Inicio     Fotos     Relatos     Vídeos     Islam     Bollywood     Acerca de mí

 

1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12-13-14-15-16-17

 

18-19-20-21-22-23-24-25-26-27-28-29-30-31




Lunes 29 de Junio de 2009


Me despierto bien temprano y bajo a desayunar. hago el check.out del Hotel ya que ese día seguía de viaje.


En la recepción también estaban Marie y Julie y también querían seguir viaje, hablamos y contratamos un taxi.


Salida
: Ammán 08 am


Llegada
: Wadi Mussa 03 pm


Distancia
: 111 KM


Transporte
: Taxi Privado


Precio
: 12 JOD / pax


El viaje fue bastante agradable, por los paisajes y los lugares que íbamos viendo.




Cada ciertos kilómetros el chófer iba parando en lugares muy buenos para que podamos fotografiar. Yo iba tomando nota de todo, pero por arte de magia e histeria perdí todos los nombres de los sitios que veíamos, así que sólo hay fotos, pero ni idea de donde son.




Seguimos viaje y paramos en un castillo-fortaleza que no recuerdo ni su nombre ni nada de nada.











Durante todo el viaje lo más rescatable fueron los paisajes, una joya desconocida de Jordania. Lo más nefasto, escuchar los comentarios xenófobos, racistas e inhumanos que hacía la americana, que iba con aires de superioridad humillando a todo aquel que no era blanquito. Como faltaban varias horas para llegar recurro a una buena técnica, la del MP3, me pongo los auriculares a máximo volumen y dejo de escucharla, me daba pena por Julie porque se comportaba muy bien y tenía que aguantarla a la yanky. Encima el taxista estaba más que preocupado que entráramos a las tiendas de souvenirs y que fuéramos al hotel de Wadi Mussa que él nos proponía, yo no tenía ganas de discutir ni montar la de siempre así que disfruté lo más que pude.

Paramos obligados en un restaurante y nos querían cobrar 15 JOD por persona por un plato de comida, ninguno de los tres comimos aunque el taxista sí lo hizo y le costó 2.50 JOD, toda una hazaña.

Sobre las 3 pm llegamos a Wadi Mussa y yo me bajo en mi hotel que ya tenía la reserva hecha, nos depedimos de mala manera.

"Dos Gatos Grande No Deben Compartir Jaula"

Hotel: Mussa Spring

Dirección:
Ain Mussa. Petra


Teléfono:
+96232156310


Precio:
7.46 JOD. 4 Bed Mixed Dorm Ensuite


Email:
musaspring_hotel@hotmail.com


Web: http://www.geocities.com/mussaspring/Default.htm


Coordenadas:
30°19'28"N 35°29'51"E




Cuando llego me dicen que no hay más habitaciones mixed y me dan una privada ensuite por el mismo precio. Éste Hostel es muy curioso ya que es atendido por 4 hermanos que son idénticos, así que los malentendidos están a la orden del día.

Me acuesto un rato a dormir y después de las 07 pm me despierto, estoy un poco alejado del centro de la ciudad y voy en un taxi compartido pagando sólo 1 JOD. El pueblo tiene toda la infraestructura para recibir al turismo internacional que va a Petra, lo que quiere decir que sus Güelcom están en su máximo esplendor. Hablando con el driver me dice de llevarme a una HAIMÁ (tiendas) de unos beduinos en el desierto. ya era de noche y se podía apreciar el hermoso paisaje porque había luna llena. Llegamos y nos recibe el hombre de la casa con toda la familia, nos sentamos en el suelo y me invitan a té beduino muy rico, charla va charla viene y se hicieron más de dos horas. Cuando me estoy llendo la señora mayor me dice: As Hamsa Dinar = Son cinco dinar. Me quedé con cara de poker y me cagué en toda la "Hospitalidad Beduina", me regreso enfurecido y el driver quería propina aparte de los 10 JOD el viaje, otro que se llevó una buena puteada.

Me voy a dormir.

Para acabar este día me gustaría compartir estos pensamientos escritos por Yola en su

blog
http://www.dondeestayola.com



Circos Humanos vs Turismo Responsable.

En mi primer viaje a Egipto (organizado), hice todas las excursiones que nos ofrecieron, entre ellas la visita al poblado Nubio. Pude ver niños con ajadas vestiduras, sucios, que se sabían todos los trucos para timar y/o embaucar al turista. Niños que se peleaban por coger (y quedarse, sin repartir) "el preciado tesoro", una bolsa que les llevaba algún turista, con cuadernos y pinturas. El propio guía montó el espectáculo poniendo la bolsa en lo alto y haciéndoles saltar entre griteríos para alcanzarla.
Una imagen lamentable que recuerdo con bastante tristeza. No por lo pobres que puedan (o no) ser, ni por las habilidades que desarrolla dicha pobreza, sino porque aquello lo estamos provocando nosotros.
En mi último viaje a Egipto, tuve oportunidad de quedarme a "convivir" un par de días en un poblado Nubio. La primera mañana, cuando terminaba mi desayuno, vi llegar tres jóvenes nubias, bien vestidas (incluso arregladas) en un viejísimo minibus, donde iban otras cuantas.
Tras un rato reaparecieron vestidas con ropas sucias y llenas de jirones, despeinadas y dos de ellas con un bebé en brazos.
Les pregunté, evidentemente, de dónde venían, halagando lo bien arregladas que estaban y, aunque comenzaron negando todo lo que yo había visto y haciendo como que no sabían inglés, terminaron confesando. Dos de ellas venían de la escuela, la tercera de trabajar. Cambiaron su imagen porque en media hora comenzarían a llegar "Los Turistas", y si están limpias y bien vestidas no dan lástima. Por supuesto me pidieron por favor que nunca contase esto.
¿Por qué lo cuento? Porque creo que todos estamos equivocados al pensar que ayudamos de alguna manera. Incluso ellas, que creen que recibir a turistas es un trabajo más, pero muy bien remunerado. Vamos casi como "prostituirse" por el dinero fácil. El margen que sacan de las "artesanías" que nos venden, es enorme para ellas. A eso se le suman regalitos, limosnas, pagarles por fotografiarles y un largo etc.
Con todo esto conseguimos que prefieran dejar la escuela y el trabajo para acudir a "la llamada del turista".
En todos los países más desfavorecidos, frecuentados por el turismo, existe este fenómeno. En Egipto lo llaman Poblado Nubio, en Tanzania "Grupos Étnicos" (los Masai van con el móvil colgado del taparrabos, como quien dice). En Tailandia lo llaman "tribus", y estas si que tienen miga.
La más conocida tribu tailandesa, la de las famosas "mujeres Jirafa", que realmente se llama "Padaung", tiene una historia fascinante. Esta foto la tomé en un museo, que es donde realmente deberían estar y no en unas chozas de montaña con su cuello (y en consecuencia todo su organismo) destrozado. Os la traduzco (y comento) pero como siempre ruego piedad, porque telita con el bendito inglés, y sumado a sus adaptaciones tailandesas, na.
En realidad desaparecieron hace mucho tiempo, como etnia propiamente dicha, pero hoy día hay mujeres que siguen destrozando su organismo, mermando su salud y disminuyendo su promedio de vida, porque, a pesar de la penita que decimos sentir, nosotros las pagamos para que lo hagan. No solo reciben dinero del guía de la excursión de turno (siempre una miseria), sino que además les compramos la "artesanía" (muchísimas veces MADE IN CHINA) y de paso le hacemos algún regalito al niño que siempre anda por allí o, a lo peor le damos dinero.
"¿Por qué usan los anillos del cuello?
Como dijo Padaung, un "cuello largo" de la tribu Karen; las personas no habían usado sus anillos del cuello hasta la edad de oro durante la cual, la tribu fue atacada por los tigres. El animal mordía el cuello de su presa, y Varios miembros de la tribu fueron asesinados de esta forma. Esto preocupaba tanto a la tribu que, el líder, que era también un hechicero, ofreció sacrificios a los espíritus salvajes y ordenó que las niñas y mujeres solteras de la tribu llevasen anillos en el cuello para evitar esta mala suerte.
Primero se utilizaron anillos de Oro. Pero, más tarde, cuando el oro escaseó y se encareció, se optó por anillos de bronce como se ve hoy en día.
El cuello de bronce más largo que se ha registrado tiene 25 vueltas y alrededor de 8 Kg. de peso (y yo me quejo por los 5 ó 6 que suele pesar mi mochila de mano). Normalmente, el cuello se compone de bobinas de 2 juegos de anillos de bronce, que apoyan sobre los hombros de su usuario. El primer grupo, compuesto por unos pocos anillos, sirve de base para el segundo, y les da seguridad cuando son retirados, por separado, para la limpieza.
Originalmente, los Padaung, empezaron a poner anillos del cuello a sus niñas, a los 5 años de edad o más. Usando huesos de pollo para saber el momento propicio, una hechicera comenzó a poner una bobina de oro alrededor del cuello de una chica. Proporcionada por los padres de la chica, la vara de oro, con aproximadamente 1 cm de diámetro fue puesta alrededor de su cuello a través de la cabeza. Se utilizó un dispositivo para ajustar la bobina alrededor de su cuello. Al principio, ponían 8 anillos, que llevarían el resto de sus vidas.
Los anillos de piernas y muñecas se hicieron populares más tarde. En aquellos días, entre otras cosas, los anillos de piernas y muñecas, eran como un regalo para las niñas que llevaban los anillos del cuello.
Los anillos, sin embargo, han adquirido más popularidad y ahora son usados por cualquiera de las niñas y mujeres Padaung de hoy en día para fines de belleza.

Pasé algunos días en Luang Phrabang (Laos), y todas las tardes me tomaba algo en una terracita que está al lado de una tienda de presunta artesanía textil. También pasaba por allí algunas mañanas y a veces a la hora de comer (estaba cerca de mi alojamiento). En la tienda hay una mujer de mediana edad, sentada en un viejo telar, durante 8 horas al día (o más). El pañuelo que está haciendo, crece a un promedio de 10/12 centímetros al día. Eso significa que para un pañuelo de 1'20 (lo normalito, que aquí suelen ser más largos) se tardarían unos 10 días para cada pañuelo (tirando por lo bajo) sin contar festivos. Esto supone, como mucho, tres pañuelos al mes.
Si vamos a ver a los "Karen" en Chiang Mai, otra tribu de Tailandia, verás que en cada choza, donde hay una mujer tejiendo en un telar todavía más rústico, siempre hay colgados cerca de 100 pañuelos, expuestos para la venta. Los pañuelos se repiten en modelo y color en cada choza, (fijáos en los dos puestos de la foto, son iguales los del puesto donde estoy, a los del puesto de en frente) y si nos fijamos un poco, se nota de lejos que están hechos a máquina. (Y si, cometí el error de ir, aunque no compré absolutamente nada, estaba incluido en una excursión de otra índole).
A mi sencillamente no me salen las cuentas, o será que esa familia lleva sin comer más de dos años, cosa que dudo mucho.
Lo que no me gusta es que me digan que me llevan a conocer a una gente, su cultura y forma de vida, porque normalmente no es cierto. Que pretendan hacerme creer que viven de su "trabajo artesanal", porque viven del comercio. Que no me aclaren que eso que voy a ver es un teatro donde se representa lo que alguna vez fue esa tribu, etnia o poblado.
El sumun de los circos humanos lo encontré en Sudáfrica y Namibia. Se llaman "township" y hay uno en cada gran ciudad. Los más vendidos son los de Johannesburgo, Cape Town y Windhoek. Os podéis imaginar una visita turística a un poblado chabolista de gitanos o yonquis, en España, sin ir más lejos. Pues lo mismo, solo que estos (a parte de robar lo que pueden) simulan hacer algunas cosillas artesanas, para vendértelas. Sin más comentarios.
La pena es que todo esto lo hemos montado nosotros y nosotros lo mantenemos.
Cada uno de estos grupos sociales, tiene su historia, su actualidad y sus propios problemas, que comunmente son un cóctel de lastres históricos y política gubernamental. Pero es común a todos que son mantenidos "ahí" y "así", en esas condiciones, porque le generan dinero a los gobiernos, dinero que proviene del turismo irresponsable.
Efectivamente se podría discutir días sobre el tema porque hay personas que dicen: "Es bonito que esas culturas se mantengan". Yo creo que la vida y el mundo evolucionan, y todos tenemos el mismo derecho a participar de esa evolución. Esas culturas, que normalmente desaparecieron hace tiempo (todas llevan el móvil y billetes en los bolsillos) se pueden conservar en la historia, los museos, e incluso, en parques temáticos, igual que la egipcia, la romana, la griega... Si nos gustaría preservar viva esa forma de vida, qué tal irnos nosotros y vivir así, digo realmente como se supone que vivían muchos, de la agricultura, la caza, trueque y demás.
"Es otra forma de ganarse la vida". Discrepo. Es otra forma de enseñarles que el comercio fácil y de alto beneficio consiste en esperar al grupo de turistas. O enseñarles que tan fácil es dar lástima, como ir sucio y vestido con ropas viejas y rotas. Y resulta que la lástima genera mucho dinero. Se llama mendicidad y la estamos promoviendo.
Probablemente me equivoque, pero es lo que pienso.