harry potter y las reliquias de la muerte
La Página Oficial Uruguaya de Harry Potter y las reliquias de la muerte.

Estaba caminando por una larga carretera de montaña a la fría luz azul del amanecer. Muy por debajo, envuelta en

niebla, se veía la sombra de una pequeña ciudad. ¿Estaba el hombre al que buscaba ahí abajo, el hombre al que

necesitaba tan desesperadamente que no podía pensar en nada más, el hombre que tenía la respuesta, la

respuesta a su problema...?

-Eh, despierta.

Harry abrió los ojos. Estaba de nuevo tendido en la cama plegable del revuelto cuarto de Ron en el ático. El sol no

había salido aún y la habitación estaba todavía oscura. Pigwidgeon estaba dormida con la cabeza bajo su diminuta

ala. La cicatriz de la frente le dolía.

-Estabas murmurando en sueños.

-¿De verdad?

-Si, "Gregorovitch". Estabas diciendo "Gregorovitch".

Harry no llevaba puestas las gafas; veía la cara de Ron ligeramente borrosa.

-¿Quién es Gregorovitch?

-¿Y yo que sé? Eras tú el que lo estaba diciendo.

Harry se frotó la frente, pensando. Tenía la vaga sensación de haber oído el nombre antes, pero no podía pensar

donde.

-Creo que Voldemort le está buscando.

-Pobre tipo -dijo Ron fervorosamente.

Harry se sentó, todavía frotándose la cicatriz, ahora totalmente despierto. Intentó recordar qué había visto

exactamente en su sueño, pero todo lo que recordaba era un horizonte montañoso y la silueta de un pequeño

pueblo acunado en un profundo valle.

-Creo que está en el extranjero.

-¿Quién, Gregorovitch?

-Voldemort. Creo que está en algún lugar del extranjero, buscando a Gregorovitch. No parecía ningún lugar de

Gran Bretaña.

-¿Crees que estás viendo en su mente de nuevo?

Ron parecía preocupado.

-Hazme un favor y no se lo digas a Hermione -dijo Harry-. No sé como espera que deje de ver cosas en sueños...

Levantó la mirada hacia la pequeña jaula de Pidwidgeon, pensando... ¿Por qué el nombre "Gregorovitch” le era

familiar?

-Creo -dijo lentamente-, que tiene algo que ver con el Quidditch. Hay alguna conexión, pero no se me ocurre... no

se me ocurre cual pueda ser.

-¿Quidditch? -dijo Ron-. ¿Seguro que no estás pensando en Gorgovitch?

-¿Quién?

-Dragomir Gorgovitch, Guardián, traspasado a los Chudley Cannons por un record hace dos años. El record que

mantiene es el de dejar caer más Quaffle en una temporada.

-No -dijo Harry-. Definitivamente no estoy pensando en Gorgovitch.

-Yo intento no hacerlo tampoco -dijo Ron-. Bueno, feliz cumpleaños, por cierto.

-Guau... ¡Tienes razón, lo olvidé! ¡Tengo diecisiete!

Harry agarró la varita posada en mesita junto a su cama plegable, apuntó al desordenado escritorio donde había

dejado sus gafas, y dijo "¡Accio Gafas!". Aunque estaban a solo unos cuarenta centímetros de distancia, había

algo inmensamente satisfactorio en verlas zumbar hacia él, al menos hasta que le pincharon el ojo.

-Muy astuto -bufó Ron.

Celebrando el levantamiento de su Rastro, Harry envió las posesiones de Ron a volar por la habitación, provocando

que Pigwidgeon despertara y aleteara excitadamente en su jaula. Harry intentó también atarse los cordones de las

zapatillas con magia (el resultado fue un nudo que llevó varios minutos desatar a mano) y, solo por el puro placer

de hacerlo, cambió el naranja de las túnicas del poster de Ron de los Chudley Cannons por azul brillante.

-Yo que tu me subiría la cremallera con la mano -aconsejó Ron a Harry, resoplando cuando Harry lo hizo

inmediatamente-. Aquí está tu regalo. Desenvuélvelo aquí, no es apto para los ojos de mi madre.

-¿Un libro? -dijo Harry mientras tomaba el paquete rectángulo-. Un poco alejado de la tradición, ¿verdad?

-Este no es un libro común -dijo Ron-. Es oro puro. Doce Formas Infalibles de Encantar a las Brujas. Explica todo lo

que necesitas saber sobre las chicas. Si lo hubiera tenido el año pasado habría sabido exactamente como librarme

de Lavender y tú habrías sabido como acabar con... Bueno, Fred y George me dieron una copia, y he aprendido

mucho. Te sorprendería, no es aburrido en absoluto además.

Cuando llegaron a la cocina encontraron una pila de regalos esperando sobre la mesa. Bill y Monsieur Delacour

estaban terminando su desayuno, mientras la Señora Weasley estaba de pie canturreando sobre la sartén.

-Arthur me dijo que te deseara felices diecisiete, Harry, -dijo la Señora Weasley, sonriéndole-. Tuvo que irse a

trabajar temprano, pero volverá para la cena. Ese de encima es nuestro regalo.

Harry se sentó, tomó el paquete cuadrado que ella había indicado, y lo desenvolvió. Dentro había un reloj muy

parecido al que el Señor y la Señora Weasley habían regalado a Ron por su decimoséptimo cumpleaños; era de oro,

con estrellas en vez de manecillas.

-Es tradicional regalarle a un mago un reloj cuando llega a la mayoría de edad -dijo la Señora Weasley,

observándole ansiosamente desde detrás de la cocina-. Me temo que este no es nuevo como el de Ron, en realidad

era de mi hermano Fabián y él no es que fuera terriblemente cuidadoso con sus posesiones, está arañado por

detrás, pero...

El resto de su discurso se perdió. Harry se había levantado y la abrazaba. Intentó poner un montón de cosas nunca

dichas en el abrazo y quizás ella las entrendió, porque le palmeó la mejilla torpemente cuando la soltó, después

ondeó su varita de forma ligeramente aleatoria, causando la caída de un trozo de beacon de la sartén al suelo.

-¡Feliz cumpleaños, Harry! -dijo Hermione, apresurándose a entrar en la cocina y añadiendo su propio regalo a la

pila-. No es mucho, pero espero que te guste. ¿Qué le has regalado tú? -añadió para Ron, que pareció no oírla.

-¡Vamos, venga, abre el de Hermione! -dijo Ron.

Le había comprado un nuevo Chivatoscopio. Los otros paquetes contenían una hoja de afeitar encantada de Bill y

Fleur ("Ah, si, esto te hagá el afeitado más suave que hayas disfgutado nunca", le aseguró Monsieur Delacour,

"pero debes decigle clagamente lo que deseas... de otgo modo podgías encontgagte con menos pelo del que

quisiegas..."), chocolates de los Delacour, y una enorme caja de lo último en artículos de "Sortilegios Weasley" de

Fred y George.

Harry, Ron y Hermione no se demoraron en la mesa, cuando la llegada de Madame Delacour, Fleur y Gabrielle dejó

la cocina incómodamente atestada.

-Yo te guardo esto en el equipaje -dijo Hermione alegremente, quitándole los regalos de los brazos mientras los

tres se dirigían otra vez escaleras arriba-. Casi he acabado, solo estoy esperando a que el resto de vuestra ropa

interior salga de la lavadora, Ron...

La estampida de Ron fue interrumpida por una puerta que se abrió en el descansillo del primer piso.

-¿Harry, te importaría venir un momento?

Era Ginny. Ron se detuvo bruscamente, pero Hermione le cogió del codo y tiró de él escaleras arriba. Nervioso,

Harry siguió a Ginny al interior de su habitación.

Nunca antes había estado allí dentro. Era pequeña, pero brillante. Había un gran poster del grupo Las Brujas de

Macbeth en una pared, y una foto de Gwenog Jones, Capitana del Equipo de Quiddith, solo de brujas, las Holyhead

Harpies, en la otra. Un escritorio estaba colocado de cara a la ventana abierta, que daba al huerto donde una vez

Ginny y él habían jugado un dos contra dos al Quidditch con Ron y Hermione, y que ahora estaba ocupado por una

enorme y perlada carpa. La bandera dorada de lo alto estaba al nivel de la ventana de Ginny.

Ginny levantó la mirada hacia la cara de Harry, tomó un profundo aliento, y dijo.

-Felices diecisiete.

-Si... gracias.

Ella le miraba firmemente; él sin embargo, encontraba difícil devolverle la mirada, era como contemplar una luz

brillante.

-Bonita vista -dijo débilmente, señalando hacia la ventana.

Ella lo ignoró. No podía culparla.

-No se me ocurrió qué regalarte -dijo

-No tenías que regalarme nada.

Ella hizo caso omiso de eso también.

-No sabía que sería útil. Nada demasiado grande, porque si no, no podrías llevarlo contigo.

Se arriesgó a mirarla. No estaba llorando; esa era una de las cosas más maravillosas de Ginny, raramente lloraba.

En ocasiones había pensado que tener seis hermanos debía haberla endurecido.

Dio un paso hacia él.

-Así que después pensé, que me gustaría que tuvieras algo para recordarme, ya sabes, por si conoces a alguna

veela cuando estés por ahí haciendo lo que sea que vayas a hacer.

-No creo que las oportunidades de ligar vayan a estar a la orden del día, para serte sincero.

-Ahí es adonde quería llegar -susurró ella, y entonces le besó como nunca le había besado antes, y Harry le estaba

devolviendo el beso, y ese extasiado olvido fue mejor que el whisky de fuego; ella era la única cosa real en el

mundo, Ginny, su sensación, la mano que tenía en su espalda y la otra en su largo y oloroso pelo...

La puerta se abrió de golpe tras ellos y se separaron de un salto.

-Oh -dijo Ron mordazmente-. Lo siento.

-¡Ron! -Hermione estaba justo tras él, ligeramente sin aliento. Se hizo un silencio tenso, y luego Ginny digo con

una vocecita seria,

-Bueno, feliz cumpleaños de cualquier modo, Harry.

Las orejas de Ron estaban de color escarlata; Hermione parecía nerviosa. Harry deseó estamparles la puerta en la

cara, pero daba la sensación de que una corriente fría había entrado en la habitación cuando la puerta se abrió, y

su brillante momento había estallado como una burbuja de jabón. Todas las razones para terminar su relación con

Ginny, para dejarla al margen, parecían haberse colado en la habitación con Ron, y toda su feliz amnesia había

desaparecido.

Miró a Ginny, deseando decir algo, aunque difícilmente sabía qué, pero ella le había vuelto la espalda. Pensó que

podría haber sucumbido, por una vez, a las lágrimas. No podía hacer nada por consolarla delante de Ron.

-Te veo luego -dijo, y siguió a los otros dos fuera del dormitorio.

Ron marchó escaleras abajo, a través de la todavía atestada cocina y hasta el patio, y Harry le mantuvo el paso

todo el camino, con Hermione trotando junto a ellos con aspecto un poco asustado.

Una vez alcanzaron la soledad del césped recién cortado, Ron se volvió hacia Harry.

-La dejaste. ¿Qué estás haciendo ahora, rondándola?

-No la estoy rondando, -dijo Harry, cuando Hermione les alcanzaba.

-Ron...

Pero Ron alzó una mano para silenciarla.

-Estaba realmente echa polvo cuando terminásteis...

-También yo. Sabes por qué terminé con ella, y no fue porque que yo quisiera.

-Si, pero ahora vas y la besas y va a hacerse ilusiones otra vez...

-No es idiota, sabe que no puede ser, no espera que acabemos... que acabemos casándonos, o...

Al decirlo, en la mente de Harry tomó forma una vívida imagen de Ginny, con un vestido blanco, casándose con un

desconocido alto, desagradable y sin cara.

En un vertiginoso momento pareció golpearle. El futuro de ella estaba libre y sin trabas, mientras que el suyo... él

no podía ver delante nada más que a Voldemort.

-Si sigues tonteando con ella a cada oportunidad que tienes...

-No volverá a ocurrir -dijo Harry severamente. El día estaba despejado, pero él sentía como si el sol hubiera

desaparecido-. ¿Vale?

Ron parecía medio resentido, medio tímido; se meció adelante y atrás sobre sus pies por un momento, después  dijo -Bien entonces, bien, esto... si.

Ginny no buscó otro encuentro a solas con Harry durante el resto del día, ni con una mirada o gesto demostró que

habían compartido algo más que una cortés conversación en su habitación. No obstante, la llegada de Charlie fue

un alivio para Harry. Proporcionó una distracción observar a la Señora Weasley mientras forzaba a Charlie a

sentarse en una silla, alzaba su varita amenazadoramente, y anunciaba que estaba a punto de obtener un

apropiado corte de pelo.

Como la cena de cumpleaños de Harry había estado más allá de la capacidad de la cocina incluso antes de la

llegada de Charlie, Lupin, Tonks, y Hagrid, se habían colocado varias mesas al fondo del jardín. Fred y George

habían embrujado un buen número de linternas púrpura todas engalanadas con un gran número 17, que colgaban

en el aire sobre los invitados. Gracias a los cuidados de la Señora Weasley, la herida de George estaba pulcra y

limpia, pero Harry no se acostumbraba aún al agujero negro en el costado de su cabeza, a pesar de que los

gemelos hacían muchas bromas al respecto.

Hermione hizo que grandes carteles de púrpura y oro irrumpieran del extremo de su varita y se colgasen a sí

mismos artísticamente sobre los árboles y arbustos.

-Bonito -dijo Ron, cuando con una floritura final de la varita, Hermione cambió las hojas del manzano a dorado-.

Realmente tienes ojo para este tipo de cosas.

-¡Gracias, Ron!, -dijo Hermione, pareciendo a la vez complacida y un poco confusa. Harry se alejó, sonriendo para

sí mismo. Tenía la curiosa impresión de que descubriría un capítulo de cumplidos cuando encontrara tiempo para

estudiar atentamente su copia de Doce Formas Infalibles de Encantar a una Bruja; captó la mirada de Ginny y le

sonrió antes de recordar su promesa a Ron y apresurarse a entablar conversación con Monsieur Delacour.

-¡Fuera de mi camino, fuera de mi camino! -cantaba la Señora Weasley, atravesando la puerta con lo que parecía

ser una Snitch gigante del tamaño de un balón de playa delante de ella. Segundo después Harry comprendió que

era su pastel de cumpleaños, que la Señora Weasley estaba sujetando con su varita, en vez de arriesgarse a

cargar con él por terreno accidentado. Cuando el pastel hubo aterrizado finalmente en medio de la mesa, Harry

dijo,

-Tiene un aspecto asombroso, Señora Weasley.

-Oh, no es nada, querido, -dijo ella cariñosamente. Sobre su hombro, Ron alzó el pulgar hacia Harry y formó con la

boca las palabras "Muy buena esa".

A las siete en punto todos los invitados habían llegado, conducidos a la casa por Fred y George, que los esperaban

al final de la senda. Hagrid había honrado la ocasión vistiendo su mejor y más horrible traje marrón. Aunque Lupin

sonreía cuando estrechó la mano de Harry, Harry pensó que parecía bastante infeliz. Era todo muy raro; Tonks, a

su lado, parecía sencillamente radiante.

-Feliz cumpleaños, Harry, -dijo, abrazándole firmemente.

-¡Diecisiete, eh! -dijo Hagrid mientras aceptaba un vaso, del tamaño de un cubo, de Fred-. Seis años desde el día

en que nos conocimos, Harry, ¿recuerdas?

-Vagamente, -dijo Harry, sonriéndole- ¿No derribaste la puerta principal, le pusiste a Dudley una cola de cerdo, y

me dijiste que era un mago?

-Había olvidado los detalles -rió Hagrid con satisfacción-. ¿Todo bien, Ron, Hermione?

-Estamos bien, -dijo Hermione-. ¿Y tú?

-Ah, no está mal. Ocupado, tenemos unicornios recién nacidos. Os los mostraré cuando volváis. -Harry evitó las

miradas de Ron y Hermione mientras Hagrid rebuscaba en su bolsillo-. Aquí tienes, Harry... no se me ocurría qué

regalarte, pero entonces recordé esto. -Sacó una bolsilla ligeramente peluda que se cerraba con un largo cordel,

que evidentemente servía para llevarla al cuello-. Piel de topo. Oculta cualquier cosa en ella pero solo su

propietario puede sacarlas. Son raras.

-¡Hagrid, gracias!

-No es nada, -dijo Hagrid, ondeando su mano del tamano de la tapa de un cubo de basura.-. ¡Ahí está Charlie!

Siempre me ha gustado Charlie... ¡ey! ¡Charlie!

Charlie se aproximó, pasándose la mano ligeramente pesaroso sobre su nuevo y brutalmente corto rapado. Era

más bajo que Ron, ancho, con una gran número de quemaduras y arañazos en sus musculosos brazos.

-Hola, Hagrid, ¿cómo va?

-Bien para los tiempos que corren. ¿Cómo le va a Norberto?

-¿Norberto? -rió Charlie-. ¿El Colacuerno Noruego? Ahora la llamamos Norberta.

-¿Qué... Norberto es una chica?

-Oh, si, -dijo Charlie

-¿Cómo lo sabes? -preguntó Hermione

-Son mucho más crueles -dijo Charlie. Miró sobre su hombro y dejó caer la voz-. Desearía que Papá se diera prisa

y llegara ya. Mamá se está poniendo de los nervios.

Todos miraron a la Señora Weasley, que estaba intentando hablar con Madame Delacour mientras lanzaba

continuamente miradas hacia la verja.

-Creo que mejor empezamos sin Arthur -gritó hacia el jardín después de un momento o dos-. ¡Debe haberse

entretenido... oh!

Todos lo vieron al mismo tiempo, una ráfaga de luz que llegaba volando por el patio y hasta la mesa, donde tomó

la forma de una comadreja de plata brillante, que se puso en pie sobre las patas traseras y habló con la voz del

Señor Weasley.

-El Ministro de Magia viene conmigo.

El Patronus se disolvió en el aire, dejando a la familia de Fleur mirando atónita el lugar donde se había

desvanecido.

-Nosotros no deberíamos estar aquí, -dijo Lupin al instante-. Harry... lo siento... te lo explicaré en otro

momento...

Agarró la muñeca de Tonks y se la llevó; alcanzaron la valla, la escalaron, y se perdieron de vista. La Señora

Weasley parecía desconcertada.

-El Ministro... ¿pero por qué...? No entiendo...

Pero no hubo tiempo de discutir la cuestión; un segundo después, el Señor Weasley había aparecido de la nada en

la verja, acompañado por Rufus Scrimgeour, instantáneamente reconocible por su melena de pelo grisáceo.

Los dos recién llegados caminaron por el patio hacia el jardín y la mesa iluminada por linternas, donde todo el

mundo estaba sentado en silencio, observándoles acercarse. Cuando Scrimgeour llegó al alcance de la luz de las

linternas, Harry vio que parecía mucho más viejo que la última vez que se habían visto, flacucho y sombrío.

-Lamento la intrusión -dijo Scrimgeour, mientras cojeaba para detenerse ante la mesa-. Especialmente cuando

veo que estoy aguando una fiesta.

Sus ojos se posaron un momento en el pastel con forma de Snitch gigante.

-Muchas felicidades.

-Gracias -dijo Harry.

-Debo tener unas palabras en privado contigo, -siguió Scrimgeour-. También con el Señor Ronald Weasley y la

Señorita Hermione Granger.

-¿Nosotros? -dijo Ron, que sonaba sorprendido-. ¿Por qué nosotros?

-Se lo diré cuando estemos en algún lugar más privado -dijo Scrimgeour-. ¿Hay un lugar semejante? -exigió al

Señor Weasley.

-Si, por supuesto, -dijo el Señor Weasley, que parecía nervioso-. El, er, salón, ¿por qué no allí?

-Puede usted mostrarme el camino – le dijo Scrimgeour a Ron-. No habrá necesidad de que nos acompañes,

Arthur.

Harry vio que el Señor Weasley intercambiaba una mirada preocupada con la Señora Weasley mientras él, Ron y

Hermione se ponían en pie. Mientras se dirigían de vuelta a la casa en silencio, Harry sabía que los otros dos

estaban pensando lo mismo que él; Scrimgeour debía haber averiguado de algún modo que los tres estaban

planeando dejar Hogwarts.

Scrimgeour no habló mientras todos pasaban a través de la revuelta cocina al salón de la Madriguera. Aunque el

jardín había estado lleno de la suave luz dorada de la tarde, allí ya estaba oscuro. Harry ondeó su varita hacia las

lámparas de aceite mientras entraba y estas iluminaron la desgastada pero acogedora habitación. Scrimgeour se

sentó en el sillón hundido que normalmente ocupaba el Señor Weasley, dejando a Harry, Ron y Hermione

intentando encajarse lado a lado en el sofá. Una vez lo hubieron hecho, Scrimgeour habló.

-Tengo algunas preguntas para vosotros tres, y creo que será mejor si lo hacemos individualmente. Si vosotros

dos... -señaló a Harry y Hermione-.... esperáis arriba, empezaré con Ronald.

-No vamos a ninguna parte -dijo Harry, mientras Hermione asentía vigorosamente-. Puede hablarnos juntos, o

nada en absoluto.

Scrimgeour lanzó a Harry una fría y calculadora mirada. Harry tuvo la impresión de que el Ministro se estaba

preguntando si valía la pena o no abrir las hostilidades tan pronto.

-Muy bien entonces, juntos -dijo, encogiéndose de hombros. Se aclaró la garganta-. Estoy aquí, como

seguramente sabréis, por el testamento de Albus Dumbledore.

Harry, Ron y Hermione se miraron unos a otros.

-¡Una sorpresa, aparentemente! ¿No erais conscientes de que Dumbledore os había dejado algo?

-¿A todos? -dijo Ron-. ¿A Hermione y a mí también?

-Si, a todos...

Pero Harry interrumpió.

-Dumbledore murió hace un mes. ¿Por qué ha tardado tanto en darnos lo que nos dejó?

-¿No es obvio? -dijo Hermione, antes de que Scrimgeour pudiera responder-. Querían examinar lo que sea que nos

dejó. ¡No tenía derecho a hacer eso! -dijo, y su voz tembló ligeramente.

-Tenía todo el derecho, -dijo Scrimgeour despectivamente-. El Decreto para la Confiscación Justificada da al

..Ministerio poder para confiscar el contenido de un testamento...

-¡Esa ley fue creada para evitar que los magos legaran artefactos Oscuros -dijo Hermione- y se supone que el

Ministerio debe tener una prueba poderosa de que las posesiones heredadas son ilegales antes de confiscarlas!

-¿Está planeando seguir una carrera en Leyes Mágicas, Señorita Granger? -añadió Scrimgeour.

-No, en absoluto, -replicó Hermione-. ¡Espero hacer algo bueno para el mundo!

Ron rió. Los ojos de Scrimgeour se fijaron en él y una vez más Harry habló.

-¿Y por qué ha decidido darnos nuestras cosas ahora? ¿No se le ocurrió un pretexto para quedárselas?

-No, será porque los treinta y un días han transcurrido -dijo Hermione al momento-. No pueden confiscar los

objetos más tiempo a menos que puedan probar que son peligrosos, ¿Correcto?

-¿Diría usted que estaba muy unido a Dumbledore, Ronald? -preguntó Scrimgeour, ignorando a Hermione. Ron

pareció sobresaltarse.

-¿Yo? No... en realidad no... fue siempre Harry quien...

Ron miró alrededor, a Harry y Hermione, para ver como Hermione le lanzaba una mirada del tipo deja-de-hablar-

¡ya!, pero el daño estaba hecho. Scrimgeour pareció haber oído exactamente lo que esperaba, y deseaba, oír. Se

abalanzó como un ave de presa sobre la respuesta de Ron.

-Si no estaba unido a Dumbledore, ¿cómo explica el hecho de que le mencionara en su testamento? Hizo

excepcionalmente pocos legados personales. La gran mayoría de sus posesiones... su biblioteca privada, sus

instrumentos mágicos, y otros efectos personales... se legaron a Hogwarts. ¿Por qué cree que fue usted

distinguido?

-Yo... supongo -dijo Ron- Yo... cuando dije que no estábamos unidos... quiero decir, creo que yo le gustaba...

-Para ser honestos, Ron -dijo Hermione-, Dumbledore estaba muy encariñado contigo.

Esto era estirar la verdad hasta el punto de fractura; por lo que Harry sabía, Ron y Dumbledore nunca habían

estado juntos a solas, y el contacto directo entre ellos había sido insignificante. Sin embargo, Scrimgeour no

parecía estar escuchando. Metió la mano dentro del abrigo y extrajo una bolsita cerrada con un cordel mucho

mayor que la que Hagrid había regalado a Harry. De ella, sacó un rollo de pergamino que desenrolló y leyó en voz

alta.

-Última Voluntad y Testamento de Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore... Si, aquí esta.... A Ronald Bilius

Weasley, le dejo mi Desiluminador, con la esperanza de que me recordará cuando lo utilice.

Scrimgeour sacó de la bolsa un objeto que a Harry le pareció haber visto antes. Se parecía ligeramente a un

encendedor, pero tenía, él lo sabía, el poder de succionar toda luz de un lugar, y restaurarla, con un simple click.

Scrimgeour se inclinó hacia adelante y le pasó el Desiluminador a Ron, que lo tomó y le dio vueltas entre los dedos

con aspecto atontado.

-Es un objeto de gran valor -dijo Scrimgeour, observando a Ron- Puede incluso que único. Indudablemente es un

diseño del mismo Dumbledore. ¿Por qué le dejaría a usted algo y además un artículo tan raro?

Ron sacudió la cabeza, parecía desconcertado.

-Dumbledore debe haber enseñado a miles de estudiantes -perseveró Scrimgeour-. Pero a los únicos que recordó

en su testamento fue a vosotros tres. ¿Por qué? ¿Qué uso pensó que daría usted al Desiluminador, Señor Weasley?

-Apagar las luces, supongo, -masculló Ron-. ¿Qué más podría hacer con él?

Evidentemente Scrimgeour no tenía ninguna sugerencia. Después de mirar de reojo a Ron durante un momento o

dos, volvió de nuevo al testamento de Dumbledore.

-A Hermione Jean Granger, le dejo mi copia de Los Cuentos de Beedle el Bardo, con la esperanza de que la

encontrará entretenida e instructiva.

Scrimgeour sacó ahora de la bolsa un pequeño libro que parecía tan antiguo como la copia de Secretos de las Artes

Más Oscuras que había arriba. Sus tapas estaban manchadas y peladas en ciertos lugares. Hermonie lo aceptó de

Scrimgeour sin una palabra. Sostuvo el libro en su regazo y lo miró fijamente. Harry vio que el título estaba en runas; él nunca había aprendido a leerlas. Mientras miraba, una lágrima cayó sobre el símbolo grabado en relieve.

-¿Por qué cree que Dumbledore le dejó ese libro, Señorita Granger? -preguntó Scrimgeour.

-Él... sabía que me gustan los libros -dijo Hermione con voz llorosa, limpiándose los ojos con la manga.

-¿Pero por qué este libro en particular?

-No sé. Debe haber pensado que me gustaría.

-¿Alguna vez discutió sobre códigos, o cualquier forma de pasar mensajes secretos, con Dumbledore?

-No, no lo hice, -dijo Hermione, todavía limpiándose los ojos con la manga-. Y si el Ministerio no ha podido

encontrar ningún código oculto en este libro en treinta y un días, dudo que yo pueda.

Contuvo un sollozo. Estaban tan apretados en el sofá que Ron tuvo dificultades para extraer el brazo y ponerlo

alrededor de los hombros de Hermione. Scrimgeour volvió al testamento.

-A Harry James Potter -leyó, y las entrañas de Harry se contrajeron con una súbita excitación-. le dejo la Snitch

que cogió en su primer partido de Quidditch en Hogwarts, como recordatorio de las recompensas de la

perseverancia y habilidad.

Mientras Scrimgeour sacaba la diminuta bola dorada del tamaño de una nuez, sus alas doradas revolotearon

bastante febrilmente, y Harry no pudo evitar sentir una definitiva sensación de anticlímax.

-¿Por qué le dejó Dumbledore esta Snitch? -preguntó Scrimgeour.

-Ni idea -dijo Harry-. Por las razones que acaba de leer, supongo... para recordarme lo que puedes conseguir si...

perseveras y todo eso.

-¿Crees que es un mero recuerdo simbólico entonces?

-Supongo -dijo Harry-. ¿Qué más podría ser?

-Yo hago las preguntas -dijo Scrimgeour, moviendo su asiento un poco hacia el sofá. Fuera, el atardecer ya estaba cayendo, la carpa más allá de la ventana se erguía fantasmalmente blanca sobre los setos.

-He notado que su pastel de cumpleaños es una Snitch -dijo Scrimgeour a Harry-. ¿Por qué?

Hermione rió despectivamente.

-Oh, puede ser una referencia al hecho de que Harry es un gran Buscador, eso es bastante obvio -dijo-. ¡Debe

haber un mensaje secreto de Dumbledore escondido en el glaseado!

-No creo que haya nada oculto en el glaseado, -dijo Scrimgeour-, pero una Snitch sería un muy buen lugar para

ocultar un objeto pequeño. ¿Sabes por qué, verdad?

Harry se encogió de hombros. Hermione, sin embargo, respondió. Harry creía que eso de responder preguntas era

un hábito tan profundamente innato en ella que no podía contener la urgencia.

-Porque las Snitch tienen memoria -dijo ella.

-¿Qué? -dijeron Harry y Ron juntos; ambos consideraban que los conocimientos de Hermione sobre Quidditch eran

insignficantes.

-Correcto -dijo Scrimgeour-. Una Snitch no es tocada con las manos desnudas antes de soltarla, ni siquiera el

fabricante, que lleva guantes. Lleva un encantamiento mediante el cual puede identificar al primer humano que

posa sus manos en ella, para casos de capturas disputadas. Esta Snitch -sostuvo en alto la diminuta bola dorada-

recordará tu tacto, Potter.

-Se me ocurre que Dumbledore, que tenía prodigiosas habilidades mágicas, a pesar de otros defectos, podría

haber encantado esta Snitch para que se abriera solo para ti.

El corazón de Harry estaba latiendo bastante rápido. Estaba seguro de que Scrimgeour tenía razón. ¿Cómo evitar

coger la Snitch con las manos desnudas delante del Ministro?

-No dices nada -dijo Scrimgeour-. ¿Quizás ya sabes lo que contiene la Snitch?

-No, -dijo Harry, todavía preguntándose como podía fingir tocar la Snitch sin hacerlo realmente. Si al menos

supiera Legilemencia, si la dominara realmente, y pudiera leer la mente de Hermione; prácticamente podía oir

como zumbaba su cerebro tras él.

-Cógela -dijo Scrimgeour tranquilamente.

Harry encontró la mirada de los ojos amarillos de Ministro y supo que no tenía más opción que obedecer. Extendió

la mano, Y Scrimgeour se inclinó hacia adelante de nuevo y colocó la Snitch lenta y deliberadamente, en la palma

de Harry.

No ocurrió nada. Cuando los dedos de Harry se cerraron alrededor de la Snitch, las cansadas alas revolotearon y se

quedó quieta. Scrimgeour, Ron y Hermione continuaron mirando ávidamente a la ahora parcialmente oculta bola,

como si todavía esperaran que pudiera transformarse de algún modo.

-Eso ha sido dramático -dijo Harry serenamente. Ron y Hermione rieron.

-Eso es todo entonces, ¿verdad? -preguntó Hermione, desatascándose del sofá.

-No del todo -dijo Scrimgeour, que ahora parecía de mal humor-. Dumbledore te dejó un segundo legado, Potter.

-¿Qué es? -preguntó Harry, la excitación se reavivó.

Scrimgeour no se molestó en leer el testamento esta vez.

-La espada de Godric Gryffindor -dijo. Hermione y Ron se tensaron. Harry miró alrededor buscando una señal de la

empuñadura incrustada de rubíes, pero Scrimgeour no sacó la espada de la bolsa de cuero, que en cualquier caso

parecía demasiado pequeña para contenerla.

-¿Y dónde está? -preguntó Harry suspicazmente.

-Desafortunadamente -dijo Scrimgeour- esa espada no era de Dumbledore para regalarla. La espada de Godric

Gryffindor es un importante artefacto histórico, y como tal, pertenece a...

-¡Pertenece a Harry! -dijo Hermione acaloradamente-. Ella le eligió a él, él fue quien la encontró, salió para él del

Sombrero Selec...

-De acuerdo con fuentes históricas de confianza, la espada puede presentarse para cualquier Gryffindor digno, -

dijo Scrimgeour-. Eso no la hace de la exclusiva propiedad del Señor Potter, fuera lo que fuera lo que Dumbledore

decidiera.-Scrimgeour se rascaba su mal afeitada mejilla, escudriñando a Harry-. ¿Por qué crees...?

-¿... que Dumbledore quiso darme a mí la espada? -dijo Harry, luchando por contener su temperamento-. Quizás

pensó que quedaría bien en mi pared.

-¡Esto no es una broma, Potter! -gruñó Scrimgeour-. ¿Fue porque Dumbledore creía que solo la espada de Godric

Gryffindor podría derrotar al Heredero de Slytherin? ¿Quiso darte la espada, Potter, porque creía, como tantos

otros, que tú eras el destinado a destruir a Quien-no-debe-ser-nombrado?

-Interesante teoría -dijo Harry-. ¿Alguien ha intentado atravesar a Voldemort con una espada? Quizás el Ministerio

debería poner a alguna gente a ello, en vez de malgastar su tiempo examinando Desiluminadores y encubriendo

fugas de Azkaban. ¿Eso es lo que ha estado haciendo, Ministro, encerrado en su oficina, intentando abrir a la

fuerza una Snitch? La gente está muriendo... yo casi fui uno de ellos... Voldemort me persiguió a través de tres

condados, mató a Ojoloco Moody, pero ni una palabra sobre eso desde el Ministerio, ¿verdad? ¡Y todavía espera

que cooperemos con usted!

-¡Has ido demasiado lejos! -gritó Scrimgeour, poniéndose en pie. Harry saltó sobre sus pies también. Scrimgeour

cojeó hacia Harry y le pinchó con fuerza en el pecho con la punta de su varita. Esta chamuscó un agujero en la

camiseta de Harry como hubiera hecho un cigarrillo encendido.

-¡Eh! -dijo Ron, levantándose de un salto y alzando su varita, pero Harry dijo:

-¡No! ¿Quieres darle una excusa para arrestarnos?

-Recordando que ya no estás en la escuela, ¿verdad? -dijo Scrimgeour respirando con fuerza en la cara de Harry-.

¿Recordando que yo no soy Dumbledore, que perdonaba tu insolencia e insubordinación? Puedes llevar esa cicatriz

en la frente como una corona, Potter, ¡pero ningún chico de diecisiete años va a decirme como hacer mi trabajo.

¡Ya es hora de que aprendas respeto!

-Ya es hora de que usted se lo gane -dijo Harry.

El suelo tembló, se oyó un sonido de pies a la carrera, entonces la puerta del salón se abrió de repente y el Señor y

la Señora Weasley entraron corriendo.

-Nosotros... creímos oir... -empezó el Señor Weasley, que parecía realmente alarmado ante la visión de Harry y el

Ministro virtualmente nariz con nariz.

-... que se alzaban voces, -jadeó la Señora Weasley.

Scrimgeour dio un par de pasos atrás alejándose de Harry, mirando fijamente al agujero que le había hecho en la

camisa. Parecía arrepentido por haber perdido el control.

-No... no fue nada, -gruñó-. Yo... lamento tu actitud -dijo, mirando a Harry directamente a la cara una vez más-.

Pareces creer que el Ministerio no desea lo que tú... lo que Dumbledore... deseaba. Debemos trabajar juntos.

-No me gustan sus métodos, Ministro -dijo Harry-. ¿Recuerda?

Por segunda vez, alzó el puño derecho y mostró a Scrimgeour la cicatriz que todavía aparecía blanca en el dorso de

la misma, diciendo No debo decir mentiras. La expresión de Scrimgeour se endureció. Se giró sin otra palabra y

salió cojeando de la habitación. La señora Weasley se apresuró tras él. Harry la oyó detenerse en la puerta

trasera. Después de un minuto o así gritó-. ¡Se ha ido!

-¿Que quería? -preguntó el Señor Weasley, mirando a Harry, Ron y Hermione mientras la Señora Weasley volvía

apresuramente.

-Darnos lo que Dumbledore nos dejó -dijo Harry-. Acaban de liberar el contenido de su testamento.

Fuera, en el jardín, los tres objetos que Scrimgeour les había dado pasaron de mano en mano. Todo el mundo

exclamó ante el Desiluminador y Los Cuentos de Beedle el Bardo y lamentaron el hecho de que Scrimgeour se

hubiera negado a entregar la espada, pero ninguno de ellos pudo ofrecer una sugerencia sobre por qué Dumbledore

le había dejado a Harry una vieja Snitch. Cuando el Señor Weasley examinaba el Desiluminador por tercera o

cuarta vez, la Señora Weasley dijo tentativamente.

-Harry, querido, todo el mundo está horriblemente hambriento pero no queríamos empezar sin ti... ¿Servimos la

cena ya?

Todos comieron bastante rápido y después de un apresurado coro de "Cumpleaños Feliz" y mucho engullir tarta, la

fiesta terminó. Hagrid, que había sido invitado a la boda al día siguiente, pero era demasiado grande como para

dormir en la atestada Madriguera, se marchó para montar una tienda de campaña en un campo vecino.

-Encontrémonos arriba -susurró Harry a Hermione mientras ayudaban a la Señora Weasley a restaurar el jardín a

su estado normal-. Cuando todo el mundo se haya ido a la cama.

Arriba en la habitación del ático, Ron examinó su Desiluminador, y Harry llenó la bolsa de piel de topo de Hagrid,

no con oro, sino con las cosas que más apreciaba aunque eran cosas aparentemente sin valor como el Mapa del

Merodeador, el pedazo del espejo encantado de Sirius, y el guardapelo de R.A.B. Cerró bien el cordel y se deslizó

la bolsa alrededor del cuello, después se sentó sujetando la vieja Snitch y observando sus alas revolotear

febrilmente. Al fin, Hermione llamó a la puerta y entró de puntillas.

-Muffiato -susurró, ondeando la varita en dirección a las escaleras.

-Creía que no aprobabas ese hechizo -dijo Ron.

-Los tiempos cambian -dijo Hermione-. Ahora muéstranos el Desiluminador.

Ron accedió al instante. Sujetándolo delante de el, lo accionó. La lámpara solitaria que tenían se apagó al

instante.

-La cosa es -susurró Hermione en la oscuridad- que podríamos haber logrado esto con Polvo Peruano de Oscuridad

Instantánea.

Se oyó un pequeño click, y la bola de luz de la lámpara voló de vuelta al techo y los iluminó una vez más.

-Aún así, es genial, -dijo Ron, un poco a la defensiva-. ¡Y por lo que dicen lo inventó el propio Dumbledore!

-Lo sé pero, ¡seguramente no te habría mencionado en su testamento solo para ayudarnos a encender las luces!

-¿Crees que sabía que el Ministerio confiscaría su testamento y examinaría todo lo que nos dejara? -preguntó

Harry.

-Definitivamente, -dijo Hermione-. No podía decirnos en el testamento por qué nos dejaba estas cosas, pero tiene

que haber una explicación...

-¿... por qué no nos habrá dado una pista cuando estaba vivo? -preguntó Ron.

-Bueno, exacto, -dijo Hermione, ahora ojeando las páginas de Los Cuentos de Beedle el Bardo-. Si estas cosas son

lo bastante importantes como para pasárnoslas bajo las narices del Ministerio, cualquiera pensaría que nos habría

hecho saber por qué... ¿a menos que creyera que era obvio?

-Se equivocó entonces, ¿verdad? -dijo Ron-. Siempre dije que estaba chalado. Brillante y todo eso, pero como una

cabra. Dejar a Harry una vieja Snitch... ¿a qué demonios viene eso?

-No tengo ni idea -dijo Hermione-. ¡Cuando Scrimgeour te hizo cogerla, Harry, estaba tan segura de que iba a

pasar algo!

-Si, bueno -dijo Harry, su pulso se aceleró cuando alzó la Snitch entre los dedos-. No iba a intentarlo demasiado

delante de Scrimgeour, ¿verdad?

-¿Qué quieres decir? -preguntó Hermione.

-La Snitch capturada en mi primer partido de Quidditch -dijo Harry- ¿No lo recuerdas?

Hermione parecía simplemente aturdida. Ron, sin embargo, jadeó, señalando frenéticamente de Harry a la Snitch

y otra vez de vuelta hasta que encontró la voz.

-¡Es la que casi te tragaste!

-Exactamente, -dijo Harry, y con el corazón acelerado, presionó la boca contra la Snitch.

No se abrió. Frustración y amarga desilusión fluyeron de su interior. Bajó la dorada esfera, pero entonces

Hermione gritó.

-¡Hay algo escrito! ¡Hay algo escrito en ella, rápido, mira!

Casi dejó caer la Snitch por la sorpresa y la excitación. Hermione tenía toda la razón. Grabadas sobre la dorada

superficie, donde segundos antes no había habido nada, habían cinco palabras escritas con la fina y sesgada

caligrafía que Harry reconoció como la de Dumbledore.

Abro lo que está cerrado.

Apenas había leído las palabras cuando estas se desvanecieron de nuevo.

-Abro lo que está cerrado... ¿Qué se supone que significa eso?

Hermione y Ron sacudieron las cabezas, parecían en blanco.

-Abro lo que está cerrado... lo que está cerrado… abro lo que está cerrado...

Pero sin importar cuantas veces repitieron las palabras, con cuantas inflexiones diferentes, fueron incapaces de

arrancarles ningún significado.

-Y la espada -dijo Ron finalmente, cuando tuvieron al fin que abandonar sus intentos de adivinar el significado de

la inscripción de la Snitch.

-¿Por qué querría darle a Harry la espada?

-¿Y por qué no me lo dijo simplemente? -dijo Harry calladamente-. ¡Yo estaba allí, la espada estaba justo ahí en la

pared de su oficina durante todas nuestras charlas del curso pasado! ¿Si quería que yo la tuviera, entonces por qué

no me la dio sin más?

Sentía como si estuviera allí sentado en un examen con una pregunta que debía haber sido capaz de contestar

ante él, con el cerebro lento y negándose a responder. ¿Se había perdido algo en las largas charlas con Dumbledore

el año pasado? ¿Debía haber sabido lo que significaba todo? ¿Dumbledore había esperado que lo entendiera?

-Y por lo que respecta a este libro, -dijo Hermione-. Los Cuentos de Beedle el Bardo... ¡nunca había oído hablar de

ellos!

-¿Nunca has oído hablar de Los Cuentos de Beddle el Bardo? -dijo Ron incrédulamente-. Está bromeando, ¿verdad?

-No, en serio, -dijo Hermione sorprendida-. ¿Los conoces?

-¡Bueno, por supuesto que si!

Harry levantó la mirada, divertido. La circunstancia de que Ron hubiera leído un libro que Hermione no conocía no

tenía precedentes. Ron, sin embargo, parecía aturdido por la sorpresa de los otros dos.

-¡Oh, vamos! Se supone que todos los cuentos para niños están en el libro de Beedle, ¿verdad? "La Fuente de la

Buena Fortuna!... "El mago y la Marmita Saltarina"... Babbitty Rabbitty y su Muñón Cacareante"...

-¿Perdón? -dijo Hermione con una risita-. ¿Qué fue eso último?

-¡Venga! -dijo Ron, mirando con incredulidad de Harry a Hermione-. Debéis haber oído hablar de Babbitty

Rabbitty...

-¡Ron, sabes muy bien que Harry y yo fuimos criados por muggles! -dijo Hermione-. No oíamos historias como

esas cuando éramos pequeños, oíamos "Blancanieves y los siete enanitos" y "Cenicienta"...

-¿Qué es eso, una enfermedad? -preguntó Ron.

-¿Así que son cuentos para niños? -preguntó Hermione, inclinada sobre las runas.

-Si -dijo Ron inciertamente-. Quiero decir, lo que acabas de oír, ya sabes, todas esas viejas historias provienen

de Beedle. Supongo que es algo así como la versión original.

-Pero me pregunto por qué Dumbledore pensó que yo debía leerlas.

Algo crujió escaleras abajo.

-Probablemente solo es Charlie, ahora que Mamá está durmiento, escabulléndose para hacer que le vuelva a crecer

el pelo -dijo Ron nerviosamente.

-Da igual, deberíamos irnos a la cama -susurró Hermione-. Mañana no habrá tiempo para dormir.

-No -estuvo de acuerdo Ron-. Un brutal triple asesinato llevado a cabo por la madre del novio podría apagar un

poco la boda. Apagaré la luz.

Y accionó el Desiluminador una vez más mientras Hermione abandonaba la habitación.

 

Ufff... Muchas cosas en qué pensar... Para qué servirá la Snitch??... Cómo podrá acceder Harry a la espada??...  En el próximo capítulo llega por fin La boda... cientos de invitados... muy lindo... pero... irá todo bien??....

 

CAPÍTULO 8: LA BODA

PÁGINA PRINCIPAL