ENGLISH | ESPAÑOL

HORUS  es un proyecto de investigación de la Estación Biológica de Doñana en el que usamos nuevas tecnologías (TICs) para la monitorización en tiempo real de un pequeño halcón colonial, el cernícalo primilla (Falco naumanni). La colonia que monitorizamos está en un silo agrícola en la Palma del Condado, Huelva, España. Los halcones crían en cajas nido en las repisas de las ventanas. Estas cajas-nido las llamamos "caja-nido inteligentes". Tienen sensores para identificar los halcones que entran mediante etiquetas de radiofrecuencia (también llamadas transponders pasivos PIT o identificación mediante radiofrecuencia RFID).  Los halcones son pesados por una balanza y las cajas tienen barreras de infrarrojos que identifican si se produce una entrada o una salida.  Hay cámaras de vídeo que nos permiten ver que pasa en cada nido.  Los halcones están en la colonia entre febrero y julio. Se trata de una especie migratoria que inverna en África.




Proyecto HORUS:

El proyecto Horus es un proyecto de investigación desarrollado por investigadores de la Estación Biológica de Doñana (CSIC) que ha sido financiado por la Consejería de Innovación de la Junta de Andalucía dentro de la convocatoria de proyectos de excelencia (años 2006 y 2009). Tiene como objetivo desarrollar un sistema de monitorización automático en tiempo real de un ave de presa colonial, el cernícalo primilla (Falco naumanni). La colonia se encuentra en un paisaje agrícola, un buen modelo para los cambios a los que se enfrentan las especie que viven en estos medios en la cuenca Mediterránea ante la perspectiva cambios globales (cambio climático y cambio de usos del suelo).

La zona principal a monitorizar es el nido, por lo que se han construido cajas nido especiales, que denominamos "cajas-nido inteligentes", dotadas de componentes electrónicos para obtener datos precisos en tiempo real de los individuos que las utilizan para criar. La caja registra mediante sensores de infrarojos si un individuo entra o sale, mediante un lector de etiquetas RFID (radiofrequency identification) o PIT (pasive integrated transponder) incorporadas en las anillas, identifica el individuo de que se trata, una balanza electrónica pesa al individuo, y una cámara de vídeo graba vídeos y fotos cada vez que detecta un movimiento. Este sistema se complementa con la utilización de una cámara de vídeo con zoom óptico, que permite observar lo que ocurre en el exterior de la colonia. Toda la información recogida es procesada y almacenada por equipos informáticos para permitir su utilización a través de aplicaciones web, pudiéndose ser consultada en tiempo real y desde cualquier lugar a través de internet.

El objetivo es la monitorización a largo plazo de los individuos que componen la colonia, llegando a conocer tanto las diferencias individuales como los cambios de comportamientos adaptativos y no adaptativos a lo largo del tiempo. Es decir, a través de un seguimiento muy detallado de cada individuo, determinar por una parte en que medida los cambios que se observan en la colonia son capaces de seguir los cambios en el medio y por otra si esos cambios se deben a cambios en los comportamientos de los individuos o al reemplazamiento de unos individuos por otros con diferencias comportamentales.

Datos de la especie

El cernícalo primilla es el ave de presa más pequeña de Europa. Mide 29-32 cm de longitud y pesa entre 90-150 g. Se alimenta principalmente de insectos de gran tamaño y machos y hembras se diferencian en coloración, lo que se conoce como dimorfismo sexual. Los machos presentan una coloración gris azulada en la cabeza y un dorso de color castaño claro uniforme, mientras que las hembras y los juveniles son de color pardo. Es una especie migradora que cría en diferentes países Eurasiáticos (fundamentalmente cuenca mediterránea y grandes estepas asiáticas) e inverna en el África subsahariana.


Hembra y macho de cernícalo primilla
Sus presas principales son los ortópteros (saltamontes, cigarras y grillos), coleópteros (escarabajos) y miriápodos (escolopendras). Además, durante periodos puntuales de gran demanda de alimento como el cortejo o la alimentación de los pollos, también consume vertebrados de pequeño tamaño como ratones, topillos, musarañas, lagartijas y aves.

El cernícalo primilla busca su alimento en zonas abiertas, como estepas con poca o nula cobertura arbustiva o zonas cultivadas. En Europa occidental las poblaciones de esta especie están asociadas a medios agrícolas. Las colonias de cría que se ubicaban en pedrizas y cortados rocosos hoy en día se localizan mayoritariamente en edificios históricos o en casas de labranza, y sólo raramente en cortados rocosos.

   © Julio Blas

La especie busca los insectos de los que se alimenta en cultivos o en hábitats asociados a éstos como lindes o barbechos. En términos generales, el cernícalo primilla, es una especie tradicionalmente favorecida por las actividades agrícolas, por lo que en el pasado fue considerada como una de las rapaces europeas más abundantes. A partir de los años 60, sin embargo, se introdujeron una serie de cambios en los sistemas tradicionales de explotación agraria que produjeron un dramático declive de las poblaciones europeas de la especie. Dicho declive produjo la extinción de muchas de estas poblaciones (Austria, Hungría o Polonia, por ejemplo) y redujo de forma alarmante el número de efectivos poblacionales del resto. La población española, cifrada en 100000 parejas en los años 50 (Bijleveld 1974) disminuyó hasta las 4000-5000 parejas censadas en 1989 (González y Merino 1990) y a lo largo de los años subsiguientes se han ido acumulando evidencias que apuntan hacia la intensificación agraria como gran responsable de dicho declive poblacional.


Con el objetivo de investigar las causas de regresión de la especie en Andalucía y la relación entre las prácticas agrarias y el éxito reproductivo, investigadores de la Estación Biológica de Doñana, entre los que se encuentran los participantes de este proyecto, seleccionaron un conjunto de colonias Andaluzas caracterizadas por una diferente composición de cultivos en sus inmediaciones. Estas colonias han sido monitorizadas regularmente desde 1988, realizándose censos anuales, marcaje de adultos y pollos con anillas de PVC de lectura a distancia, recaptura de individuos, seguimiento de la reproducción, estudios de alimentación, etc... Del seguimiento pormenorizado de esas colonias deriva gran parte del conocimiento científico actual sobre la especie.

Información de la colonia

La colonia esta ubicada en el silo cerealista de La Palma del Condado (Huelva). De esta colonia existe un registro continuo de los parámetros reproductivos (número de nidos ocupados, número de nidos con éxito, número de pollos volados) desde el año 1998 hasta la actualidad. En esta colonia también se han anillado regularmente los adultos reproductores y los pollos nacidos. La colonia está constituida por unas 37 parejas reproductoras que anidan en los alféizares de las ventanas de la 6ª, 7ª, 8ª y 9ª plantas y en las celosías de las caras este y sur del cuerpo de escaleras del edificio. Los primeros registros de cría en este edificio datan del año 1994 cuando un grupo ornitológico local detectó algún intento de cría en las ventanas del edificio. A partir de aquí modificaron algunas ventanas para que la especie tuviera más lugares adecuados para nidificar.

Silo

La 6ª planta del edificio del silo es una planta diáfana con 20 ventanas y en las que habitualmente crían una media de 17 parejas. La tasa de ocupación anual de los nidos es muy elevada y las tasas de eclosión y éxito reproductivo están entre las más altas observadas en el conjunto de colonias controladas por nosotros. Esto indica una alta adecuación de este tipo de nidos a los requerimientos de la especie y que los usos agrícolas alrededor del silo de La Palma representan un hábitat óptimo. El silo es un edificio cerrado, de propiedad pública y sin valor histórico o artístico. Está conectado a la red eléctrica y telefónica. En el proyecto HORUS se ha instalado una red ethernet en la 6ª planta y se ha conectado el edificio mediante ADSL. También se han modificado las ventanas instalando cajas-nido que han permitido la instalación de sensores en la zona de cría.




                                                                                                                                                                                                                 


Marcaje y Anillamiento

El anillamiento científico de aves persigue el reconocimiento individual de los ejemplares marcados, lo cual permite el estudio de múltiples características de su biología. La utilización de anillas metálicas, tras múltiples años de experiencia, ha resultado ser un método irreemplazable por ser sencillo, eficaz y barato.


Cernícalo primilla macho

En el año 1988, la Estación Biológica de Doñana comenzó a estudiar el Cernícalo primilla (Falco naumanni) en Andalucía occidental. Además de la citada anilla metálica, se dotó a los ejemplares de anillas de plástico, anillas de PVC, con un código alfanumérico único. La principal ventaja que supone la utilización de anillas de plástico de lectura a distancia es que no requieren de la captura física del ejemplar para poder identificarlo, pues es posible leerlas mediante el uso de un telescopio, con las consiguientes ventajas tanto para el ave como para el investigador. Cada lectura supone que el individuo ha sobrevivido hasta entonces, que está físicamente ubicado en el lugar donde se le "recaptura" y que ha podido llegar a él tras migrar desde otra área, dispersarse desde otra colonia de cría, o bien haberse reclutado en su colonia de nacimiento. La utilidad de estos datos es obvia en estudios de dinámica de poblaciones, pues aportan información sobre parámetros fundamentales como son: supervivencia, migración y dispersión.

Las anillas utilizadas por la Estación Biológica de Doñana para el anillamiento de Cernícalos Primillas son de diferentes colores y todas ellas tienen un código alfanumérico de dos dígitos, esto es con dos letras, dos números, o un número y una letra en cualquier orden. Además, algunas de ellas pueden tener otro tipo de caracteres como una raya transversal entre los dos dígitos o antes de éstos. No todos los años se han elaborado las anillas con el mismo tipo de letra, por lo que hay que prestar especial atención a los caracteres, ya que si las letras no están bien rematadas no es difícil confundir la B con el 8, la G con el 6, etc.

A las anillas de PVC se les ha incorporado en los últimos años una etiqueta o "tag" RFID (identificación por radio-frecuencia), también llamado PITs (Pasive Integrated Transponder). Esto permite la lectura automática del código RFID mediante una antena situada a la entrada del nido.





                                                                                                                                                                                  




Comments