Edad Media

Transcripción aquí

La Hispania visigoda


Esquemas de la política y economía visigoda (realizados por Daniel Gómez):



Ampliar en la Wiki:Hispania visigoda

Hispania en el siglo VI [cita requerida]


Las invasiones germánicas en Hispania: los visigodos.

Durante los siglos III y IV se detectaron pueblos germanos en la península, al mismo tiempo en que actuaban las bagaudas. En el año 409 cruzan los Pirineos los suevos, vándalos y alanos:

·Los vándalos ocupan provisionalmente la zona más rica y romanizada. Los vándalos terminan fundiéndose con la población hispanorromana o cruzan el estrecho camino de Tingitania

·Los alanos se instalaron en la zona central y fueron absorbidos por la población autóctona

·Los suevos se asentaron en la Gallaecia, fundando un reino propio

·Los visigodos eran una rama de los godos. Los ostrogodos entraron en Italia, y los visigodos defendieron los intereses de roma a cambio de tierras. En la Galia toparon con los francos. En el año 507 sufrieron su derrota definitiva en la batalla de Vouillé. Optan entonces por entrar en Hispania. Cuando invadieron de nuevo la península a principios del siglo VI, los visigodos eran un pueblo relativamente romanizado, que profesaba el cristianismo arriano. Los visigodos se hicieron con el poder político superponiéndose o emparentando con las élites hispanorromanas que dominaban la península, así se inició un proceso de fusión.

El reino visigodo

El estado visigodo está lejos de dominar por completo el territorio. Los suevos mantendrán su independencia hasta fines del siglo VI. El impacto de la población visigoda fue relativamente escaso, aunque hay una abundancia de su arquitectura

La estructura económica es similar a la del Bajo Imperio, predominaban la agricultura y la ganadería, la propiedad de la tierra estaba concentrada en manos de la nobleza eclesiástica y civil, el comercio y las ciudades apenas existían. La explotación minera entró en crisis, y desapareció la moneda, salvo para el comercio de lujo.

La estructura social es la resultante del proceso que se ha descrito anteriormente. Políticamente, el reino visigodo era una monarquía electiva.

Los nobles presionaban y gobernaban a través de un organismo teóricamente consultivo llamado Aula Regia, la nobleza eclesiástica tenía gran importancia a través de los Concilios.

Durante del siglo VI se produjo la unificación religiosa al convertirse el rey Recaredo al catolicismo.

Hay determinadas zonas de Hispania desigualmente romanizadas y escasamente influidas por el reino visigodo. La parte septentrional de la península era un foco permanente de conflictos. Existe constancia de lugares de acuñación de moneda.

 

Esquema Península Ibérica: Al-Andalus/Reinos cristianos:

 

 Cronología España en la Edad Media.

 

Al Andalus

 

Su transcripción aquí

Esquemas sobre esos períodos aquí

El Islam

Designa la religión monoteísta predicada por Mahoma en Arabia y extendida desde el siglo VII a ambos lados de trópico de cáncer

Los árabes, habían tenido pocos contactos con el mundo grecorromano. Su religión era fetichista, aunque las prósperas ciudades habían recibido influencias de los asentamientos judíos y cristianos. El lazo entre las tribus era la gran peregrinación que se dirigía a la Kaaba de La Meca, para adorar la piedra negra traída por Abraham. La Meca se convertiría en el centro religioso y económico de Arabia. En este ambiente surge la figura de un iluminado, Mahoma.

Tras su muerte, comienza el periodo de los califas ortodoxos, Abu Abkr y Omar, en el que se produce una expansión fulgurante con la conquista de Arabia, Siria, Palestina, Persia y Egipto. A las luchas por el califato con Otman y Alí, sigue un periodo de consolidación con la dinastía Omeya, produciéndose la segunda gran expansión.

 

El establecimiento de los musulmanes en la península ibérica.

Las condiciones de vida del reino visigodo eran muy duras, para la población, debido a la inestabilidad social, hambre, extensión de las epidemias...

La invasión musulmana se vio favorecida por las intrigas políticas del reino visigodo. Rodrigo, había desplazado al rey anterior, mediante una sangrienta conjura. La invasión se produjo en tres fases.

·Una expedición al mando de Tarif se asienta en el 710 en la actual Tarifa.

·Un ejército se asentó en el peñón en el año 711, y en su avance derrotó a los visigodos, al mando de Rodrigo, en la batalla del río Guadalete.

·En el 712, Musa invade la península con un ejército mayoritariamente árabe.

Los grupos invasores eran: los árabes, los yund sirios y los beréberes. Se establecieron pactos con los antiguos señores visigodos. En general, se confiscaron las tierras ricas de llanura, que pasaron a los árabes.

 

La estructura económico social de Al-Andalus.

Un desarrollo económico original.

Tiene lugar en la península ibérica un fenómeno sin parangón en occidente: el florecimiento de Al-Andalus.

Se puede hablar para esta época de una economía agromercantil en la que, si el sector agrario sigue siendo el fundamental, el comercio y el artesanado tienen una vital importancia.

En el sector agrario se distinguen dos apartados: una producción extensiva de cereales, y un sector intensivo, que incluye las huertas, las plantaciones de cítricos y de caña de azúcar, apoyado en las mejoras tecnológicas del regadío. Sigue teniendo gran importancia el olivo y la vid.

La minería resurgió con fuerza. Hierro, plata, oro, cobre, cinabrio... fueron explotados con nuevas técnicas, y se hizo renacer las salinas mediterráneas.

El sector artesanal y comercial constituyen el aspecto más original de Al-Andalus. El artesanado textil, la cerámica, el vidrio, el papel... concentran un importante volumen de población en barrios étnicos, especializados profesionalmente.

El comercio funciona en un doble circuito:

·Un circuito local. Los productos agrarios proceden de los latifundios o de las tierras del campesinado aparcero.

·Un circuito internacional, que llega hasta el centro de Europa, a través del Imperio Carolingio; el comercio abarca todo el norte de África, Arabia y Mesopotamia.

El desarrollo urbano el prodigioso para la época. La ciudad islámica posee una peculiar estructura:

·La Medina. Zona amurallada, que reúne la mezquita, la universidad, el zoco y otras zonas de importancia.

·Los arrabales, que funcionan como una entidad independiente

·Mercados de extramuros, donde se celebran ferias importantes.

La compleja estructura social de Al-Andalus.

Al-Andalus es un complejo mosaico étnico social y religioso. Funcionamiento:

·Existe una discriminación étnica, aunque su origen no es determinante para el futuro de una persona.

·La religión dominante es la islámica, pero subsisten otras.

·La mujer ocupa un puesto subordinado en la sociedad, pero no es peor que en el occidente cristiano.

Esto se asienta sobre una compleja estructura social:

·La jassa es el grupo dominante.

Está compuesto por árabes, la antigua nobleza hispanovisigoda y algunos esclavos que ascienden en la escala social. Viven en las ciudades, poseen amplios latifundios y controlan la administración, la religión y la política.

·Los grupos intermedios

Comprenden niveles medios de la administración, mercadees adinerados, sectores de judíos comerciantes, doctores encargados de interpretar la ley islámica. Pagan un impuesto comercial

·La amma son los grupos dominados.

En las ciudades son los trabajadores del comercio y el artesanado, soportan una fuerte fiscalidad y habitan en los arrabales, étnicamente son beréberes, muladíes, mozárabes o judíos. Protagonizan frecuentes revueltas. Reivindican una sociedad más igualitaria. En la zona rural, destacan los pequeños propietarios mozárabes y beréberes, y el campesinado aparcero. Pagan la yizya y el alquiler de las tierras que cultivan. La situación de la mujer era claramente dependiente. Hay una poligamia aceptada en el Islam.

El desarrollo político

El territorio de Al-Andalus pasó de ser una provincia más del Califato de Damasco, a ser un reino independiente y, por último, un califato propio.

  • El emirato dependiente

Los delegados de Damasco centralizan el poder y crean un sistema tributario propio, mientras hacen frente a numerosos conflictos.

  • El emirato independiente

Se instaura el califato. Se incrementó la presión fiscal, liquidándose los territorios autónomos. Esto produjo frecuentes revueltas.

Dos hechos importantes pudieron cambiar la trayectoria de Al-Andalus: la rebelión de Toledo y el motín del Arrabal de la Saqunda en Córdoba.

En las zonas rurales tuvo gran importancia la revuelta del muladí Umar Ben Hafsun.

Contradicciones:

·Una tensión étnica entre los grupos dominantes y los dominados

·Una tensión religiosa entre el Islam oficial y el Islam malaquí.

·Una tensión social entre los grupos dominantes y los grupos dominados.

La política exterior es agitada. Los piratas normandos atacan a los reinos cristianos como Al-Andalus.

  • El califato de córdoba y su crisis.

Abd-Al-Rahman III supera esta crisis y centraliza el estado. El desarrollo mercantil aumenta la recaudación. Los omeyas se proclaman califas separándose del poder religioso original. Este desarrollo tenía importantes limitaciones:

·Tras la muerte de Adb-Al-Rahman III el califa pierde el poder.

·Se aumenta la presión fiscal para mantener el ejército.

·Las campañas de Al-Mansur perpetuaron una casta militar.

El reino nazarí de Granada será el último reducto musulmán en la Península hasta 1492


APORTACIONES DE LOS MUSULMANES EN AL-ANDALUS

·La lengua árabe

·La nueva religión musulmana fundada por Mahoma.

·La cultura, la ciencia, la literatura, el arte de cultivar y la filosofía.

·Una estructura económica basada en la agricultura, el comercio, la ganadería y la minería.

·Sus manifestaciones artísticas, que hoy día son fabulosos monumentos.

Las etapas de dominio de los musulmanes coinciden con el intento de los cristianos de reconquistar el territerio. El 2 de Enero de 1492 los cristianos ganaron la batalla con la unificación de los Reyes Católicos.

Durante la estancia de los musulmanes se produce una nueva situación política, económica, social, religiosa y cultural.

Dependiendo de la época analizada, la cultura y la civilización avanzaba o retrocedía. Sin embargo, hay dos momentos importantes:

·El califato de Córdoba en el siglo X

·El Reino de Granada en los siglos XIV y XV.

En 1492, los Reyes de Castilla, Isabel y Fernando terminarán definitivamente con el dominio musulmán.

Reinos cristianos

 

 

Reinos cristianos y Al-Andalus (Reinos de Taifas) año 1030

Los reinos cristianos: los orígenes de la repoblación

El surgimiento de los reinos cristianos.

Hacia el año 850 hay varios territorios consolidados, aunque sufran los ataques de francos, normandos y musulmanes:

El reino Astur se extiende hacia Galicia y la línea del Duero. La capitalidad se traslada a León.

El reino navarro amplía su ámbito de influencia y disputa las tierras del Condado de Castilla al reino leonés.

La Marca Hispánica, más o menos el territorio de Cataluña.

La repoblación: concepto y dinámica inicial.

La repoblación es un complejo proceso de reordenación social y organización del territorio que supone varios pasos:

·Un avance territorial, que exige una sociedad asentada que mantenga ese territorio.

·Una población dispuesta a emigrar de sus tierras.

·Una forma de reparto de la tierra y, por tanto de nueva organización social.

·Unas leyes que rijan la vida de la nueva comunidad y su relación con la monarquía.

La repoblación fue, además, una necesidad de las sociedades septentrionales, que buscaban una salida a sus crisis de crecimiento.

Las formas de repoblación

En la primera época se pueden distinguir tres formas de repoblación:

·Concesiones de la monarquía a sus fieles, nobles que, a cambio le ayudan militarmente.

·Ocupaciones de la Iglesia que constituyen auténticos señoríos, con un campesinado dependiente.

·Reparto entre el campesinado. La tierra pertenecía teóricamente a la monarquía, pero era cultivada por el campesinado.

Tienen especial importancia las repoblaciones de los siglos IX y X, en la que destaca la parte norte de la cuenca del Duero y la zona del Ebro.



EVOLUCIÓN DE LOS REINOS CRISTIANOS (711-1492)

Las comunidades autónomas actuales fueron establecidas en la constitución de 1978 y tuvieron su origen histórico cuando se produce el enfrentamiento entre musulmanes y cristianos.

FASES DE FORMACIÓN DE LOS REINOS CRISTIANOS

·El origen en el siglo VIII corresponde al Reino de Asturias y condados catalanes.

·En el siglo IX, el reino de Asturias conquista el de Galicia y el País Vasco.

·En el siglo X, los Reyes castellanos fundan León (Reino de León)

·El conde Fernán González separa el condado de Castilla y el Rey de Navarra Sancho III conquista el País Vasco, Castilla y Aragón, y cuando él muere, nombra a su hijo Fernando Rey de Castilla Y León, a su hijo García lo nombre rey de Navarra, y a Ramiro Rey de Aragón.

·En el siglo XI, se unen Castilla y León.

·También se unen los condados catalanes.

·Se independiza Portugal.

·En el siglo XIII, la situación de los reinos era la siguiente:

El reino de Portugal, El reino de Castilla (que engloba al de León, a Galicia, al País Vasco y a Asturias), El Reino de Navarra, Reino de Aragón (que incluye a Cataluña, a Valencia y a Aragón), y por último el reino nazarita de Granada.

  • La expansión de los reinos cristianos.

La reconquista y la repoblación en los siglos XI, XII y XIII.

A principios del siglo XI desaparece el Califato de Córdoba, Al-Andalus, que se parte en múltiples reinos de taifas.

El proceso de avance territorial.

La reconquista puede dividirse en cuatro etapas:

Primera etapa.

Los reinos cristianos toman la iniciativa, consolidando el dominio sobre el valle de Duero. El reino de Navarra, con Sancho III al frente, controla los condados de Castilla y Aragón.

Segunda etapa.

Con la ocupación de Toledo se lleva la frontera al río Tajo. El avance cristiano tomó un notable impulso, consolidándose la ocupación de las cuencas del Tajo y el Ebro.

Tercera etapa.

Se reinicia el avance cristiano. Otro pueblo norteafricano, los almohades, detiene el avance. La reorganización cristiana provoca la importante victoria de las Navas de Tolosa. El camino hacia el valle del Guadalquivir está abierto.

Cuarta etapa.

El reino de Portugal completó su avance ocupando el reino del Algarve, el ejército de Fernando III de Castilla conquistó Sevilla y Jaén, más tarde llega a la frontera de Cádiz. La corona de Aragón se convierte en una potencia mediterránea. El siglo XIV registra la toma de Algeciras, pero supone un importante parón en el avance.

La repoblación de las zonas conquistadas.

·La libre ocupación es predominante. Los nuevos campesinos veían reconocida su situación mediante una Carta-Puebla o un fuero. Inicialmente esta organización está muy lejos del esquema feudal.

·La ocupación eclesiástica, a partir de abadías y monasterios. El jefe religioso era, a la vez, señor feudal del campesinado. Fueron muy frecuentes en el valle del Duero, Aragón y Cataluña.

·Los repartos fueron comunes en el valle del Ebro.

·Las capitulaciones se generalizaron en el reino de valencia

·Las órdenes militares establecieron una colonización basada en el latifundio y la ganadería ovina. La sociedad es claramente feudal.

·El campesinado pasó a ser siervo de la gleba.

La estructura de la propiedad permanece casi intacta, hasta las desamortizaciones del siglo XIX.

La estructura económicosocial.

Se establecen las bases de un sistema feudal. La unidad de producción principal es el señorío territorial.

La economía se desarrolla debido al aumento de la superficie cultivada. Además del cultivo de los cereales, la vid y el olivo, la actividad principal, protegida por la monarquía, es la ovina. La nobleza monopolizaba los grandes rebaños, los nobles dominan la todopoderosa Mesta, sus rebaños tienen prioridad sobre las tierras que cultiva el campesinado, lo que provoca, en las épocas de trashumancia, graves conflictos.

El renacimiento del comercio da lugar a un crecimiento urbano, reforzado al conquistarse las grandes ciudades musulmanas del valle del Guadalquivir.

Las unidades políticas principales.

A fines de esta etapa se configuran los reinos de la Baja Edad Media.

·La corona de Castilla, que integra Galicia, Castilla, León el señorío de Vizcaya y el reino de Jaén. Los territorios meridionales conquistados se integran en el reino de Castilla.

·El reino de Portugal y el Algarve.

·El reino de Navarra.

·La corona de Aragón, que comprendía Aragón, Cataluña, Valencia, baleares y las posesiones mediterráneas.

·El reino de granada.

Las transformaciones de los siglos XIV y XV

La paralización de la reconquista.

La crisis general y los problemas internos de Castilla y Aragón provocan una paralización del avance territorial.

La crisis del siglo XIV: guerra civil y conflicto social.

Los factores que explican la catástrofe social son los siguientes:

·Una serie de años con elevadas precipitaciones retrasaron la maduración del grano. El hambre diezmó al campesinado.

·La peste, trasmitida por la rata negra, se extendió velozmente por toda Europa.

·La nobleza, al ver menguadas sus rentas, reacciona de dos maneras: presiona a la monarquía y se apropia de muchos señoríos de realengo; emplea los malos usos, que consisten en el recrudecimiento de la presión fiscal y el saqueo sistemático del campesinado. En las ciudades procuró hacerse con el poder urbano y aumentar la presión fiscal.

Las luchas entre la monarquía y la nobleza.

El rey gobernaba apoyándose en la pequeña nobleza, la minoría judía, al tiempo que garantizaba el mantenimiento de los fueros. La aristocracia proclamó rey a su hermano bastardo, Enrique de Trastámara, que contrató tropas mercenarias. Con la ayuda militar de Aragón logró expulsar a Pedro I, que fue ayudado por los arqueros ingleses del Príncipe Negro. Finalmente Pedro I fue asesinado, Enrique se instaló en el trono, otorgando miles de señoríos reales a la aristocracia.

Las luchas sociales.

Tenían lugar intensas luchas sociales. La creación de la santa Irmandade, que pretendía frenar los abusos de la nobleza, desató una oleada de represión sobre el campesinado. Los irmandiños controlaron gran parte del campo gallego. La aristocracia acabó con la revuelta.

La recuperación del siglo XV

La extensión de la superficie cultivada y la disminución de la presión demográfica permitieron una notable recuperación.

La producción y exportación de lana era la base de la economía castellana. El número de cabezas de ganado se duplicó. La industria textil tuvo cierto desarrollo. La mayor parte de la lana se exportaba a Flandes e Inglaterra.

Los estados principales.

En el siglo XV la península ibérica está repartida en cinco estados: el reino de Portugal, la corona de Aragón, la corona de Castilla, el reino de navarra y el reino de granada.

El proceso de unificación peninsular.

Los ejes de la unificación.

La unidad territorial.

Es el aspecto más destacado de la labor política de los Reyes católicos. Su matrimonio (1469) conducirá a la alianza entre Castilla y Aragón (1479).

Las campañas contra el reino de Granada suponen la conquista del reino nazarí y de Granada capital. La habilidad política de Fernando de Aragón consigue la anexión del Rosellón y la Cerdaña. La conquista de Navarra, por las tropas del duque de Alba cierra el proceso.

La unificación religiosa.

La creación del Tribunal del Santo Oficio, gracias a la concesión de una Bula papal, se convierte en instrumento de represión religiosa, pero también política, cuando la monarquía lo necesite.

La expulsión de la población judía y el incumplimiento de las Capitulaciones de Santa Fe.

El nuevo estado y su base social.

La labor política de los Reyes católicos redundó en el beneficio general de la administración de los reinos.

Los reyes intentan reducir el poder político de la nobleza.

Las medidas que toman no van nunca en contra de la nobleza. Ponen coto al intervencionismo político, pero mantienen intactos sus privilegios económicos, sociales y jurídicos.

En el ámbito urbano parecen apoyarse en cierta burguesía mercantil y artesana, pero se decantan hacia los intereses de la poderosa Mesta, que desembocará en la Guerra de las comunidades.

Las revueltas campesinas catalanas obtuvieron por la sentencia arbitral de Guadalupe la abolición de los malos usos.

En ciudades y villas se extendió la figura del corregidor, nombrado por la monarquía, que gobernaba por encima de los residuos del concejo medieval.

Las relaciones con el estamento eclesiástico fueron claras. Se mantuvo su espléndida posición económica, aunque se limitara su intervención política.

El nuevo régimen disponía de recursos y de una experiencia política muy útil en ulteriores expansiones. El potencial territorial y demográfico de Castilla se compensaba con la gran experiencia marítima y diplomática de Aragón.

La tradición de avance territorial y repoblación convertía a la Monarquía Hispánica en una futura potencia. Este fenómeno se va a plasmar en una continua expansión extrapeninsular:

·Se conquista Melilla.

·Se conquistan e incorporan a Castilla las islas Canarias, se pacta con Portugal el reparto del Atlántico en el Tratado de Alcaçovas.

·Se potencia la expedición de Colón, lo que desemboca en su desembarco americano en 1492, aunque se hiciera con la idea de buscar un camino alternativo a las Indias.

En el mediterráneo, las guerras con Francia consolidan el dominio de Nápoles, sentando las bases de la hegemonía hispánica en Italia durante dos siglos. Esta agresiva política se completa con una compleja política matrimonial que resultará desastrosa para Castilla.

Las alianzas con Inglaterra, la casa de Borgoña y Portugal, no obtendrán beneficios notables, pero dejarán el reino en manos de monarcas extranjeros que volcarán los recursos castellanos en incesantes campañas europeas que darán al traste con la hegemonía de la Monarquía Hispánica en Europa.

A principios del siglo XVI, la Monarquía Hispánica es uno de los Estados más extensos y poderosos de Europa.

En esta etapa se cimientan las bases de la nacionalidad hispana, pero al mismo tiempo, el gobierno radicado en Madrid tiene una proyección internacional muy importante, plagado de hambre, epidemias y represión.

Transcripción aquí