Último número

Carta de despedida: comienza una nueva etapa

Escribo estas líneas con sentimientos encontrados. Por una parte, con nostalgia, incluso con cierta pena por todo lo que Hermes significa para mí; por otra, con mucha felicidad. Me explico. Recuerdo como si fuera ayer mismo aquel día de octubre de 2009 en el que publiqué el número 1 de Hermes. Revista del Mundo Clásico. Era un número ‘piloto’, una prueba con la que pretendía mostrar un pequeño proyecto que, animada por algunos de mis compañeros, quería poner en marcha. La reacción fue inmediata y muy positiva: a la primera reunión que convoqué asistieron cerca de diez personas que querían formar parte de esta iniciativa e, inmediatamente, comenzamos a trabajar en el número 2, que se publicó dos meses después, antes de las vacaciones de Navidad del mismo año.

Han pasado cinco años desde entonces y no tengo palabras para describir lo que siento. Poco a poco fue aumentando el número de miembros del Consejo de Redacción hasta casi triplicar el inicial, fuimos mejorando el formato, creamos los distintos comités, propusimos nuevas secciones y perfeccionamos cada vez más los contenidos. Durante todo este tiempo hemos formado un precioso grupo de trabajo y el resultado ha sido la publicación de 19 números (y dos suplementos de los Congresos I y II de Ganimedes celebrados en Madrid y en Sevilla, respectivamente) de una revista que me ha regalado numerosísimos momentos inolvidables.
Sin embargo, ha llegado el momento de despedirme de Hermes

En el año 2009 comencé el Máster en Filología Clásica y poco después recibí una beca FPU que me ha permitido realizar mi tesis doctoral en el Departamento de Filología Clásica de la UAM. Tenía mucho tiempo por delante, pero ahora la situación es diferente. 
A principios de 2015 defenderé mi tesis y comienza, muy a mi pesar, una nueva etapa en mi vida, por lo que he tomado una difícil pero, en mi opinión, necesaria decisión. Hermes fue concebida como un proyecto orientado al Departamento de Clásicas, una revista que fuera realizada por estudiantes de la UAM, alumnos del grado en Ciencias y Lenguas de la Antigüedad y de máster y doctorado. Por eso, estoy convencida de que, ahora que yo tengo que marcharme, son ellos quienes deben tomar las riendas.

Por suerte, los miembros de la Asociación Pensamiento y Cultura de la Antigüedad han aceptado la propuesta que les trasladé hace unos meses y van a ser ellos quienes tomen el relevo. Estoy segura de que con sus ganas, su esfuerzo y su ilusión Hermes seguirá tan viva como hasta ahora. Por eso, aunque puede que se me escape alguna lágrima cuando termine de escribir esta carta de despedida, me siento feliz y afortunada. Feliz porque Hermes no se despide de vosotros; afortunada, porque he tenido la inmensa suerte de vivir cinco años fabulosos con todos los que la habéis hecho posible.

Mil gracias a todos,

Raquel Fornieles Sánchez

                                                                                                   





* Imagen de la cabecera de nuestra web: Representación mural de Hermes en un azulejo en Vigo (Susana Freixeiro).

Ċ
Hermes19.pdf
(17738k)
Hermes Revista,
4 de ene. de 2015 11:54
Comments