4. LA REFORMA

 

LA REFORMA

Capítulo 4

Introducción

La situación religiosa y económica de Alemania a principios del siglo XVI era crítica en muchos sentidos. Los impuestos papales y la intromisión papal en los nombramientos eclesiásticos eran considerados generalmente opresivos. El manejo de los asuntos clericales por la curia papal era considerado costoso y corrompido. Los clérigos del país eran criticados por los ejemplos indignos de muchos de ellos, tanto de los que estaban en situación elevada como el clero bajo. El comercio estaba inquieto ante la exoneración de impuestos al clero, la prohibición de cobrar intereses, los muchos días feriados, y el apoyo de la iglesia a la mendicidad. Tanto el pueblo como la nobleza veían muy mal el hecho de que la Iglesia poseyera inmensas extensiones de tierra. Además, los campesinos que trabajaban estas tierras estaban en muy mal estado social, cultural y económico, y encima de todo estaban obligados a pagar el diezmo a la iglesia local. A estas causas de intran-quilidad se agregaba el fermento del humanismo alemán que surgía y la agitación del despertar religioso popular que dieron lugar a una conciencia de salvación. Era evidente que, si todos esos agravios podían hallar heroica expresión en un caudillo decido a su voz, de hecho alcanzaría gran resonancia. Esa figura fue Martín Lutero.

LOS REFORMADORES

LUTERO nació el 10 de Noviembre de 1483 en Eisleben, donde su padre era minero. Después de cursar sus estudios preparatorios en Mansfeld, Martín Lutero ingresó -en 1501- a la Universidad de Erfurt, donde fue conocido como estudiante aplicado, sobre todo en música. El movimiento humanista que empezaba a hacerse sentir en Erfurt, tuvo poca o nula influencia sobre él, más le interesaba la escuela de filosofía escolástica que seguía en Occam, aunque también leía bastante los clásicos latinos.

La reforma, claro está, es un término técnico que significa la separación de los refornadores de la iglesia como se había desarrollado en la Edad Media, y que se conoce como Iglesia Católica Romana. Pero en realidad lo que la reforma significaba era el alejamiento de los elementos huma-nistas que intervenían en la iglesia durante la época medieval.

He aquí una muestra de un sermón pidiendo indulgencias:

«………….Esta no es una indulgencia ordinaria. Por ella se construirá la catedral de San Pedro en Roma, y Uds. se unirán en cada misa que se ofrezca desde hoy hasta el fin del mundo».

Lutero hacía conocer sus pensamientos acerca de la salvación preparada por Dios :

«Nuestro Señor Jesucristo, al venir a sufrir y morir ha pagado ya por nuestra salvación y para siempre. ¿Cómo puede, entonces, un simple ser humano, monje, príncipe o papa pretender un mayor pago?.

También declaró en otra ocasión :

«En materia de fe no creo que ni el concilio, ni el papa, ni ningún hombre tenga poder sobre mi conciencia, y cuando difieren de las Escrituras reniego del papa, del concilio y de todo. Un sim-ple laico guiado por las Escrituras es más grande que el más poderoso papa sin ellas».

Cuando el alba del renacimiento se acercaba a su fin en el sur de Europa, la Reforma vino a explotar en el norte de Europa.

Martín Lutero colocó sus 95 tesis en la puerta de la Iglesia Wittenberg el 31 de Octubre de 1517.

ULRICO ZUINGLIO nacido el 1ro de Enero de 1484, fallecido el 11 de Octubre de 1531. Fue uno de los principales reformadores de la Suiza de habla alemana, hizo que Zurich rompiera con la Iglesia de Roma,. Más tarde Inglaterra rompió con ella también.

JUAN CALVINO, el reformador ginebrino escribió su «Institución» en 1536.

Martín Lutero tradujo la Biblia al Alemán, lo que propició que se tradujera a otras lenguas, y que así, muchas personas leyeran la Biblia todos los domingos por ellos mismos.

Pagina 16

LAS IDEAS REFORMISTAS

La Biblia demostró que las personas individuales podían llegar a Dios por la fe, sobre la base de la obra completa de Cristo. Todo era sólo por la gracia de Dios.

Los hombres de la reforma tuvieron que destruir estatuas e imágenes sagradas, bajo las cuales los dioses paganos eran adorados. Hacían esto, no porque depreciaran el arte, sino por el particu-lar significado religioso de estas imágenes como algo divino. De la misma manera en la reforma, algunos de los hombres y mujeres de la reforma, muchas veces hasta los adoradores mismos de imágenes destruyeron varias de las estatuas y pinturas de santos y vírgenes o «madonnas».

Desearíamos hoy día que las hubieran tomado y depositado en una bodega durante unos 100 años y luego se podrían haber sacado y puesto en un museo. En ese momento de la historia eso era demasiado pedir. Para el hombre y la mujer de la reforma éstas no eran objetos de arte, eran imágenes para adorar, obstáculos que se interponían entre ellos y Dios. Habían descubierto el énfasis bíblico: «Sólo hay un mediador, Jesucristo» (1Tim. 2:15). Estas imágenes vinieron a representar, para ellos lo que antes habían rechazado en su religión, ¿Qué habían rechazado?

1) Que la iglesia había igualado su autoridad con la autoridad de la Biblia, decían: «Sólo hay una interpretación adecuada a las Escrituras, la que la iglesia ha establecido. Si las Escrituras estu-vieran en las manos de cualquier hombre, cualquier loco, o quien leyera en su propio idioma y lo interpretara el mismo, ¿que pasaría?». A esto respondía Lutero: «Pues entonces tendríamos más cristianos»

2) Que la iglesia legó a la obra completa de Cristo para la salvación, las obras del hombre.

Juan Tetzel decía a la congregación:

«¿Quién vería a su madre en llamas, si cuando con una ofrenda de plata pudiera librarla? Ya que en cuanto la moneda caiga al cofre un alma recibe el descanso eterno». y,

3) Que desde el tiempo de Tomas de Aquino la voluntad había sucumbido pero la mente no. Esta idea dio lugar al renacimiento del Sur, que estaba basado en un ideal humanista.

El hombre se convirtió en el centro y la medida de todo. La combinación del pensamiento Bíbli-co y pagano se advirtió de varias maneras. Rafael, por ejemplo compuso su «Escuela de Atenas», la cual representa la escuela filosófica de molde aristotélica. Luego una representación de la iglesia que fue llamada «Disputa» porque tiene que ver con la naturaleza de la misa. Se encuentra en el muro opuesto.

Miguel Angel en el techo de la Capilla Sixtina en el Vaticano también combinó enseñanza Bíblica con el pensamiento pagano. El hizo los profetas paganos igual que los del Antiguo Testamento.

EL HUMANISMO CRISTIANO

GUILLERMO FAREL (1489-1565). Reformador de la Suiza francesa, antes de la aparición de Calvino. Mostró y apoyó una segunda clase de humanismo que fue expuesta más claramente por ERASMO DE ROTTERDAM (1466-1536). Erasmo ayudó a los reformadores a editar el Nuevo Testamento en griego (1516), enfatizando en el prefacio la necesidad de traducir el Nuevo Testa-mento en el idioma de las gentes. Algunos han llamado el concepto de Erasmo «humanismo cristiano», pero fue menos consistente que el cristianismo. Erasmo y sus seguidores querían una reforma limitada dentro de la Iglesia mientras que los reformadores querían regresar a la Iglesia en su forma original.

Entonces Farel quiso separarse de Erasmo para hacer claro que él estaba en contra de toda for-ma de humanismo.

Dentro de la reforma hubo diferentes opiniones pero sin embargo, dentro del humanismo te-nemos dos ramas diferentes:

a) El humanismo en sí o del renacimiento

b) El humanismo de Erasmo o humanismo cristiano.

Farel estaba en contra de estas dos formas de humanismo. Y aunque Erasmo hizo una contribu-ción a la reforma al editar el N.T. en griego su humanismo cristiano era más débil que una cris-tiandad consistente y Farel, pues, se le opuso.

Pagina 17

RETORNO A LA BIBLIA

La gente necesitaba de la verdad dada por Dios en la Biblia y así saber cómo estar bien con Dios. Necesitaban que les indicaran cuál era el significado de la vida, lo que es correcto y lo que no lo es.

Necesitaban de un Dios existente, un Dios que hablara en una forma que se le pudiera enten-der.

Cierta vez, Lutero dijo: «Creo que he encontrado la verdad al fin», y luego agregó: «Y cuando la encontré pareció que las puertas del cielo se habían abierto, Rom. 1:17 : Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe, no por lo que se hace por sí mismo, no por adorar las reliquias, cantar la misas, hacer peregrinaciones a Roma, obtener el perdón de sus faltas, sino por fe en lo que Dios ha hecho a través de su Hijo». El hombre necesitaba sólo a Jesucristo.

Cuando Dios dice en la Biblia cómo es él, la persona posee la verdad sobre Dios; porque la persona es finita, limitada no tiene un conocimiento exhaustivo sobre Dios, lo que tiene es la verdad sobre Dios.

Por lo que Dios expone en las Escrituras, el hombre recibe la verdad sobre la moral, el significa-do y los valores. La Biblia también nos habla acerca de la humanidad y la naturaleza, por ejemplo el por qué las cosas existen, y el por qué de la forma que tienen.

El hombre de la reforma no tenía problemas al tratar de determinar el significado de los univer-sales y del individual -o sea, los particulares- en la forma en que el hombre humanista del renaci-miento lo hacía porque la Biblia crea una unidad entre los universales y las cosas individuales, o sea los particulares. Nos hace conocer tanto a Dios como el Universal último, y también al hombre y la naturaleza. Debemos enfatizar, sin embargo, que la reforma no fue una edad de oro, no fue perfecta. En muchos sentidos no era congruente con la Biblia y su enseñanza, aunque los reformadores trataban de acoger y poner ésta como norma para la teología y la vida personal.

ERRORES DE LOS REFORMADORES:

Un primer error de los reformadores fue la falta de equilibrio de parte de Lutero en la guerra de los campesinos. Uno de los resultados inmediatos de la reforma alemana fue la proliferación de predicadores, que se levantaron en base a «revelaciones» oponiéndose tanto al romanismo católico como también a los reformadores. Uno de estos era Tomas Münzer, hombre de acción que encabezó violentos ataques a monasterios y predicaba contra los «sin Dios». Estos excitaban continuamente a los campesinos hacia la rebelión. El estado de los campesinos alemanes había sido de creciente miseria, especialmente en el sudoeste de Alemania, donde los campesinos contemplaban mejores condiciones de vida en los de Suiza, alimentando cada vez más el descontento.

En Marzo de 1525, los campesinos presentaron doce artículos reclamando el derecho de cada comunidad. Si se compara con los reclamos de hoy, aquellos eran muy razonables, pero para aquella época eran revolucionarios.

Al principio Lutero intentó actuar como mediador, pero cuando la mal dirigida revuelta cayó en mayores excesos, se volvió contra los campesinos y exigió que los nobles los aplastaran con la espada. La rebelión de los campesinos acabó en una horrenda carnicería. Le faltó a Lutero sentido de equilibrio en el trato de esta revuelta.

El segundo error de los reformadores fue la falta de celo para alcanzar a otros con el mensaje cristiano. Y así, a pesar de muchas y serias inconsistencias, el hombre de la reforma, en su ense-ñanza central regresó a la Biblia en su instrucción y al ejemplo de la Biblia antigua y así se abrió un nuevo cambio, no solo en el aspecto religioso, sino también en el cultural y en el social.

LA MUSICA

La música de Juan Sebastian Bach, que hoy se escucha en todo el mundo es el resultado directo de la reforma cultural y también de la cristiandad Bíblica de esa época. Su obra en efecto, es la combinación de aquellos compositores que se rebelaron con la reforma.

Bach puso en latín sobre una de sus partituras con su puño y letra: «Sólo a Dios se le debe la gloria».

La reforma trajo música. Por ejemplo el Salterio de género con 1562 himnos. Teodoro de Beza

Pagina 18

(1519-1605) tradujo los Salmos y la melodía de ellos fue compuesta por Luis Bourgeois (1510-1570). Lutero mismo, como todos sabemos, fue un gran músico. Otros músicos brillaron en la reforma, pero sería muy largo enumerarlos.

EFECTO POSTERIOR DE LA REFORMA

Debemos entender que la reforma tuvo muchas facetas, aunque en realidad los resultados de la reforma no se advirtieron de inmediato, sinó a lo largo del tiempo. Desde el mero principio las formas de vida empezaron a cambiar gracias a la base de la enseñanza de la reforma. El gobierno de la Iglesia por los diáconos de la congregación dejó libre el paso para un mayor desarrollo democrático.

«El hombre, según la Biblia, está hecho a la imagen de Dios, por lo tanto tiene dignidad»

En los tiempos de la reforma, esto significaba que todas las vocaciones en la vida eran dignas; la del modesto mercader, o la de la ama de casa, así como la del rey.

Por otro lado, la Biblia dice que el hombre está decayendo. Se ha revelado contra Dios, así es como el hombre de la reforma podía explicar la grandeza y la dignidad del hombre y también su crueldad.

El hombre de aquel tiempo no vivía en un mundo saturado como el hombre de hoy en día. El arte era una parte íntima de la vida. La reforma tenía una estrecha relación con la cultura. El pintor LUCAS CRANACH (1472-1553) era amigo de Martín Lutero. Pintó a Lutero y su esposa muchas veces. Entre ellos había una estrecha relación de amistad, pues ambos eran padrinos de sus propios hijos.

ALBERTO DURERO (1471-1528), célebre pintor alemán que mejor encarna y resume los ideales estéticos de su país y de su época, anota en su diario lo siguiente:

«El viernes anterior al domingo de Pentecostés en 1521, llegaron noticias ante mí de que Martín Lutero había sido capturado a traición, ya que, cuando alertado el emperador Carlos, le ordenó que lo acompañara con su guardia imperial, él tenía confianza en esto».

Ahora, Alberto Durero no quiso que se anotara esta anotación:

«La noticia de que Martín Lutero había sido capturado parecía ser falsa, su vida estaba en peligro, pero sus amigos lo escondieron y fue cuidado por el Espíritu Santo. Y si hubiéramos perdido a este hombre, que ha escrito claramente como ninguno de los que han vivido durante los pasa-dos ciento cuarenta años y que se le ha donado un espíritu tan evangélico. Te alabamos oh Altí-simo Señor».

Durero es, sin duda, un hombre de la reforma, según examinamos el diario que escribió en ese entonces, cuando a Martín Lutero se le creía muerto. En él indica con mucho detalle que estaba mirando atrás, hacia los hombres de la pre-reforma y estos hombres era Juan Huss y Juan Wyclif.

JUAN HUSS (1369-1415), fue un lector de los escritos de Wyclif y predicó sus doctrinas, espe-cialmente la liberación de la autoridad papal. Fue condenado y quemado en 1415. Su lucha ha influenciado grandemente especialmente en su tierra Bohemia, donde la reforma entró con firmeza. Huss tuvo tremenda influencia en Alemania durante esa época y Durero lo expone en su diario muy claramente. Cranach recuerda a estos hombres, y su obra se deriva de ello, más aún si se examinan sus grandes obras. En el Apocalipsis, por ejemplo, que se llevó a cabo antes de las 95 tesis de Lutero que se clavaron en la puerta de la iglesia de Witenberg. Se observa la fuerte interacción bíblica, de hecho, en su propia obra. La influencia Bíblica se advierte en todas las obras de arte que producía.

Las huellas de la creatividad del hombre representan su concepto del mundo -que casi siempre se deja entrever- y el arte que surgió de la reforma muestra las huellas de su base Bíblica. Para Durero el mundo de Dios tenía valor verdadero, pero no valor por sí sólo. Era una creación de Dios.

Muchas obras de arte surgieron de la reforma cultural. Por ejemplo: «El levantamiento de la Cruz» por REMBRANDT (1606-1669), pintor holandés. En esta obra Rembrandt se pintó a sí mismo, usando su boina de pintor, él levanto a Cristo sobre la cruz, dando a entender a todo el mundo, que sus pecados habían enviado a Cristo a la cruz. Su obra indica que era artista de la reforma.

Pagina 19

La naturaleza no era menospreciada, ni tampoco se le idealizaba, era algo para disfrutarse, como la Creación de Dios.

Así también, tenemos que Rembrandt pintó un cuadro, en el que aparece su esposa en el lecho conyugal aguardándolo, extendiendo sus hermosos brazos hacia él. Allí se puede apreciar amor y delicadeza. Rembrandt entendía que Cristo era todo en la vida, y sin él, no hay nada.

Reforma y Cultura

La reforma no menospreció, pues el arte y la cultura, más bien la produjo y la apoyó; quién diga lo contrario no es honesto. La reforma tuvo mucha influencia en la cultura, en lo teórico y en lo práctico. En lo teórico, por que estas personas -Si se examina a los eruditos holandeses, por ejemplo- realmente creían en el señorío de Cristo sobre la vida en total. Veían a la naturaleza como algo maravilloso, las hojas, las flores, algo bello, ya que era el Universo de Dios. En lo práctico, por supuesto, sencillamente produjo más cultura, fluyendo así el arte como ríos.

La pintura de la reforma holandesa es uno de los puntos máximos de la pintura en el mundo entero. Todo ese arte aparece como obsequio de Dios, y en especial en el área de la música, como el propio Lutero lo consideraba.

LA MUSICA

Francis Schaeffer muestra un libro con los Salmos con arreglo musical, llamado «Salterio de Ginebra». Algunas personas creían que era muy alegre y hasta con ironía lo llamaban «gibas ginebrinas», restándole importancia musical. El propio Martín Lutero era un excelente músico; tenía buena voz de tenor, y como instrumentista se desenvolvía con destreza y vigor. Cuando su maestro editó el libro de cantos de Witenberth, Lutero mismo escribió en el prefacio: «No soy de la opinión de que todas las artes deban ser destruídas, ni que perezcan a través del evangelio como personas fanáticas pretenden, pero con gusto querría verlas, y en especial la música, como sirvientes de Dios, quién las creó y nos la donó».

En cuanto al cancel o biombo que separaba a la congregación del altar se removió, porque la Biblia abierta a la vista de la gente significaba el acceso directo a Dios.

También la congregación pudo acercarse a Dios directamente cantando por primera vez en muchos siglos. Lutero mismo compuso la letra de la canción: «Castillo Fuerte es Nuestro Dios». A partir de la reforma se puede decir que la Iglesia Cristiana comenzó una nueva forma de adoración por medio del canto congregacional, cuya práctica se ha extendido hasta nuestros días.

LIBERTAD EN EL NORTE Y SUR

Hasta cierto punto, en el desenvolvimiento del renacimiento se pudo haber ido en una buena dirección o en una mala. La libertad se introdujo lo mismo en el norte por la reforma, que en le sur por el renacimiento. Pero en el sur se produjo violencia, la razón fue que el humanismo del renacimiento no pudo proporcionar un significado para las cosas individuales, para los particulares o los absolutos en el área de la moral. El humanismo que comenzó con el hombre como centro no llegó, ni llegará a tener jamás un significado para el hombre.

Pero en el norte, el hombre de la reforma, guiado por las Escrituras, recobra su dirección y la totalidad de la vida, y así como la naturaleza, se convirtieron en algo bello y digno. Al hombre se le dio una razón para ser libre, y se le dio una razón para ser grande y todavía se precisan valores absolutos. Puede decirse de esta manera: los elementos humanistas del renacimiento se centraron en el hombre autónomo, la reforma se centró en el Dios infinito y personal que no había guardado silencio, sino que había hablado a través de la Biblia. Por eso Lutero pudo decir:

«A menos que me convenzan por las Escrituras estaré sujeto a mis creencias por el texto de la Biblia».

«Mi conciencia depende de la palabra de Dios. Aquí me estaciono. No puedo cambiar. Mi alma proteja Dios.

Amen»

Resultados de la Reforma

- Porque la reforma se centró en el Dios infinito y personal el hombre obtuvo respuesta al

Pagina 20

significado de las cosas individuales, incluyendo al hombre. La Biblia da una respuesta a lo Uni-versal y a los particulares.

- Solucionó el problema: particulares vs. universales

- La ciencia y el arte estaban libres para operar sobre las bases de lo que Dios había revelado en las Escrituras.

- Quedó claramente establecido que:

* Todas las vocaciones son dignas

* Todos los hombres son iguales

* Todos los hombres son culpables

* Todos los hombres necesitan ser reconciliados con y por Dios.

El hombre de la reforma ya podía ser libre de aquella opresión que significaba la esclavitud de las obras para su salvación ¡Cuantas! ¿Cien?, ¿doscientas? ¿Cuántas? Pero cuando llegamos al evangelio, a las buenas nuevas de que Cristo ya lo hizo todo y aceptamos esto mediante nuestra fe, quedamos libres de esta horrible limitación de que se ha tratado aquí. Nos brinda otras muchas libertades. Porque es una terrible limitación, en verdad como hombre, y hombre finito, tratar de hacer uno mismo su propia salvación y actuar como Dios y lograr propios absolutos. No se puede. Es una esclavitud terrible que aplasta trágicamente al hombre.

Pero, repentinamente, cuando encontramos en la Biblia misma todo lo que nos proporciona, quedamos libres para funcionar en la vida.

«Porque Jehová da la sabiduría.,

y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia»

(Prov.2:6)

Pagina 21

Comments