Economía y sociedad 

  • Sutuación

    La situación social y económica del país era muy grave. El reformismo de Carlos III no había solucionado los problemas. Las guerras sucesivas, el hambre causada por la escasez de las cosechas y las epidemias habían provocado una importante mortalidad. Los precios se habían disparado.

    A esto se le sumó la bancarrota del Estado. Las guerras continuas habían provocado un en deudamiento creciente: ni los vales reales ni la desamortización habían conseguido aliviarla.

    La primera desamortización

    El gobierno tuvo que afrontar la gravísima crisis financiera de la Corona. Las guerras habían disparado los precios y el hambre se extendía entre la población.

    El gobierno puso en marcha en enero de 1798 la primera desamortización de bienes de la Iglesia. Se trataba de expropiar y vender los bienes raíces de la Iglesia destinados a obras de beneficencia, dedicando el importe a la amortización de la deuda. Sin embargo, la deuda no dejó de crecer. El desmantelamiento de las instituciones de beneficencia perjudicaba a las clases más desfavorecidas.

    La Iglesia reaccionó con dureza contra el desprestigiado Gobierno, a quien acusaba por su política de apoyo a los ilustrados. En marzo de 1798, tras la humillante paz con los ingleses, los reyes optaron por despedir a Godoy.

     


  • Carlos IV (1788-1808) 

    (podéis estudiarlo por el temario recomendado (Tema 2) o por aquí)

     

    Carlos IV era un hombre débil, políticamente inepto y dominado por su esposa. Se desentendió del gobierno, que tuvo inicialmente en manos del conde de Floridablanca.

    La revolución francesa (1789) provocó en España una reacción política conservadora. Dio lugar a la disolución de las Cortes. Sucesivos decretos y órdenes prohibieron la entrada de propaganda y establecieron una rígida censura. La vida intelectual de la Corte se extinguió.

    La tensión con Francia fue aumentando. A Floridablanca le sucedió Aranda. En 1792. El conde intentó mantener una política de negociación con Francia. El fin de la monarquía francesa y el procesamiento de Luis XVI provocaron la caída de Aranda y la llegada al poder de Manuel Godoy.

  • Godoy.(1792-1808)

  • Godoy, valido del rey, debía su ascenso al apoyo de los reyes, y especialmente de Maria Luisa de Parma, con la que al parecer se entendía muy bien. 

    Demostró tener cierto talento político y una capacidad de trabajo considerable.

    Tras el fracaso en el intento de salvar la vida de Luis XVI, en marzo estallo la Guerra de los Pirineos contra la república francesa. LA guerra, que terminó en julio de 1795 con la paz de Basilea, tuvo graves consecuencias: entrega de Santo Domingo y una serie de acuerdos secretos de comercio favorables a Francia.

    En agosto de 1796 se renovaron los acuerdos con Francia (II Tratado de San Ildefonso -el primero con Francia; ya que hubo un primer tratado llamado también de San Ildefonso con Portugal en 1777), que llevaron a España a entrar en guerra contra Inglaterra. Los ingleses derrotaron a la escuadra española en el Cabo de San Vicente y el gobierno de Godoy se vio obligado a autorizar el tráfico con barcos neutrales y a negociar la paz por separado.

    Alianza con Napoleón.

    En 1800, tras su llegada al poder, Napoleón forzó la firma del segundo tratado de San Ildefonso y la vuelta de Godoy. Un año después, Francia y España entraron en guerra contra Portugal. La guerra de las Naranjas fue un paseo militar que permitió a Godoy cubrirse de honores. Aunque Portugal fue derrotada, no cumplió la parte del tratado que le prohibía el comercio con Inglaterra, entre otras.

  • Batalla de Trafalgar.

  • En 1804, como consecuencia de la unión franco-española, estalló un nuevo conflicto contra Inglaterra, que terminó con la Batalla de Trafalgar, en 1805. En esta batalla se dio el desastre que supuso el fin de potencia naval española y la pérdida del ya precario control marítimo español sobre sus colonias americanas. Después de Trafalgar declina definitivamente la capacidad naval española.

    Entre 1806 y 1807, Godoy intentó desmarcar al país de la alianza con Francia. Pero ya no tenía respaldo alguno. Se le veía como responsable de la derrota militar, del colapso del comercio colonial y de la grave situación económica y social del país, castigado por las epidemias y las malas cosechas.

    Todas estas guerras tuvieron un impacto negativo sobre los fondos públicos. Los ministros no eran capaces de solucionar este problema. Los españoles empezaron a ver demasiados soldados franceses en suelo español y esto aumentó todavía más la insatisfacción de los habitantes. Estaban en contra de Godoy, sus ideas pro-francesas y su política reformista.

     La indignación de todos los grupos sociales se dirigía contra Godoy, pero también contra los reyes, por mantenerle al frente del Gobierno. Los privilegiados arremetían contra él por su origen plebeyo, su política contra la Iglesia y porque protegía a los ilustrados.

    La oposición se fue concretando en torno al príncipe Fernando, apartado del Gobierno por Godoy, al que odiaba. Sus partidarios supieron propagar una imagen del príncipe positiva y presentarle ante el pueblo como el único salvador posible del país y de la dinastía.

    En octubre de 1807 fue descubierta una primera conspiración de Fernando, que acabó obteniendo el perdón de sus padres en el llamado proceso del Escorial, tras delatar a sus propios partidarios.

     Tratado de Fontainebleau.

    El bloqueo continental decretado por Napoleón en 1806 contra el comercio británico fue respaldado por la mayoría de Estados europeos. Pero los portugueses se negaban a cumplirlo, y en verano de 1807 Napoleón decidió invadir Portugal. Firmo con el gobierno español en Tratado de Fontainebleau, por el que se autorizaba al ejército francés a atravesar España camino de Portugal. Las tropas francesas acabaron con la resistencia portuguesa y tomaron Lisboa.

    Motín de Aranjuez

    Entre noviembre y febrero de 1807 entraron en España varios cuerpos de ejército, más de los pactados en Fontaineblau. Se acuartelaron en carias ciudades alejadas de la ruta hacia Portugal. En febrero Napoleón puso a su cuñado, el general Murat, al frente de sus ejércitos en España.

    Lo españoles habían pasado de la inicial simpatía y curiosidad a la alarma y al descontento. Empezaron a producirse incidentes entre la población y los soldados franceses. Quienes apoyaban a Fernando aprovecharon la ocasión para dar el golpe definitivo. En la noche del 17 al 18 de marzo de 1808 se produjo el Motín de Aranjuez. A la mañana siguiente, Godoy fue depuesto y detenido, acusado de querer huir con los reyes a América. Carlos IV se vio obligado a abdicar, cediendo la corona a su hijo.

    Abdicaciones de Bayona.

    El 24 de marzo de 1808, el príncipe Fernando, ya convertido en rey, hacía su entrada en Madrid. Fernando VII se encontró en manos de Murat, instalado ya en Madrid. La tensión iba en aumento en la ciudad, pese a las llamadas a la calma del monarca. Napoleón invitó a Fernando a dirigirse hacia el norte para tener una entrevista con él.

    Dada la irregular forma de acceso al trono, y la delicada situacion política y militar de Espanña (con la presencia en suelo espanñol de un ejército de casi 100.000 hombres), Fernando VII buscó el reconocimiento de Napoleón, para lo que aceptó mantener una entrevista en Burgos.

    Fernando y su vieja camarilla de amigos partieron hacia Burgos el 10 de abril al encuentro del emperador que hab´ıa prometido venir a Espanña. Ni en Burgos ni en Vitoria apareció Napoleón, quien, con astucia diplomática y medios de presión incontestables, consigui´o que Fernando VII y su s´equito se desplazaran hasta Bayona, en Francia.

    En Bayona (ya en territorio francés) tuvieron lugar unas negociaciones vergonzosas. Napoleón había hecho llevar hasta allí al depuesto Carlos, a Maria Luisa y a Godoy. El 7 de mayo Fernando abdicó a favor de sus padres y estos a favor de Napoleón. Carlos IV se preocupó de que a cambio él y su hijo recibieran varios castillos en Francia y enormes rentas, con las que empezaron un “exilio dorado”. Napoleón decidió entonces entregar el reino a su hermano José.

    El montaje napoleónico se completó, además, con una Constitución, elaborada por un consejo de notables espanñoles designados por Joachim Murat. En junio de 1808, los 93 notables que acudieron a la ciudad gala, dieron a Espanña su primera carta magna, la Constitución de Bayona.

    Estallido de la guerra.

    El levantamiento del 2 de mayo en Madrid se produjo por la alarma que había causado la salida de la capital de los miembros de la familia real. Se generalizó la lucha callejera contra los franceses, una lucha desigual que terminó con el aplastamiento de la resistencia popular. El ejército español se mantuvo al margen, sólo algunos oficiales desobedecieron y sublevaron el cuartel de artillería de Monteleón: había comenzado LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA.

    Napoleón fue finalmente vencido en 1814 y Fernando VII se convirtió en rey de España. Nunca dejó  que sus padres regresaran al país. Ambos murieron exiliados en Italia.