El númeró cinco y su interpretación simbólica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“AÑO DEL SESQUICENTENARIO DEL NACIMIENTO DEL R:. H:. MIGUEL GRAU” 

21 TEMAS DEL COMPAÑERO MASÓN

TEMA N° 17

EL NÚMERO CINCO, SU INTERPRETACIÓN SIMBÓLICA

 

 

Cinco se representa por medio de un Signo árabe, cuya palabra viene del Latín “quinque” que significa Quinto y es un número que se compone del binario y el ternario o sean dos y tres, cinco.

 

Los números entre los Antiguos, constituyeron siempre un tema de estudios Kabalísticos propios de aquella época.

 

El Kabala o cábala, es la tradici6n que existe entre los Rabinos y los Doctores Judíos, o sea el Arte Quimérico que desde épocas remotas vie­nen profesando para adivinar por medio de la combinación de letras, palabras y números, el texto de las Sagradas Escrituras.

 

La palabra Kabala, viene del Hebreo "Kibbel”, y significa Lección, Tradición o Enseñanza, que consiste en la combinaci6n de los números, llamada actualmente “enseñanza numérica o de los números místicos”, cuya aplicación en la Masonería, es una serie de principios y reglas cuya base son los Signos 1, 3, 5, 7 y 9 o sean los números Impares, consi­derados como tradicionales debido a sus múltiples combinaciones, y por dar la idea de ser los más perfectos, para llamarles "números positi­vos”.

 

Dentro del sistema Numérico impar, el Compañero encontrará un sin núme­ro de problemas cabalísticos, pero por ahora, sólo cabe ocuparnos del número cinco, cuyas enseñanzas son competencia de este Grado.

 

Los Pitag6ricos consagraron gran parte de sus estudios a la aplicación de los problemas y combinaciones numéricas, y descubrieron muchas pro­piedades dentro de su aplicación, que hasta la fecha nos son conocidas.

 

Según la Kabala, el cinco para su mejor descripción está formado por cinco Signos que son: el 1, 2, 3, 4, y el 5.

 

El uno, o la unidad, es el símbolo de la igualdad, la identidad, la existencia, la conservación, la armonía, etc.

 

La cifra o número uno, tiene sus combinaciones, y representa al hombre dotado de vida y si. le agregamos en la parte superior, un pequeño semicírculo hacia la derecha, resulta la Letra “P”, que representa al Símbolo de la paternidad o del poder creador; y si a la “P”, le agregamos un rasgo hacia abajo, se forma la Letra "R", que es el emblema del movimiento, la evolución y la vida.

 

Por último, el número uno, representa al origen, al principio, al medio y al fin de todo lo creado por la naturaleza.

 

El dos, duad, es por el contrario emblema de la diversidad, desigual­dad, la división, la separación, la oposición, etc.

 

El Número dos, es el símbolo del estado de imperfección del hombre, y de los Elementos Naturales, cuya acción. se manifiesta por medio de fen6menos dudosos.

 

El tres, o triad, es el símbolo de la amistad, la concordia y la tem­p1anza; el presente, el pasado y el futuro; el nacimiento, la vida y la ­muerte.

 

El Triad Geométrico, se manifiesta, primeramente, por una línea, la que en sí, no representa ninguna figura perfecta, dos líneas ya forman un ángulo y por lo mismo se acerca más a la perfección, y tres líneas unidas por sus vértices o extremos, forman el triángulo, que constitu­ye la primera de las figuras Geométricas, y base de la trigonometría y las matemáticas, por lo tanto, su aplicación es infinita, y por eso se le considera al tres como el primer número impar y un signo perfecto.

 

El cuatro o cuatribium, está considerado como un número sagrado porque contiene las cuatro Letras del Nombre del Creador y así los Egipcios le llaman: Anum, los Persas Sura, los Griegos Zets, los Escandinavos Odin, los Sirios Toth, los Fenicios As‑Ur, los Esclavos Nebo, los Latinos Deus y los Hispanos Dios, por lo tanto, esta circunstancia fue la que originó la creación del  Tetragrámaton de los hebreos y el tetractys de los Pitagóricos, símbolos ante los que antiguamente se prestaban los solemnes juramentos de subordinación, lealtad y fidelidad a los principios fines y costumbres que se practicaban.

 

El número cuatro, Geométricamente, representa a la Segunda de las figuras o sea al cuadrado, formado con el concurso de dos Triángulos, y desde luego manifiesta el primer principio de aplicación de la Trigonometría, como base de la perfección, y punto de partida para el conocimiento científico de dicha ciencia.

 

El número cinco o quinario, designa a la quinta esencia Universal, a la esencia vital, al espíritu vivificado, al eterno movimiento genealógico y la fuerza intelectual humana.

 

El cinco representa también a los elementos Naturales del Mundo; la tierra, el agua, el aire, el fuego y el germen y por eso, los griegos formaron su pente, Cinco y Pan, Todo; que constituye, a su vez, el jeroglífico de Juno como diosa del Matrimonio.

 

Las combinaciones que ofrece el Cinco en la Ciencia Kabalística son menores que las del Número siete, y mayores que las del tres, a las que sirve de intermedio para todas las operaciones.

 

Si el Número cinco se compone del primer par, el dos, Símbolo de la hembra, y del primer impar el tres, emblema del macho, no cabe duda que los antiguos justificaron su aplicación como el signo del Matrimo­nio.

 

En la   Geometría, el número cinco forma la figura del pentagrama cuya estructura es el concurso de Cinco Triángulos agrupados, es decir, que la figura de tres lados, continúe siendo la base de todas las medidas y por lo mismo, demuestra la justa aplicación de la trigonometría cuya primera operación en este caso es la superficie del triángulo, base por aa mitad de al        Altura y que da origen a la fórmula de "B" por “A" sobre dos.

 

Veremos ahora algunas de las aplicaciones del Número cinco en las di­versas ramas de la Ciencia y en la Masonería y veremos: Que el lustro, medida del tiempo se compone de Cinco Años, los Judíos reconocían en ­Moisés, como el autor de los Cinco Libros del Antiguo Testamento o del Pentateuco, los que más tarde fueron designados por los Romanos, según las materias que en ellos se trata, como; Génesis o Historia de la Creación del Mundo, Éxodo o la salida del Egipto, Levítico o las Leyes y ceremonias Religiosas, Números o la Enumeración de los judíos, y Deuteronomio o la segunda Ley.

 

A la felicidad se le consideran Cinco Ramas, el Adorno, el Amor, el Socorro, el Trabajo y la Satisfacción.  El mundo se divide en cinco grandes partes: Europa, Asia, África, América y Oceanía, el hombre tiene cinco Sentidos: la Vista, el Oído, el Olfato, el Gusto y el Tacto.  El Pentalfa tiene cinco letras, en cada uno de sus triángulos la S, la A, la L. la U, y la D.  Cinco extremidades tiene el  hombre: la cabeza, los dos brazos y las dos piernas.

 

El Compañero, al ser elevado a su Cámara, se le hace Cinco preguntas, se le hacen dar cinco viajes, Cinco pasos constituyen su marcha, Cinco son las baterías del Grado, son Cinco las escuadras que forma al ejecutar su Signo, los Tocamientos son Cinco, tiene que ascender Cinco escalones durante el estudio de sus ciencias, las luces que lo iluminan en su camino son Cinco, la Estrella símbolo del Grado ostenta Cinco pun­tas, son Cinco el número de años que simb6licamente tiene que emplear para pasar de un grado al otro, etc.

 

Como se ve, El Compañero Mas6n, tiene infinidad de aplicaciones para el número Cinco, que sería muy largo de enumerar, pero sin embargo, su filosofía es digna de un profundo estudio, cuya explicaci6n iremos cono­ciendo dentro de las Cámaras Superiores.

 

El quinario es objeto y tema de los estudios del Segundo Grado y por eso el que cursa esas enseñanzas, se encuentra con que es un símbolo que en Logia se manifiesta por todas partes hasta dentro de sus instrumentos de trabajo que son: el Martillo, el Cincel, la Escuadra, la Re­gla y el Mandil.