Inicio     Fotos     Relatos     Vídeos     Islam     Bollywood     Acerca de mí

 

1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12-13-14-15-16-17

 

18-19-20-21-22-23-24-25-26-27-28-29-30-31


Sábado 13 de junio de 2009


Me levanto temprano y no me encuentro bien, esa manía de no curarme como corresponde, me hago otro puré de medicamentos que intercalo con el desayuno y estaba peor que antes.

Sobre las 09 am salgo del Hotel a conocer el Palacio de Topkapi.



El Palacio de Topkapi fue la sede administrativa del Imperio Otomano, uno de los tres imperios más grandes del mundo. Sin duda es el lugar histórico más importante que debe visitarse en Estambul. Por eso es el palacio más visitado de Turquía y uno de los más visitados de Europa con unos 1.5 millones de visitantes al año. Después de la
toma de Estambul, Fatih Sultán Mehmet durante un tiempo residió en un palacio bastante pequeño en Beyazit cerca del Gran Bazar, y entre el año 1475 y 1478 ordenó construir encima de las ruinas de una ciudad romana los edificios que serían las raíces del palacio de Topkapi. En los siglos posteriores, todos los sultanes enriquecieron y
ampliaron el palacio con nuevas construcciones hasta el siglo XIX en que lo abandonaron.

El nombre original del palacio es el Saray-i Cedide-I Amireíí pero el pueblo le llamó "Topkapi Sarayi" por los grandes cañones que estaban delante de la entrada. Cinco kilómetros de murallas rodean el palacio, el área total que ocupa el palacio es de unos 700.000 m²., esto es el doble que el Vaticano y la mitad de Mónaco.


Salón de Consejo Imperial





Sala de Audiencias





Jardines y Sala del Tesoros del Islam






Vistas panorámicas desde las diferentes terrazas






El Harem





Sala de la discordia






Yo, jejeje




Recorro todo el Palacio con todas sus habitaciones y dependencias privadas.

Hay algo que no me termina de gustar, será por el estado de resfrío y catarro, pero no me convence. Me siento en una de las terrazas y saco el portátil y me dispongo a mirar los documentales que ya había visto sobre Topkapi y ahí encontré la diferencia. En los documentales está totalmente vacío y con fotografías y tomas de cámaras muy bien logradas y verlo In-Situ con la horda de turistas me sabe diferente. Igualmente buena experiencia la de ver los programas en el lugar de los hechos, se las recomiendo.

En un momento estoy frente a la que he nombrado la Sala de la Discordia y escucho a un guía Italiano que le decía al Grupo:


Iniciado por el guía subnormal

: Esta Sala fue construida por un sultán otomano tras su conquista de los territorios de Siria y Líbano, donde muchos de ellos tuvieron que huir despavoridos a LatinoAmérica

UHHHHHHHHHHHHHHHH me hirvió la sangre en 30 segundos. Me le acerco para putearlo como corresponde y me digo a mi mismo:

 

Iniciado por mirxio

. Mirxito, es muy temprano para andar peliándote con los tarúpidos, te quedan 29 días de viaje todavía

pero cuando me estoy retirando escucho a una señora decirle.

 

Iniciado  por señora

. Y en Italia ¿que monumentos construyeron cuando muchos tuvieron que emigrar a América por la miseria de su propio pueblo?

JAJAJAJAJAJA esta vez no tuve que hacer nada y al tarúpido lo acomodaron en su lugar.

Ya son mas de las 4 de la tarde y cada vez me encuentro peor y me regreso al hotel.

Antes de llegar paso por un supermercado y compro todo lo necesario para el viaje de 22 horas. Pan, embutidos, quesos, olivas, frutos secos, tomates, zumos. Excelente desición. También paso por una farmacia y compro apósitos para ampollas y diferentes medicamentos para apaliar la gripe-resfrío-catarro

Ya en el hotel preparo los bocattas y le pido a la chica del bar que me los guarde en la nevera. Ya son las 19 hs y no tengo fuerzas para nada, me preparo una buena dosis de medicinas varias y me acuesto. Ahí donde tuve tiempo de sobra para leer el relato de Roma de 2Pac Shakur, jejejejejeje, y muchas cosas más.

Mañana será otro día .....



Sabías que......En los año 90 un Diputado del Partido de la Justicia y el Desarrollo

 (AKP) elevo una propuesta de que prohibieran a las mujeres consumir helados en la

 vía pública por considerarlo erótico y lascivo.