San Fermín 2008 By Mirxio

Inicio     Fotos     Relatos     Vídeos     Islam     Bollywood     Acerca de mí 


Pamplona, Navarra, España 12 y 13 de Julio de 2008

Salgo de Barcelona en bus a las 23:15, el viaje mas que relajado, aunque sin ninguna parada para fumar, grrrrrrrrrrrrrrr. Llego a Pamplona a las 5:45, me voy caminando dirección casco antiguo con mi atuendo de gaucho argentino, el 99 % de la gente de estado etílico y de los mas fiestero y divertido. Voy directo a la consiga de calle nueva, dejo la mochila, el sombrero, la rastra (cinturón de cuero con herrajes y monedas de plata) y me preparo, calzado cómodo que no resbale, pantalones negros, la camisa verde sin planchar y el pañuelo blanco, tendría que haber sido rojo, pero como el fajín era con los colores de la bandera argentina, celeste con blanco, combinaba. Me voy directo a recorrer las calles del encierro, a reconocer el terreno. Entro por Estafeta a la altura de la plaza del castillo y me voy dirección contraria, paso por la curva de Plaza Consistorial y Mercaderes y encaro directo a la cuesta de Santo Domingo. Ya son las 6:45 de la mañana y los nervios bailaban dentro mío, me pido un café con leche y un bocadillo que por las pintas debe de haber sido de las fiestas del año pasado. Me quedo esperando y leyendo el diario de Navarra. La tensión ya estaba acumulada y vagaba en el ambiente una sensación extraña de adrenalina subiendo de a poco.

Cuesta de Santo Domingo

Pasadas las 7 am empiezan a llegar los clásicos corredores de siempre, caras conocidas de haberlos seguido en TVE, ahora en CUATRO. Creo que se me debe de haber notado mucho que era mi debut porque se acercaban a hablarme y darme consejos, yo los trataba con mucho respeto y admiración y muy atento a lo que me decían. Son las 07:55 y se entona el primer cántico, yo estaba al frente de la hornacina, periódico en mano enrollado, termina y antes del cohete corro dirección arriba para llegar a un buen sitio.



Hornacina de San Fermín, si sacas la foto en ese momento es porque corres y ya no hay vuelta atrás.

Se escucha la explosión y el corazón pasa a 180 pulsaciones por minuto. Me paro en el lado izquierdo de la curva de plaza consistorial y mercaderes, y me sujeto al vallado, el suelo se siente vibrar por la multitud de gente despavorida y veo pasar a escasos metros a los ocho cabestros y los 6 toros de lidia



AHHHHHHHHHHHHHHHHHH el grito que pegué me paralizó, el corazón se me fue a mil revoluciones por minuto. IMPONENTE. MARAVILLOSO. Intento volver en sí y no me respondía ninguno de los 5 sentidos, eran los 2 segundos mas eternos de mi vida.




Corro detrás de la manada pero la cantidad de gente me bloquea el paso.
Aminoro la marcha y ya entrando a Estafeta camino a paso rápido, cuando en un segundo me giro y tengo dos hermosos cuernos detrás mio. Me pegué un susto de muerte, corrí como nunca antes lo había hecho. Creía que eran dos toros de lidia rezagados y resultaron ser los dos bueyes que largan al final.

JAJAJAJAJAJAJAJA, pero estuvo buenísimo. Había hecho mi propio encierro con corrida un tanto particular. Llego a la plaza de toros y salto el vallado a la arena, a correr tras las vaquillas, me pegaron una revolcada que tragué medio kilo de arena, JAJAJAJAJAJAJAJA, ahora si que estaba golpeado por todos lados, pero era tan grande la emoción que no sentía dolor.



Nos echan a todos y me voy a plaza del castillo, ahora si empezaban a doler los golpes, pero estaba tan a gustito.

Cerca del mediodía habia corrida libre y gratuita del arte del rejoneo, campeo de novillos y saltadores con recorte, una pasada de espectáculo para todo aquel que le guste. Salgo como a los dos horas y me voy a recorrer la calles de Pamplona, toda la gente de fiesta en la casas, la calle, los bares y restaurantes. Hasta había tiendas de la vida diaria, mercerías, ferreterías, locutorios, todos desarmados y transformados en bares.




Hay que vivir San Fermín para sentirlo.

Ya entrada la tarde conozco un grupo de gente que me invitan a una casa cerca de Plaza San Juan de la Cadena, detrás de La Ciudadela, que bien que se montan la fiesta los pamploneses,, jajajjajajjajajaja, eso si que fue un encierro con cornada de asta y todo y por supuesto que la ganadería de Zamzam no se quedó atrás. Lo que pasó es de carácter privado, imaginaos lo que queráis.

Mañana sábado la gran carrera

Me despierto pasadas las 4:30 am y veo que hay gente que todavía estaba de fiesta, les agradezco por haberme dado hospedaje y me voy. Camino dirección a Estafeta, quería recorrer de nuevo las calles antes del encierro. Es mas peligroso hacerlo a partir de las 5 am esquivando borrachos, botellas, guiris, etcétera que correr a las 8 am delante de los 6 toros. Estuve casi una hora para llegar a la hornacina. Compro el diario de Navarra y veo las fotos de los 6 bestias de la ganadería de Dolores Aguirre Ybarra, que fuerteeeeeeeeeee, había uno que se llamaba "Carifeo", lo recordaré siempre.

Yo estaba vestido de pantalón negro, polo rojo y pañuelo blanco. La misma angustiosa espera de siempre y para todos, aunque esta vez la cuesta desbordaba de gente, gente que me habían visto el día anterior ya me saludaban con mas entusiasmo. Ya era casi la hora y me recomiendan que no suba tanto porque era demasiada la aglomeración de personas y corría mas peligro, aparte a mi siempre me ha gustado la cuesta de Santo Domingo porque están los corredores mas rápidos y los más veteranos.

07:55 el primer cántico, se sentía el ambiente cargado

07:57 el segundo cántico y el corazón que se me salía

07:59 último cántico y a correr se ha dicho 

08:00 se escucha la explosión del cohete y las campanas.

Estoy demasiado cerca de los corrales, se que detrás mío viene los 6 toros bravos de lidia y por delante tengo una horda de gente desesperada, corro mas rápido que nunca.



Tiempo del encierro 00:25', tomo la primer curva de la cuesta


00:27', siento un toque fuerte en la espalda y caigo al suelo



00:28', ruedo hacia la calle y por debajo de mi brazo veo venir a toda la manada a escasos 2 metros



00:29', veo a Carifeo que se me viene encima y encojo las piernas y me cubro la cabeza, el golpe de la pezuña golpea el suelo al lado de mi cara.



00:30', siento pasar a los demás toros pegados a mí y no me muevo.

Estaba vivooooooooooo, lo había conseguido, corrí delante de la manada, me tiraron al suelo y me pasaron por el lado, todo en menos de 5 segundos. Que sensación mas extraña y abrumadora, no podía creer lo que había hecho. Se me acerca un mozo por detrás y antes de moverme me pregunta si me encuentro bien, le respondo que sí y me ayuda a pararme, tengo golpes y heridas leves pero nada importante. La euforia me estaba comiendo de a poco, me incorporo a la carrera de nuevo y sigo la marcha. Antes de llegar a Estafeta voy volviendo a la normalidad y tomo conciencia de lo que había pasado, me tranquilizo y me meto en un bar, estaban pasando la repetición en CUATRO, y me veo en televisión, me quedé helado, no emitía sonido alguno, había personas al lado mío y les digo que ese era yo y todo el mundo en el bar empezó a los gritos, más se asombraron cuando les dije que era mi segundo encierro. Un corredor de muchos años me dice: "Si no hubieras encogido las piernas y cubierto con los brazos "Carifeo" te manda directo al
hospital" Creo que me di cuenta lo que había pasado, pero ya estaba todo hecho.

Me voy a desayunar pero el famoso bar de chocolate con churros sobre Estafeta, estaba a rebosar de gente, lo cambio por bocadillos. Llego a la plaza de toros y ya no dejaban entrar a nadie para las vaquillas.

Camino a paso lento por el recorrido del encierro y me voy a las consignas a buscar el traje de gaucho argentino, aunque lo combino con atuendos de Pamplona y queda bastante raro, JAJAJAJAJA.




En la plaza de toros había corrida vasco landesa, compro la entrada y a ver el espectáculo, resultaron ser saltadores y recorte con vaquillas con los pitones tapados. Un espectáculo mas deportivo que salvaje pero para todo público.

Termina cerca de la 1 pm y tenía ganas de comer y mucho, logro encontrar un restaurante con mesas y pido la carta.

Esto fue lo que ordené.







Pinchos variados y estofado de toro, para chuparse los dedos, ahora si estaba disfrutando como nadie, me imaginaba que era el mismo Carifeo en mi plato, JAJAJAJAJAJAJA. Y de postre como no podía ser menos torrijas.

Ya era la hora de regresar y me despido de Iruña cantado:


"Pobre de mí,
pobre de mí
se han acabado
las fiestas de San Fermín"