CAPITULO 2.- Hacia la humanidad futura


Para recibir la versión Word, solicita el número del capítulo a humano.omega@gmail.com

 

LA HUMANIDAD FUTURA

Rezagados y principiantes

Esperanza de evolución de la humanidad

La evolución del alma

LA HUMANIDAD FUTURA

En los albores de la humanidad tal como hoy la conocemos, el humano solía agruparse en tribus: la tribu era una entidad en la que el individuo tenía poco valor como ente independiente, por lo que la individualidad o la familia era absorbida por la colectividad. Fue desarrollándose la cultura de la villa o asentamiento al llegar la vida sedentaria. A la vez que la comunidad había crecido, la agrupación básica surge: era el núcleo familiar (o el clan) la entidad más importante, aún más que la individualidad. De este modo, al mismo tiempo que aumenta el tamaño de la agrupación colectiva, disminuye el tamaño del grupo consanguíneo, se reduce el tamaño de la familia. Esto ha ocurrido hasta nuestros días, en ambos sentidos, de modo que hoy en día la colectividad es casi planetaria, y por el contrario el clan ya no existe y casi prevalece únicamente la individualidad. Actualmente, en las pequeñas y medianas ciudades, la familia se reduce el entorno padres-hijos, dando un protagonismo importante a la individualidad de cada componente del núcleo familiar. En las grandes ciudades hasta la familia tiende a desaparecer: poca descendencia, abundancia de divorcios, parejas temporales o de conveniencia socioeconómica ... todo ello a favor de la individualidad y con la vista puesta en la globalidad y el desarrollo sostenible: este es mi mundo y este soy yo, no hay agrupaciones intermedias. Se ha pasado del estado tribu-colectividad al estado yo-mundo. Y todo ello no ha quedado sólo en evolución cultural. Expliquémoslo con detalle para comprender el alcance. Experimentando con animales salvajes y sus semejantes domésticos (lobos y perros sobre todo) se ha descubierto que los animales que nacen de padres salvajes, pero que son criados desde el nacimiento en cautiverio sin sus padres naturales, es decir, con padres adoptados pero domésticos, características como el miedo y la agresividad se han desarrollado menos en las criaturas. Su zona 13 (una parte del sistema límbico de desarrollo tardío y que tiene la función de desinhibir las reacciones emocionales adultas) ha evolucionado menos, haciendo de ellos animales mansos, y dejando como huella de ello una reducción sensible en el tamaño de dicha zona y, por tanto, del cerebro. Bien, y ahora viene la conclusión a la que queríamos llegar, también el ser humano ha reducido el volumen de su cerebro de una media de 1470/1570 c.c. (mujeres/hombres respectivamente) hace 50.000 años hasta la media de 1210/1250c.c. actuales, lo cual se deduce que se ha debido, mayormente, a el amansamiento de la especie humana. Por ello, cabe esperar que se esté produciendo un cambio biológico en la especie humana, como veremos.

Los Rosacruces ya anunciaban entre sus prosélitos, hace más de doscientos años, que el propósito de la Religión del Hijo (el cristianismo puro) es elevar a la humanidad a un nuevo tipo de sociedad formando una Fraternidad Universal compuesta de individuos separados. Es el anuncio de Cristo de que Él no venía a traer paz, sino guerra, debido a que sus ideas sobre la nueva humanidad no iban a encajar hasta muchos siglos después, intermediando muchas guerras, como las cruzadas, por causa de Él y su nueva ley. El ideal de la Religión del Padre (el nuevo cristianismo aún por venir, según los Rosacruces) consistirá en la eliminación de toda separatividad, de modo que los egos, los individuos más individualizados que nunca, se sumergirán en el Uno, no habiendo más un "yo" o un "tú", sino que todos los egos serán uno. Esto no podrá ocurrir mientras suframos la tensión de la materia, que nos impide dar el paso definitivo, sino que ocurrirá en un futuro estado en el que, liberados de la gravedad material, seremos casi espirituales y podremos comprender que somos uno con el Todo, pudiendo acceder a todas las experiencias de cada individuo, compartiéndolas y reteniéndolas en nuestra nueva memoria, disponibles para ser a su vez entregadas a otros. Veremos más adelante como resuelve esta utopía la Teoría del Punto Omega. Para los Rosacruces el Espíritu de Raza fue el ser que dirigió a la humanidad, bajo el nombre de Yahvé, Elohim, Jehová o cualquiera de los conocidos en otras culturas. Este Espíritu de Raza manipulaba al hombre mediante un gobierno patriarcal, en el que el patriarca era casi un medium del Aquél Espíritu, ejecutando Su voluntad sobre la humanidad. Ahora el pueblo ya no soporta la opresión y exige vivir libre bajo un gobierno que impulse el desarrollo del individuo. Se ha evolucionado en paralelo hacia la humanidad mundial y hacia el ego, como una necesidad profunda e inexorable, un determinismo por encima de la libertad personal. Se empieza a tener una sensación de un planeta vivo al que es necesario cuidar (política medioambiental y desarrollo sostenible), así como la necesidad de un "Yo libre" que necesita abrirse al mundo y expandirse por él. Son dos caminos extremos abiertos en la misma evolución, y nos proporcionan una pista importantísima de hacia donde nos dirigimos en nuestro futuro más inmediato, marcando nuevos y claros objetivos: centrarse en el fuerte paralelismo entre las relaciones humanidad-individuo e individuo-célula.

Para el desarrollo de la individualidad es necesario trabajar sobre uno mismo, para lo cual se requiere trabajar la información. Como seres vivientes codificamos información (ver capítulo deADN), de modo que tal información se conserva y transmite mediante la selección natural. La vida es un modo de procesar la información, y casualmente la vida está basada en la química del carbono, aunque no ha de ser así obligatoriamente. De hecho existe una teoría del bioquímico inglés A.G. Cairns-Smith que propone que los primeros seres vivos se basaban en cristales metálicos, no en el carbono. En tal teoría, esos seres vivos primigenios eran secuencias autorreproductoras de aberraciones de los cristales metálicos que, con el transcurso del tiempo, fueron transferidas a un sustrato más moldeable, el de las moléculas de carbono. Pero lo realmente importante no es el sustrato, sino los códigos y el modo en que tales códigos sufren cambios debido a la influencia del medio. Si el medio, las leyes físicas, no permiten que se pueda procesar cierta información en cierta región del espacio-tiempo, tal región quedará desprovista de vida. Por ello, la vida seguirá siempre un camino de supervivencia en base a mejorar y transmitir los códigos de su esencia. Tal vez los Rosacruces acertaban de modo clarividente cuando decían que la humanidad futura necesitará nuevos substratos no materiales para continuar en su evolución, y es muy probable que sea necesario cambiar de soporte físico para formar seres con información (códigos genéticos) mejorados.

Rezagados y principiantes

Los Rosacruces han establecido, bajo estudio clarividente según ellos, un desarrollo de la humanidad que ya vimos en Los siete Periodos de la Evolución, de modo que para ellos en cada periodo de desarrollo de la humanidad se producen rezagados en la evolución, debido a que no han logrado alcanzar el desarrollo adecuado para pasar al próximo grado superior. Tales rezagados forman en el siguiente periodo evolutivo una especie con características algo diferentes a la especie de la que salieron como subdesarrollados. Este modo de selectividad natural se puede expresar de otro modo a la vista de lo que hoy conocemos genéticamente. Así, sabiendo hoy día que los genes de ahora son el fruto de genes de hace tres mil millones de años, podemos imaginar que viajando con los genes hacia atrás en el tiempo visitaríamos innumerables cuerpos, unos victoriosos en su paso por el planeta, y otros claros perdedores que sucumbían apenas ver la luz. Es evidente que los seres vivos que compartimos hoy el globo somos o bien descendientes de las victorias de la naturaleza, o bien nuevos intentos que han surgido de derrotas muy luchadas (rezagados, según los Rosacruces). Si consideramos al humano como el ser vivo más evolucionado del planeta (aparentemente así es), y ahondamos en su procedencia genética, encontramos que somos el fruto de grandes victorias de las que, al surgir el siguiente escalafón a favor nuestro, se producía un sobrante en la especie que quedaba subdesarrollado formando otra evolución distinta y paralela a la nuestra que se abocaba en una extinción casi segura. Por ello, nos podemos considerar hijos de la más dramática guerra de la información, la que capitanean los genes. La Ciencia todavía hoy no admite (pese a estar a punto de descubrirlo) que exista lo que los Rosacruces tanto usan en sus ideales y que llaman Espíritu, pero ya hemos hablado de ese tema y vimos lo cerca que estaba la humanidad de descubrirlo (ver La consciencia humana y las fluctuaciones cuánticas). Por ello podemos ver la acción del Espíritu en el desarrollo de esta guerra evolutiva y ser conscientes ahora más que nunca que está en nuestra mano gran parte del trabajo que queda para alcanzar el siguiente gran paso de la humanidad en su evolución.

Verdaderamente los Rosacruces dan una idea muy buena acerca del desarrollo de la humanidad, porque no incorporan el gran fallo de la Religión: entre especie y especie no hay un gran salto, sino que se producen multitud de grados. De este modo explican de un modo metafísico la existencia de gran variedad de especies. Por ello usan el concepto de rezagados y principiantes para explicar la multitud de oportunidades de las que dispone la vida para abrirse paso entre fracasos de experiencias de ensayo y error. Así como la religión cristiana anuncia "condenación eterna" para los pecadores sumidos en la derrota de su propio comportamiento, debemos entender (como lo hicieron los Rosacruces hace mucho tiempo) que no se habla de destrucción bajo la mano de un dios implacable, sino de nuestra propia extinción por nuestra propia mano, al no poner el interés personal suficiente en mejorar nuestra evolución individual, ya que nos dejamos llevar por la inercia del fracaso. El materialismo actual es la gran muralla que nos frena en nuestro avance en pos de la victoria, puesto que nos impide ver que estamos realmente formados de la misma sustancia que está formado el Universo, y esto no se refiere sólo a las partículas, sino también al Espíritu. Sólo aquellos que se sobrepongan al fracaso y empleen su voluntad en el modo adecuado de lucha conseguirán que su código genético prevalezca.

Los ocultistas han centrado sus esfuerzos en la lucha contra el materialismo, puesto que según ellos defienden, la actitud materialista de la humanidad puede llegar a impedir todo progreso evolutivo llegando incluso a destruir los siete vehículos del Espíritu Virginal. En ese caso, tal Espíritu deberá volver a comenzar su evolución desde el principio, y el periodo que vive la humanidad actual es crítico en ese sentido.

Esperanza de evolución de la humanidad

Si miramos la historia de la humanidad, desde el punto que se conoce a ciencia cierta (desde los historiadores romanos, por ejemplo), todo parece indicar que la humanidad evoluciona en círculos. Todo lo que crea y avanza en un periodo de tiempo, lo destruye y convierte en ruinas en el periodo siguiente, para renacer un nuevo periodo de nuevos avances. ¿Cuántas civilizaciones habrán hollado la Tierra para desaparecer sin dejar rastro?

En ese proceso de alternancia de gloria y caos se consiguen mantener algunos avances valiosos, materialmente hablando, pero también se pierden otros que tal vez habrían sido necesarios para las nuevas etapas. Esto puede llevarnos a periodos de paralización o equilibrio del progreso, por lo que sólo existen determinados periodos o "intervalos" (ver Ley de octavas) en los que realmente se puede evolucionar. La pregunta clave es si en tales intervalos es la humanidad la que decide evolucionar o simplemente se dan las circunstancias apropiadas. La vida sigue su curso entre los periodos de gloria y los de caos, y cada pueblo cree en sus avances y en sus campañas para cambiar el mundo, pensando que está en sus manos el hacer algo al respecto. Ponen al ser humano en el centro de todo, como si tuviéramos capacidad para dirigir nuestro futuro y el del mundo, olvidando el tamaño real del ser humano y su breve historia en el cosmos. La igualdad y el bienestar para todos son teorías muy bellas pero fatales si se llegaran a realizar. La Naturaleza ha creado las desigualdades y el sufrimiento para que exista la posibilidad de progreso. Toda evolución necesita opresión para resurgir de una lucha que, en muchos casos, da lugar a una nueva especie. Es de los "choques" (ver Ley de octavas) de donde surge lo valioso, el fruto de un sobreesfuerzo que caracteriza a la especie victoriosa. Es la de las charcas sometidas a sequías de donde surgieron los anfibios: de entre moribundos surgió la vida. La evolución de la humanidad es un proceso cuya realización es posible de modo análogo al proceso de evolución de cualquiera de sus individuos. Comienza con que un determinado grupo de células va tomando pseudoconciencia gradualmente, luego este grupo se desarrolla más que las células individuales, y atrae hacia sí otras células y así sucesivamente. Pero parece como si la humanidad no quisiera ser guiada por grupos conscientes de individuos, por lo que el verdadero cambio depende de lo que un individuo haga consigo mismo interiormente. Y este avance, multiplicado por millones de individuos, consigue el verdadero salto evolutivo.

Los humanos creemos que somos el centro de todo y que podemos hacer lo que queramos y decidir sobre todo, pero está más que demostrado que estamos influenciados por el Cosmos en cada respiración que tomamos. La vida orgánica sobre la Tierra es el receptor de todo lo que procede del Cosmos a modo de influjos o radiaciones: no dudemos que la radiación solar y la cósmica son capaces de alterar la vida. La interacción entre todas las especies que forman la vida orgánica, y tales influjos dan impulso a la Naturaleza, por lo que esta depende del Cosmos y de cómo este interactúa con la vida orgánica. Después de todo, la Astrología puede estar dando algunas pistas para quien sepa interpretarlas. Para los ocultistas, la Naturaleza se basa en la pureza de acción (objetividad ante las especies: cualquiera puede ser cazado o cazador) y en la eterna protección, por lo que se hace llamar Madre Naturaleza. Por eso ellos defienden que es por causa del ser humano que existen plantas venenosas y animales peligrosos, puesto que es el ser humano el que está modificando a la Naturaleza, y ella se defiende mediante fieras y cataclismos que no son más que alivio de su propia tensión, acumulada durante miles de años. De este modo, el ser humano recibe su propia cosecha y debe aprender de ese fruto para sembrar con mejor calidad en el futuro. La Naturaleza devuelve a la humanidad su propia iniquidad y la prueba de su inamovible designio es que han desaparecido hasta las trazas de las más grandes civilizaciones. Es obligación de la humanidad evolucionar y ayudar en la evolución del resto de las especies, así como reducir las tensiones terrestres y cósmicas. Para los ocultistas todo en el Cosmos está vivo, y ejemplo de ello lo hacen con la Luna, satélite árido que a nuestros ojos carece de toda oportunidad evolutiva. Ellos defienden que la Luna es un planeta que acaba de empezar su evolución, y que llegará un momento en que llegue a desarrollarse tanto como la Tierra (ver la Ley de las tres fuerzas), aunque no tiene por qué hacerlo en el mismo modo ni en las mismas dimensiones físicas que ahora conocemos. Después de esto aparecerá una nueva Luna y la Tierra se convertirá en su sol. Todo esto no es un proceso garantizado, pues todo va encadenado y si la Tierra fracasa en su evolución, el resto de los acontecimientos tampoco se realizarán. Existe un periodo determinado para la realización de acontecimientos clave, y si estos no surgen, el resto nunca sucederá. El componente en mayor esperanza de evolución de la vida orgánica sobre la Tierra es la humanidad. Si la humanidad no evoluciona, la vida orgánica no evoluciona, y esto hace inservible a la humanidad para el propósito del Cosmos, por lo que la humanidad desaparecería, como vimos al hablar de los Ángeles Lucifer en Solos en el universo.

¿Podemos esperar algún tipo de evolución física (biológica) en el ser humano?

Sri Aurobindoescribió a principios del siglo XX : "... el hombre es un ser de transición... el paso del hombre al superhombre es la próxima realización inminente de la evolución terrestre. Este paso es inevitable porque es a la vez la intención del espíritu interior y la lógica del proceso natural". Y tras dejar de escribir dedicó el resto de su vida a experimentar sobre sí mismo la llegada de este superhombre. Pero murió sin contar nada al respecto, aunque quedó alguien que continuó su experimento: Mirra Alfassa (Madre, para sus compañeros), compañera suya en vida y experiencias. Aurobindo nunca dijo si existía un eslabón entre el hombre y el superhombre, pero Madre sí que insistía en que ahora estamos en un periodo de transición en que hombre y superhombre se encuentran fusionados, persistiendo el viejo hombre con plena potencia, dominando la consciencia ordinaria, pero de modo que deja que se infiltre el nuevo hombre, modestamente, sin molestar, imperceptible para la consciencia de la mayoría, pero incesante en su incursión. Y en cada avance de este sobre aquél se produce como un desgarramiento de los límites... y es porque existen unos nuevos límites marcados por algo que no estaba en el Universo que los científicos han estudiado. Es un elemento nuevo que traerá un caos en las percepciones, un nuevo conocimiento, porque ese elemento es la mente de las células. Nos está afectando ya a los humanos del mismo modo que la mente homínida afectó en el desarrollo de nuestra especie diferenciándola del primate. Desde el punto de vista esotérico, del mismo modo que los Ángeles Lucifer infundieron en la mente humana una conexión propia de los ángeles afines al fuego, es posible que los ángeles afines al agua dejaran una semilla propia en la mente de las células para que, llegado el momento evolutivo adecuado, se activara una conexión entre estas y las huestes más evolucionadas de Ángeles.

No podemos esperar que se produzca un cambio genotípico del que surja el superhombre, al menos no en un plazo calculable. Las guerras, las grandes enfermedades y el avance de la Medicina suponen un elemento de selección indiscriminada en contra de las mutaciones genéticas y la selección natural, por lo que ya no sobreviven los que aprovechan mejor las mejoras heredadas, sino los que tienen a su alcance los mejores medios o se encuentran al margen de las guerras y epidemias.

Según Mirra Alfassa, la nueva especie (que ya existe dentro de cada uno de nosotros, latente desde los orígenes) produce la desorganización de la vieja especie. Ella explica que, cuando su cuerpo pasa el umbral de la realidad común, siente como la fuerza que hace que las células se mantengan unidas se convierte como en una fuerza centrífuga que hace que se esparzan. Hasta provocarle el desmayo, pero conscientemente. Y en ese desmayo nota como un movimiento ondulatorio y unísono en todas sus células, con una potencia formidable, como inmerso en el Universo. Y en ese estado en que la nueva mente toma el mando por unos instantes, y Mirra cuenta que la consciencia no tiene límites, es igual que las olas, pero un movimiento de olas materiales, corporales, vasto como la Tierra, algo muy infinito en la sensación. Ella cree que la consciencia se vuelve más intensa y más extensa, quedando el cuerpo como algo pasivo en medio de ese mar de consciencia. "Es como un océano de luz que continúa su trabajo, es azul ultramar oscuro" dice Mirra. Todos los campos físicos son de carácter ondulatorio, por lo que esa sensación de Mirra está justificada, pero ¿qué campo es el que ella sentía? Nos cuenta que el mar de consciencia que la atrapa es ilimitado, calmado y con movimiento ondulatorio y armonioso, de modo que cualquier movimiento que ella hace es una extensión de esa ondulación. Ni la sensación de su propio cuerpo era la habitual: para ella era como una concentración de vibraciones. Hasta la sensación de sus enfermedades y achaques de la vejez avanzada en que se encontraba, son sentidos de modo diferente. Comer, oír, ver y el funcionamiento del organismo le cambian de modo que parece que obedecen a otras leyes. Siente todo eso como una especie de problema de ajuste a una necesidad vibratoria nueva... el dolor es lo único que le queda como antes. Ella cree que se está produciendo un cambio tan profundo que afecta incluso al Ego, y todos los hábitos aprendidos se desmoronan ante la nueva forma de consciencia. Hemos de recordar lo que ya dijimos en Solos en el universo al hablar de los Ángeles y la decisión de cada ser humano de perder su individualidad a cambio de la felicidad, pues encaja perfectamente con lo que Mirra está experimentando y su necesidad de acallar el ego ... por que ella siente como que pierde su unidad material, como que se diluye en una desorganización corporal, como un aviso de la cercanía de la muerte pero con la sensación de que en lugar de muerte se trataba de un renacer; pero la sensación provoca un temor y se cree que es una gran enfermedad. En ese momento en que se piensa que es una enfermedad, el Ego vuelve a hacerse fuerte y la intelectualidad del cuerpo busca la solución a través de la medicina, del viejo hábito de vivir y morir. La mente y su modo aprendido de operar se erige como obstáculo a la nueva consciencia de las células, como si la mente fuera el bosque y las células los árboles, y de algún modo el bosque es más poderoso en su manifestación total que los árboles en la suya. La consciencia que se intenta apoderar de lo inconsciente acaba alterándolo, como cuando queremos ser conscientes de que nos dormimos y sólo conseguimos insomnio. Es la unión de la consciencia y la inconsciencia la que nos hace equilibrados. La consciencia es exterior, la inconsciencia es interior, y necesitamos de ambas. Si nuestra consciencia, que es de reciente adquisición, es tan grandiosa ¿cuan grandiosa no será nuestra inconsciencia, con cientos de millones de años de antigüedad? No nos quepa duda que en nuestro interior existe un potencial enorme, tal vez conteniendo el germen del universo entero, que nos exige que cumplamos nuestro destino, advirtiéndonos con las enfermedades cuando nos alejamos de él. El camino hacia el destino de cada humano es único, y es el inconsciente el que nos empuja hacia él, no simplemente buscando la perfección, sino también la totalidad, hablando en términos de encajar en el Cosmos perfectamente. Nos contó Mirra Alfassa su experiencia con la otra consciencia, la celular, en la que se pierden los límites de la sensación corporal y parece que se va a disolver extendiendo sus dimensiones por el universo. Las leyes conocidas de la vida cambian, como si la organización de las células humanas se negaran a sobrevivir sin el sentido de la individualidad separada. Pero la nueva y desconocida ley es capaz de funcionar sin ego. Mirra era casi ciega y sin embargo aseguraba que veía con la nueva consciencia, pero con una visión de puntos multicolores aún con los ojos cerrados. Y a esta visión especial acompañaba una sensación de flexibilidad de las formas, de una disminución considerables de la rigidez de las formas. También eso le provocaba temor y el cuerpo quería volver a la antigua consciencia, hasta que se pudo acostumbrar a la sensación. Ella creía que es necesario abandonarlo todo: todo poder, toda comprensión, toda inteligencia, todo conocimiento; volverse perfectamente no-existente. Y las células se quedan inmóviles, vueltas hacia la consciencia, esperando. Todo lo que uno hace, todo lo que uno sabe, todo está basado en una especie de memoria o hábito semiconsciente y constante que debe ser cambiado, detenido. De ese modo queda reemplazado por una especie de presencia luminosa y las cosas vienen sin toda esa carga que uno arrastra tras de sí todo el tiempo: aparece justo lo que uno necesita. Deja de existir el conocimiento mentalista y surge de modo natural una nueva ley en la que en lugar de haber causas y efectos, la consciencia está inmersa en su propio movimiento, de un modo en que no existe un centro, como le sucede al ego que se siente como centro de lo que ocurre. En el nuevo estado, no hay que pensar las cosas antes de hacerlas, pues todo sucede sin causa previa, sin preparación, basta con sentir una necesidad y se realiza. Es como estar dentro de todo, formar parte de todo a nivel microscópico, y simplemente sabes lo que va a ocurrir porque estas esparcido por todo y notas que eres más consciente, como si el mar de la consciencia te avisara de cuanto acontece haciéndote sentirlo. Y en cuanto interviene la mente todo se desvanece para caer en la antigua consciencia de nuevo. Para Mirra parece como si la Tierra entera fuera igual que el cuerpo o este formara parte de aquella. Y con esa nueva consciencia no es necesaria la complejidad de la vida, pues esa complejidad es como un infantilismo inútil. Es una nueva posición de la consciencia que no es ni espiritualista ni materialista ni consecuencia de ambas, sino algo que está por descubrir, que tal vez ya estamos desarrollando de modo inconsciente. En ese nuevo estado, cuanto más consciente es uno y está más en relación con la verdad de las cosas, más autoridad tiene la voluntad sobre la substancia.

Para los rosacruces hace muchos años que es conocido el hecho de que cada célula del cuerpo tiene conciencia separada, aunque en un orden inferior. Mientras las células forman parte de nuestro cuerpo, están sujetas y dominadas por nuestra consciencia. Y eso ocurre para toda célula que vive bajo la influencia de nuestra conciencia. Pero también es posible llegar a percibir la célula, a experimentarla. Pero tenemos el obstáculo de la capa intelectual, que es la que nos alimenta actualmente de sensaciones. Para librar este obstáculo se requiere el silencio mental. Si queremos ver el fondo de un estanque, debe estar libre de turbulencias. El siguiente obstáculo es la mente emotiva, la cual hay que pacificar. En ambos obstáculos se requiere avanzar con neutralidad, pues si uno se repliega o rechaza algo de ellos, se levanta de nuevo la barrera. Por último llegamos a la capa más profunda, la de la mente física, la barrera más difícil de notar. Mirra Alfassa nos aconsejó vivir la experiencia celular: ello implica ir en contra de todo lo que hay en nosotros que no quiere progresar, fruto de milenios de inercia, de costumbres. La muerte no es inevitable, es un accidente con el que hemos convivido siempre hasta ahora y nos creemos que hay que enfrentarse a ella, una batalla contra uno mismo, pero es una batalla contra miles y millones de adversarios, para librarse de los hábitos de miles de años. El cuerpo (el de Madre, en el experimento) está aprendiendo una cosa: que todo cuanto sucede es para su progreso, ... para alcanzar el estado verdadero, el que se espera de las células para que la realización pueda efectuarse; cada dolor y cada enfermedad tiene un objetivo. Y es nuestra mente quien transforma cada sensación en una concentración, en un estado en que nos replegamos sobre nosotros mismos, pero es cuando el cuerpo se expande, se hace flexible y vasto, cuando todo se vuelve maravilloso. De pronto, por una tontería, por una corriente de aire, lo olvida, se repliega sobre sí mismo, siente miedo a desaparecer, miedo a no existir... y hay que volver a empezarlo todo de nuevo desde el principio. Con su experimento, Mirra pasa por momentos en los que parecería mortalmente enferma, pero ella nota que todo eso tiene el objetivo de experimentar, de encontrar fuerzas y sentir en esos instantes, en que la mente está ocupada con el sufrimiento y sucumbe repetidas veces ante los desórdenes, que el miedo de la mente nos hace esclavos... si nos llega a sofocar lo suficiente, lucharemos tan fuerte como un pez que se asfixia en una charca y trata de librarse del ahogo buscando otro medio u otro órgano respiratorio más adaptado. Es como un miedo a la muerte, como si la muerte se produjera a cada minuto, a pequeños golpes y es la mente misma quien la provoca con su miedo a disgregarse y perder el dominio. Las células obedecen hipnotizadas a las órdenes mentales, pero también tienen su propio entorno donde luchan por sobrevivir, y si las órdenes mentales las sofocan, puede ocurrir que se produzca una rebelión con la misma proporción que el sofoco, y de ahí puede empezar a surgir un nuevo tipo de conciencia. Pero, por lo general, son necesarias catástrofes orgánicas para que se produzca una nueva percepción. Decía Mirra que todo lo que es inconsciente tiene necesidad de emociones violentas para sacudirse y despertar, además de estar sujeto a las malas sugestiones. La consciencia más elemental ha sufrido tanto que teme a la mente (pues es la mente su fuente de sensación y experimentación). La consciencia material, es decir, la mente en la materia, se formó bajo la presión de las dificultades, y eso le ha dejado una huella de pesimismo y derrotismo, en el subconsciente de cada célula, que es el mayor obstáculo. Mirra aconseja que nos centremos en conseguir que un pequeño grupo de células cambie su estado de consciencia, de modo que no experimenten la enfermedad con temor, con esa especie de trama derrotista, catastrófica, sino que la experimenten como una oportunidad de aprender a sacar fuerzas clave en momentos en que la mente suelta las riendas. Las células primigenias (de las que surgieron los seres vivos multicelulares) debieron experimentar condiciones terribles en su lucha por la supervivencia, y fue al agruparse en colonias de células cuando se sintieron seguras y consiguieron una nueva especie. De algún modo, las células portan consigo una memoria (tal vez en la mitocondria) de ese terrible pasado, y se esfuerzan por mantenerse unidas en un cuerpo. En cada especie existen los seres pioneros que inician la escisión de la cual brotará la nueva especie. Si, como dice Mirra Alfassa, las células del cuerpo humano están pugnando por liberarse de la mente, entonces ese puede ser un comienzo para el nuevo ser. La experiencia de Madre es muy intensa en algunos momentos, en los que su cuerpo tiembla, se estremece por potentes acometidas hasta el punto en que tenía la impresión de que iba a estallar. Nos cuenta que nota como la vibración de todas sus células se convierte en una sola vibración, como fuego intenso a modo de fiebre. Es con el fin de demostrar que para vencer a la muerte hay que estar dispuesto a pasar por la muerte. La vibración es tal que parece capaz de vencer a la fuerza que mantiene unidas a las células en un cuerpo. Entre el nuevo estado y el viejo no hay mezcla, es como si funcionaran uno a través del otro. Debe ser algo intercelular, muy microscópico. Es el mismo mundo y es totalmente diferente: ¿serán dos aspectos de este mundo? La mente, en sus albores, cuando comenzaba a tomar forma y aún era frágil y tierna, de entre todas sus sensaciones escogió un estado o punto de vista y cayó en la mentira. Tal vez no tuvo opciones y su diseño genético no le permitió otro punto de vista. Por eso nuestra mente actual nos muestra una realidad incompleta, supeditada además a nuestro modo de ver la vida, pero la VERDAD es como una pulsación universal, en la que no rige ni el tiempo, ni la Luna, ni el Sol. Y esa pulsación debe ocupar el lugar de la falsa pulsación de nuestra "realidad". Tal vez Mirra habla de la dimensión Eternidad, más allá de la cuarta dimensión que conocemos, y de la cual hablaremos en la Teoría del Punto Omega. La relatividad del tiempo y del espacio contemplada desde dos mundos (el viejo y el nuevo) que se interseccionan como el agua en la esponja, pero con unas leyes físicas absolutas, o al menos más absolutas que las que ahora manejamos. Madre nos dice que comienza a sentirlo en las células del cuerpo: es un movimiento, como una especie de vibración eterna, que no tiene ni principio ni fin, existe desde toda la eternidad y para toda la eternidad (como una onda sinusoidal), y sin división del tiempo; sólo cuando la mente proyecta sobre nuestro interior aparecen como secuencias encadenadas unas tras otras. Pero Mirra nota que todas las cosas SON, el encadenamiento desaparece en el nuevo estado: una cosa no es ya la causa de otra, eso pertenece al mundo del espacio y del tiempo. En el nuevo estado todo es como más denso, pero a la vez más ligero.

Pero para Madre todo era como una experiencia nueva y desorganizadora, en la que las fuerzas naturales se retiran y entra en escena una nueva sensación, después de un tránsito muy doloroso y desagradable, debido a la lucha contra la derrota. Y es por las células, que sienten terror ante la pérdida de orden corporal, pero si un pequeño grupo de ellas alcanza la serenidad y permanecen confiadas y expectantes, la nueva sensación encuentra un hueco para tomar posesión. Entonces las células se acuerdan del dolor y todo vuelve otra vez. Pero ya se ha conseguido enseñar a algunas células que hay otro estado y empiezan a colaborar y la acción es mucho más rápida. Cuando el mal vuelva de nuevo, entonces son ya las células mismas las que quedan expectantes, porque se acuerdan. Consiste en la reeducación de las células para que su temor se convierta en expectación. Tal como había dicho Sri Aurobindo, la mente física tal como está organizada no sirve para nada, por lo que hay que desembarazarse de ella o reorganizarla. Pero está tan íntimamente encadenada al cuerpo físico, y viceversa, que cuando Madre intentaba anular la mente física y la conciencia del otro estado quería manifestarse, eso mismo producía el desmayo. Es probable que la mayor oposición a pasar al otro estado se dé en los seres más ‘conscientes’, pues su mente misma querrá que las cosas continúen en el estado en que se siente cómoda. Por el contrario, la materia llamada inerte no se resiste y, por ello, es más capaz de responder.

Es el sistema nervioso el que se encarga de informar a la mente, desde cada célula. Cuando se pierde la centralización de la consciencia procedente de las células del cuerpo, sobreviene la pérdida de consciencia, la muerte. Y es así porque el cuerpo se deja llevar por la inercia del descanso absoluto y por la sugestión del hábito de morir. La fuerza centralizadora mecánica del sistema nervioso hace que las células se mantengan unidas, pero si la mente cree que todo ha terminado, ciertamente todo se descentraliza. Si creamos una fuerza centralizadora voluntaria que sustituya a la fuerza mecánica, habremos dado el primer paso a la inmortalidad.

Madre empleaba, para la centralización voluntaria, un mantra, pues cada cosa (animada o inanimada) vibra con una frecuencia que le caracteriza, debido a su propia energía. El tantrismo (antiquísima ciencia de los sonidos, de la India) enseña toda la gama vibratoria para todo objeto o ser consciente, y estos sonidos son lo que se llama mantra: una vibración que puede reproducir cierto estado de consciencia, repitiendo sonidos formando sílabas. Madre trataba de caracterizar mediante el mantra una vibración más expansiva, como el amor, para dar un nuevo principio de cohesión a sus células que no se fundamentara en el hábito mortal. El mantra empieza por ser recitado mentalmente para pasar poco a poco a todos los grados del ser: el corazón, las emociones y las sensaciones, etc... hasta quedar fijado en todo el cuerpo. Entonces las células, el sistema nervioso y todas las capas de la consciencia se acostumbran a la llamada de atención del mantra y ocurre que tiene un efecto organizador. El mantra de Madre es: OM NAMO BHAGAVATE

(siete sílabas)

Si las células se acoplan al mantra, la vibración de este puede operar transformaciones en las células, con tal de que las células duren el tiempo suficiente.

Cinco años antes de morir, Madre advertía a sus compañeros de algo que a ella podía ocurrirle:

"A causa de las necesidades de la transformación, es posible que este cuerpo entre en un estado de trance que tendría una apariencia cataléptica. Sobre todo, nada de médicos. No os apresuréis tampoco a anunciar mi muerte ni dar al gobierno el derecho de intervenir. Guardadme cuidadosamente al abrigo de todo deterioro que pudiera venirme de fuera: infección, envenenamiento, etc... y sed de una paciencia incansable; podrá durar días, semanas o incluso más, y será necesario que esperéis pacientemente a que yo salga naturalmente de ese estado después de que el trabajo de transformación esté realizado. Quisiera que no me metan en una caja y que no me entierren. Porque, incluso después de que los médicos hayan declarado que este cuerpo ha muerto, estará consciente: las células están conscientes."

El trance cataléptico, la inmovilización total con paro cardíaco y con todas las apariencias de la muerte.

La visión de Mirra del otro estado tiene también un fondo globalizador. Ella dijo que la Tierra estaba envuelta como en un entramado de finos hilos que unen todas las circunstancias que aparentan no depender unas de otras, pero que en realidad todo depende de todo y es tal que, si se cambia una de dichas tramas sin tener en cuenta sus implicaciones, todo puede hundirse en una catástrofe. En determinadas circunstancias especiales se filtra parte de esas tramas en nuestra realidad y ocurre que surgen ideas y descubrimientos a favor de la humanidad. Y esas circunstancias especiales se dan en momentos en que gran número de conciencias se dan cuenta, con una convicción absoluta, que la vida es absurda tal y como se manifiesta. Del mismo modo en que hubo una época en la Tierra en que surgió la especie con mentalidad, y eso fortaleció a la especie como grupo, se espera que llegue el momento en que surja la especie supramental, la del otro estado, y lo haga con tal fuerza que sea global, sin marcha atrás. El problema es ese periodo en que ni se es una cosa ni otra, pues falta la masa critica de conciencias que precipite los acontecimientos, y el individuo no sabe hacia donde dirigir sus pasos ni es capaz de ver por sí mismo un objetivo. Es un periodo de mucho sufrimiento y de caos interior. Es necesario que muchos individuos pasen a la vez por ese calvario y sacrifiquen parte de sí, para que, si se dan las condiciones, surja la otra consciencia de forma grupal, y no individual, para conseguir mayor incidencia y durabilidad del otro estado. Mientras dura la transición, es en algunos momentos como un enloquecimiento en las células. Hay algunas para las que ese movimiento resulta espontáneo e inevitable, pero hay otras que deben sufrir para aprender. En algún momento todos los grupos de células se abandonarán totalmente, con una confianza total.

Sri Aurobindo decía: "hay también una mente oscura, una mente del cuerpo, de las células mismas, de las moléculas, de los corpúsculos. Haeckel, el materialista alemán, ha hablado de una voluntad en el átomo, y la ciencia reciente (Heisenberg), ante las imprevisibles variaciones individuales en la actividad del electrón, está a punto de darse cuenta de que no se trata de una metáfora, sino de la sombra proyectada por una realidad secreta. Esa mente corporal es tangiblemente real; por su oscuridad, su apego obstinado y mecánico a los movimientos pasados, su facilidad para olvidar, su rechazo hacia lo nuevo, es uno de los principales obstáculos para la penetración de la fuerza supramental en el cuerpo y para la transformación corporal. Por el contrario, una vez efectivamente convertido, será uno de los instrumentos más preciosos para estabilizar la luz y la fuerza supramentales en la Naturaleza material." Madre era constantemente sometida a pruebas y experiencias internas, superando crisis cardíacas y todo tipo de enfermedades, hasta encontrarse más tiempo en el otro estado que en el viejo estado, sufriendo un desplazamiento de la voluntad y de las capas internas de su ser, una desorganización nerviosa. Acaso el animal-hombre ha dominado sobre la consciencia desde que la recibió, usándola como instrumento según su mente, desconocedora de sus posibilidades, le dictaba; como el niño que intenta abrir una puerta sin usar el pomo, a golpes. Necesita aprender a usar el medio que ya está ahí. Para Mirra Alfassa todo comenzó cuando los médicos declararon que estaba muy enferma. La mente y su fuerza vital se habían retirado dejando, poco a poco, que las células comenzaran a despertarse a la nueva consciencia.

El doctor John E. Heuser, sirviéndose de clichés tomados por un microscopio electrónico capaz de distinguir dos puntos separados entre sí tan sólo por una millonésima de milímetro, observaba recientemente (año 1979): "Una de las características intracelulares más interesantes para la ciencia es la existencia de una red parecida a una red de pesca, que envuelve por completo el cuerpo principal de la célula, el citoplasma. Hasta el descubrimiento de esas redes se creía que el citoplasma de la célula era una especie de gelatina sin estructura interna; ahora pensamos que esa red debe ayudar a mantener la forma de la célula." Anticipándose a tal hallazgo Madre, en 1970 contaba algo curioso: "Todo está detrás de redes, muy recientemente, ¡redes!. Hay una red de un color, otra de otro color... todo, todo está detrás de una red, como si nos moviéramos entre redes. Pero no se trata de una sola red: la red depende en su forma y color de lo que está detrás .Y es el medio de comunicación. Y lo veo con los ojos abiertos, de día. Estoy viendo, por ejemplo, mi cuarto, y al mismo tiempo veo un paisaje, y otro, y cambia y se mueve, y con una red así entre los paisajes y yo. La red parece ser... lo que separa ese mundo físico verdadero del mundo ordinario... veo más claro con los ojos cerrados que con los ojos abiertos, y sin embargo, es la misma visión, la visión física, pero un mundo físico que parece... más completo." Madre nos aseguraba que no era una "visión de vidente". En esa época Madre estaba ya ciega. Es evidente que veía a través de los "ojos de las células".

Para que el embrión de un animal logre emerger de un grupo amorfo de millones de células indiferenciadas, estas deben encontrar su lugar y colocarse en orden formando entonces un tejido u órgano especializado. Pero, ¿cómo saben las numerosas células a dónde tienen que ir?

De acuerdo con la teoría de Albretch-Buehler, una célula encuentra su lugar "mirando" a las otras. Puede hacerlo porque tienen una forma primitiva de ver, lo que implica que pueden poseer una especie de cerebro u órgano sensible y procesador de información que influye sobre el uso de su código genético (elaboración de las proteínas que dan forma a la célula en crecimiento) durante el desarrollo de la célula. Al parecer se ven entre sí dirigiendo una emisión infrarroja en un radio entre 800 y 900 nanómetros. ¿Con qué ven? Su teoría sugiere que los ojos de la célula se parecerían a centriolos, pares de estructuras diminutas en forma de cilindros que se encuentran justo en el exterior del núcleo. Se está estudiando si existe dicho pseudo-cerebro o sistema de integración de datos, pero mientras se confirma o no, parece razonable pensar que las células intercambian información de algún tipo con sus vecinas para conseguir formar y reponer tejidos especializados y diferenciados.

Según todos los científicos especializados, la evolución se ha producido por medio de mutaciones en el código genético. Por ello es evidente que dicho código juega un papel crucial en nuestro futuro como especie. Tal vez la clave no esté sólo en el código genético, que es el código de los hábitos humanos, sino en la capacidad de la célula para usar el ADN de modo que la especie desarrolle nuevos hábitos y olvide los viejos. Un ocultista dirá que si no es la célula la que toma las riendas, será un Ser superior quien intervendrá para manifestar, mediante la influencia de radiaciones cósmicas y las mutaciones consecuentes, los cambios necesarios en la vieja especie para dar el paso a la nueva especie. Los dinosaurios cedieron, por su falta de adaptación, a las nuevas especies. ¿También cederemos nosotros o podremos seguir en la cresta de la ola dentro de la nueva especie? Hegel nos dijo que: "La esencia del hombre es el espíritu... únicamente despojándose de su modo de ser finito y rindiéndose por propia voluntad a la pura conciencia de sí mismo es como alcanza la verdad." Para los ocultistas rosacruces, en cada periodo de evolución del Cosmos surge un elemento nuevo más. En el Período de Saturno sólo existía el elemento Fuego (calor, radiación). En el siguiente, el Periodo Solar, se añadió el elemento Aire. En el tercer periodo, el Lunar, se agregó el Agua como tercer elemento. En el Periodo Terrestre, además de los tres anteriores, aparece el elemento Tierra. El próximo periodo será el de Júpiter y se agregará un quinto elemento de naturaleza espiritual, que se unirá a la capacidad de comunicación, eliminando toda distorsión en la información.

La opinión de John Desmond Bernal, en su libro "El mundo, la carne, el demonio", sobre la forma de vida dominante que habrá en el futuro final se resume en:

"La nueva vida (seres inteligentes lo suficientemente dotados como para sobrevivir en el espacio sin las molestias de un traje espacial) sería más plástica... más variable y más permanente que aquella creada por el oportunismo triunfante de la Naturaleza. Poco a poco, la herencia en línea directa desde el hombre (la herencia de la vida original) menguaría, y de hecho desaparecería, conservada como una reliquia interesante; mientras que la nueva vida, que no tendría ninguna de las sustancias pero todo el espíritu de la vida antigua, tomaría su lugar y proseguiría su desarrollo... Finalmente puede que la propia consciencia desapareciera en una humanidad que se habría vuelto totalmente etérea, habiéndose desprendido del ceñimiento del organismo, transformándose en conjuntos de átomos situados en el espacio y comunicados entre sí por radiación, y quizás transmutándose por último en luz ... La antigua humanidad sería la dueña indiscutible de la Tierra, y sería considerada por los habitantes de estos ámbitos espaciales con una curiosa reverencia. El mundo (la Tierra) podría de hecho, pasar a ser un zoológico humano, gestionado con tanta inteligencia que sus habitantes no percibirían que sólo se encuentran allí para observarlos y experimentar con ellos". De hecho, esto podría estar ocurriendo ya, desde hace milenios.

Los científicos que estudian los fenómenos de la Física definen a la humanidad como un paso intermedio de una cadena temporal de existencia del ser. Y aunque somos un eslabón crucial, somos sólo un eslabón de muchos que han sido y serán. Y ya nos aseguran que nuestra especie se extinguirá a favor de nuevas especies, que no posean límites tan finitos como los nuestros: cerebros limitados, organismos limitados y expresión limitada. Las nuevas especies deberán poseer constituciones con capacidades menos limitadas.

Los ocultistas defienden que existió una Época Dorada durante la que la especie humana podía comunicarse mediante el pensamiento. Pero la sustancia de los cuerpos se hizo más densa hasta alcanzar la condición del átomo que ahora conocemos, reduciendo de ese modo la frecuencia de vibración a un nivel tan bajo, sometido a la fuerza de la gravedad terrestre, que los pensamientos no podían ya pasar a través de ella, por lo que se evolucionó desarrollando los sonidos como medio de comunicación. Actualmente, como residuo aletargado de aquella capacidad, existe una especie de sexto sentido que nos permite conocer cómo se siente una persona con la que nos identificamos en un momento determinado. Por medio de este sentido extra podemos salir de nuestro estado de ánimo, por unos momentos, y entrar en el estado de ánimo de ese otro ser. Para mantener y desarrollar esa facultad han influido en gran modo los medios de comunicación masivos, que nos sensibilizan ante las grandes tragedias de la humanidad. Pero los ocultistas afirman que el humano estará completo si posee los cuatro cuerpos (físico, astral, mental y causal) completamente desarrollados. Esto le otorgará la inmortalidad, y un desarrollo que no sigue las leyes de la Naturaleza conocidas.

Para la comunidad científica, el progreso continuará indefinidamente y en todos los sentidos. Para sobrevivir, la vida deberá expandirse por todo el Universo (ver Teoría del Punto Omega). Hay dos grandes corrientes filosóficas y científicas que se han opuesto a la idea del progreso indefinido: el Eterno Retorno y la Muerte Térmica. Para los defensores de la teoría del Eterno Retorno, todos los sucesos de la Naturaleza se repiten hasta el mínimo detalle, habiendo un número limitado de posibilidades que serán repetidas indefinidamente. Esto obliga a que la vida no tenga ningún sentido (el nihilismo de Nietzsche) y que el progreso no exista. Además implica que Dios no existe, pues su creación es absurda. Se ha mitificado mediante la leyenda de Sísifo, el griego condenado por los dioses a empujar una enorme piedra hasta la cima de una montaña en el infierno; tras alcanzar la cima, la piedra rodaba hasta el valle y Sísifo debe comenzar su trabajo de nuevo.

La Muerte Térmica es consecuencia de la segunda ley de la Termodinámica y la entropía (cantidad de carácter físico que mide el desorden de un sistema), que bien aumenta o se mantiene, pero nunca disminuye. En el estado final de entropía máxima, la temperatura es constante en todo el sistema, por lo que en el caso del Universo toda la energía se hallaría en forma de calor a temperatura constante, y no habría diferencias que produjeran flujos de energía disponible para su provecho, desapareciendo la vida.

Frank J. Tipler ha demostrado que existe una fuente de energía aprovechable (el colapso diferenciado del Universo, ver Dinámica del Universo)que tiende hacia el infinito al acercarse el Punto Omega, algo parecido a una inversión del Big Bang, en un Universo que se comprime hasta formar un punto de inflexión. Además nos recuerda que por el teorema cuántico de la recurrencia, un sistema cuántico finito vuelve y repite toda su historia indefinidamente, siendo cada una de las repeticiones arbitrariamente similares unas de otras en sus detalles, por ejemplo, una se diferencia de otra en un solo fotón. Para los estudiosos de la teoría del multiverso, esta recurrencia no es más que el conjunto de universos paralelos y diferenciados que sólo se pueden detectar por la interferencia entre ellos (motivo por el que aún no podemos detectarlos), y que coexisten si la dimensión "tiempo" se observa en su infinitud o es eliminada. Por otro lado, esta cuasi periodicidad de los sistemas cuánticos finitos les impide ser caóticos, por lo que la teoría del caos no se puede aplicar a ningún sistema físico (todos los sistemas físicos son cuánticos). Tipler demuestra que no puede darse el Eterno Retorno:

"Espacio de fases: espacio de estados formado por 6N dimensiones, las tres espaciales y sus tres momentos (masa por velocidad vectorial) de cada una de las N partículas. Este espacio de fases simboliza la historia de los diferentes estados de las partículas a través del tiempo. Existe una medida mínima en el espacio de fases cuántico: se trata de la constante de Planck "h", que tiene dimensiones de momento multiplicado por longitud espacial. Por consiguiente, la constante de Planck transforma todo el espacio de fases accesible al sistema cuántico en celdillas de 6N dimensiones con un volumen del espacio de fases de valor h3N. Así es como la física cuántica posee un carácter discreto fundamental: pues si dos sistemas se encontraran en la misma celdilla del espacio de fases, entonces estarían en el mismo estado. El número total de estados accesibles por un sistema de volumen V será de V/ h3N. El espacio de fases accesible por un Universo, de dimensiones espaciales finitas, regido por las leyes de la teoría de la relatividad general no está acotado. A medida que el Universo tiende a cercarse a su singularidad final ("Big Crunch" por efecto gravitatorio) su volumen tiende a cero... y la parte espacial del espacio de fases será acotada (tenderá a cero). Sin embargo, tomado en su conjunto, el espacio de fases no tiende a cero. En la relatividad general el tamaño del espacio de fases es proporcional a la velocidad de expansión o contracción del Universo. Dado que la gravedad siempre tiene carácter atractivo y es mayor a medida que disminuye el tamaño del Universo, esta velocidad tiende a infinito al tender a cero este tamaño. Lo que ocupa el espacio de fases tiende a infinito al final del tiempo. Como es infinito el espacio de fases, no se mantiene la condición básica para que pueda haber Eterno Retorno. Si el Eterno Retorno no puede existir por razones físicas, y si también puede evitarse la Muerte Térmica, entonces es posible que siempre haya progreso. Esto no significa que no pueda haber retrocesos. La Tierra ha sufrido periódicamente colisiones contra grandes meteoritos, y a veces estos impactos han aniquilado enormes partes de la biosfera."

En resumen, el Eterno Retorno no es físicamente posible con los datos que hoy disponemos para hacer predicciones, y la Muerte Térmica parece el futuro más probable, si no se pone remedio antes.

El palenteólogo Teilhard de Chardin sostenía que la "energía" existía en dos manifestaciones básicas diferentes: "tangencial" y "radial". La primera es en esencia la energía observada por el físico, mientras que la segunda puede se considerada como una especie de energía psíquica o espiritual. Dos razones impulsaban a Teilhard a introducir esta segunda variedad de la energía: en primer lugar, el sistema cosmológico en que basaba su teoría acerca de la cosmología, evoluciona hacia un orden cada vez mayor en su medio biótico a medida que pasa el tiempo; esto le parecía entrar en contradicción con la segunda ley de la termodinámica (aumento del desorden), reconocida por Teilhard como la que gobernaba la evolución de esta forma habitual de energía. Además la predicción de la Muerte Térmica hundiría toda esperanza de que hubiera una Inteligencia Última en el Universo físico. Su concepto de energía radial se encuentra sometido a una ley universal que se opone a la segunda ley: la energía radial se va concentrando, es más aprovechable con el paso del tiempo, y esta concentración es el motor de la vida hasta llegar al hombre y más allá. La energía radial es tan ubicua como la energía tangencial. Se encuentran presentes en todas las formas de la materia, por lo menos dentro de unos límites rudimentarios, por lo que todas las formas de materia admiten así una forma de vida a diferentes niveles. Este vitalismo de Teilhard es prácticamente ocultista, lo que le ha ocasionado enfrentamientos y espaldarazos con la comunidad científica. Esta invisible propiedad energética de la materia podría explicar fenómenos tales como la mayor evolución de unas especies respecto de otras, en base a la mayor capacidad de dichas especies para aprovechar o concentrar la energía radial. También apoya a la teoría ocultista de que todo átomo del cosmos está repleto de vida, con lo que la unión de millones de átomos podría dar lugar a organismos vivos e inteligentes, pudiendo ser la energía radial el elemento que los atrae en un sólo ser. Es el éter de los ocultistas, el Fohat (ver La consciencia cósmica y Estructura atómica del universo) de los teosofistas e hinduistas, que endurece a los átomos al conglomerarlos, lanzando a la materia al nivel de máxima representación física, al pozo del Hades. Los átomos se unen para formar moléculas y células, que a su vez se unen para formar cuerpos mayores, y tal vez los humanos se unan en un futuro para formar un organismo aún mayor, el Adam Kadmon de los cabalistas, y los planetas y astros colaboren en ello, y así hasta alcanzar el infinito... sólo hay que ver el camino recorrido desde el origen de la vida y del Cosmos para hacernos una idea lo que nos espera, pues la tendencia está fuertemente marcada.

Según Teilhard, no es posible convertir la energía radial en otro tipo de energía, por lo que es una energía independiente, que no se interrelaciona con otras. La energía radial es bastante parecida al concepto físico de la información (o de manera menos general, a la capacidad de sentir y de imprimir sensaciones; sensibilidad y capacidad de proyectar; necesidad de saturar la mente y hacerla evolucionar, incluido el mensaje genético del ADN). En la cosmología de Teilhard, la evolución no finaliza en el humano. Del mismo modo que la vida no consciente se extendió por la Tierra para formar la biosfera, la vida pensante ha abarcado la Tierra para dar lugar a lo que Teilhard denomina la noosfera, o nivel cognitivo. En estos momentos, la noosfera apenas está organizada, pero aumentará su cohesión a medida que se desarrollen la ciencia y la civilización, es decir, al tener lugar la "planetización". Al final, en un futuro lejano, la energía radial será más importante frente a la energía tangencial, o mejor dicho, será predominante; la noosfera dará lugar a un ser omnisciente, denominado el Punto Omega. Dice Teilhard:

"Así, será el fin y la realización del espíritu de la Tierra:

El final del mundo: la completa internalización sobre sí misma de la noosfera, que habrá al mismo tiempo alcanzado el límite absoluto de complejidad y profundización.

El final del mundo: la destronización del equilibrio, separándose la mente, por fin completa, de su soporte material, para que a partir de entonces repose plenamente en Dios-Omega."

A partir de otros pasajes de su teoría pueden deducirse algunos atributos de su Punto Omega:

permite que la humanidad pueda escapar de la muerte en general, y en concreto, de la Muerte Térmica: "el defecto básico que existe en todas las nociones de creencia en el progreso, tal y como se exponen en los manifiestos positivistas, es que no eliminan de forma definitiva a la muerte. ¿Qué sentido tiene descubrir un objetivo en el tren de la evolución, si de manera segura puede que ese objetivo algún día se reduzca a la nada (tras la muerte)? En orden a satisfacer los requerimientos últimos de nuestro actuar, Omega debe ser independiente del colapso de las fuerzas que han tejido la evolución.. Por tanto, hay algo en el cosmos que desafía a la entropía..."

se encuentra en el futuro final, no dentro del tiempo, sino en la frontera de todo tiempo futuro; es el límite de todas las secuencias temporales que terminan en él: "... el propio Omega es... al final del todo el proceso, en tanto en cuanto culmina el movimiento de síntesis que se encuentra dentro de él. Pero debemos advertir cuidadosamente que en esta faceta evolutiva, Omega sólo manifiesta todavía la mitad de sí. Además de ser el último de su género, se halla también fuera de todo género... Si por su propia naturaleza no pudiera escapar al tiempo y al espacio que agrupa en torno suyo, no sería Omega..."

se considera que es parecido a la singularidad existente en la punta de un cono (por esto se califica a Omega como un "punto"): "... tómese un conjunto de secciones desde la base hacia el extremo superior del cono. Su área disminuirá constantemente. De repente, en el siguiente desplazamiento infinitesimal, la superficie desaparece dejándonos con un punto... aquello que anteriormente no era más que una superficie con un centro, se ha transformado en un centro..."

sólo puede surgir en un sistema geométrico finito y acotado, como por ejemplo la superficie de la Tierra, porque sólo en un entorno así estará el hombre obligado a sumirse en el Punto Omega: sólo es finito un sistema acotado, y por tanto sólo en esta clase de sistemas será posible la comunicación sin trabas: "... existe un factor... la esfericidad de la Tierra. Es la limitación geométrica de una estrella cerrada, como si fuera una gigantesca molécula, sobre sí misma... ¿Qué habría sido de la humanidad si, por alguna remota posibilidad, hubiera tenido la posibilidad de extenderse indefinidamente sobre una superficie ilimitada, es decir, dejada sólo a la expresión de sus afinidades innatas? Hubiera sido algo inimaginable... Quizá nada, si pensamos en la tremenda importancia que juegan las fuerzas de comprensión en su desarrollo." Este apartado número 4 es el que no está correctamente desarrollado, pues Teilhard no tiene en cuenta las propiedades cuánticas de la materia, y cree que la comunicación se ve limitada por la distancia, cuando sabemos por el efecto del entrelazamiento entre partículas, que las comunicaciones se pueden dar a cualquier distancia y de modo instantáneo (aunque aún no se sepa como controla ese efecto, ver Teoría Cuántica).

La comunicabilidad sin trabas es la que lleva a la humanidad hacia el Punto Omega, forzando su consecución. Por tanto es en la comunicación en lo que debe centrarse el siguiente paso evolutivo, bien sea a través de la tecnología o por medio de la manipulación genética, o por la adquisición de nuevos sentidos orgánicos: la telepatía es uno de los escalones de esta ascensión, y el dominio del cuerpo astral pudiera ser el objetivo final.

Al no ser un cosmólogo, Teilhard desconocía que el propio Universo pudiera ser cerrado. Es más, tampoco sabía que por ser cerrado podría escapar de la Muerte Térmica. En un universo cerrado, e impulsada por los mismos mecanismos de la supervivencia, la vida se encuentra forzada a converger sobre sí misma y a dar fin al tiempo en un Dios Punto Omega, dotado de las cuatro propiedades vistas arriba. Por estas razones, y en honor del concepto original de Teilhard, Tipler ha denominado a su modelo cosmológico la teoría del Punto Omega, que estudiaremos en otro capítulo.

La teoría del multiverso defiende que a cada partícula de nuestro universo la acompañan un número elevadísimo de partículas iguales cada una de las cuales pertenece a un universo paralelo diferente de los otros, de modo que se diferencia cada universo de los demás en la posición o estado de una sola partícula o fotón. Si aplicamos esta teoría a la vida orgánica sobre la Tierra, el ADN de cada ser vivo se encuentra duplicado en cada universo paralelo. Pero dentro de la cadena de ADN existen unos genes que no tienen utilidad (restos de lo que fuimos o pudimos ser), que forman las llamadas cadenas basura, fruto de luchas del código genético por sobrevivir. La mayoría de estas cadenas, variaciones de genes debidas a mutaciones, no son capaces de reproducirse, puesto que la nueva cadena resultante tras la mutación está alterada y no transmite a la célula instrucciones útiles. Otras mutaciones pueden reducir la capacidad de replicación de la cadena. De este modo se produce la selección natural. Cuando se produce una mutación en nuestro universo, hay un gran número de universos donde también se produce, otro gran número donde no se produce, y otro gran número donde el resultado de la mutación difiere del producido en nuestro universo. De este modo, un solo acto de mutación es capaz de provocar efectos con consecuencias muy variadas en el multiverso, lo que da la posibilidad de gran variación en las formas de vida existentes y en su evolución.

Los ocultistas asocian la evolución de la humanidad a la evolución de todos los astros del universo. Por ello, toda la vida orgánica sobre la Tierra existe por y para las necesidades y objetivos del planeta. La Naturaleza es la directora de los designios de la evolución de la vida orgánica, incluida la humanidad, incluso cuando parece que obramos contra natura. La evolución de la humanidad en modo masivo puede llegar a ir en contra de los propósitos de la Naturaleza, pues si, por ejemplo, todos los humanos se volvieran demasiado inteligentes no desearían servir de "alimento" a la Luna (ver La ley de tres fuerzas). En nuestro sistema, el fin del rayo de creación es la Luna. La energía para el crecimiento, para el desarrollo, de la Luna y para la formación de nuevas ramificaciones partiendo del satélite, va a la Luna desde la Tierra, donde se crea mediante la acción conjunta del Sol, de todos los demás planetas del sistema solar y de la Tierra misma. Esta energía se acumula y se conserva en un gigantesco acumulador situado en la superficie terrestre. Es la vida orgánica. La vida orgánica de la Tierra nutre a la Luna. Esta es un enorme ser vivo que se alimenta de todo lo que vive y crece en la Tierra. La Luna no podría existir si no hubiese vida orgánica en la Tierra, como tampoco podría evolucionar la vida orgánica si no existiese la Luna (está es como un gigantesco electroimán). Por eso la vida orgánica es un eslabón fundamental en la cadena de los mundos, ya que transmite influencias planetarias de varios tipos a la Tierra. La Tierra también crece en el sentido de mayor consciencia, mayor receptividad. Las influencias planetarias que eran suficientes para ella en un periodo de su existencia, se vuelven insuficientes y necesita recibir influencias más sutiles. Necesita un dispositivo receptor más sutil y más sensible. La vida orgánica, por tanto, tiene que evolucionar, adaptarse a las necesidades de los planetas y de la Tierra, y también proporcionar el alimento de cierta calidad a la Luna, como veremos en La evolución del alma. En la economía del universo, nada se pierde, y la energía que ha terminado su trabajo en un plano, pasa a otro. La Luna es la fuerza motriz, la fuerza extraterrena más próxima e inmediata de todas cuantas influencian sobre la vida orgánica de la Tierra. Un humano no puede, en condiciones de vida normales, romper violentamente el lazo que le une a la Luna. Todos sus actos están controlados por ella. Si un humano mata a otro humano, la Luna ha tenido que influenciar de algún modo. La parte mecánica de nuestra vida depende de la Luna, está sujeta a ella. Si desarrollamos en nuestro interior la conciencia y la voluntad y sometemos a ellas nuestra vida mecánica, escaparemos del poder de la Luna. Por ello existen más posibilidades de evolución para individuos aislados que para grandes masas, pues un solo hombre puede vencer obstáculos que son insalvables para la humanidad. Y es precisamente salvando obstáculos el modo en que cada humano desarrolla las cualidades necesarias para evolucionar. Pues la evolución es el resultado del esfuerzo consciente y voluntario, pues para el humano la evolución se debe dar en su conciencia y en su voluntad. Y sólo cuentan los superesfuerzos. El superesfuerzo se produce cuando decidimos seguir haciendo esfuerzos cuando ya habíamos considerado que la tarea realizada era suficiente, o cuando ejecutamos un trabajo a mayor ritmo del que exige la naturaleza del mismo y nuestras capacidades normales. Cuando realizamos nuestros quehaceres cotidianos hay mucho de mecánico en ello. La mayoría de los acontecimientos en que intervenimos son tan rutinarios que los realizamos inconscientemente, sobre todo si se realizan con mucha frecuencia y de modo repetitivo. Sólo se hace consciente aquél acontecimiento en que las condiciones cambian y entonces se activa el mecanismo del "aprendizaje". Por ello la humanidad ha avanzado tanto en el pasado siglo: grandes cambios y grandes descubrimientos, el siglo XX ha sido el de los superesfuerzos. Se puede considerar que el aprendizaje es un superesfuerzo, pues obliga a la consciencia a tomar las riendas del comportamiento. Por ello es que al crecer nos hacemos más mecánicos, pues perdemos capacidad e interés por el aprendizaje. El aprendizaje, por otro lado, no deja de ser sorprendente, sobre todo en su faceta conocida como resonancia mórfica. Es el término usado por Sheldrake para denominar la rápida y espeluznantemente global adquisición y difusión de ciertos patrones de comportamiento en los animales. Experimentos con ratones demostraron que cada generación siguiente superaba los experimentos con mayor probabilidad y rapidez de éxito, como si se heredara el conocimiento de padres a hijos (cosa genéticamente imposible, por otro lado), dejando además una conclusión mucho más importante, y es que nuevas generaciones que no están emparentadas ni viven cerca de las que poseen la habilidad de superar el experimento con éxito, aumentaron aún más la probabilidad de mejoría en el experimento concreto. Es como si las habilidades adquiridas por unos individuos de la especie pasaran a ser capacidades disponibles para todos los de la especie en sucesivas generaciones. De algún modo existen un elemento, desconocido para los investigadores, que sirve de gen del aprendizaje y que posee propiedades no locales, sino globales para una especie (ver el Akasha en Conceptos Cuánticos y entrelazamiento en Teoría Cuántica). También se ha comprobado que funciona la resonancia mórfica para experimentos con humanos. Este "gen" hereditario no local del aprendizaje añade un misterio, de probados efectos, a la evolución humana, y puede ser la clave para determinar el cómo de nuestra supervivencia como especie.

Los cambios son los responsables de nuestra evolución, sobre todo de la evolución de la consciencia. Y no se trata de alcanzar más inteligencia, pues la evolución de las razas no va vinculada a la evolución de la inteligencia (aunque ambas dependen de la disposición genética, desde luego), ya que se ha demostrado que las mayores variaciones genéticas se producen dentro de una misma raza, y no entre razas, independientemente del desarrollo de la inteligencia de la raza. Se trata de ser más consciente, de alcanzar un aprendizaje y una percepción más absoluta del Cosmos. Probablemente ello exija el afinamiento de los órganos disponibles o la aparición de nuevos órganos. Teilhard ya dejó claro que era necesario eliminar el lastre del cuerpo físico para permitir el surgimiento de la nueva especie, pero hasta llegar a ese lejano estado en que seamos organismos etéricos, serán necesarios pasos intermedios compuestos de seres con capacidades orgánicas sublimes respecto a lo que hoy conocemos.

Como ejemplo, algunas vertientes orientalistas dentro del ocultismo defienden que el humano del futuro será creador de vehículos orgánicos (cuerpos físicos) para su especie pero sin usar el aparato reproductivo, como lo hacemos hoy: lo hará por medio de la laringe (soporte de la palabra hablada). Dentro de la laringe se activará un pequeño órgano etérico que actualmente está en desarrollo y que se activará por el uso del fuego de Kundalini, a través del canal Sushumna; y los que no puedan hacerlo seguirán su progreso en un reino lateral, como el caso que conocemos actualmente de los simios respecto de los humanos.

Sobre el futuro podríamos hacer miles de augurios y lanzar teorías científicas que podrían parecer acertadas, así como seguir el camino de santones que aparentaron alcanzar el Ser Supremo. Pero el ser humano todavía cree que sus inventos son causa de la evolución, aunque en realidad cada invento sólo es el encuentro con algo que ya existía, pero que al cambiar la visión que se tenía sobre ello se descubre que tiene una utilidad. Del mismo modo el ser humano confía en que podrá mejorar por sí mismo su futuro y su propio ser... pero lo único que en realidad necesita cambiar para poder evolucionar es su modo de ver la vida: ello le permitirá ir descubriendo poco a poco, como si de nuevos inventos se tratase, que no necesita de artefactos para llegar a la perfección, sino que nuevos puntos de vista sobre sí mismo le mostrarán cómo es de verdad. Conocerse a sí mismo le proporcionará un conocimiento del cosmos y de las partículas, de sus enfermedades, de sus errores y de lo necesario para encontrar solución a sus problemas. Y esto no se podrá realizar más que manteniendo la duda sobre lo vivido, no confiando en que el camino seguido es el correcto, no dejando otros caminos sin explorar cuando pensemos que hemos encontrado un buen camino, esforzándose por la perfección siendo consciente de que no existe la perfección mientras no nos aceptemos tal como somos. Pero atención, aceptarnos no significa estancarnos. Comprendamos lo que somos y disfrutemos de ello, tanto si es bueno como si no lo es, y será el primer paso para entender que aún nos queda camino por recorrer. Si ante la enfermedad o el error presentamos batalla ofensiva en lugar de tratar de comprenderlos, la reacción que se obtendrá será de retroceso evolutivo. Será necesario tomar la enfermedad y el error y aprender de ellos, combatirlos con el sincero reconocimiento de que son productos nuestros y, por lo tanto, fruto de una mala actitud o de incorrecta percepción: cambiemos entonces el punto de vista e intentémoslo de nuevo. Un primer esbozo de por qué la actitud y el punto de vista son cruciales, se puede ver en las fluctuaciones cuánticas en La consciencia humana. La humanidad futura podrá ser una humanidad enferma, corrupta, enfrentada, pero Cristo nos recordó que es la oveja descarriada la que merece la pena, pues la oveja dócil se contenta con ser lo que es, pero no se esfuerza en buscar nuevos caminos. Con ello, el mensaje es: la humanidad futura es la presente... ya poseemos el germen. Sólo hay que cambiar el punto de vista y encontraremos el modo de inventar nuestro futuro. Tal vez la conexión de los Ángeles Lucifer a través de nuestra mente debe dejar paso a la semilla que dejaron los Ángeles en nuestras células, para que la evolución de la humanidad recupere el tiempo empleado en "la caída del hombre".

La evolución del alma

Se preguntaban los filósofos antiguos a cerca de la cualidad del alma, pues del mismo modo que la abeja extrae la miel del polen de una flor, la araña extrae el veneno de la misma flor. Así, ¿somos abejas o arañas?; ¿transformamos nuestras experiencias en miel o en veneno? El alma es tan sutil, tan modelable, que al someterse a la limitación del cuerpo humano se comporta como abeja o como araña, en función al vehículo del que se puede rodear para expresarse. Por ello, el alma desciende al infierno, al cadalso, en cada encarnación, pues raro es el organismo que permite una libre expresión al alma que lo habita.

Para los orientalistas, el alma surge de la llama divina del Logos Solar (un chacra del cuerpo de un Ser Superior, del cual el alma humana es sólo una chispa), y se manifiesta a través de la Palabra en una Mónada humana durante cada Manvantara o ciclo de manifestación. Para que el Logos se pudiera manifestar en el submundo de modo adecuado para la humanidad, se hubo de producir un enorme sacrificio entre los ángeles solares. Los Ángeles Lucifer establecieron conexión con la mente humana, y los Ángeles afines al elemento agua infundieron su semilla en las células vivas. Esotéricamente hablando, descendieron al infierno y cayeron en la más perversa de las prisiones. Ese paso dio lugar al nacimiento de las almas, en un intercambio entre los planos superiores y los inferiores, como vamos a ver. El Sutratma emerge de la Mónada y crea una Tríada superior sobre los tres planos (Atma, Buddhi, Manas) usando un átomo permanente de cada uno de los tres planos. Empieza entonces a alimentar la energía de la Mónada a su Tríada superior, comenzando el desarrollo del alma, lentamente al principio y más rápido conforme se orienta la personalidad hacia ella durante la individualización. Tras ser creada la Tríada superior, el Sutratma penetra más profundamente en los planos Mental, Astral y Físico, estableciendo contacto con ellos mediante los átomos permanentes ya citados, respectivos de cada plano. En cada encarnación, estos átomos permanentes se abastecen de los elementos acordes a sus cualidades vibratorias y forman un cuerpo físico lo más armonizado con sus necesidades evolutivas. Por lo tanto el alma teje su propio organismo en base a su capacidad para formarlo. Esto alcanza para el cuerpo físico su punto culminante durante las últimas razas lemúricas (de las que los zulúes son un vestigio). A continuación se inicia un proceso similar para el cuerpo astral, llegando a un punto de máxima integración durante la raza atlante. En la actual fase, la raza aria tiene el objetivo de la integración de un cuerpo mental. En los casos en que la personalidad se deja guiar por el alma, se establece un cordón umbilical (Antakarana) para el descenso de energías desde el alma hasta el aura humana, y desde el alma hacia los Seres Superiores de los planos Atma, Buddhi y Manas (ver El Tercer Ojo). Pero para conocer las cualidades del alma es necesario antes conocer los planos de los que procede:

Manas Superior: hace unos 19 millones de años los Señores de la Llama infundieron sobre la corteza (el córtex) del cerebro humano unas energías que transformaron este órgano, de modo que empezó a dominar la parte humana del cerebro hombre-animal (el neocórtex) para permitir el pensamiento abstracto y la reflexión, de modo que pudiera pensar no sólo en sus necesidades básicas. Surge el Manas inferior o inteligencia activa, a través del cual el Manas Superior puede operar (ver más en Sueño y Muerte).

Buddhi: opera a través del cuerpo astral y produce destellos de conciencia de una gran intuición, de modo que libera una cierta energía interior cuando percibimos algún aspecto de la verdad que forma parte del futuro. Se manifiesta también en la facilidad para percibir nuevas dimensiones, o en la capacidad de alargar los momentos de percepción.

Atma: es la manifestación de la Voluntad Divina que se convierte en la capacidad de resistencia de los humanos. Por simpatía se manifiesta preferentemente a través del cuerpo físico en todas sus facetas, incluida la mental.

Pero el Espíritu es Uno. En Él se diferencian y surgen las "chispas divinas" matizadas por tres tipos de energías principales ante las cuales reaccionan proporcionalmente a su concentración, resultando:

  • tres grupos monádicos de energías usados para que el Uno exprese Voluntad, Amor e Inteligencia

  • siete grupos de energías por medio de los cuales se expresan las cualidades divinas anteriores

  • cuarenta y nueve grupos de fuerzas a las que responden todas las formas, siendo el cuerpo de expresión de los siete grupos de energías

La mente es un poderoso factor en nuestra época. Si un grupo de mentes se concentra meditando sobre un enfoque adecuado, se captarán grandes conceptos e ideas que forman parte del Plan Divino. Un simple trazado ideográfico como el siguiente puede servir como elemento de meditación, o también una carta del Tarot.

El alma es, según lo dicho hasta aquí, la expresión a nivel material de ese Ser Superior (al que cada religión le ha puesto un nombre), el pliegue del Espíritu Uno al someterse a la inercia de la materia. Y dicho Ser tiene la necesidad de descender al mundo material por dos motivos fundamentales:

  • para revelar que la naturaleza de ese Ser es el Amor Absoluto (Amor atracción o la capacidad de agrupar todo tipo de radiaciones y energías para formar organismos que tienden a la Perfección),

  • para que ese alma sirva como acumulador que adquiere cualidades a las que el Ser no puede llegar por otros medios; cualidades que le alimentan y le engrandecen permitiéndole gozar de niveles o dimensiones que le confieren la capacidad de SER todo y en todo

La vida que sirve de expresión para un alma, se nutre de ese Amor Absoluto y lo exterioriza según su capacidad de entendimiento y de expresión, tratando con ello de revelar el propósito de la creación. En el caso de los humanos se descubre el mundo a través de la personalidad y el carácter, funciones ambas modeladas por la acción de las energías externas (mayormente radiaciones cósmicas que han intervenido en mutaciones en la herencia genética, y durante la gestación, en la configuración final del ADN), energías a los que los ocultistas denominan los . Así, el alma queda como un centro de energía vibratoria radiante dentro de la forma materializada, y sobrevivirá tras morir dicha forma, pues la duración del alma no depende del organismo que ocupa, sino de la fuente radiante de la cual procede. Puesto que el alma es expresión del Ser Superior, y puesto que colabora fundamentalmente en la consciencia del ser humano, podemos asociar al alma con la función mental del Ser Superior. El humano crece y llega a identificarse con su experiencia mental, con sus pensamientos, llegando estos a hacerse tan poderosos que, pese a pertenecer al mundo de la ilusión, son los que dan forma al modo de entender al mundo y a sí mismo. Dan personalidad al alma, la cual se queda atrapada por tal personalidad deformada por nuestra mente.

El alma del ser vivo es además influenciada, compenetrada como el agua en una esponja, por el alma del mundo. Todo átomo tiene alma en distinto grado, en la medida en que dicho átomo se rodea de más átomos y del tipo de entidad que juntos forman. Ese grado que la diferencia, también es el que marca el grado de evolución de la entidad a la que impele a la actividad. La suma total de almas de los átomos de una entidad resulta ser el alma del ente. Es por ello que el humano que se encuentra en más avanzado desarrollo, es capaz de sentirse como parte consciente y sensible de un Todo, y es capaz de captar el ritmo de esa totalidad, de colaborar en esa pulsación sometiéndose a ella, reaccionando al propósito del Todo, sin perder su propia autopercepción e individualidad. Uno de los objetivos de la evolución de alma, parece ser el comprender e integrar en la consciencia y voluntad del ser la técnica del vivir siendo individuo que forma parte de un Todo. Ser microcosmos en el macrocosmos sin perder la individualidad.

El alma encarnada está anclada a los límites del tiempo y el espacio, a las sensaciones de un ser material muy poco evolucionado aún. Pero la tendencia de estos seres materiales es de aumentar la capacidad intelectual, por lo que si el crecimiento espiritual es paralelo al intelectual, cabe esperar que el alma del humano futuro encuentre que cada vez su infierno es más espacioso y más liberador, hasta que llegue un tiempo en que el alma sea el conductor (y no el huésped) del ser. Para ello se debe buscar la armonía con el alma de todo lo que nos rodea, pues somos parte integrante del alma universal y ser conscientes de ello nos ayudará a colaborar en el Plan de la Evolución. Por ahora nos dedicamos a someter a las formas materiales usando la función vital, animando la materia ... pero hay que enfocar la función vital hacia la concienciación de que somos parte del Todo, y formamos parte de la suma de almas del sistema solar, así como nuestros átomos forman parte de la suma de nuestra propia constitución. Un átomo de carbono en nuestro organismo se cualifica en un grado de mayor evolución que el mismo átomo de carbono en un acero, pues su contribución en un cúmulo de moléculas dentro de un organismo vivo le está permitida (cuando ha sido absorbido por el organismo no ha sido inmediatamente expulsado como toxina, sino que ha sido usado con un fin más sublime que el de formar parte de un acero) y su alma será contagiada de mejores radiaciones que en caso de haber pertenecido al frío metal. Por ello, alimentos que parecen iguales en aspecto pueden no ser igual de sublimes, dependiendo de la cualidad de sus átomos.

La teoría (experimentada a nivel de fotones) del multiverso defiende que a cada partícula de nuestro universo la acompañan un número elevadísimo de partículas iguales, cada una de las cuales pertenece a un universo paralelo que sólo es diferente de los otros universos por las características de una sola partícula. Si aplicamos esta teoría a la vida orgánica, el ADN de cada ser vivo se encuentra copiado en cada universo paralelo. Es conocido que dentro de la cadena de ADN existen unos genes que no se usan; son los genes que forman las cadenas basura, fruto de luchas del código genético por sobrevivir. La mayoría de estas cadenas, variaciones de genes debidas a mutaciones, no son capaces de reproducirse, puesto que la cadena resultante de la mutación está alterada y no transmite instrucciones a la célula para algo útil. Otras mutaciones pueden reducir la posibilidad de replicación de la cadena. De este modo se produce la selección natural. Cuando se produce una mutación en el ADN de una célula en nuestro universo, hay un gran número de universos paralelos donde también se produce, y otro gran número donde la mutación no es idéntica a la producida en nuestro universo, sino variantes de la misma. De este modo un solo acto de mutación provocaría múltiples efectos en el multiverso. Los genes se heredan y se pueden encontrar siempre en el mismo sitio, los genes basura pueden sufrir muchas variaciones y al no ser heredables (a no ser que sean genes de células reproductoras) pueden encontrarse en cualquier sitio. De ello se deduce que mirando el ADN de un ser vivo con el microscopio sería difícil determinar qué cadena es gen útil y qué cadena no lo es. Pero usando un microscopio que permitiera ver no sólo el ADN del ser vivo de este universo, sino a la vez el ADN de ese ser en todo el multiverso, podríamos identificar las cadenas gen útiles de entre las no útiles con una simple mirada. Esto es por que veríamos que la cadena de gen no útil es diferente a cada una de sus equivalentes en el multiverso y todas ellas diferentes entre sí, mientras que las cadenas de genes útiles tienen a sus equivalentes de cada universo paralelo en condiciones idénticas y en la misma posición, al menos en una gran mayoría de dichos universos. Resulta de ello que las cadenas de genes útiles se reconocerían por su repetibilidad en el multiverso. Los genes son moléculas portadoras de información, y analizados desde un universo particular tienen apariencia de ser moléculas irregulares; pero hemos visto que observados desde el multiverso tienen condición de presentar repetibilidad, homogeneidad, es decir, un orden que les hace fácilmente detectables y distinguibles entre otras moléculas similares pero portadoras de información no útil para la vida. Del mismo modo, si el alma humana está formada del alma de cada partícula de su organismo, y siendo que el alma trasciende la vida del cuerpo, podríamos identificar el alma de las partículas como la partícula fundamental de información/conocimiento del multiverso, por lo que la teoría de que el futuro comportamiento de la vida (como portadora del conocimiento y capacidad de aplicarlo para modificar el universo) determinará el futuro comportamiento del universo, es también una teoría de la omnipresencia del alma y del fundamento de esta como sede de información/conocimiento. Es una conexión directa entre la teoría de la evolución y la física cuántica. Es un comienzo para la comprensión del objetivo del alma, al menos a medio plazo, como concentradora y portadora del conocimiento y la información, para alcanzar un fin que hoy desconocemos, pero que intuimos puede tener mucho que ver con algo similar al Punto Omega.

La filosofía Rosacruz habla con claridad respecto a la misión material del alma:

"Conforme el sol pasa a través de los diferentes signos en el curso de un año, el clima y otros cambios afectan al hombre en sus actividades. Similarmente al pasaje del sol, por la precesión de los equinoccios, a través de los doce signos del Zodíaco (pasaje denominado Año Mundial) se producen condiciones en la Tierra de la más grande variedad. Es necesario para el crecimiento del alma que las experimente todas. En realidad, como hemos visto, es el hombre mismo el que provoca dichas condiciones mientras se encuentra en el Mundo Celeste entre dos encarnaciones. Por lo tanto, cada Ego nace dos veces durante el tiempo en que el sol está pasando a través de un signo del Zodíaco (unos 2100 años), y como el alma es en sí misma necesariamente bisexual, encarna alternativamente en un cuerpo masculino y femenino. Esto es debido a que la experiencia de un sexo difiere ampliamente de la del otro. Al mismo tiempo, las condiciones externas no se alteran mayormente en un millar de años y, por ello, permiten a la entidad el recibir experiencia en un ambiente similar al punto de partida, como hombre o como mujer."

Esto último, respecto a la similitud de las condiciones externas, está cambiando a pasos de gigante, como todos podemos apreciar, lo cual sugiere que nos encontramos en un momento histórico para la evolución. La Naturaleza es destrucción, pues todo aquello que surge de su seno tiene la muerte como destino. El alma humana se siente amenazada por esta acción y se pregunta si es posible que el humano pertenezca a la Naturaleza. Cada partícula del organismo humano se toma prestada de la Naturaleza, del mundo físico, por lo que su destino ya está escrito: la muerte. Y ese sería su destino inmediato si no interviniera la cualidad humana para luchar contra la entropía natural. Todos los átomos que hoy tomamos para formar nuestros cuerpos han formado parte de cuerpos y organismos que ya desaparecieron hace millones de años. Es como si fuéramos máquinas de reciclaje para la Naturaleza, formando orden a partir del desorden, y aportando a cada átomo una vibración humana, una esencia de índole superior respecto a su estado mineral. Estamos transformando la superficie del planeta para elevar la corteza de este a un nivel casi humano, como hicieron con nuestro neocórtex aquellos Seres Superiores. De este modo añadimos sustancia mental a la superficie terrestre. Y en esa función tiene gran influencia la acción de cada alma humana. Los filósofos antiguos afirmaban que la sustancia etérica fue la base de nuestro planeta en su estado previo al estado material, y que dicha sustancia todavía formaba parte de todo átomo, como elemento común. Fue la llamada Época Polar, la primera época, donde la Tierra era blanda, gaseosa, y el humano sólo tenía cuerpo material, mineral gaseoso, etérico. En la Biblia se llama a dicho hombre Adán, y lo denomina "hombre hecho del barro", es decir, el hombre desprovisto de cuerpos complejos, sólo cuerpo material modelable. El humano de la raza actual aporta todo su espíritu a dicho éter hasta el momento de su muerte, momento en que lo libera y le permite encajar en el lugar de la Naturaleza que le corresponde por la cualidad adquirida, cumpliendo su función transmutadora. Así es como alimentamos a la biosfera terrestre, aumentando la calidad espiritual y mental del planeta para que la Luna se abastezca a su vez de parte de esta biosfera cualificada. Por tanto la evolución de nuestra alma va unida al resultado obtenido por la evolución de la biosfera terrestre a nivel espiritual.

Cuando el humano mira en su interior encuentra que su alma se compone de imágenes y pensamientos, que son usados para reflexionar sobre el mundo y sus circunstancias. Pero los pensamientos nos inundan, nos aporrean llevados por el influjo del mundo exterior, quedando pasiva la voluntad de nuestra alma y supeditada a la acción externa. Por ello desde hace milenios se nos aconseja que pongamos en práctica la meditación: elige tus propios pensamientos y mantenlos fuertemente en tu consciencia, sin dejar que otros pensamientos provocados por fuerzas externas los desplacen de tu centro de atención. Esto nos permitirá ser dueños de nosotros y salir fuera del vórtice del caos mental, para poder dar tanto valor a lo terrenal como a lo supraterrenal. Somos habitantes de la Tierra, pero también de las estrellas. Las imágenes que se pueden obtener del alma van más allá de la vida que ahora llevamos. El alma es un recipiente que alberga las imágenes de toda su andadura por todas las vidas en las que ha encarnado, por lo que no sería de extrañar que pudiéramos imaginar, a partir de los conocimientos de nuestra alma, todo el transcurso de su evolución desde que surgió por primera vez: ahora un átomo, ahora un ser unicelular ... un humano por último.

El alma es como un órgano magnético por el que entra y sale la "miel de la abeja" y "el veneno de la araña", pasiones, deseos e inquietudes que provocan un determinismo, una pérdida del libre albedrío. Es como un órgano que nos nutre, con su asimilación y sus excreciones; su importancia es tal que nos proporciona la vida, como ya dijimos al hablar de la respiración y las emociones en La consciencia humana.

Las células animales están cualificadas por la acción de un cuerpo de deseos individual, cuerpo que no poseen las células vegetales. Hay un alma individual en cada célula la cual es afectada por los deseos y las pasiones del animal, lo cual requiere que dicha célula necesite una energía considerable para ser asimilada si el humano se nutre de ella, puesto que si no es transmutada de modo que sea asimilable, nunca queda incorporada a nuestro organismo y permanece como una toxina, o bien después del esfuerzo realizado para retenerla, finalmente es expulsada en la excreción. Esa lucha interna de la carne produce un desgaste y destrucción mayor de lo habitual, por lo que el carnívoro es más impaciente y menos activo que el vegetariano (ver también la ingestión de carne en El organismo humano).

Vemos que el alma posee grandes posibilidades de influenciar y de ser influenciada, y que de nuestra voluntad pende la última palabra en cuanto a la dirección o dominio de los desordenes provocados por los efluvios externos. ¿Cómo sobreponerse a tales influencias? La mayoría de nuestro actos son reflejos, no tenemos conciencia de ellos, obedeciendo en nuestra acción a voluntades ajenas: la Voluntad Universal es la que quiere por nosotros, como bien decía Schopenhauer. El choque de nuestra voluntad y la Voluntad Universal es la causa del mal terrenal. El alma es un campo de batalla entre los instintos naturales y los esfuerzos por la liberación, y el premio es la inmortalidad. La mayoría somos insensibles a esa batalla, arrastrados por la Providencia e incapaces de aprovechar las influencias ancestrales para buscar el equilibrio, la paz de la batalla. La voluntad es la fuerza equilibradora, pero es tan móvil que su dominio nos es difícil, al estar bajo la influencia de potencias considerables, puesto que su función procede de órganos etéreos, del cuerpo astral y del alma ancestral. Es aquí donde los magnetizadores y curanderos producen todos los fenómenos de efecto milagroso, añadiendo parte de su fuerza vital. Aquellas voluntades de constitución pasiva se ven afectadas por el inmenso campo de partículas radiantes que cruzan el éter, pues se ven impactadas en su centro produciéndose desviaciones en su impresionabilidad, hasta llegar a convertirse en un medium, en un ser hipnotizable y que cae fácilmente ante la sugestión y la letargia. Si además tal individuo tiene cierta conciencia de estos efectos, puede presentar efectos de clarividencia y profecía. Si estos desplazamientos del centro se producen por fuerzas no dirigidas por ninguna voluntad, se producen alucinaciones. Si son desplazamientos provocados por fuerzas de una voluntad muy superior a la del sujeto, esta se apodera del centro y se convierte en una obsesión, incluso en una posesión, como ocurre en los mediums, y como ocurre con el encanto femenino, en el que cedemos nuestro centro a otra voluntad por "amor". Es la influencia mitificada de Venus sobre Marte, de Dalila sobre Sansón. Si el sujeto posee voluntad activa puede forzar las emanaciones magnéticas, de los centros influenciables por él, hacia una dirección que le interese (en su cuerpo o en cuerpo ajeno), produciendo efectos de apariencia mágica. Pero las funciones cósmicas no se pueden dejar en manos de criaturas que desconocen su funcionamiento, exigiendo de los taumaturgos la mayor perfección y desinterés, la mayor espiritualidad y enfoque hacia el bien universal. La magia ceremonial es una herramienta usada por la humanidad para obligar a las potencias invisibles a actuar según un interés personal. Es como nuestro poder de usar la electricidad y la energía nuclear (fuerzas extremadamente potentes), pero que se pueden volver en nuestra contra si no se usan correctamente. Se requiere inteligencia y conocimiento de las fuerzas individuales. Así también para la magia. Su uso está permitido exclusivamente a aquellos que han superado el arcano XII del Tarot: el sacrificio de sí mismo. El uso de la magia es para el Prometeo que se sacrifica para traer más luz a la humanidad. La magia ceremonial puede exigir el sacrificio de los elementos femeninos del alma. Otra vía de hacer prodigios es la del naturalismo. No requiere audacia, pues es pasiva, pero sí inteligencia. Supone el suicidio de los elementos masculinos del alma. Requiere cierta religiosidad y santidad, una espiritualidad capaz de someterse a los invisibles etéreos y obtener así su ayuda. Implica la entrega del organismo humano a los espíritus naturales, en un paso atrás en la evolución natural, perdiendo incluso la personalidad a favor de los espíritus de la naturaleza de orden inferior, pero capaces de proporcionar una poderosa ayuda. Existimos para espiritualizar la Nada ayudados por la Providencia. Nuestro fin es escapar del peso de la fatalidad y por nuestro propio esfuerzo superar la línea infranqueable, los anillos de "No pasar" y la puerta del Edén. Y esto lo haremos de un único modo: ejecutar la Voluntad Divina (comprendida y hecha nuestra) por nuestra propia voluntad. La Providencia nos coloca en el camino los premios y castigos que nos fuerzan a dirigir nuestros esfuerzos hacia tal fin, en función de nuestras posibilidades. Nosotros, huyendo de las penalidades y buscando el placer, evitamos la Voluntad Divina para imponer nuestros deseos egoístas. Pero lo único de verdadero valor es aquello que puede acompañarnos más allá de la muerte. Desde el punto de vista del alma, la felicidad y el ambiente confortable son generalmente circunstancias desgraciadas.

Para los encumbrados componentes de la elite científica el alma es una ficción, un artificio usado por los místicos y religiosos para apoyar en él sus doctrinas. Pero incluso dentro de la elite científica, existen personas con creencias religiosas, y dedican parte de su vida de investigación a relacionar el concepto de alma con algo que pueda ser comprensible. Francis Crick, pionero en el estudio del genoma, incluso ha escrito un libro entero dedicado al alma (ver bibliografía). Es un hecho que la ciencia empieza a converger con el esoterismo y la religiosidad, muy poco a poco, pero ya es un acercamiento. De hecho, son los científicos los que van a descubrir la existencia del alma en un futuro. Cuando se acepte la hipótesis del alma, y se empiece a investigar las leyes y la energía que fluyen en ella, aprenderemos a someter al cuerpo a cierta corriente descendente de energía espiritual, que activará en nosotros potenciales ocultos que serán sorprendentes. Será mediante el estudio de la luz, la radiación y la evolución de las partículas de la luz (evolución causante, según los esotéricos, de los cambios de flora y fauna sobre la superficie terrestre, a lo cual podemos apoyar si revisamos lo dicho a cerca de las mutaciones en el capítulo de El organismo humano y en ADN). La cualidad de la luz promueve y nutre el crecimiento, la vitalidad y la fertilidad de los reinos de la naturaleza. Esta cualidad ha ido cambiando durante las épocas, produciendo las correspondientes mutaciones en el mundo de los fenómenos. Según los ocultistas, existen tres principales sustancias de la luz, y un cuarto tipo que empieza a surgir en nuestra época:

    1. la luz solar

    2. la radiación de nuestro planeta (no se refiere al reflejo de la luz del sol)

    3. la luz astral y su influencia en los dos tipos de luz anteriores

    4. la luz del plano mental, que se refleja desde el reino del alma, y que está en plena formación

La electrificación del planeta, desde que se descubrió la electricidad, está dando una gran influencia al cuarto tipo de luz, y ayudará al descubrimiento de la energía del alma. También, según un vaticinio de hace más de un siglo, procedente de las fuentes ocultistas, la luz del plano astral y la luz del planeta se mezclarán totalmente, lo cual afectará a la capacidad del ojo humano profundamente, poniendo dentro de nuestro alcance las gamas infrarrojas y ultravioletas, cosa que actualmente ya es posible mediante dispositivos, gracias a los descubrimientos de la ciencia.

En resumen, la evolución del alma humana se halla sujeta por una parte a la evolución del multiverso, y por otra parte a la influencia de nuestros actos vida tras vida. En ambos casos, la Providencia se encarga de encauzar los designios a que debemos someternos, pero nuestra necesidad de huir del sufrimiento buscando el confort nos obliga a dar la espalda a tales designios. Los efectos de esta huida nos llevarán o bien fuera de nuestra verdadera evolución (y por tanto a la extinción) o bien a un punto de inflexión donde el Todo nos obligará a retomar el camino verdadero. Por tanto, la única actitud a mantener ante la evolución del alma es ser conscientes de que pertenecemos a un vasto Cosmos y que debemos colaborar con su evolución, sea cual sea esta. Y esto tal vez implique que desaparezca nuestra especie para dar oportunidad de expresión a otras especies. Pero como el alma es inmortal, morará donde le corresponda para el beneficio de la Totalidad.

"El fenómeno humano", Teilhard de Chardin (1940)

"Muy interesante", no. 149, (octubre 1993)

"Concepto Rosacruz del Cosmos", Max Heindel (año 1912)

"La física de la inmortalidad", Frank J. Tipler (año 1994)

"Fragmentos de una enseñanza desconocida", P.D. Ouspensky (año 1949)

"La mente de las células", Satprem (año 1980)

"¿Qué es la vida?", Erwin Schrödinger (año 1943)

"Tratado sobre los siete rayos, Tomo I", Alice A. Bailey (año 1936)

"La Mágica Presencia YO SOY", Saint Germain (año 1930)

"La reencarnación", Papus, Dr. Gerard Encausse (año 1913)

"La búsqueda científica del alma", Francis Crick (año 1994)

"La anatomía oculta del hombre", Manley P. Hall (año 1952)

"Antroposofía" Rudolf Steiner (año 1924)

"La apertura del tercer ojo", Dr. Douglas Baker (año 1977)

"Tratado elemental de Ciencia Oculta", Papus (Dr. Gerard Encausse)(año 1898)