La Estrella de Cinco Puntas

“AÑO DEL SESQUICENTENARIO DEL NACIMIENTO DEL R:.H:. MIGUEL GRAU"

21 TEMAS DEL COMPAÑERO MASÓN 

TEMA N° 18

 

LA ESTRELLA DE CINCO PUNTAS: SU ORIGEN, SIGNIFICADO E INTERPRETACIÓN

 

 

La palabra Estrella, viene del Latín “stella”, y se da este nombre a cualquiera de los Astros que brillan en el firmamento y que se suponen con luz propia. Tiene varias acepciones, tales como: Estrella errante, Estrella fugaz, Estrella polar, Estrella de Venus, etc.

 

La estrella es uno de los Símbolos, cuyo empleo en Masonería es muy común, principalmente la de cinco puntas; además, es el nombre técnico que se da a las luces de la Logia.

 

Veremos ahora cual es su origen, como emblema masónico, y llegaremos a la conclusión, de que es originaria del Pentalpha de Pitágoras, palabra que deriva del Griego penta, “cinco” y “alpha” “A” o sea la primera letra de dicho idioma, que afecta la figura de un triángulo pequeño.

 

El “pentalpha”, es una figura Geométrica, construida por los Pitagóri­cos, quienes tomaron como base un triángulo, y así, uniendo cinco de éstas figuras sobre un pentágono, formaron la estrella de cinco puntas, pero no terminó ahí la estructura de este Símbolo, sino que, tomando el centro del Pentágono, trazaron líneas hacia sus vértices, dando como resultado otros cinco triángulos en el interior del pentalpha, que sumados a los anteriores, en realidad resultan diez; pero luego, cada ­triángulo lo subdividieron en otros cuatro, dando como consecuencia un conjunto de cuarenta triángulos más pequeños; en cuyo caso: ¿Cuál fue el fen6meno que se les presentó al centro de la estrella de cinco pun­tas? fue nada menos que otro pentalpha.

 

He aquí, el motivo por el cual los Pitagóricos consideraron a esta figura geométrica, como el “emblema de la perfección y el supremo saber".

 

En tal virtud, como Símbolo en las actuales Logias, representa a la unidad humana, "El Hombre”, a la fraternidad masónica, a la paz mundial, al amor universal, y a la naturaleza.

Parece que los Pitagóricos, al construir e introducir la estrella de ­cinco puntas, dentro de sus enseñanzas, tomaron como base, el triple triángulo enlazado, que usaban los Druidas y los Esenios; figura Geométrica que dedicaban a la divinidad, en atención a su estructura y significado esotérico, puesto que para ellos, también representaba a la inteligencia, la fuerza, la vida, la generación y la naturaleza, cir­cunstancias que concurren en todo ser humano.

 

Como se ve, el origen geométrico del pentalpha es el Triángulo; es decir, la base de la Trigonometría, tan extensamente aplicada en algunas ciencias.

 

Es por eso también, que la Masonería Simbólica, en la mayoría de las decoraciones y muebles de sus Logias, las encontramos de forma triangular, desde el documento que firman los Postulantes dentro de la cámara secreta, hasta el Ara, lugar de su Consagración.

 

Los discípulos de Pitágoras, para completar el simbolismo del pentalpha, colocaron, dentro de cada uno de sus triángulos, las letras de la palabra Griega Tfeia, la que actualmente encontramos cambiada por la Latina salus, pero que ambas significan “salud”, y de esta manera fue hecho el talismán de la muerte, que estudiaremos más adelante, en cámaras superiores.

 

Después de que Pitágoras introdujo este símbolo, entre las enseñanzas de sus discípulos, los Cristianos Primitivos, usaron la Estrella de Cinco Puntas, como emblemática de las cinco heridas del Salvador, y su inscripción es bajo la representación del cuerpo humano.

 

En la actualidad como símbolo Masónico , desempeña también el papel de estrella quinaria, que es la representación típica de la paz y el amor fraternal, tomando precisamente como base, la forma como se encuentra entrelazada.

 

No hay que confundir, la Estrella de Cinco Puntas, con la Estrella Flamígera, ni con el Sello de Salomón; pues la Flamígera, como su nombre lo indica arroja flamas o destellos. Y en su centro lleva la letra “G” y el Sello de Salomón está integrado por dos triángulos empalmados, es decir que lo forman seis puntas o pequeños triángulos.

 

Conocemos las interpretaciones que se dan actualmente a la estrella de Cinco puntas, pentalpha, pentagrama o estrella quinaria, que son los nombres con que se le conoce en Masonería; principiaremos por decir que se le señala como representativa del ser humano, porque en ellas están marcadas las cinco extremidades del hombre, la Cabeza, los dos Brazos, y las dos Piernas; sus cinco sentidos; la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto, también se encuentran comprendidos los cinco elementos naturales de los seres anumados, la materia, el espíritu, el alma, la fuerza y la vida.

 

Asimismo, la interpretación física, indica que en el Cuerpo Humano, están concentradas las cinco fuerzas o elementos, que la Naturaleza impone para perpetuizar su acción en el Mundo las cuales son: la Tierra, el Agua, el Aire, el Fuego y el Tiempo, en el concepto de que cada Triángulo del Pentagrama representa a uno de dichos factores, los que constantemente están obrando como fenómenos químicos, sobre los seres y las cosas, indispensables para la vida eterna. 

 

El fenómeno genealógico, aplicado a la Estrella de Cinco Puntas, consiste en la explicación geométrica Pitag6rica, de la reproducción de figuras triangulares, que hacen aparecer, dentro de dicho emblema otro pentagrama más pequeño; y si continuamos repitiendo la misma operaci6n resultaría, que la Estrella de Cinco Puntas se reduciría a un punto, o sea que volvería a su verdadero origen, y por lo tanto quedaría convertido en una molécula.  En ese caso no había más remedio que recurrir nuevamente al triángulo, para poder volver a su forma normal, a la figura de cinco puntas.

 

En esa forma se explica, la reproducción de los seres y las plantas, ­nacen, "Vienen a la Vida", crecen, “La Naturaleza los alimenta", se reproducen, "continúan la obra de la creación", y mueren, "Vuelven a su ­Origen", para después repetir el mismo fenómeno indefinidamente, de nacimiento, vida y muerte, representado por cada Triángulo, con relación a la fuerza generación o germinación, desarrollada por la propia natu­raleza.

 

Como se ve, el simbolismo de la estrella del compañero masón, tiene muchas aplicaciones; muchas de ellas se irán descubriendo con conocimientos más profundos en grados superiores.

 

También comprobamos que el triángulo, en esta Segunda Cámara, sigue dándonos a conocer nuevas enseñanzas, formando con él figuras geométricas más complicadas, pero no cabe duda, que si esas figuras son distintas, su origen es el mismo: el “Triángulo”.

 

Así la Naturaleza, nos muestra sus obras en distintas formas, su ac­ci6n la aplica de diferentes modos, sus medios de producción y repro­ducción, son variados, y algunas veces hasta desconocidos por la ciencia, pero su origen es el mismo e igual es su fin; en una palabra, la naturaleza es inmortal.

 

También diremos, que la Insignia que Nuestra Orden impone al Lubetón al ser recibido en su seno es nada menos que una estrella quinaria, la que simboliza el nacimiento de un nuevo ser, no precisamente dentro del Mundo Profano, porque ahí, espiritualmente. se le considera amorfo sino dentro de la luz masónica simb6lica, en donde ya se le considera preparado y educado dentro de las ideas liberales por sus progenitores, los que irremisiblemente deben haberle conducido hacia el perfecciona­miento moral e intelectual establecido por el grandioso símbolo de la estrella quinaria, su divisa.