Inicio     Fotos     Relatos     Vídeos     Islam     Bollywood     Acerca de mí

 

1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12-13-14-15-16-17

 

18-19-20-21-22-23-24-25-26-27-28-29-30-31



Martes 23 de Junio de 2009


Esta historia me la contó mi padre sobre su abuelo...

A principios de 1900 Siria aún estaba invadida por los Otomanos, muchos de sus hombres debían servir por obligación al Ejército Turco. Uno de ellos era Ahmed, de carácter intrépido y con espíritu libre. Había llegado a ser Oficial Superior, pero eso no le impidió hacer lo que tenía planeado. Una noche estando en la enfermería del
Cuartel General en Damasco se escondió en un camíon y pudo salir sin que nadie lo viera. Pudo cruzar la frontera a Líbano y en un barco carguero con destino a las Américas se metió de polizón. El barco atracó en el puerto de Buenos Aires por el año 1915. Ahmed fue solo y estuvo deambulando por la Argentina, trabajando en lo que conseguía y aprendiendo el idioma. Con el paso de los años su situación se estabilizó muy bien y se instaló en Villa Allende provincia de Córdoba, siempre decía que le recordaba a su ciudad natal. Se casó con una argentina católica aunque él nunca dejó de ser musulmán, tuvieron tres hijos y vivieron felices comiendo perdices.

Son las 07 am y me levanto con más nervios que nunca, desayuno en mi local favorito y tomo un taxi a la Estación de Bus Service en Al Jobari Street.


Empresa: Bus - Service

Salida
: Damasco 08 am


Llegada
: An Nabk 09 am


Distancia
: 80 KM


Precio
: 30 SYP = 0.45 €



Lo único que llevo es la partida de defunción de mi bis-abuelo Ahmed Zamzam que decía que había nacido en An Nabk el 25 de mayo de 1893, hijo de Mohamed Zamzam y de Zainab Nammur.

Paradoja del destino, el 25 de mayo de 2007 me había convertido al Islam y el 25 de mayo de 2008 había muerto mi hermanito Pablo.




Me bajo en la plaza central y el digo al chófer que regreso en un par de horas. Mi idea era conocer el pueblo y hacer un par de fotos y regresarme, aprovecho para entrar a una barbería.





El peluquero no habla nada de inglés y yo poco árabe, pero cuando le digo que soy un Zamzam se echa a reir, no entendía porqué. Me ve muy estresado y llama a un amigo que habla poco inglés, salimos a la calle y me suben a un coche y nos encontramos con otro amigo más y con éste me entiendo mejor, le explico que soy Abdel Jhalil Zamzam de Argentina y que tengo un documento donde certifica que mi bis-abuelo es de esta ciudad. El chico me mira sorprendido y me dice:

"Más del 60 % de la gente de An Nabk son ZAMZAM"


Mi corazón en ese momento se detuvo y me bajó la presión, no podía creerlo; pensar que en Argentina no somos más de 50 y ahora estaba en una ciudad donde la mayoría tienen mi apellido. Le pido por Alläh que si me pueden llevar a conocer a alguien.

Subimos de nuevo al coche y me llevan a una casa.


Entramos y había una señora y cuando le digo mi nombre se emociona y rompe en llanto, hablaban árabe entre ellos y yo no entendía nada. La señora hace muchas llamadas por teléfono y empiezan a llegar muchas personas, hasta que por fin llega Hosny, un cardiólogo que había estudiado en la Universidad de Zaragoza y habla
perfecto español.

A partir de ese momento mi historia familiar cambia radicalmente, todos los que estábamos en la casa resultamos ser parientes, eran todos nietos y bis-nietos de

Muhamad Zamzam, el padre de mi bis-abuelo.




Traen para que comamos unas riquísimas Fatay, la comida favorita de todo Zamzam, y pudimos reconstruir el árbol genealógico.

Muhammed Zamzam casado con Zainab Namur (1860)tuvieron 5 hijos varones:

Mustafa Zamzam, 7 hijos y 3 hijas.

Ibrahim Zamzam, 6 hijos y 3 hijas.


Ismail Zamzam, 2 hijos y 5 hijas.


Jaled Zamzam, 4 hijos y 2 hijas.


Ahmed Zamzam (Argentina) 3 hijos.



Mi cabeza era una explosión de sensaciones diferentes que no llegaba a asimilar del todo. Busqué durante más de 30 años mis orígenes y ahora que estaba con ellos había alcanzado la felicidad absoluta.

Aprovecharon para interrogarme de todas las formas posibles, por un lado se entiende.

Que te caiga un desconocido que diga ser pariente es un poco de telenovela.


Después de comer, vamos en coche a recorrer la ciudad y a presentarme más gente.






De ahí vamos al Cementerio Local a rezar en las tumbas de nuestros parientes ya fallecidos. Me sorprende la cantidad de tumbas que hay con el apellido Zamzam ya que en Argentina sólo hay un panteón





Me llevan a unos campos que tienen muy cerca con plantaciones de frutales y corrales de animales.





Al ver ese patio me acuerdo de la casa de mi abuelo en Argentina ya que es muy parecida.


Hay una característica muy fácil para reconocer a un Zamzam en cualquier parte del mundo.

TODOS TENEMOS BARRIGA.

Y ellos para no ser menos se lo pasan todo el día comiendo.



Hay un dicho en la familia que lo cumplen todas las generaciones y dice:



"El mejor libro es el Corán y la mejor comida la carne"


Vamos a la casa de Amer y tenemos una conversación más seria hablando en inglés, ya que él trabaja y vive entre Dubai, Siria y Alemania. Llamo por teléfono a mi padre y le cuento por donde andaba y se emociona más que yo.

Salimos nuevamente y vamos a la casa de los sobrinos de mi bis-abuelo.

Él es hijo de Jaled quien también había estado en Argentina pero se regresó al poco tiempo. Se acordaba de un tango que siempre le cantaba su padre.


Y ellos son hijo y nietos.


Para no marearme con la cantidad de gente que iba conociendo cada uno decía su nombre y de quien era familiar directo de los 5 hermanos. Y los dividí de la siguiente manera:

De 00 a 20 años, sobrinos

De 20 a 40, primos.


De 40 en adelante, tíos.


Él también es el hijo mayor de Jaled y es en la actualidad en Zamzam más viejo de todos, tiene 89 años.




Actualmente vive en lo que fué la casa original, aunque ya se ha derrumbado y construido un edificio de 3 plantas es el mismo terreno.



Y así eran las casas en aquellos años.


Cuando salimos me dijeron de llevarme a rezar porque el día anterior había muerto una "tía". Acepto con mucho gusto y cuando llegamos estaba gran parte de la familia Zamzam, me presentan a más de 100 personas y todos muy emocionados.

Los musulmanes entienden de una manera muy diferente a la occidental la muerte de un ser querido, a mí todavía me cuesta asimilarlo.

A la salida me suben a otro coche y vamos a un bautizo de un niño Zamzam que 
había nacido hacía 7 días. Habían montado una Haimá en la calle y tocaban música, servían comidas, y oraban.





El padre del niño se emociona y por micrófono anuncia que había regresado el primer Zamzam desde la Argentina después de 100 años. Todos cantaron alabanzas y me saludaron.

Un Sr que estaba sentado rompe en llanto y se me acerca a decirme que era sobrino de Zainab Nammur, mi tatara-abuela y me cuenta que era la mujer más hermosa de toda la zona y que mi tatara-abuelo la hizo muy feliz.

Después de tremendo empacho de familiaridad vamos a otra casa donde estaba 
celebrando una boda de otro Zamzam. Eran los preparativos ya que la gran fiesta era en unos días.




Si los BONSUAR son adictos a que les haga fotos, mi familia son más aún. Todos me cedieron los permisos de copyright para poder publicarlas y como tengo muchos primos solteros me pidieron que les busque novias españolas, jajajajajaja.

Ha sido un día más que completo, Un Funeral, un Bautizo y una Boda en la Noche de 
San Juan.

Ya es muy tarde y les digo que me quiero regresar a Damasco y me lo prohibieron entre todos, me piden que me quede a dormir porque para mañana me tenían preparado una gran sorpresa.

Me llevan a la casa de Amer y nos quedamos largas horas hablando hasta muy tarde.

Me acuesto a dormir y lloré de emoción más que nunca en toda mi vida.