CAPITULO 6.- Universo


Para recibir la versión Word, solicita el número del capítulo a humano.omega@gmail.com

 

UNIVERSO

Dinámica del universo

Edad del universo

Forma del universo

Estructura atómica del universo

Física del sol

La Tierra: dentro de un sistema solar

 

UNIVERSO

Estamos acostumbrados a ver como la religión cristiana representa el ojo de Dios en el cielo, con o sin triángulo alrededor. También hemos visto repetidas veces el símbolo del ojo de Horus tan respetado en la cultura del antiguo Egipto y sus dinastías de faraones. Si observamos cualquiera de estos dos símbolos no nos será difícil preguntarse ¿no es un símbolo de una galaxia espiral lo que veo, en lugar de un ojo? ¿qué pretendían representar los taumaturgos de las civilizaciones ya desaparecidas? Sería mucho suponer que ya conocieran, de algún modo que no imaginamos, que el universo estaba compuesto de galaxias, y la importancia que para sus dioses suponía el que se adorara tal conocimiento. Pero aquello que son galaxias en espiral para nosotros, para las culturas de civilizaciones primigenias aparecía como el ojo de sus dioses, que vigilaban desde la lejanía el celo de sus fieles.

La palabra universo trata de representar los efectos de la creación del Cosmos, pero con la limitación de que esta denominación fue asignada hace más de cuatro siglos, cuando no se conocía realmente lo que había en la bóveda celeste. Aún así, no está mal asignada tal denominación, pues universo significa en "una sola dirección", lo cual es cierto si hablamos de los efectos de la creación, puesto que el Cosmos se ha originado en una única dirección, la dirección radial de una esfera puntual, la dirección de aumento de la entropía, y no otra.

Dinámica del Universo

Miremos el firmamento unos minutos. Nada, excepto los cometas, parece moverse. No obstante todo está en movimiento, a gran velocidad, y con movimientos compuestos, principalmente, de traslaciones y rotaciones, en los que intervienen gran variedad de fuerzas, resultando de todo ello la aparente quietud y equilibrio. Además, debido a la velocidad con que se mueve la luz, esta mirada al cielo es una mirada en el tiempo: estamos viendo la luz que partió de los astros hace miles y millones de años, recorriendo miles y millones de años luz, con lo que la imagen que tenemos del firmamento, en este instante, es una imagen que no representa la verdadera configuración actual del universo visible, sino la de un pasado muy lejano, en algunos casos anterior a la aparición de la Tierra. Estamos siendo testigos de un universo que no es el actual, pues la configuración del universo de hoy será contemplada por futuras especies sobre la Tierra.

Las galaxias se están separando unas de otras (aunque no todas) a gran velocidad (por encima de los 100.000 Km/s en algunos casos), efecto que se ha comprobado mediante la medición del efecto Doppler o desplazamiento hacia el rojo del espectro de la luz que nos llega de ellas (ley de Huble). Esto nos hace llegar a la conclusión de que si ahora se están separando, retrocediendo en el tiempo llegaríamos a un momento en que las distancias entre ellas serían mínimas, incluso sin espacio vacío entre la materia del cosmos. Y más atrás en el tiempo no habría espacio vacío entre átomos, llegando incluso a estar tan comprimido que toda la materia del cosmos sería un punto sin dimensiones. La gran expansión, o Big Bang, de esta singularidad hizo que la energía descomunal se convirtiera en materia y luz. Radiación luminosa que se desplaza, invariablemente según todos los experimentos realizados, a una velocidad llamada c igual a 299.728 km/s. Como observación curiosa realizada por Einstein, sabiendo que la Tierra se desplaza a una velocidad v, un rayo luminoso que adelantara a la Tierra no tiene una velocidad cv para nosotros, ni un rayo luminoso que se nos acerque de frente, en sentido contrario a nuestro movimiento, tiene velocidad c + v. La ley mejorada de Einstein para la suma de dos velocidades v1 y v2 no se resume como vt = v1 + v2 , sino como vt = (v1 + v2) / (1 + v1· v2/c2), y de otras ecuaciones de la misma ley se ha deducido que un objeto que se desplace a velocidades próximas a la de la luz en un sistema de referencia dado, aumentará su peso al aumentar su velocidad, y se contraerá en la dirección del movimiento, como si se aplastase contra sí mismo por la aceleración.

La teoría de la relatividad general es la teoría más acertada actualmente sobre la fuerza que domina al universo: la de la gravedad. La fuerza de gravedad que se ejerce sobre un cuerpo es directamente proporcional a su masa, independientemente de su forma o composición, y una aceleración determinada sobre un cuerpo puede anular la fuerza de gravedad que sobre él existe. Por ello, Einstein dedujo que la fuerza de gravedad es equivalente a una aceleración. Como los rayos de luz se curvan dentro de un sistema de referencia acelerado, también se curvarán por la acción de la gravedad, hecho demostrado por la observación del comportamiento de la luz que roza las cercanías de grandes astros, por lo que el espacio se nos aparece como un continuo de tres dimensiones espaciales y una temporal que se pueden curvar, distorsionar, en los puntos donde existen cuerpos materiales densos, como si fueran tragaderos de una bañera donde va a parar el agua. Un espacio en el que en realidad no existe una fuerza como tal, sino una predisposición de seguir el camino de la mínima resistencia, o de mínimo gasto de energía, camino especialmente sencillo de recorrer en las cercanías de objetos másicos. Para comprobar la certidumbre de la curvatura de los rayos de la luz, se ha fotografiado durante eclipses las estrellas visibles próximas al fondo tras la circunferencia de nuestro Sol, y compararlas con las mismas fotografías de dichas estrellas cuando el Sol está fuera del campo observado. Se observan diferencias apreciables en la posición de las estrellas, afirmando así la teoría de Einstein y la curvatura de la luz por efecto de la gravedad.

Usando la geometría no euclídea, Einstein pudo trabajar con matrices y usar más de tres dimensiones en sus ecuaciones, a la búsqueda de un modelo simplificado del universo, formado por materia esparcida uniformemente por todo él, llegando a la conclusión de que se podría parecer a la superficie interior de una esfera, cerrado y nunca estático, como inflándose, expandiéndose. No es tan sencillo como parece, pues la esfera en realidad tiene cuatro dimensiones, es una hiperesfera, cuya proyección en tres dimensiones sí que sería una esfera. La hiperesfera tendría tres direcciones espaciales que se curvan constantemente al desarrollarse en una cuarta dimensión, de modo que se doblan sobre sí mismas, como hacen las líneas rectas trazadas sobre la Tierra (los meridianos), cerrando el universo, que se vuelve así finito pero carente de límites, pues está en desarrollo y no se ha cerrado sobre sí mismo todavía, a nuestro nivel de entendimiento, claro, que utiliza la palabra "todavía" dependiente del término "tiempo". Si este término queda eliminado, el universo está cerrado y tiene límites no definidos. Alexander Friedmann hizo notar que las ecuaciones de Einstein no tenían una única solución, sino múltiples soluciones, de modo que la pompa de jabón hiperdimensional que era el universo de Einstein podía expandirse indefinidamente según algunas de esas soluciones, o expandirse hasta un límite en que se veía obligada a replegarse sobre sí misma por el efecto de la fuerza de gravedad al superar a la fuerza de expansión (ver masa de los neutrinos). Otro aspecto que Friedmann hizo notar es que el corrimiento hacia el rojo por efecto Doppler no era fruto del alejamiento de las galaxias, sino de la expansión del mismo espacio-tiempo, el substrato sobre el que se desarrolla la pompa de jabón universal, que a su vez arrastra a las galaxias, con una aceleración en aumento, y a todo lo que forma parte de dicha pompa. Cuando lleguemos a hablar del Punto Omega, quedará algo más explicada la nueva visión científica del Big Bang y sus posibles límites no definidos, y cómo un "átomo primordial" pasa a ser un nuevo universo, en un proceso cíclico interminable, coincidiendo con las enseñanzas de los ciclos del Cosmos enseñada por las tradiciones más antiguas. Una vez más, las culturas más ancestrales vuelven a ser apoyadas por los científicos de vanguardia.

La densidad de la radiación desciende a medida que el universo se expande, perdiendo temperatura y energía libre, alcanzando un mínimo en que el campo electromagnético oscila en límites (como vimos en Conceptos cuánticos) que, a causa del frenado o pérdida de inercia, hacen que las ondas de radiación se colapsen y gran parte de la energía se convierte en partículas: es el nadir de la materialidad, descrito por la filosofía Rosacruz en su perspectiva de la Cosmogénesis, o también descrita por la Doctrina Secreta de H.P. Blavatsky, con la diferencia que estas se basan en culturas ancestrales y sus energías se denominan Seres Superiores o Grandes Jerarquías como vimos en Solos en el universo (las Emanaciones), que agregan diferentes impulsos cualificados y en diferentes momentos del desarrollo del Cosmos para perfeccionar a este conscientemente. Para el estudiante Rosacruz, el Universo sigue un camino evolutivo que consta de siete Periodos diferenciados, cada uno de ellos formado de siete Revoluciones. Cada Revolución comprende el desarrollo de siete estados consecutivos o Globos del Cosmos. En cada uno de 7·7·7 globos del Cosmos (lo que en Ocultismo se conoce como las 777 encarnaciones), se produce un perfeccionamiento progresivo del Universo, de modo que la materia se hace paulatinamente más densa. Ahora se dice que estamos en la mitad de este proceso evolutivo, el punto de máxima densidad material, que corresponde al cuarto Globo de la cuarta Revolución del cuarto Periodo. Es, como decíamos, el nadir de la materialidad en el que estamos desde hace varios millones de años y del que no tardaremos en salir para empezar a perder densidad material, volviendo a estados similares a los ya pasados, pero nunca idénticos, sino de mayor perfeccionamiento. El Universo no evoluciona de modo circular repetitivo, sino en espiral helicoidal, rehaciendo evoluciones siempre con mayor perfeccionamiento y sin pasar dos veces por el mismo proceso. Más adelante volveremos a este filosófico y ancestral punto de vista. Existe un modelo de universo, establecido por Stephen Hawking, que trata de combinar la Teoría de la Relatividad General y de la Física Cuántica para eliminar la singularidad que da origen al Cosmos. Para ello usa de las funciones de onda que describen la materia para aplicarlas al universo entero, pero se encuentra con el problema de que no existe un observador externo al universo para establecer la función de onda de alguno de sus posibles estados cuánticos. Para establecer una gama de probabilidades de cómo puede ser ese conjunto de funciones de onda que definan al universo se debe recurrir a la visión conocida por la física cuántica como Pluralidad de Mundos o Multiverso, usando para el cálculo la integral de campo de Feymann, que resulta ser algo parecido a una suma de las historias del desarrollo de cada universo del multiverso. Con ello sólo se puede investigar un conjunto de condiciones de partida para uno de los universos, y a partir de ahí aplicar los cálculos a la versión simplificada de dicho universo con dos campos, la gravedad y la materia (campo electromagnético), para estudiar el desarrollo de ese universo. Este modelo establece el concepto de espacio-tiempo, análogo a una esfera que se expande a lo largo de una cuarta dimensión que es el tiempo, y cada sección obtenida del espacio-tiempo es una instantánea del universo en la que no aparece el tiempo, sin singularidades ni límite alguno. Al establecer las condiciones iniciales se obtienen los universos más probables que satisfacen a estas, que además tienen propiedades comunes importantes: la expansión uniforme en las tres dimensiones espaciales, del espacio-tiempo , y el frenado de la expansión hasta invertir el proceso y retroceder de nuevo a un estado de alta densidad, repitiéndose el proceso hasta el infinito. Lo curioso de este conjunto de universos más probables en determinadas condiciones iniciales, es que los periodos de expansión e implosión se producen en todos ellos simultáneamente, coexistiendo sus historias pero sin interaccionar entre ellos (salvo para determinar el resultado de algunas funciones de onda). No existe nada anterior a t = 0, pues todo el proceso es cíclico, y el tiempo existe forzado por la evolución de la entropía (ver flecha del tiempo en Teoría de la Superfuerza o fuerza unificada) y no deja de ser una entelequia para ayudar a nuestra mente a ordenar los acontecimientos, desde un instante de baja entropía al siguiente momento, en el que la entropía ha aumentado. En el cero absoluto de temperatura (-273 ºC, equivalente a 0 ºK) la entropía de cualquier sistema es cero. Para llevar a este sistema a otro estado, se requiere aumentar la entropía general. Esto es un aumento del desorden, debido al movimiento térmico y a la aleatoriedad de la mezcla entre los componentes del sistema (sean átomos o galaxias), que no están claramente separados, como ocurre en la sal disuelta en el agua del mar. Es la tendencia natural que establece la 2ª Ley de la Termodinámica, y que lleva al universo al desorden desde el enorme orden inicial. La entropía mide la cantidad de energía que no se convierte en trabajo al transferir energía de un sistema a otro. En todo proceso de flujo de energía se producen pérdidas, pero siempre se cumple el 1º Principio de la Termodinámica (ley de conservación de la energía), con lo que la entropía del universo aumenta sin cesar, y aún así han pasado más de quince mil millones de años y la entropía no se ha estabilizado y seguimos viendo soles y galaxias vertiendo energía en el Cosmos. En un universo sin cambios la entropía llega a un máximo, no hay flecha entrópica y el tiempo deja de existir para ser eternidad. Si se llega a producir algún cambio aleatorio en estas condiciones, se puede producir una región con capacidad de aumentar su entropía. Nuestro universo puede ser una de estas fluctuaciones temporales, dentro del Multiverso.

La expansión del universo a partir de un "átomo primordial" menor que la longitud de Planck (10-43 cm) de diámetro forma parte de la teoría de la inflación caótica. Tal átomo es una región del espacio-tiempo cerrada y energética, menor que un protón y con una elevada temperatura que le obliga a una tendencia a expandirse. La inflación produce un aumento del tamaño repentino, cuando el tiempo era t = 10-35 s, tras el cual aparecen los pares de materia-antimateria, y la Gran Explosión. La visión inflacionaria requiere que el universo contenga suficiente materia como para no poder distinguir su curvatura, apareciendo como un universo plano. La descripción en la Teoría de la Gran Unificación (GUT) de la desintegración de un bosón X dice que, tras la creación de un universo de carácter energético, del que se generan cantidades iguales de bosones X y antibosones X, se desarrollaría de modo que se produciría un ligero residuo de materia superior a la antimateria. Desde entonces la expansión se ha ido frenando por el efecto de la fuerza de gravedad de este exceso de materia, y existen probabilidades de que el universo inflacionario detenga su expansión y, por efecto de tal fuerza de gravedad, se invierta el proceso en una implosión hasta desaparecer en un punto singular similar al original (ver neutrinos). Para expresar la energía gravitatoria de un conjunto de materia (igual sean átomos que galaxias) mediante las ecuaciones de la gravedad, cuando queremos que esa energía sea cero se necesita que toda la materia esté dispersada en el infinito. Siendo cero en este punto, cuando la materia empieza a implosionar y a acercarse de nuevo, libera energía reduciendo la energía potencial gravitatoria, que era cero, con lo que adquiere energía negativa, y conforme aumenta la cercanía entre la materia, cada vez adquiere más energía negativa. Pero la energía E de un conjunto con una masa m es E = m·c2, por lo que una vez concentrada toda la masa implosiva en un punto, la energía potencial gravitatoria será igual pero de signo opuesto a la de la fórmula relativista. De este modo, toda la energía gravitatoria del universo es capaz de contrarrestar toda la energía de la masa, por lo que toda la energía neta en un universo cerrado debe ser cero. A partir de esta idea, Edward Tryon propuso que nuestro universo es una fluctuación del vacío (ver fluctuaciones cuánticas en La consciencia humana y en Conceptos cuánticos). Las fluctuaciones cuánticas causan variaciones en las fuerzas de los campos cuánticos, de modo aleatorio, pudiendo ocurrir que en algunas regiones del espacio-tiempo unos campos de acumulan sobre otros generando expansiones inflacionarias (no una, sino varias, según Andrei Linde), mientras que en otras regiones los campos se contrarrestarían unos a otros desapareciendo sus efectos. Esta visión permite que el universo esté compuesto de grumos de materia muy distantes entre sí, y nos hace imaginar un universo que se reproduce a sí mismo... es andrógino, conteniendo regiones donde las fluctuaciones cuánticas, causantes de los campos cuánticos, son lo suficientemente energéticas como para generar continuas expansiones inflacionarias del espacio-tiempo. Si una de ellas fuera lo suficientemente energética podría crear un universo nuevo dentro del nuestro, un nuevo espacio-tiempo que no tendría por qué ser de las mismas características que el nuestro, ni las leyes físicas tienen por qué ser las mismas, incluso podría tener diferente cantidad de dimensiones. Este proceso es la denominada inflación eterna, lo que hace probable que hayan existido eternamente universos e infinitas inflaciones (ver Multiverso).

También la sabiduría ancestral ha defendido siempre la existencia del creador de sí mismo, al que denominó Adam Kadmón, el Ser Supremo andrógino del que surge el Cosmos.

Lo que resulta más complicado es imaginar el universo comprimiéndose tras llegar al punto de inversión de la expansión. ¿Debería correr el tiempo al revés y se repetiría la historia del universo pero vista como una película que se proyecta hacia atrás? ¿Veríamos llover hacia arriba y volveríamos de la muerte para vivir una vida y después nacer? Tommas Gold trató, en 1958, de describir termodinámicamente a un universo que se contrajera con el flujo entrópico invertido, es decir, del desorden hacia el orden. Las estrellas no radiarían, sino que recogerían emanaciones del campo electromagnético circundante hacia su núcleo. En su interior el helio se convertiría en hidrógeno. Los procesos biológicos también serían invertidos. Pero a Paul Davies no le parece un modelo correcto y defiende que la flecha del tiempo sigue el mismo sentido durante la expansión y durante el colapso, quedando la posibilidad de que la flecha del tiempo sea invertida en el siguiente ciclo de expansión e implosión. Aquellos estudiosos que no se basan en experimentos científicos ven la dinámica del universo a través del conocimiento legado por los ancestros, bien por medio de escritos oscuros y mitológicos, bien en "la Ley impresa en las mentes plásticas de las primeras razas dotadas de conciencia, impresa por quienes la reflejaban de la Mente Universal", como define H. P. Blavatsky (en 1888) a la fuente de su inspiración cuando escribió su libro "La Doctrina Secreta", el cual le costó convertir en texto debido "a la pobreza del lenguaje occidental" para expresar conceptos espirituales. Estos textos se convirtieron en todo un camino espiritual para determinadas esferas sociales de todo el mundo en su época. La Doctrina Secreta aún se considera, por los herederos de aquella filosofía, la Sabiduría acumulada en eones de historia humana, incluyendo una Cosmogonía que resulta oscura para el profano. Se considera el archivo ininterrumpido de las experiencias de millares de generaciones de ancestrales videntes, guardianes de las tradiciones de razas no conocidas, procedentes de las enseñanzas de los Seres Superiores que velaron por la humanidad en su nacimiento. Además, estos Seres Superiores son fruto del PRINCIPIO SUBSTANCIAL, único, homogéneo y divino, omnipresente, impersonal, conteniendo a todo y latente en cada partícula y átomo del universo. De hecho, el universo es la manifestación periódica de este Principio o Esencia, que sin Ser ... Es. Cuando hablemos más delante de la estructura atómica del universo podremos ver como se parece este concepto Esencial, generador del Cosmos, a la energía originaria del universo. Para los teosóficos (así se conoce a los simpatizantes de la Doctrina Secreta), el universo es Mayâ, un concepto hindú que se aplica a lo ilusorio, a lo efímero, y con ello quieren hacer ver a la humanidad que no existe nada en la creación que sea captado por nosotros con objetividad, sino que vemos una faceta incompleta de la realidad, tan incompleta que es sólo una ilusión engañosa que nos atrapa por lo cómoda que nos resulta para sobrevivir. Son nuestros sentidos el único medio que poseemos para relacionarnos con nuestro entorno. Nadie razonablemente despierto aseguraría hoy que sus sentidos son capaces de suministrarle una imagen fiel de la estructura de la realidad, y mucho menos del universo o del átomo. Nuestro cerebro se conforma con las pobres sensaciones que nos llegan, produciendo con ellas una ilusión de la realidad, que además es diferente para cada uno de los seres humanos. Los teosóficos se aventuran a asegurar que todo lo que existe en el universo posee un cierta conciencia, propia de su condición y de su evolución. No existe para ellos la materia muerta o inerte, ni existe ley ciega o inconsciente. El universo es generado y conducido desde dentro hacia fuera, desde lo micro a lo macro, y tal como es arriba es abajo (esto es de la filosofía hermética), el macrocosmos es semejante al microcosmos, y todo lo que existe en el universo tendrá su oportunidad de formar parte de un ser elevado para gloria del esfuerzo del Cosmos por evolucionar. Jerarquías de Seres Elevados guían a este universo, fruto del inmanifestado Logos (que es la Mente y la Ley del Universo) del que fructificó el Verbo. Son los verdaderos hilos invisibles que mueven los pasos de la evolución en todos los rincones del universo. Los orientalistas le llaman el Poder Activo, el "movimiento perpetuo del Gran Aliento" ( el Big Bang también fue como un aliento, sordo y vigoroso) que periódicamente (en cada Manvantara o ciclo) se pone en movimiento por mediación de dos fuerzas contrarias y complementarias, el positivo y el negativo, la materia y el espíritu, llevando al Cosmos a pasar cíclicamente desde el plano del Ideal Eterno al de la Manifestación Finita. Todo lo que ha sido, es y será es fruto de una idea eterna, y al desaparecer, subsistirán como reflexiones, ideas potenciales perfeccionadas (ver El cuerpo astral), modeladas por Seres Espirituales muy por encima de nuestro entendimiento. Tales modelos son los que dan forma a las leyes naturales para que de estas surja lo que denominamos realidad, igual que a partir de un negativo fotográfico surge una imagen a todo color. Para los seguidores de la Teosofía no existe el vacío, coincidiendo con los científicos de nuestro siglo (pero con siglos de adelanto respecto a estos), pues la materia es un nivel séptimo por debajo de otros seis niveles de principios o esencias, cada uno de los cuales tiene otros siete grados de densidad o desarrollo. El nivel material no es más que la reflexión última de los niveles superiores o primarios, del mismo modo que una imagen no es más que una reflexión de la luz sobre los átomos. Es del supuesto vacío de donde surgen todas las causas de todos estos niveles y grados de manifestación (coincidiendo también con las fluctuaciones cuánticas que han descubierto los científicos de hoy, pero sigue existiendo un gran adelanto temporal en la preclara Teosofía). Siete niveles con siete grados cada uno, son los cuarenta y nueve fuegos de los Libros Sagrados, cuarenta y nueve fuerzas o rayos creadores procedentes de las Jerarquías Superiores. Es un lenguaje ancestral de muchos miles de años de antigüedad pero que podemos comprobar que se asemeja y coincide con lo que la ciencia actual está descubriendo. Siguiendo con esta doctrina, cuando el más inferior de los grados se ha convertido en materia densa, gira en torno de sí mismo (simbolizado por la serpiente que se muerde la cola) y se intersecciona con el más elevado de los grados, generando vida en estado latente en el mineral, fuerza vital a la planta, principio de vida e instinto en los animales, añadiendo a todo esto, en el humano, el poder de los cuarenta y nueve fuegos: la acción por la voluntad y el pensamiento. Al igual que la Cábala, los rosacruces, el budismo y el brahmanismo, la Doctrina Secreta expone un concepto del Cosmos en el que existe una Esencia única, eterna, pasiva o activa en ciclos alternados (semejante a la flecha entrópica defendida por P. Davies y que se ha citado aquí). Hilan más fino los budistas al asegurar que no es uno el Creador, sino que en realidad hay una infinidad de poderes creadores pero que, en colectividad, forman la Esencia citada; es otra referencia más a las fluctuaciones cuánticas. Terminado el ciclo positivo o activo, surge la condición negativa o pasiva y esta Esencia se contrae, se recoge en sí misma, haciendo que el universo visible disperse sus elementos en un "abismo de tinieblas", que bien podría ser una especie de agujero negro o singularidad aun no imaginada por nuestra élite científica. La llegada de esta parte del proceso cíclico no asusta a los orientalistas, pues aceptan que es una parte más de la evolución y la vida sabrá como adaptarse a las nuevas circunstancias. Es la prueba más clara de la entrega y confianza que se debe depositar a las fuerzas cósmicas para su adecuada expresión. La Teoría del Punto Omega, una de las más vanguardistas entre las teorías científicas, también solicita esa confianza a la humanidad que desoye a los orientalistas, pero además fundamenta la necesidad de entregarse y confiar, y nos permite comprender que no hay nada más beneficioso y grande que permitir al Cosmos que realice sus designios. Muchos miles de años entre estos pensamientos, y tan semejantes hasta en los detalles. Además, los rosacruces se aventuran a decir que estamos a mitad de uno de estos ciclos del Cosmos, y que es un punto de inflexión que dura ya varios millones de años; la Tierra en concreto, y la materia del universo en general, va adquiriendo durante este tránsito un estado más etéreo, para que al final del séptimo Periodo (ahora estaríamos a mitad del cuarto Periodo, ver en Revoluciones y noches Cósmicas) toda la Creación quede reabsorbida en las tinieblas, para volver a surgir con mayor perfeccionamiento. Reafirman, con esta filosofía, la transición del universo por sucesivos Big Bang y Big Crunch, de los cuales nuestros científicos sólo pueden observar el ciclo presente. Sin embargo, para rosacruces y teósofos el universo se desenvuelve en forma cíclica y espiral helicoidal, puesto que la historia del universo se repite pero nunca sobre los mismos pasos, sino que avanza un escalón más allá en cada revolución, incorporando mejoras que trascienden de experiencias anteriores, haciendo novedoso cada ciclo, aconteciendo que cada partícula del cosmos reaparece en cada nuevo ciclo pero alterada por la influencia de sus anteriores estados en ciclos pasados, y en lo que a la humanidad se refiere, no hay por qué pensar que haya sido de modo diferente, pues de partículas estamos compuestos y sus propiedades son las nuestras. Para la comunidad científica, hablar de unos Seres Superiores o Grandes Jerarquías que intervinieron en nuestra evolución, es ir demasiado lejos, pero nuestro pasado puede haber dependido de la evolución de Seres que, por el camino de la evolución se perdieron, y de los cuales somos hijos, los herederos de seres espirituales que predispusieron a la materia para la vida que no albergan los minerales. Pero ya existen científicos que se atreven a presentar atrevidas conclusiones y teorías (como la Teoría del Punto Omega) que incluyen la posibilidad de que surjamos y evolucionemos de modo que lo que fuimos y seremos no sea lo que hasta ahora se creía. Es bueno permanecer abierto a todas las posibilidades, pues el universo permanece tan misterioso como siempre. El escepticismo no nos mostrará mejores caminos, pues mitos y culturas milenarias no son pura invención, sino que albergan conocimientos velados para los profanos. Es necesario separar el grano de la paja para avanzar en la búsqueda de la Verdad.

Así pues, la vida del universo consiste en un pulsaciones, ciclos de muerte y nacimiento. También el tiempo es en realidad un ritmo. El ritmo de la humanidad es la respiración, y cada respiración son tres segundos, por lo que cada humano viene a realizar unas veinte respiraciones por minuto. La vida animal se alterna en etapas de vigilia y sueño, en plazos de unas veinticuatro horas, un ritmo a modo de respiración del conjunto de la biosfera, y la vida orgánica vegetal necesita ese tiempo de 24h para realizar una respiración (de día expiran oxígeno y de noche lo absorben). En veinticuatro horas, a razón de tres segundos por respiración, resultan unos 28.800 ciclos respiratorios para el mundo animal, y equivalen a una respiración de la vida vegetal. Siguiendo la misma proporción, 28.800 respiraciones de la vida vegetal equivalen al mismo número en días, es decir, 28.800·365 = 78,9 años. Toda la vida de un humano sería el equivalente a un día del reino vegetal, en cuanto al ritmo respiratorio se refiere. Siguiendo con este juego de proporciones, la vida vegetal duraría 79·28.800 = 2.275.000 años. Este es un juego de extrapolación que permite muchas conclusiones. Apliquémoslo a todo lo que conocemos utilizando una escala de 30.000 en lugar de 28.800, para simplificar:

 

ELECTRÓN

ÁTOMO

CELULAS

PEQUEÑAS

CÉLULAS

GRANDES

HUMANO

VIDA

VEGETAL

PLANETA TIERRA

Y MINERALES

IMPRESIÓN

-

-

-

0.00000003 s

0.0001 s

3 s

24 h

RESPIRACIÓN

-

-

0.00000003 s

0.0001 s

3 s

24 h

80 años

DIA (DIA+NOCHE)

-

0.00000003 s

0.0001 s

3 s

24 h

80 años

2.400.000 años

VIDA

0.00000003 s

0.0001 s

3 s

24 h

80 años

2.400.000 años

72.000.000.000 años

Al margen de que los valores numéricos no son experimentales ni son datos utilizables para ningún cálculo, la idea de esta tabla es captar las escalas y comprender que la aproximación no es equivocada del todo. Estudiando los resultados de la tabla se aprecia que es válido considerar la escala proporcional del 30.000, en lo que a ritmo de existencia se refiere para los diferentes niveles de la materia. Las impresiones son las causantes de que se manifieste el presente, por lo que, según la tabla, la Tierra queda impresionada por lo acontecido en un impulso que dura 24h, por lo que la sensación del planeta se reduce a la resultante de lo acontecido en ese tiempo. Por el contrario, los electrones viven y mueren durante una impresión humana. No nos podemos hacer una idea del vertiginoso ritmo de su impresionabilidad. La materia se renueva en un abrir y cerrar de ojos: en uno de nuestro parpadeos, la piedra que estamos mirando ha cambiado la práctica totalidad de sus electrones y los átomos de nuestras células están formados por nuevas partículas. Según la tabla de niveles, el electrón vive durante 0.3·10-8 segundos, y en este tiempo se mueve alrededor del núcleo atómico y gira sobre sí mismo, formando su estela una espiral cuyo trazo no es una línea, sino pequeños anillos espirales (ver Anu). Si multiplicamos la velocidad de la luz por el tiempo de vida del electrón, resulta que la luz recorre un metro en ese plazo. Si un electrón tiene ojos, podrá ver a los fotones avanzar un metro durante su vida, incluso verlos venir hacia él e interactuar ambos siendo "conscientes" de la interacción, pues ellos la ven venir en su escala de tiempo.

Para los teósofos, cada uno de los niveles de la tabla representa a una escala de vida, que respira, piensa, siente, nace y muere... sí, también los electrones, y quien sabe si la escala no se puede ampliar por arriba y por abajo a niveles que nuestra consciencia desconoce. A cada nivel le corresponden dimensiones (al hablar de dimensiones se refiere a funciones que definen una característica, como las temporales, espaciales y otras de difícil comprensión) de existencia muy diferentes, aunque sometidos a las mismas leyes. Sin embargo, estos niveles no son iguales por que de la aplicación de las mismas leyes resultan manifestaciones diferentes, como vimos en la Ley de octavas, es decir, no todos los niveles son capaces de manifestar del mismo modo las mismas leyes, debido a la particular reacción (en cada nivel) de sus elementos fundamentales. Y para entender el universo no es suficiente con entender uno de estos niveles (aunque las leyes sean las mismas para todos), pues teorizar sobre el universo partiendo de la manifestación de uno sólo de sus niveles puede mostrar una verdad, pero incompleta. Así que necesitamos el estudio de todos los niveles para ver el verdadero efecto de las leyes y comprender la Verdad de su origen y final último.

La dinámica del universo es vertiginosa, aunque a nosotros nos parezca lenta hasta el aburrimiento. Pero en realidad el transcurso de la evolución nos depara cambios espectaculares. El futuro se nos presenta, suponiendo que la intervención de la inteligencia no altere esta trayectoria, con los siguientes acontecimientos:

    • dentro de 7·109 años el Sol ha crecido tanto que la Tierra ha sido tragada por él

    • dentro de 1011 años las galaxias desaparecen en radiación en los cúmulos, y en 1012 años ya no surgen estrellas radiantes, sólo enanas blancas, estrellas de neutrones y/o agujeros negros

    • dentro de 1014 años han desaparecido todas las estrellas radiantes

    • dentro de 1015 años los planetas, o lo que quede de ellos, vagan como asteroides liberados de sus sistemas solares, sin más orden que las fuerzas de gravedad y las colisiones

    • dentro de 1017 años las enanas blancas se enfrían (-268 ºC) para convertirse en enanas negras

    • dentro de 1019 años las estrellas de neutrones se enfrían (-173 ºC)

La duda que nos queda es si la inteligencia que habite el Cosmos para esas épocas se quedará cruzada de brazos, o si estará preparada para modificar las condiciones de modo que o bien los seres sobrevivan a las nuevas configuraciones ambientales o bien estas sean manipuladas para adaptarlas a la vida. Si el universo alcanza el tamaño máximo y comienza a colapsarse, tardará 1018 años en alcanzar el tamaño mínimo, y lo hará de un modo caótico. Tal vez en ese caos estará la oportunidad de la vida inteligente, pues deberá buscar el orden dentro de ese desorden y seguir viviendo en las zonas donde mejor se adapte; aunque tal vez la inteligencia permita dominar el colapso y, de algún modo, controlar las condiciones y las energías creadas por la contracción del Cosmos. La fuente de vida es la capacidad de generar entropía, la diferencia de energías entre los focos productores y su expansión. SI la vida inteligente, durante el colapso del universo, es capaz de controlar el aumento de temperatura al concentrarse de nuevo la radiación, haciendo que existan lugares fríos y lugares más calientes, la diferencia de temperaturas será la que impulse la supervivencia y evolución de la vida. Esta acción, sin duda, exigirá de todos los seres vivos la cooperación unánime, a causa de la magnitud de las fuerzas a controlar. Rudyard Kipling nos cuenta en su "Just so stories" cómo el aleteo de un sola mariposa podría mover a la Tierra de su órbita si no fuera por que el aleteo de todas las mariposas del planeta, al ser un movimiento caótico, se contrarresta hasta anularse. Es el orden que surge del desorden. El resultado de los efectos de innumerables causas similares actuando a la vez. Pero para salvar la vida durante el colapso será necesario que el orden lo imponga la inteligencia, para lo cual será imprescindible una unidad de la mente cósmica. Cuando el Universo permanecía inmaterializado y sin dimensiones hace miles de millones de años, no existían ni luz que lo alumbrase ni ojo que le contemplase, pues todo eran tinieblas, inconsciencia, y el único motivo que tuvo el Universo para desenvolverse y expandirse es y será, hasta el fin de su colapso, alcanzar consciencia de Si Mismo.

Edad del universo

Se calcula como la inversa de la constante de Huble (1/H), que se obtiene midiendo el efecto Doppler o de desplazamiento hacia el rojo producido en el movimiento de las galaxias. Utilizando métodos trigonométricos en las mediciones realizadas con radiotelescopios y con telescopios de rayos X, se ha podido calcular una edad para el Universo que oscila entre los 15 y 20 mil millones de años.

El Universo que podemos contemplar es aquél cuyos rayos de luz llegan hasta nuestro planeta. Sabiendo que el Universo surgió entre hace 15 y 20 mil millones de años, y condicionado por la velocidad de la luz en el vacío, estos rayos de luz convertidos en la imagen que tenemos del Universo son en realidad rayos de luz que llevan miles de millones de años viajando hacia nosotros, y nos acercan la imagen de aquella época, pues la imagen del universo de ahora mismo se está generando en este instante y llegará a nosotros dentro de miles de millones de años, cuando esos rayos hayan recorrido los años luz que los separa de nosotros. Por eso, cuando miramos hacia los puntos más alejados, estamos contemplando el pasado más lejano del Universo. Así, los efectos del tiempo pueden ser observados a simple vista: los planetas de nuestro sistema solar los vivimos en tiempo real, o casi, pero las galaxias lejanas nos dan una imagen más antigua, tanto más cuanto más alejadas están de nosotros, y entre ambas imágenes, miles de millones de años de diferencia. El Universo observable es una parte de la realidad, una esfera de 15.000.000.000 de años-luz de diámetro, y más allá de esa esfera se desconoce su contenido. Si el Universo resulta ser cerrado, todavía durará otros 100.000.000.000 de años, aunque en caso de ser abierto o plano podría tener una vida infinita. Bajo ese punto de vista, hemos tenido la enorme suerte de surgir, la humanidad, en los albores de la creación, y ello nos confiere la posibilidad de ser los habitantes con más posibilidades de adaptarnos a todo lo que nos deparen los futuros acontecimientos, si somos conscientes de que es, a la vez, un derecho y nuestra responsabilidad.

El espacio no es el lugar donde se expande el Universo, sino que es la expansión la que crea espacio, como una burbuja de jabón aumenta su superficie y volumen conforme crece. Durante esa expansión, el espacio-tiempo se estira como un globo a velocidad c, mientras la materia, incapaz de seguir esa velocidad, sufre la inercia de la aceleración del frenado, y de ello resulta la fuerza de la gravedad. La expansión debió de ser inicialmente tan suave como lo es ahora, pues incluso cuando la densidad fue mucho mayor, no existían diferencias de presión que impulsaran violentamente a la expansión. En cuanto al futuro, todavía no se sabe si el Universo acabará en un frío infinito, o si se colapsará para formar una bola de fuego de radiación. Ello dependerá de las condiciones materiales del conjunto:

    • Si no existe suficiente materia en todo el universo, la expansión no cesará nunca, perdiendo temperatura conforme aumenten las distancias, como consecuencia de la 2ª Ley de la Termodinámica. Estrellas muertas, agujeros negros y temperaturas cercanas a –273 ºC (el cero absoluto de la escala) y, tras billones de años se habrá producido la total degradación resultando nubes de partículas fundamentales y quarks. La entropía habrá cumplido su misión dominando el vasto Cosmos.

    • Si existe la suficiente materia para que la fuerza de gravedad tenga el poder necesario llegado un punto crítico de la expansión, se invertirá la dirección del movimiento en el universo, el efecto Doppler nos indicará el cambio, pues no se producirá ya más un corrimiento hacia el rojo, sino hacia el azul, en la radiación entre las galaxias que se acercan en lugar de alejarse. Además, las temperaturas volverán a aumentar muy poco a poco, para alcanzar valores terriblemente destructivos en las cercanías del gran colapso, cuando todo se convierta de nuevo en un huevo de densidad incalculable que se destruirá sobre sí mismo por efecto de fuerzas gravitatorias increíbles.

Las observaciones científicas hasta el día de hoy no han encontrado la cantidad de materia suficiente como para que se pueda decir que estamos abocados a la segunda de las posibilidades planteadas. Pero eso no quiere decir nada, puesto que el hecho de no encontrar la materia no quiere decir que no la haya. Se plantea la posibilidad de que el 90% de la materia del universo se encuentre en forma oscura, es decir, con masa pero no detectable, y sería la causante de evitar la dispersión de las galaxias mientras giran. No obstante, la mayoría de las enseñanzas más antiguas de la humanidad nos vaticinan que el Cosmos es cíclico en su desarrollo y que todo volverá a formar una Unidad de la cual volverá a surgir la creación, una y otra vez, en ciclos infinitos.

Forma del universo

Nos podríamos preguntar, como hizo el astrónomo Halley en 1720, que si el universo es verdaderamente infinito con infinitas estrellas, deberíamos ver el cielo completamente iluminado en cualquier dirección, día y noche, pero no ocurre eso. El poeta Edgar A. Poe supo contestar a esa cuestión, en 1848, de un modo acertado, deduciendo que lo que veíamos en el firmamento no era más que el pasado, cuando la luz estaba naciendo entre las tinieblas y no todas las estrellas existían, por lo que predominaba la oscuridad. Si el universo surgió hace 15 mil millones de años, sólo podremos ver la luz de aquellas estrellas que estén a menos de 15 mil millones de años luz de distancia y que no sean oscurecidas por la materia que exista en medio del camino. Como nada puede ir más rápido que la luz, mientras no se demuestre lo contrario, y como las galaxias se separan por debajo de esa velocidad, conforme avance el futuro más luz de galaxias lejanas nos inundará, y si la expansión del universo se frena o se detiene, una oleada de luz radiante nos alcanzará procedente de los puntos más alejados del Cosmos y tal vez entonces veamos un cielo blanco permanente.

El Cosmos es curvo, lo que no podemos asegurar es si su curvatura es:

    • positiva, con superficie esférica cerrada (volumen finito pero sin fronteras) o con superficie hiperboloide abierta hacia el infinito; la gravedad provocará un nuevo colapso en este tipo de universos, llevándolos a un estado de densidad infinita similar al que les dio origen

    • negativa, con superficie siempre abierta, infinita, como la de una silla de montar a caballo; la expansión continúa indefinidamente, aunque cada vez con menor energía (aunque no más lentamente)

    • de radio infinito, y hablaríamos de planaridad, en un estado de perfecto equilibrio gravitacional, como un universo abierto que se expande para siempre en el que la gravedad influye en la rapidez de la expansión impidiendo que se curve, pero no puede evitar que siga la expansión

y ello definitivamente depende la densidad que tenga la materia cuando llegue el momento crítico de la expansión, pues es la gravedad la que deforma el espacio-tiempo. Si se supone que la constante cosmológica, inventada por Einstein para estabilizar sus ecuaciones, es cero, el efecto de la gravedad frena la expansión del universo hasta detenerlo, y con mayor influencia si el universo es cerrado. Actualmente se ha demostrado que el espacio-tiempo sigue expandiendo con velocidad c, y las galaxias le siguen arrastradas por la inercia, llegando algunas a velocidades de hasta un 80% de la velocidad de la luz. No existen indicios de que se vaya a producir una deceleración, sino más bien se demuestra que a medida que las galaxias se separan, aumenta su velocidad.

Estructura atómica del universo

Durante la década de los cuarenta, George Gamow fue el precursor de la teoría de la estructura atómica del universo. Y lo hizo partiendo del comportamiento de las partículas atómicas. Un neutrón fuera de su átomo se desintegra en un protón, un electrón y un neutrino, lo que se ha denominado desintegración beta. En un universo denso en neutrones libres debido a su repentina expansión, cada desintegración beta produciría un núcleo de hidrógeno con su electrón propio. Debido a la colosal densidad y temperatura de la Gran Explosión, comenzaría un proceso de formación de helio a partir del hidrógeno, proceso frenado por la enorme radiación en forma de fotones y que impediría que todo el hidrógeno se transformara en helio rápidamente, como vamos a ver. En este punto ya existe el 99% de toda la materia del universo. Este universo de Gamow surge de una bola en que la radiación (causa dominante) se expande enfriándose hasta tal punto en que la materia y sus efectos dominan al resto de componentes. Pero algo debía de quedar de aquella radiación original que fue dominada por la materia. Arno Penzias y Robert Wilson, en 1964, y trabajando con radiotelescopios, detectaron un "ruido de fondo" en sus mediciones, y estaba presente en todas las longitudes de onda escrutadas, resultando ser un fondo de radiación electromagnética procedente de todas direcciones, como si se tratara de un pulso cósmico, y coincidente con la radiación de un cuerpo negro a –270,3 ºC. La observación y estudio de un cuerpo negro y su comportamiento radiante es la mejor aproximación al estudio del origen del universo. Este ruido de fondo es el vestigio que demuestra que existió aquella radiación que requiere la teoría de la gran explosión del origen del universo. La radiación de fondo predomina en el espectro de las microondas y es algo mayor en la dirección contraria al movimiento de la Tierra y la Vía Láctea a través del espacio.

Existe un motivo para que los radiotelescopios reciban ondas de radio de todas las longitudes de onda y de todas partes: la radiación fue emitida hace unos 15 mil millones de años y desde entonces se ha ido desplazando hacia el rojo, pasando de ser ondas por encima de la luz visible (ultravioletas), por ser ondas de luz visibles, hasta ser ondas detectables por radio. Escrutando con radiotelescopios todo es luz, pero luz de una frecuencia infrarroja, invisible para nuestro ojos. Y existe por todos lados por que la gran explosión fue la que creó el espacio y le imprimió a este un pulso que lo modeló, llevando consigo esta característica: el propio espacio es ondulante. Todo es ondulación, la materia es ondulación y hasta nuestros pensamientos son ondas. No existía espacio fuera de la gran explosión, y nuestra vida se desarrolla en el mismo punto en que se produjo esta, sólo que dicho punto se ha expandido enormemente desde entonces, y en esa expansión el contenido se ha ido diversificando y conglomerando en formas más densas, hasta generar vida orgánica e inteligencia.

Sin que sea necesario insistir más, es evidente que el universo es radiación, de la cual existe un amplio espectro de diferentes frecuencias de vibración: desde las energéticas ultravioletas hasta las cálidas infrarrojas. Tras la deducción de la conocida ecuación de Einstein E = m·c2 sabemos que cualquier partícula de masa m es capaz de generar una gran energía E si se acelera hasta la velocidad de la luz c. Y también al revés, una radiación de energía E equivale a una masa

m = E/c2

Por ello, un paquete o cuanto de radiación (un fotón) se puede convertir en materia con una masa determinada por su energía y velocidad, y siempre cumpliendo las reglas cuánticas, bajo las cuales cualquier onda se puede considerar como partícula, y cualquier partícula como una onda. Las partículas siempre aparecen por pares: la partícula y su antipartícula. Una explosión de rayos gamma con la suficiente energía genera pares electrón-positrón (partícula y antipartícula); por el contrario, si un electrón y un positrón se chocan, la pareja se aniquila, generando una explosión muy energética de radiación gamma. Teniendo en cuenta las altas energías y densidades de la gran explosión originaria del universo, tras t = 0 s (inicio del espacio-tiempo), durante t = 10-4 s y 10-1 s el universo estaba dominado por la radiación. Por cada protón o neutrón existían mil millones de fotones (cuantos de radiación). La temperatura rondaba los 1011 ºC en el espacio-tiempo en expansión, y a las altas energías y densidades en que se hallaba todo, los pares electrón-positrón (materia-antimateria) borboteaban, surgiendo de la radiación y volviéndose a aniquilar al instante produciendo más radiación (rayos gamma) y neutrinos con sus antineutrinos. Las partículas nucleares (neutrones y protones) sufrían el constante bombardeo de las partículas borboteantes, lo que producía cambios en su estructura: protones que se convierten en neutrones y neutrones que se transforman en protones. Al reducirse la temperatura (cuando t = 10-1 s era de 30 mil millones de ºC) también las partículas perdieron energía y sus oscilaciones disminuyeron, disminuía el número de reacciones entre partículas y se hizo más difícil convertir protones en neutrones (ya que aquellos son más ligeros que estos), quedando en una proporción de 38% de neutrones y 62% de protones. Con t= 0,33 s los neutrinos (no tienen masa medible conocida) dejaron de interaccionar con el resto de partículas para siempre (momento conocido como era del desacoplo), permaneciendo como un mar de fondo difícil de detectar, que atraviesa todo aquello que se interpone en su camino, y aportando un importante apoyo a la fuerza de gravedad (si se demostrara que la masa del neutrino no es cero, sino de unos pocos eV) debido a la enorme cantidad de neutrinos que se calcula existen. Los neutrinos pueden llegar a ser el elemento que incline la balanza del universo hacia una configuración cerrada, como vimos en el apartado Forma del universo. Cuando t = 1,1 s la temperatura rondaba los 1010 ºC y la proporción entre protones y neutrones era de un 76% y un 24% respectivamente y las reacciones materia-antimateria se desintegraban más rápido de lo que eran generadas, prevaleciendo las desintegraciones. El siguiente cambio notable es para t = 13,8 s la temperatura baja hasta los 3·109 ºC y eran muy poco frecuentes las reacciones materia-antimateria (pares electrón-positrón). Los neutrones formaban un 17% y los protones un 83% de lo que luego sería el total de las partículas nucleares. Para que el universo se empezara a parecer un poco, en su constitución atómica, a lo que existe actualmente, habría que esperar al minuto 3, en el que la temperatura era de 109 ºC, a partir del cual las desintegraciones espontáneas de los neutrones aislados (desintegración beta) se empiezan a hacer muy frecuentes: cada 100 s se convertían en protones un 10% de los neutrones libres. De este modo, cuando la temperatura descendió lo suficiente como para estabilizar los pares neutrón-protón (creando núcleos de deuterio estables), sólo quedaban neutrones en una proporción de un 14% frente a un 86% de protones. Según Gamow, esta unión de partículas nucleares también formaría núcleos de helio-4 y pequeñas proporciones de núcleos de litio, acompañados de neutrinos mayoritariamente. Como el helio era más estable, para cuando habían transcurrido 4 minutos desde el inicio de la gran explosión, estos átomos eran algo menos del 28% de la masa de nucleones (14% de protones y 14% de neutrones, ya que de estos últimos no habían más, y se combinan por igual), y las condiciones eran las adecuadas para fijar la cantidad de helio que existe en el universo actualmente. Si no se hubiera producido exactamente tal como ocurrió, es decir, si las desintegraciones beta se hubieran producido antes, todo habría ocurrido más rápido y la cantidad de helio generado sería cercana al 100%.

Media hora después del inicio de la gran explosión la temperatura era de unos 300 millones de ºC y el 69% de la energía la contenían los fotones y un 31% los neutrinos. De cada mil millones de desintegraciones electrón-positrón, sobrevivía un electrón, por efecto de una asimetría (ver Teoría de la superfuerza o fuerza unificada y la violación de la regla CPT), y ese superviviente era enganchado por los núcleos para formar proto-átomos, aunque la temperatura era demasiado elevada para hablar de átomos debido a que los electrones fijados por los núcleos eran fácilmente barridos por los energéticos fotones. Sería necesario esperar 300.000 años para ver las primeras trazas de átomos estables de hidrógeno, de corta vida debido a la ionización sufrida aún por la radiación. Cuando el universo tenía un millón de años de edad la radiación y la materia reaccionaban escasamente, motivo por el cual los átomos eran mucho más estables: de cada 100.000 átomos quedaban libres tan solo un electrón y un protón. Los fotones han alargado su longitud de onda mil veces. Es la era del desenganche, a partir de la cual las partículas (y agrupaciones de ellas) neutras interaccionan raramente con la radiación. A partir de este momento el predominio de la gravedad y la materia se hace con el control del espacio-tiempo. Los cúmulos galácticos debieron tener su semilla en irregularidades y singularidades de la era del predominio de la radiación. Desde entonces el espacio-tiempo ha ido expandiéndose para separar entre sí todo su contenido y provocando un enfriamiento medible en la radiación de fondo, al detectar un desplazamiento hacia el rojo en la misma. En 1989, el satélite COBE (Cosmic Background Explorer) detectó, usando un radiómetro diferencial de microondas, el débil nivel de la radiación cósmica de fondo. El universo está formado por racimos de galaxias, a modo de pompas de jabón entrelazadas, y parece que esto ha sido como consecuencia de la gravedad, fundamentalmente, pero si fuera posible detectar trazas de irregularidades en la radiación de fondo, estas explicarían el porqué la gravedad y la materia de han inclinado por las aglomeraciones. Antes de la era del desacople la radiación era la influencia homogeneizadora del espacio-tiempo, y la gravedad era incapaz de aglomerar la materia. En el mapa de la radiación de fondo generado por el COBE, se detectan regiones cuyas temperaturas difieren del resto en 0,0000001 grados. Tal vez sea esta la semilla de la que hablábamos antes, aunque no podemos asegurar nada pues el mapa se refiere a la era del desacople, y no antes.

Como es habitual, vamos a enlazar estas teorías con los conocimientos ancestrales. En la filosofía de los Siete Rayos de la creación (ver Solos en el Universo) en origen existían dos aspectos divinos: Espíritu y Materia, Padre y Madre respectivamente, de los cuales surgen la diversidad y la vida, siendo el sistema solar la manifestación de la Trinidad. Padre y Madre son el germen, el Uno. El Padre es el Pensamiento Voluntad, la Madre se hincha y se ensancha de dentro a fuera como el loto. Del interior del Abismo de la Madre surge un Rayo Único. Fue la acción de la Voluntad divina la que produjo los tres rayos mayores, de los que surgieron los cuatro rayos menores, y la última vibración de la séptima eternidad palpita aún a través del infinito (la radiación de fondo). Siete energías provocadas por el centro de la Voluntad de Dios. El misterio de la Trinidad Vida-Apariencia-Cualidad, también llamada comúnmente Espíritu-Forma-Conciencia se puede considerar una metáfora religiosa de la trinidad energía-materia-inteligencia, procedentes de la única fuente original: siendo tres son en realidad Uno. La Luz Radiante era Fuego, Calor y Movimiento, y desapareciendo en su propia Esencia, dejaron de ser Padre y Madre, engendrando al Hijo, el Espacio Luminoso. Del mismo modo que el Soplo de Fuego hace que se extienda, el Aliento de la Madre hace que contraiga para volver a su maternal seno, al final del gran Día.

El Uno es cuatro y cuatro toma para sí tres, produciendo los Siete. Pero el extremo superior queda unido al Espíritu por una red en cuyo extremo inferior está la Materia, en las sombras. Esa red es el Universo, tejida por las dos substancias procedentes del Uno, y ambas envían a Fohat para aumentar la densidad de la materia, la red se hace así más tupida y surgen los Mundos. De este modo, de un Único Rayo procedente de las Tinieblas, surgen las energías: las Esencias, las Llamas, los Elementos, los Constructores, los Números, los Arupa, los Rupa, y el Hombre Divino. Y de este último emanaron: las Formas, las Chispas, los Animales Sagrados, y los Mensajeros de los Sagrados Padres. Y todo el universo queda tejido por los Siete Primordiales, cuyo efecto queda como Torbellino de Fuego y sus Sagrados Alientos de Circulación Giratoria. No cabe duda que es una explicación oscura y repleta de simbolismo, evidencia esta de que procede de muchos milenios atrás. Pertenece al texto de las "Estancias del Libro de Dzyan" y que se cita en "La Doctrina Secreta", de H.P. Blavatsky (año 1888) pag 113 vol1. Pero atención a las últimas palabras citadas acerca del Torbellino de Fuego y sus Alientos Sagrados de Circulación Giratoria: se refiere al quinto elemento de los ocultistas, y a la vez a las fluctuaciones cuánticas de nuestros científicos (ver fluctuaciones cuánticas en La consciencia humana y en Conceptos cuánticos). El quinto elemento o éter tan usado por los ocultistas en sus explicaciones del aparente vacío del Cosmos, presente desde el centro de la Tierra y hasta más allá del Sol, formado por diminutas entidades que no se pueden denominar con palabras conocidas, salvo que lo que mejor se aproxima a su descripción es la idea de remolinos de energía (ver Anu, en Partículas) en vertiginoso vórtice, girando a velocidades inimaginables, capaces de introducirse en todo lo que existe como el agua penetra en una esponja seca. Como detalle, los ocultistas profetizaban que el próximo objetivo de la humanidad moderna sería dominar a este quinto elemento, obteniendo grandes beneficios por ello, sobre todo a nivel de conocimiento de sí mismo y del universo, puesto que aseguran que estos vórtices de energía diminutos y terribles son los eslabones que nos ligan a todo lo que existe: todos los seres vivientes estamos comunicados por el quinto elemento y por el uso de nuestra voluntad seremos capaces de motivar a estos torbellinos a nuestro antojo. Cada humano ha sido inconsciente a estos efectos debido a que desde el nacimiento nos acostumbramos a repudiarlos y no utilizarlos, pues nos producen sensaciones demasiado fuertes procedentes de los seres que nos rodean y que al recién nacido le resultan agresivas, dañinas, le dejan agotado, debido a impulsos sensitivos que no entiende y que, en general, son producto del sufrimiento de personas mayores. Esto podría explicar por qué un bebé desea más estar con su madre (a parte de otras causas), pues de ella emanan impulsos mucho más amorosos y puros que del resto de personas. Con el paso del tiempo y durante los primeros meses de vida, el niño aprende a liberarse de tales sensaciones y es nuestro primer paso hacia la construcción de la personalidad. Bien, todo esto para dejar a los ocultistas que nos expongan cómo la estructura que ellos dicen conocer del Universo es mucho más cálida, espiritual e intensa en su alcance, de lo que los científicos se atreven a reconocer ni aceptar.

La estructura de Universo tiene para nosotros tanto misterio como las palabras cargadas de simbolismo de nuestros ancestros, pero la capacidad de la humanidad para aprender de la experiencia de los demás nos permitirá algún día cumplir el sueño ocultista de dominar al quinto elemento, y para ello será necesario un paso más, y opino que ya estamos dándolo. Cuando separamos las palmas de las manos, una de la otra, con gran velocidad, se crea entre ellas un gran vacío instantáneo, que se llena rápidamente con el aire circundante, creando un flujo de átomos hacia el vacío. Esto es una metáfora para explicar lo que creo que ocurre con el espacio-tiempo: su terrible expansión crea una especie de vacío enorme, inmensurable y acrecentado por la inercia de la materia. Creo instintivamente que ese desgarro debe ser llenado por un orden reparador, unificador. Y el orden a ese nivel sólo puede ser llevado a cabo por una cualidad que emerge del propio desorden: la inteligencia (ver Teoría del Punto Omega). Y es más que probable que la humanidad es un gran generador de inteligencia, por lo que si los ocultistas no se han equivocado, y parece que no, estamos en el buen camino.

Física del Sol

La humanidad es hija de las estrellas.

Cada humano está formado por los mismos materiales que los planetas y los astros.

No hay nada nuevo bajo el Sol, salvo las cualidades de la humanidad: voluntad, conocimiento e inteligencia, que se renuevan con cada impresión.

Los átomos que componen el cuerpo de los seres vivos pertenecen a elementos complejos, tanto que requieren billones de grados de temperatura para ser generados, condición que no se da más que durante la explosión de una supernova. La temperatura de nuestro sol no es suficiente para esta elaboración, por lo que si nosotros existimos es porque nuestros componentes orgánicos se han elaborado con los materiales surgidos de un sol que, hace millones de años, se sumió en una crisis tan violenta que le hizo expulsar, mediante elevadísimas temperaturas y presiones, los componentes básicos de lo que conocemos y lo que somos. Así, somos cenizas de una supernova. Es como la leyenda del ave fénix, renaciendo de sus cenizas, pero en nuestro caso, el ave fénix ha sembrado las cercanías de su nido con nuevas formas de vida.

Ya hemos visto cómo pudieron surgir, en la Gran Explosión que dio origen al Cosmos, el hidrógeno, el helio y otros núcleos ligeros como el litio y el deuterio. Los elementos más ligeros surgen en primer lugar y de estos surgen los elementos pesados: si un núcleo de carbono choca con una partícula alfa se puede formar un átomo de oxígeno (el núcleo del carbono consta de 6 neutrones y 6 protones, a los que se acoplan los dos protones y dos neutrones de la partícula alfa, formando ocho y ocho que componen el oxígeno). Para la aparición del resto de los elementos de la tabla química es necesario que se generaran las reacciones nucleares del interior de las estrellas, y que estas los expulsaran hacia el exterior al estallar en supernovas. El proceso de generar átomos más complejos es progresivo, como hemos visto con el oxígeno. Pero no es todo tan sencillo. En determinadas ocasiones, un milagro es el causante de que el universo exista tal como es. El carbono surge al interferir el berilio-8 (con 4 protones y 4 neutrones), y una partícula alfa, pero en esta interacción la naturaleza aportó un voluntad especial, pues esta colisión, en condiciones normales, destrozaría el núcleo de berilio-8, y el resto de partículas, desde el carbono hasta las más complejas, no surgirían nunca. Para salvar este inconveniente en la escalada de los átomos hacia su mayor complejidad, se dio la circunstancia más ajustada de la historia atómica: el núcleo de carbono está estructurado en varios niveles energéticos, y uno de ellos esta calibrado a la energía exacta de colisión entre el núcleo de berilio-8 y la partícula alfa. Sin esta sintonía exacta, no existiría un universo como el que conocemos, al menos en lo que a los elementos pesados y la vida se refiere.

Así, el Sol ha sido el crisol donde se han transformado los elementos del sistema planetario al que pertenecemos. Y lo que resulta difícil de comprender es el origen de la energía necesaria para tanta actividad y durante tantos millones de años. Las estrellas surgen de nubes de gas que se colapsan por efecto de la gravedad, aumentando por ello su temperatura hasta llegar a radiar elevadísimas dosis de energía al exterior. Cuando se enfría lo suficiente su núcleo se produce el segundo colapso más importante, la supernova, responsable de enviar al exterior la materia más fría. Con el uso de la espectroscopia, técnica para determinar los elementos atómicos de un cuerpo a partir del espectro radiante de este, se ha podido determinar que nuestro astro está compuesto por un 70% de hidrógeno, un 28% de helio y un 2% de elementos pesados. Esta medición nos informa del estado en que se encuentra nuestro crisol en la actualidad: ha consumido un tercio de su materia prima para generar helio y ya comienza a tener un importante núcleo de materia fría que algún día será expulsada si se dan las condiciones adecuadas. Un 0,7% de la masa se transforma en energía continuamente, debido a las pérdidas producidas en la conversión del hidrógeno en helio, y bajo las reglas de la conocida ecuación E = m·c2. La temperatura del interior de las estrellas, cercana a 15·106 ºK en el Sol, es una consecuencia de la movilidad (energía cinética) de las partículas que las componen, pues la presión de la gravedad obliga a chocar con gran energía a unas partículas con otras, elevando sus ya elevadas frecuencias de oscilación y lanzándolas a distancia como proyectiles de alta energía. Esto origina una serie de choques encadenados y un aumento de la temperatura, un aumento de la velocidad de movimiento, mayor presión en el conjunto gaseoso, y un aumento de las distancias y el volumen, que se ve compensado por la atracción gravitatoria de la gran masa del astro. Es el proceso conocido como confinamiento gravitatorio. Aún así, la temperatura alcanzada no es suficiente como para provocar procesos de fusión nuclear, pues estos necesitan la elevadísima energía que requieren dos protones para chocar y superar las fuerzas de repulsión y ser sometidos, tras superar esta barrera, a la fuerza nuclear fuerte (ver Teoría de la Superfuerza o fuerza unificada). O al menos así se creía que ocurría hasta que se descubrió, mediante el principio de incertidumbre y la física cuántica, el efecto túnel. Para entender cómo se produce este efecto imaginemos un infinitesimal Sísifo y un gemelo suyo, que cogen un protón cada uno y lo hacen rodar por laderas opuestas de un volcán hasta llegar arriba, donde las paredes son casi verticales, al borde del cráter, y los dos protones son empujados a las profundidades del volcán. Esto es lo que ocurre con dos protones: cuanto más cerca están un del otro, más energía se necesita para evitar la repulsión. Pero se descubrió el efecto túnel, que es como si Sísifo y su gemelo se detuvieran antes de llegar a la cumbre del volcán y excavaran un túnel cada uno por el que podrían introducir los protones en el cráter. El efecto túnel permite que choquen dos protones, se produzca la fusión y no haya sido necesaria, para ello, una temperatura de 15·106 ºK, lo que permite que sí que se den ciertos procesos de fusión en el interior de las estrellas. La energía de la fusión se genera a partir de dos isótopos del hidrógeno: deuterio y tritio. Mientras el hidrógeno contiene un protón en su núcleo, el núcleo del deuterio contiene un protón y un neutrón, y el tritio un protón y dos neutrones. En los laboratorios se consigue con relativa facilidad la fusión cuando se emplea estos núcleos más pesados, obtenidos de la misteriosa abundancia de ellos en el mar. Tal vez pueda ser el mar una fuente de energía para el futuro de la humanidad. Para conseguir la fusión es necesario vencer las fuerzas de repulsión entre los núcleos, y vencer esta fuerza implica el uso de elevadas energías, con temperaturas superiores a los 10 millones de grados centígrados. El mayor problema es fabricar un recipiente para contener el proceso y disponer de energía controlada. Por ahora la única solución, en vías de experimentación, es la usar recipientes magnéticos: un campo magnético controlado confina al hidrógeno (en estado de plasma) en un tubo toroidal, impidiendo que el contenido evapore las paredes del tubo, al evitar que las toque. Existe otro método de reactivar la fusión conocido como reactor de fusión de Livermore: consiste en un conjunto de láseres enfocados en un pequeño trozo esférico de deuteruro de litio. Al actual sobre la esfera, los láseres generan en ella una onda expansiva provocando altas presiones y elevadísimas temperaturas, capaces de iniciar la fusión. Al refrigerar el proceso con agua, esta hierve y mueve unas turbinas que generan electricidad. El problema es que la fusión, para ser eficiente, debe ser autosostenida: la cantidad de energía generada por la fusión debe ser igual o mayor que la consumida para mantenerla. Para que así sea debe cumplir el criterio de Lawson: el producto de la densidad de las partículas por el tiempo que dura el confinamiento debe superar los 1014 segundos por centímetro cúbico. Y así ocurre en las estrellas. El hidrógeno se transforma en helio y en núcleos pesados: núcleos de carbono, nitrógeno y oxígeno. Donde se den temperaturas superiores a los 20 millones de grados se pueden generar, a partir de núcleos de hidrógeno, núcleos de deuterio, de helio-3 y de helio-4, debido principalmente a colisiones entre núcleos con siete nucleones cada uno, que a su vez se transforman en partículas alfa (núcleos de helio) al incorporárseles un protón más. Estas partículas alfa pueden ser absorbidas por otros núcleos a los que se unen electrones procedentes de las desintegraciones, formando nuevos elementos e isótopos.

El crisol solar posee unas propiedades características muy especiales. El sol arroja, con una presión elevadísima, unas radiaciones a modo de corrientes de partículas que hemos denominado viento solar, capaces de provocar a los cometas su estela o cola. El viento solar pierde energía conforme se aleja de su origen solar debido a la atracción del campo gravitatorio del sol, que hace que las partículas frenen su velocidad. También los rayos de luz procedentes de otros astros se frenan al acercarse al campo gravitatorio solar, y como la luz se desplaza a velocidad constante en el vacío, no pierde velocidad por la acción del campo, sino que pierde energía vibratoria, disminuyendo su frecuencia ( lo que hace que varíe su color hacia el rojo) y curvándose en cada pérdida oscilatoria (ver Ley de Octavas). No obstante el volumen del Sol, su campo gravitatorio oscila sólo entre un valor variable 2 y 3 veces superior al de nuestro planeta, pero además posee un complejo conjunto de campos locales que se suponen causantes de las manchas solares (ver El Periodo Terrestre). Lo curioso de estas manchas es que están bajo una ley cíclica: aumentan en número y tamaño cada año, hasta llegar a un máximo, tras el cual empiezan a desaparecer hasta no dejar ni el más mínimo rastro, y vuelta a empezar. Es un ciclo constante pero no de igual duración en todos los casos, siendo su periodicidad media de once años. Curiosa casualidad con la referencia que hace el texto teosófico (procedente del antiguo conocimiento orientalista del Cosmos) que aparece a continuación:

"La esencia real del Sol Oculto es el Corazón y la matriz de todas las fuerzas vivientes y existentes en nuestro Universo solar, desde la cual comienzan a desplegarse en sus jornadas cíclicas todos los Poderes que ponen en acción a los átomos en sus deberes funcionales, y el Foco dentro del cual se reúnen de nuevo en su Séptima esencia cada undécimo año"

Fuertes campos magnéticos van asociados con tales manchas, y su influencia en nuestro planeta está más que demostrada por la auroras boreales y las variaciones del propio campo magnético terrestre, fenómenos ambos sincronizados con los misteriosos ciclos de las manchas solares. En el registro histórico del estudio de dichas manchas, existen interrupciones en el ciclo que han durado entre cincuenta y doscientos años (mínimos de Maunder), en los que coincide que la Tierra sufre periodos más fríos de lo habitual.

El Sol no es la más vieja de las estrellas, ni tampoco la más joven, pero sí que es una estrella de segunda generación, puesto que ya ha pasado por el ciclo de una explosión de supernova y nuestro sistema solar es el fruto de ello. A la velocidad de transformación del helio y dado su volumen, el astro solar debería permanecer estable otros cinco mil millones de años, para ir poco a poco, a partir de entonces, expandiéndose hasta multiplicar por cien su diámetro actual y convertirse en una gigante roja, absorbiendo a la Tierra y a la mayoría de los planetas cercanos, para después comenzar a pulsar su brillo, aumentando este repentinamente y convertirse seguidamente en una nova, empezando a continuación un lento proceso de contracción y enfriamiento que terminará convirtiéndola en una enana negra. Este sería un proceso de evolución normal para estrellas de segunda generación del tamaño de nuestro Sol. Pero desconocemos si esto le ocurre a todos los soles de similares características al nuestro. Es una teoría. Hay que tener en cuenta que en este proceso existen vidas en peligro, las de todos nuestros descendientes y la biosfera de los planetas que la tengan. Conocedores como somos de esta posibilidad tan nefasta para la evolución de la vida, sería más que negligente pasar por alto esta posibilidad y no dedicar estudios y medios para estar preparados en el momento de la lucha por la vida, cuando la gigante roja pretenda engullir todo por lo que hemos luchado. Además sabemos ya cómo evitar este proceso: extrayendo la materia más densa del interior del Sol. Actualmente no existe la tecnología para realizar esta labor, pero no debemos dudar que la inteligencia de la humanidad llegará a descubrir el método de llevar a cabo esta acción. Una vez más, la teoría científica que vaticina la destrucción del sistema solar, puede venirse abajo por no haber tenido en cuenta la variable más importante: el conocimiento. La vida, la inteligencia o el conocimiento (e incluso alguna característica o dimensión desconocidas por nosotros ahora) pueden modificar el curso del Cosmos. Este hecho nos puede hacer que nos preguntemos si el propio principio de incertidumbre no será la consecuencia de haber estudiado el átomo ignorando su capacidad de poseer conocimiento, inteligencia o voluntad y, por lo tanto, vida propia (ver Particula última de materia).

La Tierra: dentro de un sistema solar

La Tierra gira sobre su eje, en rotación, en un ciclo de 24 horas (ciclo día-noche) y además tiene una trayectoria de traslación ligeramente elíptica alrededor del Sol, de 365 días de duración (ciclo anual). Pero la Tierra es un grano de arena del Cosmos, pues el mismo Sol lo es. El Sol tiene una rotación sobre sí mismo que dura 25 días terrestres, y se desplaza hacia la dirección de la constelación de Lira a unos 18 km/s. Pero es que la Vía Láctea, nuestra hospitalaria galaxia, también tiene movimiento de rotación, a una velocidad de 250 km/s en el disco central. Y aún se complica más la cinemática cósmica, pues todas las galaxias se mueven a la fuga, algunas a velocidades cercanas a las de la luz. Es el universo en expansión.

Todos los planetas de un sistema solar han pertenecido antes al núcleo de su sol, excepto aquellos que proceden de satélites errantes, tal y como hemos visto antes. Las supernovas se originan cuando el proceso de fusión de una estrella envejecida se detiene repentinamente (no detenido al 100% pero sí en un porcentaje que alcanza a la mayor parte de su volumen reaccionante, y probablemente por discontinuidades producidas por la existencia de materiales más pesados que interfieren el proceso entre el ya escaso combustible). Esta brusca parada en su transformación del hidrógeno en helio genera un aterrador colapso gravitatorio en la mas de la estrella, y la gran fuerza de la contracción tiene como contra efecto una explosión aun más aterradora. La materia resultante de la explosión de la supernova se agregaría a las nubes de polvo y gas del espacio circundante y se formaría la mezcla que luego sirve como materia prima para formar las estrellas de segunda generación, quedando residuos con elevadas concentraciones en hierro y metales, que son la semilla de los planetas. La Tierra está formada de los mismos restos de los que renació el Sol, procede de las mismas cenizas fruto de la supernova del Sol primigenio, del Sol Padre. Y ese hierro tan abundante en la Tierra se formó en el núcleo de aquella estrella que ya hoy no podemos ver, siendo su legado postmortem al que debemos nuestra existencia. Es como la leyenda del ave fénix, de cuyas cenizas al morir por autoignición era capaz de renacer en una nueva vida. También se asemeja a la caída de los ángeles rebeldes, sacrificio en el que descendieron a los infiernos (entendiendo que las vibraciones atómicas en el interior del Sol o "cielo" eran más liberadoras que la gran inmovilidad relativa de las vibraciones atómicas en el metal planetario) que les esclavizaron para dar origen a las almas, al nacimiento de la vida.

Análogamente a nuestro origen solar, la Luna tuvo su origen en la Tierra. Como satélite nuestro, del mismo modo a como nuestra Tierra es satélite del Sol, fue fruto de una necesidad de eliminar peso en el núcleo terrestre (ver la Ley de tres fuerzas y la Ley de octavas). Prueba de este acontecimiento trepidante y cataclísmico es la cicatriz que quedó en la órbita de la Tierra: es una órbita que no se repite exactamente, de hecho el perihelio (tiempo en que la Tierra se encuentra más cerca del Sol) no tiene una duración fija. Hoy en día el perihelio se alcanza tras el solsticio invernal, pero la posición del perihelio es variable y realiza un circuito completo de 21.310 años. La inclinación de la Tierra sobre la eclíptica (sección circular de mayor superficie que se puede realizar en la esfera terrestre, que coincide con la circunferencia terrestre que más cerca está, en su rotación, del Sol) de 23 grados con respecto al ecuador, es causa de las estaciones y los cambios de clima sobre nuestro planeta. si el ecuador y la eclíptica estuvieran en el mismo plano, el eje entre polos terrestres estaría perpendicular a los rayos solares siempre y la climatología terrestre sería mucho más estable en los diferentes paralelos del globo. No siendo así, el eje entre polos oscila como el de una peonza tambaleándose, cada 25.780 años (precesión de los equinoccios; el equinoccio es cualquiera de las dos épocas del año en que el Sol alumbra directamente el punto de intersección de la eclíptica con el ecuador, siendo la duración del día igual al de la noche en toda la Tierra; actualmente son del 20 al 21 de marzo y del 22 al 23 de septiembre), y hubo una época en que apuntaba a la estrella polar, pero hoy ya no es así. Además de que los polos magnéticos terrestres no coinciden con los polos geográficos, aquellos polos no están en línea con el centro de la Tierra. De hecho, se ha comprobado que el campo magnético terrestre se ha invertido nueve veces en los últimos cuatro millones de años, a intervalos irregulares, hecho que ha quedado grabado en las rocas de la corteza, ya que los cristales líquidos de la lava, al enfriarse, se orientan alineados con el campo magnético. Como no existe esa armonía climática y la Tierra se comporta como una peonza (aunque mucho más estable) los continentes están en continua transformación (deriva continental), la temperatura de las regiones sufre ciclos de aumentos y descensos anormales, se produce el crecimiento y reducción de los glaciares y los casquetes polares, la crecida y bajada del nivel de los mares y océanos, y la mayoría de los cataclismos que sufre el planeta. La inclinación de la eclíptica con respecto al ecuador es otro efecto que tuvo la expulsión de la Luna desde el interior de la Tierra. Como un embrión gestado en el interior de su madre, llegó un momento en que su masa alcanzó unas proporciones que desestabilizaban al planeta Tierra y por efectos inerciales se desprendió de su matriz, creando el mayor cataclismo terrestre en la historia de nuestra biosfera, poniendo en peligro la continuidad de la vida sobre el planeta. Las rocas traídas de la Luna por los astronautas americanos han sido sometidas a las pruebas radiactivas y han resultado ser tan antiguas como las más antiguas de las rocas terrestres analizadas (rondando los 4700 millones de años). La vida orgánica que existía entonces era vida muy simple, inconsciente de sí. Pero nosotros somos seres descendientes de los supervivientes de entonces y nuestro inconsciente (la parte del cerebro más primigenia y animal) está formado por su herencia. Cuando la Luna se separó de la Tierra no lo hizo en solitario, pues se llevó parte de la biosfera con ella. En aquellos tiempos la vida no era material como lo es ahora, sino que era casi totalmente inmaterial: probablemente moléculas gaseosas orgánicas. Y de aquella escisión surgió la vida lunar (desconocida para nosotros) y la vida terrestre. Las diferentes circunstancias de ambos planetas han causado que la vida lunar continuara una evolución inmaterial, en otras dimensiones invisibles para nuestros sentidos, mientras que en la Tierra ya conocemos su estado actual. Pero los seres lunares y los de la biosfera terrestre tenemos un pasado común, nuestros ancestros convivieron durante millones de años, compartieron una memoria inconsciente surgida del mismo sustrato. Aunque este pasado está borrado de nuestra mente, lo llevamos en nuestras células, en nuestro ARN. La sensación instintiva de miedo y, a la vez, admiración hacia la Luna, la atracción que nos produce y la sensación de unión con ella de nuestra alma, la tradición heredada de que la Luna es la puerta del más allá, y la alteración mental que produce en los seres más inconscientes (inconscientes por que no han desarrollado nuevas capas complejas en su cerebro que oculten su inconsciencia), todo ello es fruto en gran medida del origen terrestre de la Luna y de los miles de millones de años de influencia del satélite sobre la humanidad y nuestro planeta. La influencia solar se ha encargado de eclipsar a la influencia lunar en nuestro inconsciente, pero mientras nuestras células mantengan su herencia trascendente de aquellos tiempos ancestrales, los seres vivos sobre la Tierra permanecerán conectados a la influencia lunar. Todo esto es filosofía ancestral difícil de admitir para las mentes materialistas, pero si meditamos sobre ello sin escepticismos y con mentalidad abierta, captaremos que en nuestro inconsciente más profundo algo nos dice que la Luna formó parte de una influencia muy especial en el pasado.

El presente no está a salvo de la Luna. La atracción gravitatoria de la Luna es causante de movimientos en nuestros océanos (las mareas) y en la corteza terrestre. Las mareas se producen por el efecto lunar en las zonas poco profundas, y los movimientos de la corteza se producen por el mismo efecto pero mediante fricción entre capas de la corteza, con levantamientos de continentes enteros de hasta 28 centímetros (valores medidos por la estación del Instituto de Frankfurt de Geodesia Aplicada, donde una esfera hueca se mantiene suspendida dentro de un equipo de medida lleno de helio líquido entre imanes superconductores, permitiendo y midiendo el movimiento de la esfera bajo la influencia del Sol y la Luna), provocando una lenta conversión en calor de la energía terrestre de rotación, lo que produce un efecto de frenado de la velocidad de rotación terrestre, haciendo que el periodo rotativo de la Tierra se haga mayor muy lentamente. El día se alarga 1 segundo cada 100.000 años, aproximadamente. Para conservar el momento angular (la ley de conservación del momento angular obliga a ello sin excepción) la Luna se queda con lo que la Tierra pierde, aumentando el satélite su velocidad al girar alrededor nuestro, efecto que a su vez causa que se aleje de nosotros muy lentamente. Dando marcha atrás en el tiempo hacia miles de millones de años atrás, veríamos como la Tierra rotaba más rápido, el día duraba bastante menos y la Luna estaba tan cerca que llenaba gran parte del firmamento, de un modo aterradoramente acechador, las mareas marinas y terrestres eran cataclísmicas, y hasta el más insignificante de los seres vivos quedaba aturdido por esta influencia. Por dar un ejemplo, hace unos 600 millones de años el día terrestre duraba unas 20 horas, y el año podría tener unos 429 días. Los corales depositan capas de carbonato cálcico, y estas capas son mayores durante el día que por la noche, generando capas muy diferenciadas día-noche. Estudiando corales cuya edad se calcula alrededor de los 400 millones de años, se ha comprobado que depositaban unas 400 capas anuales, mientras que corales con 320 millones de años acumularon unas 380 capas. Esto es una comprobación, bastante convincente, de lo expuesto.

La atmósfera terrestre, fruto de la atracción gravitatoria sobre los gases más pesados, generados por la vida orgánica (oxígeno y nitrógeno), ha conseguido retener la cantidad de radiación solar justa para mantener la luz y las temperaturas adecuadas para la vida, reflejando y dispersando la energía radiante que sobra, aunque la atmósfera ha tenido, en esta labor, un elemento de gran ayuda: el agua, como vamos a ver después. Otro escudo protector de la vida, que interviene frente a los rayos ultravioletas que se dirigen hacia nuestro planeta, es la capa de ozono, construida por moléculas formadas por tres átomos de oxígeno enlazados de modo inestable y en una concentración elevada a unos 24km de distancia de la superficie terrestre. La atmósfera, el campo magnético de la Tierra y la fuerza de gravedad se unen para alterar las influencias de las radiaciones cósmicas y las del viento solar sobre los seres vivos y el planeta. El viento solar es capaz de influir, pese a todo, en el campo magnético terrestre y en las partículas cargadas de las capas más altas de la atmósfera terrestre, alterando la evolución de las condiciones meteorológicas de todo el planeta.

El agua, una de las sustancias más necesarias del planeta, y tan escasa (casi inexistente) en el resto del sistema solar, contiene en sí misma dos propiedades que la hacen casi milagrosa. Todos sabemos que el agua no se contrae al congelarse, sino que a diferencia de la mayoría de sustancias, se dilata. Por este motivo los mares y océanos del planeta no son ahora un bloque de hielo, pues al dilatarse durante la congelación, reduce su densidad y por ello flota sobre el agua líquida. Si los bloques de hielo no flotaran, al hundirse a las profundidades del mar nunca se descongelarían, y llegaría un momento en que la temperatura del océano sería tan baja que ningún bloque de hielo se fundiría y el volumen de hielos sería tan elevado que invadirían las costas, tragándoselas. La otra propiedad "milagrosa" del agua consiste en que para elevar su temperatura requiere mayor aporte de calor que la mayoría de las sustancias. Es la propiedad que se conoce como alto calor específico y su consecuencia inmediata es que mientras la temperatura del ambiente sufre variaciones, la temperatura del agua existente en dicho entorno sufrirá muy pocos cambios actuando además como un elemento estabilizador de temperatura global. Es la función más agradecida de los océanos del planeta, ya que evitan que se produzcan grandes variaciones de temperatura de forma rápida, impidiendo condiciones extremas capaces de acabar con gran parte de los organismos vivos de la biosfera.

Con todo, no es el Sol la única fuente de temperatura en la superficie terrestre, aunque si la principal. Se calcula que el 90% del calor que hace vibrar los átomos de las rocas de la corteza terrestre, repletas de venas metálicas, tiene su origen en la radiactividad, puesto que existen elementos radiactivos naturales en todas las rocas, y esto es debido a la tendencia de los núcleos atómicos hacia el estado de mínima energía, por lo que se escinden en fragmentos y expulsan partículas alfa, beta o gamma, transmitiendo oscilaciones y fricción atómica, que se detecta en forma de calor principalmente. Es el calor mineral de la Naturaleza.

La Naturaleza es la fuerza viva más poderosa con la que convive la humanidad, unas veces en armonía, y otras en plena batalla tras la que generalmente se producen daños en ambas partes. Ambas, voluntad humana y fatalidad natural son las fuerzas cósmicas más sublimes que se combinan en nuestro planeta. En esta combinación conviven los tres reinos: mineral, vegetal y animal, formando el organismo vivo terrestre, el neocórtex y la mente del planeta. El reino mineral asemeja al esqueleto, la base de las estructuras vivas del planeta. El reino vegetal transforma al reino mineral enlazando la química de la atmósfera con la química de los minerales del suelo, purificando los gases. El reino animal centraliza el instinto y el intelecto, a la búsqueda de la conciencia. Todos los reinos unidos tienen la misión de elevar la Tierra a un nivel en que se la pueda considerar un planeta con vida propia. Y así ocurre desde que existe la vida. La alternancia día-noche se corresponde con el ciclo de impresiones del planeta, como vimos en la Dinámica del Universo, cada día es un intervalo en el que el planeta capta sus impresiones (no puede captarlas a mayor velocidad, y las impresiones más rápidas, que duran menos de 24h, no quedan impresas en la memoria del planeta) y el equivalente análogo a la respiración del planeta se produce en unos 80 años. No es de extrañar, pues, que la Naturaleza reaccione, ante los daños y perjuicios que se le infringen, con tal lentitud que las consecuencias se hagan patentes miles y millones de años después. Se calcula que la Tierra todavía podrá permanecer como satélite solar durante otros 5000 millones años, aunque no se podrán mantener las condiciones que disfrutamos hoy en día más allá de unos 2000 millones de años, ni aun dejando a la Naturaleza dirigir el futuro. Llegado el plazo primeramente citado, el Sol se habrá quedado sin hidrógeno que transformar, y empezará a quemar helio, convirtiéndose en una gigante roja, expandiéndose hasta alcanzar su corona la atmósfera de Marte, mientras los océanos de la Tierra empezarán a evaporarse como el agua en un caldero al fuego. La física cuántica ya anticipa que el destino de la Tierra es sucumbir bajo el fuego solar. Pero, y sin ánimo de ser catastrofista, la estadística asegura que antes de ello el planeta será testigo de la caída de varias civilizaciones por causa de cataclismos meteorológicos (unos naturales y otros artificiales), incluidos los producidos por los "rozadores" o meteoritos capaces de alcanzar las cercanías del planeta. Hay cerca de 2000 de estos acechantes rozadores merodeando por el sistema solar, tan grandes como estadios de fútbol, con millones de toneladas de pesado mineral a cuestas. Todos los años algún rozador se desintegra en la atmósfera terrestre y llega al planeta con apenas unos kilos de peso. Otros, como el detectado en junio de 1996, con 500m de diámetro se aproximó a 450.000km de la Tierra y se descubrió de casualidad cuando ya se estaba alejando. Este ya podría haber hecho mucho daño si hubiera sido más preciso en su camino. Estadísticamente existen cuatrocientos de estos rozando nuestra órbita en su trayectoria en espera de una coincidente intersección cada año. En Siberia, en el año 1908, el 30 de junio y cerca del río Tunguska explotó en el aire un meteorito de unos 50m de diámetro y arrasó unos 3000m2 de bosque, produciendo cenizas, gases y temblores que alcanzaron cientos de kilómetros en los alrededores. Las cifras dan una probabilidad de un impacto cada 300 años como el de Tunguska. El cráter de Barringer, en Arizona, es fruto de un meteorito de alto contenido en metales y de unos 30m de envergadura, que se dejó caer hace 15.000 años, dejando una huella de 1200m de diámetro. La probabilidad de que se repita es de un impacto cada dos o tres mil años. Pero la estadística nos recuerda que también los grandes impactos se repiten con una probabilidad probada de unos cientos de millones de años. Por medio de las pruebas radiactivas se ha comprobado que el cráter de Yucatán en México, con 300km de diámetro, se produjo por el impacto de un gran meteorito hace unos 65 millones de años, y se le ha cargado con la responsabilidad de haber acabado con la vida de los grandes saurios de entonces. La primera gran consecuencia de los grandes impactos son las épocas glaciares o glaciaciones. Pero también se producen estas por alteraciones naturales en las condiciones atmosféricas. Se prevén glaciaciones con una frecuencia de una cada diez mil años, como la que se supone que ocurrió hace unos diez mil años precisamente, y a la que se atribuye ser causante de la escisión de la raza humana, haciendo que del hommo sapiens surgieran las razas del hommo sapiens sapiens, de las cuales es fruto la actual mezcla de razas entre la multitud que logró reponerse y sobrevivir. Tras dicha glaciación siempre sigue un periodo de calentamiento, como reacción natural, como el que vivimos actualmente y del que, probablemente, estamos conociendo la cresta o punto de inflexión. No sería de extrañar que se aproxime un nuevo periodo glaciar natural (con toda seguridad por el efecto del irregular movimiento de la Tierra en su órbita y el "tambaleo" de su eje), y la humanidad tiene mucho que hacer para estar prevenida cuando tal acontecimiento ocurra, o deberá luchar por sobrevivir. Recordar que el perihelio sufre alteraciones importantes en un periodo de 21.310 años y el eje entre polos oscila como el de una peonza tambaleándose en un ciclo cada 25.780 años, hechos estos que apoyan a la estadística de un periodo glaciar cada 10.000 años, aproximadamente, seguido de otros tantos de progresivo calentamiento.

 

"La doctrina secreta", H. P. Blavatsky (año 1888)

"Fragmentos de una enseñanza desconocida", P. D. Ouspensky (año 1949)

"Caballo de Troya 2", J. J. Benitez (año 1986)

"La historia definitiva del infinito", Richard Morris (año 1997)

"La estructura de la realidad", David Deutsch (año 1997)

"Mente y materia", Erwin Schrödinger (año 1956)

"Visiones", Michio Kaku (año 1997)

"Descubrimientos estelares de la física cuántica", Ramón Marqués (año 2003)

"La ciencia y el campo akáshico, una teoría integral del Todo", Ervin Laszlo (año 2004)

"Concepto Rosacruz del Cosmos", Max Heindel, 1865-1919)

"En busca del Big Bang", John Gribbin (año 1986)

"La física de la inmortalidad", Frank J. Tipler (año 1994)

"Nueva guía de la ciencia", Isaac Asimov (año 1985)