Nuestras Fundadoras



María Séiquer Gayá

"Que nuestro ejemplo en los pueblos sea la mejor obra evangelizadora" (M.M.S.)



Nace en Murcia, el 12 de abril de 1891. Es educada en las religiosas de Jesús María. Contrae matrimonio con D. Ángel Romero, entregándose juntos al servicio a los pobres y gente mas necesitada. Tras la muerte de D. Ángel, el 13 de septiembre de 1936, siente la vocación a la vida religiosa.
En 1939 funda junto con Madre Amalia el Instituto de Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado, destacando el amor, el crucificado y el perdón por encima de cualquier situación de dolor. Se entrega a la educación y formación de los niños, hombres y mujeres de los pueblos y aldeas, mediante y sobre todo la creación de escuelas. El 7 de enero de 1975 tuvo la alegría de ver aprobada definitivamente su congregación con el Decretum Laudis de la Santa Sede.

Tras una penosa enfermedad muere el 17 de julio de 1975. El 4 de febrero de 1989 se abre el proceso de canonización de la Madre estando actualmente a la espera de la realización de algún milagro.





Amalia Martín de la Escalera

"No amo Cristo a los pobres solo con amor de protección, sino con amor de hermano..." (M.A.)




Nace en Santander, el 22 de mayo de 1895. En su hogar se vivió siempre el amor a los pobres y necesitados, ayudándoles en sus necesidades materiales y formación espiritual. Desde niña sintió la necesidad de extender el reinado de Cristo Crucificado entre la gente de los campos, pueblos y aldeas.

En 1929 escribe lo que el Señor iba despertando en su interior acerca de su misión en la vida, que con la guerra civil es destruido por un incendio. Tras el encuentro en Salamanca con Madre María, comienza a ver con claridad que su sueño puede hacerse realidad.

En 1939 viene a Murcia junto a María para iniciar la fundación. Su deseo era que todo trabajo apostólico estuviese precedido y cimentado en la oración, sin la cual no concebía la posibilidad de poder irradiar a Cristo.

El día 1 de marzo de 1984 muere en Villa Pilar, rodeada de sus hermanas de comunidad y despidiéndose de ellas.




Comments