capitulo27
La Página Oficial Uruguaya de Harry Potter y las reliquias de la muerte.

 

No había ningún medio de dirección; el dragón no podía ver a donde iba, y Harry sabía que si daba vuelta bruscamente o lo hacía dar de golpe un giro en el aire ellos encontrarían imposible agarrarse cola.Sin embargo, como ellos subieron más y más alto, Londres se desplegó debajo de ellos como un mapa gris-y-verde, el sentimiento aplastante de Harry era de gratitud para una fuga que había parecido imposible.Agachado bajo el cuello de la bestia, se agarró apretado a las escamas metálicas, y la brisa fresca aliviava su piel quemada y con ampollas, las alas del dragón golpeaban el aire como las velas de un molino de viento. No sabía si por miedo o placer, pero no podía ver detrás de élRon siguió aferrado al cuello del dragón, y Hermione pareció sollozar. Después de cinco minutos más o menos, Harry perdió un poco de su temor de que el dragón iba a tirarlos, la intención fue coger al dragón para salir de su prisión subterranea; pero la pregunta de como y cuando ellos debían desmontarse se tornó bastante espantosa en su cabeza.Él no tenía ni idea de cuanto tiempo podían estar los dragones en el aire sin aterrizar, ni como este dragón en particular, que apenas podría ver, localizaría un lugar bueno para dejarlos. Echaba un vistazo alrededor constantemente, imaginando que de pronto sentiría como descendía en picada.¿Cuánto tiempo pasaría antes de que Voldemort se diera cuanta de que ellos habían entrado a la bóveda de Lestrange? ¿Cuándo notificarían los duendes de Gringotts a Bellatrix? ¿Qué tan rápido se darían cuenta de que ellos habían estado allí?.Y luego, cuándo ellos descubrieran que la copa de oro no estaba, Voldemort sabría, por fin, que ellos buscaban los Horcruxes.El dragón pareció ansiar el frío y el aire más fresco. Éste subía regularmente cada vez más, hasta que ellos volaban por los mechones de una nube fría, y Harry apenas podía distinguir los pequeños puntos coloreados que eran coches que ciculaban dentro y fuera de la ciudad. Volaron sin cesar, sobre los campos pincelados de parches verde y marrón, sobre caminos y curvas de ríos por el paisaje de trasgos mates y brillantes- ¿Qué esta buscando? - gritó Ron, mientras volaban hacia el norte.- No tengo idea - sintiendo un rugido nuevamente. Sus manos estaban entumecidas con el frío pero no se atrevió a soltarse para cambiar su postura.Se había estado preguntando desde hace algún tiempo lo que ellos harían si vieran la costa bajo ellos, si el dragón se dirigiera al mar abierto; tenía frío y estaba entumecido, y no digamos desesperadamente hambriento y sediento. ¿Cuándo, se pregunto, habría sido la última vez que la bestia había comido?, Seguramente necesitaría el sustento en poco tiempo, Y ¿Qué?, si así era, tenía tres personas sumamente comestibles sentadas sobre su espalda.El sol se escondió un poco más abajo en el cielo, que se ponía de un color añil; aún así, el dragón voló, ciudades y ciudades se deslizaban bajo ellos, su enorme sombra se veía sobre la tierra como una nube gigantesca y oscura. Cada parte de Harry le dolió con el esfuerzo de conservarse arriba del dragón.- ¿Es mi imaginación? - gritó Ron después de una extensión considerable de silencio - ¿O perdemos altura?Harry miró abajo y vio montañas de un profundo verde y lagos, colores cobrizos en el cielo por la puesta del sol. El paisaje pareció agrandarse y más detallado, bizqueó sobre el lado del dragón, y se preguntó si esto se debía a la presencia de agua dulce por los destellos de luz del sol reflejada.El dragón voló, pero cada vez bajaba más en grandes círculos en espiral, y se afiló en, pareció, sobre uno de los más pequeños lagos.- Digo que saltemos cuándo esté bastante bajo - Harry llamó a los demás - Directamente en el agua antes de que se de cuenta de que estamos aquí.Estuvieron de acuerdo, Hermione muy poco y se puso a pensar que ahora podría ver el amplio vientre amarillo del dragón ondularse en la superficie del agua.- ¡AHORA! - se deslizó sobre el lado del dragón y cayó sobre sus pies primero hacia la superficie del lago; la profundidad era mayor que lo que había creído y golpeó el agua con fuerza, sumergiéndose como una piedra y se congeló, estaba todo verde, lleno de caña.Dió patadas hacia la superficie y surgió, pudo entonces ver enormes ondulaciones emanar en círculos de los sitios donde Ron y Hermione se habían caído. El dragón no pareció haber notado nada; estaba ya a cincuenta pies de distancia, bajando en picada sobre el lago para beber con su hocico lleno de cicatrices.Cuando Ron y Hermione surgieron, balbuceando y jadeando, de las profundidades del lago, el dragón voló sobre ellos, sus alas que golpeaban con fuerza, y aterrizó por fin sobre una orilla distante. Harry, Ron y Hermione emprendieron el camino hasta la orilla de enfrente. El lago no pareció ser profundo.Pronto se dieron cuenta que era más costoso abrirse camino entre cañas y barro que el esfuerzo de nadar, y por fin ellos se arrojaron, empapados, y agotados, en la hierba resbaladiza.Hermione se derrumbó, tosiendo y tembló. Aunque Harry felizmente podía haberse acostado y dormir, él se tambaleó a sus pies, sacó su varita mágica, y comenzó a echar los hechizos habituales para protejerse alrededor de ellos. Cuando él había terminado, se unió con los demás.Era la primera vez que él los había visto correctamente desde el escape de la bóveda. Tenían tantas quemaduras rojas por todas partes de sus caras y brazos, y su ropa estaba chamuscada en algunos sitios. Se estremecían cuando aplicaron la esencia de dictamo en sus muchas heridas. Hermione dio a Harry la esencia, luego sacó tres botellas de jugo de calabaza que había traído de Shell Cottage y trajes limpios, secos para todos ellos. Se cambiaron y luego tomaron un trago de zumo.- Bien, sobre todo - dijo Ron finalmente, que se miraba la piel sobre sus manos que crecía de nuevo - conseguimos el Horcrux. Aún con el inconveniente.- ninguna espada - dijo Harry entre dientes cerrados fuertemente, goteó dictamo por el agujero chamuscado entre sus vaqueros en la herida de la quemadura que tenía debajo.- Ninguna espada - Repitió Ron- Aquella pequeña costra traiciona ... - Harry tiró el Horcrux del bolsillo de la chaqueta mojada y lo había dejado sobre la hierba delante de ellos. Destelleando en el sol, y dibujó destellos mientras se bebían a tragos sus botellas de zumo.- Al menos no podemos llevarnos esto esta vez, mira, que esto de vueltas por nuestros cuellos sería un poco extraño - dijo Ron, limpiando su boca con el dorso de su mano. Hermione miró a través del lago a la orilla lejana donde el dragón todavía bebía. - ¿Qué creeis que le pasará? - preguntó ella ¿Estará bien?- Pareces Hagrid - dijo Ron - Es un dragón, Hermione, puede cuidar de sí mismo. Somos nosotros los que tenemos que preocuparnos de…- ¿Qué piensas?- Bien no sé como decir esto - dijo Ron - pero creo que ellos podrían haber notado que nosotros estuvimos en Gringotts.Los tres comenzaron a reírse, y una vez comenzado, era difícil parar. A Harry le dolieron las costillas, sintió que estaba mal de la cabeza por el hambre, pero se puso atrás sobre la hierba bajo el cielo que enrojecía y se rió hasta que su garganta fue la materia prima.- ¿Qué vamos a hacer? - dijo Hermione finalmente, teniendo hipo, volviendo a ser ella misma y recuperar la seriedad - ¿Él sabrá, verdad? ¡Tu-ya-sabes-quien! Sabrá que sabemos lo de los Horcruxes.- Tal vez estarán demasiado asustados para contarselo - dijo Ron con esperanza - tal vez ellos nos cubrirán - el cielo, el olor del agua de lago, el sonido de la voz de Ron fue extinguido. En la cabeza, Harry sintió como un golpe de espada.Estaba de pie en un espacio débilmente alumbrado y un semicírculo de magos lo rodeaban, en el suelo, en sus pies se arrodilló una figura pequeña, temblorosa.- ¿Qué has dicho? - Su voz era alta y fría, la furia y el miedo quemaban dentro de él. Lo que más había temido, pero no podía ser verdad, no veía como. El duende temblaba, incapaza de encontrarse con sus ojos.- ¡Dilo otra vez! - murmuró Voldemort. - ¡Dilo otra vez!- M - mi Lord - tartamudeó el duende, sus ojos morados amplios con el terror - m - mi Lord... Nosotros intentamos pararlos a los... Im-impostores, mi Lord .. lo tomaron, lo tomaron de la, de la cámara de Lestrange...- ¿Impostores? ¿Qué impostores? ¿Pensé que Gringotts tenía los modos de revelar impostores? ¿Quiénes era ellos?- Eran… eran ss señor los impossttt tores eran el muchacho de P de P-Potter y dos cómplices...- ¿Y lo cogieron? – dijo Voldemort, con rebeldía en su voz, apoderándose de él un miedo terrible - ¡¡Decidme!! ¿Qué fue lo que cogieron?- A. .. una pequeña c-copa de oro, mi lord - el grito de rabia, de negación lo dejó como si le hubiesen pegado. Estaba enloquecido, frenético, no podía ser verdad, era imposible, nadie lo sabía. ¿Cómo era posible que el muchacho pudiera haber descubierto su secreto?La Varita Mayor lanzó por el aire y la luz verde estalló por el espacio: el duende se arrodilló y y se volvió muerto; los magos que miraban se dispersaron, aterrorizados.Bellatrix y Lucius Malfoy lanzaron a otros tras de ellos en su carrera hacia la puerta, una y otra vez la varita mágica escupió ráfagas verdes, y los que quedaban atrás eran asesinados, todos ellos. Por traerle estas noticias, para enterarse sobre la copa de oro. Solo entre los muertos, caminó arriba y abajo, pasaron antes de él en la visión: sus tesoros, sus salvaguardas, sus anclas a la inmortalidad, el diario fue destruido y la copa fue robada.Lo que no estaba seguro es sí Harry sabía de los demás Horrocruxes. ¿Podría él saber, ya lo había echo antes? ¿Qué había ido más allá? ¿Estaba Dumbledore en la raíz de esto? Dumbledore, que siempre había sospechado de él; Dumbledore, muerto, dándole órdenes. Dumbledore, de quién tenía la varita mágica ahora, aún quien extendió la mano de la ignominia de muerte por el muchacho, el muchacho. ¿Pero seguramente si el muchacho había destruido cualquiera de su Horcruxes, él, Lord Voldemort, lo sabría, habría sentido? Él, el mayor mago de todos; él, el más poderoso; él, el asesino de Dumbledore y de cuantos otros hombres sin valor, anónimos. ¿Cómo podía Lord Voldemort no haberlo sabido, si él, él mismo, el más importante y precioso, había sido atacado, mutilado?Cierto, él no había sentido nada cuando el diario había sido destruido, pero él había pensado que era porque él no tenía ningún cuerpo, era menos que un fantasma... No, seguramente, el resto estaban a salvo... Otro Horcrux debe estar intacto... Pero debe asegurarse, debe estar seguro... Repasó el espacio, dando patadas al cadáver del duende cuando pasó, y los cuadros velados y empezó a memorizar: el lago, la choza, y Hogwarts - un mínimo de tranquilidad había refrescado su rabia ahora. ¿Cómo podría el muchacho saber que él había ocultado el anillo en la choza Descarnada? Nadie alguna vez sabía que él era relacionado con el Gaunts, él había ocultado la conexión, las matanzas nunca le habían sido remontadas.El anillo, seguramente, estaba a salvo. ¿Y cómo podía el muchacho, o alguien más, saber de la cueva o penetrar su protección? La idea del medallón siendo robado era absurda... Como para la escuela:Solamente él conocía los secretos de Hogwarts en dónde había guardado el Horcrux, porque él y solo él tenía el conocimiento de los secretos más profundos de aquel lugar...Y estaba todavía Nagini, quién no debía permanecer cerca ahora, fue enviada para su protección... Pero estaba seguro, para estar completamente seguro, debía volver a cada uno de sus escondrijos, debía redoblar la protección alrededor de cada uno de sus Horcruxes...Un trabajo, como la búsqueda de la Varita Mayor, que debía emprender solo... ¿Cuál debería visitar primero, cuál corría mayor parte del peligro?Una vieja inquietud parpadeada dentro de él. Dumbledore sabía su segundo nombre... Dumbledore podría haber hecho la conexión con los Gaunts... Su casa abandonada, quizás, la menos segura de sus escondrijos, era allí dónde iría primero... El lago... seguramente imposible aunque estuviera allí una posibilidad leve de que Dumbledore podría haber sabido algunas de sus fechorías pasadas, por el orfanato.Y Hogwarts ... pero él conocía su Horcrux que había en la caja fuerte; sería imposible para Potter entrar en Hogsmeade sin la detección, sin hablar de la escuela. Sin embargo, sería prudente alertar Snape al hecho que el muchacho podría tratar de entrar de nuevo en el castillo.... Para decir Snape por qué el muchacho podría volver sería tonto, desde luego; esto había sido un error grave de confiar en Bellatrix y Malfoy. ¿Su estupidez y descuido demuestran lo imprudente que había sido alguna vez al confiar en ellos?Él visitaría la choza primero, entonces, y se llevaría a Nagini con él. Él no se separaría de la serpiente más... y cruzó de un bandazo el espacio del pasillo, y caminó hacia fuera del jardín oscuro donde la fuente jugaba; llamó a la serpiente en Parsel y ésta se deslizó hacia fuera para unirse a él como una sombra larga.... Los ojos de Harry volvieron a abrirse como él, se tiró atrás al presente.Estaba sobre la orilla del lago en el sol poniente, y Ron y Hermione le miraban desde arriba. Juzgando por sus miradas preocupadas, y por la palpitación continuada de su cicatriz, su excursión repentina en la mente de Voldemort no había pasado inadvertido. Luchó por zafarse de ellos, el temblor, vagamente se sorprendió que estaba todavía mojado, y vio la copa con inocencia en la hierba entre él y el lago, se vio claramente los colores profundamente azul con oro en el sol decreciente.- Él lo sabe - Su propia voz pareció extraña y baja después de los altos gritos de Voldemort – lo sabe y va a comprobar donde están los demás, y los últimos - estaba ya a sus pies – uno está en Hogwarts. Yo lo sabía. Yo lo sabía-- ¿Qué? - Ron bostezaba; Hermione se sentó, mirando preocupada.- ¿Pero qué viste? ¿Cómo lo sabes?- Yo lo vi averiguar sobre la copa, yo, yo estaba en su cabeza, en él - Harry recordó las matanzas - está seriamente enfadado, y asustado también, él no puede entender como nosotroslo lo sabíamos, y ahora se va a comprobar que los demás estén seguros, el anillo primero. Él del Hogwarts es el más seguro, porque Snape está allí, porque será muy difícil el no ser visto entrando. Pienso que él comprobará éste el último, pero todavía puede estar allí dentro de unas horas.-¿Viste en qué parte de hogwarts esta? - pregunto Ron, ahora trepando a sus pies también.- No, él se concentraba en advertirle a Snape, él no pensó exactamente dónde está.- Esperar, esperar - Hermione gritó cuando Ron llegó hasta el Horcrux y Harry sacó la Capa de Invisibilidad otra vez - solos no podemos ir, no tenemos un plan, necesitamos a…-Tenemos que irnos - dijo Harry firmemente - ¿Había estado esperando dormir, esperando con impaciencia el entrar en la nueva tienda, pero era imposible ahora – ¿Podéis imaginaros lo que va a hacer una vez se dé cuenta de que el guardapelo y el anillo ya no están? ¿Y si mueve el Horrorcruxe de Hogwarts porque dice que no es un sitio lo bastante seguro?¿Pero cómo vamos a entrar?- Iremos a Hogsmeade - dijo Harry – e intentaremos resolver lo haremos cuando veamos la protección que hay en Hogwarts. Poneros bajo la Capa, Hermione, quiero que nos mantengamos juntos esta vez.- Pero ya no cabemos- Estará oscuro, nadie va anotar nuestros pies.El dragón había bebido todo lo que necesitó y se había elevado en el aire. Hicieron una pausa en sus preparativos para mirarlo subir más y más alto, ahora negro contra el cielo que se oscurece rápidamente, hasta que desapareció sobre una montaña cercana. Entonces Hermione anduvo adelante y tomó su lugar entre los otros dos, Harry sacó la capa y se taparon, y juntos dieron vueltas sobre el terreno en la oscuridad aplastante.

 

 

 

CAPÍTULO 28: EL ESPEJO PERDIDO

PÁGINA PRINCIPAL