Historia de la Institución

HISTORIA DE LA FUNDACIÓN DE LA

ASOCIACIÓN HOGAR DE ANCIANOS

OFELIA CARVAJAL DE NARANJO

Desamparados – San José

 

              Es una Asociación sin fines de lucro y de bienestar social, Cédula Jurídica No. 3-002-045429, domiciliada en Desamparados, San José, 200 metros sur - 200 oeste del Cementerio, teléfonos 2259-1187, FAX 2259-3430, bajo la autoridad de la Asamblea General de Asociados, Junta Directiva, con una Dirección  Ejecutiva, personal distribuido por turnos para brindar cobertura las 24 horas, los 365 días del año.  
 

              A mediados del año 1978, el Cura Párroco José Luis Cortés Salas y la educadora Clara Amelia Acuña Sánchez de Sojo, pensaron en la necesidad de crear un Hogar para los ancianos desvalidos del Cantón.

 

              Lograron convencer a un grupo de personas y fue así como un viernes  3 de junio del 1978, se realiza la Primera Asamblea General, después de numerosas reuniones, llamadas y visitas personales para lograr apoyo a la idea de la creación del Hogar.  Las reuniones se efectuaban en la Casa Cural y en la casa de Dona Clara Amelia.

 

             Se integró una Junta Directiva Provisional, mientras se constituía legalmente la Asociación.  Como base económica, se contaba con cincuenta mil colones, que el diputado Don Carlos Luis Fernández consiguió a manera de partida específica.

 

             Bajo la dirección del Padre Cortés y de Doña Clara Amelia, quienes trabajaron intensamente se logró dar forma al Proyecto, para fundar un hogar para los ancianos desvalidos del Cantón.

 

             Con el apoyo de un Delegado del IMAS y abogados amigos, se redactaron los Estatutos, a fin de que la Asociación pudiera constituirse legalmente. Se buscó el apoyo del diputado por Desamparados, Don Marcos Tulio Naranjo Carvajal, y surgió la idea de ponerle al Hogar el nombre de la madre del diputado, “Ofelia Carvajal de Naranjo”.

 

               Se constituyó la primera Junta Directiva, la Primera  Asamblea General nombró a Dona Clara Amelia Acuña como Presidenta de la primera Junta Directiva. Se inició una intensa labor, tendiente  a la organización de los entes legales de la Institución y de la compra de un terreno para edificar los edificios con el fin de instalar el Hogar.

 

                Quedó conformada el Acta Constitutiva de la Asociación.  En un principio  vinculada a la Arquidiócesis de San José, pero luego, debido a problemas con personas de la comunidad, las cuales alegaban derechos sobre la propiedad, adquirida con grandes esfuerzos por  la Junta Directiva, y porque querían destinarla a otros usos, se estableció legalmente que el Hogar era  patrimonio de la Asociación para servicio exclusivo de la población anciana.  Con argumentos legales, y la comprensión y apoyo de las máximas autoridades eclesiásticas, se logró, tras dura  y muy larga pelea que los grupos que pretendían desalojar a la población anciana, para dedicar los terrenos e instalaciones a otros usos, desistieran.

 

               El Padre Cortés, iniciador y gran colaborador en la creación del Hogar, fue trasladado a otra Parroquia.  Su aporte y dedicación no se olvidarán jamás en la comunidad  de Desamparadeña.

 

                La primera Junta Directiva fue constituida por:

 

                     Presidenta                                     Clara Amelia A cuña de Sojo

                     Vice-Presidenta                          Mercedes Méndez Arroyo

                     Secretaria                                      Luz Marina Fallas Calderón

                     Vocal 1                                           Carlos Borbón Montoya

                     Vocal 2                                            Providencia Lorga Espada

                     Vocal 3                                            Flor Abarca Herrera

 

               Se trabajó constantemente e intensamente, con sacrificio, abnegación y absoluta dedicación.  Doña Clara Amelia, su esposo Don César, junto con sus cuatro hijos (e hijas) constituyeron un potente equipo de trabajo, núcleo de los grupos colaboradores. Con mucho esfuerzo se logró comprar a crédito, por

¢ 450,000.00, el terreno para la construcción. Se le compró al señor Jorge Pérez, quien concedió un plazo para la cancelación total.  Una parte se pagó con el producto de actividades organizadas para generar recursos, y otra parte se cancelaría con bonos de gobierno, conseguidos  por el diputado Don Marcos Tulio Naranjo.  Con tal mala suerte que no se pudieron hacer efectivos.

 

               Después de varias gestiones del Padre Cortés, Don Edgar Garita y Doña Clara Amelia de Sojo, se logró que la faja de terreno, al final del lote comprado por la Junta Directiva del Hogar, el cual había legado Doña Ofelia Carvajal para fines benéficos, se le cediera al Hogar.

 

               Sería muy largo anotar aquí todos los nombres de personas muy generosas, de su tiempo y de su esfuerzo, colaboradoras de esta Institución. Su historia está en las  actas de Junta Directiva y actas de Asambleas, en Informes y Proyectos, en la memoria y en la gratitud de la comunidad. Como ejemplo, Doña Dinorah Vargas López,, Don César Sojo Acuña y su familia, quienes aportaron trabajo y parte de los materiales  con los cuales se construyó el primer albergue. Doña Dinorah fue colaboradora incansable hasta el día de su muerte. Lo mismo Don César, quien puso todo su esfuerzo y su trabajo en la construcción del Hogar, cedió su carro y el de su hija Clara Beatriz para el servicio del mismo, y colaboró hasta el final de su vida.

 

             Para reunir los fondos necesarios, se trabajó arduamente. Se logró construir el Salón Multiuso, con servicios y una cocina-despensa.

 

             El 17 de abril de 1982,  fecha del segundo aniversario de la trágica del joven Manuel Enrique Sojo

 Acuña, gran colaborador en la fundación del Hogar y como homenaje a su abnegación, se abrieron las puertas, e ingresaron los primeros seis ancianos residentes.

 

Por falta de recursos para pagar empleados eran atendidos por las personas de la Junta Directiva, sus colaboradores y familiares.  Durante un tiempo el Hogar funcionó de esta manera.

 

Al aumenta el número de residentes, y de asistentes diurnos, pudo contarse con los servicios de Doña Nina Gamboa, en la cocina.  Al principio todo fue sacrificio, pues era mucho el trabajo y poco el dinero.  Pero desde el principio fue Hogar  no Asilo. Y hogar feliz.

   

            El segundo albergue se construyó con la ayuda de la Asociación Santiago Crespo. El primero, con trabajo personal y materiales, lo construyó Don César Sojo.  Luego, poco a poco, con el esfuerzo tenaz de la fundadora y de sus colaboradores.

 

              El Club de Leones dio un valioso aporte, para la construcción del salón.

 

              Se atendió el Hogar Diurno,  y se ampliaron todos los servicios.

 

              El Hogar acoge a la persona anciana pobre y desvalida, y le brinda la totalidad de los servicios en todas las áreas. Mantiene un Personal Especializado, con mística, dedicación y tolerancia de servicio.

 

              A partir del año 1993, la actual Directora Ejecutiva, inició una reorganización total en todas las áreas del Hogar.  Una modalidad inteligente y adecuada, profesional,  y de alta gerencia, tanto en la función laboral, como en la atención especial a las personas ancianas, dio excelentes resultados. Se mejoró notablemente el servicio administrativo y funcional.

 

              El Hogar acentuó su ambientación, hogareña, familiar.  Diurnos y Residentes contaron con todas las atenciones, a su derecho a una vida digna. La planta física fue reacondicionada y embellecida.

 

              Por todos los medios, se trata de brindar a la población anciana, la oportunidad de disfrutar plenamente esta etapa de su vida, rica en experiencias,  apta  para la  meditación, el goce  profundo, a través  de la comprensión de los altos valores de la vida y de proporcionarles la mayor comodidad y bienestar posibles, en un ambiente grato.

 

             Se brinda un servicio diurno de 8.00 a.m. a 5.30 p.m.

 

             El Hogar atiende a la recreación con música, televisión, tertulias, cuenta cuentos, bailes, fiestas, celebración de fechas familiares y nacionales. También tienen manualidades, paseos; se celebran matrimonios entre los residentes, con despedidas de solteros (o viudos) serenata, ceremonia, a veces se televisan, se hace en la más completa forma. Hay dinámicas, terapias, sesiones de ejercicios, en  el tanque terapéutico del Complejo Ambiental Terapéutico y en el salón comedor, intercambio de visitas con otros hogares, visitas de estudiantes.

 

            Especial atención reciben los menús,  adecuados, según las indicaciones de nutricionistas y de acuerdo a la condición de salud de cada persona. Dietas para hipertensos, diabéticos, problemas de gastritis, cáncer, accidente vascular cerebral, fracturas.   Se mantiene el comedor con las mesas decoradas, y se procura que todo sea grato, así como una alimentación buena y adecuada.

   

           La enfermería está atendida por la enfermera y su asistente, por el médico, quien viene una vez por semana. Cuando es necesario, se recurre al Hospital Blanco Cervantes, o médicos particulares.  Los residentes y diurnos tienen sesiones de ejercicios y terapias en el salón y la piscina, en el Complejo Ambiental Terapéutico, y tienen a su disposición el Parque, las áreas verdes y la parcela agrícola.

 

               El Hogar  cuenta con una microbús para el transporte de 16 pasajeros modelo 2008. Cuando es necesario se contratan buses, para los paseos y se consiguen carros voluntarios.

 

         Los ancianos participan en actividades dentro y fuera del Hogar.  Participan en  convivios, seminarios, intercambios.  Tienen sesiones de Videos comentados.  Colaboran personas y entidades, como la UNESCO, la cual en colaboración con la Dirección del Hogar, y la Municipalidad, estuvo presente en el desarrollo del Proyecto “Atardecer” con plena participación de la población anciana del Hogar, y de la comunidad.

 

           Con la colaboración del Colegio Superior de Señoritas, y de algunos grupos colaboradores, se han efectuado audiciones musicales, sesiones de teatro y literatura, danza y coros, juegos, poesía.

 

              Se cuenta con la Capilla, servicios religiosos, atención espiritual de parte de los sacerdotes y de laicos y grupos de la comunidad.

 

              Hay servicios de mantenimientos eficiente y continuo. Cambio de la instalación eléctrica, tanque de agua de diez  mil litros, secadora de ropa, lavadora industrial, y el menaje necesario en cada área.

 

              La situación económica es angustiosa. El alto costo de los servicios, los cuales suben, la merma de ingresos, la diaria  devaluación monetaria, los aumentos salariales, hacen muy difícil el óptimo funcionamiento general de la Institución.  Los aportes gubernamentales resultan insuficientes. El aporte de familiares y pensiones de los internos es relativamente bajo. A través de constantes  actividades,  rifas,bailes,   venta   de   servicios,  Tae   Kwon  Do,  Aeróbicos, catering service, se procura allegar fondos para hacer frente a las múltiples e impostergables necesidades del Hogar, dentro del afán diario de dar el mejor servicio.

 

              Gracias a una dedicación abnegada, con un trabajo continuo sin límite de tiempo ni horarios se logra mantener alto el nivel de bienestar integral de la población Residente y Diurna y brindar óptima atención en todos los aspectos.

 

 

LAS MANOS QUE DAN NUNCA ESTARÁN VACÍAS”

                                     

Comments