Inicio     Fotos     Relatos     Vídeos     Islam     Bollywood     Acerca de mí

 

1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12-13-14-15-16-17

 

18-19-20-21-22-23-24-25-26-27-28-29-30-31



Miércoles 24 de Junio de 2009


Sobre las 09 am me despierta mi tío Amer y bajamos a la casa de su madre que me ha preparado el desayuno abundante y exquisito como siempre.

Salimos de la casa y vamos a lo de otros parientes y todos querían hacerse fotos.



No se puede negar que son ZAMZAM


De ahí vamos con Amer a la casa de su familia política y me encuentro con un Argentino que estaba de visita en Siria y pudimos hablar en castellano de muchas cosas. El buen señor resultó ser primo de Carlos Menem (sin comentarios) ya que éste es originario de Yabrud, la localidad vecina a An Nabk.

En dos coches nos llevan a conocer

Deir Mar Musa al-Habashi

una Comunidad Monástica Devota de la Comunión Interreligiosa.

 

En 1982, durante un período de sufrimiento de esta región, un joven jesuita romano, estudiante de árabe, viajó a las ruinas de Deir Mar Musa. Aquí en las montañas al este de Nebek, el Padre Paolo sj permaneció en un retiro espiritual de 10 días. A través de la contemplación, descubrió tres prioridades dentro de la comunión islámico-cristiana.
En 1984, fue ordenado sacerdote dentro del Rito Sirio. En la base de sus tres prioridades, campamentos de verano de trabajo y oración fueron establecidos en el monasterio. En la misma base, el Padre Paolo sj, juntamente con el Diácono Jacques de Aleppo, iniciaron la comunidad monástica en el año 1991.

La primera prioridad es redescubrir la vida espiritual como un absoluto. Oración y contemplación no son instrumentos o medios para un fin, son un fin en sí mismos, en completa gratuidad. El monasterio en ruinas ofrecía un fuerte testimonio del valor de la vida espiritual en la región, y paradójicamente, mostraba el riesgo de perder ese valor. Debe destacarse que la antigua vida monástica oriental es un elemento esencial tanto para el alma local cristiana, como para el bagaje cultural, simbólico y místico del mundo musulmán. Por lo tanto, la comunidad de Deir Mar Musa debe, primeramente y más adelante, crear un ambiente de silencio y oración tanto para la vida personal como social de los monjes, monjas y huéspedes.

La segunda prioridad es la simpleza evangélica, un camino para vivir en armonía y completa responsabilidad con la Creación y la sociedad que nos rodea. Esto necesita un redescubrimiento del valor del trabajo manual en el cual vayan juntos el cuerpo y las cosas materiales, en una estética de justicia y gratificación.

La tercera prioridad es la hospitalidad. Los monjes antiguos siempre consideraban la hospitalidad como una actividad sagrada basada en una virtud siempre considerada divina en esta región. Entonces el monasterio debe ser entendido como un lugar de encuentro, en el cual las identidades específicas son profundizadas y no olvidadas. No estamos buscando encerrarnos en cuevas culturales; muy por el contrario, buscamos derribar a una cultura de separación y de esta manera construir, gradualmente, una cultura de comunión. Esto significa también que los cristianos de la comunidad de Deir Mar Musa desean subrayar la dimensión ecuménica ínter cristiana, sin perder el significado de su identidad Siria, ni sus vínculos católicos.

La perspectiva, entonces, es construir una relación positiva entre cristianos y musulmanes. Esta relación no siempre ha sido fácil en el pasado y continúa siendo dificultosa en muchos lugares. Esto, sin embargo, constituye un aspecto esencial de la vocación de los monjes y monjas de Deir Mar Musa. La elección del lenguaje árabe para la vida social y litúrgica de la comunidad monástica está profundamente ligado a esta vocación.


La perspectiva de profundizar en la colaboración intercultural e interreligiosa ha recibido ayuda de una comisión europea, la Fundación Orseri de Roma, la Solidaridad Oriental de Bruselas y otros. Una creciente Biblioteca está siendo establecida en el monasterio, figurando textos clásicos del el cristianismo y del Islam, y también trabajos de sicología, sociología, filosofía y antropología para profundizar nuestro entendimiento de un contexto humano interreligioso. Una sección especial está dedicada a Louis Massignon, un gran erudito en estudios orientales, cuya meditación y vida ejemplar continúa inspirando a nuestra comunidad monástica. El monasterio está también comprometido con la organización de seminarios y talleres, que ayudaran al intercambio de ideas y experiencias. De lo recientemente dicho, los monjes y monjas de Deir Mar Musa han recientemente asumido la responsabilidad del monasterio de Mar Elian en Qaryatein, 50 Km. al noreste de Deir Mar Musa. Sus esperanzas y sueños son de alcanzar y desear abrir líneas de comunión a numerosas partes del mundo islámico. Un monasterio virtual esta siendo construido en el ciberespacio (www.deirmarmusa.org).

La insuficiencia de espacio en el monasterio se hizo notar más pronto que tarde. Fue necesario construir algunas habitaciones de manera tradicional para albergar tanto a monjes, como a huéspedes varones. Estas han sido construidas en el norte del monasterio, usando algunas antiguas cavernas. Una parte importante de la estructura nueva está siendo construida con material viejo y reciclado, al sur del monasterio; para tener mas espacio para las actividades culturales, retiros espirituales y más habitaciones para monjas y huéspedes mujeres. Esto dejará el antiguo monasterio para la vida comunitaria y para recibir turistas.

La presencia del Otro como otro enfrente mío ha sido percibida, a lo largo de siglos, como insoluble y una fuente de angustia, tensión y guerra. Para vencer esto, como creyentes, queremos escudriñar atentamente el misterio del “otro”. Esto es para que primen y se desarrollen procesos capaces de crear una cultura compartida, basada en valores como paz, profundo respeto y relaciones tanto interpersonales, como intercomunitarías. Esto facilitará la difusión y fortalecimiento de importantes conquistas de una sociedad civil contemporánea y global. Por ejemplo, el significado de la dignidad de la conciencia individual, el enorme impacto de la emancipación de la mujer, tanto a nivel antropológico como social, la inviolabilidad de los derechos humanos, tanto individuales como colectivos y finalmente la fertilidad de la cultura del pluralismo en sí misma. Un monasterio en el desierto es también todo esto.


Fuente:
http://www.deirmarmusa.org/index1.html













La caminata hasta arriba nos agotó bastante a todos, con el argentino nos reíamos diciendo que cuando vayan a Argentina los llevaríamos caminando a Luján, jejejejejejeje.

Ya de regreso a An Nabk, vamos a una de las las casas de fin de semana que tiene la familia y me habían preparado una sorpresa que nunca olvidaré en mi vida.


Amer había llamado a toda la familia para celebrar la vuelta de un ZAMZAM después de 100 años. Estoy más que feliz y agradecido y sobre todo de la cantidad de gente que iba llegando y con muchísima comida.













Después de comer un asado estilo sirio, kofta jaruf, tomamos té y aprovechamos para hablar entre todos de las familias y trabajos. Muy interesados en como vivimos los musulmanes en Occidente. También había venido Nammur, el sobrino de mi tatara-abuela y entonó varias canciones islámicas y populares.Pasamos una tarde de lo más espléndida y no quería que acabara nunca.

Ya de noche les digo que tengo que regresarme a Damasco, muchos se ofendieron, pero les expliqué que tenía que hacer algo muy importante y que el viernes para Jumma regresaría. INSHALLÄH

Un primo se ofreció a llevarme en su coche y me dejó en el Hotel, mi felicidad era absoluta.