capitulo17
La Página Oficial Uruguaya de Harry Potter y las reliquias de la muerte.

 

-Harry, Alto

- ¿Qué pasa?

Acababan de alcanzar la tumba del desconocido Abbott.

-Hay alguien allí. Alguien vigilándonos, puedo sentirlo. Allí junto a los arbustos.

Se quedaron totalmente inmóviles, aferrados el uno al otro, mirando fijamente al negro y denso límite del

cementerio. Harry no podía ver nada.

- ¿Estás segura?

-He visto algo moverse, podría jurar que lo he visto...

Se separó de él para tener libre el brazo de la varita.

-Parecemos muggles - señaló Harry.

-¡Muggles que han estado poniendo flores en la tumba de tus padres! ¡Harry, estoy segura de que hay

alguien por allí!

Harry pensó que según Historia de la Magia, el cementerio se suponía que estaba embrujado: ¿Y si...? Pero

entonces oyó un susurro y vio un poco de nieve arremolinarse en el arbusto que Hermione había estado

señalando. Los fantasmas no podían mover la nieve.

-Es un gato -dijo Harry, al cabo de un segundo o dos, -o un pájaro. Si fuese un Mortifago ya estaríamos

muertos a estas alturas. Pero salgamos de aquí, y podremos volver a ponernos la Capa.

Miraron hacia atrás varias veces mientras se abrían paso fuera del cementerio. Harry, que no se sentía tan

tranquilo como había fingido al reconfortar a Hermione, se sintió aliviado al alcanzar la verja y el

resbaladizo pavimento. Se pusieron la Capa de Invisivilidad por encima. El bar estaba más lleno que antes.

Dentro, muchas voces cantaban ahora el villancico que habían oído mientras se acercaban a la iglesia. Por

un momento Harry consideró sugerir que se refugiaran dentro, pero antes de que pudiera decir nada,

Hermione murmuró:

-Vamos por aquí -y tiró de él hacia abajo por la oscura calle que conducía fuera del pueblo, en dirección

opuesta a la que habían cogido para entrar. Harry podía divisar el punto donde las casas de campo

finalizaban y la senda se convertía en campo llano otra vez. Caminaban tan rápidamente como se atrevían,

pasando más ventanas que centelleaban con luces multicolores, viendo los oscuros contornos de árboles

de Navidad a través de las cortinas.

- ¿Cómo vamos a encontrar la casa de Bathilda? -preguntó Hermione, que temblaba un poco y seguía

mirando sobre su hombro-. ¿Harry? ¿Qué piensas? ¿Harry?

Le tiró del brazo, pero Harry no prestaba atención. Miraba hacia la oscura masa que se erguía al final de

esa fila de casas. Al momento siguiente aceleró, llevando a rastras a Hermione con él. Ella resbaló un poco

en el hielo.

-Harry

-Mira… Mira eso, Hermione

-¡No veo… oh!

Podía verla. El hechizo Fidelius debía haber muerto con James y Lily. El seto había crecido salvaje en los

dieciséis años que habían pasado desde que Hagrid había tomado a Harry de entre los escombros que

yacían dispersos entre la hierba, tan alta que le llegaba a la cintura. La mayor parte de la casa de campo

estaba todavía en pie, estaba enteramente cubierta de oscura hiedra y de nieve, pero el lado derecho del

piso superior había sido volado. Allí, estaba seguro, era donde la maldición había impactado. Él y

Hermione se detuvieron ante la verja, contemplado la ruina de lo que una vez había sido una casa de

campo como las otras que la flanqueaban.

-Me pregunto por qué nadie la ha recontruyó - murmuró Hermione.

-Tal vez no se pueda reconstruir -contestó Harry-. Tal vez sea como las lesiones de Magia Oscura y no se

pueda reparar el daño.

Metió una mano bajo la capa y asió la nevada y muy oxidada verja, sin querer abrirla, solo deseando

simplemente ser parte de la casa.

- No iras a entrar ¡Parece peligroso, podría... oh, Harry, mira!

Tocar la verja pareció activarlo. Un letrero había surgido del suelo delante de ellos, alzándose a través de

las marañas de ortigas y rastrojos, como una extravagante flor, creciendo rápidamente, y en letras doradas

sobre la madera decía:

En este lugar, en la noche de 31 octubre de 1981

Lily y James Potter perdieron sus vidas.

Su hijo, Harry, permanece siendo el único mago que

Alguna vez haya sobrevivido a la Maldición Imperdonable.

Esta casa, invisible para los muggles, se ha dejado

En su estado ruinoso como monumento a los Potter

Y como recordatorio de la violencia

Que destrozó a su familia.

Y alrededor de las palabras pulcramente rotuladas, había garabatos agregados por otras brujas y magos

que habían venido a ver el lugar donde El Niño Que Vivió había escapado. Algunos solamente habían

firmado con sus nombres con Tinta Eterna; Otros habían grabado sus siglas en la madera, no obstante

otros habían dejado mensajes. Los más recientes de ellos brillaban intensamente sobre los grafittis

mágicos de hacía dieciseis años, y todos decían cosas parecidas.

Buena suerte, Harry, dondequiera que estés.

¡Si lees esto Harry, que sepas que todos te apoyamos!

Larga vida Harry Potter.

- ¡No deberían haber escrito sobre el cartel! -dijo Hermione, indignada.

Pero Harry le sonrió.

-Es genial. Me alegro de que lo hicieran, yo…

Se interrumpió. Una figura contraecha cojeaba senda arriba hacia ellos, su silueta marcada por las

brillantes luces de la plaza distante. Harry creyó, aunque era difícil de juzgar, que la figura era una mujer.

Se movía lentamente, posiblemente temiendo resbalar en la tierra nevada. Su porte, su corpulencia, su

forma de andar arrastrando los pies, todo daba la impresión de una edad extrema. Observaron en silencio

como se acercaba. Harry esperaba que fuera hacia alguna de las casas de campo junto a las que pasaba,

pero sabía instintivamente que no lo haría. Al fin se detuvo a unas pocas yardas de ellos y simplemente se

quedó ahí de pie en medio de la congelada carretera, frente a ellos.

No necesitó el pellizco que Hermione le dio en el brazo. Así de cerca no había posibilidad de que esta

mujer fuera muggle. Estaba de pie contemplando una casa que habría sido completamente invisible para

ella, si no fuera una bruja. Aun asumiendo que fuera una bruja, sin embargo, salir fuera en una noche así

de fría simplemente para mirar unas viejas ruinas era un comportamiento extraño. Según todas las reglas

de la magia normal, no obstante, no debería poder verlos ni a Hermione y ni a él en absoluto. Sin embargo,

Harry tenía el extraño presentimiento de que sabía que estaban allí y también quiénes eran. Justo cuando

había llegado a esta inquietante conclusión, ella alzó una mano enguantada e hizo señas.

Hermione se acercó más a él bajo la Capa, su brazo presionando contra el de él.

- ¿Cómo lo sabe?

Sacudió la cabeza. La mujer les hizo señas otra vez, más vigorosamente. A Harry se le ocurrían muchas

razones para no obedecer la llamada, aunque sus sospechas acerca de su identidad se intensificaban a

cada instante que pasaban mirándose cara a cara en la calle desierta.

¿Era posible que los hubiese estado esperando todos estos largos meses? ¿Que Dumbledore le hubiera

dicho que les esperara, y que al final Harry vendría? ¿No era más probable que fuera la que se había movido

entre las sombras en el cementerio y les había seguido hasta este lugar? Incluso su capacidad para

sentirles sugería algún poder típico de Dumbledore que él nunca antes había conocido.

Finalmente Harry habló, haciendo que Hermione se quedase sin aliento y saltara.

- ¿Eres Bathilda?

La figura torpe asintió con la cabeza e hizo señas otra vez.

Bajo la capa Harry y Hermione se miraron. Harry arqueó las cejas; Hermione hizo una diminuta inclinación

de cabeza, nerviosa.

Dieron un paso hacia la mujer y, de inmediato, ella cambió de dirección y cojeó regresando por donde

había venido. Guiándoles junto a varias casas, se giró hacia una verja. La siguieron por el camino delantero

a través de un jardín casi tan crecido como el que acababan de dejar. Ella tanteó un momento con una llave

en la puerta principal, luego la abrió y retrocedió un paso atrás para dejarles pasar.

Olía mal, o quizá fuera la casa. Harry arrugó la nariz mientras pasaban junto a ella y se quitaban la capa.

Ahora que estaba junto a ella, se percataba de lo pequeña que era; encorvada por la edad apenas le llegaba

al nivel del pecho. Cerró la puerta tras de ellos, sus nudillos eran azules y moteados contra la pintura

desconchada, entonces se volvió y estudió con atención la cara de Harry. Sus ojos estaban velados por las

cataratas y hundidos en pliegues de piel transparente. Se preguntó si podía verle en absoluto. Aunque si

podía, sería al muggle medio calvo, cuya identidad había robado, lo que vería.

El olor a vejez, a polvo, a ropas sin lavar y comida rancia se intensificó cuando se desenrolló el chal negro

comido por las polillas, revelando una cabeza canosa a través de la cual se veía claramente el cuero

cabelludo.

-¿Bathilda? -repitió Harry

Asintió con la cabeza otra vez. Harry fue consciente de pronto del guardapelo contra su piel. La cosa que

había dentro, que algunas veces hacía tictac o golpeaba, se había despertado, podía sentirla pulsando a

través del frío oro. ¿Sabía, podía sentir, que su destrucción estaba cerca?

Bathilda pasó junto a ellos arrastrando los pies, echando a un lado a Hermione como si no la hubiera visto,

y desapareciendo en lo que parecía una sala de estar.

-Harry, no estoy segura de esto -susurró Hermione.

-Mira su tamaño. Creo que podríamos dominarla si tuviéramos que hacerlo -dijo Harry-. Mira, debería de

habértelo dicho. No está en sus cabales. Muriel la llamó chiflada.

- ¡Ven! - le llamó Bathilda desde la habitación de al lado.

Hermione saltó y aferró el brazo de Harry.

-Está bien -dijo Harry tranquilizadoramente, y abrió el camino hasta la sala de estar.

Bathilda se tambaleaba por el lugar encendiendo velas, pero todavía estaba muy oscuro, por no mencionar

que estaba sumamente sucio. Un polvo espeso crujía bajo sus pies, y la nariz de Harry detectó, debajo del

malsano, húmedo y enmohecido olor, algo peor, que parecía carne podrida. Se preguntó cuando había sido

la última vez que alguien había estado dentro de la casa de Bathilda para comprobar si esta vivía. Parecía

haberse olvidado, además, de que podía hacer magia, pues encendía las velas torpemente a mano,

arrastrando constantemente el puño de su camisa de encaje con peligro de que comenzara a arder.

-Déjeme hacer eso - ofreció Harry y le quitó las cerillas. Ella se quedó mirando como encendía las velas

que se sostenían en platitos alrededor del cuarto, posados precariamente sobre montones de libros y

sobre mesitas desconchadas con grietas y mohosos clips.

La última superficie sobre la cual Harry divisó una vela fue una cómoda inclinada precariamente sobre la

cual había colocadas un gran número de fotos. Cuando la llama bailó volviendo a la vida, su reflejo fluctuó

en un vaso de plata polvoriento. Vio algunos diminutos movimientos en los portaretratos. Mientras

Bathilda toqueteaba los leños para el fuego, masculló:

-Tergeo.

El polvo desapareció de las fotos, y vio de inmediato que faltaban media docena, la mayoría de los marcos

más grandes, meticulosamente adornados. Se preguntó si había sido Bathilda o algún otro los había

quitado. Entonces la visión de una fotografía cercana, casi en el extremo de la colección, captó su

atención, y la cogió rápidamente.

Era el ladrón de pelo dorado y cara alegre, el joven que había estado posado sobre el alféizar de la ventana

de Gregorovitch, sonriendo perezosamente hacia Harry fuera del marco de plata. Y Harry recordó

instantáneamente donde había visto al chico antes: En Vida y mentiras de Albus Dumbledore, abrazando al

joven Dumbledore, y ahí debían estar todas las fotos que faltaban: en el libro de Rita.

-¿Señora... Bagshot... Señorita? -dijo, y su voz tembló ligeramente-. ¿Quién es este?

Bathilda estaba de pie en mitad de la habitación observando a Hermione encender el fuego por ella.

- ¿Señorita Bagshot? -repitió Harry, y avanzó con la foto en las manos mientras las llamas volvían a la vida

en la chimenea. Bathilda miró hacia su voz, y el Horrocrux se calentó rápidamente sobre su pecho.

-¿Quién es esta persona? -le preguntó Harry, empujando la foto hacia adelante.

Ella escudrinó la foto solemnemente, después se la devolvió a Harry.

-¿Sabe quién es éste? -repitió él, con voz mucho más lenta y más fuerte de lo normal-. ¿Este hombre? ¿Le

conoce? ¿Cómo se llama?

Bathilda solo le miró vagamente. Harry sentía una horrorosa frustración. ¿Cómo había desenterrado Rita

Skeeter sus recuerdos?

-¿Quién es este hombre? -repitió ruidosamente.

-¿Harry, qué estás haciendo? -preguntó Hermione.

-¡Esta foto, Hermione, es el ladrón, el ladrón que robó a Gregorovitch! ¡Por favor! -dijo a Bathilda-. ¿Quién

es este?

Pero ella sólo clavó los ojos en él.

- ¿Por qué nos pidió que viniéramos con usted? ¿Señora... Señorita... Bagshot? -preguntó Hermione,

alzando su propia voz-. ¿Hay algo que quiera contarnos?

Sin dar ninguna señal de que hubiera oído a Hermione, Bathilda se acercó ahora unos pocos pasos más a

Harry. Con una pequeña inclinación de cabeza señaló de vuelta al vestíbulo.

-¿Quiere que nos marchemos? -preguntó.

Ella repitió el gesto, esta vez señalándole a él, en primer lugar, luego a sí misma, luego al techo.

-Oh, bien… Hermione, creo que quiere que yo vaya arriba con ella.

-Bien -dijo Hermione-, vamos.

Pero cuando Hermione se movió, Bathilda negó con la cabeza con asombroso vigor, una vez más

señalando primero a Harry, y luego a sí misma.

-Quiere que yo vaya con ella, solo.

-¿Por qué? -preguntó Hermione, y su voz se oyó brusca y clara en el cuarto iluminado por las velas. La

vieja señora sacudió la cabeza un poco ante el fuerte ruido.

-¿Tal vez Dumbledore le dijo que me diera la espada a mí, y sólo a mí?

-¿Crees realmente que sabe quién eres?

-Sí -dijo Harry, bajando la mirada a los ojos lechosos fijos en los suyos-, creo que lo sabe.

-Bien, de acuerdo entonces, pero que sea rápido, Harry.

-Guíeme -dijo Harry a Bathilda.

Ella pareció entenderle, porque le rodeó arrastrando los pies hacia la puerta. Harry volvió la mirada hacia

Hermione con una reconfortante sonrisa, pero no estaba seguro de que ella lo hubiera visto; estaba de pie

abrazándose a sí misma en medio de la inmundicia iluminada por las velas, mirando hacia las estanterías

de libros. Cuando Harry salió de la habitación, sin que le vieran ni Hermione y ni Bathilda, se deslizó la

foto con el marco de plata del desconocido ladrón dentro de la chaqueta.

Las escaleras eran pronunciadas y estrechas. Harry estuvo medio tentado de colocar las manos en la

corpulenta espalda de Bathilda para asegurarse de que no perdía el equilibrio y caía encima de él, lo cual

parecía muy probable. Lentamente, respirando con un poco de dificultad, ella ascendió al rellano superior,

giró inmediatamente a la derecha, y le guió hasta un dormitorio de techo bajo.

Estaba oscuro como un pozo y olía horriblemente. Harry solo pudo divisar una habitación con algo

sobresaliendo de debajo de la cama antes de que Bathilda cerrara la puerta y entonces incluso eso fue

tragado por la oscuridad.

-Lumos, -dijo Harry, y su varita se encendió. Tuvo un sobresalto, Bathilda se había acercado a él en esos

pocos segundos de oscuridad y no la había oído acercarse.

-¿Eres Potter? -murmuró ella.

-Sí, lo soy.

Ella asintió lentamente, solemnemente. Harry sentía al Horrocrux palpitar rápidamente, más rápido que su

propio corazón. Era una sensación desagradable, perturbadora.

-¿Tiene algo para mí? -repitió.

Luego ella cerró los ojos y varias cosas ocurrieron a la vez. La cicatriz de Harry latió dolorosamente. El

Horrocrux se sacudía tanto que la parte delantera de su jersey realmente se movía, el cuarto oscuro y

fétido se disolvió momentáneamente. Dió un salto de alegría y oyó una voz alta, fría: ¡Entretenle!

Harry se tambaleó. La hedionda habitación oscura pareció cerrarse a su alrededor otra vez. No sabía qué

estaba ocurriendo realmente.

-¿Tienes algo para mí? -pidió por tercera vez, mucho más fuerte.

-Por allí -murmuró ella, apuntando hacia la esquina. Harry sacó su varita y vio el contorno de un

desordenado tocador bajo la acortinada ventana.

Esta vez ella no le guió. Harry avanzó entre ella y la cama sin hacer, con la varita levantada. No quería

apartar la vista de ella.

- ¿Qué es eso? -preguntó cuando alcanzó el tocador, el cual se veía abarrotado y olía como un montón de

ropa sucia.

-Allí -dijo ella, señalando hacia la informe masa.

Y en el instante en que apartó la mirada, y sus ojos buscaron en el enmarañado desorden en busca de la

empuñadura de la espada, o un rubí, ella se movió extrañamente. La vio de reojo, aterrorizado, se dio la

vuelta y el horror le paralizó cuando vio el viejo cuerpo derrumbarse y la gran serpiente saliendo del lugar

donde había estado su cuello.

La serpiente golpeó cuando levantaba la varita. La fuerza del mordisco en su antebrazo envió la varita

girando hacia el techo, su luz vagó por toda la habitación y después se extinguió. Entonces un golpe

poderoso de la cola en su pecho le dejó sin aliento. Cayó hacia atrás sobre el tocador, en el montón de

ropa asquerosa.

Rodó de lado, evitando por poco la cola de la serpiente, que se agitaba hacia la mesa donde había estado él

un segundo antes. Llovieron fragmentos de un vaso que cayó al suelo. Oyó a Hermione llamándole desde

abajo.

- ¿Harry?

No pudo meter suficiente aire en sus pulmones para contestarle. Entonces una pesada y suave masa le

aplastó contra el suelo y sintió como se deslizaba sobre él, poderosa, musculosa.

- ¡No! -jadeó sin aliento, inmovilizando contra el suelo.

-Sí, -murmuró la voz-. SSSi.... creo que te quedarasss

- Accio... Accio Varita.

Pero nada ocurrió y necesitó las manos para tratar de quitarse de encima a la serpiente cuando esta se

enrrolló alrededor de su pecho, impidiéndole respirar, presionándole el Horrocrux con fuerza contra el

pecho, un círculo de hielo latiendo con vida, a pulgadas de su frenético corazón, y su cerebro inundándose

de una fría luz blanca, todo pensamiento se extingió, su respiración se ahogada, pasos distantes, todo se

volvía...

Un corazón de metal estaba explotando de su pecho, y de repente estaba volando, volando con triunfo en

su corazón, sin necesidad de escoba o thestral.

De repente estaba despierto en una oscuridad que olía a agrio. Nagini le había soltado. Se levantó y vio a la

serpiente dibujada contra la luz del rellano. Golpeó y Hermione se lanzó a un lado con un chillido. Su

maldición desviada golpeó las ventanas acortinadas, lo cual las hizo pedazos. Un aire congelado llenó el

cuarto mientras Harry se agachaba para evita otra lluvia de cristal roto y su pie resbaló con algo parecido a

un lápiz... su varita...

Se inclinó y la cogió rápidamente, pero ahora el cuarto estaba lleno con la serpiente, su cola golpeaba a

Hermione en alguna parte fuera de la vista y por un momento Harry pensó lo peor, pero entonces su

produjo un fuerte bang y un destello de luz roja, y la serpiente voló por el aire, abofeteando a Harry en la

cara con fuerza al pasar, enrollándose en una gruesa espiral que se alzó hasta el techo. Harry alzó la varita,

pero mientras lo hacía, su cicatriz quemó dolorosamente, más dolorosamente de lo que había hecho en

años.

-¡Él viene! ¡Hermione, viene!

Mientras gritaba la serpiente se alzó, siseando salvajemente. Todo era caos. Hizo pedazos los estantes de

la pared, y la porcelana china astillada voló en todas direcciones mientras Harry saltaba sobre la cama y

agarraba la oscura forma que sabia que era Hermione.

Ella gritó de dolor cuando tiró de ella a través de la cama. La serpiente se irguió otra vez, pero Harry sabía

que algo peor que la serpiente estaba en camino, que quizás ya estuviera ante la verja, su cabeza se iba a

partir por el dolor de la cicatriz.

La serpiente se abalanzó cuando harry saltó corriendo, arrastrando a Hermione con él; cuando la serpiente

golpeó, Hermione gritó,

-¡Confringo! -y su hechizo voló por la habitación, haciendo explotar el espejo del armario y rebotando

hacia ellos, saltando del suelo al techo. Harry sintió un ardor en la parte de atrás de la cabeza. El cristal le

cortó el cuello mientras arrastraba a Hermione con él. Saltó de la cama al tocador roto y después sin

titubear por la ventana destrozada hacia la nada. El grito de Hermione reververó a través de la noche

mientras se retorcían en medio del aire.

Y entonces su cicatriz se abrió de golpe y él fue Voldemort y estaba corriendo a través del fétido

dormitorio, sus largas manos blancas agarraban el alféizar de la ventana mientras veía al hombre medio

calvo y a la mujer pequeña retorcerse y desaparecer, y gritó de rabia, un grito que se entremezcló con los

de la chica, que resonó a través de los oscuros jardines sobre las campanas de la iglesia que tocaban

señalando el día de Navidad.

Y su grito fue el grito de Harry, su dolor fue el dolor de Harry… lo que podría haber pasado aquí, donde

había ocurrido antes... aquí a la vista de esa casa donde había estado tan cerca de saber lo que era morir...

morir... El dolor era tan terrible… desgarraba su cuerpo… Pero si no tenía ningún cuerpo, por qué la cabeza

le dolía tanto; si estaba muerto, cómo podía sentir algo tan insoportable, no podía, cesaría con la muerte,

no podría seguir...

La noche era húmeda y ventosa, dos niños disfrazados de calabazas caminaban bamboleándose a través de

la plaza, y los escaparates estaban cubiertos de arañas de papel, todos adornos muggle de mal gusto de

un mundo en el cual no creían… Y él se deslizaba hacia delante, con esa sensación de resolución y poder y

corrección que siempre sentía en estas ocasiones… no furia… que era para almas más débiles que las de

él... sino triunfo, aunque... había anhelado esto, lo había esperado...,

- ¡Bonito disfraz, señor!

Vio la sonrisa del pequeño niño vacilar cuando se acercó lo suficiente como para ver bajo la capucha de la

capa, vio el miedo nublar su cara pintada: Entonces el niño se giró y huyó… Bajo la túnica sostenía el

mango de su varita… Un movimiento simple y el niño nunca alcanzaría a su madre… pero era innecesario,

realmente innecesario...

Y recorrió una calle nueva y más oscura, y ahora su destino estaba a la vista a fin de cuentas, el

Encantamiento Fidelius roto, aunque ellos no lo supieran aún… E hizo menos ruido que las hojas muertas,

reptando sobre el pavimento hasta llegar al nivel del oscuro seto y miraba por encima de él.

No habían corrido las cortinas, los veía muy cariñosos en su pequeño salón, el hombre alto de pelo negro

con sus gafas, haciendo que ráfagas de humo de colores salieran de su varita para diversión del pequeño

de pelo negro en su pijama azul. El niño se reía y trataba de coger el humo, agarrándolo en su pequeño

puño.

Una puerta se abrió y la madre entró, pronunciando palabras que él no podía oír, su largo pelo rojo oscuro

le caía sobre la cara. Ahora el padre cogía en brazos al hijo, y se lo entregaba a la madre. Arrojó su varita al

sofá y se desperezó, bostezando.

La verja rechinó un poco cuando la abrió, pero James Potter no lo oyó. Su mano blanca aferró la varita bajo

su capa y apuntó a la puerta, la cual se abrió de golpe.

Estaba en el umbral cuando James llegó corriendo al vestíbulo. Fue fácil, demasiado fácil, ni siquiera había

recogido su varita.

-¡Lily, coge a Harry y vete! ¡Es él! ¡Vete! ¡Huye! ¡Le retendré!

¡Retenerle, sin una varita en la mano! … Se rió antes de lanzar la maldición.

-¡Avada Kedavra!

La luz verde llenó el estrecho vestíbulo, dibujando la silueta del cochecito de niño contra la pared, hizo

que los pasamanos brillaran intensamente igual que relámpagos, y James Potter cayó como una marioneta

cuyas cuerdas hubieran sido cortadas.

Podía oirla gritar en el piso de arriba, atrapada, pero mientras fuera sensata, ella, al menos, no tenía nada

que temer… subió las escaleras, notando con diversión sus débiles intentos por bloquearle con una

barricada desde dentro… No llevaba encima la varita… Qué estúpidos habían sido, y qué confiados,

creyendo estar seguros confiando su seguridad a sus amigos, esas armas debían descartarse en

determinados momentos...

Forzó la cerradura de la puerta, arrojó a un lado la silla y las cajas precipitadamente amontonadas contra

ella con una perezosa onda de su varita… y allí de pie estaba ella, con el niño entre sus brazos. Al verle,

dejó a su hijo en la cuna tras ella y abrió los brazos, como si eso fuera a ayudar, como si ocultándole a su

vista esperara ser elegida en su lugar...

-¡Harry no, Harry no, por favor Harry no!

-Apártate, muchacha estúpida... hazte a un lado, ahora.

-Harry no, por favor no, llévame, mátame en su lugar...

-Ésta es mi última advertencia

-¡Harry no! ¡Por favor… ten misericordia… ten misericordia. ¡Harry no! ¡Harry no! Por favor, haré cualquier

cosa

-Apártate. ¡Apártate, muchacha!

Pudo haberla apartado a la fuerza de delante de la cuna, pero parecía más prudente matarlos a todos....

La luz verde brilló intermitentemente en toda la habitación y cayó como su marido. El niño no había llorado

en todo ese tiempo. Estaba de pie, aferrando firmemente los barrotes de su cuna, y levantando la mirada

hacia la cara del intruso con brillante interés, quizá pensando que era su padre el que se escondía bajo la

capucha, para hacer más luces bonitas, y que su madre se levantaría en cualquier momento, riendo.

Apuntó con mucho cuidado la varita a la cara del niño. Quería ver como ocurría, la destrucción de este

inexplicable peligro. El niño comenzó a llorar. Había visto que no era James. No le gustó que llorase, nunca

había podido soportar a los pequeños lloriqueando en el orfanato.

-¡Avada Kedavra!

Y entonces se rompió. Él no era nada, nada excepto dolor y terror, y debía esconderse, no aquí entre los

escombros de la casa en ruinas, donde el niño estaba atrapado y gritando sino lejos… muy lejos...

-No - gimió.

La serpiente murmuraba en el piso asqueroso y desordenado, y él había matado al niño, y sí él era el

niño…

-No.

Y ahora estaba de pie ante la ventana rota de la casa de Bathilda, inmerso en los recuerdos de su mayor

pérdida, y a sus pies la gran serpiente murmuraba sobre los cristales y la porcelana china rota… Bajó la

mirada y vio algo … algo increíble...

-No

-¡Harry, está bien, estás bien!

Se agachó y recogió la foto hecha pedazos. Allí estaba, el desconocido ladrón, el ladrón al que buscaba...

-No… la dejé caer… la dejé caer...

-¡Harry, estás bien, despierta, despierta!

Él era Harry… Harry, no Voldemort… y la cosa que murmuraba no era una serpiente… Abrió los ojos.

-Harry, -murmuró Hermione. - ¿Te sientes... bien?

-Sí -mintió.

Estaba en la tienda de campaña, tendido sobre una de las literas inferiores bajo un montón de mantas.

Supo que estaba amaneciendo por la quietud y la calidad fresca y uniforme de la luz más allá del techo de

lona. Estaba empapado en sudor, podía sentirlo en las sábanas y mantas.

-Escapamos.

-Sí -dijo Hermione-. Tuve que usar a un Encantamiento Levitatorio para meterte en la litera, no te podía

levantar. Has estado… Bueno, no has estado muy...

Había sombras púrpuras bajo sus ojos café y advirtió una pequeña esponja en su mano. Le había estado

enjuagando la cara.

-Has estado enfermo -terminó-. Muy mal.

-¿Cuánto hace que salimos?

-Han pasado horas. Es casi de día.

-Y he estado… ¿qué?, ¿inconsciente?

-No exactamente, -dijo Hermione con inquietud-. Has estado gritando y gimiendo y… diciendo cosas -

añadió en un tono que hizo que Harry se sintiera intranquilo. ¿Qué había dicho? ¿Había gritado maldiciones

como Voldemort, había llorado como el bebé de la cuna?

-No podía quitarte el Horrocrux, -dijo Hermione, y vio que quería cambiar de tema-. Estaba pegado,

pegado a tu pecho. Te ha quedado una marca, lo siento. Tuve que usar un Hechizo Separador para

quitártelo. La serpiente te mordió también, pero he limpiado la herida y he puesto algo de díctamo en

ella…

Tiró de la sudorosa camiseta que llevaba puesta y se miró. Había un óvalo de color escarlata sobre su

corazón donde el guardapelo le había quemado. También podía ver las marcas de colmillos medio

cicatrizadas en el antebrazo.

-¿Dónde has puesto el Horrocrux?

-En mi bolso, creo que deberíamos mantenerlo a distancia durante algún tiempo.

Harry se recostó contra las almohadas y examinó la cara gris de ella.

-No deberíamos haber ido al Valle de Godric. Es culpa mía. Todo es culpa mía, Hermione. Lo siento.

-No es culpa tuya. Yo también quería ir. Realmente creí que Dumbledore podía haber dejado la espada allí

para ti.

-Si, pues bueno… nos equivocamos en eso, ¿no?

-¿Qué sucedió, Harry? ¿Qué sucedió cuándo ella te llevó arriba? ¿Estaba la serpiente escondida en alguna

parte? ¿Simplemente apareció y la mató y te atacó?

-No -dijo-. Ella era la serpiente… o la serpiente era ella…

Cerró los ojos. Todavía olía la casa de Bathilda en él. Eso hacía vívido todo ese horror.

-Bathilda debe llevar muerta algún tiempo. La serpiente estaba… estaba dentro de ella. Quien-Tu-Ya-

Sabes la dejó allí, en el Valle de Godric, a esperar. Tenías razón. Sabía que volvería.

- ¿La serpiente estaba dentro de ella?

Abrió los ojos otra vez. Hermione parecía revuelta, asqueada.

-Lupin dijo que habría magia que nunca habíamos imaginado -dijo Harry-. No quiso hablar delante de ti,

porque hablaba Parsel, todo en Parsel, y yo no me di cuenta, pero por supuesto la podía entender. Una vez

que subimos a la habitación, la serpiente envió un mensaje a Quien-tu-ya-sabes, lo oí en mi cabeza

mientras lo hacía, le sentí entusiasmarse, dijo que me entretuviera allí … y luego...

Él recordó a la serpiente saliendo del cuello de Bathilda. Hermione no necesitaba saber los detalles.

-... cambió, se transformó en la serpiente, y atacó.

Bajó la mirada a las marcas punzantes.

-Se suponía que no tenía que matarme, sólo mantenerme allí hasta que Quien-tu-ya-sabes llegara.

Si al menos hubiera logrado matar a la serpiente, entonces habría valido la pena, todo… Con el corazón

dolorido, se sentó erguido y apartó las mantas.

-No Harry. ¡Estoy segura de que debes descansar!

-Tú eres la que necesita dormir. Sin ofender, pero estás horrible. Estoy bien. Me quedaré de guardia un

rato. ¿Dónde esta mi varita?

Ella no contestó, simplemente le miraba.

- ¿Dónde está mi varita, Hermione?

Hermione se mordió el labio, y sus ojos se inundaron de lágrimas.

-Harry...

- ¿Dónde esta mi varita?

La vio extender el brazo hacia abajo por un lado de la cama y se la ofreció.

La varita de acebo y fénix estaban casi partida en dos. Una frágil hebra de pluma del fénix mantenía unidos

ambos pedazos. La madera se había roto completamente. Harry la sostuvo entre sus manos como si fuera

una cosa viva que sufriera una terrible lesión. No podía pensar correctamente. Todo era un borrón de

pánico y miedo. Después le tendió la varita a Hermione.

-Repárala. Por favor.

-Harry, no creo, cuando está así de rota...

-¡Por favor, Hermione, inténtalo!

-R-Reparo.

La rotura de la varita se selló. Harry la levantó

-¡Lumos!

La varita se encendió débilmente, luego se apagó. Harry señaló a Hermione.

-¡Expelliarmus!

La varita de Hermione dio un pequeño tirón, pero no abandonó su mano. Ese débil intento de magia fue

demasiado para la varita de Harry, que se partió de nuevo en dos. Clavó los ojos en ella, consternado,

incapaz de aceptar lo que veía… la varita que había sobrevivido a tantas cosas...

-Harry -murmuró Hermione tan quedamente que apenas la oyó-. Lo siento muchísimo, creo que fui yo.

Cuando salíamos, ya sabes, la serpiente venía a por nosotros, así es que lancé una Maldición Explosiva, y

rebotó por todas partes, y debió de golpearla.

-Fue un accidente -dijo Harry mecánicamente. Se sentía vacío, estaba conmocionado-.En... encontraremos

una forma de repararla.

-Harry, no creo que seamos capaces -dijo Hermione, las lágrimas corrían por su cara-. ¿Recuerdas…

recuerdas a Ron? ¿Cuándo rompió su varita, al estrellar el coche? Nunca volvió a ser la misma.Tuvo que

hacerse con una nueva.

Harry pensó en Ollivander, secuestrado y mantenido como rehén por Voldemort, y en Gregorowitch, que

estaba muerto. ¿Cómo se supone que iba a encontrar una varita nueva?

-Bueno -dijo, con una voz falsamente práctica-, entonces, simplemente te pediré prestada la tuya por

ahora, mientras estoy de guardia.

Con la cara cubierta de lágrimas, Hermione le entregó su varita, y la dejó sentada junto a su cama,

deseando más que nada alejarse de ella.

 

Maldita Nagini!! Convertida en Bathilda Bagshot!!...Y la varita de Harry!! No puede ser...y ahora qué??...

En el próximo capítulo....Descubrirá las Vidas y Mentiras de Albus Dumbledore, de Rita Skeeter....

 

CAPÍTULO 18: VIDAS Y MENTIRAS DE ALBUS DUMBLEDORE

PÁGINA PRINCIPAL