SÍNTOMAS

El síntoma que se hace más evidente, en una persona que padezca la hemofilia, es la hemorragia, que bien puede ser externa, interna, provocada o espontánea.

En recién nacidos, normalmente los síntomas no ocurren hasta que el bebé comienza a gatear o caminar. Y algunas veces la circuncisión causa una hemorragia extensa y ese es el primer síntoma.
 

Las siguientes son indicios de que se posee dicha enfermedad:

§  Articulaciones dolorosas e hinchadas o inflamación en la pierna o brazo cuando la hemorragia ocurre.

§  Magulladuras. Las magulladuras pueden ser grandes y profundas.

§  Sangrado excesivo de cortaduras pequeñas.

§  Hemorragia nasal.

§  Sangre en la orina o heces fecales.

 

Y las más graves se producen en:

§  Articulaciones.

§  Cerebro.

§  Ojo.

§  Lengua.

§  Garganta.

§  Riñones.

§  Hemorragias digestivas y genitales.

 
 

Una de las manifestaciones clínicas más frecuente en los hemofílicos, es la hemartrosis (sangrada intra-articular originado por un trauma o espontáneamente), que afecta las articulaciones de la rodilla, el codo o el tobillo. Si ésta se produce en repetidas ocacsiones en la misma articulación, genera deformidades o atrofias musculares.

 
 
 
 
 
 
Comments