El Arte y la Estética.

   



   Arte
; Es un término que etimológicamente viene del latín ars y del griego tekné, que es aquella actividad exclusiva del hombre, basándose en ciertos conocimientos para expresar emociones vivencias y experiencias con una finalidad estético-artística.



 

   En el siglo IV a.C. se clasificaba al Arte de la siguiente manera:

     a).-Artes animi, o artes inmateriales: -Poesía.
                                                                 -Música.
                                                                 -Astronomía.
                                                                 -Gramática.
                                                                 -Retórica.
                                                                 -Jurisprudencia.
                                                                 -Filosofía.
   
    b).
-Artes Corporis: Deportes de campo y pista.
   
    c).-
Artes Animi et corporis:              -Agricultura.
                                                                -Gimnasia.
                                                                -Arquitectura.
                                                                -Escultura.

   Leonello venturi, tratadista de Arte italiano, menciona que el arte es un lenguaje emotivo-expresivo que sirve para comunicar emociones y diversos mensajes.

   Para Arnold Hauser, el Arte es un conjunto de signos relacionados directamente con los anhelos, ideales de armonía, de perfección, a los cuales el hombre consciente o inconscientemente aspira. No existe una definición única de Arte, por lo cual artistas, filósofos y pensadores han tratado de reflexionar acerca del asunto y de aquí ha surgido la Estética como disciplina filosófica.


    La Estética es ya una disciplina autónoma que estudia las manifestaciones de la belleza y otras categorías, a la vez que pretende estudiar también al Arte.

   Los griegos ubicaban la idea de belleza dentro de la metafísica y al estudio del Arte dentro de la poética. Platón planteaba el problema de la belleza en relación con la teoría de las ideas: La realidad no está en las cosas, sino en las ideas, y el artista al representar un objeto en la obra de arte, ya está reproduciendo lo que es imitación o reflejo de una idea.


   Aristóteles concebía al Arte como una realidad ideal, como una representación de lo universal, de los hechos posibles y no de los hechos sucedidos. Así el artista, para representar su obra, podía tomar como motivo cualquier objeto, aunque este fuese feo, pero ello no significaría que su obra artística fuese fea.


   En cuanto al término Estética, éste proviene del libro de Alexander Gottlieb Baumgarten titulado precisamente
Aesthetica, así también fue Emmanuel Kant con su Crítica del Juicio, el iniciador de la disciplina que hoy se conoce como Estética.

   Ahora bien, hasta hace muy poco tiempo y aún en nuestros días, el uso indiscriminado del término belleza, así como el mal uso del concepto Estética con respecto al arte, nos lleva a una confusión bastante difícil de superar;pues se consideran como sinónimos a lo estético con lo artístico, pero la realidad es otra; pues lo estético nos vincula con la naturaleza a través de los sentidos mientras que lo artístico nos acerca más racional que sensitivamente a productos humanos determinados, no necesariamente bellos y que desde hace ya tiempo se les considera como obras de arte.


   Otra verdad que es necesario considerar es que, lo estético y lo artístico son dos realidades distintas y a la vez complementarias, pues en nuestro entorno social lo estético contiene a lo artístico y todo ser humano tiene acceso a ello, mientras que lo concerniente a lo artístico y sus productos, contienen a lo estético pero interesan a muy pocas personas; así pues, es necesario separar a lo estético de lo artístico; pues antes de Baumgarten siempre se diferenciaron ambos conceptos, la filosofía siempre se ocupaba de la belleza y demás categorías estéticas de la naturaleza y de la cultura, y no así del estudio de las artes; cuando Baumgarten introdujo el término de Estética en 1750, e hizo que estudiara tanto a las bellezas naturales como a las artes, que en ese momento histórico eran miméticas o imitativas, fue entonces que se nombró a las artes con el calificativo de "bellas" para distinguirlas de las artes útiles, y así aparecen las
Bellas Artes.


   Cuando las artes comenzaron a alejarse de las bellezas naturales, el conflicto comenzó a ser evidente; primero se inició el abandono de la imitación textual de la naturaleza  que vinculaba al arte con la representación exacta de la realidad visible; luego, a partir de Cézanne, en las artes se acentuó la construcción formal de los productos artísticos, para después llegar a la abstracción y a la subjetividad conceptual.



   Actualmente es de gran utilidad práctica y metodológica la diferenciación de estos dos conceptos, sobre todo en cuanto a las artes de nuestros días. las cuales ya no son miméticas sino de retroalimentación y de autorrevisión o autodestrucción, que de vinculación con la realidad visible o estética.

   Todos poseemos un gusto o sensibilidad estética, y a la vez muy pocos se acercan a las artes, todos poseemos  una razón y una sensibilidad , y sin embargo, no todos realizamos actividades propias del científico o del artista profesional, lo estético es inevitable y cotidiano, espontáneo y orientado a las bellezas naturales y culturales, todas valorativas; por lo que podemos concluir que que no hay hombre sin vida estética, y ésta se centra para todos, en la sensibilidad o gusto, una facultad humana que usamos para nuestros ideales de belleza y sentimientos dramáticos, cómicos, de sublimidad o tipicidad. Lo estético se ocupa de nuestras preferencias y aversiones sensitivas o estéticas, gracias a las cuales nos relacionamos con la realidad inmediata y física; nos es transmitido en nuestro entorno físico y cultural desde nuestro nacimiento.




   Por otra parte encontramos la sensibilidad artística que necesita más de la razón y de conocimientos especializados; así podemos ver que obras del tipo de Las Señoritas de Aviñón de Picasso, son incapaces de causarnos placer y sin embargo las valoramos y apreciamos; su valor es artístico y no estético; de hecho, no siempre sentiremos placer al contemplar o consumir una obra artística pues lo artístico no necesariamente tiene que ver con la belleza natural, ni con cualquier otra categoría estética.pero sí necesita de conocimientos y procesos que son predominantemente intelectuales.



   A manera de conclusión, lo estético se relaciona más con nuestra percepción natural mediante los sentidos, lo que nos lleva de manera espontánea a seleccionar lo que nos gusta o no; es de lo que se aprovechan las grandes transnacionales para imponer el consumo de  productos pseudoartísticos, mediante la explotación de la ignorancia de las mayorías que buscan satisfacer su necesidad de placeres puramente sensuales. Por otra parte, lo artístico, por referirse a procesos culturales definidos de antemano y que se apoyan principalmente en la razón y creatividad humanas, se deben consumir principalmente mediante la razón.




                                      EL ARTE NO NECESARIAMENTE ES BELLO.
Comments