Rincón Vocacional


Testimonio Vocacional

publicado a la‎(s)‎ 1 nov. 2017 15:23 por Hermanas de Cristo Crucificado   [ actualizado el 1 nov. 2017 15:24 ]

Vídeo de YouTube


Testimonio Hermana Elisa

publicado a la‎(s)‎ 15 jul. 2016 7:03 por Hermanas de Cristo Crucificado   [ actualizado el 15 jul. 2016 7:06 ]

Me lla
mo Elisa Maribel y tengo 29 años de edad. En mi casa somos siete hermanos: 3 hermanas y 4 hermanos. Yo soy la cuarta y la primera mujer de la familia de nacionalidad hondureña de la congregación de Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado. Con alegría  e ilusión quiero compartir en breve mi experiencia vocacional

Hace 11 años experimente la llamada del Señor  siendo una joven de 17 años  de edad  

¿CÓMO?

Un día Conocí a las hermanas Karla, paulina y hna Yolanda en mi pequeña aldea de Buenos Aires San Antonio Cortes. Me encantaba su cercanía y su trato para con las personas y con mi familia, era muy significativo que comieran de lo que nosotros comíamos; se sentaban a comer frijolitos, tortilla tostada... ¡y yo me quedaba maravillada cada vez que llegaban a mi casa! Con la gente de mi aldea eran muy alegres y reflejaban la cercanía de Dios. Un día me dije: "yo quiero ser como ellas" y a partir de ahí se encendió mi fuego interior, es algo que sentía inexplicable. Experimentaba ansiedad  todas las noches le pedía al Señor que me iluminara para poder dar una respuesta con libertad y decisión. Porque desde que las conocí no estaba tranquila.

Después de aquella ansiedad le pregunte a una de las hermanas que se hacía para ser como ellas y me invitaron a ir conociéndolas poco a poco. Me iba con ellas a la misión y fines de semana a estar en la comunidad y cada día me sentía más feliz interiormente. 

Se realizó una semana misionera en mi pueblo de san Antonio, iban misioneras a nuestra aldea y allí conocí más a hna. Karla que fue una de mi inspiración vocacional y de mi llamada de Dios y allí fue donde yo empecé a conocer más de lleno la congregación me sentía feliz buscando y un fuego en mi interior que no me dejaba quieta.

Cada vez que veía a las hermanas me sentía muy bien y enamorada del trabajo y la misión que hacían en cada aldea.

Después de un año de conocerlas más de cerca, las hermanas me invitaron a un encuentro vocacional a Guatemala 13.14.15 de diciembre de 2,004 y más contenta que nunca acepté y mis papas me dieron permiso y fui. Fue una experiencia tan significativa que allí tome la decisión de ingresar en la congregación. No había palabra para negar mi respuesta al Señor, fue encontrar las respuestas a mis temores, miedos y arriesgarme. Al escuchar hablar de nuestro carisma sentí que conectó con mi vida y dije "¿Señor me estas llamando?" ¡Pues aquí estoy! 

Cuando llegue a mi casa de regreso yo tenía miedo por cómo decirles a mis padres que ya llevaba la respuesta. Le pedí al Señor que me iluminara, me costó lagrimas porque yo era muy apegada a mi papá y me imaginaba dejándolo y su sufrimiento, pero me atreví y me apoyaron. Ellos me decían siempre que si yo era feliz con esto ellos también, sólo a mi madre le costaba un poco porque yo era la más grande de mis hermanas pero ella me decía "si te veo feliz no me queda otra que aceptar yo seré feliz".

El 20 de enero del año 2005 ingrese a la congregación llegando a la comunidad del aspirantado

En San Pedro Sacatepéquez (Guatemala), inicié mis estudios, normalmente en nuestras aldeas las jóvenes no estudian por los bajos recursos económicos pero mis papas con sus luchas me dieron lo básico y en Guatemala las hermanas me apoyaron para terminar mi carrera de maestra de educación primaria. Después de culminar mis estudios decidí ingresar a la etapa del postulando en el año 2009 en el año 2011 al noviciado

En el año 2013 fueron mis primeros votos muy feliz y contenta dije sí al Señor. Fueron celebrados en mi parroquia,fue una fiesta para mi pueblo ya que era la primera vocación de las Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado.

Hasta hoy después de 11 años, he tenido momentos de alegrías, de gozo y felicidad pero también de fragilidades donde sólo el Señor va dando sentido a lo que realizas. Estoy convencida de que esta es mi vida, me vivo feliz respondiendo a los desafíos del mundo de hoy en esta realidad concreta que vivimos. Si volviera a nacer volviera a cometer la misma locura por Jesús siendo hermana de Cristo Crucificado.


Entrada de Olga y Leonor

publicado a la‎(s)‎ 20 abr. 2016 3:54 por Trinidad Gallego   [ actualizado el 1 jul. 2016 11:56 por Hermanas de Cristo Crucificado ]

El pasado 14 de mayo empezaron su formación en la Casa de Formación de Guatemala Olga y Leonor, como postulante y aspirante.

Damos la enhorabuena a estas dos chicas por ser tan valientes y por querer entregar su vida a Dios en los demás con el carisma que nuestras Madres María y Amalia nos transmitieron.

¡¡Muchas felicidades!!




Entrada al noviciado de Patricia

publicado a la‎(s)‎ 18 sept. 2014 13:29 por Hermanas de Cristo Crucificado   [ actualizado el 1 jul. 2016 11:46 ]

Damos la bienvenida a Patricia, que el 27 de marzo dio el paso de entrar en nuestro Noviciado y seguir su formación en nuestra familia de Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado.

Noviciado de Patricia

Postulantado de Patricia

publicado a la‎(s)‎ 17 jun. 2014 13:38 por Hermanas de Cristo Crucificado

¡Hola! Me llamo Patricia y tengo 21 años.  El 20 de abril, domingo de Resurrección, pasó algo muy importante para mí y para toda la gente que me quiere y me apoya. Ese día empecé a formar parte de la congregación como postulante; un día, lleno de emoción y de sorpresas, que será difícil de olvidar. En la celebración me acompañaban mis padres, mis amigos, y muchas hermanas. Todo estuvo maravillosamente bien. Estoy muy feliz de haber dado este paso y sobre todo estoy muy agradecida al Señor por todo lo que me ha regalado en estos dos meses.    

Un abrazo.


Testimonio de Hermana Cristina

publicado a la‎(s)‎ 15 nov. 2013 5:35 por Hermanas de Cristo Crucificado   [ actualizado el 15 nov. 2013 5:59 ]

Testimonio de  Hna. Cristina

  Comparto con vosotros mi vocación que a fin de cuentas es mi experiencia de Dios.

Mi familia: Una familia cristiana, muy religiosa, una madre que es  buenísima pero que lo que se propone consigue, ahora explico por qué. Vivía en los Baños de Mula, iba  a una escuela unitaria hasta los 10 años, un poco desastre el último curso, porque sólo iban interinos, cambiaban  a con mucha frecuencia y mi madre decide llevarme al próximo curso a las monjas de Cristo crucificado, contra mi voluntad, yo no quería  colegio de monjas. Recuerdo que  todos  le decían a mi madre: “ni lo intentes  no tienen plaza, a mí me han dicho que no”,  (yo tan contenta) y mi madre , “el no ya lo tengo, yo voy a preguntar”; ¡¡ pues sí,  para mí hubo plaza!!

No era buena estudiante, me suponía no tener ni transporte ni comedor, por tanto estar  por la calle  muchas horas (esto no me hubiera pasado si me hubieran apuntado al público, lo que yo quería) ¿Entendéis porque  mi madre era “cabezota”?  No quise confirmarme con  mi clase, pero  de nuevo  mi madre me dice que no puedo irme del colegio sin confirmarme, así que  fui  a la catequesis, era mero cumplimiento (esta experiencia  me ayuda a comprender  a los muchachos que yo tengo en confirmación, su apatía a veces). Estaba en 8º  y en enero la cosa empieza a cambiar, los estudios mejoraron, me gustaba el colegio, cambié el carácter para mejor… estaba rara y no sabía que me pasaba, yo no había hecho nada. Llegamos a las vacaciones de  semana santa y ese año coincidió con el día 25 de marzo, fiesta de  la Encarnación. Era nuestra tutora hna. Alicia y aprovechó  para hablarnos del SÍ de María y nos dijo: “Vosotras estar atentas por si también el Señor os llama  a ser  Hnas. de Cristo Crucificado, que también le digáis  “hágase”. En ese momento descubrí  lo que me pasaba, además recuerdo perfectamente ese momento, la clase  a quien tenía   delante, detrás, al lado… Estaba feliz, pero  me veía incapaz… ¿y  ahora qué? ¿Cómo a mí? Yo  no sabía qué hacer,  pero me resultó fácil porque alguna hermana lo intuyó y  me acompañó.

Me fui al instituto, seguí en grupo de jóvenes, catequista, llevaba una vida normal a mi edad.  Ya habían pasado 5 años y “no se me pasaba”, decidí dejar  de ver a las hermanas y todo lo relacionado con ellas durante un año para ver si se me iba la idea. Y viendo que no,  dejé el trabajo en una guardería y puse fecha de entrada: 25 de marzo. Seis  años después  volví a decir “Hágase”.

 Llevo en la Congregación casi 25 años. He pasado 3 en noviciado, 2 en Baños de la Encina (Jaén), 7 en Guitiriz (Lugo), 7 en Villa Pilar, ¡ y ya voy por el  6º en Cieza!!!

En este tiempo  he vivido situaciones difíciles, de las que he aprendido mucho, sobre todo a confiar en Dios. Otras estupendas, disfruto viviendo  en los pueblos  cerca de la gente sencilla a la que quiero  y me quieren, ¡por eso me cuestan tanto los traslados! ¡Echo raíces y los  arrancones como me duelen!  He vivido con  hermanas   a las que tengo mucho que agradecerles, y claro siempre cuento  con M. María y M. Amalia sus vidas  son un constante estímulo.

En este tiempo he experimentado un Dios cercano, el que siempre “está”, que se manifiesta en la mediaciones (mi madre con su empeño, los acontecimientos…) y termino diciendo que  soy feliz y que sólo tengo motivos para dar gracias a Dios.

PRIMER ENCUENTRO REALIZADO CON LAS 4 JUNIORAS EN GUATEMALA

publicado a la‎(s)‎ 12 sept. 2013 1:56 por Hermanas de Cristo Crucificado

ANTES DE INICIAR CON EL PROYECTO DE JUNIORADO ES NECESARIO CONOCER LA SITUACION DONDE NOS ENCONTRAMOS Y LO HACEMOS ATRAVES DEL COMPARTIR, ABRIENDONOS CON NUESTRAS ILUSIONES Y ESPERANZAS, DISPUESTAS A QUE SEA DIOS QUIEN NOS ACOMPAÑE.

ANTES DE INICIAR CON EL PROYECTO DE JUNIORADO ES NECESARIO CONOCER LA SITUACION DONDE NOS ENCONTRAMOS Y LO HACEMOS ATRAVES DEL COMPARTIR, ABRIENDONOS CON NUESTRAS ILUSIONES Y ESPERANZAS, DISPUESTAS A QUE SEA DIOS QUIEN NOS ACOMPAÑE.

ACOMPAÑAR A JESUS  DESDE EL SILENCIO Y  LA ORACION. ENCONTRANDO  EL  VERDADERO SENTIDO  DE NUESTRA VIDA DESDE EL  CARISMA QUE LLEVAMOS COMO HERMANAS APOSTOLICAS DE CRISTO CRUCIFICADO. ALIMENTANDO NUESTRA VOCACION.

Para llegar a realizar nuestro sueño semilla de ser Hermanas  Apostólica de Cristo Crucificado felices, centradas en Dios y consciente de nuestros valores y limitaciones; siendo libres para el reino. Asumimos el  dolor de la realidad en la que  vive nuestra gente sencilla, responsabilizándonos de esa situación siendo propuesta de vida en medio de ellos como signos de resurrección.




Sin título

publicado a la‎(s)‎ 29 jun. 2013 4:55 por Hermanas de Cristo Crucificado   [ actualizado el 23 jun. 2016 2:54 ]



 


 


Invitación

publicado a la‎(s)‎ 29 jun. 2013 4:52 por Hermanas de Cristo Crucificado   [ actualizado el 29 jun. 2013 4:54 ]


1-9 of 9