros cristianos, yo nunca llegaré a su altura. Entonces, ¿para qué seguir luchando? Nunca obtendré la victoria.”

                            Estoy convencido que ésta es la razón por la que muchos cristianos se dan por vencidos en la batalla. ¡Ellos se comparan con otros creyentes y se desaniman porque se sienten inferiores!

                            Si usted solamente es honesto con Dios y no trata de medirse a sí mismo con base en el desempeño de otras personas sino en su amor por Jesús, usted puede estar seguro que está creciendo - y ¡Dios promete que estará con usted!

                            Amado, usted puede tomar nota de esto, porque es Dios quien se lo promete. Desde el preciso momento en que usted se vuelve a enfocar en construir el cuerpo de Cristo - dejando atrás el compararse con otros, haciendo a un lado sus caminos egoístas, y permite que Él se convierta en su todo -usted empezará a ver Sus múltiples bendiciones. ¡Usted literalmente puede tomar nota de esto! ¡Usted sabrá que Él lo está favoreciendo, sonriéndole, regocijándose en usted!


                            CONSERVANDO LA BENDICION Y EL FAVOR DE DIOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Dios bendice a aquéllos que caminan fielmente con Él. ¡Dios manifiesta su favor en aquéllos que le favorecen!

                            ¿Cómo es que naciones, familias, individuos pierden la bendición y el favor de Dios? El profeta Hageo habla al respecto. Él dice que la primer razón se debe a que el interés propio reemplaza a los intereses de Dios.

                            “No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada” (Hageo 1:2). ¡Los israelitas dejaron de construir la casa del Señor para poder construir sus propias casas!

                            Esta escena aconteció sesenta y ocho años después de que el templo de Salomón fuera destruído. Un remanente había regresado a Jerusalén tras haber sido cautivos en Babilonia con el objetivo de reconstruir la casa de Dios. E incluso, ¡ellos establecieron los cimientos para la edificación del templo con celo y entusiasmo!

                            Sin embargo, posteriormente ellos se enfrentaron a cimientos duros -dificultades y desánimo. Lentamente perdieron el interés en la obra de Dios, diciendo, “Este no es el tiempo. Estamos teniendo muchos problemas. Además, estamos invirtiendo mucho tiempo en esto y estamos descuidando a nuestras familias y negocios.”

                            Uno por uno, se hizo a un lado en pos de sus propios intereses. ¡Los menesteres del Señor que tenían que ver con su propio bienestar llegaron a ser secundarios! Ellos empezaron a construir sus propias casas y usaron la madera que habían guardado para edificar el templo.

                            ¿Cómo hoy en día los creyentes pierden la bendición y el favor de Dios? ¡Al dejar de obrar en Su templo! Esto sucede cuando dejamos de orar y de buscar a Dios - ¡cuando dejamos de edificar Su cuerpo espiritual!

                            Hageo hace referencia a este problema: Cuando la gente puso los intereses de Dios primero, Él proveyó su comida y sustento. Incluso, ellos en todo sentido fueron cuidados por Él. Sus viñedos crecieron, sus uvas eran grandes, ellos durmieron en paz y sus niños danzaban por las calles. Ninguno de sus enemigos prevalecieron contra ellos. Fue un tiempo maravilloso de la bendición de Dios en sus vidas, pero ¡su gente terminó absorbida por sus propios intereses!

                            ¡Esto es lo que está sucediendo hoy! Nuestro mundo está consumido en sí mismo -orgullo, ambiciones y voluntades propias - ¡cada persona está en busca de sus propios intereses! De ahí que halla tanta gente embriagada, sumida en drogas, y caminando en oscuridad y confusión.

                            Dios dice, “Yo llamé la sequía sobre esta tierra...y sobre todo trabajo de sus manos” (Hageo 1:11). Él está diciendo, “¡Si empiezas a descuidar tu alma y pones atención en cosas materiales, entonces terminarás sin gozo, insatisfecho, vacío y seco! Yo quiero que pongas mis intereses primero para que pueda bendecirte y favorecerte nuevamente!”

                            JESUS QUIERE LO MEJOR PARA SU NOVIA

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            ¡Cómo ha de romperle el corazón a nuestro Señor cuando cuestionamos Su habilidad y deseo para darnos lo mejor! La Biblia habla claramente de como el Señor cuidó maravillosa y meticulosamente a Ruth. Ruth le prometió su amor a Jehová y le dijo a Naomi, su suegra: “...Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios, mi Dios.” (Ruth 1:16).

                            Dios amó a Ruth y le abrió cada puerta. Ella era pobre y tuvo que trabajar cosechando en el campo, pero las Escrituras nos dicen, “Fue, pues, y al llegar, se puso a espigar en el campo tras los segadores. Y aconteció que aquella parte del campo era de Booz...” (Ruth 2:3). Ahora, no puede ser que esto simplemente haya “acontecido.” El Señor estaba obrando y ¡Él sabía qué era lo mejor para Ruth!

                            Ruth simplemente amaba al Señor -ella puso su confianza en Él— y ¡Dios tenía preparado para ella a un hombre muy rico que se convertiría en su esposo! Booz vió a Ruth en las praderas e inmediatamente discernió, “Ella es diferente, realmente diferente.” ¡Su corazón fue cautivado!

                            ¡Qué historia de amor¡ ¡Qué increíbles circunstancias ocurrieron! Ruth se casó con este hombre de Dios, y si Dios pudo hacer esto por ella, ¿acaso Él no hará en todo momento lo correcto por su propia novia?

                            Nosotros tenemos a Alguien que es más rico y poderoso que Booz. Él posee el rebaño de miles de colinas. Él lo sabe todo y puede hacer todo. ¡Él ama a Su novia! Sí, el Señor hace todo para darle a usted lo mejor. Y a Él le place enormemente hacer todo esto.

                            Inclusive ante sufrimiento y tribulaciones, ¡toda persona que ama a Jesús obtiene su completa atención! Sin embargo, es triste que con frecuencia no descansamos en esto, sino que dudamos de que Él esté obrando para bien por nosotros.

                            Amados, ¡nada rompe más Su corazón que esto! Pablo describe a la novia de Cristo como “una iglesia gloriosa, que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante...” (Efesios 5:27). Aquí “Arruga” significa “pliegue,” como el que se forma al fruncir las cejas. Esto habla de preocupación, de inquietud, y Pablo nos dice que la novia de Jesús no tiene “líneas de preocupación” en su cara.

                            La novia de Cristo descansa en Su amor. Ella está segura de que Él sabe dónde se encuentra, cómo se siente, por qué situaciones está pasando, y qué es lo mejor para ella. Su amor le da paz y calma. Ella sabe que Él no permitirá que nada la aparte de Él o la lastime. Él la va a preservar porque Él ha dicho, “¡Ella es mía!”

                            LA NOVIA DE CRISTO

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            ¿Qué pensaría un hombre si su futura esposa lo invitara a su casa, se sentara con él en la sala y después lo abandonara? Mientras él la espera, ella trabaja en la cocina, limpia los muebles y el piso -y ¡nunca le dirige la palabra!

                            Jesús sufre el mismo dolor que cualquier hombre sufriría si su amada continuamente lo alabara, diciéndole, “Te amo” una y otra vez, pero ¡le muestra poca o nada de atención!

                            Su amada podrá decir, “Bueno, él siempre está en mi mente.” Yo he escuchado a gente decir acerca de Jesús: “Él está en mi mente todo el día, en todo lo que hago.” Pero, ¡usted puede tenerlo a Él en su mente y aún así decuidarlo! Cuando una prometida hace eso, ¡su llamado amor es una mentira! Ella le podrá decir a su futuro esposo que verdaderamente lo ama, pero sus accciones no lo muestran.

                            El Señor pregunta, “¿Se olvida la virgen de su atavío o la desposada de sus galas? Pero mi pueblo se ha olvidado de mí por innumerables días.” (Jeremías 2:32). David también dijo que Israel continuaba olvidándose de su Señor: “Olvidaron al Dios de su salvación, que había hecho grandezas en Egipto” (Salmo 106:21).

                            ¡El Señor mencionó Su dolor en las Escrituras para que todo el mundo pudiera verlo! Él expresó abiertamente, “Mi pueblo me descuida por largos días!” ¿Por qué el Señor le dice al mundo acerca de tal descuido? ¿Acaso las diferencias entre dos personas que se aman no deben mantenerse en secreto? No- ¡Él quiere que nosotros separamos cuan dolido Él está! Él le dice a todo el mundo ¡porque su corazón está muy quebrantado por nuestras acciones!

                            Imagine que usted es una joven mujer comprometida que va en camino a la iglesia junto con su futuro esposo. Usted le agarra su mano y le dice a todos, “Nos vamos a casar. Lo amo -¡él es absolutamente maravilloso!” Pero tan pronto como used sale de la iglesia, ¡usted no le dirige la palabra a su prometido! ¿Qué debe pensar su prometido ante esta situación?

                            Yo no quisiera una prometida que manifiesta mis virtudes, que dice cosas lindas de mi en público, que me expresa cuan preciado soy, y posteriormente es fría y evita pasar tiempo conmigo. ¡Esto no es verdadero afecto!

                            Amado, si usted no pasa diariamente tiempo con Jesús -si no dedica un tiempo de oración en Su presencia, buscándole en Su Palabra -usted no lo ama. ¡Usted le está rompiendo Su corazón!

                            EL SECRETO DE LA FUERZA

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “A pesar de todo, proseguirá el justo su camino y el puro de manos aumentará la fuerza.” (Job 17:9).

                            Los hombres están perdiendo las riendas de sus vidas,
                            Burladores abundan—
                            Existe provocación por todas partes.
                            Hombres sabios no son hallados.
                            Cuando camas son hechas en medio de la oscuridad
                            Corrupción se convierte en su padre.
                            Es tiempo para que el inocente
                            Se quede asombrado con esto y
                            Se levante en contra del hipócrita.
                            Oh que alguien clame por un hombre de Dios,
                            Para que los justos se mantengan en su camino
                            Y la luz del malvado sea echada fuera—
                            Que la chispa de su fuego muera.
                            El camino del malvado es resbaloso
                            Y el pecado es un reproche, devorando la fuerza;
                            Pero el puro de manos
                            Aumentará la fuerza.


                            SIRVIENDOLE AL SEÑOR CON GOZO

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Dios desea que nosotros estemos verdaderamente convencidos de su tierno amor y tan persuadidos de que Él está obrando para darnos lo mejor, que logremos caminar con Él en continuo gozo. Moisés le advirtió a Israel, “Por cuanto no serviste a Jehová, tu Dios, con alegría y con gozo de corazón, cuando tenías abundancia de todas las cosas, servirás, por tanto, a tus enemigos que enviará Jehová contra ti, con hambre, con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas” (Deuteronomio 28:47-48).

                            Dios nos está diciendo hoy, “Alégrate y regocíjate en lo que Yo he hecho por ti! Si andas murmurando y quejándote, serás un hambriento espiritual, ¡una presa fácil para tus enemigos!” Dios quiere que confiemos en su amor por nosotros, ¡en que seremos testimonios alegres! Él quiere predicadores alegres de corazón, llenos de júbilo fundamentado en la verdad.

                            Su verdad produce una riqueza de alegría que fluye naturalmente desde el corazón: “Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo.” (Salmo 100:2). “Sacó a su pueblo con gozo; con júbilo a sus escogidos.” (Salmo 105:43). “Alegraos en Jehová y gozaos, justos; ¡cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón!” (Salmo 32:11). “Mas los justos se alegrarán; se gozarán delante de Dios y saltarán de alegría.” (Salmo 68:3).

                            Usted puede preguntarse, “¿Por cuánto tiempo debo mantener el gozo en mi servicio al Señor?” Muchos creen que éste permanece en la medida en que las etapas de refrigerio vengan desde lo alto o mientras las cosas marchen bien. No, ¡debemos regocijarnos en todo tiempo! Esto es lo que la Biblia nos dice: “De mañana sácianos de tu misericordia, y cantaremos y nos alegraremos todos nuestros días.” (Salmo 90:14). “Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado, porque he aquí que yo traigo a Jerusalén alegría y a su pueblo gozo.” (Isaías 65:18). Nosotros somos “la Jerusalén” -¡nacidos de nuevo y viviendo para Él con un espíritu de júbilo y regocijo! Confíe en el Padre, crea en lo que dice su Palabra sobre Él, y vea su júbilo derramado en su vida.


                            ¡EL TRATO MISERICORDIOSO DE DIOS!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “... yo soy el padre de Israel, y Efraín es mi primogénito.” (Jeremías31:9).

                            El pueblo de Efraín, la tribu más grande de Israel, era la más cercana al corazón de Dios. El Señor tenía un plan eterno para esta bendecida tribu, pero Efraín continuó actuando en rebeldía y afligiendo a Dios. ¡Este pueblo pecó más que ningún otro en Israel! Pero, ¿acaso Dios abandonó a Efraín? Por el contrario, el Señor dijo que ¡este pueblo sería libre y rescatado! Ellos vivirían en la abundancia, es decir, bajo las grandes bendiciones de Dios (ver Jeremías 31:14 RV, 1995).

                            ¿Qué vió Dios en Efraín? Ellos tenían un corazón arrepentido -avergonzados de su pecado y deseosos de regresar con su Señor. Y, a pesar de todas sus fallas, ¡esta actitud atrajo el corazón de Dios! Cuando una fuerte palabra profética vino a Efraín, ellos respondieron al ser reprendidos y lloraron ante su pecado.

                            Frente al grado de su rebeldía, Dios dijo, “¿No es Efraín un hijo precioso para mí? ¿No es un niño en quien me deleito? Desde que hablé de él, lo he recordado constantemente. Por eso mis entrañas se conmovieron por él, y ciertamente tendré de él misericordia...” (Jeremías 31:20). Dios estaba diciendo, “A pesar de las debilidades y fallas de Efraín, veo su espíritu arrepentido y no apartaré de él mi amor. ¡Mi propósito eterno para Efraín continuará como lo había planeado!”

                            Amado, ¡Dios tiene un plan para su vida! Él cumplirá Sus propósitos en usted, no importa lo que usted esté pasando o cuan severa sea su prueba. ¡Dios ha puesto mucho esfuerzo en la planeación de su futuro!

                            Yo tengo una palabra profética para algunos que están leyendo este mensaje ahora: usted no puede juzgar el propósito eterno de Dios hacia usted basado en lo que siente y piensa. Dios quiere decirle, “Haz que tu corazón se humille delante de mí. Confía en mi Palabra acerca de mi naturaleza - yo soy un Padre tierno y amoroso, y quien ha invertido mucho en tí y no voy a dejarte ir. Tú eres mi deleite y te libraré!”

                            “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis.” (Jeremías 29:11).

                            ¡DIOS SABE QUÉ ES LO MEJOR PARA NOSOTROS!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Hay tiempos cuando Dios nos quita ciertas cosas y otros, cuando oramos por cosas que pensamos necesitar y Dios no nos las concede. Sin embargo, “...Jehová conoce el camino de los justos...” (Salmo 1:6). ¡Un día las acciones de Dios nos mostrarán que todo fue para nuestro beneficio y el de Su Reino!

                            La verdadera satisfacción en la vida proviene de estar en la perfecta voluntad de Dios, haciendo Su obra, viviendo conforme a Su propósito. Pero muchos de nosotros estamos convencidos de saber lo que necesitamos para sentirnos plenos y felices. Y, en la mayoría de los casos, ¡lo que creemos que es lo mejor para nosotros nos conduce a la ruina! Nunca en la historia de la humanidad, Dios le ha quitado algo a uno de Sus hijos sin darle algo mejor, más bello, y con mayores satisfacciones.

                            Lo que Dios tiene para nosotros no debe causarnos temor. ¡Él no solamente sabe qué es lo mejor para nosotros sino que Él quiere que tengamos lo mejor! Si verdaderamente creemos esto, ¡descanso, paz y gozo vendrán a nosotros! No nos afligiremos al dejar ir ciertas cosas, ¡sabremos que hemos sido hecho libres de ataduras! Diremos, “Señor, si tú me has quitado esto significa que tienes algo mucho mejor para mi. Así que te lo doy- ¡lo puedes tener!”

                            Amado, ¡nosotros necesitamos decansar en la mano amorosa de nuestro Padre! Debemos llegar al grado de confianza que nos permita decir, “Yo tengo un Padre amoroso que desea lo mejor para mi. Él lo sabe todo!” ¿Cómo llegó Job a un lugar de reposo? Él se persuadió a sí mismo de que Dios sabía lo que estaba haciendo y que todo estaba bajo control. Job dijo “Mas él conoce mi camino: si me prueba, saldré como el oro.” (Job 23:10).

                            Muchos cristianos ven a Dios obrar en sus vidas y aún se preguntan, “¿Qué pasa si todo se derrumba? ¿Qué pasa si yo hago algo mal y Dios se enoja o impacienta conmigo? ¿Acaso todas Sus promesas se alejarán de mi? ¿Acaso debo prepararme para algo inferior a su perfecto plan?” No- ¡nunca! Si su corazón es recto delante de Dios, si usted continúa acudiendo a Él y buscándole con todo su corazón, ¡nada cambiará los planes de Dios hacia usted!

                            DOS CLASES DE AMOR

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            El Padre expresa dos clases de amor: un amor generalizado hacia todos los pecadores, y un amor especial hacia todos aquellos que forman parte de Su familia. El amor generalizado de Dios hacia la humanidad puede ser adoptado por todo individuo que acude a Él en arrepentimiento. Pero el corazón de Dios también está lleno de otro tipo de amor - ¡distinto, excepcional amor por Sus hijos!

                            Dios siempre ha tenido a un pueblo elegido y en el cual Él ha derramado Su gran amor. Israel fue objeto de ese amor especial: “Porque tú eres pueblo santo para Jehová, tu Dios; Jehová, tu Dios, te ha escogido para que le seas un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra. No por ser vosotros el más numeroso de todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos, sino porque Jehová os amó...por eso os ha sacado Jehová con mano poderosa...” (Deuteronomio 7:6-8).

                            Dios le dirigió estas palabras a Israel. Sin embargo, si usted ha recibido a Jesús como su Señor y Salvador -si usted ha sido adoptado en la familia de Dios y Él es su Padre amoroso - ¡usted se ha dado cuenta de cuan especial es usted para Él! Usted es recipiente del extraordinario amor de Dios. He aquí Sus palabras dirigidas hacia usted:

                            “Pero vosotros sois linaje escogido,real sacerdocio, nación santa,pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable. Vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, ahora sois pueblo de Dios; en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, ahora habéis alcanzado misericordia.” (1 Pedro 2: 9-10).

                            En algún momento usted no había sido objeto de Su amor especial, ¡pero ahora lo es! Usted ha sido reconciliado con el Padre y Él le ama profundamente -¡ahora mismo, en este preciso instante!

                            EL AMOR DEL PADRE

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            A muchas personas les parece difícil ver a Dios como un padre amoroso. Éstas no lo ven con claridad debido a dolorosas experiencias del pasado con su padre o padrastro alejado de Dios.

                            Miles de cristianos no creen que Dios los ama porque su padre terrenal los abandonó, hirió, y afligió terriblemente. ¡Yo oro para que este mensaje les hable no solamente a estas personas sino también a aquéllos quienes no han descubierto la profundidad del amor del Padre!

                            Muchos de nosotros conocemos las Escrituras y la teología detrás del gran amor de Dios hacia sus hijos. Sin embargo, pocos hemos aprendido a apropiarnos de ese amor y por consiguiente, no disfrutamos de los beneficios de contar con él.

                            Escuche cómo Dios se describe a sí mismo frente a Moisés: “Dios fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira y grande en misericordia y verdad, que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado,...” (Éxodo 34:6-7).

                            Cuando nos encontramos en medio de nuestras tribulaciones, nos olvidamos de lo que Dios ha dicho acerca de su propia naturaleza. Si solamente creyéramos en Él en esos momentos, nosotros contaríamos con gran seguridad y confianza en nuestras almas. De principio a fin, la Biblia expresa la voz de Dios, revelándonos cuan tierno y amoroso Él es.

                            En todo tiempo, Él está listo para perdonarnos: “porque tú, Señor,eres bueno y perdonador, y grande en misericordiapara con todos los que te invocan.” (Salmo 86:5).

                            Él es paciente con nosotros, lleno de ternura y misericordia. “Muchas son tus misericordias...” (Salmo 119:156). “Clemente y misericordioso es Jehová, lento para la ira y grande en misericordia.” (Salmo 145:8).

                            Cuando usted acude al Señor en oración y adoración, sea muy cuidadoso acerca de la imagen de Dios que usted tiene al entrar en Su presencia. ¡Usted debe estar completamente convencido de Su amor por usted y crea que Él es todo lo que Él dice que es!
                            Gisel


                            SANANDO LA LENGUA

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            El profeta Isaías nos ha provisto de un ejemplo sobre cómo sanar nuestra lengua.

                            1. Isaías se acercó al Señor y le pidió una visión de la santidad de Dios. “...vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime” (Isaías 6:1).

                            Todo aquél que desee tener una vida grata delante del Señor, deberá contantemente acudir a Su presencia hasta obtener una visión de la santidad de Dios. La plenitud de su santidad, las verdaderas bendiciones, todas las victorias, empiezan en Su trono. ¡Es allí donde nosotros vemos a Dios en Su santidad!

                            2. Ante la santa presencia de Dios, Isaías se convenció plenamente de que sus labios eran impíos: “Entonces dije:«¡Ay de mí que soy muerto!, porque siendo hombre inmundo de labios y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos».” (6:5).

                            ¿Por qué Isaías exclamó, “siendo hombre inmundo de labios”? ¡Porque él había visto al Rey de gloria! Nuestras transgresiones llegan a ser excesivamente pecaminosas cuando estamos en la presencia de Dios. ¡La luz de Su rostro santo expone todo lo que es opuesto a Él!

                            3. Isaías le permitió al Señor que lo tocara y lo limpiara con Su fuego santo. “Y voló hacia mí uno de los serafines, trayendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas. Tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa y limpio tu pecado” (6:6-7).

                            ¡La Palabra de Dios es el carbón encendido y el Espíritu Santo es su fuego! Ahora mismo, a través de este mensaje, usted ha sido tocado por el Espíritu Santo. Dios quiere poner fuego en su lengua para santificarla. ¡Él puede hacer esto por usted si deja que Su Palabra lo convenza! Él es el único que puede hacerlo. Lo que le corresponde a usted hacer es simplemente confesar, como Isaías lo hizo, “¡Ay de mí que soy muerto!”

                            Permita que esta palabra toque directamente su corazón y lo limpie con su fuego. Confiese, “Sí, soy yo, Señor! ¡No dejaré pasar esta palabra! Limpia mis labios y mi lengua. ¡Limpia mi boca y mi corazón!”

                            Una reflexión personal: Cuidado con la idolatría “espiritual” [Videos]

                            de Lumbrera de lumbrera

                            Mientras unos unos se van de balance en la defensa de la fe (pues ésta tiene su lugar y momento), pero hay veces que se convierte en un disco rayado. Cada quien defendiendo un punto aquí y otro allí. Hay personas en tribus que se están salvando por la predicación del evangelio. Las personas que se van a estas tribus viven una vida radical para Dios (en lo personal me avergüenzan). Allí se predica el evangelio, la Biblia en orden sin caer en extremismos. Hace poco asistí a una conferencia de NTM.org y vi uno de los videos (EE Thao) -si mal no recuerdo ese era el nombre-. No lo conseguí pero aquí hay algunos en español y en inglés, que son inspiradores. No caigan en ese gancho de estar todo el tiempo con el mismo tema. Es que veo la red solo llena de los mismos temas y discusiones. Yo me pregunto si tienen devocionales, si leen la biblia, o si están buscando a Dios solo para contender, si lo buscan para conocerle. Balance hermanos y humildad. Cuidado con idolatrar doctrinas, cuidado con creer más cristianos que otros, cuidado con el orgullo, cuidado de poner sistemas de doctrinas (por más bíblicas que sean) por encima de la Palabra de Dios que es la ÚNICA INSPIRADA. No hay libros, no hay autores, no hay reformadores (por más bíblicos que hayan sido) que estén por encima de la inspiración de las escrituras. La verdad con humildad y misericordia. Tampoco se crean mejores por pertenecer a X iglesia y porque su pastor sea Y persona, que es conocida y respetada. Cuidado con la idolatría. Verdad con compasión. Y sé que siempre que se habla la verdad, corres el riesgo de que te acusen de arrogante, es lo más común. Lo sé. Lo he vivido. Y en ese punto no puedes hacer nada, solo estar en paz con Dios y tu conciencia. Pero cuidemos nuestro corazón del orgullo. Dios tiene pueblo en muchas partes y está usando a muchas personas. ¡Sus ovejas oyen su voz y Él las conoce!

                            English Videos: http://www.youtube.com/user/NewTribesMission

                            NTM.ORG


                            PALABRAS POCO CUIDADOSAS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “Pero yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio, pues por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado” (Mateo 12:36-37).

                            A veces parece que pensamos que las palabras que pronunciamos simplemente caen al vacío y mueren, o se desvanecen en el aire, o se convierten en nada. Pero, ¡no! Nuestras palabras perduran - ¡ellas no mueren!

                            Usted puede decir, “Pero yo solamente dije este chisme a un amigo y él prometió no mencionárselo a nadie. Con él terminó.” No, ¡eso no sucederá! Cada palabra que usted y yo pronunciamos está grabada, escrita en la eternidad, y nosotros las escucharemos todas repetirse en el día del juicio.

                            Recuerdo haber experimentado una profunda convicción tras una conversación con un amigo acerca de un chisme. Lo que dije fue cierto. Se trataba de una situación moral que tuve que manejar referente a un ministro. Su nombre fue pronunciado en la conversación y yo dije, “No confíes en él. ¡Yo sé algo acerca de él!”

                            En el momento en que yo pronuncié eso, me sentí condenado. El Espíritu Santo me susurró al oido, “¡Para aquí! Nadie necesita saber de esto. No digas más porque no hay ningún propósito detrás. A pesar de que es verdad, ¡no lo repitas!”

                            Lo que yo había dicho era ya suficientemente negativo. Pero cuando saqué todos los detalles, yo supe que ¡debí de haberme quedado callado! Me encontraba profundamente convencido por el Espíritu Santo. Así que más tarde le hablé a mi amigo y le dije, “Lo siento, fue un chisme. Estaba fuera de control. Por favor no lo repitas. Intenta no pensar al respecto.”

                            ¿Acaso mi pecado es cubierto por la sangre de Jesús? Sí, porque yo reconozco completamente que he pecado y le he permitido al Espíritu Santo mostrarme parte del orgullo legalista que aún habita en mi. ¡Le permití que me humillara y me sanara! Hoy, cada vez que voy a decir algo en contra de alguien, obedezco al Espíritu Santo en cuanto lo escucho decirme alto y claramente, “¡Deténte!”

                            DE LA ABUNDANCIA DEL CORAZON

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Cuando de niño decía algo pícaro, mi mamá siempre me lavaba la boca con jabón. Pero no era mi boca la que necesitaba ser limpiada, sino ¡mi corazón! Usted puede ver cómo su lengua habla solamente lo que habita en su corazón. Estas son las mismas palabras que nuestro Señor Jesucristo dice. Él afirma que una conversación ligera, no cuidadosa y malévola, solamente puede provenir de un corazón inmundo.

                            Como creyentes, no hemos tomado seriamente lo que el Señor dice acerca de domar nuestras lenguas. Él sostiene que este asunto se trata del corazón. No solamente mi lengua ligera rebaja mi espiritualidad, sino también muestra que mi corazón está sucio.

                            Si yo hablo con chismes, digo bromas pícaras, critico a otras personas, le grito a mi familia, entonces debo de preguntarme: “¿Qué cosas sucias aún se encuentran dentro de mi corazón que me llevan a hablar de esta manera?”

                            Yo necesito examinar mi corazón y preguntarme, ¿De dónde proviene esto? Debe de haber algo que no he analizado, de otra forma no estaría hablando así. ¿Por qué hablo con chismes? ¿Por qué pronuncio palabras dañinas y poco cuidadosas? ¿Qué ataduras aún dominan mi corazón?”

                            Jesús le da gran importancia a este asunto: “¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos?, porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas, y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas.” (Mateo 12:34-35). Aquí Jesús nos está diciendo, “Si tú no tienes cuidado con tu lengua -peleas, te quejas, murmuras, chismeas- ¡tú tienes un serio problema en tu corazón! Tu corazón no es recto delante de Dios, lo cual tiene una raíz muy profunda. Existe un tesoro malvado habitando en tí, así como una víbora cuenta con bolsas de veneno almacenadas detrás de su quijada. Si veneno mortal está saliendo de tí, esto se debe a que ¡la bolsa no ha sido drenada!”

                            Siempre cuando yo permito que algo sucio salga de mis labios, debo detenerme y decirle al Señor, “Maestro, debe todavía haber una raíz de celos, envidia, o lujuria en mi corazón. ¡Excava lo más profundo de mi corazón y quita todas las raíces de amargura, olgullo o de lo que sea!” ¡Dios quiere sacar aquello malvado en su corazón, aquella bolsa de veneno oculta dentro de usted! Él quiere sacar esa raíz y sanarlo por completo.

                            ¿A DONDE ACUDIMOS A COMER?

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            El séptimo capítulo de Miqueas contiene unos de los mensajes más poderosos referentes al nuevo pacto nunca antes predicado. En este increíble sermón, Miqueas le está hablando a Israel -sin embargo, él también se está dirigiendo a la iglesia de Jesucristo en los últimos días. Él empieza su sermón con un clamor desconsolado -uno que aún hoy es escuchado entre los creyentes hambrientos espiritualmente alrededor del mundo. “Ay de mí!...no queda racimo para comer” (Miqueas 7:1).

                            Miqueas está describiendo el efecto de la hambruna en Israel -hambruna de alimentos y de la Palabra de Dios. Lo anterior, hace eco a una profesía previamente hecha por Amós donde el Señor dice: “Ciertamente vienen días...en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan ni sed de agua, sino de oir la palabra de Jehová. E irán...desde el norte hasta el oriente, buscando palabra de Jehová, y no la hallarán.” (Amós 8:11–12).

                            Este era el tiempo de cosecha en Israel y los viñedos debían de haber dado su fruto. Pero por el contrario, no habían racimos colgando en sus viñas. Miqueas observó cómo la gente acudía a los viñedos en busca de frutas que recoger pero ésta no encontraba nada. Desde su visión profética, Miqueas vió a las multitudes de los últimos tiempos corriendo de lugar a lugar en busca de escuchar una palabra verdadera proveniente de Dios. Él observó a creyentes corriendo de iglesia a iglesia, de avivamiento a avivamiento, de nación a nación -todos en busca de satisfacer su hambre y sed de algo que nutriera sus almas. Este clamor aún se escucha, “Ay de mí!...no queda racimo para comer.”

                            Existe una gran hambruna en la tierra. Sin embargo, en lugar de que multitudes corran en busca de alimento espiritual, sólo queda un remanente conformado por aquéllos que verdaderamente desean la Palabra de Dios (ver Miqueas 7:14, 18). Ciertamente esta realidad de la antigua Israel también se aplica a nuestro tiempo actual. Pocos cristianos hoy día tienen una hambre verdadera de escuchar la pura Palabra de nuestro Señor. En su lugar, la mayoría se satisface a sí mismo con manzanas de Sodoma, se alimenta de evangelios distorsionados a través de una pajita.


                            LAS FLECHAS PENETRANTES DE LA SANTA VERDAD

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Creo que Dios necesita hacer primeramente una obra en nosotros antes de que podamos reclamar alguna promesa del pacto. ¿Cuál es esta obra de la que dependen todas la demás? Jeremías nos dice: “...pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí.” (Jeremías 32:40). La obra de Dios precedente al pacto es poner temor en nuestros corazones a través del Espíritu Santo.

                            Aquí, Jeremías está hablando de las provisiones de Dios en el nuevo pacto, no del antiguo. Dios nos dice claramente cómo esta primera obra del pacto es ejecutada: “Pondré mi temor en el corazón de ellos.” Él nos permite saber que nosotros no tenemos que crear un temor santo a través de la imposición de manos o de la lucha contra nuestra propia carne. No -el único camino por el cual esta obra santa es lograda en nosotros depende de que el Espíritu de Dios la lleve a cabo.

                            Dios nos dice a través de este pasaje, “Yo haré maravillosas cosas en tí. Yo enviaré mi propio Espíritu para que habite en tí y te dé un nuevo corazón. Él te dará el poder para humillar todas las acciones de la carne y te guiará hacia una total libertad del dominio del pecado. Finalmente Él causará en tí el querer como el hacer de mi buena voluntad."

                            “Pero existe una obra que el Espíritu debe realizar en tí antes que ninguna otra. Él va a poner en tí un temor verdadero de Dios respecto al pecado. Él implantará en tí un profundo asombro de mi santidad para que nunca te apartes de mis mandamientos. De otra forma, tu pecado siempre te dominará.”

                            En suma, el Espíritu Santo cambia la forma en que vemos a nuestro pecado. Él sabe que entre más continuemos tomando nuestra lujuria a la ligera, nunca seremos libres. ¿Cómo hace esto el Espíritu Santo? A través de la convicción que nos da la Palabra de Dios - las flechas penetrantes de la santa verdad.


                            ¡HUESOS SECOS PUEDEN REVIVIR!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Ezequiel 37 habla sobre el deseo de Dios de que tomemos las promesas de Su nuevo pacto -de que aprendamos a vivir verdaderamente al entrar a la bendición de su pacto.

                            Todos hemos escuchado la historia de los “huesos secos” a los que hace referencia Ezequiel. Es importante notar que esas vasijas sin vida se encontraban bajo el pacto. Usted puede ver que el Señor les dice “¡Huesos secos, oíd palabra de Jehová! ” (Ezequiel 37:4). Ellos habían escuchado la promesa del pacto de Dios: “Yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.”

                            Pero, a pesar de que estos huesos secos habían escuchado sobre la promesa del nuevo pacto, ellos no habían entrado al disfrute de sus bendiciones. Muchos creyentes hoy en día saben del nuevo pacto de Dios- sin embargo, ellos difícilmente pueden creerlo, pues éste suena demasiado bueno para ser verdad. Ellos dicen, “ Yo sé que Dios nos ha dado su Espíritu Santo para que habite en nosotros. Yo sé que el Espíritu provoca en nosotros la obediencia a Cristo. ¡Yo anhelo grandemente esta bendición pero cómo puedo obtenerla para mi vida!”

                            Existe algo que debemos hacer. Ezequiel escribe que Dios le dió esta profecía, “ ...así ha dicho Jehová, el Señor: "¡Espíritu, ven de los cuatro vientos y sopla sobre estos muertos, y vivirán!” (37:9). Entonces Ezequiel menciona que profetizó tal como Dios le había ordenado, “y entró espíritu en ellos, y vivieron y se pusieron en pie.¡Era un ejército grande en extremo!” (37:10).

                            Repentinamente, ¡un gran ejército vivo se paró delante de Ezequiel! El Espíritu Santo había llenado de vida a todos aquellos cuerpos muertos - y ahora ellos estaban preparados para la batalla. En un instante, ellos habían entrado al pleno disfrute y bendiciones del nuevo pacto. El Espíritu de Dios había tomado Su legítimo lugar en ellos -y Él estaba haciendo realidad todos los cambios prometidos.


                            PREPARESE PARA MORIR

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Al formar el nuevo pacto, Dios se obligó a sí mismo a proveer todo el poder posible y toda la fortaleza necesaria para cumplir cada condición y demanda pertenecientes a este acuerdo. Por tanto, cuando Dios dice bajo juramento, “Yo lo haré,” la fe en nosotros responde, “Que sea hecho.”

                            Permítame mostrarle una verdad maravillosa del nuevo pacto. Ésta indica que el Señor nunca puede acercarse a Su pueblo y hacer que ellos se acerquen a Él tanto como Él quisiera. Por tanto, Él nos une, nos envuelve, nos acerca a Él, y Él a nosotros, a través de su pacto vinculante. El nuevo pacto se trata en su totalidad del compromiso de nuestro Señor a guardar a Sus hijos de caer, de consolarlos, de darles confort y confianza al saber que el poder y dominio del pecado puede y será roto por el Espíritu Santo que habita en ellos.

                            Esta verdad es la única certeza que tienen aquellos creyentes que han perdido la esperanza en su lucha contra ese pecado que los acosa. Solamente al tener una revelación del nuevo pacto es que podremos aprender el secreto para obtener victoria total sobre el pecado.

                            La muerte es el único camino para salir del viejo pacto y entrar al nuevo. La fe carnal tiene que morir -no más esfuerzos para creer. Si voy a tener fe -verdadera fe, la fe de Cristo- Él deberá dármela. Se nos ha dado una medida de fe. Sin embargo, si es cierto que no puedo hacer nada por mí mismo, entonces esto también incluye el tener Su fe. Por esta misma razón es que la Escritura la llama “la fe de Cristo.”

                            ¿Está usted cansado, enfermo de vivir en pecado? ¿Está usted verdaderamente anhelando vivir una vida santa, libre del hábito de la lujuria carnal? Entonces prepárese para morir. Alístese para abrazar la cruz. El antiguo pacto lo traerá a un punto de desesperación -a la nada. Cuando usted haya renunciado a toda esperanza de vencer su pecado con su propio poder y voluntad humana, entonces usted se encontrará listo para entrar al reino glorioso de libertad a través del nuevo pacto.

                            NOSOTROS RECIBIMOS TODOS LOS BENEFICIOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            ¡Dios entregó a Su Hijo, el Hijo dio Su vida, y nosotros recibimos todos los beneficios!

                            Por consentimiento mutuo, el Padre y el Hijo pactaron guardar y preservar la simiente de Cristo. Esto, para asegurar que nosotros perduráramos hasta el final.

                            “Él clamará a mí: ‘Mi padre eres tú, mi Dios, y la roca de mi salvación.’ Yo también lo pondré por primogénito, el más excelso de los reyes de la tierra. Para siempre le aseguraré mi misericordia y mi pacto será firme con él. Estableceré su descendencia para siempre y su trono como los días de los cielos. Si dejaran sus hijos mi Ley y no anduvieran en mis juicios, si profanaran mis estatutos y no guardaran mis mandamientos, entonces castigaré con vara su rebelión y con azotes sus maldades. Pero no quitaré de él mi misericordia ni faltaré a mi fidelidad. No olvidaré mi pacto ni mudaré lo que ha salido de mis labios. Una vez he jurado por mi santidad y no mentiré a David. Su descendencia será para siempre y su trono como el sol delante de mí.” (Salmo 89:26–36).

                            El Padre hizo este pacto con Su Hijo: “Yo, Jehová, te he llamado en justicia y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo” (Isaías 42:6). Aquí Dios estaba diciendo, “Mi mano siempre estará sonteniendo la tuya, y Tú nunca estarás lejos de mi poder guardador. Yo me comprometo a mantenerte salvo de todas las artimañas del diablo.”

                            Esta promesa hecha por el Padre, está hoy a nuestra disposición pues el sacrificio del Hijo en la cruz nos ha hecho parte del pacto entre ambos. Dios le prometió a Su Hijo, “Si tú vas, yo te guardaré y preservaré cada uno de tu simiente, así como yo te he guardado y preservado a tí. Yo nunca haré a un lado mi fidelidad para contigo, ni tampoco para con tus hijos.”


                            LLAMADOS A ESTAR EN COMUNION

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            El apóstol Pablo escribió: “Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.” (1 Corintios 1:9).

                            Este sencillo versículo nos expone una verdad que nos puede sostener ante toda tormenta que acontezca en nuestra vida. Aquí se encuentra una simple verdad que puede mantener a nuestros corazones en reposo cuando todas las cosas a nuestro alrededor son agitadas. Aquí, descubrimos aquella Palabra de Dios que puede guardarnos del temor que hoy en día afecta a todo el mundo.

                            Esta verdad es: nosotros aprendemos sobre la fidelidad de Dios al responder a su llamado a estar en comunión con Su Hijo, Jesucristo, “llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo,nuestro Señor.” ( 1:9).

                            Nosotros no hemos sido llamados a confiar en nuestro propio intelecto. No hemos sido llamados a confiar en nuestra carne, o en los hombres, o en nada que pertenezca a este mundo. Jesús nos llama, “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” (Mateo11:28).

                            Dios mismo es nuestra paz, nuestra seguridad y contentamiento. Yo he experimentado un gran contenamiento cuando por fe veo a mi Señor en la gloria -amándome, llamándome a su dulce presencia, diciéndome que en Él todo es suficiente. Yo no tengo qué suplicar, rogar, o tener temor. Entre más busque a Jesús en todas las cosas, más sabré cuánto Él se complace, pues sin fe es imposible agradarle.

                            Tristemente, muchos que aman verdaderamente a Dios en tiempos de crisis se apanican, se preocupan y se inquietan. Pasan tiempo tratando de buscar salidas a sus problemas o maneras para soportar su tribulación. Ellos no prestan atención a Su llamado a “venir y cenar” con Él. No estoy hablando de pasar una hora cada día en oración. Estoy hablando de centrarnos en Él durante todo el día, “Orad sin cesar” (1 Tesaloniceses 5:17). Esto es sencillo, una conversación en silencio - simplemente hablando con Él, llegando a familiarizarnos más con Él, para que en momento de crisis no tengamos que correr consternados a nuestro closet de oración y gemir por ayuda a un extraño.

                            Él escucha nuestro clamor, fuerte o silencioso. Y Él, en su fidelidad, siempre nos contesta.

                            EZEQUIAS - ¡EL HOMBRE QUE ESCAPO UN JUICIO DE MUERTE!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “En aquellos días Ezequías enfermó de muerte. Y el profeta Isaías hijo de Amoz, vino a él y le dijo: «Esto dice Jehová: "Ordena los asuntos de tu casa, porque vas a morir. Ya no vivirás". Entonces volvió Ezequías...hizo oración a Jehová” (Isaías 38:1-2).

                            Él era un rey que se encontraba en la cima de su victoria,
                            Librado milagrosamente por Dios
                            Del ejército del rey Senaquerib.
                            Él era rico y reconocido
                            Cuando de pronto la enfermedad vino a él,
                            Llevándolo al borde de la muerte.
                            El profeta le advirtió,
                            “Prepárate para morir,
                            estás invadido de tu enfermedad.”
                            Pero el rey amaba vivir,
                            Y al voltear su cabeza hacia la pared
                            Clamó y oró al Señor
                            Por una nueva oportunidad de vida.
                            Dios lo escuchó y le dió quince años más.
                            Pero, ¿cómo debe de vivir un hombre
                            Que ha conquistado a la muerte?
                            Así como muchos sobreviven
                            Un cercano llamado a la muerte.
                            ¿Acaso éste no debe vivir cada día con agradecimiento,
                            Dando todo de sí mismo a Dios y a la humanidad?
                            Pero el camino que toma el hombre bajo el dominio de su carne hace lo contrario.
                            El rey empezó a vanagloriarse-
                            Se sumergió en el lodo del materialismo,
                            Ostentando sus tesoros frente a extranjeros.
                            Un segundo mensaje del profeta fue dado
                            Uno de juicio acerca de su posteridad
                            Debido a su orgullo e ingratitud.
                            Y ¿cuántos hoy se les ha dado
                            Una nueva oportunidad de vivir,
                            Para tan sólo invertir los años que les han sido prestados
                            En alcanzar egoístamente cosas
                            Que no tienen valor?
                            La eternidad revelará
                            Que hubiera sido mejor
                            Para algunos morir
                            Que haber escapado del juicio. 
                             

                             

                            ¿A DONDE ACUDIMOS A COMER?

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            El séptimo capítulo de Miqueas contiene unos de los mensajes más poderosos referentes al nuevo pacto nunca antes predicado. En este increíble sermón, Miqueas le está hablando a Israel -sin embargo, él también se está dirigiendo a la iglesia de Jesucristo en los últimos días. Él empieza su sermón con un clamor desconsolado -uno que aún hoy es escuchado entre los creyentes hambrientos espiritualmente alrededor del mundo. “Ay de mí!...no queda racimo para comer” (Miqueas 7:1).

                            Miqueas está describiendo el efecto de la hambruna en Israel -hambruna de alimentos y de la Palabra de Dios. Lo anterior, hace eco a una profesía previamente hecha por Amós donde el Señor dice: “Ciertamente vienen días...en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan ni sed de agua, sino de oir la palabra de Jehová. E irán...desde el norte hasta el oriente, buscando palabra de Jehová, y no la hallarán.” (Amós 8:11–12).

                            Este era el tiempo de cosecha en Israel y los viñedos debían de haber dado su fruto. Pero por el contrario, no habían racimos colgando en sus viñas. Miqueas observó cómo la gente acudía a los viñedos en busca de frutas que recoger pero ésta no encontraba nada. Desde su visión profética, Miqueas vió a las multitudes de los últimos tiempos corriendo de lugar a lugar en busca de escuchar una palabra verdadera proveniente de Dios. Él observó a creyentes corriendo de iglesia a iglesia, de avivamiento a avivamiento, de nación a nación -todos en busca de satisfacer su hambre y sed de algo que nutriera sus almas. Este clamor aún se escucha, “Ay de mí!...no queda racimo para comer.”

                            Existe una gran hambruna en la tierra. Sin embargo, en lugar de que multitudes corran en busca de alimento espiritual, sólo queda un remanente conformado por aquéllos que verdaderamente desean la Palabra de Dios (ver Miqueas 7:14, 18). Ciertamente esta realidad de la antigua Israel también se aplica a nuestro tiempo actual. Pocos cristianos hoy día tienen una hambre verdadera de escuchar la pura Palabra de nuestro Señor. En su lugar, la mayoría se satisface a sí mismo con manzanas de Sodoma, se alimenta de evangelios distorsionados a través de una pajita.  

                             

                            DIOS DESCRIBE SU AMOR POR SU PUEBLO

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Dios mismo se describe de esta manera: “Con todo, yo enseñaba a andar a Efraín, tomándolo por los brazos; más ellos no comprendieron que yo los cuidaba.” (Oseas 11:3).

                            En el lenguage original este versículo dice, “Yo vine a ellos en su desesperación y tiernamente los cuidé en medio de lugares contaminados y escabrosos. ¡Los sostuve en mis brazos y los cuidé!” Pero Oseas dice en 11:7, “Mi pueblo está aferrado a la rebelión contra mí.” La palabra aferrado significa “colgado en suspenso, colgado en duda.”

                            Israel no estaba seguro del amor de Dios y de su ternura. Y lo que Dios le estaba diciendo a Oseas era: “Mi pueblo está dudando de mi amor por ellos. Ellos realmente no me conocen. ¡Ellos están inseguros de mi amor!”

                            ¡Era verdad! Israel no podía creer que Dios aún los amara. Ellos eran idólatras, rebeldes y escépticos, y posiblemente estaban pensando: “Hemos traído hacia nosotros el desagrado del Señor. Hemos pecado voluntariamente, Él seguramente nos juzagará!” Pero Dios dijo, “¿Cómo podré abandonarte, Efraín?... Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión.” (v. 8).

                            Escuche Sus palabras de confort y sanidad hacia usted:

                            “Porque no contenderé para siempre, ni por siempre estaré enojado, pues decaerían ante mí el espíritu y las almas que yo he creado.” (Isaías 57:16). El Señor está diciendo, “Si todo lo que ustedes pudieran ver fuera mi coraje, su espíritu fallaría porque sería algo muy abrumador.”

                            “Por la iniquidad de su codicia me enojé y lo herí, escondí mi rostro y me indigné; pero él, rebelde,siguió por el camino de su corazón. He visto sus caminos,pero lo sanaré y lo pastorearé;
                            le daré consuelo a él y a sus enlutados.” (vv. 17-18). ¿Acaso esto expone que Dios se da por vencido con su pueblo cuando éste falla?

                            Usted posiblemente esté pasando por aguas profundas. No me refiero necesariamente a tentaciones o tribulaciones. Estoy hablando de sucesos abrumadores que lo están afectando y que usted no puede entender. Vientos y mares de todo tipo inundándolo, cosas más allá de su comprensión. Situaciones que están afectando su hogar, su iglesia, su trabajo, todo. ¡Pero Dios quiere cuidarlo en medio de todo esto! ¡Él quiere llevarlo a una sanidad espiritual! ¡Si todo lo que usted puede creer en estos momentos es que Él le ama a pesar de sus necios caminos, que Él le ruega que vea su divino cuidado, entonces esto es suficiente!  

                             

                            ¡LLENOS DE ESPERANZA, GOZO Y PAZ!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Si usted desea que la paz de Dios gobierne en su vida, usted tiene que renunciar a ciertas cosas:

                            • Usted debe de renunciar a tratar de imaginarse cómo Dios obrará en su situación.
                            • Usted debe renunciar a la preocupación e inquietud: “Por nada estéis angustiados...” (Filipenses 4:6).
                            • Usted debe renunciar a decirle a Dios cómo Él puede suplir su necesidad.
                            • Y sobre todo, usted debe renunciar a considerarse un fracaso. ¡Deje de pensar que usted no agrada a Dios!

                            Una de las trampas más efectivas de Satanás para robarle a los cristianos su paz es convencerlos de que ellos deben de luchar en su carne para agradar a Dios. ¡Satanás utiliza contra mí esta arma todo el tiempo!

                            En algunas ocasiones, cuando necesito un lugar tranquilo para orar, me meto a mi auto y manejo hacia un lugar retirado. Allí, puedo alabar al Señor y disfrutar de Su presencia mientras observo los verdes campos y bosques. ¡Pero a veces golpea a mi mente el pensamiento de que no estoy haciendo nada para el Señor!

                            Y oro, “Señor, no estoy alcanzando nada para Tu reino. Todo lo que hago es orar, preparar sermones, e ir a la igleisa y predicar. El mundo entero se está yendo al infierno y yo no estoy haciendo nada para Ti! ”

                            ¿Han estos pensamientos golpeado su mente? Usted hace todo lo que puede para agradar a Dios, sin embargo aún no se siente santo. Yo rara vez me siento santo. Esto es cierto hasta en mis mejores momentos - ¡inclusive cuando estoy predicando bajo la unción del Espíritu!

                            Usted se pregunta, “¿Usted, hermano David? ¿Usted siente que a veces no hace nada para Dios?” ¡Sí! El diablo viene a mí y me hace sentir indigno, insatisfecho. ¡Al dar lugar a horribles sentimientos perdemos nuestra paz!

                            Escuche la oración de Pablo por nosotros: “Y el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en la fe, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.” (Romanos 15:13).

                            Confíe en su bondad. Crea en Su amor y misericordia. No lo acuse de estar enojado o desilusionado con usted, o de que no le hable. ¡Deje que Su paz gobierne en su corazón y sobre toda su vida!  

                            EL DON DE SU PAZ

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson
                             
                            Compartido por

                            “Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:6-7).

                            Cuando releí recientemente este pasaje, me resaltó algo que nunca antes había visto. Pablo nos ordena a dejar de preocuparnos, a acudir a Dios en oración y súplica, y a agradecerle por Su respuesta. ¡Él nunca menciona nada acerca de recibir respuestas! Pablo no dice nada referente a recibir una palabra de guianza, liberación, milagros o sanidad. En su lugar, él afirma que ¡nosotros recibimos el don de la paz de Dios!

                            Dios contesta todas nuestra peticiones y súplicas con el don de Su paz: “sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” (vv. 6-7).

                            En otras palabras, ¡Dios primeramente contesta nuestra oración y el clamor de nuestro corazón con Su paz! Todas las personas tienen este aspecto en común: ¡no importa cuán mal ellos se sientan al entrar en su lugar secreto de oración, ellos salen llenos de Su paz! Dios se ha limitado a sí mismo, a su propio gobierno. A ésto se le llama la providencia de Dios. Él actúa aquí y allá, prepara los corazones de la gente y maneja distintos sucesos, pero hasta que Su providencia ejecuta la respuesta a su oración, Él dice, “¡Te voy a dar no lo que tú piensas que necesitas, sino lo que yo sé que te hace falta - paz en tu mente y corazón!”

                            Muchos de nosotros peleamos con el Señor mientras oramos. Le pedimos con lágrimas y llanto, golpeamos las puertas del cielo, y reclamamos cada promesa. Pero conforme los días, semanas y meses transcurren, nos empezamos a preguntar: ¿ Por qué no contestas, Señor? ¿Qué está bloqueando mi oración? ¿Qué he cometido para afligirte o desagradarte?”

                            El hecho es que Dios nos ha dicho, “¡Aquí está mi paz que sobrepasa todo entendimiento! ¡Tómala y permite que gobierne en tu corazón mientras yo hago todas las cosas para tu bienestar!” ¡Nosotros vamos a ser guardados en la paz de Dios hasta que Su promesa se ejecute a través del Espíritu Santo! ¡Agárrese de Su paz y deje que ésta gobierne en su corazón!

                            Y LA PAZ DE DIOS GOBIERNE

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo. Y sed agradecidos.” (Colosenses 3:15)

                            Este versículo contiene un mandato increíble: ¡Dios llama a su cuerpo en Cristo Jesús a permitirle que Su paz gobierne en sus corazones, mentes y cuerpos! La paz de Dios tiene que ser el árbitro de nuestras vidas, estableciéndose sobre todo. Si alguna vez ha habido un tiempo en el que este llamado necesita ser escuchado es hoy, ¡en este tiempo de agitación y confusión!

                            ¿Por qué el Señor le pide a su primera iglesia que permita que Su paz gobierne en sus vidas? Ello se debe a que Él sabía lo que vendría y quería prepararlos! En tan solo pocos años, gran agitación vendría sobre ellos. Éstos serían torturados y perseguidos. Enfrentarían tiempos difíciles, perderían sus hogares, sus bienes terrenales serían confiscados, inclusive sufrirían ataques de hombres viciosos quienes pensaron que le harían a Dios un favor aniquilándolos. Dios los estaba previniendo, preprarando, “¡Ustedes tienen que ser cimentados en Mi paz porque solamente ésta les permitirá enfrentar los cambios que vienen!”

                            “Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.” (Filipenses 4:9).

                            Actualmente existe una paz falsa en muchas iglesias. Una paz que fallará en los días venideros. ¡Esta es la paz que tienen los cristianos necios y ciegos del pecado! Moisés llamó a esos creyentes “auto-bendecidos”, queriendo decir, “auto-engañados.” Él le advirtió a Israel de la maldición que caería sobre los malvados e hijos desobedientes de Dios que caminaron en idolatría. Él les dijo que serían cubiertos sobre su pecado con un falso sentido de paz: “y después de oir las palabras de esta maldición, él se congratule en su corazón, diciendo: "Tendré paz, aunque ande en la dureza de mi corazón, puesto que con la embriaguez se aplaca la sed. " (Deuteronomio 29:19).

                            ¡Moisés estaba describiendo al hijo de Dios que decide satisfacer su lujuria por la maldad! Este creyente encuentra una doctrina cómoda que le dice que está bien, que es salvo, y que está atado al cielo, mientras continúa en pecado. Él se dice a sí mismo, “Haré como me plazca y aún no perderé la paz en mi corazón.”

                            No importa lo que le suceda a América o a las naciones del mundo, ¡no hay poder en el infierno que pueda robar la paz de Dios a través de Jesucristo, y la cual es implatada en nuestra alma! Dios tendrá a su gente gobernada por su paz. “Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones.” 

                             
                             

                            LA CURA PARA LA INCREDULIDAD

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Busqué en mis libros de referencias y encontré una lista de pasos para “curar¨la incredulidad, pero ninguno de esas docenas de opciones me convenció. Por tanto le pedí a Dios por algo sencillo y Él me dió dos ideas para quitar la incredulidad del corazón:

                            1. Toma toda preocupación, temor y carga, y entrégaselas todas a Jesús. ¡Déjalas en Sus hombros!

                            “Echad toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. (1 Pedro 5:7).

                            Amado, ésta es la invitación personal de Dios para usted. Su petición es: “¡Deposita todo en Mí! No cargues más. ¡Yo tengo cuidado de todo lo que estás pasando y soy suficientemente grande para tomar todo lo que hay en tí!”

                            No hace mucho tiempo, alguien en una situación extremadamente estresante me llamó pidiéndome una palabra de exhortación. Pero ese día yo me encontraba abrumado por muchos problemas, así que no podía sobrellevar uno más. Por tanto, le contesté, “Lo siento, pero me tendrás que llamar en otro momento. Estoy sobrecargado.” Gracias a Dios que ¡Él nunca está estresado! ¡Nunca está abrumado! ¡Sus hombros pueden tomar todas las cargas de Sus hijos! ¡Él nos llama a “depositar todo en Él!”

                            “Echa sobre Jehová tu carga y él te sostendrá; no dejará para siempre caído al justo.” (Salmo 55:22). Revisa tu lista ahora mismo: “Dios, te doy esto, y eso, y aquéllo. Te doy esta carga, esta dificultad, esta relación, este problema.” ¡Esté convencido de qué Él tiene cuidado de usted!

                            2. Lánzece con total fe en la Palabra escrita de Dios. ¡Tome el reto del Señor de vivir por Su Palabra!

                            “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mateo 4:4). Usted debe ser capaz de decir, “¡Voy a vivir y a morir por la palabra de Dios en mí!”

                            Le pregunto a usted: ¿Cómo es que nosotros podemos confiar en Su Palabra para nuestra salvación eterna y no para nuestras necesidades y problemas diarios? Nosotros podemos creerle en la parte más difícil. ¿Por qué nos resulta más complicado creer por ayuda, guianza y poder sobre el pecado? “A aquel que es poderoso para guardaros sin caída y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría” (Judas 24). Dios le ha prometido esto a usted. Así que ¡deje a un lado las cargas que le están agobiando! Acuda al Señor y rete Su Palabra. ¡Dígale que usted se jugará su vida en Su Palabra! ¡Muéstrele cómo usted confía en cada una de Sus palabras- y será bendecido! 

                            ¡LA INCREDULIDAD INTERRUMPE NUESTRA INTIMIDAD CON DIOS!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “Pero sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él existe y que recompensa a los que lo buscan.” (Hebreos 11:6).

                            ¡Toda la oración del mundo no le hará nada de bien hasta que usted la mezcle con fe! Usted puede ayunar y orar por tres días, o tres semanas, pero sin fe, usted no agradará a Dios. Todas las horas de oración, todas sus peticiones, todas las veces que “usted acude a Él” no tendrán provecho a menos de que ¡usted ancle su corazón a la fe!

                            “Pero pida con fe, no dudando nada, porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor...” (Santiago 1:6-7).

                            Si usted pasa dos horas en la presencia de Dios sin creer que Él le contestará, entonces ¡usted lo está avergonzando durante esas dos horas! Posiblemente usted se sienta bien después de haber orado por ese tiempo o se sienta santo, pero en realidad ¡usted está perdiendo su tiempo! Usted le está dando a Dios dos horas de incredulidad y dudas.

                            Yo conozco a cristianos que oran diariamente, e incluso sollozan delante del Señor, pero nada sucede. Ellos continúan agobiados y deprimidos. Sus vidas están bajo confusión, todo esto porque ellos han avergonzado al Señor al venir a Su presencia sin estar completamente persuadidos de que Él hará lo que ha prometido!

                            “Por tanto, os digo que todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.” (Marcos 11:24).

                            “Y todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis.” (Mateo 21:22).

                            Muchas personas del pueblo de Dios viven como indigentes espirituales porque algo les sucedió que los llevó a cuestionar el amor de Dios. Ellos dicen, “¿Cómo puedo confiar en Dios cuando no comprendo por qué Él permitió que esta situación me aconteciera?”

                            No hay respuesta humana ante su confusión. Pero Dios sabe el principio y el final, y solamente cuando estemos en el cielo podremos entender por qué algunos de esos vientos y mareas nos golpearon y por qué Dios lo permitió.

                            Isaías presentó una respuesta y creo que es todo lo que necesitamos saber: “«¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre?...yo nunca me olvidaré de ti! He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida...” (Isaías 49:15-16).

                            Dios nos ha dado Su Palabra: “Tú eres Mi hijo. Estás escrito en la palma de Mi mano. Por tanto confía en mí!”

                            ¡LA INCREDULIDAD EXPONE A DIOS COMO MENTIROSO!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “El que cree en el Hijo de Dios tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, lo ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo.” (1 Juan 5:10).

                            Considere todos los terribles pecados de Israel cometidos en el desierto, murmuraciones, reclamos, idolatría, ingratitud, rebelión, sensualidad. Sin embargo ninguno de ellos provocó la ira de Dios. ¡Fue su incredulidad la que enojó a Dios! “Y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo me ha de irritar este pueblo? ¿Hasta cuándo no me creerán, con todas las señales que he hecho en medio de ellos?” (Números 14:11).

                            Dios le dijo a Moisés, “Este pueblo crea mentiras después de todo lo que he hecho por ellos! He realizado milagros tras milagros, los he librado vez tras vez. ¿Cuándo finalmente confiarán y descansarán en mí?”

                            Deténgase por un momento y medite en todas las cosas que Dios ha hecho por usted: Él lo ha guardado, ha contestado oración tras oración. Él lo ha acompañado en todas sus crisis. Él lo ha sacado de todas sus pruebas, lo ha alimentado con maná del cielo, ha hecho por usted cosas que van más allá de milagros.

                            Durante 38 largos años, Israel olvidó la Palabra de Dios y sus milagros. Y debido a que cayeron en murmuraciones e incredulidad, Dios exclamó, “...los heriré de mortandad y los destruiré...” (v. 12). Él le dijo a Moisés, “¡Me rindo con mi pueblo porque éste nunca llegará a confiar en mi!” Cuando Israel se encontraba en el lado victorioso del Jordán, Moisés hizo una declaración solemne: “Mira, Jehová, tu Dios, te ha entregado la tierra: sube y toma posesión de ella, como Jehová, el Dios de tus padres, te ha dicho. No temas ni desmayes...No temáis ni tengáis miedo de ellos. Jehová, vuestro Dios, el cual va delante de vosotros, peleará por vosotros....Pero ni aun así creísteis a Jehová, vuestro Dios...Cuando Jehová oyó la voz de vuestras palabras, se enojó e hizo este juramento: "Ni un solo hombre de esta mala generación verá la buena tierra que juré que había de dar a vuestros padres..." (Deuteronomio 1:21, 29-30,32, 34-35).

                            Dios magnifica Su Palabra por encima de Su nombre. Él ejecuta cada palabra que pronuncia, y todas las cosas que le dijo a Irael son las mismas cosas que nos dice a nosotros. Yo te pregunto: ¿acaso no incurriremos en Su ira si actuamos con incredulidad?

                            Leemos Su Palabra y escuchamos todas Sus promesas desde el púlpito pero después nos paramos en un rincón y nos preocupammos porque no los vemos actuar inmediatamente como quisiéramos. Cuando no permitimos que su Palabra se ancle a nuestras almas, cuando escuchamos sus preciadas promesas y después actuamos como si hubiéramos sido abandonados, ¡exponemos a Dios como mentiroso! 

                             

                            LA MADRE DE TODOS LOS PECADOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Yo podría mencionar una lista completa de pecados cometidos por cristianos, pero ninguno de ellos se acerca al pecado del que le voy a hablar. La madre de todos los pecados - el que da origen a todos los demás - ¡es el pecado de la incredulidad!

                            No me refiero a la incredulidad de aquel pecador endurecido. La incredulidad del réprobo, de los agnósticos y ateos no mueve en lo absoluto a Dios. No, aquéllo que enoja a Dios más que nada es ¡la incredulidad y las dudas que aquejan a aquéllos que se llaman a sí mismos posesión suya! ¡Sus hijos, quienes dicen “Yo soy de Jesús” y aún abrazan la duda, el miedo y la incredulidad en sus corazones, son los que aflijen al Señor más que los demás!

                            ¡Cuán seriamente toma Dios en cuenta el pecado de la incredulidad! Judas advirtió a la iglesia con las siguientes palabras: “Quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron.” (Judas 5).

                            ¡Judas les recuerda a los creyentes la actitud de Dios ante la incredulidad! Él está diciendo, “Te recuerdo el odio absoluto de Dios hacia la incredulidad entre su pueblo salvo. Tras haber salvado a su pueblo, ¡Él destruyó a aquéllos que no creyeron!”

                            Amado, ¡yo creo que Dios me ha llamado a recordarle la misma cosa a la iglesia! “Todas estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, que vivimos en estos tiempos finales.” (1 Corintios 10:11). Dios posiblemente no destruya físicamente a su pueblo como lo hizo en el Antiguo Testamento, pero hoy día sus juicios por nuestra incredulidad son espirituales e igualmente severos.

                            La incredulidad es justamente tan destructiva hoy como nunca antes. Posiblemente no nos convitarmos en un pilar de sal, pero ¡sí llegamos a ser endurecidos y amargados! El abismo no se abre para devorarnos, pero sí nos absorbe con dificultades, estrés y problemas familiares. Fuego no cae sobre nosotros y nos consume, pero nuestra vida espiritual es destruida.

                            Muchos de nosotros somos culpables de la madre de todos los pecados y no tenemos temor de ello. No tomamos en cuenta nuestra incredulidad con seriedad, inclusive vivimos como si Dios le guiñara el ojo. No obstante, éste es uno de los pecados que abre nuestro cuerpo y espíritu a todos los demás pecados conocidos por el hombre.

                            ¿DONDE SE HALLA LA SABIDURIA?

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “Mas, ¿dónde se halla la sabiduría?¿Dónde se encuentra el lugar de la inteligencia? No conoce su valor el hombre, ni se halla en la tierra de los seres vivientes.” (Job 28:12-13).

                            Sabiduría,
                            ¿Quién puede hallarla?
                            ¿Dónde?
                            El abismo dice: "No está en mí"
                            El mar: "Tampoco está conmigo".
                            No se dará a cambio de oro
                            ni su precio será a peso de plata
                            No puede ser pagada..... ónice precioso
                            o. . .safiro.
                            No puede intercambiarse por joyas,
                            ¿Y qué decir del coral o de las perlas?
                            La sabiduría vale más
                            que las piedras preciosas
                            ¿De dónde, pues, procede la sabiduría
                            y dónde se encuentra el lugar de la inteligencia?
                            Dios es quien conoce el camino de ella
                            y sabe dónde está su lugar.
                            El que observa hasta los confines de la tierra
                            y le da peso al viento,
                            Dijo al hombre:
                            "El temor del Señor es la sabiduría, y el apartarse del mal, la inteligencia.”
                            El temor del Señor es el principio
                            De toda sabiduría.
                            Aquél que obtiene sabiduría,
                            En amor
                            Teme a Dios
                            Y sus pecados son perdonados.”

                            Él ABRIRA LAS VENTANAS DE LOS CIELOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            El Nuevo Testamento está lleno de promesas que muestran cuánto Dios ama responder sobre abundantemente a las oraciones de Su pueblo.

                            Una de las promesas más conocidas es la de Efesios 3:20. Todos la conocemos bien sin embargo pocos vivimos como si creyéramos en ella. “Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros.”

                            Dios es capaz de responder a nuestras oraciones pero ¡Él quiere hacer algo por nosotros que va más allá de lo que podemos imaginar! Él quiere contestar no conforme a nuestras peticiones endebles sino con base en Sus riquezas y poderío.

                            La Biblia nos dice que Él es proclive a contestarnos en abundancia: “Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo...” (Lucas 6:38).

                            “Antes bien, como está escrito: «Cosas que ojo no vio ni oído oyó ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que lo aman». Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu...” (1 Corintios 2:9-10).

                            “...por medio de estas cosas nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas lleguéis a ser participantes de la naturaleza divina,habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de las pasiones.” (2 Pedro 1:4).

                            “[Confía]... en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos.” (1 Timoteo 6:17).

                            ¡Dios está prácticamente suplicándonos que le pidamos grandes cosas!

                            A nosotros nos gusta llamarle a nuestro Señor “nuestro Rey” pero ¿realizamos oraciones a la medida de la grandeza de nuestro Rey? Un rey tiene la obligación de cuidad a sus súbditos, y su gente lo honra al pedirle extensivamente, creyendo que él tiene todo lo que ellos necesitan y que él les proverá abundantemente. Amado, ¡usted no puede llamar a Dios “rey” y después acusarlo de permitir que uno de sus súbidtos siga en necesidad!

                            ¿Ha usted avergonzado a Dios con sus peticiones endebles? “Probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, a ver si no os abro las ventanas de los cielos y derramo sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.” (Malaquías 3:10).

                            VICTORIA TOTAL

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “Los hijos de Amón pasaron el Jordán para hacer también guerra contra Judá, contra Benjamín y contra la casa de Efraín, y sufrió Israel gran aflicción.” (Jueces 10:9)

                            Amón había sido utilizado por Dios para corregir los pecados de Israel (ver Jueces 10:6-8). ¡Y ahora su ejército esta marchando hacia Israel! El pueblo de Dios estaba perplejo y decaído, y empezó a confesar sus pecados: “Los hijos de Israel respondieron a Jehová: Hemos pecado; haz con nosotros como bien te parezca. Solo te rogamos que nos libres en este día.” (Jueces 10:15).

                            La gente estaba muy abrumada por su pecado, y no podía concebir pedirle a Dios algo más que su liberación. Su oración más simple fue: “¡Señor, líbranos solamente por esta vez! No nos permitas ser vencidos o invadidos por nuestros enemigos!”

                            Ellos oraron por un sola victoria pero Dios tenía algo más en mente. ¡Él respondió su oración sobre abundante y poderosamente! No solamente Israel obtuvo protección sino que recibió ayuda de lo Alto! ¡Ellos derrotaron por completo a los amonitas!

                            “Jefté fue a pelear contra los hijos de Amón, y Jehová los entregó en sus manos.Desde Aroer y hasta llegar a Minit conquistó veinte ciudades, y hasta la Vega de las viñas los derrotó con gran estrago. Así fueron sometidos los amonitas por los hijos de Israel.(Jueces 11:32-33).

                            Dios no solamente libró a Israel, sino que también ¡les dió la valentía y la dirección para derrotar a los amonitas! ¡Desde ese momento Israel los venció y nunca más volvieron a tener problemas con ellos! ¡Ellos obtuvieron victoria total!

                            ¡Es justamente así como Dios quiere contestar en sobre abundancia las oraciones de su pueblo hoy día! La mayoría de los cristianos oran, “Señor, solamente dame la victoria sobre esta batalla.” Pero el Señor responde, “ Yo te daré lo que pides, y aún tengo más cosas preparadas para tí. Quiero vencer a tu enemigo pero no quiero darte una victoria a la vez. Quiero que tengas la victoria total!”

                            Amado, ¡Él quiere darle el poder no solamente para vencer, sino para derrotar a cada enemigo! Él quiere que usted no solamente conquiste su pecado sino que sea más que vencedor. Él quiere que usted no solamente tenga vida, sino vida en abundancia. Él quiere que usted no solamente tenga gozo sino gozo inexplicable y gloria total. Él quiere que usted no solamente sea libre del temor por un día, semana o mes- ¡sino durante todos los días de su vida!

                            ¡DIOS RESPONDE LA ORACION CON MAS DE LO ESPERADO!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Una de las frases más escuchadas en la iglesia es “¡Dios responde la oración!” Sin embargo ésta es un verdad a medias. La verdad es que “Dios responde la oración con más de lo esperado!

                            Oseas profetizó a Israel “Ustedes que han caído por su pecado pero aún son pueblo de Dios” (ver Oseas 14:1). “Llevad con vosotros palabras de súplica, volved a Jehová y decidle: «Quita toda iniquidad, acepta lo bueno, te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios.” (Oseas 14:2).

                            La oración de Israel fue simple. Todo lo que ellos le pidieron a Dios fue que quitara su pecado y que los recibiera con gracia. “¡Señor ten misericordia! Limpianos y recíbenos bajo Tu gracia.” ¡Dios no solamente los limpió y recibió con gracia sino que Él también añadió bendiciones que fueron más allá de su imaginación!

                            “Yo los sanaré de su rebelión, los amaré de pura gracia, porque mi ira se apartó de ellos.Yo seré a Israel como rocío: él florecerá como lirio y hundirá sus raíces como el Líbano. Se extenderán sus ramas, su gloria será como la del olivo y perfumará como el Líbano. Volverán a sentarse a su sombra; serán vivificados como el trigo y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano” (Oseas 14:4-7).

                            El rocío del cielo (14:5) es la presencia del Señor. Hasta ese momento había sequía y todo estaba desvaneciendo porque el favor del Señor se había apartado. Pero ahora, debido al arrepentimiento verdadero y a la oración proveniente de un corazón honesto, Dios dijo que Él traería vida a todo lugar. ¡Israel no solamente fue perdonado sino también revivido! Ellos ahora estarían bien cimentados, expandidos y prosperados!

                            Todo lo que ellos pidieron fue misericordia, perdón y aceptación. En su lugar, ¡Dios abrió las ventanas de los cielos y derramó sobre ellos bendiciones que ellos nunca esperaron recibir! ¡Dios respondió su oración sobreabundantemente!

                            ¡Dios ha hecho lo mismo por usted! Cuando usted se arrepintió, todo lo que le pidió a Dios fue un corazón limpio, perdón y paz. Sin embargo, observe cómo Él ha contestado su oración rebasando sus peticiones: Él le dió un corazón hambriento -¡hambre por más de Jesús! Él le dió ojos para ver y oídos para escuchar. Él lo ha protegido del diablo malvado y ha inundado su alma con esperanza, gozo y felicidad!

                            ¡Usted solamente pidió ser salvo y limpio, y Dios ha derramado sobre usted bendición tras bendición! ¡Él le ha contestado sobreabundantemente!

                            DIOS ME FAVORECE

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “Clamaré al Dios altísimo, al Dios que me favorece.” (Salmo 57:2, RV1995).

                            Creo en un Dios que actúa,
                            Quién puede librar mis pies de caída
                            Y sostenerme durante cada calamidad.
                            Cuando yo tema confiaré en Él.
                            Él librará mi alma con paz
                            De la batalla levantada en contra mía.

                            Yo clamaré a Dios
                            Y El me salvará.
                            Él guardará mis lágrimas
                            Y dirigirá mis pasos.
                            Cuando clame a Él,
                            Mis enemigos serán derrotados
                            Porque Dios me favorece.
                            En Él yo deposito mi confianza.
                            No temeré de lo que él hombre pueda hacerme;
                            Mi corazón está dispuesto.
                            Cantaré y entonaré salmos;
                            Mi alma estará satisfecha.

                            Él me pasará por fuego y ríos
                            para llegar a un anhelado remanso de paz.
                            Su rostro brillará sobre mí.
                            Y diariamente me llenará de sus beneficios.
                            Su rostro no esconderá de mí.
                            Sino me escuchará prontamente.
                            Él nunca me traerá confusión,
                            Pues Él ha pronunciado como mandamiento salvarme—
                            Porque Dios me favorece.

                            LA BATALLA DE JACOB FUE CON EL SEÑOR

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Una de las lecciones más grandes que nosotros podemos aprender es que nuestra batalla nunca es con la gente. Ésta no es contra compañeros de trabajo, vecinos, o seres queridos que no han sido salvos - sino con Dios.

                            Si usted alínea todas las áreas de su vida con Dios, todo lo demás se acomodará en su lugar. Cuando usted se encuentra en rectictud con Él- cubierto con la sangre de Cristo, sin pecado en su vida, y en oración constante- entonces ¡todos los demonios del infierno no pueden afectar lo que Dios quiere hacer! Él quiere que usted posea fortaleza divina.

                            Oseas dijo, “Pleito tiene Jehová con Judá (Su pueblo)” (Oseas 12:2). ¿Cuál es la controversia que Dios tiene con Su iglesia? ¡La pereza espiritual! Nosotros queremos milagros, bendiciones, liberación a ningún costo y sin ningún esfuerzo!

                            ¿Quiénes en el pueblo de Dios hoy en día oran toda la noche, luchan, sollozan, claman al Señor como lo hizo Jacob? ¿Quién está tan determinado por agradar a Dios que se encuentra desesperado por ser librado de todo hábito, de toda lujuria- y clama y pelea con Dios hasta que Él rompa todas las cadenas?

                            Oseas le dijo a Israel, “¡Todo lo que tú quieres es prosperidad y seguridad! Tú no estás dispuesto a tomar tu posición. ¡Tú no quieres vivir complaciendo a Jehová, sino a tí mismo!”

                            Jacob era un guerrero desde el día en que nació. Él prevaleció “por su fortaleza” (ver Génesis 25:26) y ¡lo mismo debemos hacer usted y yo! ¡Nosotros tenemos Su fortaleza pero no la utilizamos !“Fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, obtendréis fortaleza y paciencia.” (Colosenses 1:11).

                            “...para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu...” (Efesios 3:16).

                            ¡La iglesia de Cristo Jesús nunca va a poder ver lo que Dios tiene preparado hasta que Él vea que le buscamos diligentemente! “La oración eficaz del justo puede mucho.” (Santiago 5:16).

                            Dios quiere que usted se acerque a Él pues le ama! Él le está diciendo, “¡Aquí está. Si tú lo quieres, ven y tómalo!” ¡Él quiere hacer de usted un soldado fuerte y preparado para formar parte de Su ejército!

                            ¡DIOS RESPONDE LA ORACION CON MAS DE LO ESPERADO!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Una de las frases más escuchadas en la iglesia es “¡Dios responde la oración!” Sin embargo ésta es un verdad a medias. La verdad es que “Dios responde la oración con más de lo esperado!

                            Oseas profetizó a Israel “Ustedes que han caído por su pecado pero aún son pueblo de Dios” (ver Oseas 14:1). “Llevad con vosotros palabras de súplica, volved a Jehová y decidle: «Quita toda iniquidad, acepta lo bueno, te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios.” (Oseas 14:2).

                            La oración de Israel fue simple. Todo lo que ellos le pidieron a Dios fue que quitara su pecado y que los recibiera con gracia. “¡Señor ten misericordia! Limpianos y recíbenos bajo Tu gracia.” ¡Dios no solamente los limpió y recibió con gracia sino que Él también añadió bendiciones que fueron más allá de su imaginación!

                            “Yo los sanaré de su rebelión, los amaré de pura gracia, porque mi ira se apartó de ellos.Yo seré a Israel como rocío: él florecerá como lirio y hundirá sus raíces como el Líbano. Se extenderán sus ramas, su gloria será como la del olivo y perfumará como el Líbano. Volverán a sentarse a su sombra; serán vivificados como el trigo y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano” (Oseas 14:4-7).

                            El rocío del cielo (14:5) es la presencia del Señor. Hasta ese momento había sequía y todo estaba desvaneciendo porque el favor del Señor se había apartado. Pero ahora, debido al arrepentimiento verdadero y a la oración proveniente de un corazón honesto, Dios dijo que Él traería vida a todo lugar. ¡Israel no solamente fue perdonado sino también revivido! Ellos ahora estarían bien cimentados, expandidos y prosperados!

                            Todo lo que ellos pidieron fue misericordia, perdón y aceptación. En su lugar, ¡Dios abrió las ventanas de los cielos y derramó sobre ellos bendiciones que ellos nunca esperaron recibir! ¡Dios respondió su oración sobreabundantemente!

                            ¡Dios ha hecho lo mismo por usted! Cuando usted se arrepintió, todo lo que le pidió a Dios fue un corazón limpio, perdón y paz. Sin embargo, observe cómo Él ha contestado su oración rebasando sus peticiones: Él le dió un corazón hambriento -¡hambre por más de Jesús! Él le dió ojos para ver y oídos para escuchar. Él lo ha protegido del diablo malvado y ha inundado su alma con esperanza, gozo y felicidad!

                            ¡Usted solamente pidió ser salvo y limpio, y Dios ha derramado sobre usted bendición tras bendición! ¡Él le ha contestado sobreabundantemente!

                            VICTORIA TOTAL

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            “Los hijos de Amón pasaron el Jordán para hacer también guerra contra Judá, contra Benjamín y contra la casa de Efraín, y sufrió Israel gran aflicción.” (Jueces 10:9)

                            Amón había sido utilizado por Dios para corregir los pecados de Israel (ver Jueces 10:6-8). ¡Y ahora su ejército esta marchando hacia Israel! El pueblo de Dios estaba perplejo y decaído, y empezó a confesar sus pecados: “Los hijos de Israel respondieron a Jehová: Hemos pecado; haz con nosotros como bien te parezca. Solo te rogamos que nos libres en este día.” (Jueces 10:15).

                            La gente estaba muy abrumada por su pecado, y no podía concebir pedirle a Dios algo más que su liberación. Su oración más simple fue: “¡Señor, líbranos solamente por esta vez! No nos permitas ser vencidos o invadidos por nuestros enemigos!”

                            Ellos oraron por un sola victoria pero Dios tenía algo más en mente. ¡Él respondió su oración sobre abundante y poderosamente! No solamente Israel obtuvo protección sino que recibió ayuda de lo Alto! ¡Ellos derrotaron por completo a los amonitas!

                            “Jefté fue a pelear contra los hijos de Amón, y Jehová los entregó en sus manos.Desde Aroer y hasta llegar a Minit conquistó veinte ciudades, y hasta la Vega de las viñas los derrotó con gran estrago. Así fueron sometidos los amonitas por los hijos de Israel.(Jueces 11:32-33).

                            Dios no solamente libró a Israel, sino que también ¡les dió la valentía y la dirección para derrotar a los amonitas! ¡Desde ese momento Israel los venció y nunca más volvieron a tener problemas con ellos! ¡Ellos obtuvieron victoria total!

                            ¡Es justamente así como Dios quiere contestar en sobre abundancia las oraciones de su pueblo hoy día! La mayoría de los cristianos oran, “Señor, solamente dame la victoria sobre esta batalla.” Pero el Señor responde, “ Yo te daré lo que pides, y aún tengo más cosas preparadas para tí. Quiero vencer a tu enemigo pero no quiero darte una victoria a la vez. Quiero que tengas la victoria total!”

                            Amado, ¡Él quiere darle el poder no solamente para vencer, sino para derrotar a cada enemigo! Él quiere que usted no solamente conquiste su pecado sino que sea más que vencedor. Él quiere que usted no solamente tenga vida, sino vida en abundancia. Él quiere que usted no solamente tenga gozo sino gozo inexplicable y gloria total. Él quiere que usted no solamente sea libre del temor por un día, semana o mes- ¡sino durante todos los días de su vida!  

                             

                            Steve Gallagher: La Cauterización de la Conciencia

                            de Lumbrera de lumbrera

                            Cuando la gente habla acerca de alguien con la conciencia cauterizada mucha gente piensa en criminales endurecidos y en hombres con el engaño a flor de piel. A pesar de eso, yo creo que muchos en la iglesia de hoy en día también están en un peligro real de pasar por este fenómeno espiritual.

                            El apóstol Pablo tenía un claro entendimiento de los efectos dañinos del pecado en el corazón humano. El hablaba profundamente de aquellos que estaban “cauterizados en su propia conciencia como si hubieran sido marcados con un hierro” (1 Timoteo 4:2), y aquellos que “debido a la dureza de su corazón se han convertido en callosidad” (Efesios 4:18-19). Ambas metáforas – la conciencia cauterizada y el corazón endurecido y con callosidad – describen la misma condición.

                            ¿Qué es la conciencia humana? De acuerdo al diccionario Vine´s, la palabra griega para conciencia (suneidesis) literalmente significa poseer “conocimiento paralelo” de algo que resulta en “un sentimiento de culpabilidad de alguien ante Dios”. Esto quiere decir que fuimos creados con una facultad única e intrínseca que nos da una especie de perspectiva de tercera persona acerca de lo correcto o incorrecto de nuestras acciones.

                            De acuerdo a A. W. Tozer, la base de la conciencia humana es “el secreto de la presencia de Cristo en el mundo”. Para apoyar sus conclusiones señala a Juan 1:9, “He allí estaba la verdadera Luz, la cual, al venir al mundo, ilumina a cada hombre”. Esta conciencia moral interna es simplemente “la voz interna secreta” del Señor “acusándole o excusándole”. Tozer podría estar en lo correcto.

                            En el campo físico, la conciencia es comparable al sistema nervioso humano. Cuando una persona es herida, siente dolor – la forma inherente del cuerpo de alertarlo de que algo no esta bien. De manera similar, cuando una persona peca, el alma humana tiene un sistema que suena como una alarma porque las acciones de la persona la han herido espiritualmente. Esta alarma del alma suena como una trompeta que dice “¡Auxilio! ¡Auxilio! ¡Algo anda mal!” El alma siente que sus acciones no solo están mal sino que también resultan en consecuencias destructivas.

                            Una persona con una conciencia tierna esta agudamente consiente de cada infracción contra el Señor. Esa persona reconoce el pecado por lo feo que es. Actos inmorales, aunque aparentemente insignificante para otros, son vistos por esta persona como crímenes monstruosos contra un santo Dios. Su importancia, mientras no se exagere, es internamente magnificada de tal manera que su verdadera e insidiosa naturaleza pueda ser claramente identificada.

                            La persona con un corazón blando también permanece consistentemente abierta a la convicción del Espíritu Santo. No esta buscando tocar los límites del pecado – para ver cuan lejos puede llegar – pero lo evita hasta donde puede. Para él, el pecado es un veneno que debe ser erradicado a toda costa. La oración de David expresa la actitud no visible de tal persona: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno.” (Salmo 139:23-24).

                            La mayor parte de la gente que ha experimentado una verdadera conversión comienza su nueva vida con esta clase de sensibilidad espiritual. Los “ojos de su corazón” han sido abiertos a las maravillas de Jesucristo y Su reino. La inquietud acerca de poder hacer algo contra su salvador puede verdaderamente guiarlos hacia su pastor con respecto a cosas que pueden parecer ridículas para santos un poco más sazonados.

                            Desafortunadamente, solamente es cosa de tiempo antes de que el primer amor por Jesús se transforme en una cosa religiosa. A medida que los nuevos convertidos comienzan a “aprender lo básico” del cristianismo, un leve endurecimiento del corazón comienza a llevarse a cabo. El profundo sentimiento de inutilidad que una vez creara una humilde dependencia del Señor es gradualmente reemplazado con orgullo espiritual. La fe brillante e inocente es sutilmente suplantada por cinismo. Eventualmente, las atracciones del mundo vuelven a tomar su brillo carnal, los antiguos ídolos se vuelven a levantar dentro del corazón, y los pecados otrora abandonados comienzan a resurgir.

                            La Biblia describe este proceso como el “alejarse de” una “buena conciencia” (1 Tim. 1:5-6) y la corrupción de la conciencia (Tito 1:15). Ambas describen el mismo proceso de decaimiento de la moral interior que ocurre cuando una persona permite que el pecado se re establezca a si mismo dentro de su corazón. Si la persona continúa por este camino, pronto va a perder el sentido de la naturaleza malvada del pecado. Una perfecta ilustración de esta verdad es la manera en que un no fumador puede llegar a acostumbrarse al mas humeante de los salones – media vez que haya tomado el hábito del cigarro. Los pulmones limpios detectan cada olorcito de contaminación; los pulmones sucios ya han perdido esa capacidad.

                            La persona que habitualmente se rinde al pecado pierde la habilidad de sentir el “miedo” espiritual a pecar. ¿Qué le sucede a las personas que pierden este sentido? Consideremos a los leprosos que experimentan físicamente algo similar. Al haber perdido la sensibilidad en sus extremidades, muy a menudo sufren heridas y pueden hasta llegar a morir ya que no están consientes de la herida en sus cuerpos. En el ámbito espiritual, esta es una imagen del endurecimiento que se lleva a cabo dentro de una persona que permanece en pecado sin arrepentimiento. A medida que su corazón se llena de callosidades, el sistema espiritual que Dios construyó dentro de él, paulatinamente pierde su habilidad de detectar el daño que se esta haciendo. No es extraño que hombres cristianos en pecado de hábito sexual puedan sentarse en la iglesia semana tras semana, cantando alabanzas de adoración para un Dios al que desafían constantemente. “Endurecidos por el engaño del pecado”, (Hebreos 3:13) todo su ser esta siendo acribillado con la lepra de maldad, la cual ya no pueden detectar!

                            En tales casos, a medida que sus conciencias pasan por ese proceso de cauterización constante, estos hombres son gradualmente desensibilizados en cuanto a la culpa de pecado. Si se deja desatendido, este proceso eventualmente lleva a una muerte de la conciencia. Como dijo un escritor, “tales hombres tenían que haber ganado la mas desastrosa de las victorias – la victoria sobre la conciencia”.ii

                            ¿Qué significa tener una conciencia cauterizada? Para responder esa pregunta, consulté con escritos de hombres de Dios de antaño. Adam Clarke lo describe de esta manera: “una conciencia cauterizada por las repetidas aplicaciones de pecado y resistencia al Espíritu Santo…”iii El diccionario Bíblico Fausett lo explica como “…una determinación endurecida para resistir cada impresión espiritual…”iv El Comentario Pulpit dice que es “el deterioro gradual de la sensibilidad producida por (pecado habitual)”v. John Wesley lo comparó con “la borrachera del alma, un fatal entumecimiento del espíritu…”.vi

                            En resumen, si una persona permanece en pecado por un largo tiempo, puede alcanzar un punto donde ya no va a ser capaz de ser influenciado por el Espíritu Santo. Se ha vuelto tan endurecido que no escuchará – ni querrá escuchar. Yo creo que este fenómeno es lo que la Biblia llama apostasía.

                            ¿Cómo puede un hombre saber si ha llegado demasiado lejos? El simple interés sobre tal posibilidad revela el hecho de que todavía hay esperanza para él. Los apostatas, habiendo perdido todo sentido de moralidad, no tienen ningún interés en tales asuntos.

                            Sin embargo, cuando un hombre en pecado habitual se arrepiente – reconociendo su culpa y dando pasos para dejar esos pecados atrás – su corazón endurecido comienza a suavizarse y gradualmente comienza a sentir nuevamente la convicción de pecado. Como decía el escritor del libro de Hebreos, “cuanto mas va a hacer la sangre de Cristo…que limpia sus conciencias de obras muertas para servir al Dios vivo?” (Hebreos 9:14)

                            Nadie disfruta el sentimiento de culpabilidad acerca de una mala acción. Sin embargo, la alternativa es no tener ese sentimiento: no tener la convicción del Espíritu Santo, no tener discernimiento de lo que es bueno o malo, y no tener ese sentimiento de vergüenza acerca de la naturaleza maligna del pecado. La conciencia humana es verdaderamente un regalo de Dios. Personalmente, planeo atesorar este regalo a través de mantener un corazón suave y un oído listo para escuchar la voz redarguyente del Espíritu Santo.

                            Steve Gallagher es el autor de En el Altar de la Idolatría Sexual. 

                            ¡JACOB ESTABA EN CRISIS -DE NUEVO!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Jacob estaba nuevamente en medio de una terrible crisis y no sabía qué hacer. La Biblia dice: "Entonces Dios dijo a Jacob: "Levántate, sube a Betel y quédate allí"…Y dijo Jacob… "Pongámonos de pie y subamos a Betel, y haré allí un altar a Dios, quien me respondió en el día de mi angustia, y que me ha acompañado por dondequiera que he andado" (Génesis 35:1-3).

                            ¡Betel es un lugar donde podemos ir en nuestro tiempo de angustia! La lección para Israel y para nosotros hoy es la siguiente: Cuando Jacob estaba en peligro o dificultad, -cuando las cosas se vislumbraban sin esperanza- ¡sabía a dónde ir y qué hacer!

                            Dios le estaba diciendo a Jacob: "Sabes dónde te hablaré, dónde oirás mi voz. ¡Vuelve a Betel! Ve al altar donde te conocí. ¡Póstrate delante de mí y limpia tu casa de toda idolatría!"

                            Jacob llamó a sus hijos para sacar a todos sus ídolos y los enterró debajo de un roble. Luego dirigió a su familia a Betel y allí erigió un altar delante de Dios. Una vez más Dios le dijo a Jacob: "Yo estoy con vosotros" (Génesis 35:9-13). La Escritura dice: "El terror de Dios fue sobre las ciudades que estaban a su alrededor, y no persiguieron a los hijos de Jacob" (Génesis 35:5). Las ciudades vecinas tenían miedo de Jacob – el pequeño clan judío- porque ¡Dios había puesto temor en ellos!

                            ¡El Señor sigue siendo el Dios de Betel! Y Él nos está diciendo: "Id a Betel, ¡porque voy a encontrarte ahí! Cada vez que te encuentres en problemas o angustia ¡corre hacia el altar! ¡Clama y permanece a solas conmigo!" ¡Él está esperando que nos encontremos con Él en el armario secreto de oración!

                            ¡Jacob sabía a dónde ir para obtener una Palabra clara de parte de Dios! ¡Fue a Betel, al altar! ¡Se encerró con Dios en el armario secreto! Creo que Dios habla con nosotros, creo que nos da Palabra. Pero, ¡esto ocurre cuando estamos de rodillas! ¡Ahí es donde Dios dice que se reunirá con nosotros!

                            Dios le está llamando hoy para que quite sus ojos de todas las circunstancias, para que no juzgue nada con base en su condición actual. No trate de entender lo que está ocurriendo. No deje que el miedo le abata. ¡Dios se encontrará con usted en oración!

                             


                            Cuatro clases de amor


                            Hay cuatro palabras griegas para amor que es importante que los cristianos comprendan. Son agape, fileo, storge, y eros. Tres de ellas aparecen en la Biblia. Si vamos a comprender la Biblia y el mundo bíblico, es importante que comprendamos lo que significan estas palabras y cómo difieren.

                            La palabra griega para amor sexual o amor apasionado es eros, de la cual obtenemos palabras tales como “erótico.” Cuando eros era utilizado como nombre propio, se refería al dios griego del amor. La palabra griega eros no aparece en el texto bíblico, así que no le dedicaremos tiempo en este artículo, pero ha tenido tal impacto en el idioma español y en nuestro punto de vista del amor sexual, que es importante mencionarla.

                            La palabra griega que se refiere al amor de Dios, una de las clases de amor que debemos tener hacia las personas, es agape. Agape es la naturaleza misma de Dios, porque Dios es amor (1 Juan 4:7- 12, 16). La gran clave para comprender agape es darse cuenta de que puede ser reconocido a partir de la acción que inspira. De hecho, hablamos a veces del “modelo de acción” del amor agape. La gente de hoy está acostumbrada a pensar del amor como un sentimiento, pero ése no es necesariamente el caso con el amor agape. Agape es amor a causa de lo que hace, no debido a cómo se siente.

                            Dios de tal manera “amó” (agape) que dio a Su Hijo. No se sintió bien Dios al hacer eso, pero fue lo que por amor debía hacerse. Cristo de tal manera amó (agape) que dio su vida. Él no quería morir, pero él amó, así que hizo lo que Dios requirió. Una madre que ama a su bebé enfermo permanecerá despierta toda la noche cuidándolo, lo cual no es algo que ella desea hacer, pero es un acto verdadero de amor agape.

                            El punto es que el amor agape no es simplemente un impulso generado por sensaciones. Más bien, el amor agape es un ejercicio de la voluntad, una decisión deliberada. Esta es la razón por la cual Dios puede ordenar que amemos a nuestros enemigos (Mateo 5:44; Ex. 23:1-5). Él no nos ordena que “tengamos buenos sentimientos” para con nuestros enemigos, sino a tener una actitud amorosa hacia ellos. El amor agape se relaciona con la obediencia y el compromiso, y no necesariamente con el sentimiento y la emoción. “Amar” a alguien es obedecer a Dios en favor de otra persona, buscando para él o ella, la bendición y beneficio a largo plazo.

                            La manera de saber que amamos (agape) a Dios es que obedezcamos Sus mandamientos. Jesús dijo: “¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece”. (Juan 14:21) Hay cristianos que dicen que aman a Dios, pero su forma de vida es contraria a la voluntad de Dios. Estas personas confunden sus sentimientos de afecto por Dios y creen que ese es el verdadero amor agape. Jesús hizo la siguiente aclaración: “El que no me ama, no obedece mis palabras” (Juan 14:24).

                            El amor es el carácter distintivo de la vida cristiana en lo referente a otros cristianos y a toda la humanidad. Lo que “por amor” debe hacerse, puede no ser siempre fácil, y el amor verdadero no es “sentimentalismo exagerado”. El amor genuino a menudo conlleva un costo. Por ejemplo, castigar a los criminales para mantener a la sociedad segura, es amar, pero no fácil o agradable. Y pedir que alguien deje tu reunión bíblica porque persiste en pecar flagrantemente, es amor, pero nunca fácil (1Corintios 5:1-5). Esto no quiere decir que el amor agape no tenga sentimientos asociados, y la situación ideal ocurre cuando lo que debe hacerse por amor, también es lo que deseamos hacer. Los cristianos deben ser conocidos por su amor los unos a los otros (Juan 13:35).

                            La tercera palabra para “amor” que necesitamos examinar es fileo, que significa “tener un interés especial en alguien o algo, con frecuencia enfocado en una asociación cercana; tener afecto por, gustar, considerar a alguien un amigo.” Sería probablemente provechoso si fileo nunca fuera traducido “amor” en el Nuevo Testamento, porque se refiere a un fuerte agrado o a una fuerte amistad. Por supuesto, vemos cómo a fileo se lo traduce “amor”, porque en la cultura moderna decimos que “amamos” cosas que nos agradan mucho: “yo amo el helado”, “yo amo mi automóvil”, “yo amo la manera en que tu cabello se ve”, etc. La palabra fileo implica una conexión emocional fuerte, y por lo tanto se utiliza para “amor” o amistad profunda, entre amigos. Usted puede agape a sus enemigos, pero usted no los puede fileo.
                            La diferencia entre agape y fileo queda muy clara en Juan 21:15, pero desafortunadamente se obscurece en muchas traducciones. Después de ser levantado de los muertos, Jesús se encontró con Pedro. Aquí está la versión corta de lo que se dijeron el uno al otro.


                            Jesús: Simón…¿tú me amas (agape) más que a éstos? [¿peces?].
                            Pedro: Sí, Señor; tú sabes que te amo (fileo).
                            Jesús: Simón…¿me …amas (agape)?
                            Pedro: Sí, Señor, tú sabes que te amo (fileo).
                            Jesús: Simón…¿tú me amas (fileo)?
                            Pedro: [afligido] Señor…tú sabes que te amo (fileo).

                            ¿Por qué hay una diferencia en las palabras que se utilizan para “amor” en esta conversación? ¿Por qué Jesús utilizó agape y Pedro utilizo fileo? Jesús le preguntaba a Pedro si él lo amaba con el amor de Dios, un amor que puede requerir sacrificio. Después de todo, Jesús acababa de pasar por una horrenda tortura por la salvación de Pedro (y la nuestra), algo que él no deseaba hacer pero que hizo de todos modos debido a su amor agape. En cambio, Pedro evitó una posible tortura negando a Jesús.


                            Jesús dos veces le preguntó a Pedro “¿tú me agape?” (Es decir ¿estás deseoso de hacer por mí aquellas cosas que tú no deseas hacer?). Pedro, por otra parte, todavía se sentía atormentado por haber negado a Jesús, y tenía esperanzas de que su amistad siguiera intacta. ¿Le recriminó Jesús a Pedro que lo hubiera negado? ¿Lo seguiría tratando como a un socio y compañero cercano? Pedro no estaba seguro dónde estaba parado en su relación con Jesús, así que intentaba hacerle saber a Jesús que en él seguía teniendo a un amigo verdadero, y que tenía amor fileo por Jesús.


                            La tercera vez que Jesús le habló a Pedro, descendió al nivel de Pedro y le preguntó si Pedro era, de hecho, un amigo verdadero (fileo), lo cual afligió a Pedro. Sin embargo, era importante porque Jesús sabía lo que Pedro no sabia: que Jesús ascendería al cielo, y Pedro y los otros quedarían para realizar su trabajo en la Tierra, lo cual requeriría que todos ellos fueran sus buenos amigos e hicieran su voluntad aun cuando significase adversidad.


                            La cuarta palabra griega que necesitamos comprender es storge, que es el amor y el afecto que ocurre naturalmente entre padres e hijos, que puede existir entre hermanos, y que existe entre maridos y esposas en un buen matrimonio. Ocurre en Romanos 12:10 en la palabra filostorgos, que es una palabra compuesta por filos (la forma sustantiva de fileo) y storge. Romanos 12:10 es un versículo muy importante, que nos guía a ser muy cariñosos y amables unos con otros.


                            Romans 12:10
                            En cuanto a su amor fraternal, que haya entre ustedes una profunda amistad y afecto familiar.


                            Si hemos de tener una vida cristiana maravillosa, obediente a la voz de Dios, y a tener una enriquecedora comunión con otros cristianos, necesitaremos ejercitar todas estas tres clases de amor. Necesitamos amor agape porque algunas de las cosas que Dios requiere de nosotros no son ni divertidas ni fáciles, pero necesitan ser hechas. Necesitamos tener amor fileo porque necesitamos amigos verdaderos que se mantengan a nuestro lado, gente que esté conectada emocionalmente con nosotros y con quien podamos compartir nuestros pensamientos y sensaciones más íntimas. Finalmente, los cristianos necesitamos brindarnos amor storge unos a otros, un afecto familiar profundo que nos conforte y nos ayude a sentirnos conectados a toda nuestra familia espiritual.


                            Shalom.
                            La voz en el desierto 

                            LA PREOCUPACIÓN: SÍNTOMA DE INCREDULIDAD, Oswald Chambers

                            de Verdadera Vida Blog de Verdadera Vida

                            Jesús redujo a incredulidad las preocupaciones racionales de un discípulo. Si hemos recibido al Espíritu Santo, Él se abrirá paso en nuestra vida y nos dirá: “Ahora bien, ¿dónde entra Dios en esa relación, en las vacaciones que has planeado, o en esos nuevos libros que quieres leer?”. Él siempre insiste en el asunto hasta que aprendemos a tomar en cuenta a Dios antes que a nada. Siempre que le damos el primer lugar a otras cosas, hay confusión.

                            “…Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?”… (Mt 6: 25)

                            No lleves sobre tus hombros la carga de prever el futuro. La preocupación no sólo es mala, sino que es incredulidad, porque implica que no creemos que Dios puede ocuparse de los detalles corrientes de nuestra vida. Y este siempre es el verdadero motivo de preocupación. ¿Alguna vez has notado lo que Jesús señaló como aquello que ahogaría la Palabra sembrada por Él en nosotros? ¿El diablo? No, las preocupaciones de este siglo (Mt. 13: 22). Siempre son nuestras pequeñas preocupaciones. La incredulidad comienza cuando decimos: “No voy a confiar en lo que no puedo ver”. La única cura contra la incredulidad es la obediencia al Espíritu. La palabra más grande de Jesús a sus discípulos es abandónense.

                            Tomado del libro En Pos de lo Supremo de Oswald Chambers


                             

                            ¡NO ESTÁ LISTO PARA LUCHAR!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Supongamos que un entrenador de boxeo lleva a su luchador a un campo de entrenamiento aislado y pasa toda la sesión de entrenamiento preparando psicológicamente a su hombre para la gran pelea. Él le dice: "Yo estaré contigo en primera fila, Nunca dejaré de estar a tu lado. Aquí está una lista de los grandes boxeadores del pasado, estudia todos sus movimientos. No tienes que sufrir entrenamientos duros. ¡Te dije que eres un ganador y mi palabra es todo lo que necesitas! Yo te daré algunos diagramas sobre cómo derrotar al hombre monstruo cuando subas al ring para pelear contra él! "

                            ¿Qué clase de entrenador hace esto? ¡Absolutamente absurdo! ¿Qué haría un buen entrenador? El encontraría al mejor boxeador y ¡subiría a su hombre al ring para pelear con él!

                            Amado, ¿cuántos cristianos se llaman a sí mismos guerreros sin haber sido jamás probados o capacitados? Oímos mucho acerca de los muchos guerreros en esta nación. Pero la triste verdad es que la gran mayoría de ellos ¡nunca han estado en la batalla! ¡Ellos no han sido entrenados y no están listos para luchar!

                            Hace poco le pregunté al Señor por qué muchos de los verdaderos creyentes están pasando por tiempos tan pesados, tan duros. ¿Por qué estos sufrimientos tan profundos? Le pregunté, "¿Por qué muchos están siendo probados hasta el límite?"

                            Dios sabe que Satanás será desatado en la tierra para su última hora de batalla. Y el Señor va a necesitar guerreros bien entrenados que prevalecerán sobre todos los poderes del infierno. En este momento, Él está haciendo una obra rápida en su remanente -se llama ¡entrenamiento de crisis!

                            Estos sufrimientos y pruebas profundas de los santos están formando a los capitanes de Su ejército de los últimos días. Dios está poniendo en ellos el Espíritu Santo guerrero y Él está sacando soldados que han sido probados porque han luchado con Dios. ¡Cuanto más sufren y más intensa es la prueba mayor es la obra que Él tiene preparada para ellos!

                            Este tipo de entrenamiento demanda disciplina física y espiritual. Jacob lanzó todo su cuerpo a la batalla, toda su capacidad humana. Un espíritu de lucha se había levantado dentro de él y la Escritura dice: "En su fuerza él luchó con Dios" (Oseas 12:3).

                            Este versículo tiene un gran significado para todos los que quieren prevalecer en la oración. Dice que Jacob ganó la batalla "en su fuerza." Querido Amado, si usted va a prevalecer en estos últimos días ¡usted va a tener que poner todo su cuerpo y fuerza en ello!

                            EL PODER DE LA FRESCA UNCIÓN

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Dios permite que usted pase por esta prueba porque Él quiere hacerlo a usted ¡"a prueba de diablo"! Esto no quiere decir que usted no será atacado de nuevo. Sin embargo, ¡usted será entrenado para mantenerse firme! Todo esto forma parte de su preparación para un mayor servicio, una mayor unción y para expandir su participación en Su Reino.

                            Además, el Señor está tratando de fortalecerle contra las artimañas del diablo. Él está levantando a un cuerpo de creyentes que se han enfrentado al diablo, que se han visto fortalecidos al pelear en su contra, y quienes conocen cómo opera éste y ¡no le tienen miedo! Dios está diciendo: "¡Una vez que entiendas por qué estás pasando por esto, recuperarás todo el terreno que has perdido. Por el poder del Espíritu Santo tendrás nuevamente las cosas bajo control!"

                            Una vez que la prueba de Elías había terminado (ver 1 Reyes 19) él nunca huiría otra vez. Ahora tenía sentido de dirección y se encontraba afirmado en su espíritu. ¡Dios estaba a punto de enviarlo a las naciones para levantar reyes, líderes y profetas!

                            Dios le dijo a Elías: "Ve, vuélvete por tu camino… ungirás a Jazael por rey de Siria… ungirás a Jehú… como rey sobre Israel. Y a Eliseo… ungirás para que sea profeta en tu lugar " (1 Reyes 19:15-16). A Elías le había sido dado el poder de la fresca unción. ¡Él tenía el control otra vez!

                            "Así que se fue de allí" (versículo 19) ¡Elías salió de la cueva para hacer la voluntad de Dios! Él no tuvo que derramar ríos de lágrimas. No, ¡él simplemente había escuchado la Palabra del Señor!

                            Amado, el diablo únicamente lo puede tener atado a través de miedo. ¡Y en fe, usted tiene que quitárselo de encima! Tiene que decir: "¡Yo no voy en declive. Dios me va a dar una unción fresca del cielo, Él me va a usar! "

                            ¿Cree usted que Dios no ha terminado con usted, que Él está enseñándole y entrenándole para mejores cosas? Él quiere hablarle en su cueva de desesperación. Él quiere decirle qué hacer y a dónde ir. ¡tÉl quiere sacarlo de su dificultad!

                            Entonces, ¡levántese de su desesperación y sacúdase la esclavitud del miedo y de la depresión! Salga de su cueva. Usted descubrirá que en el momento en que se levante y salga, ¡la unción fluirá!

                            EN ÁNIMO DE LUCHA

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Esaú saldría primero del vientre de su madre -un bebé cubierto de pelo (su nombre significa "velludo”). Sin embargo, Jacob, su hermano gemelo, tomó su talón mientras todavía estaba en el vientre. ¡Qué sorpresa debe haber tenido la partera cuando vio venir a Esaú con una pequeña mano agarrándole el talón!

                            “En el seno materno agarró a su hermano por el talón, y cuando creció luchó con un ángel y logró vencerlo. Luego lloró, y cuando lo encontró en Betel le rogó. Allí él habló con nosotros;"(Oseas 12:3-4).

                            ¡En este pasaje muy breve acerca de Jacob, el profeta Oseas resume la manera de vencer y prevalecer con Dios!

                            El mensaje de Oseas fue: "¡Aquí estaba un hombre ávido de Dios, con hambre de todo lo que Dios tenía para él!" Jacob salió de la matriz con espíritu de lucha, ¡anhelando las bendiciones de Dios! Había algo así como un instinto divino en este niño. Era como si le dijera a Esaú: "Hermano, si usted no quiere la plenitud de Dios, Yo sí. ¡Fuera de mi camino! ¡No me voy a quedar atrás de las bendiciones de Dios!"

                            La primogenitura y la bendición que Jacob deseó a lo largo de su vida ¡representan todas las bendiciones que están en Cristo Jesús! Sin embargo, Jacob no iba detrás de la doble porción de la riqueza de su padre, ni tampoco detrás de la promesa de la tierra. No, Jacob quería algo más. Él quería la bendición de Dios para que ¡él pudiera estar en el linaje del Mesías! Él quería la bendición del sacerdocio. Esto significa no sólo ser sacerdote del clan, sino también ¡ser capaz de bendecir a otros!

                            Vemos este ministerio sacerdotal a través de Génesis 27, cuando Isaac impuso sus manos sobre Jacob y lo bendijo: "… que tu alma me bendiga "(Génesis 27:19); esto significaba el gran honor de tener la mano de Dios sobre él y ¡poder para bendecir a otros!

                            Amados, ¡esto es lo que se requiere de los creyentes en estos últimos días! Dios quiere levantar a un pueblo que no se preocupe sólo de su propio sustento, de tener una casa o de conducir un buen auto. Él está buscando a aquellos que están ávidos de las bendiciones de Dios, no para su propio beneficio ¡sino para que sean usadas por Él para bendecir a otros!

                             
                             

                            EL LENGUAJE DE LA REVOLUCIÓN

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            "Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada, pero la lengua de los sabios es medicina." (Proverbios 12:18, RV1995).

                            Con grandes y dolorosas palabras
                            hablan los revolucionarios.
                            Como la penetración de una espada,
                            ellos azotan con sus lenguas
                            el orden establecido del día.
                            El hombre maligno excava maldad
                            Y en sus labios hay un fuego ardiente,
                            El fuego permanente del infierno.
                            Pero el hombre impío será atrapado
                            Por la transgresión de sus propios labios.
                            El que guarda su boca,
                            Guarda su vida,
                            Pero el que mucho abre su boca
                            Padecerá calamidad.
                            Los hombres justos odian los labios mentirosos
                            Y los labios que no traen sanidad.
                            La lámpara de los impíos será apagada
                            Y sus labios sellados;
                            El lenguaje perverso
                            Será destruido
                            Y la lengua de los sabios
                            Traerán sanidad.

                            VIVIENDO EN EL FAVOR DE DIOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Dios promete un maravilloso favor al creyente intachable. "Guarda mis mandamientos... No te apartes de la misericordia y la verdad; átalas alrededor de tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón. Así contarás con el favor de Dios, y con una buena opinión ante los hombres." (Proverbios 3:1-4). Dios está diciendo que si usted fija su mirada en caminar intachablemente delante de Él, usted andará en su favor y lo agradará a Él.

                            Pero eso no es todo. ¡El favor de Dios también incluye poder! Pablo dijo: "Pues nuestro evangelio no llegó a ustedes solamente en palabras, sino también en poder, en el Espíritu Santo y con plena convicción." (1 Tesalonicenses 1:5) Su favor trae el poder del Espíritu Santo a todo lo que usted dice y hace. Sus palabras no caerán al suelo porque tendrán el poder del Espíritu Santo.

                            Pablo exclamó aquellas palabras llenas del poder del Espíritu Santo y las cuales producen grandes resultados: "Ustedes se hicieron imitadores nuestros y del Señor cuando, a pesar de mucho sufrimiento, recibieron el mensaje con la alegría que infunde el Espíritu Santo." (1:6).

                            ¿Por qué fueron las palabras de Pablo tan poderosas y efectivas? Porque dijo, "[Nosotros] nos hicimos ejemplo a todos. . . los que creen" (v. 7). No fue la predicación de Pablo ni su oración lo que ganó personas para El Señor. ¡Fue su vida ejemplar! Dios había encontrado en Pablo un corazón limpio que ¡Él podría favorecer con el poder del Espíritu Santo!

                            El favor divino de Dios también trae gran estima entre los hombres. Sobre David está escrito que: "David se comportó con más sabiduría que todos los siervos de Saúl, por lo que su nombre se hizo sumamente estimado." (1 Samuel 18:30).

                            ¡Al hombre que protege el nombre de Jesús con una vida santa delante de los demás Dios mismo le dará un buen nombre ante ellos!

                            Algunos cristianos dicen, "No me preocupa mi nombre. No me importa lo que la gente piense de mí. Yo sólo quiero ser un desconocido, un don nadie y dejar que el Señor reciba toda la gloria." Eso puede parecer humilde, pero de acuerdo con la Escritura,"Vale más la buena fama que las muchas riquezas, y más que oro y plata, la buena reputación." (Proverbios 22:1). ¡Dios da a los justos un buen nombre para que lo puedan utilizar para glorificarlo en mayor medida! 

                            ¿QUÉ ES UNA VIDA INTACHABLE?

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Aquí presento el comportamiento del creyente intachable según el apóstol Pablo:

                            1. Ser intachable es no tener engaño de ninguna clase. "Porque nuestra exhortación no procedía de engaño ni de impureza, ni fue por engaño" (1 Tesalonicenses 2:3). Un cristiano intachable es alguien sin ningún tipo de engaño en su corazón. Pablo estaba diciendo,"¡Yo no fui un fraude predicando una cosa y viviendo otra. Mi comportamiento fue un libro abierto!"

                            2. Ser intachable es no tocar nada impuro. "Porque nuestra exhortación no provino de. ...impureza" (1 Tesalonicenses 2:3).

                            Aquí el énfasis de Pablo es acerca de la sensualidad y la lujuria. Él está diciendo, "Ninguna palabra sucia salió de mi boca. Mi conversación fue pura, salió de un corazón limpio.” Pablo tenía su cuerpo bajo control. Ninguna pasión carnal lo condujo. Ningún espíritu de lujuria o fornicación poseyó su mente. ¡Él era un hombre libre!

                            Un creyente que dice bromas sucias, insinuaciones sexuales, o tiene ojos errantes ¡es una persona cuyo corazón aún no ha sido limpiado! Dios dice: "¡Si vas a caminar intachablemente delante de mí, debes tener oídos limpios, corazón limpio y lengua limpia!"

                            3. Para ser intachable no debe haber engaño. "Nuestra exhortación no procedía del engaño" (versículo 3).

                            El cristiano sin engaño no trata de ser inteligente, astuto o manipulador. Él no tiene una agenda oculta, sino que es totalmente abierto y honesto. Pablo dijo: "Yo no los he manipulado en el reino de Dios, no usé palabras inteligentes ni traté de aprovecharme de sus sentimientos. ¡Les di el evangelio directamente!"

                            Pablo nunca utilizó juegos de palabras, ni psicología para agradarle a la gente. Pablo dijo: "Antes fuimos tiernos entre vosotros, como una madre cuida con ternura a sus propios hijos" (2:7). Pero cuando el pecado entró, ¡lo reprendió con el trueno del cielo! No deseó o necesitó de la aprobación de los hombres, sin embargo, él amaba a la gente con todo su corazón. "Como saben, nunca hemos recurrido a las adulaciones ni a las excusas para obtener dinero; Dios es testigo. Tampoco hemos buscado honores de nadie; ni de ustedes ni de otros." (Versículos 5-6).

                            Pablo siempre estuvo consciente de que Dios lo estaba observando y examinando sus motivos. Él se abstuvo de "toda forma de maldad" (1 Tesalonicenses 5:22) ¡y vivió como si Jesús regresara dentro de una hora! 

                            EL PODER DE LA UNA VIDA INTACHABLE

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            "Vosotros sois testigos, y Dios también, de cuán santa, justa e irreprensiblemente nos comportamos con vosotros los creyentes" (1 Tesalonicenses 2:10).

                            Esa es una declaración poderosa, ¡el invocar a Dios como testigo de su santidad! Sin embargo, sin pestañear, Pablo se jactó ante los creyentes de Tesalónica: "¡Mis compañeros de trabajo y yo hemos vivido intachablemente delante de vosotros y ante Dios; nuestra conducta fue justa y pura. Dios es testigo de nuestra conducta santa y también vosotros daréis testimonio. Ya habéis visto que caminamos santos e irreprochables ante Dios y los hombres!"

                            Pablo era un predicador eficaz y sabía que el secreto de su eficacia era encaminar a las personas hacia Dios. Pablo podía presentarse audazmente ante todo ser viviente, ante todo principado y declarar: "¡Yo vivo diariamente bajo la mirada de un Dios santo; camino siempre como si sus santos ojos estuvieran sobre mí. Y todos ustedes son testigos de mi vida intachable! "

                            El apóstol deseaba que cada creyente tuviera el mismo poder que él tenía para conducir a las personas hacia Dios. Oraba día y noche para que todos los hijos de Dios fueran establecidos santos e irreprensibles delante de Dios: "para que se fortalezca su corazón y sean ustedes santos e irreprensibles delante de nuestro Dios y Padre, cuando venga nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos." (1 Tesalonicenses 3:13).

                            El joven rico que se acercó a Jesús había sido bueno desde su juventud y ganó el amor y respeto de Jesús (ver Mateo 19:16-20). Pero algo estaba faltando, ¡y ésta era la única cosa que hace toda la diferencia! Amado, si usted no tiene ese mismo propósito operando en todo lo que dice y hace, usted nunca podrá estar sin mancha delante de Dios y del hombre: "Que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros" (2 Tesalonicenses 1:12).

                            Esto es lo que motivó a Pablo a vivir una vida intachable: ¡el celo por la gloria y el nombre de Jesús! Él sabía que todo tenía que ser construido sobre esa base, porque ¡toda la bondad humana es como trapo de inmundicia! Lo que distingue a un caminar intachable es el ardiente deseo de honrar el nombre de Jesús ante los hombres.

                             

                            PODER SOBRE EL MIEDO

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            En el día que temo, yo en ti confío (Salmo 56:3).

                            Tengo miedo.
                            Temor y temblor vinieron sobre mi;
                            Los terrores de la muerte han caído sobre mi.

                            MIEDO
                            Debido a que hay más maldad que bien en mí,
                            Mentira más que justicia,
                            Debilidad en lugar de fuerza.
                            Soy como un árbol de olivo inmaduro
                            Sin fruto.
                            Oh, que tuviese alas como una paloma,
                            volaría
                            y estaría en reposo.
                            Me apresuraría a escapar
                            De la tormenta del viento
                            Y de la tempestad.

                            MIEDO
                            Dios me puede desechar
                            Y maldecir este árbol inmaduro,
                            Porque Él vino a buscar fruto
                            Y no lo halló.

                            MIEDO
                            Por tanto solamente puedo confiar en Él.
                            Le llamaré
                            Y Él me salvará.
                            Él oirá mi voz
                            Y librará mi alma en paz
                            De la batalla
                            en contra mía.
                            Él conservará mis lágrimas.
                            Dios está a mi favor.
                            El guardará mis pies de caer,
                            Y voy a caminar delante de Él
                            EN LA LUZ DE LA VIDA.

                             

                            ¿POR QUÉ DIOS RESPONDIÓ A LA ORACIÓN DE DAVID?

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            David nos dice por qué Dios respondió a su oración: " Me sacó a lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí." (Salmo 18:19, RV1995).

                            En este versículo la palabra “agradar” significa "placer o alegría." David estaba diciendo, "Dios halla placer en mi. ¡Me libró simplemente porque Él se deleita en mí! "Y, amados, ¡Él también se complace en usted y en mí!

                            Observe, nosotros, los que confiamos en el Señor, somos su santa Sión, su santo remanente. Remanente significa simplemente, "los que invocan al Señor con un corazón puro." Los que han salido de una cristiandad perezosa y están dedicados plenamente a Jesús.

                            A la elegida de Sión, Dios le dice: " Y serás corona de gloria en la mano de Jehová y diadema de realeza en la mano del Dios tuyo...Nunca más te llamarán "Desamparada", ni tu tierra se dirá más "Desolada"; sino que serás llamada Hefzi-bá, «Deleite mío», y tu tierra, Beula «Esposa mía»; porque el amor de Jehová estará contigo y tu tierra será desposada."(Isaías 62:3 - 4, RV).

                            ¿Por qué Dios viene a mi rescate tan dispuesto a liberarme? ¡Porque se deleita en mí! Soy un placer para Él, y ¡Él disfruta de mi amistad!
                            Un precioso joven me dijo: "Nunca he estado realmente convencido de que he sido aceptado por el Señor. Rara vez me siento lo suficientemente bueno para Dios, como si simplemente no diera la talla. Sigo tratando de apaciguarle haciendo algo bueno por los demás".

                            ¡Muchos cristianos se sienten de esta manera! A través del tiempo he conocido a muchas personas con años en el cristianismo que nunca han sentido seguridad en el Señor. Se sienten indignos, sucios, no amados. Nunca creyeron que eran el deleite del corazón de Dios, por lo que siempre trataron de hacer algo para agradarle. Cuando fallan en un área, hacen tres cosas en otra para tratar de hacer feliz a Dios.

                            Amados, ¡esto no puede ser! Cuando Usted viene a Jesús, no puede hacer nada por Él. No, Él hizo todo por usted, ¡porque esto es quien Él es! Él dice: "Yo os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que enviéc contra vosotros."(Joel 2:25, RV1995).

                            No importa cuál sea su fracaso o defecto, ¡Dios hace todo por usted!

                            ¿ESTA DIOS DISPUESTO A AYUDARME?

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            ¿Cree que Dios está dispuesto a acudir rápidamente a resolver su problema?

                            Aquí es donde muchos cristianos fallan. Ellos saben que Dios es todo lo que necesitan, admiten que Él tiene cuidado de ellos pero no están convencidos de que Él esté dispuesto a llegar rápidamente a ayudarles.

                            Cuando Dios no responde a su clamor de inmediato, se imaginan los obstáculos y bloqueos internos per se. Piensan en todo tipo de razones por las cuales el Señor no debe estar dispuesto a acudir a su ayuda.

                            En el monte Carmelo, Elías acusó al dios pagano Baal de abandonar a sus hijos:

                            Ellos... invocaron el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía. Decían: «¡Baal, respóndenos!» Pero no se escuchó ninguna voz, ni hubo quien respondiera... "(1 Reyes 18:26, RV1995).

                            "Hacia el mediodía, Elías se burlaba de ellos diciendo: «Gritad con voz más fuerte, porque es un dios. Quizá está meditando o tiene algún trabajo o se ha ido de viaje. ¡Tal vez duerme y haya que despertarlo!» Seguían ellos clamando a gritos, y se hacían cortes, conforme a su costumbre... hasta que les chorreaba la sangre...pero no se escuchó ninguna voz, ni hubo quien respondiera ni escuchara."(1 Reyes 18:27-29, RV1995).

                            Escuche estas palabras de nuevo: "No había voz. . . no hay respuesta. . . nadie les prestó atención."

                            ¡Así es exactamente como acusamos a Dios de abandonar a sus hijos! Le pedimos, clamamos a Dios en voz alta, pero nos vamos por nuestro camino y ¡no creemos que Él nos haya escuchado! Salimos de la presencia del Señor, salimos de la iglesia, salimos del lugar secreto preguntándonos incluso si nos ha prestado atención.

                            El Señor está siempre dispuesto a escuchar y responder a nuestra petición de ayuda. Me encanta lo que David dijo de Él: "tú, Señor,eres bueno y perdonador, y grande en misericordiapara con todos los que te invocan. En el día de mi angustia te llamaré, porque tú me respondes."(Salmo 86:5, 7, RV1995).

                            David dijo: "¡Mi Dios está listo y dispuesto a responder en el mismo momento en que clamo a Él! No me detengo a contemplar mi problema. No me lamento sobre ello o tratar de resolverlo. Voy a mi Señor y clamo: "¡Socorro! '"

                            Eso es todo por lo que Dios espera: el grito de su corazón quebrantado, ¡con la absoluta fe de un niño!

                             

                            ¿VE DIOS LO QUE ESTOY ATRAVESANDO…Y LE INTERESA?
                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Dios le pregunta: "¿Realmente crees que yo veo exactamente lo que estás padeciendo en este momento?" Tal vez al leer esto, usted está pasando por algo que lo lleva a clamar a Él para que actúe en su lugar. La naturaleza misma de su problema requiere una respuesta.

                            Amado, ¿Cree que Dios controla todos sus movimientos como un padre con su hijo recién nacido? ¿Sabe usted en su corazón que Él interpreta cada uno de sus pensamientos? ¿Cree que Él está trabajando –guardando todas sus lágrimas, cada uno de sus suspiros- cubriéndole con amor y cuidado?

                            ¡La Biblia describe como Él precisamente hace todo esto!

                            "Los ojos de Jehová están sobre los justos y atentos sus oídos al clamor de ellos. Claman los justos, y Jehová oye y los libra de todas sus angustias." (Salmo 34:15, 17, RV1995).

                            "Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen un corazón perfecto para con él." (2 Crónicas 16:9, RV1995).

                            ¿Cree usted que Dios está absoluta y totalmente consciente de cada uno de sus pensamientos, de su dolor, pena, pruebas, problemas financieros, familiares, y que Él quiere verlo a usted superar cada uno de estos obstáculos?

                            El salmista nos dice: "Como el padre se compadece de los hijos,se compadece Jehová de los que lo temen..."(Salmo 103:13, RV1995).

                            Aquí la palabra hebrea para “compadecer” significa "acariciar, mimar, amar, ser compasivo." La Escritura nos dice que el Señor abraza afectuosamente, en sus propios brazos, a los que le temen. Dios pone sus brazos alrededor de usted, acaricia sus mejillas, Él le sostiene. Él dice: "¡Yo conozco tus pensamientos, tus preocupaciones, todas las batallas que enfrentas y tengo cuidado de ti!" No importa lo que usted esté pasando, no importa cómo se sienta, ¡El Señor lo ve todo! Él siente los sentimientos mismos de sus enfermedades. Él conoce cada movimiento que usted hace, todo lo que dice y hace.

                            Ahora mismo Dios no está enojado con usted. ¡No! Él está pensando preciosos, tiernos y amorosos pensamientos sobre usted. ¡Él sabe cómo se siente y le cuida! Él está diciendo, "Sí, estás pasando por una gran prueba, estás siendo tentado y sacudido. Pero tú eres mi hijo y nunca voy a permitir que el enemigo te atrape. Voy a llevarte hasta el otro lado."

                             

                            ¿POR QUÉ DIOS RESPONDIÓ A LA ORACIÓN DE DAVID?

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            David nos dice por qué Dios respondió a su oración: " Me sacó a lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí." (Salmo 18:19, RV1995).

                            En este versículo la palabra “agradar” significa "placer o alegría." David estaba diciendo, "Dios halla placer en mi. ¡Me libró simplemente porque Él se deleita en mí! "Y, amados, ¡Él también se complace en usted y en mí!

                            Observe, nosotros, los que confiamos en el Señor, somos su santa Sión, su santo remanente. Remanente significa simplemente, "los que invocan al Señor con un corazón puro." Los que han salido de una cristiandad perezosa y están dedicados plenamente a Jesús.

                            A la elegida de Sión, Dios le dice: " Y serás corona de gloria en la mano de Jehová y diadema de realeza en la mano del Dios tuyo...Nunca más te llamarán "Desamparada", ni tu tierra se dirá más "Desolada"; sino que serás llamada Hefzi-bá, «Deleite mío», y tu tierra, Beula «Esposa mía»; porque el amor de Jehová estará contigo y tu tierra será desposada."(Isaías 62:3 - 4, RV).

                            ¿Por qué Dios viene a mi rescate tan dispuesto a liberarme? ¡Porque se deleita en mí! Soy un placer para Él, y ¡Él disfruta de mi amistad!
                            Un precioso joven me dijo: "Nunca he estado realmente convencido de que he sido aceptado por el Señor. Rara vez me siento lo suficientemente bueno para Dios, como si simplemente no diera la talla. Sigo tratando de apaciguarle haciendo algo bueno por los demás".

                            ¡Muchos cristianos se sienten de esta manera! A través del tiempo he conocido a muchas personas con años en el cristianismo que nunca han sentido seguridad en el Señor. Se sienten indignos, sucios, no amados. Nunca creyeron que eran el deleite del corazón de Dios, por lo que siempre trataron de hacer algo para agradarle. Cuando fallan en un área, hacen tres cosas en otra para tratar de hacer feliz a Dios.

                            Amados, ¡esto no puede ser! Cuando Usted viene a Jesús, no puede hacer nada por Él. No, Él hizo todo por usted, ¡porque esto es quien Él es! Él dice: "Yo os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que enviéc contra vosotros."(Joel 2:25, RV1995).

                            No importa cuál sea su fracaso o defecto, ¡Dios hace todo por usted!

                            ¡Y estas cosas no son más que los bordes del camino, apenas el leve susurro que oímos de él! Pero el trueno de su poder,¿quién podrá comprenderlo?" (Job 26:14, Reina Valera 1995).

                            El hombre necesita poder
                            para ayudar a aquellos que no lo tienen,
                            para fortalecer a los débiles,
                            para aconsejar al que no tiene sabiduría,
                            para declarar las cosas como realmente son,
                            para renovar espíritus muertos,
                            para cubrir la descubierta destrucción del infierno.
                            Dios tiene todo el poder
                            para prolongar el universo
                            sobre lugares vacíos,
                            sostiene a la tierra sobre la nada.
                            Él ata la humedad en densas nubes,
                            colocando límite a las aguas.
                            El divide el mar con su poder
                            y desecha al orgulloso.
                            Por su espíritu Él adorna los cielos.
                            Él incluso creó la serpiente tortuosa,
                            Pero éstos son apenas destellos de su poder…
                            sólo una pequeña parte de Él que es escuchada.
                            Él ha prometido poder a todos los hombres.
                            Una vez que el Espíritu Santo
                            Venga sobre ellos
                            habrá un estruendo en ese poder
                            estruendo contra la injusticia,
                            la inmoralidad y el delito,
                            estruendo contra la hipocresía
                            y la tiranía de las pequeñas cosas,
                            estruendo en contra del materialismo
                            y el odio.
                            Pero más profundo todavía:
                            el amor
                            es el estruendo de poder.

                            CRISTIANOS: NO ÉXITO, SACRIFICIO, Leonard Ravenhill

                            Posted: mayo 28, 2010 by Verdadera Vida in LEONARD RAVENHILL, VIDA CRISTIANA, VIDEOS REFLEXIONES

                            Que es la vida cristiana? Facilidades, bien estar, prosperidad, placeres? NO! Vida cristiana es vida de sacrificio, de renuncia, de agonía, cargar en nosotros mismos las marcas de Cristo, parecernos con el, vivir como Él vivió, sufrir lo que Él sufrió, caminar tan próximos a Él hasta llegar al punto de ser confundidos con Él. ESTO ES LA VIDA CRISTIANA!!

                            Video visto en Defensa del Evangelio.com
                             
                             
                            Capitulo uno: La iglesia frente al mundo
                              “Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece” 1 Juan 3:13
                              ¿Por qué los evangélicos se esfuerzan tanto para cortejar el favor y la aprobación del mundo? Las iglesias planifican sus cultos de adoración conforme a lo que apetezcan quienes todavía no “pertenecen” a una iglesia local. Los intérpretes de música cristiana imitan todas las modas y tendencias en la industria del entretenimiento. A los predicadores les aterra que la ofensa del evangelio pueda poner a alguien en su contra, así que omiten de forma deliberada aquellas partes del mensaje que puedan resultar desagradables al mundo.
                              La comunidad evangélica parece haber sido secuestrada por legiones de especialistas carnales que se dedican a torcer y acomodar la verdad y que hacen sus mejores esfuerzos para convencer al mundo de que la Iglesia puede ser tan inclusiva, pluralista y de mentalidad abierta como el grupo mundano de mayor corrección política.
                              La búsqueda de la aprobación del mundo no es ni más ni menos que simple y llana prostitución espiritual. De hecho, esta es la imagen precisa que el apóstol Santiago empleó para describirla: “¡Oh almas adulteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Stg. 4:4).
                              Siempre ha existido y existirá una incompatibilidad fundamental e irreconciliable entre la Iglesia y el mundo. El pensamiento cristiano está en desarmonía total con todas las filosofías del mundo. La fe genuina en Cristo supone una negación implícita de todos los valores mundanos. La verdad bíblica contradice todas las religiones del mundo. El cristianismo mismo es por ende la antítesis misma de casi todo lo que este mundo admira.
                              Jesús dijo a sus discípulos: “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me han aborrececido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por ese el mundo os aborrece” (Jn. 15:18-19).
                              Note que nuestro Señor consideró como un hecho que el mundo aborrecería a la Iglesia. Lejos de enseñar a sus discípulos que trataran de ganar el favor del mundo con adaptaciones del evangelio a las preferencias mundanas, Jesús hizo advertencias serias en el sentido de que la búsqueda de aprobación por parte del mundo es una característica de los profetas falsos: “¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de vosotros! Porque así hacían sus padres con los falsos profetas” (Lc. 6:26).
                              Además explicó: “el mundo… a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas” (Jn. 7:7). En otras palabras, el desprecio del mundo hacia el cristianismo se deriva de motivos morales, no intelectuales: “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas” (Jn. 3:19-20). Por esa razón, sin importar cuán dramáticos sean los cambios en el campo de la opinión mun- dana, la verdad cristiana nunca será popular para el mundo.
                               
                            ¡DIOS QUIERE HABLARLE!
                             
                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson
                            Dios desea hablar con usted como si estuviera sentado cenando con Él. Él quiere conversar con usted sobre todo, sobre cualquier asunto, de corazón a corazón. La Biblia dice: "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo "(Apocalipsis 3:20).

                            Este versículo a menudo se ha utilizado para referirse a los inconversos. Hablamos de Jesús parado a la puerta del corazón del pecador, buscando entrar. Pero no, aquí ¡Cristo les está hablando a los creyentes!

                            El contexto muestra que Cristo les está hablando a aquellos que están vestidos de ropas blancas (la justicia), que han comprado oro probado en el fuego, cuyos ojos están ungidos (tienen una revelación), que son amados, reprobados y castigados (ver Apocalipsis 3:15-19). Éstas son personas arrepentidas, ¡gente santa que quiere conocer la voz de Dios!

                            Al leer y releer el versículo 20 en este pasaje, tres palabras me resaltaban: "¡Abre la puerta! ¡Abre la puerta!" Y el Espíritu de Dios habló claramente a mi corazón:"¡David, la razón por la cual no me has oído como quiero ser escuchado es porque no estás totalmente abierto en tu espíritu para escuchar!"

                            Desde mi perspectiva, esta puerta representa un compromiso -que muchos cristianos aún no han hecho por completo- La mayoría de los creyentes oran: "Señor, todo lo que necesito es un pequeño consejo, unas palabras de dirección, un recordatorio de que me amas. Sólo déjame saber si estoy haciendo bien o mal. ¡Ve delante de mí y abre las puertas!"

                            Pero Jesús nos responde: "Si todo lo que quieres de mí es dirección, puedo enviarte un profeta. Si sólo quieres saber a dónde ir y qué hacer, puedo enviar a alguien que haga las veces de guía. Pero ¡me estás perdiendo!"

                            Jesús quiere su cercanía, sus emociones más profundas, su lugar secreto. Quiere sentarse con usted y compartir todo lo que está en Su corazón, hablar con usted cara a cara. Apocalipsis 3 es un cuadro maravilloso de esto. Habla del amor y de la intimidad, de compartir secretos con entonaciones suaves y tiernas.

                            Cuando Jesús entra, trae alimento y pan, en otras palabras, Él mismo ingresa. Cuando se alimente de Él ¡usted estará satisfecho por completo!

                             

                            ARRAIGADOS Y CIMENTADOS EN AMOR 

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            "Para que por la fe Cristo habite en sus corazones, y para que, arraigados y cimentados en amor, sean ustedes plenamente capaces de comprender, con todos los santos, cuál es la anchura, la longitud, la profundidad y la altura del amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor, que excede a todo conocimiento, para que sean llenos de toda la plenitud de Dios. "(Efesios 3:17-19).

                            En este versículo “arraigados y cimentados” significa "construir en virtud de un cimiento profundo y estable de conocimiento y comprensión del amor de Dios hacia usted." En otras palabras, ¡el conocimiento del amor de Dios hacia usted es la verdad fundamental sobre la cual todas las otras verdades deben ser construídas!

                            Por ejemplo, el temor de Dios está basado en esta verdad. El santo temor de Dios no es sentir terror de que él esté listo para abatirle si lo descubre cometiendo alguna pequeña falta. Más bien, es el temor de su santidad contra la rebelión y de lo que él hace a los que aman más las tinieblas que a la luz.

                            Los cristianos que viven en culpa, miedo y condenación no están "arraigados y cimentados" en el amor de Dios. Nuestro Padre celestial envió a su Hijo a morir por nuestros pecados y debilidades. Y sin conocer plenamente y comprender completamente este tipo de amor, usted ¡nunca tendrá un cimiento estable o permanente!

                            "[Que Usted]. . . puede ser capaz de comprender. . . el amor de Cristo "(Efesios 3:18-19). Aquí la palabra griega para “comprender” indica "apoderarse con avidez o echar mano de." El apóstol Pablo da los medios para que usted aproveche esta verdad y la convierta en el fundamento de su vida cristiana. Pablo lo exhorta a que saque sus manos espirituales y diga: "¡Voy a echar mano de esto!"

                            Tal vez usted es asaltado por una tentación que no puede quitarse de encima. O quizá usted tiene una sensación de no ser suficiente, una sensación de indignidad, o miedo a que el diablo lo engañe y usted llegue a fallarle Dios.

                            ¡Este es el día para que despierte al amor de Dios hacia usted! Oro para que mientras usted lee este mensaje, algo golpee profundo en su corazón, y usted sea capaz de decir: "Tiene razón, hermano David. Ese soy yo y ¡no quiero vivir de esta manera!" Ruego para que usted se apodere de esta verdad que le abrirá los ojos y le ayudará a entrar por completo en un nuevo reino de alegría y paz en su diario caminar con Él.

                            LA SALIDA

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Hiciste un camino en el mar; te abriste paso entre las aguas, pero nadie vio jamás tus huellas. (Salmo 77:19).

                            Dios ha prometido
                            hacer una vía de escape
                            de la tentación-
                            Un camino que conduce al mar,
                            un camino hacia las aguas profundas.
                            Me quejé
                            Y mi espíritu se angustiaba.
                            ¿Una vía de escape?
                            ¿Hacia el mar?
                            ¿Grandes y profundas aguas?
                            Conversé íntimamente con mi propio corazón
                            Y busqué diligentemente.
                            Las aguas profundas me rodean;
                            Nado en un mar de pruebas
                            ¿El Señor me desechado?
                            ¿Acaso ya no manifiesta su favor hacia mí?
                            ¿Su misericordia se ha ido para siempre?
                            ¿Ha olvidado Dios tener misericordia?
                            ¿En la ira me ha alejado
                            en un mar de confusión?
                            Entonces recordé,
                            Tú guiaste a tu pueblo como un rebaño
                            de la mano de Moisés
                            hacia las muchas aguas.
                            Las aguas te vieron, oh Dios,
                            Y tuvieron temor.
                            Las profundidades. . . estaban atribuladas;
                            ellas obedecieron
                            y las aguas se separaron.
                            Yo también caminaré por fe
                            hacia las muchas aguas,
                            Y si no puedo escuchar tus pasos detrás de mí,
                            Voy a caminar.
                            Voy a recordar
                            Como él dividió el mar
                            Y… apiló las aguas.
                            Pasaré en medio
                            de ellas.

                            OBEDECIENDO LA VOZ DEL SEÑOR

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson
                             

                            Si usted quiere dirección, si piensa que está listo para hacer lo que Él pide, entonces déjeme preguntarle: ¿Está listo para recibir una palabra inquietante, una misión de dificultad y rechazo, una vida de fe sin garantía de comodidades excepto las del Espíritu Santo?

                            ¡Eso es exactamente lo que le sucedió a Isaías! El profeta se ofreció: "Envíame, Señor," y ¡Dios le envió a una misión dura y difícil!

                            "Dijo entonces: Ve y dile a este pueblo: “Oigan bien, pero no entiendan; vean bien, pero no comprendan.” Entorpece el corazón de este pueblo. Cierra sus oídos, y ciega sus ojos. Que no vea con sus ojos ni oiga con sus oídos, ni entienda con su corazón, para que no se convierta ni sea sanado."(Isaías 6:9-10)

                            ¡La palabra que oyó Isaías no era halagadora! Por el contrario, lo haría odiado e impopular. El Señor le dijo: "¡Ve, endurece a aquellos que se niegan a oírme hablar! Cierra los ojos y los oídos. ¡Termina de endurecer su corazón!"

                            Si desea conocer la voz de Dios, entonces usted debe estar dispuesto a escuchar todo lo que Él dice. Dios nunca dirá: "¡Ve!" Hasta que Él primero pregunte: "¿Quién irá?" Él vendrá a cuestionarle, "¿Estás dispuesto a hacer cualquier cosa que te digo y ha hacerlo a mi manera? ¿Estás dispuesto a dar tu vida?"

                            Cuando años atrás oraba por dirección, el Señor me dijo claramente: "Vuelve a Nueva York." ¡Esta fue una palabra muy incómoda para mí! Yo me encontraba listo para jubilarme. Tenía pensado escribir libros y predicar en lugares específicos. Yo pensé: "Señor, ya he pasado mis mejores años allí. ¡Dame descanso!"

                            Sí, queremos escuchar la voz de Dios, pero deseamos oírla cómodamente. No ansiamos que ésta nos sacuda. Sin embargo, ¿por qué Dios nos daría su voz de dirección si no está seguro de que le obedeceremos?

                            Abraham aprendió en primer lugar a oír la voz de Dios obedeciendo prontamente lo que en su momento había escuchado. La palabra de Dios para él era sacrificar a su hijo, Isaac (Génesis 22:2). Abraham actuó conforme a esa palabra y su obediencia se convirtió en un aroma perfumado que tocó el mundo entero: "En tu simiente todas las naciones de la tierra serán bendecidas, porque obedeciste mi voz" (Génesis 22:18).

                            ESCUCHANDO Y CONOCIENDO SU VOZ

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Pedro advierte a los creyentes de los últimos días que Satanás vendrá a ellos en alta voz, tratando de incitarles miedo. "Sed sobrios y velad, porque vuestro adversario el diablo anda como león rugiente, buscando a quien devorar" (1 Pedro 5:8).

                            Esta es mi observación al respecto: Si Satanás está haciendo conocer su voz en estos últimos días, y está mostrando su poder a las masas de almas perdidas, ¿cuánto más importante es para el pueblo de Dios conocer la voz de su Padre? ¿Cree usted que el Señor podría estar sentado permaneciendo en silencio mientras que Satanás ruge en el mundo? ¡Nunca! Isaías dijo: " Y el Señor hará oír su potente voz," (Isaías 30:30).

                            Desde los tiempos de Adán y Eva, Dios ha estado hablando con el hombre. "Se escuchó el sonido del Señor Dios" (Génesis 3:8). Adán dijo: "Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo" (Génesis 3:10).

                            Desde el Génesis hasta el final del Nuevo Testamento, Dios hizo conocer su voz a su pueblo. En los libros de los profetas vemos esta frase repetirse una y otra vez, "Y dijo Dios. . . " La voz de Dios era conocida y comprendida.

                            Jesús confirmó lo anterior en el Nuevo Testamento al presentar el ejemplo del Buen Pastor. "Las ovejas oyen su voz. . . las ovejas le siguen, porque conocen su voz "(Juan 10:3-4).

                            Adán se escondió de la voz de Dios a causa de la culpa y la vergüenza de su pecado. Y es ahí exactamente donde muchos del pueblo de Dios se encuentran hoy en día, escondidos y con miedo de escuchar a Dios hablar.

                            Si desea escuchar la voz de Dios, debe estar listo para tener su alma purificada y limpia. "Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9).

                            YO SOY TU DIOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            "No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios. Que te esfuerzo, sí, yo te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia "(Isaías 41:10).

                            El Dios de Abraham, Isaac y Jacob
                            Es tu Dios
                            Para liberarte y fortalecerte
                            Como lo hizo con tus padres
                            Para ayudarte,
                            sostenerte
                            guardarte
                            No temas, no desmayes.
                            Los que lo conocen como su Dios
                            harán proezas
                            serán fuertes.
                            Él aquietará a tus enemigos y vengadores.
                            Él hará su fortaleza perfecta
                            En tu debilidad,
                            Porque en su mano está todo el poderío y la fuerza
                            Para obrar por ti, extremadamente más y muy por encima de todo
                            lo que podrías pedir o pensar.
                            El te dice:
                            "Yo estoy contigo,
                            Yo soy tu Dios,
                            Yo te ayudaré"

                            ¡VAYA AL ALMACÉN!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Aquí encontramos cómo usted puede recurrir al almacén de Dios y obtener lo que necesita:

                            1. Acérquese confiadamente a Su trono y pida extensivamente toda la gracia y la misericordia que usted necesita para enfrentar todas las tentaciones y pruebas. El diablo tiene un millón de maneras de hacerle sentir culpable, temeroso, condenado y confundido, inclusive le dirá: "¡Te sientes así porque tienes basura en tu corazón!" Sin embargo, le puedo decir que yo dejé de ver mi corazón desde hace mucho tiempo porque siempre está negro. ¡Pero para mi Padre mi corazón es de color blanco pues está cubierto con la sangre del Cordero! No importa cómo se sienta, busque en la Palabra de Dios lo que Jesús ha hecho. ¡Él le ha dado borrón y cuenta nueva!

                            2. Recuérdele a Dios que fue Su idea invitarle a entrar. Usted no recurrió al Señor diciendo: "¡Padre, quiero todo lo que tienes!" Él le ha invitado al decirle: "Todo lo mío es tuyo. ¡Ven y tómalo!"

                            3. ¡Tómele a Dios su Palabra! La Biblia dice que todo lo que Él tiene para nosotros se obtiene por la fe. Usted solo tiene que decir por fe: "Señor Jesús, inúndame con tu paz, pues has dicho que es mía. Yo reclamo descanso para mi alma." No tiene que trabajar para ello, ni cantar ni alabar. Esto viene por estar arraigado y cimentado en una revelación del amor de Dios hacia usted. Esto no proviene de un sentimiento, sino más bien de la Palabra que Él mismo ha dicho: "¡En mi casa hay pan de sobra!"

                            4. ¡Tome la Palabra de Dios y destruya con un martillo todo su miedo, culpa y condenación en mil pedazos! ¡Rechace todo lo que no es de Dios! Usted puede decir: "Si el diablo viene a mí con sus mentiras, mi Padre ya lo sabe todo y Él me ha perdonado y me ha limpiado. No hay culpabilidad o condenación contra mí. ¡Soy libre!"

                            Amado, yo creo que si ahora mismo usted le pide al Espíritu que le ayude a agarrar esta verdad para mantenerse arraigado y cimentado en Él, los próximos días serán los más grandes que haya tenido. Usted puede decir: "Señor Jesús, sé que voy a cometer errores, pero nada me va a mover, porque sé que tienes todo lo que yo necesito para alcanzar la victoria y para vivir en ella."

                            ¡Entre a Su almacén y reclame todo lo que es suyo por parte de su Padre amoroso!

                            DEJE DE VIVIR COMO UN MENDIGO

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            ¿Está cansado de vivir como un mendigo cuando todo lo que necesita le ha sido provisto? Tal vez su enfoque es erróneo. ¿Tiende a hablar extensamente de sus debilidades, tentaciones y fracasos del pasado? ¿Al mirar dentro de su propio corazón lo que ve le desanima? ¿Ha permitido que la culpa se filtre en usted?

                            ¡Amado, debe mirar a Jesús, el autor y consumador de la fe! Cuando Satanás viene y apunta a cierta debilidad en su corazón, usted tiene todo el derecho a responder: "¡Dios sabe todo de mí y aún me ama! Él me ha dado todo lo que necesito para alcanzar y mantener la victoria."

                            "Porque si nuestro corazón nos condena, Dios es más grande que nuestro corazón y conoce todas las cosas" (1 Juan 3:20). Él sabe todo sobre usted y todavía le ama lo suficiente como para decir: "Ven y obtén todo lo que necesitas. ¡El almacén está abierto!"

                            Las puertas de su bodega están abiertas y sus riquezas están llenas a rebosar. Dios le está instando a: "acerquémonos confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro" (Hebreos 4:16).

                            ¿Cuántos años ha usted estado afuera? Usted tiene un padre que ha desplegado un gran tesoro de provisión para usted, y el cual aún no ha reclamado.

                            La parábola del hijo pródigo nos muestra que por entrar y disfrutar del tesoro de su padre, el hijo pródigo lo obtuvo en dos sentidos. Él podía vivir su vida terrenal con el perdón abundante, la alegría, la paz y el descanso que le pertenecían, y cuando la muerte lo llevara a su herencia eterna, podría plenamente disfrutar de lo que había conocido ya en la tierra.

                            De hecho, el pecado más grande fue cometido por el hermano mayor, el que se quedó en casa, quien caminó obedientemente y quien nunca dejó a su padre. Sí, es un pecado perder la esencia del Padre en una vida sensual y un espíritu fuera de control, pero es un pecado aún mayor rechazar el gran amor de Dios y dejar sin reclamar los abundantes recursos que nos dio pagando un alto precio.

                            El hijo pródigo no fue castigado, reprochado o recordado de su pecado porque Dios no permitiría al pecado ser el foco de la restauración. Hubo verdadero arrepentimiento y dolor devoto. Ahora era momento de pasar a la mesa del banquete de la fiesta. El padre dijo al hijo mayor, "se había perdido, pero ahora está nuevamente en casa. ¡Es perdonado y es momento de alegrarse y ser feliz!"

                             

                            ¡TESOROS EN GLORIA!

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Usted no puede separar la provisión de Dios de su amor, el cual tiene que ver con la abundante riqueza guardada en la gloria para que nosotros hagamos uso de ella. Él nos ha dado la provisión que necesitamos para afrontar cada crisis en la vida, y así ¡ayudarnos a vivir victoriosamente en cualquier momento!

                            Durante semanas yo había orado: "Señor, yo quiero conocer tu corazón. No puedo tener una revelación de tu amor por mí a partir de los libros de mi biblioteca, o incluso de los hombres más santos de todos los tiempos. Sólo puede venir de ti. ¡Quiero mi propia revelación de tu amor proveniente directamente de tu corazón! Quiero verla con tanta claridad que cambie mi caminar contigo y la forma en que ministro."

                            Mientras oraba, yo no sabía qué esperar. ¿Sería una revelación de su amor que viene corriendo a mi alma como un río de gloria? ¿Podría aparecer como la comprensión de algo grande que me dejaría sin aliento? ¿Sería una sensación de ser muy especial para Él, o un toque de su mano sobre mí tan real que me cambiaría para siempre?

                            No, Dios me habló a través de un corto y simple versículo: "Porque tanto amó Dios. . . que ha dado. . . "(Juan 3:16). Su amor está ligado a sus riquezas en gloria… ¡abundante provisión para nosotros!

                            La Biblia dice que nuestro amor por el Señor se demuestra en la obediencia a Él. Pero su amor por nosotros se manifiesta de otra manera ¡por su dar! No se le puede conocer como un Dios de amor hasta que se le ve como un Dios dador. Dios nos amó tanto, que invirtió en su Hijo Jesús todos los tesoros, la gloria y las recompensas del Padre, y luego nos lo dio a nosotros. Cristo es un regalo de Dios para nosotros.

                            "Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud" (Colosenses 1:19). "Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad. Y vosotros estáis completos en él "(2:9-10). En otras palabras, "En Él, usted tiene toda la provisión, ¡todo lo que necesita!"

                            Muy pocos cristianos se toman el tiempo para apropiarse de lo que Dios ha ofrecido gratuitamente. Nosotros no vamos tras ello ni tomamos posesión. De ahí que los tesoros de Cristo a menudo se encuentren en la gloria, sin ser reclamados.

                            ¡Qué sorpresa nos vamos a llevar cuando lleguemos a la gloria! En ese momento, Dios nos mostrará toda la riqueza que su amor había provisto y la forma en que no hicimos uso de ella.

                             

                            LA PROVISIÓN DE DIOS Y SU AMOR INCONDICIONAL

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            La parábola del hijo pródigo se trata de dos hijos, uno que llega al final de sus propios recursos, y otro que no reclama los recursos de su padre. Esta parábola también habla sobre el amor incondicional del padre y de la provisión en su casa.

                            El hijo menor se dirigió a su padre y le dijo: "Dame la parte de la hacienda que me corresponde" (Lucas 15:12). La parte que recibió y luego perdió, representa sus propios intereses: sus talentos, sus capacidades, todas las cosas que utilizamos para enfrentar la vida y todos sus problemas. Él dijo, "tengo inteligencia, buen ingenio y buen antecedente. ¡Puedo salir y vivir por mi cuenta! "

                            La actitud del hijo menor describe a los cristianos de hoy en día. Sin embargo, cuando las cosas se ponen difíciles, ¡cuán pronto llegamos al final de nuestros propios recursos! ¡Cuan rápido gastamos todo lo que tenemos dentro de nosotros mismos! ¡Podemos calcular nuestra salida de algunos problemas y encontrar la fuerza interior para algunas pruebas, pero llega un tiempo cuándo el hambre golpea el alma!

                            Usted llega al final de sí mismo sin saber qué camino tomar. Sus amigos no pueden ayudarle, queda vacío, sufriendo, sin nada ni nadie a quien pueda acudir. Usted está agotado y sus ganas de luchar se han acabado. Todo lo que le queda es miedo, depresión, vacío y desesperanza.

                            ¿Sigue dando vueltas en la pocilga del diablo, revolcándose en el vacío, muriendo de hambre? Eso es lo que pasó con el hijo pródigo. ¡No quedaba nada en él que pudiera aprovechar! Había agotado todos sus recursos y se dio cuenta hasta dónde le había llevado su independencia. Pero, ¿qué ocurrió para que finalmente volviera en sí? ¡Se acordó de toda la abundante provisión en casa de su padre! Él dijo, "me muero de hambre aquí. Pero en casa de mi padre ¡el pan sobra!". Decidió entonces regresar y tomar la abundante y generosa provisión de su padre.

                            No hay ni una sola palabra en esta parábola que indique el hijo pródigo volvió por amor a su padre. Es cierto que se arrepintió, de hecho, cayó de rodillas, llorando: "Padre, ¡lo siento! He pecado contra ti y contra Dios. Yo no soy digno de entrar en su casa,” pero él nunca dijo: " ¡Padre, he vuelto porque te quiero!"

                            Lo anterior nos revela que el amor de Dios para con nosotros es sin condiciones, no depende de nuestro amor por Él. La verdad es que Él nos amó aún cuando nuestros corazones estaban lejos de Él. ¡Este es el amor incondicional!

                            EL BANQUETE

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            "Me llevó a la casa del banquete, Y su bandera sobre mí fue amor" (Cantar de los Cantares 2:4). En la parábola del hijo pródigo la felicidad del padre no podía estar completa hasta que estuvo sentado en el salón de banquetes con su hijo. Tenía que asegurarse de que el muchacho sabía que había sido perdonado y su pecado borrado. ¡Ellos tenían que sentarse a la mesa y celebrar con el cordero!

                            Si usted hubiera mirado por una la ventana ese preciso momento, usted habría visto a un joven que acababa de entrar a una verdadera revelación del amor de Dios: ¡Él estaba bailando! Había música. É reía y estaba feliz. ¡Su padre estaba contento por él, le sonreía! (Lucas 15:25)

                            El hijo no estaba bajo una nube de temor. Él no estaba escuchando las viejas mentiras del enemigo: "¡Vas derecho hacia el chiquero! No eres digno de amor…". No, él aceptó el perdón de su padre y obedeció sus palabras referentes a venir y tomar para sí todo lo que necesitara.

                            El hijo escuchó el susurro del padre para él y para su hermano mayor: "Todo lo mío es tuyo. No hay necesidad alguna de tener hambre otra vez. No necesitas estar solo, pobre o aislado de mi provisión "(Lucas 15:31).

                            Amados, aquí esta la plenitud del amor de Dios, ¡el corazón mismo de todo esto! Con ello me refiero a que incluso, en nuestros momentos más oscuros, Dios no sólo nos abraza y nos trae de nuevo, sino que también nos dice: "Sacad el ternero cebado, y comamos y celebremos! En mi casa hay banquete, hay un derroche de abundancia para mi amado! "(Lucas 15:22-24).

                            Hoy tenemos una promesa aún mejor: " que conozcan ese amor, que excede a todo conocimiento, para que sean llenos de toda la plenitud de Dios. Y a Aquel que es poderoso para hacer que todas las cosas excedan a lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros," (Efesios 3:19-20).

                            Aquí está el amor de Dios que nos ha sido prometido: "Te ofrezco excesiva, abundante, plena provisión para toda crisis, y alegría a lo largo de toda tu vida. ¡Puedes venir a mi almacén y reclamarlo todo! "

                             

                            CREER EN EL AMOR DE DIOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            El Espíritu Santo me ha estado dirigiendo a orar por una mayor comprensión del amor de Dios. Después de leer 1 Juan 4:16, me di cuenta de lo poco que sé acerca de vivir y caminar en el amor de Dios. "Nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios, y Dios en él”.

                            Creo que muchos cristianos sólo saben teológicamente sobre el amor de Dios hacia ellos. En las Escrituras, ellos han aprendido sobre el amor y han escuchado predicaciones al respecto, sin embargo su comprensión se limita a este verso de una alabanza para niños: " Sí, Cristo me ama, pues la Biblia dice así."

                            Creemos que Dios nos ama, ama al mundo y a los perdidos, pero desde una fe abstracta. No muchos cristianos pueden decir con autoridad: "Sí, sé que Jesús me ama, porque tengo una comprensión de lo que es su amor. Este es el fundamento de mi diario caminar."

                            El caminar diario de muchos cristianos, no se centra en creer en el amor de Dios sino que viven bajo una nube de culpa, temor y condenación. Dios no le salvó para vivir en condenación. Jesús dijo: " De cierto, de cierto les digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no será condenado, sino que ha pasado de muerte a vida." (Juan 5:24 ).

                            “Por tanto, no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu," (Romanos 8:1). Toda la culpa y la condenación son claramente del diablo. Uno de los significados de la palabra condena es ira. Es decir, usted no estará bajo el juicio de Dios. Usted será libre de la ira de Dios que será manifestada en el Día del Juicio. Pero la condenación también significa "la sensación de no estar a la altura de los estándares." Al respecto, la Palabra nos enseña que quienes creemos, no estamos bajo la sensación de ser medidos más alto.

                            “Para que por la fe Cristo habite en sus corazones, y para que, arraigados y cimentados en amor, sean ustedes plenamente capaces de comprender, con todos los santos, cuál es la anchura, la longitud, la profundidad y la altura del amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor, que excede a todo conocimiento, para que sean llenos de toda la plenitud de Dios. "(Efesios 3:17-19)

                            En estos versículos, estar “arraigados y cimentados” significan "construir en virtud de una cimiento profundo y estable del conocimiento y comprensión del amor de Dios para con usted." En otras palabras, el conocimiento del amor de Dios hacia usted es la verdad fundamental sobre la cual todas las demás verdades son construidas.

                            ¡Dios le ama!

                             

                            REVÍSTEME, JESÚS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            "Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo" (Efesios 6:11).

                            Querido Jesús,

                            Tú me dices que resista al diablo y él huirá de mí,
                            Pero no tengo ningún poder de resistencia.
                            Tú tienes todo el poder y la resistencia que pueda necesitar,
                            Así que dame el poder para resistir.
                            Tú dijiste que podía mover montañas
                            Si yo tuviera fe inclusive del tamaño de un grano de mostaza;
                            Sin embargo, mi montaña no se moverá
                            A pesar de que mi fe en ti es tan grande
                            Como la puedo concebir.
                            Tú hiciste los cielos y la tierra;
                            Por favor, mueve mi montaña.
                            Tu dijiste: "Huid del mal!"
                            Así que corrí a toda prisa,
                            Pero el pecado me alcanzó
                            En mi mejor momento de esfuerzo.
                            Tú tienes el poder
                            Sobre todo el poder del enemigo
                            Con milagros, señales y prodigios.
                            Líbrame de la trampa de Satanás.
                            Aún no tengo la fuerza para ponerme toda la armadura,
                            Así que por favor, cual escudero, ¡vísteme!
                            Haz por mí lo que yo sé que no puedo hacer por mí mismo.

                            CADA PALABRA Y PROMESA SE CUMPLIÓ

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            José estaba en una de sus horas más oscuras, solo, abatido, a punto de renunciar a sus sueños, poniendo en duda su lugar en Dios. De repente, llegó la llamada de uno de los guardias del rey: "¡José, prepárese, Faraón le llama!"

                            En ese momento, creo que el Espíritu de Dios vino sobre José y su corazón saltaba de emoción. ¡Estaba a punto de entender de lo que se trataba todo esto!

                            Una vez que José se afeitó y arregló su cabello, probablemente pensó, "Este es el comienzo de lo que Dios me prometió. ¡Ahora sé que le oí! El diablo no ha tenido el control y mi vida no ha sido en vano. ¡Dios ha dirigido todo, todo el tiempo!"

                            En cuestión de minutos, José estaba de pie delante de Faraón, escuchó acerca de sus sueños, dio la interpretación de la hambruna que venía y dijo al Faraón que tenía que recoger y almacenar el grano de la nación: "Alguien debe estar a cargo de los almacenes. Tienes que encontrar a un hombre que este lleno de sabiduría para supervisar todo esto". (ver Génesis 41).

                            Faraón miró a su alrededor y luego se volvió hacia José: "¡Tú, José! Te nombro segundo gobernante. Sólo yo voy a tener más poder que tú en el reino. Te encargarás de supervisar todo".

                            ¡Cuan rápido las cosas habían cambiado! Llegó el día en que José se paró frente a sus hermanos y fue capaz de decir: " Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente. "(Génesis 50:20).

                            "Dios me envió delante de ustedes: para salvarles la vida de manera extraordinaria y de ese modo asegurarles descendencia sobre la tierra. Fue Dios quien me envió aquí, y no ustedes. Él me ha puesto como asesor del faraón y administrador de su casa, y como gobernador de todo Egipto."(45:7-8).

                            Querido santo, muy pronto va a entender sus actuales pruebas de fuego. Dios lo traerá a la promesa que le dio, y de repente todo tendrá sentido. Verá que Dios nunca le ha abandonado. El le ha traído por este camino porque ha estado entrenándole, preparándole y enseñándole a confiar en Él para todo. ¡Dios ha planeado un tiempo para usarle y este tiempo está justo frente a usted!

                             

                            DIOS ESTÁ HACIENDO ALGO NUEVO

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            ¿Cuán a menudo ha oído usted a los cristianos decir, "Dios está haciendo algo nuevo en su iglesia?" La "cosa nueva" a la que se refieren puede llamarse un avivamiento, un nuevo fluir, una visita o un mover de Dios.

                            Sin embargo, muy a menudo, esta "cosa nueva" desaparece muy rápidamente. Y una vez que se ha desvanecido, no puede ser encontrada de nuevo. En este sentido, ésta no resulta ser del todo, un mover de Dios. De hecho, los sociólogos cristianos han seguido muchas de estas visitas y descubrieron que el promedio de vida de estos eventos es de unos cinco años.

                            Personalmente, creo que Dios está haciendo algo nuevo en su iglesia de hoy. Sin embargo, esta gran obra del Espíritu no se puede encontrar en un solo lugar. Está sucediendo en todo el mundo.

                            Dios no va a empezar algo nuevo en su iglesia hasta que quite lo viejo. Este principio bíblico, probado a lo largo de siglos de historia de la iglesia, se encuentra en ambos Testamentos y abarca cualquier movimiento verdadero de Dios. Como Jesús lo dijo, no se echa vino nuevo en odres viejos (ver Marcos 2:22).

                            El principio de abolir lo viejo y levantar lo nuevo fue presentado por primera vez en el Antiguo Testamento en Silo.

                            Durante el tiempo de los jueces, Dios estableció una santa obra en esta ciudad (ver Jueces 18:31). Silo, donde el santuario del Señor estaba en pie, fue el centro de toda actividad religiosa en Israel. El nombre de Silo en sí mismo significa "lo que es del Señor". Esto habla de las cosas que representan a Dios y revelan su naturaleza y carácter. Dios le habló a su pueblo en Silo, fue allí donde Samuel escuchó la voz de Dios y donde el Señor le reveló su voluntad (ver 1 Samuel 1).

                            El Señor dejó de hablar en Silo, porque el sacerdocio se había vuelto perezoso y sensual, y la ciudad se había convertido en corrupta. Dios le dijo a Samuel, en esencia, "Silo se ha vuelto tan contaminado, que ya no representa lo que soy. Esta casa ya no es la mía. He terminado con ella". "Entonces el Señor levantó su presencia en el santuario y escribió "Icabod" en la parte superior de la puerta, lo que significa," La gloria del Señor se ha ido."

                            El Señor abolió completamente lo viejo, pero una vez más, levantó una cosa nueva. Después de eso, el templo de Jerusalén llegó a ser conocido como "la casa del Señor" y Dios le habló a su gente allí.

                            "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas" (2 Corintios 5:17).

                            HAMBRE DE SER SANTOS by Gary Wilkerson

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Hubo un joven pastor escocés, Robert Murray McCheyne, quien murió a los 29 años. Antes de su muerte, él trajo un gran despertar a su iglesia. Esta semana leí la siguiente cita de este hombre de Dios: "La mayor necesidad de mi pueblo es mi propia santidad."

                            Contamos con una gran cantidad de predicadores elocuentes, con una sobreabundancia de personalidades carismáticas y con suficientes líderes de alto perfil. Sin embargo, lo que nos hace falta son hombres santos de Dios. La gente necesita ver más allá de las habilidades ministeriales de sus líderes, necesita ver un corazón devoto.

                            Un pastor no puede conducir a su congregación a las profundidades de Cristo que él mismo no ha experimentado primeramente.

                            ¿Cuál es el resultado de una iglesia que tiene sorprendentes programas, brillante liderazgo, donde ante espectaculares presentaciones los congregantes no se mueven de sus sillas, y donde se cuenta con lo último en tecnología e instalaciones pero en su esencia no tienen visión de cómo ser un pueblo santo? ¿Qué buen fruto puede provenir de conferencistas que logran atraer la atención de su audiencia a través de eventos de entretenimiento, si éstos no son hombres que desean quebrantarse, y con reverencia y humildad, reconocer lo alejados que su congregación y ellos mismo están del Dios santo y maravilloso?

                            Nuestras iglesias están a menudo llenas de frivolidad y lo sabemos, pero esto no cambia porque los líderes lo toleran en lugar de lamentarse por ello. La situación en la iglesia es simplemente un reflejo de la realidad que está en el corazón del pastor. La luz que brota de una vasija rota sobrepasa, eclipsa, la luminosidad producida por miles de programas religiosos de entretenimiento. Pablo dijo, ustedes tienen muchos tutores, pero pocos padres. Hoy podría haber dicho: ustedes tienen muchos expertos en la iglesia, pero pocos hombres santos.

                            Las palabras de R.M. McCheyne son más necesarias hoy que cuando habló por primera vez ante una iglesia liberal y nominalista en Escocia. Pero no sólo sus palabras sino su ejemplo, el poder de su púlpito y el efecto de su ministerio le dieron poder a sus palabras. Sus palabras contenían poder porque su vida contenía pureza.

                            ¿Tienes hambre de ser un hombre santo o una mujer de Dios? Existe sólo una manera para que esto suceda. Desista de sus esfuerzos humanos por lograr rectitud en sus propias fuerzas y ser completamente revestido de Cristo, y reciba la obra terminada de Jesús en la cruz.

                            Esta santidad es mucho más que la obstinada negación del pecado, es una absoluta entrega a Cristo la cual libera inmensa y gloriosamente pasión por la santidad. No quiero pasarme la vida tratando de luchar con mi viejo hombre. Quiero a Cristo formando en mí la plenitud del hombre nuevo que Él ha creado.

                             

                            REFLEXIONES, John Owen

                            de Verdadera Vida Blog de Verdadera Vida
                            A una (1) persona le gusta esto.

                            “No hay pensamiento con el que el hombre sea tan embrutecido y entontecido, ni sea tan pernicioso, como este: que una persona sin purificar, sin santificar su vida, pueda luego ser llevada al cielo, a un estado de bendición que consiste en el disfrute de Dios. Ni esa persona puede gozar de Dios, ni para ella Dios seria como una recompensa. Sin duda, la santidad se perfecciona en el cielo, pero su origen se halla invariablemente en este mundo. A nadie conduce Dios al cielo si no ha sido antes santificado en la tierra. La Cabeza viva no admite miembros muertos.”

                             
                            CREER O NO CREER
                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            "Todo lo que no proviene de fe es pecado" (Romanos 14:23).

                            Creer o no creer,
                            Esa es la pregunta.
                            ¿Realmente Jesús caminó sobre el agua?
                            ¿Curó leprosos?
                            ¿Resucitó a los muertos?
                            ¿Hizo ver a los ciegos?
                            ¿Causó que el viento y las olas le obedecieran?
                            ¿Echó fuera a demonios?
                            ¿Curó a los lunáticos?
                            ¿Y convirtió el agua en vino?
                            Para creer todo esto,
                            ¡Un hombre tiene que creer en los milagros!
                            Sin embargo, un hombre no puede creer en Cristo en absoluto,
                            si no cree en milagros
                            su resurrección
                            y ascensión.
                            Él está muerto o vivo,
                            y si está vivo…
                            ¡Es un milagro!
                            Y todo lo que Él alguna vez hizo fue milagroso.
                            Creo todo esto.
                            ¡Eso es fe!
                             

                            USTED TIENE UN CONSOLADOR

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Estoy aprendiendo algo maravilloso del Espíritu Santo. Él tiene una característica única: no le gusta hablar de sí mismo. Él no se hace de sí mismo el principal objeto de nuestra atención.

                            He tratado de estudiar con seriedad al Espíritu Santo sumergiéndome en volúmenes enteros acerca de Él, y los cuales han sido escritos por autores calificados. Algunos de estos libros son muy profundos y difíciles de entender -libros acerca de su naturaleza y personalidad. Todos ellos muy interesantes, pero no siempre edificantes. El hecho es que no pueden edificar, porque usted sólo puede entender lo que el Espíritu es cuando Él mismo se revela, y Él no va a hablar de sí mismo.

                            He intentado investigar sobre el significado de los nombres del Espíritu Santo -Consolador, Paracleto, Abogado, Intercesor- en busca de obtener alguna idea de quién es Él. Pero finalmente me dí cuenta que nosotros los cristianos no tenemos que entender la persona del Espíritu Santo porque Él no quiere decirnos cosas ocultas sobre sí mismo. Todo lo que necesitamos saber es que es uno de la Trinidad: es eterno, el Espíritu de Cristo enviado a esta tierra para vivir en nosotros los que creemos ¡Y sus ojos están siempre en Cristo!

                            El Espíritu Santo no quiere que sepamos tanto de Él mismo como de su misión, la cual es llevarnos a Jesús y mantenernos en pureza y santidad. Él siempre está obrando, haciendo conocer a Cristo en nuestros corazones, y se deleita en nuestra búsqueda del conocimiento acerca de por qué Él ha venido.

                            Jesús dijo: "cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber." (Juan 16:13-14). 

                            PAN DE FORTALEZA

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Una vez pasé una semana llorando ante el Señor, clamando a Él por un mensaje de consuelo y esperanza para todos los creyentes heridos que escriben a nuestro ministerio. Mientras trabajaba en Nueva York con los adictos, alcohólicos y personas sin hogar, oré "Señor, dondequiera que miro veo dolor, angustia, fracaso y problemas. ¿Qué mensaje es posible darles a aquellos con tan extrema necesidad? ¿Cuál es tu palabra para ellos? Seguro que tú cuidas a estas preciadas personas. Sin duda, quieres traerles una palabra que puede dejarlos en libertad."

                            El Señor me dio certeza de que ha provisto una forma de fortalecer a todos sus hijos para resistir al enemigo. Esta fuerza proviene solamente de comer el pan que descendió del cielo. Nuestra salud espiritual depende de que nosotros tomemos este pan.

                            Escuche con atención las palabras de Jesús: "El Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, vivirá por mí" (Jn. 6:57). Jesús estaba en tan estrecha comunión con el Padre y se encontraba tan comprometido con hacer sólo su voluntad, que las palabras del Padre se convirtieron en su comida y bebida. Jesús fue sostenido diariamente al escuchar y observar lo que el Padre quería. Todo esto fue resultado de pasar tiempo a solas con Él.

                            Cristo dijo a sus discípulos: "Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis.... Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y que acabe su obra "(Juan 4:32 y 34). También les ordenó: "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará" (Juan 6:27). No podemos omitir este secreto sobre fortaleza. Así como Cristo vivió por el Padre, también nosotros recibimos la vida al alimentarnos de Cristo.

                            Cuando los hijos de Israel estaban en el desierto, el maná que los sustentaba se distribuía diariamente. A través de este ejemplo, Dios nos está diciendo que lo que comimos de Cristo ayer, no suple nuestra necesidad de día de hoy. Debemos admitir que pasaríamos hambre espiritual y seríamos débiles y desamparados sin un suministro diario de pan fresco celestial. Debemos venir a la mesa del Señor con frecuencia. 

                            TRAYENDO A CRISTO A SU CRISIS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            En Daniel 3, el rey Nabucodonosor erigió una estatua grande, de oro, de noventa metros de altura y convocó a todos los líderes de su vasto imperio a una ceremonia de dedicación. Una vez que éstos llegaron, Nabucodonosor ordenó que todos se postraran en adoración ante la imagen y aquel que desafiara la orden debía morir.

                            Tres de los amigos de Daniel, Sadrac, Mesac y Abed-Nego rehusaron arrodillarse. Estos hombres, junto con Daniel, habían sido llevados cautivos de Jerusalén. No era raro en aquellos días castigar a quienes violaban los decretos del rey arrojándolos en un horno ardiente. (ver Jeremías 29:22).
                            Cuando los guardias trajeron a los tres hombres hebreos ante el rey, él les gritó "¡Aja! ¿Con que se niegan a arrodillarse ante mi imagen? Voy a darles una oportunidad más. Si no se inclinan en esta ocasión, los lanzaré en el horno de fuego ardiente". (Daniel 3:14-15).

                            Finalmente, los tres hebreos fueron lanzados al horno. Pero el rey quedó perplejo; no hubo ningún destello repentino de cuerpos asados, ni olor a carne quemada. El observó detenidamente el fuego y se sorprendió de lo que vio.

                            Los tres hombres hebreos estaban caminando por encima de las brasas. El fuego había quemado sólo las cuerdas que los ataban y ahora sus manos estaban levantadas alabando a Dios. Nabucodonosor se dirigió a uno de sus colaboradores y dijo: "¿Cuántos hombres tiramos ahí dentro?"

                            "Tres, oh rey," fue la respuesta.

                            “¡Pero yo veo cuatro! Y ninguno de ellos está en llamas. Ninguno está herido. Y uno de ellos tiene la apariencia del Hijo de Dios "(véase Daniel 3:24-25)

                            Jesús entró en la crisis de estos hombres por una razón ¡y solamente por una razón! Él vino para consolarlos y rescatarlos porque los amaba. El mismo Señor de la gloria se comprometió con ellos en su momento de crisis ¡porque ellos estaban totalmente comprometidos con Él!

                             

                            NUESTRO CONSEJERO DIGNO DE CONFIANZA

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Yo no doy consejos financieros pero estoy en contacto con el número uno en el mundo, y sólo él es mi asesor de confianza. Para cada pregunta que tengo sobre cualquier asunto, mi asesor de confianza tiene la respuesta. Él ha estado con nuestro ministerio desde el principio. Cuando trasladamos nuestras oficinas a Nueva York, se mudó con nosotros. Y ha dirigido todas las transacciones de bienes raíces que hemos hecho aquí. Él nos ayudó a comprar el histórico Teatro Mark Hellinger de Broadway, donde la Iglesia Times Square tiene ahora sus servicios.

                            Sin embargo, no es sólo nuestro asesor financiero e inmobiliario, sino también es nuestro abogado, consejero familiar, orientador y guía de viajes. De hecho, nos guía en, literalmente, todo lo que hacemos y enfrentamos. La última vez que hablé con él, me aseguró que seguiría proporcionando orientación constante para nosotros a lo largo de los tiempos difíciles que vienen. Me dijo que no teníamos nada de qué preocuparnos.

                            Lo mejor de todo es que a mi asesor no le importa si lo llamo todos los días y en cualquier momento del día. Mi asesor me anima, "No tienes nada de qué preocuparte. He pasado por este tipo de cosas muchas veces antes". Es increíble ver a lo largo de la Biblia que una y otra vez, en todo tipo de crisis, Dios siempre ha estado íntimamente involucrado con su pueblo.

                            El Señor estaba involucrado con David, el salmista, cuando pasó por tiempos difíciles. David volvió a casa con su ejército en Siclag y encontró su ciudad reducida a cenizas por una banda de asaltantes (ver 1 Samuel 30). La casa de David había sido destruida y su familia cautiva, no quedaba nada. Todo aquello por lo que había trabajado, su ganado, sus muebles, sus pertenencias, se habían ido. David no tenía a nadie a quien recurrir en ese momento, sus propios soldados estaban listos para apedrearlo pues lo culpaban por llevarlos a la batalla dejando a sus seres queridos sin protección.

                            La Escritura dice que David se dirigió a su consejero (y el mío): "y David consultó al Señor. Le preguntó: «¿Debo perseguir a esa banda de malvados? ¿Podré darles alcance?» Y el Señor le dijo: «Ve tras ellos, porque les darás alcance y podrás liberar a los cautivos." (1 Samuel 30:8). David siguió el consejo de su asesor ¡y recuperó todo!

                             
                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            El profeta Ezequiel recibió una visión increíble. La Escritura dice que la mano de Dios lo llevó a un monte muy alto, cuando un hombre se le apareció "cuyo aspecto era como aspecto de bronce." (Ezequiel 40:3)

                            Por supuesto, el hombre no era otro que Cristo mismo. Él introdujo a Ezequiel en la puerta de la casa de Dios donde dio al profeta la asombrosa visión del futuro del pueblo de Dios. Puso de manifiesto lo que el cuerpo de Cristo será cuando el fin de los tiempos se acerque. "Él me trajo de nuevo a la puerta de la casa [el templo], y he aquí aguas que salían de debajo del umbral de la casa hacia el este..." (Ezequiel 47:1).

                            Imágenes de agua en la Biblia casi siempre representan al Espíritu de Dios. Esta visión claramente revela un gran derramamiento del Espíritu Santo en los últimos días. La visión fue tan abrumadora que Ezequiel no podía comprenderla. Ni siquiera podía hacer comentarios sobre su significado. Todo lo que podía hacer era informar sobre ella. De hecho, antes de que la visión terminara, el Señor se detuvo y le preguntó a Ezequiel: "¿Has visto esto?" Dios estaba preguntando: "¿Comprendes la magnitud de lo que estás viendo? ¿Ves de lo que estas aguas crecientes hablan? Sé que esta revelación es impresionante y alucinante para ti, pero no quiero que pierdas su verdadero significado. Las aguas indican el camino por el que todas las cosas terminarán".

                            El profeta Isaías tuvo una visión del mismo río que apareció en la visión de Ezequiel. Sin embargo, Isaías vio aún más. De acuerdo con Isaías, en los últimos días el pueblo de Dios va a disfrutar de una gran protección contra todo ataque satánico: " Ningún barco de remos surcará sus aguas, ni barcos poderosos navegarán por ellas" (Isaías 33:21).

                            Isaías está hablando aquí de los buques de guerra impulsados por esclavos. Él nos está dando una imagen del enemigo, el diablo, en su intento de lanzar un ataque contra todos los que nadan en el río. Ésta es una imagen muy confusa.

                            Dios nos aclara en estos pasajes que sus aguas vivas están fuera del alcance de Satanás. Como el salmista testifica: " ¡Haz que queden confundidos y en vergüenza los que quieren matarme! ¡Que retrocedan y queden confundidos los que buscan mi mal! ¡Que sean como el tamo que arrebata el viento! ¡Que el ángel del Señor los acose! ¡Que sea su camino oscuro y peligroso! ¡Que el ángel del Señor los persiga!"(Salmo 35:4-6).

                             
                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Moisés tenía la disposición al igual que muchos de nosotros hoy en día, pero había sólo un camino para que él permaneciese en victoria. Continuamente Moisés estaba en comunión con el Señor: "Y habló Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero" (Éxodo 33:11). Creo que el secreto de la santidad es muy simple: ¡Permanezca cerca de Jesús! Siga mirando su rostro hasta que llegue a ser a la imagen de aquél que usted está contemplando.

                            Una noche, una mujer histérica me detuvo en la calle y me confesó sin querer y desesperadamente: "Sr. Wilkerson”, exclamó, “Estoy frente a la hora más oscura de mi vida y no sé qué camino tomar. Mi marido me ha dejado y es mi culpa! Le he fallado a Dios y a mi familia. ¿Qué voy a hacer?"
                            Sentí la necesidad de decirle: "Amiga mía, alce su mano derecha aquí mismo, en la esquina de esta calle, y empiece a adorar al Señor. Dígale que usted sabe que falló pero que aún lo ama. Luego vaya a casa y póngase de rodillas. No le pida a Dios nada, solamente levante sus manos y su corazón, y adórelo."

                            Dejé aquella dama de pie en la calle con sus manos levantadas al cielo, las lágrimas rodando por sus mejillas, alabando al Señor pero degustando ya la victoria que se empezaba a levantar en su vida. "Pero tú eres santo, Tú que habitas en las alabanzas de Israel" (Salmo 22:3). El Señor hace su morada con su pueblo que le adora y donde el Señor está, allí llega la victoria.

                            Cristo dice: "Al que a mí viene, no le echo fuera" (Juan 6:37).

                            “Vengan a mí todos ustedes, los agotados de tanto trabajar, que yo los haré descansar" (Mateo 11:28).

                            No le tenga miedo al fracaso. Siga adelante a pesar de ello. ¡Adore a Dios hasta que llegue la victoria! Esto puede sonar muy simplificado, pero el camino para dejar atrás el fracaso es sencillo.

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            "A fin de conocer a Cristo y el poder de su resurrección, y de participar de sus padecimientos, para llegar a ser semejante a él en su muerte, si es que de alguna manera llego a la resurrección de entre los muertos." (Filipenses 3:10-11).

                            Lo que voy a decir puede resultar una sorpresa para usted: la resurrección de Jesucristo se trata tolamente de poder. Pero no me refiero sólo al poder divino que resucitó a Jesús de entre los muertos. Por supuesto, este tipo de poder es absolutamente milagroso y sólo emana de Dios mismo. Además de este evento sobrenatural, la resurrección de Cristo nos habla de otro poder que también proviene solamente de Dios. Estoy hablando del poder que nos lleva a vivir una vida santa... a ser libres del dominio del pecado para vencer todos los hábitos y lujuria conocidos por el hombre ... a caminar por fe en la justicia que proviene solamente de Dios. Para obtener este poder es necesario conocer a Cristo en el poder de su resurrección.

                            El apóstol Pablo habla de este tipo de poder de resurrección. El tenía un anhelo interno y profundo de conocer a Cristo, y aquella hambre vino de su propio y profundo clamor por santidad. El apóstol tuvo una revelación acerca de la resurrección de Cristo y esta revelación tuvo que ver con el poder.

                            Él escribió: "Cristo Jesús Señor nuestro... se hizo de la simiente de David según la carne, y declaró ser el Hijo de Dios con poder, según el espíritu de santidad, por la resurrección de los muertos" (Romanos 1: 3-4). Pablo vio algo increíble en la resurrección y del mismo modo que ésta le llenó de alegría, también la resurrección respondió al clamor por santidad que él demandó a lo largo de su vida. En pocas palabras, Pablo vio que Jesús había venido a la tierra como un hombre con el poder del cielo descansando sobre Él. Cristo había demostrado ese poder divino en la tierra: curando a los enfermos, liberando a los cautivos, resucitando a los muertos, dando vida eterna. Jesús mismo había resucitado de entre los muertos y su resurrección fue acompañada por un anuncio divino que Él era "el Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de los muertos" (Romanos 1:4).

                            FE ES UNA INVITACIÓN MÁS QUE UNA ORDEN

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            La fe es un mandato. Está escrito: "El justo por la fe vivirá." Sin fe es imposible agradar a Dios, y la Escritura añade: "pero si alguno se vuelve atrás, no será de mi agrado” (Hebreos 10:38).

                            Me estremezco cuando pienso en el terror y los peligros de la incredulidad. La incredulidad es un pozo de miedo, angustia y desánimo que no tiene fondo. Las consecuencias de la incredulidad son horrendas. Se inicia con temor a lo que no podemos ver. El miedo que nos inunda hoy nos llevará a otros dos más el día de mañana, luego tres, y luego los temores se convierten en un pozo sin fondo de angustia incontrolable y desesperación.

                            Cada vez más, veo que el miedo y la incredulidad terminan como desesperanza; esto conduce a un desierto de confusión y vacío. No es una opción, no es un pequeño problema con Dios. Se trata de una cuestión de vida o muerte. Esto llevará a estar temiendo por todo, presente o futuro. El miedo es un tormento.
                            Todos los hijos de Dios soportan aflicciones y problemas de diversa índole. Es desgarrador escuchar las cosas dolorosas que los justos están sufriendo ahora. Mi familia también está siendo duramente probada.
                            Algunos de las personas que enfrentan terribles y abrumadores sufrimientos físicos o espirituales se desaniman. Si usted está atravesando el fuego de refinación, tengo una palabra para usted.

                            LA FE TAMBIÉN ES UNA INVITACIÓN DE SER PARTICIPE DE LA GRAN BONDAD DEL SEÑOR.
                            Lo remito a una de las promesas más alentadoras en toda la Palabra de Dios. Permita que esta promesa penetre profundamente en su alma:
                            “¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, que has mostrado a los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres!
                            En lo secreto de tu presencia los esconderás de la conspiración del hombre;los pondrás en tu Tabernáculo a cubierto de lenguas contenciosas.” (Salmo 31:19-20).

                            Aquí está un gran estímulo para mantenerse firme en su fe. Aquí hay una promesa audaz y gloriosa. Dios dice: "Tu confías en mí delante de los hombres y yo voy a abrir mi almacén de gran bondad para verterlo sobre ti. Yo te esconderé en el secreto de mi presencia, no voy a permitir que la adversidad te aplaste".
                            Algunos pueden decir: "No debemos confiar en Dios por obtener su bondad." ¡No es así! Escrito está: "No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene una gran recompensa." (Hebreos 10:35). También escrito está: "el que se acerca a Dios crea que él existe y que recompensa a los que lo buscan." (Hebreos 11:6). Debemos creer que es galardonador. Las recompensas de la fe son bondades espirituales, tales como fortaleza, paz y calma en la tormenta.

                            Oh amado, Dios se alegra en nuestra fe. Él está atento para darnos esperanza y abrir nuestros ojos a su cuidado amoroso. Debemos tomar una decisión. Está en nuestro poder el elegir confiar en Dios en medio las pruebas actuales y futuras. Dependiendo de nuestra elección nos enfrentaremos al desierto de la desesperación o a la sonrisa de Dios y los cielos abiertos.

                            Dios nos ayude a todos a aferrarnos a la fe. ¡No se rinda! Estamos demasiado cerca de la meta final de la carrera.

                            "Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia, con cánticos de liberación me rodearás. Te haré entender y te enseñaré el camino en que debes andar: Sobre ti fijaré mis ojos "(Salmo 32:7-8).

                            UN MENSAJE PARA CREYENTES ABRUMADOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Hablo ahora a aquellos creyentes que se ven abrumados por un cúmulo de aflicciones. El salmista David nos cuenta de su propio ser angustiado por problemas insoportables:
                            "Mi corazón está muy dolido en mi interior, todos los terrores de muerte sobre mí han caído. Temor y temblor vinieron sobre mí, y terror me ha cubierto "(Salmos 55:4-5).

                            Si busca en las Escrituras, usted no encontrará ningún hombre de Dios que hable tanto acerca de confiar en Dios como lo hizo David. Nadie habló más sobre la búsqueda y la espera en el Señor como fortaleza en tiempos de necesidad. Fue David quien declaró “no temeré… a pesar de que camine por el valle de la muerte”, porque el Señor estaba con él.

                            Pero cayeron sobre David una serie de tribulaciones profundas y dolorosas que sacudieron su fe. En uno de sus momentos más difíciles, cuando se encontraba sin esperanza, gritó, "¡Todos los hombres son mentirosos!" Él estaba hablando desde un corazón abrumado por gran pena y tristeza. Todas las palabras de consuelo y esperanza no se habían cumplido, todo parecía como una mentira.

                            David se encontraba bajo un ataque total a su fe. No estaba acusando a Dios de mentir, pero venían voces contra él desde todos los lados. David estaba desesperanzado. Él buscó una vía de escape "quien me diera alas como una paloma, yo volaría lejos de toda esta desesperación y encontrar un lugar de descanso."(Salmo 55:6)

                            Cuando hablo de estar abrumado, sé lo que digo. Mi hija Debi acaba de ser operada de cáncer. Mi nieto de 29 años de edad, Brandon, está recibiendo quimioterapia contra cáncer de categoría 4. David estaba en lo cierto: "Temor y temblor caen sobre nosotros".

                            ¿Qué hace el hijo de Dios en momentos de insoportable estrés? Hacemos lo que hizo David.

                            "En cuanto a mí, voy a invocar a Dios, y el Señor me salvará. En la tarde, al amanecer y al mediodía oraré y clamaré, y él oirá mi voz. El redimirá en paz mi alma de la guerra contra mí, aunque muchos estén en mi contra"(Salmo 55:16-18).

                            Ore, deje todo aún lado y entre en la presencia del Señor. Incluso si lo hace en silencio, grite su dolor y pida que la paz llegue a usted. Tenemos que hacer algo más que confiar, debemos permanecer en la Palabra de Dios y clamar ante El las promesas que nos ha dado.

                            Mi familia y yo estamos caminando en fe y confiando en la fidelidad de Dios a su Palabra. ¡Dios es bueno!


                            NUESTRO PADRE CELESTIAL TIENE UN PLAN PARA USTED

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Dios tiene un plan preconcebido para liberarnos de nuestras pruebas de fuego. No importa lo que esté pasando, Dios tiene un plan adaptado para cada dificultad. Es un plan que nunca podría ser concebido o imaginado por la mente humana.

                            Tomemos, por ejemplo, las pruebas de fuego de Israel en el desierto. No había pan, ni comida de ningún tipo. ¿Cuál comité, o cuál grupo de intercesión podría haber sugerido: "Vamos a orar para que mañana nos despertemos y descubramos comida de ángeles, copos blancos cubriendo el suelo y con sabor de la miel."

                            Dios tenía un plan, un milagro, un plan inconcebible... ¡Increíble!

                            Más tarde, no tenían agua. El desierto caliente les resecaba los labios. Humanamente hablando, no había manera de sobrevivir: Cientos de miles de personas llorando frente a una crisis de vida o muerte.

                            ¿Quién podría haber imaginado cómo Dios los salvaría en ese día? ¿Quién podría haber sugerido a Moisés señalado a una gran roca: "Ve, golpéala entonces un río de agua saldrá de ella?”

                            Pero Dios tenía un plan concebido en su mente previo a su adversidad.

                            Lea lo sucedido en el Mar Rojo, con un mar impasible ante ellos, sin salida y el ejército de Faraón corriendo hacia ellos. ¡Imposibilidad! ¡Desesperanza!

                            ¿No tenía Dios un plan desde el principio?


                            ¿TODAVÍA CREES?

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson

                            Recientemente tuve una experiencia insólita en mi tiempo de meditación con el Señor. Su voz susurrante me preguntó: "¿Todavía crees?"

                            "¿Crees que aún te amo incondicionalmente, que estás ahora siendo guiado por el Espíritu Santo; que yo guardo en mi redoma cada lágrima que estás derramando aquí mismo en este lugar, en esta misma hora, en la perfecta voluntad de Dios?

                            "¿Crees que todas las cosas siguen trabajando juntas para el bien de los que me aman, que escucho tus oraciones, aun cuando no tienes palabras audibles para expresarlas; cuando todo parece oscuro y abrumador, cuando el miedo se apodera de tu mente y alma y cuando parece que se han cerrado los cielos?

                            "David, ¿Todavía crees que doy de comer a todos los seres vivos: los peces del mar, el ganado, las aves y todos los reptiles? ¿Todavía crees que tengo contados todos los cabellos de tu cabeza y que tomo nota de todas las aves que han caído sobre la faz de la tierra? ¿De verdad lo crees?

                            "¿Todavía crees aun cuando llega la muerte a tus seres queridos? ¿Crees todavía lo que has testificado, que doy consuelo y fortaleza para enfrentar incluso la tumba? "¿Todavía crees que te amo y que perdono todos tus pecados pasados, tus pecados presentes y que voy a perdonar todos tus pecados futuros si descansas y confías en mí? ¿Crees que yo entiendo cuando Satanás envía a sus mensajeros en tu contra para implantar mentiras, dudas, blasfemias, miedos y desesperación?

                            "¿Todavía cree que estás en la palma de mi mano, que para tu Salvador eres más precioso que el oro; que la vida eterna es tu futuro, que no hay poder que te puede arrebatar de mi mano y que me conmuevo por cada enfermedad y aflicción que soportas? ¿Todavía crees que estas cosas son verdaderas?"

                            Mi respuesta es rotundamente ¡SÍ! Sí Señor, yo todavía creo todo esto y más, mucho más!

                            Lea todo el Salmo 103 y pregúntese: "¿Todavía lo creo? ¿Creo todo lo que dice?"


                             
                            de Verdad Y Luz Hoy de Luis Enrique Alvarado
                            .
                            Una de las mejores formas de perder amistades y ser rechazado es entregándose a Dios por completo. ¡Toma en serio los asuntos espirituales; abandona todos tus ídolos; vuélvete al Señor con todo tu corazón y sé posesionado con Jesús; quita tus ojos de las cosas del mundo - y repentinamente te has convertido en un fanático religioso! Y te espera el peor rechazo de tu vida.

                            Cuando estuviste tibio, teniendo una forma de santidad sin poder - cuando no eras tan pecador, ni tan santo - no eras problemático para nadie, ni siquiera para el diablo. Las cosas estaban tranquilas; eras aceptado. Eras tan sólo uno de muchos creyentes a medias.

                            Pero cambiaste. Tuviste hambre de Dios. Fuiste convencido de pecado y no podías seguir jugando a iglesia. Te arrepentiste y te volviste al Señor con todo tu corazón. Abajo se fueron los ídolos. Comenzaste a hurgar en la Palabra de Dios. Dejaste de seguir las cosas materiales y te obsesionaste con Jesús. Entraste a un nuevo reino de discernimiento y comenzaste a ver cosas en la iglesia que una vez no te molestaron. Escuchas cosas del púlpito que quebrantan tu corazón. Ves a otros cristianos comprometiéndose en cosas mundanas, como una vez lo hacías tú. Por eso es que te duele tanto. Has sido despertado, volteado, quebrantado y contristado en espíritu. Y ahora tienes una carga dada por Dios por la iglesia.

                            Pero en vez de que tus amistades se regocijen o entiendan, ¡ellos piensan que te estás volviendo loco! Eres ridiculizado, mofado, y te llaman fanático.

                            Moisés fue tocado maravillosamente por la mano de Dios y despertado con relación a la atadura del pueblo de Dios. ...le vino voluntad de visitar a sus hermanos los hijos de Israel. Moisés estaba tan entusiasmado por la gran revelación de liberación que había recibido que se apresuró a compartirla con los hermanos. Pero él pensaba que sus hermanos entendían que Dios les había de dar salud por su mano; mas ellos no lo habían entendido. (Hechos 7:23,25). Moisés fue el hombre más manso de la tierra; él estaba consumido con Dios. Él no se estaba comportando como el más santo; él se estaba moviendo en Dios, proféticamente. Él quería que sus hermanos escucharan y entendieran lo que Dios iba a hacer. Al contrario, lo rechazaron, diciendo, ¿Quién te hizo rey sobre nosotros? ¿Quién te crees que eres? Un día comprenderían - pero no ahora.

                            Cuando el Espíritu Santo me despertó hace años, cuando comencé a ver su llamado a la santidad y me puse en serio en cuanto a caminar en verdad y la Palabra se hizo viva, y cuando comencé a ver cosas que no había visto antes - quería compartirlo con todo el mundo. Llamaba a predicadores por teléfono y compartía lo que Dios me estaba diciendo. Con muchos de los que visitan mi oficina, gemía y abría mi Biblia y les señalaba verdades gloriosas de rendimiento total y pureza de corazón. Pensé que también lo veían. Pensé que amarían la Palabra y se arrodillarían conmigo a orar por un nuevo toque de Dios. Al contrario, la mayoría tan sólo pestañeaban. Decían cosas como: ¿Estás seguro que no te estas pasando del límite? O, Eso es algo pesado para mí. Y mientras más buscaba a Dios, menos le veía a ellos. Era como si derramaran agua fría sobre mi cara. Ellos no querían oír.

                            Si esto te está sucediendo desde que Dios te despertó, no estás solo. Quiero mostrarte y advertirte de la Palabra de Dios lo que debes esperar si estás dispuesto a seguir a Dios por completo. Puedes esperar tres reacciones: (1) Serás rechazado. (2) Serás echado fuera. (3) Serás apedreado.


                            Serás rechazado.


                            Jesús advirtió: Si fueran del mundo, el mundo los querría como a los suyos. Pero ustedes no son del mundo, sino que yo los he escogido de entre el mundo. Por eso el mundo los aborrece. (Juan 15:19). Muéstrame a un creyente que se ha convertido tanto en un amante y hacedor de la verdad, y te mostraré uno que será rechazado y perseguido por toda la iglesia tibia. Renuncia al mundo y el mundo renuncia a ti. Jesús tuvo muchos seguidores hasta que la palabra que él predicó fue percibida como muy fuerte - demasiado exigente. El grupo de aquellos a quienes le encantaba los milagros escuchó sus declaraciones y lo abandonaron, diciendo: !Muy difícil! ¿Quién puede recibirlo? Jesús se volvió a los doce y preguntó, ¿También ustedes se van? O, ¿Es Mi Palabra muy difícil para ustedes también? Pedro contestó: ¿A quién iremos si sólo tú tienes palabra de vida eterna? No, Pedro y los doce no se irían porque ellos amaban la palabra que los demás decían era muy difícil, muy exigente - porque estaba produciendo en ellos valores eternos. Se quedarían con la verdad, sin importar el precio.

                            Este es el asunto que cada cristiano debe enfrentar en estos últimos días: ¿Te volverás de la verdad que te convence, verdad que señala tu pecado, verdad que quita, corrige, y destruye tus ídolos? ¿Verdad que te llama a quitar tus ojos de las cosas del mundo, de ti mismo y del materialismo? O, ¿te volverás a prédicas que cosquillean el oído, suaves, tranquilizantes, que dicen todo-está bien? ¿Permitirás que el Espíritu Santo te examine, que te exponga?

                            La verdad liberta. Te hace libre de prédicas muertas, libre de pastores muertos, libre de tradición muerta, libre de doctrina de demonios. Libre de compañerismos que ponen la verdad a un lado porque no tiene mucho amor, como dicen. Los amantes y hacedores de la verdad desean entrar a la luz, tener toda obra secreta descubierta. Jesús dijo, Pues todo el que hace lo malo aborrece la luz, y no se acerca a ella por temor a que sus obras queden al descubierto. En cambio, el que practica la verdad se acerca a la luz, para que se vea claramente que ha hecho sus obras en obediencia a Dios. (Juan 3:20,21). Aquello que es verdad genuina siempre expone toda cosa escondida. Cuando Jesús comenzó a poner luz sobre sus pecados escondidos, los judíos religiosos buscaron matarlo. Jesús dijo, Yo sé que ustedes son descendientes de Abraham. Sin embargo, procuran matarme porque no está en sus planes aceptar mi palabra. (Juan 8:37). Ustedes, en cambio, quieren matarme, ¡a mí, que les he expuesto la verdad que he recibido de parte de Dios! Abraham jamás haría tal cosa. (versículo 40). El que es de Dios escucha lo que Dios dice. Pero ustedes no escuchan, porque no son de Dios. (Juan 8:47).

                            La Palabra de Dios dice: Entonces se manifestará aquel malvado, a quien el Señor Jesús derrocará con el soplo de su boca y destruirá con el esplendor de su venida. El malvado vendrá, por obra de Satanás, con toda clase de milagros, señales y prodigios falsos. Con toda perversidad engañará a los que se pierden por haberse negado a amar la verdad y así ser salvos. Por eso Dios permite que, por el poder del engaño, crean en la mentira. Así serán condenados todos los que no creyeron en la verdad sino que se deleitaron en el mal. (2 Tes. 2:8-12).

                            Hoy en día existen multitudes de cristianos que no aman la verdad. Dios dice que es a causa de pecado secreto - teniendo placer en injusticia. Estos amantes de placer están en un horrible engaño. Como los judíos de los días de Jesús, están convencidos que ven. Ellos creen que son hijos de Dios y ferozmente rechazan cada palabra que expone sus secretos más profundos y sus lujurias. Algo que no es la verdad ha captado su corazón. No están abrazando la verdad como una perla de alto precio. Al contrario, abrazan algún placer escondido, algún ídolo, algún pecado familiar.

                            Anótalo. Aquellos que te rechazan, aquellos que te abandonan por la verdad tienen una razón fuerte. Te ven como una amenaza contra algo muy querido por ellos. Tu vida separada es una reprensión a su tolerancia y tibieza.

                            Pablo escribió a Timoteo: Ya sabes que todos los de la provincia de Asia me han abandonado (2 Timoteo 1:15). Pablo se había entregado por completo a esta misma gente, declarándoles todo el consejo de Dios. Él estaba sin culpa delante de ellos; santo, sin reprensión. Él fue rechazado por las iglesias en Asia y sus propios hijos espirituales lo evitaban. ¿Por qué?

                            Pablo estaba en la prisión ahora. Él estaba sufriendo. Él estaba en aflicción profunda; atado con cadenas; un prisionero del Señor. Pero un nuevo maestro se había hecho popular - un maestro que traía mensajes acerca de la prosperidad que cosquilleaban el oído. Alejandro el herrero me ha hecho mucho daño. El Señor le dará su merecido. (2 Timoteo 4:14).

                            Alejandro significa el que complace a los hombres. Alejandro y Himeneo estaban enseñando un evangelio falso que ministraba a la carne. Himeneo fue nombrado por el dios de los matrimonios. Esto representa un evangelio de amor, de celebración, de complacer al hombre sin santidad. Pablo los entregó a ambos a Satanás para la destrucción de la carne para que aprendieran a dejar la blasfemia (1 Timoteo 1:20). El entregarlos a Satanás no fue para la destrucción de sus cuerpos - sino de la doctrina carnal. Fue una experiencia de aprendizaje: para que aprendan a no blasfemar. ¿Cómo iban a aprender si estaban muertos? Estas doctrinas negaban todo sufrimiento - toda privación.

                            Pablo dijo que ellos hicieron naufragar la fe verdadera excusando el pecado; no tenían una conciencia pura. Ellos hicieron naufragar la fe a través de enseñanzas que complacen al hombre. Ellos rechazaron a Pablo por lo que ellos percibían era una pérdida de libertad en él. Ellos lo vieron como falta de fe. Para ellos, era el diablo que mantenía a Pablo prisionero. Si Pablo es tan santo - si él predica que Dios es todopoderoso - ¿por qué está sufriendo? Estaban avergonzados de sus cadenas. Y existen cristianos en la actualidad que te rechazarán; se avergonzarán de ti - porque estas pasando por alguna prueba o tribulación o enfermedad.


                            Serás echado fuera.


                            Jesús advirtió: Los expulsarán de las sinagogas; y hasta viene el día en que cualquiera que los mate pensará que le está prestando un servicio a Dios. (Juan 16:2). Jesús dijo, Estas cosas les digo, para que no se ofendan... no se sorprendan cuando la iglesia tibia los eche fuera - porque no me conocen a mí ni al Padre...

                            Jesús sanó a un joven que nació ciego. Él fue llevado a la iglesia para ser interrogado por los fariseos religiosos. Sus ojos fueron abiertos - ¡él podía ver!. Él dijo: ...Lo único que sé es que yo era ciego y ahora veo. (Juan 9:25). ¿Se regocijaron por la visión de este hombre? ¡No! Ellos replicaron: --Tú, que naciste sumido en pecado, ¿vas a darnos lecciones? Y lo expulsaron. (Juan 9:34).

                            Ese hombre ciego que fue sanado representa al remanente santo - aquellos cuyos ojos son abiertos a la santidad de Dios. Anda, testifica como él lo hizo ¡Una vez estuve ciego y ahora veo! Te echarán fuera, diciendo: ¿Quién te hizo nuestro maestro?.

                            Si tienes intención de entregarte por completo a Cristo, ¡debes estar preparado para llevar su reproche! Por ti yo he sufrido insultos; mi rostro se ha cubierto de ignominia. Soy como un extraño para mis hermanos; soy un extranjero para los hijos de mi madre. El celo por tu casa me consume; sobre mí han recaído los insultos de tus detractores. (Salmo 69:7-9). Esto se refiere primordialmente al sufrimiento de Cristo - ¡pero cómo él era en este mundo, así somos nosotros! Si lo persiguieron y lo reprocharon, harán lo mismo con todo aquél que muere a sí mismo. ¿Quién reprochó a Cristo? ¿Quién amontonó vergenza sobre su cabeza y echaron fuera su nombre como si fuera inmundo? ¡La iglesia centrada en el hombre!

                            ¡Echar fuera a creyentes piadosos es el favor más grande que una iglesia centrada en el hombre puede hacerle! Escucho a cristianos decir: Mi iglesia está muerta - no me gusta lo que está pasando, ¡pero Dios me puso allí! Me quedaré y trataré de cambiar las cosas. Eso puede ser peligroso y contra las Escrituras. ¡Debemos salir de todo lo que sea de Babilonia! También puede ser la tradición lo que te esté deteniendo.

                            Pablo visitaba la sinagoga dondequiera que iba, Como era su costumbre, (Hechos 17:2). Él le predicaba a esa congregación ciega de Isaías, diciendo porque yo estoy realizando en sus días una obra que ustedes nunca creerán, aunque alguien se la explique. (Hechos 13:41). Pablo trató de persuadirlos, esperando que escucharan. Pero finalmente Pablo escuchó la profecía de Isaías tronar en su alma, Ellos, por su parte, se sacudieron el polvo de los pies en señal de protesta(Hechos 13:51). Pablo le dijo a esos judíos religiosos, Era necesario que les anunciáramos la palabra de Dios primero a ustedes. Como la rechazan y no se consideran dignos de la vida eterna, ahora vamos a dirigirnos a los gentiles. (Hechos 13:46).

                            Si asistes a una iglesia que ha escuchado la verdad y la hace a un lado, ¡Vete! Sal de allí - ¡o tus hijos se pueden descarriar! Olvídate de que Oh, mis hijos tienen amistades allí. Sí, y todos pueden crecer sin convicción de pecado, por la falta de poder o de la presencia de Dios. No vas a cambiar nada - ¡en ninguna manera! Pero ellos te pueden cambiar a ti. ¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas? Salgan de en medio de ellos y apártense. No toquen nada impuro, y yo los recibiré. (2 Cor. 6:17).


                            Serás apedreado.


                            ¡Serás apedreado por la mayoría! Mientras lo apedreaban, Esteban oraba. --Señor Jesús --decía--, recibe mi espíritu. (Hechos 7:59). ¿Quiénes apedrearon a Esteban? ¡El concilio más prestigioso de aquellos días! Y lo llevaron ante el Consejo. (Hechos 6:12). ¡Fue un hombre contra la muchedumbre!

                            ¡Aquí tenemos a un hombre, con los ojos fijos en Jesús! Sin embargo, es odiado. Escucha el odio de estos sacerdotes, de estos fanáticos religiosos: Al oír esto, rechinando los dientes montaron en cólera contra él. (Hechos 7:54). Entonces ellos, gritando a voz en cuello, se taparon los oídos y todos a una se abalanzaron sobre él, (versículo 57). ¿Qué había en este hombre justo que tanto enojaba a las multitudes religiosas? Él predicaba verdad que cortaba hasta el corazón. ¡Tercos, duros de corazón y torpes de oídos! Ustedes son iguales que sus antepasados: ¡Siempre resisten al Espíritu Santo! (versículo 51). Ustedes, que recibieron la ley promulgada por medio de ángeles y no la han obedecido. (versículo 53). ¡Él tenía que predicar la verdad! Tenían corazones que aún estaban aferrados al mundo - atados por la lujuria. Ellos conocían cuál era la ley de Dios, pero se negaban a obedecer. Crucificaron a Cristo.

                            La espada de dos filos de la verdad había cortado en lo profundo de sus corazones. Pero fue su testimonio de un cielo abierto que hizo caer la ira sobre él. Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo y vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios. --¡Veo el cielo abierto --exclamó--, y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios! Entonces ellos, gritando a voz en cuello, se taparon los oídos y todos a una se abalanzaron sobre él, lo sacaron a empellones fuera de la ciudad y comenzaron a apedrearlo. (Hechos 7:55-58).

                            Esteban expuso mezcla, ¡doble ánimo! Entonces se hicieron un ídolo en forma de becerro. Le ofrecieron sacrificios y tuvieron fiesta en honor de la obra de sus manos. Pero Dios les volvió la espalda y los entregó a que rindieran culto a los astros. Así está escrito en el libro de los profetas: "'Casa de Israel, ¿acaso me ofrecieron ustedes sacrificios y ofrendas durante los cuarenta años en el desierto? Por el contrario, ustedes se hicieron cargo del tabernáculo de Moloc, de la estrella del dios Refán, y de las imágenes que hicieron para adorarlas. Por lo tanto, los mandaré al exilio más allá de Babilonia. (Hechos 7:41-43).

                            En esta época de gracia, si miras a una mujer con lujuria, has cometido adulterio a los ojos de Dios. Si odias, eres un asesino. Y si palabras maliciosas son lanzadas contra ti porque sigues a Dios por completo, ¡te están apedreando! Los labios del necio son causa de contienda; su boca incita a la riña. Los chismes son deliciosos manjares; penetran hasta lo más íntimo del ser. (Prov. 18:6,8). Afilan su lengua como espada y lanzan como flechas palabras ponzoñosas. (Salmo 64:3).

                            Jesús enseñó una parábola de un hacendado que tenía una viña y mandó a buscar los primeros frutos en el tiempo de la cosecha. Él envió a sus siervos. Los labradores agarraron a esos siervos; golpearon a uno, mataron a otro y apedrearon a un tercero. (Mateo 21:35) ¡Así sucede en la actualidad! Dios ha enviado a sus santos vigilantes para que reúnan el fruto de su viña. Pero al contrario, hay azotes verbales, asesinatos con odio, y te apedrean con palabras cortantes.

                            Tenemos una Compañía Esteban en la actualidad que puede decir, ¡puedo ver el cielo abierto! Es aquella visión clara de Jesús - aquella palabra cortante de verdad - ¡la cual invoca la ira de aquellos de corazón incircunciso!

                            Los israelitas trataron de apedrear a Josué y a Caleb por su llamado a entregarse por completo. Diez espías desanimaron al pueblo de Dios diciendo Entonces Caleb hizo callar el pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y poseámosla; que más podremos que ella. (Núm. 13:30). Pero ellos dijeron: Hagamos un capitán, y volvámonos a Egipto. (Núm 14:4). Y Josué hijo de Nun, y Caleb hijo de Jephone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos; Y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. Si Jehová se agradare de nosotros, él nos meterá en esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra, porque nuestro pan es: su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová: no los temáis. Entonces toda la multitud habló de apedrearlos con piedras. Mas la gloria de Jehová se mostró en el tabernáculo del testimonio a todos los hijos de Israel. (Núm. 14:6-10).

                            Mi preocupación en esta historia no es por Josué y Caleb, porque Dios estaba con ellos. ¡Mi preocupación es por este pueblo de Dios que rechina sus dientes y levanta piedras! ¿Por qué un llamado a obediencia saca de ellos tal reacción? ¡Mira el llamado! Estoy convencido que una vez que el corazón está capturado por un ídolo o lujuria, la incredulidad toma control. La tolerancia y la incredulidad van mano a mano. Entonces, toda prédica contra la tolerancia les irrita y terminan peleando con Dios, mientras ciegamente confiesan su nombre.


                            Una advertencia.


                            ¿Cómo reacciona el justo cuando es rechazado, echado fuera, apedreado? Jesús reaccionó, como un cordero no abrió su boca. No pidas fuego del cielo sobre aquellos que abusan de ti. ¿No sería mejor dejar que los defrauden? (1 Cor. 6:7). Si nos maldicen, bendecimos; si nos persiguen, lo soportamos;(1 Cor. 4:12). Ora por los que te usan despiadadamente.

                            No tengo tiempo para profetas arrogantes, con estilo propio que pelean o amenazan o echan maldiciones a diestra y siniestra. Cuando Semei estaba sobre en el monte tirándole piedras a David mientras retrocedía de Jerusalén y de Absalón, el capitán del ejército dijo, ¿Por qué maldice este perro muerto a mi señor el rey?Dejadle que maldiga, que Jehová se lo ha dicho. Quizá mirará Jehová a mi aflicción, y me dará Jehová bien por sus maldiciones de hoy. (2 Sam. 16:6, 9-10, 12).

                            Moisés se entregó por completo - subió la montaña - apartado con Dios, Y su rostro resplandecía. Y aunque los demás podían verlo, tanto así que el tuvo que ponerse un velo sobre su rostro, él mismo no sabía que su rostro resplandecía (ver Éxodo 34:29). Él ni siquiera se daba cuenta del reflejo de la santidad de Dios sobre él. Como Esteban, Moisés no estaba ostentando del toque de Dios en su vida. Ellos no tomaron aires de profeta. Ellos no amenazaban; ellos no hablaban de tener revelaciones nuevas o especiales. No pusieron cara de inmutables o mostraron piedad falsa. Humildad es la marca del alma que depende totalmente en Cristo. No existe orgullo espiritual en absoluto, ¡ninguna exclusividad!


                            La recompensa de entregarse
                            por completo.


                            ¿Cuál es la recompensa? ¡Tener a Cristo de tu parte! Existen muchos otros premios por entregarse por completo, pero menciono solo éste porque es todo lo que necesitaremos. Pablo fue encarcelado en un castillo en Jerusalén con todo el sistema religioso deseando matarlo. La iglesia estaba escandalizada. Él fue acusado de contaminar el lugar santo, de predicar falsa doctrina. Hasta los soldados temían que Pablo fuera hecho pedazos; así que lo llevaron a la fuerza y lo encarcelaron en un castillo. Y la noche siguiente, presentándosele el Señor, le dijo: Animo, Pablo; que como has testificado de mí en Jerusalén, así es menester testifiques también en Roma. (Hechos 23:11).

                            El Señor mismo le habló a Pablo - ¡no un ángel! ¡Y qué palabra: Animo! ¡Viene más! ¡Pero tú puedes enfrentar cualquier cosa y a cualquiera si sabes que el Señor está a tu lado!

                            TOMADO DE PULPIT SERIES
                            SOLO LA OPINION DE DIOS ES LA QUE CUENTA
                             

                             

                            APRENDA A CONOCER LA VOZ DE DIOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson
                             

                            Dios quiere que sepamos que no importa cuán difícil sean las situaciones que afrontemos pues él sustentará a todo aquél que confía en él – con el poder de su tranquila y suave voz hablando diariamente a nuestro hombre interior.

                            Esto lo confirma el profeta Isaías: “Entonces tus oídos oirán detrás de ti la palabra que diga: Este es el camino, andad por él y no echéis a la mano derecha, ni tampoco os desviéis a la mano izquierda” (Isaías 30:21). Usted necesita comprender que Isaías entregó esta palabra a Israel en su momento más dificil. La nación estaba bajo juicio, en absoluta ruina, colapsada. Isaías les dijo a los líderes de Israel, “¡Vuélvanse al Señor ahora! Él quiere darles una palabra de dirección – él quiere hablarles, diciendo ‘Vayan por éste lado, vayan por este otro, aquí está el camino…” Sin embargo ellos no escucharon. ¡Ellos decidieron buscar ayuda de Egipto para ser liberados! Ellos pensaron que podían depender de las carrozas egipcias, de sus caballos y de sus suministros para poder salir adelante.

                            No obstante, Dios no envió todo su juicio sobre Israel en ese instante. En su lugar, él decidió esperar pacientemente hasta que cada uno de los recursos utilizados por Israel resultaran inútiles. Él dijo, “Mientras ellos estén corriendo de un lado al otro maquinando cómo sobrevivir, yo esperaré. ¡Quiero mostrarles a ellos mi misericordia a pesar de su maldad!” (v. 18). Evidentemente, todo les falló y las cosas solamente empeoraron para la nación. Finalmente, cuando todos sus planes fracasaron, Dios le dijo al pueblo, “¡Ahora dejen que yo me haga cargo! Abran sus oídos y yo les hablaré. Yo conozco la salida, y yo los dirigiré. Quiero guiar cada movimiento que hacen, hacia la derecha y hacia la izquierda para librarlos. ¡Yo los guiaré con mi voz – hablándoles, diciéndoles qué hacer hasta el último detalle!”

                            Lo que importa – lo que es vitalmente relevante – es que usted conozca la voz de Dios. Él todavía sigue hablando. Él lo ha dicho claramente, “Mis ovejas conocen mi voz”. Hay muchas voces en el mundo hoy día – voces fuertes y exigentes. Pero existe aquella voz tranquila y suave del Señor que puede ser conocida y escuchada por todos los que confían en lo que Jesús dijo.

                             

                            ¿QUIÉN SOÑÓ CON ESTE PLAN DE SUPERVIVENCIA?

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson
                             

                            “Y vino a él [Elías] palabra de Jehová, diciendo: Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Querit, que está frente al Jordán” (1 Reyes 17:2-3).

                            Mientras Elías observó la crisis que le avecinaba, su situación le debió parecer absolutamente desesperanzadora. Pero Dios tenía en mente un plan específico de supervivencia para su siervo fiel. Él le dijo al profeta, “Dirígete al este del Río Jordán, y encontrarás a Querit, un pequeño arroyo. Ahí podrás conseguir toda el agua que necesites beber. Además, ¡he arreglado todo para que alimento te sea entregado todos los días por mis cuervos mensajeros!”

                            ¿Cómo podría una persona soñar, en un millón de años, con esta clase de plan de supervivencia? ¿Cómo podría Elías haberse imaginado que sería enviado a un arroyo oculto donde encontraría agua para beber cuando no había mas que sequía a su alrededor? ¿Cómo pudo haber pensado que una provisión de pan le sería entregada diariamente por cuervos los cuales siempre se comen todo lo que está a su alcance?

                            Más tarde, la situación se complicó para Elías pues el arroyo finalmente se secó. Pero Dios tomó nuevamente el control del asunto dándole al profeta una palabra fresca de dirección. El le dijo, “Levántate, vete a Sarepta de Sidón y vive allí; ahí le he dado orden a una mujer viuda que te sustente” (v. 9). Una vez más necesito preguntarle a usted - ¿cómo podría alguien imaginarse que una pobre mujer viuda en medio de una depresión económica, podía alimentar a un hombre por días, semanas, y meses sin parar? Pero el hecho es que Dios usa las cosas más menospreciadas e insignificantes de este mundo para su gloria. Él l le dijo a Elías, “Si tú vas con ella y haces lo que te digo, sobrevivirás. ¡Escúchame – has caso a mi dirección – y saldrás adelante!”

                            La evidencia es abrumadora: ¡Dios – nuestro asesor, consejero y experto en supervivencia – tiene un plan detallado para cada uno de sus hijos, para ayudarlos a enfrentar las peores circunstancias!

                             
                             

                            PAZ CON DIOS

                            de DAVID WILKERSON, HOY (Spanish) de David Wilkerson
                             

                            Jesús murió en la cruz para comprar mi paz con Dios – y hoy él está en el cielo para mantener esta paz en mí. La paz que tenemos con Dios a través de Jesucristo distingue nuestra fe de todas las demás religiones.

                            Fuera del Cristianismo, todas las religiones dejan sin resolver el asunto del pecado. De esta manera el dominio del pecado no es eliminado, y por consiguiente no puede haber paz. “¡No hay paz para los malos!, ha dicho Jehová” (Isaías 48:22).Sin embargo, tenemos un Dios que provee paz al perdonar nuestros pecados. Esta es la razón misma por la cual Jesús vino a la tierra: para traer paz a una humanidad temerosa y en conflicto.

                            ¿Cómo mantiene Jesús la paz de Dios en mí? Él lo hace de tres maneras:
                            • Primero, la sangre de Cristo removió la culpa de mi pecado. En este sentido, Pablo dice, “Él es nuestra paz” (Efesios 2:14). Jesús hizo paz en mí a través de su sangre.
                            • Segundo, Cristo mantiene mi paz y gozo al creer en: “Y el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en la fe, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Romanos 15:13).
                            • Tercero, Jesús hace que me regocije al tener la esperanza de que entraré en su gloria “Y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios” (Romanos 5:2).

                            Para ponerlo de una manera simple, paz es la ausencia del miedo. Y una vida sin miedo es una vida llena de paz.

                            Cuando Jesús ascendió al cielo, él no solo disfrutó de la gloria que se le había otorgado. No, él fue al Padre para mantener la paz que ganó con tanto dolor para nosotros en el Calvario.

                            Ahora mismo nuestro Salvador está vivo en la gloria. El es completamente Dios y completamente humano, con manos, pies, ojos, cabello. Nuestro Salvador también tiene las cicatrices en sus manos y en sus pies, y la herida en su costado. Él nunca desechó su humanidad; él continúa siendo un hombre en la gloria. Y en este momento, nuestro hombre en la eternidad trabaja para asegurarse que la paz que nos otorgó al partir, nunca nos sea robada. Él ministra como sumo sacerdote al estar activamente involucrado en mantener a su cuerpo en la tierra lleno de su paz. Y cuando él venga nuevamente, quiere que nosotros seamos “hallados por él…en paz” (2 Pedro 3:14).

                            Cuando yo peco, mi paz se interrumpe en dos áreas. Primero, mi conciencia entra en conflicto y con buen motivo provoca culpa. Segundo, las acusaciones de Satanás ponen miedo en mí. Creo que éstas son las dos primeras áreas donde las intercesiones de Cristo se aplican en nosotros.

                            Primero, mi sumo sacerdote no permitirá que mi conciencia me tenga cautivo. Ni permitirá que las acusaciones de Satanás en contra mía no sean desafiadas. Cristo es mi abogado para con el Padre en contra de toda acusación del infierno. ¿Qué es un abogado? Es simplemente “mi amigo en la corte” Para los cristianos, este amigo en la corte es también el hijo del juez. Además, nuestro abogado es nuestro hermano. De hecho, vamos a heredar la fortuna del juez junto con él.

                             

                            La Habitación por Joshua Harris
                            Noviembre 23, 2007
                            tags: Cristo, joshua harris, la habitación, covenant life church
                            por Eduardo




                            Pocas veces he sentido que el aliento se me va cuando leo alguna historia, pero la verdad es que esta pequeña historia escrita por el pastor de Covenant Life Church, basada en un sueño, me dejó sin aliento.

                            No es la primera vez que la leía. Hace casi un año que la leí por primera vez, pero no había tenido tiempo de traducirla hasta el día de hoy. Decidí volverla a leer, pues creo que las cosas importantes deben leerse muchas veces. Esta historia ha tocado mi vida profundamente. La idea es compartirla con todos ustedes, para que puedan sentir lo mismo. Espero leer sus comentarios, con respecto a esta historia. Espero la disfruten.



                            “En ese lugar entre despertar y los sueños, me encontré en la habitación. No había características distintivas excepto por una pared cubierta por archivos de fichas pequeñas. Eran como las que hay en librerías que enlistan los títulos por autor o sujeto en orden alfabético. Pero estas fichas, que se alargaban del piso al techo y aparentemente sin fin en cualquier dirección, tenían títulos muy diferentes. Conforme me acercaba hacia la pared de fichas, la primera que llamó mi atención fue una que leía “Mujeres que me han gustado.” La abrí y empecé a pasar las fichas. Rápidamente la cerré, perplejo al ver que reconocía los nombres escritos en cada ficha.

                            Y luego sin que me lo hicieran saber, supe exactamente donde estaba. Este cuarto sin vida con sus pequeñas fichas era un crudo sistema catalogado de mi vida. Aquí estaba escrito las acciones de cada momento, pequeñas y grandes, en un detalle que mi memoria no podía igualar.

                            Un sentido de maravilla y curiosidad , junto a horror, se mezcalba dentro de mí, conforme abría fichas al azar y exploraba su contenido. Algunos me traían gozo y dulces recuerdos; otros un sentido de vergüenza y arrepentimiento tan intenso que volvía a ver sobre mi hombro para ver si alguien estaba mirando. Un fichero llamado “Amigos” estaba junto a otro llamado “Amigos a los que he traicionado.”

                            Los títulos iban desde lo mundano hasta lo más raro. “Libros que he leído,” “Mentiras que he dicho,” “Apoyo que he dado,” “Bromas de las que me he reído.” Algunas con una exactitud risible. “Cosas que les he gritado a mis hermanos.” Otras por las que no podía reír: “Cosas que he hecho en enojo,” “Cosas que he murmurado contra mis padres.” Nunca dejé de sorprenderme por el contenido. Frecuentemente habían más fichas de las que esperaba. Algunas veces menos.

                            Estab impresionado por el volumen de vida que había vivido. Podría ser posible que había tenido tiempo en 20 años para escribir cada una de estas miles o millones de fichas? Pero cada ficha confirmaba esta verdad. Cada una estaba escrita de mi propia letra. Cada una firmada con mi propia firma.

                            Cuando saqué una marcada “Canciones que he escuchado,” me di cuenta que las fichas crecían para mantener su contenido. Las fichas estaban empacadas tan juntas, y después de dos o tres metros, no había encontrado el final de la ficha. La cerré, avergonzado, no tanto por la calidad de la música, pero más por la gran cantidad de tiempo que sabía esa ficha representaba.

                            Cuando llegué a una ficha llamada “Pensamientos lujuriosos,” sentí un escalofrío correr por mi cuerpo. Saqué el fichero tan sólo una pulgada, sin querer probar su tamaño, y saqué una ficha. Temblé por su contenido. Me sentí enfermo al pensar que ese momento había sido registrado.

                            Una ira casi animal tomó. Un pensamiento dominaba mi mente;”Nadie debe ver estas fichas! Nadie debe ver esta habitación! Debo destruirlas!” En un acto de locura arranqué el fichero. Su tamaño no importaba en estos momentos. Debía vaciarlo y quemar las fichas. Pero conforme lo tomaba y lo golpeaba contra el piso, no podía sacar ninguna ficha. Me desesperé y saqué una ficha, para darme cuenta que era tan fuerte como el acero cuando intentaba romperla.

                            Derrotado e inútil, devolví la ficha a su espacio. Inclinando mi frente contra la pared, dejé salir un largo, y lastimoso suspiro. Y luego lo ví. El título decía “Gente con la que he compartido el evangelio.” La manija era más brillante que las demás a su alrededor, más nueva, casi sin usar. Jalé de su manija y cayo entre mis manos una pequeña caja de no más de 3 pulgadas. Yo podía contar las fichas que contenía en una mano.

                            Luego las lágrimas vinieron. Empecé a llorar. Llants tan profundos que el dolor empezó en mi estómago, y me hacía temblar. Caí de rodillas y lloré. Lloraba de vergüenza, de la sobrecogedora vergüenza de todo esto. Las filas de ficheros pasaban en mis lagrimeantes ojos. Nadie debe, nunca saber de esta habitación. Debo encerrarlo y escoder la llave. Pero mientras empujaba las lágrimas, lo ví. No, por favor no Él. No aquí. Oh, cualquiera menos Jesús.

                            Miré inútilmente mientras Él empezó a abrir los ficheros y a leer las fichas. No podía soportar mirar su respuesta. Y en los momentos en los que podía mirar su rostro, veía un dolor más profundo que el mío. Él parecía que intuitivamente iba a las peores fichas. Porqué debía leer cada una?

                            Finalmente Él se volteó y me miró del otro lado de la habitación. Me miró con lástima en Sus ojos. Pero era una leastima que no me enojaba. Dejé caer mi cabeza, cubrí mi rostro con mis manos y empecé a llorar de nuevo. Él caminó hacia mí y puso su brazo alrededor de mí. Él pudo haber dicho tantas cosas. Pero Él no dijo una sola palabra. Tan sólo lloró conmigo.

                            Luego se puso de pie y caminó de nuevo hacia la pared de fichas. Comenzando a un lado de la habitación, Él tomó una ficha y, una por una, empezó a firmar Su nombre sobre cada ficha.

                            “No!” Grité mientras me acercaba a Él. Todo lo que podía decir era “NO, no,” mientras le quitaba la ficha. Su nombre no debería estar sobre estas fichas. Peroo ahí estaba, escrito en rojo tan rico, tan oscuro, tan vivo. El nombre de Jesús cubría el mío. Estaba escrito con su sangre.

                            Él delicadamente tomó la ficha de vuelta. Sonrió una triste sonrisa e inició a firmar las fichas. No creo poder comprender como lo hizo tan rápido, pero en un instante pareció que le escuché cerrar el último fichero y volver a mi lado. Puso su mano sobre mi hombro y dijo, “Ha sido consumado.”

                            Me puse de pie, y Él me guió fuera de la habitación. No había candado en la puerta. Aún habían fichas por escribirse.”

                            Joshua Harris


                            Comments