CAPITULO 1.- La humanidad en el Universo


Para recibir la versión Word, solicita el número del capítulo a humano.omega@gmail.com

 

LA HUMANIDAD EN EL UNIVERSO

Esquema de la evolución de los mundos

Esquema de la evolución: los siete Periodos

El Periodo terrestre

Revoluciones y noches cósmicas

La obra de la evolución

La evolución humana: el principio

Solos en el universo

Los pasos más recientes

LA CONSTITUCIÓN HUMANA

La unidad de la mente

La consciencia cósmica

La consciencia humana

El organismo humano

ADN

-----------------------------------------------------------------------------------------------

-----------------------------------------------------------------------------------------------

LA HUMANIDAD EN EL UNIVERSO

Mirar el firmamento supone ver el pasado; eso lo sabemos todos hoy gracias a los astrónomos. Si alguien hubiera dicho a principios del s. XIX que podía ver el pasado a simple vista, le hubieran encerrado en un manicomio. Análogamente ahora se clasifica como mamarrachos a un colectivo de personas, sectarios, entre los que hay verdaderos farsantes, pero que también acoge a seres que poseen las capacidades presumidas, es decir, clarividentes, personas con una sensibilidad que les hace capaces de conectar con arquetipos de la estructura de su cerebro, formado por capas neuronales de creciente antigüedad cuanto más profundas, que la evolución ha ido modelando y transmitiendo genéticamente, y que solemos llamar instinto pero que en realidad son moldes neuronales, redes tejidas por muchos millones de años, y que tienen mucho que hacer y que imponer al cuerpo en que se desarrollan. Estos mediums preclaros son capaces de captar radiaciones del Universo de una dimensión muy sutil, y cuyos impulsos se traducen en su cerebro como información que reside en el seno del Cosmos, al igual que la radiación de fondo. Del mismo modo que un rayo de luz es capaz de pasar inadvertido o bien crear un fuego, en función de que el testigo sea un ciego o sea una lente convergente, respectivamente, también el cerebro de algunas personas puede ser como una especie de lente, preparada para convertir lo que resulta inadvertido en algo maravilloso. Creo que aunque nos merezcan desconfianza, vale la pena escuchar a aquellos que cuando hablan, se acercan a lo razonable y rozan con lo que hoy la Ciencia ya está empezando a teorizar. No estamos en condiciones de hacer oídos sordos a todo desperdiciando posibles oportunidades de progreso sólo porque no comprendemos que sean personas más sensibles que nosotros. Escuchémosles, con discreción, y hagamos nuestro lo que de ellos nos resulte instintivamente posible.

Para poder empezar a analizar las causas de la existencia de la humanidad, es necesario que fijemos unas condiciones iniciales, como para todo conjunto de ecuaciones matemáticas que definen a sistemas complejos.

Las condiciones iniciales precursoras de la humanidad se dan en las circunstancias que originan al Cosmos, y la Ciencia no las ha podido fijar todavía con el detalle suficiente como para darlas por definitivas. La Ciencia Oculta, o el Conocimiento Ancestral, heredado de una humanidad muy antigua que aún poseía en su interior la sensación de su origen (a modo de conocimiento arquetípico semiconsciente), se encuentra con un problema diferente en lo referente a establecer las condiciones iniciales: sabe cuales son pero no encuentra palabras para describirlas. Por ello, el lenguaje de esta Ciencia se vuelve tan oscuro y poético. Convencido como estoy de que en algún punto convergen ambas ciencias, es necesario que no cerremos las puertas a ninguna de ellas. Veámoslas y tomemos nuestra propia opinión.

 

Esquema de la evolución de los mundos

Para la Ciencia Oculta existe una substancia-raíz cósmica de la cual procede todo cuanto existe en el Universo visible e invisible. Esta substancia-raíz se la conoce con multitud de nombres y se la considera como un Gran Ser, al cual se suele llamar Dios. Este compenetra con su propia aura a cada partícula de la substancia material. Esta ciencia llama Espíritu Universal Absoluto a la energía que irradia por todo el Universo, y la cualifica con dos polaridades: positiva y negativa. De ambos polos de esta energía, el espíritu del Padre es la expresión del polo positivo (del cual formamos parte espiritualmente), y la substancia-raíz cósmica es la expresión del polo negativo (del cual formamos parte materialmente), de modo que el Universo completo es el resultado de la interacción de ambos polos de la energía o Espíritu Universal Absoluto. Todas las formas son cristalizaciones en torno al polo negativo del Espíritu: desde la partículas sin masa hasta la Vía Láctea, pasando por cada ser vivo del Cosmos. Es de análogo modo que la concha del caracol, dura y silícea, es causada por los jugos solidificados de su cuerpo blando. Igualmente, de la sutilidad espiritual surge la dura materia. Debido a dicha interacción entre ambos polos surgen los mundos, la vida y la conciencia. Cada parte del Cosmos queda así compenetrada de conciencia y materia, con un grado diferente en cada parte, influenciado por el grado de vibración de la substancia-raíz. En armonía con el axioma hermético "como es arriba es abajo" y viceversa, los sistemas solares nacen, mueren y vuelven a nacer nuevamente, al igual que las diminutas células, siguiendo ciclos de actividad y reposo, y cada mundo está ajustado a un propósito de acuerdo con la intensidad de la vibración que sobre tal mundo actúa desde la substancia-raíz. Es como un flujo creciente y decreciente, como lo es el día y la noche, o las estaciones del año. Son los diferentes periodos de manifestación del Cosmos. En cada periodo de manifestación, el Cosmos nace, crece, se reproduce y muere. Según los Rosacruces, Dios incluye en su propio Ser huestes de gloriosas Jerarquías de inconmensurable poder y esplendor espiritual, fruto de las pasadas manifestaciones de ese mismo Ser, en ese flujo oscilante y periódico. También incluye dentro de su propio Ser otras Inteligencias, de decreciente grado de desarrollo hasta descender, en grado, hasta las que aún no han adquirido un estado de conciencia tan elevado como el de nuestra humanidad actual, es decir, desde la omnisciencia hasta la inconsciencia. Los seres que poblamos el Cosmos no procedemos de Dios, sino que somos Dios, somos parte de Él, como cada chispa del fuego sigue siendo fuego, como si de células de una macroentidad se tratara. Células con consciencia, con capacidad de experimentar y evolucionar. Y existen grupos de estas "células" de la macroentidad que son capaces de ayudar a evolucionar a las otras menos desarrolladas, al igual que la mitocondria ayuda a vivir y morir a nuestras células. En el periodo de manifestación en el que se desarrolla nuestra evolución actual, esos seres de varios grados están trabajando para adquirir más conciencia de la que poseían al principio de este periodo de existencia. Aquellos que, en manifestaciones anteriores, habían alcanzado el grado más alto de desarrollo, obran sobre los que aún no han desarrollado conciencia alguna. Por ello, no es difícil que alguien piense que somos para esos seres lo que los minerales son para nosotros: materia prima para cubrir sus necesidades y experiencias (ver "el predador" en La unidad de la mente). Para influir sobre los seres inferiores, los seres superiores inducen en aquellos un estado de conciencia propia, con la cual pueden seguir trabajando en lo sucesivo. Aquellos que ya habían comenzado su evolución en un Día de Manifestación anterior, pero que no han progresado hasta un grado superior determinado cuando aquél periodo terminó, prosiguen ahora su tarea nuevamente, en un desarrollo extraordinariamente lento pero absolutamente seguro que alcanzará una perfección suprema.

En el principio, los seres más elevados obran sobre los que tienen mayor grado de inconsciencia. Más tarde los ponen bajo tutela de algunas entidades superiores que pueden llevar el trabajo de ayudar a los inconscientes. Mediante este progreso llega un momento que se despierta la conciencia del yo. La vida evolucionante se convierte entonces en humana. Desde el punto en que la propia conciencia individual del Ego se manifiesta, debe seguir adelante en su trabajo de expansionar su propia conciencia sin ayuda exterior alguna. La experiencia y el pensamiento tienen que tomar entonces el lugar de los instructores externos. El periodo de tiempo dedicado a la adquisición de la conciencia de sí, y a la construcción de los vehículos por cuyo intermedio se manifiesta el espíritu del ser humano, de denomina Involución. El periodo siguiente de existencia, durante el cual el ser humano desarrolla su conciencia propia hasta convertirla en divina omnisciencia, se llama Evolución. Dentro de cada ser existe una fuente de energía que hace que la evolución no sea un simple desenvolvimiento de posibilidades latentes, haciendo también que la evolución de cada ser sea diferente de la de los demás. La manifestación de esa fuerza, tan marcadamente personal, se conoce como Epigénesis. Esta fuerza manifiesta es fruto de la percepción particular de cada individuo frente al universo, y su fruto imprime en el humano desde la más oscura ignorancia a la más sensible locura.

Para la antigua sabiduría existen siete mundos o dimensiones que se interpenetran, igual que el agua interpenetra a una esponja, entre sí compartiendo el espacio, debido a que están compuestos de materia de distinta densidad e intensidad vibratoria. Son mundos o dimensiones que no están separados por el espacio o la distancia. Están compuestos por energía-materia de distinta densidad y vibración. Las vibraciones son superiores en cada dimensión a medida que ese mundo es más sutil, de modo que las vibraciones en el Mundo Físico tienen una intensidad ínfima (incluidas las ondas luminosas, con frecuencias de centenares de millones de hertzios) comparadas con las vibraciones del Mundo del Deseo, que es el más próximo al Físico. Los siete mundos o dimensiones no han aparecido simultáneamente, ni desaparecerán a la vez, sino que se han ido diferenciando según las necesidades de la involución y la evolución, por lo que cabe pensar que pueden generarse nuevas dimensiones.

Las dimensiones más sutiles (se considera que son los Mundos superiores) son las primeras en ser creadas, y a partir de ellas se produce la creciente materialización, condensándose y diferenciándose otros mundos nuevos desde Dios, de modo que Él pueda infundir la vida en aquellos mundos donde las condiciones lo permitan. Durante el proceso de involución llega un tiempo en que se alcanza el nadir de la materialidad, comenzando el proceso de evolución en que la vida asciende a dimensiones superiores dejando despoblados los mundos más densos, hasta alcanzar por último el Mundo Espiritual, el más sutil de todos. Cuando un Mundo ha realizado el objetivo por el que fue creado, su existencia se hace inútil y tal Mundo queda destruido, en una muerte apropiada a su estado final. Actualmente nuestra fase de evolución se encuentra en las tres dimensiones más densas de las siete existentes, ocupando una existencia fugaz en comparación con la existencia espiritual.

 

Revoluciones y noches cósmicas

Para comprender las ideas ancestrales a cerca de los estados de cada uno de los Periodos por los que ha pasado la humanidad, es muy orientativo el diagrama simbolizado en el heptagrama donde se colocan los siete globos de evolución espiral A, B, C, D, E, F y G, y sus trayectorias en cada Periodo, así como el grado de evolución alcanzado.

En cada Periodo, como se puede apreciar por el heptagrama, el globo cruza cuatro Mundos o dimensiones en descenso para volver a ascender por los mismos. Partiendo del primer Periodo, el de Saturno, el primer campo evolutivo se produce en el globo A, en la dimensión del Mundo del Espíritu Divino, que también es el más sutil. Gradualmente la vida evolucionante se va transfiriendo al globo B, en la dimensión del Mundo del Espíritu de Vida, algo más denso. El siguiente descenso, por el globo C, es hacia la Región del Pensamiento Abstracto, formada de una substancia de mayor densidad. Esta región es la que habitualmente utilizamos cuando estamos concentrados en el estudio de las matemáticas, lejos de las emociones y los sentimientos. Las abstracciones no evocan ningún tipo de emoción y nos llevan más allá de los deseos, hacia el mundo mental, muy cercano de la dimensión espiritual. Los pensamientos abstractos elevan nuestra mente por encima de las cosas materiales, hacia la Región del Pensamiento Abstracto, cercana a los dominios espirituales, y a la liberación de la esclavitud material. Las matemáticas definen verdades claras e indiscutibles, por lo que carecen de emotividad e ilusión embriagadora, y eso las hace áridas para la mayoría de los humanos, hambrientos de someterse al Mundo del Deseo.

Por último en la línea descendiente, el globo D se sitúa sobre la Región del Pensamiento Concreto, que posee el grado de materia más denso de este Periodo inicial. A partir de este punto la evolución se dirige de modo ascendente por los niveles crecientes en sutilidad, a través del globo E (de nuevo sobre la Región del Pensamiento Abstracto) pero con tendencia a hacerse todo cada vez más denso, y debido al recorrido en espiral no se repiten nunca las condiciones aunque se crucen regiones ya anteriormente transitadas, como ocurre con los globos E, F y G, sucesivamente. Tras cada Revolución, se produce un letargo lleno de actividad, en la que se asimilan los logros alcanzados. Se han producido así siete Revoluciones formando un Periodo, y tras cada Periodo termina un Día de Manifestación, al que sigue una Noche Cósmica también de reposo y asimilación, como ocurre tras los Siete Días de Manifestación al final de un ciclo completo. En esta Noche ocurre como durante el sueño humano, ya que no existe la inactividad, sino que los espíritus evolucionantes se dedican a formar la semilla de los próximos siete globos, para que permitan en el siguiente Día de Manifestación descender aún más en la materia. Debido a esta actividad en el intervalo entre Periodos, al pasar al siguiente Periodo, el Periodo Solar, todos los globos se desarrollan en una dimensión inmediatamente inferior a la que les correspondía en el Periodo anterior. Tras cada Noche Cósmica, todas las partes en que se había dividido la Unidad se disuelven y se reabsorben en el Caos que precedió a la organización del Periodo recién concluido.

Siguiendo este proceso repetidamente con sus Noches y sus Días de Manifestación se llega hasta el punto en que se encuentra la evolución humana actualmente. Corresponde al Periodo Terrestre, concretamente al globo D, que es nuestra Tierra actual. Es la cuarta Revolución del Periodo en curso y se alcanzó la máxima densidad de materia hace varios millones de años, por lo que la tendencia actual es hacia la sutilización de la substancia, hacia una forma algo más etérea. Por ello, en el próximo Periodo de Júpiter, el globo D se encontrará en la Región Etérica, como ya lo estuvo durante el Periodo Lunar, pero en condiciones más avanzadas evolutivamente hablando. Tras pasar por el Periodo de Venus se elevará aún más la materia hacia lo sutil, y tras el Periodo de Vulcano finalizará este ciclo de la oleada de vida, para disolverse todo, incluido Dios, en el Absoluto durante un tiempo igual al empleado durante los Siete Periodos transcurridos. Es la Noche Universal de asimilación y preparación para el siguiente ciclo de nuevas oleadas de vida.

 

 

Esquema de la evolución: los siete Periodos

La evolución a través de las siete dimensiones se produce también en siete Períodos de Manifestación que son aprovechados por los espíritus virginales para convertirse en humanos y después en dioses. Los espíritus virginales pertenecen al Mundo de los Espíritus Virginales, y son el grado inferior siguiente a la dimensión más elevada. Tienen conciencia divina pero no conciencia de sí mismos. Dios hace que se diferencien dentro de Sí Mismo, en el principio de la manifestación, a modo de chispas de una llama, capaces de convertirse ellos mismos también en llamas. Los espíritus virginales poseen todas las posibilidades de su Divino Padre que pasarán a ser transformadas en poderes y facultades, y también poseen la posibilidad de voluntad independiente, lo que permite originar nuevas fases no latentes en ellos. Ello es el fundamento de la Epigénesis, o sea, la posibilidad de producir puntos de partida nuevos y originales en su desarrollo.

Los siete Periodos de la clasificación ocultista son: Periodo de Saturno, Solar, Lunar, Terrestre, de Júpiter, de Venus, y de Vulcano. Y representan renacimientos sucesivos de nuestra Tierra, y no guardan ninguna relación con los cuerpos que giran alrededor de nuestro Sol. Son materializaciones, condiciones a través de las cuales ha pasado, pasa y pasará en el futuro.

Durante la evolución, los espíritus virginales (son actualmente los humanos) adquieren la conciencia de sí mismos y de la mente creadora, hecho que les priva temporalmente de la omniconsciencia, ya que mientras están sumergidos en el Mundo del Espíritu Divino, los espíritus que se materializarán son omniconscientes, pero son inconscientes de sí mismos. Por ello es el estado de inconsciencia que predomina en el primer Periodo de Manifestación, llamado Periodo de Saturno. El Mundo del Espíritu Divino es un mundo universal que interpenetra a todos los planetas de un sistema solar, y mantiene en ellos un sentimiento de unidad.

En el segundo Periodo, el Periodo Solar, el humano adquiere la conciencia de sueño sin ensueños. En el tercero, Periodo Lunar, alcanza el estado de sueños con ensueños, y actualmente vivimos la mitad del cuarto Periodo, el Periodo Terrestre, donde hemos adquirido la plena conciencia de vigilia que conocemos. Esta conciencia pertenece a la más inferior de las siete dimensiones. Durante el medio Periodo actual restante y los tres Periodos completos siguientes, el humano debe expandir su conciencia hasta comprender las seis dimensiones o Mundos superiores a este Mundo Físico.

Mientras la humanidad descendía dimensiones, Seres Superiores infundían energía inconsciente para que se construyeran los vehículos apropiados. Una vez que cada humano poseía su triple cuerpo, los mismos Seres le permitían ser consciente de la Región Química del Mundo Físico para conquistarla. Cuando llegue el momento de dar el siguiente paso de expansión de conciencia, el humano será consciente de la Región Etérica, después el Mundo del Deseo, etc.

Cuando pasemos el Periodo Terrestre, el planeta y la humanidad pasaremos a las condiciones del Periodo de Júpiter, después a las del Periodo de Venus, y finalmente por las del Periodo de Vulcano, tras lo cual habrá finalizado el Séptimo Día de Manifestación y todo se sumergirá de nuevo en el Absoluto para reposar y asimilar los logros de la evolución, antes de comenzar un nuevo ciclo de Manifestación de mayor grado de desarrollo. Tras la recapitulación, se forman nuevos globos transformados en mundos habitables, fruto de tal recapitulación y en un estado de desarrollo más elevado debido a que la evolución avanza en espiral, o más bien en forma helicoidal, ya que no se pasa en ningún caso por planos, estados o situaciones idénticas de desarrollo. En cada Periodo se recapitulan los Periodos anteriores, por ejemplo, en el Periodo Lunar se recapituló durante el globo A el Periodo de Saturno, y durante el globo B el Periodo Solar.

El trabajo propio de un Periodo no comienza al iniciarse este, sino cuando todas las Revoluciones recapitulatorias han terminado. Por ejemplo, el Periodo Lunar no comenzó su verdadera actividad propia hasta su tercera Revolución. El Periodo de Vulcano, por ser el último, sólo dedicará su última Revolución al trabajo propio, mientras recapitulará durante las seis Revoluciones previas.

La intervención de las diferentes jerarquías creadoras no se inicia en el globo al comenzar una Revolución, o en el primer globo (globo A) de un Periodo, sino que empiezan a mitad de una Revolución o de un Periodo para ir creciendo en intensidad y eficacia al llegar a mitad de la Noche Cósmica (entre dos Revoluciones o entre dos Periodos).

PERIODO DE SATURNO

En este Periodo se sumergen los espíritus virginales en el Mundo del Espíritu Divino y quedan por ello sometidos al velo de la limitación sustancial, perdiendo su omniconsciencia, e iniciando su camino de adquisición de la consciencia de sí.

El globo más denso de este Periodo ocupaba la Región del Pensamiento Concreto, por lo que cualquiera de los siete globos que se sucedieron en este Periodo era mucho más sutil que la materia de que está hecho nuestro planeta actual. El equivalente a nuestro planeta en aquella época estaba bañado en radiación, calor y oscuridad. Las vibraciones producían movimiento y este es indicador de algún tipo de vida. El globo estaba compuesto de espíritus virginales, análogamente a como la vida que anima al mineral está incorporada a la Tierra. Por esta analogía, al humano de esa época se le clasifica como de estado mineral.

Desde fuera de este globo caliente y radiante, los Señores de la Llama, pertenecientes a las más elevadas jerarquías creadora, llamados Tronos en la Biblia, ayudaban voluntariamente a la humanidad, sin que los Señores necesitaran este esfuerzo para su propia evolución. Emitían sus seres una luz muy energética que proyectaban sobre la superficie del globo, desde fuera, pero la materia del globo era poco sensible a esta radiación, por lo que hubo que esperar a repetidos esfuerzos para que se fijara en el globo el germen de nuestros cuerpos físicos. Ellos influyeron solamente durante la primera Revolución, hasta fijar el germen, y se fue desarrollando a dicho germen, durante las seis revoluciones restantes, hasta capacitarlo para desarrollar órganos de sensación, especialmente el del oído, el más desarrollado que tenemos, puesto que se inició el desarrollo de la sensación de determinadas vibraciones de la menor escala. El estado de conciencia de la humanidad durante este Periodo era semejante al del mineral actual, es decir, un estado de inconsciencia análoga al trance profundo. A mitad de la séptima Revolución del Periodo, los Señores de la Llama entraron en actividad nuevamente para despertar en la humanidad el germen del espíritu divino. Por ello les debemos nuestro vehículo más inferior y también el superior. La actividad de los Señores de la Llama iniciada en esta séptima Revolución continuó a través de la Noche de reposo, en que fue mucho más eficiente, para acabar a mitad de la primera Revolución del Periodo Solar.

La acción de las Jerarquías Creadoras no empieza al principio de un Periodo o una Revolución, sino a mediados de estos, creciendo en fuerza hasta alcanzar su mayor eficacia durante la Noche Cósmica (entre dos Revoluciones o entre dos Periodos) momento en que empieza a declinar y la oleada de vida va desapareciendo hasta la mitad de la próxima revolución o Periodo. Cuando termina un Periodo todo se convierte en caos conglomerado, que provoca la recapitulación de todo lo que ha sido, para resurgir en un nuevo Periodo.

La primera Revolución de cualquier Periodo es la recapitulación del progreso realizado sobre el cuerpo denso en el Periodo de Saturno, por lo que se denomina Revolución de Saturno en cualquier Periodo. Por análogo motivo, la séptima Revolución de cualquier Periodo sirve para añadir mejoras al espíritu divino del ser.

Un nuevo Periodo no comienza hasta que las Revoluciones recapitulatorias han realizado su trabajo por completo. Por ejemplo, en el actual Periodo Terrestre se han efectuado ya tres Revoluciones y media. Esto significa que en la primera de ellas, o Revolución de Saturno del Periodo Terrestre, se repitió el trabajo efectuado en el Periodo de Saturno, pero en grado superior. En la segunda, o Revolución Solar del Periodo Terrestre, se repitió la obra ejecutada en el Periodo Solar; del mismo modo con la Revolución Lunar. Únicamente en la cuarta, la Revolución actual que es la Terrestre del Periodo Terrestre, se comenzó el verdadero trabajo del Periodo Terrestre. En el último de los siete Periodos (el de Vulcano) sólo se dedicará la última de sus siete Revoluciones a la obra propia de ese Periodo, siendo el resto de las Revoluciones una recapitulación de los seis Periodos precedentes.

PERIODO SOLAR

Las caóticas nebulosas de radiación y gas se han conglomerado. Cada globo era una forma esférica de luz muy brillante y de constitución material análoga a la de los gases, conteniendo el resultado de todo lo desarrollado durante el Periodo de Saturno. Poseía la cualidad de absorber e influir sobre cualquier vibración (luminosa o infralumínica) que incidiera sobre la esfera, por lo que se puede decir que tenía sensibilidad (mucho más que la Tierra ahora, al no tener las limitaciones de la materia densa) y capacidad de acción.

Este Periodo comenzó con la formación de un cuerpo vital que incluía las cualidades de crecimiento, asimilación, reproducción, etc..., y la vida se manifestaba en formas ígneas también gaseosas, todavía a cargo de los Señores de la Llama, como hemos visto, mejorando el cuerpo denso del que eran creadores. La existencia humana era análoga a los vegetales en cuanto a tipos de cuerpos desarrollados y tipo de conciencia, como veremos.

Siendo que el germen capaz de desarrollar órganos sólo permitía el progreso de los órganos de los sentidos, hubieron de modificar este germen para que permitiera ser interpenetrado por un cuerpo vital y con capacidad de generar nuevos órganos al servicio de ese cuerpo vital. Establecido el germen, los Señores de la Sabiduría (de desarrollo inferior que los de la Llama) se encargaron de desarrollarlo, a partir de la segunda Revolución, mediante irradiación del germen del cuerpo vital desde sus propios cuerpos, sirviendo además para completar su propia avanzada evolución. Durante la segunda, y hasta la quinta Revolución se proporcionó al cuerpo vital la función de interpenetrar al cuerpo denso, de hacerlo capaz de poder crecer y reproducirse en un futuro desarrollo, activando los órganos sensoriales y de movimiento. Durante la sexta revolución contaron con la ayuda de seres muy elevados en la evolución, los Querubines, colaboradores para activar el germen del espíritu de vida de la humanidad incipiente. Este espíritu recién infundido se pudo unir al germen del espíritu divino durante la séptima Revolución por la acción de los Señores de la Sabiduría, y su mayor grado de actividad se produjo durante la Noche Cósmica entre los Periodos Solar y Lunar. La conciencia era como la del sueño sin ensueños.

La segunda Revolución de cualquier Periodo es la recapitulación del progreso realizado sobre el cuerpo vital en el Periodo Solar, por lo que se denomina Revolución Solar en cualquier Periodo, y la sexta Revolución es la que se emplea en la mejora del espíritu de vida, en cualquiera de los Periodos.

PERIODO LUNAR

Cada esfera gaseosa adquiere mayor materialización, según sus vibraciones moleculares. El núcleo de cada globo estaba formado como de una costra ardiente, y entre esta y el frío espacio exterior existía una humedad muy densa, que se vaporizaba al contacto con la costra ígnea, ascendiendo entonces como vapor caliente hacia el espacio donde se enfriaba bruscamente y se dejaba caer de nuevo con fuerza sobre la costra, para repetir innumerables ciclos en los que se altera el estado líquido con el estado nebuloso.

En la primera Revolución del Periodo Lunar, la de Saturno, junto con la oleada de vida reaparecieron los Señores de la Sabiduría y los vehículos germinales del humano (proto-genoma), y unieron sus energías con las de los Señores de la Individualidad, que tomaron las riendas de la evolución material en este Periodo. Ambas jerarquías cooperaron para reconstruir el germen del cuerpo denso procedente del Periodo Solar (en el que se generaron los principios embrionarios de los órganos y las glándulas; el cuerpo denso contaba ya con cierta organización, aunque todavía no era sólido y visible). En el Periodo Lunar se reconstruyó el cuerpo denso y se le mejoró de tal manera que permitiera ser interpenetrado por un cuerpo de deseos y pudiera iniciar el desarrollo de un esqueleto, un sistema nervioso y un sistema muscular.

En la segunda Revolución se hizo otro tanto pero con el cuerpo vital. En la tercera Revolución se inició el trabajo propio de este Periodo Lunar, que consistía en generar el germen del cuerpo de deseos y fusionarlo con el cuerpo de deseos y el cuerpo vital, proceso que ocupó hasta el fin de la cuarta Revolución.

Este Periodo también fue el elegido para despertar el germen del espíritu individual, el Ego, pero fue necesario el impulso de los Serafines, una jerarquía de seres para los que no era necesario manifestarse en nuestro favor, pero lo hicieron por su voluntad, libremente, durante la quinta Revolución. En la sexta Revolución los Señores de la Individualidad fueron auxiliados por los Querubines para enlazar el espíritu de vida con el germen del espíritu individual. En la séptima Revolución reaparecieron los Señores de la Llama para colaborar con los Señores de la Individualidad y aunar el germen del espíritu individual con el espíritu divino. Es el origen del Ego. Es en este momento cuando la inmersión en la Región del Pensamiento Abstracto provee de la densidad de materia adecuada para velar, totalmente, la omniconsciencia de los espíritus virginales (actual humanidad), que había ido oscureciéndose cada vez más en cada Periodo. Este sutilísimo velo impidió a cada espíritu virginal continuar inmerso en la Conciencia divina y le obligó a dirigir su conciencia hacia dentro de sí, donde descubrieron el Yo, el Ego, individual y separatista, ilusión que aparta a la conciencia del sentimiento de Unidad de la Vida. Esto es el fruto de la Involución. El progreso de la Evolución deberá devolverles su triplemente velada omniconsciencia sin mermar en nada la consciencia de sí mismos. El triple velo se debe a los tres espíritus aportados: divino, vital e individual o humano (el velo más exterior). Triple también es el cuerpo al final de este Periodo, y lo que faltaba era un elemento que uniera a este triple cuerpo con los tres gérmenes espirituales.

La conciencia de este Periodo era de tipo imaginativo, pictórico, semejante a la de los animales actuales. Por ello este Periodo es el análogo al estado animal de la humanidad. Visiones clarividentes tomadas de la Memoria de la Naturaleza muestran a estos humanos de cuerpos muy sutiles, casi invisibles, como suspendidos en la atmósfera de niebla ígnea por cordones, a través de los cuales el flujo, desde tal atmósfera, de una corriente común con funciones análogas a las de la sangre, se diversificaba para realizar una especie de nutrición. Por supuesto no tiene nada que ver con la sangre (la sangre roja es una de las más recientes adquisiciones del reino animal), pues sólo se trata de una analogía para comprender la función de esta importante corriente astral.

En el globo donde se estaba produciendo la evolución de la humanidad también evolucionaban otros seres (esto ocurrió también en los Periodos anteriores, pero su explicación complicaría el desarrollo de esta exposición), todos ellos en un estado de mayor energía (que les mantenía a mayor vibración) que la humanidad, lo cual fue desplazando al conjunto de humanos hacia una zona del globo en la que formaron un glóbulo de mayor cristalización, hasta que en un momento dado alcanzó tal inercia que la fuerza centrífuga del globo lo lanzó al espacio a la distancia determinada por la fuerza de gravedad, donde empezó a generar revoluciones en torno al globo central. De este modo las potentes radiaciones procedentes del globo ígneo energizaban con la dosis necesaria al nuevo satélite, hogar de la humanidad. Este es un ejemplo de cómo toda manifestación física tiene una explicación espiritual invisible e indetectable para nosotros. Este planeta arrojado del sol central se condensó rápidamente, girando análogamente a como actualmente gira nuestra Luna alrededor de nuestro planeta, pero sin mostrar fases, sino que siempre había una mitad iluminada y la otra siempre oscura (como ocurre con Venus al aproximarse a la Tierra), y con uno de sus polos apuntando al globo candente. Circulaban en torno del satélite unas corrientes de energía cualificada, análogas a las corrientes que circulan en torno de la Tierra generadas por el Espíritu Grupo. Los seres que lo habitaban siguieron esas corrientes del espíritu grupo instintivamente desde el lado luminoso hasta el lado oscuro, para volver de nuevo al lado luminoso donde se producía algo análogo a una reproducción de los seres. Del mismo modo siguen actualmente las aves de paso y otros animales las corrientes del espíritu grupo en torno de la Tierra para propósitos idénticos en las épocas adecuadas, como un legado inmemorial del Periodo Lunar.

Los seres del Periodo Lunar eran capaces de emitir sonidos, pero eran sonidos cósmicos y no expresiones individuales de alegría o dolor (aún no existía la individualidad, que aparecería en el Periodo Terrestre).

Al terminar el Periodo Lunar se produjo un nuevo intervalo de reposo (otra Noche Cósmica) y todo se disolvió en el Caos que precedió al surgimiento del Periodo Terrestre.

PERIODO TERRESTRE

Este Periodo es para nosotros lo suficientemente importante como para dedicarle un apartado completo más adelante, en el que se desarrolla con más detalle lo que supone nuestra evolución actual, la que tenemos en nuestras manos. Ver también más adelante

Los pasos más recientes.

PERIODO DE JÚPITER

PERIODO DE VENUS

PERIODO DE VULCANO

El Periodo terrestre

Corresponde al paso de la substancia-raíz por los estados más densos de la materia, concretamente en este ciclo compuesto de siete Periodos, aunque en otros ciclos se podrá alcanzar mayor densidad si fuera necesario. Del mismo modo que hay mundos superiores y sutiles por encima de los que abarca nuestra oleada de vida, también hay estados más densos de materia que forman el campo de evolución de otras clases de seres. Y esos otros mundos no hay que buscarlos en el espacio exterior, sino que están interpenetrando a nuestra Tierra, ya que se puede ser muy denso sin ser sólido, y como prueba tenemos al mercurio, denso pero capaz de exudar a través de muchos sólidos.

En el heptagrama se aprecia que corresponde nuestro estado actual, la Tierra, al globo D, el más denso de los siete de ese Periodo.

En cada Periodo surge un elemento más para la formación del Cosmos. En el Periodo de Saturno sólo existía el elemento Fuego (calor, radiación). En el siguiente, el Periodo Solar se añadió un segundo elemento: el Aire. En el tercer Periodo, el Lunar, el tercer elemento en agregarse fue el Agua. En el Periodo Terrestre se dan los cuatro elementos: los tres anteriores y el elemento Tierra. En el próximo Periodo, el de Júpiter, se agregará un quinto elemento de naturaleza espiritual, que se unirá a la capacidad de comunicación, de modo que esta se realizará sin equívocos, expresando la información sin distorsionar.

En nuestro Periodo actual, los diferentes reinos de la Naturaleza se han diferenciado entre sí mucho más que en Periodos anteriores, por lo que algunas clases de seres han avanzado al siguiente reino, y otras se han degradado o estancado en un reino inferior. Se puede observar el resultado de esta situación en algunos minerales que son capaces de crecer, como las sales, y otros que forman el sustento de las plantas en el suelo. También se pueden ver animales que carecen de sangre roja, siendo la suya un fluido casi vegetal. Del mismo modo, las razas humanas más inferiores están formadas primordialmente por seres que han evolucionado de una forma animal avanzada, a los que se les ha dado el espíritu interno más tarde que a las razas avanzadas. Cuando en un ser que posee cuerpo de deseos, cuerpo vital y cuerpo denso, ha evolucionado de modo que su cuerpo de deseos posee una parte superior y otra inferior, la parte superior es capaz de dominar a la inferior y las cuerpos vital y denso, de modo que era un ser capaz de unirse con el espíritu por medio de la mente. Sin esta división del cuerpo de deseos, el ser se entregaba a sus deseos y pasiones sin control, lo que no permitía una unión con el espíritu individualizado, pero sí que se generaba una unión con un espíritu-grupo que lo guiaba desde fuera, por medio de lo que conocemos por instinto animal. Esta clase de seres son los que pertenecen a los antropoides que conocemos. Estos tendrán la oportunidad de unirse a nuestro mismo grupo de evolución en el próximo globo, el E, de nuestro Periodo, constituyendo para tal globo una existencia crítica, pues también cabe la posibilidad de que pierdan su oportunidad. Los espíritus-grupo que controlan el reino animal desempeñan sus funciones infundiendo sensaciones a través del plexo solar, pues al animal no tiene mente autoconsciente, por lo que piensa a través de la mente del espíritu-grupo que le transmite ideas ya procesadas o impresiones a través del sistema nervioso simpático (ver

Las energías). Carente de voluntad propia, el animal no puede rechazar tales impulsos y los sigue ciegamente. No es el sistema cerebro espinal el que lleva el control, cosa que si pasa en el humano.

La división del cuerpo de deseos permitió al cuerpo denso adoptar la posición vertical. El espíritu-grupo opera sobre la espina dorsal del animal obligando a este a permanecer horizontal, al alcance de las corrientes del Mundo del Deseo. El espíritu individual, el Ego, empezó a obrar desde dentro sobre la espina dorsal vertical, construyendo un cerebro más capaz y la laringe vertical, cuyas cualidades permiten expresar el pensamiento por medio de sonidos.

Pero la manifestación de cada espíritu virginal es triple: forma, vida, y conciencia. Esto le confiere un progreso muy poco uniforme, con saltos hacia delante y hacia atrás. Algunos espíritus no alcanzan el estado de desarrollo necesario para pasar, en el siguiente Periodo, al grado superior de evolución. La falta de adaptabilidad es la principal causa del retraso de las formas.

Los seres más obtusos del Periodo de Saturno quedaron como simples minerales, al desarrollar sólo el germen de un cuerpo denso. Al final de ese Periodo, en la séptima Revolución o globo G, algunas entidades habían alcanzado tal estado de cristalización que fue imposible que el espíritu divino, cedido por los Señores de la Llama, pudiera interpenetrarlos, lo que causó que en el Periodo Solar sólo hubieran dos reinos naturales procedentes del Periodo de Saturno: los rezagados en forma de minerales, y los adelantados, la humanidad actual, preparados para obtener, por su propio esfuerzo, la semilla de un cuerpo vital. A estos dos reinos se le sumó una nueva oleada de vida que, tras varios Periodos, han llegado a ser los animales actuales y podrán ser la humanidad de próximos Periodos. Esta nueva oleada junto a los rezagados del Periodo de Saturno formaron el reino mineral del Periodo Solar, aunque sólo los rezagados tenían la posibilidad de ponerse de nuevo a la altura de los adelantados, ya que en el fondo pertenecen a la misma oleada. Este reino mineral Solar tenía forma de manchas oscuras en la brillante esfera gaseosa que era el globo más denso de ese Periodo, de las cuales ha quedado como residuo las manchas solares actuales. También en el Periodo Solar intervinieron seres superiores, los Querubines, para despertar la unión con el espíritu de vida. Pero estos lo hacen en la Revolución penúltima, el globo F, y hubieron seres que tampoco estaban preparados para ello, lo cual los convirtió en rezagados de ese Periodo. Al final del Periodo Solar reaparecieron los Señores de la Llama para dar una nueva oportunidad de despertar el espíritu divino en los rezagados del Periodo de Saturno, pero también aquí hubieron rezagados.

Como consecuencia del Periodo Solar, al comenzar el siguiente Periodo, el Lunar, surgieron las siguientes clases, en orden decreciente de desarrollo:

    1. Los adelantados que aprovecharon con éxito las condiciones de los Periodos de Saturno y Solar. Tenían cuerpo denso y vital, y los gérmenes activos del espíritu divino y espíritu de vida. Por tener su espina dorsal horizontal todavía, estaban guiados por el espíritu-grupo de toda la familia humana, y flotaban en la atmósfera suspendidos de una especie de cordones umbilicales, teniendo branquias en lugar de pulmones, usadas para respirar el vapor caliente de la ardiente niebla.

    2. Los rezagados del Periodo Solar, que tenían el germen del cuerpo denso y vital, así como el germen del espíritu divino.

    3. Los rezagados del Periodo de Saturno que fueron promovidos en la última Revolución del Periodo Solar y aprovecharon la oportunidad. Poseían el germen del cuerpo denso y del espíritu divino. Esta clase y la 2 formaban el reino vegetal, y aunque subsistían como nuestras plantas actuales, enraizadas al suelo, su alimento era mineral-vegetal, como las plantas parasitarias actuales que sobreviven del alimento elaborado de un árbol.

    4. Los adelantados de la nueva oleada de vida, con los mismos vehículos que el grupo anterior pero que pertenecen a un sistema de evolución diferente al nuestro.

    5. Los rezagados de la nueva oleada de vida, que sólo tenían el germen del cuerpo denso.

    6. Una nueva oleada de vida que comenzó su evolución al principio del Periodo Lunar, y que corresponde a la vida que actualmente anima a las plantas. Las clases 4, 5 y 6 formaban el reino vegetal, aunque también tenía mucho de mineral, resultando algo semejante a la turba.

Ya podemos ver que para la Naturaleza el tiempo no significa nada, ya que su verdadero objetivo es alcanzar la perfección, a costa de millones de años por cada cambio perceptible. Este hecho permite que la diversidad de entidades evolucionantes sea enorme en toda la escala en desarrollo.

En el Periodo Lunar, en la quinta Revolución o globo E, los Serafines despertaron el germen del espíritu humano, por lo que surgieron nuevos rezagados y adelantados. En el siguiente globo, el F, reaparecieron los Querubines para dar una nueva oportunidad de despertar el espíritu de vida a aquellos que no lo poseían. Lo mismo ocurrió con los Señores de la Llama en la séptima Revolución del Periodo Lunar, despertando el espíritu divino en aquellos que estaban preparados. En el actual Periodo, el Terrestre, aparecieron todas las clases de seres anteriormente descritas pero repartidas en los tres reinos ya citados, de los que el reino mineral incorpora la nueva oleada de vida de este Periodo, quedando la clasificación como sigue:

 

CLASE

VEHÍCULOS

ESTADO ACTUAL

1. Precursores de los P. de Saturno, Solar y Lunar

Espíritu divino, espíritu de vida, espíritu humano

Cuerpo denso, vital y de deseos

Razas Arias

2. Rezagados del P. Lunar

Espíritu divino, espíritu de vida

Cuerpo denso, vital y de deseos

Mogoles, africanos y razas inferiores

3.a) Rezagados del P. de Saturno

3.b) Rezagados del P. Solar

Espíritu divino, espíritu de vida

Cuerpo denso y vital

Antropoides

Todos los citados hasta aquí pertenecen a nuestra oleada de vida

3.c) Precursores de la nueva oleada de vida Solar

Espíritu divino, espíritu de vida

Cuerpo denso y vital

Animales

4.a) Rezagados de la nueva oleada de vida Solar

4.b) Precursores de la nueva oleada de vida Lunar

Espíritu divino

Cuerpo denso

Reino vegetal

-------------------------

Árboles y plantas perennes

--------------------------

Flores y hierbas

5.a) Rezagados de la nueva oleada de vida Lunar

Cuerpo denso

Reino Mineral

-------------------------

Arenas, tierras blandas, etc

5.b) Nueva oleada de vida del P. Terrestre

Cuerpo denso

Montañas rocas, etc

Tabla obtenida de "Concepto Rosacruz del Cosmos", Max Heindel (año 1912)

Aquellos seres que queden retrasados en alguna Revolución deberán esperar una nueva oportunidad en siguientes globos de evolución. Esto se puede entender como las ideas de la "salvación" y de la "condenación eterna" de las que habla la religión cristiana. Se ve claramente que desde el Periodo de Saturno se han producido muchos rezagados, Periodo tras Periodo, por lo que sólo una fracción de los espíritus virginales que constituyeron la primera oleada de vida, en este Día de Manifestación en el que evolucionamos los humanos, alcanzará el objetivo final de este ciclo.

En el Periodo Terrestre se reconstruyó el cuerpo denso, pero se capacitó para formar y desarrollar un cerebro. Esto a su vez permitió la aparición posterior de la función mental. Con estos atributos en desarrollo, en globos sucesivos, transcurre este Periodo hasta la época en que vivimos.

Habían doce Grandes Jerarquías involucradas en el trabajo de la evolución al principio del Periodo de Saturno. Dos de esas Jerarquías (desconocidas para la filosofía oculta) ejecutaron algunos trabajos al principio (también de índole desconocida) y después se elevaron a la liberación. Tres Jerarquías les siguieron (Señores de la Llama, Querubines y Serafines) del mismo modo, dejando sólo siete Jerarquías actuando en la evolución cuando empezó el Periodo Terrestre (ver

Solos en el universo).

 

SIGNO ZODIACAL

NOMBRE

ESTADO

1. ARIES

Sin nombre

El primer y segundo orden de seres han pasado más allá del conocimiento de cualquiera de la Tierra. Prestaron alguna ayuda al principio de nuestra evolución

2. TAURO

Sin nombre

 

Los tres siguientes órdenes trabajaron libre y voluntariamente para ayudar al hombre durante los tres períodos que precedieron al Período Terrestre. Han pasado también a la liberación

3. GÉMINIS

Serafines

En el Período Lunar despertaron al hombre naciente el germen del espíritu humano: el Ego

4. CÁNCER

Querubines

En el Período Solar despertaron el germen del espíritu de vida

5. LEO

Señores de la Llama

En el Período de Saturno, despertaron el germen del espíritu divino y dieron el germen del cuerpo denso

 

Las siete siguientes Jerarquías están en actividad en el Período Terrestre

6. VIRGO

Señores de la Sabiduría

En el Período Solar impartieron el cuerpo vital

7. LIBRA

Señores de la Individualidad

En el Período Lunar impartieron el cuerpo de deseos

8. ESCORPIO

Señores de la Forma

Tienen especialmente a su cargo la evolución humana en el Período Terrestre

9. SAGITARIO

Señores de la Mente

Es la humanidad del Período de Saturno

10. CAPRICORNIO

Arcángeles

Es la humanidad del Período Solar

11. ACUARIO

Ángeles

Es la humanidad del Período Lunar

12. PISCIS

Espíritus Virginales

Son la humanidad del actual Período Terrestre

Diagrama de las Jerarquías creadoras y sus estados. Tabla obtenida de "Concepto Rosacruz del Cosmos", Max Heindel (año 1912)

Más adelante hablaremos de los Periodos futuros de la humanidad, cuando veamos

La humanidad futura.

La obra de la evolución

Es una obra que involucra a todo lo existente, dado que todo es como un puzzle en el que cualquiera de sus piezas es necesaria para que quede completado. Todo lo que sucede en el Cosmos acontece por una necesidad evolutiva, aunque en nuestras limitadas mentalidades no encontremos razón alguna. Supernovas, agujeros negros, átomos y la humanidad, con sus aspectos maravillosos y terribles, todo existe por un motivo más que justificado.

Para la Ciencia en general, debido a su admirable disciplina basada en la necesidad de la demostración experimental y la repetibilidad de todo experimento, todavía no ha podido encontrar una justificación a la existencia del Cosmos. Todo es un mar de teorías muy bien planteadas, pero es un mar muerto. Carece de vida en sus planteamientos; todo parece ser físico y químico, mecánico, no hay por ningún rincón de sus tesis ese añorado soplo de la Vida tan necesario para dar sentido a nuestra existencia.

La Ciencia Oculta, como siempre basada en conocimientos muy antiguos (arquetípicos, según los ocultistas, de una época en que el humano era uno con el Cosmos), plantea una Evolución cíclica, como hemos visto. Y analizando este punto de vista, sí que podemos encontrar un sentido a todo el Cosmos. Este transcurso por las Revoluciones y los Periodos es para llevar a cabo el propósito de la evolución: que los espíritus virginales, las chispas divinas, sean plenamente conscientes y capaces de dominar la substancia de todas las dimensiones. Ya hemos visto que durante los Periodos de descenso se produce la Involución, guiada por Seres Superiores que ayudan a crear las condiciones necesarias para el despertar gradual de la conciencia. Cuando se inicia el ascenso, es decir, desde el globo D del Periodo Terrestre y hasta el final del Periodo de Vulcano, los espíritus virginales deben perfeccionar sus vehículos y expandir sus conciencias por sus propios esfuerzos y su genio, a lo que hemos denominado Evolución (ver la evolución del cuerpo físico en

El cuerpo astral).

La facultad de que la evolución de cada individuo sea diferente de la de los demás es lo que llamamos genio, el cual debe ser cultivado y alimentado; la manifestación del genio es la Epigénesis.

Todos estos seres sufren un desarrollo debido a su propio esfuerzo, de modo que al final de su existencia tienen más experiencia que al principio. Han aportado, a las partículas de que están compuestos sus cuerpos y sus pensamientos, una vibración especial a través de su conciencia de la existencia. La repetición de esta aportación en incontables ciclos permitirá que cada grano de arena se convierta en un rayo de Sol. Cada ser consciente del Cosmos aportará a cada mínima partícula una dosis de energía muy sutil, hasta que llegado un último ciclo, todo sea de nuevo energía pero con conciencia de sí. Dudo mucho que la Ciencia de hoy se atreva a reconocer tal posibilidad. Pero veamos como pueden estar ocurriendo las cosas para que la Ciencia un día admita esta filosofía.

Según las enseñanzas ocultas, los seres que han alcanzado mayor grado de desarrollo inducen, por diferentes medios, un estado de conciencia propia en aquellos que apenas la poseen de algún tipo. Los que habían conseguido desarrollar un elevado grado de conciencia en algún ciclo anterior, en un previo Día de Manifestación, ahora ayudan a los que se encuentran por debajo en el desarrollo, lo cual les sirve a aquellos para seguir desarrollándose también, a otro nivel. De este modo, cuando un animal come hierba, durante el paso de las células vegetales por su estómago, estas toman algo de la conciencia del animal, para retornar la mayoría de dichas células a su origen mineral a través del excremento y la descomposición por las bacterias (que también le aportarán conciencia, sin duda); desde allí algún vegetal las volverá a absorber durante su ciclo alimenticio y las elevará de nuevo al reino vegetal, y así sucesivamente en un cíclico transcurrir entre lo animal hasta lo mineral, pasando por muchos estados intermedios. Aquellas células vegetales que queden sin expulsar tras la digestión del animal, permanecerán como partículas del animal que serán transmutadas, por la absorción, en células animales. Habrán sufrido un desarrollo de un reino inferior a otro inmediatamente superior. Lo mismo ocurre cuando un humano se alimenta de vegetales o animales, elevando parte de esas partículas absorbidas de reinos inferiores, hasta el reino humano. Llegados a este punto, ¿a quién sirve de alimento la humanidad, de modo que sean elevadas de nivel nuestras partículas, por medio de la digestión de un desconocido predador?. La respuesta más sencilla es que nuestros cuerpos están compuestos de minerales y al morir nuestras células (bien durante el crecimiento, bien al final de nuestra vida), devolvemos a la Tierra lo que nos ha prestado, o sea, que nutrimos a la Tierra y su biosfera (ver

La evolución del alma). Veremos más adelante la posibilidad de que estemos alimentando, además, a otras entidades (ver el predador en La unidad de la mente). Pero la respuesta es más compleja, pues nuestras células son muy especiales, ya que son las células más completas del reino animal, y se descomponen en algo más que partículas minerales: nuestra energía vital y mental fluye también en nuestras células y son el alimento para seres superiores, como veremos pronto.

 

La evolución humana: el principio

Para la comunidad científica del siglo XXI se producen muchos avances en lo que a la búsqueda del origen del primer ser humano se refiere. Pero con esos avances sólo consiguen darse cuenta de que cada descubrimiento nos traslada más atrás en el tiempo, como un reto en el que cada nueva pista encontrada amplia el abanico de posibilidades, pero también nos confunde más. ¿Será el ser humano tan antiguo como los dinosaurios ... o más aún? ¿Hay un eslabón perdido ... o sólo es una necesidad para demostrar que somos parientes de unos primates? ¿Porqué tanto interés en demostrar que el ser humano no es el ser vivo más antiguo de la Tierra?

La iglesia católica no hace mucho que decía que la humanidad tenía escasos 4000 años de existencia, aunque actualmente esta iglesia no ha mejorado mucho sus ideas sobre el asunto. Sin embargo, sabemos científicamente que el Universo tiene una edad aproximada de 18.000 millones de años y, pese a que la vida experimenta cambios muy lentamente, hablamos de muchos millones de años para pensar que la humanidad tenga escasamente uno o dos millones de años.

En todas las facetas de la Naturaleza se aprecia la ley de la analogía del Universo. Por ello, el constante flujo cíclico de día y noche, verano e invierno, vida y muerte, marca unos ciclos de actividad y reposo que, por la ley de la analogía, nos indican que también el Universo entero se somete a ciclos de nacimiento y de muerte, para volver a nacer a un nuevo ciclo. Para las Ciencias Ocultas está muy claro que el axioma del maestro Hermes Trimegisto: "Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba, para hacer los milagros de la creación... " es el que marca la verdadera ley.

Filósofos, religiosos y científicos coinciden en que hubo un primer Día de Manifestación, pero sólo la Filosofía y la Religión aceptan la idea de que existe un Ser o Entidad (llamado en occidente Dios, pero con otros nombres en otras culturas), que rige todo el Cosmos a su voluntad. Y es un Ser porque contiene la Vida, no porque tenga forma o cuerpo. Por ello Dios es todo aquello que existe: "SOY EL QUE SOY", y no sólo un ser que está por encima nuestro.

Y sólo la Ciencia Oculta defiende que el objetivo de Dios está claro: hacer de esa manifestación una oportunidad para ser omniconsciente y omnipotente. Usa de cada sistema solar para evolución de Su propia conciencia. Para conseguir esta extensión de Su conciencia necesita de un medio. Con ese motivo desde Sí Mismo surge toda una variedad de Seres, tan diversos que podemos establecer Jerarquías que van desde Seres Espirituales, hasta los Seres del Reino Mineral. Emplear la palabra "Ser" implica la existencia de vida de algún tipo, aunque la Ciencia no reconozca tal posibilidad en el reino mineral. Seres todos dotados de diferentes grados cualitativos de: inteligencia, materialidad, consciencia y otras capacidades. Los seres que poblamos el Cosmos no procedemos de Dios, sino que somos Dios, formamos parte de Él, como cada chispa del fuego sigue siendo fuego de la llama, como si de células de una macroentidad se tratara. Células con consciencia, con capacidad de experimentar y evolucionar. Y existen grupos de células que son capaces de ayudar a evolucionar a otras, y otros grupos que se complementan entre sí para formar sociedades u órganos. Pero ¿cómo surgen estos seres de Dios? Que nadie espere leer una teoría definitiva al respecto. Pero la Naturaleza nos puede dar una analogía que simplifique nuestros esfuerzos por encontrar la respuesta. Evidentemente, nada surge en la Naturaleza vivo y realizado de repente. Olvidémonos de Adán, el supuesto cliché del primer hombre, que como metáfora funciona, pero su significado no es aplicable al caso que nos ocupa. Todo necesita de su tiempo para llegar a ser lo que es, como la minúscula semilla llega a ser un gigantesco árbol, o como unos átomos de silicio llegan a formar enormes cristales rocosos. Las figuras al microscopio de la escarcha nos muestran un modo en que podemos aplicar la ley de la analogía. Sobre una diminuta hoja vegetal que transpira, unas fuerzas de atracción en unas condiciones de temperatura, provocan que moléculas de agua (hidrógeno y oxígeno simplemente) se agrupen para construir unos cristales con bellísimas formas radiales, de geometría artística casi inimitable. Del mismo modo, pero a niveles mucho más sutiles que los minerales, las fuerzas espirituales agrupan a su alrededor partículas que cumplen unas condiciones para ser atraídas por dichas fuerzas; estas partículas, a su vez, se agrupan entre sí en formas eficaces para el entorno en que existen, formando átomos; estos se agrupan también de forma eficaz en torno a los flujos de fuerzas, desconocidas para nosotros, para formar moléculas, y así sucesivamente hasta formar cuerpos con inteligencia. La vida surge directamente de la acción continua de Dios y sus Huestes sobre cada ente. Un ser vivo y su igual muerto sólo se diferencian por la presencia o no del Espíritu Divino, lo quiera o no el científico materialista. No pretendo haber convencido a nadie en este momento, por que es imposible captar un conocimiento para el que no estamos preparados todavía. Lo único que pretendo es demostrar que la ley de la analogía, aplicada con lógica, nos llevará a tener fe en que existen fuerzas desconocidas que guían la evolución de cada partícula del Cosmos. No sabemos tanto del Cosmos como para negar lo que no podemos ver, aunque es bueno ser algo incrédulo. Es fundamental dicha fe para sentir que desde nuestra era material, hecha de explicaciones materiales, no es posible dar explicaciones espirituales sin provocar alguna risita de descarada incredulidad. Pero mirando en nuestro interior podemos encontrar que esa risita sólo es una máscara para disfrazar a nuestra incapacidad de salir de la fría materialidad. Cuando lleguemos al capítulo de la constitución humana, tal vez podamos sentir que sí deben estar ahí esas fuerzas invisibles cuya existencia ponemos ahora en duda. Con un voto de confianza hacia el Espíritu, continuemos con los seres emanados en Dios.

Tras emanar en Dios, el cual es un océano del que somos infinitesimales partículas, cada entidad sigue un proceso en función de sus capacidades como ser, átomo, o sistema solar. Y el proceso de la humanidad se produce desde un mar de formas, orgánicas e inorgánicas, en la trepidación de una burbujeante lucha por la supervivencia, de modo que la asociación de determinadas formas celulares permite la supervivencia del grupo. Y así es como las primeras asociaciones naturales dan lugar a una diversidad de sociedades moleculares, en las que se produce la especialización y el crecimiento. Y aquí me veo obligado, una vez más, a usar la ley de la analogía, para demostrar esta vez que llevamos en nuestra conducta la impronta de nuestro pasado. El humano se comporta a nivel social tal como sus células se comportaron cuando ellas formaron sociedades de supervivencia. Examinando la evolución del humano desde la aparición de la familia y la tribu, hasta las macrociudades actuales, nos hacemos una idea muy aproximada de cómo fueron los principios de la vida de la cual procedemos. La Biología de nuestros días estudia nuestro cuerpo como formado por millones de máquinas moleculares, cuyas pautas de funcionamiento son dictadas por los genes, y de cuyo diseño no se ha hallado el artífice pero si un claro objetivo: garantizar la supervivencia de el ADN. Para ello, y como veremos al estudiar el organismo humano, surgieron hace unos mil millones de años nuestras células, no muy diferentes de las que hoy forman nuestro organismo. En este proceso, unas células grandes absorbieron como huésped a unas células pequeñas que hoy conocemos como mitocondrias, aunque también cabe la posibilidad de que las células pequeñas ocuparan, como parásitos, a las células grandes (la Biología no es capaz de determinarlo exactamente). Hoy podemos ver como la mitocondria es el generador de energía de la célula y debemos agradecer que en su día se produjera tal asociación.

Sin embargo la vida había comenzado anteriormente a todo esto, hace ahora unos tres mil quinientos millones de años, en una combinación de flujos de energía, moléculas y de información. La Biología desconoce cual fue la fuente de energía entonces, pero es evidente que energía había en grandes cantidades, al igual que moléculas ... pero, ¿en qué consistió la información? Hoy en día lo sabemos mejor que nunca: el ADN y el ARN. El código genético es el conjunto de planos del diseño. Pero para la Ciencia sigue faltando el arquitecto.

Así, pues, la asociación de células, como vemos en el capítulo del organismo humano, va cobrando complejidad y aumentando su tamaño para engendrar seres adaptados a sus nichos ecológicos, es decir, a unas circunstancias ambientales determinadas. Combinaciones adecuadas de determinadas células sobreviven y se reproducen mientras que las no adecuadas no logran reproducirse y se extingue la especie no adaptada. Somos fruto de la adaptación y la lucha a muerte, no de la casualidad.

El desarrollo tal como lo hemos expuesto es extraordinariamente lento, pero infalible. El paso importante de esta evolución se produce cuando una categoría de seres alcanza la conciencia del yo, de su individualidad. En ese caso se produce el nacimiento de la humanidad, de una humanidad en un nivel determinado, en un mundo hospitalario, con condiciones para la vida. A partir de ese momento, son la experiencia y el pensamiento los que guían al humano en su trabajo de desarrollo de la conciencia. A este nuevo camino por trazar se le ha llamado Evolución, pues se termina el período de Involución, o descenso hacia lo material, para regresar hacia lo espiritual por méritos propios. Es decir, la aparición de la conciencia de sí mismo es el punto de inflexión del desarrollo de la humanidad.

 

Solos en el universo

Una antigua enseñanza, la de las Emanaciones, concibe la Unidad Absoluta en Dios. Esto quiere decir que todo lo que existe en el infinito forma un Todo llamado Dios. Esta Unidad es inaccesible al propio entendimiento actual de los humanos, debido a Sus cualidades tan alejadas de nuestra capacidad de captarlas. Produce Dios una emanación que surge desde el centro y se expande como una esfera multidimensional, modificando sensiblemente sus características y perdiendo su original pureza hasta llegar a los confines en los que se pierde casi completamente la espiritualidad, permitiendo que surjan las formas físicas de entre las sombras o tinieblas espirituales (ver Universo y Conceptos cuánticos). Por ello, debido a la continuidad de la emanación desde el centro hasta la periferia, existe una infinidad de seres intermedios entre el Ser Supremo y el humano, en perfección espiritual decreciente en función de su mayor diferenciación del Principio Creador. Por la misma causa existen múltiples mundos o dimensiones interpenetrados unos por otros, como el agua del mar interpenetra a la arena de la orilla, pero sólo somos perceptores del mundo físico que está formado del mismo modo que nosotros, o que es compatible con nuestros sentidos. Esas dimensiones ocultas a nuestros sentidos son las que causan que nuestro mundo sea lo que es, siendo también la causa de todas las leyes que el humano ha descubierto y de las que quedan por descubrir. Dado el gran número de seres de la Creación, la enseñanza de las Emanaciones ha llegado a establecer categorías en una interminable serie de jerarquías de seres, en las que todos existen con la común tarea de cumplir una misión determinada. Nada es creado en vano, todo ocupa su lugar en el puzzle, como una piedra ocupa el suyo al construir una bóveda. Cada uno de estos seres o bien formó parte de la evolución humana, o bien se prepara para formar parte de una humanidad. El humano resulta ser un compuesto de las esencias de todas estas jerarquías, en diferentes proporciones de cada una de ellas, por lo que puede llegar a ser más perfecto que cualquier entidad perteneciente a ellas, para lo cual debe encauzar su desarrollo hacia su conocimiento de que su Yo es uno con el Ser Absoluto, en cualquier dimensión que el Yo se manifieste, incluida su vida terrestre. La religión cristiana también toma de estas enseñanzas, y diferencia de Dios a los arcángeles y a los ángeles, siendo estos últimos legión y se cuentan por miríadas.

Las categorías de seres también se han determinado en base a sus efectos sobre nuestro mundo físico. De este modo los hay insensibles al bien y al mal, por lo que no son responsables de realizar acciones de cualquier tipo, aunque no carecen de inteligencia propia, y se les denomina espíritus elementarios o Elementales. Ellos son capaces de captar nuestras ideas y pensamientos y fundirse con la energía de ambos para convertirlos en una entidad activa capaz de influenciarnos, como si tuviera vida, con una duración determinada por la cantidad de energía o intensidad con que se generó por la acción mental. Esta entidad activa es como un flujo de energía, invisible para nosotros, que es capaz de interactuar sobre toda entidad sensible o nerviosa que tenga afinidad con el tipo de energía que fluye; es decir, interacciona por simpatía. La voluntad humana puede dirigir a este agente oculto al que llamamos Elemental (ver El cuerpo etéreo). Paracelso fue el primero en dar al mundo europeo el concepto de Espíritus de la Naturaleza. Este concepto se basaba en que ciertas criaturas que habitan dimensiones invisibles para nosotros, controlan las funciones de la Naturaleza trabajando a través de los reinos mineral, vegetal y animal, incluidas partes del cuerpo humano, y a su vez supervisados por la Jerarquía Celestial de Escorpión, encargada de la construcción de los cuerpos de la naturaleza. A estos seres de otras dimensiones los denominó elementales y poseen inteligencia (ver El cuerpo astral).

Otros invisibles entes son los restos vitales de humanos que alcanzaron un desarrollo muy pobre o distorsionado, como los criminales, los suicidas y los de instintos muy descontrolados. A estos se les denomina larvas, y su único estímulo es un deseo inagotable.

Para la doctrina de las Emanaciones, cada uno de los llamados espíritus es un humano desencarnado o un humano futuro. Por ejemplo, desde el arcángel más elevado hasta el último ser que se encuentra como apoyo superior para la humanidad, son todos humanos que ya vivieron y que no reencarnarán más. Por otro lado, los Elementales, son todos gérmenes de humanos futuros.

De entre los seres que se encuentran apoyando a la humanidad existe una clasificación, hecha por la doctrina de las Emanaciones, seleccionando según sus capacidades de auxilio a los humanos. Según las enseñanzas ocultas, doce eran las Jerarquías de seres que activaban el trabajo de la evolución al comenzar el Periodo de Saturno. Dos de estas jerarquías aportaron voluntaria y libremente su energía, y pasaron a otras dimensiones más elevadas en desarrollo. Tres de las diez jerarquías restantes (los Señores de la Llama, los Querubines y los Serafines) hicieron otro tanto tras intervenir en los sucesivos Periodos despertando el germen del triple espíritu en la humanidad, dejando sólo siete jerarquías activas en nuestro sistema solar al comenzar el Periodo Terrestre (ver El Periodo Terrestre):

Señores de la Sabiduría

,

formaron el cuerpo vital en el Periodo Solar. Debido a su extremado desarrollo, son la más elevada de las siete jerarquías, por lo que han sido capaces de la evolución del espíritu divino de nuestra humanidad.

Señores de la Individualidad,

formaron el cuerpo de deseos en el Periodo Lunar. Se responsabilizan de la evolución de nuestro espíritu de vida.

Señores de la Forma,

responsables de la evolución humana en el Periodo Terrestre. Ocupados, en Periodos anteriores, con la semilla de los cuerpos denso, vital y de deseos consiguieron evolucionar lo suficiente como para hacerse cargo del espíritu humano en nuestro actual Periodo.

Señores de la Mente,

es la humanidad del Periodo de Saturno. Especialistas en la construcción de cuerpos de materia mental, análogamente a como nosotros nos estamos especializando en construir cuerpos de materia química. Ellos usan materia mental porque cuando ellos eran humanidad, la Región del Pensamiento Concreto era el estado de materia más denso de que disponían, mientras que para nosotros el estado más denso disponible para crear cuerpos es la Región Química. En el Periodo Terrestre, los Señores de la Mente alcanzaron la capacidad de ser Creadores, y nos suministraron el núcleo de materia mental del cual estamos tratando de construir una mente organizada. No han hecho tal cosa con los tres reinos naturales inferiores. San Pablo los denominó "Poderes de las Tinieblas" por haber surgido del oscuro Periodo de Saturno y por su influencia separatista, en contraste con las fuerzas unificadoras del Mundo del Espíritu de Vida: el Reino del Amor (ver predador en La unidad de la mente)

Arcángeles,

es la humanidad avanzada del Periodo Solar. Especialistas en construir el cuerpo de deseos, por ser la materia más densa de su Periodo como humanidad. Se dedican a construir, y suministrar el núcleo de materia para un cuerpo de deseos a los humanos y animales, además de conocimiento para modelar y usar tal cuerpo.

Ángeles,

humanidad avanzada del Periodo Lunar. Como era el éter el material más denso para ellos, se especializaron en construir el cuerpo vital, instruyendo a los humanos, animales y vegetales en lo referente a sus funciones vitales. La Luna tiene el control de todos los líquidos de la Tierra, y fue la anterior encarnación del espíritu de la Tierra. Los Ángeles son los antepasados de la humanidad y tienen ahora el control de los poderes generativos del hombre y del animal. En el Periodo Lunar, las dos razas de Ángeles se enfrentaron entre sí. El regente de la Luna (Jehová), responsable de la evolución de los seres de la Tierra, decidió que el espíritu de vida entrara dentro de cuerpos con forma (humanos, animales, vegetales y minerales). Estas formas se construirían basadas mayormente en el agua, por su plasticidad para acoger al espíritu de vida, por lo que los Ángeles afines al agua se volcaron en esta tarea, pero la raza de Ángeles afines con el fuego no pudieron formar parte de esta labor, quedando por ello rezagados en su propia evolución, de donde surge el mito de Lucifer y su desobediencia al plan divino. Lucifer es una palabra que significa portador de Luz. Los Ángeles del tipo de Lucifer quedaron evolucionando en un término medio entre la humanidad y los Ángeles, por lo que se vieron en la necesidad de utilizar al ser humano como soporte para su propia evolución. Para ello infundieron en la humanidad la capacidad de expresar a través de su organismo (concretamente el cerebro humano) el conocimiento y expresión de los Ángeles Lucifer, cosa que era imposible para los Ángeles afines con el agua, por estar mucho más evolucionados. De este modo, los Lucifer modelaron el cerebro humano para que les sirviera como foco de expresión propia, incorporando un desarrollo libre de la conciencia que incluiría el bien y el mal, el acierto y el error, las pasiones y deseos y la capacidad de atisbar senderos que de otro modo nos estarían prohibidos. Esta intervención hizo que el ser humano perdiera la oportunidad de vivir en un mundo de inocencia y felicidad a cambio de su libertad e independencia, de su individualidad. Cuando nos preguntamos si Dios está ciego ante los problemas de la humanidad, la respuesta es que la propia humanidad es la que impide a Dios que intervenga, pues no basta con desear ser feliz ... hay que entregar a Dios nuestra individualidad a cambio de la felicidad. Y ningún ser humano está dispuesto a llegar a este extremo. En boca de Jesús el Cristo quedó la parábola: "Mirar las aves del cielo, ellas no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; no obstante el Padre Celestial les alimenta ¿Acaso no sois vosotros más valiosos que las aves? ... no debéis inquietaros por el qué comer o el qué beber ... Buscad el Reino y su Justicia y todas estas cosas vendrán por añadidura..." Por este motivo, como ya vimos al final de La obra de la evolución, a través de la función mental somos el alimento de Ángeles Lucifer. En nuestra capacidad de libre albedrío reside la elección de seguir así o entregarnos con fe ciega a los designios del Padre Celestial ... opción esta última que daría un vuelco a la humanidad, un cambio tan grande como el que producen los grandes cataclismos que hunden civilizaciones completas. Tal vez, cada cataclismo que acontece es una oportunidad que se nos da de elegir empezar desde cero con la confianza puesta en Dios ... pero todo son conjeturas. Evidentemente hay muchas más criaturas evolucionando junto a la humanidad, y si la humanidad hace una elección incorrecta, sus efectos y el paso del tiempo nos harán desaparecer para dar opción a otras especies.

Espíritus Virginales,

la humanidad del actual Periodo Terrestre.

Se recoge más detalle de estas siete jerarquías en los Rishis Vedas, denominándolas los Siete Constructores o Fuentes de Vida, tratándolas como radiaciones energéticas cualificadas con aspectos divinos, que al infundirse sobre la humanidad provoca cambios y tendencias en la evolución de esta, a modo de influjo modelador de las formas y sus características:

    1. Rayo de Poder o Voluntad

    2. , vitalidad que se manifiesta a través del Sol y no lo hace directamente en nuestra Tierra aún. Es tan poderoso que también es denominado Rayo Destructor y Anticristo, por que causa fin a los ciclos, provoca el envejecimiento y la muerte en todos los reinos, poniendo fin a las formas creadas por los otros seis rayos, tras cumplir su propósito, liberando así su poder. Este trabajo lo lleva a cabo interpenetrando los cuerpos con Su Poder, lo cual los hace retornar al centro del cual procede el impulso inicial. Su principal poder se acumula en los minerales y la clave del misterio de este rayo se halla en la radioactividad. Es benéfico como cualquier otro rayo, sólo nuestro terror frente a la muerte hace que lo veamos como contrario al propósito divino. No existen tipos puros de este rayo en el planeta, pues sería un desastre hoy en día. No hay suficiente amor e inteligencia en el mundo como para equilibrar la voluntad dinámica de un ego que pertenezca al rayo destructor.

    3. Rayo de Amor y Sabiduría, amor puro en contacto con el núcleo de la deidad, infunde la Ley de la Atracción y todas aquellas cualidades derivadas del amor divino, hasta las deformadas, como el deseo animal. Es el principio de atracción que activa todo trabajo creador de formas para satisfacer el deseo. Por ello trabaja en la creación y desarrollo de todas las formas del universo. Fundamentalmente se entrega a la formación de sistemas capaces de desarrollar la percepción, la sensibilidad al entorno, y que tengan capacidad de respuesta, en un proceso de satisfacer el deseo con progresiva satisfacción. Se encuentra especialmente activo en el reino vegetal, en el que destaca su producción en la atracción de las flores por medio del color y el perfume. El efecto de la Vida (que desea satisfacción) y de la Forma (proporciona el campo de la experimentación) hace que la humanidad sea como un gran órgano sensitivo del planeta en el sistema solar, produciendo una conciencia con tendencia a amar aquello que no tiene forma, y a aplicar inteligentemente la experiencia al proceso de transmutar el deseo en amor. Se expresa a través del planeta Júpiter. Como órgano sensitivo del planeta que somos, tenemos la obligación de guiarlo hacia su destino verdadero, y sentir en nosotros sus enfermedades y sus bondades.

    4. Rayo de la Inteligencia Activa, es el impulso motivador en el trabajo inicial de la Creación. Se relaciona principalmente con el reino animal y produce en él la tendencia a incorporar actividad inteligente, y como ejemplo tenemos a los animales domésticos. Se incorpora a las cualidades de las formas que surgen, predisponiendo a toda la creación para valorar con inteligencia el verdadero objetivo del deseo y la técnica de construir la forma. Emplea sus energías en la manifestación de la civilización moderna, con su materialismo, su Ciencia, y el desarrollo mental, gloria y destino de nuestra raza. Estos tres primeros rayos garantizan la continuidad del progreso, utilizando inteligentemente las experiencias para producir formas más sensibles y hermosas capaces de expresar plenamente la cualidad de la vida. Se manifiesta a través del planeta Saturno en nuestro sistema solar. Valiéndose de la materia ofrece a la humanidad un campo para la experimentación.

    5. Rayo de Armonía, tiene como misión la expresión de la Verdad, creando perfección y belleza al interactuar con la vida y la forma, siendo inspirador de las ideas más elevadas, destacando el campo artístico entre la humanidad. Se manifiesta escasamente en la Tierra y empezará a hacerlo con asiduidad en el siglo XXI, ya que no puede emerger hasta que la conciencia haya alcanzado tal grado que permita al alma mayor actividad sobre la personalidad.

    6. Rayo de Conocimiento Concreto y Ciencia, en contacto profundo con la Mente Creadora, está en plena influencia actualmente, e incluso aumentará todavía más en el futuro, sobre todo en el desenvolvimiento psicológico del humano. Produce la individualización, y su efecto más conocido es la Ciencia, que fuerza a los científicos a trabajar en niveles mentales, lo cual los sitúa muy cerca del alma, en contra del hombre religioso, que trabaja con niveles astrales o emocionales. La función de la personalidad es ser una vía del plan divino y un medio de la expresión del alma, y este rayo es un canal puro para la divina voluntad, revelando el camino tanto de ascenso como el descenso, el camino a la muerte o a la encarnación, el camino de la oscuridad a la luz pura de Dios.

    7. Rayo de Devoción e Idealismo, presenta la expresión de la cualidad del Logos Solar, como la defensa de un ideal elevado, devoción al impulso de vida y a la sinceridad divina. Es responsable de la aparición de las ideas que han hecho avanzar al hombre, y de aplicar adecuadamente el deseo y la inteligencia con el fin de expresar tales ideas. Tiene la tarea de diferenciar la apariencia de la cualidad, trabajando desde el plano astral. Pero los ideales presentidos no son correctamente interpretados por la mente todavía, ni aplicados en la forma correcta en general. Es necesario que la humanidad comience a desarrollar el orden en los planos subjetivos de la vida. Al alma no le preocupan los problemas subjetivos de la personalidad, lo cual la hace despiadada con esta.

    8. Rayo del Orden ceremonial o Magia, es el factor coordinador que unifica la cualidad interna con la forma o apariencia física externa. Con ello se trata de conseguir la espiritualización de las formas, y este principio de fusión, coordinación y unión está activo en los niveles etéricos cada vez que un alma encarna y nace un humano en la Tierra. Este rayo revelará el trabajo mágico. Proporcionará tal capacidad de operar mágicamente, que permitirá cambiar la faz de la Tierra, modificando y desarrollando la vegetación y la vida animales; se probará la utilidad del humano para el poder y el trabajo mentales, así como su capacidad para construir formas mentales y vitalizarlas. Actualmente es parcialmente responsable de la tendencia de imponer gobiernos dictatoriales o a la fuerza.

Estas radiaciones afectan a todos los planetas del sistema solar, donde la Tierra es uno más. El efecto de cada radiación al pasar a la actividad a través de nuestras formas imperfectas, es deformado y limitado. Cada humano disfruta o sufre de una mezcla de la influencia de cada uno de ellos, lo cual le caracteriza en su manifestación física. Surgiendo del núcleo generador de energías, cada una de estas siete Emanaciones están compuestas de energía inherente a la vida, dotadas de cualidad y con la capacidad de tomar forma según el divino propósito, de forma que el Plan se desarrolla por medio de ellas, creando las formas y aportando vida a la materia. La meta de la evolución radica en convertir lo potencial en real y lo latente en expresado, y extraer la cualidad oculta en lo que está por despertar. Para la ideología de las Emanaciones, la humanidad constituye los sentidos, el corazón y cerebro de la Tierra (concretamente del Logos Planetario), del mismo modo que la suma total de las evoluciones análogas dentro de todo el sistema solar constituyen el corazón y el cerebro del sistema solar. Son el conglomerado de todas las almas del sistema solar. Los siete rayos son la suma total de la divina conciencia, la Mente Universal. Personifican el divino propósito y expresan las cualidades requeridas para la materialización de ese propósito. Si del Absoluto surgen tales radiaciones de energía cualificada, tal vez la Ciencia las conozca como los rayos cósmicos y las fluctuaciones tan buscadas en la radiación de fondo, que se teoriza han podido ser la causa de que existan cúmulos de materia en zonas del espacio, en lugar de ser todo un continuo nebuloso, y que explican el origen del Universo desde el Big Bang, de modo que esas Emanaciones sean consecuencia de la radiación de microondas en la que se ha convertido (debido al desplazamiento hacia el rojo) la radiación luminosa de la Gran Explosión (ver conceptos cuánticos en Tiempo y espacio). Tal vez algún día esta radiación de fondo podrá ser investigada en detalle y encontremos que transporta consigo la capacidad de dar vida (ver Los Chakras). Lo que se sabe cierto es que los científicos están buscando un gran cantidad de materia que permita al Universo ser cerrado, es decir, capaz de implosionar de regreso a sus condiciones originarias. Y algunas teorías afirman que existe esa materia, bien en forma de neutrinos u otras partículas no detectables, bien (según la enseñanza de las Emanaciones) en dimensiones no físicas fuera de nuestro campo de observación (ver Multiverso).

 

 

 

 

Los pasos más recientes

Hablaremos ahora del globo D del Periodo Terrestre, nuestra Revolución en curso. Según las enseñanzas más antiguas, procedentes de místicos, videntes y círculos esotéricos, y divulgadas por las religiones más importantes (cada una a su manera), la humanidad surgió bajo la guía del Espíritu de Raza, que influía en los humanos, cuyos caracteres les permitían dominar a sus congéneres mediante un gobierno patriarcal, es decir, en el que los individuos de la tribu o poblado no tenían capacidad de elección alguna.

Cuatro han sido los Periodos de desarrollo en la Tierra, hasta el momento, como ya hemos visto. En cada uno de estos cuatro Periodos se desarrolla, entre otros, una clase de seres muy especial, los adelantados de cada Periodo. Es muy especial por que corresponde a nuestros ancestros, los precursores de nuestra humanidad actual. Estos adelantados, en cada Periodo, ocupaban la vanguardia de la evolución, y para diferenciarlos, se les ha clasificado en razas, como veremos a continuación.

En el Periodo de Saturno es la Raza Polar, en el que hemos visto que la humanidad sólo tenía cuerpo denso, a semejanza de un mineral aunque con una constitución etérica, análogo a un gas. El Espíritu Divino se suma a este vehículo al final de este Periodo. La Tierra no se había solidificado y era un cuerpo blando.

En el Periodo Solar evoluciona a la Raza Hiperborea, en la que aparece en el cuerpo denso un cuerpo vital, lo que le confería gran semejanza a los vegetales, pero sólo por analogía. Se añade al Espíritu Divino el Espíritu de Vida, en la sexta Revolución.

En el Periodo Lunar es la Raza Lemúrica la que queda constituida, añadiendo a sus cuerpos el cuerpo de deseos, semejante por analogía al animal. Se infunde el germen del Espíritu del Humano en la quinta Revolución.

En los comienzos del Periodo Terrestre surge la Raza Atlante, la cual desarrolló la mente, con una apariencia física muy similar a la actual, ya que a fin de cuentas, somos sus descendientes, la actual Raza Aria. Esta, nuestra raza, desarrollará el germen del aspecto más inferior de su triple espíritu: el Ego, el Espíritu Humano. La adquisición de conciencia de sí mismo proporcionó al humano cierta flexibilidad para utilizar su libertad individual, lo cual es hoy en día un tema que produce enfrentamientos coloquiales entre los evolucionistas: ¿estamos bajo los influjos del determinismo o poseemos libre albedrío? Viendo lo expuesto, poseemos tanta capacidad de libre albedrío como consciencia de sí mismo. En las primeras cuatro razas tenía el humano mayor conocimiento del mundo espiritual, lo que le inhibía del sentimiento de la muerte, ya que para él sólo se producía la pérdida del cuerpo al morir, pero la conexión espiritual no sufría interrupción. El sentimiento ante la muerte se parecería a un cambio de piel o, como mucho, a una metamorfosis. Este modo de sentir la vida le restaba mucha importancia a la vida física, ya que la existencia real se producía en las dimensiones del espíritu. Pero gradualmente era necesario ir perdiendo la sensación espiritual, puesto que se desaprovechaba la capacidad de crecimiento y los recursos del mundo. Ejemplo de ello lo tenemos en los habitantes actuales de la India, con su filosofía basada íntegramente en el desarrollo espiritual, sin importarles el mundo físico más que para lo básico. Del mismo modo ocurre a los seguidores de Lao Tse, para quienes la vida debe transcurrir desde la postura del "no actuar", un estilo de vida que busca la paz interior a partir de una cierta despreocupación de los asuntos terrestres, de modo que paz, vacío y silencio son el fundamento de todas las cosas y el único modo de conectar con la raíz o Principio universal. Para forzar al humano a expandir su campo de acción fue necesario que perdiera la memoria de su existencia espiritual durante varias encarnaciones. De este modo, siendo consciente únicamente de su vida física, el humano aprende a aprovechar de ella el máximo de posibilidades, luchando contra los inconvenientes mediante la adaptación y forzando a su mente, para hacer del cerebro una herramienta capaz de poner a la humanidad por encima de todas las especies con diferencia en lo que a adaptación se refiere. De este modo, el cerebro es una colección de soluciones a los problemas arquetípicos. Nadie puede negar hoy que nacemos con el conjunto de soluciones más antiguo que existe, y es la herencia genética de miles de millones de años de aprendizaje.

El alimento de cada raza humana ha sido diferente, ya que es una parte importante a la hora de definir determinadas características del cuerpo físico. Aquellas sustancias que entran en nuestro cuerpo son los ladrillos con los que se repara y crece a su vez. Por ejemplo, tras la inmersión de la Atlántida (el continente que existió en el actual Océano Atlántico), los supervivientes (simbolizados en la Biblia por Noé) empezaron a cultivar la vid y a fabricar el vino. El principio activo del alcohol es un espíritu que actúa sobre el espíritu del humano desplazándolo de su foco de actuación, con lo que se desvirtúa la conexión con él, paralizando en gran modo la actividad espiritual y, con ello, volcando la conciencia del humano hacia lo físico y aumentando el apego por lo material, como si no existiera nada más. Muchos milenios de vino han actuado sobre la descendencia para que nuestros genes nos constituyan como actualmente somos: desconfiados ante el tema espiritual. Es necesario devolver su foco a nuestro propio espíritu, con toda seguridad, si queremos conocer nuestro verdadero Yo.

Considero interesante contar aquí una versión de la Historia de la humanidad obtenida por varios clarividentes, entre ellos un vidente llamado Fabre D’Ólivet (siglo XIX), en sus investigaciones del plano astral. Comienza su versión hablando de las razas occidentales, resaltando a la raza roja como en la cima de la civilización, establecidas en bellas colonias en lo que ahora es Gran Bretaña, en Bretaña, en el País Vasco y en Italia, donde los etruscos eran otra colonia de la raza roja, al igual que los atlantes (que eran descendientes de esa raza) y los habitantes del área que es el actual Egipto. Tras la gran catástrofe que abatió al planeta completo, sobre todo la parte septentrional y la Atlántida, gran parte de la raza roja desapareció sobreviviendo aquellos que habitaban los lugares con cotas más elevadas y en las cimas de las montañas de América. Acerca del cataclismo atlante, destacar que en sus efectos sólo había un origen o causa principal: el ávido deseo de poder. Para comprender esto, hay que remontarse a la historia atlante, vista en rasgos generales. Procedían de Lemuria, un civilización anterior que se caracterizó por su color de piel rojizo oscuro, por su gran variedad de especímenes y por que no disponían de una mente tal como la conocemos hoy. Los cuerpos eran algo deformes (la naturaleza no se esforzó en dar belleza a estos seres) y muchos de ellos evolucionaron en las formas homínidas que aún hoy existen, mientras que otros sucumbían por carecer de las facultades necesarias. Fue una época dura de pruebas biológicas en la que los juegos genéticos de la Naturaleza fueron más agresivos que nunca; favoreció a esta circunstancia que los seres no eran tan materiales como lo somos ahora, lo cual impedía desarrollar en ellos a la especie capaz de enfrentarse al desafío de la Naturaleza. La raza Lemúrica abarcaba lo que ahora es el océano Pacífico, entre Japón y Hawai, y que entonces eran un continente inmenso, convulsionado por los volcanes, llamado Mu o Lemuria, que ha desaparecido para escindirse en parte de Asia oriental y Australia, incluso parte de la América del Oeste. El principal problema de la evolución de los lemures era la fusión entre materia y vida, por lo que los lemures eran manifestaciones de vida muy desamparadas, donde no acababa de fundamentarse un organismo biológico capaz de adaptarse a la Tierra. Morían con gran facilidad y no soportaban con demasiada fortaleza el entorno. No obstante eran muy inocentes y no había ningún asomo de agresividad o maldad en sus actos. Se dedicaron a ser gentiles con los demás seres y con la Naturaleza, con una gran sencillez en su modo de vida y un gran respecto por la Naturaleza. Eran tan inocentes que carecían de la noción de la muerte y no llegaron a aceptar nunca la materialidad incipiente de sus cuerpos. Es como si su parte espiritual o vital estuviera tan conectada al Cosmos que les impedía poner el pie definitivamente en el planeta Tierra. Eran seres hermafroditas (en su origen) y de gran tamaño, de hecho eran Titanes. En el ocaso de esta raza experimental, donde la humanidad jugaba a ser un organismo más completo, más material, se produjeron varias escisiones importantes (no hermafroditas) entre los herederos de aquella incipiente especie humana. El resto sucumbió o permaneció con una mente tan escasa que no pasaron del umbral de animal irracional. De entre aquellas escisiones, dos destacaron por que sus genes portaban la semilla del desarrollo humano que podemos conocer hoy en día. El grupo de los ignorantes y gentiles se extendieron por lo que ahora es Asia, y su fruto más representativo lo vemos en las ideologías hindúes, tibetanas y centro asiáticas, donde lo material sigue siendo algo inaceptable para ellos, mientras que su vida interior es muy importante, aunque ya no poseen esa conexión cósmica que entonces tuvieron, sino sólo una lejana mitología cargada de distorsión por la falta de una mente adecuada que pudiera hacer trascender su historia real a lo largo de los milenios. El otro grupo escindido de la raza consiguió desarrollar cierta curiosidad interesada, cierta ligera agresividad, y algunas capacidades que les permitieron encajar mejor su vitalidad dentro del cuerpo material: lograron una comunión certera entre espíritu y materia. No era un estado perfecto, pero servía como semilla para mejorar su desarrollo. De ellos quedó el nacimiento de los primeros deseos, las primeras luchas por conseguir logros, el primer uso de la mente para obtener beneficios, y todo ello les proporcionó placer, amor por pertenecer a este planeta, y facilitó aún más su asentamiento material. El portal espiritual comenzaba a cerrarse en el ser, para dar paso al ser racional. No contentos con conocer espacios cercanos se volvieron nómadas y buscaron tierras más bellas y hospitalarias con las que saciar sus inquietudes. El camino fue largo y ciertamente provechoso, pues conquistaron todas las tierras y aprendieron a gobernar sobre todo lo que les rodeaba: el ser humano empezaba a saborear su triunfo sobre la Naturaleza. De este grupo, cuyos asentamientos más lejanos llegaron hasta la actual América, surgiría la raza atlante. Las colonias más fructíferas se formaron en la zona que hoy se conoce como Centroamérica, Cuba, las Bahamas, el golfo de Florida y hasta más al norte. Se formaron cuatro grandes núcleos, ciudades florecientes sobre una tierra que ellos llamaban Atl, nombre que expresaba su deseo interior de una nueva vida. Su lenguaje era muy sencillo y armonioso, parecido a un canto formado solo con vocales, pues se comunicaban entre ellos más sentimientos que ideas, y no había duda del significado en cada de sus expresiones, sinceras y cargadas de energía interior. De las cuatro metrópolis principales una se ubicaba en lo que ahora es el golfo de México (dentro de lo que ahora es mar), otra en las cercanía de la actual ciudad de México (la mayor de las cuatro), otra cerca del sur de Atlanta (en los actuales EE.UU.), y la última (cronológicamente y por tamaño) se llamó Hamas y ocupaba la zona donde ahora se encuentran las islas Bahamas. Toda esta área formó un núcleo verdaderamente avanzado, no en tecnología ni en desarrollo tal como hoy los conceptuamos. Su verdadero avance se producía en su mejora del conocimiento de las energías y su uso, sobre todo la procedente del Sol, que era para ellos un surtidor de vida y de esplendor tanto físico como espiritual. El uso de tales energías conllevó a un aprovechamiento de recursos naturales más eficaz que lo que nunca ha conocido el ser humano, cosa que además les permitía dedicarse por completo al estudio de las energías, al estudio de la vida y el modo de manifestarse esta, pero no con ánimos de manipulación, sino para gozar del conocimiento y su trascendencia. Hay que resaltar que no existían guerreros entre estos atlantes, pues su dominio de las energías y su pacífico carácter no les solicitaba guerras entre ellos. La urbe localizada sobre la zona de las Bahamas, de nombre Hamas, fue sede de los más prestigiosos y avanzados sabios en lo concerniente al conocimiento y dominio de las energías, pero se trasladó dicha sede a un quinto lugar destacado, en la zona conocida hoy como Cuba, pues allí se construyeron palacios o templos donde se reunían para realizar sus investigaciones lejos de las otras urbes. Les llamaron los templos de Tien (pues Tien era entonces el nombre de la actual Cuba) y en ellos experimentaron las canalizaciones de las energías a través de multitud de tipos de cristales y estructuras, destacando las de construcción piramidal, de las cuales podemos ver los vestigios de copias que quedan lejos de ser lo que fueron las originales. Obtuvieron resultados muy sobresalientes, sobre todo en la prolongación de la vida, y esto generó cierto recelo en uno de los dirigentes, llamado Aurah Tihmmun, de la ciudad situada cerca de la actual Ciudad de México. Poseedor de un gran poder y apoyado por las otras urbes decidió hacer uso de los elevados poderes sobre las energías que habían obtenido en los templos de Tien. Los sabios poseedores de los secretos dudaron en entregar tanto dominio a Aurah Tihmmun y este no dudó en sacrificar a los seguidores de los templos y someter a grandes torturas mentales a los reaccionarios sabios. Aurah Tihmmun fue considerado como una bestia, pero no era más que un representante del deseo de vivir eternamente, a costa de lo que fuera, y ese deseo era capaz de sentirlo cualquier atlante, aunque tal vez no tan desmedidamente. Fue tan grande la presión que ejerció la crueldad del invasor, que los sabios no les quedó más remedio que ceder a los deseos del dirigente exaltado, a cambio de un compromiso en que el uso de las energías nunca sería en contra del bien del planeta y sus habitantes, compromiso que fue aceptado pero no cumplido, y comenzó un reinado descontrolado donde las energías fueron empleadas para satisfacer a una decadente sociedad en sus vicios y en sus intereses más oscuros. Los grandes sabios no pudieron controlar su ira y, tras muchos años de salvajes torturas sobre sus almas, volcaron su poder contra el déspota y el choque de energías fue tan colosal que el eje de la Tierra se trasladó de su posición estable, el medio ambiente se alteró completamente devorado por grandes cataclismos que modificaron la distribución de los continentes y el núcleo atlante se sumergió bajo las aguas del océano en una sola noche. La catástrofe no quedó ahí, pues sus efectos crearon un almacén de energías activas descontroladas que se trasladan desde entonces por el núcleo del planeta y que afectan a la Luna de un modo notable, aunque no desestabilizante para el satélite. Y esas energías siguen buscando su expresión física hoy en día, siendo las causantes de los enormes cataclismos que sobresalen de entre las simples tormentas o movimientos sísmicos naturales. La raza atlante murió dejando una huella indeleble en el planeta.

Con los supervivientes se produjo una peregrinación hacia todos los lugares habitables del planeta, sobre todo las áreas ocupadas hoy por África y Asia. En África se asentaron, junto al cauce conocido hoy como Nilo, algunos buenos atlantes, sabios y equilibrados usuarios de las energías, donde se aislaron del resto de las culturas. En Asia ellos fueron la semilla, junto con los descendientes lemures que allí habitaban, de la corriente semítica del Asia occidental. La leyenda de Noé escenifica este origen del semitismo en Asia.

En las cercanías del Polo Norte se alojaron algunos otros supervivientes que, con el transcurso de siglos constituirían la raza blanca, débil y salvaje, sin leyes y sin arte, sin tradiciones ni recuerdos. Este cataclismo permitió que la supremacía de la civilización se trasladara a las razas negras que dominaban la zona ecuatorial, y que se esparcían por la zona austral del planeta; por ser también muy antigua, sus individuos poseían sabiduría y sus colonias ocupaban grandes extensiones: África, Asia y probablemente Australia. En Asia la raza negra usaba como esclavos a la casi extinta raza amarilla, anterior dominadora del hemisferio oriental, como la raza roja lo fue del occidental. Así se situaban los dominios de cada raza.

La raza blanca comienza su expansión, desconocedora de que existen otros habitantes, desplazándose en gran número hacia mejores climas, en el Sur, a través de los bosques de la Tierra de los Caballos (Ross-land, Rusia actual) por donde alcanzaron a las tierras superiores (Poll-land, actual Polonia) y desde allí a las tierras más altas (Teuts-land, Deutschland que es Alemania) ya en Europa central, limitadas al Norte por lo que llamaron el confín de las almas (D’Ahn Mark, la Dinamarca actual) y al Oeste por las tierras bajas (Holl-land y Gholl-land, Holanda y la Galia), lugar donde se produjo el choque entre la exploradora raza blanca y la dominadora raza negra. Los nómadas de la raza blanca fueron sometidos en masa, débiles y sin armas ni estrategias, como esclavos en los trabajos más duros: minería y construcciones. La esclavitud les permitió aprender de sus amos toda clase de artes, incluido el arte de guerrear. En esos tiempos, las mujeres de cierta casta de la raza blanca, las druidesas, tenía cierta influencia sobre las tribus y sus inspiraciones divinas (en estado de éxtasis) eran solicitadas por los jefes para decidir sobre asuntos importantes. Un caso de enfrentamiento entre dos tribus de raza blanca, que se encontraban cercanas a empezar una guerra entre ellas, fue detenido tras una visión de las druidesas en la que se anunciaba que uno de los ejércitos de la raza negra estaba cerca y al acecho, a la espera de que la lucha fratricida ocurriera para aparecer después sobre los supervivientes y destruirlos. Ello provocó que ambos jefes se unieran y exterminaran al ejército enemigo, que realmente se encontraba expectante. Varios aciertos importantes dieron mayor poder a la casta de las druidesas dentro de la raza, llegando a obtener una gran autoridad y veneración de tipo sagrado. Pero con el transcurso de las generaciones fueron perdiendo sus habilidades de la profecía, y para mantener su distinguida posición, usaron los sacrificios humanos y la religión del terror, que alejaba a los cautos y sacrificaba a los incautos. Pero la raza blanca tenía otros enemigos naturales. La lepra, contraída mediante las relaciones con la raza negra, se extendió peligrosamente sobre la raza blanca, a pesar de la multitud de sacrificios humanos ofrecidos por las druidesas al dios Thor y la diosa Freya.

De este modo, con el transcurso de los años, se derrocó el poder de las druidesas y se provocó la terrible reacción que ha privado durante mucho tiempo a la mujer de libertad, calificándola de demonio y llegando a ser considerada como un animal. De todo ello queda un recuerdo sintetizado en el símbolo del pentagrama o Pantáculo, la estrella de cinco puntas construida con cinco líneas rectas, que simboliza el poder femenino tal como lo representaban los cultos del paganismo (religión ancestral surgida del culto a la Naturaleza y sus Fuerzas, fruto del folklore de pueblos de más de diez mil años). En un mundo divido por lo femenino y lo masculino, los dioses y las diosas son Fuerzas nombradas por los paganos, y coexisten en equilibrio por la armonía de la Naturaleza. El pentagrama representa la divinidad femenina de todas las cosas, y Venus, Astarté e Ishtar son la misma diosa, responsable del amor sexual y de la belleza. Es curioso que Venus, el planeta que representa a esta diosa sensual, traza en el firmamento una trayectoria en forma de pantáculo, en un ciclo que dura 8 años...motivo para la celebración de las olimpiadas griegas cada 8 años. Cuando las druidesas fueron arrancadas de su predominante trono, se las recordó con el pentagrama vuelto al revés, asemejando a una terrorífica cabeza de carnero... al mismo demonio, recordando así por milenios el despotismo de la feminidad al ser usada por mentes perversas. No obstante, el símbolo del pentagrama que recuerda la divinidad femenina y su capacidad de dar vida fue recuperado más tarde, mucho más tarde, por los esenios y principalmente por uno de sus herederos... el Cristo.

Huyendo del despotismo de las druidesas se segregó una gran parte de una tribu de la raza blanca, los celtas. Se establecieron hacia el 10.000 a.C. en regiones ocupadas por la raza negra, en el lugar que ahora es Arabia, mezclando su sangre y resultando una descendencia que formó la tribu de los bodhones, de los que una parte y tras innumerables vicisitudes se constituyó el pueblo hebreo. Desde ese punto procede el origen de la inferioridad de la mujer entre los judíos y su negativa a que la mujer recupere su posición natural junto al hombre.

En pleno apogeo de la plaga de leprosos, recupera poder la casta druídica, esta vez con un hombre de genio: Ram el druida. Contrario a los métodos de las druidesas y abatido por las circunstancias, sufrió una visión procedente del plano astral en la que vio el alma colectiva de su raza (a la que llamaban el gran Herrmann) quien le revela cómo el muérdago de la encina, preparado de un modo determinado, era el remedio contra la lepra. Ram anunció al jefe de su casta la visión y su puesta en práctica devolvió el prestigio perdido a la comunidad de druidas. El secreto de la pócima sólo se comunicaba entre druidas durante la época de la renovación de las fuerzas de la Tierra (final de Diciembre, por Navidad) en una ceremonia conmemorativa, que por cierto el cristianismo ha hecho suya transformándola en el simbolismo equivocado del nacimiento de Cristo.

La decadente casta de las druidesas, tratando de recuperar el poder que estaban perdiendo, eligieron a Ram como sacrificio para sus dioses, pero él no estaba de acuerdo y se vio obligado a huir para evitar una guerra civil. Se dirigió hacia el Mar Caspio, unos 6700 años a.C., con varios millares de celtas que le secundaron, y se unió al pie de los Montes Urales con otras tribus blancas establecidas en anteriores emigraciones. Allí organizó sus fuerzas y estableció un campamento entre el Mar Caspio y el Mar Aral, con el fin de conquistar la India, bajo el domino de la raza negra, los etíopes de las riberas del Ganges. Consiguió rechazar a los ejércitos de la raza negra hasta la isla de Lanka (Ceilán) donde el Pha-Rawon negro fue vencido. El poema indio del Ramayana cuenta la mayor parte de estos hechos. Este fue el inicio del imperio de Ram, que estableció su sede en el Tíbet, cambiando su nombre de guerrero (Ram el carnero) por el de sacerdote (Ram el cordero), fundando el culto lámico, el rito del cordero místico, que se extendería a la Raza Aria. Por ello la procedencia de la Raza Aria no es de Asia, sino del norte occidental. El nombre de Ram se extiende entonces siendo llamado Rama en la India, Lama en el Tíbet, en China, en el Japón, Pa-pá, Padi-Shah al norte de Asia, Giam Shyd entre los persas e iraníes, Dionisios entre los arios. Así mismo, Ram ideó los símbolos del Zodíaco, llamando al primero de ellos Aries, el carnero (en recuerdo de su propio nombre y del despotismo de las druidesas), mezclándolos con su historia personal, al igual que hizo después Moisés.

Durante 35 siglos se mantuvo el imperio de Ram, influenciando hasta a Egipto. Tras catorce dinastías de gobierno de los Pha-Rawon, con la intacta tradición atlante de la raza roja transmitida a la raza negra, Ram pudo haber influenciado provocando la primera dinastía dios-positiva (la dinastía XI). Tras 3500 años se desplazó la civilización desde la India hasta su lugar de origen en Europa. Este movimiento fue causado por los pastores yonis o palifenicios. Salieron de la India 3000 años a.C. e invadieron el Golfo Pérsico, Yemen, Arabia y casi toda el Asia Menor, dando origen a los imperios de Asiria y Fenicia, para llegar a Egipto 2700 años a.C. Los celtas bodhones que habían sido hasta entonces los nuevos dueños de Arabia no quisieron ser sometidos por los pastores y prefirieron expatriarse. Una gran parte se desplazó a Etiopía, y el resto se exiliaron en forma de pueblos nómadas errantes, llamados hebreos por esa razón.

Durante la dinastía XII los pastores asiáticos amenazaron a Egipto (hacia el año 2600 a.C.), momento que aprovecharon lo sacerdotes para volcar la tradición atlante sobre los Grandes Misterios, para protegerla del alcance de los invasores. Se extingue la costumbre de las ceremonias de formación al pueblo egipcio, en las enseñanzas de repetición, a las que acudía la población masivamente, en días señalados, para recordar la sabiduría ancestral. Las matanzas de egipcios a manos de los pastores invasores (a los que el historiador Manetón llama Hyksos, que significa reyes pastores en lengua sagrada) se producen hacia el año 2200 a.C., y a la vez fortalecieron sus conquistas en Arabia para protegerse de posibles represalias por parte de sus compatriotas ortodoxos de la India.

Dominando el Mar Fenicio (entre Arabia y Egipto) ocuparon los hyksos o fenicios las orillas cercanas del Mediterráneo, para hacer de él su imperio, cuyo núcleo se estableció en Pallisthan (Palestina actual), y alcanzó desde el Nilo hasta el Eufrates, llamándose palifenicios. La clase jonia de los pastores o fenicios, con tradición básicamente esotérica, da como fruto a una serie de iniciados alrededor del 2700 a.C., entre ellos el intelectual Fo-Hi en China, Krishna en la India, el primer Zoroastro (mago y naturalista) en Irán, Sanchoniatón en Tyro. Moisés fue un egipcio sobresaliente, lo cual le llevó a ser iniciado en los velados Misterios tras haber sido educado en la corte del faraón. Pero cometió un crimen y hubo de expatriarse a Etiopía, donde le es mostrada la ancestral tradición atlante, conviviendo con los pueblos árabes (mezcla de celtas y atlantes) autoexiliados por la invasión de los pastores (a los que los exiliados llamaban filisteos) en el Yemen. Jethro, sacerdote árabe expatriado y perteneciente a la comunidad hebrea, le desposa con su hija Zéfora, y le ocupa con sus rebaños, mientras le alecciona sobre sus tradiciones, las generaciones de Adán, las profecías. Desde el desierto le viene la visión inspiradora de la zarza ardiente que no se consume, y le habla la voz del dios de sus ancestros, Iheveh, "Seré el que Seré", y dio forma a una doctrina que mezclaba leyendas muy antiguas con la historia de su propia vida; el Sepher, doctrina que atribuyó a un decreto de la sabiduría divina. Se ocupó de mantener al legado de Ram y la raza roja dentro de la unidad divina de los atlantes.

Sanchoniatón generó el germen de unas jerarquías de Fuerzas-Principios, en apariencia en contra de la unidad divina. Orfeo retomó sus ideas y las extendió entre los tracios, tras haber sido iniciado igual que Moisés, y haber sido educado en el mismo templo de Osiris. Estas ideas se abrirán un gran camino en Grecia, creando la belleza de sus mitos y el politeísmo, pero no conoció al autor el fruto de sus semillas, pues Orfeo fue asesinado por iniciados de las druidesas. Aunque nueve siglos más tarde seguían siendo bellos mitos, Pitágoras era de los pocos hombres que conocían el secreto de su mensaje oculto, lo que hacía de la ignorante clase sacerdotal una farsa, en esa posterior época. Con sus conocimientos hizo escuela, dando una base indestructible a las ciencias, de modo que ha llegado hasta nuestros días pese a haber atravesado las épocas más oscuras.

De nuevo una oleada de inspirados se hace sentir, ya en el siglo quinto a.C. Desde Persia el último Zoroastro, que lega el Zend Avesta a sus seguidores. Confucio y Lao-Tse desde China, y en Japón destaca Son-Mu, mientras en la India se ilumina el cuarto Budha, sucesor de Sakyamuni, y las misiones budistas llegan hasta la escuela de Alejandría y las escuelas esenias. Los judíos encuentran a Esdras, restaurador del Sepher de Moisés, junto al caldeo Daniel. Los filósofos y sabios griegos Platón, Sócrates y Aristóteles muestran su esfuerzo por el conocimiento y lo plasman para la posteridad. El profeta babilonio Hillel muestra la Thora como única doctrina válida junto al "No hagas a los demás lo que no quieras para ti mismo". Él y Juan Bautista preceden al Cristo y le preparan el camino. En esos tiempos, y gracias a los florecientes conceptos religiosos, la mujer ha sido redimida de su papel como demonio del pasado y empieza a ser vista de nuevo como fuente de vida, pero lejos aún de ser respetada por los hombres más allá de lo que respetan a los animales en los que basan su sustento.

El Mesías de la raza blanca se hace uno de nosotros, encarnado en el Cristo de Jerusalén. Aparece como una acción directa de lo divino entre lo humano. Gran misterio que nos llega hasta hoy deformado y velado, pero abriéndose camino en nuestras conciencias por una atracción misteriosamente oculta. Jesús trató de abrir los ojos a hombres y mujeres para hacer ver que todos somos iguales ante Dios, hombres y mujeres, en un esforzado intento por devolver a la mujer y a la Naturaleza el equilibrio perdido diez mil años antes, y para él el pentagrama se convierte en símbolo del cáliz de vida que vierte su sangre para permitir que el mundo siga siendo iluminado por los hijos de Dios: la mujer, la deidad y su parte femenina olvidada, que más tarde se convertiría en el simbolismo tergiversado por la Iglesia Católica con el nombre del Santo Grial. Al mismo tiempo pero lejos de esas tierras de profetas, surge Odín o Frighe, otro iniciado de la tradición de Zoroastro, que reveló a los celtas las tradiciones caldeas y griegas, así como los misterios de Mitra. La vieja religión de los celtas vio reemplazar a su gran antepasado Teutad por un dios llamado Wôd o Goth (nombre del planeta Mercurio para los Indios) que dio nombre a la nación gótica, y el propio Odín (que tomó como nombre Wodan para acabar siendo Odín). Estos celtas, indómitos y bárbaros crean la devastación y el horror en el imperio romano, empujando a la ciencia y la intelectualidad lejos de Europa, a Constantinopla. Y de la mano de la cultura árabe vuelve a ser introducido en el Occidente la tradición egipcia y griega de la cual los cristianos tomarán su ciencia.

Los nuevos cristianos, nacidos de la necesidad del emperador romano Constantino (finales s. III d.JC) de aliar la antigua religión pagana con la creciente y poderosa masa de creyentes seguidores del Cristo, se crecen en multitudes tras surgir, del esfuerzo de Constantino, un nuevo dios "hijo de Dios" envuelto en los mitos de cultos ancestrales. Toman el estandarte de la verdadera religión y vuelven sobre Oriente tratando de imponer el orden de su "perfecta doctrina" en la destruida Jerusalén, irrumpiendo por la fuerza con sus ejércitos de Cruzados, buscando el secreto del Santo Grial, o tal vez debamos decir la "Sang Real" del Sagrado Cáliz, o descendencia de la estirpe de Jesús, los Merovingios, aventura a la que va unida un trasfondo económico que convierte a los caballeros Templarios y gnósticos, en guardianes de tesoros y protectores de los poderosos, aprendices de Cábala e incapaces de sobrepasar a los árabes, obstáculo insalvable en su intento de invadir Asia. Mientras tanto, se pone en duda que los discípulos de Jesús difundieran el verdadero mensaje de su Maestro, siendo Mahoma el máximo exponente de los acusadores de una doctrina cristiana falseada y distorsionada, a pesar de que él defiende los orígenes de tal doctrina y libra de culpabilidad a Jesús, al igual que defiende la doctrina mosaica, y a ambas las tiene como inspiradas por Dios, pese a la intolerancia de sus sectarios seguidores. Cuando los árabes eran los portadores del movimiento racional del mundo civilizado, Mahoma se esfuerza por restablecer la unidad de Dios tal como los hebreos la heredaron de la tradición de los atlantes. Los cristianos, por otro lado, han basado su fundamento en la herencia de un Egipto que existió mucho antes del que conocemos. El ansia de poder del humano lleva a transformar la sabiduría ancestral en religión política a su servicio y la fe se diluye en una mezcla de historias enrevesadas e infantiles que nadie cree ni entiende. La historia moderna entra en escena.

LA CONSTITUCIÓN HUMANA

La unidad de la mente

Para tratar de este tema es necesario definir antes qué es la mente. Como existen muchas definiciones, vamos ver entre las más diferentes de ellas.

Según algunos investigadores la mente es nuestra imagen del mundo, motivo por el que no nos es posible encontrar nuestro ego sensible y pensante en dicha imagen: es la imagen misma. Es idéntica al todo y no puede estar contenida en él. Los árboles no nos dejan ver el bosque. La mente es diferente en cada ser a cada segundo, siendo fácilmente modelable en función a estímulos externos y exigencias internas. El mundo perceptible es único absolutamente, pero el mundo percibido es tan múltiple como perceptores existan.

Por otro lado, los filósofos tienen sus ideas propias al respecto:

"Mente es un nombre dado a la totalidad de los estados de conciencia comprendidos en las denominaciones de Pensamiento, Voluntad y Sentimiento. Durante el sueño profundo la mente no existe, porque el órgano por medio del cual el Ego manifiesta la ideación y la memoria en el plano material, ha dejado de funcionar temporalmente". (La Doctrina Secreta, H.P. Blavatsky, año 1888)

La mente, pues, funciona usando la capacidad de pensar, de desear y de sentir, formando ideas y almacenando los conceptos en la memoria. Y aunque no podemos decir que esté con nosotros durante el sueño profundo, sabemos que algunas ideas surgidas en un sueño vívido sí que se almacenan para luego ser recordadas y analizadas conscientemente. Eso da a la mente tres estados generales: inconsciente, subconsciente, y consciente.

No podemos localizar la mente de manera tan sencilla como localizamos el corazón o un órgano que nos esté molestando puntualmente. Si nos esforzamos en pensar que la mente está en la punta del dedo gordo del pie, o frente a nuestro ombligo, nos es imposible creerlo, pero si empezamos a pensar que la mente está en varios lugares del cerebro, ya no es tan fácil decir que no es así. Experimentalmente todos estamos convencidos de que nuestra mente nos ilumina desde nuestro interior y, aproximadamente, desde un punto infinitesimal justo bajo la coronilla, o justo bajo la bóveda craneal (en lo que se denomina neocórtex o capa más externa del cerebro, de las múltiples que forman la estructura del cerebro, como producto de millones de años de añadir capas neuronales generadas por el desarrollo).

Cuando nuestra mente nos ofrece imágenes y conceptos del mundo exterior, construye para nosotros, pero ella se queda fuera de la construcción. No nos construye sensaciones de sí misma en la que podamos verla construyendo, aunque si nos esforzamos en sensibilizarnos para captar este bucle anidado en sí mismo, sentimos que un entrenamiento continuado podría llevarnos a forzar a la mente a mostrarnos algo de sí misma.

La imagen que tenemos del mundo está cualificada y es propia de cada uno de nosotros; está hecha a nuestra medida. Es evidente, puesto que esa imagen la hemos formado nosotros segundo a segundo durante nuestra existencia. Para este trabajo formador, la mente elabora todas las sensaciones que le llegan a modo de estímulos, procedentes del sistema nervioso o directos, y en esa elaboración aporta su especial punto de vista, amolda a su estilo esos estímulos, para hacer de su trabajo un producto lo más apto posible para el vehículo en el que habita. Se podría decir que nuestra experiencia se almacena en un modo concreto para cada humano, y tal modo cualifica a cada humano, otorgándole a este un modo de operar y de comportarse muy específico.

Podríamos pensar que todas las mentes humanas, creadas con el mismo diseño genético y con los mismos materiales químicos, obtienen los mismos resultados al elaborar las mismas sensaciones. Pero la experiencia no apoya esta opción. Entre dos seres humanos, el diseño genético puede variar, la composición química puede variar y las sensaciones pueden variar para las mismas circunstancias. Además, el estado de ánimo en el momento de la percepción puede ser muy diferente, con lo que la percepción del mundo de nuestra mente es una mentira, una imagen tan subjetiva y tan manipulada, que nadie podría decir que su personal punto de vista es el verdadero absolutamente. A esto hay que añadir que la capacidad de nuestros órganos sensoriales está limitada a un reducido abanico de frecuencias vibratorias dentro del descomunal espectro de las radiaciones que llegan hasta nuestro cuerpo. Si vivimos engañados, ¿por qué confiamos tanto en nuestra idea del mundo y en nuestra mente? Tal vez confiamos en ella ciegamente por que no tenemos otra cosa y por que sus efectos son tan embriagadores que nos cautivan, produciendo gran satisfacción durante su desarrollo, además de permitirnos interaccionar con gran eficiencia en nuestro entorno. Llevando al extremo la capacidad de la mente podríamos decir que es alentada por las mentes de los otros seres que nos rodean, es decir, nos sentimos forzados por nuestros familiares y amigos a ser seres mentales, mediante una especie de unificación de conciencias que captan de forma muy parecida el entorno. Más aún, podríamos pensar incluso que la multiplicidad de mentes es sólo aparente, y que en realidad sólo existe una única Mente, tal como se defiende en la doctrina de los Upanishad. (ver mente universal en Teoría del Punto Omega)

Llevando al límite el análisis, pudiera ser que nada existiera salvo la mente, que se autoabastece de sensaciones virtuales para crear en sí misma el concepto de Cosmos, con lo cual también estaríamos definiendo a aquella única Mente. Llegado a este punto, hemos perdido el control de nuestra afianzada existencia y dudamos de que seamos lo que aparentamos ser, y hasta dudamos de ser algo. Esto indica que la mente puede autocriticarse, golpearse a sí misma en sus convicciones y saborear también eso como una experiencia más, demostrando que esa es su verdadera finalidad: experimentar, aún a costa de contrariar sus propias conclusiones y convicciones.

La mente ha surgido como una función, pero no podemos asegurar que surgiera como un todo en desarrollo, o si surgió como resultado de la integración de las consciencias de todas las células de cada cuerpo, o si es, en cada momento, la resultante de ellas, a pesar de que nuestra sensación nos diga que es una única función. (ver experimento de Madre en Esperanza de evolución de la humanidad)

Si somos conscientes debido a la integración de la consciencia de cada una de nuestras células, es porque hay una compatibilidad entre ellas; debe existir una gran similitud e identidad entre la consciencia de todas y cada unas de las células (o todo sería un caos en nuestro centro consciente). Veremos en el apartado sobre el organismo humano que las células dictaminan lo que llegamos a ser como entes físicos, por tanto, no hay motivo para quitarles el dominio en el desarrollo de la actividad psíquica. ¿Cómo se lleva a cabo este dominio? ¿Se basa todo en una necesidad biológica que las células transmiten mediante los nervios para su propia supervivencia? ¿Es el cuerpo humano una fábrica de transformaciones gobernada por sus obreros? Con el tiempo hemos tenido la oportunidad de estar por encima de esa multiconsciencia (de hecho no fuimos autoconscientes hasta que se superó el estado multiconsciente) y nos hemos sumido en la sensación de una única consciencia con un único centro de gobierno, nuestra mente, al que adoramos como algo muy preciado. Tal vez esos vestigios que llamamos "instinto animal" en nosotros no sean más que momentáneos predominios de división de la consciencia, en los que surge la multiconsciencia de las células, sobre todo en momentos de supervivencia celular, capacidad que nos ha proporcionado la fuerza vital que ha permitido que perduremos como especie. En nuestra vida cotidiana, cuando el humano no teme por su supervivencia ni tiene apenas motivo para ello, es cuando más íntegros nos sentimos en nuestra consciencia, nos sentimos fuertemente individuos, egos pensantes, puesto que la mente domina a las células (obrando sobre el cuerpo) que parecen estar a su servicio con los objetivos que la mente define. Pero también es falso. Prueba de que nos engañamos es que las células no dejan a la mente todo el control, ya que las funciones más necesarias se realizan reflejamente, por medio del inconsciente, que pertenece a las células, probablemente dirigido desde la médula espinal. Es como si hubiera un flujo de consciencia desde las células hacia el cerebro, y ese flujo hubiera cristalizado en forma de sistema nervioso (ver Las energías), del que podemos observar las ramificaciones que se concentran en la espina dorsal y ascienden hasta el cerebelo y el cerebro. Las funciones más sutiles y propias de la consciencia se han alojado en lo más alto de la corriente ascendente, el cerebro; quedando a mitad de camino, en el lugar más estratégico (el centro del cuerpo), se establece el centro de mando primitivo, el que satisface nuestras necesidades animales: nutrición y reproducción. Son las emociones las que controlan al sistema nervioso simpático y no la mente consciente. Para la antigua sabiduría Oriental esto se simbolizó mediante el lenguaje que se disponía hace milenios, que no conocía las expresiones científicas, dándole una apariencia mitológica y en la que seres imaginarios adoptan las funciones del organismo humano. En este caso es la función de la serpiente Kundalini, la cual expresa el funcionamiento de las corrientes nerviosas más importantes de nuestro cuerpo (ver Kundalini en Sueño y muerte, y en Las energías). Esta serpiente simbólica, muy estudiada por los yoguis indios, nos habita actuando sobre los centros intelectual, emocional y motor, y su función es hipnótica ya que su actividad nos muestra una sensación de la realidad a gusto del hipnotizador, la mente. Tratar de librarse de la influencia de Kundalini la fortalece y nos subyuga con más energía, aunque nos produce instantes de lucidez, en los que somos ciertamente "reales" y podemos captar, al igual que los clarividentes, la realidad del Cosmos. Pero son milisegundos de iluminación y pasan inadvertidos para el ser humano corriente. Sólo una poderosa voluntad y el ejercicio continuado hace que los milisegundos se conviertan en segundos, minutos o una eternidad. Alicia en el País de la Maravillas debe cruzar de nuevo el espejo para salir de la ilusión y volver a su verdadero hogar. Kundalini manipula nuestro espejo y nos impide cruzarlo haciéndonos sentir muy bien al otro lado, y creando malestar y sensación de inseguridad si intentamos cruzar al lado real del espejo. Los yoguis se esfuerzan desde hace milenios por dominar esta corriente serpentina, pero reconocen que es muy peligroso agitarla si no existe una preparación previa, es decir, el cuerpo humano debe llegar a ser un vehículo en condiciones para albergar estados alterados de Kundalini, o sufrir su fuego ante la inadaptación. Si el cuerpo admite el progreso de este flujo, mediante la ejercitación adecuada, el desarrollo de esta energía por los canales corporales proporciona a su portador sensibilidad inusual que le permite clarividencia y telepatía, entre otras sensaciones sutiles. En los libros hindúes referidos a su sabiduría arcaica, se califica a la columna vertebral como eje central de la creación, y la dividen en tres canales o vías, finos como el hilo de la araña, de los que fluyen enérgicamente los chakras.

Es curioso que esta sabiduría Oriental ya describiera, hace tantísimos años, una función del organismo que la Ciencia Occidental está todavía descubriendo. Tenemos la gran suerte de poder unir el conocimiento ancestral con el conocimiento Científico. Con seguridad vivimos una época decisiva. Tenemos todos los medios para dar el gran paso: un cuerpo apto para el esfuerzo y los conocimientos para la acción. Aprovechémoslos.

Saben los yoguis que la imaginación, el caos mental, la saturación nerviosa (estrés) o las emociones descontroladas son actividades de Kundalini propias del esfuerzo por usarla sin estar preparados para ello. Y conocen algunos medios para combatir las consecuencias y prevenirlas. Considero un buen consejo el que les escuchemos, pues nos llevan milenios de ventaja en ello. Pero, como siempre, con precaución, puesto que su modo de vida es muy diferente al nuestro, al igual que su constitución física está basada en diseños genéticos que se distinguen mucho de los Occidentales. Veremos algo más de todo este tema en el apartado de la consciencia humana.

Antes de sumergirnos en Kundalini decíamos que nuestro entorno actual nos permite sentirnos fuertemente mentales, y tenemos muy pocos momentos de instinto animal (salvo en la nutrición y la reproducción, aunque también aquí intervienen grandemente las decisiones mentales actualmente, de modo que el instinto lanza el impulso y la mente decide, conscientemente, como satisfacerlo). Pero en momentos de tensión, cuando se espera de nuestra consciencia una respuesta rápida, acertada y decisiva, ocurre que perdemos el control del pulso y de la temperatura corporal, llegando incluso a perder la consciencia ... porque se disgrega el objetivo común de nuestras células y aparece el caos. Esto no le ocurre a ningún animal, pues todos reaccionan dejándose manejar por su instinto, el control recibido del espíritu grupo que el humano no utiliza. Hemos perdido la capacidad de ser totalmente instintivos a costa de la mentalidad (ver La consciencia humana ).

Y en el límite ¿qué es la consciencia de una célula? El golpe de un fotón contra un átomo provoca una variación de estado en ambos: aquél puede cambiar de longitud de onda, y este de posición o incluso liberar algún electrón. ¿Es este el principio de la consciencia? Al fin y al cabo, hasta la más ínfima partícula no es más que energía con un nivel determinado de vibración, lo cual me conduce a pensar que nuestra consciencia celular obtiene sus impresiones en esas fracciones de tiempo en que la energía es materia y la materia es energía, ese estado en que las radiaciones y nuestros átomos interactuan intercambiando sus energías, haciendo que la consciencia se componga de innumerables interacciones de este tipo, casi idénticas entre ellas, aditivas, conglomerantes, caóticas y que (como en la teoría probabilística de los grandes números) se compensan entre ellas para producir el orden que nos caracteriza. Orden del caos. Hablaremos de esta circunstancia más veces, sin duda.

Hablábamos de que hay indicios para que exista una única Mente, que surge de la unificación de las mentes de toda la humanidad, cosa que resultaría razonablemente normal si se demostrara que nuestra mente es producto de la unificación de las mentes de las células de nuestro cuerpo. Pero, si queremos estar abiertos a todas las posibilidades, también es posible que existan dos mentes, o tres ... o ninguna. Ya profundizaremos más en esto al llegar al apartado del Punto Omega.

La mayoría de las personas cultas se ha dado cuenta de que el ser humano dispone de varias personalidades propias; lo que la psicología no ha dicho es si a cada personalidad le corresponde una mente diferente. Para los chamanes del México antiguo está algo más claro. Ellos aseguran que cada ser humano tiene dos mentes predominantes: la propia y la extraña. La mente propia es fruto de las experiencias de su portador, es la mente genuinamente verdadera que proporciona un objetivo, un orden, pero que no tiene oportunidad de expresarse en la mayoría de los humanos, puesto que está dominada por la mente extraña. Esta segunda mente, que ocupa el primer puesto en lo cotidiano, provoca seguridad en uno mismo, pero también dudas y depresión. La coexistencia de ambas mentes origina contradicción, conflicto y tensión. Mediante lo que los chamanes llaman el "intento" se consigue relajar dicha tensión entre ambas mentes. El "intento" es un acto de voluntad, una fuerza cósmica que acude para resolver asuntos abstractos, en los que no hay emociones, como en este caso. Cuando logra uno deshacerse de la mente extraña, la mente propia empieza a retomar su posición legítima y los recuerdos personales memorizados pueden ocupar de nuevo la vanguardia de nuestra personalidad. Esto produce una gran emoción debido a tal resurgimiento.

Según estos chamanes, la mente extraña, la que no es genuinamente nuestra, pertenece a una entidad a la que ellos llaman el "predador". Fue descubierto cuando algunos chamanes investigaban los flujos de energías en el Universo. Es una especie de velo impenetrable, que apareció en nuestro planeta no hace mucho, por lo que hubo una época de la humanidad en que el humano ha sido un ser completo y muy capaz; tal vez sea la época que causó la existencia de las mitologías y el ocultismo. El predador vino desde las profundidades del Cosmos y se apoderó de nuestras vidas domesticándonos por medio de la fusión de la mente extraña sobre nuestra mente propia. Al parecer el predador necesita de nosotros para extraer la energía que le sirve de sustento. A través de la mente extraña, que al fin y al cabo es la mente del predador, infunde en nosotros todo aquello que le resulta beneficioso para él, haciendo que nuestro sentido de la vida sea determinado por sus necesidades. La mente extraña propone, dispone y nos engaña haciéndonos creer que somos nosotros los que hemos decidido. La energía que nos extraen los predadores la obtienen de la capa brillante que cubre el capullo de energía de cada humano (sólo los humanos poseen esa fina capa brillante); es la capa brillante de la conciencia, que en los niños recién nacidos cubre todo el capullo, pero durante el crecimiento y hasta convertirse en adultos, el predador se apodera de esa fina capa y la reduce a un estrecha franja que apenas alcanza desde el suelo hasta los tobillos, que es la mínima dosis que requiere el humano para seguir con vida. Con el uso de la mente extraña, los predadores nos inducen problemas, asuntos y preocupaciones de índole intrascendente, banales, con lo que se crean radiaciones de conciencia en esta pequeña franja y las usan para su consumo propio. En los textos de Homero, a menudo, el pensamiento, el sentimiento, el valor, la fuerza, la cólera y los sueños provenían de los dioses, que los "insuflaban" en los humanos, para que estos los exteriorizaran como palabras, sentimientos, acciones voluntarias o pensamientos. Tal vez el concepto del predador cause incredulidad entre las personas intelectuales, o entre los materialistas, entre los que no creen lo que no ven. De todos modos, no está de más tomar precauciones para intentar deshacernos de este posible parásito. Para ello los chamanes nos recomiendan disciplina rigurosa, ya que hace que la capa brillante de conciencia se vuelva desagradable al predador; es la disciplina que nos hace capaces de enfrentar serenamente lo imprevisto, sin vacilaciones y con asombro. Los pensamientos y sentimientos del promedio de los humanos son un caos de imágenes y de sugestiones negativas que han aceptado del mundo, y que mantienen con la repetición constante mediante la energía de su atención (ver Energías Psíquicas en Las energías). Si la Vida es perfección, debemos buscar el orden, la armonía y la paz. Sobrecargando la mente extraña con disciplina, con lo que el chamán llama "silencio interno" (nivel de conciencia en que los pensamientos se cancelan), se comienza a usar un nivel distinto a la conciencia ordinaria. Se suspende el diálogo interior del pensamiento, generando profunda quietud, percepciones que no proceden de los sentidos habituales, y permitiendo que se activen facultades mágicas que posee el humano y que el predador mantiene dormidas. El predador se aleja entonces a distancia prudente de nosotros y ello permite que la capa brillante de conciencia recupere en breve su forma y tamaño. Intentará volver en repetidas ocasiones hasta darse por vencido y desaparecer para siempre, abandonando el vehículo que había tomado prestado, en manos de la mente propia, la cual no sabe qué hacer después de tanto tiempo esclavizada. Necesita ser de nuevo afianzada y formada para dirigir la vida que le pertenece. Nos podemos imaginar que puede ser una experiencia muy desoladora, pero no creo que sea peor que mantener un huésped como el descrito. El predador es una prueba de capacidad que nos envía el Universo. Si superamos la prueba, estamos preparados para continuar la labor que tenemos encomendada: ser el medio por el que el Universo adquiere consciencia de sí mismo. Es por ello que podemos creer que no hay sino una Única Mente esperando actuar conscientemente a través de la humanidad.

Cada vez existen más investigadores que encuentran una sorprendente coherencia en los diferentes campos en los que investigan: astronomía, física cuántica, estudios de la conciencia, y la biología de la evolución. Esta coherencia implica armonía y unificación en los procesos, lo que obliga a pensar en una fuente común para la base del cosmos.

La consciencia cósmica

Está demostrado que el Universo se está enfriando muy lentamente, tan lentamente como lento es el proceso de la evolución. También se sabe que la temperatura es un factor que puede hacer variable la densidad de un cuerpo ya constituido. Cuando el humano era una entidad sutil, ocupaba un cuerpo con elevadas vibraciones rodeado de altas temperaturas (en los primeros pasos de la humanidad sobre el Universo), también era un ser inconsciente de sí mismo, porque no había nada que mantuviera unidas las consciencias de sus átomos constituyentes. Tenía consciencia del Universo pero no de sí mismo. El aumento de la entropía general ha traído a los lugares de alta gravedad (donde la energía se concentra) la posibilidad de aunar consciencias debido a la elevadísima presión que pone en contacto mutuo a las moléculas, como efecto de la reducción de su capacidad vibratoria. Es el nadir de la materialidad y de la autoconsciencia, que nos ha permitido descubrirnos como individuos fruto de la estela que dejan los fotones (y otras radiaciones) a su paso por los pozos gravitatorios.

Hasta ahora no se conoce el caso de ninguna persona que haya experimentado más de una conciencia simultáneamente, lo cual hace de la conciencia una experiencia individual, incluso si se poseen diferentes personalidades en un solo cuerpo. Otra cosa es que seamos capaces de ser conscientes del estado de ánimo en que se encuentra algún ser con el que podemos identificarnos fácilmente, pues aquí ya sería más difícil de distinguir lo que forma parte de la imaginación propia y lo que pueda ser conciencia real del estado ajeno.

La experiencia nos dice, pues, que existe un único entorno, y que la multiplicidad de conciencias no es más que lo que los hindúes llaman Mayâ, un espejismo engañoso y fraudulento, compuesto de diferentes puntos de vista de una misma cosa. Múltiples "Yos" o Egos que aseguran que cada uno de ellos son una unidad diferenciada de los demás, con memoria y experiencias propias. Además hay también múltiples "Yos" dentro de un único individuo. Todo lo que sucede en nuestro interior es como consecuencia de influencias externas, por lo que nos podemos ver como una máquina controlada por choques fortuitos procedentes del entorno. Cada choque llama al escenario de la consciencia a uno de nuestros "Yos" internos, y sucesivos choques provocan una alternancia de "Yos" que toman las riendas, puesto que cada "yo" es especialista en controlar determinados aspectos de nuestras reacciones ante la experiencia en curso (ver Yo en El Conocimiento Ancestral), para lo cual usa la memoria. Si a cada Yo le borramos esta memoria, todo lo que sabe de sí mismo y del mundo, ¿qué clase de consciencia le quedaría? La misma que nos queda del momento de nuestro nacimiento; sólo la acumulación de experiencias en la memoria nos hace conscientes. Además, no sabríamos ni usar la vista ni el oído, ni ningún otro sentido, y careceríamos de voluntad para ejecutar acciones; seríamos seres instintivos estimulados por la obligación de cubrir nuestras necesidades. Por tanto, la consciencia se genera por su usuario, crece con la experiencia y la memoria, con los recuerdos, y se ve grandemente auxiliada por las capacidades de nuestra mente.

Hemos visto que una mente puede existir sin ser conscientes de ello (lo comprobamos cada día durante el sueño). También sabemos que existen diferentes grados de consciencia en un mismo ser y en diferentes seres. No estoy consciente del mismo modo cuando ando por la calle que cuando leo un libro o cuando escucho una conversación. Tampoco es capaz de alcanzar el mismo grado de consciencia de sí mismo una persona despreocupada, inculta y de aptitudes desgraciadamente subdesarrolladas, que una persona preocupada de su vida, de su formación y de alcanzar la máxima perfección. Por ello podemos suponer sin esfuerzo que la mente y la consciencia son dos funciones separadas, que se enlazan de forma variable según la actividad sensoria del momento. Pero se debe observar que la mente es un estimulante de la consciencia, ya que ayuda a esta a estar en un mayor grado de sensibilidad. Es como si el enlace mente-consciencia pudiera ser cultivado por su portador. Para ello la consciencia debe estar en íntimo contacto con el estado físico del cuerpo, pues de él depende. El grado de la consciencia que poseemos está determinado por las facultades de nuestro propio cuerpo físico.

Supongamos que nuestros órganos sensoriales fueran capaces de tener mayor sensibilidad ante los estímulos que nos rodean y los que nosotros mismos generamos, de tal forma que fuéramos capaces de detectar el impacto de un solo átomo. Para percibir, almacenar, analizar y decidir sobre cada uno de estos impulsos, necesitaríamos de un cerebro billones de veces más capaz que el que ahora poseemos, para poder desarrollar pensamientos ordenados ante el caos radiante. Este cerebro parece ser posible de adquirir según veremos al analizar la Teoría del Punto Omega, pero para nuestra existencia actual, ¿tiene algún sentido natural poseer tal capacidad? Según la sabiduría de todos los tiempos, antes de ser un ente ego-mental, el humano poseía una consciencia de todos los átomos propios y del entorno cercano, así como de las corrientes que gobernaban el fluir de los mismos. Esto le impedía ser consciente de sí mismo, como individuo, pero le permitía sentirse uno con la Creación. Al empezar a despertarse las funciones mentales, la consciencia empezó a cambiar de grado, ordenando y clasificando los estímulos agrupándolos, adaptándose a ser sensible a aquellas corrientes que más le servían para sentirse seguro y sobrevivir en el entorno. Ello les llevó a un desarrollo de órganos sensitivos educados para aquellos determinados estímulos, perdiendo con ello la sensibilidad de la Creación. Se produjo una selectividad en la recepción de estímulos, a la vez que se modelaban los nuevos órganos receptores en base a las cualidades de las vibraciones recibidas. Cada nuevo órgano necesitaba un centro de conexión en el protocerebro, el centro de mando, por lo que nuevas capas neuronales iban apilándose (como las capas de una cebolla) dando forma al núcleo de la mente. Las condiciones externas modelaron nuestras capacidades durante millones de años. De este modo, la conciencia del Ego fue tomando las riendas y todos los órganos que participan para mantener la consciencia, quedaron a partir de entonces subyugados a las necesidades del Ego, a su supervivencia y a reducir su terror en un ambiente hostil. Estas circunstancias crearon un círculo cerrado de selectividad-autoconsciencia-ego. De esta sensación surge el mito de Adán y Eva en el paraíso terrenal. Adán es el Ego o voluntad, Eva la selectividad o deseo, y la serpiente es la autoconsciencia. El árbol del conocimiento del bien y del mal, en el Jardín del Edén, es la Mente Universal. La gradual densificación del cuerpo material hizo que este círculo cerrado se complementara como selectividad-autoconsciencia-ego-materialización. La materialización es el mito de los cuerpos desnudos de Adán y Eva. A la materialización contribuyó el descenso de la energía termodinámica de los átomos, sobre todo cerca de los pozos gravitatorios (en las cercanía de los astros), permitiendo aglomeraciones materiales de moléculas afines. En la saturación material, las células vivas han formado cuerpos organizados y han aunado sus consciencias para generar una consciencia unificada en cada cuerpo, en el que además existe un campo mental que lo interpenetra. La materia en su densificación arrastra consigo algo más que partículas, ya que en el interior de cada pozo gravitatorio subyacen más dimensiones de las que podemos detectar, y en ellas se pueden dar situaciones y energías que la Ciencia ya está anticipando, como hace Tipler en su Teoría de Punto Omega, donde la acumulación de materia permitirá desarrollar la omniconsciencia. Si esto es posible a gran escala, nadie debe dudar que se está produciendo desde hace millones de años a escalas atómicas o moleculares, aunque no hablemos de omniconsciencia, pero sí de una consciencia capaz de ser lo que ahora todos experimentamos en nosotros mismos. De este modo se da una posible explicación a la causa de la existencia de la consciencia, aunque todavía estemos en dudas de que exista un artífice que haya puesto en marcha el mecanismo.

A esa consciencia, que procede de la consciencia resultante de todas nuestras células, la sabiduría ancestral la sitúa en un campo o dimensión llamada el cuerpo causal, el cual necesita muchas vidas de muchos años de duración para ser completado plenamente y ser capaz de albergar una consciencia plena. Que requiera muchas vidas es indicativo de que sobrevive al cuerpo humano y que se traslada de fallecimiento a nacimiento hasta un nuevo cuerpo, siguiendo la ley del renacimiento. Es también el albergue del alma humana, y en función de la plenitud de nuestra consciencia, el alma viene a intervenir con mayor interés en nuestra personalidad. El cuerpo causal está formado por substancias de orden muy sutil y es similar a un sol en miniatura que interpenetra el cuerpo humano, el cual fue llamado por los antiguos cristianos como la Mansión del Hijo, y por los hindúes como Fohat o fuego espiritual. Está conectado con el cuerpo causal del Sol, el cual suministra energía a nuestra consciencia, que sólo es un fragmento de la Consciencia Cósmica. La conexión del cuerpo casual del humano con el del Sol, y de este con el cuerpo casual del Universo se realiza según el desarrollo de los espirilos de la partícula última de materia, el Anú, como veremos en el apartado correspondiente, en el capítulo de Partículas. Nuestra consciencia es como una sombra de la Consciencia Cósmica, pues la personalidad y el mundo material que captamos a través de ella obsesionan al alma haciéndonos creer que somos lo que conocemos de nosotros, que es como hacer una fotografía de un iceberg desde un barco y decir que hay está toda su forma, o como acertadamente Platón nos dejó narrado en su libro de "La República" bajo la metáfora de la caverna, donde sus ocupantes conocían el mundo por la sombra que proyectaba la luz que entraba por el agujero de la cueva. Es real el estado de engaño en que nos encontramos, como los cavernícolas de Platón y, del mismo modo, también es real que no creemos a los que vienen del exterior de la caverna para contarnos que han estado en un mundo donde no son las sombras, sino el Sol los que dan forma a todo lo que existe. Un susurro de la Realidad nos puede decir que somos pensamiento revestido de materia, y que nuestro Ego ahoga al verdadero dueño de los pensamientos que cobran vida en nuestra mente. Sería triste que un día nos diéramos cuenta que era cierto que el predador se apoderó de nosotros y que el Ego es, tal como nos avisaron los chamanes, un usurpador, al igual que Dalila se apoderó de Sansón para que este acabara ciego y sucumbiera sepultado en el Templo entre dos columnas (el cuerpo humano es el templo y las dos columnas son los dos hemisferios cerebrales). Es necesario que Sansón recobre la vista y, saliendo de su sepultura, recupere el poder sobre el Templo y destierre a Dalila muy lejos.

Esta Resurrección también es la que probablemente nos quieren transmitir las Sagradas Escrituras cuando hablan de la resurrección de las almas en el día del Juicio Final. Se tratará de que los humanos alcanzarán la verdadera consciencia de su verdadera naturaleza sacándolos de la ilusión o Mayâ, lo cual les revelará la memoria de todas sus existencias pasadas, "sacando a todos los muertos de sus tumbas". Para ello será necesario utilizar el conocimiento de la Realidad Absoluta, que no se asienta en la materia densa, sino en la substancia-energía de la que está hecha la Consciencia Cósmica. Mientras veamos con los ojos materiales, producto de una selectísima evolución, será la materia nuestra realidad. El que sea capaz de ver con la vista espiritual, captará la Realidad del Espíritu, verdadero origen y fin de la consciencia humana.

Alguien podría preguntarse cómo es posible que siendo nuestra conciencia una sombra de la Consciencia Cósmica, la cual se supone perfecta, estemos rodeados de tanto sufrimiento e injusticias. Vimos en el apartado de Solos en el Universo que las siete radiaciones que nos cualifican entran en actividad a través nuestro, como si fuéramos transformadores o espejos donde se reflejan. Si el espejo no está perfectamente acabado produce aberraciones, deformaciones, mostrando una imagen que se puede identificar pero que no es exactamente una réplica del original. Estos defectos en la personalidad humana son debidos a que poseemos libre albedrío en tanto como nos lo permite nuestra consciencia, aunque los defectos son también causados por la evolución. El uso de esta libertad y la inapropiada formación en nuestro diseño genético nos hace desviarnos de la perfección, lo cual hace que la Consciencia Cósmica sea mal percibida y peor interpretada. Ejemplo habitual se da en los pensamientos, sentimientos y palabras mal empleados que diariamente utiliza toda la humanidad, incluyendo odios, deseos de venganza, rencores y malos deseos. Lo que se mantiene en la conciencia, más tarde o más temprano acaba manifestándose. De ahí que los cristianos propaguen la necesidad de la pureza en pensamiento, palabra y obra. La falta de armonía puede ser eliminada paulatinamente, si ejercitamos a nuestra conciencia para "quemar" rápidamente todo aquello que surja en ella de modo discordante. Con tal ejercicio aprenderemos a no generar discordia desde nuestro interior, lo cual permite a la mente ser activa con mayor objetividad, abriendo entonces camino a la actividad del alma a nuestro través. Nuestra conciencia individual toma parte activa en el conjunto cósmico, ya que siembra sus pensamientos y deseos en el campo de la Consciencia Cósmica, de modo que pueden ser alimentados y cosechados por otras conciencias, formando un mar en el que se sumergen y del que emergen las conciencias de todas las formas vivas que evolucionan en la Tierra.

El ser humano es el transformador espiritual más poderoso de este planeta. Toda la materia que absorbe para formar su cuerpo forma parte de productos formados por átomos de la tierra. Absorbe esos átomos y retiene aquellos que están en un nivel adecuado de vibración, aquellos que armonizan con los que posee desde su nacimiento como ser vivo. Los átomos que no simpatizan con la corriente vital por tener vibraciones muy lentas o muy elevadas, son considerados tóxicos y son expulsados por la acción del metabolismo. Es tarea del ser humano el elevar la calidad espiritual de los átomos que forman su organismo, perfeccionándolos hasta el máximo posible antes de devolverlos (tras la muerte de las células a las que pertenecen) a la fuente origen, la Naturaleza. Este ciclo de transformación se viene realizando en el ser humano desde el origen de su aparición, pero sólo ahora comienza a ser consciente de ello, lo cual le atribuye la responsabilidad de emplear sus máximas capacidades para conseguir que el proceso de transformación sea lo más eficaz posible. Para ello es necesario previamente transformar la mente humana y hacerla capaz de asumir tal responsabilidad. Ello requiere conectarse a la Consciencia Cósmica para ser participe del objetivo y la voluntad del sistema solar. Todo lo que fue, es y será tiene una finalidad; no hay nada que haya sido creado en vano. La Consciencia Cósmica guía a los seres para que los designios se realicen dentro de la libertad de decisión humana, del mismo modo que la ley de la gravedad nos somete, pese a nuestra libertad individual.

Las antiguas enseñanzas dicen que existen distintos grados de conciencia y etapas de percepción en el campo de manifestación de la deidad. Existe una conciencia del cuerpo, una conciencia sensoria que reacciona ante el medio ambiente, así como una conciencia de los estados de ánimo, de la cualidad, de las reacciones mentales ante el mundo de las ideas; existe una conciencia de la vida y otra más elevada y espiritual. Para todas ellas se dice que están bajo el efecto, en mayor o menor grado cada una, de las constelaciones sobre el sistema solar y las fuerzas interplanetarias. Fruto de estas ideas nació la ciencia de la Astrología, tan desacreditada por la comunidad científica. No obstante, los estudiosos de la sabiduría ancestral nos advierten que la Gran Rueda Cósmica de progreso que afecta a la Tierra, gobernando la Luz del sistema planetario, está cercana a llegar a un punto determinado en el que enfocará ciertos Rayos de Energía hacia nuestro planeta, y la resistencia establecida por las personalidades egoístas y por adormecidas mentalidades, será "como paja ante el viento". Es todo un consejo para ir cambiando nuestra manera de pensar y actuar. Con ello no pretendo poner a los conocimientos ancestrales en contra de la comunidad científica, pero estos últimos tienen un punto de vista de la vida análogo a la persona que trata de describir la mente de un hombre a través de la ropa que lleva puesta; y aquellos sabios de la antigüedad tuvieron acceso a conocimientos para los que no tenían preparación y su percepción fue distorsionada de tal modo que quedaron en mitología y supersticiones. Pero ambos bandos tienden a converger, y debemos ser capaces de obtener el punto de convergencia. Como veremos al analizar las ideas de Multiverso y Punto Omega, la Ciencia se acerca incluso a las antiquísimas teorías chamánicas, según las cuales muchas entidades con su propia consciencia, pero invisibles para nosotros, habitan nuestro mundo en otras dimensiones.

Es el momento de abrir nuestras mentes a ideas que se han rechazado por siglos debido a mentalidades obtusas, temerosas de lo desconocido y limitadas por la falta de conciencia de la grandeza del Cosmos.

William Blake en 1790 en su libro "Las bodas del cielo y el infierno" daba a entender un concepto cósmico del ser humano muy acertado, pues decía que el cuerpo es una porción del Alma, porción que por ser la única que perciben nuestros sentidos nos parece que es la única real, pero como punta de iceberg, sólo es el final de algo más portentoso fuera de nuestra sensación que, denominado también "energía", es realmente la única vida de la cual el cuerpo emana como resultado tosco y grosero, siendo la razón la frontera o globo tras el cual la energía corporal se desvanece hacia y desde el Cosmos, en un deleite eterno.

La consciencia humana

El ser humano es una entidad dirigida por fenómenos, externos e internos, relacionados con alguna de las funciones intelectual o del pensamiento, emocional, motriz y la instintiva. El pensamiento humano es una función que trabaja por medio de interacciones de comparación entre dos o más impresiones. Por el contrario, la sensación y la emoción no razonan, no establecen comparaciones, se limitan a clasificar la impresión recibida como agradable, desagradable o indiferente. La diversidad de tipos humanos se debe a que unas personas perciben a través de su mente, otras a través de sus sensaciones, otras lo hacen a través de sus sentimientos, y otras en sus múltiples combinaciones y variaciones. Esta variabilidad en la percepción del mundo provoca gran variabilidad en las reacciones, como lo demuestra la gran diversidad de sociedades existentes, o la dificultad de entendimiento entre las personas, e incluso la falta de conocimiento de sí mismo. Según la teoría de Freud y Breuer hay cierto número de impulsos o instintos inconscientes (sobre todo referentes a comida y sexo) que proporcionan la motivación psíquica y mental para la acción de satisfacer tales impulsos y aliviar la tensión que generan, lo cual produce placer. La fuente de tales impulsos se localizan en las partes inconscientes del cerebro y algunos órganos (estómago y órganos sexuales). Los impulsos generan ideas que proceden a enfocar nuestra voluntad (sobrecarga de tensión) hacia la satisfacción del deseo (descarga de tensión).

Los pensamientos se realizan de forma consciente, aunque el impulso que los pone en marcha suele ser inconsciente en las personas dedicadas a actividades normales. Por ello no es difícil que se desencadenen sucesiones de pensamientos de forma desordenada en algunas ocasiones. Generalmente un pensamiento arranca desde una impresión, bien a través de los sentidos, bien a raíz de un pensamiento anterior o un recuerdo. Por ello se le ha clasificado como un mecanismo, por que siempre daba la impresión de aparecer automáticamente, como algo que se activa mecánicamente. No me gusta ni creo que sea aceptable esa clasificación pues, como veremos, es muy probable que exista la intervención espiritual en la formación del pensamiento (como para todo lo que no encontramos explicación).

La generación de pensamientos es análoga a una digestión por varios motivos. Ambas son funciones alimenticias, cada una a su modo. La digestión de alimentos fija en nuestro cuerpo (por medio del estómago e intestinos) partículas obtenidas del exterior para uso interno. Lo mismo hace el cerebro con los estímulos externos transformados en pensamientos en la memoria (es curioso el parecido que tienen las circunvoluciones cerebrales con las intestinales, en cuanto a forma, desde luego). La digestión de alimentos se produce por el aporte de ácidos y líquidos agresivos del propio organismo, que descomponen el bolo alimenticio para adaptarlo a nuestras necesidades. La mente también aporta sus "líquidos" a las impresiones recibidas, pues el cerebro usa los arquetipos grabados en su estructura neuronal, y con ellos descompone los impulsos externos y los adapta a su propia comprensión y a su necesidad de ver el mundo de un modo predeterminado por la herencia genética. También, pues, los pensamientos se pueden considerar una especie de nutrición para el organismo, puesto que si no tuviéramos pensamientos de ningún tipo, es muy probable que nuestra existencia sería muy breve. No tendríamos la inquietud de sobrevivir ni de luchar, y para evitar nuestra muerte deberíamos depender de otras personas que pensaran y actuaran por nosotros. Esto lo podremos estudiar con mucho más detenimiento en el capítulo de El Conocimiento Ancestral, en el apartado de la Ley de Octavas o del Siete, pero como anticipo comentaremos que desde muy antiguo se ha considerado que tres son los tipos de alimentos que recibe el organismo humano: la comida ordinaria, el aire que respiramos, y las impresiones (energía vibratoria). Los tres son imprescindibles para nuestra existencia, nombradas en orden creciente de importancia. Veremos que el proceso de transformación, de las substancias y energías vibratorias que penetran en el organismo, en otras más sutiles, sigue la Ley de Octavas. Incluso veremos cómo es posible que cualifiquemos nuestras impresiones para que al incorporarse como energía a nuestro organismo, ponga en actividad ciertas funciones mentales latentes y desconocidas (ver también La evolución del alma).

El cerebro es una herramienta que se ha formado a la vez que el mundo, por lo que se puede asegurar que se ha entretejido a la medida del mundo, y que por necesidad se encuentra muy ágil en el ambiente en el que siempre se ha desenvuelto. Se ha habituado a crear imágenes conforme estas eran necesarias. El acto de la generación de pensamientos se reduce, en líneas muy generales, a recibir sensaciones (sensibilidad), transformar dichas sensaciones en ideas y clasificarlas por medio de los arquetipos, la memoria y la inteligencia, y por último reaccionar mediante actos, palabras o nuevos pensamientos encadenados. Desde el segundo paso actúa la voluntad propia, mientras que el primer paso, el estímulo, suele ser inconsciente. Es una trinidad muy especial, en el cual la personalidad de cada individuo modifica la idea resultante según las propias características individuales, según diseño genético y posterior formación. Al llegar al apartado donde se analiza el ADN, veremos cómo la noción del libre albedrío se restringe a lo que yo llamo libre fatalidad. Pero podemos anticipar el motivo de tal concepto, hablando de cómo la herencia genética es determinista, causa del destino humano, ya que el diseño genético predispone, desde la gestación embrionaria, a poseer unas capacidades y aptitudes que no podrán ser variadas sensiblemente durante la existencia (la ciencia ha demostrado que sí es posible modificar la respuesta de los genes en función del ambiente, pero ello no implica que el gen sufra una mutación, sólo modifica su manera de activarse junto con otros genes, para realizar una respuesta ante necesidades ambientales, como un cambio de clima, una hambruna o una guerra, entre otras). Los que creen en la reencarnación pueden aplicar el libre albedrío al conjunto de toda la cadena de seres en que cada alma reencarna, ya que desde la primera reencarnación hasta la última es el alma la que decide libremente las posibilidades del próximo individuo del que será huésped. Pero en cada existencia, en cualquier caso, la suerte está ya echada de antemano, bien si es debido al alma, bien si lo achacamos al diseño genético.

Esta triple acción (percepción, transformación, reacción) tiene un soporte, el cerebro, también modelado por el cuasi determinismo genético. Como órgano físico que es, proporciona la base orgánica, es decir, las células nerviosas (ver Las energías) a las que llamamos neuronas. La corriente a la que llamamos fuerza nerviosa proporciona la reacción que mantiene activos los centros nerviosos en la totalidad de los órganos del sistema nervioso, desde las elevadas funciones del pensamiento humano hasta las más simples del aparato motor, pasando por la asimilación y la función hormonal. Esta conexión del cerebro con cada uno de los órganos no se ha producido por que sí, o a posteriori, sino que el surgimiento y desarrollo de cada uno de los órganos, debido a la evolución, llevaba implícito el surgimiento de su consecuente parte cerebral, análogamente a como el funcionamiento de una televisión obliga al uso de una antena, o del mismo modo que la copa de un árbol necesita de su contraparte en las raíces del mismo. Esta corriente o flujo nervioso está canalizado por todo el organismo y puede ser concentrado, siempre inconscientemente de forma instintiva, como ocurre ante una infección o ante una intensa emoción, de modo que tal concentración dirigida tiene la propiedad de que lo que concentra en una parte del organismo, lo roba de otra parte, dejando sin energía nerviosa generalmente el lugar donde más se concentra esta energía cuando las condiciones son normales, o sea, el cerebro, lo que se traduce en falta de ánimo en el caso de la aparición de una enfermedad, y hasta el desvanecimiento en el caso de una emoción muy fuerte, al fluir la fuerza nerviosa bruscamente hacia el plexo solar. Cómo esté formado el cerebro y su interacción con el resto del organismo determinará el tipo de personalidad del individuo, así como el tipo de ideas que surjan del carácter propio.

Para las espirituales enseñanzas de la sabiduría antigua, la sensación se transforma mediante tres estados, a saber:

    1. la sensación cobra vida mediante la tensión nerviosa en las neuronas de los órganos puramente físicos

    2. es dirigida por la inteligencia asimilándola como algo personal (análogamente a una digestión)

    3. por último la sensación es vuelta a tomar por la inteligencia y sufre la iluminación del espíritu, que la caracteriza en base a las limitaciones del cuerpo humano en el que habita

Estos conceptos, que nos llegan de muy atrás en el tiempo, muestran que la sensación se somete a una fuerza venida de una dimensión inexplorable, donde permanece activo en nosotros el espíritu al que llamamos autoconsciencia, y que usa el cerebro como soporte de su actividad, como un ordenador lo es para ciertas actividades nuestras, y así como un ordenador posee las limitaciones de su imperfección, por seguir la analogía, el cerebro las presenta a la autoconsciencia. Y es la autoconsciencia la que otorga a nuestra experiencia, a nuestra memoria, la capacidad de hacer un seguimiento constante de nuestras sensaciones e ideaciones. Y ello no puede ser realizado por unas células de un nivel superior que supervisen la función de otras células por debajo de ellas, y estas a su vez supervisen la función de otras a un nivel aún más inferior, y así sucesivamente. Y no es posible porque el proceso autoconsciente necesitaría muchísimas células supervisoras formando un pirámide en la que los niveles diferentes no sabrían nada los uno de los otros; es necesario que todas las células se supervisen unas a otras, ya que un sistema autoconsciente eficaz necesita reflejar las actividades neuronales sobre sí mismas, igual que un sistema físico realimentado introduce parte de la señal de salida de nuevo a la entrada, para detectar el nivel de error que tiene la salida respecto a la de entrada y mediante la comparación de ambas, corregir el error y ajustar mejor la respuesta de salida. El reflejar la actividad de las neuronas sobre sí mismas supone que cada célula neuronal sea supervisada por varias células y además sea ella misma supervisora de varias células, reduciendo así el número de células necesarias, aunque el sistema de supervisión tenga estructura de jerarquía piramidal observado globalmente.

El águila se interesa por los reptiles, por lo que su cerebro ha sido modelado para ser especialista en reptiles. El ser humano se interesa por sus congéneres, por lo que nuestro cerebro ha sido modelado para ser sensibles. Los cerebros se modelan para resolver los problemas en los que más atención ponen. Y lo mejor de todo es que las estructuras del cerebro ya están formadas al nacer, y poco podemos variarlas, para mejor, los usuarios durante toda la vida. Para la Ciencia el comportamiento de nuestro cerebro es explicable por la función de las células nerviosas y su interacción con el resto de células y moléculas del organismo humano. Por ello, para saber qué tenemos en la "azotea" hay que investigar primero en el desván, la composición y función detallada de la neurona, lo cual requiere estudiar los fundamentos, iones y moléculas que la componen. Además, hay que tener muy presente que el mundo exterior existe independientemente de que nosotros seamos conscientes de él o no, lo cual implica que es nuestro organismo, y concretamente el cerebro, el que se ha adaptado a las condiciones del exterior, y no al revés. Ello ha llevado a que el cerebro, como obra en progreso (y por tanto, inacabada, imperfecta) tenga una impresionante imagen interior procedente del entorno, pero que resulta ser interpretada erróneamente. Además, existen conceptos incontrastables con la experiencia de otros individuos, a los cuales los filósofos han denominado qualia, y que consisten, por ejemplo, en comparar lo azulado que es el azul que yo veo con el azul que ve mi vecino, o si para mí es más doloroso un golpe en la rodilla que para mi hermano, o si mi sensación de frío es más intensa que la de un amigo. No hay un valor absoluto para tales conceptos con los que poder comparar la sensación propia, lo cual se explica porque nuestro organismo carece de patrones con los que ajustar nuestras desviaciones. Somos seres basados en la corrección de nuestros errores por el método de ensayo-error-corrección. Seres retroalimentados por el sistema sensorial, como perceptor, con capacidad de aplicar una función correctora a la medida de nuestra necesidad, y pasar luego a la acción.

Algunas teorías modernas defienden que el cerebro es muy análogo a un ordenador, en el sentido de que se producen millones de procesos en muy breve intervalo, pero con la diferencia importante de que el cerebro los realiza de modo paralelo, es decir, que procesa múltiples informaciones simultáneamente y de forma inconsciente. Apuntan que este sistema es tan eficaz debido a que existe un "sistema operativo" que establece la forma funcional del proceso y el orden, así como las prioridades. Proponen que este "sistema operativo" orgánico debe estar estrechamente en correspondencia con la consciencia, y que su posición jerárquica en el cerebro es muy elevada. Ya vimos que la mente funciona aunque no exista consciencia (como ocurre durante el sueño o los desvanecimientos), por lo que la mente, en sus niveles básicos o inconscientes, debe ser tal sistema operativo del que hablamos. Un sistema operativo modelado por la necesidad: el instinto de supervivencia, la presión del ambiente sobre la vida. Las hormigas saben cómo hacer sus hormigueros, los pájaros saben tejer sus nidos, y los salmones remontan kilómetros de agua contra corriente. Y no lo aprenden de sus semejantes. Las redes neuronales más antiguas de nuestro cerebro heredan del código genético la forma en que entendíamos el entorno hace millones de años: los arquetipos. Y capa sobre capa sobre el cerebro, se ha formado el sistema operativo básico, indeleble aunque no inmutable. Por eso también es habitual ver cómo se define a la mente como un sistema biológico procesador de la información, en la cual existen tres niveles: el nivel periférico (percepción de las sensaciones), el nivel medio (almacén y preparación de la información), y el nivel nuclear (pensamientos y razonamientos). A la conciencia la sitúan en el nivel medio, donde se almacena toda la información pero, al igual que ocurre en un ordenador, de la cual sólo una ínfima fracción está siendo procesada en ese mismo nivel. Esa pequeña cantidad que se está procesando corresponde a la información que procede del nivel periférico en ese instante, y a posibles enlaces de esta información con otras informaciones que están almacenadas pero que se corresponden directamente con la percepción en curso. Hablamos de la memoria a muy corto plazo y los recuerdos despertados por las sensaciones percibidas en este instante de atención (ver la memoria en ADN). El hecho de procesar las instantáneas procedentes de la atención requiere de un tratamiento intensivo por parte del cerebro, lo cual explica que seamos capaces de mantener nuestra atención en muy pocas sensaciones y durante poco tiempo. Esta información que pertenece al resultado de nuestra atención en cada instante y que ocupa la memoria a muy corto plazo es lo que caracteriza a la consciencia. Algunas teorías defienden que para esta función de la consciencia se requieren varios elementos procesadores completos, es decir, que la información se procesa paralelamente por varios sistemas que realizan la misma función (como si la mente necesitara más de una versión de la percepción) los cuales pueden cooperar o competir, reduciendo la incertidumbre en el primer caso al ponerse de acuerdo en una interpretación, o eliminando informaciones imprecisas en el caso segundo, en el que el sistema ganador lo es por estar más completa su información. Además, cada imagen sensorial es comparada con recuerdos antiguos, para hacer de ella una experiencia nueva o, por el contrario, hacerla desaparecer por ser repetitiva. Esto supone un grado de actividad casi increíble en nuestro cerebro.

La Ciencia actual, que dedica mucho tiempo de investigación al sistema neuronal y al cerebro, trata de mecanizar los conceptos del organismo, como hemos visto en la comparación anterior con un ordenador. Por supuesto la gran mayoría de los científicos no cree en la existencia de un espíritu animador, y los que sí creen no tendrían futuro si expusieran sus teorías basándose en el mundo divino. Pero vamos a mostrar ahora que, al espíritu en el que se fundamentan las enseñanzas más antiguas sobre la consciencia, los científicos ya le han descubierto pero no lo saben todavía, y le han puesto el nombre de fluctuación cuántica (ver El cuerpo etéreo), como algo cuyo origen y funcionamiento ellos también desconocen. Vemos que la Ciencia y la sabiduría ancestral acuden al mismo artificio para poner nombre a algo que desconocen, y no saben que hablan de los mismo, cada cual con su lenguaje. Ya que la hemos citado, daremos un pequeño avance de esta fluctuación cuántica o espíritu, para que nos situemos. Experimentos que han proporcionado gran reconocimiento a sus directores, incluido un premio Nobel, han demostrado recientemente que es suficiente el desplazamiento de una masa de 10-8 gramos, en las exocitosis sinápticas, para iniciar el disparo de una neurona. Este desplazamiento de masas tan sutil se podría producir por una fluctuación cuántica. Pero ¿qué es una fluctuación cuántica, y por qué se le compara aquí con el espíritu divino? Veremos estos conceptos con detalle al estudiar las partículas, pero la definición de fluctuación cuántica procede de la teoría de los quarks y antiquarks, en un nivel de la materia tan diminuto como que son los constituyentes de las partículas, los cuales oscilan en un mar burbujeante de desintegración-integración donde aparecen y desaparecen partículas y antipartículas en millonésimas de segundo, conformando la naturaleza cuántica del universo, es decir, eso está ocurriendo a cada instante en todas las partes del Cosmos, incluido allí donde creemos que hay vacío. Una fluctuación en este nivel correspondería a una desintegración-integración más energética que lo habitual, produciendo un evento singular respecto a la normalidad. Si conforma la naturaleza del Universo entero y está ocurriendo constantemente en todo el Cosmos, que alguien me diga que esto no es la definición misma del espíritu divino. Como dijo el eminente premio Nobel de Física, Richard P. Feynman, en una de sus conferencias: "la única utilidad de la ciencia es hacer predicciones y conjeturas". Lo mismo que siempre se dijo de las Ciencias Ocultas.

La Ciencia tomó como punto de partida unas ideas básicas respecto a la conciencia, que son: la consciencia no interviene en todas las operaciones del cerebro, necesita o implica un tipo de memoria a muy corto plazo, y se corresponde íntimamente con la atención, de la cual interesa el grado y la capacidad de prestar atención a más de un suceso simultáneamente. Ahora vamos a enfocar nuestra consciencia para estudiar nuestra consciencia. Dicho así es como si dijéramos "voy a enfocar mi microscopio para ver la lente de mi microscopio". Pero todos sabemos que esto último no es posible, sin embargo lo primero no es tan imposible, pues la mayoría de nosotros podemos fijar nuestra consciencia en el hecho de que estamos siendo conscientes. En la mayoría de los casos esa acción produce molestias, pues cuando la consciencia se mete en lo inconsciente lo altera: probar a ser consciente de la respiración genera cambios de ritmo en la misma, probar a ser conscientes del acto de dormir produce insomnio. Ese es uno de los atributos más importantes de la atención: el recuerdo de sí mismo. Este atributo nos va a permitir que estudiemos sobre nosotros mismos lo que no se encuentra en ningún libro, y para lo cual no hay que gastarse dinero, y ya era un consejo que se daba como prioritario en la antigua Grecia: "conócete a ti mismo". Es dentro de uno mismo donde puede conocerse la consciencia y la conciencia... y el Cosmos entero. Son pocos y breves los momentos de consciencia, ya que predominan los intervalos de actividad completamente inconsciente y mecánica. Todos sabemos que es posible pensar, sentir, actuar, hablar y todo ello sin que sea necesario ser consciente de ello. El carácter vertiginosamente cambiante de la conciencia dificulta la capacidad de recordarse a sí mismo. Esto es así porque se dirige la atención hacia el objeto de nuestra actividad y ello produce impresiones y pensamientos, los cuales nos mantienen atentos. Mediante un sobreesfuerzo podemos dirigir la atención sobre nosotros mismos sin debilitar la atención prestada a nuestra actividad externa. Al principio resulta muy difícil, pero con el ejercicio continuado se consigue una visión que acrecienta nuestra memoria, nuestros recuerdos y nuestra capacidad de revivirlos. En realidad, los únicos recuerdos que nos quedan son aquellos en los que la impresión fue muy grande o en los que éramos conscientes de nosotros mismos tal como acabamos de describir, con el recuerdo de sí mismo. Por eso guardamos tan pocos recuerdos vívidos. Durante el acto de recordarse a sí mismo, proyectamos la atención sobre los procesos interiores de los que no somos conscientes en estado normal, lo cual obliga a tales procesos interiores a cambiar. Empezamos a vernos como nos ven los demás, no sólo físicamente, sino también nuestras emociones, tonos de voz, gestos, etc. Un modo eficaz de aprender a recordarse a sí mismo es por medio de la técnica del Stop. Consiste en una especie de juego que se usa para reconocer las tensiones innecesarias durante nuestras actividades cotidianas. Para ello hay que simplemente pronunciar mentalmente la palabra Stop en cualquier momento en que nos venga a la cabeza. Instantáneamente debemos detenernos como paralizados, con todos los músculos en el mismo estado en que se encontraban en el instante anterior, sin permitir movimientos que relajen o modifiquen tal estado. Se deja de pensar y se fija la atención en nuestro estado de tensión: cuanto y dónde se acumula la tensión en esa postura. Reanudar los movimientos y la actividad normal cuando se halla descubierto algo sobre algunos de los puntos tensos. Si la orden de Stop la otra persona resulta muchísimo más eficaz la técnica, puesto que nos detendrá en posturas más imprevistas. Descubriremos que la tensión muscular y mental nos aprisionan segundo a segundo durante toda nuestra vida. Eso es morir poco a poco en un suicidio oculto, a la sombra de nuestra consciencia.

La observación de la actividad de la imaginación (ver Kundalini en Sueño y Muerte) y del ensueño ayuda mucho al estudio de uno mismo, así como la lucha contra los malos hábitos. Por ejemplo, emocionalmente es muy útil luchar contra nuestra tendencia a mostrar inmediatamente nuestras emociones desagradables, como cuando exclamamos una palabra malsonante ante un hecho que nos desagrada, o poner cara de repugnancia o de contrariedad. La imaginación interviene en la consciencia para producir deformaciones, distorsiones del pensamiento, del sentimiento o de las sensaciones; el ensueño es lo opuesto a lo que llamamos actividad mental útil o dirigida a la consecución de un objetivo. El ensueño no trabaja para conseguir ningún resultado, sino que se deja llevar como el aire por el viento, pese a que se realiza usando la función intelectual. Es precisamente la pereza del intelecto una de las causas de la inclinación a soñar y a perder la concentración. El sueño es un estado de la consciencia completamente subjetivo, pese a que se pueden seguir teniendo sensaciones mientras se sueña, pero con toda seguridad se convertirán en algo irreal. Al despertar de un sueño podríamos pensar que hemos pasado a una mejor situación de la consciencia, pero para casi todo el mundo ocurre que no puede detener el flujo de los pensamientos, nos asaltan la imaginación y las emociones, y el entorno acapara nuestra atención. La vigilia es como vivir en un sueño, igual o más subjetivamente, bajo el filtro de nuestro estado emocional y nuestra imaginación; la vida circundante nos induce en un estado de sueño especial al que llamamos vigilia. Por eso "la vida es sueño" en cualquier circunstancia. Sólo con el ejercicio del recuerdo de sí mismo se puede empezar a despertar realmente y usar nuestras facultades actualmente desperdiciadas. Ponerse en el lugar de los demás también ayuda a desarrollar la consciencia, puesto que no intervienen directamente los sentidos, sino el entendimiento y sensación de lo que el otro individuo está viviendo en su consciencia. Esto ayuda a liberarse de la identificación consigo mismo, como un individuo consciente que necesita hacerse notar en el mundo, a costa de restar importancia a la consciencia de los demás, y sobrevalorando lo nuestro frente a lo de los demás, puesto que lo que no soy yo es negación de mí, como muy bien expresó Ludwig Feuerbach en su libro "Pensamientos sobre muerte e inmortalidad". Conceptos de esta índole son los que nos hacen sentirnos distintos de una máquina, aunque nos comportemos como tales.

Un ordenador es capaz de realizar largas operaciones idénticas durante mucho tiempo sin mostrar ningún síntoma anormal por ello. Un humano no es capaz de ello, puesto que no tardaría en mostrar una sensación de tedio por la labor repetitiva. Esto ocurre porque somos capaces de activar de un modo automático la función del recuerdo de sí mismo, pero sólo el instante necesario para sacarnos de una repetición rutinaria. Y lo ha estado haciendo desde que el humano empezó a tener consciencia de sí, liberando la consciencia de todas las operaciones repetitivas de nuestra naturaleza humana, dejando la rutina para niveles de consciencia cercanos a la inconsciencia. La necesidad de superar las condiciones de supervivencia ha requerido del humano toda su atención centrada en lo que ocurre a su alrededor y en la experiencia del aprendizaje. Ser conscientes de cómo se activan y desactivan nuestras neuronas, además del descomunal esfuerzo que supondría (caso de que fuera posible), sería una labor muy tediosa dado que cualquier sistema neuronal está compuesto de miles de elementos con pautas repetitivas de trabajo. A diferencia del ordenador universal de Turing y de Gödel, incapaz de salir de un bucle sin solución por falta de criterio aleatorio, el ser humano sí que es capaz de percibir que ha entrado en un bucle repetitivo y salir de él por voluntad propia. La consciencia humana es capaz de reflexionar sobre sí misma (lo cual es un bucle cerrado y anidado) y criticar su propia actividad sin necesidad de añadirle una programación adicional. También es verdad que aunque seamos capaces de hacerlo, no todos los humanos nos sometemos al molesto castigo de ser juez propio en cada acción de nuestra vida (aunque nos guste tanto juzgar a los demás), lo cual explica el estado en que nos encontramos en la actualidad, marcados por las rutinas diarias. Somos más mecánicos cuanto menos recuerdo de sí mismos ponemos en actividad. La autopercepción nos permite supervisar nuestras pautas de comportamiento, de modo que almacenamos las que nos resultan interesantes y nos deshacemos de las irrelevantes.

Como vimos anteriormente, la atención es una función que alimenta a la consciencia y la mantiene activa, pero necesita de un soporte de almacenamiento. Por eso también dijimos que parece que la consciencia se fundamenta en el uso de una memoria a corto plazo, o sea, instantánea y un poco más (tal vez menos de un minuto de capacidad de almacenamiento). La memoria es como una representación interna que se hace perdurable. Se usa para generar y alterar los pensamientos, y la Ciencia demuestra que la memoria está formada por estructuras neuronales codificadas, con el fin de guiar el comportamiento. Para entrar en materia, diremos que se ha clasificado a la memoria de muchos modos, pero el más usado es el que la diferencia en episódica, categorial y procedimental. La memoria episódica es el recuerdo de un suceso. La memoria categorial es la que nos ayuda a entender los símbolos, como leer y escribir, los gestos, y a diferenciar todo en el entorno. La memoria procedimental es la que usamos para recordar cómo hacer cosas que hemos aprendido como resultado de la experiencia. Pero también se clasifica el tipo de memoria según la duración de los recuerdos, dándose el tipo de memoria a corto plazo, la memoria de trabajo, y la memoria a largo plazo. La de corto plazo es muy limitada en capacidad de almacenamiento, de mucha precisión o resolución, y muy rápida. La de largo plazo es lenta y de muy poca resolución, por lo que al cabo de mucho tiempo puede resultar engañosa e incluso falsa por haber sido modificada por nuevas experiencias, ideas propias surgidas después, y por los sueños. La memoria de trabajo es algo más duradera que la de corto plazo, pero es muy limitada. Es la que se utiliza para recordar un número de teléfono o una dirección puntualmente.

Si no fuéramos capaces de memorizar los sucesos nuevos, no seríamos conscientes y no tendría ninguna utilidad la memoria a largo plazo, puesto que no almacenaríamos las experiencias para recordarlas más tarde. La memoria de trabajo parecería idónea para ser la que nos garantiza la consciencia, pero se ha comprobado en personas con problemas en la memoria, que apenas tienen capacidad de recordar dos números, pero que siguen siendo normalmente conscientes. La memoria a corto plazo requiere de un breve instante comprendido entre milisegundos y varios segundos. Por ejemplo, el tiempo de desvanecimiento del rastro visual dejado por una luz puede oscilar entre décimas de segundo y un segundo según el campo visual esté iluminado u oscurecido, respectivamente. Por otro lado, se ha demostrado que determinados procesos cerebrales no iluminan nuestra consciencia si no se mantienen en actividad un mínimo de tiempo. Se da el caso del experimento en el cual a un sujeto se le muestra un destello de luz roja durante 20 milisegundos, seguido inmediatamente por un destello de luz verde de 20 milisegundos. El sujeto asegura haber visto un único destello de luz amarilla (resultado de la superposición de ambas radiaciones luminosas). Cuando en el experimento el destello verde no se emite, el sujeto dice haber viso un destello rojo, lo cual demuestra que no acude a la consciencia la información hasta que no ha superado un proceso de transformación. Esta es la teoría de los científicos cognitivos (más adelante veremos más sobre esta teoría). Es necesario, pues, un tiempo mínimo para el procesamiento de los estímulos visuales para que sean una forma de señales asimilables por el cerebro. También se comprobó experimentalmente que otros aspectos de la percepción, como son la complejidad o la intensidad de la cadena de impulsos, también modifican el tiempo de procesamiento y el umbral de la consciencia o inconsciencia. Además, se pueden producir estímulos por debajo del umbral de la consciencia (en rapidez o intensidad) pero capaces de alterar el comportamiento del individuo, como por ejemplo los actos reflejos o los pensamientos incontrolados.

Algunos sectores de la Ciencia apoyan la teoría de que la conciencia se ha producido naturalmente como evolución de las partes para formar un todo y, en un momento de suficiente complejidad, se produce un salto cualitativo que genera una función que supera a la suma de las funciones participantes. Las partes más pequeñas actúan de forma mecánica y no poseen un núcleo de conciencia con actividad consciente, pero la interacción de muchos de estos sistemas no conscientes hacen surgir la conciencia en la mente, núcleo de concentración de los impulsos y los procesos. El salto entre la conciencia mecánica de las partes más pequeñas y la conciencia humana puede estar compuesto de varios estados intermedios, en los que se dan diferentes grados de una conciencia de supervivencia, y más tarde una conciencia de experimentación y aprendizaje. Observando el consumo de glucosa y la liberación de la energía, por medio del escáner TEP (Tomografía por emisión de positrones), en el interior del cerebro, se deduce que la conciencia es muy efímera y repartida por muchas estructuras por el cerebro y sin un centro director, lo cual apoya la teoría recién citada. No hay un espacio donde se albergue nuestra conciencia; sólo la ilusión de que es la mente su núcleo. Cuando vimos que el cerebro procesaba información en paralelo también introdujimos la teoría de los pensamientos que se reforzaban unos a otros y los que competían por atraer hacia sí la atención del cerebro. Esto transforma a la conciencia en una función discontinua, en la que hay una sucesión de pensamientos, y requiere de unas células neuronales cuyo disparo sea resultado de la disposición de las redes neuronales intervinientes: muchas neuronas compiten entre sí pero sólo uno de los circuitos o redes neuronales es el ganador, por ser más energético su disparo o más eficaz y rápido el establecimiento del camino transmisor del estímulo. También es posible que una vez que el camino transmisor se ha establecido en un modo casi estable, las neuronas que en él participan envíen impulsos inhibidores a las neuronas de otros posibles caminos transmisores en formación, eliminándolos de la competición, ahorrando energía no útil. En cuanto a la energía que usa el cerebro, apenas varía al cambiar de un tipo de actividad cerebral a otra, debido a que, como veremos, la atención no nos deja activar varios procesos conscientes complejos a la vez, y sólo al dormir se consigue reducir en un escaso 20% tal consumo. Si todas las zonas del cerebro se activaran plenamente y simultáneamente, el consumo de energía requerido aumentaría de un modo excesivo, como ocurre en un ataque de epilepsia, durante el cual aumenta el consumo de oxígeno en un cuatrocientos por cien, pero cuyo resultado no es una prodigiosa funcionalidad cerebral, sino un caos mental absoluto.

Puesto que no se ha podido encontrar un centro de la conciencia, cabe la posibilidad de que existan células especializadas en esta función. Por supuesto esas células deben ser neuronas. Entonces la pregunta es ¿existen neuronas especializadas en la conciencia? Desde luego esto explicaría el que los caracteres de las personas se clasificaran como biliosos, racionales o cerebrales, sexuales, impulsivos o de corazonadas, y otros, relativos al predominio de un órgano en la forma de comportarse. También apoya la teoría, muy antigua, de que en el cerebro hay una representación de cada uno de los órganos del cuerpo.

Como ejemplo de neuronas dispersas de consciencia, la función de ver un objeto supone la participación de muchas neuronas en muchas áreas visuales diferentes. Además, intervienen más sentidos, puesto que el objeto puede tocarse generalmente, desprender olor e incluso emitir sonidos. El cómo esas neuronas receptoras se activan temporalmente como una unidad, que nos permite identificar el objeto, se denomina "problema de enlace". Podemos decir que la conciencia es una función que recoge todos los resultados procesados de cada rama estimulada, y los enlaza coherentemente. Esta función es la que nos impide ser conscientes cuando somos recién nacidos, puesto que es una función que hay que adiestrar según las capacidades de nuestro cerebro. La conciencia es la función impulsora de la consciencia, y la consciencia aporta a la conciencia la experiencia de cada instante. En la conciencia se han formado varios tipos de enlaces patrón a partir de la herencia genética (como el patrón visual que nos hace unir puntos cercanos para formar líneas) y la experiencia propia (como los patrones de los sonidos del lenguaje, o también los signos del alfabeto propio). Los enlaces patrón implican que para su existencia se produzcan fuertes uniones entre las neuronas participantes, de modo que la interconexión neuronal más probable sea la que da lugar al patrón de enlace ante un estímulo adecuado. Es una característica muy peculiar la de los enlaces patrón, puesto que pese a estar predispuestos a unas percepciones básicas, no están sus neuronas componentes dedicadas en exclusiva a ese patrón, sino que pueden participar en otras funciones. Si no fuera así, desde nuestro nacimiento tendríamos unos patrones de enlace asentados y nuestro cerebro sería incapaz de tomar nuevas experiencias, o sería muy limitada la capacidad de tenerlas, debido a que el número de neuronas disponibles tiene un límite, y si muchas de ellas no se pueden reutilizar en nuevas experiencias, no se dispondría de suficiente soporte para aprender. No obstante, como veremos en la función de los "topes" (en El conocimiento ancestral) descritos en el apartado dedicado al Yo en el capítulo de El conocimiento ancestral, la fuerza con que nos impresiona el entorno y nuestra debilidad ante él, nos obliga a crear gran cantidad de pautas o patrones de enlace que, a base de utilizarlos muy a menudo, han cogido tal fuerza de interconexión, que no permiten ser variados ni utilizadas sus neuronas para casi nada más, lo cual nos determina grandemente en nuestro comportamiento y nuestra capacidad de nuevas experiencias. Que se lo pregunten, si hay dudas al respecto, a las personas tozudas, muy incultas o autoritarias. La capacidad de enfrentarse valerosamente al entorno reduce la necesidad de crearse "topes" inamovibles, permitiendo mayor capacidad de experiencia, es decir, mayor conciencia, que al final es el objetivo del Cosmos. Por ello, desde muy antiguo se ha venerado la figura del héroe, y se nos ha legado la sensación de que todos tenemos un héroe oculto en nosotros. La creación de figuras mitológicas estaba basada en la necesidad de crear en la humanidad tal sensación, pero la frialdad material nos está haciendo perder la capacidad de captar mensajes que proceden de la cuna de nuestros ancestros. Nos interesa tanto nuestro día a día, que perdemos el fundamento de nuestra existencia, salvando los inconvenientes de la vida cotidiana a base de "topes", patrones de enlace inamovibles, y roles.

La consciencia, como funciona sobre todo a base de nuevas sensaciones (somos más conscientes cuanto más novedosa e interesante es la experiencia), no se beneficia de los patrones de enlace o "topes" ya existentes. Necesita nuevos enlaces que puedan surgir rápidamente, de modo transitorio y con mucha capacidad de precisión (mayor uso de sistemas neuronales). Cuando se repite con frecuencia el mismo estímulo se convierte en un patrón de enlace menos transitorio, que puede hacerse permanente en la memoria. También ocurre esto si ponemos toda nuestra voluntad en hacerlo fijo, lo cual necesita de la concentración, como en nuestra época de universidad o instituto. Sólo el cinco por ciento (como media) de lo fijado en aquella época permanece sólidamente como patrón de enlace en nuestra memoria. La falta de uso y el gradual desinterés por el asunto han deshecho el enlace que tanta energía nos exigió en aquellos exámenes, por otro lado mal planteados como prueba de capacidad, puesto que no evaluaban la capacidad de desarrollar, sino la capacidad de memorizar, y esta última no va asociada a mayor inteligencia, con toda seguridad.

Con la vista podemos atender un campo visual amplio, además de que el movimiento de los ojos y la cabeza permite todavía más amplitud que la que da un golpe de vista. Esto produce la entrada secuencial de varias partes del campo visual. Sin embargo, el cerebro es capaz de captar mucha información en un golpe de vista, por lo que la atención que se requiere para la consciencia debe ser muy rápida, para trabajar entre movimiento y movimiento de ojos, de modo que aparenta realizar la percepción de todos los objetos del campo visual de modo simultáneo. Para determinar como funciona este proceso se trabaja en la teoría de que se pueden producir en el cerebro "mapas" del campo visual, formados de patrones de enlace transitorios de conjuntos de neuronas, sobre todo neuronas del tipo piramidal, y en capas del córtex muy concretas. Veremos esto con detalle en el apartado del organismo humano.

Cuando se intenta fijar la atención hacia una zona periférica del campo visual (sin mover los ojos, manteniendo fijo dicho campo), cuanto más lejos está el punto escrutado del centro de la imagen, más difícil es mantener la atención puesta en él sin que una fuerza involuntaria haga volver la atención al centro del campo de visión (todo ello sin mover los ojos). Existe una función que se encarga de arrastrar automáticamente la atención hacia el centro del campo visual, incluso en contra de nuestra voluntad. La posición de los ojos al frente (fijada por la voluntad nuestra) marca una prioridad frente a la intención (también por voluntad nuestra) de desviar la atención a otro punto distinto del foco. Este tipo de función en la que se enfrentan las voluntades se puede explicar si hacemos uso de la suposición de que ciertamente existen los "mapas" neuronales. Cada mapa sería una capa de neuronas que forman una estructura variable en base a la imagen obtenida por la retina, desde el campo visual. Del mismo modo se puede pensar que existe otro mapa neuronal del campo auditivo, del campo táctil, del campo de posición espacial de nuestro cuerpo y tal vez del olfato; todos estos campos estarían asociados de algún modo a la función de la atención. Más adelante veremos cómo pueden estar formados estos mapas neuronales, pero podemos anticipar sus efectos. Cada mapa es fiel reflejo de cada percepción instantánea, enviando dicha información a otras capas capaces de procesarla. Cuando la atención se encuentra difuminada (sin un foco concreto, relajada) todas las neuronas del mapa están vibrando u oscilando a la misma frecuencia. Cuando la atención se concentra en un punto, es decir, se enfoca en un objetivo, la zona correspondiente al foco en el mapa neuronal se convierte en un centro donde todas las neuronas subordinadas a la capa mapa refuerzan sus sinapsis y sus impulsos se orientan por dicho centro. Y ¿dónde se puede dar la mayor densidad de interconexión, y por tanto, mayor calidad y cantidad de información? En el centro del mapa neuronal correspondiente, ya que la periferia del mismo aumenta la distancia entre neuronas, reduciendo la probabilidad de enlace entre ellas y, por ese motivo, la cantidad de neuronas oscilando sincrónicamente. Esto marca una prioridad, direccionando la atención hacia la zona de más probabilidad y menor consumo de energía, que es el centro del mapa. De este modo no es que exista un elemento en el cerebro responsable de elegir cual es el centro de atención, sino que es la alianza de las neuronas la que se abre paso hacia el centro del pensamiento. Todo ello sin olvidar que aunque no seamos conscientes de todas las señales, aquellas más débiles y que excitan en menor cuantía las neuronas, también existen y también producen efectos de modo inconsciente en nosotros.

Del mismo modo ocurre con los pensamientos. Probablemente existe un mapa de los pensamientos que conforman nuestra realidad personal cotidiana. Dentro del mapa existen pensamientos con baja actividad y otros con alta actividad. Estos últimos consiguen concentrar mayor número de sinapsis neuronales y se abren paso a través de las interconexiones hacia el lugar donde deben ser procesados. Si genéticamente contáramos con suficientes interconexiones como para que reducir el predominio del centro de la atención, seríamos capaces de atender por igual a todo el mapa neuronal. Cuando se produce una situación de peligro muy extrema, la consciencia se convierte en un hilo muy fino que nos permite actuar de modo muy rápido pero sin apenas percepción (casi inconscientemente se concentra toda la atención en el instante de supervivencia). Muchas personas que han sufrido un fuerte accidente de automóvil dicen recordar las circunstancias de unos segundos antes del accidente, pero no las siguientes a esa ruptura de la consciencia, pese a que han estado despiertos. Es como si las interconexiones entre neuronas se fueran estrechando a un área muy reducida en la que se concentra la llamada al instinto de supervivencia, en el cual recae la responsabilidad de salir airoso del peligro; parece tratarse de una repentina e instantánea sumisión de todas las neuronas a la decisión de unas pocas que, por algún motivo, merecen más confianza de parte de sus compañeras. También pudiera ser que algunos de los caminos transmisores se hacen más efectivos en ese instante de estrés. ¿Qué tipo de neuronas son estas y por qué esa confianza ciega? ¿Acaso tienen acceso a un poder desconocido por nosotros? ¿Existen por todo el cuerpo o sólo en un área determinada? Las personas con un cerebro poco despierto, o que no reaccionan lo suficientemente rápido ante un peligro (con lo que las circunstancias se apoderan de sus destinos en ese momento y ellos no saben después ni lo que ha ocurrido), sus neuronas tienden a inhibirse en ese momento de peligro, cediendo paso a la búsqueda de esas compañeras a quienes confiar su suerte, y al no encontrarlas se produce un bloqueo, una parálisis instantánea provocada por la falta de decisión, al perderse los impulsos neuronales en la búsqueda de auxilio, llegando a provocar la inconsciencia.

¿Dónde va a parar la transmisión de toda esa información para ser procesada, y cómo se procesa? Sabemos que la información fluye desde los órganos sensoriales hacia el córtex (capa más externa y reciente en la evolución del cerebro, según los científicos) y este parece ser el último lugar a donde la transmisión llega, pero ¿cómo una capa de entre 2 y 5 milímetros de grosor, formada por neuronas puede ser capaz de generar nuestra consciencia? La neurona es una célula que se relaciona con el exterior mediante impulsos electroquímicos: ¿cómo unos iones nos hacen sentirnos humanos? Es indudable que hay algo que no estamos teniendo en cuenta, y ese algo se esconde de nosotros aunque nos habla, con voz muda, como queriendo pasar inadvertido, haciéndonos creer que forma parte de nuestro organismo, cuando en realidad sólo está de paso.

La consciencia también requiere, además de la memoria a corto plazo o activa en el instante, la memoria potencial, es decir, aquella establecida mediante conexiones sinápticas en una forma tal que predispone al modo en que se utilicen para servir de memoria de trabajo. Es un efecto similar al del patrón de enlace, pero mucho más sutil y que es fruto de la práctica y el aprendizaje. Es una memoria que somos capaces de sacar a la consciencia voluntariamente mediante "pistas" o circunstancias con las que guarde alguna relación. Ejemplo de esta memoria es el recuerdo de una fecha importante, del significado de una palabra poco usual, o de la respuesta a la pregunta de un concurso. Para ello se cree que las neuronas son disparadas con rapidez ante una "señal de aviso" adecuada como para impulsar la memoria potencial o latente a la actividad consciente. Al incrementar la fuerza sináptica, aumenta la capacidad de mantenerse en actividad y de afectar a otras neuronas interconectadas. Con ello se refuerza la consciencia mientras se mantenga la intensidad suficiente del estímulo. Algunas neuronas del córtex visual se disparan, debido a un estímulo, con un cierto ritmo u oscilación alternante de actividad-reposo, de modo que producen oscilaciones de unos 40 ciclos por segundo. Ello no es debido al azar, sino a que se disparan varias neuronas sincrónicamente por ser compañeras de área. Estos ritmos se han detectado entre las señales mostradas por el electroencefalograma. Es lo que se llama disparo sincrónico o correlacionado. Esta respuesta podría ser una solución para entender el por qué del enlace, ya que todas aquellas neuronas que se disparan a la misma frecuencia ante un suceso de percepción, enlazarían unas con otras debido a un disparo sincronizado. En base a las experiencias con el TEP, las zonas corticales que poseen neuronas piramidales grandes, conectadas además con zonas exteriores del sistema cortical, son las que más probabilidad tienen de expresar consciencia, si son capaces de que su actividad sea sostenida por algún tipo de memoria a corto plazo. También es posible que sean necesarios, para la aparición de la consciencia, lo que llaman circuitos reverberadores. Son aquellos en los que una neurona es activada y esta, a su vez, activa a otras varias que forman una serie de la cual surge un circuito de transmisión que termina en la neurona que inició la cadena de impulsos, formando un anillo cerrado que no se detendría en su autoexcitación hasta que alguna de las neuronas de la serie quedara desactivada por la acción de una señal de otro circuito que la inhibiera, cortando así la serie y haciendo que la reverberación iniciada se detuviera. Esto podría explicar que la conciencia hable consigo misma. Ello implicaría que un pensamiento activa varios circuitos de memoria potencial y memoria a corto plazo y unos se realimentan con los otros, mediante circuitos reverberatorios, creando una conversación de pensamientos en la que las experiencias almacenadas salen al mapa de memoria a corto plazo y son reprocesadas de nuevo para volver a ser almacenadas en la memoria potencial. Alguna función del cerebro interviene en el reprocesado y lo convierte en algo parecido a una conversación interior, debido a que ha hecho uso del mapa de la memoria a corto plazo, lo cual saca a la luz un pensamiento y lo hace tan vívido que, tal vez la mente, lo vocaliza, puesto que el modo más sencillo de realizar un pensamiento es vocalizarlo, aunque sea mentalmente. Esto es probable que sea así, puesto que el contenido de la conciencia visual también es el resultado del intento del cerebro de transformar la información que llega a los ojos, y expresarla de una manera organizada y adaptada a lo que necesitamos en ese momento. El cerebro nos mima y nos entrega un resultado de sus procesos hecho a medida de nuestras necesidades. No tendría sentido para el organismo que el cerebro nos diera mucha información pura y dura, pero inútil en su mayoría de contenidos. Cada situación necesita extraer de la conciencia aquello que apremia o es foco de nuestra atención, el resto es desechable o de escasa aportación.

Lo más probable es que la conciencia se produzca en lugares diversos, de los que buenos candidatos son el sistema hipocámpico (almacenaje o codificación temporal de la memoria episódica) y el sistema motor (especialmente a sus niveles más elevados y de planificación).

Los circuitos reverberadores requieren de un mínimo de dimensiones para ser efectivos. Por ello sólo algunas áreas corticales podrán expresar consciencia: aquellas con el grosor, densidad y tamaño adecuados, y que además estén en contacto bidireccional con el tálamo. Estas características, junto a la forma y distribución neuronal son, con mucha probabilidad, determinadas genéticamente durante el desarrollo embrionario. Tan sólo interviene la actividad de la experiencia en fortalecer o desviar la forma de las conexiones interneuronales. El tálamo debe estar conectado a los procesos de la consciencia, debido a su íntima intervención en los mecanismos de la atención. Se ha demostrado en experiencias con operaciones visuales, que se forma un enlace que toma la forma de un disparo sincronizado con ritmos de unos 40 ciclos por segundo. Se detectan en las conexiones talámicas con el córtex, de modo que unas regiones del tálamo coordinan las actividades de sus áreas corticales asociadas utilizando la sincronía en sus disparos. Estas áreas corticales podría ser unidades de procesamiento de información y estar asociadas a la consciencia. Los circuitos reverberadores neuronales son también, con toda probabilidad, los causantes de la autoconsciencia, o al menos participan en la aparición de dicha función, ya que poseen las características de estar formados por neuronas que se enlazan unas con otras, se supervisan y se nutren de impulsos entre ellas, ofreciendo resultados a células mayores, las piramidales, con las que también enlazan y transmiten a otras zonas, dando un alcance mayor y globalizador a la función del enlace.

Los sabios de la antigüedad nos han legado el símbolo de la serpiente que se muerde la cola como símbolo de los ciclos de la eternidad, también simbolizando las propiedades de lo físico que esclaviza al humano, y no podemos dejar de ver en este símbolo la imagen de un circuito reverberatorio, la serpiente que nos ha mostrado a nosotros mismos cuando el cerebro ha estado lo suficientemente preparado para cerrar el círculo del conocimiento, la serpiente del Jardín del Edén. Y el conocimiento aparece por la formación del sistema cognitivo, el cual se nos da hecho a medida. Los chamanes del México antiguo saben que pueden desmontar la estructura del mundo que conocen, formada en el interior de sus cerebros, y sustituirla por otra estructura que implica una nueva comprensión del mundo, en la que no existe la limitación de los sentidos, ni la limitación de los registros sensoriales. Para su nueva comprensión usan de los filamentos de energía que proceden de un infinito número de campos de energía, de modo que tales filamentos son los nuevos datos sensoriales que forman el sistema cognitivo. Este estado produce en ellos como una muerte-renacimiento mental, por lo que se consideran nacidos por segunda vez. Los puntos de referencia cambian y deben buscar puntos de referencia absolutos en lo que ellos llaman "el infinito". En esas líneas o filamentos de energía del Universo los chamanes buscan la percepción de dimensiones desconocidas, y ven a los humanos como bolas de energía, como una aglomeración de campos energéticos unidos por una fuerza unificadora misteriosa procedente de todas las partes del Universo: "el infinito". Y tal aglomeración tiene conciencia y resulta ser la verdadera naturaleza de cada humano, activo exclusivamente en dimensiones donde predomina lo impersonal, donde no hay necesidad de afirmarse a sí mismo, donde se lucha por ser conscientes de alcanzar "el infinito", al que también llaman "espíritu", "águila" y "oscuro mar de la conciencia". Los chamanes fueron capaces de ver que cada criatura del Universo está vinculada al "espíritu" a través del "punto de encaje" situado detrás de los omóplatos, a través del cual circulan billones de campos energéticos del universo y que aportan información sensorial del mundo que conocemos, por lo que los sentidos no son más que grados de conciencia procedentes de este "oscuro mar de la conciencia", al cual vuelven tras la muerte física. Los chamanes son capaces de conseguir que en el momento de la muerte el "oscuro mar de la conciencia" no toque su fuerza vital. Para ello hacen recapitulaciones exhaustivas, y ordenadas en el tiempo, de toda su vida, desde lo más reciente a lo más temprano de ella. Con la recapitulación dicen sacar a la superficie lo que no es útil de nuestras experiencias, lo cual libera espacio para nuevas experiencias. Para ellos, el ensueño es el acto de cambiar el punto de encaje en el "oscuro mar de la conciencia". De esta manera se captan nuevas percepciones, cosa que suele ocurrir al dormir. Hay muchos puntos donde mover el punto de encaje, y en cada nueva posición es perceptible una nueva dimensión, puesto que participan nuevos campos de energía en convergencia con tal nuevo punto de encaje. Para los chamanes, el mundo cotidiano no es más que una dimensión de un mundo total que contiene muchas más dimensiones (como veremos, la teoría del Multiverso dice lo mismo en manos de la comunidad científica).

El organismo humano

Somos un conjunto de átomos ordenados de forma tan precisa y compleja que formamos una entidad autoanimada, en cuyo interior se diseminan órganos y sistemas moleculares que centralizan la vida, como un agujero negro centraliza la energía, de modo que interactuamos bidireccionalmente con el entorno, permitiéndonos realizar acciones con objetivos definidos por nuestra voluntad. De este modo radiamos, a cada átomo de nuestro cuerpo y de las moléculas más cercanas externas a él, cierta impresión cualificada con características proporcionadas por la vida que nos recorre. Tales radiaciones influencian en la vida psíquica de los seres que nos rodean y ellos hacen lo propio en nuestra psique. Esa misma influencia nos impulsa a ser como somos y a seleccionar los caminos que seguiremos en los próximos instantes. Por tanto, somos materia estelar cuyo destino es controlado por la actividad psíquica, propia y ajena. Si descubrimos que la vida y actividad psíquica proceden de reacciones electroquímicas en nuestro cuerpo, seremos seres fruto de una casualidad, del azar. Si descubrimos que la vida y la actividad psíquica vienen a ser infundidas por alguna entidad que domina dimensiones a la que pertenecemos pero que no percibimos, entonces somos seres con destinos predeterminados. En ambos casos carecemos de la capacidad de manejar las riendas a nuestro antojo, es decir, no existe el libre albedrío, o al menos no de un modo trascendente.

Las propiedades de los tejidos son tales que permiten la existencia de fenómenos asociados con la vida, pero nunca el efecto puede explicar a la causa. La hace perceptible pero no la define. Cada parte, órgano o sistema de nuestro cuerpo tiene unas cualidades que lo hacen especial para realizar una función, pero tales características no definen la función en sí ni el origen de la misma. No se puede decir que el cerebro es capaz de pensar y sentir porque posee neuronas transmisoras de impulsos. Ya hemos visto que la causa original no se ha podido descubrir todavía, porque aunque la sabiduría antigua hable de radiaciones, espíritus o dioses que infunden su soplo de vida en nosotros, mientras que la Ciencia habla de fluctuaciones cuánticas (ver primer estado etéreo en El cuerpo etéreo), pero todo lo referente al origen queda en especulaciones. Ahora la Ciencia habla del cerebro, mientras los antiguos sabios hacían poesía hace milenios hablando del "Templo de los Dioses en el Polo Norte" de la Tierra, siendo que ambos conceptos representan el lado positivo de la columna vertebral, cada uno empleando la metáfora más acorde a los tiempos que corren. Mientras los científicos hablan de corrientes de impulsos electroquímicos, circulando por la columna vertebral, que aportan estimulación a los órganos del cuerpo, hace miles de años se hablaba del mismo tema nombrando el maná que descendía para alimentar a los Hijos de Dios en el desierto. La escala de Jacob de treinta y tres peldaños entre el cielo y la Tierra, ahora se le llama espina dorsal, con el mismo número de segmentos, conectando el cerebro con el bajo vientre y las extremidades. Atlas, la vértebra superior de la columna vertebral del humano sobre la que descansa el cráneo, también es el nombre del coloso sobre el que descansa el Universo. Doce son las sinuosidades que se reúnen alrededor de el tercer ventrículo, en el cerebro, de las que parten los mensajes a través de los canales nerviosos, como doce fueron los discípulos de Jesús que llevaron su mensaje por el mundo. La médula espinal está en el interior de la espina dorsal, y es una prolongación del cerebro a la que los antiguos sabios simbolizaban con una serpiente, como Quetzacoalt o serpiente emplumada, como la serpiente de bronce levantada por Moisés en el desierto. Nueve anillos en la cola de la serpiente representan las vértebras sacras y coxígeas. En la base de la espina dorsal está el trono de la radiación de la Forma, llamado Jehová y Shiva. Su hija es la muerte y la destrucción, pero él es el Constructor, por naturaleza, de cuerpos físicos a los que el cristaliza empezando desde el esqueleto, por medio de líneas de fuerza en base a una geometría incógnita, siendo la muerte el efecto de la misma causa que trae la vida.

Los dos hemisferios del cerebro fueron llamados por los antiguos sabios con el nombre de Caín y Abel, en la leyenda del desequilibrio entre el bien y el mal, el hemisferio derecho (controlado por Mercurio, planeta de la inteligencia), enfrentado al hemisferio izquierdo (controlado por Marte, espíritu de la ira y el impulso) en una pugna por la supremacía. Del mismo modo, los ancestros defendían que cada órgano del cuerpo físico está representado en el cerebro por apéndices, cosa demostrada actualmente puesto que cada parte del cerebro tiene una función que se expresa en el cerebro y fuera de él, hacia los órganos. Entre esos apéndices citados por los antiguos sabios figuran el Ying y el Yang chinos, con la forma de dos embriones humanos entrelazados, como dos dragones, uno blanco y uno negro en lucha, físicamente ocupando la glándula pineal y el cuerpo pituitario, respectivamente (ver El Tercer Ojo). Son la cabeza y la cola del dragón de la sabiduría, ambos polos de la batería que es el humano. Las amígdalas están conectadas directamente con el sistema generativo formando parte del polo positivo de ese sistema, formado por el cerebro. No es bueno eliminar las amígdalas, pues tienen una importante función oculta y en el uso de energías muy sutiles. No hay que desprenderse de ningún órgano por motivos infundados, pues el equilibrio corporal se perdería.

Cuando nace un individuo, se dice que ha sido dado a la luz. Su vida comienza bajo el progreso de una paulatina materialización, que se convertirá casi en cristalización a la hora de morir (sobre todo en el esqueleto). Desde el primer aliento, comienza la muerte del individuo, y el proceso de cristalización determinará su longevidad. Pero este proceso se produce por etapas definidas. Alrededor de los siete años de vida se inician los periodos más grandes de crecimiento, empezando a producir, mediante la acción del cuerpo vital, esencias vitales internas. Deja de utilizar las reservas recibidas de sus padres y obtenidas de las glándulas internas de su garganta. Comienza a surgir una conciencia de recuerdos y de individualización. Alrededor de los catorce años el hígado comienza a trabajar a mayor ritmo, es el aporte del cuerpo emocional. Es notable observar en tales edades se produce una explosión de emociones, de modo incontrolado, como si reviviéramos un estado animal, donde lo irracional se apodera de los impulsos que mueven a la acción y a cometer imprudencias para satisfacer las emociones. Es la época en que se producen grandes marcas en el carácter, en gran parte debido a la afloración de la consciencia con gran velocidad. Rondando los veintiún años la mente es la que comienza a tomar el control y las emociones empiezan a ser subyugadas poco a poco. Y así, sucesivamente, en periodos de siete años, se producen alternados renacimientos en los que nuevas propiedades nos modifican el carácter. Los veintiocho años marcan el nacimiento de un nuevo período de carácter físico; los treinta y cinco un renacimiento vital y de desarrollo; los cuarenta y dos años inician un nuevo periodo emocional y de sentimentalismo; un nuevo periodo mental comienza a partir de los cuarenta y nueve, al que sigue una edad de oro del pensamiento a los cincuenta y seis.

El ser humano es como una planta invertida, se nutre del Sol como las plantas lo hacen de la tierra. Mientras la vida de las plantas asciende por su tronco hacia ramas y hojas, la vida del ser humano desciende desde el cerebro para realizar similares funciones. Para los hindúes es habitual el estudio del conducto interno de la espina dorsal dividido en tres canales: Ida, Pingala y Sushumna. Conectan el centro generativo del cuerpo con el cerebro. Los griegos usaban el caduceo o báculo alado de Hermes para simbolizar lo mismo. Esta imagen consiste de un largo bastón (corresponde al canal central o Sushumna) terminado en una esfera superior (corresponde al centro de la médula oblonga), y a cada lado de esta esfera están las alas arqueadas representando los dos hemisferios cerebrales. Por el bastón ascienden en forma espiral y dando tres vueltas y media cada una, alternativamente, dos serpientes, una negra (canal Ida) y otra blanca (canal Pingala).

Los estudiantes de Ocultismo saben que tal doctrina enseña como el ser humano contiene todo un universo en sí mismo, con sus mundos, dimensiones, y seres. Los millones de células son como sus habitantes, agrupadas en reinos, naciones y razas, división que para los científicos corresponde a clases de células según el órgano al que pertenezcan: óseas, nerviosas, de tejido, etc. El Gobernador Supremo de este universo es la conciencia del humano, cuando dice: "Yo Soy", y con cada uno de sus movimientos, el humano crea y destruye mundos en su interior sin comprender conscientemente que así es. De modo análogo, podríamos considerar que nosotros somos células individuales de un gran ser que se mueve a través de lo ilimitado a una velocidad desconocida. Y también ese gran ser puede estar inconsciente de cada una de las existencias individuales que tiene cada humano, aunque, al igual que nosotros sabemos que tenemos células, ese gran ser sabe que las tiene y trata de sentirlas de algún modo.

Como ya vimos, el Espíritu tiene mucha relación con las fluctuaciones cuánticas (tal vez sean la misma cosa), por lo que tanto da nombrar a estas como a aquél. Si mantenemos esta idea permanentemente, será más fácil comprender lo que sigue. Supongamos que el origen de las fluctuaciones cuánticas (ver primer estado etéreo en El cuerpo etéreo), por ser desconocido todavía por la comunidad científica, es otra dimensión de la materia en la que esta es tan sutil que no es detectable por nosotros. Le podríamos llamar el umbral materia-energía donde el efecto es ese borboteo de quarks o protopartículas en el que son materia y son energía alternativamente, en un continuo estado de surgir y desaparecer. Si a la fuente de ese mar burbujeante le llamamos Espíritu (como podríamos también llamarle Generador de Dimensiones), sabiendo que las fluctuaciones cuánticas son las que dan forma a nuestro Universo, el Espíritu sería la fuente de la Creación más inmediata a nuestra dimensión. Siendo que las fluctuaciones cuánticas se producen con mayor probabilidad en determinadas zonas del espacio, aquellas zonas de mayor manifestación serán las más densas de Espíritu. Vimos que nuestra consciencia podía ser muy fácilmente afectada por tales fluctuaciones cuánticas a través del sistema nervioso cerebro-espinal. Por ello, lo que gobierna al ser humano, lo que siente, lo que piensa y lo que es pertenece al Espíritu, que además es infinito para nosotros, es decir, ilimitado en duración y en dimensión, por lo tanto, eterno e inmortal. El cuerpo físico sería el encargado de suministrar la materia del sistema nervioso, para que el Espíritu encuentre una vía de mayor probabilidad de manifestación sobre tal materia, y como veremos más adelante existen otras dimensiones que suministran la fuerza vital que anima a la materia y la fuerza nerviosa (ver cuerpo astral y Las energías). A través del sistema nervioso, el Espíritu se relaciona con nuestra dimensión, de modo que participa de nuestras sensaciones exteriores e interiores formando parte de ellas. Nosotros como materia condensamos nuevos caminos para el Espíritu, y somos una puerta en la que se unen o entrelazan diferentes dimensiones: la espiritual y la material. Somos entidades que codifican información y no existe vida por pequeña e insignificante que sea que no se dedique a procesar información en cada segundo de su existencia. En esta relación tan estrecha, las características del Espíritu influyen sobre las nuestras (tanto en el diseño genético como en el desarrollo de la persona) y las nuestras también afectan al Espíritu, de modo que esta influencia nuestra se puede extender allá donde el Espíritu se extienda, del mismo modo que una onda en al agua se propaga por todo el medio acuático. Por este motivo decían los antiguos sabios que cualquier cosa que hiciera una sola persona afectaría al Universo entero, y cualquier cosa que ocurra en cualquier parte del Universo nos afectará a nosotros.

Por ello, el libre albedrío consiste en un tira y afloja entre el Espíritu y nuestra voluntad en la que el predominio de uno u otro aspecto decide el destino de los individuos. Una creciente influencia del Espíritu en nuestro sistema nervioso y en el código genético (mutaciones), junto a la falta de preparación de nuestro organismo frente a esta influencia y la presión del nicho ecológico en el que vivimos, pueden ser las causas de la gran proliferación de enfermedades nerviosas que se producen actualmente y de las que no hay posibilidad de recuperación, sino es adaptándose mediante la evolución. El Espíritu tiene gran influencia sobre nosotros puesto que a través del sistema nervioso es capaz de caracterizar nuestra capacidad de percibir el mundo, puesto que nuestro cerebro utiliza para el sistema sensorial el mismo circuito que el Espíritu recorre. También podría afectar en el desarrollo y constitución del cuerpo físico, modificando la elección de los alimentos, puesto que el sentido del gusto y del olfato estarían bajo su influencia, al igual que el resto de los sentidos. Debido a la constante evolución de la conciencia del humano, este adquiere poco a poco un control más completo de las funciones de sus diversos órganos (lo cual no implica que mejore su uso, pues aunque el control existe no se saben usar los órganos correctamente). Por ejemplo, hay dos clases de músculos: voluntarios e involuntarios. Los músculos voluntarios son controlados por la voluntad consciente del individuo, para lo cual sus fibras se distribuyen de modo cruzado. Los músculos involuntarios se controlan por el inconsciente y los actos reflejos, y no poseen fibras que los crucen. Observaciones detenidas del corazón han dado a conocer cierta incertidumbre debido a que hasta ahora se le consideraba un músculo involuntario, pero está empezando a mostrar la aparición de fibras cruzadas, como si estuviera evolucionando hacia un futuro en el que se podrá controlar conscientemente el movimiento del motor del organismo. Hay que recordar que se han dado casos entre santones orientales que han llegado a detener voluntariamente, durante varios minutos, los latidos de su corazón, para reanudar sus impulsos a continuación.

La sabiduría ancestral nos ha legado otros conceptos más sofisticados a cerca de la constitución del cuerpo humano. Nos han hablado de un cuerpo energético como conglomerado de campos de energía y que da forma al cuerpo físico cuando aquel fluye desde el Universo. Es más compacto, más pequeño y aparentemente más pesado que el aura humana (ver el aura en Los Chakras). El cuerpo energético y el cuerpo físico son ambos resultado de conglomerados de energía unidos, en un frágil equilibrio, por una fuerza aglutinante misteriosa, muy conocida por los chamanes del antiguo México. Es la esencia pura de todo el Cosmos. El cuerpo energético está alejado del cuerpo físico varios metros, por encima, y está separación es la causa de la dualidad cuerpo-mente. Pero es posible acercarlo mediante disciplinas de autocontrol adecuadas, con el fin de hacer que el equilibrio entre ambos cuerpos sea fortalecido y aumente el grado de dominio de nosotros mismos, de lo cual resultan unas características que van más allá de lo humano. Las mitologías antiguas nos han enseñado que los dioses bajaban del cielo y paseaban entre los humanos, instruyéndoles en las artes y las ciencias. Esto se puede interpretar literalmente, o se puede entender como una analogía, en la que los dioses son la energía mental que baja desde las alturas, el cerebro, para ayudar al ser inferior, el cuerpo, a construir y mejorar su propia constitución. Enseñanzas muy antiguas cuentan que el ser humano terminará su evolución de modo que el cuerpo se disolverá paulatinamente hacia el cerebro (que fue el origen) quedando siete sentidos de percepción perfectos, siete espíritus ante el trono, salvadores y redentores tras los siete periodos de desarrollo. También los antiguos hindúes tienen su leyenda, concerniente a la diosa Kundalini, leyenda que narra cómo la diosa descendió del cielo, por medio de un escala (puede ser el cordón umbilical o la columna vertebral) a una pequeña isla (plexo solar del embrión) que flotaba en un océano (líquido amniótico). Cuando la escala es cortada y su conexión celestial desaparece, la diosa huye para esconderse en una caverna (plexo sacro), donde permanece oculta de los seres inferiores, los humanos. De modo análogo a como le ocurre a la diosa japonesa del Rostro Refulgente (Amaterasu), Kundalini debe ser sacada de la caverna para librar de las tinieblas al mundo. Kundalini es una palabra del sánscrito que significa "gas enroscado, fuerza serpentina". La religión tántrica de la India identifica a Kundalini con la energía femenina situada en la base de la espina dorsal de todos los humanos, y los yoguis emplean ritos de carácter sexual para despertarla. Es curioso que la ciencia halla descubierto que el mensajero que liberan los nervios para dilatar los vasos sanguíneos durante la excitación sexual sea un gas: el óxido nítrico (no sabemos si es un gas "enroscado" como sugiere Kundalini, ver las energías). Este gas también controla los movimientos ondulatorios intestinales, el caudal de sangre que acude a los diferentes órganos, el vaciado de la vejiga, la apertura del ano, las contracciones uterinas durante el parto, así como la apertura de las vías respiratorias en los pulmones. También actúa como mensajero del cerebro, sobre todo en la formación de la memoria y en el comportamiento sexual. Además es vital para la creación de las defensas del cuerpo y para la coagulación de la sangre, así como para eliminar organismos que invadan el cuerpo, y como su importante labor como regulador de energía dentro de las células, ya que actúa directamente sobre las mitocondrias para controlar el flujo de electrones a lo largo de la cadena de transporte de electrones. Esta fuerza, según declaraciones de los sabios orientales, puede ser dirigida a través del canal espinal central (Sushumna). Según ellos, cuando esta esencia se encuentra en el cerebro, abre el centro de la conciencia espiritual y la percepción interna, llevando con ello la iluminación espiritual, aunque llega a ser muy peligrosa si se usa indebidamente, por lo que es un secreto la forma en que se puede despertar.

A lo largo de la espina dorsal hay cierto número de ganglios, nervios y plexos. Los antiguos judíos llamaron Sodoma y Gomorra al plexo sacro y al ganglio sacrocoxígeo. Las escuelas de ocultismo enseñan que los centros nerviosos de la espina dorsal son un tipo de polos negativos, opuestos a los siete polos positivos de conciencia ubicados en el cerebro. Sendos grupos de polos trabajan conjuntamente de un modo desconocido para dar vida al cuerpo, y los instructores ocultistas aleccionan a sus discípulos a trabajar únicamente con los polos positivos, en el cerebro, para mejorar sus condiciones humanas y espirituales (ver Los Chakras y Las energías). La médula espinal une el sistema generativo inferior con el cerebro (considerado sistema generativo superior), formando un canal de unión en el que existen conexiones abiertas que se pueden cerrar haciendo del Sushumna un conducto de modo que cada impulso generado es llevado a ambos extremos del cuerpo. El voto de castidad exigido al discípulo es debido a que, dada esta conexión tan estrecha entre sistema reproductivo y cerebro, es necesario conservar el máximo posible de energías vitales para el alcance de la iluminación. El mito de una fuerza vital que desciende de un mundo superior y toma a su cargo el gobierno de los mundos inferiores, es común a todos los pueblos civilizados del planeta.

Aparentemente somos máquinas neuronales y el cerebro es lo más satisfactorio para tal máquina, puesto que él le permite albergar la capacidad de ser consciente y autoconsciente. Es el cerebro el producto de un largo proceso de evolución, hecho demostrado por la enormidad de la tarea que realiza, su complejidad y el reducido tamaño y consumo de energía que necesita para ello. Se ha considerado al cerebro como el centro de unión con el mundo divino, y el plexo solar como el centro de control del mundo humano. Hay teorías que defienden que cierta fase del pensamiento también se produce en los centros nerviosos del plexo solar. Los genes han diseñado, basados en su propia evolución (como veremos en el apartado del ADN), los órganos y los procesos que darán forma a nuestro ser. Podríamos estudiar al cerebro, como ya vimos, como un sistema ordenador con un sistema operativo, puesto que su función más importante es ordenar todos los impulsos recibidos y transformarlos en información, siguiendo una pautas. De estas pautas, algunas se aprenden con la experiencia, como los "topes" que ya hemos estudiado, pero otras muchas de las pautas vienen ya estructuradas o "instaladas de fábrica", al nacer, y las llamamos instinto.

La vida, en cualquier entorno, es un ente complejo, más que físico (pues lo psíquico es algo más allá de lo material). La complejidad se puede calibrar según el número de estados distintos en que se puede encontrar un sistema, y tales distintos estados son medibles por medio de la entropía del sistema, por lo que la complejidad de un organismo será proporcional al valor de su entropía. También se ha podido concluir que la escala de tiempos está fijada por el ritmo en que la vida tiene nuevas experiencias, lo cual también es proporcional a la temperatura. El cerebro humano genera gran cantidad de calor durante su funcionamiento, fabricando proteínas, neurotransmisores, y otras muchas substancias diversas. Mientras que el genoma cambia inapreciablemente en miles de años, las sinapsis siguen un ritmo de cambio vertiginoso, pero la pauta del funcionamiento vertiginoso es dada desde la estructura atómica de los genes, y su objetivo consiste en extraer orden del desorden, que es lo mismo que decir que fluye de un estado de alta entropía (desorden) a otro de baja entropía (orden). La complejidad del sistema requiere una gran densidad de átomos para que se produzca la más elevada función, la del pensamiento. Por ser el pensamiento una función ordenada, sólo se puede relacionar con aquellas funciones del cerebro que sean relativamente regulares. Esto requiere de una estructura física organizada y basada en unas leyes con un grado de exactitud o repetibilidad muy alto. No sería posible realizar tal actividad si el número de átomos dedicados a ella fuera muy pequeño, sensibles al impacto de unos pocos átomos. Las leyes físicas y químicas que nos ayudan a entender el funcionamiento de la vida son de tipo estadístico. Cuando cooperan un número extraordinario de átomos es cuando se pueden aplicar las leyes estadísticas, que controlan con precisión (mayor exactitud a mayor cantidad de átomos) el comportamiento del conjunto. Las leyes físicas y fisicoquímicas incorporan un error que se ha establecido del orden de 1/ Ön, siendo n el número de moléculas que cooperan en la confirmación de la ley. A mayor número n de moléculas, menor es el error con que se cumple la ley. La temperatura es un factor que produce grandes variaciones en el comportamiento de un sistema. Por ejemplo, el movimiento browniano se caracteriza por micromovimientos de gotitas de vapor en todos los sentidos del espacio, incluso en contra de la gravedad, por efecto de su vibración producida por el calor. Por ello el cerebro, que desarrolla gran cantidad de calor, necesita gran cantidad de átomos para beneficiarse de leyes relativamente exactas. Además es necesario que no sea sensible a los sucesos atómicos aleatorios, es decir, producidos por unos pocos átomos, pese a que, como ya hemos dicho, el mensaje genético está escrito en muy pocos átomos. Partiendo de un óvulo maternal fertilizado por un espermatozoide paternal se produce la estructura de un organismo humano. En el núcleo de esa célula tan especial se encuentran constituidos en 46 cromosomas, partículas enlazadas en forma de fibras muy largas, formando parejas ya que la mitad (es decir 23) son del padre y la otra mitad de la madre. El alfabeto hebreo consta de 22 letras y es considerado, por los antiguos patriarcas, como el lenguaje que utilizó Dios para la Creación. Se podía llegar a establecer una relación entre ambos datos numéricos y traducir el mensaje como una alegoría, suponiendo que la diferencia en una unidad entre ambos valores numéricos puede ser debida a un error en el conocimiento ancestral, o a que en la evolución de la humanidad hubo una época en la que sólo se disponía de 22 cromosomas. Tal vez estamos ante el andrógino original, carente de diferenciación en el sexo, por lo que necesitaría menos genes, y por tanto, cadenas de cromosomas más cortas. Cómo es posible que este conocimiento se tuviera hace tantos años es lo que hace tan inverosímil esta posibilidad. Pero recordemos que no debemos cerrarnos puertas sin la certeza de que son imposibles. Otras civilizaciones pudieron llegar a contemplar maravillas que nosotros no podemos ni soñar.

Los cromosomas son el código y a la vez son los constructores, puesto que determinan el desarrollo mediante su configuración, y generan los elementos necesarios para ello mediante su propia acción directa, como veremos en el apartado del ADN. Volvemos a comprobar que estamos fundamentalmente determinados, lo que nos deja poco espacio para el libre albedrío. Actuar según nuestro carácter es simplemente expresar los diversos determinismos que lo han originado, aunque hay partes de la sociedad que se empeñan en proporcionar libre albedrío al humano para hacerle responsable de sus actos. Sin embargo, nosotros nos sentimos libres. Si los genes dictaminan la conducta y la conducta puede afectar a los genes, se produce un círculo vicioso en el cual unos simples procesos deterministas pueden provocar unos resultados enormemente imprevisibles, como defiende la teoría del caos. Esta teoría no se apoya en el azar, como lo hace la teoría cuántica. Los matemáticos definen a los sistemas caóticos como sistemas determinados, de tal modo que se caracterizan porque pese a conocer todos los sistemas determinantes del sistema, no se puede predecir el curso de su evolución, por efecto de la interacción de las diferentes causas, debido a que cada acción influye en las condiciones iniciales de la siguiente acción, y así sucesivamente en un efecto tipo arborescente: pequeños efectos se convierten en causas mayores. La interacción de influencias genéticas y externas hace que mi conducta sea imprevisible, pero no indeterminada. Nuestra libertad se encuentra en el margen que queda entre estas. La libertad mínima consiste en expresar el propio determinismo y no el de otra persona. La firme obsesión de los genes por determinar su propio cuerpo-vehículo de expresión es nuestro mayor poder contra la pérdida de libertad por causas externas.

Las divisiones celulares, o mitosis, del óvulo fertilizado producen el crecimiento del organismo. Cada célula generada contiene una copia exacta del cromosoma original, de modo que el mensaje es el mismo en todas y cada una de las células del cuerpo. Siendo rápido el crecimiento al principio, la mitosis llega a hacerse mucho menos frecuente con el paso de los años (¿por qué? Lo veremos después al estudiar la hormona tiroides y la glándula pituitaria), y la regularidad es muy variable en diferentes partes del organismo. Pero en todas las reglas existe una excepción. Durante la fase inicial del desarrollo del individuo se reserva un grupo de células llamadas gametos (óvulos o espermatozoides, según el sexo), para la reproducción que será necesaria en la madurez. No se usarán para ninguna otra función y se someten con poca frecuencia a la mitosis. Los gametos se producen por la meiosis, división en la que se duplica el número de cromosomas, pero se reparten en cuatro nuevas células, por lo que a cada nueva célula resultante le corresponde sólo la mitad de los cromosomas transferidos, es decir, 23 cromosomas. Cuando se produzca la unión del gameto masculino con el femenino en el momento del coito, el huevo fertilizado se formará de 23 cromosomas del padre y 23 de la madre. No obstante, los 23 cromosomas contienen el código completo de su origen. Durante la meiosis es posible, aunque ocurre con poca frecuencia, que se entrecrucen las dos fibras cromosómicas intercambiando trozos enteros de una a la otra (entrecruzamiento o crosslinking), de modo que genes que suelen ir juntos en la herencia se pueden separar y mezclarse en una nueva configuración alterando el legado. Por lo tanto, son los genes los que aportan la diferencia dentro del cromosoma. El gen consiste en unos pocos millones de átomos, lo cual es un número pequeño para suponer un comportamiento regular y ordenado según la Física basada en las leyes de la estadística (error inversamente proporcional a Ön siendo n el número de elementos).

Según Darwin, la selección natural actúa sobre fenómenos que presentan variaciones pequeñas y continuas. Pero se ha demostrado que tales variaciones no se heredan, lo cual hace inútil el proceso de la selección natural. Lo que sí que es seguro es la aparición de cambios pequeños en los genes debidos a mutaciones, debidas a saltos cuánticos en las moléculas del gen, por lo que sí que son hereditarias. Veremos más puntos de vista sobre tales mutaciones en el capítulo destinado al análisis de la futura humanidad. Pero es chocante que vuelva a aparecer, en este caso sobre el tesoro genético de la humanidad, la influencia de los efectos cuánticos, las fluctuaciones procedentes del Espíritu, como ya vimos. Somos y seremos lo que el Espíritu determine. Estas mutaciones se producen de forma discontinua, de modo que no existe una gama de seres entre el original y el resultante de la mutación. De repente, se produce el cambio en la estructura material de la siguiente generación heredera. El individuo que ha sufrido la mutación se cruza con un individuo que no la ha sufrido y exactamente la mitad de su descendencia presenta el cambio provocado por la mutación, y la otra mitad no lo presentan. Se ha comprobado ampliamente que la mutación se produce en sólo un cromosoma, pero no en el gen correspondiente del cromosoma homólogo. Por ello, durante la meiosis, en la que se separan los cromosomas de la célula mutante, el cincuenta por ciento de las células hijas llevan el cromosoma mutado y el resto no lo lleva. El cruzamiento entre individuos descendientes de los mismos padres (incesto), aumenta considerablemente la probabilidad de que su descendencia adquiera el gen mutado. Las mutaciones pueden ser beneficiosas o desfavorables, pero sus efectos suelen ser tan minúsculos que sería necesario acumular muchas mutaciones para que los efectos fueran sensibles. (Ver causas de las mutaciones en La evolución del alma)

Es indudable que el Cosmos nos afecta, en nuestro comportamiento y evolución, a todos los seres vivos. Para las enseñanzas ocultas esto es cosa bien sabida, de modo que un ejemplo de ello es su concepto de que el bazo es como una antena en forma de sombrilla que concentra los rayos solares y los usa para generar los glóbulos blancos de la sangre (por la misma teoría, el cuerpo etérico se ubica, en el cuerpo, enrollado en el interior del bazo. Ver primer estado etéreo en El cuerpo etéreo). Cuando hablábamos de ese mar borboteante de fluctuaciones cuánticas que baña todo el Universo, no dimos algunos detalles que ahora nos pueden aportar nuevas ideas. Por ejemplo, en el nivel de las partículas que forman los neutrones y protones en el núcleo atómico, los quarks y los gluones (ver el capítulo dedicado a las partículas) están siendo desintegrados y renovados a una velocidad de cambio aproximada a 1023 veces por segundo, a la vista de nuestros ojos, pero nuestros cuerpos no aparentan cambiar tanto, aunque somos conscientes del efecto más desagradable de este hecho: el envejecimiento. El gen parece, hasta ahora, ser eternamente inmortal, pues posee el poder para renovarse y sustentarse en un perfecto equilibrio, y para ello necesita quitar la vida a su vehículo, el ser vivo, cuando este ha degenerado tanto que compromete la adecuada evolución del gen. Veremos más acerca de la evolución del gen en el apartado de la humanidad futura y en el del ADN. El envejecimiento reduce la masa muscular paulatinamente hasta llegar a alcanzar la minusvalía parcial o total, pues va acompañado de una debilitación y cristalización de los huesos, así como una mayor deficiencia del sistema inmunitario lo que conlleva a una pérdida de vigor, mientras que por el contrario se produce un aumento de la grasa. Es evidente que la Naturaleza no tiene ningún interés en mantener vivo a un ser que supera su edad fértil. Si pasada cierta edad de los padres, aumenta el riesgo de traer al mundo seres enfermizos y con graves problemas físicos y mentales, se puede considerar que la muerte de los progenitores es lo más acertado a nivel biológico, al menos para el gen. Por fortuna, hoy en día se ha superado este punto crítico, cosa que no era así hace doscientos años. Para pasar este umbral ha sido necesario conocer mucho más acerca de nuestro cuerpo. La segunda ley de la termodinámica dice que el desorden o entropía debe aumentar en cualquier sistema cerrado. Con esto todo lo que existe, incluso el Universo entero, deberá consumirse más pronto o más tarde. El Universo está destinado a alcanzar un estado de máximo caos. En nuestras células se acumulan minúsculos errores en la información de nuestro ADN, y sometidas a la reproducción y la lucha con las interacciones ambientales, llega el momento en que el ritmo de reparación y vuelta al funcionamiento normal de las células es demasiado lento y se acumulan las aberraciones y los fallos. Las personas de edad avanzada, en momentos cercanos a su muerte, confiesan sentir gran dolor de músculos y huesos, acompañados de la sensación de estar quemándose por dentro. La destrucción supera a la capacidad de reconstruir y los efectos de la segunda ley de la termodinámica vencen al ejército celular (ver Sueño y muerte). La pérdida de información acumulada es el efecto del aumento de la entropía. Vivimos para ser seres dedicados a codificar la información y morimos debido a un defecto de la información. La Naturaleza sabe ahorrar energías con más eficacia porque no se guía por el sentimentalismo. Por fortuna la humanidad mantiene a una población mayor de edad gracias a este sentimentalismo, brindándole a este colectivo la posibilidad de aprovechar el resto de su vida en mejorar su experiencia y en colaborar en mejorar la experiencia de la humanidad. La cara desagradable de esta posibilidad es que no son muchos humanos los que aprovechan esta oportunidad, y se dedican a consumir energías sin ningún provecho. Creo que la Naturaleza tiene mucho que reprocharnos en su maternal frialdad, puesto que somos unos hijos que nos estamos convirtiendo en parásitos desagradecidos, en contra de su voluntad de millones de años.

La segunda ley de la termodinámica es implacable con los sistemas cerrados. Pero en sistemas abiertos localmente, existe una posibilidad de reducir los efectos de la ley ¿hasta cuando y cuanto? El límite teórico es el Universo como sistema cerrado absolutamente. Por tanto podemos reducir o mantener la entropía en una zona a costa de aumentarla en la misma proporción en otro lugar, manteniendo así la determinación de la segunda ley pero a favor nuestro. Y es así como logramos sobrevivir cada vez más tiempo. De hecho vivimos gracias al continuo uso de esta característica de sistema abierto que somos. Cuando un sistema se encuentra en estado de equilibrio, sin sucesos o cambios detectables, a alcanzado el equilibrio termodinámico o de máxima entropía. El organismo vivo evita el estado de equilibrio a través del metabolismo. Como un organismo aumenta su entropía, acercándose con ello a su muerte, sólo puede mantenerse alejado de tal fin comunicando entropía al medio ambiente. Mediante el metabolismo el humano se alimenta de materia ordenada en compuestos orgánicos, de los cuales se nutre y devuelve una forma de ellos degradada, para que sirva de alimento a las plantas, las cuales se suministran de entropía negativa procedente de la luz solar. La energía obtenida de los alimentos la usamos para nuestra actividad y para comunicar calor al ambiente, modo en que eliminamos el exceso de entropía que producimos internamente.

Al igual que los metales se oxidan y los gases arden por la oxidación, como proceso inestable y corrosivo, debido a la liberación de la energía encerrada en la molécula de oxígeno que respiramos de la Naturaleza, es por lo que nos oxidamos los humanos. Se produce así un suministro de energía a nuestro cuerpo y además se verifica la segunda ley. Es el concepto en que se basa la teoría de la oxidación. Las moléculas de oxígeno que penetran en nuestros pulmones, cuando acceden a nuestras células colaboran con el trifosfato de adenoxina, o ATP; que libera controladamente la energía que necesitamos. Si se pierde el control en este proceso, se producen radicales libres, R-OH, en el cuerpo (ver ADN). Los radicales libres tienen alto poder oxidativo y gran capacidad de reacción y surgen durante la reducción del oxígeno en la cadena respiratoria mitocondrial, destruyen proteínas y ácidos nucleicos, actuando como elementos desequilibradores en la compleja maquinaria celular. Pueden producirse tanto por el efecto de la respiración aeróbica de la célula como por la acción directa o inducida del entorno (alimentación, contaminación medioambiental, radiaciones). Pero su verdadera labor destructiva no se ejecuta en las células que pueden reproducirse mediante mitosis, sino en aquellas que no se reproducen o que se regeneran sólo en determinadas circunstancias: las neuronas. No todas las neuronas se reproducen ni en todas las partes del cuerpo, aunque se reproducen más de lo que se pensaba en el siglo XX, época en la que la neurona se pensaba que no era capaz de regenerarse. Un excesivo consumo de oxígeno en sus mitocondrias (fuente de ATP, la energía celular), les provoca la desorganización peroxidativa. Esta teoría fue causante de que Harman, encargado de su desarrollo, recibiera el premio Nobel. Para él, la clave reside en la vulnerabilidad del genoma mitocondrial (la mitocondria tiene su propio ADN). La mitocondria carece de la protección proteínica que ayuda a reducir la acumulación de errores en el ADN nuclear. Los radicales R-OH interfieren los procesos metabólicos debido a su capacidad reactivo-oxidativa. Actúan desorganizando los componentes (fosfolípidos) de las membranas celulares y sus organelos, que se traduce en pérdida de la estructura celular; reduce el número de mitocondrias (que son el motor de la célula), y acumulan lipopigmentos inertes en el citoplasma, en corazón y cerebro mayormente; son también generadores de la fibrosis arteriocapilar; fomentan el entrecruzamiento (cross-linking) de macromoléculas como los colágenos y la elastina, y degradan los mucopolisacáridos. El 90% de la energía de la célula es fabricada por la mitocondria y si el R-OH se dedica a destruir mitocondrias, la célula comienza a degenerar tanto en producción de energía como en función celular; la célula se queda sin maquinaria para subsistir. Esta teoría del envejecimiento mitocondrial combina la teoría de la oxidación, la teoría genética, y la teoría calórica. Los antioxidantes introducidos por los alimentos (dieta rica en alfa-tocoferol) se encargan de protegernos eficazmente. Una vida sana, libre de contaminantes de todo tipo, con dietas poco grasas y bajas en colesterol, en la que se intercala el deporte como purificador de toxinas, es la recomendación ideal para todos. También se ha comprobado experimentalmente que la disminución en el uso de un aparato u órgano determinado, como los músculos o el cerebro, generan una reducción en la concentración de mitocondrias en el mismo, lo cual le hace perder funcionalidad y propiedades que ya poseía. Lo que no se usa está de más y se degenera.

Durante los años reproductivos de la mujer, se encuentra protegida de los síntomas del envejecimiento y de algunas enfermedades por la acción de la hormona sexual estrógeno. Las hormonas, como estas, estimulan los genes allá donde se dejan caer, de modo que estos se ponen a fabricar proteínas (prolactina) cuyas funciones específicas en el organismo, sobre todo de multiplicación celular, lo que hace que se regeneren más rápidamente los deterioros. Pero también, al incrementar la velocidad multiplicativa, tras cada división celular (mitosis) aumenta la probabilidad de que se produzcan errores en la reproducción y se transmitan mucho más las mutaciones genéticas. Probablemente, con el avance de la edad el umbral energético que se necesita para incorporar mutaciones en los genes disminuye, por lo que con la misma energía de las radiaciones se pueden producir más mutaciones. Con ello, las hormonas llegan a ser también una causa (a partir de cierta edad) del aumento de la velocidad del envejecimiento, y probablemente del cáncer de mama. Al llegar la menopausia a la mujer se produce un rápido descenso de la inmunidad a enfermedades y se empieza a sufrir degeneración ósea y muscular. La menopausia masculina es menos brusca, pues se reducen los niveles de testosterona del orden de un 1% anual a partir de los cuarenta años. Pero no se puede aportar la testosterona de modo artificial. La toma de grandes cantidades de testosterona produce esterilidad, espesamiento de la sangre y aumento de la probabilidad de sufrir cáncer. La hormona DHEA, produce muy rápidos y beneficiosos efectos sobre la salud general y el bienestar, elevando el nivel de las hormonas sexuales (lo cual hace creer que también tenga los mismos efectos secundarios que estas). La melatonina es una hormona segregada por la glándula pineal, y parece intervenir en el control del ritmo de nuestros ciclos del sueño. Aunque los niveles de concentración de esta hormona descienden en la mediana edad, no se ha demostrado que esto afecte al envejecimiento.

Hay experiencias que avalan la teoría de la restricción calórica como muy efectiva en el objetivo de prolongar la vida. En contra del sentido común, un animal alimentado en el nivel justo encima de la inanición vive mucho más que la media. Mediante la restricción de calorías aportadas por medio de la nutrición se reduce controladamente la tasa de metabolismo, prolongando la vida. Como contraparte, bajo esas condiciones límite, los animales no se reproducen ... por que no se aparean. A temperaturas corporales más altas el oxígeno se transforma en energía a mayor velocidad aumentando proporcionalmente los radicales libres. Pudiera ser que la temperatura corporal se sitúe en unos límites, en los que los daños causados por efecto de esta temperatura sobre las moléculas celulares, pueden ser reparados mediante una intensa actividad continuada. Reduciendo la ingestión calórica en un 40% se ha logrado reducir esta forma de alteraciones del ADN en casi un 24%.

Existen fallos aparentes en el diseño del cuerpo humano, pero hay uno que clama por que en medio de la abundancia nos hace pasar necesidad. Es el caso de la abundancia del nitrógeno. El nitrógeno es tan valioso para el organismo como el oxígeno, puesto que es la molécula que hace que las proteínas sean diferentes del resto de los alimentos. Actualmente no se conoce otro mecanismo que aporte nitrógeno al cuerpo si no es comiendo proteínas procedentes de la carne, el pescado y las frutas. No obstante, resulta un gran fallo de la Naturaleza no haber previsto para la humanidad la capacidad de absorber del aire todo el nitrógeno que necesitamos, puesto que cuatro quintas partes del aire son nitrógeno. Con la gran demanda de proteínas que el cuerpo sufre, es necesario encontrar un medio más eficaz de obtener tal elemento. Mientras tanto, estamos sometidos al uso de la digestión de los productos animales, los cuales tienen pocas ventajas frente a la posibilidad de metabolizar el nitrógeno a partir del aire. El vegetarianismo es una opción muy austera debido al escaso aporte de nitrógeno obtenido de los vegetales. Hay que ser muy cauto y llevar la dieta muy estudiada por especialistas para no caer en una desnutrición peligrosa. Además la dieta vegetariana provoca un incremento de sensibilidad en la función nerviosa del cuerpo, cosa que vuelve irritables a la mayoría de los practicantes. De hecho, la prohibición de comer carne está muy extendida entre santones y ascetas debido a que provoca estados de conciencia muy especiales, necesarios para alcanzar el nirvana o el éxtasis. Este efecto ya fue estudiado hace varios siglos. Entre ciertas ramas gnósticas se extendió hace siglos el rechazo a ingerir carne de ningún tipo, cosa que no tuvo mucho éxito, tal como vemos hoy en día a nuestro alrededor. Sus motivos para evitar la carne eran muy metafísicos (ver La evolución del alma). Defendían que los átomos de que está compuesta la sustancia de la carne animal son efecto de la condensación de la sustancia de que están hechos los pensamientos malignos (pasados y presentes) de la humanidad en este mundo. Según sus conocimientos, la mayoría de los animales no existían como tales en el planeta durante las dos épocas que ellos denominan "Épocas Doradas", muy al principio de la vida en la Tierra. Empezaron a aparecer como bestias salvajes en la época de discordia que siguió a aquellos periodos paradisiacos, tras la "caída del hombre" producida por que la atención de intelecto se centró en los apetitos del cuerpo, a través de las emociones y el sentimiento inadecuado. Debido a este uso indebido, la mente se enajenó más y más en el mundo de lo material y olvidó su procedencia divina. Se perdió el modo de vida inspirado por la divinidad y siguió en aumento la generación de discordia por los pensamientos de la humanidad. Su esperanza era enfocar la voluntad en hacerse personas más armoniosas y puras, con lo que las razas animales irán desapareciendo, quedando sólo aquellas que forman el reino animal verdadero. Evidentemente, todo esto ha fracasado o se lleva a cabo de forma puntual y muy oculta, aunque se observa una tendencia general de la humanidad, en el mundo civilizado, a ir poco a poco, muy lentamente, a reducir el consumo de carne. Otras teorías también de tipo filosófico advierten que la carne animal registra la angustia y temor que experimentan las bestias durante su cebado y el sacrificio. El cuerpo emocional del animal queda contaminado por las vibraciones de ese temor extremo, y el ser humano que come de su carne incorpora a su propio cuerpo emocional las mismas vibraciones. Ello contribuye a inhibir en el cerebro humano ciertos impulsos muy sensibles procedentes de sensaciones mentales en conexión con el mundo divino. Todo este conjunto de efectos secundarios de la ingestión de carne animal hacen que predomine el miedo en nuestros comportamientos, impidiendo el desarrollo adecuado de la personalidad. La biología ha descubierto que efectivamente, como veremos al estudiar el ADN, existe un gen en el cromosoma 1 que está implicado en la incompatibilidad de los órganos animales y los nuestros, tanto si se desea trasplantarlos como incorporarlos a nuestro metabolismo mediante la alimentación.

Esta misma hipótesis establece lazos similares en los efectos del consumo de narcóticos, tabaco, alcohol, café y la sal en exceso. Por si resulta de interés, hay una oración que se usaba para ayudar a la purificación del cuerpo intoxicado:

"Divinidad en Mí, arde a través de mí tu llama consumidora de amor divino, retira de mí este deseo, aniquila su causa y efecto pasado, presente y futuro y reemplázalo con tu plenitud, tu perfecta satisfacción, y mantén tu completo dominio aquí para siempre".

La oración se hacía visualizándose a sí mismo, parado dentro de una especie de torbellino en forma de columna de fuego violeta, tan alto como nuestro cuerpo y tan ancho que no tocaríamos sus límites ni con los brazos en cruz. Se debe sentir como una llama purificadora penetrando en cada célula de nuestro cuerpo disolviendo todas las impurezas. Al margen de los rituales, existen sectas orientalistas que juegan con los estados físicos especialmente relacionados con experiencias psicológicas nuevas. Tales estados comienzan con sensaciones de palpitación generalizada, hasta que el pulso se siente al unísono por todo el cuerpo como si fuera un solo latido. Para alcanzar estos estados de conciencia alterada se someten a ayunos de varios días combinados con ejercicios respiratorios enfocados a romper con la rutina mecánica acostumbrada. Con ello se ejercita el control a voluntad del pulso, regulando el ritmo cardíaco, mediante el control de la tensión muscular, lo cual será necesario usar durante la inmersión en las experiencias psicológicas buscadas.

Biológicamente hemos profundizado en las causas del envejecimiento. Pero existen también causas debidas al vínculo mente-cuerpo. Recordemos que "Mens sana in corpore sano". Nuestro sistema inmunitario se ve claramente afectado por el estado mental. La depresión y el estrés proporcionan muchos candidatos a los ataques de corazón y las enfermedades del sistema gastrointestinal. Individuos sometidos a análisis de sangre en varios momentos del día con diferentes estados de estrés han mostrado una correlación directa con la actividad de los glóbulos blancos. El estado emocional sostenido va asociado a la longevidad. El sistema endocrino nos lo ha hecho ver claramente. Cuando un humano se enfrenta a una situación de emergencia, el cerebro envía señales eléctricas a las glándulas para que inunden nuestro cuerpo, mediante la sangre, de adrenalina, noradrenalina y cortisol, preparando al cuerpo para huir o luchar. Además también se da la orden desde el mismo cerebro para que las glándulas produzcan unos sedantes naturales, la betaendorfina y la encefalina, que inhiben parte del posible dolor, proporcionando más resistencia. Este proceso, por contrapartida, hace que estas potentes hormonas acaben con nuestro sistema inmunitario. Esto hace pensar en una posible vinculación entre sistema inmunitario, sistema endocrino y sistema nervioso, teniendo a la sangre como fluido por el que circulan los péptidos que harían de mensajeros. Para la sabiduría antigua no había ninguna duda respecto a esta vinculación. El Ying y el Yang de la sabiduría China, los dragones blanco y negro mordiéndose entre sí, donde uno de ellos representa a la glándula pineal y el otro a la glándula pituitaria, ambas reconocidas por los orientales como factores imprescindibles para el desarrollo de la conciencia humana. Llamadas también cabeza y cola del dragón, así como los polos de la batería eléctrica del cuerpo humano. La glándula pituitaria o hipófisis descansa en la silla turca del hueso esfenoide, detrás del puente de la nariz y bajo el hipotálamo, y conectada con el tercer ventrículo por el canal llamado infundibulum. Se la consideraba el polo negativo o femenino y se le atribuía la responsabilidad de la expresión de la energía física, así como su actividad reguladora en el tamaño y peso del cuerpo. Y en efecto es así, mediante la hormona tiroides y otras, produciendo el crecimiento. El hipotálamo, una mancha de neuronas en la base del cerebro (1% del total) es el centro de los impulsos o instintos de la mente y controla, mediante el sistema nervioso autónomo SNA y el sistema reticular activador SRA (sistema neuronal extendido desde la base del cerebro hacia el resto del mismo, cuya función es estimular), la energía corporal y la energía mental respectivamente, además del hambre, la sed, el miedo, el apetito sexual y la estimulación. El hipotálamo mide todo lo que ocurre en el cuerpo y la mente; mide los nutrientes, los componentes químicos de la sangre (como la sal y el agua) y los controla para acercarlos a los valores requeridos. Mide la temperatura del cuerpo y envía mensajes para regular el calor generado. Tiene un reloj corporal que usa para ajustar los ritmos de sueño y vigilia, en ciclos biológicos que oscilan entre 23 horas y 27 horas, resultando una media de casi 25 horas, a modo de reloj cíclico interno hacia el que tendemos cuando nuestro cuerpo queda libre de las obligaciones de un horario laboral. También vigila a la mente, en particular los centros emocionales del cerebro, a los cuales está conectado y le rodean como un par de alas. Por ello el hipotálamo recibe una sensación del mundo muy influida por las emociones. Los impulsos procedentes de los sentidos pasan a través del tálamo y, desde allí se dirigen bien hasta la corteza cerebral o neocórtex (mente racional) o bien hasta la mente emocional que rodea el núcleo del cerebro (antes llamado sistema límbico), desde donde se decide si las impresiones producen atracción o repulsión y de qué tipo, para lo cual suele pedir colaboración al centro racional, pero se puede apañar sin él si se requieren respuestas rápidas. El hipotálamo se activa para transmitir un estado de alerta y de estimulación, en caso de ser necesario, hacia el SRA y el SNA. Volviendo al tema del estrés, hay que tener presente que un estado emocional de tensión provoca que el sistema nervioso simpático y el sistema reticular activador, junto con la adrenalina, tengan en una ligera, pero constante, tensión los músculos del cuerpo. El estrés hace que este estado de tensión se prolongue, produciendo fatiga y hasta tal punto que puede dañar los músculos (produciendo cristalizaciones, debido al ácido láctico y el potasio, y microrrupturas de fibras) y provocar dolores de cabeza de diferente intensidad, como por ejemplo las migrañas. También existe otro tipo de estrés, muy destructivo pero imperceptible. Es el debido a aquellos impulsos nerviosos provocados por agentes externos (ruidos, luz, vibración, temperatura, etc) que provocan, por su continuidad y molestia, que el órgano que los recibe se inhiba de ellos, los filtre eliminándolos de la consciencia, como ocurre comúnmente con los ruidos continuados (como ocurre en los ambientes industriales), causantes de que en la frecuencia o rangos de frecuencia en las que se producen el oído presente una sordera o amortiguación muy elevada. Este estrés nos ha ido privando paulatinamente y desde hace millones de años, de los estímulos del universo, constantes y repletos de información, pero aburridos y agobiantes por su poca variabilidad frente a la excitante realidad del entorno más cercano, sobre todo hoy en día, donde vivir en una gran urbe requiere prestar una gran atención a lo que ocurre en nuestro más inmediato espacio circundante. La lucha por sobrevivir a recortado nuestra capacidad de ser seres universales, para ser seres de sociedad.

El SRA hace que el cerebro se deje impresionar y le controla su estado de excitación, de sensibilidad y de velocidad de respuesta; impulsa y motiva, por lo que está implicado en los procesos de compulsión y adicción; dota de energía a la mente. Por otro lado, el SNA (sistema nervioso autónomo o vegetativo, desde la base del cerebro hacia el resto del cuerpo) tiene el sistema nervioso simpático (activación) y el sistema nervioso parasimpático (relajación). La estimulación del sistema simpático produce la respuesta luchar o huir, pero si se mantiene la estimulación crónicamente, se produce el estrés, con efectos debilitantes para el organismo. Parte de la respuesta al estrés se produce a través del sistema hipotálamo-pituitaria-adrenal, mediante el cual el hipotálamo controla la energía corporal y se encuentra muy activo en los casos de ansiedad y depresión. En estado de agotamiento, el hipotálamo envía un mensaje a la pituitaria, la cual hace llegar el mensaje a las glándulas adrenales, que segregan la hormona del estrés, el cortisol, que complementa las acciones de la adrenalina y la noradrenalina, y estimula al hígado para que produzca más glucosa y al tejido graso para que libere grasa, liberando la energía almacenada. La estimulación procedente de cualquier fuente acrecienta la atención, la concentración y el rendimiento. Cuando el individuo está dormido o relajado, las ondas del electroencefalograma (EEG) muestran una gran señal eléctrica, una oscilación sincronizada de millones de neuronas disparando en ráfagas. Cuando el sujeto está estimulado o concentrando su atención en algo, se hacen pequeñas y rápidas, como si las neuronas tuvieran que hacer cosas diferentes entre ellas, perdiendo la sincronía. En la sabiduría ancestral se conocía a la glándula pituitaria como la retorta de los alquimistas, la boca del dragón, la Virgen María, el Santo Grial, el cuarto creciente lunar, uno de los querubines del Arca, la Isis de Egipto y Radha de la India. También se dice que será la esperanza de gloria de la humanidad, pues nos devolverá a nuestras raíces divinas.

En el extremo opuesto del tercer ventrículo está la glándula pineal, que por semejar a una piña mereció tal nombre. Es el símbolo de la pluma en la cabeza de los indios, en el mismo lugar donde se afeitaban la cabeza los monjes cristianos, y el símbolo de la piña sobre la cabeza que aparece en los papiros de la cultura de Egipto. Para los hindúes esta es la glándula del tercer ojo, llamado ojo de Dangma, el ojo que todo lo ve. Este órgano ha sido visto, desde muy antiguo, como de orientación, de conciencia, usado por la humanidad ancestral para el contacto con el mundo espiritual, contacto que se fue perdiendo con la paulatina aparición de los cinco sentidos y la atracción adictiva de estos para la conciencia, así como la especialización racional del neocórtex, lo cual aletargó a la glándula hasta reducirla a lo que es ahora. Esta glándula es la cola del dragón, el polo positivo de la batería corporal, y en un extremo tiene un pequeño apéndice parecido a un dedo o campanilla, y se le atribuye un destino de eslabón entre lo humano y lo divino en un futuro. Mediante algunos ejercicios como los que se dan en las escuelas de Misterios de Oriente y Occidente hacen vibrar ese pequeño dedo, produciendo un sonido zumbante sordo en el cerebro.

El tercer ventrículo está rodeado por las circunvoluciones cerebrales, y alrededor de él se acomodan, como tres monarcas, los tres grandes centros de vida y energía: la glándula pituitaria, la pineal y el tálamo óptico. Se asociaba, por los antiguos, al tercer ventrículo con el contenedor del alma, asociando el resplandor alrededor de la cabeza de los santos y sabios con el resplandor dorado que irradia este tercer ventrículo en determinados hipotéticos casos. Pero el cerebro está constituido básicamente por células elementales llamadas neuronas.

¿Cómo son la neuronas? Es una célula más del organismo y posee su ADN contenido en su núcleo. Se cree que globalmente se encuentran más genes activos en el cerebro que en ningún otro órgano, puesto que no todos los genes se encuentran en actividad en todas las células, sino que según a qué órgano o tejido pertenezcan se activan unos genes u otros. El contenido de la célula está rodeado por una membrana parcialmente grasienta (lípidos) y fluida que hace de barrera de contención, puesto que posee ciertas clases de proteínas que hacen de puertas selectivas para el paso en un sentido u otro de determinadas moléculas. Las neuronas maduras no se mueven y rara vez se unen o se dividen, y tras su muerte pueden ser reemplazada por otra nueva, pero con una frecuencia muy inferior a como lo hace una célula normal. Mientras el cuerpo de la neurona tiene unas 20 micras de tamaño, el axón puede ser de hasta varios decímetros, ejemplo de la espina dorsal. Aunque se transmiten impulsos eléctricos, estos no son como la nube electrónica en un cable de un circuito eléctrico, sino que los átomos cargados o iones entran o salen por las compuertas de proteínas de la membrana celular, produciendo cambios en el potencial eléctrico de la membrana en el punto de paso, efecto que se transmite por el axón entre unos 2 m/s hasta 100 m/s, manteniendo la misma forma y energía durante todo su recorrido debido a que es regenerado constantemente.

¿Cómo funcionan las neuronas? La neurona básica recibe información en forma de pulsos eléctricos procedente de otras muchas neuronas; atiende a muchos impulsos que inciden en su cuerpo celular y en sus ramificaciones (dendritas), de tres modos: algunas descargas excitan la neurona, otras la inhiben y otras modulan su comportamiento. De algún modo en su interior se produce una compleja resultante de todas las entradas recibidas. Si ocurre que la neurona alcanza la suficiente excitación como para dispararse, un impulso eléctrico de hasta 50 y 100 ciclos por segundo (hertzios) se descarga por su salida, el axón, del cual se bifurca por ramificaciones y subramificaciones, de modo que estas entran en contacto con muchas otras neuronas influyendo así en su comportamiento; la salida por el axón es unidireccional: desde el cuerpo de la neurona hasta las terminaciones del axón. Si no se produce tal excitación, la neurona se mantiene en un ritmo lento e irregular de transmisión de impulsos de entre 1 y 5 Hertzios (impulsos por segundo), lo cual la mantiene en un estado de mantenimiento, preparada para actuar instantáneamente. El impulso que viaja por el axón llega a alcanzar una sinapsis propia, de las casi 20.000 que puede llegar a tener en su cuerpo y sus dendritas, siendo punto de intercambio con otra sinapsis de una neurona cercana. No obstante la cualidad eléctrica de los impulsos, la sinapsis no es un simple contacto eléctrico, puesto que entre la sinapsis emisora y la receptora hay un espacio libre denominado hendidura sináptica. El impulso eléctrico que llega hasta la sinapsis emisora segrega una descarga de moléculas químicas llamadas vesículas, las cuales se extienden por la hendidura entrando en combinaciones diversas con las puertas moleculares de la membrana de la sinapsis receptora. Esto genera un flujo de iones hacia adentro y hacia fuera de la membrana, flujo que generalmente es de iones sodio Na+ (baja concentración en el interior de la neurona) e iones potasio K+ (alta concentración dentro de la neurona). Esto puede generar cambios de potencial importantes en determinadas regiones del axón y producir trenes de impulsos hacia el centro de la neurona. Hablamos de potenciales de –70mV en reposo y unos –40mV en el disparo leve. Existen tres tipos de canales iónicos: los sensibles al potencial eléctrico, los sensibles al neurotransmisor, y los sensibles a ambos. Debido a que la mayoría de la transmisión sináptica no es eléctrica, sino química, existen pequeñas moléculas especialmente adaptadas que pueden interferirla, inhibiendo la neurotransmisión, con concentraciones muy bajas de tales moléculas, como ocurre con determinadas drogas.

Existen diversos tipos de moléculas que realizan la función transmisora en la membrana lipídica que rodea a la neurona. La principal de ellas en el neocórtex es una molécula orgánica llamada glutamato. El canal NMDA es sensible al neurotransmisor glutamato y al voltaje. Cuando el canal del glutamato NMDA se abre, permite el flujo de iones K+ y Na+, y además gran cantidad de iones de calcio Ca++, los cuales tienen como efecto la alteración de la fuerza de la sinapsis, manteniendo tal alteración durante días, semanas, e incluso meses. Este efecto tan singular puede usarse como explicación de la memoria y, como vimos en el apartado de la consciencia humana, causante de los procesos del conocimiento, partiendo de unos procesos químicos moleculares. Hay muchos más neurotransmisores a parte del glutamato (excitador) y del GABA (inhibidor), pero son más lentos en sus efectos, por lo que se usan para modular el disparo de la neurona, y no para iniciarlo. Esta función mantiene activo el córtex para que los otros neurotransmisores, más rápidos, se ocupen del trasiego de la información. Un exceso de glutamato sobreexcitará a las neuronas y las destruye, como ocurre en la apoplejías y en enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer, Parkinson). Existen otros dos neurotransmisores que regulan la actividad general del cerebro: la acetilcolina (activa los músculos para que se contraigan e interviene en el proceso de la memoria), y la dopamina (genera sensación de placer cuando el cuerpo hace lo que nuestros impulsos o genes quieren que hagamos).

Se puede producir cierta pérdida de información en el proceso que va desde la entrada de información en una neurona y la respuesta de salida que esta entrega por su axón. Pero esto no es importante para el proceso local, puesto que en tal proceso no interviene una sola neurona, sino un conjunto de ellas que son disparadas en sus sinapsis por la misma señal, por lo que los impulsos de la información siguen múltiples canales paralelos formados por sinapsis de varias neuronas, de modo que la redundancia de conductos hace que sea poco probable que se pierda o se degrade la información. Por ello no se puede considerar más que el efecto combinado de las neuronas, y nunca de una en una. Las sinapsis de cada axón, en una neurona cualquiera, son todas excitatorias o son todas inhibitorias, nunca ambas a la vez. Las sinapsis excitatorias usan el glutamato como neurotransmisor, y las sinapsis inhibitorias usan el GABA, una pequeña molécula. Una quinta parte de las neuronas del neocórtex usan el GABA. Las conexiones a larga distancia de una a otra área cortical sólo se realizan mediante neuronas tipo piramidal, que son todas excitatorias. En las células inhibitorias los axones son cortos, afectando sólo a las neuronas más próximas. Todas las neuronas reciben excitaciones e inhibiciones, de modo que nunca se quedan inactivas o saturadas de actividad.

Cada neurona comunica a sus vecinas el nivel de excitación en que se encuentra, y no de donde procede la excitación. Sin embargo, nuestro cerebro contiene las estructuras operativas heredadas de modo que, tras el nacimiento, en pocos meses aprendemos que hay un dentro y un fuera de nuestro cuerpo, y distinguimos con la práctica que el exterior tiene dimensiones espaciales. Y todo ello a pesar de que la percepción se produce en nuestro interior. El cómo ha coordinado nuestro cerebro toda esa inundación de información para clasificarla y formar una imagen coherente de lo obtenido por los sentidos, es algo que no es fácil de entender.

Todo lo que vemos aparenta estar fuera de nosotros, pese a que el sentido de la vista está en el interior de la cabeza. El ojo posee una lente ajustable según se desee enfocar un punto espacial cercano o lejano. También se puede ajustar su sensibilidad a la entrada de luz mediante la pupila. En la retina, situada en la parte opuesta del ojo, es recibido el enfoque de la imagen del campo visual. Está formada por varias capas de células, en una de las cuales hay cuatro clases de sensores, impresionables por las vibraciones de los fotones de la luz del espectro visible que inciden sobre ellos. Hablamos de los conos y los bastones. Los conos son relativamente pocos (unos siete millones) y hay tres tipos de ellos de modo que cada uno responde a un rango diferente del espectro visible, por lo que discriminan los colores del campo visual. Al ser mayor su densidad en la zona llamada fóvea, situada en el centro de la retina, la imagen que cae sobre tal zona es captada con mayor resolución, mayor detalle. Los bastones son mucho más numerosos (más de cien millones por ojo) y son muy sensibles, por lo que captan radiaciones poco densas de fotones, luz débil como la de la oscuridad, aunque no distinguen colores, sino intensidad de radiación, por ser todos del mismo tipo. Los bastones se hayan con mayor densidad en la zona de la retina que recibe la imagen procedente del rabillo del ojo. Esto permite ver en la oscuridad mejor por esta parte. Los ojos son sensores que se alían con el cerebro para producir sensaciones engañosas pero muy efectivas. Somos capaces de ver con mucho detalle, como hemos dicho, con el centro del campo visual, por lo que para darnos la sensación de que vemos todo el campo visual con el mismo grado de resolución, el ojo se mueve con rapidez de manera que nos crean la ilusión de que tenemos el detalle de todo el campo visual. Esta operación es muy efectiva por que, además, los movimientos de los ojos dan prioridad a la dirección donde se capta un cambio de la percepción, con lo cual en seguida tenemos una imagen actualizada con las últimas variaciones producidas en el campo visual. Esto ha tenido que ser así para poder sobrevivir, la visión en tiempo real, con la función de la atención marcando la preferencia, de modo que tengamos la información lo suficientemente a tiempo como para que no sea demasiado tarde, o deje de tener utilidad. Por ello, percepción y procesado han de ser tan rápidos como sea posible para garantizar la supervivencia. Por otro lado, los movimientos de los ojos no son de forma continua, pues nos resulta imposible rastrear con la vista una imagen fija sin mover los ojos con pequeños saltos, como si saltáramos de una letra a otra, no habiendo letras que leer, sino imagen fija. Esto se debe a la costumbre de combinar los movimientos de la cabeza con los de los ojos, que resulta una combinación mucho más precisa. Debido al interés del sistema visual por el movimiento hemos visto nacer el cinematógrafo, donde una rápida sucesión de imágenes nos dan la impresión de una imagen continua tan real como la percibida del ambiente.

Un modo fácil de que nos demos cuenta de cómo cerebro y vista se combinan para crear ilusión en nuestra percepción, lo tenemos en la imágenes de tres dimensiones dibujadas de modo que forman las llamadas "figuras imposibles". En el primer golpe de vista, caemos en la trampa de tales imágenes, y son necesarios varios segundos (a veces más de un minuto) para detectar que la imagen no es físicamente posible. Del mismo modo ocurre con las imágenes 3D de estereoscopia, donde en una lámina plana donde sólo hay puntos o tramas repetitivas, variando la posición de los ojos y el enfoque, se consigue ver un relieve tridimensional de la lámina que nos produce sensación de profundidad real en la imagen. Lo que vemos no está ahí, sino que el cerebro le añade su interpretación, basándose en unas estructuras heredadas y en otras aprendidas. Esto es lo que se llama interpretación de alto nivel. Debido al funcionamiento en paralelo de los circuitos neuronales, se obtienen muchos planos diferentes del campo visual y se combinan, produciendo una resultante en la dirección personalizada que más sentido tiene para el tipo de estructura cerebral que la procesa, en base a su experiencia, a su diseño, y también al estado de ánimo en el momento de la percepción (como cuando se dice "hoy lo veo todo negro", o en momentos de euforia). Se podría resumir diciendo que la interpretación obtenida del campo visual se reduce a la más rápida, detallada y sencilla de las posibles. Para ello se usan recursos simplificatorios, en los que el cerebro añade lo que le falta a la imagen para dar un resultado convincente, como ocurre en los bocetos dibujados con pocas líneas sugiriendo imágenes más completas. Otro recurso simplificador y realmente útil es el de la visión estereoscópica producida por la separación entre ambos ojos (y por supuesto, por tener dos ojos). Es un recurso no aprendido, sino heredado, que nos hace tener dos campos visuales simultáneos ligeramente diferentes, causando la sensación de profundidad en el global de la imagen, por lo cual sabemos que vivimos en un mundo con relieve, y nos ayuda a distinguir una fotografía, de la misma imagen obtenida de la escena en directo. La atención se encarga de priorizar nuestra percepción, de modo que dirigimos la mirada hacia aquellos puntos del campo visual que, estando fuera de nuestra atención, registramos con sensación de que algo varía en ellos. Esto es posible gracias al sistema de corto alcance (debido a los bastones) que captando en blanco y negro es más rápido en su respuesta y acude al centro de proceso con mayor capacidad de acceso. De hecho, se ha comprobado que con fuentes luminosas monocromáticas de diferente longitud de onda, puestas en movimiento, se puede ajustar el brillo relativo de ambas para que parezca que ambas tienen el mismo brillo, sin tenerlo. Esto es por responder los bastones todos igual ante las longitudes de onda de los fotones incidentes. Cuando es necesaria más información de la escena visual, se requieren sensores capaces de reaccionar de modo diferente para diferentes longitudes de onda. Esto está implementado en nuestro sistema visual mediante los conos, de tres clases, de modo que distinguimos tres tipos de longitudes de onda del rango visible: las comprendidas en la onda más corta (color azul), en la onda media (color verde) y la onda más larga (color rojo). Con estas tres dimensiones cromáticas, podemos crear un espacio policromático capaz de definir nuestra percepción al completo. Por ello somos ciegos al color, siendo el cerebro el que crea una imagen estadística de sumas y restas de longitudes de onda para formar, con sólo tres colores (los únicos que de verdad vemos), toda la gama visible. Esto es otra estructura tomada como recurso simplificador, puesto que para ver todos los colores necesitaríamos tantos tipos de fotorreceptores en la retina que nuestro ojo no cabría en nuestra cabeza. Es la combinación de los tres colores "primarios" lo que interesa al cerebro y a nuestro entendimiento, siendo el reflejo de la luz incidente sobre los objetos (fruto de la iluminación) lo que da las propiedades a la percepción. No es posible demostrar que los tres tipos de conos surgieran simultáneamente en la evolución humana, pues cabe la posibilidad de que en función de las circunstancias del ambiente se fueran generando los sensores adecuados a determinadas longitudes de onda, en cada caso. Tampoco se puede asegurar que la evolución no nos vaya a regalar con sensores de longitudes de onda como la infrarroja o ultravioleta en futuras generaciones. La visión se explica difícilmente, puesto que su proceso es muy complicado. Para ello debemos saber más sobre la constitución de cerebro.

Para empezar, la visión se procesa en el cerebro partiendo de las células fotorreceptoras de la retina, que transmiten sus impulsos ya procesados a las llamadas neuronas o células ganglionares, que entre bastones y conos requieren más de un millón de unidades. De aquí pasa la información a un sistema primario muy grande que conecta a través de el LGN (núcleo geniculado lateral) del tálamo, con el neocórtex, a un sistema secundario menor unido al colículo superior, y a otros sistemas auxiliares de menor tamaño. La función principal de este sistema secundario parece ser el control de los movimientos oculares y, en cierto modo, en la atención visual. Para producir los movimientos sacádicos (a saltos rápidos) de los ojos, comienza a dispararse rápidamente un grupo de neuronas del colículo. El centro de esa actividad en el mapa motriz, en las regiones media y profunda del colículo, determina la dirección del salto de los ojos. Cuanto más deprisa se disparan aquellas neuronas, más rápidamente se mueven los ojos. Las experiencias han demostrado que en la oscuridad completa, cada célula ganglionar se mantiene activa disparándose con un ritmo base lento e irregular, pero cuando se ilumina el centro de su campo receptivo aumenta su ritmo de forma repentina. Alrededor de este pequeño centro receptivo existe una región anular que funciona de modo que, cuando incide luz enteramente sobre ella, el ritmo se interrumpe, y si se apaga la luz incidente se produce una gran serie de impulsos rápidos. De este modo, cualquier célula ganglionar responderá con disparos rápidos ante la incidencia de luz en su centro, mientras que apenas responderá a una zona de iluminación uniforme en esa región general. Por ello se envía al cerebro prioritariamente aquella parte de la imagen donde la distribución de luz no es uniforme, eliminando redundancias. Al estar cerca unas células ganglionares de las otras, los campos receptivos de las células contiguas se solapan de algún modo. Un punto de luz en la retina excitará a un grupo de células ganglionares contiguas entre sí, aunque no con la misma intensidad.

Una característica curiosa de la visión es que cada ojo, aunque está conectado a ambos hemisferios cerebrales, lo está de modo que el hemisferio derecho recibe sólo la percepción que abarca la mitad izquierda del campo visual, y viceversa. El cerebro nace con todas las conexiones pero acaba usando sólo las justas y necesarias. Ambas mitades del cerebro están interconectadas por haces de nervios, como el cuerpo calloso, formado por unos quinientos millones de fibras nerviosas con conexiones en ambos lados, uniendo las dos capas corticales. Seccionado este cuerpo calloso, el cerebro se comporta casi como si hubiera dos individuos distintos gobernando la misma cabeza. El lado izquierdo del córtex está relacionado directamente con el lado derecho del cuerpo, y viceversa, excepto el olfato que mantiene la lateralidad. El lenguaje depende del lado izquierdo de la cabeza, tanto para los diestros como para la mayoría de los zurdos.

El córtex cerebral está formado por dos capas de neuronas, de entre 2 y 5mm de espesor, con pliegues o rugosidades. Ambas capas están separadas entre sí ya que cada una cubre un lado del cerebro, constituyendo la materia gris. Los cuerpos y ramificaciones de las neuronas que lo constituyen se mezclan con otras muchas células auxiliares, como las células gliales. Habiendo unas 100.000 neuronas por milímetro cuadrado de capa cortical, el neocórtex humano tendrá varias decenas de miles de millones de neuronas. Algunas de ellas sólo alcanzan conexiones de entre una fracción de un milímetro hasta varios milímetros, y otras de mayor longitud que llegan a contactar con otras partes de la capa cortical o del sistema nervioso (suelen estar recubiertas de una funda grasienta de mielina, que proporciona mayor rapidez a la transmisión de impulsos) formando la materia blanca, y llegando a ser un 40% del volumen del cerebro, lo que muestra el grado de comunicación que contiene. El córtex tiene seis capas y cada una de ellas tiene subcapas. De las seis, se denomina capa 1 a la más exterior, y dispone de pocos cuerpos de neuronas, estando mayormente compuesta de las dendritas apicales de las neuronas piramidales de las capas inferiores, así como los distintos axones que forman sinapsis con ellas. La capa 1 es por ello la capa de las conexiones. Por debajo de esta se encuentran las capas 2 y 3, también denominadas capas superiores y compuestas por los cuerpos de las neuronas piramidales citadas. La capa 4 contiene muchas neuronas del tipo estrella espinosa, de cualidades excitatorias, y algunos cuerpos de neuronas piramidales. Las capas inferiores, numeradas como 5 y 6, contienen también muchas células piramidales y algunas de sus dendritas llegan hasta la capa 1, y de la capa 5 es de donde parte la información procesada en el córtex hacia otras partes del cerebro y hacia la espina dorsal. Las áreas contiguas del córtex están interconectadas entre sí, de modo que cada área recibe y emite impulsos de y hacia las áreas inferiores.

Hay varias estructuras en la parte interior frontal del cerebro que son subcorticales. Destaca el tálamo, pues es zona de paso de las principales conexiones que llegan al córtex. Ya vimos que intervenía en la visión y en la atención. Está dividido en más de veinte regiones, asociadas cada una con alguna subdivisión del neocórtex, y cada una de aquellas regiones del tálamo tiene muchas conexiones de tipo bidireccional hacia el córtex. Muchas conexiones que entran y salen del córtex no pasan por el tálamo, sobre todo conexiones de salida. En el apartado de la consciencia humana ya anticipamos los efectos de la teoría de los "mapas" del campo visual. El tálamo es un buen candidato para dar forma a esta teoría, por ser la entrada al córtex y ocuparse algunas de sus partes a la visión: la senda principal de la visión va al córtex a través del LGN, y otras sendas secundarias lo hacen a través del pulvinar, ambas regiones situadas en el tálamo. Las células principales del núcleo geniculado lateral LGN están formando capas y producen excitación, teniendo una función "repetidora" puesto que reciben impulsos directamente de la retina y envían sus axones directamente a la primera área visual (V1) del neocórtex. Las neuronas próximas entre sí en esa zona de capas del LGN tienden a responder a la actividad de puntos próximos entre sí en la retina, actuando como un "mapa" de dos dimensiones del campo visual tridimensional. Estos mismos "mapas" se repiten hacia la capa V1 del córtex, pero de tal forma que esos mapas finales no son uniformes, sino que las regiones cercanas al centro de la mirada están formadas por más superficie que las de la periferia del campo visual. Esto explica los efectos de la atención que vimos en el apartado de la consciencia humana, cuando fijando la vista en un punto, sin mover los ojos, tratamos de prestar más atención a zonas de la periferia del campo visual y vemos que nos resulta muy difícil mantener así la atención, volviendo esta al punto central en contra de nuestra voluntad.

Dos de las tres zonas del pulvinar son retinotópicas: cada una de ellas tiene uno o más mapas del campo visual. Están conexionadas en ambos sentidos con la mayoría de las áreas visuales de origen y envían impulsos hacia el colículo superior (control del movimiento de los ojos y fijeza del foco). La tercera zona del pulvinar no posee mapa retinotópico, está conectada en ambos sentidos con el córtex frontal y parietal, y responde a los cinco sentidos, participando en menor grado en la consciencia. El porqué de la necesidad de los "mapas" se puede explicar debido a la tendencia a usar la mínima energía con la máxima eficiencia: manteniendo las neuronas relativamente cerca con aquellas con las que debe interactuar, las conexiones son más cortas y rápidas, con menor consumo energético en el trasiego de información.

El área cortical V2 es la segunda área visual y es muy similar al área V1, pues es grande, tiene un mapa de la mitad opuesta del campo visual y con mayor superficie dedicada a las regiones más cercanas a la fóvea que a las regiones periféricas del campo visual. Además, las neuronas pertenecientes a V2 vistas en conjunto, se ocupan también (como en la V1) de la orientación, el movimiento, el color y los contrastes. Pero casi todas las neuronas de V2 reciben estímulos de ambos ojos, y tienen mayores campos receptivos, por lo que pueden actuar con mayor resolución ante el campo visual. Existen más áreas visuales diferentes aún por estudiar (unas veinte) y hay otras siete áreas que intervienen en la visión, aunque no dedicadas a ella en exclusiva.

Otra región cerebral interesante, y de función no muy conocida, es el hipocampo, considerado como una estructura de alto nivel puesto que se halla desconectada de las entradas sensoriales. Aparentemente es una especie de almacén para los códigos de los recuerdos nuevos y a largo plazo, reteniéndolos antes de transmitirlos al neocórtex. El neocórtex es la parte más compleja y supuestamente reciente del cerebro, mientras que el paleocórtex es el córtex más primigenio y está relacionado con el sentido del olfato, lo que nos hace suponer que este fue uno de los primeros en aparecer en la evolución. El neocórtex dispone de zonas clasificadas según su función primaria. La región frontal del cerebro pudiera ocuparse de la planificación y algunas tareas de alto nivel, como el conocimiento. La visión se puede localizar en la parte posterior de la cabeza, el oído en el lateral, y el tacto en la parte superior, de modo que enfrente de este se encuentran las áreas de control de los impulsos motores voluntarios. En el extremo exterior del córtex, en el final superior de la espina dorsal, bajo el punto central de la base del cerebro, se encuentra el hipotálamo, del que ya hemos hablado como regulador de las necesidades básicas e influenciado por las emociones. Cerca de él se encuentra el cerebelo, cuya función parece ser la del control del movimiento, sobre todo los movimientos complejos. Está especialmente desarrollado en peces como el tiburón y la manta, aunque el humano puede vivir sin él.

Bien, somos seres fundamentalmente eléctricos ... al menos la electricidad (las diferencias de potencial eléctrico) es la base del funcionamiento del cuerpo y la mente. Evidentemente los circuitos eléctricos son de una escala tan reducida que hablamos de diferencias de potencial de 0.1V, pero que actuando en membranas de entre 3 y 5 nm (3.10-9 m) producen un campo eléctrico de 20.106 V por metro, lo cual es mucho más que lo que producen los rayos de una tormenta. La fuerza eléctrica resultante de este enorme campo impulsa a las moléculas cargadas de carga eléctrica a interaccionar con la célula, distribuyendo su energía eléctrica por su interior, pero no a base de electrones y cables, sino por medio de electrones, protones, fosfatos e iones del cloruro de sodio (-Cl +Na, la molécula salina disuelta se separa y cede cargas opuestas a ambos componentes) disueltos en el agua que ocupa el 70% de nuestra constitución. Ello explica que las dietas ricas en sal aumenten la sensibilidad, y el nerviosismo asociado, en gran modo. La fuerza eléctrica es mucho mayor que la de la gravedad, por lo que en igualdad de condiciones la primera puede producir mucho más trabajo. La electricidad de nuestro cuerpo procede de nuestros alimentos y de la respiración. Dentro de nuestras células se extraen los electrones de los alimentos y se transfieren al oxígeno por medio de pequeños "pararrayos" construidos por átomos de cobre y hierro dentro de las proteínas que se alojan en la membrana celular. Se puede decir resumidamente que los electrones saltan a la punta del "pararrayos" desde las moléculas energéticas de los alimentos, para recorrer el cobre y el hierro, para terminar saliendo por el otro extremo hacia la molécula de baja energía del oxígeno. Esta circulación de carga produce una corriente que produce un trabajo al atravesar varias máquinas proteínicas, que funcionan como bombeadoras de protones, alojadas en membranas internas. Este paso de corriente no se produce de modo continuo, sino que los electrones son transportados y detenidos en diversas moléculas del circuito que actúan como receptores y acumuladores. Las máquinas bombeadoras de protones se llaman citocromos, que significa colores de la célula, y es así porque dan su color a la célula, de forma que cambian de color al ganar o perder electrones. Bombean protones sacándolos fuera de las mitocondrias, moléculas que se encuentran dentro de las células funcionando como centrales eléctricas. Las bombas de protones están en las membranas de las mitocondrias, formando parte del "pararrayos" que transporta a los electrones extraídos del alimento hacia el oxígeno, y toman los protones del interior de las mitocondrias lanzándolos al exterior. Esto hace que se acumulen las cargas positivas en el exterior, quedando las cargas negativas en el interior de las mitocondrias. Entre ambos lados de la membrana se genera una diferencia de potencial de 0.2V y el consiguiente campo eléctrico de 40.106 voltios por metro, que se usa en su casi totalidad para generar ATP. El ATP está formado, entre otras moléculas, por tres fosfatos (los fosfatos tienen carga negativa) que se repelen entre sí fuertemente. Al romperse el vínculo entre ellos (durante el metabolismo), uno de los fosfatos sale disparado como una bala, y para volver a fijar un fosfato al vínculo quebrado, es necesaria la energía del tremendo campo magnético, dejando a la molécula de ATP preparada para un nuevo "disparo". La fijación del vínculo de nuevo de los tres fosfatos es labor de las "máquinas" que fabrican el ATP dentro de las mitocondrias, accionadas por la electricidad de protones. El disparo del tercer fosfato no es aleatorio, sino que es activado por otras "máquinas" dentro de la célula durante el movimiento del ATP por toda la célula. Cuando se produce el disparo, la máquina molecular que lo ha activado puede cambiar de forma permanente, o puede poner en marcha un proceso, o detener uno que ya estaba activado, actuando en procesos como la contracción muscular, la síntesis de proteínas y el bombeo de sodio. Las bombas de sodio están situadas en la membrana celular y bombean sodio a través de esta membrana desde el interior hasta el exterior de la célula. Debido a que el sodio posee carga positiva, este bombeo de sodio produce un enorme campo eléctrico a través de la membrana celular, campo que se usa para el transporte de moléculas, el control del volumen de la célula y la generación de impulsos eléctricos en los músculos, el corazón y los nervios, incluido el cerebro. De este modo, son cuatro las formas de electricidad que funcionan en la célula: de electrones, de protones, la de fosfatos y la de sodio. La de electrones se genera dentro de las membranas de las mitocondrias por la combustión de los alimentos. Esta electricidad se usa para bombear protones hacia el exterior de la mitocondrias, generando electricidad de protones. Al fluir esta electricidad de protones de nuevo al interior de las mitocondrias, se usa para obligar al fosfato cargado negativamente a unirse a los dos fosfatos para formar el ATP listo para ser "disparado" de nuevo. Parte del ATP se aporta a la membrana celular para ser usado para bombear sodio, generando electricidad de sodio. Esta secuencia forma un ciclo continuado de generación de actividad molecular basada en la electricidad. El motor que produce el ATP realmente gira, como una rueda de molino accionada por el flujo de la electricidad de protones. Posee un eje soportado a través de la membrana de la mitocondria y la electricidad de protones que circula por un canal de la membrana lo hace girar, de modo que la rotación de este eje hace que el fosfato libre se adhiera a los dos fosfatos para formar el ATP. También puede este motor funcionar en sentido inverso, usando el ATP para bombear protones hacia el interior de la mitocondria, y ser un generador de protones. Es un motor formado por una sola molécula, y debe ser el más pequeño descubierto hasta ahora, aunque existen otros tipos de motores moleculares, como los que colaboran en la contracción de los músculos, en la fabricación del ADN y el ARN, así como en la propulsión de las bacterias. Tal vez la nanotecnología llegue en un futuro próximo a explicar en una teoría experimental que los humanos somos máquinas básicamente electromecánicas. Lo que es evidente es que nos creíamos que el ser humano es una unidad autosuficiente, pero el avance científico nos dice que somos un todo de una gran sociedad molecular y que funcionamos como una unidad por arte de un misterioso factor organizador aún desconocido.

Si nos centramos en la fuerza motriz humana, el gran misterio de todo este proceso lo constituyen las mitocondrias. El diez por ciento de la materia de nuestro cuerpo son mitocondrias. En número de aproximadamente mil por célula, la mitocondria es como un gusano que se retuerce, se divide y se fusiona con otras mitocondrias, llegando a tener múltiples colas. Constituyen casi la única causa del color de las células y tejidos, y cambian de color al variar su producción de energía.

Las alimentamos y nos proporcionan casi toda nuestra energía. Pero son generadores con muchas pérdidas, poco eficaces si de producción eléctrica hablamos, puesto que tienen fugas de electrones que producen radicales libres, y fugas de protones que producen calor. Fugas considerables y con efectos negativos, tanto que convierten a las mitocondrias en los participes del envejecimiento y de la muerte celular. Los electrones liberados se agregan a las moléculas de oxígeno y forman los radicales libres, moléculas muy reactivas debido a la tendencia que tiene el electrón extra a emparejarse con electrones de otras moléculas (disposición de menor energía en el enlace). Esta tendencia hace que se produzca una conjunto de reacciones en cadena de intercambio de electrones entre moléculas, y cada reacción sólo se detiene cuando dos radicales libres se encuentran e interaccionan entre sí emparejando sus respectivos electrones. Este vaivén de electrones deja a su paso moléculas despedazadas, membranas inutilizadas y máquinas moleculares inservibles. Incluso el propio ADN puede ser mutado o destrozado por el radical libre del tipo hidroxilo. Las vitaminas C, E y los b-carotenos son los antirradicales naturales de que dispone nuestro cuerpo, obtenidos de las verduras, el vino tinto y el té.

La fuga de protones se produce a través de la membrana de las mitocondrias (se desconoce la causa) en un viaje de vuelta al interior de la mitocondria, y quizá su única función sea generar el calor corporal o realizar la combustión del exceso de alimentos.

Por algún mecanismo no descubierto aún, hace más de mil millones de años las mitocondrias encontraron el modo de introducirse en las células de los protozoos, nuestros antepasados, y formar un simbiosis con ellas, de modo que se hicieron interdependientes de forma permanente e irreversible. Tal vez sea esta la causa de que exista hoy la variedad de organismos vivos que pueblan la Tierra. De todos los organismos vivos, las mitocondrias son los que más se parecen a las antiguas bacterias, pues son del mismo tamaño y están envueltas en dos delgadas paredes que hacen de membrana, incluso son similares en su maquinaria molecular y ADN. Probablemente las mitocondrias sean una evolución de determinado tipo de bacterias. Hasta hace dos mil millones de años no había una cantidad significativa de oxígeno en la atmósfera terrestre, pero fue incorporándose progresivamente como residuo de la fotosíntesis, alcanzando los niveles actuales hace unos mil millones de años. El oxígeno es una molécula inestable y tóxica, un tipo de radical libre capaz de arrebatar electrones a otras moléculas y formar nuevas combinaciones moleculares. De hecho nuestro cuerpo se esfuerza por no poseer una concentración de oxígeno en nuestras células superior a la décima parte de la concentración atmosférica. Ello requiere una estrategia de defensa contra el oxígeno, como la que usan algunas bacterias hoy día, resultado de la evolución de máquinas enzimáticas que consumen el oxígeno con la mayor rapidez posible. Es posible que la primera respiración evolucionara a partir de estas máquinas consumidoras de oxígeno. La respiración produce energía invirtiendo el proceso de la fotosíntesis, descomponiendo el alimento y cediendo los electrones de la descomposición al oxígeno, energía transportada y aprovechable por las células, lo cual asegura la supervivencia de los seres que aprovechan el oxígeno. Células respiradoras como estas fueron absorbidas hace unos mil millones de años por células mayores, para dar resultado a las células de las que han evolucionado las nuestras.

Las mitocondrias tienen su propio ADN, el cual heredan de las mitocondrias de nuestras madres exclusivamente. Esto se debe a que cuando el esperma penetra en el óvulo de la madre incorpora a este pocas o ninguna mitocondria, mientras que el óvulo posee decenas de miles de ellas. El espermatozoide que primero alcanza el óvulo ha luchado con millones de compañeros para demostrar que es el más rápido y energético, que posee una configuración de ADN superior al resto y deseable para la evolución. Sin embargo aparenta no aportar nada en lo referente al desarrollo de las mitocondrias del futuro hijo; es la hembra la que configura el ADN de la progenie. Pero hay que concretar que este ADN sólo contiene el código generador de los componentes de la mitocondria destinados a generar energía. El resto de componentes de la mitocondria están codificados en el ADN nuclear de la célula, por lo que son construidos en la célula y después son importados al interior de las mitocondrias. El ADN mitocondrial experimenta mutaciones y evoluciona a una velocidad diez veces mayor que el ADN nuclear. La mayoría de tales mutaciones son inofensivas, pero unas pocas mutaciones nocivas en los billones de mitocondrias que poseemos, aunque energéticamente no sean perceptibles, se van acumulando con la edad. Se detectan pocas de ellas antes de los cuarenta años, pero luego se produce un crecimiento exponencial, perjudicando seriamente nuestra producción de energía. La teoría mitocondrial del envejecimiento sugiere que nuestras mitocondrias, al generar constantemente radicales libres tóxicos, son atacadas por ellos causando mutaciones en su ADN.

Las células mueren de dos diferentes formas conocidas, y ambas son iniciadas por las mitocondrias:

    • por apoptosis o suicidio controlado: la célula se descompone desde el interior, desmoronándose gradualmente y siendo finalmente absorbida por los glóbulos blancos. Es una contracción limpia, sin restos ni influencia externa.

    • por necrosis o explosión caótica: las mitocondrias y otras partes de la célula estallan liberando sus contenidos, primero dentro de la célula, y luego hacia el exterior cuando estalla toda la célula. Esto produce una inflamación general, al quedar libres sustancias químicas tóxicas y las enzimas, que dañan a las células vecinas.

Gracias al suicidio de las células se protege al cuerpo de cánceres y enfermedades, pero debe existir un equilibrio en el número de suicidios para que el organismo no se disgregue. Las situaciones neurodegenerativas (Alzheimer, Parkinson, apoplejías, etc) provocan una apoptosis hiper-activada. Por el contrario, la evolución cancerígena es resultado de una inhibición de la apoptosis. El sistema de muerte por apoptosis es un método cuyo origen es difícil de explicar, puesto que va en contra de la célula, ya que la célula que se suicida no obtiene descendencia. Es más fácil explicarlo como una consecuencia de una "decisión" de grupo: lo mejor para la sociedad celular es que el individuo se suicide ante una degradación peligrosa. La apoptosis da más eficacia a los cuerpos, permitiendo que estos transmitan los rasgos a su progenie. Esto también significa que el mecanismo de la apoptosis no ha mejorado desde sus orígenes, pues no puede perfeccionarse durante la vida del organismo.

Las mitocondrias son víctimas de toxinas, radicales libres, del exceso de calcio y la falta de oxígeno. El daño que estos les producen anula el suministro de energía a la célula y esta se suicida. Esas sustancias o estados atacan a un poro que existe en la membrana de la mitocondria (poro de permeabilidad transitorio), que normalmente está cerrado, pero que ante aquellas se abre, impidiendo la generación de energía (comienza la necrosis) y liberando citocromo c, que activa en la célula a las máquinas de autodestrucción (caspasas) que producen la apoptosis. Así, pues, la mitocondria es el ángel guardián del Edén de la narración bíblica, que provoca al ser vivo el castigo de no ser eterno como Dios, a cambio de poder comer del árbol del conocimiento del bien y del mal ... la autoconsciencia:

"Y dijo Yahveh Dios: ‘’¡He aquí que el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, en cuanto a conocer el bien y el mal!. Ahora, pues, cuidado, no alargue su mano y tome también del árbol de la vida y comiendo de él viva para siempre’’. Y le echó Yahveh Dios del jardín del Edén, para que cultivase el suelo ... y situó al este del jardín del Edén querubines, y la espada llameante y vibrante, para guardar el camino del árbol de la vida" (3,22-24 GÉNESIS)

... muerte a cambio de energía de más calidad, más concentrada, mejor enfocada u organizada. Este relato bíblico tal vez sea una verdadera enseñanza procedente de nuestros lejanos antepasados, donde nos demuestran que conocían el intrincado secreto de la vida.

Esta alianza celular produce una relación entre el tiempo de duración del organismo y la energía. Aparentemente, vivir a un ritmo más rápido conlleva a una vida más corta. Existe una relación matemática entre el tamaño de todas las especies de mamíferos y pájaros y su tasa metabólica (producción de energía por unidad de tiempo), y resulta que los animales pequeños gastan más energía por gramo de peso de su cuerpo que los animales grandes. Esto parece ser en parte debido a que aquellos pierden calor más rápidamente que estos (radian calor al exterior más fácilmente por ser acumuladores de menor tamaño), y en parte a requisitos estructurales del esqueleto. Esta cualidad influye mucho en el comportamiento de los animales más pequeños: mayor ritmo cardíaco, mayor ritmo respiratorio, metabolismo más rápido, mayor necesidad de alimentarse, mayor velocidad en el crecimiento y en alcanzar la madurez, lo cual les permite una longevidad escasa. Los mayores mamíferos, como la ballena azul, pueden estar un mes sin alimentarse y moviéndose por todo el mundo sin notar fatiga, debido al escaso gasto de energía que debe mantener. Las velocidades con que las distintas especies animales dan ritmo a sus vidas dan lugar al concepto de "tiempo fisiológico". Esto es, el tiempo del reloj no es constante para las distintas especies, pero si hay cierta constante proporcionalidad entre, por ejemplo, los ritmos cardíacos, la tasa metabólica, la velocidad de la respiración, la actividad molecular, el ritmo de crecimiento, y la duración de la vida. Aunque el ratón y el elefante viven a velocidades muy diferentes, la cantidad total de energía, alimento y oxígeno por gramo de peso es aproximadamente la misma para ambos. Sin embargo, entre otras excepciones a esta regla, estamos los humanos, que vivimos hasta cuatro veces más de lo que tal regla prevé para el resto de animales. No es cierto sin embargo que vivan menos, por norma, los humanos que realizan esfuerzos físicos más duros y continuados que los que realizan una vida sedentaria (los deportistas han demostrado que pese a su dedicación esforzada viven los mismo que cualquier otra persona, y no se acorta su vida por el deporte). Los niños, que viven a mayor ritmo que los adultos, deben tener la sensación de que el mundo que les rodea se desenvuelve muy lentamente. Sin embargo, los ancianos, cuyo ritmo de vida es muy lento, sienten como los minutos pasan vertiginosamente, ya que sus pensamientos y estados de ánimos cambian con escasa frecuencia.

La cantidad de hormona tiroidea producida es una de las razones importantes por las que los animales tienen distintas tasas metabólicas. Esto depende de los genes parcialmente, y está regulado en el cerebro de modo no consciente, calibrando nuestras necesidades de energía. También influyen las concentraciones de adrenalina y noradrenalina, liberadas en estados emocionales, de modo que se produce un cambio en la percepción subjetiva de la velocidad del paso del tiempo, en contra de la propiedad física del tiempo, que lo califica como una variable que no fluye en absoluto, aunque subjetivamente sí que nos lo parezca (ver el capítulo de Tiempo y Espacio).

Los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas son complejas moléculas formadas por elementos simples: azúcares, ácidos grasos, y aminoácidos, respectivamente. Su valor nutritivo una vez separados es muy similar, aunque su función en el cuerpo es diferente. Todos pueden ser usados por las mitocondrias para generar energía, pero las proteínas sólo lo hacen en el caso extremo alcanzado por inanición, puesto que son elementos estructurales de las células. La proteína representa la química, la vida, la respiración, el metabolismo y la conducta, es decir, el fenotipo. La grasa es un almacén de energía a largo plazo, y un constituyente de las membranas celulares, siendo los ácidos grasos el combustible del cuerpo en reposo. Los hidratos de carbono (como los procedentes del azúcar), almacenados como glucógenos, son un almacén de energía a corto plazo muy importante. El cuerpo puede usar glucosa o grasa como energía, pero el cerebro sólo puede usar glucosa, y lo hace en grandes cantidades (150gr de glucosa al día). No existe almacén de glucosa en el cerebro, y este depende del aporte que le llega por medio de la sangre. Tal es su dependencia que si la concentración de glucosa baja de 0.8gr por litro sangre a la mitad, se producen defectos de funcionamiento en el cerebro (visiones, mareos, doble imagen, etc...). Si, como sucede en los diabéticos, baja aún más, puede entrar en coma el cerebro, y ante la falta total de glucosa los daños son irreversibles y la muerte llega en minutos. Es el hígado el único órgano que almacena glucosa (75gr, reservas para 12 horas) y que la puede aportar a la sangre, pues la glucosa almacenada en el tejido muscular no puede ser cedida al torrente sanguíneo. Sólo tenemos un remanente de energía para el cerebro calculado para pasar la noche, y todo por que el cerebro no quiere usar la grasa como combustible, pese a que contiene mucha grasa. El cerebro consume energía a un ritmo diez veces mayor que el resto del cuerpo. Si le falta glucosa, el hígado comienza a extraerla a base de descomponer las proteínas de los músculos. De aquí aquél tópico de que los fortachones son enanos mentales, y que los cuerpos menos musculados pueden ser vehículo de una mente prodigiosa. Pero no tiene por qué ser así. Mientras se realiza un ejercicio físico de máxima intensidad, la necesidad de glucosa aumenta hasta mil veces. La hormona adrenalina se encarga de que la grasa salga de sus depósitos y de que el hígado se ponga a fabricar glucosa. Y la hormona insulina es la encargada de ordenar al cuerpo que almacene glucosa cuando el nivel de azúcar en sangre es elevado y empieza a espesar la sangre. La glucosa es ligeramente tóxica y puede producir radicales libres, asociándose con proteínas en la sangre y en las células. Vemos pues que el equilibrio es fundamental.

Los procesos celulares se parecen mucho a una democracia en su manera de funcionar, puesto que la mayoría de las etapas metabólicas hacen su aportación al ciclo total, y se alternan (según las circunstancias) como etapa "cuello de botella" en la velocidad del proceso metabólico. Cuando la célula ha de modificar su consumo de combustible y su producción de energía, en función de las muy variables demandas del cuerpo, necesita saber cuanta energía se le pide y de cuanta dispone almacenada. La célula necesita esta información, que le llega por medio de las hormonas (adrenalina) en la sangre y por medio de los neurotransmisores (noradrenalina) liberados por los nervios (en las terminaciones del sistema nervioso simpático). Ambos tipos de mensajes son captados por millones de receptores en la superficie de la membrana celular. Cada receptor es una máquina proteínica que es capaz de unirse a la hormona o al neurotransmisor, lo cual modifica la forma del receptor y este atraviesa la membrana celular, transmitiendo la información al llamado "segundo mensajero", que pueden ser varios tipos de moléculas que afectan a las máquinas moleculares que son el objetivo final del mensaje, objetivo que puede ser el ADN de la célula, de modo que los segundos mensajeros pueden activar algunos de los genes del ADN, de modo que estos fabriquen nuevas proteínas dentro de la célula, que generarán nuevas actividades. Como la célula recibe simultáneamente cientos de mensajes de este tipo, necesita integrar todos estos impulsos y realizar lo que debe, en base a su propia estructura genética y su capacidad. Conocer cómo trabaja el ADN es conocer el origen y futuro de la vida.

ADN

Ya vimos en el capítulo de los principios de la evolución, que la Biología de nuestros días estudia nuestro cuerpo como formado por millones de máquinas moleculares, cuyas pautas de funcionamiento son dictadas por los genes, y de cuyo diseño no se ha hallado el misterioso artífice pero si un claro objetivo: garantizar la supervivencia de los genes (mediante la herencia).

Cada gen es un conjunto de átomos ordenados de un modo particular, de manera que con tal composición y orden es capaz de fabricar una proteína determinada. De ahí a decir que el gen da forma a la personalidad del ser humano, resulta un abismo enorme, pero no insalvable. En efecto, el código genético modela la personalidad y mucho más.

Ver al humano como una máquina es una tendencia cada vez más extendida entre las personas cercanas al mundo de la ingeniería genética, de los potentes sistemas de ordenadores, de la nanotecnología o de las redes neuronales. Este punto de vista tuvo sus comienzos cuando, en 1943, Alan Turing ve hecho realidad su sueño. Se construye un ordenador llamado Colossus, fabricado para descifrar las máquinas codificadoras Lorentz del ejército alemán, y es una máquina especial porque se trata de una máquina universal cuyo programa almacenado es capaz de modificarse a sí mismo. Un gran atisbo de lo que es la vida, pues la herencia es un código almacenado que también se puede modificar, y el metabolismo es una máquina universal. Su secreto es que puede hacer replicaciones de sí mismo, como los virus informáticos actuales. Todo aquello que se sirve de los recursos naturales del mundo para lograr copias de sí mismo, está vivo.

Pero esa visión tal vez implique simplificar demasiado el problema de la vida, o de la cualidad humana. Se debe esta visión a que nuestras máquinas se están haciendo más complejas cada vez, tendiendo a equipararse al humano, o de suplantarlo en algunas funciones. Pero una máquina es compleja a simple vista, mientras que la complejidad humana se pone de relieve en la profundidad de su organismo. La vida habita estructuras basadas en la química de tres átomos que entre ellos constituyen el 98% de los átomos de todos los seres vivos: hidrógeno, oxígeno y carbono.

El mundo de la célula y su maquinaria es sumamente sofisticado, debido a lo diminuto de los componentes que la forman y a la velocidad con que desarrollan su trabajo. La ventaja para los investigadores de este mundo, casi de fábula, es que no se rige por el caos o del azar, sino que aparenta un orden previsible. En el terreno de las partículas elementales y los átomos las leyes son conocidas y permiten prever comportamientos de los sistemas. Pero entramos en el mundo de lo matemático, y las moléculas del organismo no saben matemáticas, aunque ahora sabemos cosas que nos hacen dudar de tal afirmación.

La estructura de la vida se puede representar mediante las matemáticas de la química cuántica. Esto es posible gracias a la ecuación de ondas de Schrödinger, que nos permite calcular cuantos electrones giran alrededor de un núcleo atómico, cuantos átomos están interaccionando, y cuantas son las moléculas que generan las complejas reacciones químicas que dan vida a nuestro cuerpo. Schrödinger anticipó en el año 1943 que las moléculas de nuestro organismo eran depositarias de un "código de la vida" y que tal código se podía comprender mediante la teoría cuántica. Más tarde se descubrió que efectivamente era así y se llamó ADN a la molécula portadora del código genético. El uso de la cristalografía de rayos X basada en la investigación de Max Perutz, permitió tal avance. Este delicado proceso consiste en disparar un haz de rayos X a través de una muestra molecular cristalizada. Estos rayos rebotan en los átomos de la muestra, creando ondas que interfieren entre sí y se reflejan dispersándose por el espacio, formando un frente de ondas. Este frente de rayos X produce un dibujo de puntos brillantes y oscuros, que se captan en una película fotográfica sensible especial. Esta fotografía es un mapa de puntos aparentemente aleatorios, pero contiene toda la información para calcular la posición espacial de los átomos en la muestra bombardeada, con lo que se determina exactamente la estructura atómica de la molécula. En esta práctica se puede producir el problema del plegamiento de las proteínas, es decir, cómo las proteínas adoptan posiciones diferentes según el encadenamiento de aminoácidos. La mecánica cuántica proporciona los ángulos de enlace entre cada átomo, permitiendo determinar cómo se configuran estas cintas y hélices de los aminoácidos. Además, sabiendo la tendencia de todos los sistemas físicos hacia el estado de mínima energía y usando superordenadores se puede determinar el plegado de las proteínas con gran precisión.

James Watson y Francis Crick fueron los investigadores que demostraron que el ADN era la molécula que contenía el código genético. Descubrieron la molécula de la vida, con estructura de dos filamentos entrelazados en forma de doble hélice, y en cada filamento muchos miles de genes, guardianes del código. Son unos cien billones de células las que componen el cuerpo humano, cada una de ellas de un tamaño medio de menos de una décima de milímetro de diámetro. Pero cada célula contiene, a su vez, moléculas: azúcares, aminoácidos, ATP, proteínas, etc... y para estas moléculas la célula es su ciudad, donde cohabitan y aportan su particular labor en un entorno similar a la ingravidez del espacio abierto. La membrana celular es la frontera que limita a esta metrópolis y la salva de su disgregación, aunque también existen membranas internas que dividen a la ciudad celular en barrios aparentemente independientes, pero que en realidad están unidos entre sí por un laberinto de túneles que los interconecta, a modo de carreteras o vías de paso. Los ribosomas (máquinas de fabricar proteínas) flotan por toda la célula y se adhieren a estos túneles o tubos, mientras que la célula tiene muchísimos filamentos que la entrecruzan a modo de esqueleto (citoesqueleto) o puntales de soportación que cambian de estructura y forma constantemente, que pueden servir de asiento para las proteínas. Las mitocondrias, centrales suministradoras de la energía de la célula (a escala proporcional tendría efectivamente el tamaño de una central eléctrica en una ciudad celular), se cuentan en número cercano al millar en una célula. En cada célula existe un núcleo a modo de corpúsculo de color negro, el cual contiene dos series completas de genes, los dos filamentos de la doble hélice (excepto en los óvulos y en los espermatozoides, que tienen cada uno sólo una copia, y los hematíes que no tienen ninguna). Cada filamento en una célula, si pudiese ser estirado, mediría alrededor de 1800 milímetros, conteniendo cada uno 23 cromosomas que están formados por más de 30.000 genes. Una serie del genoma procede de la madre y otra del padre, existiendo entre ambas sutiles diferencias en cada gen, de modo que resulta de ello el color de ojos, del pelo y todas las características que nos hacen diferentes a unos de otros. La ciudad celular descrita vemos que está repleta de mecanismos ocupados frenéticamente en fabricar, romper, transportar moléculas para alimentar, accionar, informar y mantener la célula. Todas estas moléculas están apiñadas estrechamente, pero flotando en moléculas de agua que posibilitan el vertiginoso movimiento de esta actividad. Todas las moléculas vibran, rotan y empujan a sus vecinas a una velocidad de casi mil millones de veces por segundo, impulsadas por la energía térmica del cuerpo, de modo que las moléculas más pequeñas se muevan más, frenadas sólo por las membranas del interior de la célula, o por su capacidad de adherirse a otras moléculas. Por ello, una molécula de ATP visita en un segundo la práctica totalidad de las partes de una célula. Las moléculas de proteínas se mueven más lentamente (un millón de veces por segundo), y una enzima ensambla, corta o transporta alrededor de mil veces por segundo. Las enzimas realizan una de las funciones más importantes dentro de la célula: convierten un tipo de molécula en otro, separando, uniendo o mezclando partes de moléculas. La otra función importante la realizan los transportadores, que adhieren a sí mismos las moléculas que hay que trasladar y atraviesan membranas con ellas, para soltarlas donde convenga. Puede haber hasta diez mil tipos distintos de enzimas y transportadores en una célula. El número de copias de cada uno de estos depende de la velocidad con que la célula tenga que realizar una función determinada, pero pueden haber entre diez y cien millones de copias por tipo y célula. Cada una de estas moléculas realiza una sola función, pero a una frecuencia de mil veces por segundo, convirtiendo moléculas sustrato en moléculas producto. Las moléculas penetran en la célula desde la sangre mediante los transportadores y siguen varias rutas metabólicas (que transfieren masa, energía o señales-información) sirviendo como sustrato y resultando en productos, hasta llegar a productos finales (como dióxido de carbono o agua) que abandonan la célula reabsorbidos por la sangre. Por el citoesqueleto se mueven más de una docena de proteínas "motoras" llevando consigo cargas, como mitocondrias u otras proteínas. Estas proteínas están accionadas también por el omnipresente ATP, el cual está formado a su vez por un enorme motor que rota y que funciona por electricidad y que obliga a que las tareas se realicen en un sentido y no al contrario (pues resultaría desastroso para la célula disgregar proteínas cuando toca sintetizarlas). Las proteínas son las sustancias más importantes de la célula, puesto que hacen de todo: transportan, regulan, sintetizan y descomponen, producen energía, contraen los músculos y procesan información, son hormonas, anticuerpos, receptores y componentes estructurales de las células. La fabricación de proteínas es el proceso que consume más energía de todos los que se producen en el interior del cuerpo humano. Las grasas actúan como combustible energético y para crear las membranas celulares.

ADN son las siglas de ácido desoxirribonucleico, y actúa como almacén pasivo de información (sobre la estructura de las proteínas) usado por las propias proteínas de la célula. Casi todo lo que hay en el cuerpo, desde el pelo hasta las hormonas, está fabricado por proteínas. La molécula de ADN está compuesta de unidades más pequeñas llamadas ácidos nucleicos a lo largo de la doble hélice en forma de parejas llamadas, cada una, par de base. Hay cuatro clases de ácidos nucleicos a los que se les llama como A (adenina), T (timina), C (citosina) y G (guanina), y se presentan en largas cadenas de azúcar y fosfato, como peldaños laterales en la escalera de la doble hélice. Un solo gen puede estar compuesto por miles de pares de base o peldaños. La secuencia exacta de los peldaños A, T, C, y G a lo largo de la cadena de ADN constituye el código genético. La función del gen es producir una proteína, que a su vez puede circular por el cuerpo para realizar una función determinada, como servir de componente básico a un tejido o desencadenar reacciones químicas como enzima. Las enzimas son proteínas que catalizan las reacciones químicas del cuerpo. Cada gen lleva el código de un tipo individual concreto de proteína de la célula, de modo que los casi treinta mil genes que forman el ADN de cada célula proporcionan la información necesaria para producir los cien mil tipos diferentes de proteína que van a configurar a un ser humano. Pero ¿fue primero el ADN o la proteína? No puede haber sido el ADN, genotipo, fragmento matemático pasivo que no cataliza reacciones químicas. No puede haber sido la proteína, pues es pura química y no tiene forma de copiarse a sí misma. Como veremos más adelante, la huella del elemento precursor está en el propio código, y se llama ARN.

Resumiendo la estructura del código genético:

    • tiene 23 cromosomas

    • cada cromosoma tiene miles de genes

    • cada gen tiene exones (información importante) con intrones (información basura) intercalados

    • cada exón está compuesto de codones

    • cada codón está compuesto de tres bases de las cuatro posibles: A, C, G, T

Vemos que el código genético se reduce a palabras de tres letras, lo cual nos recuerda aquellas palabras de las Sagradas Escrituras:

" En el principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un Dios. Este estaba en el principio con Dios. Todas las cosas vinieron a existir por medio de él, y sin él ni siquiera una cosa vino a existir. Lo que ha venido a existir por medio de él era vida, y la vida era luz en los hombres. Y la luz resplandece en la oscuridad, mas la oscuridad no la ha subyugado. " (Juan 1:26, siglo I d.C.)

En un principio fue la palabra, aunque no fuera ADN, que vino después, cuando la vida ya dominaba la materia, y cuando ya poseía dos actividades claras: el metabolismo o actividad química, y la replicación del almacenamiento de la información. El ADN es el reflejo de aquella palabra, transmitida hasta nosotros. Son las mismas palabras de tres letras del código genético para todas las criaturas, luego la creación fue un acontecimiento único, es decir, a partir de un solo tipo de espécimen.

En determinadas condiciones, el genoma puede copiarse (replicación del gen) y leerse (traducción del gen) a sí mismo. Si observamos el cromosoma más grande humano (el número 1) vemos que en su brazo largo, cerca del centrómero hay una secuencia de 120 letras (A, C, G y T) que se repite una y otra vez más de cien veces en total, pero entre cada repetición se halla un tramo de texto aleatorio. Este párrafo corto es lo más cercano que podemos obtener a un eco de la palabra original, y consiste en un gen pequeño pero probablemente el más activo del cuerpo humano. Sus 120 letras están constantemente copiándose en un corto filamento de ARN (ARN 5S) y se establece en los ribosomas para permitir la replicación de otros genes.

La replicación es posible gracias a la propiedad de emparejarse entre sí las cuatro bases. La base A se empareja con T, y G con C. Así, un único filamento de ADN puede copiarse a sí mismo ensamblando un filamento complementario con las T enfrente de las A, las A enfrente de las T, las C frente a las G, y las G enfrentadas con las C. Este es el estado normal de la doble hélice del filamento original y su pareja complementaria entrelazada. El proceso de traducción comienza por transcribir el texto de un gen en una copia mediante la replicación, pero la copia resulta ser de ARN (ácido ribonucleico) en lugar de ADN. El ARN apareció en la historia de la vida antes que el ADN y las proteínas, y une los dos mundos del ADN y las proteínas. El ARN fue la palabra, y dejó pistas de ello. Los ingredientes del ADN se elaboran modificando los ingredientes del ARN; las letras T de ADN se forman de las letras U (uracilo) del ARN; el funcionamiento de muchas enzimas modernas, pese a estar hechas de proteína, dependen de pequeñas moléculas de ARN. Además, el ARN puede copiarse a sí mismo sin ayuda. Una enzima dependiente del ARN lleva el mensaje, hecho de ARN, del gen. Además, a diferencia del ADN, el ARN puede actuar de catalizador, rompiendo y uniendo moléculas incluso de ARN, cortándolas, juntando los extremos, fabricando algunos de sus propios componentes básicos y alargando una cadena de ARN, incluso haciéndolo sobre sí mismo. Probablemente, el primero de todos los genes estuviera hecho de ARN. Experimentando con moléculas de ARN aleatorias en tubos de ensayo, es posible desarrollar de esa mixtura caótica ARN catalizadores, con el sorprendente resultado de que tales ARN sintéticos acaban frecuentemente con un tramo de código que es idéntico al de un gen ribosómico como el gen 5S del cromosoma 1.

Se puede hablar, pues, de la existencia de un mundo de ARN hace unos cuatro mil millones de años, en los comienzos del desarrollo de nuestro planeta. Nada sabemos del aspecto de estos ribo-organismos, ni de cuales fueron sus precursores, pero los indicios que ha legado el ARN justifican esta hipótesis. Como el ARN es una sustancia inestable que se descompone en unas horas, su cometido estaba muy predispuesto al fracaso. Pero mediante el ensayo-error que la Naturaleza bien conoce, surgió una versión nueva, más resistente llamada ADN de la cual el ARN podía extraer copias. De este modo, el ARN pudo almacenar su código en un soporte más físico, del cual poder rescatarlo cuando fuese necesario. Probablemente la criatura que sufrió estos experimentos fuese una especie de bacteria termófila, cuyo nicho ecológico se situó a gran profundidad en fisuras de las rocas ígneas, donde se alimentaba de azufre, hierro, hidrógeno y carbono. Son posiblemente las responsables de generar lo que llamamos gas natural, y puede que posean diez veces más carbono orgánico del que existe en toda la biosfera. También es muy verosímil que los primeros organismos modernos fueran mucho más parecidos a los protozoos: con genomas fragmentados en varios cromosomas lineales y con varias copias de más de cada gen, para reducir los errores. Parece como si las bacterias hubieran aparecido mucho después del salto al ADN del ARN, apareciendo como organismos especializados que habían abandonado el material del mundo de ARN para poder vivir en lugares cálidos y minimizar los errores inducidos por el calor, simplificando su maquinaria y haciéndola más eficiente. Las bacterias serían, pues, una evolución paralela más avanzada que la nuestra, ya que nosotros sí que hemos conservado el ARN en nuestro ciclo evolutivo. Las bacterias serían fruto de las grandes criaturas unicelulares, y no al revés.

Los científicos han descubierto que la evolución suele construir sobre estructuras anteriores, asimilándolas para construir o desarrollar estructuras nuevas. Nuestro genoma contiene fragmentos de la historia evolutiva anterior de nuestra especie. El ojo de un mamífero, con una sola retina es bien distinto del de una mosca, con 750 facetas hexagonales, pero el pigmento rodopsina, fundamental para captar la radiación luminosa, se encuentra en cualquier ojo del reino animal. Esto apunta hacia la existencia de un ojo primigenio, estructura base para todos los tipos de ojos posteriormente desarrollados. Y efectivamente existe el gen Eyeless, que se repite en todo el reino animal, cuya ausencia elimina la formación del ojo, demostrando así que todos somos descendientes de algún gusano marino que vivió hace quinientos millones de años y que inició el proyecto de los ojos. A este tipo de genes, como el Eyeless, se les denomina "genes maestros", de los cuales deben existir muchos más latentes en nuestros cromosomas, impartiendo instrucciones a células embrionarias no diferenciadas (nunca a células adultas especializadas). Y así es, puesto que los científicos han aislado ya los genes responsables, en parte, del plan que estructura al cuerpo humano, llamándolos genes homeodominios, y que controlan la manera en que las indiferenciadas células embrionarias se diferencian gradualmente para convertirse en órganos y aparatos. Estos genes se presentan a lo largo del cromosoma en un orden que coincide, exactamente, con el orden con que se crean en el embrión los principales órganos y aparatos en el propio organismo a partir de la cabeza.

Las funciones más primitivas y esenciales de la célula necesitan ARN. El ARN también puede llevar un código lineal con las mismas letras que el ADN, excepto que emplea la U en lugar de la T. Esta copia resultante de ARN se denomina ARN mensajero, y se corrige después mediante la eliminación de todos los intrones y el reensamblado de todos los exones que resultan, unidos por sus extremos libres de intrones. Acto seguido, el mensajero es tomado por una máquina microscópica hecha en parte de ARN, llamada ribosoma, la cual se va moviendo a lo largo del mensajero traduciendo cada codón de tres letras en una letra de un alfabeto diferente consistente en 20 aminoácidos distintos, cada uno transportado por una versión diferente de una molécula, también de ARN, llamada ARN de transferencia. Cada aminoácido se une al último para formar una cadena en el mismo orden que los codones. Cuando el mensajero ha sido traducido del todo, la cadena de aminoácidos se pliega de una forma determinada, como ya hemos visto, que depende de su secuencia, lo cual da lugar a una proteína.

Con aproximadamente 30.000 genes ocultos entre los 23 pares de cromosomas de cada una de nuestras células, el mapa del genoma humano presenta toda la información que permitirá, en un futuro próximo, un nuevo punto de partida para el tratamiento y erradicación de enfermedades. Es la nueva forma de medicina llamada medicina molecular. Mediante simulación por ordenador y sus programas de realidad virtual van a dar muchas posibilidades de atacar a los virus y las bacterias en sus puntos débiles a nivel de código genético. Usando la secuencia de ADN personal se podrá diagnosticar a cada individuo sus enfermedades futuras, años antes de que empiecen a aparecer los síntomas. Los puntos más complicados para este fin son las enfermedades poligénicas, es decir, en las que interviene más de un gen. Si recordamos cuando hablábamos de las Jerarquías (según las Emanaciones, en Solos en el Universo) que nos han ayudado en nuestra evolución, podríamos decir que nuestra humanidad puede ser la octava Jerarquía, que ayudará a las bacterias a ser la próxima humanidad, pues así como cada Jerarquía nos ha aportado lo que ellos eran capaces de crear, nosotros seremos capaces de dar a las bacterias cuerpos físicos mejores. Y nosotros pasaremos a otro nivel de evolución y las bacterias seguirán evolucionando gracias a nuestra intervención, de la cual ellas no sabrán nada, salvo que exista un modo de que ellas contacten con la Historia del Cosmos, como afirmaron poder hacer nuestros ancestros.

Conociendo este funcionamiento de las células da la impresión de que se puede considerar a la célula como una máquina, y esto coloca al humano muy cerca de serlo también, de no ser por que no nos sentimos tales. Sin embargo, existe tal orden en nuestro funcionamiento, a pesar de que destruimos constantemente nuestras estructuras internas, que cuesta pensar en el ser humano como en una entidad aleatoria o espontánea. En el cuerpo todo sucede debido, esencialmente, al choque de electrones y protones. Estos choques producen combinaciones más o menos estables. A las más estables las denominamos moléculas y las moléculas que se asocian entre sí poseen diferentes energías asociadas (según la proporción y estructura de protones y electrones combinados en ellas), de modo que la disociación de tales moléculas produce liberación de energía, como ocurre con la molécula de ATP. El proceso esencial de la vida animal consiste en tomar moléculas del entorno y reorganizarlas de manera que tengan una cantidad menor de energía. La energía liberada debe ser usada a favor de las funciones del organismo, y no sólo en forma de calor (que no es utilizable para la vida animal, pues en ese caso la energía del Sol bastaría para nosotros). Según la segunda ley de la termodinámica, un sistema que sufra perturbaciones aleatorias, con el tiempo llegará a estar distribuido más aleatoriamente, y no más ordenadamente, con una probabilidad cercana (por millonésimas) al 100%. La probabilidad de tender al desorden aumenta con la complejidad del sistema en estudio. Esto es debido a que la combinación en estado ordenado del sistema ocurriría muy rara vez y sería necesario una infinitud de tiempo para que así fuera, manteniendo las condiciones del experimento constantes. Se puede medir hasta que punto están distribuidas aleatoriamente la materia y energía de un sistema, y este grado es la entropía. A mayor aleatoriedad mayor entropía. La energía cinética se puede convertir en calor porque así la materia y la energía se distribuyen más aleatoriamente. El proceso inverso no puede suceder naturalmente, pues el calor no puede convertirse, en su totalidad, en movimiento, pues implicaría que el sistema se volvería más ordenado: todos los átomos que se mueven siguiendo direcciones diferentes en distintos momentos (fuente de calor) tendrían que arreglárselas para cambiar su dirección al mismo tiempo para transmitir su movimiento simultáneamente a un punto, lo cual no ocurre de modo espontáneo, de acuerdo con la segunda ley vista. Sin embargo, la vida parecer obtener orden del desorden (cuando se generan los órganos o cuando crece un ser vivo) dando la impresión de que se disminuye la entropía. Pero en realidad, la entropía global ha aumentado, sólo que se ha producido una disminución real de ella en el ser vivo a costa de un aumento externo de la misma. Hay un incremento resultante del balance de entropías. El ser vivo importa energía ordenada a su interior mediante los alimentos y la respiración, y exporta energía desordenada en forma de energía térmica. La célula necesita acopiarse de moléculas esparcidas aleatoriamente con las que formar moléculas más complejas y ordenadas, como el ADN, reduciendo la entropía interna. La célula fabrica el ADN acoplando la fuente de energía del ATP mediante moléculas de sodio que ayudan a atravesar la membrana celular transportando otras moléculas necesarias, pero esto no puede durar indefinidamente, pues al cabo de pocos segundos se disgregaría todo el ATP y la célula acabaría llena de sodio. Se requiere rehacer el ATP y bombear al exterior el sodio de nuevo. Acoplando este con otros procesos asociados con la combustión de los alimentos, se mantiene el ciclo de modo continuo. Los alimentos proceden de la cadena alimentaria, la cual procede en su origen de la energía solar, fotones altamente energéticos con el nivel justo y necesario para nuestras necesidades.

Durante la replicación de los genes a veces se producen errores. Se pasa por alto una letra (base) o se introduce una equivocada. Se pueden omitir o invertir frases o párrafos completos. Esto es lo que se conoce como mutación. Los genes son recetas de proteínas, y las mutaciones causan alteraciones en los genes de modo que estos fabrican proteínas alteradas. La mayoría de estas no son ni beneficiosas ni perjudiciales. Esto es por que hay sesenta y cuatro codones y veinte aminoácidos, de modo que diferentes "palabras" del ADN forman un codón que tenga el mismo significado como aminoácido. Se calcula que el ser humano acumula unas cien mutaciones por generación, que frente al millón de codones del genoma humano no son significativas, salvo que una sola de ellas esté en el lugar adecuado para resultar fatal. Es cuando las células y los genes se dividen cuando se cometen los errores de copia. Las repeticiones de la cadena CAG en los genes pueden producir una enfermedad neurológica, independientemente del gen en el que se producen. A mayor número de repeticiones, más probabilidades existen de que el mecanismo de copia introduzca alguna de más. En las células de las que proceden los espermatozoides aumentan las repeticiones CAG a lo largo de la vida, puesto que estos se van creando durante toda la vida, siendo por ello más elevada la frecuencia de mutación en las células reproductoras de los hombres.

Las mutaciones son debidas a influencias externas e internas, entre las externas el propio Espíritu (cuyo efecto son las fluctuaciones cuánticas) que modifica constantemente el diseño genético, pero lo debe hacer a escala tan ínfima que no son perceptibles cambios importantes en intervalos de tiempo de miles de años, como ya vimos en el apartado del organismo humano. Las fluctuaciones termodinámicas, fruto del azar, son impulsoras de muchas mutaciones. También se pueden producir mutaciones por el efecto de algunos tipos de radiación, como la radiación X o la radiación g. La radiactividad del interior de nuestro planeta es una fuente de radiaciones que surge de Gea, o la madre naturaleza, influyendo sobre nuestro genoma. Se podría decir que todas las radiaciones proceden de fluctuaciones cuánticas de modo directo o indirecto, al igual que las fluctuaciones termodinámicas, por lo que todo queda en manos del Espíritu.

Debido a la abundancia de todas estas influencias, la probabilidad de acumular mutaciones es bastante elevada. La frecuencia con que se pueden producir mutaciones está sometida a dos leyes:

    1. el aumento de la frecuencia de mutación es exactamente proporcional a la dosis de radiación recibida

    2. aunque varíe la longitud de onda de la radiación (desde los débiles rayos X hasta los fuertes rayos g), pero manteniendo la cantidad total de iones radiados por unidad de volumen, no varía la frecuencia de aparición de la mutación

La acción de la ionización llega a ser eficaz, según algunas teorías (destacando la teoría de Max Delbruck), cuando actúa sobre un volumen crítico de la célula germinal, que es la única capaz de transmitir la mutación. Este volumen crítico sería el de un cubo de aproximadamente 10 átomos en cada una de sus aristas, lo que implica una cantidad aproximada de 1000 átomos. Como vimos en el apartado del organismo humano, el orden se obtiene de la acción de muchas acciones desordenadas que dan un resultado estadístico. El gen consiste en unos pocos millones de átomos, lo cual es un número pequeño para suponer un comportamiento regular y ordenado según la Física basada en las leyes de la estadística (error inversamente proporcional a Ön). Sin embargo, la acción ionizante sobre un volumen de 103 átomos proporciona un desarrollo de actividad (la de la mutación) que rebosa orden, y además durabilidad. Sometido a la tendencia desordenante del movimiento calorífico de nuestro cuerpo, el gen permanece durante millones de años, transfiriéndose de un cuerpo a otro, cambiando mediante las mutaciones hacia, aparentemente, un estado más beneficioso, o al menos más adaptado. La Naturaleza sigue el mecanismo de obtener orden a partir del desorden, mientras que los organismos vivos se basan en obtener orden a partir del orden. Los cromosomas son una partitura que con unos pocos átomos genera una enorme cantidad de orden. Es difícil creer que esta acción se realiza sin el apoyo de algún tipo de inteligencia, bien en el propio gen, bien en las causas de la mutación, o en ambos. La aplicación de la teoría cuántica, más concretamente la teoría cuántica de enlace químico, aporta algo de luz a este acto de fe. Según esta teoría, demostrada en todas sus consecuencias hasta hoy, cuando los átomos se agrupan para formar sistemas de átomos, se ven obligados a adoptar una configuración espacial determinada, a la que llamamos estado, y no puede ser cualquiera. Un estado es una agrupación determinada de los corpúsculos integrantes, y el número de estados posibles es grande pero limitado. Al hecho de pasar de un estado determinado a otro se le denomina salto cuántico. Para pasar de un estado a otro puede ser necesaria la aportación de energía o la cesión de energía, según el estado final tenga mayor o menor energía respectivamente. Si el estado final es tal que ha cedido toda la energía que podía ceder, habrá llegado a un estado de mínima energía donde ya no podrá más que esperar que le sea aportada energía si se desea que pase a un nuevo estado. En tal caso se habrá formado, mediante el conjunto de átomos, una estructura llamada molécula. En ese estado, debido a las energías de enlace y a su gran estabilidad a diferentes temperaturas, la molécula posee características muy estables. Del estado de nivel más bajo se puede pasar, mediante baño térmico, a otros estados que no implican cambios en la configuración global, pero en los que los átomos vibran con mayor energía, como ondas sonoras de elevadísima frecuencia que atraviesan la molécula sin modificar su configuración, por lo que no se produce un cambio de nivel. Las moléculas isoméricas o isómeros son aquellas en que el mismo grupo de átomos se unen de modo diferente al de la molécula normal. Algunos casos de transición desde un estado normal de la molécula al estado isomérico requieren gran aporte de energía, que luego puede ser cedida de nuevo, para permanecer en un nuevo nivel que es el de menor energía para la molécula isomérica. El hecho de requerir un aporte importante de energía es lo que distingue a esta transición de las otras. Se produce el salto cuántico de una configuración molecular estable a otra también estable, pero hay por medio un umbral energético que impide que este proceso sea tan habitual como aquellas transiciones en las que no hay umbral, ya que estas últimas son reversibles debido a que nada se opone a que se realicen en un sentido o en otro. Y la energía necesaria para traspasar aquel elevado umbral es la que aporta la radiación de la ionización, concentrada en un volumen de 103 átomos. El electrón excitado en una ionización de rayos X posee una energía de 30 electrón-voltios, y esta se transmite casi íntegramente, en el punto donde incide, en forma de movimiento, generando una onda de calor debida a las grandes oscilaciones provocadas en los átomos afectados. Esto se traduce en una lesión del gen o en una transición de estado si se supera el umbral y se obtiene una molécula isomérica distinta, produciendo una mutación en el gen.

Ya hemos visto que no todos los genes humanos se encuentran en los veintitrés cromosomas, porque vimos que la mitocondria aporta su ADN propio, y probablemente lo han hecho así desde que las mitocondrias eran libres y vivían como bacterias. También los virus son minúsculos filamentos de ADN o ARN que se reproducen apoderándose del sistema metabólico de nuestra célula, por lo que son difíciles de atacar sin destruir la propia célula. Algunos virus usan ARN en lugar del ADN, con lo que no todos los genes son de ADN; y no todos los genes son códigos para fabricar proteínas, puesto que el gen se transcribe en ARN pero no se traduce en proteínas, sino que actúa directamente el ARN como parte de un ribosoma o como ARN de transferencia. No todas las reacciones están catalizadas por proteínas, pues algunas lo son por ARN. No todas las proteínas proceden de un gen, pues algunas proceden de varios de ellos. De los sesenta y cuatro codones de tres letras, no todos determinan un aminoácido, ya que tres de ellos indican una orden de stop. Finalmente, en esta lista de excepciones a las reglas genéticas, no todo el ADN está formado por genes. Gran parte consiste de un revoltijo de secuencias repetitivas y aleatorias que raras veces o nunca se transcriben, llamadas "ADN egoísta". Es el motivo por el cual cada gen es mucho más complicado de lo necesario, pues se divide en muchos párrafos diferentes (exones) separados entre sí por largos tramos de secuencia repetitivas (intrones) que carecen de sentido, algunos de los cuales contienen genes verdaderos de un tipo completamente distinto. La causa de todo ello es que el genoma es un libro que se escribió a sí mismo, innovando y modificando a lo largo de cuatro mil millones de años. Por ello el 97% de nuestro genoma está formado por ADN egoísta, que no es ADN verdadero, sino ruinas o sobras de muchas experiencias, fragmentos de ADN que nunca se decodifican como proteínas. La receta más común de todo el genoma humano es el gen de una proteína llamada transcriptasa inversa. Si se pudieran eliminar todas las copias de dicho gen en el momento de la concepción, es muy probable que la salud, longevidad y felicidad de esa persona mejorasen. Existen miles de copias de este gen desperdigadas por todo el genoma humano, y también es una parte del genoma del virus del SIDA en el cual cumple la función de contribuir a su capacidad para infectar y matar a sus víctimas. La transcriptasa inversa hace una copia del ARN de un gen, la vuelve a copiar en ADN y las une de nuevo en el genoma. De este modo, el virus del SIDA puede integrar una copia de su propio genoma en el ADN humano para ocultarlo mejor, mantenerlo y copiarlo con más eficacia. ¿Qué función tiene en el ser humano este gen tan extendido? La causa de su gran proliferación es debida a que fueron colocados hace mucho tiempo por unos retrovirus. Son miles (1.3% del genoma humano) de genomas virales casi completos integrados en el genoma humano, de los que una gran parte están inertes o les falta un gen crucial, lo cual nos hace formar parte de algún modo de la descendencia de los virus. Los retrotransposones (un 14.6% del genoma humano) consisten cada uno en un párrafo de ADN de una longitud de entre mil y seis mil "letras", de las que cerca de la mitad contienen una receta completa de la transcriptasa inversa. Hay párrafos más cortos, llamados ALU (un 10% del genoma humano), con un estrecho parecido a un gen verdadero que pertenece al ribosoma. Es probable que el ALU sea un pseudogen, restos de unos genes a los que una grave mutación a derrotado acumulando más mutaciones, haciéndolos irreconocibles. Los ALU han proliferado de una forma salvaje y recientemente, ya que sólo se encuentran en los primates y se dividen en cinco familias distintas, algunas de las cuales sólo han aparecido desde que los chimpancés y nosotros nos separamos (en los últimos cinco millones de años). Por ejemplo, el cuerpo humano no fabrica ácido siálico Gc (sólo lo absorbe al comer carne animal) pues carecemos de la enzima que lo elabora partiendo del ácido siálico Ac (añadiéndole un átomo de oxígeno), pero todos los simios, por el contrario, poseen tal enzima. Una gran diferencia entre humanos y simios, por cierto. Un sencillo átomo en una insignificante molécula de azúcar, que no tenemos, nos separa del simio. Y todo debido a que una secuencia de 92 letras desapareció en un gen del cromosoma 6 (CMAH), y nos hace incapaces de codificar la enzima necesaria para convertir el Gc. Una secuencia ALU se interpuso en medio de esas 92 letras y dio al traste con el proceso enzimático. Este cambio se ha estimado que se produjo hace 2,5 ó 3 millones de años. El ácido siálico es un azúcar como una flor cristalina en la superficie celular, y en su forma Gc se encuentra por todo el cuerpo de los mamíferos, excepto en el cerebro. En el ser humano no existe tal ácido Gc, por lo que la conclusión es que el cerebro humano ha expandido algunas de sus funciones a todo el cuerpo, a costa de perder la capacidad de activar el gen codificador de la enzima citada. Por este motivo, los órganos de animales transplantados a humanos son rechazados por el organismo receptor, debido a la elevada concentración de ácido Gc del órgano donante. Tal vez sea la prueba de que ser carnívoro embrutece al ser humano, pues le contamina con azúcares que, de ser cierta la teoría, entorpecen ciertas funciones del cerebro humano desde hace 3 millones de años. El vegetarianismo empieza a tomar base científica en aras de una mejora contra la toxicidad en nuestro metabolismo y, de algún modo, de nuestro cerebro. Pero entre humanos y simios debe existir algo más que azúcares que los diferencie, como veremos, y debe ser la ciencia quien lo descubra.

Así, hasta un 35% del genoma humano está plagado de tramos parásitos con capacidad para duplicarse. Como si la evolución por medio de la selección natural fuera una competencia entre genes, en lugar de serlo entre especies. Los cuerpos han sido diseñados para sufrir desgaste, envejecimiento y muerte, sobre todo tras la edad procreadora. La supervivencia del cuerpo es secundaria frente al objetivo de iniciar otra generación. Por este motivo no debe extrañarnos que existan genes tan egoístas que logren replicarse sin necesidad de construirse sus propios cuerpos, ejemplo de prosperidad y eficacia. Pero un segmento de ADN egoísta puede resultar un grave peligro para el resto de los genes. Puesto que es capaz de saltar de una posición a otra enviando copias a otras posiciones, puede caer en medio de genes funcionales, desordenándolos y dejándolos inservibles. Esto es la causa de la hemofilia al irrumpir en los genes del factor coagulante. Sin embargo, esta irrupción causa sólo una de cada setecientas mutaciones humanas, mientras que en los ratones originan casi el 10%. Están inmersos en el genoma humano las ruinas latentes de muchos parásitos pasados, que pudieron propagarse muy rápidamente hasta que el genoma encontró el modo de contenerlos, pero no de eliminarlos. Para contener el ADN egoísta tenemos un mecanismo: la metilación de la citosina. La citosina es la letra C del código genético. Su metilación consiste en la unión con el grupo metilo (átomos de hidrógeno y carbono) e impide que se transcriba en proteínas. Este mismo mecanismo se emplea para hacer que las células del estómago se formen diferentes de las del hígado o el corazón. Desactivan los genes que no se emplean en un órgano o tejido.

Cada especie de seres vivos tiene cromosomas diversos, incluso nuestros parientes más cercanos, los simios, que tienen más cromosomas que nosotros. Hay genes que no han cambiado mucho desde que aparecieron en las primigenias criaturas unicelulares del lodo primitivo. Otros genes se desarrollaron cuando nuestros ancestros eran como gusanos acuáticos, y otros lo hicieron cuando nuestros antepasados eran como peces. También hay genes que deben su existencia a las recientes epidemias de enfermedades, y otros que podrían ser utilizados como la historia de las migraciones humanas de las últimas eras, puesto que los genes registran acontecimientos importantes a medida que ocurren. Con la secuencia de ADN se puede establecer la relación genética entre muchos organismos que habitan sobre la Tierra, y si existieron organismos primigenios comunes de los cuales se produjo toda la diversidad actual. Está comprobado que un 75% de nuestros genes son idénticos a los del ratón, y un 98.4% lo son a los del chimpancé. Los gorilas, chimpancés y orangutanes tienen 24 cromosomas, y nosotros somos la excepción entre los primates. Es debido a que un par de cromosomas de simio se han fusionado en nosotros en uno solo: el cromosoma 2, el segundo en tamaño de los cromosomas humanos. Las diferencias genéticas entre el gorila y el chimpancé son mayores que entre este último y el humano. Los chimpancés fueron, probablemente, la estirpe principal, ya que los seres humanos tienen mucha menos variabilidad aleatoria en sus genes que los chimpancés. Al reproducirse endogámicamente, cercanos a la extinción y expuestos a las fuerzas del efecto genético fundador (mediante el cual poblaciones pequeñas pueden amplificar grandes cambios genéticos debidos al azar) sufren una gran mutación: dos de sus cromosomas se han fusionado (en el cromosoma 2), por lo que en lo sucesivo sólo pueden procrear con los de su propia especie. En un sistema más monógamo, la pareja era elegida más cuidadosamente, imponiéndose la calidad de la propagación. Además, las grandes diferencias entre simios y humanos no se dan en los genes (pues son casi idénticos) sino en el tiempo que estos dedican a desarrollar diferentes partes del embrión: los genes humanos emplean más tiempo en desarrollar el cerebro, y los genes del chimpancé emplean más tiempo en la mandíbula y las extremidades, durante el desarrollo del feto. De hay proceden las principales diferencias: la cuarta dimensión del genoma (hablamos del tiempo).

Los errores genéticos se adquieren en su mayor parte durante la replicación. En el cerebelo las replicaciones decrecen con el avance de la edad, pero aumentan en las células donde se crean los espermatozoides, y puesto que los óvulos se poseen desde el nacimiento y los espermatozoides se generan en el momento del apareamiento, está comprobado que el macho es el que más probabilidades tiene de transmitir cambios genéticos. Estimando una velocidad de cambio en los genes humanos de entre un 2% y un 4% por cada millón de años, se puede estimar que el ser humano se separó de la evolución de un antepasado común entre hace 140.000 y 290.000 años. Es un cálculo aproximado sin base científica, pero gracias al análisis de algunas proteínas y genes se ha podido dar una visión muy impresionante del origen de todas las razas del mundo. Somos, los humanos, fruto de la más larga cadena de fracasos de la evolución. Somos simios, un grupo al borde de la extinción hace quince millones de años compitiendo con los monos mejor diseñados. Somos primates, un grupo de mamíferos que casi se extinguió hace unos cuarenta y cinco millones de años compitiendo con los roedores mejor adaptados. Somos tetrápodos sinápsidos, un grupo de reptiles que a punto estuvo de extinguirse hace doscientos millones de años compitiendo con los mejor adaptados dinosaurios. Descendemos de peces con extremidades que hace cuatrocientos millones de años quedaron al borde de la extinción compitiendo con los peces de aletas radiales. Somos cordados que sobrevivieron por poco en la era cámbrica (hace quinientos millones de años) compitiendo con los artrópodos. Al principio de la evolución, la selección natural fue una cuestión de eficacia química, de transformación de otras sustancias en ADN y proteínas, fase que duró unos tres mil millones de años, durante los cuales surgieron y fallaron billones de especies unicelulares distintas y maravillosas, con ciclos vitales de unos pocos días, lo cual supone casi infinitos tanteos en la selección natural. Son las mutaciones en los genes las que explican el proceso de la evolución. Las mejoras que un organismo acumule por su experiencia no se transmiten a su descendencia (en contra que lo que Lamarck defendía), lo cual parece ir en contra de la perfección de la Naturaleza, mientras que la mutación, fruto del azar, se transmite siempre. Esto podía condenar a los organismos al nihilismo, a la inactividad y al cese de todo esfuerzo por mejorar, como decía el Maestro Jesús "las aves del cielo no siembran ni siegan, ni recogen en graneros; no obstante el Padre Celestial las alimenta... y los lirios del campo, cómo crecen, no se afanan, tampoco hilan, pero ni Salomón en toda su gloria se vistió como ellos..."(Mateo 6:26)

Lamarck pensaba que un órgano:

    1. se usa

    2. por ello mejora

    3. la mejora se transmite a la herencia

Esto ya se ha demostrado que es falso. En realidad, el órgano:

    1. sufre variaciones al azar o causadas por fuerzas aún desconocidas

    2. por ello puede mejorar

    3. la mejora se transmite por herencia y si es útil ayuda a sobrevivir y a transmitirse mejor

Por ello cabe pensar que de algún modo el esfuerzo por mejorar tiene su recompensa, ya que podíamos pensar que ese esfuerzo, originado por una necesidad interior del órgano o ser vivo, le predispone a admitir una mutación y ha sacarle partido. Lo cierto es que la experiencia modifica el modo en que funciona nuestra mente, nuestro cerebro, y con este cambio se modifica nuestra actitud frente al mundo y el modo en que funcionan nuestros genes, puesto que un gen puede trabajar en tareas diferentes en función de las exigencias de su vehículo. No poseemos la capacidad consciente de modificar nuestro genoma personal a través de la mente, pero sí el modo en que los genes se expresan, o al menos la tendencia de su actividad.

Los genes son los testigos de nuestro origen más remoto ... estuvieron allí como pioneros y permanecen todavía con nosotros, usando la célula como su vehículo, su nicho de desarrollo y desenvolvimiento, aportando ellos una experiencia casi ilimitada. A su vez, la célula usa al ser vivo del mismo modo. Pero el ser vivo, a la vez que consiente inconscientemente esta simbiosis, también destruye incesantemente a la célula y colabora en la mutación de sus propios genes, lo cual se podría calificar de rebeldía (del ser vivo), también inconscientemente, a ser utilizado. Sea como sea, nuestra vida se constituye inconsciente del uso que de ella hacen los genes. Tal vez sea lo mejor, puesto que ellos, por ser primigenios, sepan mejor que nosotros lo que debe ser la evolución, y de tomar nosotros las riendas saltemos por encima de designios o etapas necesarias, aunque no lo parezcan a nuestro entendimiento, y provoquemos el hundimiento de un proceso de millones de años. Pero el ser humano está aquí y ahora, despertando de su inconsciencia, y si los genes han permitido esto construyendo así nuestro cuerpo, es por que tal vez nos estén solicitando ayuda para dar el salto que ellos por sí solos jamás darán. Y si no es así, otros genes darán forma a seres que capten mejor el mensaje de la Vida. Tal vez las bacterias. Y nosotros seremos una prueba más en el laboratorio de ensayo-error del Cosmos. Lo que podemos obtener como conclusión es que el cuerpo es el vehículo de las células, y estas el vehículo de los genes, los cuales son a su vez el vehículo de las fluctuaciones cuánticas: vehículo del Espíritu Universal. Los organismos vivos somos una expresión del Espíritu Universal y Él es el Hacedor del Cosmos. Esto nos puede llevar a suponer la existencia de inteligencia en las fluctuaciones cuánticas, puesto que su acción da como resultado un orden estructural nuevo en los átomos. Esta cualidad inteligente del microcosmos no se puede comprobar actualmente, pero tal vez no se deba hablar de inteligencia (tal como la definimos nosotros) del Espíritu, sino de la perfecta armonía de leyes físicas desconocidas, que en su desarrollo permiten una serie de posibilidades a la vez que hacen improbable o imposibles otras posibilidades, resultando el Universo que conocemos.

¿Cómo el Hacedor instruye los códigos de información que nos dan forma?

En el siglo XXI sabemos bastante más de cada uno de los genes. En el cromosoma 6 se ha descubierto un fragmento en su brazo largo que se diferenciaba en las personas normales respecto de las que poseen un C.I. (coeficiente intelectual) elevado. Se le ha llamado genes de la inteligencia, y apoyan la sensación que todos teníamos de que la educación ayuda, pero se ha de nacer con cierta predisposición natural para ser un genio. Aunque la inteligencia es en sí misma una cualidad, se ha tipificado en tres variantes extremas: analítica, creativa y práctica, todas muy correlacionadas entre sí. Evidentemente, los genes de la inteligencia requieren de una estimulación ambiental, pero el desarrollo acontecido durante la estancia uterina es tres veces mayor que cualquier cosa que ocurra tras el nacimiento. El C.I. cambia con la edad, así como su heredabilidad, puesto que al hacerse mayor y acumular experiencias, la influencia de los genes aumenta, expresando la influencia innata y haciéndose más independiente de las influencias de los demás, lo cual demuestra que las influencias genéticas no se detienen en la concepción y que las influencias ambientales no son inevitablemente acumulables. La heredabilidad no significa total determinismo, aunque sí marca tendencias predominantes. Volviendo al gen de la inteligencia del cromosoma 6, ya se conocía una propiedad de aquél que lo asociaba al cáncer de hígado, pues la función de la proteína que codifica es la del reparto molecular de enzimas desde el aparato de Golgi y la superficie celular a los lisosomas. Esto relaciona vagamente a tal gen con proteínas semejantes a la insulina y con la combustión del azúcar, lo cual es destacable cuando se ha descubierto que las personas con el C.I. más elevado son más eficaces a la hora de utilizar la glucosa en sus cerebros; pero el efecto de este gen debe ser de baja influencia en esa eficacia, y nos debe inducir a pensar en otros genes (también ya descubiertos, en número de diez) que colaboren poligénicamente en tal función, aumentando o reduciendo la tendencia o capacidad de poseer un elevado C.I., en ciertas condiciones ambientales. Ello explica el desarrollo que existe hoy en día tan generalizado de lo que se llama inteligencia visual, basada en el simbolismo, y que está muy influenciada por la actividad en un ambiente que aporta muchas imágenes y símbolos visuales.

El cromosoma 11 posee un gen que al variar produce una afección sobre la capacidad lingüística. Es el síndrome de Williams y sus efectos se traducen en niños con una inteligencia general muy baja pero aficionados a usar el lenguaje de modo muy intenso, abundante y locuaz. El cromosoma 7 tiene un gen que produce el efecto contrario, el deterioro del lenguaje específico o DLE, afectando a la capacidad de producir el lenguaje: capacidad de articular palabras en la boca, escuchar correctamente los sonidos en el oído, problemas para comprender, usar y almacenar las reglas gramaticales. Mediante imágenes de resonancia magnética se ha confirmado la existencia de una lesión cerebral en una de las dos áreas dedicadas al habla y al procesamiento del lenguaje. Cuando nuestros ancestros desarrollaron por primera vez un instinto del lenguaje, se localizó en una región cerebral dedicada a la producción y procesamiento de los sonidos, región que perduró con sus conexiones a los músculos faciales y los oídos, pero a la que se añadió una función instintiva para componer reglas gramaticales en los sonidos. Y esta función instintiva parece residir en este gen del cromosoma 7, imponiéndose la herencia al aprendizaje. Tenemos la imagen de los genes como recetas que esperan pasivamente la transcripción según las necesidades del organismo entero: genes al servicio del cuerpo. No es una imagen correcta. El cuerpo es la víctima, el campo de batalla, el vehículo y el servidor de las ambiciones de los genes.

El siguiente cromosoma más largo después del 7 se denomina cromosoma X. Es como si estuviera de más, inadaptado. Su pareja, el cromosoma con el que tiene cierta afinidad secuencial no es, como en todos los demás casos emparejados, un cromosoma idéntico, sino el cromosoma Y, un fragmento diminuto y casi inerte de una idea genética posterior. Así ocurre en los machos de mamíferos y moscas, y en las hembras de mariposas y aves. Pero, sorprendentemente, en los mamíferos hembra o en las aves macho hay dos cromosomas X, de los cuales uno de ellos se comprime formando un corpúsculo inerte. Estos cromosomas X e Y son obviamente los cromosomas sexuales y predeterminan de una forma casi perfecta el sexo del cuerpo. Todos los mamíferos heredan un cromosoma X de su madre (necesariamente por ser el único que posee la hembra), pero del padre se puede heredar un cromosoma X, con lo cual el feto es una hembra, o se puede heredar un cromosoma Y, y el feto será un macho. La razón de que el daltonismo, la hemofilia y otros trastornos sean más comunes en los hombres es que estos genes están en el cromosoma X, y como los hombres no poseen un cromosoma X de más, tienen una probabilidad mucho mayor que las mujeres de padecer otros problemas recesivos, pues si la única copia disponible está alterada, la posibilidad de heredarlo (aunque no de padecerlo) es del 100% entre machos. Hubo un proceso ancestral por medio del cual nuestros antepasados lejanos abandonaron la costumbre de los reptiles de determinar el sexo mediante la temperatura del huevo, y fueron los genes los que tomaron la responsabilidad. En el caso de los mamíferos, la existencia del gen determinante del sexo hacía que fueran machos, y la ausencia de tal gen daba lugar a hembras, mientras que en las aves sucedía lo contrario. La existencia de tal gen determinante atrajo, de algún modo, otros genes que beneficiaban a los varones (para generar músculos potentes o agresividad) pero que las hembras no usaron, desarrollándose más en un sexo que en el otro. En el cromosoma Y, los genes acumulan lo que es beneficioso para los hombres pero que puede perjudicar a las mujeres, y lo contrario ocurre en el cromosoma X. Se ha descubierto un gen denominado DAX en el cromosoma X, que cuando existe en dos copias en el cromosoma resulta que su poseedor (pese a tener un cromosoma X y uno Y y ser genéticamente un varón) se desarrolla como hembra normal. Se ha comprobado que DAX y SRY (SRY es el gen del cromosoma Y que transforma a los hombres en hombres) son mutuamente antagonistas. Un SRY derrota a un DAX, pero dos DAX derrotan a un SRY. Como las hembras tienen dos cromosomas X y los machos tienen un X y un Y, existe una desventaja de tres contra uno, de modo que la probabilidad de que el cromosoma X desarrolle la capacidad de disparar al azar sobre el cromosoma Y es tres veces mayor que la del cromosoma Y sobre el cromosoma X. Cualquier gen del cromosoma Y es vulnerable al ataque de un gen agresor recién originado en el X. Como consecuencia, el cromosoma Y se ha despojado de tantos genes como ha podido y ha clausurado el resto para "esconderse y huir". El gen SRY es muy peculiar, pues prácticamente no existen mutaciones en la raza humana, y apenas ha cambiado en los últimos doscientos mil años, siendo uno de los que han evolucionado más rápidamente, supuestamente debido al proceso de huida y escondite ante los cromosomas X agresores. Puesto que el cromosoma Y sólo se encuentra en los hombres, no resulta inconveniente que se forme de genes beneficiosos para el hombre, aunque sean perjudiciales para la mujer. El líquido seminal contiene proteínas, producto de los genes. Se ha comprobado que durante el apareamiento de las moscas de la fruta, esas proteínas penetran en la corriente sanguínea de las hembras alcanzando incluso el cerebro, lo que provoca una disminución en el apetito sexual femenino y aumentar su velocidad de ovulación. El macho manipula así a la hembra para que no busque nuevos machos y se prepare para anidar, orden que procede de los genes antagonistas situados probablemente en el cromosoma Y. En el caso de los humanos, los genes paternos controlan la placenta, de modo que esta es como una infiltración de los genes paternos del feto en el cuerpo de la madre, actuando como un protector, de modo que sea la placenta, y no la voluntad de la madre, la que controla los niveles de glucemia y presión sanguínea a beneficio del feto. También se ha llegado a la conclusión de que cuanto más social y comunicativa es una especie, más probable es que sean víctimas de genes sexualmente antagonistas, porque la comunicación entre los sexos proporciona el medio en que ese tipo de genes prosperan. Cada gen es dotado, en el momento de la concepción, de una huella paterna o materna, identidad de su origen, como si el gen de uno de los progenitores hubiera sido elegido, de modo que en todas las células donde el gen marcado actúa se activa la versión del gen que lleva la huella, y se desactiva la versión del gen del otro progenitor. Se desconoce el porqué y el cómo de esto. Cuando un espermatozoide fecunda un óvulo, su núcleo (conteniendo todos los cromosomas) penetra en el óvulo, pero no se fusiona con el núcleo del óvulo, permaneciendo juntos sin fusionar ambos núcleos en un estado que se llama pronúcleos. Si se sustituye el pronúcleo del espermatozoide por el de otro óvulo, o viceversa resulta siempre un óvulo viable, aunque genéticamente tal óvulo tenga dos madres o dos padres, respectivamente según el caso. Los embriones no se desarrollan y mueren en el útero. En el caso de las dos madres el embrión estaba bien desarrollado pero carecía de placenta con que sustentarse. En el caso de los dos padres el embrión desarrolló una placenta grande y la mayoría de las membranas que rodean al feto, pero el feto era sólo un corpúsculo desorganizado de células deforme. De este conjunto de experimentos se deduce que los genes heredados del padre son los responsables de elaborar la placenta, y los heredados de la madre son los responsables de iniciar la organización del embrión, sobre todo la cabeza y el cerebro. Se ha experimentado cómo la placenta se abre paso entre los vasos de la madre, obligándoles a dilatarse, y luego produce hormonas que elevan la presión sanguínea y la glucosa maternas, sin tolerar que nada se interponga en su objetivo. La madre responde aumentando sus niveles de insulina para combatir esta invasión. Se produce una lucha entre madre y feto por equilibrar el número de recursos de aquella que puede usar este; la lucha por este equilibrio dura hasta el destete. Parece como si los genes paternos intentaran animar el desarrollo embrionario y los maternos a moderarlo. Este tipo de huella en el gen sólo se produce en animales mamíferos placentarios y en plantas cuyas semillas consiguen el sustento de la planta madre. Se ha descubierto en el embrión que los genes que se activan para producir sistemáticamente la mayor parte del cuerpo estriado, la corteza y el hipocampo del cerebro del ratón, proceden de la madre. No obstante, estos no intervienen en formar el hipotálamo, ni la amígdala, ni la región preóptica, ni los músculos, pues son los genes activados paternos los que inician el proceso de formación de estas áreas. Estas regiones forman parte del sistema límbico y son las responsables de las emociones (como vimos en El organismo humano). Se descubrió en 1998 otro gen con huella que posee la propiedad de determinar la conducta maternal de las hembras. Las hembras que poseen este gen, llamado Mest, son buenas madres y cariñosas con sus crías. Puesto que es el cromosoma sexual del padre el que determina el sexo de la progenie (transmitiendo X o Y), los cromosomas X paternos sólo aparecen en las crías hembras, por lo que la conducta característica de las hembras se produce por la influencia de los cromosomas heredados del padre.

En 1993 se encontró un gen en la región Xq28 (extremo del brazo largo) del cromosoma X que influía poderosamente en la orientación sexual y al que se bautizó en la prensa como "gen gay". Dado que los homosexuales tienen mucha menos probabilidad de tener hijos que los heterosexuales, este gen estaría condenado a no ser heredado, a no ser que fuera portador de un beneficio compensador. Por otro lado, se produce un tipo de influencia que aumenta la probabilidad de homosexualidad en el caso de ocupar un útero que ya ha contenido a otros varones. La mejor explicación para ello está relacionada con un grupo de tres genes activos del cromosoma Y llamados antígenos H-Y de histocompatibilidad menor. Las sustancias producidas por estos genes se llaman antígenos debido a la reacción que producen en el sistema inmunitario de la madre, intensificándose tal reacción inmune en los sucesivos embarazos de varones (los fetos hembra no producen H-Y). La función de los antígenos es activar otros genes en algunos tejidos del cerebro (comprobado en ratones). El efecto de una fuerte reacción inmune contra esas proteínas por parte de la madre sería la de impedir la masculinización del cerebro, no la de los genitales. Vemos que los genes sexuales hacen de la influencia entre sexos algo más que un intercambio social, para ser una invasión interna desde los cimientos, una colonización del sexo opuesto para reconvertirlo.

En el cromosoma 9 se halla el gen que determina el grupo sanguíneo: A, AB, B y O. A y B son versiones codominantes del mismo gen, y O es su forma recesiva, de modo que al gen le falta una sola letra al principio haciendo que todo el mensaje que le continua exprese algo completamente diferente a la versión dominante A o B. Se descubrió en los años sesenta que los poseedores de sangre tipo AB son prácticamente inmunes al cólera, seguidos por los de tipo A, luego B y por último O. Cabe preguntarse por qué no desapareció pues este último tipo. Bien, parece ser que la sangre de tipo O hace a sus poseedores más resistentes a la malaria, la sífilis, y reduce la posibilidad de poseer algunos tipos de cánceres. Cabe la posibilidad que el tipo O sea una mutación que sobrevivió por su efectividad en una gran batalla contra estas enfermedades citadas, en una época de predominio de estas en la que hollaron el código genético, fortaleciendo a este frente a aquellas a costa de debilitarle frente a otro tipo de enfermedades, como el cólera. Es un posible ejemplo de la adaptabilidad de los genes ante la adversidad y su esfuerzo por superar todos los obstáculos, adaptándose a lo que predomina en cada era. De hecho, el cuerpo, el cerebro y el genoma son una unidad muy coordinada. Una acción exterior, consciente o inconsciente, puede influir sobre la activación o desactivación de los genes humanos. La palabra colesterol nos suena a enfermedad, y efectivamente es la causa de la enfermedad cardíaca. Pero el colesterol es un componente esencial del organismo, fabricado por él a partir de los azúcares de la dieta y no podría sobrevivir sin él, puesto que cinco hormonas muy importantes se elaboran a partir del colesterol: progesterona, aldosterona, cortisol, testosterona y estradiol. Son conocidas en conjunto como esteroides y se relacionan muy íntimamente con los genes. El uso de los esteroides es tan antiguo, que probablemente existan estos desde antes de la separación de plantas, animales y hongos.

Hay un gen en el cromosoma 10 llamado CYP17 que produce una enzima que permite al cuerpo convertir el colesterol en cortisol, testosterona y estradiol. El cortisol se usa prácticamente en todos los sistemas del cuerpo, integrando el cuerpo y la mente alterando la configuración del cerebro. El cortisol interfiere con el sistema inmunitario, modifica la sensibilidad de nariz, ojos y oídos, así como de diversas funciones corporales. Si hay mucho cortisol corriendo por las venas se produce el estrés. Los agentes estresantes de corta duración producen un aumento inmediato de epinefrina y norepinefrina, hormonas que hacen que el corazón lata más deprisa o que se pierda el entusiasmo, y preparan al cuerpo para luchar o huir en una situación de riesgo. Los agentes estresantes de larga duración activan otra ruta de aumento de cortisol más lento, pero más persistente. El cortisol suprime el funcionamiento del sistema inmunológico; disminuye la actividad y la vida de los linfocitos, una clase de leucocitos. Y esto lo lleva a cabo activando genes de las células que tienen receptores de cortisol que, a su vez, han sido accionados por otros activadores. El cortisol se elabora por orden de unos genes, y puede afectar a otros muchos genes, de modo que unos genes regulan a otros, pero ¿quién está al mando?. Los genes no son la causa del estrés. El estrés procede de información procesada en el cerebro. El cerebro toma la información del mundo exterior y la envía al hipotálamo. El hipotálamo, en el cerebro, en vía una señal a la glándula pituitaria para que libere una hormona que le dice a la glándula adrenal que elabore y segregue cortisol. Es pues una reacción inconsciente causada por circunstancias ambientales. Nadie está al mando. El humano cree que él es el actor, y no es más que una víctima.

El colesterol y los triglicéridos son introducidos en la sangre por medio del hígado, y las lipoproteínas de la sangre los transportan y durante este viaje pasan por un estado de muy baja densidad (VeryLowDensityLipoprotein VLDL), se va desprendiendo de triglicéridos y aumenta algo su densidad (lipoproteína LDL), estado también llamado colesterol malo; al final del reparto se convierte el colesterol en lipoproteína de alta densidad (HDL), o colesterol bueno, que regresa al hígado para cargar otro viaje. Los genes APO (tipos A, B, C y E) se encargan (en concreto el versión APO-E en el cromosoma 19) de entregar la VDVL a un receptor celular que necesita ciertos triglicéridos. La proteína del gen APO-B hace lo mismo para que el colesterol se desprenda. Es evidente que las enfermedades cardíacas coronarias se ven altamente influenciada por el buen funcionamiento de estos dos tipos genes. Si fallan, el colesterol se queda en la corriente sanguínea y se amontona con la grasa en las paredes de las arterias (arteriosclerosis).

El gen D4DR se encuentra en el brazo corto del cromosoma 11, y es la receta para una proteína llamada receptor de la dopamina. Esta proteína se usa para sobresalir de la membrana de una neurona en sus sinapsis (punto de contacto con otras neuronas), para adherirse a la dopamina (neurotransmisor que se libera de las sinapsis de las neuronas por medio de una señal eléctrica). Cuando el receptor de la dopamina se encuentra con la dopamina, hace que su propia neurona genere impulsos eléctricos. Así funciona el cerebro: impulsos eléctricos que provocan señales químicas que generan impulsos eléctricos. Cada neurotransmisor estimula a un grupo de células diferentes o altera su sensibilidad antes distintos mensajeros químicos. Allí donde el gen D4DR se encuentra activo hace que su neurona pertenezca a la ruta de la dopamina, ruta cuya función es controlar, entre otras cosas, el flujo sanguíneo del cerebro. La escasez de dopamina en el cerebro produce indecisión, falta de motivación y rigidez en la personalidad. En su forma extrema se conoce como enfermedad de Parkinson. El exceso de dopamina en el cerebro provoca aburrimiento y necesidad de aventuras, y puede ser causa inmediata de la esquizofrenia. Podría ser la dopamina la que caracteriza a las personalidades innovadoras o a los ermitaños. En todo caso, la dopamina, cuyos receptores están codificados por el gen D4DR, influyen de gran manera en la personalidad. También en el cromosoma 11 existe un gen que produce una proteína que actúa como estimulante del crecimiento de las neuronas en el cerebro. Si se cambia la letra 192 de ese gen, se modifica el grado del carácter neurótico de su propietario. Hay otro gen, en el cromosoma 17, transportador de la serotonina, en el que la variación de su longitud afecta también a la personalidad, puesto que varía la capacidad de transportar serotonina, y proporcionalmente, la capacidad de ser más amable. Se pueden modificar los niveles de serotonina modificando las costumbres alimenticias. Con la llegada de la oscuridad de la noche, el cerebro empieza a producir melatonina (hormona que induce el sueño). La melatonina se elabora a partir de la serotonina, de modo que los niveles de esta bajan en la medida en que esta se consume para elaborar aquella. La manera más rápida de elevar de nuevo los niveles de serotonina es enviar más triptófano (la serotonina se obtiene del triptófano) al cerebro, y la forma más rápida para ello es que el páncreas segregue insulina para que el cuerpo absorba otras sustancias químicas parecidas al triptófano y estas ocupen el lugar de este en otros lugares. Y la forma más rápida de que se segregue insulina es tomar hidratos de carbono. Los niveles de serotonina responden también a la percepción que tiene el individuo de su propia posición en la jerarquía social. La química del cerebro viene determinada por las señales sociales a las que uno está expuesto. Y la personalidad es sobre todo una cuestión de química cerebral. Así es la realidad de los genes y las condiciones ambientales, cargada de interacción, y no un determinismo unidireccional. Nuestros genes están programados para percibir y reaccionar. Otro ejemplo de esto lo tenemos en el gen de la lactasa, en el cromosoma 1. La enzima lactasa se necesita para la digestión de la lactosa, un azúcar que abunda en la leche. Cuando nacemos tenemos este gen activado en nuestro sistema digestivo, pero se desactiva durante la infancia al cambiar el tipo de alimento ingerido. Los adultos someten la leche a las bacterias que digieren la lactosa para convertir la leche en queso y poder digerir este derivado. Pero ocurre que este gen que colabora en la digestión de la lactosa, de vez en cuando sufre una mutación en el ser humano y no se detiene su producción de lactasa en la infancia, permitiendo a su portador beber y digerir la leche durante toda su vida. Esto ocurría en personas que tenían una historia basada en el pastoreo, de modo que a consecuencia de ello desarrollaron tal capacidad. Es un ejemplo de cambio cultural, una acción consciente que conduce a un cambio evolutivo y biológico. Suena a teoría lamarckiana, pero no es completamente eso, aunque sí muy similar. También aloja el cromosoma 1 al gen ASPM, grande donde los haya, con 10434 letras en 28 párrafos. Los párrafos 16 a 25 contienen una cadena (de 75 letras) que se repite 74 veces en los humanos, 61 en el ratón y 24 en la mosca del vinagre, de modo que este número de repeticiones es proporcional al número de neuronas del animal adulto. Parece que la función de este gen es regular el número de veces que se dividen las células madre nerviosas en el cerebro tras la concepción embrionaria, por lo que va asociado a la capacidad de desarrollar el coeficiente intelectual.

Hacia la mitad del cromosoma 12 se encuentran los genes del desarrollo. El huevo fecundado es inicialmente un corpúsculo indiferenciado que se va transformando en embrión. Después desarrolla dos asimetrías: un eje cabeza-cola y un eje ventral-dorsal. Las asimetrías consisten en gradientes de productos químicos de diferentes genes. Puesto que todas y cada una de las células del embrión contienen una copia exacta y completa del genoma, cada célula puede actuar según su contenido informativo y los mensajes de sus vecinas. ¿De qué modo sabe cada célula el lugar que ocupa y qué órgano o tejido está formando en colaboración? En los genes de la mosca de la fruta se encontraron ocho genes agrupados, en el mismo cromosoma, de modo que cada uno de ellos afectaba al desarrollo de una parte distinta de la mosca y estaban alineados en el mismo orden que la parte de la mosca cuyo desarrollo afectaba. El primero afectaba a la boca, el segundo a la cara, el tercero a lo alto de la cabeza, el cuarto al cuello, el quinto al tórax, el sexto a la mitad anterior del abdomen, el séptimo a la mitad posterior del abdomen, y el octavo a otras diversas partes del abdomen. Además, todos estos ocho genes contienen un mismo "párrafo de texto" en su cadena total. Tal fragmento es el que la proteína elaborada por el gen usa para unirse a un filamento de ADN para activar o inhibir a otro gen. Estos genes del desarrollo u homeóticos activan o desactivan a otros genes. Lo mismo ocurre en los ratones, y por similitud con ellos, en el humano, en el que tal grupo de genes se llama genes Hox. Las moscas y nosotros tenemos un antepasado común hace más de quinientos treinta millones de años. Son tan parecidos estos genes que se pueden sustituir algunos de la mosca por humanos y se desarrolla una mosca normal. Los genes Hox están dispuestos unos tras otros, y en todas las especies, los primeros se expresan en la cabeza. Y además el primero en posición es el primero en expresarse. Todos los animales se desarrollan de la cabeza a la cola, de modo que la expresión ordenada de los genes Hox se deba a una secuencia temporal y cada uno de ellos active al siguiente cuando alcance el desarrollo adecuado. El desarrollo del embrión se produce en el mismo orden de sucesión que la evolución de su antepasado. Los genes Hox realizan su función en las extremidades estableciendo un gradiente de expresión que se dirige hacia la parte delantera de la extremidad en crecimiento, para dividirla en los huesos del brazo y la muñeca; luego, repentinamente, establecen un gradiente inverso en el exterior de los últimos huesos para emitir los cinco dedos. Muchos otros genes ingeniosos que forman un sistema brillante de auto-organización señalan dónde y cómo deben desarrollarse las partes del cuerpo, dando a cada compartimento una identidad, y polarizando los compartimentos en parte anterior y posterior; después otros genes interpretan toda esa información y elaboran apéndices y órganos más complejos. Aquí no queda más remedio que reflexionar profundamente sobre la perfección y sabiduría del arquitecto que ha diseñado toda esta trama evolutiva, y conmovernos por nuestra falta de comprensión ante tal genialidad.

El genoma, hasta lo que hoy sabemos, es inmortal, hecho demostrado en la cadena de generaciones que enlaza el primer gen de la creación con nuestros genes actuales. Una cadena sin interrupciones (por lo que sabemos y suponiendo que no se han producido intervenciones de seres superiores en la evolución) en la que se ha mantenido un carácter competitivo, causante de la adaptación. Y es seguro que muchos de los que hoy habitamos el planeta no aportaremos genes a los que lo habiten dentro de un millón de años. Además, la mayoría de las especies no perduran más allá de diez millones de años y, o bien dejan en su lugar una especie "hija" o bien desaparecen sin más gloria de su paso por la evolución. Se calcula que la raza humana lleva como tal unos cinco millones de años, y todavía no ha comenzado a engendrar una especie "hija" (al menos, no se ha detectado), con lo que es posible que otra especie predomine en el lugar de la humanidad. Aún así, los genes perdurarán por encima de todo ello. ¿Por qué muere el cuerpo si el genoma no muere? Tras cuatro mil millones de años copiándose, los genes no parecen haber perdido fuerza ni cualidades, mientras que la vida del ser es apenas un destello en comparación con la estela del genoma. El ser surge de un huevo fecundado y cada célula comienza a dividirse, de modo que en cuarenta y siete divisiones, el cuerpo ya posee 247 = 140.737.488.355.328 células (más de ciento cuarenta billones). Puesto que muchas células detienen su duplicación antes, y otras continúan duplicándose durante toda la vida (reparando tejidos), puede que existan células que llegan a duplicarse varios cientos de veces, es decir, sus cromosomas han sido reproducidos otras tantas veces, degradando y confundiendo el mensaje que contienen. ¿Por qué en el ser vivo se desfiguran los genes, y en la herencia sin embargo permanecen inalterables?

En el cromosoma 14 se ha descubierto un gen llamado TEP1, del cual se transcribe la receta de una proteína que se usa en una pequeña biomáquina celular llamada telomerasa; la falta de telomerasa produce senectud y su adición vuelve inmortales a algunas células. Cuando las máquinas bioquímicas copian el ADN (las polimerasas) no pueden comenzar por el extremo de un filamento de ADN, sino que necesitan comenzar varias "palabras" después del inicio del código. Esto acorta el código un poco cada vez que se duplica. Cada cromosoma es una molécula gigantesca y muy enrollada de ADN, de modo que toda ella puede copiarse excepto los extremos. Y en el extremo del cromosoma existe un fragmento de código sin sentido y repetido unas dos mil veces llamado telómero, y su función es impedir (mediante su ubicación en los extremos) que al realizar la duplicación se recorte código útil, de modo que en cada duplicación se recorta telómero. De este modo, una persona de edad avanzada deja ver en sus telómeros una longitud promedio de cinco octavos la que poseía al nacer. En los genes de los óvulos y espermatozoides no se aprecia recorte en este sentido debido a la presencia de la telomerasa, que se dedica a reparar lo extremos desgastados de los cromosomas volviendo a alargar los telómeros. La telomerasa contiene ARN y este se usa como base para reconstruir los telómeros, además de que su componente proteico tiene una parecido sorprendente con la transcriptasa inversa (enzima que hace que los retrovirus y los transposones se multipliquen dentro del genoma). Como ya vimos, todo aquello que usa el ARN posee una antigüedad datada en los primeros orígenes. De hecho, la cadena que se repite unas dos mil veces en el extremo del cromosoma es la misma en la mayoría de los animales, y en las plantas tiene una T de más al principio. Un parecido demasiado coincidente como para ser aleatorio. Es una prueba clara de que la telomerasa tiene su origen en los albores de la vida y ha empleado casi la misma plantilla para todos los descendientes. Curiosamente, los protozoos ciliados (criaturas microscópicas muy activas recubiertas de una membrana autopropulsante) se diferencian porque el código que se repite en sus telómeros es algo distinto. Estos son los organismos estudiados que con más frecuencia divergen del código genético, por lo demás, universal. Así pues, en el desarrollo humano normal se desactivan (en todos los tejidos excepto unos pocos) los genes que elaboran la telomerasa, con lo que se inicia la cuenta atrás en la vida de las células. Las células reproductoras mantienen estos genes en activo siempre, y las células tumorales malignas aprenden a activarlos de nuevo. Prueba de que la falta de telomerasa es causa del envejecimiento y muerte se observa en que las células de las paredes de las arterias tienen generalmente telómeros más cortos que las células de las paredes de las venas, probablemente debido a que las paredes de las arterias están más sometidas a tensión, y a la presión más elevada de la sangre arterial. Al sufrir más daños, requieren más reparaciones, es decir, más duplicaciones celulares, recortando en mayor cuantía los telómeros. Con el envejecimiento del cerebro no se puede decir lo mismo, puesto que sus células no se sustituyen durante la existencia; las que si se duplican y sufren recortes de sus telómeros son la células gliales, soporte del cerebro. No obstante, el tema del envejecimiento no queda resuelto simplemente con el estudio de las células que envejecen. Es una norma generalizada que todos los animales tienen, a lo largo de su vida total, el mismo número aproximado de latidos cardíacos. Los animales que viven más tiempo lo hacen con un pulso más lento que los animales que viven menos tiempo, resultando una igualación en número de latidos totales. Excepción a esta regla son las aves y los murciélagos. Las aves tiene la sangre varios grados más caliente, casi con el doble de concentración de azúcar, y con un consumo de oxígeno mucho más rápido que la mayoría de los mamíferos, y con ello tienen en general vidas más largas.

La selección natural ha fijado la longitud de nuestros telómeros de modo que permitan sobrevivir entre setenta y noventa años al desgaste continuado de la reparación celular. Esta es una cualidad altamente heredable, aunque los telómeros largos son inútiles si el cuerpo se deteriora rápidamente, pues aquellos se verán recortados a mayor velocidad también. Como consecuencia del síndrome de Werner, enfermedad hereditaria caracterizada por el envejecimiento prematuro, los telómeros se acortan mucho más rápidamente de lo normal, al parecer debido a que las células carecen de la capacidad de reparar adecuadamente el daño corrosivo que producen los radicales libres, como vimos en el capítulo del El organismo humano. La mayoría de las mutaciones que causan longevidad (al menos en moscas y gusanos) se encuentran en genes que inhiben la producción de radicales libres, actuando sobre el origen del mal, es decir, impidiendo que exista una concentración elevada de estos radicales tóxicos. Experimentos con moscas de la fruta que las llevaron a producir más cantidades del antioxidante dismutasa superóxido (DSO) las hizo más robustas frente a los radicales libres y la oxidación, acabando con un 70% de longevidad extra. En el cromosoma humano número 21 se ha descubierto el gen que controla el DSO, gen formado por unos cuatro millones de pares básicos. En el organismo, el radical superóxido se combina naturalmente con el peróxido de hidrógeno para crear la molécula tóxica hidróxila, que ataca a los genes y destruye células enteras. Los genes pueden controlar la producción de antioxidantes que reduzcan los daños causados al ADN por la oxidación (ver Teoría de la oxidación en El organismo humano).

Existen más de siete mil genes (10% del total del genoma) que influyen en la longevidad y el envejecimiento. Se han manipulado genes de gusano de tal modo que se ha aumentado su longevidad hasta cinco veces el valor normal, además de frenar la ingestión de alimentos y la división celular. A estos genes se les ha denominado genes reloj, por su propiedad de imponer un ritmo metabólico y de vida. Se podría decir que casi cualquier gen puede acumular mutaciones que producen deterioro al sobrepasar la edad de procreación. Es como si la naturaleza quisiera ahorrarse esfuerzos por mantener vivos a seres que ya han cumplido su principal labor: dejar sucesores.

Las antepasadas de nuestras células fueron en otro tiempo entidades individuales y si se unieron en un colectivo (hace unos seiscientos millones de años) fue porque se podían reproducir con mayor efectividad si delegaban esta tarea a las células germinales. Pero las células descienden todas de células reproductoras y tienden a reproducirse. Cuando un grupo de células inicia este proceso y no saben detenerse se produce lo que llamamos cáncer. En el brazo corto del cromosoma 17 se encuentra el gen TP53, y su labor es la de inducir el suicidio en las células cancerosas (ya hablamos de la apoptosis o suicidio de las células en El organismo humano). Nuestras células poseen genes estimuladores del crecimiento celular para que se produzca el crecimiento desde nuestra estancia en el útero y hasta la época adulta, así como para curar las heridas. Pero es fundamental que tales genes permanezcan inactivos la mayor parte del tiempo, pues tres billones de células somáticas están dispuestas a crecer. Pero para ello es preciso que cada célula tenga un oncogen activo (gen que estimula el crecimiento celular y que procede de oncovirus) y un gen supresor de tumores inactivo (gen que detecta la conducta anormal de una célula y activa a diferentes genes para destruir la célula desde el interior). En el 55% de los cánceres humanos, el gen TP53 está desactivado, aumentando la proporción al 90% en los cánceres de pulmón. Los oncogenes pueden ser activados por radiaciones como los rayos X o solares, y cuanto más vivamos más probabilidad existe de que se active un oncogen y se desactiven tres genes supresores de tumores en la misma célula. Dentro de una zona creciente de células cancerosas escasea rápidamente el suministro de sangre, empezando un proceso de asfixia. Entonces las células informan al cuerpo para que desarrolle nuevas arterias dentro del tumor, apareciendo las arterias en forma de pinzas de cangrejo que dieron su nombre a la enfermedad del cáncer. El gen TP53 se da cuenta de la demanda y ordena el suicidio de las células (apoptosis) antes de que se desarrollen las arterias salvadoras, motivo por el cual se ha dado a la proteína del TP53 el nombre de "Angel Guardián del genoma". Mediante la quimioterapia y radioterapia lo que se produce es un ataque al ADN de las células, lo cual es detectado por el TP53 que induce el suicidio en las células afectadas. Si no responden al tratamiento es debido a que el gen TP53 ha sufrido una mutación y ha quedado inservible. Existen oncogenes que además de provocar división y crecimiento celular, provocan la apoptosis. Es el caso del gen MYC, que requiere de factores externos llamados "señales de supervivencia" para permitir que la célula siga funcionando normalmente. Si la célula se desboca en su crecimiento, la falta de estas señales la lleva a la muerte. Existen dos oncogenes más de este tipo: el BCL-2 y el RAS. El crecimiento celular sólo se producirá si los tres oncogenes citados funcionan debidamente.

La apoptosis también se usa para el suicidio celular ante la invasión de estas por virus. Pero hay virus que pueden generar proteínas para desactivar al TP53.

Células procedentes de un tumor cervical de una paciente llamada Henrietta Lacks, a las que se llamó HeLa, proliferan de modo salvaje y son espectacularmente inmortales, pues tienen una telomerasa excelente. Si se añade ARN antisentido a las células HeLa (es decir, ARN cuyo mensaje es opuesto al mensaje del ARN de la telomerasa, de modo que se unirá al ARN de la telomerasa) se consigue bloquear e impedir que funcione la telomerasa, y al cabo de unas veinticinco divisiones celulares mueren por envejecimiento. El cáncer requiere una telomerasa activa, lo que significa que el elixir de la vida, la fuente de la juventud, también es un generador de muerte y sufrimiento. El factor principal de riesgo para padecer cáncer es la edad. Los llamados vicios sólo ayudan a acelerar el proceso provocando daños que requieren reparaciones, duplicaciones celulares y desgaste de longitud de los telómeros. Pero eliminar los vicios no nos librará del cáncer. Aquellos tejidos que más se dividen durante la vida son los más propensos a desarrollar un tumor. Esta es la paradoja: telómeros acortados significan riesgo de cáncer más alto, y una telomerasa que mantenga largos los telómeros (y reduzca el envejecimiento) favorece a los tumores. El equilibrio es lo que permite que la balanza no se incline a ninguno de los dos lados de esa paradoja mortífera.

El aprendizaje es lo contrario del instinto, pues este último es un controlador disponible vía genética, mientras que el aprendizaje es un proceso basado en la experiencia neuro-sicológica. Los genes necesitan varias generaciones para incorporar al genoma los cambios favorables según la selección natural. La consciencia es mucho más rápida para incorporar en la conducta los cambios aprovechables, por encima de la selección natural, añadiendo al instinto lo aprendido, de modo que se aumentan las funciones del control instintivo. El sistema cerebral ha sido una tentativa muy acertada de los genes para proporcionar un medio instantáneo de mejorar el instinto. El sistema nervioso, como vimos en El organismo humano, consta de muchas neuronas (a lo largo de las cuales viajan muchas señales eléctricas) y de sinapsis (puntos de unión entre neuronas). Las señales eléctricas que llegan hasta las sinapsis se transforman en reacciones químicas, y parece ser que el aprendizaje es una alteración de las propiedades de las sinapsis. En el cromosoma 2 humano se encuentran los genes CREB. Son unos genes que producen la proteína con el mismo nombre, y la función de esta proteína es activar genes en el cerebro (genes CRE) de modo que altera las forma y función de las sinapsis. Si se anula la proteína CREB, el sujeto del experimento olvida la experiencia en una hora, siendo incapaz de recordar, de aprender. Los genes CREB necesitan la ayuda del cromosoma 16, que contiene el gen CREBBP y el gen alfa-integrín (este aparece en los cuerpos fungiformes del cerebro de la mosca de la fruta) cuya función es la de juntar células mediante una proteína. Esto nos lleva a pensar que la memoria consiste en potenciar las conexiones entre neuronas, de modo que se altera la disposición física de las sinapsis, creando conexiones nuevas o acercando las que ya existían. Los recuerdos más antiguos residen en el neocórtex, y en el hipocampo y sus alrededores se encuentran los mecanismos para crear memoria a largo plazo, disponiendo de las células piramidales que transmiten la memoria recién formada a otro lugar donde quede residente. El más vital de los órganos de la memoria es la corteza perihinal, lugar donde se procesa toda la información sensorial y se transforma en memorias (probablemente con la ayuda de la proteína CREB). La información pasa al hipocampo y de allí al diencéfalo, donde se almacena temporalmente hasta que se considere que debe ser almacenada en el neocórtex, como memoria a largo plazo. Es muy probable que esta tarea de decisión y distribución última sea una de las funciones del sueño (ver redes neuronales en La consciencia humana y las redes neurales en Sueño y Muerte).

El cerebro nace con muchísimas conexiones entre las células, y a medida que se desarrolla muchas de estas se pierden. Como ejemplo, al principio cada lado de la corteza visual está conectada a una mitad de la información que entra por los ojos, para producirse después una reducción drástica de modo que una porción del cerebro recibe la información del ojo derecho y otra porción la recibe del ojo izquierdo (ver El organismo humano). Con la falta de uso, las conexiones innecesarias se desactivan y quedan activadas las funciones específicas. La experiencia con mamíferos jóvenes ciegos o con los ojos permanentemente vendados han dado como prueba que en ellos no se ha producido la desactivación de las conexiones. También se produce la muerte de células enteras. Un ratón que tenga una versión defectuosa de un gen llamado CED-9 no logra desarrollarse adecuadamente porque las células de su cerebro que son innecesarias no cumplen su tarea de morir. El ratón acaba con un cerebro desorganizado y sobrecargado que no funciona. El gen CED-9 y otros como él incitan a las células no necesarias a suicidarse. La matanza apoptótica de neuronas por acción del gen CED-9 durante el desarrollo no sólo permite que tenga lugar el aprendizaje, sino que también mejora la calidad media de las neuronas que quedan. Algo similar debe ocurrir en la matanza a la que son sometidas, de igual modo, las células inmunológicas.

El más pequeño de los cromosomas humanos es el 21, y es el único que puede presentar tres copias en lugar de dos en un cuerpo humano sano. En todos los demás cromosomas, un copia de más impide la formación del embrión. Los niños que nacen con las tres copias del cromosoma 21 suelen ser hijos de madre mayores, son sanos y felices, pero no son normales, pues sufren un retraso mental llamado síndrome de Down.

Los transplantes de órganos en seres humanos han encontrado el problema del rechazo por parte del sistema inmunitario del paciente. El cuerpo genera anticuerpos ante las proteínas ajenas. Mediante la bioingeniería se han podido criar uno tipo de células llamado célula donante universal que no incita a nuestro sistema inmunitario a atacarla. Esto permite utilizarlas para generar partes de órganos (piel, válvulas cardíacas) y garantizar el éxito en los transplantes. También se han obtenido las proteínas morfogénicas óseas, que ordenan a células no diferenciadas que se conviertan en hueso. La biología molecular ha permitido aislar 20 proteínas distintas para el control del desarrollo de los huesos, lo cual ayudará a combatir deterioros en la formación de los mismos.

El timo, una glándula de la que se desconocía su función hasta 1962, es la que genera las células productoras de anticuerpos durante los primeros meses de vida de la cría. Una vez generadas las células productoras de anticuerpos, el timo puede extirparse si riesgo alguno. La gammaglobulina es la generadora de anticuerpos en la sangre, capacitándonos para ser inmunes ante las bacterias. Pero ante el ataque de los virus, las células liberan una proteína, llamada interferón, que combate al virus atacante y a otros, y se produce con mayor rapidez que los anticuerpos. Parece que su producción es estimulada por la presencia del ARN en la variedad de virus. Mediante la bioingeniería, los científicos han descubierto variedades de un raro tipo de célula llamada célula donante universal, la cual no es rechazada por nuestro sistema inmunitario. Esto ha permitido el desarrollo de la tecnología de cría de partes de órganos, como válvulas cardíacas artificiales o capas de piel humana para injertar en pacientes quemados.

La clonación de organismos superiores se puede realizar de dos modos. El primero de ellos consiste en extraer células de un embrión (antes de que empiecen a diferenciarse en células específicas del organismo), alterarlas y cultivarlas en un laboratorio, o insertarlas en una madre "de alquiler". El segundo método consiste en tomar células maduras ya diferenciadas (contienen todo al ADN necesario) y regenerar un animal completo. Después de 277 ensayos sin fruto, Ian Wilmut anunció en 1997 que había conseguido resultados con este segundo método, obteniendo el primer mamífero clonado del mundo: la oveja Dolly, clonada de una oveja adulta. Se extrajo el núcleo de una célula de una oveja adulta y usaron un impulso eléctrico para fusionarlo con una célula embrionaria cuyo núcleo había sido eliminado. Esto no suele dar resultado, pues hay que despertar los genes latentes del núcleo de la célula, que al encontrarse plegados dentro del núcleo, son inaccesibles, debido a que la estructura proteínica que rodea al ADN desconecta los genes que la célula no está usando. Pero si se niegan los nutrientes a la célula durante una semana, la estructura proteínica del ADN se altera y se reactivan los genes latentes haciéndoles volver a su estado embrionario. Las células de la médula espinal, el cerebro y el corazón han olvidado como multiplicarse, tal como lo hacían en estado embrionario, lo cual hace casi imposible su regeneración. Tal vez una dieta muy ajustada y supervisada podría devolver temporalmente parte de dichas células al estado embrionario para reproducirse y devolver al órgano su funcionalidad. Recordemos que las prácticas de los santones orientales llevan incluida una dieta muy severa, con la que ellos buscan la activación de facultades dormidas que proporcionarán una sensibilidad e iluminación por encima de lo mundano, y que les abrirá los senderos del nirvana. Y esta práctica ya tiene más milenios que los que podemos recordar históricamente.

Se puede inducir a las bacterias (seres unicelulares) a fabricar proteínas para uso médico o industrial, así como insertar un gen humano en una bacteria para que se reproduzcan millones de copias de él y estudiar su secuencia. Para ello se usa la enzima ligasa, capaz de unir frases sueltas de ADN, y otras enzimas que son capaces de cortar frases o trozos de ellas en el ADN. Por medio de estas enzimas se puede reproducir ADN recombinante sintético, lo cual ha dado campo a la biotecnología.

Pese a que la clonación de seres humanos ya es viable (sin contar las barreras técnicas y legales) es necesario ser realistas. La sociedad basada en seres clonados es inestable a largo plazo, debido a que uno de los fines evolutivos es la mezcla de tipos para generar diversidad genética. Existen otras cuestiones más difusas, como las características psíquicas y espirituales del ser clonado: si tiene alma, si tiene individualidad y si posee esencia. La clonación se impondrá como se impusieron los bebés probeta: la necesidad hizo que algunos se aventuraran y la sociedad se acostumbró al acontecimiento con permisividad.

Los seres humanos tenemos del orden de cien billones de células. Para manipular a un humano adulto hay que insertar el gen manipulado en cada una de las células adecuadas o comenzar con un embrión unicelular y esperar. Pero los retrovirus son capaces de hacer copias de ADN a partir de ARN. Si extraemos algunos de los genes del retrovirus (los que lo hacen tan infeccioso después de su inserción) y los ponemos en un ser humano infectándolo, de modo que el virus invade insertando el gen en las células del cuerpo, modificaremos mediante ingeniería genética a una persona. Hoy en día poner un gen dentro de un animal de modo que él y su descendencia resulten alterados para siempre es sencillo. Se usaba hasta ahora la microinyección. Con una pipeta de vidrio muy fina se succiona el gen, se pincha el extremo de la pipeta en un embrión unicelular de ratón extraído doce horas después de la cópula, cuidando de pinchar uno de los dos núcleos de la célula. El gen se activa con éxito en un 5% de los ratones resultantes. Con otro método, el de recombinación homóloga, el gen puede insertarse en una posición exacta. A los tres días del desarrollo el embrión del ratón tiene unas células llamadas células madre embrionarias o ME. Si se extrae una de estas células y se inyecta con un gen, la célula incorporará ese gen exactamente en el lugar que corresponde sustituyendo la versión que ya existía. Esto es debido a que el mecanismo que repara el ADN roto utiliza a menudo el gen sobrante como plantilla en el cromosoma homólogo. Confunde el nuevo gen con la plantilla y conforme a eso corrige al gen existente. Tras esto, la célula madre puede volver a colocarse en un embrión y producir un ratón en el que algunas de las células tienen un nuevo gen. En breve se podrá insertar un gen en una posición concreta de un cromosoma particular (uno que sea defectuoso y queramos corregir), transferir el núcleo a un óvulo al que se le ha extraído el núcleo, mezclar la célula con un embrión clonado y desarrollar un nuevo ser con un defecto corregido.

"El lado activo del infinito", Carlos Castaneda (año 1998)

"¿Qué es la vida?", Erwin Schrödinger (año 1943)

"Tratado sobre los siete rayos, Tomo I", Alice A. Bailey (año 1936)

"La Mágica Presencia YO SOY", Saint Germain (año 1930)

"La reencarnación", Papus, Dr. Gerard Encausse (año 1913)

"La búsqueda científica del alma", Francis Crick (año 1994)

"Visiones", Michio Kaku (año 1997)

"La anatomía oculta del hombre", Manley P. Hall (año 1952)

"El tiempo infinito: la física y la biología en un universo abierto", Freeman Dyson (año 1979)

"Genoma", Matt Ridley (año 1999)

"La energía de la vida", Guy Brown (año 1999)

"Concepto Rosacruz del Cosmos", Max Heindel (año 1912)

"La doctrina secreta" Helena P. Blavatsky (año 1888)

"Qué nos hace humanos", Matt Ridley (año 2003)