Inicio     Fotos     Relatos     Vídeos     Islam     Bollywood     Acerca de mí 


Inicio-1-2-3-4-4N-5-6-7-8-9-10-Final



El relato que nunca hubiera querido contar... 


SIN CENSURA 


ADVERTENCIA


Después de todas las amenazas, insultos, agravios que he recibido por parte de 

algunas personas relacionadas al turismo tanto de Egipto como de España, que han 

hecho de su oficio una vergüenza, he decidido contar la historia en su versión 

original para que no quede ninguna duda que todo fue real, ha sido decisión mía y es 

responsabilidad mía publicarlo nuevamente, pero SIN CENSURA, ahora tú decides si 

lo lees o no.


Respeto mas que nadie las opiniones de los demás foreros vertidas en el relato anterior, y mas quisiera yo de poder adjuntarlas, ya se que es un poco utópico pero puedes ir leyendo éste intercalando con las opiniones de los demás foreros. 

http://www.viajaraegipto.es/foro/sho...ntar-6070.html


No es la mejor forma de empezar un relato con una advertencia tan peculiar como esta, pero siento la obligación personal de hacerlo antes de que lo leas. Aclaro que todo fueron experiencias personales, que no quiero crear alarma anti-Egipto ni mucho menos asustar a los futuros turistas o viajeros. En mis viajes anteriores les he contado todo con lujo y detalle de las vivencias en Masr, por eso he dejado que pasen unos días para sentarme y escribirlo. Empiezo por mis últimas horas del 14 de junio de 2008.


Sábado 14 de junio de 2008

Eran las 11 AM y el tren desde Alejandría llegaba impuntual como siempre a El Cairo, esa ciudad que me tenía ciego de amor adicionado con altas dosis de locura enfermiza. Llegamos a la estación de Ramses y quería irme al Aeropuerto lo antes posible aunque faltaban 6 horas para mi vuelo. Una discusión de lo mas absurda con un taxi driver por 5 libras y logro que me lleve, cojo la avenida principal y no quería mirar atrás porque sabía que sería mi última vez, sabía que ya nada era como antes, sabía que mi gran amor por Al Qahirah se había acabado y que esa era nuestra peor despedida.

Camino al aeropuerto miraba sus calles sin creer lo que había pasado en esos 10 días anteriores, no pude contener las lágrimas y rompí a llorar desconsoladamente, el taxista apagó la radio y me dice:

Can I help you? Joderrrrrrrrrrrrr, era la maldita frase. 

Fue el viaje de 20 minutos mas eterno en Egipto, llegué al aeropuerto y me fui al mostrador directamente para hacer el check.in. Me senté a esperar el boarding tratando de calmarme y no pensar mas en nada, le estaba diciendo adiós a mi lugar en el mundo que yo había elegido y me había regalado los mejores momentos en los últimos años, le decía adiós a un proyecto de irme a trabajar, vivir y sentir como un egipcio árabe más.

Llegó la hora del vuelo y me sacudí el polvo de los pies, como los antiguos arameos cuando dejaban un lugar y ya no regresaban, miré por última vez para atrás y dije 

Egipto nunca más