capitulo26
La Página Oficial Uruguaya de Harry Potter y las reliquias de la muerte.

 

Sus planes estaban hechos, los preparativos completos; en el dormitorio mas pequeño un solo cabello negro, largo y grueso (tomado del jersey que Hermione había estado usando en Malfoy Manor) estaba enrollado dentro de un pequeña ampolleta de cristal sobre la repisa de la chimenea.—Y estarás usando su propia varita, —dijo Harry, señalando hacia la varita de nogal—, así que considero que resultaras muy convincente.Mientras la levantaba, Hermione parecía asustada como si la varita pudiera picarla o morderla.—Odio esta cosa, —dijo en voz baja—. Realmente la odio. Se siente tan mal, no funciona bien para mí… Es como un poco de ella.Harry no podía evitar recordar como Hermione había desechado su aversión por la varita de endrino, cuando esta no funciono tan bien como la suya, insistiendo en que se estaba imaginando cosas, diciéndole que simplemente practicara. Opto por no repetirle su propio consejo, de todas formas, la víspera de su intento de asalto a Gringotts parecía el peor momento para contrariarla.—Sin embargo, tal vez te ayude a meterte en su personalidad —dijo Ron—. Piensa en todas las cosas que esa varita ha hecho.—¡Pues ese es mi punto! —Dijo Hermione—. Esta es la varita que torturo a la madre y al padre de Neville, y ¿quién sabe a cuanta gente más? ¡Esta es la varita que mató a Sirius!Harry no había pensado en eso; miro hacia la varita y fue invadido por un impulso brutal de romperla, de partirla por la mitad con la espada de Griffindor, que estaba apoyada contra la pared detrás de el.—Extraño mi varita, —dijo Hermione miserablemente—. Desearía que el Sr. Ollivander me hubiera hecho otra varita a mi también.Esa mañana el Sr. Ollivander le había enviado una nueva varita a Luna. En ese momento ella estaba afuera en el jardín trasero, probando sus capacidades bajo el sol del atardecer. Dean, que había perdido su varita con los Snatchers, estaba mirándola un tanto melancólico.Harry bajo la mirada hacia la varita de espino que alguna vez había pertenecido a Draco Malfoy. Se había sentido sorprendido, pero satisfecho al descubrir que le funcionaba por lo menos tan bien como lo había hecho la de Hermione. Recordando lo que les había dicho Ollivander de los funcionamientos secretos de las varitas, Harry creyó que sabia cual era el problema de Hermione. Al no haberla tomado personalmente de Bellatrix, no había podido ganarse la lealtad de la varita.La puerta de la habitación se abrió y Griphook entro. Por instinto, Harry se estiró para asir la empuñadura de la espada y la jalo cerca de él, pero lamento la acción inmediatamente. Podría asegurar que el gnomo lo había notado. Intentando distraer la atención sobre el bochornoso momento, dijo, —Estábamos revisando los detalles de último minuto, Griphook. Le hemos dicho a Bill y Fleur que nos vamos mañana y que no se levanten para vernos partir.Se habían mantenido firmes sobre este punto porque Hermione necesitaría trasformarse en Bellatrix antes de que se fueran, y cuanto menos supieran o sospecharan Bill y Fleur, acerca de lo que iban a hacer, mejor. También les habían explicado que no iban a regresar. Como habían perdido la vieja tienda de Perkins la noche que los Snatchers los capturaron, Bill les había prestado otra. Estaba ahora empacada dentro del bolso de cuentas, el cual, Harry quedo sorprendido al enterarse, Hermione había protegido de los Snatchers con el sencillo y oportuno hecho de esconderlo dentro de su calcetín.A pesar de que extrañaría a Bill, Fleur, Luna y Dean, sin mencionar las comodidades hogareñas que habían disfrutado por las últimas semanas, Harry estaba ansioso de escapar del confinamiento de Shell Cottage. Estaba cansado de tratar de cerciorarse que no eran escuchados por casualidad, cansado de estar encerrado en la pequeña y oscura habitación. Sobretodo, deseaba librarse de Griphook. Sin embargo, exactamente como y cuando dejaría al gnomo sin devolverle la espada de Griffindor continuaba siendo una pregunta para la cual Harry no tenia respuesta. Había sido imposible decidir como iban a hacerlo, porque el gnomo raramente dejaba solos a Harry, Ron y Hermione por más de cinco minutos seguidos. —Podría darle lecciones a mi madre, —gruño Ron—, mientras los largos dedos del gnomo continuaban apareciendo en las orillas de las puertas. Con la advertencia de Bill en mente, Harry no podía dejar de sospechar que Griphook estaba cuidándose de una posible triquiñuela. Hermione desaprobaba tan apasionadamente el engaño planeado que Harry había dejado de intentar recurrir a su inteligencia sobre la mejor forma de hacerlo. Ron, en las raras ocasiones que habían tenido la oportunidad de robar unos pocos momentos libres de Griphook, había salido con nada mejor que: Tendremos que irnos volando, colega.Harry durmió mal esa noche. Yaciendo quieto en las primeras horas, pensó de nuevo en la manera en que se había sentido la noche anterior a que se hubieran infiltrado en el Ministerio de Magia y recordó haberse sentido decidido, casi excitado. Ahora estaba experimentando sacudidas de ansiedad, dudas persistentes; no podía sacudirse el miedo de que todo fuera a ir mal. Seguía repitiéndose que su plan era bueno, que Griphook sabia a lo que se estaban enfrentando, que estaban bien preparados para todas las dificultades que podrían encontrarse, aun así se sentía inquieto. Una o dos veces escucho a Ron revolverse y estaba seguro de que también estaba despierto, pero estaban compartiendo la habitación con Dean, por lo que Harry no hablo.Fue un alivio cuando llegaron las seis en punto y pudieron escurrirse de sus bolsas de dormir, vestirse en la penumbra, y salir al jardín, donde iban a encontrarse con Hermione y Griphook. El amanecer era frío, pero ahora que estaba llegando Mayo había poco viento. Harry miro hacia las estrellas que aun brillaban tenuemente en el cielo oscuro y escucho el mar golpeando al avanzar y retirarse contra el acantilado; iba a extrañar el sonido.Pequeños brotes verdes estaban forzando su camino sobre la tierra roja de la tumba de Dobby, dentro de un año el montículo estaría cubierto de flores. La piedra blanca que tenía grabado el nombre del elfo ya había adquirido una apariencia desgastada. Ahora se daba cuenta que difícilmente podrían haber encontrado un lugar mas hermoso para que Dobby descansara, pero Harry se lleno de tristeza al pensar en dejarlo atrás. Mirando hacia la tumba, se pregunto de nuevo como había sabido el elfo a donde ir a rescatarlos. Sus dedos se movieron distraídamente hacia el pequeño bolso que colgaba de su cuello, a través del cual podía sentir el fragmento de espejo en el que había estado seguro que había visto el ojo de Dumbledore. Entonces el ruido de una puerta abriéndose le hizo mirar alrededor.Bellatrix Lestrange caminaba a zancadas sobre el césped hacia ellos, acompañada por Griphook. Mientras caminaba iba remetiendo el pequeño bolso de cuentas en el bolsillo interior del otro juego de antiguas túnicas que habían tomado de Grimmauld Place. A pesar de que Harry sabía perfectamente bien que era realmente Hermione, no pudo evitar un temblor de repudio. Era más alta que él, el cabello largo y negro le bajaba ondulado por la espalda, sus ojos claramente desdeñosos al posarse en él; pero entonces hablo, y escucho a Hermione con la voz baja de Bellatrix.—¡Ella sabe horrible, peor que gurdirraiz! De acuerdo Ron, acércate para que pueda hacerte…—Bien, pero recuerda que no me gusta la barba muy larga.—Por Dios Santo, esto no se trata de lucir bien.—No es eso, ¡se pone en medio! Pero me gustaría mi nariz una pizca mas corta, trata de hacerla igual que la vez pasada.Hermione suspiro y empezó a trabajar, refunfuñando bajo su aliento mientras transformaba algunos aspectos de la apariencia de Ron. Iba a recibir una identidad completamente falsa, y confiaban en la malévola aura de Bellatrix para protegerlo. Mientras tanto Harry y Griphook iban a estar ocultos debajo de la capa de invisibilidad.—Listo —dijo Hermione—, ¿Qué tal se ve, Harry?Era posible distinguir algo de las facciones de Ron bajo el disfraz, pero solo, pensó Harry, debido a que lo conocía tan bien. El cabello de Ron era ahora largo y ondulado; tenía barba y bigote castaños, ninguna peca, nariz chata y cejas espesas.—Bueno, no es mi tipo, pero funcionara, —dijo Harry—. ¿Nos vamos entonces?Los tres volvieron la vista hacia Shell Cottage, que lucia oscura y silenciosa bajo las tenues estrellas, después se dieron la vuelta y caminaron hacia el punto, apenas más allá de la pared divisoria, donde el encantamiento Fidelius dejaba de funcionar y podrían desaparecerse.Una vez que pasaron la puerta, Griphook hablo. —¿Creo que debería trepar ahora, Harry Potter?Harry se inclino y el gnomo se trepo en su espalda, con las manos unidas al frente de la garganta de Harry. No era pesado, pero a Harry le desagradaba la sensación del gnomo y la sorprendente fuerza con la que se aferró. Hermione sacó la capa de invisibilidad del bolso de cuentas y la lanzó sobre ambos.—Perfecto, —dijo agachándose para revisar los pies de Harry—. No puedo ver nada. Vamos.Harry se dio la vuelta sobre el terreno, con Griphook sobre sus hombros, concentrándose con todo su ser en el Caldero Chorreante, la posada que era la entrada al Callejón Diagon. El gnomo se aferró incluso mas fuerte mientras se movían en la oscuridad opresora, y segundos después los pies de Harry encontraron el pavimento y abrió los ojos en Charing Cross Road. Ajetreados muggles pasaban con la típica expresión abatida de primera hora de la mañana, bastante inconscientes de la existencia de la pequeña posada.El bar del Caldero Chorreante estaba casi desierto. Tom, el encorvado y desdentado encargado, estaba puliendo vasos de cristal detrás de la barra; un par de brujos que conversaban en murmullos en una esquina lejana echaron un vistazo hacia Hermione y se volvieron de vuelta a las sombras.—Madam Lestrange, —murmuro Tom, y cuando Hermione se detuvo brevemente inclino la cabeza servilmente.—Buenos Días, —dijo Hermione, y mientras Harry se movía lentamente a un lado, aun cargando a cuestas a Griphook bajo la capa, vio a Tom parecer sorprendido.—Demasiado amable, —susurró Harry al oído de Hermione mientras salían de la posada hacia el minúsculo patio trasero—. ¡Necesitas tratar a la gente como si fuera basura!—¡Vale, vale!Hermione sacó la varita de Bellatrix y golpeó un ladrillo de la indefinible pared que había frente a ellos. Inmediatamente los ladrillos empezaron a dar vueltas y a girar, un agujero apareció en el centro, que creció más y más amplio, formando finalmente una entrada arqueada hacia la calle estrecha adoquinada que era el callejón Diagon.Estaba en calma, apenas iba a ser hora de que las tiendas abrieran, y había muy pocos compradores. La tortuosa calle adoquinada se veía muy diferente ahora del ajetreado lugar que Harry había visitado antes de su primer año en Hogwarts, tantos años atrás. Aunque, desde su última visita, muchas tiendas habían sido clausuradas con tablones, también habían sido creados muchos establecimientos dedicados a las artes oscuras. La propia cara de Harry lo saludo desde los muchos carteles pegados sobre las ventanas, siempre titulados con las palabras INDESEABLE NUMERO UNO.Un grupo de gente andrajosa estaba sentada amontonada en los umbrales. Los escucho gimiendo a los pocos transeúntes, suplicando por oro, insistiendo en que ellos eran verdaderos magos. Un hombre tenía un vendaje ensangrentado sobre un ojo.Mientras caminaban por la calle, los mendigos vislumbraron a Hermione. Parecieron esfumarse ante ella, cubriendo sus rostros con capuchas y alejándose tan rápido como podían. Hermione los miro con curiosidad, hasta que el hombre con el vendaje sangriento avanzo, cruzándose en su camino.—Mis hijos, —grito, apuntándola. Su voz era mordaz, estridente, sonaba fuera de si—. ¿Dónde están mis hijos? ¿Qué ha hecho él con ellos? ¡Tú lo sabes, tú lo sabes!—Y… yo realmente… —balbuceo Hermione.El hombre se lanzo hacia ella, buscando su garganta. Entonces, con un estallido y una explosión de luz roja fue lanzado de vuela al suelo, inconsciente. Ron estaba parado allí, su varita aun a la vista y detrás de la barba se apreciaba su rostro conmocionado. Rostros aparecieron en las ventanas en cada lado de la calle, mientras un pequeño grupo de transeúntes de apariencia próspera recogieron sus túnicas y se separaron en apacibles trotes, apurados por abandonar la escena.Su entrada en el Callejón Diagon difícilmente podría haber sido más notoria; por un momento Harry se preguntó si tal vez no seria mejor irse ahora y tratar de idear un mejor plan. Sin embargo, antes de que se pudieran mover o consultar uno al otro, escucharon un grito detrás de ellos.—¡Pero si es Madam Lestrange!Harry giro y Griphook apretó su agarre alrededor del cuello de Harry. Un mago alto y delgado con una espesa corona de cabello gris y una nariz larga y afilada avanzaba a zancadas hacia ellos.—Es Travers, —silbo el gnomo al oído de Harry, pero en ese momento Harry no podía pensar en quien era Travers. Hermione se había enderezado hasta su altura completa y dijo con tanto desprecio como pudo reunir:—¿Y que es lo que quieres?Travers detuvo sus andares, claramente ofendido.—¡Es otro mortifago! —dijo Griphook en voz baja, y Harry se hizo a un lado para repetir la información en el oído de Hermione.—Intentaba solamente saludarte, —dijo Travers fríamente—, pero si mi presencia no es bienvenida…Ahora Harry reconoció su voz, Travers era uno de los mortifagos que habían sido convocados a la casa de Xenophilius.—No, no, para nada, Travers, —dijo Hermione rápidamente, tratando de cubrir su error—. ¿Cómo estas?—Bueno, debo confesar que estoy sorprendido de verte afuera y aquí, Bellatrix.—¿En serio? ¿Por qué? —pregunto Hermione.—Bueno, —tosió Travers—, escuche que los habitantes de Malfoy Manor estaban confinados a la casa, después de… ah… la fuga.Harry rogó para que Hermione pudiera mantener el control. Si eso era cierto y se suponía que Bellatrix no debía estar fuera en público…—El Señor Oscuro perdona a aquellos que lo sirvieron tan fielmente en el pasado, —dijo Hermione en una magnifica imitación de los modales mas despectivos de Bellatrix—. Tal vez tu credibilidad con él no es tan buena como la mía, Travers.Aunque el mortifago parecía ofendido, también parecía menos sospechoso. Miro hacia el hombre al que Ron acababa de aturdir.—¿Cómo te ofendió?—No importa, no volverá a hacerlo, —dijo Hermione fríamente.—Algunos de estos sin varita pueden ser molestos, —dijo Travers—. Mientras no hagan nada mas que mendigar no tengo objeción, pero uno de ellos realmente me pidió que abogara por su caso ante el Ministro la semana pasada. Soy un brujo, sir, soy un brujo, déjeme probárselo dijo en una representación chillona. Como si yo fuera a darle mi varita… ¿Pero la varita de quien —dijo Travers con curiosidad—, estas usando por el momento, Bellatrix? Escuche que la tuya fue…—Tengo mi varita aquí, —dijo Hermione fríamente, sosteniendo en alto la varita de Bellatrix—. No se que rumores has estado escuchando, Travers, pero lamentablemente parece que has sido mal informado.Travers pareció un poco desconcertado con esto, y entonces se volvió hacia Ron.—¿Quién es tu amigo? No lo reconozco.—Ese es Dragomir Despard, —dijo Hermione, habían decidido que un personaje extranjero ficticio era la cobertura más segura para que asumiera Ron —. Habla muy poco Ingles, pero simpatiza con las aspiraciones del Señor Oscuro. Ha viajado hasta aquí desde Transilvania para ver nuestro nuevo régimen.—¿En serio? ¿Cómo estas, Dragomir?—¿U tu? —dijo Ron, extendiéndole la mano.Travers extendió dos dedos y tomo la mano de Ron como si tuviera miedo de ensuciarse.—Entonces ¿Qué te trae a ti y a tu…ah… amigo simpatizante al Callejón Diagon tan temprano? —pregunto Travers.—Necesito visitar Gringotts, —dijo Hermione.—Ay, yo también, —dijo Travers—. ¡Oro, asqueroso oro! No podemos vivir sir él, si lo confieso, deploro la necesidad de relacionarnos con nuestros amigos de dedos largos.Harry sintió que las manos entrelazadas de Griphook, se estrechaban momentáneamente alrededor de su cuello.—¿Vamos? —dijo Travers, haciendo ademanes para que Hermione se adelantara.Hermione no tuvo más opción que avanzar junto a él y encaminarse por la calle torcida y adoquinada hacia el lugar donde el edificio, blanco como la nieve, de Gringotts se alzaba por sobre las otras pequeñas tiendas. Ron avanzó a un lado de ellos y Harry y Griphook los siguieron.Un mortífago en guardia era la última cosa que necesitaban y lo peor de todo era que con Travers emparejado al lado de quien el creía era Bellatrix, no existía manera de que Harry pudiera comunicarse con Hermione o Ron. Demasiado pronto llegaron al pie de los escalones de mármol que llevaban a las grandes puertas de bronce. Como Griphook ya les había advertido, los gnomos en librea que usualmente franqueaban la entrada habían sido reemplazados por dos magos, los cuales sostenían largas y delgadas varas doradas.—¡Ah, Probity Probes, —suspiro Travers teatralmente—, tan crudo… pero tan efectivo!Y subió los escalones, saludando a izquierda y derecha a los magos, que alzaron sus varas doradas y las pasaron arriba y abajo por su cuerpo. Las sondas, sabia Harry, detectaban hechizos de ocultamiento y objetos mágicos ocultos. Sabiendo que tenía solo segundos, Harry apunto la varita de Draco hacia cada uno de los guardias y murmuro: —Confundo —dos veces. Inadvertido por Travers, que miraba a través de las puertas de bronce hacia el recibidor interno, cada uno de los guardias dio un pequeño brinco cuando los hechizos los golpearon.El largo cabello negro de Hermione ondulo detrás de ella mientras subía los escalones.—Un momento Madam, —dijo el guardia, alzando su sonda.—¡Pero si acaba de hacer eso! —dijo Hermione con la voz dominante y arrogante de Bellatrix. Travers volteo, con las cejas alzadas. El guardia estaba confundido. Miro fijamente la sonda dorada y después a su compañero, que dijo con una voz levemente confundida, —Si, acabas de revisarlos, Marius.Hermione avanzo, con Ron a su lado, Harry y Griphook trotando invisibles detrás de ellos. Harry echo un vistazo detrás mientras cruzaban el umbral. Ambos magos se estaban rascando la cabeza.Dos gnomos estaban parados ante las puertas internas, que estaban hechas de plata y que tenían grabada la poética advertencia de un terrible castigo para potenciales ladrones. Harry la miró y le llego un repentino y punzante recuerdo: estar parado en ese mismo punto el día que cumplió once años, el mas maravilloso cumpleaños de su vida, y Hagrid parado a su lado diciendo: Como te dije, si, hay que estar loco para intentar robar aquí. Gringotts había parecido un lugar de ensueño ese día, el deposito encantado de un tesoro de oro que nunca había sabido que poseía, y ni siquiera por un instante podría haber soñado que volvería para asaltarlo… Pero en segundos estuvieron parados en el extenso vestíbulo de mármol del banco.El largo mostrador estaba atendido por gnomos sentados en altos taburetes atendiendo a los primeros clientes del día. Hermione, Ron y Travers se dirigieron hacia un viejo gnomo que estaba examinando una gruesa moneda de oro con una lente. Hermione dejo que Travers se adelantara bajo el pretexto de estar explicando las características del vestíbulo a Ron.El gnomo dejo la moneda que estaba sosteniendo a un lado, diciéndole a nadie en particular, —Leprechaun, —y después saludo a Travers, que le pasó una pequeña llave dorada, que fue examinada y devuelta a él.Hermione dio un paso adelante.—¡Madame Lestrange! —dijo el gnomo, evidentemente asustado—. ¡Vaya! ¿Cómo… como puedo ayudarla?—Quisiera entrar a mi bóveda, —dijo Hermione.El viejo gnomo pareció retroceder un poco. Harry echo un vistazo alrededor. No solamente Travers estaba expectante, mirando, sino que otros tantos gnomos habían levantado la mirada de sus labores para quedarse mirando hacia Hermione.—¿Tiene una… identificación? —pregunto el gnomo.—¿Identificación? ¡N… nunca me habían pedido identificación antes! —dijo Hermione.—¡Lo saben, —susurro Griphook al oído de Harry—, deben haber sido advertidos de que podría haber un impostor!—Con su varita será suficiente, madam, —dijo el gnomo. Extendió una mano levemente temblorosa, con un terrible estallido de entendimiento Harry supo que los gnomos de Gringotts estaban al tanto de que la varita de Bellatrix había sido robada.—¡Hazlo ahora, hazlo ahora, —susurro Griphook al oído de Harry—, la maldición Imperius!Harry alzo la varita de espino debajo de la capa, señalando hacia el viejo gnomo, y susurrando, por primera vez en su vida, —¡Imperio!Una curiosa sensación bajo por el brazo de Harry, sintió como un hormigueo, un ardor que pareció fluir desde su mente, bajo los tendones y venas conectándolo con la varita y la maldición que acababa de ser ejecutada. El gnomo tomo la varita de Bellatrix, la examino detenidamente, y entonces dijo, —¡Ah, usted tiene una varita nueva, Madam Lestrange!—¿Qué? —Dijo Hermione—. No, no, esa es mía…—¿Una nueva varita? —dijo Travers, acercándose al mostrador nuevamente; los gnomos de alrededor seguían observándolos—. Pero ¿Cómo lo conseguisteis, que fabricante de varitas utilizaste?Harry actuó sin pensar. Apuntando su varita a Travers, murmuro, —¡Imperio! —una vez más.—Oh si, ya veo, —dijo Travers, mirando hacia la varita de Bellatrix—, si, muy hermosa, y ¿esta trabajando bien? Siempre he creído que las varitas requieren un pequeño ablande, ¿no crees?Hermione parecía completamente desconcertada, pero para el enorme alivio de Harry acepto el extraño giro de los acontecimientos sin ningún comentario.El viejo gnomo detrás del mostrador batió palmas y un joven gnomo se acerco.—Necesitare los Clankers, —le dijo al gnomo, que se fue y regreso un momento mas tarde con un bolso de piel que parecía estar lleno de metal entrechocándose, y que entrego a su superior. —¡Bien, bien! Entonces, si gusta seguirme, Madam Lestrange, —dijo el viejo gnomo, bajándose de su taburete y desapareciendo de la vista—. La llevare a su bóveda.Apareció a la vuelta del extremo del mostrador, trotando felizmente hacia ellos, el contenido del bolso de piel aun resonando. Travers estaba ahora parado absolutamente quieto con la boca completamente abierta. Ron estaba llamando la atención hacia este raro fenómeno al quedarse mirando a Travers totalmente confundido.—¡Espera…Bogrod!Otro gnomo vino dándole la vuelta al mostrador.—Tenemos instrucciones, —dijo con una reverencia hacia Hermione—. Perdóneme, Madam, pero hay instrucciones especiales respecto a la bóveda Lestrange.Le susurro urgentemente al oído de Bogrod, pero el gnomo que estaba bajo la maldición Imperio lo hizo a un lado.—Estoy al tanto de las instrucciones, Madam Lestrange desea visitar su bóveda… Familia muy antigua… viejos clientes… Por aquí, por favor…Y, aun tintineando, se apresuro hacia una de las muchas puertas que conducían fuera del vestíbulo. Harry miro atrás hacia Travers, que estaba aun paralizado en el sitio luciendo anormalmente ausente, y tomo una decisión. Con un golpe de su varita hizo que Travers los acompañara, caminando mansamente en su avanzar mientras alcanzaban la puerta y pasaban al estrecho pasillo de piedra mas allá, que estaba débilmente iluminado con antorchas.—Estamos en problemas, ellos sospechan, —dijo Harry mientras la puerta se cerraba de golpe detrás de ellos y se quitaba la capa de invisibilidad. Griphook salto desde sus hombros, ni Travers ni Bogrod mostraron la mas mínima sorpresa por la repentina aparición de Harry Potter entre ellos. —Están bajo la maldición Imperio, —agrego, en respuesta a las preguntas confundidas de Hermione y Ron acerca de Travers y Bogrod, que estaban ahora allí parados luciendo perplejos. —No creo haberlo hecho lo suficientemente fuerte, No lo se…Y otro recuerdo atravesó su memoria, sobre la verdadera Bellatrix Lestrange chillándole cuando por primera vez intento usar una maldición imperdonable. ¡Tienes que sentirlas, Potter!—¿Qué hacemos? —pregunto Ron—. ¿Nos vamos ahora, cuando aun podemos?—Si es que podemos, —dijo Hermione, mirando detrás hacia la puerta del vestíbulo principal, tras la cual quien podía saber lo que estaba ocurriendo.—Hemos llegado hasta aquí, digo que continuemos, —dijo Harry.—¡Vale!, —dijo Griphook—. Entonces, necesitamos a Bogrod para controlar el carro, yo ya no tengo la autoridad. Pero no habrá lugar para el mago.Harry apunto su varita hacia Travers.—¡Imperio!El mago se dio la vuelta y camino hacia el oscuro camino con un paso elegante.—¿Qué estas obligándolo a hacer?—Esconderse, —dijo Harry mientras apuntaba su varita hacia Bogrod, que silbo y un pequeño carro apareció, saliendo de la oscuridad, acercándose por los rieles hacia ellos. Harry estaba seguro que podía escuchar gritos detrás de ellos en el vestíbulo mientras se subían, Bogrod al frente con Griphook, Harry, Ron y Hermione apretados en la parte de atrás.Con un tirón el carro se puso en marcha, ganando velocidad. Pasaron volando por un lado de Travers, que estaba retorciéndose en una grieta en la pared, entonces el carro empezó a girar y dar vueltas por los pasillos como laberintos, yendo hacia abajo todo el tiempo. Harry no podía escuchar nada por sobre el traqueteo del carro sobre las vías. Su cabello volaba detrás de el mientras se desviaban entre estalactitas, volando aun mas profundo en la tierra, pero evito echar un vistazo hacia atrás. Tal vez estaban dejando enormes huellas detrás de ellos, entre mas pensaba en ello, mas tonto le parecía haber disfrazado a Hermione como Bellatrix, haber traído con ellos la varita de Bellatrix, cuando los mortifagos sabían quien la había robado…Estaban aun mas profundo de lo que nunca Harry había penetrado en Gringotts; tomaron una curva volando y vieron frente a ellos, con segundos para evitarla, una cascada bañando los rieles. Harry escucho a Griphook gritar —¡No! —pero no frenaron. La atravesaron. El agua cubrió los ojos y la boca de Harry. No podía ver ni respirar. Entonces con un sacudida tremenda, el carro dio un tirón y todos salieron volando de el. Harry escucho al carro romperse en pedazos contra la pared del pasillo, escucho a Hermione chillar algo, y sintió que se deslizaba sobre la tierra como si no pesara nada, aterrizando sin dolor sobre el rocoso piso del pasaje.—Hechizo C... Cushioning, —farfulló Hermione, mientras Ron la ayudaba a ponerse de pie, pero para horror de Harry vio que ya no era Bellatrix; en su lugar estaba parada allí con la túnica demasiado grande, empapada y siendo completamente ella misma; Ron tenía el cabello rojo de nuevo y no tenia barba.—¡La Caída del Ladrón! —dijo Griphook, poniéndose de pie y viendo hacia atrás hacia el aguacero sobre los rieles, el cual, ahora sabía Harry, había sido más que solo agua—. ¡Se lleva todos los encantamientos, todos los ocultamientos mágicos! ¡Saben que hay impostores en Gringotts, han puesto sus defensas contra nosotros!Harry vio a Hermione revisando para ver si aun tenía el bolso de cuentas, y rápidamente metió la mano bajo la chaqueta pasa asegurarse que no había perdido la capa de invisibilidad.Después se dio la vuelta para ver a Bogrod sacudir la cabeza con desconcierto. La Caída del Ladrón parecía haberlo liberado de la maldición Imperio.—Lo necesitamos —dijo Griphook—, no podemos entrar a la bóveda sin un gnomo de Gringotts. ¡Y necesitamos los Clankers!—¡Imperio! —dijo nuevamente Harry, su voz hizo eco por el pasillo de piedra mientras sentía el pesado sentido de control que fluía del cerebro a la varita. Bogrod se sometió una vez mas a su voluntad, su expresión desconcertada cambio a una educada indiferencia, mientras Ron se apresuro a levantar el bolso de piel con las utensilios de metal.—¡Harry, creo que puedo escuchar gente acercándose! —dijo Hermione, mientras apuntaba la varita de Bellatrix hacia la cascada y gritaba: —¡Protego! —Vieron el encantamiento escudo detener el flujo del agua encantada que bajaba por el pasillo.—Bien pensado —dijo Harry—. Guíanos, Griphook.—¿Cómo vamos a salir de aquí? —pregunto Ron mientras se apresuraban dentro de la oscuridad detrás de gnomo, Bogrod que jadeaba como un perro viejo.—Preocupémonos por eso cuando tengamos que hacerlo —dijo Harry. Estaba tratando de escuchar. Pensó que podía escuchar algo cerca moviéndose alrededor—. ¿Griphook, estamos lejos?—No muy lejos, Harry Potter, no muy lejos…Y entonces dieron la vuelta a una esquina y vieron la cosa para la cual Harry se había preparado, pero que hizo que todos se detuvieran.Un gigantesco dragón estaba atado a la tierra frente a ellos, bloqueando el acceso a cuatro o cinco de las bóvedas mas profundas del lugar. Las escamas de la bestia se había vuelto pálidas y quebradizas durante su largo encarcelamiento bajo tierra, sus ojos eran rosa lechoso, ambas piernas traseras tenía pesadas esposas de donde salían cadenas que estaban soldadas a enormes clavijas enterradas profundamente en el suelo rocoso. Sus enormes alas en pico, estaban plegadas cerca de su cuerpo, de haberlas extendido habrían llenado la cámara, y cuando volvió su horrible cabeza hacia ellos, rugió con un sonido que hizo temblar la roca, abrió su boca y escupió un chorro de fuego que los hizo regresar corriendo hacia el pasillo.—Es parcialmente ciego, —jadeo Griphook—, es incluso más salvaje por eso. No obstante, tenemos lo medios para controlarlo. Ha aprendido que esperar cuando los Clakers suenan. Dénmelos.Ron le pasó el bolso a Griphook y el gnomo saco cierto número de pequeñas herramientas de metal que cuando se sacudieron hicieron un largo sonido de repique como el de diminutos martillos contra un yunque. Griphook se los paso a Bogrod que los acepto mansamente.—Saben que hay que hacer, —le dijo Griphook a Harry, Ron y Hermione—. Esperará dolor cuando escuche el sonido. Se retirara y Bogrod debe poner su palma contra la puerta de la bóveda.Dieron la vuelta a la esquina de nuevo, sacudiendo los Clankers, y el sonido hizo eco por las paredes rocosas, tan fuertemente magnificado, que el interior del cráneo de Harry pareció vibrar con la cámara. El dragón soltó otro ronco rugido, después se retiró. Harry podía verlo temblar, y mientras se acercaban mas, pudo ver las cicatrices hechas por salvajes tajos a través de su cara, y dedujo que había aprendido a temer a las espadas calientes cuando escuchaba el sonido de los Clankers.—¡Hazlo que presione la mano contra la puerta! —urgió Grinhook a Harry, que volvió su varita de nuevo hacia Bogrod. El viejo gnomo obedeció, presionando la palma contra la madera, y la puerta de la bóveda desapareció para revelar la abertura que daba a una cueva abarrotada del piso al techo con monedas de oro y copas, armaduras de plata, pieles de extrañas criaturas, algunas con largas espinas dorsales, otras con alas plegadas, pociones en frascos enjoyados, y una calavera que aun llevaba una corona.—¡Busquen rápido! —dijo Harry cuando entraron todos corriendo en la bóveda.Le había descrito la copa de Hufflepuff a Ron y Hermione, pero si era el otro Horrocrux desconocido el que residía en la bóveda, no tenia idea de cómo seria. No obstante, apenas tuvieron tiempo de echar un vistazo alrededor, antes de que escucharan un ruido amortiguado detrás de ellos. La puerta reapareció, sellándolos dentro de la bóveda, y se sumieron en la oscuridad total.—¡No importa, Bogrod será capaz de liberarnos! —dijo Griphook cuando Ron dio un grito de sorpresa—. Iluminen con sus varitas, ¿pueden? ¡Y aprisa, tenemos poco tiempo!—¡Lumus!Harry giro su varita iluminada alrededor de la bóveda. Su luz cayo sobre las gemas que brillaban, vio la falsificación de la espada de Gryffindor descansado en un estante alto entre un revoltijo de cadenas. Ron y Hermione habían iluminado sus varitas también, y estaban ahora revisando las pilas de objetos que los rodeaban.—Harry, ¿Podría ser es…? ¡Ayyyy!Hermione gritó de dolor, y Harry volvió su varita hacia ella a tiempo para ver una copa enjoyada que caía de su mano. Pero al caer, se separo, convirtiéndose en una lluvia de copas, de modo que un segundo después, con un gran estruendo, el piso estaba cubierto de copas idénticas rodando en todas direcciones, siendo imposible distinguir la original de todas las demás.—Me quemo, —gimió Hermione, chupándose los ampollados dedos.—¡Le pusieron maldiciones Germino y Flagrante! —dijo Griphook—. ¡Todo lo que toque arderá y se multiplicara, pero las copias no valen nada y si continúan tocando el tesoro eventualmente el peso del oro multiplicado nos aplastara hasta la muerte!—¡Vale, no toquen nada! —dijo Harry desesperadamente, pero mientras lo decía Ron pateo accidentalmente una de la copas caídas con el pie, y veinte copas mas explotaron en el lugar mientras Ron saltaba, parte de su zapato empezó a arder al tocar el metal caliente.—¡Quédense quietos, no se muevan! —dijo Hermione, agarrando a Ron.—¡Solo busquen alrededor! —dijo Harry—. Recuerden la copa es pequeña y de oro, tiene un tejon grabado, dos manijas, aparte vean si pueden distinguir el símbolo de Ravenclaw en cualquier parte, el águila…Dirigieron sus varitas hacia cada recoveco y grieta, dando vuelta cautelosamente por el lugar. Era imposible no chocar contra algo; Harry envió una gran cascada de Galeones falsos sobre la tierra donde se unieron con las copas, y ahora apenas había sitio para poner los pies y el brillante oro ardió caliente, por lo que la bóveda se sentía como un horno. La luz de la varita de Harry pasó por las armaduras y cascos hechos por gnomos puestos en estantes que llegaban hasta el techo; mas y mas alto levanto la luz, hasta que repentinamente encontró un objeto que hizo su corazón saltar y su mano temblar.—¡Ahí esta, ahí arriba!Ron y Hermione apuntaron sus varitas hacia ahí también, por lo que la pequeña copa dorada brilló bajo la luz de tres reflectores, la copa que había pertenecido a Helga Hufflepuff y que había pasado a posesión de Hepzibah Smith, de quien había sido robada por Tom Riddle.—¿Y como demonios vamos a llegar hasta allá arriba sin tocar nada? —pregunto Ron.—¡Accio copa! —grito Hermione, que había olvidado evidentemente en su desesperación lo que Griphook había dicho durante sus sesiones de planeación.—¡No sirve, no sirve! —gruño el gnomo.—¿Entonces que hacemos? —dijo Harry, deslumbrando al gnomo—. Si quieres la espada, Griphook, entonces tendrás que ayudarnos mas… ¡esperen! ¿Puedo tocar las cosas con la espada? —¡Hermione, pásamela!Hermione rebusco dentro de su ropa, saco el bolso de cuentas, rumiando por unos segundos, después saco la espada brillante. Harry la tomo por la empuñadura de rubíes y toco con la punta de la espada un jarrón de plata, y no se multiplico.—¿Si puedo pasar la espada por una de las manijas… pero como voy a llegar hasta allá arriba?La repisa en la que la copa reposaba estaba fuera del alcance de cualquiera de ellos, incluso de Ron, que era el mas alto. El calor del tesoro encantado se alzaba en olas, y a Harry le corría el sudor por la cara y espalda mientras luchaba por pensar en una formar de alcanzar la copa; y entonces escucho el rugido del dragón al otro lado de la puerta de la bóveda, y el sonido metálico haciéndose cada vez más fuerte.Estaban realmente atrapados ahora. No había otro camino mas que a través de la puerta, y una horda de gnomos parecían estarse aproximando por el otro lado. Harry miro hacia Ron y Hermione y vio terror en sus rostros.—Hermione, —dijo Harry, mientras el ruido crecía más—, tengo que alcanzarla, tenemos que librarnos de ella.Ella alzo su varita, la apunto hacia Harry, y susurro, —Levicorpus.Alzado en el aire por su tobillo, Harry golpeó una armadura y las replicas explotaron como si fueran cuerpos calientes, llenando el espacio reducido. Con gritos de dolor, Ron, Hermione y los dos gnomos fueron lanzados a un lado hacia otros objetos, que también empezaron a duplicarse. Medio enterrados en una marea creciente de tesoros rojo candente, lucharon y gritaron mientras Harry alcanzaba la manija de la copa de Hufflepuff, enganchándola con la espada.—¡Impervius!, —chillo Hermione en un intento de protegerse a si misma, a Ron y a los dos gnomos del metal ardiendo.Entonces el peor grito hasta ahora hizo a Harry mirar hacia abajo. Ron y Hermione estaban enterrados hasta la cintura en el tesoro, luchado para evitar que Bogrod se hundiera en la marea creciente, pero Griphook se había hundido, y nada más que las puntas de unos largos dedos quedaban a la vista.Harry alcanzo los dedos de Griphook y tiro. El ampollado gnomo emergió un poco, gritando.—¡Liberatocorpus! —grito Harry, y con un golpe el y Griphook aterrizaron en la superficie del aumentado tesoro y la espada se escapo de la mano de Harry.—¡Cogedla! —grito Harry, luchando contra el dolor del metal ardiente contra su piel, mientras Griphook se trepaba sobre sus hombros de nuevo, resuelto a evitar la masa crecida de objetos rojo candente—. ¿Dónde esta la espada? ¡Tiene la copa colgando!El estruendo al otro lado de la puerta estaba creciendo ensordecedor… era demasiado tarde.—¡Allí!Era Griphook quien la había visto y el que se lanzo a por ella, y en ese instante, Harry supo que el gnomo nunca había esperado que cumplieran su palabra. Una mano se sostuvo fuertemente a un mechón de cabello de Harry, para asegurarse de no caerse sobre el mar espeso de ardiente oro, Griphook alcanzo la empuñadura de la espada y la alzo fuera del alcance de Harry.La pequeña copa, ensartada por la manija en la hoja de la espada fue arrojada por el aire. Con el gnomo a horcajadas sobre él, Harry se zambullo y la cogió, podía sentirla escaldando su carne pero no la soltó, ni cuando incontables copas de Hufflepuff estallaron en su puño, cayendo en forma de lluvia sobre él, mientras la entrada de la bóveda se abría nuevamente, se encontró deslizándose incontrolablemente con una avalancha de oro y plata ardiente, que lo lanzo dando vueltas con Ron y Hermione hacia la cámara exterior.Apenas consciente del dolor de las quemaduras que cubrían su cuerpo, y todavía envuelto por el creciente tesoro duplicante. Harry empujo la copa dentro de su bolsillo y se estiro para recuperar la espada, pero Griphook se había ido. Deslizándose de los hombros de Harry en el momento que pudo, había corrido velozmente para esconderse entre los gnomos cercanos, blandiendo la espada y gritando, —¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Ayuda! ¡Ladrones!Desapareció en medio de la muchedumbre que avanzaba, sosteniendo dagas y que lo recibieron sin ninguna duda.Deslizándose entre el metal caliente, Harry luchó por ponerse de pie y sabia que la única salida era pasando a través de ellos.—¡Stufefy! —grito, y Ron y Hermione se le unieron, rayos de luz roja volaron hacia la multitud de gnomos, y algunos fueron derrumbados, pero otros avanzaron, y Harry vio a varios guardias magos corriendo doblando la esquina.El dragón amarrado soltó un rugido, y un chorro de fuego cayó sobre los gnomos. Los magos huyeron, dando la vuelta, de regreso por donde habían venido, y la inspiración o la locura, se apoderaron de Harry, que grito:—¡Relashio!Las esposas rotas se abrieron con una sonora explosión.—¡Por aquí! —gritó Harry, aun disparando hechizos aturdidores hacia los gnomos que avanzaban, corrió hacia el ciego dragón.—Harry… Harry… ¿Qué estas haciendo? —grito Hermione.—Levántense, trepen, vamos…El dragón no se había dado cuenta de que estaba libre, el pie de Harry encontró el dedo de su pata trasera y se impulso sobre su lomo. Las escamas eran duras como el acero, pero no pareció sentirlo. Estiro un brazo, Hermione se sujeto y trepo; Ron trepo detrás de ellos, y un segundo después el dragón se percato de que no estaba atado.Con un rugido se alzo, Harry cayó sobre sus rodillas, sujetándose a las escamas tan fuerte como pudo, mientras desplegaba las alas, derribando a los histéricos gnomos a un lado como pinos de bolos, y se elevó en el aire. Harry, Ron y Hermione, se pegaron a su lomo, rozando el techo mientras se zambullía por la abertura del pasillo, entonces los gnomos acechantes lanzaron las dagas que rebotaron contra sus flancos.—¡Nunca podremos salir, es demasiado grande! —grito Hermione, pero el dragón abrió la boca y arrojo fuego de nuevo, haciendo estallar el túnel, cuyos pisos y techos se agrietaron y destrozaron. Con fuerza pura, el dragón rasgo y lucho por abrirse camino. Los ojos de Harry estaban cerrados firmemente contra el calor y el polvo. Ensordecido por el desplome de las rocas y los rugidos del dragón, solo pudo aferrarse a su lomo, esperando salir expulsado en cualquier momento, entonces escucho a Hermione gritando, —¡Defodio!Estaba ayudando al dragón a hacer más grande el pasaje, rompiendo el techo mientras luchaba por salir hacia el aire fresco, lejos de los histéricos y ruidosos gnomos. Harry y Ron la imitaron, resquebrajando el techo con más hechizos demoledores. Salieron del lago subterráneo, y la gran bestia se arrastro, gruño y pareció detectar la sensación de libertad y el espacio abierto delante de él, y detrás de ellos quedaba el pasillo lleno con los escombros que hacía el dragón, con su cola en forma de espiga, dejando grandes montones de roca, gigantescas estalactitas fracturadas y el estruendo de los gnomos parecía estar apagándose, mientras que adelante, el fuego del dragón continuaba abriéndose paso.Y finalmente, con la fuerza combinada de sus hechizos y la fuerza bruta del dragón, se abrieron paso fuera del pasillo hacia el vestíbulo de mármol. Gnomos y magos chillaron y corrieron a buscar cobijo, y por fin el dragón tuvo espacio para extender sus alas. Dando la vuelta su cabeza con cuernos hacia el aire fresco del exterior que podía oler mas allá de la puerta, avanzo, y con Harry, Ron y Hermione aun aferrados a su lomo, forzó su paso a través de las puertas de metal, dejándolas colgando de sus bisagras, se tambaleo hacia el callejón Diagon y se lanzo hacia el cielo.

 

 Saben... Estoy acá para compartir mis sentimientos que son parecidos a los de ustedes... y estaba buena 

la idea... pero todo el mundo me odia.. dicen "ahh, otra vez esa vocecita al final del capitulo"..

y es por eso que me voy.. me siento triste, pero bueno.. Al fin y al cabo, la idea es que a ustedes les guste

y se diviertan leyendo Harry Potter 7, y no enojándose al verme a mi, la vocecita molesta. Así es que no me

van a ver más en los próximos capítulos.. ok?.. Bueno... chau.. adiós....

 

CAPÍTULO 27: EL ÚLTIMO LUGAR DONDE ESCONDERLO

PÁGINA PRINCIPAL