¿Qué es la hemiparesia?

La hemiparesia no es una enfermedad. Es la consecuencia de una lesión cerebral, normalmente producida por una falta de oxígeno en el cerebro.  Técnicamente la hemiparesia es una disminución del movimiento sin llegar a la parálisis. Es un grado menor que la hemiplejia, que produce parálisis total.

 

El diagnóstico Precoz.

 

Lo ideal sería que nuestros hijos fueran diagnosticados lo más rápidamente posible, pero desgraciadamente no siempre sucede así. A veces la falta de profesionalidad de algunos médicos, el desconocimiento o la simple apatía, hacen que el diagnóstico llegué más tarde de lo esperado. El tiempo es un factor importante ya que cuánto antes sepamos que nuestros hijos tienen un problema, antes podremos poner los medios para que este problema no vaya a más. Lo importante es conseguir que nuestros hijos consigan un buen nivel de autonomía y a la vez podamos proporcionarles todos los recursos que estén en nuestras manos para que ello sea posible.

 

Al principio es normal sentir lo que en psicología se denomina "negación" que no es otra cosa que hacer cómo el avestruz, esconder la cabeza, ignorar el problema, pero este no va a desaparecer por el hecho de que no queramos reconocerlo. El problema se irá agravando cuándo más tarde aceptemos lo que está pasando. Aún así no hay que sentirse culpable por dejar pasar un tiempo. Casi todo el mundo necesita un tiempo para asimilar una noticia que no le es grata Pero una vez asimilado hay que ACTUAR, ¿Y cómo? Teniendo a nuestro alcance toda la información posible de las secuelas que nuestros hijos padecen o pueden llegar a padecer, así cómo teniendo la información sobre los tratamientos médicos o rehabilitadores que nuestros niños necesitan. Debemos vencer el miedo a preguntar. Cualquier duda, cualquier miedo, es mejor preguntarlo directamente a los especialistas que quedarnos con la duda.  El desconocimiento puede hacer que nos preocupemos por cosas que no merecen la pena, así cómo que descuidemos otras que son fundamentales.

 

La fisioterapia es fundamental. El ejercicio, la corrección de malas posturas. Es importante estimular al niño, no rendirse nunca. La mejor manera de estimular al niño es mediante el juego, podemos aprovechar los recursos que este nos proporciona para practicar "jugando" ejercicios terapéuticos.

 

Existen diversos tipos de hemiparesia. En esta página nos vamos a centrar en la hemiparesia fruto de una lesión cerebral, también en la hemiparesia de origen desconocido, pero no degenerativa, no producida por otras patologías.

La decisión de centrarnos en este tipo de hemiparesia es debido a que mi hija la padece, y de la que tengo más información.

 

Partiendo de la base de que la hemiparesia es producto de una lesión cerebral, que sucedió en un momento dado, y que no tiene por qué repetirse, creo que es de vital importancia tener claro que UN NIÑO CON HEMIPARESIA NO ES UN NIÑO ENFERMO, pero es un niño que tendrá unas secuelas que dependerán del grado de la lesión.