Qué hacemos


En diciembre de 2008 terminamos de hacer lo que se cuenta a continuación que queda para la historia.

Vendemos caballos chilotes para niños. Criamos caballos, los cuidamos y amansamos para que sean adecuados para los niños.

Empezamos con el criadero en el año 2001 en la zona de Guabún, a unos 25 Km. al Oeste de Ancud (En la Isla Grande de Chiloé). El nombre del criadero se debe a un accidente geográfico del lugar: la punta de Huechucuicuy. Esta palabra tiene un origen huilliche, “huechu” (wechu) significa “punta” y “cuicuy” (kuykuy) es “puente”. Podría traducirse como la “punta del puente”.

Posteriormente hemos llevado los caballos a otros campos más cerca de Ancud para visitarlos más seguido. Los primeros campos que arrendamos fueron en Caracoles a 5 Km al Sur de Ancud. Desde Julio de 2006 arrendamos en el sector de San Juan a 16 Km al Este de Ancud. Para llevarlos de un predio a otro utilizamos nuestro remolque.

Los caballos que criamos son de la raza chilota cuya altura no soprepasa los 125 cm. La raza chilota es originaria de Chiloé, se caracteriza por su rusticidad, mansedumbre y capacidad de carga.

Nuestros caballos viven en el campo, no en caballerizas, y se alimentan del talaje de los prados. Para protejerse de la lluvia y el viento tienen los árboles. Es así como tradicionalmente han vivido y lo que los hace resistentes y rústicos.

Para domar o amansar los caballos seguimos el método llamado natural, racional o sin violencia. Basicamente consiste en aprovechar los conocimientos de la conducta de los equinos y evitar todos los castigos que pueden dañar al animal o tienen aparejado peligro para las personas. Hemos aprendido de Martín Hardoy, Orlando Rodríguez y muchos autores que han publicado sus experiencias como Monty Roberts.

Los caballos para niños deben ser hembras o machos castrados ya que los potros tienen mayor agresividad y un comportamiento impredecible si aparecen yeguas en celo. También es recomendable que sean mayores de tres años por lo menos, animales menores suelen ser más bríosos y asustadizos.