Remolque para caballos
 

Para llevar los caballos de un predio a otro o traerlos a la casa se hizo pronto necesario un medio de transporte.  Diseñamos un remolque y lo mandamos a hacer a una maestranza de Curicó que recomiendo porque quedamos muy satisfechos con su trabajo.  Don Frederic Almenara había ya construido otros carros, su experiencia, su buen trabajo y nuestro diseño y  sugerencias fueron la matriz donde se creó. No quedó tan liviano como nos hubiera gustado (vacío pesa 900 Kg. ) pero es muy robusto y va sin problema por los caminos de ripio de Chiloé.

 Es lo suficientemente amplio para que vayan dos caballos de una forma cómoda en largos viajes a Santiago. Tienen comedero y una puerta delantera para alimentarlos y observar su estado facilmente.

 Poseé freno eléctrico, es decir, un freno independiente del de la camioneta que lo arrastra y que da una gran seguridad a la conducción. El freno se acciona simultáneamente con el de la camioneta y un regulador electrónico permite ajustar su intensidad.

Por último quisiera señalar uno de nuestros orgullos, un circuito cerrado de televisión (monitor de camión) que nos permite ver en todo momento cómo se encuentran nuestros amigos viajeros. Muy útil cuando trasladamos animales inquietos con poca experiencia en ser llevados en remolque o una yegua con su cria.