CAPITULO 5.- Tiempo y espacio


Para recibir la versión Word, solicita el número del capítulo a humano.omega@gmail.com

 

TIEMPO Y ESPACIO

Conceptos relativistas

Conceptos cuánticos

Viajar en el tiempo

TIEMPO Y ESPACIO

Para Aristóteles, el tiempo es circular; cósmicamente, el tiempo se repetía en forma de ciclos, según las creencias más antiguas, basadas en la observación de la Naturaleza, que también funciona por ciclos de actividad y reposo. Zenón de Citio (300 a.C.) pronosticaba que los mismos acontecimientos se repetían interminablemente, de modo que tras cada ciclo todo el cosmos desaparecía para renacer en el siguiente ciclo. Nietzsche (s. XIX) afirmó que el universo contenía un número finito de átomos, con un número finito de posibles configuraciones diferentes; pero como el tiempo es infinito, según él, cualquier configuración posible de estas se podría dar infinitas veces en el tiempo. En contra de lo que preconizaba Nietzsche, Einstein ha demostrado (sin que se halla refutado) que tal supuesto de tiempo infinito en un universo finito es falso.

Nuestra existencia se desarrolla en un entorno tridimensional al que denominamos espacio, y somos conscientes de dicha existencia a causa del transcurso del tiempo. Nuestros sentidos han conseguido que nuestro cuerpo se sienta cómodo con esta concepción del mundo, pero no sabemos nada de lo que realmente ocurre en el Cosmos. El filósofo alemán Inmanuel Kant (s. XVIII) sostenía que era absurdo pensar que el tiempo fuera infinito, puesto que ello implicaría que ya habrían transcurrido infinitos acontecimientos. Pero también defendía que el tiempo no podía ser finito, pues entonces debería haber existido un comienzo para el tiempo y no habría existido un antes del tiempo. Por ello Kant resumía su teoría diciendo que el tiempo no era ni infinito ni finito, sino una propiedad de la mente humana para medir el mundo externo.

Es evidente que la diferencia entre instantes la produce nuestra capacidad de recordar cada momento, es decir, la memoria a corto plazo (ver el concepto de memoria La consciencia humana). Si no recordáramos cada instante pasado no tendríamos sensación del paso del tiempo, viviríamos un "ahora" constante y no habría experiencias pasadas cuyas enseñanzas nos prepararan para un futuro, del que tampoco tendríamos noción. Por tanto, el tiempo es una ilusión creada por la sucesión de estados de consciencia, y no existe tal concepto donde no hay consciencia. Pero es indudable que ha resultado muy beneficioso para nuestra triunfal evolución la posesión de tal habilidad, ya que el recuerdo ordenado cronológicamente nos proporciona las experiencias que nos han capacitado para estar por encima, en muchos aspectos, del resto de especies. Por tanto el tiempo o nuestra capacidad para rodar sobre él, es un preciado don, a la vez que un eslabón más que nos encadena a la permanente ilusión de la falsa realidad. Hemos creado un artificio que marca el ritmo a nuestras neuronas y ahora no hay modo de desengancharse de él. Como veremos en la Teoría del Punto Omega, es la sensación temporal lo que nos permite tener libre albedrío. Sólo la necesidad, al igual que nos obligó a vivir con la sensación de tiempo, nos obligará a sobrepasar dicha sensación.

Cuando nuestros sentidos nos muestran un "ahora" lo que hemos obtenido es una sección tridimensional de una realidad mucho mayor, una proyección de un Cosmos multidimensional en una mente tridimensional, por lo que no podemos decir que disponemos de un conocimiento de la realidad. Sólo vivimos en una proyección de la realidad, como las sombras que se proyectaban en la caverna de Platón. Como veremos más adelante, en el espacio-tiempo cada cuerpo material es un pliegue, una arruga de ese espacio-tiempo, que puede ser definido matemáticamente con 10 dimensiones (ver Teoría de la Superfuerza). Si imaginamos todos los eventos que ha vivido un ser humano a lo largo de su vida y los colocamos uno a continuación del otro sobre un eje llamado "dimensión temporal" de modo que estén todos seguidos y ordenados tal y como han ido sucediendo en la consciencia, obtenemos una figura de cuatro dimensiones en forma de gusano o cilindro alargado, con bucles, espirales y altibajos. Cada sección de este gusano será un suceso instantáneo. Para un observador que no tuviera dependencia temporal, cada ser humano sería como un gusano en un permanente presente. Esto podría suponer un determinismo fatal para el ser, pues parece que cada humano debe permanecer esclavo a la forma de su "gusano" desde el principio hasta el final y para siempre. Tal vez sea así, pero dentro de la forma global del gusano existe el libre albedrío de vivir cada sección de un modo personal, y si durante esa vivencia personal se produce una variación tan grande como para modificar la forma del gusano, veremos en la Teoría del Punto Omega cómo es posible que pasemos a otra dimensión del Multiverso donde nuestro gusano personal tiene la forma variante, pasando de un universo a otro sin percibirlo nosotros. Se trata de un cambio de conciencia, otra dimensión aún no implicada. Pasamos de una instantánea a otra dentro del túnel o gusano mediante modificaciones de conciencia, y esta nos permite pasar de un universo a otro en cada instantánea sólo con el deseo de pasar a la siguiente instantánea, al presente de nuestro túnel en cada universo, acorde a la situación personal de nuestra elección. Así es como el presente se convierte en pasado, y el futuro en presente: eligiendo la instantánea que queremos vivir de entre las posibles en el multiverso.

Nuestros sentidos son aparatos de medida basados en la unidad de tiempo. Si pudiéramos descabalgar de esa limitación, la palabra eternidad no tendría sentido para nosotros. Podemos definir la eternidad como la existencia infinita de cada instante. Concibiendo el tiempo como si fuera una dimensión, se representa por una línea, y dicha línea estará atravesada en cada uno de sus puntos por las líneas de la eternidad: cada punto de la línea del tiempo es una línea de la eternidad. El conjunto de puntos de la línea del tiempo es pues un plano de la eternidad, por lo que el tiempo es una dimensión más de la eternidad, es decir, el conjunto dimensional de la eternidad tiene cinco dimensiones: las tres espaciales, el tiempo y la eternidad.

Para la física el tiempo no transcurre, no fluye, sólo es una percepción nuestra. Esta percepción está directamente relacionada con nuestra energía personal, con nuestro estado de ánimo y emocional. Cuando estamos excitados se produce en nuestro cuerpo una inundación de sustancias químicas (adrenalina, noradrenalina, producidas por el sistema hormonal) que lo aceleran en su funcionamiento y metabolismo, incluida la mente y la percepción, dando la apariencia de que el mundo que nos rodea se ha vuelto más lento. Cuando no estamos estimulados es muy pequeña la concentración de tales sustancias y el mundo parece más acelerado para nosotros. La rutina o la concentración en una actividad que nos abstrae nos hace percibir un mundo en el que el tiempo va más rápido.

Para la materia inerte el tiempo es vibración. Si detenemos el universo en una instantánea, la vibración se paraliza, la energía no se transforma, las partículas y las funciones de onda dejan de existir y los átomos no toman forma material. Por tanto, para la existencia de la materia es necesaria la secuencia temporal, pues sin ella sólo queda la energía potencial, incapaz de transformarse en otros tipos de energía. Así, el tiempo forma parte de la materia.

Para los seres vivos el tiempo es un ritmo. La respiración también es un ritmo, indirectamente, pues cada respiración se produce en intervalos relativamente constantes de tiempo. Para el ser humano cada intervalo respiratorio normal suele durar unos tres segundos, lo que nos conduce a veinte respiraciones completas por minuto, es decir, que el día (de 86400 segundos) se compone de 28800 respiraciones. Cada día se produce la alternancia de sueño y vigilia, que es el equivalente de la respiración de la globalidad de la vida vegetal sobre el planeta. Luego mientras la vida vegetal realiza un ciclo, el ser humano realiza 28800 ciclos. El tiempo aplicable al ciclo vegetal es mucho más lento que para el ciclo humano. En un año, la vida vegetal realiza 365 ciclos respiratorios, que equivalen a varios minutos respiratorios del ser humano. Cuando la vida orgánica haya realizado el equivalente a un día humano (28800 respiraciones) habremos medido 28800 / 365 = 78,9 años de nuestro tiempo, el equivalente a una vida humana completa. Considerando estas escalas para todos los seres del planeta obtenemos este cuadro:

CÉLULAS PEQUEÑAS

CÉLULAS GRANDES

MICROCOSMOS (HOMBRE)

VIDA ORGÁNICA

TIERRA

RESPIRACIÓN

-

0,0001 segundos

3 segundos

24 horas

79 años

DIA-NOCHE

0,0001 segundos

3 segundos

24 horas

79 años

2.275.200

VIDA

3 segundos

24 horas

79 años

2.275.200

65.525.760.000 años

No es un cuadro científico (pero es bastante acertado), sino un modo de representar la escala de tiempos que supondría para la consciencia de cada ser en función de sus ritmos naturales. Es la relatividad del tiempo expresada en valores orientativos. Y aún podemos ir más allá si seguimos usando el factor 28800 (redondeado a 30000 para simplificar) y lo aplicamos a toda la escala material conocida:

ELECTRÓN

MOLÉCULA

CÉLULAS PEQUEÑAS

CÉLULAS GRANDES

HOMBRE

TRITO-COSMOS ó VIDA ORGÁNICA

MESO-COSMOS ó LOS PLANETAS

DEUTERO-COSMOS ó EL SOL

MACRO-COSMOS ó VÍA LÁCTEA

AYO-COSMOS ó UNIVERSO

PROTO-COSMOS ó LA CREACIÓN

IMPRESIÓN

       

0,0001 s

3 s

24 h

80 años

3.106 años

9.1010 años

3.1015 años

RESPIRACIÓN

     

0,0001 s

3 s

24 h

80 años

3.106 años

9.1010 años

3.1015 años

9.1019 años

DIA-NOCHE

   

0,0001 s

3 s

24 h

80 años

3.106 años

9.1010 años

3.1015 años

9.1019 años

3.1023 años

VIDA

1/3.108 s

0,0001 s

3 s

24 h

80 años

3.106 años

9.1010 años

3.1015 años

9.1019 años

3.1023 años

9.1028 años

Podemos identificar la consciencia del presente en un ser humano como el transcurso de una respiración. Vemos que la respiración de un planeta son 80 años, lo que equivaldría a decir que si existe una memoria o consciencia planetaria, necesita de 80 años para evaluar el presente planetario, que en el caso de la Tierra serían 80 revoluciones alrededor del Sol, para establecer una conciencia de su presente en el Cosmos. Y a nivel microcósmico vemos que durante el equivalente a la impresión en un ser humano, se desarrolla la vida entera de una molécula, o un día completo de una célula. De un modo vertiginoso, los niveles de la vida se distinguen por sus ritmos, mostrándonos que el tiempo no es nada, y que es más importante para la vida el ritmo vital. Por otro lado, la materia "inerte", los minerales, se renuevan a tal velocidad que en un golpe de vista vemos varios cambios completos de una piedra, pues el electrón (como representante de las partículas subatómicas) existe durante 0.3·10-8 segundos según la tabla. La sustancia que compone nuestro organismo también sigue esta misma pauta. Los constituyentes subnucleares de los átomos, los fundamentos de las partículas (quarks y gluones, ver

Partículas) que nos dan forma, se destruyen y se renuevan en una escala de tiempos de 10-23 segundos, lo que supone que nuestros organismos no conservan su sustancia original, sólo su estructura y no del todo, pues el envejecimiento también tiene su función. El tiempo carece de importancia salvo para nuestra mente, a la vista de lo expuesto, pero no podemos decir lo mismo del ritmo, de la frecuencia, lo cíclico, la capacidad de repetir procesos. Y puesto que la función "frecuencia" es la inversa de la función "tiempo", si consideramos el tiempo como la unidad y la totalidad, los ciclos y la repetición son las partes de esa totalidad. El ritmo es la función individual del total.

El hinduismo tiene sus propias cifras temporales para el Cosmos. El Mahamanvantara, o edad de Brahma, es de 311.040.000.000.000 años (un número de 15 cifras) se aproxima al período estimado de existencia del Sol (3·1015 años), y el día y la noche de Brahma, de 8.640.000.000 años, se aproxima al día y la noche del Sol, 9·1010 años según nuestra tabla de ritmos.

El tiempo es una percepción subjetiva, pero tiene unos orígenes que justifican lo profundo que ha calado en nuestra consciencia. Y con ello me refiero a que el tiempo es un efecto del Orden Cósmico, orden causante de que el Cosmos se desarrolle tal como lo hace y que de él surja la sensación temporal. No existe el fluir del tiempo, sino el Orden, y dentro de este se produce el Caos y la entropía (de nuevo los ritmos), como singularidades muy probables, pero que no dejan de ser la excepción dentro del Universo. Lo no excepcional es el "vacío", que es de todo menos vacío real, generador de Orden por medio de la trepidación vibrante de sus fluctuaciones, como veremos.

 

Conceptos relativistas

Desde tiempos de Newton se achacó la causa de la gravedad y de la transmisión de la luz en el espacio, a la existencia del "éter" fijo en el espacio. Pero la luz se forma en ondas transversales, es decir, que sus crestas se alzan perpendicularmente al plano de avance (como las olas del mar), y no dentro de dicho plano, como lo hacen las ondas sonoras. Al salirse del plano necesitan un medio sólido para mantener la ondulación (el sonido usa el aire para transmitirse, por lo que no se transmite en el vacío). Y para transmitir las ondas lumínicas tan veloces, el medio sólido necesario del "éter" debería ser extremadamente denso y formar parte de toda la materia ordinaria que es traslúcida y permite que los rayos de luz la atraviesen. Además el "éter" debería ser parecido a un gas para poder ser atravesado sin fricción por cualquier cuerpo espacial. Pero Faraday y Maxwell prefirieron hablar de líneas de fuerza en lugar de hablar de una sustancia tan especial como el invisible y poco creíble "éter". Y verificaron dichas líneas de fuerza experimentando con los diferentes tipos de campo electromagnético.

En 1887, Michelson y Morley demostraron experimentalmente que la velocidad de la luz era constante en el vacío, independientemente de si la fuente emisora de luz se aproximaba al equipo medidor o punto de referencia, o si se alejaba de él. El medidor se llama interferómetro y actualmente tiene una enorme precisión, con lo que se ha verificado el resultado obtenido. Con esto se demostró también que el "éter" bien no existía o bien se movía con la Tierra, lo cual no tiene sentido. Fitzgerald lanzó la hipótesis de que la materia se contrae en la dirección del movimiento, y que esa contracción es directamente proporcional a la velocidad del movimiento. La ecuación de Fitzgerald-Lorentz resultó ser:

L´ = L·

Ö(1 – v2 / c2) siendo la longitud del cuerpo en movimiento, L la del cuerpo en reposo, v la velocidad del cuerpo, c la velocidad de la luz

Este efecto tan difícil de comprender provoca en el equipo de medida de la velocidad de la luz un defecto de medición: que las pequeñas variaciones de esta velocidad se ven compensadas con la contracción del equipo. Esto supone que toda la materia se adapta, se transforma para permitir que la velocidad de la luz parezca constante en nuestro Cosmos de tres dimensiones. De este modo, carecemos de punto de referencia absoluto. De ahí viene que Einstein proclamara la relatividad de todo cuanto podemos medir. Es como si la dimensión espacial se ajustara al acercarse a la velocidad de la luz de modo que el avance de los fotones se mantenga a velocidad constante. El efecto de contracción de la materia ha sido sobradamente comprobado con la relación masa-carga de los electrones, pues al aumentar la velocidad de una partícula se reduce su volúmen (pues se comprime en la dirección del movimiento), se mantiene su carga pero aumenta su masa de modo proporcionalmente inverso a su radio. El problema de esta concepción se produce en partículas de masa cero, como neutrinos y fotones, pues son partículas que no existen en reposo, como el electrón alrededor del átomo, sino que viajan y a una gran velocidad. Si existieran partículas que viajaran a más velocidad que la luz, su masa sería un número del conjunto de los imaginarios, es decir, múltiplo de la raíz cuadrada de –1 (

Ö-1), (ver taquiones en Partículas).

Con todo esto, Einstein resumió que el "éter" no existe, y que el espacio y el tiempo no se pueden tomar como una referencia absoluta. Para determinar la posición de un objeto se hacen necesarias cuatro dimensiones: las tres espaciales y el tiempo, es decir, el espacio-tiempo. Además, usando las ecuaciones de Lorentz de la masa en movimiento, si este es uniforme, Einstein dedujo una relación directa entre masa y energía:

e = m·c2 /

Ö(1- v2/c2) (teoría especial de la relatividad)

La teoría general de la relatividad se ocupa de la misma relación pero para cualquier tipo de movimiento (es decir, con aceleración de algún tipo), pero se deducen varias consecuencias que rompen con la teoría newtoniana, mejorándola:

    • la aceleración equivale a la fuerza de gravedad: masa inercial, masa gravitacional y aceleración son la misma cosa

    • los campos gravitatorios frenan las vibraciones de las radiaciones

    • los campos gravitatorios curvan las trayectorias de los fotones, es decir, los rayos luminosos

    • la materia curva el espacio-tiempo, y la aceleración (desaceleración en este caso) es el resultado de la trayectoria que esta curvatura determina en los cuerpos

Y todas estas consecuencias se resumen en lo mismo: toda la materia del universo deforma el espacio-tiempo, produciendo trayectorias forzadas, aberraciones, que generan pozos gravitatorios donde la materia se siente más cómoda (nivel de mínima energía). Esos pozos se autoalimentan, de modo que atraen materia, aumentando la deformación del espacio-tiempo en sus proximidades, crece así su poder gravitatorio y atraen más materia, y así en un círculo cerrado en el que incluso la luz, los fotones, caen sumisos o al menos, sufren desviaciones en sus trayectorias. Al hablar de espacio curvado o deformado no se está hablando de geometría euclidiana, en la que la suma de los ángulos de un triángulo resulta 180 grados. Se habla de geometría no euclidiana y, en esta, la suma de tales ángulos puede ser distinta de 180 grados. Como ejemplo, observemos la superficie terrestre: los meridianos son todos perpendiculares al ecuador (lo cruzan formando con él 90 grados), por lo que dos meridianos y la sección del ecuador determinada por ellos al cruzarlo, forman un triángulo, cuyos tres ángulos son 90 + 90 + ángulo entre meridianos, que resulta ser mayor de 180 grados al sumarlos en todos los casos.

Por qué la materia deforma el espacio-tiempo? El campo espacial, como veremos en Conceptos Cuánticos, es la causa que expande el universo y tiene implícita una propiedad oscilatoria, olas de un vasto océano, como si la energía se abriera camino serpenteando debido al tremendo empuje que debe mantener. No se puede detectar esta vibración si no se colapsa, por algún motivo, la función de onda de cada oscilación. Esta vibración espacial se frena en determinados focos, como aquellos en donde se producen las fluctuaciones cuánticas, los borboteos de partículas-antipartículas, produciendo una distorsión en las oleadas ondulatorias, haciendo que las ondas se replieguen y formen torbellinos. Donde aparece un torbellino de energía, esta frena aún más sus oscilaciones y la pérdida de energía se transforma (e = m·c2) en materia. Esto es la semilla para la aparición de un futuro pozo gravitatorio y su círculo vicioso. Pero ¿qué causa es la responsable inicial de producir ese frenado en determinadas ondas del espacio ondulatorio? Si suponemos que en el origen del universo el espacio-tiempo brota arrastrado por un campo energético perfectamente uniforme y radial (expansión esférica), el empuje del campo en movimiento sería inimaginablemente intenso y tal empuje obligaría a que las radiaciones fueran, en su punto origen, lineales, no oscilatorias, pero el alejamiento de tales radiaciones respecto a la fuente les restaría energía, produciéndose una diferencia ínfima energética entre las radiaciones primogénitas y las subsiguientes, y estas últimas se verían comprimidas por el empuje entre las recién nacidas y las primeras en surgir. Esto sería la causa de la oscilación de la radiación, provocada por esa compresión, que convertiría la fuga expansiva radial en una fuga radial oscilatoria en la que la energía sufre una transformación, pasando de ser expansión lineal a ser vibratoria. Y además, tal vibración sólo afectaría a la energía no primogénita, lo que provocaría que algunas de las partes del campo espacial en expansión con características oscilatorias (y por efecto de la presión energética naciente) abordaran a algunas partes del campo espacial ocupado por la energía primogénita (lineal en su expansión radial) provocando las primeras aberraciones debidas a las interacciones entre ambos tipos de energía. Estas aberraciones no seguirían el mismo proceso expansivo que el resto de radiaciones y por ello formarían singularidades en el espacio-tiempo que han provocado el efecto frenado en las oscilaciones del campo vibratorio espacial. Por todo ello Einstein pudo deducir que la materia es energía condensada bajo la acción de las aberraciones del espacio-tiempo.

El tiempo sufre la acometida de la relatividad y cae bajo su aplastante demostración: el tiempo no es absoluto. El paso del tiempo es evidente, pero no idéntico para todos los observadores. El movimiento del equipo de medir afecta a la medición, como ya hemos visto que ocurría con el interferómetro, lo cual llevado a elevadas velocidades es notable, de modo que los viajes espaciales a velocidades muy altas (caso de poder realizarse) nos llevarían a comprobar que los astronautas de tales viajes medirían más lentamente el paso del tiempo que los controladores del vuelo desde la Tierra. Se daría el caso de que los astronautas regresarían a la Tierra en otro tiempo diferente (más avanzado en el futuro) al medido por ellos desde la nave. Se han realizado experimentos muy precisos para demostrar que los procesos físicos se ralentizan en la superficie terrestre, donde la fuerza de gravedad es mayor que en el espacio. Por este motivo, si un observador lejano pudiera contemplar la contracción de una estrella hasta convertirse en un agujero negro, no tendría la misma visión que un observador virtual sobre la superficie de la estrella. Para el alejado observador, al contraerse la estrella y aumentar su campo gravitatorio todo parece ralentizarse ante sus ojos y la esfera de la estrella se acerca al radio de Schwarzschild cada vez más lentamente, y nunca alcanzaría a comprimirse hasta tal valor del radio, pues en ese punto el tiempo se detendría. Las longitudes de onda se alargarían cada vez más (la pérdida de energía impuesta a los rayos de luz por la atracción gravitatoria se torna en un aumento de la longitud de onda de tales rayos) corriéndose hacia el rojo y reduciendo su energía hasta llegar a ser un desplazamiento al rojo infinito en los límites del citado radio. Las longitudes de onda tenderían a infinito y su energía caería a cero: la luz se transforma en materia infinita. El observador lejano dejaría de percibir luz y para él se tornaría en una estrella negra. Para el virtual observador en la superficie, todo sucede de modo normal, no hay detención temporal ni de sucesos al acercarse al radio de Schwarzschild y la estrella continúa su colapso cada vez a mayor velocidad.

Conceptos Cuánticos

Ver también

Teoría Cuántica en Compendio de teorías.

En 1801, Thomas Young experimentó con un haz de luz haciéndole pasar por una doble ranura y proyectándolo en una pantalla (ver

Entrelazamiento), observando que aparecían una serie de franjas en las que se alternaba luz intensa con luz casi imperceptible, lo cual es característico de los sistemas ondulatorios, en los cuales las crestas de las ondas que se interfieren entre sí pueden sumarse o anularse según el tipo de interferencia y la sincronización de las ondas. Sin embargo Einstein comprobó (experimentando con el efecto fotoeléctrico) que la luz se comportaba como partículas, a las que llamó fotones, y lo hacían en base a la recién establecida ley de Max Planck: E = n · h · f ,

E

es la energía, h es la constante de Planck (la constante más pequeña que permite la naturaleza para sus unidades de energía), f es la frecuencia ondulatoria y n es el número de unidades (cuantos) expresada siempre en números enteros. Quiere esto decir que la energía es siempre un múltiplo entero de una frecuencia ondulatoria, y que depende del número de entidades o cuantos, por lo que al tratarse de unidades enteras claramente corresponde al comportamiento de partículas ondulantes. Es decir, la luz está formada de partículas y de ondas. O mejor dicho, la luz es una onda con la capacidad de comportarse como partícula. Pero ¿qué es una onda? El agua hace ondulaciones y las banderas ondean al viento, pero es más difícil imaginarse ondeando a la luz. Louis de Broglie y Erwin Schrödinger establecieron claramente y definitivamente que todo aquello que se materializa lo hace con naturaleza ondulatoria:

Dy

0 = (8 · p2 · m / h2) · (E – V) · y0
, ecuación de Schrödinger (ver explicación en Partículas: Fotones) que defendía visualizar las partículas como ondas estacionarias, aunque según Max Born es más bien una función probabilística, una realidad indetectable hasta que sucede el colapso de onda y, en ese paso o transmutación, el complejo vibratorio se comporta como una partícula sin dejar de ser un complejo vibratorio (ver Principio de incertidumbre y Teoría Cuántica en Compendio de teorías).

l = h / (m · v)

es la ecuación de De Broglie, l es la longitud de onda, h la constante de Planck, m es la masa, v la velocidad de masa de donde se deduce (y se ha comprobado experimentalmente) que a todo cuerpo en movimiento le acompaña un campo de ondas inherente.

Es por eso que podemos afirmar que toda la materia está vibrando, con una frecuencia de ondulación característica para cada partícula y según su estado particular. La esencia de la materia es la interacción de campos vibratorios y a la inercia de cada uno de estos campos respecto a los otros. No nos damos cuenta de ello más que por la sensación del tacto y por el calor de los cuerpos, pero todo vibra, y a muy altas frecuencias, aparentando inmovilidad. Existen muchísimos campos de ondas que no somos capaces de percibir con nuestros sentidos. Por ejemplo, los campos electromagnéticos que podemos experimentar con imanes o con nuestro aparato de radio y televisión. Y ¿qué es un campo? Para la cuestión que estamos tratando, llamamos campo al conjunto de causas o potenciales que producen la manifestación de un tipo de energía, y el campo siempre se manifiesta en modo esférico, radial. El campo electromagnético sería, pues, el conjunto de causas del que se manifiestan los fenómenos eléctricos, magnéticos y de origen electrónico. Ese conjunto de "causas" o potenciales es un concepto de difícil explicación si no se crea un concepto especial para ayudarnos a comprender. Y no es que el concepto no exista, sino que no está verificado que tal concepto sea tal como lo vamos a ver. El campo gravitatorio es una evidencia que todos comprobamos cada segundo de nuestra vida. Pero nadie sabemos explicar cómo el tiempo y el espacio hacen para que exista un campo cuyas causas provoquen la caída de los cuerpos. Newton dio la explicación matemática (los cuerpos se atraen en el espacio en relación inversa al cuadrado de la distancia que los separa) y con ello podemos hacer cálculos, pero no sabemos qué hay en el campo gravitatorio para que estemos bajo su efecto. Algunos dicen que es debido unas partículas llamadas gravitones; bien, es un bonito nombre pero el hecho de que sean partículas, caso de que existan, no explica la acción de tal campo. Einstein intentó comprenderlo como un efecto de la inercia de los cuerpos en el espacio, resumiendo que la materia era como una curvatura del campo espacial. Bien, el concepto que necesitamos para entender el conjunto de causas del campo es que existe una fuente genérica y universal de la cual surge el propio campo, sea cual sea este. Esa fuente se la puede denominar Dios, campo primordial, campo virginal, Akasha, el Campo, etc... pero su característica principal es que todo surge como consecuencia de él. En el caso del campo gravitatorio, se produce un frenado, un efecto de inercia (como decía Einstein) de las ondas que se producen debido a que todo vibra (podríamos hablar de un campo vibratorio en el que algunas partes se frenan) y al frenarse deforman parte de ese campo, distorsionando o curvando la manifestación que conocemos como campo espacial. Tal curvatura del espacio crea un pozo gravitatorio que encamina a nuevos frentes de ondas que quedan atrapados en él y se aglomeran, formando cúmulos de frentes ondulatorios que se frenan más todavía por su creciente materialización, hasta dar lugar a la materia esencial que llena el Cosmos en condensaciones aisladas unas de otras. Resumiendo pues: los campos fenoménicos o con capacidad de manifestarse en nuestra realidad material surgen como consecuencia del campo vibratorio del Cosmos, y este campo vibratorio es fruto de la capacidad del campo primordial (o Dios, si somos creyentes) de transformar su potencial en frentes de ondas que luego se colapsarán en partículas. Para esta transformación se requiere el colapso de las funciones de onda de los frentes energéticos, y para producir el colapso se debe dar un efecto de frenado de tales frentes de onda. Ese efecto frenado se puede producir en un entorno de alta gravedad, o en el vacío si las fluctuaciones cuánticas interaccionan con los frentes de onda. En ambos casos, la función de onda colapsada no se convierte totalmente en materia, sino que parte de ella subsiste en otras dimensiones. Sólo colapsa aquella parte de la función de onda que encaja el mundo físico conocido.

Está más que comprobada la capacidad del espacio para transmitir las ondas electromagnéticas, pese a que los científicos han negado siempre la existencia de ese "éter" tan defendido por los antiguos sabios griegos. Ciertamente no existe lo que se denomina éter si se entiende como un medio compuesto por partículas que vibran. Pero sí que existe el éter entendido como la expresión de ese campo vibratorio en el que el vacío no es tal, sino un campo de manifestación del campo primordial. Hartmut Mueller defiende que el vacío está formado por ondas de densidad-presión y actúa como un campo morfogenético (ver

taquiones, en Partículas). Para él el universo es finito y el campo de ondas de presión se extiende por todo el espacio-tiempo, encontrando puntos críticos donde se producen resonancias de las ondas en las que resulta una superposición de las mismas, por lo que produce ondas estacionarias y permanentes: gravitatorias, electromagnéticas y nuclear débil y fuerte. De acuerdo con el tipo de resonancia en que se estacionan, el efecto de tales ondas es capaz de dar forma a diferentes campos, es decir, es morfogenético. Tales ondas de presión han sido descubiertas en objetos super másicos del cosmos, como el agujero negro del clúster de galaxias Perseus, que oscila en la nota Si menor por todo el espacio-tiempo, pero no es audible por estar 57 octavas por debajo del Do medio, mucho más grave de lo que ningún humano podría oír. Además de transmitir el efecto de ondas densidad-presión, también sirve de portador de información, pues la teoría de onda de torsión defiende que las ondas de torsión enlazan cada partícula del universo con las otras, como un grupo, con una velocidad de interacción de 109·c, muy superior a la velocidad de la luz. Y además dicha información tiene un mecanismo para ser almacenada en el vacío cuántico. Para ello se usa el efecto magnético que produce el spin de las partículas. El impulso magnético de estas se mantiene en forma de vórtices infinitesimales en los que los bosones virtuales se arremolinan, configurando un estado que se puede considerar una unidad mínima de almacenamiento de información, como lo son los bits que se almacenan en un disco duro de un ordenador. Como las partículas están en movimiento continuamente, cuando varias ondas de torsión interfieren entre sí se integran las informaciones o estados de las partículas que interaccionan, los vórtices forman un almacén de información resultante de la interferencia. Las ondas de torsión no se transforman en ese momento, sino que se superponen, con lo que la información no se pierde, sino que se mantiene, como ocurre en los hologramas. Transportan información del estado de todo el universo, y dicha información permanece pues no hay rozamiento que produzca pérdidas en las modulaciones. El helio super enfriado (2,17 ºK) se torna super denso, pero no ofrece ninguna resistencia a las partículas que lo atraviesan, y a su vez es más fluido que los gases más fluidos, atravesando grietas sin fricción alguna. También el vacío es super denso (1094 ergios por centímetro cúbico según J. Wheeler) energéticamente hablando, además de ser super fluido, de modo similar al helio cuando se aproxima al cero absoluto de temperatura. Y este dato es muy importante en la definición de nuestro universo. Si finalmente se demostrara que nuestro universo es plano (ver Universo), la característica que hace esto posible consiste en que la densidad de materia es de un valor tan crucial como para que la fuerza de expansión del espacio se equilibra por la fuerza de la gravedad, y la expansión se debería ralentizar a medida que el impulso original se ve frenado por la gravedad. Pero no es así, pues en realidad la expansión se está acelerando, y hay alguna causa para ello. Einstein usó para ello su conocida constante cosmológica como una fuerza de repulsión en contra de la fuerza de gravedad y que garantiza un universo en estado estacionario (ni se expande ni se contrae), que luego consideró un error. Pero el estudio de la radiación del fondo cósmico nos ha demostrado casi de modo definitivo que el espacio-tiempo es plano y que las galaxias se expanden a velocidades cercanas a la de la luz en muchos casos. Muchos cosmólogos hacen responsables a las partículas virtuales del vacío, y a su energía intrínseca, de dicho efecto cosmológico de aceleración, efecto demostrado pero con reservas, pues el valor de la energía del vacío calculado por Wheeler es mucho mayor que la necesaria para tal repulsión entre galaxias (10120 veces más alta de lo necesario). O los cálculos son incorrectos o hay efectos no considerados que hacen de la constante cosmológica un valor muy crítico.

El concepto de vacío se ha transformado en un campo de punto cero (ZPF, zero point field) que es energético incluso en el cero absoluto de temperatura, que es raíz de todos los campos y fuerzas que conocemos. Y ¿cómo se manifiesta ese campo primordial o ZPF? Si repasamos lo que ya vimos en

La consciencia humana, veremos que el vacío no existe, y que está lleno de lo que llamamos fluctuaciones cuánticas (veremos estos conceptos con detalle al estudiar las Partículas) y la definición de fluctuación cuántica procede de la teoría de los quarks y antiquarks, en un nivel de la materia tan diminuto como que son los constituyentes de las partículas, los cuales oscilan en un mar burbujeante de desintegración-integración donde aparecen y desaparecen partículas y antipartículas en millonésimas de segundo, conformando la naturaleza cuántica del universo, es decir, eso está ocurriendo a cada instante en todas las partes del Cosmos, incluido allí donde creemos que hay vacío. De este modo, el campo primordial borbotea frentes de ondas al campo vibratorio en expansión de nuestra realidad. Algunos frentes de ondas se desintegran en una vuelta a su origen, desapareciendo de nuestra realidad, otros inician un viaje hacia los confines de la Creación interactuando con partículas, y otros se convierten en radiación. El vacío se caracteriza por no transmitir las ondas sonoras; pero una explosión en el espacio o un timbre en una cámara hermética al vacío deben transformar sus ondas acústicas en algún tipo de energía equivalente, pues no se puede perder la energía, sino transformarse, lo que implica que el vacío obliga a la energía a actuar de modo diferente a lo que estamos acostumbrados. Paul Davis y William Unruth lanzaron la hipótesis según la cual el movimiento uniforme no perturba al campo ZPF (manteniendo su isotropía o igual comportamiento en todas las direcciones), pero el movimiento uniformemente acelerado provoca una radiación térmica que produce una asimetría en todas direcciones. Para demostrar que existe el ZPF se han descubierto algunos efectos desconcertantes:

    • Fuerza de Casimir

    • : dos placas de metal colocadas en paralelo sus superficies, y muy cerca una de la otra, producen el efecto de impedir que entre ellas se manifiesten algunas de las innumerables longitudes de onda de las energías del supuesto vacío. Esta diferencia de manifestaciones de energía entre placas y fuera de ellas crea un efecto de presión que tiende a unir a ambas placas (ver agujeros de gusano en
Multiverso).

  • Consecuencias Puthoff-Haisch: los electrones que orbitan alrededor del núcleo del átomo irradian energía sin cesar, lo cual provocaría una caída de los mismos hacia el núcleo si no fuera por que deben estar tomando energía a modo de cuantos desde el "vacío" de su órbita; según propusieron estos experimentadores, incluso la fuerza gravitatoria, la masa y la inercia se podía explicar como efectos de la interacción de las partículas con el campo de punto cero. La Tierra en su traslación pierde impulso, lo cual debería hacer que su órbita fuera elíptica y acabaría siendo tragada por el Sol, sin embargo, esta pérdida de impulso se compensa de algún modo.

  • Desplazamiento de Lamb

  • : cuando un electrón salta de un nivel más energético a otro menos energético dentro del átomo, se irradian fotones para equilibrar la energía del átomo. La frecuencia de dichos fotones sufre un desplazamiento debido a la interacción de dichos fotones con el ZPF.

    El campo primordial es la causa de todo lo que existe, incluido el orden, porque no hay ley física que explique el orden del Cosmos, más bien todo lo contrario, la ley física de la entropía nos dice que el orden tiende a disminuir. La expresión ondulatoria del campo vibratorio espacial en expansión es la primera ley del orden que se obtiene del campo primordial. Según el principio de Huygens, cada punto de una onda contiene toda la información a cerca de la onda a la que pertenece, y puede considerarse como una nueva fuente fundamental de ondas, lo cual se conoce como fenómeno holográfico de la onda. Este orden que se observa incluso en cada uno de los puntos de la onda implica que, en el momento puntual de su creación, la onda ya adquiere la característica que la mantendrá dentro de un orden establecido, lo cual explica que el Cosmos sea un juego inexplicablemente ordenado de causas y efectos, lejos del azar y la probabilidad que algunos nos quieren hacer creer. Como dijo Einstein, Dios no juega a los dados. Pero Einstein no ha acertado siempre. Según el enunciado de Einstein-Podolsky-Rosen, dos partículas necesitan seguir las leyes de transmisión en el espacio para comunicarse, para intercambiar información, y esto lo teorizaban en contra del postulado de Niels Bohr. Pero en 1951 es David Bohm quien da un paso adelante: pretende que existe un nivel subcuántico y unas "variables ocultas", es decir, un nivel más allá de lo medible y con unas variables que lo determinan y que son de carácter no local, o sea, que no obedecen a las leyes de transmisión por contigüidad. Para Bohm existe un orden implícito o plegado, y un orden explícito o desplegado. Cuando hablamos del cualquiera de los puntos de una onda hablamos del orden plegado (ley de Huygens) y tal orden se despliega cuando se colapsa la función. Bohm propone usar la medición del spin de las partículas para demostrar el postulado de Bohr: un conjunto de dos partículas puede actuar como una unidad indivisible aunque se separen a cualquier distancia una de la otra, es decir, bajo la influencia de los factores no locales cuando se estudia el mundo desde la perspectiva de la Física Cuántica. Esto es una ruptura con la ley causa-efecto basada en los factores locales, pues demostrar que dos partículas que han pertenecido al mismo conjunto permanecen en comunicación a pesar de su separación física, es demostrar que mantienen algún tipo de nexo que las hace interdependientes. En 1964 fue John Bell quien elaboró el teorema matemático que lleva su nombre y que demuestra la interacción entre dos partículas que se separan, dando pista libre a Alain Aspect para que lleve a buen fin, en 1982, el experimento que consiste en usar fotones generados a pares por la misma fuente, que se separan, y por haber sido generados juntos comparten de una ecuación de onda única, y midiendo o modificando la polarización del eje de uno (su spin), se puede conocer o afectar, respectivamente, la polarización del otro de modo instantáneo sin importar a qué distancia se encuentren entre ellos, por un efecto no local, demostrando que cualquier acción sobre uno de ellos afecta al otro, en contra de Einstein-Podolsky-Rosen y la física clásica, que abogaban por los factores locales. Es el campo primordial el que mantiene los nexos provocando los factores no locales, las interrelaciones que ahora nos sorprenden. La materia perceptible mantiene unos nexos de continuidad con lo imperceptible, llevando a la Física hacia la Metafísica, y como toda la realidad tridimensional surge del mismo campo, todo está unido por los factores no locales, formando una Unidad (ver teoría de las Emanaciones en

    Solos en el Universo).

    El campo primordial imprime un movimiento de expansión al campo espacial, convirtiéndolo en un campo vibratorio, universal, aunque no perfectamente uniforme. La vibración del campo genera ondas y las ondas generan partículas en el espacio y en la materia, siempre y cuando las funciones de onda se colapsen. Para que una función de onda se colapse, es decir, pase de ser una entidad matemática a ser una entidad física (un quark o una partícula, convirtiendo parte de su energía en materia), necesita una causa que la colapse: no conocemos ninguna causa en nuestra realidad capaz de esta transformación, excepto la voluntad propia de colapsarse y la consciencia del observador, que provoca el colapso. El colapso o reducción de la función de onda se produce cuando la función de onda (que es algo virtual, potencial) se encuentra con el receptor adecuado. Se podría resumir diciendo que la información que se transmite por el campo ZPF se hace más intensa entre elementos isomórficos, o que poseen la misma forma. Y es que el campo primordial está formado de infinitud de dimensiones, y es imposible que podamos medir algo que tiene tantas dimensiones, con nuestros medios tridimensionales. Por eso el principio de incertidumbre de Heisenberg nos advierte de nuestros límites al intentar explicar la función de onda y su reducción o colapso.

    Con esto queda claro que el nombre de "materia" no es más que una función de onda que se ha frenado debido a un colapso, se ha detenido a ver el paisaje y con ello ha pasado a formar parte del paisaje, interviniendo en él como un torbellino de energía (ver

    Anu en Partículas) que da la apariencia de ser algo material, pero solo la apariencia: es la gran mentira de la materia, el conocido como Mayâ para los hindúes. Si fuéramos religiosos y cristianos, podríamos decir que el Espíritu Santo (campo primordial) sin dejar de ser Él ni perder un ápice de Su esencia, se convierte en el Padre (el campo vibratorio espacial en expansión) y Este entrega de Sí la vida en su Hijo (Dios hecho carne, la función de onda colapsada en lo material para los ojos humanos) sacrificándose para salvar a toda la humanidad. Hemos descubierto la clave del misterio de la Santísima Trinidad, y con ello, hemos dado la razón a nuestros ancestros cuando nos han dejado cuentos para hacernos ver de qué está hecho el mundo. Hemos de preguntarnos cómo los ángeles cayeron, por voluntad propia, en el abismo para crear el infierno y el cielo, o si se referirían nuestros antecesores, tal vez, a cómo algunas funciones de onda (infinitud de ellas) crearon cúmulos de aparente materia para formar las galaxias y el Cosmos, infierno donde la vida lucha por seguir adelante a costa de la muerte, por culpa de que las ondas se colapsan en lugar de regresar al campo primordial que es Dios, que espera el retorno de todas las almas que le imploran misericordia y a las que Él ha dejado libres para que naden entre torbellinos de falsa materialidad, pues así lo desean arrastradas por esos vórtices de las funciones de onda que caen y generan nuevos puntos de colapso para otras funciones de onda. Una vez que los ángeles caídos han abierto la brecha, la atracción hacia el colapso ha sido estrepitosa e incontables millones les han seguido, creando el Cosmos tridimensional que creemos nuestro amigable hogar. Si es la consciencia la culpable del colapso, el paso del tiempo traerá más consciencia y, por tanto, más colapsos, más orden en el Cosmos y una concepción como la de la Teoría del Multiverso puede ser la más acertada, en la cual el orden infinito supondrá un nuevo punto de inflexión para el Cosmos.

    Experimentalmente decimos que el tiempo es una secuencia de instantes. Pero, aunque parece una secuencia continua, la teoría científica dice que la secuencia debe tener discontinuidades, como el Big Bang o inicio del universo. Y tales discontinuidades, según la visión de la física cuántica, causan que el orden de las instantáneas temporales comience instantes después del punto de inflexión. Esto se ha estimado que ocurre tras 10-43 segundos (tiempo de Planck) del Big Bang, valor que, como veremos en Multiverso, puede suponer más de lo que ahora puede parecer, debido a la relatividad temporal. Dentro de los agujeros negros hemos visto que también se produce una detención del tiempo al llegar al radio de Schwarzschild, y es de suponer que se producirá otro punto de inflexión en el colapso final del universo o Big Crunch, si llega a producirse. Los campos gravitacionales moldearán a su gusto la estructura del espacio-tiempo. Para la mecánica cuántica definida por E. Schrödinger, las funciones de onda se describen mediante el uso de los números complejos: conjunto de los números imaginarios resultado de usar la entelequia matemática

    Ö(-1). No existe el número que multiplicado por sí mismo resulte –1. La teoría de Hawking-Turtle trata de explicar que cuando el tiempo resulta expresado por los números imaginarios es por que se refiere al tiempo antes del Big Bang y después del Big Crunch. A escalas subatómicas, los efectos cuánticos deforman y desvirtúan la estructura espacio-temporal, pudiendo llegar a producir bucles cerrados de tiempo, a modo de minúsculas máquinas del tiempo. Por ello ningún científico confía en definir el tiempo como una sucesión, un transcurrir o un fluir de instantes, aunque se sigue usando, para el día a día, la ley de causa-efecto. Desde el punto de vista de un observador en el universo, el "ahora" queda atrás en cada instante. Desde el punto de vista del observador del multiverso, esto carece de sentido, pues cada instantánea es un caso particular del multiverso en el que todas las instantáneas coexisten sin interferir unas con otras. Por ello el tiempo no es un transcurso ni un fluir, sino un viaje dimensional de la consciencia en el que esta recibe cada sensación troceada al ritmo de sus posibilidades sensoriales; volvemos a los ritmos. Cada instantánea es un conjunto de estados sensoriales, tomada de un Todo eterno en el que cada consciencia elige aquellas partes de la instantánea que le son afines y que cumplen las leyes de su universo presente, como la flecha de la entropía y la conservación de la energía en nuestro universo. En la Naturaleza no hay transcurso irreversible de los acontecimientos. No es normal ver como el agua que cae de un grifo entra de nuevo en él por el mismo agujero, ni ver como al derrumbar un edificio este vuelve a formarse ordenadamente. Ello iría en contra de las leyes de nuestra Física. Es el tropismo (movimiento de los organismos por agentes físicos o químicos) de los acontecimientos, explicado por Ludwig Boltzmann en su teoría estadística del calor (ver entropía y su relación con el tiempo). En ella destaca la tendencia natural de todo sistema a evolucionar desde un estado ordenado hacia otro desordenado, y no al revés, marcando la unidireccionalidad de los acontecimientos naturales. Este tendencia sigue la flecha del tiempo, pero no depende de los mecanismos implicados, sino que es resultado de efectos estadísticos, como el de lanzar los dados, y en estos efectos es más probable encontrar el desorden que el orden (ver flecha del tiempo en Teoría de la Superfuerza o fuerza unificada). Nuestra sensación del flujo del orden o desorden en nuestro universo es muy marcada y acompasa nuestro ritmo sensorial. Y como en el multiverso cada universo puede diferenciarse del universo más parecido en un sólo fotón, para nosotros no hay sensación de cambio de universo al seleccionar la siguiente instantánea de nuestro tiempo orgánico, pudiendo pasar de instantánea en instantánea por múltiples universos, con tal de que el paso sea posible estadísticamente y se cumplan las leyes de nuestra física. En el Cosmos sabemos que las galaxias evolucionan en estrellas y estas en agujeros negros, así como del hidrógeno surge el helio y del helio surge, tras muchas transformaciones, la materia pesada, como el hierro. Este es el mejor ejemplo de la asimetría que existe en el Cosmos tras la inflación que le dio origen: Baja entropía gravitatoria que permite el flujo de calor y las transformaciones que caracterizan este universo y el sentido de la flecha del tiempo. La teoría estadística del calor explica el por qué de la flecha del tiempo, y nuestro organismo lleva demasiados millones de años bajo sus efectos como para dar un salto e independizarse de esta sensación (ver La consciencia cósmica). Estamos atrapados en el mismo torbellino que ha hecho surgir al Cosmos. Sólo la consciencia nos puede sacar de él.

    Ya vimos como el tiempo material está sujeto a la relatividad, debido a que no existe la medición absoluta del transcurso del tiempo. Pero si usamos como base de tiempos la de la velocidad de la luz, invariable, el tiempo escapa a la relatividad. Para ello debemos usar el campo espacial vibratorio en expansión como base para medir el tiempo. Para ello debemos recordar el experimento de Aspect y su demostración de la no localidad para la comunicación entre partículas que han surgido de un mismo sistema. Los "fotones gemelos" que han permanecido juntos tienen una función de onda única, según la física cuántica, y al separarse, sin importar la distancia, mantienen una comunicación instantánea, pues modificando el spin de uno se variaba instantáneamente el del otro. Y esto lo hacen a través del campo primordial, el Absoluto. El campo vibratorio proporciona las funciones de onda y el campo primordial alimenta al campo vibratorio. Pero no es posible detectar ese campo vibratorio, y mucho menos el campo primordial; sólo podemos conformarnos por ahora con sus fenomenologías. De hecho, no podemos detectar las funciones de onda pero verificamos que las partículas sufren su efecto, y no detectamos el campo primordial, pero existe la no localidad en las comunicaciones entre partículas, además de toda la gama de partículas virtuales compañeras de las partículas materiales y que surgen de la "nada", aparentemente en contra de la ley de la conservación de la energía. No podemos detectar el campo vibratorio simplemente porque las funciones de onda que lo componen no se colapsan al encontrarse con nuestros equipos de detección e investigación actuales. Llegará un día que descubriremos cómo colapsar de modo controlado cualquier función de onda, como ya lo hacemos con las que sí se colapsan a nuestro antojo.

    Como decía el poeta W. Butler Yeats en su "Rosa Alquímica" (año 1917):

    "Nuestros vehículos no son sino una condensación del vehículo del Ánima Mundi, y proporcionan substancia a sus imágenes en la débil materialización de nuestro pensamiento común. More define al alma universal entendida como algo independiente de su vehículo, como una substancia incorpórea, mas sin sensibilidad ni animadversión, que impregna toda la materia del universo y que ejerce en su interior un poder plástico, según las diversas predisposiciones y ocasiones, en las partes sobre las que actúa, dando lugar en el mundo, al dirigir las partes de la materia y su movimiento, a unos fenómenos tales que no pueden ser explicados mediante meros poderes mecánicos."

    Ya hemos visto cómo la no localidad se manifiesta a velocidades muy superiores a las de la luz, y que las figuras de interferencia de las ondas de torsión crean, a partir de una cantidad de dimensiones no detectables por nuestra conciencia, un universo a modo de efecto holográfico en el que todo lo que en él surge está enlazado por la no localidad, nexo que se manifiesta con más energía en aquellas estructuras isomórficas. Mientras la teoría del Big Bang concibe al universo como un producto del azar, fluctuaciones probabilísticas del vacío, este nexo causado por la no localidad determina que el universo evolucione de modo coherente, demostrando un orden que se escapa de las demostraciones científicas: un ajuste fino de las constantes universales que permiten que se dé el milagro de la creación. Lo importante no es si el universo es finito o infinito en el espacio, sino que lo que realmente importa es que el tiempo no es un límite, sino una sensación de nuestra conciencia, lo que hace que el cosmos sea eterno, y todo elemento que surge en él vuelve a él tarde o temprano. El vacío cuántico existe antes que el cosmos, y existirá cuando el cosmos ya haya desaparecido, esperando para encontrar las condiciones que permitan recomenzar una nueva creación, pero partiendo de un vacío cuántico informado, es decir, con una memoria de lo que fue y que lo predispone hacia un resurgimiento en el que el ajuste fino no es tan difícil, pues ya ha sido practicado durante una eternidad. Así el vacío se ajusta para sintonizarse con el orden heredado por un "código genético", que subyace en los vórtices de los remolinos de las ondas-partículas emergentes. También el cosmos tiene su propio "ADN" capaz de replicarse y mutar, aunque ADN no es un nombre apropiado: resulta más explícito llamarle código virtual de información cósmica. Es el universo informado, el Akasha de los orientalistas, el holocampo de la vacuidad cósmica, un organismo vivo capaz de reproducirse a sí mismo y de sí mismo, tal vez de modo similar a como lo hace una célula mediante la mitosis. Se demuestra una vez más que las cosmogonías ancestrales están muy próximas a ir paralelas a los recientes descubrimientos de la ciencia, y no queda lejos el tiempo en que coincidirán, cuando se disponga de los elementos de juicio y los códigos necesarios para desvelar el significado de las mitologías y las culturas más antiguas, a partir de los más recientes descubrimientos y las atrevidas teorías de los estudiosos.

    Viajar en el tiempo

    Si el tiempo no transcurre y es una dimensión más del Todo, y si el ser humano puede moverse en las tres dimensiones espaciales, ¿es posible moverse en la cuarta dimensión?... ¿se puede hablar de viajes en el tiempo? Nada parece prohibirlos, excepto los límites de nuestro razonamiento.

    Einstein nos ha explicado cómo los campos gravitatorios afectan al espacio-tiempo, frenándolo y plegándolo en forma de torbellinos que se cierran sobre sí mismos. Kurt Godel se apoyó en estas ideas y demostró en 1949 que si el universo estuviera lleno de un gas en rotación, una persona que viajase por él podría regresar al punto de origen, pero desplazado atrás en el tiempo. Estas propuestas y otras similares surgen de las múltiples soluciones encontradas a las ecuaciones de Einstein, cada una describiendo una posible configuración tetradimensional de espacio-tiempo y gravedad, y algunas de dichas configuraciones permiten la existencia de vías al pasado: agujeros de gusano, agujeros negros en rotación, energía negativa, cilindros de rotación infinita, y las cuerdas cósmicas en colisión. Todo son posibilidades teóricas.

    Las cuerdas cósmicas podrían haberse creado en los comienzos de la vida del universo, y son concentraciones de energía a modo de filamentos, de modo que un filamento tan largo como un campo de fútbol pesaría igual que un planeta. Ejercerían intensísimos campos gravitatorios, distorsiones del espacio-tiempo, y se moverían a velocidades cercanas a las de la luz (ver agujeros de gusano en Multiverso).

    Los agujeros negros fueron resultado de algunas de las soluciones a tales ecuaciones, estudiadas por Karl Schwarzschild y que fueron rechazadas inicialmente. No obstante los agujeros negros existen y tienen todas las propiedades predichas: región de la que es imposible escapar debido al intensísimo campo gravitatorio (infinito en el centro del agujero), capaz de absorber incluso los rayos de luz. Si el agujero negro, como objeto masivo, sufre una rotación lo suficientemente rápida y otras condiciones complementarias, es posible que nos permitiera viajar en el tiempo.

    La gran paradoja que surge ante la posibilidad del viaje al pasado es la que resulta de la posibilidad de que un viajero del futuro cambie el pasado de modo que evite su propio nacimiento. Pero con la teoría del multiverso se explica que tal paradoja no se puede producir, debido a que en caso de que se pudiera viajar a una instantánea temporal del pasado, implicaría viajar a una instantánea de un universo diferente a la que buscamos, y nos sería muy difícil seguir la secuencia de instantáneas que forma parte del universo en el que iniciamos el viaje. Esto es debido a que seleccionando una instantánea del pasado no viajaríamos sino a una en la que, si modificamos un solo fotón, ya estaríamos en una instantánea de otro universo diferente al nuestro. Cada vez que modificáramos algo de una instantánea lo que en realidad hacemos no es modificar, sino elegir, saltar a una instantánea de una secuencia diferente a la de partida. Del mismo modo, el futuro es creado constantemente al modificar cada instantánea presente, con lo que saltamos de universo a universo sin darnos cuenta, aunque no siempre es fácil cambiar el presente. Cada vez que hacemos una elección cambiamos de secuencia del futuro, pero muchas veces es el entorno el que elige por nosotros y nos lleva arrastras al universo que no hemos elegido. Mientras que en la física clásica y su espacio-tiempo el futuro es único y determinado, no es así en el mundo definido por la física cuántica, que nos asegura que al elegir cambiamos nuestra secuencia del futuro y la hacemos distinta que en los universos donde hubiéramos elegido otra variante, pero no cambiamos la instantánea, sino que elegimos una instantánea de las posibles a nuestro alcance, pues el tiempo no transcurre, sólo es un constante salto a través de instantáneas. Por ello el viaje en el tiempo ya lo hacemos a diario, hacia el futuro, y tanto este caso como el posible caso de viajar al pasado, no es un salto en el tiempo, sino un proceso de selección de instantáneas. La pregunta se transforma entonces en: ¿cómo funciona el mecanismo que nos permite elegir la siguiente instantánea?

    La sabiduría ancestral nos habla de un lastre que acompaña a cada ser humano y al que llaman karma, basado en la ley de causa-efecto. El humano se crea su propio entorno con su manera de pensar, de enfocar la sucesión de instantáneas sobre las que elige, atrayendo hacia sí aquellos efectos y circunstancias que simpatizan con su pensamiento y acción. Es como si el humano fuera inconscientemente, mecánicamente, saltando de un universo a otro en busca del camino que se amolda a su mente. Pero le envuelven también las circunstancias de su entorno, incluidos los efectos de las acciones de otros seres humanos cercanos a un individuo particular, lo cual hace imposible que un ser humano sea dueño de su elección. La acción social determina mayoritariamente la instantánea siguiente y poco o nada puede un sólo humano contra esa elección masiva. La media resultante es la causa que genera el efecto final, al que llamamos futuro. La humanidad, con su fuerza mental y de voluntad, es la causante de que su siguiente instantánea sea cataclísmica, repleta de plagas o enfermedades, rodeada de desastres globales o locales, así como de todo lo bueno que sucede, aún a escala individual. Sólo una gran voluntad del individuo reforzada con un gran deseo le permitirá salir de la corriente de la gran masa y verse poco afectado por ella. Por ello cada humano debe luchar por aportar lo mejor de sí a la sociedad, en pensamiento, palabra y obra, para mejorar la media resultante y mejorar las instantáneas del porvenir.

    ¿De qué manera cambia un individuo de instantánea y de universo? Los cambios que se producen en cada instante, a nivel cuántico, en cualquier parte de cualquier universo, son infinitos; cambios que suponen la posibilidad de pasar a otro universo, y cada cambio se produce, según las mejores hipótesis, en una longitud de 10-35 metros, y permanece practicable durante 10-43 segundos (tiempo de Planck). Esto demuestra cómo los cambios se producen a una velocidad y hacia direcciones que escapan de nuestro control consciente, como vimos en

    la consciencia cósmica. Tal vez los instantes de "deja vu" sean debidos a tener la sensación de que hemos cambiado de universo, de que por un milisegundo hemos revivido la escena del pasado como si la repitiéramos de nuevo, produciendo una especie de paradoja en nuestra consciencia que nos produce incluso sensación de mareo y pérdida de continuidad temporal, un salto en la secuencia de instantáneas. Deberíamos preguntarnos si los seres vivos tenemos esa cualidad de mover 10-35 metros cada partícula de nuestro ser durante 10-43 segundos hacia dimensiones de distintos universos, y eso es lo que nos imprime la sensación del transcurso del tiempo, pese a que todo es un eterno presente, donde futuro y pasado coexisten y es nuestra condición física y psicológica la que los hace diferentes. El estudio de la teoría estadística del calor ayuda a comprender el porque la flecha del tiempo está marcada por la degradación del universo, y eso nos determina a los humanos para diferenciar pasado de futuro. La sensación del paso del tiempo ha sido explicada por las antiguas enseñanzas y ahora es corroborada por las recientes teorías científicas: cada partícula está continuamente cambiando de universo y las constantes de Planck definen el cómo. Estos microsaltos son menos frecuentes en los elementos inanimados (minerales) al contrario que en las estrellas, donde la frecuencia es elevadísima. Un estado intermedio se produce en los humanos, que disponemos de un poder que nos caracteriza: el del pensamiento, la consciencia. Este poder es capaz de definir el rumbo y la frecuencia de los microsaltos en la secuencia temporal de aquellas partículas que forman parte de su ser, hasta los límites del aura de cada individuo. El poder del pensamiento nos lleva hasta dimensiones que benefician o perjudican nuestra evolución individual, todo depende de la capacidad de enfocar correctamente los pensamientos, los deseos y nuestras acciones. La meditación y la relajación son los métodos que la sabiduría ancestral nos ha legado para poder dirigir este viaje dimensional entre universos. Mediante la relajación colocamos cada partícula de nuestro cuerpo en punto muerto, en una postura dócil. La meditación trata, por otro lado, de sacar del caos a nuestros pensamientos, dirigiéndolos hacia dimensiones más abstractas, tratando de buscar la dirección más adecuada para nuestra propia evolución y desarrollo. Por ello, la antigua sabiduría nos pide atención e intención, paralizar la actividad mental caótica, concentración hacia la dimensión o sendero de la liberación, el abandono de los deseos sin fundamento y que nos apartan de lo realmente importante para desarrollar nuestra humanidad desde dentro de cada individuo. El humano de hoy es capaz de hacer todo esto, pero carece de voluntad y de objetivo: no sabemos qué debemos hacer ni en qué dirección, para encontrar la "luz". Como se ha explicado en Esperanza de evolución de la humanidad, el experimento de Madre nos deja ver que se puede producir la sensación corporal de "disgregación atómica", tal vez causada por mantener muchos microsaltos a la vez y durante más tiempo del normal. Esta sensación produce pánico y devuelve el caos a la consciencia. Las personas normales, por otro lado, no salimos nunca del caos, pues la tendencia a evitar nuestro sufrimiento, la inseguridad y la necesidad de sentirnos cómodos dentro de nuestra irrealidad nos mantiene ignorantes, pero seguros.

    Karl Popper aconsejó que no subestimáramos la fuerza de la inteligencia y su capacidad para determinar el futuro del universo. Aún más, según Popper, el universo llegará a estar formado por procesos de pensamiento inteligente en el que se encontrará todo el conocimiento posible (ver

    Teoría del punto omega, en Multiverso). Tal vez ya es el pensamiento el motor de las partículas elementales (las que son afectadas por las constantes de Planck), pero nosotros los humanos no sabemos controlar este potencial. Estamos demasiado esclavizados por el "ahora" para entender que nos movemos en la eternidad.

    No puedo dejar de mencionar un idea que surge en la novela "Caballo de Troya", de J. J. Benitez, por que dentro de lo fantástica que resulta dicha idea, es una aproximación muy válida al trasfondo del microsalto dimensional del que hemos hablado. En esta novela se explica cómo se hace posible el salto en el tiempo manipulando a la partícula elemental que llaman "swivel" en la narración. Según el texto todas las nuevas partículas que se han ido descubriendo no son más que variantes de los swivels (ver

    Anu). El swivel se caracteriza por que tiene la propiedad de cambiar la posición y orientación de sus ejes (que al parecer no son realmente ejes, sino ángulos dimensionales), resultando así un swivel diferente con características distintas del resto. Cada partícula descubierta no es más que una cadena de swivels orientados de un modo específico. Los ángulos dimensionales del swivel hacen del espacio un discontinuo escalar teniendo que ser aplicada la geometría no euclídea n-dimensional. De este modo, el espacio real resulta del efecto de cadenas de swivels caracterizados por sus ángulos dimensionales. Para el desarrollo de la novela, mediante ingenios tecnológicos se consigue ajustar los ángulos de los swivels de cuerpos materiales de modo que desaparecían dichos cuerpos pero seguían siendo detectados, lo cual llega a demostrar a los protagonistas de esta ficción la existencia de universos paralelos en otras dimensiones diferentes a las captadas por nuestros sentidos. Al manipular los ángulos de los swivels descubren que lo que se denomina "intervalo infinitesimal de tiempo" en realidad era una diferencia de orientación entre dos swivels estrechamente ligados, y que el tiempo consiste en una serie de swivels cuyos ejes se orientan ortogonalmente con respecto a los radios vectores que implican distancias. Durante las pruebas que realizan los científicos de la ficción aquí narrada, se producen algunos fallos de falta de precisión en la inversión de los ángulos y el resultado es que parte del átomo del experimento se transformó en energía. El resultado de las pruebas, finalmente, es que descubren que cada configuración de los ejes de los swivels representaban un "ahora", y en cada instante dichos ejes apuntaban en una dirección ligeramente diferente, con lo que cada instantánea temporal estaba definida por la posición de tales ejes. Manipulando dicha orientación se puede ver el "ahora" de cualquier instantánea temporal: viaje en el tiempo a la carta. De este modo, en esta novela se da una nueva definición del tiempo basándose en ángulos de los ejes de partículas fundamentales, los swivels. El tiempo queda como una sucesión de swivels cuyos ángulos difieren cantidades constantes. Imaginando al swivel con cuatro ejes ficticios empleados por el matemático para situar los ángulos reales del swivel, e imaginando que podemos controlar de modo instantáneo y simultáneo todos y cada uno de los ejes de un conjunto de swivels (para lo cual se requiere una enorme aportación de energía, que es restituida íntegramente en el nuevo marco dimensional en forma de materia). Bien, esta teoría que surge entre la ciencia-ficción y que nos recuerda al famoso Experimento Filadelfia, o que se asemeja con tanta analogía a los ejes magnéticos de los cuerpos cósmicos y su orientación variable a través de los milenios (la Tierra ha invertido su eje magnético 9 veces en los últimos cuatro millones de años, debido a la resultante de los variables flujos de las corrientes eléctricas internas), se acerca de forma muy acertada a las propuestas actuales de los científicos, aunque no existe el control sobre los fenómenos cuánticos hasta tal punto como para hablar de viajes en el tiempo.

    "La doctrina secreta", H. P. Blavatsky (año 1888)

    "Fragmentos de una enseñanza desconocida", P. D. Ouspensky (año 1949)

    "Caballo de Troya 2", J. J. Benitez (año 1986)

    "La historia definitiva del infinito", Richard Morris (año 1997)

    "La estructura de la realidad", David Deutsch (año 1997)

    "Mente y materia", Erwin Schrödinger (año 1956)

    "Visiones", Michio Kaku (año 1997)

    "Descubrimientos estelares de la física cuántica", Ramón Marqués (año 2003)

    "La ciencia y el campo akáshico, una teoría integral del Todo", Ervin Laszlo (año 2004)