CAPITULO 3.- El conocimiento ancestral


 

 

EL CONOCIMIENTO ANCESTRAL

El cuerpo etéreo

El cuerpo astral

Yo

Los Chakras

El Tercer Ojo

Sueño y muerte

Simbología esotérica y Cábala

Ley de tres fuerzas

Ley de Octavas o del Siete

Las energías

EL CONOCIMIENTO ANCESTRAL

Antes de que ninguna cultura humana fuera capaz de dejar su historia escrita, existía el conocimiento de lo elevado y espiritual, la observación cautelosa de lo desconocido, y la tradición de contar con símbolos aquello que, como verdad eterna, podía ser peligroso para conciencias poco sensibles.

Del mismo modo que el instinto guía a los animales hacia mejores estados vitales y de supervivencia, el instinto humano tuvo su ocasión hace millones de años. En ese tiempo pasado en que instinto y consciencia pudieron coexistir, se estableció una comunicación muy sensible entre lo material y lo espiritual a través del individuo. Pero la materialidad y la consciencia hicieron que, progresivamente, esa comunicación se produjera a través de un hilo muy fino y cada vez menos frecuente. Y los sabios de entonces trataron de hacer perdurar sus conocimientos mediante símbolos y arcanos hechos por ellos a la medida de sus pensamientos. El paso de millones de años ha hecho que exista una gran diferencia en el tipo de pensamientos de aquél entonces y los que tenemos hoy en día, lo que ha supuesto que la clave para entender aquellos conocimientos heredados se haya difuminado, aunque no ha desaparecido.

Lo que hoy se conserva de aquellas épocas doradas está deformado, tergiversado y, por desgracia, acomodado a ideologías aberrantes. Pero el observador neutral, con necesidad de descubrir la verdad y usando un instinto y un razonamiento del ser espiritual que lleva dentro, puede quitar la paja al grano y descubrir la semilla que se esconde oculta en las enseñanzas ancestrales.

El cuerpo etéreo

En la investigación de mecanismos para que los ordenadores puedan detectar la presencia de humanos e identificarlos, se ha descubierto que el espacio que rodea a nuestros cuerpos se compone de un campo eléctrico invisible, como la red de una tela de araña. Tal campo eléctrico surge por la acumulación de electrones en nuestra piel como electricidad estática, formando una especie de aureola microscópica. Tal vez este descubrimiento sea un acercamiento a lo que los ocultistas llamaron, hace muchos siglos, el cuerpo etéreo. Para ellos, este cuerpo etéreo o vital interpenetra al cuerpo físico y se extiende fuera de él hasta 25 mm en forma de aura. Este se encargaría de suministrar al sistema corporal cierta parte de la energía solar, cediéndola al sistema nervioso. Proporciona parte del potencial eléctrico que da vida al sistema transmisor del cuerpo. Por ello, nuestra principal fuente de energía podría ser el sol y es absorbida y transformada por un órgano especializado del cuerpo etérico. Esotéricamente hablando, el bazo es como una antena en forma de sombrilla que concentra los rayos solares y los usa para generar los glóbulos blancos de la sangre. Por la misma teoría oculta, el cuerpo etérico se ubica, en nuestro organismo, enrollado en el interior del bazo.

Así, los alimentos tomados a través del sistema digestivo sólo se emplean para mantener el equilibrio químico del cuerpo y para suministrar calor. La vitalidad o prana se incorpora al cuerpo y, tras ser utilizada, se expulsa radiándola por los poros de la piel. Se podría decir que la fotografía Kirlian es sensible a tales radiaciones. El prana abarca la función respiratoria y las funciones vitales (Vâyus o "vientos" en sánscrito) como son la absorción del aire y los alimentos, digestión, eliminación de deshechos, y la circulación sanguínea. La respiración une el cuerpo etérico al cuerpo físico.

El humano se contenta con captar las manifestaciones físicas sensibles del universo material, pero olvida otros estados más sutiles de la materia:

  • Primer estado etéreo: materia del orden de los neutrinos (ver neutrino en Partículas), los cuales (según los ocultistas) son infinitesimales remolinos de energía en movimiento, por lo que no poseen carga eléctrica (ver Anu o partícula última de materia en Partículas). Al vibrar puede transmitir la luz, el calor y otros rangos de longitudes de onda inapreciables para el humano. Posee inercia e impulso. Este primer estado de la materia es el que nos une a todos los seres vivos restantes, permitiéndonos transmitir nuestros propios impulsos y energías a otras entidades, en función de lo capaces que seamos de influenciar a estas diminutas partículas. Al igual que el resto de planetas, la Tierra no sino un vórtice de estas partículas, y los humanos existimos como vórtices dentro de un supervórtice. Determinadas condiciones atmosféricas (el sol, la ionización y otras) hacen que siete de estas partículas se combinen para formar un glóbulo de vitalidad, usando del prana para esta transformación. Este glóbulo de vitalidad puede ser absorbido y descarga su energía sobre nuestro cuerpo. Cada una de las siete partículas retenidas tiene cualidades un tanto diferentes de las restantes, en forma de cualidad radial predominante (frecuencia oscilatoria, impulso), lo cual les hace dirigirse a cada uno de los chakras con el cual armonizan. También las fluctuaciones cuánticas (ver en El organismo humano y ADN), formarían parte de este nivel de materia-radiación, como singularidades espectaculares del océano radiante.

  • El segundo etéreo: materia del orden de los electrones. Forman la corteza atómica envolviendo al núcleo atómico en una nube del grosor del electrón, y cuya existencia puede ser estudiada mediante la física cuántica. Es difícil encontrarlos en libertad por que tienen mucha afinidad con las nubes de los átomos colindantes, pasando su existencia de nube en nube a velocidades vertiginosas.

  • El tercer etéreo: materia del orden de los protones. Los planos segundo y tercero etéreo contienen partículas que poseen carga. Por ello, las partículas de estos planos sí que son detectables por los científicos. Se encuentran libres en casi todos los puntos de organismo humano donde las células están sometidas a metabolismo, así como en la corriente sanguínea y en el sistema nervioso, como ya vimos al estudiar El organismo humano (ADN, células y mitocondrias, y la energía celular).

  • Iónico: materia del orden de los átomos. Cuando un átomo pierde un electrón de su capa más externa, pasa a ser un ion positivo, pierde densidad y por ello es más sutil, amplia su anillo de contención de electrones a la busca del equilibrio perdido, hasta que encuentre un electrón que lo devuelva a su estado de menor tensión. Se complementa con el segundo etéreo en un constante intercambio, por la naturaleza atractiva entre ambos.

La antigua filosofía yogui simboliza al electrón como una esvástica encerrada en un círculo, como símbolo de la energía en movimiento a la que toda la materia se reduce. La base de la materia etérea de que se compone el organismo o cuerpo etéreo se encuentra en el supuesto vacío que la ciencia ubica dentro del átomo. Este concepto de "supuesto vacío" ya vimos (ver La consciencia humana) que está siendo actualmente rebatido por el estudio de la fluctuación cuántica del vacío. La verdad oculta es que no existe el llamado vacío, ni dentro del átomo ni entre planetas o galaxias. El vacío en realidad es materia etérea, circulando en corrientes que ceden su energía a todo aquel elemento que sea capaz de utilizarla o almacenarla. Excepto los iones, el resto de la sustancia etérea citada aquí está constantemente creándose y desintegrándose. Se encuentra toda la sustancia etérea más concentrada en las regiones del organismo donde se están produciendo cambios metabólicos. El complejo de fuerzas y tensiones generadas por la substancia etérica es el causante de que los líquidos tiendan a tener formas esféricas cuando no están afectados por la fuerza de gravedad. Dentro del organismo humano este complejo de fuerzas etéricas está en lucha, debido a esta tendencia, con las fuerzas formadoras del organismo y con la gravedad del planeta, pese a lo cual el cuerpo etérico humano presenta cabeza, tronco y extremidades, aunque más difuso en su parte inferior. El cuerpo astral colabora en fijar el cuerpo etérico a la forma humana, amortiguando la tendencia etérica hacia las formaciones esféricas. Sobre todo en el fluido cefalorraquideo. En los movimientos de los líquidos de cualquier tipo, las corriente etéricas se revelan en forma de imágenes, de actividad de imaginación cósmica, intervenida por la armonía astral de las esferas. Es un agente mediador plástico universal, receptáculo común de las vibraciones del movimiento y de las imágenes de la forma, de modo que a tal energía se la puede llamar la imaginación de la Naturaleza. Gracias a esta fuerza todos los aparatos nerviosos se comunican entre sí, surgiendo así la simpatía y antipatía, y causando los sueños, así como la visión sobrenatural. El uso posible de dicha fuerza constituye el gran arcano de la magia práctica, y se revela en las cuatro fuerzas que la ciencia profana ha nombrado como: luz, calor, electricidad y magnetismo. Actúa por medio de espirales de atracción y repulsión, como podemos apreciar en el efecto del sol sobre los planetas; es un par de fuerzas cuya extrema tensión produce toda manifestación física. La Voluntad puede aprovecharse de esta energía. De hecho, el cerebro humano es un generador de inagotable fuerza cósmica de una calidad sublimada, que extrae de la energía inferior de la naturaleza bruta. El adepto usa tal capacidad para proyectar y materializar en el mundo visible las formas que su imaginación ha construido en lo invisible, valiéndose de la materia cósmica inerte. No crea nada nuevo, sólo usa los materiales a su alrededor como materia prima inagotable para todas las formas.

La energía etérica es el cuerpo ígneo del Espíritu Santo, que renueva sin cesar la faz de la Tierra atrapado por el peso de la atmósfera y la fuerza de gravitación. El mundo está constituido por el elemento físico encadenado a la Tierra, por el elemento etérico que llena el cosmos y por el elemento astral que fluye hacia él.

Cuando se contempla el cuerpo etérico del humano actual, se percibe a la vez una figura que abarca todos los estados desde el embrión que fue hasta su estado presente, como si contempláramos una porción intemporal del desarrollo de ese humano.

El cuerpo etéreo de los seres vivos no sobrevive a la muerte, sino que se desintegra lentamente y llega a formar parte del cuerpo etéreo del planeta. Si el cuerpo etéreo se disuelve completamente es un indicativo de que está liberado de la corriente de las formas y de la necesidad de regresar a la manifestación material individual, aunque puede volver a manifestarse en otros planos.

 

 

El cuerpo astral

El cuerpo físico humano se manifiesta, en lo sólido, en un medio sólido. El cuerpo etérico se manifiesta en el elemento líquido, como acabamos de ver. Pero el humano es un ser sólido, líquido y gaseoso. Y en su parte gaseosa interviene un elemento espiritual procedente del fenómeno respiratorio: el cuerpo astral. Para la vida regular que tiene el cuerpo físico humano, el organismo líquido es sumamente cambiante, móvil. Sólo las imágenes podrían representar al humano etérico manifiesto en el organismo líquido. Pero para comprender al humano astral no son suficientes las imágenes. En la meditación, el aire inspirado sumerge al humano en un estado de conciencia vacía, a consecuencia de lo cual el sistema nervioso es asaltado por el cuerpo astral. El aire inspirado se eleva por toda la médula espinal, y a través del canal raquídeo serpentea hasta el cerebro. Resuena una música interior de la que raramente se puede tener conciencia.

La acción astral, sobre la naturaleza, hace surgir de la tierra la vegetación. En el humano el astral es como un torbellino que procede desde el exterior y se concentra en su interior, por lo que nuestras formas astrales son influenciadas grandemente por el radiante exterior astral. Observando el cuerpo astral de un humano, lo que vemos no es su cuerpo astral del instante presente, sino que vemos el cuerpo astral pasado y hacia el infinito origen. No ha seguido a la persona que observamos, a través de su vida, sino que, anclado en el origen primigenio del ser vivo, se proyecta sobre la estela de sus vidas irradiando desde el mundo espiritual al que pertenece, sin descender al mundo físico, al igual que el titiritero mueve sus cuerdas sin tocar a la marioneta de modo directo, pero las cuerdas en nuestro caso no unen dos puntos del espacio, sino tiempos muy alejados y distintos: el astral y el físico. Cualquier acción surgida desde el cuerpo astral cuando este era sólo del reino del espíritu, provoca una reacción que sólo se manifiesta en el reino físico cuando ha transcurrido el tiempo justo y necesario para ello. El plano astral es por ello el plano de los principios, de las ideas, de la creación primordial, de la siembra de semillas evolutivas. Recibe las impresiones de un plano superior y a modo de intermediario las infunde en la naturaleza física como directrices. En el mundo divino se halla el principio que se impresiona en el plano astral en negativo, y desde el plano astral se crea la forma física obrando sobre la naturaleza. El astral no crea formas nuevas, sino que sirve de molde para las formas ideadas desde el plano superior. Todo lo visible es manifestación y realización de principios e ideas invisibles. Por ello el ocultismo enseña que existe una jerarquía de seres psíquicos, del mismo modo que existe una jerarquía de seres físicos (desde la célula más pequeña hasta el organismo más complejo). Los seres psíquicos de la región de las fuerzas psicoquímicas se denominan elementales o espíritus de los elementos, análogos a los glóbulos sanguíneos, a los leucocitos del humano. Los más cercanos de ellos, los de las capas más bajas del plano astral, obedecen a las voluntades ajenas a ellos, no siendo responsables de sus actos, pero poseen inteligencia. Todos los seres de las jerarquías psíquicas circulan por el fluido astral (formado por una sustancia análoga la electricidad pero con propiedades psíquicas: la luz astral) junto con las inteligencias directoras, formadas por los espíritus de humanos que han sufrido una evolución muy elevada, gracias a que han pertenecido a humanidades anteriores. Presiden la marcha de cuanto evoluciona en el plano astral, y son seres equivalentes a las células nerviosas de los centros simpáticos. Les acompañan entidades dotadas de conciencia, restos de humanos que acaban de morir y cuya alma no ha terminado su evolución: los elementarios. Los elementales son seres que podrán ser humanos en otra evolución futura; los elementarios ya han sido humanos. Paracelso aseguraba que los elementales eran dirigidos por la jerarquía celestial de Escorpión, responsable de la construcción de los cuerpos de la Naturaleza. Siendo el astral un molde del plano superior, se le considera como un espejo en negativo del mundo divino, como el cliché negativo de una fotografía. El ocultismo defiende, además, que el plano físico produce un reflejo a su vez hacia el plano astral, influenciándolo de algún modo. Al morir un humano, su carne vuelve al polvo mineral de la tierra, y el cuerpo astral se libera de la memoria, de la inteligencia y de las acciones terrestres, constituyendo un elementario o espíritu, una entidad dinámica que nada tiene que ver con el Yo que fue en su vida física, y que debe dedicarse a originar la fuente de sus existencias futuras. El alma, después de generar un deseo busca el éter necesario para usarlo sobre el cuerpo astral, que a su vez creará una necesidad sobre el cuerpo material. Si el alma no ve satisfecho su deseo y no renuncia al mismo, se genera una tensión que provoca un torbellino astral sin núcleo que quedará atrapado en otro organismo más capaz que el suyo de realizar lo deseado. Así surge un ser más en el plano astral, una entidad Kama-Manásica (Kama: alma humana sede del deseo; Manas: fuerza magnética, donde la fuerza son seres que, desprovistos de iniciativa, son esclavos de la voluntad de las almas, siendo que la materia no es más que un juego de resistencia de las almas). El ser aparecido está completo, a falta del cuerpo físico que acompañe armoniosamente a sus cualidades, constituyendo en el astral una fuerza potencial dinámica, tan poderosa como el deseo que la ha hecho surgir, que se transformará en fuerza viva cuando encuentre las condiciones apropiadas. Es una entidad inocente, pero ávida de existencia, llegando a tratar de infundirse en cuerpos físicos que ya poseen cuerpo astral propio, pudiendo manifestarse aún así, como en el caso de los poseídos. Estos seres que surgen de un deseo insatisfecho pueden ser creados con un fin determinado, como ocurre con las bendiciones, maldiciones y hechizos. Pero generalmente les falta esa finalidad, lo cual los hace errar en el medio astral, siendo atraídos por deseos, fuerzas o elementos del mismo género. Por ello los pensamientos son seres dotados de existencia propia desde el momento que son exteriorizados. Reunidos por simpatías análogas, se multiplican concentrándose en una resultante común, que llega a tener tanta influencia que se produce una sensación colectiva, más o menos consciente, de que hay una idea en el aire, una moda, una tendencia generalizada, un deseo muy compartido, un presentimiento masivo, etc... resultante que los ocultistas denominan egregor. Gran parte de esos seres o energías fruto del deseo, están caracterizados por proceder de deseos de perfección, de superación, y darán su fruto generando entidades más perfectas en futuras evoluciones. Son el esfuerzo de la naturaleza por elevarse hasta la más alta divinidad, por lo que, en cierto modo, Darwin y Lamarck, cada uno con su manera de pensar, no erraron más que en sus interpretaciones personales de la evolución al centrarse en la herencia material de padres a hijos, pero la idea original era acertada en ambos casos.

El mar astral, que contiene a esta innumerable hueste, está agitado, en todos los sentidos, por movimientos ondulatorios de otra especie. Los actos, las emociones de los seres encarnados, así como los deseos y los movimientos consecutivos de los seres etéreos, producen vibraciones luminosas, caloríficas, eléctricas y, sobre todo, magnéticas, que se propagan en ese medio, desarrollándose sin destruirse; se conservan, en parte, reflejadas por la envoltura del torbellino superior y persistiendo durante un tiempo prudencial según su intensidad y energía. Así los actos que llevan a cabo a la forma etérea, convirtiéndola en materia, tienen una duración finita. La fuerza que los ha creado se esfuma actuando sobre la masa en la que flota; parecen roídas, por decirlo así, por las olas del inmenso mar en que nacen, reabsorbidas por el fuego astral; pero la influencia que engendraron les sobrevive propagada por el estado de vibraciones de un carácter personal, y estas modifican el régimen de ese medio común, creando las líneas de fuerza, las costumbres nuevas y, con estas, nuevos deseos. De tal suerte no hay seres, gestos o actos que no contribuyan, como los pensamientos particulares, a transformar el cuerpo astral del planeta y, por medio de él, las aspiraciones de sus habitantes. De este modo nuestro planeta funciona como una memoria astral. El vidente encuentra toda la historia de otras civilizaciones sumergiéndose en los fluidos astrales. En nuestras civilizaciones antiguas se llamaba sombra a la FIGn astral que evoluciona. Y es por que la verdadera evolución se lleva a cabo desde el plano astral. Durante la estancia del espíritu humano en el plano astral, tras la muerte física, el cuerpo astral unido a tal espíritu se dedica a fabricar el germen de lo que serán, en la próxima reencarnación, sus nuevos órganos físicos, aplicando en esta elaboración todas las experiencias alcanzadas en la espiral evolutiva.

El plano astral también se puede usar como medio de comunicación entre cuerpos astrales. Dos personas que posean cuerpo astral, si han establecido un lazo de unión previamente, pueden comunicarse a gran distancia. El lazo de unión se puede establecer con el recuerdo vívido de la persona a la que queremos comunicar, con objetos muy queridos que se prestan a la otra persona y nos ayudan a recordarla, o mediante la tradición de hacerse "hermanos de sangre". La sangre establece lazos astrales muy fuertes, mezclando ceremonialmente la sangre de varias personas. Cristo celebró en la última cena una misteriosa ceremonia en la que uso su propia sangre para crear lazos astrales con sus discípulos, que durarían más allá de su muerte. Por ello en realidad no se habla de un cáliz llamado Santo Grial, sino de un cáliz con "Sang Real", sangre de estirpe real, pues Jesús descendía de reyes.

No todos los humanos tienen cuerpo astral. Su nacimiento y crecimiento se producen por fusión y esto supone un trabajo terriblemente duro (ver Ley de octavas o del siete). No nace obligatoriamente con cada humano, ni es inmortal, aunque sobrevive a varias reencarnaciones, pero puede desintegrarse si no tiene constantes aportaciones por parte del espíritu al que pertenece. Si no vuelve a nacer sobre la materia, el paso del tiempo lo desintegrará. La fusión del cuerpo astral con el cuerpo físico se produce mediante la "fricción" resultante entre las tensiones de todo tipo internas propias del humano. Las tensiones internas se generan por conflictos que generalmente están unidos a sacrificios personales. Dichas tensiones producen cristalizaciones desde el astral y tales cristalizaciones pueden ser correctas y completas, o bien erróneas e incompletas, según las causas y los efectos de tales sacrificios y tensiones. Si la procedencia es egoísta, la cristalización contendrá aberraciones, distorsiones, con resquicios que la fragmentarán, restándole potencial. Si la procedencia es altruista y por el bien de la mayoría, la cristalización será perfecta y los sacrificios y las renuncias dejarán de ser necesarios, pues el resultado es inquebrantable.

Según Gurdjieff, el cuerpo físico se une al cuerpo astral, principalmente, mediante el collar de huesecillos que rodea al cuello, conocido como el "collar de Buda".

Según Papus, cuando el cuerpo astral ya no está limitado por el cuerpo físico, aunque posee una forma similar al cuerpo físico, se mueve sólo por medio de la sola voluntad y el deseo: basta desear estar en un lugar e instantáneamente estas allí, sin transición entre la partida y la llegada. Es lo que nos contaba Mirra Alfassa (ver Esperanza de evolución de la humanidad) cuando decía que en el nuevo estado consciente no existían causas y efectos, bastaba con el deseo y al instante se producía lo deseado. Los sentidos se transforman en conocimiento con el simple acto de fijar la atención sobre algo: fijo mi intención en un árbol y siento todo sobre él. La intuición verdadera es entonces la fuente de toda sabiduría. Las ideas que se generan toman formas en el plano astral. La luz y el aire son los únicos alimentos del cuerpo astral en tales condiciones. El plano astral es luminoso, debido a la luz desprendida por la infinidad de seres que lo pueblan, nadando en un infinito océano repleto de olas, más ligeras que el aire de nuestra atmósfera, en un continuo flujo y reflujo que arrastra a los seres de menor cualidad astral, a la vez que hace de velo o frontera entre lo terrestre y lo astral. Si algún cuerpo astral se encuentra atraído por un deseo material, ello le provoca una dolorosa tensión que le hace arremolinarse en ese vasto océano hasta que se pierde tal tensión. Esto lo convierte en un purgatorio infalible.

Yo

El "Yo" es una función que se hace efectiva desde el momento en que el ser que la desarrolla es capaz de verse como un individuo, diferenciado entre muchos. Es la representación mental, confirmada por los sentidos, de la individualidad del ser y es, a la vez, el encuentro con lo que no somos: no somos lo que nos rodea y es externo a nosotros. Por ello el concepto del Yo es a la vez afirmación (Yo soy) y negación (el resto no soy Yo). Es la función que nos separa de la creación y de nuestros orígenes más lejanos. Esta función no existe en el ser al nacer, sino que va creciendo a la vez que crece la consciencia. Se podría generalizar diciendo que es a partir de los siete años cuando se produce le escisión, la diferenciación entre nuestro Yo y lo que no es Yo (la familia, los amigos, la sociedad cercana, el aire que me rodea), surgiendo de un modo casi atropellado del fondo de nuestra mente, como si hubiera alcanzado la masa crítica para explosionar de repente. La aparición del Yo produce una tendencia a la separatividad, a la independencia y a la individualidad. También produce inseguridad por que surge demasiado pronto y repentinamente, en una época en la que el ser humano todavía es un ser demasiado desvalido. Surge como elemento centralizador: todo sucede alrededor del Yo. El mundo parece estar hecho para/contra el Yo y sus necesidades, aunque tan pronto como esto se descubre surgen los inconvenientes: conseguir que el Yo se sienta como un centro requiere de grandes medios para satisfacerlo o, en su defecto, de grandes dosis de resignación; además no suele tener límites si sus requerimientos se van saciando sin esfuerzo. Los requerimientos no saciados pueden:

  • ser asumidos como fuera de nuestro círculo de acción quedando el Yo en el centro de un equilibrio inestable, con la sensación de tener pocas aptitudes para sobresalir o escapar de un Yo mediocre,

  • frustrarse pasando a otro nivel de la consciencia, por lo que se abandonan ante la imposibilidad de realizarse y quedan como una derrota personal, lo cual requiere del mecanismo de los "topes" (como vimos en La consciencia humana) y de la personalidad, para restar importancia al fracaso y mantener el tipo centrado en nuevos objetivos,

pero en ambos casos el Yo necesita adaptarse a la no consecución, y esto va marcando los límites de la función Yo, de modo a veces dramático. El Yo se identifica con sus objetivos con el fin de engrandecerse lo máximo posible, puesto que cada objetivo alcanzado le sugestiona haciéndole creer que es un logro de su poder de acción y del uso de sus aptitudes. Como para el 99% de la humanidad los requerimientos del Yo están alimentados por deseos materiales, el Yo se identifica con todo lo material, aunque está más que demostrado que es la lucha por el objetivo lo que le engrandece, y que una vez realizado, la permanencia en el nuevo estado pierde interés, pasando a segundo plano y cediendo lugar a nuevos objetivos.

El No Yo es mucho más inmenso y poderoso que el Yo. La fuerza con que nos impresiona el entorno y nuestra debilidad ante él, nos obliga a crear gran cantidad de patrones de enlace o "topes" en la función mental que, a base de utilizarlos muy a menudo, han cogido tal fuerza de interconexión, que no permiten ser variados ni utilizadas sus neuronas para casi nada más, lo cual nos determina grandemente en nuestro comportamiento y nuestra capacidad de nuevas experiencias. No sintiéndonos uno con el Cosmos, definimos al No Yo con un poder tan enorme comparado con el Yo, que nos causa un terror ancestral y pasamos a ser víctimas del Cosmos, en lugar de sentirnos parte de él. La capacidad de enfrentarse valerosamente al entorno, o sin ánimo de ganar todas las batallas aceptando las derrotas, reduce la necesidad de crearse "topes" inamovibles, permitiendo mayor capacidad de experiencia, es decir, mayor conciencia, y mayor capacidad de sentirnos que formamos parte del Todo, que al final es el objetivo del Cosmos. Nos interesa tanto nuestro día a día, y ganar el máximo de enfrentamientos contra el No Yo (por la facilidad de desarrollar la agresividad y el espíritu de oposición), que perdemos el fundamento de nuestra existencia, salvando los inconvenientes de la vida cotidiana a base de "topes", patrones de enlace inamovibles, que protegen nuestra posición del Yo como un centro del mundo, autoengañándonos siempre que nuestro centro se tambalea y se desplaza. Así conseguimos estar en una aparente posición central dentro del círculo que nos hemos creado (aislado del Todo), pero si perdemos de golpe los "topes" y nuestra personalidad, nos encontramos fuera de sitio, descentrados y en el margen del círculo, sumidos en une expansión que nos produce terror. Esto nos ocurre cuando sufrimos una gran derrota social, como un divorcio, la muerte de un familiar muy querido o una injusticia grave hacia nuestra persona. Entonces nos parece como si toda nuestra vida fuera un gran error. Y es por que es un gran error.

Todo esto explica nuestro comportamiento social, el por qué del conjunto de máscaras (personalidad) que llevamos con nosotros y que hunde al verdadero Yo en el lodo de la materialidad. Todo lo que es No Yo nos hiere, en mayor o menor grado, y por ello tratamos de hacerlo parte del Yo, para evitar que nos siga hiriendo. Y nos hiere por que nuestro espíritu no encuentra realización, desarrollo, expansión en el No Yo. Al negar al espíritu su necesidad de abarcar más materia en la que ejercer su divina conquista, el No Yo se convierte en sufrimiento, un enemigo. De este modo, el cuerpo físico es a la vez válvula de escape y prisión del espíritu, para la gran mayoría de la humanidad, sobreviviendo en un equilibrio tal que el espíritu pugna por expandirse y el cuerpo físico lo frena o lo desencamina, por sus limitaciones materiales.

El Yo de cada encarnación está en continuo desarrollo, pero es muy moldeable, lo cual le impide desarrollarse tal y como el alma había previsto en el estado pre-natal. Aunque está determinado por el carácter de sus genes (o la fuerza del Karma para los hinduistas), también lo está por un amplio abanico de posibilidades externas y la libertad de escoger su centro en el mundo. Por ello, el libre albedrío es en realidad una capacidad en parte predeterminada, limitada en algunos aspectos.

Se producen varios grados de conocimiento durante este desarrollo del Yo. El primer grado, el más básico, se fundamenta en la percepción sensorial aplicada a lo material, que es el único estímulo al que tal percepción es sensible. El segundo grado utiliza para su desarrollo el pensamiento, que da forma al mundo y caracteriza a las percepciones, siendo necesaria para su utilización la capacidad de percibir impulsos del cuerpo etéreo. El tercer grado del conocimiento se desarrolla por el uso de lo que conocemos como la inspiración creadora, que permite imaginar con el pensamiento más allá de lo material y lo objetivo, pero que es muy rara entre la humanidad por que exige ser capaces de tener un cuerpo astral con un grado de desarrollo medio. La inspiración se produce en estados de conciencia vacía, durante los que se deja al cuerpo astral el control de los pensamientos. El cuarto grado, el más elevado grado del conocimiento que se conoce necesita de una fuerza que casi nadie de nuestro mundo conoce en estado puro: el Amor. Esta fuerza nos permite ser uno con nuestro prójimo, sentir como él siente, salir completamente de nuestro Yo para, sin dejar de ser individual, ser humanidad a la vez. Tanto el conocimiento por medio de la intuición como por medio del Amor traen sufrimiento a quien se vale de ellos, pues sacan al Yo de su cuna de algodón que lo mantiene aparentemente feliz y seguro, siendo en realidad un ser vegetativo de la materia. El Yo se queda desnudo en su intimidad, recuperando su esencia, su espiritualidad, como le ocurre tras la barrera de la muerte, pudiendo llegar a parecernos nuestro propio Yo un extraño, si hemos muerto siendo un ser materialista y alejado del Amor.

El humano sin voluntad sólo es capaz de generar pensamientos mecánicos, deseos. Pero el humano que posee un solo Yo ha alejado la actividad discordante de su pensamiento, pues tiene una individualidad que domina a su cuerpo físico y a las tensiones que este genera con su inercia, usando para ello la conciencia y la voluntad, funciones ambas que le hacen libre del azar y de las alteraciones externas. Los topes de los trenes amortiguan los choques entre vagones haciéndolos imperceptibles. Ya hemos visto como somos capaces de crearnos nuestros propios "topes" y con qué fin. Surgen involuntariamente y producidos por las tensiones internas que nos genera nuestra obstinación por permanecer en el centro del mundo. Si no amortiguamos todas esas tensiones no somos capaces de dar un paso en nuestra sociedad. Si observamos a personas de nuestro alrededor veremos cómo se comportan, y que adquieren diferentes "yos" según la situación lo requiera. Lo mismo le ocurre a nuestro Yo: está compuesto de muchos yos que acuden al rescate cuando nos vemos al borde de una situación que nos saca de nuestro amado y seguro centro. Estas tensiones nos privan de seguridad en nosotros mismos, nos debilitan frente a los demás y por ello deseamos destruirlas o esconderlas. Pero somos incapaces de destruir las tensiones sin más, motivo por el que los "topes" nos las ocultan. Lenta e inexorablemente los "topes" brotan en nosotros como setas en el bosque, regados por la educación infantil, los roles sociales y la hipnosis de nuestra falsa felicidad. Nos hacen la existencia más cómoda, sedándonos pero impidiendo el verdadero desarrollo interior del Yo. Porque los mismos "topes" que nos protegen impiden que los golpes nos saquen del estado letárgico en que vivimos. Despertar de ese sueño y verse libre de los "topes" supone un sufrimiento difícilmente soportable, pero la voluntad debe actuar para sobreponerse y mantener ese despertar, que permite una conciencia lúcida y el desarrollo de una voluntad mayor: la voluntad necesaria para ser libre.

Una vez liberado el verdadero Yo resulta que está compuesto de esencia: primitiva, salvaje y pueril. Necesita entonces ser desarrollada esa esencia, libre de hábitos mecánicos, y para ello se requiere de la ayuda de alguien que ya posea un Yo único y adecuadamente desarrollado.

 

 

Los chakras

Puesto que el cuerpo humano procede, en sus fundamentos, de las energías de la Naturaleza, no es de extrañar que se haya podido generar toda una filosofía, procedente en este caso de Oriente (libros sagrados hindúes), alrededor de estas energías. De esta filosofía y del estudio que por medio de ella se ha realizado del cuerpo etéreo humano, se han producido una serie de conceptos de la energía interior humana que se clasifican en unos flujos energéticos que conocemos como Chakras.

El conocimiento del cuerpo etéreo se alcanza, según la doctrina citada, mediante estados alterados de conciencia y de los sentidos, para conseguir sensibilizarse a otros estados de materia en los que esta se confunde alternándose con energía pura. Estos estados alterados consisten en transferir la consciencia (que habitualmente inunda el cuerpo físico) a otro soporte físico mucho más sutil, en otra dimensión no menos real que la física. Ese soporte físico desconocido lo forman los cuerpos sutiles del ser humano. De ellos y dentro del cuerpo etéreo surgen los chakras, como resultado de la afluencia de energías procedentes de todas las dimensiones del Cosmos (ver Solos en el Universo y la teoría de las Emanaciones), radiando esta corriente vital desde la dimensión etérea de los centros nerviosos que forman la médula espinal, a lo largo de la columna vertebral. Cada uno de los chakras fluye a modo de centro o vórtice que se expande (el término chakra viene del sánscrito y significa rueda), cada cual con sus características propias, pero todos de una gran actividad que causa vibraciones a muy altas frecuencias (muy por encima del espectro visible), aparentando ruedas que giran vertiginosamente por cuyo vórtice o boca fluye continuamente energía que procede de dimensiones superiores. Hemos denominado "corriente vital" al flujo de cada chakra debido a que dan la vida al cuerpo humano, haciendo de enlace entre los diferentes cuerpos: astral, etérico y físico. Es más, el cuerpo físico no podría existir sin el flujo de esta energía. La visión clarividente distingue esta actividad como una neblina gris violeta luminosa, que interpenetra todo el cuerpo humano y un poco más allá, en lo que se conoce como aura. Cada chakra tiene un tamaño que también depende de lo desarrollado que esté el ser donde fluye, aunque el tamaño medio es de unos cinco centímetros de diámetro, con un brillo apagado en el humano vulgar, pero muy luminoso y de mayor tamaño en humanos que han adquirido el control de los mismos.

NOMBRE ESPAÑOL

NOMBRE SÁNSCRITO

SITUACIÓN

Chakra raíz o básico

Mûlâdhâra

Base del espinazo

Chakra del bazo

Swâdhisthâna

Cerca órganos sexuales

Chakra del ombligo

Manipûra

Ombligo, sobre plexo solar

Chakra del corazón

Anâhata

Sobre el corazón

Chakra de laringe

Vishuddha

Frente a la garganta

Chakra frontal

Ajnâ

Entrecejo

Chakra coronario

Sahasrâra

Sobre la cabeza

Cada chakra tiene dentro del vórtice una serie de franjas radiales, asemejando a pétalos de una flor con brillos nacarados, en número característico según el chakra y que coincide para todas las personas. Por ejemplo, los chakras primero y segundo tienen pocos pétalos, y tienen como función transferir al cuerpo dos fuerzas que surgen del plano físico: el fuego serpentino de la tierra, y la vitalidad del sol (ver Las energías).

El primer chakra o chakra fundamental está situado en la base del espinazo y da la apariencia de tener cuatro pétalos de igual tamaño alternando los colores rojos y anaranjados con pequeños huecos entre los pétalos.

El segundo o chakra esplénico se sitúa en el bazo y realiza la función de filtrar y caracterizar la vitalidad que emana el sol. Al filtrarla la divide en siete tipos de vitalidad, una por cada uno de los seis pétalos del chakra, y la séptima a través del vórtice central del chakra. Cada pétalo tiene un color predominante, siendo estos el rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul y violeta, los mismos que los del espectro solar (excepto el añil).

El chakra umbilical está tras el plexo solar y tiene diez pétalos que brillan con tonos mezclados de rojo y verde. Está íntimamente relacionado con los sentimientos las emociones, sobre todo con la ira, que al surgir da un predominio del color rojo.

El chakra cardíaco está situado en el corazón y tiene doce pétalos de color oro brillante.

El chakra laríngeo ocupa la garganta y tiene dieciséis pétalos en los que se alternan el color azul y el verde en tonos plateados brillantes. Como en los demás chakras, cada pétalo es una modalidad de la energía. Los chakras umbilical, cardíaco y laríngeo están relacionados con las fuerzas que recibe el ego a través de la personalidad, usando también ganglios nerviosos del cuerpo denso: el chakra umbilical procede del nivel inferior del cuerpo astral, el cardíaco del nivel superior del mismo astral, y el laríngeo del cuerpo mental.

El chakra frontal está en el entrecejo, y aunque parece estar dividido en dos mitades (una rosada y otra azul púrpura), en realidad cada mitad está dividida en cuarenta y ocho pétalos, resultando noventa y seis en total, lo cual le hace ser un chakra muy especial.

El chakra coronario está en la coronilla de la cabeza y es el que más rápido puede llegar a vibrar, y con mayor brillo. Parece estar formado por todos los colores del espectro pero con predominio del violeta. Tiene novecientos sesenta pétalos y un pequeño torbellino central con doce pétalos dorados. Es el último chakra en aparecer y a medida que su poseedor evoluciona, se va extendiendo por la cabeza, hecho simbolizado por la aureola dorada pintada por los artistas en sus cuadros sobre las cabezas de los santos. Este chakra nace siendo una extensión del doble etéreo, por el que penetra la energía procedente de la dimensión más elevada, pero conforme el humano va encontrando su verdadera evolución, el chakra se convierte en un radiante emisor de energía con forma de cúpula o gorra con una prominencia central que sobresale hacia arriba. Esta característica se puede apreciar en varias estatuas de Buda y Brahma, así como en muchas figuras cristianas. Semeja una corona de rey (lo que sirvió para identificar a los reyes que lo eran por derecho espiritual, cosa que luego se degradó con la imposición de coronas de oro para caracterizar a los reyes de cuna). Los chakras frontal y coronario están relacionados con la pituitaria y la glándula pineal (ver El tercer ojo).

El Tercer Ojo

El tercer ojo es un órgano que, según las enseñanzas ocultas, se pone en funcionamiento con el desarrollo espiritual del humano que alcanza una determinada capacidad para destacar de la evolución común. Existe como órgano sensor desde siempre, aunque ahora permanece en modo latente y dejó de ser activo cuando la mente humana empezó a tomar conciencia de sí misma y de su vida interior, haciendo de la persona una individualidad, y de los sentidos una herramienta fiel. Su origen procede de la suma de acciones y superposición de los chakras del corazón, garganta y cabeza. Cuando esta integración se produce por completo, se siente una reacción en contra de nuevas experiencias materiales, siendo esta postura un aliciente para la búsqueda interior, y para que surja una reorientación de las energías que entran en los chakras. De este modo ocurre que la energía del chakra del corazón se dirige entonces hacia el Ajna (el entrecejo), la energía del la garganta se direcciona hacia el chakra del Alta Mayor, mientras que el chakra de la cabeza o coronario se ve ampliado llegando a tocar a los otros dos. Cuando cualquiera de los chakras es incapaz de alcanzar el estado de excitación que se le exige, puede provocar demasiada tensión, dañando al organismo, como ocurre con los infartos de corazón y los problemas cerebrales debido al exceso de tensión.

Como órgano físico innato puede ser activado si se dan las circunstancias adecuadas, funcionando como un órgano de visión interna que no está sujeto a la dimensión tiempo. Está controlado por un mecanismo físico compuesto de varios pequeños soportes que aparentan estar dormidos en nuestro organismo:

  • la glándula pineal: situada (ver El organismo humano) entre los dos hemisferios cerebrales y el cerebelo, es decir, entre lo más nuevo y lo más antiguo (respectivamente) del cerebro. Esto hace suponer que la glándula pineal pudo aparecer en el momento de transición entre lo primitivo y lo evolucionado de nuestro cerebro, transición del humano inconsciente de su ego, hacia el ser consciente de su existencia, hacia el verdadero humano. Esta glándula tiene forma de caverna, conteniendo líquido cerebro espinal, y aparenta ser un apéndice del tercer ventrículo del cerebro. Según las enseñanzas ocultas, este apéndice llegó a sobresalir (en tiempos muy remotos) como una ínfima antena, entre las cejas y mucho antes de desarrollar el órgano de la vista que hoy tenemos, y fue recogiéndose hasta aletargarse conforme la visión externa iba mejorando por el efecto de la acción de la luz solar, reemplazando el aparato ocular (junto con la mejora del intelecto) a aquella visión interna. Se trata de una glándula endocrina, es decir, capaz de segregar hormonas que se mezclan con la sangre para provocar cambios o reacciones en el organismo, complementando de esa manera la acción de los chakras. Consta de dos tipos de células: pineocitos (presentes en todo el sistema nervioso pero en ninguna otra glándula del organismo humano) y astrocitos. Los estudios médicos revelan una gran relación entre las hormonas segregadas por esta glándula y el desarrollo de los tejidos sexuales, con la placenta, así como con las actividades posteriores al embarazo (segregación de leche, el amor maternal), aunque el efecto más espectacular de las hormonas pineales es el de la hormona somatropina, reguladora del crecimiento de todo el organismo. Cualquier órgano del cuerpo humano depende de otros y de la afluencia nerviosa de los centros nerviosos, pero la glándula pineal, aunque está conectada con el cerebro, no se ve afectada por las células nerviosas que la rodean, sino que parece que se activa por señales que le llegan desde las pupilas (no de las retinas). Madamme Blavatsky describió unas granulaciones arenosas en la glándula y relacionaba su presencia con la actividad del cerebro en dimensiones de nivel superior cuando se concentra en la cabeza gran cantidad de electricidad corporal, comparándola con el útero por su supuesta capacidad creadora, a nivel emocional y mental. La teoría de Haeckel afirma que el feto humano realiza una especie de recapitulación (durante los nueve meses de gestación) de las fases evolutivas ancestrales desde que surgió la humanidad. En este desarrollo fetal, la glándula pineal aparece en la quinta semana, siendo un indicio de lo pronto que empezó a funcionar esta glándula en la especie humana. Esta glándula se relaciona con el desarrollo sexual debido a que a la aparición de esta glándula en el feto es precedida en la sexta semana por la aparición de los primeros indicios de los órganos sexuales. Esto indica que el humano pasó, a continuación de la época en que surgió la glándula, de ser hermafrodita a poseer sexos diferenciados, cosa que ocurrió cuando aparecieron las primeras subrazas de la tercera raza, la Lemúrica, hace unos 21 millones de años, época mitificada por la denominada "caída del hombre". Cuando transcurra el periodo intelectual que arrastra actualmente a la humanidad, y sea controlada la actividad de la inteligencia, la pineal volverá a surgir como un órgano de visión de dimensión superior.

  • la glándula pituitaria: está sobre el paladar blando, bajo la nariz, rodeada por los cuerpos de la carótida, en la bifurcación de dos grandes arterias próximas a la tráquea. Su ubicación es curiosa pues está en un lugar céntrico del cerebro, como resguardada a buen recaudo, además de que actúa como directora del ritmo y modo de funcionamiento de glándulas cercanas. Afecta directamente a la pigmentación de la piel, oscureciéndola si aumenta cierta secreción hormonal. También actúa sobre el funcionamiento de la glándula tiroides a modo de regulador. Además su función tiene mucho que ver con la activación de estados muy variados en el ánimo y energía del cuerpo humano, al estar relacionada con la adrenalina, como vimos en El organismo humano.

  • los chakras, que surgen del cuerpo etéreo: como ya hemos visto, y sobre todo con los chakras del corazón, de la cabeza y de la garganta.

Así, el tercer ojo es fruto de la interrelación de estos elementos, de modo que si se activa se produce un vórtice de energía que atrae a su interior radiaciones procedentes de los planos superiores: Atma, Buddhi y Manas (ver La evolución del alma), dando forma a un especie de lente síquica, cuyas energías pueden llegar a estar conectadas con el aura humana a través de un fino hilo energético llamado Antakarana.

Manas

, Prâna y Vîrya son los tres aspectos de la misma energía, llamada por los yoguis Shatki, la Diosa. Es un poder reconocido por la cultura tántrica, poder aterrador por otro lado. El yogui se esfuerza en el equilibrio de sus energías, para lo cual ejercita su respiración nasal: al orificio nasal izquierdo se le llama yin (femenino, negativo) en términos chinos, refrescante y mental corresponde al sistema parasimpático; el orificio nasal derecho es yang (activo, masculino) cálido, corresponde al sistema simpático. Cuando la circulación del aire predomina en el orificio izquierdo, la persona es propensa a reflexionar, a concentrarse. Si predomina en el orificio derecho, la persona se lanza a la acción. Ejercitando debidamente el control de estas circulaciones (Prânayama), el aprendiz de yogui se entrena para igualar el flujo en sus dos orificios, y eso tienen como consecuencia la apertura del nâdi (canal) central en la médula espinal. Con ello, y tras aprender a mantener la respiración varios minutos, el mental es capturado y reabsorbido, llegando a tambalearse la conciencia hacia una dimensión en la cual prânas domina a manas, se anula la actividad mental y se activa la conciencia del ego, dando la sensación de comunicar con la fuente misma de la vida. Por otro lado, Vîrya es un especie de castidad, en la que se reserva la sustancia material del esperma (sustancia que, según las enseñanzas tántricas, está repartida por todo el organismo y que sólo se concentra durante el acto sexual formando el semen) mejorando la vitalidad y la longevidad si se mantiene repartida y dispersa, cuyo fin es modificar inmensamente al ser corporal y sutil.

La activación y uso del tercer ojo permiten comprender la naturaleza más allá de sus manifestaciones materiales. Hasta la edad de los siete años se puede manifestar en los niños cierta actividad natural de este órgano, por lo que pueden llegar a contar que han visto duendes o hadas, cuando en realidad han experimentado sensaciones etéricas. Lo mismo les puede ocurrir a los alcohólicos en estados delirantes, pero sus visiones no son tan agradables.

De este modo vemos que los componentes del Tercer Ojo están formados con los mismos materiales que necesitamos para buscarlo en nosotros mismos (igual que un miope de alto grado necesita sus gafas para encontrarlas). El método para poner en funcionamiento el tercer ojo necesita de un cambio en el modo de vivir, pues el aventurado aprendiz necesita un cambio de personalidad, además de que debe construirse el canal de energía o Antakarana, debiendo aprender a direccionar todas las energías hacia la región de la cabeza, y poco a poco ir reconstruyendo su propia aura. Con todo esto en marcha, las nuevas sensaciones y experiencias deben ser asimiladas, comprendidas y aprehendidas sin las distorsiones inducidas por la personalidad.

El ser humano es una entidad compleja y compuesta, siendo el cuerpo físico una parte de las muchas que componen al total. El conjunto de vehículos que forman a un humano interrelacionan y comparten energías muy variadas, que van desde la energía química o material, hasta la energía radiante o espiritual, que al mezclarse estallan en ese espectro de cuerpos del que sólo vemos la parte física, la forma más densa. Para atraer, hacia la formación y desarrollo del tercer ojo, los materiales y energías necesarios, es necesaria la meditación, la entrega altruista a la humanidad y determinados ritmos respiratorios, de modo que se forman por cristalización, partiendo de niveles atómicos, el Antakarana y el tercer ojo. Las energías de los chakras inferiores podrán ser transferidas a los chakras superiores hacia la cabeza por medio de la voluntad del pensamiento, del deseo, pero caracterizado por un amor desprendido, usando los canales que comunican los chakras entre sí y que se conocen como Idâ, Sushumnâ y Pingalâ (ver El organismo humano).

 

Sueño y muerte

Para pensar en lo que supone físicamente el sueño para el ser humano, hay que centrarse en la diferencia entre estar durmiendo y estar despierto, y tratar de ver qué es lo que cambia en ambos estados. Lo que es evidente a primera vista es que funcionan gran parte de las funciones del ser, todas las básicas para el sostenimiento vital y algunas funciones motoras, pero aquellas que caracterizan al ser activo están desactivadas: consciencia y voluntad. En el estado de vigilia, aumentan las constantes vitales y los fenómenos que acompañan a la circulación de la sangre y a la respiración se vuelven conscientes, es decir, pueden ser sentidos, comprendidos y manipulados por la voluntad en la mayoría de los casos. Sin embargo, el consumo de energía apenas aumenta un 20% en estado de vigilia. Durante el sueño, las sensaciones externas pasan a ser casi nulas, lo que impide comprender o manipular el funcionamiento del organismo, y hace innecesaria la presencia de la voluntad. Sin embargo, durante el sueño se pueden reproducir imágenes y melodías en nuestra mente con mayor detalle que si las evocamos de nuestra memoria en estado consciente ¿de dónde salen vivencias tan realistas que conscientemente no somos capaces de reproducir? Consultando a los antiguos sabios podemos intuir respuestas a esto.

A niveles superiores, hablando de las dimensiones invisibles de las que habla la sabiduría ancestral, el cuerpo etérico (encargado de la nutrición, el crecimiento, la asimilación) también mantiene las funciones durante el sueño. El cuerpo astral permanece interpenetrando al cuerpo físico durante el estado de vigilia, energizado por la inspiración del aire, estimulando los procesos orgánicos transfiriéndoles vitalidad. Al caer en el sueño, el cuerpo astral se aleja del cuerpo físico hasta una dimensión cercana de modo que recoge el aire expirado por el organismo. Cuando el cuerpo astral permanece en ese estado "exteriorizado" los pensamientos cerebrales se ven obstaculizados por la falta de soporte, mientras que se da paso a los pensamientos cósmicos, creadores y fundamentales del alma propia. Debido a que el cuerpo astral se encuentra en dimensiones superiores, de modo que está desarrollándose su actividad entre nuestra última muerte y nuestro nacimiento actual, al tomar el astral durante el sueño el control de los pensamientos, suelen inundarnos vivencias de esa parte pasada de nuestra evolución; el cuerpo astral nos vierte durante el sueño parte de nuestras experiencias pasadas fuera de este mundo, lo que explica que no recordemos nada o muy poco de estos sueños profundos, ya que no tenemos el soporte necesario en el cerebro para comprender tales experiencias. Así, el sueño es como un retroceso en el tiempo, hacia una conciencia pasada de la que podemos pensar que "ocurrió" pero que en realidad está sucediendo constantemente, pues aunque la conciencia se produce en tiempo real, depende en gran modo de nuestras vidas anteriores en otros mundos físicos y en otras dimensiones superiores: el efecto del legado kármico. Y como nos sentimos seres activos, capaces de controlar nuestras acciones, el sueño no es algo de lo que el humano racionalista e intelectual se sienta orgulloso, pues le considera una pérdida de tiempo, lo que explica el aumento de seres con insomnio en nuestra sociedad actual. Se desea dormir pero no se quiere soltar la consciencia, tratando de llegar con esta a los campos oníricos para seguir usando de ella, impidiendo así la conexión necesaria y la detención de la actividad consciente. Además, el sueño es como entrenarse para la muerte: requiere entrega total y dejarse llevar por él, y no es fácil actualmente que cedamos nuestro autocontrol alegremente. El orgasmo y el sueño son como una pequeña muerte del Yo, breve con el primero y prolongada en el segundo. Por el contrario, el exceso de somnolencia implica falta de actividad y temor a lo que el día nos depara, así como un recóndito deseo de no seguir viviendo, o al menos, de no seguir sufriendo.

La muerte se rodea de características muy diferentes en el cuerpo físico. No se produce ni inspiración ni expiración. Las impresiones ya no entran en la consciencia, ni se generan pensamientos, el cuerpo etérico no se puede alimentar de estos ni de las impresiones exteriores interiorizadas por el cerebro en vida, por lo que para mantenerse en funcionamiento (seguir alimentándose de impresiones), el cuerpo etérico se desapega del cuerpo físico expansionándose hacia el entorno más cercano y llevándose consigo la memoria cualificada por las experiencias almacenadas en vida, que le han servido de alimento y que persisten a modo de torbellinos de energía enrollados en su interior. El éter cósmico comienza a interferir en tales torbellinos debido a que han dejado de ser mantenidos por su dueño, dispersando en todas direcciones los remolinos de memorias, de impresiones grabadas, dando al cuerpo etérico la sensación de que todo crece a su alrededor a la vez que se oscurece, llegando a separarse del cadáver por completo al cabo de varios días. De este modo, el cosmos recoge de nosotros una cosecha de impresiones, una transformación de energías de toda una vida humana. Tal vez el cuerpo etérico sea lo que los chamanes mejicanos llaman "el predador" (como vimos en La unidad de la mente), invasor del cosmos que nos mantiene bajo sus influencias marcándonos la voluntad con sus propios deseos, con el único fin de alimentarse de nuestra energía, para luego regresar al cosmos.

Podemos decir que fundamentalmente existen dos tipos de sueños profundos. El primer tipo nos genera imágenes del pasado (cercano o lejano) que se pueden parecer mucho a la realidad ( a modo de recuerdo) o ser tan diferentes de la experiencia vivida que no somos capaces de asociarlos con la impresión de dicha experiencia (es lo que ocurre con las experiencias grabadas en el inconsciente). El alma captó el acontecimiento pero por algún motivo no fue capaz de fijarlo con el recuerdo. Esta clase de sueños influencian de gran modo el comportamiento del ser durante su vida. Las personas que sueñan con facetas de su vida que sufren en sus sueños importantes transformaciones, son personas con una gran fuerza de voluntad. Aquellas personas que sueñan con su vida tal cual va teniendo lugar esta, sin cambios durante el sueño, o con cambios sin control, sin sentido, son seres sin voluntad. Es por esta clase de sueños que el ser orienta gran parte de sus acciones.

La segunda clase de sueños profundos es la que está formada por aquellos en los que nuestros órganos se encuentran representados por imágenes simbólicas de extraña apariencia. De este modo, el cuerpo astral llama nuestra atención hacia determinado órgano del cuerpo físico, pero lo hace mostrándolo en el estado prenatal, como un proyecto de lo que ha llegado a ser tal órgano en la actualidad. Es una llamada del recuerdo del pasado del organismo.

El reposo del cuerpo físico obliga al resto de cuerpos de las dimensiones superiores a permitir la retirada momentánea del espíritu. Pero el espíritu no se detiene nunca, y realiza incursiones muy rápidas durante el sueño para, en circunstancias especiales, devolvernos la consciencia o hacernos pasar a la total inconsciencia. Ejemplo del primer caso es cuando durante el sueño tenemos frío y nos despertamos para taparnos, o nos golpeamos con algo en la mano al movernos en el lecho y, a la vez, soñamos que nos muerde la mano un perro, durando una fracción de segundo dicho sueño, aunque a nosotros nos parezca que ha durado varios minutos y que la sensación de la mordedura a coincidido con la del golpe de la mano. En realidad todo ha ocurrido rapidísimamente, desencadenado por el golpe en la mano y con el objeto de devolvernos rápidamente la consciencia para descubrir la causa del golpe, como un acto de ayuda a la supervivencia durante el sueño. Ejemplo del segundo caso, cuando pasamos a la total inconsciencia, sucede en los segundos previos a la muerte durante los que desfila toda la vida en un repaso de experiencias, o en el instante de un fuerte accidente, durante el cual se pueden llegar a soñar, en fracción de milisegundos, escenas muy distantes al acontecimiento.

Durante el sueño se producen ciclos alternados de sueño ligero y profundo, que tienen una duración general de alrededor de noventa minutos cada ciclo, en las que también se alternan los que son controlados por el hemisferio izquierdo (fantasía e intuición), con los controlados por el hemisferio derecho (palabra e intelecto). No se ha demostrado que el cerebro descanse durante el sueño o que use la función de dormir para recuperar energías, sino que más bien se mantiene en una actividad con sólo un 20% menos de consumo energético. Tan sólo en los momentos previos a la muerte se produce una reducción importante de consumo de energía y de temperatura en el cerebro, circunstancia que va acompañada de una disminución del ritmo cardíaco, la respiración y la actividad general. Por el contrario, durante el sueño se producen fases de gran actividad, lo cual va en contra de la opinión de que el sueño sea necesario para recuperar o ahorrar energías. Tal vez sea necesario dormir para suprimir tensiones cerebrales. Deseos no realizados, objetivos no conseguidos, frustraciones y fracasos diarios hacen que acumulemos gran tensión en todo el organismo. Este estado de tensión desplaza nuestro estado normal, nuestro centro de equilibrio mental, y el cuerpo físico acude al reposo total para permitir que el organismo recupere el máximo posible de ese estado normal, mediante el abandono de las funciones volitivas en manos de las puramente mecánicas. La sobrecarga paulatina en el cerebro es autodetectada y, al llegar a un nivel determinado, pone en marcha un mecanismo de autorreparación, de reordenación, y el cuerpo cae rendido al sueño al inhibir poco a poco el control consciente. El sueño exige abandono, pérdida del control, pues el simple hecho de querer observar el sueño puede impedir que se produzca. Es como el principio de incertidumbre de Heisenberg: la observación interfiere en el experimento.

Freud dedicó gran parte de su vida a explicar la influencia de los impulsos sexuales en la vida humana. Según él, los impulsos sexuales reprimidos, causantes de tensiones mentales insospechadas, podrían ser borrados o liberados mediante un sueño de carácter sexual, devolviendo el estado relajado tras una simulación debida al sueño. Carl G. Jung llegó más lejos acertadamente al decir que toda la tensión no era exclusivamente sexual, sino de la polaridad y dualismo de la mente humana. El uso de la realidad virtual durante el sueño podría ser empleado por la medicina, en un futuro, para desahogar estados depresivos o represivos en enfermos mentales, según esta teoría de Freud y de Jung. La ciencia se encarga de los avances de la simulación virtual por ordenador, pero también estudia el comportamiento de las redes neurales. Una red neural es el equivalente a las neuronas humanas pero realizado por un conjunto de neuronas electrónicas, imitando el comportamiento de las neuronas humanas. Mediante un sistema operativo adecuado, la red neural se refuerza cuando toma una decisión correcta, y se debilita cuando la decisión es incorrecta. La teoría cuántica define los principios en que se basa la organización de los átomos. En 1982, John Hopfield trató de establecer alguna relación entre las neuronas del cerebro y los átomos de las retículas cristalinas. Cada átomo gira sobre sí mismo, lo cual le confiere la posibilidad de encontrarse en varios estados diferentes: rotar hacia arriba, rotar hacia abajo, y en diferentes ángulos. También la neurona tiene varios estados diferentes: activada, desactivada, pudiendo estar activada con diferentes frecuencias de respuesta. En los cristales sólidos, la mecánica cuántica establece que sus átomos se ordenen de modo que la energía empleada para mantener estable la estructura sea mínima. Según Hopfield, los circuitos de redes neurales también deben buscar su estado de mínima energía, lo cual es la base del "aprendizaje". También las neuronas cerebrales buscan estados de mínima energía, debido a que aprender a estar en dichos estados proporciona más placer al organismo, permitiéndole permanecer en estados de menor tensión y, por ello, más confortables. Por ello el aprendizaje experimental hace de las neuronas del organismo unas estructuras que buscan estados de mínima energía. Como ejemplo de estado de mínima energía pensemos en una bola que cae por un terreno accidentado, rodando hasta detenerse en un valle del terreno. El valle es la zona de energía mínima bajo la fuerza de la gravedad, y toda la superficie abrupta que incluye valles y picos es una representación de todos los estados activos posibles de las neuronas del cerebro, de modo que cada punto del área montañosa (punto definido por 3 dimensiones espaciales) también representa un estado de la red neural electrónica. Las redes neurales de Hopfield mostraban un comportamiento semejante a las funciones del cerebro, incluso si se eliminaban muchas partes de la red neural tras haber realizado "aprendizajes", es decir, tras haber posicionado valles en la red neural, implicando esto que los valles actúan como "recuerdos" incluso si estos valles se destruyen parcialmente, pues permanecen estables como estados de mínima energía. Cuantos más valles, más estable la red neural. Cuando los valles crecen tanto que absorben a los valles pequeños cercanos, la probabilidad de caer en el estado de esos valles inmensos es mucho mayor, lo cual hace que el sistema total tienda a caer siempre en los mismos valles. Esto es lo que explica las obsesiones: se siga el camino que se siga, siempre se va a parar a la misma idea o estado neuronal.

Ya vimos antes que los sueños son buenos para mantener estable y libre de tensiones el estado emocional. Es un hecho comprobado que si nos despiertan cada vez que comenzamos a soñar (aparición de las ondas alfa del encefalograma e inicio del estado REM, rapid eye movements), sufrimos un incremento de la tensión emocional, llegando a la irritabilidad violenta aunque se nos permita dormir durante horas. Hopfield descubrió que si en una red neural se acumulaban demasiados "recuerdos", la cantidad de tiempo usado para acceder a los valles (recuerdos) se hacía muy variable, lo cual introducía inestabilidad en el sistema y se formaban nuevos pequeños valles que no correspondían a ningún recuerdo real. Estos pequeños valles que no representan recuerdos reales en realidad están formados por fragmentos de recuerdos existentes; se llaman "recuerdos espurios" y se corresponderían con sueños del sistema. Hopfield experimentó introduciendo una pequeña alteración en el sistema, de modo que provocaba un cambio brusco en el estado energético del sistema (en el símil de los valles es como si un terremoto hubiera alterado partes del terreno creando nuevas montañas). Dejaba que el sistema se estabilizara hasta alcanzar una nueva situación de mínima energía (equivalente al acto de dormir con sueños) y el sistema recuperaba su funcionalidad, pudiendo acceder a sus recuerdos con la misma velocidad. Por tanto, las tensiones que se generan en el cerebro durante la vigilia suponen "valles" de recuerdos espurios que nacen a costa de recuerdos reales, y deben ser liberadas tales tensiones mediante "terremotos que generan nuevas montañas" entre los estados neuronales del sistema cerebral, para que se recuperen los estados de mínima energía necesarios para "aprender" y memorizar nuevos recuerdos estables. De este modo, podríamos pensar que cada jornada de vigilia creamos todos los recuerdos a base de tensiones neuronales, y para poder tener capacidad de aprender al día siguiente, debemos usar el sueño para deshacer los "valles" creados y dejar los básicos que permiten un recuerdo mínimo y a la vez dejan terreno libre para nuevos recuerdos.

Cuando hemos hablado de los sueños y los dos tipos de sueños, hemos dejado sin explicar completamente aquellos en que nos aparecen simbolizados los órganos del cuerpo. Decíamos que el cuerpo astral llama nuestra atención hacia determinado órgano del cuerpo físico, pero lo hace mostrándolo en el estado prenatal, una llamada al recuerdo del pasado del organismo, el principio de la aparición del ser, cuando el organismo sólo es un proyecto: es el nacimiento a la vida material. Para los ocultistas, cada humano completo está compuesto de cuatro cuerpos que se interpenetran, de modo que cada humano puede llegar a conocer, por experiencia propia, el modo de aprovechar cada uno de ellos, usando para ello el intelecto. Puede ocurrir que un humano tenga en buenas condiciones sus cuatro cuerpos pero no tenga intelecto para coordinarlos entre sí. Y también puede ocurrir lo contrario: demasiado intelecto puede impedir que la experimentación sea genuina y libre de dogmas. El sueño que nos muestra nuestros órganos prenatales nos muestra cómo coordinar estos, o al menos nos adentra en imágenes que debemos tratar de interpretar acerca de nosotros mismos. Pero el cuerpo físico se compone de materia terrestre y al morir debe regresar a la tierra. El segundo cuerpo (el astral) se compone de materia del mundo planetario (ver La consciencia cósmica) y puede sobrevivir a la muerte del cuerpo físico, aunque no es inmortal del todo. El tercer cuerpo no tiene por que poseerlo todo humano, pero si lo posee estará compuesto de materia estelar, lo cual impide que sea destruido por algo del sistema solar: es inmortal en los límites del sistema solar al que pertenece. El cuarto cuerpo es prestado desde lo más profundo del universo y son muy pocos humanos los que lo han podido incorporar a su experiencia. Pero como seres materiales somos perecederos y, como muy bien nos recuerdan los chamanes, nos aferramos al mundo evitando pensar que somos seres con caducidad. Ellos nos aconsejan que debemos aceptar cuanto antes esta circunstancia para hacer manejable la existencia. Es la experiencia de la cercanía de la muerte la que nos produce más sobriedad. Pero el ocultista nos recuerda: el muerto de esta tierra es un vivo en otro plano de la evolución. La avara Naturaleza no permite que sus esfuerzos sean en vano, y aunque cien años de la vida de un ser son poco para ella... son como un grano de arena en la playa: millones de ellos hacen barreras al mar. Por ello, tras la muerte física, el espíritu desencarnado comienza su preparación para el comienzo de una nueva existencia: la reencarnación. Al principio intenta contactar con los más amados en vida, usando los ensueños o los mediums. Pero ello les resulta excesivamente agotador y molesto, por lo que desisten al poco tiempo. Siente que debe prepararse para encarnar otro cuerpo (que para un humano siempre será con características humanas, en este o en otro planeta). Aprende que los minerales le proporcionarán la materia más inanimada de su nuevo cuerpo, y que los vegetales serán parte importante de la formación de su musculatura y algunos órganos, llegando a descubrir también que los animales le ayudarán a formar las neuronas y los nervios. Pero todo ello deberá proyectarlo desde el plano astral, dimensión donde de verdad se produce la evolución, donde se posee la capacidad de dar forma al embrión del nuevo cuerpo.

Tras la muerte, que es indolora excepto para los suicidas, se experimenta una sensación como de navegar por el agua pero sin la densidad de esta (de donde viene el mito de la laguna Estigia y el barquero). Suele durar tres días el tránsito completo desde el ser vivo a cadáver, durante los cuales el espíritu aprende a desprenderse de su vida tal como la conocía y se acostumbra a su nueva dimensión, adaptándose lentamente a la nueva capacidad de ocupar otras dimensiones del cosmos, de acuerdo a sus posibilidades evolutivas. Esto es un despertar a una vida de nuevas dimensiones, en la que se utilizan los órganos astrales, fundamentalmente con dos finalidades principales: participar ayudando a la evolución, y construir el germen de lo que será su próximo nuevo vehículo en el cosmos, en cualquier planeta. Como el espíritu está plenamente consciente de todas sus encarnaciones pasadas, así como de la futura por venir, sabe lo que ha ido experimentando y sufriendo, y lo que le depara el porvenir material, por lo que la reencarnación se producirá a costa de un gran sacrificio del ser que abandona las sutiles dimensiones espirituales. Se convierte el tránsito de la reencarnación en una agonía, tal como la de Cristo: "Eli, Eli, lamma sabacthani" (¡padre, padre! ¿por que me abandonas?) que no es más que una alegoría en la que Cristo representa al espíritu que desciende al mundo material (mundo representado por el símbolo de la cruz con las cuatro dimensiones, una por cada brazo de la cruz) y agoniza al penetrar la densa materia. En ese momento de sufrimiento se ofrecen todas las huestes protectoras para oscurecer la consciencia del nuevo ser renaciente, el espíritu queda esclavizado a las siete radiaciones que caracterizan a la esfera astral que va a ser su inminente destino, y a través de ellas, se une a un planeta de dicha esfera. Eneas se pregunta en La eneida, de Virgilio, cómo es posible que las almas deseen con tanto ardor retornar a esta desgraciada existencia, y la respuesta a esa material duda es que el objetivo del ser espiritual es experimentar para poder evolucionar en las dimensiones superiores, y eso incluye todos los sufrimientos que sean necesarios para retener las experiencias. Aquella alma que experimente el máximo de experiencias para las que su espíritu la hizo descender, será la que mejor aproveche su reencarnación y no necesitará retornar al mundo material para vivir experiencias pendientes. Aquel que huye de sus espirituales designios buscando una vida cómoda y plácida, rodeando o ignorando las experiencias para las que vino a este planeta, deberá repetir en próximas encarnaciones y en ellas no podrá evadir sus obligaciones para con su espíritu, pues será esclavizado con más dureza a la Providencia.

Los suicidas no son reconocidos por la Naturaleza, en general, como muertos. De todos modos, hay varios tipos de suicidas, como:

  • los que terminan con su vida por que así estaba determinado por su espíritu (lo cual es su experiencia normal para esa encarnación),

  • los que padecen una enfermedad mental y su espíritu está alienado de su cuerpo,

  • aquellos que están bajo el control de larvas y otros desencarnados que los utilizan como mediums por su baja voluntad personal y escasa evolución

  • una gran variedad de casos particulares marcados por las características de cada ser

pero en la gran mayoría de casos, el suicidio consciente no es considerado una terminación natural de la existencia, y no es liberado su espíritu hasta que llega el día asignado para su muerte natural. Por eso es normal que aquellos órganos que padecieron más durante el suicidio queden minusválidos para la siguiente encarnación, debido a la inacabada experiencia y a la agresión que sufrieron.

La contrapartida del suicidio fue iniciada por los egipcios. Consiste en prolongar la atadura del cuerpo astral para retardar la reencarnación. Inmovilizaban las células del cuerpo físico usando las técnicas de momificación, ligando temporalmente al cuerpo astral mediante uso de ceremoniales, entorpeciendo parte de su evolución espiritual, pues aunque el espíritu del ser momificado volvía a las dimensiones que le corresponden a nivel superior y se sumergía en la naturaleza divina, mantenía parte de su consciencia en el mundo material, lo que le retrasaba en la preparación de su próxima venida.

El retorno a la encarnación sería un círculo sin fin de causas y efectos de no ser por que dentro de cada humano existe la conexión con el espíritu divino. A esta conexión se la llama en la religión cristiana "Presencia interior de Dios". Para los ocultistas, esta conexión es lo más real que existe en nosotros y la describen como un Rayo de Luz Dorada que procede del Cuerpo Electrónico del individuo, que a su vez se alimenta del Gran Sol Central. El cuerpo electrónico se encuentra a unos tres metros sobre nuestra cabeza y es la conexión más directa con las dimensiones de lo divino. Pero aunque este rayo de la conexión ofrece todo lo mejor, cada humano filtra aquellas radiaciones cuya octava vibratoria le son afines, por lo que no entrará en ninguno de nosotros aquello que nosotros mismos no estemos dispuestos a aceptar del plano divino. Si nuestra idea de la perfección se reduce a comer y dormir, no obtendremos más conexión que la que a ello se refiere. Está bajo el influjo de la dirección consciente del individuo con libre voluntad y consciente de sí, cosa que no ocurre en los otros reinos de la naturaleza (mineral, vegetal y animal no racional). Durante el sueño también podríamos recibir imágenes y melodías, desde el Cuerpo Electrónico, tan reales como si estuviéramos despiertos, pero ocurre muy ocasionalmente y no a todo el mundo. Del corazón del Cuerpo Electrónico fluye una corriente de luz líquida que nos penetra a través de la glándula pineal, e invade los canales nerviosos. A modo de "fuego líquido blanco" (el fluido seminal de la filosofía tántrica) es como la sangre de nuestras venas pero para los nervios. Hace que el corazón palpite y que el cerebro funcione. Dentro del organismo se convierte en el Cordón de Plata. El desperdicio de este fuego líquido blanco a través de los excesos emocionales y el mal uso a que se destina, trae como consecuencia la muerte de la perfecta célula. Al llegar la muerte todo lo divino abandona nuestro cuerpo a través de dicho cordón plateado, dejando a su suerte a la carne. Usando la Luz Líquida en actividades bellas, idealistas y creativas, se reduce su desperdicio. También con el conocimiento consciente y el control de las emociones, pero sin represión de las mismas, evitamos desperdicio. El correcto uso de los deseos es para impulsar la vida con movimiento perpetuo, diferenciando el deseo constructivo de los apetitos humanos. Si no somos capaces de adiestrar nuestros apetitos, el caos y la destrucción serán los que gobiernen en nosotros. Todo sentimiento discordante generado por nuestros deseos, atraviesa primero nuestro organismo partiendo desde el cerebro, antes de expandirse en el universo y regresar a su creador, pero durante ese regreso recoge más vibraciones de su misma cualidad, volviendo más energizado y con mayor poder destructivo hacia su origen.

El paso por la muerte es un modo de recordar a la humanidad que el plan cósmico va más allá de las dimensiones que conocemos, dentro del plan divino, con el que debemos colaborar tanto como nuestros vehículos y circunstancias nos permitan. Cada humano se convierte en aquello en lo que fija su mente, llevando consigo su propio cielo o infierno, siendo su modo de vivir y ver la vida un resultado de los estados mentales y emocionales que genera con su propia actitud, partiendo de unos límites genéticos y de desarrollo del ser. Construimos castillos de arena para erigirnos en reyes de nuestras propias creaciones mentales. También la muerte es resultado de nuestra actitud frente a la experiencia de la vida. Damos prioridad a la actividad externa de nuestra inconsciencia y con ello oscurecemos nuestra corriente vital, hasta hacerla desaparecer para dar paso a la muerte. Nuestra actual manera de entender la vida nos cierra la puerta hacia la perfección, lo cual nos obliga a repetir experiencias en continuas reencarnaciones, por que no queremos entender cual es el verdadero propósito de la vida. El merecido Karma nos acompañará en cada reencarnación: es el equipaje del que no hemos sido capaces de desprendernos antes de emprender cada nuevo viaje. El cosmos no acepta que se disgreguen en su seno aquellas radiaciones que no pertenecen a su objetivo evolutivo, por tanto aquellas acciones fuera del plan divino que hayamos producido quedarán cristalizadas en nuestros cuerpos sutiles, y nos acompañarán hasta que por esfuerzo propio las hayamos purgado, convertido las cristalizaciones en energía compatible con las radiaciones cósmicas... y eso sólo ocurre tras muchas experiencias de consciencia enfocada en purificar nuestro equipaje antes del viaje multimensional a planos superiores.

Existe otro tipo de muerte que no afecta al ser físico como ente material, pero que puede liberar al espíritu hasta un grado que permita a su vehículo entrar en las dimensiones divinas sin abandonar la existencia material. Es la muerte que se produce cuando un humano se da realmente cuenta de que no es nada por sí mismo, sino que todo lo que es, desde lo más externo hasta sus pensamientos más íntimos pertenecen al mecanicismo de las cuatro dimensiones. Es la muerte mental, la de la renuncia al Yo, a la falsa individualidad y a la falsa determinación. Para alcanzar esta muerte liberadora es necesario ser capaz de despertar, aunque sea por breves momentos, del sueño que nos hipnotiza en nuestra existencia cotidiana. Cuando nuestra imaginación nos hace creer que somos héroes, felices, fracasados o triunfadores, Kundalini es la que controla nuestros pensamientos y los centros intelectual, emocional y motor, haciendo que estos se satisfagan con lo imaginario en lugar de con lo real. Esta fuerza interior de la imaginación nos ayuda a soportar nuestro estado, pero si fuéramos capaces de salir de su hipnosis no dejaríamos de buscar una salida.

Mirra Alfassa (compañera de Sri Aurobindo, como vimos en Esperanza de evolución de la humanidad) pudo contar, antes de morir, su propia experiencia de la que deducía que el mal funcionamiento del organismo que conduce a la muerte no es consecuencia de caer en la enfermedad, sino de ser consciente de que la enfermedad está presente. Como si la consciencia fuera atrapada en un estado que hace de la enfermedad presente un enemigo mortal del organismo, y esa concienciación le da poder a la enfermedad para apoderarse poco a poco del cuerpo. Por ello la vida y la muerte son lo mismo, pero la consciencia construye un velo entre ambos estados, y se decanta hacia un lado u otro del velo según la actitud que adopte frente a la enfermedad. Para Mirra la muerte no es lo contrario de la vida, sino un cambio en la organización de las células. Es la mente de las células la que tiene la clave del estado en que la muerte y la vida no se oponen. Las células están viciadas al hábito de la derrota y la muerte, pero si se les enseña a cambiar de hábito, el ciclo vida-muerte se libera de las falsas dimensiones habituales para convertir a las células en una nueva especie que, con cuerpo material o sin él, será la nueva humanidad. Probablemente sea necesario primero desprenderse de la carga material del organismo para poder liberar a las células del hábito de la derrota.

Simbología esotérica y Cábala

La necesidad de mantener la historia de los antepasados en la mente de las generaciones venideras, obligó a la humanidad a emplear leyendas y símbolos, mucho antes de que apareciera la escritura. La tradición oral y simbólica fue la encargada de transmitir la historia. Del mismo modo, las enseñanzas que se consideraban más importantes y que no debían caer en conocimiento de mentes no preparadas, se codificaban entre símbolos y leyendas que enmascaraban una verdad o conocimiento más profundo. De todo ello surgieron multitud de textos que recogían todas estas culturas orales y en los cuales se mezclan los mensajes cifrados, el código para interpretarlos, y las leyendas del pasado. De este modo tenemos a nuestra disposición una infinidad de símbolos ancestrales y leyendas mitológicas, cultos paganos y olimpos cargados de dioses, que nacieron con la finalidad de llegar a los centros superiores del humano (los mitos al centro emocional superior, los símbolos al centro intelectual superior) y transmitir ideas inaccesibles al intelecto tratando de que el mensaje se distorsione lo mínimo posible. La mayoría de las interpretaciones que se hacen actualmente de las leyendas y los mitos tratan de buscar las enseñanzas ocultas que en ellos se encuentran, pero ocurre que el código para descifrarlos no se conoce. El conocimiento de los símbolos se inicia desde los más básicos, los numerales, pasando por los símbolos que se refieren a la naturaleza, y por último los referentes a los dioses y el cosmos. El significado del símbolo y la revelación de su esencia se convierten en una síntesis de conocimiento vivo. Los símbolos más simples, o los números 0, 1, 2, 3, ... 9, que los expresan poseen además otros significados, incluyendo partes del desarrollo interior del humano, etapas de la evolución. A continuación los símbolos de los números 1 al 6, los más utilizados desde épocas muy distantes a la actual:

El esoterismo ha empleado estos métodos de transmisión del conocimiento y hoy en día cada estudioso de los mismos cree haber encontrado el código que descifra el mensaje. El iniciado se dirigía, mediante símbolos, a todos aquellos que estuvieran en su nivel de conocimientos. Por ejemplo, cuando se refería al agente universal (ver El cuerpo etéreo), hablaba de una fuerza única dotada de dos propiedades o polos: activa y pasiva, atrayente o repelente, positiva y negativa. Al activo se lo representa con el 1, y el pasivo con el 2, y la fuerza completa será 12, ó 1+2 = 3. Es un ejemplo del proceder de la creación del símbolo. También se puede representar a modo pitagórico, el activo con una barra vertical y el negativo con una barra horizontal, y la fuerza completa será el símbolo de la cruz. Si además la fuerza se encuentra en movimiento se la puede representar con la cruz gamada (esvástica) o con un círculo, así como con una serpiente que se muerde la cola. También se sabe que tal fuerza evoluciona de modo que las corrientes generadas por ella van desde la unidad hasta la multiplicidad y también desde la multiplicidad a la unidad. La corriente que va desde lo único hacia lo múltiple se representa con un triángulo negro con el vértice hacia abajo, y la corriente inversa con el triángulo blanco invertido. Es el conocido pantáculo martinista. El par de fuerzas representadas por un columna blanca y otra negra será un símbolo de la francmasonería y del Tarot. Las reglas de la simbología suelen ser muy similares entre diferentes culturas:

  • se descompone la figura en sus elementos, se numeran y aparecerán en series de 3, 7 ó 12. En serie de a 3 transmiten la idea de positivo-negativo-neutro o las tres fuerzas equilibradas, y sus efectos. En series de a 7 representan el sistema planetario, los colores de nuestra luz solar en referencia a la obra hermética, o los siete rayos creadores (ver Solos en el universo). Ordenados en series de a 12 se está representando el sistema zodiacal, el sol y el transcurso del tiempo.

  • Se analiza la situación que ocupan en la figura respecto a los demás símbolos, para detectar el grado de importancia o influencia en el total de la FIGn

  • Se busca la ciencia a la que más próximo de encuentra el pantáculo

En resumen, es muy parecido al análisis que se hace de una pintura para entender lo que el artista pretendía transmitir en su FIGn. El problema está en la clave usada para la representación. Si nos movemos en el campo esotérico, se conocen muchos de los símbolos básicos: la cruz expresa la intersección de dos fuerzas y su acción conjunta para dar lugar a la quinta esencia (acción de activo sobre pasivo, de espíritu sobre materia); el triángulo expresa muy variadas ideas según su posición, pues con el vértice hacia arriba representa todo lo que sufre, el fuego, lo caliente, el misterio de la luz y de la fuente del fuego elemental del sol, la luna y las estrellas, luz primitiva que retorna hacia la unidad. El triángulo con el vértice hacia abajo representa el descenso a las profundidades, al abismo, a la reencarnación, simbolizando el agua y la humedad, la marea descendente del espíritu que desciende, la madre de todas las cosas que del binario produce el cuaternario; el cuadrado expresa la oposición de fuerzas activas y pasivas en conjunción para construir un equilibrio. De la unión de ambos triángulos invertidos resulta el Sello de Salomón, símbolo de la combinación del calor, de la humedad, del sol y de la luna y el espíritu que desciende sobre la tierra y retorna de nuevo a su origen, la evolución de la vida, el universo y la naturaleza, FIGn del Macrocosmos. También representa el Santo Grial o "Sang real", la acción de lo masculino sobre lo femenino.

El triángulo es uno de los símbolos más utilizados. Tres son los pasos de la liberación humana: materialidad, intelectualidad y espiritualidad. Tres son las personas de la Santísima Trinidad cristiana: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y son aplicables a la persona: el Padre actúa por nuestros pensamientos, el Hijo a través de nuestras emociones, y el Espíritu Santo por nuestras acciones. Pensamiento, palabra y obra que, cuando están en armonía y equilibrio, se representan con un triángulo equilátero. Cuando las energías vitales del humano son irradiadas a través de esas tres manifestaciones, se añade al triángulo un halo llameante, el Yod del alfabeto hebreo empleado por los cristianos para representar al espíritu en las imágenes como la del descenso del espíritu santo sobre los

apóstoles de Cristo, y empleado por los cabalistas como una mano extendida, y representado por los atlantes como el rayo de sol espiritual que despierta a la vida todo lo que existe.

También los colores tienen su significado simbólico esotérico. Conocido que todos los colores proceden de la descomposición de la luz blanca del sol, este es el padre de aquellos. El rojo, color del cuerpo, es extraído del espectro solar por medio de Samael, el espíritu de Marte, dios de la guerra y el odio, deidad del imperio romano. El amarillo, color del alma, representa con una aureola sobre las cabezas de los santos su conexión con su espíritu, y fluyendo del tercer ventrículo del cerebro representa la Shekinah judía; es un color vitalizador, por lo que se representa el sol con rayos dorados y a Cristo, su personificación, como dadores de vida. El tercero de los colores primarios es el azul, el color del Padre. Color tranquilizador, muy afín con la mente y la glándula pineal (inundada de un mar azul eléctrico, según los clarividentes); el núcleo azul de toda llama simboliza al Padre. El verde representa la Tierra, el blanco representa lo puro, y el negro representa lo oculto y desconocido, como simiente de todo lo malo.

En la Alquimia es donde mayor cantidad y diversidad de simbología aparece. Por ejemplo, el horno del alquimista representa al cuerpo humano. El fuego que arde en él es el fuego de Kundalini en la médula espinal, siendo esta médula la chimenea por la que ascienden hacia el cerebro los gases producto de la reacción alquímica, donde son destilados. La Alquimia aparece así como un arte de brujerías, siendo en realidad la ciencia del interior del ser humano, el conocimiento de sí mismo para emplear adecuadamente los elementos y fuerzas que se encuentran en nuestro organismo.

También existen esquemas simbólicos que son tratados ocultos de embriología. Vishnú, el gran señor, ha venido nueve veces a la Tierra para salvar al ser humano. Se espera su décima venida. Estas nueve apariciones tienen gran similitud con los nueve principales cambios que se producen en el embrión humano durante su desarrollo fetal, ya que este pasa por varios procesos en los que surgen parecidos con embriones de animales (como ocurre en los nacimientos de Vishnú). Casi todos los mitos de la cosmogonía están basados en la embriología. Los Puranas de Vishnú, cuentan que la creación tuvo lugar en el vientre de Meru. El espacio estaba rodeado de grandes montañas y escarpadas rocas (membrana externa que rodea al feto). El universo fue creado del agua y flota en un gran mar (el fluido amniótico). Descendiendo una escala (el cordón umbilical) vinieron los dioses (fuerzas espirituales que dan la vida). Cuatro ríos fluían dentro de la nueva tierra, según el Génesis, y se refiere a los vasos sanguíneos del cordón umbilical. Toda la vida de nuestro planeta tuvo su origen en la humedad acuosa, como han demostrado nuestros científicos, y así es como el embrión humano se prepara durante toda la primera fase de su vida: el periodo prenatal. El sexo no apareció en la Tierra hasta la tercera raza, y no aparece claramente hasta el tercer mes del embrión. Nueve es el número del ser humano debido a los nueve meses de su gestación. Como el número perfecto es el doce, hablando de ciclos astronómicos, se podría pensar que actualmente el ser humano nace tres meses antes de ser terminado.

El ser humano contiene un cúmulo de fuerzas antagonistas que marcan su devenir. Sensaciones, sentimientos y pensamientos se dividen en buenos y malos, útiles e inútiles, positivos y negativos, agradables y desagradables, y los centros intelectual, emocional, motor, instintivo y sexual se activan con estos pares de fuerzas opuestos. Los pensamientos se oponen a los sentimientos, los impulsos instintivos se oponen a los impulsos motores, en una lucha de la dualidad. Y cada día se da una dualidad alternante: lo que hoy predomina mañana puede quedar relegado. Apenas interviene la voluntad, no se posee un objetivo y se convierte en una lucha mecánica. Comprender la dualidad que nos determina es el primer paso en la lucha contra lo mecánico, es la aparición de un tercer principio que transforma la dualidad humana en trinidad. Fortalecer este primer paso con la voluntad hace posible que se produzcan resultados permanentes, convirtiendo la trinidad en tétrada. Si así el humano consigue paulatinamente que sus cinco centros internos operen de forma armónica, se convierte la tétrada en pentagrama, el humano perfecto. Este funcionamiento perfecto del ser le une a los centros superiores a través de un sexto principio, y el ser humano pasa a ser lo representado en la estrella de seis puntas. Encerrado en un círculo de aislamiento de las influencias extrañas, encarna el sello de Salomón. Esta es una descripción clásica basada en la simbología esotérica que resume la evolución del ser humano. Pero hay que tener presente que los símbolos pueden ser conocidos, pero lo importante de veras es que deben ser experimentados.

Hay símbolos que se esculpieron en piedra hace milenios y que nos muestran el sentir de las personas destacadas de civilizaciones muy elevadas, como es el caso de las esfinge, uno de los más antiguos legados de un Egipto más esplendoroso que el que los historiadores pueden deducir. La esfinge es símbolo de verdad y unidad. Unidad religiosa al expresar resumen de varios cultos: para el cristiano, el ángel, el águila, el león y el toro que acompañan a los evangelistas; para el judío el sueño de Ezequiel; para el oriental los misterios de AdaNari, y para los sabios las cuatro fuerzas de luz, calor, electricidad y magnetismo. La composición múltiple de la esfinge muestra, al observador, que posee cabeza humana (mente) con la fuerza del toro (voluntad), ayudado por las alas del águila (intuición) y las garras del león (intención). Saber, osar, querer y callar, para que la existencia sea verdadera y justa.

Los sistemas ocultistas occidentales usan el método de la adición teosófica, que se basa en la simplificación de números de varias cifras por la suma de estas: por ejemplo el número 123 equivale al 1+2+3=6. Por ello toda clave numérica se puede reducir a un número del 0 al 9. Estos 10 números surgen de la Ley de octavas, en el que la nota do de una escala es el cero, y la serie de tonos sucesivos más los dos choques o intervalos adicionales hasta el do de la siguiente escala, llegan al número 9. La clave numérica procede de la armonía en la música y sus claves. La verdadera complicación de la simbología reside en que el mismo símbolo no debe entenderse desde un solo punto de vista, pues muchos son los velos que pueden cubrirlo: la magia, la alquimia, astrología. El estudio del Tarot abarca todos los ángulos pero también es complicado de conocer en profundidad, pues el conocimiento puro no se transmite, se experimenta, y para ello uno debe estar preparado y debe ser capaz de profundizar en los símbolos por la meditación, con la mente libre de intelectualidad y de ideas preconcebidas.

La Cábala es la tradición más antigua que se mantiene sobre el planeta. Fue legada por Moisés en forma de dos partes enlazadas por una tercera: la parte escrita o Mashora, la parte oral o Talmud (formado por Mishna y Ghemara), y el conjunto de códigos secretos que unen a las anteriores y que se reúnen en el Sepher Yetzirath, el Zohar, el Tarot y las Clavículas. Legada por un ser místico, es el velo intelectual que nos separa de lo divino, la ciencia del alma y de Dios, del todo en el uno y del uno en el todo. Cada letra del alfabeto hebreo es un libro secreto, capaz de transmitir infinidad de ideas, mirada desde la lupa cabalística. El siguiente trazado representa la base de la ley cabalística: la trinidad que nace de la unidad primigenia. Forma parte de la parte superior del árbol de la vida cabalístico.

Cada elemento de la trinidad posee los atributos del Principio, pero están alterados por una característica particular. Así cada uno de los tres elementos define un plano, una dimensión de la creación:

1 es el plano superior

2 es el plano medio

3 es el plano o dimensión inferior

y los tres se hallan interrelacionados, se intersectan afectándose de algún modo permitiendo que atributos de una dimensión alteren a las otras, lo cual se ha representado con líneas de enlace en el dibujo anterior. En cada dimensión se dan a su vez otras subdivisiones:

 

 

Principio Creador

Mundo Superior

Espíritu

Localización del Superior

Reflejo del Medio

Reflejo del Inferior

Mundo Medio,

Astral

Reflejo del Superior

Localización del Medio

Reflejo del Inferior

Mundo Inferior,

Físico

Reflejo del Superior

Reflejo del Medio

Localización del Inferior

 

En el ser humano, esta tabla se complica simplificándose, pues según el estado humano (estático o dinámico) algunos atributos se fusionan, pasando de 9 a 7 constituyentes:

 

Estática

 

Dinámica

Espíritu

Espíritu

9

Espíritu

7

Reflejo Astral

8

Reflejo Físico

6

Reflejo Físico

7

Unión del Astral y del Espíritu

5

Astral

Reflejo Espiritual

6

Astral

5

Reflejo Físico

4

Reflejo Físico

4

Unión del Astral y del Físico

3

Físico

Reflejo Espiritual

3

Reflejo Astral

2

Reflejo Espiritual

2

Físico

1

Físico

1

El humano es una tétrada formada por una triada que tiene un término doble, repetido, como simboliza el tetragrama IEVE (Yahve, Jehova), donde el elemento E se repite. Esta repetición trata de mostrar la posición complementaria de ambos sexos humanos, así como de la dualidad humana.

La Cábala se estudia por sus fundamentos, conociendo la Sephira y los diez sephiroths y su simbolismo, el árbol de la vida, las 22 letras del alfabeto hebreo y su código, los Schemoth (nombres divinos formadores del alma de los sephiroths), siguiendo con el Sepher Yetzirath o libro de la formación (arte de las transposiciones o Gematría, el arte del carácter de los signos o Notaría, y el arte de las combinaciones o Temura), para entrar después en el Zohar (Libro de la Luz) y los misterios del humano y el Adam Kadmón. Detrás de cada símbolo se almacenan miles de pensamientos.

En las figuras siguientes tenemos un ejemplo de simbología aplicable a todo lo que nos rodea, y a nosotros mismos. Cada símbolo de ellos está encadenado al anterior, pues es el fruto de la acción del símbolo precedente. Su contenido es muy complejo y requiere elevados conocimientos de Cábala y de simbología ancestral, pero es a la vez una simbología simple para el que observa con intuición y libre de propósito racionalizador.

 

 

 

Ley de tres fuerzas

Ya hemos visto que la ley cabalística se fundamenta en la trinidad que surge de la unidad primigenia, trinidad representada por IEV para formar el tetragrama IEVE. Para la filosofía ocultista, la combinación de tres fuerzas diferentes y complementarias producen todos y cada uno de los fenómenos, tanto cósmicos como atómicos, como se representa en los símbolos que acabamos de dibujar atrás. El carácter de estas tres fuerzas las hace idénticas en intensidad y actividad, y pueden presentarse neutras, activas o pasivas las unas frente a las otras, según la intersección de ellas en cada fenómeno. No son fuerzas detectables por la ciencia puesto que nuestro estado de conciencia es subjetivo y estas fuerzas se desarrollan de modo objetivo, surgiendo desde el Absoluto, donde constituyen un todo del que toman voluntad, conciencia, conocimiento de sí y de sus efectos. En cada uno de los efectos o fenómenos de estas fuerzas también se dan tres fuerzas, pero ya no son procedentes de un todo, sino que forman un nivel inferior de manifestación, y cada una de ellas posee una voluntad independiente de las otras fuerzas, lo que hace que en los puntos donde convergen para generar nuevos fenómenos (de segundo orden esta vez), la voluntad que procede del Absoluto no intervenga, produciéndose una acción accidental, mecánica. Los fenómenos que surgen en este nivel de segundo orden también son sede de los efectos de otras tres fuerzas semi mecánicas que al converger crean fenómenos de tercer orden, que no conocen de la voluntad del Absoluto, y en los que surgen de nuevo otras tres fuerzas. Por lo tanto, en los fenómenos de tercer orden (sean cosmos, átomos o cualquier fenómeno intermedio) actúan seis fuerzas. De aquí surgen fenómenos de cuarto orden formados por la acción de las tres fuerzas del segundo orden, por las seis fuerzas del tercer orden y por las tres fuerzas propias del cuarto orden, es decir, doce fuerzas que convergen. Cuantas más fuerzas intervienen, más alejados del Absoluto están los fenómenos y más mecánicos son. Los fenómenos de quinto orden estarán formados por veinticuatro fuerzas (tres más seis, más doce, más tres propias), y los de sexto orden por cuarenta y ocho fuerzas (tres más seis, más doce, más veinticuatro, más tres propias), continuándose la sucesión de mismo modo en los ordenes siguientes. Aplicado esto a los fenómenos cósmicos, los fenómenos de tres leyes corresponden al total de todas las galaxias, los fenómenos de seis leyes corresponden a una galaxia cualquiera, los de doce leyes a una estrella cualquiera, los de veinticuatro al conjunto de los planetas de un mismo sistema, los de cuarenta y ocho a un planeta cualquiera de dicho sistema, como la Tierra, los de noventa y seis leyes al conjunto de satélites de un planeta, y los de ciento noventa y dos a un satélite particular, como la Luna. Siguiendo esta secuencia la Luna es un mundo naciente del cual surgirán nuevos mundos con más leyes. Partiendo desde el principio, la serie formada por lo Absoluto, el universo, las galaxias, los soles, nuestro Sol, los planetas del sistema solar, la Tierra y, por último, Luna es lo que se denomina, en la ley de las tres fuerzas, la cadena de mundos o "rayo de creación", del que forma parte la humanidad. Existen infinidad de rayos de creación distintos originados desde el Absoluto y que se desarrollan hasta el límite, por lo que la Luna deberá desarrollar submundos con mayor número de leyes. De hecho la Luna evoluciona y en algún momento tendrá sus propios satélites, continuando con la secuencia del rayo de creación. También la Tierra evoluciona calentándose, pudiendo llegar a ser un sol (no una estrella) para sus satélites en un futuro, de modo parecido a como Júpiter se comporta con sus satélites análogamente a un sol, en el sentido de aportar energías equilibradoras. Tan alejado como esté cada fenómeno del Absoluto, mayor número de leyes lo determinan, ayudando así a comprender que lugar ocupa cada mundo o fenómeno en el rayo de creación. La humanidad está sujeta al mismo conjunto de leyes que su planeta, la Tierra, es decir, cuarenta y ocho leyes. La energía evolutiva del rayo de creación irradia desde el Absoluto hacia abajo, acumulándose una determinada cantidad de energía en cada nivel, como ocurre en la Tierra donde la vida orgánica es un acumulador de energía, sobre todo de la procedente del Sol. La Luna se alimenta de la energía de la Tierra, es decir, de la energía de la vida orgánica y de la que procede del rayo evolutivo a través de la Tierra. La vida orgánica recoge influencias de varios tipos procedentes del rayo de creación y las acumula para la Tierra, e indirectamente para la Luna. El desarrollo de la Luna está influenciado por la vida y muerte de la vida orgánica sobre la Tierra, y nuestro satélite, a su vez, influencia a toda la vida orgánica como efecto mecánico de sus noventa y seis leyes. La parte más mecánica de la vida orgánica sobre la faz terrestre está sujeta a la Luna. Sólo el uso de una voluntad y conciencia suficientemente fuertes puede hacer que un ser orgánico se libere del efecto de las leyes lunares. Por otro lado, lo que llamamos "milagro" no es más que la manifestación, en nuestro mundo, de las leyes de otro mundo.

Entender las influencias entre los distintos mundos requiere de la comprensión profunda de la ley de las tres leyes y la Ley de Octavas o del Siete. El rayo de creación establece siete niveles de fenómenos o mundos, uno dentro del otro, y en cada nivel la materialidad cambia dependiendo de la energía que se manifiesta en el punto observado. Todo es el resultado de energía vibratoria (ver el campo primordial en Conceptos Cuánticos) que surgen del Absoluto (con una frecuencia de vibración inimaginable) y se desarrollan en todas las dimensiones, disminuyendo su frecuencia de vibración a medida que se hacen más materiales. El átomo en el Absoluto es indivisible; el átomo del siguiente nivel se compone de tres átomos del Absoluto, y el átomo del séptimo nivel estará formado de una secuencia de átomos en base a las ciento noventa y dos leyes que lo gobiernan, pero en cualquier caso, no son átomos separados los de un nivel respecto a otro, sino que todos los niveles se interseccionan, se funden, se interpenetran, coexistiendo, de modo que no es necesario estudiar el Sol para descubrir su materia, pues existe también en nuestros átomos si sabemos buscar el nivel que corresponde dentro de ellos. Cada humano es un universo en miniatura conteniendo todas las leyes y fenómenos, cuando llega a ser un humano verdaderamente desarrollado.

Cuando una sustancia permite la expresión a una determinada fuerza, inhibiendo la expresión de las otras dos, se dice que es conductora de dicha fuerza. Simbólicamente se denomina "carbono" (sigla C) a la sustancia conductora o por medio de la cual actúa la fuerza activa. Se denomina "oxígeno" (sigla O) si la sustancia es conductora de la fuerza pasiva. Y para la sustancia a través de la cual se dan los fenómenos de la tercera fuerza, o neutralizadora, se da el nombre de "nitrógeno" (sigla N). Simbólicamente también se representa como "hidrógeno" (sigla H) a la sustancia en la que no se tiene en cuenta la fuerza que actúa a través de ella. De este modo tenemos los cuatro elementos: fuego, aire, agua y tierra.

 

 

Ley de Octavas o del Siete

Ya hemos visto que la ley fundamental del universo es la ley de tres fuerzas o principios de manifestación: positiva, negativa, y neutralizadora. Todo fenómeno es resultado de la acción de estas en diferente intensidad.

La siguiente ley fundamental del universo, según Gurdjief, es la ley de octavas o del siete. Es una ley heredada de los más antiguos conocimientos que se conservan, de origen desconocido. Se ha mantenido hasta nuestros días por el uso de la mitología y las leyendas, pero sobre todo por el estudio de la música y la armonía. La base de esta ley es la naturaleza vibratoria de la composición de todo aquello que se manifiesta en el universo. Es la Palabra o Verbo creador cuya vibración mana en todas direcciones fortaleciéndose, debilitándose, y cruzándose entre sí, con aceleraciones y deceleraciones que le dan carácter discontinuo (también lo dice la física cuántica). Estas vibraciones se producen de tal modo que se producen dos deceleraciones entre un número de vibraciones y un número dos veces mayor. Por ejemplo, entre 1000 vibraciones por segundo y 2000 vibraciones por segundo:

Este periodo en que las vibraciones se duplican consiste de ocho escalones desiguales correspondientes a la frecuencia de aumento de las vibraciones, donde se acelera y decelera el aumento de la vibración en cada paso, siendo el octavo paso una repetición del paso inicial pero con el doble de frecuencia de vibración. Por eso, a este periodo de duplicación se le denomina octava. La escala musical de siete notas es un desarrollo fruto de la aplicación de estos conocimientos, de las antiguas escuelas, a la cultura del sonido. Pero esta división es la misma en cualquier fenómeno de mayor o menor frecuencia de vibración, sea químico, magnético o energético.

El periodo entre una octava, desde do hasta do, se compone de ocho intervalos desiguales por el aumento no uniforme de las vibraciones:

. de Do a Re 9/8 : 1 = 9/8

. de Re a Mi 5/4 : 9/8 = 10/9 imperceptible retardo

. de Mi a Fa 4/3 : 5/4 = 16/15 aumento retardado

. de Fa a Sol 3/2 : 4/3 = 9/8

. de Sol a La 5/3 :3/2 = 10/9 imperceptible retardo

. de La a Si 15/8 : 5/3 = 9/8

. de Si a Do 2 : 15/8 = 16/15 aumento nuevamente retardado

luego se dan tres clases de intervalo en cada octava: 9/8, 10/9 y 16/15, que corresponden respectivamente a los números enteros 405, 400 y 384. Se obtienen si hallamos su valor decimal y lo multiplicamos por 360.

NOTAS

FUNDAMENTALES

NOTAS

INTERMEDIAS

Do

 
 

Do-re

Do-re

Re

 
 

Re-mi

Re-mi

Mi

 
 

mi-fa

Fa

 
 

Fa-sol

Fa-sol

Sol

 
 

Sol-la

Sol-la

La

 
 

La-si

La-si

Si

 
 

Si-do

Do

 
   

Un total de veinte notas, ocho de las cuales son fundamentales, doce notas intermedias, y dos retardos o deceleraciones en la octava. Un total de 22 fenómenos por octava. Pero las deceleraciones producen, además, otro efecto: desvían la dirección original de las vibraciones en el punto de la deceleración, y lo hacen en dos puntos de la octava, como se representa en la FIGn siguiente (ver también Partículas).

Si el desarrollo de las vibraciones fuera lo suficientemente duradero, y debido a las deceleraciones en cada octava, podría volver a seguir la dirección original, aunque no desde el punto original de partida, formando una espiral o torbellino de decreciente energía (ver La partícula última de materia). Todo en el cosmos funciona con ese tipo de oscilaciones (ver Física del Sol), como nuestra vitalidad humana crece hasta un máximo para bajar a un mínimo y volver a ascender después, y así sucesivamente, o como le ocurre al movimiento de los planetas, a los ciclos solares, a los átomos y a cualquier elemento sometido al universo. Se puede decir que en esta oscilación imparable se producen los periodos de desarrollo del cosmos, a partir de los efectos de las fuerzas generadas en cada intervalo de las octavas vibratorias. Aplicada a nuestro sistema solar, la ley de octavas se convierte en causa de la gran octava cósmica o rayo de creación que, partiendo del Absoluto, el Todo, se puede asociar a la nota do de esa octava. De ese rayo de creación surgen mundos, que son la nota Si, y el intervalo entre Do y Si se llena con la voluntad del Absoluto, siendo un choque adicional (una fuerza estabilizadora) que permite el correcto desarrollo del resto de intervalos evitando la desviación de la dirección del rayo de creación. De la nota Si se pasa a la nota La, que corresponde a la Vía Láctea, y de La se pasa a Sol, representado por nuestro astro el Sol y su sistema solar. De Sol pasa a Fa, la dimensión donde se desarrollan los planetas, donde se produce un intervalo al pasar al escalón inferior, nuestra Tierra, es decir, que el rayo cósmico al llegar a esta dimensión, refleja muchas de sus radiaciones o influencias en la Tierra, lo que evita que la Tierra las almacene. Para evitar que esto ocurra y se pierda parte de la radiación creadora, se ha llenado ese intervalo con la vida orgánica sobre la Tierra. Hace de órgano de percepción terrestre para determinadas radiaciones creadoras, permitiendo así a nuestro planeta que continúe su desarrollo y evolución, estando representado todo ello por la nota Mi. A esto le sigue la nota Re, la Luna, a la que sigue otro Do, la siguiente octava, la nada en nuestro caso.

El rayo de creación es capaz de colocar esos choques capaces de impedir el cambio de dirección en las octavas. El humano no es capaz de hacerlo, por lo que no somos capaces de hacer nada a favor nuestro, sino dejarnos llevar por la ilusión de que parece que sí podemos controlar nuestras acciones. Para poder ser dueño de las acciones propias hay que saber introducir los choques en los intervalos adecuados y con la fuerza adecuada. Para ello hay que aprender de cómo las fuerzas cósmicas lo hacen a escala mayor, con una precisión absoluta.

Hay que conocer un detalle importante del desarrollo de las octavas. Cada nota de cualquier octava es en sí misma otra octava en otra dimensión, por lo que cada nota tiene implícita una octava, que a su vez posee notas que tienen implícitas nuevas octavas en otras dimensiones, y así sucesivamente en un nivel de complejidad impresionante, aunque no infinito. Cada nota de las oscilaciones de una sustancia densa contiene una octava completa de las oscilaciones de una sustancia más sutil. Por ejemplo, en nuestro caso concreto, una nota cualquiera de las oscilaciones de la Tierra contiene una octava de las vibraciones del sistema planetario, y cada nota de las oscilaciones del sistema planetario tiene una octava de las vibraciones de la dimensión solar. Del mismo modo, cada nota de la vibración correspondiente al Sol contiene una octava del conjunto de la Vía Láctea. Y así sucesivamente en todo el cosmos. De este modo queda explicada la influencia sobre la humanidad (tan defendida por los astrólogos de todos los tiempos) de los planetas del sistema solar y de las constelaciones (en menor grado). La masa formada por la sociedad humana es muy sensible a estas influencias, que por otro lado se hacen efectivas durante largos periodos de tiempo.

Ya vimos en la ley de tres fuerzas la expresión simbólica de las fuerzas relacionadas en el cosmos:

  • carbono C, fuerza activa, representada por el número 1

  • oxígeno O, fuerza pasiva, representada por el número 2

  • nitrógeno N, fuerza neutralizadora, representada por el número 3

  • hidrógeno H, producto de las tres anteriores, materia del cuarto orden, representada por el número 6 (suma de 1+2+3), es decir, H6

Si cogemos las tres primeras octavas del rayo de creación:

- 1ª Absoluto-Sol

- 2ª Sol-Tierra

- 3ª Tierra-Luna

en cada nota de las tres octavas se obtienen doce hidrógenos, con densidades entre 6 y 12288, como vemos en la tabla adjunta:

OCTAVA

NOTA

MUNDO

MATERIA

 

MATERIA REDUCIDA

 

MATERIA REDUCIDA 2

1ª octava

Do

Absoluto

H6

   

H1

       

intervalo

Si

La

 

H12

H6

H1

Sol

     

Fa

 

H24

H12

H6

Intervalo

1º choque: voluntad del Absoluto

     

Mi

 

H48

H24

H12

re

       

2ª octava

Do

el Sol

H96

H48

H24

intervalo

     

si

la

 

H192

H96

H48

sol

       

fa

 

H384

H192

H96

Intervalo

2º choque: vida orgánica terrestre

     

mi

 

H768

H384

H192

re

       

3ª octava

do

la Tierra

H1536

H768

H384

Intervalo

     

si

la

 

H3072

H1536

H768

sol

       

Fa

 

H6144

H3072

H1536

Intervalo

3º choque:

     

Mi

 

H12288

H6144

H3072

Re

       

Do

La Luna

 

Cada uno de los doce hidrógenos representa una categoría de materia perteneciente al universo, y existente en las dimensiones abarcadas por las octavas desde el Absoluto hasta la Luna. Parte de estas materias son las que componen al ser humano. En el lugar donde nos encontramos los humanos, el hidrógeno 6 no se puede identificar por medio de nuestros sentidos ordinarios, por lo que lo podemos simplificar llamándole hidrógeno 1 ó H1. Si aplicamos la misma simplificación reductora a los hidrógenos subsiguientes se obtiene una nueva escala, como se ve en la tabla, en la que vuelve a aparecer el H6. Del mismo modo no podemos identificarlo, por lo que si lo simplificamos de nuevo como siendo H1, obteniendo la tabla reducida 2. Se obtiene así la dimensión desde H6 hasta H3072, donde se encuentran todos los elementos de que se compone el ser humano. El término hidrógeno, en esta explicación que damos, tiene un significado muy amplio, pues todo elemento simple es un hidrógeno cósmico de cierta densidad, y cualquier combinación de elementos simples o complejos son también hidrógenos cósmicos de un grupo de hidrógenos determinado.

El hidrógeno H768 representa a todas las sustancias que pueden servir de alimento al ser humano. La materia que no sirve de alimento para nosotros, como un vegetal incomestible, corresponde al hidrógeno H1536, y un trozo de hierro al H3072. Si es materia con pocas propiedades nutrientes se acercará al H384, como el agua. El aire que respiramos es H192, y los gases irrespirables son del tipo H96 (muy importantes para determinadas funciones del ser humano, pues se incorporan en sus hormonas, en sus emanaciones, en sus fluidos y en su química corporal), siendo el H12 el final de la escala que corresponde a nuestra materia física y química. Precisamente el H12 es el hidrógeno de la química (peso atómico 1). Los pesos atómicos del carbono, nitrógeno y oxígeno de la química son, respectivamente 12, 14 y 16. El H24 corresponde al flúor, peso atómico 19; el H48 corresponde al cloro, peso atómico 35,5; el H96 corresponde al bromo, peso atómico 80; y el H192 corresponde al yodo, peso atómico 127.

El organismo humano es como una factoría biológica basada en la química, diseñada para proporcionar un elevado rendimiento, mayor del que se conoce en los organismos normales. Pero usamos solamente la maquinaria orgánica al ritmo justo y básico para mantener la propia existencia. La factoría debe convertir un tipo de materia más densa, en materia más sutil, mediante procesos químicos y otros procesos desconocidos todavía para la ciencia. Pero la factoría consume todo lo que produce. Si esta transformación se realizara del modo más eficaz posible, podríamos almacenar los hidrógenos más sutiles en lugar de consumirlos, quedando repartidos por todos los órganos y sistemas del cuerpo, incluso por las células, y esto cambiaría el organismo de tal modo que lo colocaría en un nivel superior de la existencia. El producto final de la transformación de alimentos en el organismo corresponde a H12, elemento usado por la función sexual y fabricado a través de la misma. Forma parte de la semilla, siendo H12 la nota Si, que pasa a Do mediante un choque adicional, que en la mayoría de los casos es de naturaleza dual e inicia dos octavas diferentes:

  • una externa al organismo: al unirse con su homóloga pero complementaria (sexo opuesto) genera una nueva octava que ayuda al desarrollo de un nuevo organismo... hablamos de la reproducción y gestación de un nuevo ser.

  • una interna del organismo: la nueva octava se desarrolla dentro del organismo, sin la intervención de una homóloga complementaria, y colabora con la gestación del cuerpo astral. Esta gestación es la transmutación alquímica que, en forma de metáfora del medioevo, convertía en oro al plomo.

En contra de lo que enseñan algunas creencias (la mayoría orientales), la vida sexual no influye demasiado en el desarrollo de esta transmutación, pues es al revés: la transmutación, una vez comenzada, es la que va marcando el tipo de vida sexual, pudiendo ser desde una vida de derroche sexual hasta de total abstinencia, pasando por una vida sexual normal, dependiendo de las necesidades de la acción transmutadora en cada ocasión. Si por el contrario, se trata de forzar un modo de vida sexual que no es solicitado por el proceso de transmutación, se crearán tensiones internas, excesos y/o defectos que pueden ser fatales. Por ello hay que aceptar el legado sexual que nos toca experimentar, sin extravagancias ni complejos, dejándolo desarrollarse libremente, sin intervención de sustancias químicas ni estimulantes no naturales externos. El órgano reproductor humano es muy especial: o se estimula de modo agradable o no se estimula de ningún modo. Los centros motor, emocional, intelectual y sobre todo el instintivo, por el contrario, son duales: positivo y negativo en el intelecto, sensación agradable o desagradable en centros instintivo y motor. Si existe mal funcionamiento del centro sexual o cualquiera de los otros, se pueden interferir entre ellos, de modo que estímulos del centro sexual pueden causar desagrado. Esto a su vez produce que la energía de cada centro se use de modo incorrecto, inútilmente, pudiendo dejar sin energía a uno o varios de los centros, con lo que deben usar energía de los centros que aún están cargados, pero con el perjuicio de que la energía de cada centro está muy especializada para dicho centro, y no siempre es compatible del todo con la de los otros. El trabajo eficaz del ser humano es crear un centro de gravedad permanente para sus energías, de modo que no se produzcan estos desequilibrios en el organismo, para lo cual se debe empezar por equilibrar la propia actitud ante este trabajo personal. No se puede trabajar egoístamente las energías, pues ello da como resultados graves desequilibrios. Por ejemplo, y hablando de modo general, los hombres buscarán potenciar su sexualidad e intelectualidad, y las mujeres su atractivo y triunfo social, cuando por desarrollo evolutivo es necesario equilibrar otras energías, y por egoísmo no prestarán atención a tales necesidades, o no sabrán como buscar el equilibrio.

El cuerpo astral usa para crecer las mismas sustancias que emplea el cuerpo físico para conservarse. Si el cuerpo astral comienza a desarrollarse en un ser humano, producirá excedentes de estas sustancias que podrán emplearse para desarrollar el cuerpo mental, el cual una vez formado permitirá que existan excedentes de aquellas sustancias, que podrán ser destinadas para el cuerpo espiritual. Para que esto ocurra, debe ser un cuerpo humano equilibrado, y una de las acciones más importantes para alcanzar tal equilibrio comienza por el alimento. Tres tipos de alimento se pueden diferenciar en forma general:

    1. alimento a través del aparato digestivo

    2. aire a través de la respiración

    3. impresiones a través de sistema sensorial

Pensemos en el tiempo que un ser humano puede subsistir si eliminamos permanentemente uno de estos tres alimentos. Bien pues, la más grave de la escaseces es la falta de impresiones, pues nos convertiría en un vegetal incapaz de mantener coordinación en el organismo y moriríamos debido a que el cerebro desatendería sus funciones orgánicas básicas, tales como el ritmo cardíaco o el riego sanguíneo al cerebro, es decir, moriríamos en segundos. En el apartado de Las energías veremos esto con más detalle al estudiar la energía vital.

Todo este proceso de búsqueda del equilibrio en el organismo está controlado por la ley de octavas, y es el comportamiento humano el que desequilibra esta actuación.

Usando la explicación de los hidrógenos, todo el proceso de alimentación empieza con el alimento H768, correspondiente a las notas La-Sol-Fa de la tercera octava cósmica de radiaciones (Tierra-Luna). Este hidrógeno penetra en la tercera parte del organismo como oxígeno O762, donde se encuentra con el carbono C192 (que se encuentra por completo dentro del organismo humano), con el que se une para formar nitrógeno N384, que se transforma en O384 (nota Re 384) al ser utilizado en la siguiente tríada. O384 se une con C96 produciendo N192 (nota Mi 192). Pero por la aplicación de la ley de octavas Mi no puede transformarse en Fa en una octava ascendente a no ser que intervenga un choque adicional. En lugar de detenerse en Mi 192, aparece el aire como segundo alimento, en forma de Do 192 (Mi-Re-Do de la segunda octava de vibraciones) aportando los semitonos y la energía necesarios para cederlos a la nota Mi 192, de la misma densidad. Junto con el C48 del organismo, se produce el N96 (nota Fa). Ver la figura 1 siguiente para seguir todo el proceso esquemáticamente.

La sustancia Si 12 es la más elevada, la más sutil que se genera en nuestro organismo mediante alimentos y la respiración, pero después de Mi 48 se detiene la octava. Es necesario un choque adicional para pasar a Fa, pero este choque no se produce nunca en condiciones de vida normales. Es la energía de las impresiones la única que puede aportar el choque necesario. Lo podemos ver en la siguiente figura 2.

Las impresiones pueden penetrar en el organismo como O48 (H48 en La-Sol-Fa de la segunda octava cósmica Sol-Tierra), pero el lugar del organismo por donde entran no contiene el C12 necesario para que Do 48 entregue su energía a Mi 48. Es necesario aplicar un choque artificial sobre Do 48. Esta nota tiene la energía de una impresión que penetra en nuestra conciencia, por lo que requiere una adición de energía en el momento en que se recibe la impresión: la energía del recuerdo de sí mismo. Atención a este concepto, pues es la base de la transmutación personal. Se debe captar la impresión externa y reforzarla con la conciencia de sí mismo simultáneamente (por ejemplo, impresión de mirar a la calle y simultáneamente impresión de uno mismo mirando a la calle). Es como sentir el entorno y a la vez sentirnos a nosotros mismos en dicho entorno en ese instante, como si una cámara con los cinco sentidos nos enviara la noción de nosotros mismos siendo observadores y observados a la vez. Este modo de procesar la conciencia atrae cierta cantidad de C12 al lugar necesario y duplica la intensidad de la impresiones, haciendo que Do 48 pase a Re 24. Así conseguimos dos vías de transición de Do 48, permitiendo el salto de Mi 48 a Fa 24, de Fa 24 a Sol 12, y de aquí a La 6, que es la materia más sutil producida por el organismo en estas circunstancias. Por ejemplo, el centro intelectual es el más lento de los tres centros (motor, intelectual, emocional), pues trabaja con hidrógeno H48. Sin embargo el centro motor trabaja con H24, más rápido en oscilaciones que el H48. Y, por último, el centro emocional trabaja con H12 cuando habita un cuerpo muy bien equilibrado, lo cual no es muy habitual, por lo que en la mayoría de los humanos trabaja también con H24. De todos modos, los tres modos son susceptibles de ser mejorados, pues están en fase de desarrollo, y esta labor inacabada es la causa de que los centros superiores (emocional superior e intelectual superior), pese a estar plenamente desarrollados, no se puedan utilizar normalmente. Si por alguna causa el centro emocional alcanza a usar H12, se produce una conexión con el centro emocional superior, dando lugar a experiencias del mundo emocional no descriptibles con palabras. Pero para llegar al centro intelectual superior sólo es posible a través del centro emocional superior, y si se produce la conexión de modo accidental se produce la pérdida de la consciencia, debido al elevado flujo de pensamientos y emociones que se producen de modo instantáneo, y la mente sólo es capaz de retener el primer bloque de impresiones y el último, como ocurre cuando se sufre un accidente importante, por lo que queda impresionada por algo que carece de sentido para el impactado. Si la mente está preparada para esta inundación de impresiones, podrá alcanzar el verdadero éxtasis emotivo. Para usar correctamente los centros inferiores y superiores, es necesario acelerar el trabajo de los centros inferiores, eliminando en cada centro aquellas tareas que no le son propias, y centrarlo en su propia labor natural, para la cual es altamente eficiente. También podemos mejorar nuestro equilibrio eliminando las energías malgastadas en esfuerzos innecesarios, como las reacciones ante emociones desagradables, las preocupaciones, la ansiedad y las prisas, el acoso de pensamientos caóticos que se escapan de nuestro control, hablar sin control y en demasía, satisfacer todo deseo, así como múltiples estados de tensión que, aparentando tranquilidad, mantienen en tensión gran parte de la musculatura y del sistema nervioso. Para solucionar estos inconvenientes, es necesario usar el recuerdo de sí mismo.

En el organismo hay mucha más energía de la que conocemos, y se encuentra almacenada en una especie de grupo acumulador orgánico. Junto a cada centro existen dos acumuladores repletos de la esencia o sustancia necesaria para dicho centro, y todos los acumuladores están conectados entre sí de modo que se pueden intercambiar sus energías según necesidades. Además hay un acumulador mayor, también conectado a todos estos y que tiene funciones muy especiales e imprescindibles. Mientras uno de los dos pequeños acumuladores entrega su energía al centro al que pertenece, el otro pequeño acumulador se está recargando desde el acumulador mayor, produciéndose así una alternancia en el ciclo de trabajo de cada pareja de acumuladores. Cuando se produce un esfuerzo excesivo capaz de provocar una descarga de ambos acumuladores en un centro, se nota un gran cansancio, dolor de cabeza y palpitaciones, acompañados de alguna anomalía orgánica propia del centro agotado. Este centro extenuado se conecta entonces directamente al gran acumulador, del cual se puede alimentar durante largo tiempo, aunque no infinitamente. Si se da el caso de agotar también esta fuente, el organismo fallece sin posibilidad de reanimación. El aviso de que se está cerca de este punto es la aparición de desmayos continuos y la aparición de alguna enfermedad relacionada con el centro más deprimido. Bostezar es una acción refleja cuya función es bombear energía a los pequeños acumuladores, por lo que es síntoma de falta de energía básica en algún centro, mientras que la risa es una descarga del sobrante de energía almacenada. Para el trabajo de desarrollo de los centros superiores es necesario a aprender a extraer la energía de todos los centros desde el gran acumulador, pero sólo se puede producir la conexión con este a través del centro emocional, y este es el que hay que desarrollar principalmente, puesto que es mucho más sutil que el centro intelectual, y además permite un mayor conocimiento y saber que el intelectual.

Con respecto a la respiración, hay que explicar que todo ser humano inspira el mismo aire, pero no todo el aire espirado es el mismo. Si el organismo humano no ha aprendido (o no está capacitado para ello) a extraer los hidrógenos sutiles que forman parte de cada partícula de aire inspirada, no se almacenarán en el organismo y serán expulsado de nuevo al aire externo. Para poder retener estos hidrógenos y almacenarlos en nuestro organismo, es necesario haber generado previamente los enlaces adecuados donde se fijan aquellos. Es lo que hemos visto con anterioridad sobre el sobrante de sustancias generado por el cuerpo astral y el cuerpo mental al empezar a desarrollarse estos.

Volviendo al tema del saber que proporciona el centro emocional, hay que concretar que el conocimiento más completo a cerca de un tema determinado se debe obtener mediante la intervención de las sensaciones, los sentimientos y los pensamientos del estudioso. La imaginación (ver kundalini en Sueño y Muerte) es como un espejo mal acabado que distorsiona el trabajo de los centros. En cada centro se genera su imaginación propia, pero el centro motor y el emocional suelen utilizar la imaginación generada por el centro intelectual, pues es el más fecundo a la hora de generar imaginación y se presta rápidamente a este uso, así como al ensueño, actividad esta que carece de finalidad práctica y que se produce hacia los centros emocional y motor, procedente del centro intelectual. El estudio de uno mismo debe incorporar una observación del ensueño y de los sueños, para comprender aquello que mueve a nuestro intelecto y que lo distrae de su finalidad, siendo causados generalmente por la actividad cotidiana y las tensiones almacenadas. Esto nos convierte casi en máquinas en manos de las circunstancias, incluso mientras dormimos, pues en la mayoría de los casos no se produce el recuerdo de sí mismo y carecemos del control de nuestros actos importantes: pensamientos, imaginación, atención e intención. Tan sólo despertaremos del sueño inducido por la vida cuando aprendamos a funcionar bajo el recuerdo de sí. Esto supone un acto muy difícil, porque lo fundamental es ser sincero y honesto con uno mismo, seguido de una conciencia de saber ponerse en el lugar de los demás en cada acción.

Ya hemos revisado los alimentos del ser humano bajo la perspectiva de la ley de octavas. Situemos al ser humano junto con el resto de la vida orgánica sobre la Tierra. El humano se alimenta de H768, respira H192 y vive en un ambiente H192. Un animal doméstico, como el perro, puede alimentarse también con H768, pero le corresponde mejor H1536, incomestible para el ser humano. Sin embargo, una abeja se alimenta con H384, pero vive en una colmena. Un pez se alimenta de H1536, respira H192 y vive en H384. La vida vegetal, como los árboles, respira en parte H92 y en parte H192, y vive entre H192 y H3072 (el suelo). Ningún ser vivo puede cambiar, por voluntad propia, ni su cualidad en la alimentación, ni en la respiración, ni en el medio en que vive. Esto viene determinado por su nivel en el desarrollo del rayo de creación en el cosmos. Pero las impresiones, el alimento más sutil del ser humano, no están sujetas a este rayo de creación. Si el humano pudiera hacer algo para mejorar sus alimentos (hacerlos más sutiles), comería agua H384 y respiraría fuego H96. Como esto no es posible, para mejorar su cualidad alimenticia el ser humano está restringido a mejorar sus impresiones. Gurdjief trazó el Diagrama de Todas las Cosas Vivas a modo de resumen de toda la teoría de los hidrógenos:

En él, cada cuadrado muestra en qué nivel se encuentra el ser al que representa, y los tres círculos que hay dentro del cuadrado están explicados en la izquierda del diagrama, diciendo a quien alimenta el ser considerado, de quien se alimenta él, y el hidrógeno promedio o más abundante en la constitución del ser en cuestión. Según el diagrama, el humano es H24, se alimenta de H96 y sirve de alimento a H6. Esto parece contradictorio con el diagrama de alimentos en el que el ser humano se nutre de H768, pero ambas tablas son ciertas, cada una para su aplicación concreta. Las tablas son racionalizaciones de Ouspensky de las enseñanzas de su maestro, Gurdjief, y no se deben usar más que como visualización clasificadora, y no como elemento de estudio.

También existe otro símbolo que encierra la tradición de la ley de octavas. Hablamos de un símbolo del que tenemos primera constancia en el siglo VI a.C., pues era el noveno de los diez sellos de Pitágoras, apasionado del alma humana y del arte de conocerse a sí mismo. Pero también existen referencias a este símbolo en la cultura hebraica (en la Cábala), así como en ciertas culturas sufíes y en las más antiguas tradiciones cristianas. Nos referimos al Eneagrama: conocimiento de uno mismo para la plenitud.

El objetivo del estudio de uno mismo con el uso del eneagrama es contactar con la esencia profunda del ser, con el alma. Y para que la sabiduría encerrada en este conocimiento no se perdiera, los sabios que se encargaban de su enseñanza eligieron este símbolo. Existen muchos autores que tratan con acierto esta simbología. Su consulta será una estimada ayuda complementaria a nuestro desarrollo interno.

Se utiliza para armonizar nuestras energías, empezando por conocer cuales de ellas nos dominan y cuales están reprimidas, aprendiendo después a tratarlas para estudiar el modo de equilibrarlas. El objetivo último consiste en convertir la pasión en virtud, convertir la energía que malgastamos en mecanismos de defensa (los "topes") que nos sobrecargan la personalidad, en energía para el correcto desarrollo del alma: la paz interior.

Para expresar la idea, el eneagrama utiliza símbolos sencillos:

  • el círculo: simboliza el todo y la unidad, el cero y la plenitud de aquello que contiene todo lo necesario para su propia existencia

  • líneas rectas formando una especie de estrella abierta de seis puntas: forman el laberinto del alma encerrado en nuestra mente, y su proyección en determinadas fuentes de energía

  • un triángulo equilátero: simboliza la perfección posible en el equilibrio

  • nueve puntos donde cada línea corta al círculo y que indican, cada uno, un tipo de personalidad humana, así como las contradicciones que llevamos dentro, generalmente en forma de pasiones.

El símbolo completo es la nota Do. Está compuesto de siete puntos unidos por rectas, representando las siete notas de la escala y la ley del siete, uno de los cuales es el vértice superior del triángulo equilátero que representa la ley de tres fuerzas, siendo esto la representación del la unión de ambas leyes (del tres y del siete) en nuestra alma. En la construcción del diagrama se hacen siete partes iguales:

1/7 = 0.142857... se repiten los números periódica e indefinidamente

2/7 = 0.285714...

3/7 = 0.428571...

4/7 = 0.571428...

5/7 = 0.714285...

6/7 = 0.857142...

en los que podemos ver que los decimales son siempre los mismos seis números ordenados en la misma secuencia pero trasladados de posición, y que se repiten indefinidamente. Colocando en el círculo todos los números del 1 al 9 y unimos dichos números con líneas rectas siguiendo el orden de la secuencia de los decimales, es decir, del 1 al 4, del 4 al 2, del 2 al 8, del 8 al 5, y del 5 al 7, y cerramos la serie volviendo al 1 desde el 7, obtenemos la primera parte del eneagrama. Coincide que los números 3, 6 y 9 no pertenecen al periodo, y forman los tres vértices del triángulo equilátero. De estos, el 3 y el 6 son los dos intervalos de la octava, y el 9 es la nota fundamental que no entra en el periodo. De esto modo Do está conectado con los choques que entran en los intervalos. Observaremos que el intervalo designado con el 3 se encuentra entre Mi y Fa, lo que es correcto; pero el intervalo marcado con el 6 se encuentra entre Sol y La, cuando debería estar entre Si y Do. Esto es una trampa del símbolo que obliga a pensar en el tipo de choque necesario para la transición de Si a Do. pero podemos dar una pista. El eneagrama es una representación de un todo, de un ente, de un ser vivo. Pero no todos tienen un triángulo en su eneagrama propio, pues el triángulo en el eneagrama implica la presencia en él de elementos superiores, según la escala de los hidrógenos. Un ejemplo de plantas que poseen triángulo interior en su eneagrama son: el té, el café, el tabaco, la amapola y el cáñamo. Pero no identificar la presencia de este triángulo en las plantas con que ellas tengan la función de insuflar el triángulo equivalente en el ser humano.

El eneagrama representa en el cosmos un símbolo del movimiento perpetuo tan buscado en la Edad Media. No pudieron encontrarlo porque buscaban un móvil fuera de ellos, en lugar de en su interior. El eneagrama se entiende mejor si se le imagina en movimiento, pues las energías que representa se mueven, y a una velocidad vertiginosa.

 

Las energías

El rayo de creación emana de sí varios tipos de energías, como pudimos estudiar en Solos en el Universo, pero sólo podemos detectar los efectos de unas pocas de ellas, como la energía luminosa o las radiaciones de alta energía. Pero la sabiduría oriental ha considerado más importante estudiar aquellas energías que el ser humano puede sentir dentro de sí. Al carecer de instrumentos de medición, aquellos sabios ancestrales consideraron las únicas energías que estaban a su alcance, lo que también representaba un elevado esfuerzo debido a que el conocimiento de tales energías requiere de mucha dedicación durante mucho tiempo, con una gran probabilidad de errar en las conclusiones de dicho estudio.

Las energías que surgen en la creación abarcan una infinidad de grados que abarcan todas las dimensiones, y desde la perspectiva de la cultura oriental formamos parte de la manifestación de la segunda oleada de vida, que guarda relación con que nuestro Sol es un astro de segunda generación (dato que difícilmente podían calcular aquellos sabios orientales con los medios de su época), del cual ha surgido toda la materia del sistema solar, incluida la que nos da forma a nosotros, y que sigue generando espirales de materia y energía que sobrepasan en mucho la órbita de Plutón, que alcanza a todos los planetas y los inunda con partículas que se ven atraídas donde se dan las condiciones adecuadas, como en nuestra corteza terrestre.

Las energías interiores que más atención han merecido del ser humano son complejas de explicar, y difíciles de comprender. El rayo serpenteante, fuego serpentino o Kundalini (ver Sueño y Muerte) fue muy investigada y experimentada por los yoguis orientales, a la cual gustaban de representar como una diosa dormida que tenía por palacio el chakra fundamental (ver Los Chakras), en el que dormita como una serpiente enroscada tres veces y media (simbolizado por el caduceo de Hermes, emblema de la medicina actual) alrededor del linga swayambhü, e impidiendo con su cabeza la entrada del canal dorsal sushumna. Las alas superiores del símbolo representan los dos hemisferios cerebrales, y la bola superior el cerebelo. Kundalini significa "enroscarse" y se atribuye a la cualidad de las serpientes, aunque también la conciencia y la energía tienen esta cualidad, el movimiento espiral. Los libros sánscritos la hacen responsable de mantener a todo ser viviente. Dicen de ella que procede de la primera oleada de vida dimanante del Logos (a este le podemos asociar con el Sol desde un punto de vista ocultista), y es el resultado del punto más bajo de involución de dicha oleada, por lo que ahora debe empezar a ascender en su evolución para regresar más desarrollada al punto del que surgió. Ella existe en todos los planos, pero nos afecta a nosotros manifestándose en materia etérea, por lo que no hay energía del plano físico que la pueda afectar. Los videntes ocultistas la atribuyen la espectacular cualidad de estar conectada al colosal globo de energía ígnea que existe en el núcleo terrestre, lugar en el que esa energía globular permanece latente, aunque con cierta actividad creadora, liberadora de tensiones internas del globo terráqueo, cuyos efectos más directos son la aparición de los volcanes y la erupción de los mismos con materiales recién formados, así como la formación de los materiales con propiedades radiactivas. La conexión mantenida, entre este globo y nuestra diosa individual, establece una relación por la cual tanto la Tierra como la humanidad se influyen recíprocamente mediante la acción de estas energías. Forman el Yo primitivo y el Yo físico, conectado a los elementos y los ritmos del planeta. los animales todavía están bajo una gran influencia de esta conexión. No obstante se encuentra dicho núcleo colosal fuera del alcance humano directo debido a que se espera que de ese núcleo surjan futuras corrientes evolutivas de vida y no es aconsejable que la humanidad manipule intencionadamente su desarrollo, del mismo modo que en su tiempo de alejó a la Luna por el mismo motivo (ver Esperanza de evolución de la Humanidad). Por todo ello somos hijos del Sol y de la Tierra. A su vez somos canales para estas energías, lo cual nos obliga a permanecer erguidos, haciendo que nuestro cuerpo esté en línea con ellas. Desde niños nos atrae este campo de fuerzas y nos impele a dejar de andar a gatas para elevarnos y polarizarnos por ellas, por lo que aprender a andar erguido pronto es un síntoma de sensibilidad a estas energías, y ya en la edad avanzada, el dolor, el miedo y la inseguridad que produce estar cada vez más fusionado con las fuerzas de arriba y de abajo (pues todo en nuestra vida es efecto de estas) nos lleva a curvar nuestras cervicales y cerrar nuestro pecho curvando los hombros hacia delante, cortando de este modo parte del flujo de estas fuerzas. Es la reacción cobarde de los que son incapaces de afrontar la dura prueba de la vida (el 99% de nosotros), que huyendo de la lucha constante tiran la toalla en el atardecer de sus vidas, algunos antes incluso, cuando la decrepitud les dice que han fracasado sin saber en qué ni por qué. Como fragmento del alma planetaria que somos cada uno de nosotros, por propia voluntad abandonamos la tarea que tenemos encomendada: "hágase Tú voluntad así en la Tierra como en el Cielo". Renunciamos a la Voluntad cósmica. El tira y afloja entre nuestra obligación y nuestros deseos genera una cristalización en nuestro interior, fruto de una tensión de dos fuerzas opuestas, entre el héroe y el temeroso, entre el loco y el racionalista...el Tarot nos ofrece la carta del Loco con el número 0, ocupando el primer lugar en los naipes, destacando la importancia que tiene el hecho de ser un loco feliz y despreocupado, paseando por el borde del abismo y haciendo caso omiso al perro (símbolo de la razón agresiva), desprendido de la razón radical, pero lejos también de la locura enajenada, para entrar en el equilibrio de energías. Todas las enfermedades de carácter nervioso de la humanidad proceden de tal cristalización. El equilibrio consiste en ser capaz de seguir la Voluntad cósmica sin vacilar, y para ello es necesario adquirir condiciones especiales.

El yogui ejercita, mediante diversos métodos (por la respiración, por la voluntad, mantras, meditación y modelos de vida esforzados) el despertar de kundalini, haciéndola pasar del estado latente al de plena actividad. Cuando esta energía se despereza y se abre el canal, capta un tono vibratorio procedente del núcleo del planeta y que sirve de impulsor. Este tono atraviesa todo el canal y sirve de portador para kundalini, hasta que sale por el chakra coronario y se une con el tono del cosmos, para regresar al chakra fundamental, generando una nueva conexión que, como veremos, influye en nuestro nivel físico.

También puede ser activada por un accidente, como algunas personas que han recibido un fuerte golpe en la base de la columna vertebral, a consecuencia del cual han visto alterada su capacidad de percepción sensorial de modo temporal o permanente, de forma descontrolada. Kundalini es de más densidad material que la vitalidad que procede del Sol, y se parece bastante al calor de un metal candente. Forma parte del fluido nervioso y es, en parte, responsable de la temperatura corporal (ver El organismo Humano y ADN); se almacena en un conjunto de siete esferas huecas concéntricas formadas de materia astral y etérea, no detectables por los instrumentos de la medicina moderna, en el centro del chakra fundamental, muy cerca del coxis. Sólo la esfera más externa presenta cierta actividad en el ser humano ordinario, fluyendo por la columna vertebral hacia el cerebro por los tres canales citados a continuación, y que están simbolizados en el cordón brahmánico.

Se trata, mediante este despertar, de provocar la ascensión de esta energía por los canales adecuados (sushumna, ida y pingala, ver El organismo Humano) de la espina dorsal para que esta energía atraviese uno por uno, a todos los chakras del practicante. Cristo decía "igual que Moisés elevó el báculo en el desierto, así debe ser elevado el Hijo del Hombre". De esta afirmación se puede entender que Jesús anunciaba que iba a ser crucificado, o más probablemente que la crucifixión no es más que una metáfora de la elevación de Kundalini, el báculo del caduceo, y cada acto del arresto y castigo de Jesús, del "vía crucis" y la crucifixión no son más que una simbología oculta de un Maestro que elevó su fuego serpentino y dejó en la memoria de sus alumnos los pasos que Él siguió y cómo transitó por ellos. Los latigazos y humillaciones representan sacrificio intenso, el cambio vital y social que representa comenzar con la tarea de despertar a esta energía, la corona de espinas es símbolo del chakra coronario irritado y expandido durante el proceso de elevación, las caídas son los intentos fallidos de elevar la energía, la herida de la lanza es el sufrimiento en los chakras mientras abandona los últimos enlaces con lo físico, y por último expirar crucificado significa el cambio total tras alcanzar la total elevación, el tránsito entre lo material y lo espiritual, cuando el cuerpo físico es un despojo en comparación con el desarrollo interior. Es la muerte del ser que era, para nacer de nuevo en un ser totalmente nuevo. Para ser digno del cielo hay que volver a nacer, ser reconocido como "el nacido dos veces". Es la licuación en el atanor del alquimista de los jugos que transmutan el metal en oro, la obtención de la piedra filosofal y el elixir de la vida.

Los primeros intentos de elevar esta energía no son precisamente notables en cuanto a resultados, pero la persistencia da sus frutos, de modo que se produce una revitalización de cada uno de los chakras por los que fluye, alterando su funcionamiento y recogiendo de ellos determinado impulso, de modo que cuando llega al chakra superior (coronario) regresa con toda su fuerza, más las cualidades recogidas del ser por el que ha circulado y de la conexión cósmica en el chakra coronario, y vuelve a bañar los chakras en un camino de descenso, volviendo a impactarlos con sus nuevas cualidades, intensificando de nuevo la vitalidad de aquellos centros. Este proceso, del que se reconoce que hay pocas probabilidades de llevar a buen fin, comienza con periodos de extrema hiperactividad seguidos de otros en los que se siente gran debilidad física, como si se perdiera la vitalidad, llegando a perder el sentido y la razón de vivir hasta llegar a considerar el suicidio; aparecen crujidos en la base del cuello y dolores de cabeza inexplicables, se acelera todo en el cuerpo, sobre todo la sensibilidad nerviosa y la excitación o irritabilidad, produciendo un cambio bioenergético de toda la persona, apareciendo las palpitaciones; puede aparecer exceso de deseo sexual, o impotencia y frigidez, o alternancia de periodos de uno y otro estado, debido a que kundalini usa de la energía sexual (ver en El organismo humano, el óxido nítrico o gas enroscado) en su forma más burda y la refina elevando su frecuencia para que pueda interactuar con le energía espiritual; se producen depresiones si el desarrollo de la energía no encuentra un canal adecuado para avanzar, pues el cuerpo físico no está preparado en todos los casos, ya que si se produce dolor en este desarrollo, los cuerpos acomodados y cobardes negarán el avance de ese dolor y cerrarán la puerta a la causa del dolor, cortando así el desarrollo de la energía. Hay que ser valiente y rezar "hágase en mi Tú voluntad" y dejarse llevar con entrega y sacrificio (pues no todo lo que acontece satisface a nuestro ego, pero todo acto ocurre en armonía con las leyes eternas). El más mínimo acto de oposición puede tirar todo el proceso por tierra y es necesario volver a empezar, o detener el proceso en esta vida. Al despertar Kundalini se activa todo aquello que está negado en la vida del ser humano que lo padece. El cuerpo lo suele interpretar como una enfermedad, tanto más grave cuanto más vacila el alma ante sus efectos. Si todo sale bien, se alcanza un estado de éxtasis parcial en el que se pierde la noción del entorno debido al abandono hacia el interior. Un zumbido molesto, como un abejorro metálico, avisa que la conexión se produce y empieza el cambio de conciencia. En el chakra fundamental se conexionan la energía de kundalini y la energía vital procedente del Sol, entrelazándose debido al choque, algunas de sus moléculas respectivas (no son moléculas materiales, ver Anu en Partícula última de materia), dando lugar a varios tipos de enlaces moleculares (en la figura siguiente cada molécula se representa con un círculo pequeño), siendo la configuración más habitual la que aparece en el tipo B, en la que la molécula central vibra oscilando varias veces por segundo, arriba y abajo perpendicular al plano formado por las otras cuatro moléculas (cosa que también ocurre en las configuraciones A y C) hasta una altura superior al diámetro de la órbita que generan las otras cuatro moléculas. La energía de kundalini se almacena generalmente en la configuración tipo D, y la energía vital según la configuración tipo C. El modelo tipo D sólo existe movimiento orbital de las moléculas en el plano del círculo, pero posee posibilidades latentes de combinarse para formar configuraciones tipo E (A+D) y F (B+D), en las 

que las moléculas Ay B aumentan su energía y D acelera la velocidad de sus órbitas de modo que sus moléculas dejan de ser visibles individualmente para formar anillos brillantes.

La molécula central oscilante se parece al linga que aparece en los templos de Shiva en la India,

hecho que, de comprobarse que no sólo es analogía ni casualidad, sino una referencia de aquellos sabios a estas moléculas, hablaría mucho a favor de la capacidad, de estos antiguos estudiosos, para obtener avanzados conocimientos mediante la meditación y el estudio de sí.

La anatomía moderna diferencia tres sistemas nervioso en el organismo humano:

  • sistema cerebro espinal: parte desde el cerebro a través de la médula espinal y se expande por todo el organismo mediante los ganglios de los que fluyen los nervios entre dos vértebras contiguas.

  • sistema simpático: formado por dos conductos a lo largo de la columna vertebral, muy cercanos a su eje central y situados a ambos lados de este; de los ganglios de estos dos conductos se extienden los nervios simpáticos hacia los plexos, de los que surgen a su vez nuevas terminaciones formando ganglios menores con sus propias ramificaciones nerviosas.

  • Sistema vago: desde la médula oblongada descienden dos nervios hacia todo el tronco y extremidades, mezclándose con los otros dos sistemas nerviosos.

Los chakras están conectados mediante enlaces etéricos con los plexos y con los ganglios, de modo que los radios de los chakras transmiten a los plexos simpáticos la energía que necesitan para realizar sus funciones orgánicas. De este modo, el chakra swâdhisthanâ (cerca del aparato reproductor, ver Los Chakras) proporciona energía a los plexos hipogástricos, en la región pélvica, que a su vez están bajo el control en lo que a actividad consciente se refiere, como ocurre también al plexo esplénico. Para los clarividentes ocultistas, la célula nerviosa está formada por partículas físicas que se enlazan mediante flujos de energía etérica, en forma de vórtices, que proceden a su vez de núcleos de materia astral dispuestos de modo especial para ser receptores de estímulos y, sensibles a ellos, reaccionar sobre los vórtices, provocando una interacción entre lo astral y lo material de modo bidireccional (ver La constitución humana)

El otro tipo de energía con que los sabios de la antigüedad se atrevieron a experimentar fue con la energía vital, que ya hemos visto que consideraban procedente del mundo divino, del Logos, del Sol. Parte de las energías del rayo de creación se ve complementada y reflejada por la acción solar y se dirige hacia los planetas, realizando su actividad en varias dimensiones, activando en la dimensión de nuestra realidad física ciertas energías que animan la actividad vital de los organismos. Por el contrario a la actividad de la luz y el calor, la energía vital surge desde dentro del átomo junto con las fuerzas que mantienen su cohesión. De hecho, el átomo y sus partículas no son más que el efecto mensurable de la manifestación de la energía del Logos, la materialización de su manifestación (ver Partícula última de materia). Y el Logos se materializa por un acto de Voluntad propia. Si dicha Voluntad cambiara o cesara, todo lo que conocemos como "realidad" dejaría de existir. La energía vital es la encargada de unir las moléculas no físicas tal como vimos en el apartado de kundalini. Esta agrupación de moléculas inmateriales juega un papel muy importante al almacenarse de un modo muy especial en el oxígeno, así como en los materiales radiactivos. Las molécula inmateriales son extremadamente activas, y aunque su energía es independiente de la radiación luminosa, la radiación procedente del Sol fomenta de modo vertiginoso la aparición de nuevas moléculas no físicas o glóbulos vitales, mientras que durante la noche el proceso se ralentiza notablemente, llegando a paralizarse en algunos casos.

Estos glóbulos vitales eran llamados prâna por los yoguis, y son tan brillantes que pueden se vistos por el ojo humano adiestrado en condiciones normales, a modo de infinitesimales puntos de luz blanca dorada que se mueven a una enorme velocidad en todas direcciones. El oxígeno cargado con los glóbulos de vitalidad entra en los pulmones y mediante la respiración se mezclan con la sangre, además de infundir en todos los chakras, donde ejerce una acción diferente en cada uno de ellos, pero que no tiene nada que ver con el desarrollo del chakra, cosa que sólo está bajo la responsabilidad del fuego de Kundalini. Al entrar en los chakras, su luz blanca dorada se descompone en todos los colores característicos de cada chakra irradiando la vitalidad por el organismo:

  • Lila y azul toman camino hacia la garganta, de modo que el azul más claro aviva el chakra de la laringe, el azul oscuro se distribuye hacia el cerebelo y el núcleo del cerebro, y el lila alcanza la parte superior del cerebro donde aviva el chakra coronal.

  • Amarillo, esparcido por el corazón donde ejerce su acción fundamental para este órgano, para después redirigirse hacia el chakra coronal, donde ejerce de nuevo.

  • Naranja y rojo, empapando el chakra fundamental y los órganos reproductores, avivando el deseo, y aumentando la temperatura del cuerpo. En individuos con capacidad de controlar sus deseos, esta energía se puede encauzar hacia el cerebro donde sufre una transformación de colores, avivándolos en tonos más claros y brillantes, cosa que tiene gran correspondencia con nuestra naturaleza espiritual, con el amor verdadero y con el intelecto más abstracto. De este modo, además, se consigue mejor control y menos riesgo, en el manejo de la energía de kundalini.

  • Rosa, esparcido por todo el cuerpo por medio del sistema nervioso y todas sus ramificaciones, formando en los nervios un fluido vital que acomoda las impresiones nerviosas a la naturaleza del ser humano, equilibrando las impresiones de modo que la sensibilidad no perjudique al individuo.

La vitalidad se absorbe mejor en el organismo si el cuerpo está libre de tensiones como, por ejemplo, durante la noche, distribuyéndola desde el lugar donde se almacena hasta el resto del organismo, como acabamos de ver, hasta que se agota el acumulado. Por ello, el abejorro metálico tiene más probabilidad de ser oído durante el sueño. No todos los humanos son eficaces utilizando esta energía, pues sólo un organismo puro y sin enfermedad rentabiliza este flujo. De ahí la necesidad de estar en forma físicamente. Tras ser usada por cada átomo del cuerpo, se irradia a modo de aura por la superficie del cuerpo con un color azul muy brillante. Esta energía es imprescindible, por que alimenta al cuerpo etérico, por ello decíamos que el alimento de las impresiones es el más importante de los tres (alimento digerible, respiración y las impresiones), y es tan necesario que aquel que está cercano a la muerte por falta de esta vitalidad, es capaz de absorberla de las personas que le rodean, o de árboles especiales, como el pino y el eucalipto, recomendados para aumentar la salud, con su proximidad, del cuerpo etérico. Uno de los más abundantes efectos de la debilidad vital es la neurosis, debido a que las neuronas están faltas de vitalidad y su ansia sólo se puede calmar extrayendo energía de los demás, atacándoles en el sentido de hacerles irradiar pasiones, sobre todo la ira.

Por último, la tercera energía que atrajo la atención de los sabios ancestrales fue la que llamamos energía psíquica, capaz de afectar a la conciencia humana. También penetra en el organismo a través de los chakras, pero sólo por medio de los que se sitúan desde el chakra umbilical hacia arriba, por lo que los dos chakras inferiores no conocen esta energía. Es una energía que procede desde la dimensión mental, del mismo modo que la vitalidad procedía de la dimensión etérea. Los pensamientos en nuestra mente recogen de los chakras esta energía y se ven afectados por ella, pero no de un modo objetivo, sino que la energía psíquica tiene sus cualidades alteradas al ser transformada por la cualidad de cada chakra. De este modo, los pensamientos de toda la humanidad alimentan esta energía y esta se reparte de nuevo por toda la humanidad, en un efecto oscilante, de ida y vuelta, como si de una sola mente se tratara (ver La unidad de la mente), pero cada individuo recoge le energía psíquica y la deforma según sus chakras afecten a dicha energía, filtrándola y cualificándola. Esto explica por que existen ideas muy generalizadas por todo el planeta (egregores), sobre todo entre la gran masa de humanos que se encuentran en circunstancias parecidas de modo de vida y costumbres, y sobre todo en personas incapaces de pensar por sí mismas y que, por pereza, prefieren dejarse llevar por las ideas de otros.

"El lado activo del infinito", Carlos Castaneda (año 1998)

"Fragmentos de una enseñanza desconocida", P.D. Ouspensky (año 1949))

"La apertura del tercer ojo", Dr. Douglas Baker (año 1977)

"Tratado sobre los siete rayos, Tomo I", Alice A. Bailey (año 1936)

"La Mágica Presencia YO SOY", Saint Germain (año 1930)

"Visiones", Michio Kaku (año 1997)

"La anatomía oculta del hombre", Manley P. Hall (año 1952)

"Concepto Rosacruz del Cosmos", Max Heindel (año 1912)

"La doctrina secreta" Helena P. Blavatsky (año 1888)

"Antroposofía", Rudolf Steiner (año 1924)

"Tratado elemental de Ciencia Oculta", Papus (Dr. G. Encausse) (año 1898)

"Los chakras", C.W. Leadbeater (año 1929)