capítulo1
La Página Oficial Uruguaya de Harry Potter y las reliquias de la muerte.

 

Los dos hombres aparecieron de la nada, a unas yardas de distancia en un sendero angosto e iluminado

por la luna. Por un segundo se quedaron quietos, apuntándose con las varitas el uno al pecho del otro:

luego, habiéndose reconocido, las guardaron bajo sus capas y se pusieron a caminar, lado a lado, en la

misma dirección.

- ¿Alguna novedad?-preguntó el más alto de los dos.

-La mejor.-respondió Snape.

El sendero estaba bordeado a la izquierda por matorrales silvestres de lento crecimiento, a la derecha con

un alto y pulcramente recortado seto. Las largas capas de los hombres flameaban alrededor de sus tobillos

mientras marchaban.

-Aunque podría ser tarde, -dijo Yaxley, sus rasgos fofos entraban y salían de la vista cuando las ramas de

los árboles colgantes interrumpían la luz de la luna-. Fue un poco más engañoso de lo que pensaba. Pero

espero que esté satisfecho. Pareces confiar en que tu recepción será buena.

Snape asintió, pero no se explicó. Giraron a la derecha, a un amplio camino de acceso en el que

desembocaba el sendero. El alto seto se curvaba alejándose de ellos, extendiéndose en la distancia más

allá del par de impresionantes verjas de hierro que interrumpían el camino de los hombres. Ninguno de

ellos dio un paso; en silencio ambos alzaron sus brazos izquierdos en una especie de saludo y pasaron a

través del metal oscuro que era humo.

The yew hedges amortiguaban el sonido de los pasos de los hombres. Se oyó un susurró en algún lugar a

su derecha; Yaxley sacó su varita, de nuevo probó no ser nada más que un pavo real blanco, pavoneándose

majestuosamente a lo largo de lo alto del seto.

-Lucius siempre se lo tuvo muy creído. Pavos reales... -Yaxley metió su varita de vuelta bajo su capa con

un resoplido.

Una hermosa casa solariega surgió en la oscuridad al final del recto camino, con luces destelleando en las

ventanas con forma de diamante del piso inferior. En algún lugar del oscuro jardín más allá del seto una

fuente estaba en funcionamiento. La grava crujió bajo sus pies cuando Snape y Yaxley se apresuraron hacia

la puerta principal, que se abrió hacia adentro ante su aproximación, aunque no había nadie visible que la

abriera.

El vestíbulo era grande, pobremente iluminado, y suntuosamente decorado, con una magnífica alfombra

que cubría la mayor parte del suelo de piedra. Los ojos de los retratos de caras pálidas en las paredes

siguieron a Snape y Yaxley mientras los pasaban a grandes zancadas. Los dos hombres se detuvieron ante

una pesada puerta de madera que conducía a la siguiente habitación, dudando durante el espacio de un

latido de corazón, entonces Snape giró la manilla de bronce.

El estudio estaba lleno de gente silenciosa, sentada a lo largo de una mesa ornamentada. El mobiliario

usual de la habitación había sido empujado descuidadamente contra las paredes. La iluminación provenía

de un rugiente fuego bajo una hermosa chimenea de mármol trasmontada por una ventana dorada. Snape y

Yaxley se demoraron un momento en el umbral. Cuando sus ojos se acostumbraron a la falta de luz,

fueron atraídos hacia adelante por los extraños rasgos de la escena de una figura humana aparentemente

inconsciente que colgaba bocabajo sobre la mesa, revolviéndose lentamente como suspendida por una

cuerda invisible, y reflejada en el espejo y en la desnuda y pulida superficie de la mesa de abajo. Ninguna

de las personas sentadas bajo esta singular visión estaba mirándola excepto por un joven pálido sentado

casi directamente bajo ella. Parecía incapaz de evitar mirar hacia arriba a cada minuto o así.

-Yaxley, Snape, -dijo una voz alta y clara desde la cabecera de la mesa-. Llegáis convenientemente tarde.

El que hablaba estaba sentado directamente ante el fuego, así que fue difícil, al principio, para los recién

llegados divisar algo más que su silueta. Cuando se acercaron, sin embargo, su cara brilló a través de las

sombras, sin pelo, con aspecto de serpiente, con rajas por nariz y brillantes ojos rojos cuyas pupilas eran

verticales. Estaba tan pálido que parecía emitir un brillo perlado.

-Severus, aquí, -dijo Voldemort, señalando el asiento a su inmediata derecha-. Yaxley... junto a Dolohov.

Los dos hombres ocuparon sus lugares asignados. La mayoría de los ojos alrededor de la mesa siguieron a

Snape, y estaban posado en él cuando Voldemor habló primero.

-¿Y?

-Mi Señor, La Orden del Fénix tiene intención de trasladar a Harry Potter de su actual lugar seguro el

próximo Sábado, al anochecer.

El interés alrededor de la mesa se agudizó palpablemente. Algunos se tensaron, otros se inquietaron,

todos miraban fijamente a Snape y Voldemort.

-Sábado... al anochecer, -repitió Voldemort. Sus ojos rojos se fijaron en los negros de Snape con tanta

intensidad que algunos de los observadores apartaron la mirada, aparentemente temerosos de que ellos

mismos resultaran quemados por la ferocidad de la mirada. Snape, sin embargo, devolvió la mirada

tranquilamente a la cara de Voldemort y, después de un momento o dos, la boca sin labios de Voldemort

se curvó en algo parecido a una sonrisa.

-Bien. Muy bien. Y esta información proviene de...

-... de la fuente que hemos discutido, -dijo Snape.

-Mi Señor.

Yaxley se había inclinado hacia adelante para mirar mesa abajo hacia Voldemort y Snape. Todas las caras

se giraron hacia él.

-Mi Señor, yo he oído algo diferente.

Yaxley esperó, pero Voldemort no habló, así que siguió,

-A Dawlish, el Auror, se le escapó que Potter no será trasladado hasta el día treinta, la noche antes de que

el chico cumpla diecisiete.

Snape estaba sonriendo.

-Mi fuente me dijo que plantarían un falso rastro; este debe ser. Ni dudo de que Dawlish está bajo un

Encantamiento Confundus. No sería la primera vez; se sabe que es susceptible.

-Te aseguro, mi Señor, que Dawlish parecía bastante seguro, -dijo Yaxley.

-Si estaba Confundido, naturalmente que estaría seguro, -dijo Snape-. Yo te aseguro, Yaxley, que la

Oficina de Aurores no tomará parte en la protección de Harry Potter. La Orden cree que tenemos infiltrados

en el Ministerio.

-La Orden tiene razón en algo entonces, ¿verdad? -dijo un hombre bajo y grueso sentado a corta distancia

de Yaxley; soltó una risita silbante que resonó allí y a lo largo de la mesa.

Voldemort no rió. Su mirada había vagado hacia arriba hasta el cuerpo que se revolvía lentamente en lo

alto, y parecía estar perdido en sus pensamientos.

-Mi señor, -siguió Yaxley-. Dawlish cree que toda una partida de Aurores se ocupará de trasladar al

chico...

Voldemort alzó una larga mano blanca, y Yaxley se calló al instante, observando resentido como

Voldemort volvía a girarse hacia Snape.

-¿Dónde van a ocultar al chico a continuación?

-En la casa de un miembro de la Orden, -dijo Snape-. El lugar, según la fuente, ha sido equipado con cada

protección que la Orden y el Ministerio juntos han podido proporcionar. Creo que habrá poca oportunidad

de cogerle una vez esté allí, mi Señor, a menos, por supuesto, que el Ministerio haya caído antes del

próximo Sabado, lo cual podría darnos la oportunidad de descubrir y deshacer los suficientes

encantamientos como para romper el resto.

-Bien, ¿Yaxley? -llamó Voldemort mesa abajo, la luz del fuego iluminaba extrañamente sus ojos rojos-.

¿Habrá caído el Ministerio para el próximo Sábado?

Una vez más, todas las cabezas se giraron. Yaxley cuadró los hombros.

-Mi Señor, tengo buenas noticias sobre ese punto. He... con dificultad y después de grandes esfuerzos...

tenido éxito al colocar una Maldición Imperius sobre Pius Thircknesse.

Muchos de los sentados alrededor de Yaxley parecieron impresionados; su vecino, Dolohov, un hombre

con una larga y retorcida cara, le palmeó la espalda.

-Es un comienzo, -dijo Voldemort-. Pero Thicknesse es solo un hombre. Scrimgeour debe estar rodeado

por nuestra gente antes de que yo actue. Un atentado fallido contra la vida del Ministro me hará retroceder

un largo tramo del camino.

-Si... mi Señor, eso es cierto... pero ya sabe, como Jefe del Departamente de Refuerzo de la Ley Mágica,

Thicknesse tiene contacto regular no solo con el propio Ministro, sino también con los Jefes de todos los

demás departamentos del Ministerio. Será, creo yo, fácil ahora que tenemos a un oficial de tan alto rango

bajo nuestro control, subyugar a los otros, y después podemos trabajar todos juntos para someter a

Scrimgeour.

-Mientras nuestro amigo Thicknesse no sea descubierto antes de convertir al resto, -dijo Voldemort-. En

cualquier caso, parece improbabe que el Ministerio vaya a ser mío antes del próximo Sábado. Si no

podemos tocar al chico en su destino, debemos hacerlo mientras viaja.

-Tenemos ventaja ahí, mi Señor, -dijo Yaxley, que parecía decidido a recibir alguna porción de

aprobación-. Ahora tenemos a varias personas plantadas dentro del Departamento de Transporte Mágico.

Si Potter se Aparece o utiliza la Red Flu, lo sabremos inmediatamente.

-No harán ninguna de las dos cosas, -dijo Snape-. la Orden está esquivando cualquier forma de transporte

que esté controlada o regulada por el Ministerios; desconfían de todo lo que tenga que ver con ellos.

-Todavía mejor, -dijo Voldemort-. Tendrá que salir a campo abierto. Más fácil de tomar, con mucho.

De nuevo Voldemort levantó la mirada hacia el cuerpo que se revolvía lentamente mientras seguía,

-Me ocuparé del chico en persona. Se han cometido demasiados errores en lo que a Harry Potter concierne.

Algunos de ellos han sido míos. Que Potter viva se debe más a mis errores que a sus triunfos.

La compañía alrededor de la mesa observaba a Voldemort aprensivamente, cada uno de ellos, por su

expresión, temiendo que pudieran ser culpados por la continuada existencia de Harry Potter. Voldemort,

sin embargo, parecía estar hablando más para sí mismo que para ninguno de ellos, todavía dirigiéndose al

cuerpo inconsciente sobre él.

-He sido descuidado, y así me he visto frustrado por la suerte y la oportunidad, demoleroras de nada más

y nada menos que de los planes mejor trazados. Pero ahora soy más listo. Entiendo lo que no entendía

antes. Debo ser yo quien mate a Harry Potter, y lo haré.

Ante esas palabras, aparentemente en respuesta a ellas, sonó un repentino aullido, un terrible y

desgarrador grito de miseria y dolor. Muchos de los sentados ante la mesa miraron hacia abajo,

sobresaltados, por el sonido que había parecido surgir de debajo de sus pies.

-Colagusano, -dijo Voldemort, sin cambiar su tono tranquilo y pensativo, y sin apartar los ojos de cuerpo

que se removía arriba-. ¿No te he dicho que mantuvieras a nuestro prisionero tranquilo?

-Si, m...mi Señor, -jadeó un hombrecillo en mitad de la mesa, que había estado sentado tan abajo en su

silla que ésta había parecido, a primera vista, estar desocupada. Ahora se revolvió en su asiento y salió a

toda prisa de la habitación, no dejando tras él nada más que un curioso brillo plateado.

-Como estaba diciendo, -continuó Voldemort, mirando de nuevo a las caras tensas de sus seguidores-.

Ahora soy más listo, necesitaré, por ejemplo, tomar prestada la varita de uno de vosotros antes de ir a

matar a Potter.

Las caras a su alrededor no mostraron nada menos que sorpresa; podría haber anunciado que quería coger

prestado uno de sus brazos.

-¿Ningún voluntario? -dijo Voldemort-. Déjadme ver... Lucius, no veo razón para que sigas teniendo una

varita.

Lucius Malfoy levantó la mirada. Su piel parecía amarillenta y cerosa a la luz del fuego, y sus ojos estaban

hundidos y sombríos. Cuando habló, su voz era ronca.

-¿Mi Señor?

-Tu varita, Lucios. Exijo tu varita.

-Yo...

Malfoy miró de reojo a su esposa, que estaba mirando directamente hacia adelante, tan pálida como él, su

largo pelo rubio colgaba por su espalda, pero bajo la mesa sus dedos esbeltos se cerraron brevemente

sobre la muñeca de su esposo. Ante su toque, Malfoy metió la mano en la túnica, retirando una varita, y

pasándosela a Voldemort, que la sostuvo en alto delante de sus ojos rojos, examinándola atentamente.

-¿Qué es?

-Olmo, mi Señor, -susurró Malfoy.

-¿Y el centro?

-Dragón... nervio de corazón de dragón.

-Bien, -dijo Voldemort. Sacó su propia varita y comparó sus longitudes. Lucius Malfoy hizo un movimiento

involuntario; durante una fracción de segundo pareció como si esperara recibir la varita de Voldemort a

cambio de la suya. El gesto no le pasó por alto a Voldemort, cuyos ojos se abrieron maliciosamente.

-¿Darte mi varita, Lucius? ¿Mi varita?

Algunos de los miembros de la multitud rieron.

-Te he dado tu libertad, Lucius, ¿no es suficiente para ti? Pero he notado que tú y tu familia parecéis

menos felices que antes... ¿Qué hay en mi presencia en tu casa que te disguste, Lucius?

-Nada... ¡nada, mi Señor!

-Que mentiroso, Lucius...

La suave voz pareció sisear incluso después de que la cruel boca hubiera dejado de moverse. Uno o dos de

los magos apenas reprimieron un estremecimiento cuando el siseo creció en volumen; algo pesado podía

oirse deslizándose por el suelo bajo la mesa.

La enorme serpiente emergió para escalar lentamente por la silla de Voldemort. Se alzó, pareciendo

interminable, y fue a descansar sobre los hombros de Voldemor; su cuello era más grueso que el muslo de

un hombre; sus ojos, con sus rajas verticales por pupilas, no parpadeaban. Voldemort acarició a la criatura

ausentemente con largos dedos finos, todavía mirando a Lucius Malfoy.

-¿Por qué los Malfoy parecen tan infelices con su suerte? ¿No es mi retorno, mi ascenso al poder, lo que

profesaban desear durante tantos años?

-Por supuesto, mi Señor, -dijo Lucius Malfoy. Su mano temblaba cuando se limpió el sudor del labio

superior-. Lo deseabamos... lo deseamos.

A la izquierda de Malfoy su esposa hizo un extraño y rígido asentimiento, sus ojos evitaban a Voldemort y

a la serpiente. A su derecha, su hijo, Draco, que había estado mirando fijamente hacia arriba al cuerpo

inerte en lo alto, miró rápidamente hacia Voldemort y apartó la mirada una vez más, aterrado de hacer

contacto ocular.

-Mi Señor, -dijo una mujer oscura en mitad de la mesa, su voz sonaba constrecnida por la emoción-, es

un honor tenerte aquí, en la casa de nuestra familia. No puede haber mayor placer.

Sentada junto a su hermana, tan diferente a ella en aspecto, con su pelo oscuro y ojos pesadamente

perfilados, como lo era en aguante y comportamiento; donde Narcissa se sentaba rígida e impasible,

Bellatrix se inclinaba hacia Voldemort, como si las meras palabras no pudieran demostrar su anhelo de

estar más cerca.

-No hay más alto placer, -repitió Voldemor, su cabeza se inclinó un poco a un lado mientras evaluaba a

Bellatrix-. Eso significa mucho, Bellatrix, viniendo de ti.

La cada de ella se llenó de color, sus ojos se inundaron de lágrimas de deleite.

-¡Mi Señor sabe que no dijo mas que la verdad!

-No hay más alto placer... ¡ni siquiera comparado con el feliz evento que, según he oído, ha tenido lugar

esta semana en tu familia!

Ella le miró, con los labios separados, evidentemente confusa.

-No sé lo que quieres decir, mi Señor.

-Estoy hablando de tu sobrina, Bellatrix. Y la vuestra, Lucius y Narcissa. Se acaba de casar con el

hombrelobo, Remus Lupin. Debéis estar orgullosos.

Hubo una explosión de risas socarronas alrededor de la mesa. Muchos se inclinaron hacia adelante para

intercambiar miradas divertidas, unos pocos golpearon la mesa con los puños. La gran serpiente,

disgustada por el disturbio, abrió la boca de par en par y siseó furiosamente, pero los mortífagos no lo

oyeron, tan jubilosos como estaban ante la humillación de Bellatrix y los Malfoy. La cara de Bellatrix, tan

recientmente ruborizada de felicidad, se había vuelto de un feo y manchado rojo.

-No es prima nuestra, mi Señor, -gritó sobre el regocijo-. Nosotros... Narcissa y yo... nunca volvimos a

ver a nuestra hermana desde que se casara con el sangresucia. Esa mocosa no tiene nada que ver con

ninguna de nosotras, ni ninguna bestia con la que se haya casado.

-¿Qué dices tú, Draco? -preguntó Voldemort, y aunque su voz era queda, fue llevada claramente a través

de silbidos y risotadas-. ¿Harás de canguro a los engendros?

El regocijo creció; Draco Malfoy miraba aterrorizado a su padre, que bajaba la mirada a su propio regazo,

entonces captó la mirada de su madre. Ella sacudió la cabeza casi imperceptiblemente, después reasumió

su propia mirada impasible hacia la pared opuesta.

-Ya basta, -dijo Voldemort, acariciando a la furiosa serpiente-. Ya basta.

Y la risa murió al instante.

-Muchos de nuestros más antiguos árboles familiares se han vuelto un poco descuidados con el paso del

tiempo, -dijo cuando Bellatrix le miró fijamente, sin aliento e implorante-. ¿Qué debes podar y qué no para

mantenerlo saludable? Cortas aquellas partes que amenazan la salud del resto.

-Si, mi Señor, -susurró Bellatrix, y sus ojos se inundaron de nuevo con lágrimas de gratitud-. ¡A la primera

oportunidad!

-Debes hacerlo, -dijo Voldemort-. y en tu familia, al igual que en el mundo... debemos cortar el cáncer

que nos infecta hasta que solo los de la sangre auténtica permanezcan...

Voldemort alzó la varita de Lucius Malfoy, apuntándola directamente a la figura que se revolvía lentamente

suspendida sobre la mesa, y le dio una pequeña sacudida. La figura volvió a la vida con un gemido y

empezó a luchar contra ataduras invisibles.

-¿Reconoces a nuestra invitada, Severus? -preguntó Voldemort.

Snape alzó los ojos a la cara que estaba bocabajo. Todos los mortifagos estaban mirando hacia la cautiva

ahora, ya que se les había dado permiso para mostrar curiosidad. Cuando volvió la cara hacia la luz del

fuego, la mujer dijo con voz rota y aterrada.

-¡Severus! ¡Ayúdame!

-Ah, si, -dijo Snape cuando la prisionera volvió a girar lentamente hacia otro lado.

-¿Y tú, Draco? -preguntó Voldemort, acariciando el hocico de la serpiente con la mano libre de la varita.

Draco sacudió la cabeza tirantemente. Ahora que la mujer había despertado, parecía incapaz de seguir

mirándola.

-Pero no tendrás que asistir a sus clases, -dijo Voldemort-. Para aquellos de vosotros que no lo sepáis,

nos reunimos aquí esta noche por Charity Burbage quien, hasta recientemente, enseñaba en la Escuela

Hogwarts de Magia y Hechicería.

Se produjeron pequeños ruidos de comprensión alrededor de la mesa. Una mujer ancha y encorvada con

dientes puntiagudos cacareó.

-Si... la profesora Burbage enseñaba a los hijos de brujas y magos todo sobre los muggles.... como no son

tan diferentes a nosotros...

Uno de los mortifagos escupió en el suelo. Charity Burbage volvió la cara de nuevo hacia Snape.

-Severus... por favor... por favor.

-Silencio, -dijo Voldemort, con otro golpe de la varita de Malfoy Charity cayó en silencio como

amordazada-. No me alegra la corrupción y contaminación de las mentes de niños magos, la semana

pasada la Profesora Burbage escritió una apasionada defensa de los sangresucia en el Profeta. Los magos,

dijo, deben aceptar a ladrones de su conocimiento y magia. La mengua de los purasangre es, dice la

Profesora Burbage, una circunstancia de lo más deseable.... Haría que todos nosotros nos emparejáramos

con muggles... o, sin duda, con hombreslobo...

Nadie rio esta vez. No había duda de la furia y el descontento en la voz de Voldemort. Por tercera vez,

Charity Burbage se revolvió para enfrentar a Snape. Corrían lágrimas desde sus ojos hasta su pelo. Snape le

devolvió la mirada, impasible, mientras ella giraba otra vez lentamente.

-Avada Kedavra.

El destello de luz verde iluminó cada esquina de la habitación. Charity cayó con un resonante golpe sobre

la mesa de abajo, que tembló y se partió. Varios de los mortífagos saltaron hacia atrás en sus sillas. Draco

cayó fuera de la suya hasta el suelo.

-La cena, Nagini, -dijo Voldemort suavemente, y la gran serpiente se balanceó y se deslizó de su hombro

hasta el suelo pulido.

 

 

¿Estuvo bueno? Emocionante... Preparate que en el próximo capítulo volvemos con Harry...

 

CAPÍTULO 2: En conmemoración

PÁGINA PRINCIPAL